Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Cómo Multiplicar las Ventas a Través del Boca a Boca .pdf



Nombre del archivo original: Cómo Multiplicar las Ventas a Través del Boca a Boca.pdf
Título: Cómo Multiplicar las Ventas a Través del Boca a Boca
Autor: Familia Gómez Llop

Este documento en formato PDF 1.5 fue generado por Wondershare PDF Converter, y fue enviado en caja-pdf.es el 05/10/2015 a las 19:12, desde la dirección IP 187.146.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 2452 veces.
Tamaño del archivo: 783 KB (112 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


P

CÓMO

MULTIPLICAR LAS VENTAS
A TRAVÉS DEL

BOCA BOCA
A

Pablo Balseiro
1

¿Cómo multiplicar las ventas a través del boca a boca?

2

Al Pato, por haber estado cuando menos lo esperaba.
A Antonio, por enseñarme que se hace camino al andar.
A M.M., quien me mostró el sendero virtuoso de la pasión.

3

Cortesía de Rafael Gómez Guerrero

© 2008 Balseiro Marketing

De esta edición digital pueden hacerse tantas copias
o impresiones como se desee. Desde luego, no se permite
la edición o alteración del texto. Se pueden realizar copias
parciales, con expresa autorización del autor.
Todos los derechos reservados.

4

INDICE
Prólogo

7

Introducción

10

El objetivo del marketing

16

Encontrar la diferencia, aunque no sea eterna

19

Entre el Ying y el Yang

20

¿De qué habla la gente?

22

Las tres etapas del marketing

26

Del marketing de interrupción al marketing del permiso
¿Qué es el marketing boca a boca?

30
32

El poder del boca a boca

32

Una fuente independiente de información

33

¿En qué se diferencia el boca a boca del rumor?

34

¿Qué está pasando con la publicidad?

36

¿Por qué el boca a boca vende?

39

¿Qué no es boca a boca?

41

Los cuatro elementos del marketing boca a boca

44

Un buen producto o servicio

45

¿El marketing boca a boca es para todo producto o servicio?

47

La importancia de un buen producto

50

Clientes especiales

53

El gancho o “ideavirus”

63

A la medida de internet

65

Las raíces de la ideavirus

67

Ideavirus célebres

70

....y no tan célebres

72

5

Un contexto favorable

74

Los distintos tipos de compradores

77

¿Cómo investigar el boca a boca?

79

¿Cómo medir el boca a boca?

88

Iniciando la campaña...

89

Las preguntas del millón

89

Nuestro plan de marketing

90

Casos de éxito

102

A modo de conclusión

108

Ideas para implementar

109

Un plan en acción

110

Sobre Balseiro Marketing

111

Sobre el autor

112

6

Prólogo
Escribir un libro no es tarea sencilla. El mundo corre a pasos agigantados y
lo único permanente es el cambio. Por esa razón, escribir un libro implica
sentirse agobiado por la inmediatez de los tiempos, donde la obsolescencia
es la norma. Desde hace unos años estamos trabajando en nuestra
consultora con la prédica permanente de generar rentabilidad para nuestros
clientes. Después de haber caminado por los senderos de la publicidad
tradicional, de los medios alternativos, de la investigación de mercado y de
otras yerbas, comenzamos a desvelar los secretos del boca a boca.
Descubrimos que en cada historia que íbamos conociendo, el boca a boca
siempre había tenido notable trascendencia. Comenzamos a hurgar en el
mundo, para ver que estaba pasando, y conocimos cómo había empresas
de enorme importancia que ponían especial énfasis en el boca a boca.
Incluso llegamos a conocer grandes agencias de publicidad orientadas en
exclusividad a promover esta herramienta.
Aquí en Uruguay, empezamos a implementar con mucha paciencia,
distintos componentes del boca a boca en las campañas de nuestros
clientes. No fue sencillo promover una herramienta tan barata. “Lo barato
sale caro”, suelen afirmar por estas latitudes. “Pero la eficiencia sale
barata”, contestábamos nosotros mientras dábamos nuevos pasos en
nuestro andar.
Este libro es el producto de muchas horas de investigación, de contactos,
de intercambio de experiencias, pero, por sobre todas las cosas, de trabajo
empírico realizado en empresas de nuestro país.

7

Deseo agradecer a todos los que colaboraron en la redacción de este libro
con la firme convicción de que pudiera resultar interesante y productivo
para quienes tienen que tomar decisiones a diario en sus empresas.
Independientemente de la función que ocupen, en el 100% de los casos los
sueldos los paga el cliente y si logramos multiplicar las ventas el sueldo sin
duda tenderá a aumentar.
Agradezco al equipo de la consultora, que con sugerencias provenientes de
la vida cotidiana, lograron enriquecer este libro con ejemplos sencillos y
prácticos. Muy en especial a mi socia, que haciendo las veces de musa hizo
que este proyecto llegará a ser una realidad.
Antes de culminar con esta breve introducción quisiera responder a algunas
preguntas que me han hecho desde el inicio de la gestación del libro. La
primera: ¿Por qué un libro digital? Hay varias razones. En primer lugar, la
tecnología hace que hoy en día el conocimiento pueda difundirse a gran
velocidad a través de internet. Un libro digital es la manera más rápida de
poder difundir este trabajo. Segundo, escribir un libro es un proceso
decididamente pequeño en tiempo, en comparación con la totalidad que
implica

editarlo

en

papel.

Como

las

ideas

vuelan

y

evolucionan

constantemente en este mundo donde la obsolescencia es la norma, este
libro está escrito en tiempo real y en tiempo real le haré las correcciones y
actualizaciones que correspondan. En tercer y último lugar, y me adelanto
a la tesis del libro, el boca a boca es la herramienta publicitaria más
poderosa que existe y quiero predicar con el ejemplo. Aspiro que este libro
pueda ser leído por miles de personas y, como no soy ni Benedetti ni
Galeano,

esta

es

la

forma

de

hacerlo

8

(en

www.marketing.com.uy

seguiremos la evolución de los lectores) De todas formas, si aún no he
logrado convencerlos, podrán tener este libro en formato tradicional en
breve.
La segunda pregunta que me han hecho (desde antes de la gestación) es
“¿por qué es gratuito?”. La explicación se encuentra en el apartado
anterior, no aspiro a ser un best seller ni creo poder llegar a serlo. Sin
embargo esto no es muestra de falta de ambición, pues creo (¡¡¡y quiero!!!)
que este libro sea una herramienta realmente útil para que las empresas
logren multiplicar las ventas a través del boca a boca. Sí esto sucede,
coménteselo a sus colegas. Allí estará mi verdadera remuneración.

Ud. puede imprimir las copias que quiera de este libro
o reenviarlo a cuanta gente desee, siempre y cuando
no modifique el texto. En definitiva, esto es
boca a boca. Desde ya los invito a escribirnos a
www.marketing.com.uy para que puedan
comentarnos sus experiencias.

9

Introducción
Uno de los objetivos que nos planteamos los marketineros es cómo llegar a
aumentar las ventas. Menuda pregunta para arrancar a leer. La respuesta
no puede ser sencilla. Sabido es qué “aumentar las ventas” no depende de
un solo factor, y mucho menos de la “varita mágica” del marketing. Pero
sin lugar a dudas, una filosofía empresarial impregnada de marketing hará
mejorar la posición comercial de la empresa. Más adelante haremos
referencia en profundidad a este tema. Pero volvamos a lo nuestro.
Decíamos que muchas veces se le asigna un poder sobrenatural al
marketing al extremo que las expectativas son realmente elevadas. Hace
unos años me encontré frente a un potencial cliente de la consultora que
quería realizar un proyecto en el área de ventas. Le dije al responsable del
negocio que primero debía conocer el “campo de batalla”, es decir, los
puntos de venta. Esta empresa es una de las principales de Uruguay en
vestimenta masculina. Cuando llegué a uno de los locales me encontré con
una

llamativa

manifestación:

los

vendedores

estaban

sumamente

disconformes y me lo plantearon al instante, como si el Mesías hubiera
llegado. Lo concreto es que esta empresa pagaba salarios muy bajos y que
los responsables de la venta no estaban con un grado de motivación
adecuado. En fin, a veces los problemas no son de marketing...
Pues bien, volvamos a la pregunta del principio. ¿Cómo hacemos para
aumentar las ventas?. Para responder a esta interrogante debemos conocer
al consumidor en profundidad. Eso fue lo que hice en mi época de
estudiante. Una de las primeras interrogantes que me surgió en esa etapa

10

fue esa y se me ocurrió empezar a investigar la cuestión. Salí a preguntar a
la gente qué era lo qué, en última instancia, lo impulsaba a comprar tal o
cual producto. Más allá de que llevaba algunas respuestas cerradas (es
decir, cuando uno ya prevé el tipo de respuestas que se van a dar), dejé un
espacio para que la gente pudiera responder lo que realmente valoraba
más en el momento de comprar un producto (o servicio, desde luego)
Traté de no sesgar las respuestas, por eso incluí 10 categorías de productos
y

servicios

muy

diversos

(ropa,

computadoras,

galletitas,

servicios

bancarios, libros, películas, etc.) La interrogante principal era cuál de las
herramientas de comunicación utilizadas por las empresas era la que
impactaba profundamente en la acción de compra. Sabía de antemano que
nunca hay una única razón, pero intentaba conocer cuáles eran las que
“combinaban” más.
Muchas de las respuestas fueron las esperadas (TV, Publicidad en diarios),
pero la gran mayoría correspondían a medios no tradicionales (cupones de
descuento, inserts, marketing directo, promoción en puntos de venta, etc.)
Sin duda, las herramientas promocionales inciden en mayor proporción en
las ventas que las publicitarias (esto no está en la tapa del libro, pero sí en
las primeras páginas). Mayúscula fue mi sorpresa cuando encontré una de
esas respuestas abiertas que se repetía incesantemente en todos los
entrevistados. No sólo se repitió en todos los grupos, sino que en casi todos
los casos representaba la mayoría absoluta de las respuestas. En efecto, la
herramienta que incide en mayor medida en la decisión de compra es el
boca a boca. ¿¿¿¿Cómo????. ¿Es una herramienta de marketing? ¿Cómo
puede ser que la principal herramienta no provenga de los mecanismos

11

tradicionales de comunicación? Pero era así. Y para mi sorpresa, en la
Universidad habíamos dedicado pocos minutos a hablar del boca a boca. En
fin, pensé, algo de razón deben tener. “Por qué van a hablar de algo que es
absolutamente natural al ser humano y que nada podemos hacer para
controlarlo”.
Mi razonamiento posterior fue el siguiente: “Claro, los mecanismos
comunicacionales tradicionales estimulan el boca a boca, por eso se invierte
tanto en publicidad”. ¿Será realmente así? Mi curiosidad insaciable no cesó
y decidí ponerme en campaña para conocer un poco más sobre el tema.
Todo lo que viene después es lo que voy a intentar resumir en este libro.
Vamos a recorrer las distintas etapas por las que ha pasado el marketing
desde que a alguien se le ocurrió llamarlo así. Vamos a ver que es esto del
boca a boca y si es correcto llamarle “marketing boca a boca” (o es una
simple ilusión de un marketinero de encontrarle respuestas racionales a
todo lo que se mueve). Estudiaremos el impacto de la publicidad tradicional
en la acción de consumo, nos meteremos en la mente del comprador y en
repasar (como si fuésemos detectives privados) cada uno de los pasos que
dan los clientes antes de convertirse como tales. También exploraremos
todos los elementos que deben confabularse para que exista el boca a
boca.
Sin pretender emular al Código da Vinci, el boca a boca exige que una serie
de planetas “se alineen” para que las cosas salgan realmente bien. Entre
otras cosas, hay algunas que no pueden faltar para que exista el boca a
boca. Hablaremos de los productos y las características que deben tener
estos para que la gente pueda hablar de ellos. Ya que nombramos a la

12

gente, vamos a dedicar varios capítulos (convirtiéndonos en una especie de
psicólogos sociales) para intentar conocer a esos clientes que están
deseosos de trabajar con nuestra empresa. Vamos a encontrar la idea, el
gancho, el factor o como quiera llamársele, eso que nos sale de lo más
profundo y que nos lleva a decir “¡Qué buena que estuvo la película!”. Eso,
que no es otra cosa, que la llama interior que nos anima a decir las cosas
cuando algo nos gusta (¡¡y muchas más veces cuando no nos gusta!!).
También trataremos de encontrar (o de crear) esos momentos que hacen
que las novedades corran como reguero de pólvora. En fin, encontrar el
momento adecuado para que la onda expansiva sea realmente expansiva.
Desde luego que esto sería mera literatura si no estuviera apoyado (como
lo está) en la realidad. Para culminar este trabajo, allá por las últimas
páginas, estaremos divulgando algunos casos de éxito de genuinas
estrategias de boca a boca. Muchas de ellas repartidas por varios países del
mundo y unas cuantas realizadas en nuestro país con singular éxito.
Mis objetivos con esta obra no son muchos, pero sí tengo algunos muy
importantes. Sin duda, que Uds. puedan conocer la importancia del boca a
boca en la gestión comercial de las empresas. Ese es el argumento principal
de estas hojas. Pero la idea principal es que Uds. puedan aplicar esta
filosofía en sus empresas y en su actividad profesional. El tiempo invertido
en leer este libro tiene que ser remunerado con creces, multiplicando las
ventas que Uds. tienen actualmente. Tal es mi fe en esta disciplina que los
desafío a que puedan aumentar las ventas en un plazo muy breve.
Nuestros

clientes,

un

poco

escépticos

al

principio,

han

quedado

verdaderamente sorprendidos de los resultados de las campañas de boca a
boca que hemos realizado en sus empresas. Y más incrédulos se mostraron

13

cuando verificaron que la inversión realizada sólo correspondía a los
honorarios del consultor. ¡Encontraron la relación costo / beneficio más
conveniente de todas!
Casi nos suplicaron para que no escribiéramos el libro, creyendo disponer
de un arma secreta inexpugnable. Y por cierto que la tienen. Pero como
descubriremos más adelante, la clave está en apostar a la creatividad y no
a la imitación. Esta es nuestra filosofía y en la que está plasmada esta obra.
En el mundo hay decenas de agencias dedicadas exclusivamente a trabajar
el boca a boca. Hay ejemplos por doquier que nos demuestran que el boca
a boca debe ser utilizado dentro del plan de medios de cualquier estrategia
comunicacional. En nuestro primer seminario asistieron personas vinculadas
a agencias de publicidad para comenzar a implementarlo. Espero que luego
puedan compartir con nosotros sus experiencias de boca a boca (ya pueden
escribirnos a www.marketing.com.uy )
El libro está estructurado de la siguiente manera. Inicialmente, vamos a
tratar de volver a las verdaderas raíces del marketing para no perder de
vista sus reales objetivos. Luego vamos a hacer un breve viaje por los
paradigmas que han dominado el marketing desde que a una persona se le
ocurrió llamarlo de esa manera. Vamos a descubrir que el boca a boca
responde a una nueva era y que las empresas deben estar alineadas
filosóficamente con dicho paradigma para que las ventas realmente se
puedan multiplicar.

14

Luego entraremos directamente en el mundo del marketing boca a boca.
Vamos a dar las razones por la cuales es la herramienta más efectiva que
ha conocido el hombre. Analizaremos los cuatro elementos que no pueden
faltar

en

ninguna

campaña

y

luego

nos

pondremos

en

acción:

comenzaremos delinear nuestro plan de marketing. Este trabajo está
plagado de ejemplos del mundo real, de empresas de los más diversos
tamaños y objetivos. Veremos ejemplos extraídos de las multinacionales
más prestigiosas del mundo, que utilizan el boca a boca en un primerísimo
plano y también nos referiremos a pequeños emprendimientos barriales
que, a falta de recursos, agudizan el ingenio y trabajan con esta
herramienta

casi

a

la

perfección.

Finalizaremos

adelantamos, con algunos casos de éxito.

15

el

libro,

como

ya

El objetivo del marketing
Más allá de las definiciones tradicionales de marketing, la disciplina tiene
como objetivo llegar a alcanzar alguna ventaja real o simbólica que haga
que los consumidores prefieran nuestro producto frente a los de la
competencia. Hablamos de ventaja real porque hay productos que pueden
disponer en su propia elaboración de algunos elementos que marquen
preferencia en el consumidor. Sin lugar a dudas, los que prefieren el jabón
Dove lo hacen porque es un jabón diferente, y ello se marca en el beneficio
que brinda la crema humectante que contiene. Dove lo brinda, los otros no.
Tan concluyente como eso.

El marketing tiene como objetivo alcanzar alguna ventaja
que haga que los consumidores prefieran nuestro producto
frente a los de la competencia.
Pero un producto puede carecer de ventajas reales y estas deben ser de
otra

índole,

indefectiblemente.

En

caso

contrario,

nuestro

producto

pertenece al dudoso sitial de aquellos que no tienen características
distintivas y que apuestan a la bendita providencia para alcanzar alguna
razonable porción del mercado. Los otros productos, los que carecen de
ventajas comparativas, deben brindar algún tipo de beneficio al consumidor
que satisfaga sus necesidades. Quizá aquí sobren los ejemplos, y los casos
más paradigmáticos sean Coca-Cola y Mc Donald´s, quienes en base a una
excelente tarea de gestión de marca y posicionamiento, han logrado que
sus productos sean los preferidos por amplios segmentos de la población.

16

La promesa de valor, en esos casos, no pasa por el refresco o por la
hamburguesa, sino por la tradición o la experiencia que brindan a sus
consumidores. La historia vuelve a repetirse, por alguna u otra razón las
empresas deben buscar y encontrar algún elemento que les haga saber a la
gente que somos distintos. Si somos más de lo mismo dependemos del
azar, si somos distintos dependemos un poco más de nosotros mismos.
Las empresas buscan ventajas pero con eso sólo no alcanza. Si todas las
empresas, siguiendo la premisa de racionalidad empresarial que muchos
sostienen, promueven las mismas ventajas... ¿quién gana el partido?
Entonces trabajemos un poco más el concepto y para ello ilustrémonos en
una breve historia de Seth Godin:
“Cuando Seth Godin estaba viajando con su familia en Francia, se sintió
encantado al ver cientos de vacas- similares a las que aparecen en los
libros de cuentos- pastando al lado de la ruta. Durante muchos kilómetros,
miraban por la ventana, maravillados por la hermosura de todo lo que
veían. Después de 20 minutos empezaron a ignorar a las vacas. Las nuevas
vacas eran iguales a las viejas vacas y –lo que una vez fue sorprendenteempezaba a ser común. Peor que común, aburrido. Las vacas -una vez que
uno las ha visto durante un tiempo- son aburridas. Pueden ser perfectas,
atractivas, con gran personalidad, iluminadas por una hermosa luz, pero
aun así son aburridas. Una vaca púrpura, por el contrario, sería interesante
al menos durante algún tiempo. Todos los días los consumidores se
enfrentan con un montón de cosas aburridas -un montón de vacas
marrones- pero usted puede apostar y ganar, que ellos no olvidarán una
vaca púrpura. La vaca púrpura es inherente. Está por dentro, o no está. O

17

se es una vaca púrpura o no se es nada. En otras palabras o se es notable
o se es invisible. No se trata de anunciar más si no por el contrario de ser
innovador, y crear productos notables.”1
Seth Godin, con su capacidad innata para comunicar con imágenes, nos
muestra donde se centra la tarea de hombre de marketing. “Encontrar la
diferencia, esa es la cuestión”, se plantearía algún marketinero con espíritu
shakesperiano. Y tendría una gran cuota de razón. De encontrar la
diferencia que nos distinga y que nos permita ser una vaca púrpura como
dice Godin. En mis clases cuando cuento el cuento me nombran a la vaquita
de Milka por su color. Pues bien, esa vaquita es diferente y la empresa ha
encontrado una oportunidad para comunicar las bondades de su producto a
través de unos de sus principales “proveedores”. ¿Alcanzaron la diferencia?
Seguramente sí. ¿Podrán mantenerla a lo largo del tiempo? De eso nos
vamos a ocupar a continuación.

1

Godin, Seth, Purple cow, Penguin Group, 2004

18

Encontrar la diferencia, aunque no sea eterna
Algunas culturas, y la nuestra es fiel reflejo de ello, buscan continuamente
jugar al empate. La idea es simple, presten mucha atención. Cada vez que
surge algún negocio con verdadero potencial, ahí surgen decenas de
pujantes empresarios que buscan abrir el mismo negocio, exactamente
igual. El comercial de la bebida Paso de los Toros donde unas marionetas
rompen los hilos y toman la bebida, debe ser uno de los ensayos
sociológicos más profundos de la historia del Uruguay contemporáneo. Sin
dudas. Allí se muestra como todos pusieron su video club, su cancha de
Paddle, el lavadero, el cyber, etc. Bien, todo esto viene a cuento para
marcar que eso no es encontrar la diferencia, aunque si lo fue para los
primeros que ingresaron a cada uno de esos negocios. Los que encuentran
la diferencia son los que marcan verdaderas ventajas estratégicas que
luego son indescontables. El que ríe primero ríe mejor, reza una frase
popular. En el mundo empresarial esta premisa casi siempre se cumple.

Encontrar la diferencia es descubrir aquellas cosas distintas
a las que hacen los demás.
Encontrar la diferencia implica descubrir cuales son aquellas cosas que
podemos hacer, distintas a los demás, y que además puedan ser
reconocidas y aceptadas por los consumidores. La tarea no es simple, pero
en esta historia reciente del mundo empresarial sobran los ejemplos de
tales hallazgos. Pero quizá, encontrar esa tan anhelada diferencia sea tan
sólo el inicio de un largo camino. La diferencia no sólo debe ser diferente,
sino que también el proceso de comunicación con los consumidores debería
serlo. ¿Por qué? Por algo muy sencillo: comunicar algo diferente con las

19

mismas herramientas que siempre hará parecer que nada ha cambiado.
Muchas veces, más importante que serlo, es también parecerlo.
Entre el Ying y el Yang
Vamos a tomar algunas enseñanzas de culturas milenarias para profundizar
qué es esto de encontrar la diferencia. Todos conocemos el símbolo de la
totalidad, de lo masculino y lo femenino, el Ying Yang. Ese ícono fantástico
que tantas veces apareció en mi vida sin tener ningún significado especial,
comenzó a mostrarme una realidad distinta a partir de mis inicios como
estudiante.

En

fin,

tal

como

dicen

los expertos, algunos símbolos

ancestrales adquieren vida propia y su significado se lo asigna cada
persona.

20

No, no le erraron. Este no es un libro de filosofía, simplemente intentamos
mostrar gráficamente cómo algunos símbolos pueden ayudarnos a graficar
determinadas realidades sociales y en este caso, comerciales.
Cuando reina el mundo de lo blanco, todos parecen querer convertirse en
blancos para ser parte de él. Esa quizá sea la expresión gráfica de la
realidad descripta en el comercial de Paso de los Toros. Sin embargo,
siempre aparece algún osado con pretensiones de ser distinto. Pues bien,
en el mundo de lo blanco aparece un puntito negro.

Nuestra tarea como empresarios o profesionales
es dedicarnos a construir “puntitos”
Y cómo alcanzar la diferencia es lo único absoluto en el mundo empresarial,
este pequeño puntito negro empieza a convertirse en un poderoso y
rentable punto negro. Es así que en el mundo de lo blanco, todos quieren
ser poderosos y rentables, entonces se inicia un largo peregrinaje para
convertirse en negro. Imitación le llaman en este mundo. Ese proceso
culmina cuando en el reino de lo blanco, ya todos se han convertido en
negro. Aquel sólido y admirado puntito negro ya no se distingue entre sus
pares. Entonces, como decía el filósofo, la historia vuelve a repetirse y un
osado visionario descubrirá que la forma de destacarse en este mundo es
convertirse en un puntito blanco. Esta historia se repite infinitamente. Así
es el mundo empresarial. Pero como de encontrar la diferencia se trata,
nuestra tarea en este libro será dedicarnos a descubrir puntitos en lugar de
llenar el reino del mismo color.

21

Después de esta breve digresión filosófica vamos a empezar a formularnos
las preguntas que debemos responder en este trabajo. ¿Es el boca a boca
la principal herramienta publicitaria? ¿Trabajan las agencias de publicidad
teniendo en cuenta el boca a boca? ¿Qué sucede con las herramientas
tradicionales? ¿Por qué conservan su sitial de privilegio? ¿Podemos hacer
algo para promover el boca a boca? ¿Qué necesitamos para hacerlo?
¿Cómo podemos multiplicar las ventas?
¿De qué habla la gente?
Aunque les parezca mentira, pensé mucho antes de escribir este subtítulo.
Puede sonar demasiado pretencioso incluir en este breve ensayo todas las
cosas de las cuales habla la gente. Tranquilos. Esa no es la intención. Pero
sí trataremos de descubrir algunas líneas generales de los temas comunes
de las personas.
Sin pretender convertir este trabajo en un ensayo sociológico, comprender
de qué habla la gente es muy relevante para entender como podemos
incidir en esas conversaciones. Sin duda, las personas hablan de todo un
poco. Hablan de su vida, de su trabajo, hablan de amor, de fútbol, de
asados, y de otras cosas con las cuales llenan sus vidas. Pero también
hablan de perfumes, de ropa, de libros, de películas, de restaurantes, de
programas de TV, de su notebook, de su palm, de su celular y de un millón
de cosas más. Lo interesante de este segundo grupo de “temas” es que
todos ellos son comercializables y tienen empresas detrás deseosas de
multiplicar

las

ventas.

Estas

empresas,

realizan

un

sinnúmero

de

actividades con un solo objetivo: aumentar las ventas. Independientemente
del área de la organización a la que estemos apuntando, toda estructura

22

apunta sin dudas a generar ventas. A modo de ejemplo, algunas áreas
presumiblemente lejanas al mostrador también apuntan a promover
ventas. El área de Administración busca tener la información ordenada para
que puedan aumentar las ventas. El área de Recursos Humanos busca
reclutar a las personas adecuadas y luego tenerlas motivadas para poder
generar ventas. Los cadetes buscan hacer todo el trabajo operativo
eficientemente para que la empresa pueda orientarse a generar ventas.
Disculpen la repetición del términos ventas, pero así es la vida empresarial.
Sin ventas no hay empresa.
Volviendo

a

los

temas

de

conversación,

la

empresa

hace

muchas

actividades (internas y externas) para promover ventas, pero muy pocas
están enfocadas a promover el boca a boca. Sin embargo, las mayores
victorias empresariales suelen darse cuando las ventas se multiplican,
justamente, por el boca a boca. Independientemente de cual haya sido el
mecanismo de comunicación elegido, las ventas sólo se multiplicarán
cuando el boca a boca, con su bajo perfil, haya realizado su noble tarea.

Las mayores victorias empresariales suelen darse cuando
las ventas se multiplican, justamente, por el boca a boca.
Más allá de los temas de los que habla la gente, hay un elemento
fundamental que debemos considerar a la hora de promover el boca a
boca. La gente habla con gente... de su más alta confianza. Las personas
tienden a encontrarse entre pares, eso es lo que está detrás del concepto
de amistad. Y los estudiantes se dan con estudiantes, mientras los
deportistas se dan con deportistas, las modelos con las modelos, los

23

abogados con los abogados y así sucesivamente con cuanta profesión y
oficio nos encontremos.
Desde el punto de vista sociológico las personas tienden a compartir mayor
cantidad de tiempo con aquellos con los cuales se sienten afines. Para los
marketineros esto nos provee de una gran ayuda: las personas nos
ayudarán

a

construir

la

segmentación

perfecta,

un

criterio

que

comentaremos y profundizaremos más adelante. Por ahora quédense con la
idea de la relevancia que tiene para las empresas que las personas hablen
con grupos de gente con intereses afines.

Las personas nos ayudarán a construir la segmentación perfecta.

La gente habla de las cosas que le hacen sentir bien (o muy mal) y sobre
todo, dedican su tiempo a transmitir experiencias a su entorno. Esa es la
esencia de la amistad: compartir. Pero aquí aparece uno de los elementos
más relevantes de ese proceso de transmisión que comentábamos antes.
Lo que se transmite no es una propuesta comercial, ni una cotización, ni un
argumento de ventas, ni un cierre exitoso, ni una pieza radial ni un spot
publicitario. Lo que se transmite es algo real y tangible vivido por una
persona de la más absoluta confianza. Y a esa transmisión la denominamos
experiencia, algo que no puede replicar ni la más afinada de las campañas
publicitarias tradicionales.

24

La teoría publicitaria a mostrado una notable evolución en las últimas
décadas. Hace años que se dejó de hablar del producto y comenzó a
centrarse en quienes consumen tales productos. Brillante evolución, ya que
los consumidores son los verdaderos soberanos. Pero esto es bueno hasta
que todos empiezan a hacer lo mismo, como el Ying Yang. Sin embargo,
centrarse en los consumidores hizo que los publicitarios encontraran una
especie de llave maestra que les permitió marcar diferencia en la
comunicación con sus predecesores. Dentro de esa búsqueda incesante por
romper las barreras perceptivas del consumidor, haberse centrado en la
transmisión de experiencias pareció ser una legítima verdad rebelada. Pues
bien, la pregunta es cómo transmitir experiencias que puedan ser reales,
tangibles

y

lo

suficientemente

creíbles

a

través

de

los

formatos

tradicionales de comunicación (TV, radio, prensa, vía pública)La tarea no
fue sencilla, pero sin duda se lograron avances con respecto a la publicidad
centrada en el producto.

En el boca a boca la experiencia la transmite
una persona real y desinteresada.
Lógicamente, a pesar de todos los esfuerzos, sería una quimera poder
replicar el enorme poder transmisor de un amigo, un hermano o una novia.
El grado de credibilidad de un amigo, por poco confiables que sea, será
superior siempre al mejor de los mensajes publicitarios. La razón es simple,
la experiencia es real y transmitida por una persona desinteresada. Los
amigos no nos venden, simplemente nos aconsejan tratando de vernos
bien.

25

Las empresas, por más que tengan la mejor de las intenciones, venden, y
esto es siempre percibido por el consumidor. Que el consumidor acepte la
propuesta comercial y termine adquiriendo tal o cual producto, es otra
historia. Pero las experiencias reales sólo pueden transmitirse por personas
reales.
Las empresas pueden transmitir información, pero la confirmación sólo
puede provenir de nuestras personas cercanas. De más esta decir que el
peso de la confirmación en la decisión de compra es muy superior al de la
información, quien cumple un papel bastante reducido en dicho proceso.

Las tres etapas del marketing
Lejos está aquel 1960 donde un artículo revelador hizo alusión a las 4 P del
Marketing (Producto, Precio, Promoción y Plaza)Éste artículo revolucionó la
manera de analizar y gerenciar los negocios en los siguientes 30 años, por
lo menos. Esas cuatro dimensiones, con distintos nombres, fueron
aggiornando la teoría a través del tiempo. En los hechos, hoy en día, cuesta
mucho hacer un análisis serio si no repasamos el accionar comercial a
través de la óptica de estos cuatro lentes. Pero esta visión, fue válida para
un tiempo donde poco se hacía. Nuevamente, como en el Ying Yang, el
puntito de otro color marcó diferencias frente a quienes apostaron a seguir
siendo más de lo mismo. Una vaquita púrpura o, en el país de los ciegos, el
tuerto es rey. Todas metáforas de una misma realidad.

26

Esa realidad creada en la segunda mitad del siglo veinte, colocaba el cetro
de rey al producto. Veníamos de etapas donde los equipos de ventas habían
marcado reales diferencia y esto no bastó. Ahora el marketing de productos
hacía su triunfal irrupción. Y el paradigma era que el producto era el
soberano y, como en una monarquía, todo debía centrarse en él. Las 4 P se
crean y empiezan a proteger al soberano. La política de producto se orientó
a generar mecanismos para su investigación y desarrollo, para desarrollar
packings atractivos, para comenzar a darle valor a las marcas (el gran
intangible del tangible producto), armar sólidas carteras de productos con
el objetivo de darle mayor rentabilidad a los negocios (poniendo los huevos
en distintas canastas) En fin, esta primer P vistió al descuidado producto de
la primer mitad de siglo.
Pero no fue la única cortesana, la P de Precio apuntó a brindar el precio
adecuado para cada uno de los productos. Ya nada quedaba librado al azar,
y los precios serían fijados con una milimétrica escala que contemplara a
los costos, los consumidores y la competencia.
El producto fue flanqueado por las modernas políticas de distribución bajo
el amparo de la intraducible P de Plaza. En el mundo moderno, la logística
empresarial se convirtió en la verdadera vedette de muchos modelos de
negocios. El advenimiento de las grandes superficies comerciales no hace
más que refrendar el peso que tuvo esta P en el desarrollo del marketing.
Nada puede ser comparable con la notable tarea que realizó la P de
Promoción. La proliferación de medios hizo que está dimensión adquiriera
enorme protagonismo, tanto que llegó a confundírsela con la propia
disciplina del marketing.

27

El soberano era el producto y todas las P se preocupaban obsesivamente de
darle todo el apoyo a su rey.
Ese fue la primer etapa del marketing, donde lo único relevante eran las
transacciones, y donde él éxito se medía exclusivamente cuando una venta
se concretaba. En un mundo donde la oferta era aún muy inferior a la
demanda, todo producto fabricado era sinónimo de producto vendido. Quizá
aquel economista Jean Baptiste Say haya encontrado un gran argumento
para sostener su débil teoría de que toda oferta genera su propia demanda.
Quizá le hubiera servido para prolongarla, pero terminaría cayendo por su
propio peso como tantas otras.

En un mundo donde la oferta era muy inferior
a la demanda, todo producto fabricado
era sinónimo de producto vendido.

Este primer paradigma que centraba al producto y a las transacciones cayó
cuando exitosas empresas empezaron a darse cuenta que no podían
sostener, ni una segunda vez, aquella primera gran venta exitosa. Vender
una vez ya no alcanzaba. La oferta ya no era tan superior a la demanda. La
competencia cada vez se hacía más feroz.
El segundo paradigma empieza a sonar fuerte a fines de los 80, donde el
paradigma tradicional estaba hecho añicos. En esta segunda etapa, que aún
hoy predomina, el producto dejó su trono y se lo cedió al nuevo rey: el
consumidor. Quizá esto nos resulte más familiar pero no siempre fue así,

28

no siempre el consumidor fue el centro de la actividad marketinera.
Aquellos que lograron ver más allá del árbol, y divisaron que sólo
centrándose en los consumidores se ponían tener resultados sustentables
en el tiempo, fueron las empresas que alcanzaron el éxito.
Esta segunda etapa marcó el comienzo del llamado marketing relacional o
marketing uno a uno. Ya no importaba la serie de transacciones inconexas
entre sí, sino las relaciones entre empresa y clientes. Aquellos clientes que
repitieran la experiencia con nuestros distintos productos reducirían el
riesgo de una nueva compra y consumirían más la próxima vez. Siempre
resulta más barato venderle algo a un cliente actual que salir a captar
nuevos clientes. Todas las actividades que haga la empresa por retener
clientes actuales redundarán en mayor rentabilidad en el futuro. El objetivo
es, entonces, tratar de prolongar en el tiempo las relaciones con los clientes
de forma de mejorar las ventas de la empresa.
Este segundo paradigma es el que reina hoy en día. Las empresas hacen
importantes esfuerzos en conocer al detalle cada una de las actividades que
realizan sus clientes. Los sistemas de fidelización de los supermercados son
un fiel reflejo de lo que se intenta obtener a través del marketing
relacional.

Ya

dejó

de

tener

importancia

la

mera

acumulación

de

información socio demográfica de cada cliente, de lo que se trata ahora es
de acumular información referida al historial de ventas de cada cliente y
poder poner a trabajar toda la inteligencia aplicada a reconocer las
oportunidades.

Los grandes conglomerados ya disponen de información

precisa que les permite poder conocer y anticipar el comportamiento de
compra de cada consumidor. A pesar de todo lo anterior, muchas empresas
se encuentran aun en pañales en la utilización de estas herramientas. No

29

por su no-aplicación, sino por falta de una filosofía adecuada que se
enfoque al nuevo paradigma: lo único importante son las relaciones y no
las transacciones.
El marketing de tercera generación es el que coloca en primer plano a las
relaciones, pero de los clientes con los clientes. Aquí la empresa desaparece
de su histórico papel activo en la comunicación. La idea ya la esbozamos
brevemente y nos dedicaremos a ella en profundidad en el resto del libro.
De más está decir que las empresas no se plantean, filosóficamente,
difundir sus productos pensando directamente en el boca a boca y de ahí
las razones de muchos fracasos prematuros.

Del marketing de interrupción al marketing del permiso
Godin fue de los primeros gurús del marketing en dar sentencia de muerte
al marketing tradicional. De alguna manera, definió el pasaje entre
paradigmas como una evolución que terminó por extinguir al marketing de
interrupción y dar nacimiento al marketing del permiso.
El marketing de interrupción es aquel que se orienta directamente al
consumidor con la idea de venderle algo. Sin ocultar sus intenciones, el
marketing tradicional “interrumpe” al consumidor en sus quehaceres para
ofrecerles productos o servicios. El consumidor acepta algunas veces esa
intromisión, pero de inmediato baja la cortina y coloca un sensor en la
puerta. Ya no será tan fácil convencerlo.

30

En la nueva era, el marketinero debe ganarse respeto y empezar a pedir
permiso para que el consumidor preste algo de su valioso tiempo. El
siguiente ejemplo ilustra qué estrategia usa una experiente vendedora para
vender varias temporadas de vacaciones a una familia:
“Kates interrumpe para pedir permiso y enviar un DVD utilizando un
pequeño aviso en un mailing, usa una animación para conseguir el permiso
de visitar al cliente; usa la visita para conseguir el permiso para vender una
temporada de vacaciones y usa la temporada para vender seis más”2
Este es un claro ejemplo de vendedor a través del permiso. Es un vendedor
paciente que utiliza cada espacio abierto por el cliente para dar un paso
más. En la paciencia radica su fortaleza. Lo que está detrás de esta idea es
que sin confianza no hay ventas. El permiso va facilitando la frecuencia y va
dejando de lado la idea vendedora por la idea asesora y consejera.
La tercera generación del marketing se basa en el permiso suministrado por
cada persona a sus pares de confianza. Allí radica la tan mentada
multiplicación de las ventas con la que titulamos el libro.

2

Godin, Seth, El marketing del permiso, Granica

31

¿Qué es el marketing boca a boca?
Es ayudar a que un proceso natural como son las conversaciones entre
personas pueda contener algunos aspectos que puedan beneficiar a la
empresa que está realizando la campaña. En definitiva, es darle a la gente
una historia interesante para contar.

El marketing boca a boca se basa en darle a la gente una historia
interesante para contar.

El poder del boca a boca
Habitualmente diferenciamos el boca a boca de lo que se denomina rumor o
buzz marketing, ya que el marketing boca a boca puede ser diseñado por
una empresa. Desde que formalizamos nuestra propuesta hemos tenido la
oportunidad de ejercitarnos trabajando la herramienta con empresas del
medio. Los resultados han sido más que óptimos. También tuvimos la
oportunidad de realizar un relevamiento de los medios que definen la
acción de compra y adivinen qué: el boca a boca es el primero de los
medios medidos en efectividad.
Mientras la publicidad tradicional apunta a generar lealtades y vínculos a
largo plazo, el boca a boca va directamente orientado a la acción de
consumo. Esta es la razón por la cual se genera un efecto multiplicador en
las ventas. ¿Cuál es la razón por la cual las agencias no utilizan estos
mecanismos? Hay por lo menos dos motivos: el primero, que desconocen

32

las herramientas a utilizar para iniciar un plan y, segundo, desconocen la
efectividad de la herramienta. La segunda interrogante ha sido más que
demostrada en los años que llevamos en este mundo. La primera debe ser
desarrollada formando consultores capaces de especializarse en esta área.
El marketing boca a boca está teniendo furor en otras latitudes, su
implementación es sencilla y radicalmente menos onerosa que otras
herramientas publicitarias. Varios sectores de distintas industrias han
apostado de lleno al boca a boca; basta pensar en el sector farmacéutico, el
mercado editorial, el mercado gastronómico, los sitios de internet, etc.
Piense, seguro se le ocurrirán centenas de ejemplos donde el boca a boca
reina.

Mientras la publicidad tradicional apunta generar vínculos a largo plazo,
el boca a boca está orientado decididamente a la acción de consumo.

Una fuente independiente de información
Una de las principales fortalezas del boca a boca es que es una fuente de
información independiente. No hay una empresa que esté ostensiblemente
participando en el proceso de comunicación, sino que lo único que aparece
es el comentario o recomendación bien intencionado de una persona de
confianza. Esa es la gran diferencia y la que logra vencer las barreras
infranqueables

que

muchas

veces

tradicional.

33

tiene

que

sortear

la

publicidad

En todo el proceso de planificación se debe dar especial importancia a las
fuentes de información independientes. ¿Quiénes son? Simple. La idea es
que

queda

muy

“evidente”

que

la

empresa

está

promocionando

determinado producto porque obtiene beneficios directos al hacerlo. Y esto
los consumidores lo saben. Salvo que la empresa tenga un prestigio tal que
le permita hacer recomendaciones como si fuese un agente independiente,
en la mayoría de los casos le es muy difícil despojarse de las vestiduras de
la subjetividad. Entonces hay que hacer que la empresa brinde la
información, para que luego el consumidor “escuche” la confirmación a
través de personas de su mayor confianza. Y no se trata de un mecanismo
publicitario más donde se paga a personas para que difundan las bondades
del producto. ¡No! El “recomendador” tiene que haber probado el producto,
tiene que haber verificado su eficacia y tiene, por propia voluntad, que
hacer conocer su posición favorable. Y no hay nada de mágico en esto,
como veremos más adelante, hay muchas personas que están ávidas de
hacer conocer sus opiniones y demostrar una vez más que el mote de
“confiable” tiene su justificación.
¿En qué se diferencia el boca a boca del rumor?
Sin duda que existe un boca a boca natural, por lo menos desde que el
hombre es hombre y utiliza su voz para comunicarse. El rumor es un
pariente muy lejano del boca a boca, simplemente comparten el canal de
comunicación (la voz humana) para funcionar. Tanto como el boca a boca,
el rumor es un mecanismo natural inherente al ser humano. Las personas
se hacen eco rápidamente de historias o hechos que le llaman su atención y
tienen la necesidad de compartirlos con otros.

34

Sin embargo, a los efectos de este trabajo, vamos a diferenciar el boca a
boca del rumor en algunas dimensiones. Mientras el rumor tiene un origen
desconocido, el boca a boca es normalmente iniciado por las empresas que
realizan estrategias para que su producto pueda, efectivamente, ser
comentado. El objetivo del rumor es generalmente negativo, busca destruir
o desprestigiar a algo o a alguien. Normalmente hay una cuota importante
de mala intención en quien hace correr la voz mediante un rumor. El boca a
boca, en cambio, cuando es orientado desde la empresa, pretende construir
una marca o producto o reforzar su presencia cuando este producto ya se
encuentra en el mercado. El rumor no tiene un foco específico, ya que
pierde muchas veces su destino inicial. El boca a boca, tiene un enfoque
mucho más definido, ya que por lo menos tiene una planificación detrás. Si
bien es casi imposible poder controlar procesos sociales, siempre será
mejor planificar que dejar todo librado al azar.
El boca a boca se desliza rápidamente cuando la red de contactos está
debidamente aceitada. El rumor es absolutamente inorgánico y anárquico,
no respeta esas redes y suele morir cuando un eslabón decide cortar con él.
En algo si coinciden plenamente: ambos disponen de un factor gancho que
se dispara y crece en forma exponencial. Este factor, o ideavirus3 como le
llama Seth Godin, es el elemento fundamental que debe tener cualquier
campaña de boca a boca. Más adelante nos referiremos en profundidad a la
creación de ideavirus en un capítulo particular dedicado a esta herramienta.

3

Godin, Seth, Unleashing the ideavirus,Do you zoom, 2000 (Edición digital)

35

Rumor
Origen
Objetivos
Protagonista
Eficacia

Boca a Boca

Desconocido
Conocido
Destruir/desprestigiar Construir/reforzar
Sin enfoque
Con enfoque

Estadística
Factor gancho Sí

Creación de redes


¿Qué está pasando con la publicidad?
Hace unos meses tuve ocasión de leer el último libro de Al Ries, donde
destaca el ascenso y caída de la publicidad tradicional, llevando a las
Relaciones Públicas a un nuevo reinado. Disfrutando de su lectura me
plantee si esto es realmente así y, en todo caso, si la nueva reina son
específicamente las RR.PP. Lo que sí queda claro, independientemente de
cual es el sustituto, es que la publicidad tradicional no está en plenitud
como en décadas pasadas. ¿Qué está pasando? Quizá la explicación se
encuentre en la breve historia de Seth Godin en la campiña francesa: la
publicidad dejó de ser una vaquita púrpura.
La historia reciente nos ha mostrado como la creatividad puede ser llevada
a límites insospechados. En efecto, en las últimas décadas hemos asistido a
un notable crecimiento de los soportes publicitarios. Hace unas décadas, las
posibilidades de comunicación estaban limitadas a unos pocos medios
tradicionales (TV, radio, prensa) Los 90 fue la década de la proliferación de
medios, apareciendo distintos soportes publicitarios. La vía pública se
inundó de estímulos publicitarios, ya no existe ni una carretera ni un

36

camino vecinal que no tenga una gigantografía en su escena. Carteles,
paletas, refugios y otros tantos medios, fueron inundando las ciudades.
Pero todavía hay más.
Se multiplicaron las emisoras de radio, apareció la TV cable e internet
sorprendió al mundo haciéndolo tan pequeño como un pañuelo. Y entonces
la proliferación precedió a la saturación. Ya no resultaba tan fácil poder
encontrar un número relevante de consumidores dispuestos a prestar
atención a cada pauta. La audiencia se empezó a fragmentar, había que
hilar muy fino para poder llegar eficientemente al target o público objetivo.
Así nacieron las centrales de medios, que más allá de negocios grandes
compras de segundos o centímetros, se encargaron de poner la lupa para
que la inversión publicitaria pudiera llegar realmente al público que el
anunciante se había fijado.
Esta acumulación hizo que los estímulos publicitarios se multiplicaran en la
mente del consumidor, llegando al millar según algunos estudios al
respecto. De esos mil impactos publicitarios, menos de 3 terminan
despertando levemente nuestra atención. Novecientos noventa y siete
navegan en el río del fracaso, detenidos por una especie de piquete, de
bloqueo del consumidor. El consumidor se volvió sumamente incrédulo, y
en muchos casos comenzó a rechazar de plano cualquier tipo de propuesta
publicitaria.
Los consumidores se armaron de una especie de caparazón que repele casi
todos los estímulos publicitarios salvo algunos, que logran superar esa
barrera. Nótese que decimos que el consumidor “le presta atención” a

37

algunos de esos impactos, de allí a que realmente genere ventas hay una
enorme brecha.
La publicidad tradicional se basa en la prueba y error. La clave parece ser
enviar la mayor cantidad de mensajes posibles y, por simple probabilidad,
algunos de los receptores cumplirán con los objetivos publicitarios. Es como
disparar con perdigones en lugar de usar mira telescópica. ¿Cómo puede
ser acertada una estrategia que tiene

más de un 90% de fracasos? El

bloqueo del consumidor es cada vez más indestructible.
¿Por qué siguen apuntando a la publicidad tradicional? Muchos comentan
que quizá haya una conveniencia de las Agencias al seguir proponiendo
medios tradicionales ya que sus honorarios se basan en la inversión, y los
costos de estos medios son notoriamente más altos que los de la publicidad
no tradicional. Escapa a los objetivos de este trabajo descubrir que
motivaciones ocultas están detrás de esta defensa a ultranza de los medios
tradicionales. Desde nuestro punto de vista, la clave la volvemos a
encontrar en la tan anhelada diferenciación. El boca a boca ofrece
respuestas

contundentes

para

quebrar

la

barrera

impuesta

por

el

consumidor. Si bien la publicidad tradicional genera boca a boca, éste es
sólo un efecto residual. El verdadero boca a boca sólo puede darse cuando
la filosofía imperante detrás de la comunicación está orientada, justamente,
a que la gente comente sus experiencias a sus pares. De otra manera,
seguiremos desaprovechando la potencialidad de esta herramienta.
Romper el bloqueo publicitario será el objetivo de los próximos capítulos
haciendo especial hincapié en las herramientas de marketing boca a boca
que podemos utilizar.

38

Si bien la publicidad tradicional genera boca a boca,
esto es tan solo un efecto residual.

¿Por qué el boca a boca vende?
En primer lugar, porque se percibe como independiente de la empresa. La
publicidad tradicional es transmitida por el anunciante. Más allá de la
habilidad que tenga la Agencia para “disimularlo” el consumidor tiene claro
que es el anunciante el que está detrás de la propuesta publicitaria. De ahí
a que el cliente acepte o no la propuesta hay un largo trecho, pero es
incuestionable que el consumidor conoce la procedencia del mensaje, y este
proviene de la empresa.
El boca a boca es independiente de la empresa y debe ser mantenido como
tal. Si la empresa muestra su presencia, la credibilidad del boca a boca
desaparecerá de inmediato. Y la credibilidad es uno de los principales
activos del marketing boca a boca. Es más, es una condición necesaria para
que el boca a boca pueda generarse. La participación de la empresa en un
proceso de difusión del boca a boca será sumamente negativa y anulará el
efecto

deseado.

Cuidemos

y

olvidemos

entonces

los

mecanismos

tradicionales de comunicación, en este nuevo paradigma el boca a boca
debe actuar solo, sin la tradicional ayuda del anunciante. Si bien la
empresa es la responsable de disparar y mantener en su cauce correcto al
boca a boca, debe permanecer lo más ajeno posible a su recorrida.

39

El boca a boca es creíble porque proviene
de una fuente independiente de información.

El boca a boca vende porque es espontáneo, no hay premeditación ni
acción de venta incluida. Por eso el boca a boca siempre fue y será la
principal herramienta publicitaria. Por eso incide directamente en las
ventas. Porque ningún individuo desconfía de la espontaneidad del mismo.
Ese es el segundo activo de la herramienta, la espontaneidad.
El boca a boca se basa en la experiencia y en la confianza. En la
experiencia de quienes han probado el producto y lo recomiendan. En la
confianza que una relación brinda a través del tiempo. Nuestros amigos son
los mejores vendedores del mundo, justamente, por que no intentan
vendernos nada. Simplemente aprovechan el permiso que da la confianza,
para poder transmitirnos la experiencia que vivieron con determinado
producto.
En último término, el boca a boca la da a los marketineros la segmentación
perfecta. Un segmento es un conjunto de consumidores relativamente
homogéneo de determinada categoría de productos. Detectar cuál es el
segmento adecuado para nuestro producto es una tarea muy difícil para los
que nos dedicamos a diseñar estrategias de marketing. Cada producto o
servicio genera sus propios segmentos de consumidores y los marketineros
deben detectar los mismos. ¿Qué nos brinda el boca a boca? La tan
anhelada segmentación perfecta. Nuestros mejores clientes, satisfechos con
nuestros productos, aprovecharan la confianza que les dan sus amigos para
poder transmitir la experiencia que vivieron con determinado producto. Ese

40

receptor (y potencialmente nuevo consumidor), seguramente responda a
los mismos patrones sociodemográficos y conductuales que el cliente
inicial. Este aspecto ayuda al marketinero a realizar efectivamente su tarea
y potencia la generación de boca a boca.

¿Qué no es boca a boca?
El boca a boca es un proceso sano y natural. De ninguna manera debe
interpretarse como una manipulación a las mentes de las personas. Tal
como la promoción de ventas estimula directamente las ventas, el
marketing boca a boca promueve temas de conversación para que la gente
tenga más cantidad de “moneda social”. Vale la aclaración porque la ética
en ésta área puede ser rozada por alguna especie de manipulación.
Las personas que promueven el boca a boca (esos clientes especiales que
identificaremos más adelante) no deben ser funcionarios encubiertos
contratados por nuestra empresa. Las personas deben obtener beneficios
naturales al difundir experiencias con los productos. La clave es que se
identifica a personas que ya están haciendo correr la voz, simplemente se
les da herramientas para encausar dicho proceso.
Hay algunas empresas multinacionales gigantes que están haciendo
justamente el anti boca a boca. Algo que roza la ética. Contratan a decenas
de miles de adolescentes que cumplen con los requisitos previos de ser
clientes especiales, y se les entregan nuevos productos para que estos,
artificialmente, se lo comenten a sus listas de contactos. Esto hace que las
ventas realmente aumenten, pero con una forma de actuar que nosotros no
compartimos. El boca a boca es un proceso natural y, guiado en buenos

41

términos,

multiplicará

las

ventas

de

casi

todos

los

productos

que

promuevan.
Otros caso aparente de falso boca a boca se encuentra en Argentina, en el
juicio que aún tienen pendiente dos gigantes de la industria de la bebida:
Coca-Cola y Danone.
El caso aún está en la justicia porque Coca-Cola acusa a Danone de iniciar
una campaña de marketing viral contra la marca Dasani. Muchos de Uds.
habrán escuchado que la bebida, tomada en exceso, tiene algunas
contraindicaciones. La denuncia radica en que la agencia de publicidad de
Danone decidió difundir esta versión en internet.
Más allá del juicio en sí, nosotros podemos emitir el nuestro. En primer
lugar, aquí se demuestra una vez más la relevancia que tiene el boca a
boca para potenciar una idea o producto. Dos gigantes del mundo
corporativo se debaten en torno a esta herramienta. Segundo, el boca a
boca puede ser utilizado muchas veces para desprestigiar. El boca a boca
negativo es mucho más potente que el positivo por un tema cultural. El
contenido del boca a boca negativo es, naturalmente, más atractivo que el
del positivo, tanto para el emisor como para el receptor.

42

Según la Word of Mouth Marketing Association4, boca a boca tampoco es:


Incluir a marketineros encubiertos en campañas.



Pagar a la gente para que divulgue un producto y no anunciar que
está pagando la compañía.



Usar identidades falsas en el mundo on line para promover un
producto.

4



Usar spam para hacer comentarios infundados sobre productos.



Enviar spam sin solicitar permiso previo.



Difundir información falsa.

Puedes conocer más en www.womma.org

43

Los cuatro elementos del marketing boca a boca
Realizar una campaña de marketing boca a boca no significa sentarse a
esperar que este comience por generación espontánea. Si bien esto sucede
desde que existe la humanidad, no es propósito de este trabajo dedicar
tantas páginas a la mera descripción de un hecho tan natural. Sí es nuestro
objetivo tratar de descubrir que está detrás del boca a boca natural para
poder descubrir cuales son las mejores maneras de potenciarlo y darle el
cauce adecuado. Esa es la diferencia entre lo que llamamos boca a boca
orgánico y amplificado. El primero es el espontáneo, mientras que el
segundo es el planificado.

44

Un buen producto o servicio
Pero bien, una campaña de marketing boca a boca debe iniciarse con algo.
En este caso, como en cualquier campaña de marketing, hay algo que no
puede faltar: un buen producto o servicio. Independientemente de que
muchos acusan al marketing de ser un generador de necesidades, nosotros
no somos tan concluyentes. Creemos que el marketing es una excelente
herramienta para potenciar buenos productos, al menos. Si no partimos de
esa base difícilmente logremos amplificar la demanda y hacer que se corra
la voz. Los milagros corresponden a otras disciplinas. El marketing es
efectivo cuando el producto tiene los estándares de calidad mínimos para
ser consumido. A partir de allí, el marketing puede dar mucho, pero sin esa
plataforma

de

lanzamiento

los

productos

estarán

inexorablemente

condenados a su extinción.
La empresa, antes de lanzar su campaña, debe preocuparse de que su
producto

cumpla

al

menos

con

las

expectativas

básicas

de

sus

consumidores. Si las supera, mejor aún, ya que el boca a boca tiene como
premisa que el producto sea superior a la media. Así se promueve el boca a
boca de manera orgánica. Si no es superior, el departamento de marketing
deberá esforzarse para encontrar los elementos que dispararán el boca a
boca.
El boca a boca es ideal cuando de servicios se trata. En el mundo de los
intangibles, la transmisión de experiencias es uno de los aspectos
esenciales para multiplicar las ventas. En nuestra consultora, salvo en
nuestros primeros pasos, casi todas las nuevas cuentas se generan por

45

referencias de nuestros clientes actuales (pueden ver un listado de ellos en
www.marketing.com.uy ) En nuestros registros, más del 90% de los nuevos
clientes provienen del boca a boca, mientras que el restante 10% proviene
de la web, de seminarios, actividades de capacitación y otras fuentes.
Seguramente esta historia se repita en otros rubros profesionales, como
abogados, contadores, escribanos, médicos, odontólogos, etc. El boca a
boca es la herramienta clásica de los profesionales universitarios o de los
principales oficios. Seguramente el electricista, el plomero, el carpintero y
el mecánico también gocen del beneficio del boca a boca para aumentar sus
ventas.
Si bien los servicios disponen de la ventaja natural de estar dominados por
experiencias, los productos también están entrando en esta norma. Hace
tiempo que dejamos de consumir por las características de un producto. O
acaso ¿por qué elegimos Mc Donald´s en lugar de un carrito a la hora de
degustar una hamburguesa? Si nos basáramos en características concretas
del producto, las diferencias serían mínimas, sin embargo, todos sabemos
que no lo son. ¿Por qué, en Uruguay al menos, la gente prefiere Coca-Cola
en lugar de Pepsi? Si fuera por el sabor, las diferencias no serían tan
abismales como las que reflejan la participación de mercado.

46

¿El marketing boca a boca es para todo producto o servicio?
El boca a boca tiene algunas limitaciones que es necesario señalar para
comprender todo el potencial que tiene la herramienta.
Es

indudable

que

hay

productos

que

no

generan

por



mismos

comentarios. A modo de ejemplo, difícilmente un caramelo genere un
efecto diseminador. También podemos agregar que si es el caramelo que
comen los de Star Wars el efecto puede ser muy distinto. Pero vayamos a
ejemplos que no admitan contrastación. Un clavo o tornillo nos vienen bien
para ejemplificar el caso. ¿Se imaginan a una persona comentando sobre
las bondades de un clavo? Difícil de creer. Aquí es donde se limita el
accionar de la herramienta. El producto (o servicio) debe ser innovador o
contener algo que lo sea, que invite a ser comentado.
Puede tratarse también un producto cuya complejidad tecnológica o alto
costo amerite una certera recomendación. Tal vez se trate de un producto
similar a muchos, pero aquí es donde el servicio debe hacer su labor:
genere una historia digna de ser contada. Por último, un elemento más de
las limitaciones que se pueden encontrar. El producto debe ser de consumo
público, es decir, tiene que ser “visto y conocido” por los miembros de
determinado grupo. Debe generar la oportunidad de ser comentado.
Seguramente sea más viable realizar una campaña de boca a boca con una
prenda exterior que con una marca de medias. Una campaña efectiva debe
considerar estos aspectos.

47

Muchos

estarán

repasando

mentalmente

casos

donde

hayan

vivido

experiencias de boca a boca y seguramente se vean desbordados de
ejemplos de boca a boca negativo. Esto es real y probablemente más
recordado

que

el

boca

a

boca

positivo.

Un

comentario

negativo

normalmente es originado por una mala experiencia con un producto y,
principalmente,

por

una

mal

experiencia

con

el

servicio.

Independientemente de que no existen formas puras, y todo producto tiene
algún componente de servicio y viceversa, es éste último el que tiene la
última palabra al momento de disparar algún tipo de comentario o
experiencia que se haya vivido. Tener un buen producto o servicio es
importante, aunque algunas veces el boca a boca se potencia aún más por
lo negativo. Aparentemente, esto sea algo negativo para la empresa,
aunque algunas veces podemos expresar que esto no es así.
Emanuel Rosen en su libro “The buzz on buzz” divide en tres categorías a
los productos que son influenciados por el boca a boca. Estas categorías
son: productos altamente determinados, parcialmente determinados y
generalmente inmunes.

48

Altamente determinados


Juguetes



Artículos deportivos



Películas



Medios



Entretenimiento



Moda

Parcialmente determinados


Finanzas



Hotelería



Electrónica



Cigarros



Automóviles



Farmacéuticos



Salud



Transporte



Alimentos y bebidas

Generalmente inmunes


Aceite



Combustibles



Trenes



Seguros



Energía

49


Documentos relacionados


Documento PDF curso de promocion de ventas
Documento PDF pdf comercializacion
Documento PDF ventas
Documento PDF catalogo horizontal ilovepdf compressed 1
Documento PDF enviar noticias articulos o notas de prensa y distribucion seo
Documento PDF marketing digital on line o 2 0


Palabras claves relacionadas