Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Selección Aula Taller .pdf



Nombre del archivo original: Selección- Aula Taller.pdf

Este documento en formato PDF 1.5 fue enviado en caja-pdf.es el 04/09/2016 a las 16:06, desde la dirección IP 186.61.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1458 veces.
Tamaño del archivo: 793 KB (23 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


COMUNICACIÓN, CULTURA
Y SOCIEDAD

iv n

77

I

cedes Calzado y Shila Vilker (compiladoras)
¡a Dragneff, Sergio Díaz, Alelí Jait,
)lina Duek, Mercedes Calzado

EDICIONES

\Á i(\

DEL

Í/UÍÉÍÍ

COMUNICACION, CULTURA Y SOCIEDAD

ANALIZANDO DISCURSOS
Avancemos un poco más en las teorías que pensaron la comunicación. Ya dijimos que 'todo
comunica'. Ahora vamos a dar otro paso y diremos que 'todo fenómeno social es un proceso de
producción de sentido'. ¿Qué significa esto?
Elíseo Verón es el sem iólogo argentino que nos propone pensar en una teoría sobre la
producción de sentidos que se pone en juego en toda sociedad. Verón considera que todo hecho
social, al menos en algún aspecto, representa un proceso de producción de sentido social. Producir
sentido implica generar textos, es decir, materia significante. Ya vimos a lo largo de este capítulo
cómo, por ejemplo, el comer chocolate no sólo involucra la mera práctica de ingerir algo sino un
montón de otros sentidos: el 'darse un gusto a uno mismo', el cariño al regalar una tableta a otro,
etc. Todo fenómeno social, entonces, puede leerse por el sentido que está representando.

LA SEMIOSIS SOCIAL

Fragmentos de una teoría de la discursividad

Elíseo Verón

ncontré una ves
en casa C f unos
amigos un ohjetu
quo, más tardo, m«.* pa­
reció quo podría sor to- ■
nuido" ernno una suerte
de materialización, de
uno imagen (cierta:
menta simplificada) • no
de una fundación, ainü
tt iík bien de la noturode los textos que
forman parte de un pro­
ceso de fundación. Se
trataba de un cuadro
•a superficie vitreo,
aparentemente ¡isa, no

E

La producción de sentido no significa la intención que tiene una persona cuando dice algo,
cuando hace algo, cuando transmite un mensaje. Toda producción de sentido es social, nunca
directamente individual. Todos los textos y todas las prácticas son significantes socialmente:
forman parte de discursos sociales más amplios.
¿Pero qué es un discurso social? Nos referimos a discursos sociales cuando analizamos no sólo
la lengua sino también las imágenes, los sonidos y todo aquello que significa en una situación
comunicativa. Pensemos, por ejemplo, en la posición de las cámaras en la televisión y los efectos
que producen las imágenes por ellas captadas.

ítigue,

C

coleccionEL

MAMÍFERO PARLANTE

reer que los “ob­
jetos* estud’udtrt
por la sintaxis y
per la semántica son
los “mismos” que los
sujetos hablantes “utili-'
i" en un plano pre­
tendidamente pragmá­
tico, es un error epistenolúgiw fundado en
il desconocimiento de
la naturaleza construi­
da de los objetos cien­
tíficos. Esto error, co­
se ve, está en la
base de la teoría de lo»
actos de lenguaje.

Eliseo Verón nos propone una teoría sobre la
producción de sentidos

18

No será lo mismo si en una marcha de estudiantes la cámara enfoca panorámicamente a los
grupos que si se detiene en una o varias caras. El efecto de sentido será distinto en cada caso. Los
planos generales suelen ubicar, describir, mostrar el espacio general en el que suceden las cosas.
Los planos medios suelen cortar las imágenes en la cintura, el pecho o por arriba de las rodillas y
consiguen un efecto en el que predomina la figura humana. El plano corto, en cambio, permite
detallar los rasgos, es mucho más emotivo. Entonces, si en la marcha la cámara capta la totalidad
del grupo con un plano largo estará mostrando si hay mucha o poca gente. Al contrario si toma el
primer plano, estará mostrando, por ejemplo, las caras enojadas de los participantes.

I - CULTURA, SOCIEDAD Y COMUNICACIÓN COMO PRODUCCIONES HUMANAS
Recordemos que estas imágenes son discursos y como tales son producidos socialmente. Lo
importante no es la intencionalidad del camarógrafo al ubicar el plano, sino qué significan esas
imágenes en el entramado social. El sujeto 'productor de sentidos' es entendido en términos de
su lugar social, lugar que podemos designar como 'las condiciones de producción de los discursos'.

Condiciones de producción y reconocimiento
Todo proceso significante se explica a partir de las condiciones de producción. Un texto
determinado debe analizarse desde sus condiciones de producción. Por condición de producción
entendemos el conjunto de textos que se encuentran en circulación en la sociedad. Pensemos
en una publicidad sobre productos de limpieza. Ya sabemos que el fin de la publicidad será
vender el producto. Pero ¿cuáles son los significados sociales que aparecen en la publicidad?
Estas publicidades suelen estar atravesadas por un conjunto de significados asociados a una
determinada idea de mujer (ama de casa 'moderna'), una imagen de hogar (vinculado, muchas
veces, con una familia tipo en la cual la mujer lava los platos) y el sentido de limpieza que plantea
(el producto saca todas las bacterias).
Todo fenómeno social está formado por paquetes textuales. Al leerlos podemos comprender
nuestra cultura, nuestra sociedad, los sentidos que subyacen a nuestros modos de comunicarnos.
Verón asegura, entonces, que sólo a través de los textos se puede analizar una cultura. La teoría
de los discursos sociales de Verón busca reconstruir las cadenas de sentidos de los textos.
Para reconstruir los sentidos es preciso buscar 'huellas' y 'marcas' capaces de guiarnos hasta
las condiciones sociales de producción y de reconocimiento. Por condiciones de reconocimiento
entendemos las condiciones de lectura de esos textos, sus posibles interpretaciones. De este
modo, para analizar un texto significante es necesario relevar otros textos que hacen posible su
existencia (condiciones de producción) y las interpretaciones que el texto despierta (condiciones
de reconocim iento).
Pensemos en una remera en tanto texto. De la remera como objeto podemos decir si es linda
o fea, si nos gusta o no. Pero si reconstruimos las condiciones de producción de esa remera,
podemos ampliar nuestra mirada y decir en qué lugar fue confeccionada, si se usó mano de obra
nacional o extranjera, qué tipo de telas se utilizaron, también nos dice algo si tiene la leyenda de
una banda de música, etc. De igual modo, si reconstruimos las condiciones de reconocimiento,

A través de sus planos, la televisión puede
transmitirnos distintos mensajes

19

COMUNICACIÓN, CULTURA Y SOCIEDAD
podemos plantear qué tipo de personas la compraron, por qué, en dónde se vendió en mayor
cantidad, entre otros interrogantes. El análisis de las condiciones de producción y reconocimiento
revelan los sentidos que conllevan los fenómenos sociales y qué otros discursos circulan en su
interior.
Podríamos hacer este mismo ejercicio con una película. Deberíamos pensar inicialmente en
las huellas que surgen en las condiciones de producción: ¿es una película nacional? ¿los actores
en qué otras películas trabajaron? ¿la película es una nueva versión de un clásico del cine nacional
de otra década? Luego, debemos pensar en algunas posibles condiciones de reconocimiento:
¿qué público la fue a ver? ¿cómo la tildó la crítica? ¿ganó premios internacionales? ¿fue un éxito
de taquilla o un fracaso? Estos son algunos de los interrogantes que podemos hacernos para
analizar las condiciones de producción y de reconocimiento de estos discursos.
Cuando hablamos de discursos sociales hablamos de cadenas significantes infinitas porque
toda p ro d u cció n puede e xa m in arse com o re su lta d o de d e te rm in a d a s co n d icio n e s de
reconocim iento. A la vez, las condiciones de reconocim iento se com prenden a la luz de
determinado proceso de producción. Por eso la teoría de los discursos sociales plantea que la
semiosis social es infinita. De esta forma, en tanto los discursos fluyen también lo hacen sus
interpretaciones en condiciones de reconocimiento.

Habla el rector Mario García Valdez

Crisis y
desempleo,
causas de
inseguridad

El aspecto histórico-social del discurso
Sería imposible analizar todas las circulaciones de discursos sociales realizadas a lo largo de la
historia, incluso dentro del propio contexto actual. Por eso, para analizar un discurso social
debemos extraer una unidad mínima de la red discursiva. De esta manera, un recorte remite a
condiciones históricas y sociales de producción y permite el análisis.

priva en el pals para pi

educación cuando los menores ob­
servan que no hay empleo, que hay
fábula en contra de los jóvenes, pues
se suman peligros como el alcoholamo. la drogadicción e incluso las malas compartíasEl directivo universitario indicó que

58 K" damental ^ *> la ,a
eman«f
virtudes y posibflid
9“«: se pretende, tengan los jóv<
«hon
f e ? * " » ff* 8*
meme? con¿en?an a ’° ma’ é *

Las noticias adquieren pleno sentido en su
contexto

20

Por ejemplo, si queremos analizar los discursos de los jóvenes con respecto a las nuevas
tecnologías, tomando como eje el uso de las redes sociales, será pertinente que delimitemos
qué períodos queremos estudiar: ¿el surgimiento de las primeras redes sociales? o ¿el uso actual
de los sitios más importantes? También deberíamos ver qué aspectos nos interesa y a qué tipo de
jóvenes nos referimos: de qué provincias, pertenecientes a qué sector social, si viven en ciudades
o no, la edad, formación, etc. Deberíamos buscar información acerca de quiénes produjeron

I - CULTURA, SOCIEDAD Y COMUNICACIÓN COMO PRODUCCIONES HUMANAS
dichas redes, de qué forma y en qué ámbitos circulan ¿Todos los jóvenes las usan de la misma
manera?
Esos recortes, seguramente, nos permitirán reconstruir muchas situaciones acerca de cómo
algunos jóvenes en la actualidad se relacionan y expresan a través de estos soportes. Así,
reconstruimos las condiciones históricas y sociales de ese discurso.
Un discurso es más que el análisis de textos. Un discurso no puede pensarse como una secuencia
encerrada en sí misma, siempre hay que relacionarlo, vincularlo, ponerlo en juego con otros
discursos a los cuales está remitiendo. Las 'huellas' y 'marcas' de otros discursos nos permiten
hacer esta operación. Volviendo al ejemplo, comprender el uso de las redes sociales y lo que
efectivamente sucede en ellas, nos aporta algo más que los mensajes que podamos leer en sus
publicaciones. Nos brinda información respecto a los vínculos, a los modos de identificarse de
ciertos grupos de jóvenes, del uso de las nuevas tecnologías, entre otras cuestiones.

A través de las redes sociales se interconectan muchas personas

La PC permite nuevas formas de comunicación
entre los jóvenes

21

COMUNICACIÓN, CULTURA Y SOCIEDAD

PRODUCCIÓN, CIRCULACIÓN Y CONSUMO DE SIGNIFICACIONES
Existen muchísimas palabras en nuestro vocabulario y existen un montón de objetos en el
mundo pero ¿por qué cada uno de ellos tiene un nombre que conocemos todos y que todos
compartimos? Cuando decimos la palabra "mesa", todos sabemos que nos referimos a un objeto
de cuatro patas que tiene una especie de tapa encima y casi todos nosotros nos sentamos a su
alrededor para comer, leer o mirar televisión.
Usamos determinados nombres para las cosas, como si siempre hubieran existido y eso no
nos parece algo raro. Por el contrario, pensaríamos que no está del todo bien una persona que en
vez de nombrar las cosas, las describe por sus partes y funciones. Que todos estemos de acuerdo
sobre lo que decimos y que nos entendamos cuando hablamos el mismo idioma parece algo
obvio.
Sin embargo, no hay nada en la manzana que haga necesario nombrarla manzana. El nombre
podría haber sido cualquier otro, pero se llama 'manzana' y todos y cada uno de nosotros sabemos
de qué hablamos cuando pronunciamos esta palabra. Estamos de acuerdo. Aún cuando hablemos
diferentes idiomas, si vemos la imagen de una manzana podemos llamarla 'apple' en inglés,
'pomme' en francés, 'mela' en italiano, pero siempre nos referimos a lo mismo.
Cuando hablamos, recurrimos a palabras que forman parte de nuestra lengua y que parecerían
estar disponibles dentro de nuestra cabeza para que las tomemos cada vez que las necesitamos.
Es como si abriéramos un gran armario del que podemos sacar diferentes prendas: un pulóver
para el frío, una remera para el calor, un sombrero para el sol. Y también sabemos que un pulóver
no es una remera, ni un sombrero es una ojota ni un zapato. Clasificam os al pulóver por su
diferencia y todos compartimos que un pulóver tiene manga larga, una abertura por la que pasa
la cabeza y que por los orificios laterales metemos los brazos. Para todos, el sentido de 'pulóver'
es el mismo. Así como para nuestra sociedad la palabra 'remera' significa lo mismo. Todos los días
usamos palabras y compartimos su sentido; de nada serviría que invente un nombre nuevo para
un objeto e intente que el resto de la gente entienda de qué estoy hablando. La producción de
sentido nunca es un acto individual sino que es social.

'Perro', 'dog', 'cañe'... distintas palabras para
designar al mismo animal

28

Ahora bien, ¿cuál sería la relación que existe entre la comunicación, la producción del sentido,
la cultura y la sociedad? El antropólogo estadounidense Clifford Geertz en su libro La interpretación

II - CULTURA Y COMUNICACIÓN EN LA VIDA COTIDIANA
i Ir las culturas va a definir qué es la cultura y para ello va a relacionarla con la comunicación, el
'.nítido y la sociedad:
'Creyendo (...) que el hombre es un animal inserto en tramas de significación que él mismo ha tejido,
considero que la cultura es esa urdimbre y que el análisis de la cultura ha de ser, por lo tanto, no
una ciencia experimental en busca de leyes, sino una ciencia interpretativa en busca de
significaciones.'
La cultura es entendida desde la comunicación, es decir, desde los fenómenos de sentido que
involucran a una sociedad. Pero atención: no todo tiene el mismo sentido para cualquier sociedad.
Pensemos por ejemplo que en la India las vacas son sagradas y, por tanto, están más cercanas a la
irligión que a la comida. En Argentina el sentido producido sobre la vaca es diferente y está más
torca de ser comida que un emblema religioso.
Ninguno de nosotros elige en qué cultura va a nacer; nuestra cultura, el modo en que
entendemos el mundo es anterior a nosotros y al mismo tiempo existe porque todos los días la
ponemos en práctica, hasta sin darnos cuenta.
Cada sociedad posee una cultura a partir de la cual los hombres y mujeres, en conjunto,
definen cómo entienden el mundo, es decir, en qué creen (en un dios, en varios dioses, en
ninguno), en qué piensan, y qué sienten, entre otras cuestiones que hacen que actúen de una
manera y no de otra. Además, gracias a la cultura, las personas se relacionan, entablan amistades
y forman parejas y familias. Son estas relaciones de sentido las que organizan la vida social; y es el
mundo del sentido el que constituye la cultura.
Es importante también pensar que nuestra cultura no siempre fue la misma, sino que hay
cambios culturales que muestran cómo, en realidad, la cultura siempre se encuentra en proceso
de transformación. Esto quiere decir que la cultura argentina predominante, por ejemplo, en
1910 no es la misma que la del 2011. Estos cambios son históricos, se dan con el correr de los años
y son sociales: los distintos grupos que constituyen la sociedad le atribuyen diferentes sentidos
al mundo.
Cuando conocem os otras culturas com prendem os que los sentidos que le otorgan a sus
prácticas, sus creencias, sus símbolos, sus valores, difieren de los nuestros. Muchas veces nos
vamos de vacaciones y nos damos cuenta de que los tiempos de la gente del lugar que visitamos

Cada cu|tura es un mundo de s¡gnif¡cados
diferentes

29

COMUNICACIÓN, CULTURA Y SOCIEDAD
son más lentos o más rápidos (si vamos a una ciudad todo parecería moverse a gran velocidad; si
vamos a un lugar retirado, al campo, a la playa, a la montaña, el ritmo es otro). También advertimos
que las cosas que se comen son otras, que la ropa que se usa es otra, que la gente se saluda de otra
manera. Es interesante el ejemplo que propone el antropólogo argentino Néstor García Canclini:
cuando un turista va a un lugar en el que hay grupos indígenas o campesinos que elaboran artesanías
en alguna feria o paraje, el turista compra artesanías pero le da un uso que es diferente al pensado
por quien lo fabricó. Así, una flauta puede transformarse en un adorno que nunca nadie va tocar,
una vasija pensada para cocinar puede ser utilizada como florero o puesta en la pared, etc. El
significado del objeto se transforma al pasar de un sistema cultural a otro, porque para cada cultura
el sentido no es el mismo.
Hay varias maneras de entender la cultura, por eso García Canclini organizó este pensamiento en
cuatro grandes grupos:

La cultura como instancia en la que cada grupo organiza su identidad. La cultura es pensada
a nivel mundial. ¿Cómo sería esto? Si bien podemos identificarnos con nuestro barrio, nuestra
ciudad y nuestro país y a partir de allí producimos ciertos sentidos diariamente, también nos
apropiamos de otros sentidos disponibles a nivel mundial, como por ejemplo, cuando nos
compramos ropa con marcas de otros países, escuchamos música de otros lugares, usamos
tecnologías extranjeras, etc.

La cultura como instancia simbólica de producción y reproducción de la sociedad. Desde esta
perspectiva, todos los espacios de socialización en los que participamos (desde el trabajo, hasta
las salidas con amigos, y las prácticas religiosas) tienen una dimensión cultural, pero no todo en
ellas es cultura. Para ser más claros: cada acción que realizamos posee un sentido y nos diferencia
del resto dentro de la misma sociedad; la ropa que uso, por ejemplo, dice algo más de mí, habla
de mi edad, mi género, la clase social a la que pertenezco y, quizás, el trabajo que realizo.

Las 'pastas', un alimento típico de la cultura
italiana

30


La cultura como instancia de conformación del consenso y la hegemonía. En este punto
entra en juego la dim ensión del poder. En cada sociedad hay relaciones de diferencia y
desigualdad; aunque existan muchas opiniones siempre hay una que se impone. La imposición
no parte del acuerdo sino del poder y aparece como acuerdo. Pensemos en las reticencias que
existen en pensar a un género musical como la cumbia villera como un producto de la cultura
argentina y, en cambio, las adhesiones en torno a situar al Teatro Colón como centro de producción
de la cultura nacional.

II - CULTURA Y COMUNICACIÓN EN LA VIDA COTIDIANA

La cultura como dramatización eufemizada de los conflictos sociales. ¿A qué nos referimos?
A través del teatro, el cine, las canciones, el baile, el deporte, cada sociedad expresa sus
conflictos y al acceder y acercarnos a estas manifestaciones accedemos también a ellos.
Estas cuatro formas de pensar la cultura son para García Canclini los modos en que nos narramos
lo que sucede en cada sociedad; sin embargo pensar la cultura como el conjunto de procesos
sociales de producción, circulación y consumo de la significación en la vida social no abarca lo que
constituye a cada cultura por su diferencia e interacción con otras.

Procesos comunicacionales y culturales
Como planteamos en el apartado anterior, es importante resaltar el vínculo que existe en las
sociedades entre la comunicación y la cultura, para intentar com prender el modo en que el
campo de la comunicación es constitutivo de las prácticas culturales: no hay cultura posible sin
com unicación.
Cuando comenzaron los estudios vinculados a la comunicación, los investigadores se limitaron
a estudiar la comunicación desde los medios masivos: la televisión, el cine, la radio. A medida
que estos grandes medios se expandían en las sociedades, los teóricos e investigadores se
concentraron en el modo en que la audiencia era manipulada. Creyeron además que las nuevas
tecnologías del momento reemplazaban a las instituciones clásicas, las tradiciones y las creencias.
Para ellos, los medios masivos de comunicación controlaban a la gente (un modo exagerado de
plantearlo sería la película The Truman Show).
Pensar así a la televisión, a la radio, al cine, implicaba suponer que quienes emitían contenidos
dominaban a quienes los recibían y que estos últimos no podían hacer nada al respecto. Pero la
forma de estudiar a los medios masivos de comunicación fue cambiando y Jesús Martín Barbero
(filósofo que nació en España pero que vive en Colombia) comenzó a indagar la constitución de
lo masivo por fuera de lo que hoy vemos como los grandes medios masivos de comunicación.
El libro más famoso de Jesús Martín Barbero se llama De los medios a las mediaciones. Ahí investigó el
lugar de las mediaciones y de los sujetos, desde la articulación entre prácticas de comunicación y
movimientos sociales. Se concentró en la dimensión comunicacional de las prácticas culturales y, a la
inversa, en la inscripción cultural de los procesos comunicacionales.
Antes de que surgieran la radio, el cine y la televisión, la masificación en América latina se fue
desarrollando a través de la escuela y la Iglesia, la literatura para el pueblo y el melodrama.

Presente en la mayoría de los lugares, la televisión
es un instrumento básico en la 'fabricación de
consenso'

31

COMUNICACIÓN, CULTURA Y SOCIEDAD

ACTIVIDAD
1) ¿Cóm o definirían la com unicación?
¿Cuál es la relación que encontram os
entre la comunicación y la cultura?
2) Para explicar cómo el individuo era
pensado en relación al poder y a los
medios masivos de comunicación pusimos
como ejem plo la película The Truman
Show. ¿Quieren mirarla y discutirla en
clase?
3) ¿Qué relación encuentran entre esta
historieta del dibujante Liniers y lo que
vimos recién? ¿Se animán a explicarlo?

Para Barbero, los fenómenos de comunicación no tienen que ver sólo con lo que comúnmente
asociamos con los medios masivos de comunicación. Los fenómenos de comunicación están insertos
en las tramas culturales, en los sentidos que cada sociedad y que cada grupo en particular le da al
mundo en el que vive. Además, es interesante la propuesta de este autor porque no piensa que
cuando nosotros miramos una publicidad en televisión vamos automáticamente a comprar el
producto que nos sugirieron las imágenes, sino que hasta podemos rechazar ese producto o
criticarlo. Es decir, no piensa que si recibimos mensajes de la radio, del cine o de otro medio masivo
respondemos de forma pasiva, sino que analiza cómo son rechazados, resistidos y reutilizados por
los receptores.
Por último, y lo más importante, es qué entiende por medios y mediaciones: Barbero analiza los
modos de comunicación propios de cada cultura para concluir que lo masivo es una nueva forma en
que nos relacionamos en la sociedad, es un nuevo modo de sociabilidad que se produce en la
escuela, en el espacio público, en las formas de participación políticas y religiosas. Así, el estudio de
las mediaciones, le permite dar cuenta del espacio cultural como lugar propio de las significaciones.

Comunicación:
articulación y conflicto
Vimos la relación que existe entre la cultura, la comunicación y la sociedad en función del
sentido que cada sociedad le da a sus prácticas cotidianas. No todas las sociedades ven el mundo de
la misma manera y dentro de cada sociedad, no todos los grupos que la integran piensan lo mismo,
así como dentro de cada grupo no todos sus integrantes lo hacen de la misma forma. Los procesos
de comunicación (recordemos que la comunicación la pensamos en un sentido más amplio, no sólo
la asociamos a la radio, la televisión, el cine, los periódicos, Internet, sino que la vinculamos a todas
las formas de sociabilidad) son espacios en los que se articulan y entran en conflicto distintas
interpretaciones y significados acerca del mundo.
Los procesos de comunicación nos permiten poner en común diferentes ideas que pueden ser
compartidas o no; estas ¡deas van a generar uniones y adhesiones como así también desacuerdos.
Pero las contradicciones que pueden aparecer no son algo negativo, sino que expresan las diferentes
posiciones que existen y permiten hacer visibles las diferentes opiniones. De este modo, el conflicto
es enriquecedor, porque la discusión de ideas genera ideas nuevas y la aparición de problemas
supone la posibilidad de encontrar soluciones. El conflicto genera proyectos, propuestas.

32

COMUNICACIÓN, CULTURA Y SOCIEDAD

Hegemonía
Podríamos decir que si todos coincidimos en que existe un 'gusto legítimo' impuesto por un
grupo o clase social y reconocido por la mayoría de nosotros, en realidad lo que existe es un gusto
hegemónico. Pero ¿qué es la hegemonía?
Fácilmente podríamos entender la hegemonía como el dominio de un grupo minoritario sobre
un grupo mayoritario; pero la cuestión es que el grupo mayoritario está de acuerdo con el grupo
minoritario, aunque no le convenga.
Por ejemplo, el gobierno de Carlos Menem terminó de destruir las industrias nacionales, privatizó
las empresas estatales y convirtió en más pobre a la gente pobre. Benefició a la clase alta y empeoró
las condiciones de la clase media. Sin embargo, la clase media y la clase baja lo votaron contentos
y creyeron que las privatizaciones eran buenas ¿Podríamos decir que fueron engañados? No.
Simplemente, la mayoría de la gente miró el mundo y el país con los mismos ojos que la minoría, y
vio lo mismo. Una forma de entender la vida, la política, la economía y la sociedad se impuso. Esa
forma de ver es hegemónica. En relación al gusto podríamos pensar en el ejemplo anterior, que el
ballet o la ópera formen parte del 'gusto legítimo' es el resultado de un proceso hegemónico.
Hay algunas definiciones que indican que la hegemonía sería la organización del consentimiento;
que todos estemos de acuerdo con algo es el resultado de un proceso en el que dominó o ganó
determinada visión, que así es compartida por todos. Esa visión sólo le conviene a ese grupo
hegemónico y minoritario pero, sin embargo es aceptada por todos. Y todos creen que les beneficia.
Veamos un ejemplo. Antes de que se privatizaran, las empresas de servicios del Estado eran públicas;
eso quiere decir que pertenecían a todos nosotros, a todos los argentinos. Su venta implicó que
pasaran a manos de grupos empresarios, es decir, a manos de unos pocos. Si teníamos empresas,
luego de su venta ya no las teníamos. A la vez, pagamos más caro por los servicios que esas empresas
brindaban. Por otro lado, muchos trabajadores fueron despedidos, porque al venderse, los nuevos
dueños consideraron que había gente que sobraba. Eso generó desempleo. Los que quedaron en la
empresa y conservaron su trabajo lo hicieron en peores condiciones, porque cambiaron las leyes
que los protegían. Por último, las empresas se vendieron por un precio muy inferior al que realmente
valían.

La m ism a cerem onia, dos sectores sociales
diferentes

44

En conclusión: ninguna ventaja. Pero la gente aceptó esto porque tomó como propia la visión
hegemónica que aprobaba las ventas, ya que decían que serían beneficiosas. La hegemonía,
entonces, brinda un sentido a la realidad, que es compartido por la mayoría de la gente.

II - CULTURA Y COMUNICACIÓN EN LA VIDA COTIDIANA

Subalternidad
Esa mayoría de la gente podría ser denominada como 'subalterna', ya que está formada por
aquellos que no constituyen la clase dominante.
Desde los estudios de comunicación, en un primer momento se hizo hincapié sobre cómo los
grupos hegemónicos imponían su visión del mundo sobre las clases dominadas. Y punto. Había
un grupo minoritario que mandaba y un grupo mayoritario que legitimaba ese mandato. Nada
más. En un segundo momento, estos mismos estudios cambiaron el ángulo desde donde mirar y
comenzaron a tener en cuenta el lugar de ese grupo minoritario.
Si primero la mirada estaba puesta en el lugar del poder, luego se comenzó a mirar el lugar del
que no tenía poder. Es decir, si bien la mayoría copia y reproduce el sentido del mundo que
impone la minoría, esta mayoría también produce sentidos y valores que le son propios.
Que exista una minoría hegemónica, no implica que prohíba la existencia de manifestaciones
propias de la m ayoría subalterna. Y esto ocurre porque no am enazan a la hegem onía y se
manifiestan de forma paralela. Del mismo modo, una clase es hegemónica, en la medida en que
representa intereses que también reconocen como propios las clases subalternas.
Por lo general, la cultura subalterna es pensada en contraposición a la cultura oficial y, por
tanto, próxima a la cultura popular. Si el hospital y el médico representan el modo en que la
cultura oficial y hegemónica comprende la atención de la salud y su función es brindar cuidados
y recetar remedios, la subalternidad está en las medicinas naturales que se venden o fabrican
fuera del circuito farmacéutico.

Noam Chom sky estudió las técn icas m ediáticas
para co nstruir consenso e im poner una visión
hegem ónica

45

COMUNICACIÓN, CULTURA Y SOCIEDAD

ACTIVIDAD

Contrahegemonía

1) Les proponemos que cada uno arme
en clase una lista y pongan todas las cosas
que les gustan en una columna y todas
las cosas que no les gu stan en otra
columna. La actividad es individual, pero
después tienen que comparar cada lista
entre todos los com pañeros. ¿Hay algo
que les llame la atención del resultado?

Dijimos que había un orden y que ese orden era impuesto por una minoría y reproducido por
la mayoría, pero que, sin embargo, también existían manifestaciones culturales paralelas a ese
orden y que no lo ponían en peligro. Pensemos en el ejemplo de la forma de concebir el trabajo:
por lo general, se concibe el trabajo dentro de una estructura en la que hay empleados y un jefe
y que tanto unos como otro reciben una remuneración económica mensual por las tareas que
realizan. Pero también existen los artesanos, que no tienen jefes y que ganan el dinero de lo que
venden en el día. Hay más empleados que artesanos pero la existencia de los artesanos no
amenaza la existencia de los empleados.

2) Hay una película argentina llamada "La
Patagonia rebelde", podrían verla en
clase y d isc u tir el problem a de la
contrahegemonía....

¿Habrá algo se oponga al orden de modo tal que lo ponga en peligro? La contrahegemonía
busca desestabilizar la hegemonía. Hay grupos que son contrahegemónicos que poseen un modo
de ver el mundo que se opone y lucha contra el modo hegemónico de concebir la vida.

3) Otra película para pensar y debatir en
clase los temas que recién vimos es "Los
edukadores".

Desde la perspectiva cultural, la hegemonía tiene que ser renovada todos los días a través de
sentimientos, creencias, acciones, modos de pensar, sentir; también es resistida todos los días,
del mismo modo que es reincorporada. La contrahegemonía disputa, pelea por ese lugar que
ocupa la hegemonía; busca cambiar la forma hegemónica de ver el mundo.
Por ejemplo, los trabajadores anarquistas que protagonizaron las grandes huelgas de principios
del siglo XX en Argentina eran un grupo contrahegemónico que luchaba bajo el lema "ni dios, ni
amo, ni patrón". Su forma de ver la vida y entender las relaciones sociales era opuesta a la de la
élite gobernante de la época.
Este grupo proclamaba igualdad y libertad real para todos los hombres y mujeres; también
pedía que en un mundo justo e igualitario no hubiera pobres. A la vez, nadie debía mandar y
nadie debía obedecer. Por último, combatían al poder del Estado y de la Iglesia, porque entendían
que ahí estaba la base de la dominación. Para ellos, el Estado generaba normas que defienden la
propiedad y la desigualdad, a la vez que tiene el poder de la violencia legítima, al manejar la
policía, las fuerzas militares, etc.

Una escena de la película 'La Patagonia
rebelde', prohibida por la dictadura

46

CAPITULO III
IDENTIDADES Y DIVERSIDAD CULTURAL
Sergio Díaz y Alelí Jait
¿Qué es la Identidad? ¿Quién tiene una? ¿Se tiene una o muchas?
¿De dónde sale? ¿Viene con uno o se construye? ¿Cómo se agrupa
la ge n te? ¿Som os to d o s igu a le s? ¿Pero no so m o s tam bién
diferentes? ¿Podemos ser iguales y al mismo tiempo diferentes?
Si somos diferentes ¿significa que hay mejores y peores? ¿Vale la
pena reclamar para ser como uno tiene ganas? ¿Qué se conseguiría
con eso?
Estos son apenas algunos de los interrogantes que se intentarán
contestar en este capítulo. Entendemos que la comprensión de la
cuestión de las "identidades" y la "diversidad cultural" es crucial,
porque de ella depende el respeto por los otros y la búsqueda de
una sociedad más justa e igualitaria; de una sociedad capaz de
vencer los prejuicios y las discriminaciones, que muestre la voluntad
de constituir un orden social en el que haya lugar para todos y cada
uno de nosotros.

17 al 1 9 -Noviembre 2010
Bucaramanga

- C olom bia

rSetwrtft*. Argtrtiiín»'
í* IttWfSC*. CONFETRAN
nana Fr;uo - Ecuador

s*ei6n para Confinidad LGBI l
■Fundación Radío Otvmia.

Identidad y diversidad. Cuestiones polémicas que
en nuestros días son asumidas con valentía

55

COMUNICACIÓN, CULTURA Y SOCIEDAD

¿IDENTIDAD?
LA IDENTIDAD CULTURAL COMO CONSTRUCCIÓN
El tema de la identidad es tan interesante como complejo. Desde las ciencias sociales resulta
importante ocuparse de él, entre otras razones, porque no hay persona que no tenga alguna
identidad. Lo que nos particulariza, lo que nos une y también lo que nos separa, tiene mucho que
ver con la cuestión de la identidad, ya que la identidad se asocia a ese conjunto de rasgos que una
persona, grupo o comunidad posee y que lo distinguen de los demás.
Un elemento muy práctico para abordar este problema, tal como lo propone el antropólogo
Mariano Juan Garreta, es tomar como ejemplo el Documento Nacional de Identidad. El D.N.I. que
cada uno de los argentinos poseemos.
Pensémoslo de este modo:

Cada argentino tiene un D.N.I. Cada argentino es un individuo diferente del otro,
porque cada uno tiene características propias que lo distinguen; sin embargo todos poseen
algunas características en común y es por eso que todos los argentinos son -o se sienten'argentinos'. (En este punto nos referimos a la individualidad, proponiéndola en relación a
un grupo).

Todos los argentinos tienen D.N.I. Los argentinos conforman un grupo, lo que implica
que lo integran personas con características en común, que son parte de un colectivo; por
eso es que todos tienen D.N.I. y por eso todos dicen ser argentinos. Sin embargo cada
integrante tiene características propias, distintas del resto del grupo, por eso su DNI tiene
un número distinto del que posee el resto. (En este punto nos referim os a un grupo
integrado por individualidades diferentes, pero con algo que los conecta).

Todos los argentinos tienen D.N.I. y cada uno de los argentinos tiene un D.N.I. con un
número diferente al del resto. A la vez, todas las personas que son ciudadanas de cualquier
país que no sea argentina, tienen un documento que acredite su identidad distinta del que
se entrega en argentina, es decir: no tienen D.N.I. (En este punto nos referimos a un grupo
en relación a otros grupos).
La construcción de nuestra identidad es un tema
muy complejo

56

Ill - IDENTIDADES Y DIVERSIDAD CULTURAL
Por lo tanto, estamos en condiciones de decir que personas que son diferentes pueden poseer
características en común y, por lo tanto, conformar un grupo. Del mismo modo, se podría argumentar
que un grupo es tal -entre otras cosas- porque es distinto de los otros grupos. A la vez, podríamos
decir que una persona -en tanto sujeto único e irrepetible- posee una identidad y que la misma se
relaciona con la de un grupo determinado, y que dicho grupo tiene una identidad diferente a la del
resto de los grupos.
Otro aspecto muy importante es el de considerar que el hombre es un "ser social". Esto implica
que no vive aislado, sino que es quién es, justamente, por vivir en sociedad, por relacionarse con
otros hombres, por reconocer a los otros hombres y por reconocerse a sí mismo como hombre que
vive entre hombres; En consecuencia la identidad de un grupo va a depender de los hombres que
lo conformen, así como la identidad de cada hombre que integre un grupo va a estar condicionada
por la identidad del mismo. Vale decir que la identidad grupal y la identidad individual se relacionan,
y que cada una depende de la otra.
La identidad puede ser pensada como una especie de personalidad, una forma de ser y de ver el
mundo; compuesta a partir de un conjunto de características, valores, ideas, gustos, sentimientos,
etc.
Como dijimos, el hombre es un "ser social" y cada sujeto se va conformando a partir de las
relaciones sociales en las que interviene. Esto implica que a distintas relaciones sociales distintos
serán los sujetos, y tam bién implica que un sujeto se va transform ando a medida que va
participando de diferentes relaciones sociales.
Lo importante, entonces, es tener en cuenta que la identidad se va modelando, lo que supone
que puede ir cambiando. Por ejemplo: hoy una persona puede ser simpatizante de un club de
fútbol y dentro de diez años de otro, puede sentirse parte de un movimiento político y dentro de
seis años de otro. En el mismo sentido, la identidad es histórica, esto implica que existe en un
tiempo y un espacio determinado, que no es algo que estuvo siempre y en cualquier lugar. (Vale
aclarar que esto es independiente de lo que opinen los poseedores de dicha identidad). Por ejemplo,
los argentinos no existieron siempre, aparecieron en un momento de la historia; a la vez los
argentinos del siglo XX no son exactamente iguales a los del siglo XIX, ni a los del XXI. De todas
formas, no hay que perder de vista que a pesar del cambio siempre hay algo que queda, ya que,
tanto los argentinos del siglo XIX, como los de siglo XXI, se identificaban y se identifican,
respectivamente, como argentinos.

Los argentinos tenemos muchas cosas en común y
también profundas diferencias sociales, regionales
e individuales

57

COMUNICACIÓN, CULTURA Y SOCIEDAD
Veamos la opinión de algunos expertos en la materia. Ha escrito Stuart Hall en ¿Quien necesita
'identidad'? Cuestiones de identidad cultural:
'Aunque parecen invocar un origen en un pasado histórico con el cual continúan en correspondencia,
en realidad las identidades tienen que ver con las cuestiones referidas al uso de los recursos de la
historia, la lengua y la cultura en el proceso de devenir no de ser; no «quiénes somos» o «de dónde
venimos» sino en qué podríamos convertirnos, cómo nos han representado y cómo atañe ello al
modo como podríamos representarnos. Las identidades, en consecuencia, se constituyen dentro de la
representación y no fuera de ella. Se relacionan tanto con la invención de la tradición como con la
tradición misma, y nos obligan a leerla no como una reiteración incesante sino como «lo mismo que
cambia'.
Por su parte, Zygmunt Barman en una entrevista realizada para El Interpretador, manifestó:
'...En nuestros tiempos, la identidad tiende a ser algo tan provisorio, endeble, vulnerable, que obliga
repetidamente a revisar los 'planes a largo plazo'. (...) La identidad enfrenta un doble dilema: debe
servir a una propuesta de emancipación individual tanto como a un plan de membrecía colectiva que
sobrepasa cualquier idiosincrasia particular. La búsqueda de identidad implica someterse a un
fuego cruzado, a una convergencia de dos fuerzas opuestas'.
Finalmente, han escrito Peter Berger y Thomas Luckmann en La construcción social de la
realidad:
'Recíprocamente, las identidades producidas por el interjuego del organismo, conciencia individual
y estructura social, reaccionan sobre la estructura social dada, manteniéndola, modificándola o
aún reformándola. Las sociedades tienen historias en cuyo curso emergen identidades específicas,
pero son historias hechas por hombres que poseen identidades específicas'.
Es fundamental interpretar que la identidad es una construcción. Esto significa que es algo
que se va haciendo, que se va produciendo, que se va fabricando y que va cambiando; que en
algún momento no estaba y después apareció, que es de una forma pero que más tarde podrá ser
de otra. Las identidades no son estáticas, no están congeladas, sino que van cambiando. Las
identidades tampoco son 'puras' ni se corresponden con una 'esencia' ni son 'naturales', sino que
son un producto de la cultura.
La identidad, que parece un tema sencillo, ha dado
lugar a muchas reflexiones

58

Ill - IDENTIDADES Y DIVERSIDAD CULTURAL

Identificaciones, pertenencias y agrupamientos
La identidad cobró gran importancia como tema de investigación académica en las últimas
décadas. Sin embargo, es objeto de pensamiento y reflexión para el hombre desde la Antigüedad.
La identidad, en el último cuarto del siglo XX, despertó un gran interés en las ciencias sociales y las
humanidades; al referir a una característica individual y a la vez grupal, la identidad se transformó
en tema fundamental de la psicología, la sociología, la antropología, la filosofía, las ciencias de la
comunicación y la ciencia política, entre otras disciplinas. Los estudios sobre la identidad, como
señalamos, se intensificaron en los trabajos que apuntaban a interpretar esta fase del proceso de
'globalización'. Esto se explica porque en dicho momento histórico emergieron en todo el mundo
un sinfín de movimientos sociales que realizaban reivindicaciones y demandas políticas a partir de
su condición identitaria -de base étnica, nacional, religiosa, de género, de diversidad sexual, etc.-.
Estos colectivos también son calificados como grupos de demandas 'particularistas', ya que sus
pedidos no tienen como objetivo resolver problemas comunes a todas las personas, sino que se
focalizan en una población en particular. (Cabe aclarar que por más que algunos problemas
involucren más de cerca a un colectivo específico de personas, no significa de ningún modo que no
sea un problema de toda la sociedad).
Es importante reparar en que en esta fase de la globalización se produce una paradoja: se
homogeniza al mismo momento en que se particulariza. La globalización -como proceso en el que
se aceleran las relaciones de carácter económico, político y cultural, y en el que intervienen de
forma imprescindible el desarrollo tecnológico, las interconexiones a través de redes y los medios
de comunicación-, tiende a la uniformidad y a la borradura de las diferencias; pero, al mismo
tiempo, aparecen y reaparecen innumerables organizaciones que se definen, justamente, por su
diferencia. Esto genera cierta discrepancia en los círculos intelectuales de todo el mundo, ya que
hay autores que consideran que estos grupos no tienen posibilidades de oponerse a los problemas
y desigualdades generadas por el orden vigente pues, antes que nada, estos grupos son justamente
su producto, un producto de la globalización neoliberal. Mientras otros consideran lo contrario,
sosteniendo que si bien estos grupos aparecen en este momento de la globalización, surgen con
una mirada crítica en relación a las injusticias que el orden provoca y tienen una fuerte intención de
transformación.
Veamos un ejemplo de esta discusión. Dice Zygmunt Bauman en La Sociedad Individualizada:
Las identidades que se están construyendo 'no son contrarias a la tendencia globalizadora ni se
interponen en su camino: son un vástago legítimo y un compañero natural de la globalización y, lejos de
detenerla, le engrasan las ruedas.'

Torre del Cabildo de Buenos Aires, en la actualidad
Allí nació lo que es hoy la Nación Argentina,
doscientos años atrás

59

COMUNICACIÓN, CULTURA Y SOCIEDAD
Contrariamente, opina Héctor Díaz Polanco en El laberinto de la identidad:
'Hay construcciones identitarias que aceitan el sistema (éste es el núcleo de verdad que sostienen
autores como Bauman); pero otras arrojan arena en los engranajes de la globalización, parecen
capaces de resistir con éxito a la individualización posmoderna (como lo hicieron con la moderna)
y, todavía más, iluminan horizontes a partir de los cuales pueden elaborarse alternativas de
emancipación frente al sistema neoliberal'.
Como dijimos anteriormente, hay una tendencia mundial a demandar por razones identitarias
y la Argentina no es ajena a dichas demandas. A modo de ejemplo podemos pensar en la lucha
que vienen dando los pueblos originarios para ser tenidos en cuenta y respetados, en un país que
históricamente les negó su reconocimiento; o las organizaciones que reclaman por el respeto a la
diversidad sexual que tanto hicieron para que se apruebe la ley de matrimonio entre personas
del mismo sexo en el año 2010.
Sin embargo es importante remarcar que la identidad es algo que poseen todas las personas,
independientemente de integrar un grupo que lucha por ella o no, e incluso, independientemente
de que tenga o no conciencia de que la posee. Recordemos, además, que la identidad de alguien
nunca se constituye a partir de un sólo rasgo o característica (aunque algunos elementos pueden
tener más importancia que otros).

En lo que hace a las identidades colectivas o grupales, se encuentra la denominada 'identidad
nacional' como una de las más importantes de la historia. Muchas son las discusiones sobre lo
que significa este concepto; entre otras cosas porque el término 'nación' ha sido utilizado por
muchas culturas diferentes y ha tenido múltiples interpretaciones.
El sociólogo británico Anthony Smith señala que las principales características de la identidad
nacional están dadas por los siguientes elementos:

Miembros de la comunidad boliviana de Buenos
Aires.
La identidad es una cuestión preocupante para
individuos y grupos

60







Territorio histórico o patria.
Recuerdos históricos o mitos colectivos.
Una cultura de masas pública y común para todos.
Derechos y deberes legales iguales para todos los miembros.
Una economía unificada que permite la movilidad territorial de los miembros.

Ill - IDENTIDADES Y DIVERSIDAD CULTURAL
La identidad nacional, por su parte, desempeña una función hacia el interior y otra hacia el
exterior:

Hacia el interior posibilita cierto vínculo social entre personas que reconocen tener
valores, tradiciones y símbolos compartidos, como por ejemplo: la bandera, el himno, la
moneda, los uniformes, los monumentos, las ceremonias. Cada uno de ellos construidos
históricamente y reconocidos a través de las enseñanza, fundamentalmente de la escuela.

Hacia el exterior nos ubica en el mundo como un 'nosotros', indicando 'quiénes somos'
en relación a los miembros del resto de las naciones.
Como dijimos, el concepto de identidad nacional es discutido por su significado, pero también
por muchas de las cosas realizadas en su nombre. Muchas veces esta identidad nacional se expresa
como 'nacionalismo' y en el peor de sus sentidos, termina produciendo actitudes repudiables,
que van desde la xenofobia (el odio o rechazo al extranjero), pasando por la legitimación de
gobiernos dictatoriales y autoritarios en nombre de la defensa de los 'valores de la patria', hasta
llegar a la justificación de guerras.

Prácticas, consumos y rituales
Toda persona posee alguna identidad, y toda identidad remite a un límite, que puede no ser
del todo claro, porque tiende a moverse, pero que siempre existe. Por ejemplo: se pertenece a
un barrio o se pertenece a otro, se es de un movimiento político o se es de otro, sin embargo
alguien podría mudarse y sentirse tanto parte del barrio que deja como de aquel al que llega; de
la misma form a, alguien podría estar afiliado a un partido político pero en una elección
determinada puede sentirse identificado con las propuestas de otro.
Hay diversas opiniones respecto a cuáles son los factores que tienen mayor peso a la hora de
la conformación de identidades (nunca es un sólo factor, siempre son varios); de igual modo se
discute cuáles son las relaciones, acciones y prácticas más relevantes para pertenecer o no a un
grupo. Algunos investigadores entienden que tienen mayor peso las establecidas hacia el interior
del grupo; esto sería así: me interesa pertenecer a un grupo, entonces hago cosas que considero
que son iguales a las que hacen quienes forman parte de ese grupo, y los integrantes de dicho
grupo reconocen que lo que hago es igual a lo que ellos hacen, por lo tanto ambos sentimos que
soy parte de él. Otros investigadores consideran que la relevancia se encuentra en el modo en
que el individuo se relaciona hacia el exterior de un grupo o 'por oposición'; esto sería: no hago

Los trajes típicos y la música son otros elementos
que distinguen a un pueblo
En la caricatura, músicos mexicanos

61

COMUNICACIÓN, CULTURA Y SOCIEDAD
tal cosa porque la hacen las personas que pertenecen a un grupo del que no quiero ser parte ni
me interesa parecerme; entonces actúo de manera opuesta para poder diferenciarme y construyo
mi identidad a partir de estas acciones.
Al respecto, ha escrito Stuart Hall, en su libro anteriormente citado:
'Precisamente porque las identidades se construyen dentro del discurso y no fuera de él, debemos
considerarlas producidas en ámbitos históricos e institucionales específicos en el interior de formaciones
y prácticas discursivas específicas, mediante estrategias enunciativas específicas. Por otra parte, emergen
en el juego de modalidades específicas de poder y, por ello, son más un producto de la marcación de la
diferencia y la exclusión que signo de una unidad idéntica y naturalmente constituida: una «identidad»
en su significado tradicional (es decir, una mismidad omniabarcativa, inconsútil y sin diferenciación
interna). (...) Sobre todo, y en contradicción directa con la forma como se las evoca constantemente, las
identidades se construyen a través de la diferencia, no al margen de ella. Esto implica la admisión
radicalmente perturbadora de que el significado 'positivo' de cualquier término —y con ello su 'identidad'—
sólo puede construirse a través de la relación con el Otro, la relación con lo que él no es, con lo que
justamente le falta, con lo que se ha denominado su afuera constitutivo...'.
Otro punto importante es la auto-adscripción. Esto sería pertenecer a un grupo porque me
siento parte o tengo alguna relación con él. Pensemos, por ejemplo, en el Censo Nacional de
Población 2010, en el cual a las personas censadas se les preguntaba:

¿Alguna persona de este hogar es indígena o descendiente de pueblos indígenas
(originarios o aborígenes)?

¿Usted o alguna persona de este hogar es afrodescendiente o tiene antepasados de
origen afrodescendiente o africano (padre, madre, abuelos/as, bisabuelos/as)?
Una forma clásica de sostener y reforzar la identidad es a partir de los rituales.
Al respecto ha escrito Néstor García Canclini, en su libro Culturas híbridas:

Vista del Monumento a la Bandera, en Rosario
Los símbolos patrios son parte importante de la
identidad nacional

62

'Tener una identidad sería, ante todo, tener un país, una ciudad o un barrio, una entidad donde todo lo
compartido por los que habitan ese lugar se vuelve idéntico o intercambiable. En esos territorios la
identidad se pone en escena, se celebra en las fiestas y se dramatiza también en los rituales cotidianos.
Quienes no comparten constantemente ese territorio, ni lo habitan, ni tienen por tanto los mismos
objetos y símbolos, los mismos rituales y costumbres, son los otros, los diferentes. Los que tienen otro
escenario y una obra distinta para representar.'

Ill - IDENTIDADES Y DIVERSIDAD CULTURAL
Observamos que en este párrafo García Canclini habla de varias cosas importantes. En primer
lugar, se refiere a la relación entre la identidad y el territorio o espacio específico al que el grupo
se siente pertenecer y en el cual comparten sus vivencias. Luego habla de una puesta en escena
de la identidad mediante celebraciones, fiestas y rituales; éstos refuerzan la identidad grupal de
quienes los practican, ya que fortalecen la idea de vivir juntos y com partir valores, ideas y
sentimientos; a la vez, esta práctica ritual que se repite, y que se cumple de forma establecida,
nos ayuda a recordar 'quiénes somos'.
En el caso de los rituales que refieren, por ejemplo, a la identidad nacional, se remite a
nuestra historia y nuestros héroes, que ya no están, pero forman parte de nuestro origen y son
importantes porque nos legaron algo para ser lo que ahora somos. Por último, el autor remite al
modo en que se diferencia entre 'nosotros' y los 'otros'. Esta distinción puede darse por el no
compartir el territorio, pero también por el no compartir costumbres y rituales. En este punto el
ritual nos muestra un límite. Una línea que divide a quienes lo llevan a la práctica de quienes no
lo hacen, ya que el ritual se encarga de separar a unos de otros:
'Pierre Bourdieu observa que tan importante como el fin de integrar a quienes los comparten es el de
separar a los que se rechaza, escribe García Canclini. Los ritos clásicos -pasar de la infancia a ¡a
edad adulta, ser invitado por primera vez a una ceremonia política, ingresar en un museo o en una
escuela y entender lo que ahí se expone- son, más que ritos de iniciación, "ritos de legitimación" y de
"institución", incluyen una diferencia durable entre quienes participan y quienes quedan afuera'.
Pensemos, por ejemplo, en un partido de fútbol entre dos seleccionados nacionales. Cada
equipo no sólo canta un himno diferente, sino que lo que hace de un modo distinto. La postura
física de los jugadores al cantar es distinta, la forma de colocar los brazos, el modo de entonar, la
forma de mirar, la pasión que se coloca.
Otro mecanismo que podemos señalar como fundamental en la conformación de identidades
es el del consumo, sea este material o cultural, en particular, en momentos en los que el mercado
adquiere un poder arrollador. Poder tener o no tener algo, poder comprarlo o no, habla de nuestra
identidad, ya que da la posibilidad de pertenecer o no a un grupo con determinada capacidad de
consumo.

ACTIVIDAD
1) A modo de ejercicio imaginemos esta
situación:
Sara y Dolores son dos amigas que van
ju n ta s a un centro de ju b ila d o s en
Avellaneda. Al tener una edad sim ilar
sienten que comparten una historia en
com ún, in clu so sus e sp o so s fuero n
co m p añ ero s de tra b ajo en la m ism a
fá b rica ; am bas están o rg u llo sa s de
pertenecer al m ism o barrio e incluso
simpatizan con el mismo club de fútbol;
a la vez eligieron ese centro porque son
afines a las ideas políticas que tienen las
pe rso n as que a h í co n cu rre n -id e a s
bastante distintas de las que comparten
los jubilados que integran otro centro
que queda a unas pocas cuadras. Sin
embargo, Sara se siente muy arraigada a
sus ascendientes españoles, es amante
del tango y lleva una vida religio sa ;
m ien tra s que a D o lo res le gusta el
folklore, continúa con las tradiciones de
su familia guaraní y no practica religión
alguna.
a. ¿Qué elementos entrarían en juego en
la construcción de la identidad de Sara y
Dolores?

63

COMUNICACIÓN, CULTURA Y SOCIEDAD
En el libro que ya hem os citado Néstor García Canclini nos explica las funciones que cumplen
los rituales:
b. ¿Qué elem entos operarían para la
construcción de identidad del centro de
jubilados al que asisten?
2) Tomando la canción 'Huelga de amores'
del grupo D ivid id o s, ¿qué a lu sio n e s
e n co n tra m o s al problem a de la
identidad?
Ellos vinieron, nos encubrieron;
aquí encontraron, dioses que danzan,
y nos dijeron, "cerrá los ojos,
dame la tierra, toma la Biblia".

'Las luchas generacionales acerca de lo necesario y lo deseable muestran otro modo de establecer
las identidades y construir lo que nos distingue. Nos vamos alejando de la época en que las identidades
se definían por esencias ahistóricas: ahora se configuran más bien en el consumo, dependen de lo
que uno posee o es capaz de llegar a apropiarse.'
Sin embargo lo que consum im os habla de nuestra personalidad independientem ente del
precio que tenga aquello que podemos comprar. Por ejemplo, bien podría costar lo mismo un
almuerzo en un local de 'comida rápida' o 'chatarra' que uno en un restaurant de 'comida naturista'
u orgánica.

Huelga de amores, huelga de amores,
huelga de amores, en el paseo las flores.
Patriotas importados, nativos sin oreja.
La m uerte grita , tie rra ! Y el canto
chacarera.
Y nos dijeron "Tiempo es dinero
y en esta tierra sos extranjero".
Huelga de amores, huelga de amores,
huelga de amores, en el paseo tas flores.
La historia escrita por vencedores,
no pudo hacer callar a los tambores.

Los recitales de rock son uno de los rituales juveniles

64


Documentos relacionados


Documento PDF selecci n aula taller
Documento PDF transculturaci n
Documento PDF material de apoyo semi tica y comunicacion unlpam 2014
Documento PDF transculturaci n 1
Documento PDF deroga el dl 3 342 de 1980 y modifica la ley 15 177
Documento PDF http cursoseducadores blogspot com es 2014 03 dinamica de grupos comunicacion html


Palabras claves relacionadas