Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



La Busqueda final .pdf



Nombre del archivo original: La Busqueda final.pdf

Este documento en formato PDF 1.3 fue enviado en caja-pdf.es el 15/04/2015 a las 01:12, desde la dirección IP 181.134.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 10043 veces.
Tamaño del archivo: 2.2 MB (129 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


A menos que se indique lo contrario, todas las citas bíblicas fueron tomadas de: La Santa Biblia,
Revisión 1960, © Sociedades Bíblicas Unidas. Usada con permiso.

LA BÚSQUEDA FINAL
Rick Joyner
MorningStar Publications
16000 Lancaster Highway
Charlotte, NC 28277
1-800-542-0278
ISBN: 0-88368-489-6
Impreso en Estados Unidos de América
Derechos reservados © 1997 por Rick Joyner
Whitaker House
30 Hunt Valley Circle
New Kensington, PA 15068
Library of Congress Cataloging-in-Publication Data
Joyner, Rick, 1949[Final quest. Spanish]
La búsqueda final / Rick Joyner.
p.
cm.
ISBN 0-88368-489-6 (trade paper : alk. paper)
1. Armageddon—Miscellanea. I. Title.
BS649.A68J6818 1997
248.2'9—dc21

97-11903

Ninguna parte total o parcial de esta obra puede ser reproducida o transmitida de
cualquier forma o propósito mediante ningún sistema o método electrónico o
mecánico incluyendo el fotocopiado, la grabación o cualquier sistema de
recuperación y almacenamiento de información, sin consentimiento escrito del
editor.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 / 06 05 04 03 02 01 00 99 98 97

Ü

índice
Introducción
7
Paute I
Las h u e s t e s del infieuno
están
manchanóo
13
Paute II
EL monte santo
SS
Paute III
EL uetouno de Las águilas
49
Paute IV
EL tuono blanco
6$
Pante V
Los
uenceooues
ÍOI

Reconocimientos

Un agradecimiento especial al equipo editorial
por todo el fuerte trabajo y las largas horas que
hicieron posible este libro: Dianne Thomas,
Julie Joyner, Steve Thompson, Trisha Doran,
Becky Chaille, Terri Herrera y Felicia Hemphill.

INTRODUCCIÓN

A principios de 1995 el Señor me dio un sueño, el cual constituye el primero de varias experiencias proféticas que se enlazan entre
sí. Publiqué una versión condensada del primer sueño en el The
Morning Star Prophetic Bulletin (Boletín profético la estrella de la
mañana), y en The Morning Star Journal (Diario la estrella de la
mañana) bajo el título «The Hordes of Hell Are Marching» (Las
huestes del infierno están marchando). A medida que continué buscando al Señor con respecto a esta gran batalla espiritual que había
visto, tuve una serie de visiones y experiencias proféticas relacionadas a esto. Publiqué también versiones condensadas en The Morning Star Journal bajo el título «The Hordes of Hell Are Marching»,
en sus partes II y III.
Esta serie llegó a ser, probablemente, uno de los escritos más
populares que jamás hayamos publicado. Fuimos abrumados con
solicitudes para que las tres partes fuesen publicadas juntas en un
libro. Tomé la determinación de hacerlo y comencé añadiendo todo
aquello que había quedado fuera en las versiones condensadas. Sin
embargo, justo cuando estaba listo para entregar la publicación a
nuestro departamento editorial, tuve otra experiencia profética relacionada obviamente con esta visión, la cual contenía —tal como lo
presentía— la parte más importante de todas. Esta se incluye en
las Partes IV y V de este libro (algo de la Parte W fue publicada en
la Parte III en The Journal) Existe también una cantidad considerable de material inédito en las primeras partes de este libro.

7

LA BÚSQUEDA FINAL

Cómo recibí la visión
Una de las preguntas más comunes con respecto a la visión concierne al aspecto en cómo la recibí. Creo que esta es una pregunta
importante y por lo tanto intentaré responderla brevemente. Primeramente, debo explicar lo que quiero decir por «visiones» y experiencias «proféticas».
Las experiencias «proféticas», como las llamo, son numerosas y
diversas. Estas incluyen todas las formas primarias con las cuales
el Señor ha hablado a su pueblo en las Escrituras. Debido a que el
Señor es el mismo hoy tal como lo fue ayer, nunca ha dejado de relacionarse con su pueblo en las mismas formas, y estas experiencias continúan encontrándose a lo largo de la historia eclesiástica.
Como explicó el apóstol Pedro en el sermón registrado en Hechos 2,
los sueños, visiones y profecías son señales principales de los últimos días y del derramamiento del Espíritu Santo. Obviamente, a
medida que nos acercamos al final de estos tiempos, aquellas llegan
a ser manifestaciones cada vez más comunes en nuestros días.
Una de las razones por las cuales ahora se han vuelto más comunes es porque las necesitaremos para concluir nuestros propósitos en esos tiempos. Además es cierto que Satanás, quien desafortunadamente conoce las Escrituras mejor que muchos cristianos,
también comprende la importancia de la revelación profética en la
relación de Dios con su pueblo, y por eso él está derramando sus
propios dones falsos en gran medida a aquellos que le sirven. Sin
embargo, no existirían dones falsos si no hubiera una realidad genuina, así como no existen billetes falsos de tres dólares, porque no
hay un billete real por este valor.
Poco después de llegar a ser cristiano, en 1972, leí Hechos 2 y
comprendí que si este era el tiempo final sería importante entender
aquellas formas en las cuales el Señor nos estaría hablando. No
recuerdo haber orado inicialmente pidiendo estas experiencias,
pero comencé a tenerlas, y esto me dio aun más ímpetu para
comprenderlas.
Desde aquel entonces mi vida se movió por ciclos: unos fueron
saturados de experiencias muy frecuentes, mientras que otros
8

INTRODUCCIÓN
transcurrieron sin experimentar nada. Sin embargo, después de cada período sin experiencias, estas regresaban, ya fuera más poderosas o más frecuentes. Últimamente se han caracterizado por ambas
modalidades. A través de todo esto he aprendido mucho acerca de
los dones proféticos, de las experiencias y de las personas proféticas. Estos temas los trataré ampliamente en un libro que será publicado próximamente.
Hay muchos grados de revelación profética. Los iniciales incluyen «impresiones» proféticas. Estas revelaciones son genuinas y
pueden ser extraordinariamente específicas y precisas cuando son
interpretadas por quienes son experimentados y sensibles a ellas.
Sin embargo, es en este plano que nuestras «revelaciones» pueden
ser afectadas por nuestros propios sentimientos, prejuicios y doctrinas. Por lo tanto, he resuelto no usar expresiones como: «Así dice el
Señor», con ninguna revelación que viene de esta categoría.
Las visiones también pueden venir en categorías de impresiones. Son suaves y deben ser vistas con «los ojos de nuestro corazón». Estas, también pueden ser bastante específicas y precisas,
especialmente cuando se reciben o son interpretadas por los experimentados. Mientras más abiertos sean los ojos de nuestros corazones, como Pablo oraba en Efesios 1:18, más poderosas y útiles
podrán ser.
El próximo grado de revelación es un sentido consciente de la
presencia del Señor o de la unción de su Espíritu Santo, quien ilumina de forma especial a nuestra mente. Con frecuencia esto llega
mientras estoy hablando o escribiendo, lo que me da mucha más
confianza acerca de la importancia o precisión de lo que estoy diciendo. Creo que esto probablemente fue experimentado por los
apóstoles a medida que escribían las epístolas del Nuevo Testamento. Esto nos dará mayor confianza, pero aún es una etapa donde todavía podemos ser influenciados por nuestros prejuicios, doctrinas,
etc. Este es el motivo por el cual creo que en algunos aspectos Pablo
decía que él estaba dando su opinión, pero que creía tener el acuerdo del Espíritu del Señor. En general, se necesita mucha más humildad que dogmatismo cuando tratamos con lo profetice
«Las visiones abiertas» ocurren en un grado más alto que las
impresiones, y tienden a darnos mayor claridad de la que podamos
9

LA BÚSQUEDA FINAL

tener, aun cuando sintamos la presencia consciente del Señor, o la
unción. Las visiones abiertas son externas y se perciben con la claridad de una pantalla de cine. Debido a que no las podemos controlar, creo que hay menos posibilidades de mezcla en las revelaciones
que llegan de esta manera.
Otra etapa más alta de la experiencia profética es un trance, tal
fue lo que tuvo Pedro cuando fue instruido para ir a la casa de Cornelio y predicar el evangelio a los gentiles por primera vez, y como
el que tuvo Pablo cuando oró en el templo en Hechos 22. Los trances eran una experiencia común para los profetas bíblicos. Son como soñar despierto. En lugar de ver simplemente en «una pantalla»
como en una visión abierta, se siente como si se estuviera dentro de
la película, que en realidad se está allí de una forma muy extraña.
Los trances pueden oscilar desde aquellos que son más o menos leves, donde se es consciente del entorno físico —e incluso se puede
interactuar con él—, hasta aquellos en donde uno siente que literalmente está en el lugar de la visión. Esto parece ser lo que experimentó Ezequiel con frecuencia, y probablemente Juan cuando tuvo
las visiones registradas en el libro de Apocalipsis.
Todas las visiones contenidas en este libro se iniciaron con un
sueño. Algunas llegaron bajo un sentido muy intenso de la presencia
del Señor, pero la mayoría fueron sorprendentemente recibidas en
alguna etapa de trance. La mayor parte llegó al plano donde yo todavía estaba consciente de mi medio ambiente, e incluso podía interactuar con él, tal como responder al teléfono. Si estas eran interrumpidas, o las cosas llegaban a ser tan intensas que tenía que pararme y caminar, cuando volvía a sentarme retornaba inmediatamente al punto preciso que había dejado. En cierta ocasión la experiencia llegó a ser tan intensa que me levanté y me fui de la cabana,
en la montaña donde voy a buscar al Señor, y conduje el auto hasta
mi hogar. Después de haber transcurrido más de una semana, regresé y casi inmediatamente estaba justo donde había quedado.
Nunca he sabido cómo «encender» tales experiencias, pero casi
siempre he tenido la libertad de «apagarlas» según mi voluntad. En
dos ocasiones, grandes porciones de esta visión llegaron en momentos que consideré inoportunos, como cuando había ido a mi cabana
a realizar un trabajo importante, mientras confrontaba un plazo de
vencimiento. Dos de nuestras ediciones de The Journal estaban
10

INTRODUCCIÓN
algo retrasadas debido a esto y el último libro que publiqué hubiera
esperado terminarlo unos meses antes. ¡Pero el Señor no parece estar muy preocupado con nuestros plazos!
En el sueño y en los trances, tuve lo que considero eran dones
de discernimiento y palabra de conocimiento que habían sido magnificados grandemente. Algunas veces, cuando miro a una persona
u oro por una iglesia o ministerio, comienzo a saber cosas acerca de
ellos de las cuales no tengo ningún conocimiento natural. Durante
las experiencias proféticas estos dones operan a un grado que nunca he experimentado personalmente en «la vida real». Es decir, en
esta visión puedo ver la división de las huestes del mal y conocer
todas sus estrategias y capacidades al instante. No sé cómo vino a
mí este conocimiento; simplemente sabía las cosas y con gran detalle. En algunos casos miraba algo o a alguien y conocía su pasado,
presente y futuro; todo a la vez. Para ahorrar tiempo y espacio en
este libro, he incluido este conocimiento simplemente como un hecho sin entrar en explicación de cómo lo obtuve.

La utilización de revelaciones proféticas
Debo afirmar enfáticamente que creo que ningún tipo de revelación profética existe con el propósito de establecer doctrina. Para
ello tenemos la Escritura.
Existen dos usos básicos para lo profético. El primero es para
revelar la voluntad estratégica, presente o futura, del Señor en
ciertos asuntos. De esto tenemos ejemplo en el sueño de Pablo de ir
a Macedonia, y el trance por el cual se le dijo que se fuera inmediatamente de Jerusalén. También tenemos ejemplos en el ministerio
de Agabo. Uno de estos está relacionado con una hambruna que
vendría sobre todo, el mundo, y la otra tiene que ver con la visita de
Pablo a Jerusalén.
También vemos que dichas revelaciones son dadas para iluminar la doctrina que se enseña en la Escritura y que no se percibe
con claridad. El ejemplo del trance de Pedro es uno que iluminó tanto la voluntad del Señor como la sana enseñanza bíblica de la Escritura, dada con mucha claridad (que los gentiles podían recibir el
evangelio), pero que aún no había sido comprendido por la iglesia.
11

LA BÚSQUEDA FINAL

Las visiones en este libro contienen algunas revelaciones estratégicas y también iluminaron algunas doctrinas bíblicas que yo, honestamente, no había visto antes, pero que ahora veo con mucha
claridad. Sin embargo, la mayor parte de la doctrina que fue iluminada para mí en estas experiencias la había conocido y enseñado
durante años, aunque no puedo decir que las había vivido muy
bien. Muchas veces pensé acerca de la advertencia que Pablo dio a
Timoteo, acerca de poner atención a sus propias enseñanzas. Muchas de las palabras habladas a mí mismo en estas experiencias, yo
mismo las he enseñado muchas veces. Sé que he fracasado en practicar algunas de mis propias enseñanzas de la forma que debería
hacerlo y, por lo tanto, muchas de estas las acepté como amonestaciones personales. Aun así, también sentía que eran mensajes generales y los he incluido aquí.
Algunos me motivaron a escribir esto como una alegoría, en tercera persona, como ocurre en El progreso del peregrino, pero decidí
no hacerlo de esa forma por varias razones. Primero, siento que algunos lo habrían tomado como resultado de mi propia creatividad,
lo cual hubiese sido un error. Me gustaría ser así de creativo, pero
no lo soy. Otra razón era que sentía que podía ser más preciso si lo
relataba tal como lo había recibido e hice lo mejor que pude para
transmitir estas experiencias de la misma forma que fueron recibidas. Sin embargo, considero que mi memoria con respecto a los detalles es una de mis grandes debilidades. En algunos momentos he
cuestionado mi memoria con respecto a algunas cosas en esta visión y creo que usted debe tener por lo tanto la libertad de hacer lo
mismo. Creo que esto es correcto con cualquier tipo de mensaje como este. Solo las Escrituras merecen ser consideradas infalibles.
Mientras lee, oro pidiendo que el Espíritu Santo lo conduzca a la
verdad y que separe cualquier desperdicio que pueda estar presente entre el trigo.

Rick Joyner

PARTE I

Las h u e s t e s óel ínfíenrio
manchando

El ejército demoníaco era tan grande que se extendía tan lejos
como podía ver. Estaba separado en divisiones, cada una cargando
una bandera diferente. Las divisiones más cercanas marchaban bajo la bandera del Orgullo, la Justicia Propia, la Respetabilidad, la
Ambición Egocéntrica, el Juicio Injusto y los Celos. Existían muchas de estas divisiones malvadas más allá del alcance de mi visión, pero aquellas en la vanguardia de esta terrible hueste del infierno parecían ser las más poderosas. El líder del ejército era el
mismo Acusador de los hermanos.
Las armas que llevaba este ejército también fueron nombradas.
Las espadas se llamaban Intimidación, las lanzas Deslealtad y las
flechas Acusación, Chisme, Mentira y Búsqueda de Faltas. Algunos
centinelas y compañías más pequeñas de demonios, con nombres
tales como Rechazo, Amargura, Impaciencia, Falta de Perdón y Lujuria, fueron enviadas adelante de este ejército para preparar el
ataque principal.
Las compañías más pequeñas y los centinelas eran menores en
número, pero no por ello menos poderosas que algunas de las divisiones grandes que los seguían. Eran más pequeñas solo por motivos estratégicos. Así como Juan el Bautista era un hombre solo, pero le fue dada una unción extraordinaria para bautizar a multitudes y prepararlas para el Señor, a estas compañías demoníacas
más pequeñas se les dio un poder malévolo extraordinario para
«bautizar a las masas». Un solo demonio de amargura hubiera podido cultivar su veneno en multitudes de personas e incluso razas o
culturas enteras. Un demonio de lujuria podría apegarse a un solo
14

LAS H U E S T E S DEL I N F I E R N O ESTÁN MARCHANDO

actor, película o incluso publicidad y enviar lo que parecen ser descargas de basura eléctrica que pegan y «desensibilizan» a las grandes multitudes. Todo esto era para preparar el camino de la gran
hueste de maldad que seguiría.
Este ejército marchaba específicamente en contra de la Iglesia y
atacaba a todo aquel que podía. Yo sabía que estaba buscando un
derecho preferencial para ganar terreno en una movida futura por
parte de Dios, destinada a movilizar al pueblo para entrar a la
Iglesia.
La estrategia primaria de este ejército era la de causar división
en todas las escalas posibles de relaciones —iglesias unas con
otras, las congregaciones contra sus pastores, entre los esposos, hijos contra sus padres, e incluso niños entre sí. Los centinelas fueron
enviados para ubicarse en las entradas de las iglesias, de las familias o de los individuos, allí donde el Rechazo, Amargura, Lujuria,
etc. pudieran explotar y hacer rupturas mayores. Luego las siguientes divisiones se filtrarían a través de estas rupturas, para
vencer a sus víctimas por completo.
La parte más sorprendente de esta visión fue que este ejército
no estaba montado sobre caballos, ¡sino principalmente sobre cristianos! La mayoría de ellos estaban bien vestidos, eran respetables
y tenían la apariencia de ser refinados y educados, pero también
parecían representar casi todo camino de vida. Estas personas profesaban verdades cristianas para apaciguar sus conciencias, pero
vivían conforme a los poderes de la oscuridad. A medida que se ponían de acuerdo con aquellos poderes, los demonios asignados a
ellos crecían y dirigían más fácilmente sus acciones.
Muchos de estos creyentes eran anfitriones de más de un demonio, pero había uno que obviamente estaba al mando. La naturaleza del líder dictaminaba cuál división estaba entrando. Aunque todas las divisiones marchaban juntas, también parecía que al mismo
tiempo el ejército entero estaba al punto del caos. Por ejemplo, los
demonios del odio odiaban a los otros, tanto a los demonios como a
los cristianos. Los demonios de los celos estaban celosos unos de
otros. La única manera en que los líderes de esta multitud mantenían a los demonios alejados de las peleas entre ellos era enfocando
15

LA BÚSQUEDA FINAL

aquel odio, aquellos celos, etc. en contra de las personas sobre las
cuales cabalgaban. Sin embargo, estas personas con frecuencia terminaban peleando. Supe que de esta manera algunos de los ejércitos que habían estado en contra de Israel en las Escrituras, se habían destruido a sí mismos. Cuando su propósito en contra de Israel se había frustrado, su ira llegó a ser incontrolable y simplemente comenzaron a pelear unos contra otros.
Observé que los demonios estaban montando encima de los cristianos, pero no estaban dentro de ellos, como en el caso de los no
cristianos. Era obvio que estos creyentes solo debían dejar de estar
de acuerdo con los demonios para poderse liberar de ellos. Por
ejemplo, si el cristiano sobre el cual un demonio de celos estaba
montado, comenzaba a cuestionarlo, este se debilitaba muy rápidamente. Cuando esto sucedía, el demonio que se estaba debilitando
gritaba y el líder de división dirigía a todos los demonios en torno al
cristiano para atacarlo, hasta que la amargura, etc. se acumulara
en él nuevamente. Si esto no funcionaba, los demonios comenzaban
a citar porciones de la Escritura y la tergiversaban, de tal manera
que se justificara la amargura, las acusaciones, etc.
Era claro que el poder de los demonios estaba arraigado casi
completamente en el poder de la decepción, sin embargo habían engañado a estos cristianos hasta el punto en que los podían usar y
hacerlos creer que estaban siendo usados por Dios. Esto se debía a
que los estandartes de Autojusticia estaban siendo cargados por la
mayoría de los individuos, de manera que aquellos que marchaban
no podían siquiera ver las banderas que marcaban la verdadera naturaleza de estas divisiones.
Cuando miré a lo lejos, al fondo de este ejército vi el séquito del
mismo Acusador. Comencé a comprender su estrategia y estaba
sorprendido de que fuera tan simple. Él sabía que una casa dividida no podía permanecer firme, y este ejército representaba un intento de traer tal división a la Iglesia, que ella podía caer por completo de la gracia. Aparentemente, que la única forma en que él podía hacer esto era usando a los cristianos para guerrear en contra
de sus propios hermanos, y este es el motivo por el cual casi todos
en las divisiones frontales eran cristianos, o por lo menos profesaban serlo. Cada paso que estos creyentes engañados tomaban en
16

LAS H U E S T E S DEL I N F I E R N O ESTÁN MARCHANDO

obediencia al Acusador, fortalecía el poder de este sobre aquellos.
Esto hacía que su confianza y la de todos sus comandantes creciera
con el progreso del ejército a medida que este marchaba. Era evidente que el poder de este ejército dependía de que los cristianos
estuviesen de acuerdo con los métodos del mal.

Los prisioneros
Siguiendo tras las primeras divisiones estaba una multitud de
cristianos, quienes eran prisioneros del ejército. Todos ellos estaban
heridos y eran vigilados por pequeños demonios del temor. Parecía
que había más prisioneros que demonios en el ejército. Sorprendentemente, estos prisioneros tenían sus lanzas y sus escudos, pero no
los usaban. Era impresionante ver que muchos eran mantenidos
cautivos por unos pocos y pequeños demonios de temor muy pequeños y escasos. Si los cristianos solo hubieran usado sus armas, fácilmente hubiesen podido librarse y, probablemente, hacerle daño a la
hueste entera del mal. Por el contrario, marchaban sumisos.
Encima de los prisioneros, el cielo estaba negro de buitres, llamados Depresión. Ocasionalmente estos aterrizaban sobre los hombros del prisionero y vomitaban sobre él. El vómito era Condenación. Cuando el vómito caía sobre un prisionero este se ponía de pie
y marchaba un poco más recto por un tiempo; luego se doblaba con
mayor debilidad que antes. Nuevamente, me preguntaba por qué
los prisioneros no mataban a estos buitres con sus lanzas, lo cual
hubieran podido hacer fácilmente.
Ocasionalmente, los prisioneros más débiles tropezaban y
caían. Tan pronto golpeaban el piso, los otros prisioneros comenzaban a enterrarles sus espadas y al mismo tiempo los despreciaban.
Los buitres venían y comenzaban a devorar a aquellos que habían
caído, incluso antes que estuviesen muertos. Los demás prisioneros
cristianos se paraban a su lado mirando esto con aprobación y punzando ocasionalmente con sus espadas a los caídos.
A media que observaba me di cuenta que estos prisioneros
pensaban que el vómito de la condenación era verdad de Dios. ¡Luego comprendí que los prisioneros realmente creían que estaban
17

LA BÚSQUEDA FINAL

marchando en el ejército de Dios! Este es el motivo por el cual no
mataban a los pequeños demonios de temor, ni a los buitres; ¡pensaban que estos eran mensajeros de Dios! La oscuridad de la nube
ocasionada por los buitres tornaba difícil que los prisioneros vieran
que estaban aceptando ingenuamente todo lo que les sucedía, como
si viniese del Señor. Creían que aquellos que se tropezaban estaban
bajo el juicio de Dios, motivo por el cual los atacaban así. ¡Creían
estar ayudando a Dios!
El único alimento provisto para estos prisioneros era el vómito
de los buitres. Aquellos que se rehusaban a comerlo simplemente se
debilitaban hasta caer. Los que lo comían eran fortalecidos durante
un tiempo, con la fortaleza del maligno. Luego se debilitaban, a menos que tomaran de las aguas de Amargura que continuamente se
les ofrecía. Después de tomar de las aguas amargas comenzaban a
vomitar sobre otros. Cuando uno de los prisioneros comenzó a hacer
esto, un demonio que estaba esperando por un recorrido se montó
sobre él y lo condujo hasta una de las divisiones delanteras.
Peor que el vómito de los buitres era una sustancia mucosa repugnante que los demonios orinaban y defecaban encima de los
cristianos sobre los cuales montaban. Esta sustancia mucosa era
Orgullo, Ambición Propia, etc., naturaleza que caracterizaba la división. Sin embargo, la sustancia mucosa hacía que los cristianos se
sintieran mucho mejor que la condenación que ya sentían, de manera que fácilmente creían que los demonios eran mensajeros de
Dios y estaban convencidos que esta sustancia mucosa era la unción del Espíritu Santo.
Me había sentido tan asqueado por el ejército malvado que quería morir. Luego la voz del Señor vino a mí diciendo: «Este es el comienzo del último ejército del enemigo. Este es el engaño final de
Satanás. Su último poder de destrucción se desencadena cuando
utiliza a los cristianos para atacarse unos a otros. A lo largo de la
historia él ha empleado este ejército, pero nunca ha podido utilizar
a tantos para sus propósitos malvados como lo está haciendo ahora.
No temas; yo también tengo un ejército. Debes ponerte de pie y luchar, porque no hay ningún lugar para esconderse de esta guerra.
Debes luchar por mi reino, por la verdad y por aquellos que han sido engañados.»
18

LAS H U E S T E S DEL I N F I E R N O ESTÁN MARCHANDO

La palabra del Señor fue tan motivadora que inmediatamente comencé a gritar llamando la atención de los prisioneros cristianos, diciéndoles que estaban siendo engañados, creyendo que me iban a escuchar. Cuando lo hice pareció que todo el ejército se volteó a mirarme, y el temor y la depresión que estaba sobre ellos comenzó a venir
en contra mía. Continué gritando porque pensé que los cristianos se
despertarían y se darían cuenta de lo que les estaba sucediendo, pero
por el contrario, muchos de ellos comenzaron a buscar sus flechas para dispararme. Los otros simplemente se detuvieron como si no supiesen qué hacer o pensar de mí. Supe entonces que había hecho esto
prematuramente y que había sido un error muy tonto.

Se inicia la batalla
Me di vuelta y vi el ejército del Señor de pie, detrás de mí. Había miles de soldados, sin embargo eran grandemente excedidos en
número por el enemigo. Estaba conmovido y desalentado, ya que
parecía que en realidad los cristianos utilizados por el malvado
eran muchos más que los que había en el ejército del Señor. También sabía que la batalla que se iba a iniciar, se percibiría como La
Gran Guerra Civil de los Cristianos, porque muy pocos comprenderían los poderes que estaban detrás del inminente conflicto.
A medida que observaba de cerca al ejército del Señor, la situación parecía más desalentadora. Solo un número pequeño estaba
completamente vestido con su armadura. Muchos solo tenían puesta una o dos piezas de la armadura; algunos no tenían nada. Una
gran cantidad ya estaba herida. La mayoría de los que tenían su
armadura completa portaban un escudo muy pequeño, el cual sabía
que no les protegería del ataque violento que vendría. Para mi sorpresa, la gran mayoría de estos soldados eran mujeres y niños. Muy
pocos de los que estaban completamente armados se hallaban entrenados adecuadamente para usar sus armas.
Detrás de este ejército había una multitud que los seguía, similar a los prisioneros, quienes seguían a las huestes malvadas. Pero
estos eran muy distintos en naturaleza. Parecían extremadamente
felices, como si estuviesen intoxicados. Estaban jugando, cantando,
celebrando y deambulando de un pequeño campamento al otro. Estos me recordaron al festival de Woodstock.
19

LA BÚSQUEDA FINAL

Corrí hacia el ejército del Señor para escapar del ataque violento que sabía vendría contra mí desde las huestes malvadas. Desde cualquier ángulo parecía que estábamos a punto de ser masacrados con una masacre unilateralmente. Estaba particularmente
preocupado por este gentío que seguía al ejército, así que intenté levantar mi voz por encima del clamor para advertirles que la batalla
iba a comenzar. Solo unos pocos podían oírme. Aquellos que respondieron me hicieron la señal de la paz con sus manos, y dijeron que
no creían en la guerra, que el Señor no permitiría que nada malo
les sucediera. Procuré explicarles que el Señor nos había dado armadura porque la necesitábamos para lo que iba a suceder, pero
simplemente respondieron que habían venido a un lugar de paz y
de gozo, donde nada podría sucederles. Comencé a orar sinceramente para que el Señor incrementara el número de escudos de
aquellos con armadura, para ayudar a proteger a los que no estaban listos para la batalla.
Luego un mensajero vino a mí, me dio una trompeta y me pidió
que la tocara rápidamente. Lo hice y aquellos que al menos tenían
parte de su armadura puesta inmediatamente respondieron,
prestando firme atención. Les trajeron más armadura y se la pusieron rápidamente. Me di cuenta que los heridos no se pusieron la
armadura sobre sus heridas, pero antes que pudiera decir algo
acerca de esto, las flechas del enemigo comenzaron a llover hacia
nosotros. Toda persona que no tenía la armadura completa fue herida. Los que no habían cubierto sus heridas recibieron nuevas cortaduras en ellas.
Aquellos quienes recibieron impactos de flecha de Calumnia, inmediatamente comenzaron a calumniar a quienes no estaban heridos. Los que recibieron el golpe con Chisme comenzaron a murmurar y rápidamente una división mayor se había creado dentro de
nuestro propio campamento. Sentía que estábamos al borde de la
autodestrucción, de igual forma como los ejércitos incrédulos en la
Escritura lo habían hecho, sublevándose para matarse unos a otros.
El sentimiento de impotencia era terrible. Luego los buitres volaron
hacia abajo para recoger a los heridos y llevarlos al campamento de
prisioneros. Los heridos aún tenían espadas y podían haber derribado a los buitres fácilmente, pero no lo hicieron. En realidad estaban
conduciéndose bajo su propia voluntad, porque tenían demasiada
ira contra aquellos que no estaban heridos como ellos.
20

LAS H U E S T E S DEL I N F I E R N O ESTÁN MARCHANDO

Rápidamente pensé acerca de la multitud que estaba detrás del
ejército y corrí a ver qué les había sucedido. Parecía imposible, pero
la escena entre ellos era aún peor. Miles estaban caídos en el suelo,
quejándose. El cielo estaba oscurecido por los buitres que los llevaban alzados para hacerlos prisioneros del enemigo. Muchos de los
que no estaban heridos simplemente observaban sentados con estupor e incredulidad y también eran fácilmente llevados por los buitres. Algunos habían intentado pelear contra los buitres pero no tenían las armas apropiadas, y estos ni les prestaban atención. Los
heridos estaban tan airados que amenazaban y alejaban a cualquiera que intentara ayudarlos, sin embargo, eran dóciles y sumisos ante las bestias.
Los del grupo que no habían sido heridos, pero intentaban luchar contra los buitres comenzaron a huir de la escena de batalla.
Este primer encuentro con el enemigo fue tan devastador que me vi
tentado a huir junto a ellos. Luego, con rapidez sorprendente, algunos de los que habían huido comenzaron a reaparecer con su armadura completa, sosteniendo grandes escudos. Este fue el primer aspecto motivador que recuerdo haber visto.
Los guerreros que regresaban ya no tenían el júbilo de la fiesta,
sino una sorprendente determinación que lo había reemplazado.
Sabía que ellos habían sido engañados antes, pero que no serían fácilmente engañados otra vez. Comenzaron a tomar los lugares de
aquellos que habían caído e incluso comenzaron a formar nuevos
frentes para proteger las filas traseras. Esto generó un gran valor
que se esparció al ejército, de tal manera que comenzó a surgir la
determinación de pararse y luchar. Inmediatamente tres grandes
ángeles llamados Fe, Esperanza y Amor vinieron y se pararon detrás del ejército. Mientras los mirábamos, todos nuestros escudos
comenzaron a crecer. Era asombroso ver cuan rápidamente la desesperación se había tornado en fe. Era una fe sólida, templada por
la experiencia.

El camino alto
Ahora todo el mundo tenía espadas llamadas La Palabra de Dios
y flechas que estaban diseñadas para distintas verdades bíblicas.
Queríamos dispararles en respuesta al ataque, pero no sabíamos
21

LA BÚSQUEDA FINAL

cómo evitar herir a los cristianos que los demonios galopaban. Luego se nos ocurrió que si estos cristianos eran golpeados con Verdad,
se despertarían y lucharían hasta desmontar a sus opresores. Lancé
unas cuantas flechas como lo hicieron otros. Casi todas ellas golpearon a cristianos. Sin embargo, cuando la flecha de la Verdad les entró, no se despertaron ni cayeron heridos. Se enfurecieron y el demonio que estaba montado sobre ellos aumentó en su tamaño.
Esto nos sorprendió a todos y comenzamos a sentir que esta era
una batalla imposible de ganar. Aun así, con Fe, Esperanza y Amor
estábamos confiados que podíamos al menos mantener nuestro propio terreno. Otro gran ángel llamado Sabiduría apareció y nos dirigió para luchar desde la montaña que estaba detrás de nosotros.
En la montaña había una especie de peñascos en diferentes niveles, a una altura donde podíamos ver. En cada nivel superior los
peñascos eran más angostos y resultaba más difícil permanecer de
pie sobre ellos. Cada uno estaba designado para una verdad bíblica.
Los niveles más bajos estaban designados tras los cimientos de verdades fundamentales tales como «Salvación», «Santificación», «Oración», «Fe», etc., y los más altos estaban designados tras verdades
bíblicas más profundas. Mientras más alto escalábamos, más crecían nuestros escudos y espadas, y pocas eran las flechas del enemigo que podían alcanzar nuestras posiciones.

Un trágico error
Algunos de los que quedaban en los niveles más bajos comenzaron a recoger las flechas del enemigo y a dispararlas de regreso hacia ellos. Esto fue un error grave. Los demonios esquivaban las flechas con facilidad y dejaban que estas le dieran a los cristianos.
Cuando un cristiano recibía un golpe por una de las flechas de Acusación o Calumnia, un demonio de Amargura o Ira volaba y se posaba sobre aquella flecha. Entonces comenzaba a orinar y a defecar
su veneno sobre el cristiano. Cuando este tenía dos o tres de estos
demonios añadidos al de Orgullo o Autojusticia que ya tenía, se
transformaba en una imagen deformada de los mismos demonios.
Desde los niveles más altos podíamos ver lo que estaba sucediendo, pero los que se encontraban en los niveles más bajos, que
22

LAS HUESTES DEL INFIERNO ESTÁN MARCHANDO
utilizaban las flechas del enemigo, no lo podían ver. La mitad de
nosotros decidimos continuar escalando, mientras que la otra mitad
descendió a los niveles más bajos para explicarle a estos lo que estaba sucediendo. A todos se les advirtió que siguieran escalando sin
detenerse, a excepción de unos pocos quienes se situaron en cada
nivel para ayudar a los otros soldados a seguir escalando.

Seguridad
Cuando llegamos a la etapa llamada «La unidad de los hermanos», ninguna de las flechas nos pudo alcanzar. En nuestro campamento muchos decidieron que esto era lo más lejos que necesitaban
escalar. Comprendí esto porque con cada nuevo nivel resultaba más
precario colocar los pies. Sin embargo, a medida que escalaba, me
sentía más fuerte y más diestro con mis armas, de manera que continué hacia arriba.
Pronto mis destrezas eran lo suficientemente buenas como para
disparar y darle a los demonios sin herir a los cristianos. Sentía
que si continuaba escalando podía disparar lo suficientemente lejos
como para dar justo a los líderes principales de las huestes del mal,
quienes permanecían detrás de sus ejércitos. Lamentaba que varios
habían detenido su marcha en los niveles inferiores donde estaban
seguros, pero desde allí no podían golpear al enemigo. Aun así, la
fortaleza y el carácter que crecían en aquellos que continuaban escalando, hicieron de ellos grandes campeones, cada uno capaz de
destruir a muchos enemigos.
En cada nivel se hallaban flechas de Verdad desparramadas
que sabía habían sido dejadas allí por aquellos que habían caído de
ese lugar (muchos habían caído de cada posición). Todas las flechas
estaban nombradas con la Verdad de aquel nivel. Algunos se rehusaban a recogerlas, pero yo sabía que necesitábamos todas las que
pudiéramos obtener para destruir la gran hueste que se encontraba
abajo. Levanté una, la disparé y le pegué fácilmente a un demonio,
lo cual hizo que los demás comenzaran a recogerlas y a dispararlas.
Comenzamos a diezmar varias de las divisiones del enemigo. Debido a esto, el ejército maligno entero centró su atención en nosotros.
Durante un tiempo parecía que mientras más lográbamos, más nos
atacaba el enemigo. Aunque nuestra tarea parecía interminable,
ahora nos llenaba de regocijo.
23

LA BÚSQUEDA FINAL

Debido a que el enemigo no nos podía azotar con sus flechas en
los niveles más altos, gran cantidad de buitres volaban por encima
para vomitar sobre nosotros, o para cargar a los demonios que orinaban o defecaban sobre los peñascos, haciendo que se tornaran
resbalosos.

El ancla
Nuestras espadas crecían después de que alcanzábamos un nuevo nivel, aunque por poco dejo la mía atrás porque no parecía necesitarla en los niveles más altos. Fue casi por casualidad que decidí
mantenerla, pensando que debió habérseme dado por alguna razón.
Luego, debido a que el peñasco donde estaba parado era tan angosto y resbaloso, hundí la espada en el piso y me amarré a mí mismo
con ella mientras disparaba al enemigo. La voz del Señor vino luego a mí, diciendo: «Has empleado la sabiduría que te permitirá continuar escalando. Muchos han caído por no haber usado su espada
apropiadamente para anclarse a sí mismos.» Nadie más parecía
estar oyendo esta voz, pero muchos vieron lo que yo había hecho, e
hicieron lo mismo.
Me preguntaba por qué el Señor no me había hablado esto antes. Luego supe que Él ya me había dicho esto de alguna manera.
Mientras meditaba sobre esto, comencé a comprender que toda mi
vida había sido una capacitación para esta hora. Sabía que estaba
preparado hasta el grado que había escuchado al Señor y obedecido
su voz a lo largo de mi vida. También sabía que por algún motivo la
sabiduría y la comprensión que ahora tenía no podía ser incrementada ni quitada mientras estaba en esta batalla. Estaba muy agradecido por cada prueba experimentada en mi vida y lamentaba el
no haberla apreciado más en su momento.
Pronto estábamos golpeando a los demonios con una precisión
casi perfecta. La ira ascendía del ejército enemigo como fuego y
azufre. Sabía que los cristianos atrapados en aquel ejército comenzaban ahora a sentir el choque de aquella ira. Algunos llegaron a
airarse tanto que ahora estaban ocupados disparándose unos a
otros. Normalmente esto hubiese sido de mucha motivación, pero
los que sufrían más eran los cristianos engañados, quienes estaban
24

LAS H U E S T E S DEL I N F I E R N O ESTÁN MARCHANDO

en el campamento del enemigo. Yo sabía que para el mundo esto
parecía ser un desmoronamiento incomprensible del cristianismo
mismo.
Algunos de aquellos quienes no habían utilizado sus espadas como anclas eran capaces de derrumbar a muchos de los buitres, pero
también se caían más fácilmente de los peñascos donde estaban parados. Algunos de estos aterrizaban sobre un nivel más bajo, pero
algunos caían hasta el fondo y eran levantados y llevados por los
buitres. Pasaba cada momento libre que tenía procurando hundir
mi espada más profundo en el peñasco, o procuraba amarrarme
más fijo a ella. Cada vez que lo hacía, Sabiduría se paraba a mi lado, así que sabía que era muy importante.

Una nueva arma
Las flechas de Verdad rara vez penetraban a los buitres, pero
los herían lo suficiente como para alejarlos. Cada vez que se alejaban, algunos de nosotros podíamos escalar al próximo nivel. Cuando llegamos al nivel llamado «Gálatas 2:20» estábamos más allá de
la altura donde los buitres podrían soportar. En este nivel el cielo
casi nos enceguecía con su brillo y belleza. Sentía paz como nunca
la había sentido antes.
Hasta alcanzar este nivel, gran parte del espíritu de lucha había sido motivado mayoritariamente por el temor, odio o disgusto
para con el enemigo, como también lo había sido por el reino, la
verdad, o amor hacia los prisioneros. Sin embargo, fue en este nivel
que alcancé la Fe, la Esperanza y el Amor, los cuales antes tan solo
había podido ver a la distancia. Estaba arrobado por su gloria. Aun
así, sentía que no podía acercarme a ellos. Cuando estaban hombro
a hombro se voltearon hacia mí y comenzaron a reparar y a lustrar
mi armadura. Pronto esta fue transformada y reflejaba de una manera brillante la gloria que venía de Fe, Esperanza y Amor. Cuando
tocaron mi espada comenzaron a titilar grandes destellos de relámpagos brillantes. El Amor dijo: «Aquellos que alcancen este nivel,
les serán encomendados los poderes de la era por venir.» Luego, volteando hacia mí con juiciosa seriedad, dijo: «Aún debo enseñarte cómo utilizarlos.»
25

LA BÚSQUEDA FINAL

El nivel «Gálatas 2:20» era tan ancho que no había peligro de
caer. También tenía flechas ilimitadas con el nombre Esperanza escrito sobre ellas. Disparamos algunas hacia los buitres y estas los
mataban fácilmente. Casi la mitad de los que habían alcanzado
este nivel seguían disparando, mientras que otros comenzaron a
llevar las flechas hacia abajo donde se encontraban los de niveles
más bajos.
Los buitres seguían llegando como olas sobre los niveles bajos,
pero había menos buitres que antes atacando a cada cristiano. Desde «Gálatas 2:20» podíamos golpear a cualquier enemigo en el ejército, excepto a los líderes mismos, quienes permanecían fuera de
nuestro rango de alcance. Decidimos no utilizar las flechas de Verdad hasta haber destruido a todos los buitres, puesto que la nube
de depresión que creaban hacían que la Verdad fuera menos efectiva. Esto tomó mucho tiempo, pero no nos cansamos. Finalmente
parecía como si el cielo sobre la montaña estuviese casi completamente libre de buitres.
La Fe, la Esperanza y el Amor, quienes habían crecido como
nuestras armas en cada nivel, ahora eran tan grandes que las personas más allá del campo de batalla podían verlas. Su gloria incluso irradiaba en el campo de los prisioneros, quienes aún estaban
bajo una nube de buitres. Me sentía muy motivado que ahora ellos
pudieran ver las cosas de esta manera. Tal vez, ahora los cristianos
quienes habían estado acostumbrándose al enemigo y los prisioneros quienes estaban cautivos por ellos, podrían comprender que
nosotros no éramos el enemigo, sino que de hecho habían sido utilizados por él.
Pero este no sería el caso, por lo menos no aún. Aquellos en el
campamento del enemigo que comenzaron a ver la luz de la Fe, la
Esperanza y el Amor, comenzaron a llamarlos «Ángeles de luz»,
quienes habían sido enviados para engañar a los débiles o a los que
no tenían discernimiento. Supe entonces que su decepción y atadura era mayor de lo que había creído.
Sin embargo, cualquiera que no fuese parte de ninguno de estos
dos ejércitos, los no cristianos, veían su gloria y comenzaban a acercarse a la montaña para obtener una mejor percepción. Los que se
26

LAS HUESTES DEL INFIERNO ESTÁN MARCHANDO
acercaban a verlos también comenzaron a entender de qué trataba
realmente la batalla. Esto fue de gran motivación.
El regocijo de la victoria continuó creciendo en todos nosotros.
Sentía que el estar en este ejército, en esta batalla, tenía que ser
una de las aventuras más grande de todos los tiempos. Después de
haber destruido a la mayoría de buitres que habían estado atacando nuestra montaña, comenzamos a quitar los buitres que aún cubrían a los prisioneros. A medida que la nube de oscuridad comenzaba a disiparse y el sol brillaba encima de ellos, comenzaron a despertarse como si hubiesen estado en un sueño profundo; inmediatamente sintieron repulsión por su condición, especialmente por el
vómito que todavía los cubría, y comenzaron a limpiarse a sí mismos. A medida que contemplaban la Fe, la Esperanza y el Amor,
también vieron la montaña y corrieron hacia ella.
La hueste maligna enviaba flechas de Acusación y Calumnia a
sus espaldas, pero no se detuvieron. En el momento en que llegaron
a la montaña, muchos tenían una docena o más de flechas penetradas en ellos, sin embargo parecía que no se daban cuenta. A medida que comenzaron a escalar la montaña, sus heridas comenzaron
a sanar. Con la nube de depresión disipada todo parecía más fácil.

La trampa
Los que habían sido prisioneros tenían gran gozo en su salvación. Parecían estar sobrecogidos con aprecio por cada nivel a medida que comenzaron a escalar la montaña, lo cual nos dio un mayor
aprecio de aquellas verdades. Pronto la determinación firme de luchar contra el enemigo también surgió en los que habían sido prisioneros. Se pusieron la armadura provista y rogaban que se les
permitiera regresar para atacar al enemigo, quien los había tenido
cautivos y había abusado de ellos por tanto tiempo. Pensamos acerca de esto, pero después decidimos que todos debíamos estar en la
montaña para luchar. Nuevamente la voz del Señor habló diciendo:
«Por segunda vez has optado por la sabiduría. No se puede vencer si
se procura luchar contra el enemigo en su propio terreno; deben permanecer en mi Monte Santo.»
Estaba aterrado de que hubiéramos tomado otra decisión importante, simplemente pensando y discutiendo brevemente. Luego
27

LA BÚSQUEDA FINAL

resolví dar lo mejor de mí para no tomar otra decisión, con ninguna
consecuencia sin la oración. La Sabiduría se acercó a mí rápidamente, tomó mis hombros firmemente y me miró a los ojos, diciendo: «¡Esto debes hacer!»
Cuando Sabiduría me decía esto, me llevaba hacia adelante como si me estuviese salvando de algo. Miré hacia atrás y vi que aunque había estado sobre una platea ancha de «Gálatas 2:20» me había alejado hasta la orilla sin saberlo. Había estado muy cerca de
caerme de la montaña. Miré nuevamente a los ojos de Sabiduría y
él dijo con seriedad: «Ten cuidado cuando crees que estás firme, no
sea que caigas. En esta vida te puedes caer desde cualquier nivel.»
Pensé acerca de esto durante un tiempo. En medio de la dicha
de la victoria que estábamos comenzando a lograr y de la unidad de
los hermanos, me había vuelto descuidado. Era más noble caerse a
causa del ataque severo del enemigo que caer por motivos de
descuido.

Las serpientes
Durante mucho tiempo continuamos matando a los buitres y
arrancando a los demonios que estaban montados sobre los cristianos. Descubrimos que las flechas de diferentes Verdades podían tener un mayor impacto en diferente tipo de demonios. Sabíamos que
iba a ser una batalla larga, pero ahora no estábamos sufriendo ninguna pérdida, y habíamos continuado escalando más allá del nivel
de «Paciencia». Aun así, después que estos cristianos lograron que
los demonios cayeran de ellos, pocos se dirigían al monte. Muchos
habían tomado la naturaleza de los demonios y habían continuado
en su engaño sin ellos. A medida que la oscuridad de los demonios
se disipaba, podíamos ver la tierra moviéndose alrededor de los pies
de estos cristianos. Luego vi que sus piernas estaban atadas por serpientes. A medida que miraba las serpientes, vi que todas eran del
mismo tipo y tenían escrito sobre ellas el nombre Vergüenza.
Lanzamos flechas de Verdad a las serpientes, pero esto tuvo
poco efecto. Luego intentamos con las flechas de la Esperanza sin
ningún resultado. Desde «Gálatas 2:20» había sido muy fácil
escalar más alto porque todos nos ayudábamos unos a otros. Debido
a que parecía que había muy poco que pudiésemos hacer ahora en
28

LAS HUESTES DEL INFIERNO ESTÁN MARCHANDO
contra del enemigo, decidimos procurar escalar tan lejos como
pudiésemos hasta que encontráramos algo que obrara en contra de
las serpientes.
Pasamos niveles de verdad rápidamente. En la mayoría de ellos
ni siquiera miramos si había algún arma que aparentemente obrara en contra de las serpientes. La Fe, la Esperanza y el Amor permanecieron con nosotros, pero me di cuenta que habíamos dejado
de lado a Sabiduría, quien se encontraba lejos. Pasaría mucho
tiempo antes que pudiese comprender qué error había sido este. Él
nos alcanzaría en la cúspide, pero el haberlo dejado atrás nos costó
el perder una victoria rápida y fácil sobre las huestes del mal.
Casi sin advertencia llegamos a un nivel que se abrió hacia un
jardín. Era el lugar más bello que jamás hubiese visto. Encima de
la entrada a este jardín estaba escrito: «El Amor Incondicional del
Padre». Esta entrada era tan gloriosa y nos invitaba de tal forma
que simplemente no pudimos resistir el ingresar. Tan pronto como
entré vi un árbol que sabía era el Árbol de la Vida. Se encontraba
en la mitad del jardín y aún estaba siendo protegido por ángeles de
extraordinario poder y autoridad. Cuando los miré, ellos me miraron. Parecían amigables, como si nos estuvieran esperando. Miré
hacia atrás y ahora había allí una hueste de distintos guerreros en
el jardín. Esto nos dio valor, y debido a la conducta de los ángeles
decidimos ir más allá de ellos para llegar hasta el árbol. Uno de los
ángeles gritó. «Aquellos que lleguen a este nivel, que conocen el
amor del Padre, pueden comer.»
No me había dado cuenta de cuánta hambre tenía. Cuando
probé del fruto, era mejor que cualquier otra cosa que jamás hubiese comido. Pero al mismo tiempo era algo conocido. Me trajo recuerdos del brillo del sol, de la lluvia, de hermosos campos, de un
atardecer del sol sobre el océano, pero aun más que esto, de las personas a quienes amaba. Con cada bocado amaba más a todo y a todas las personas. Luego mis enemigos comenzaron a venir a mi
mente y a ellos también los amaba. Pronto, el sentimiento era más
grande que cualquier cosa que hubiese experimentado, incluso la
paz de «Gálatas 2:20» cuando logramos aquel nivel al principio.
Luego escuché la voz del Señor, diciendo: «Este es ahora tu pan diario. Nunca se te negará. Podrás comer tanto y tan frecuentemente
como quieras. No hay fin para mi amor.»
29

LA BÚSQUEDA FINAL

Miré hacia arriba del árbol para ver de dónde venía la voz y vi
que estaba lleno de águilas de un blanco puro. Tenían los ojos más
bellos y penetrantes que jamás hubiese visto. Me miraban como si
estuvieran esperando instrucciones. Uno de los ángeles dijo: «Ellas
harán lo que pidas. Estas águilas comen serpientes.» Dije: «¡Vayan,
devoren a la Vergüenza que ha atado a nuestros hermanos!» Ellas
abrieron sus alas y un gran viento vino y las elevó en el aire. Las
águilas llenaron el cielo con una gloria enceguecedora. Aun tan alto
como estábamos, podía escuchar los sonidos de terror del campamento del enemigo a la vista de las águilas ascendiendo.

El Rey aparece
Luego el Señor Jesús mismo apareció a mano derecha entre nosotros. Se tomó el tiempo necesario para saludar a cada individuo,
felicitándonos por haber alcanzado la cúspide del monte. Luego dijo: «Ahora debo compartir contigo lo que compartí con tus hermanos
después de mi ascenso: el mensaje de mi Reino. El ejército más poderoso del enemigo ha sido puesto a pelear, pero no a ser destruido.
Ahora es tiempo que marchemos hacia adelante con el evangelio de
mi reino. Las águilas han sido liberadas e irán con nosotros. Llevaremos flechas de cada nivel, pero Yo Soy tu espada y tu capitán.
Ahora es el tiempo para que la espada del Señor sea desenvainada.»
Luego me volteé y vi que el ejército del Señor estaba de pie en
ese jardín. Había tanto hombres como mujeres y niños de todas las
razas y naciones, cargando cada uno su bandera la cual se movía
por el viento con unidad perfecta. Sabía que nada como esto había
sido visto sobre la tierra antes. Sabía que el enemigo tenía mucho
más ejército y fortalezas a lo largo de la tierra, pero nada podía permanecer delante de este gran ejército. Dije susurrando: «Este debe
ser el día del Señor.» La hueste entera respondió como un trueno
sorprendente: «El día del Señor de las huestes ha llegado.»

Resumen
Meses más tarde estaba sentado, meditando acerca de este sueño. De modo alarmante, ciertos eventos y condiciones en la Iglesia
parecían ser un paralelo de lo que había visto cuando las huestes
30

LAS H U E S T E S DEL I N F I E R N O ESTÁN MARCHANDO

del infierno habían comenzado a marchar. Recordé a Abraham Lincoln. La única forma en que él pudo llegar a ser «el Emancipador» y
preservar la Unión, fue estando dispuesto a luchar una Guerra Civil. No solo tuvo que lucharla, sino pelear con la determinación de
no rendirse hasta que la victoria fuera completa. También debió tener la gracia para luchar la guerra más sangrienta de la historia
norteamericana sin «demonizar» al enemigo con propaganda. Si hubiese hecho esto, podría haber estado en condición de resolver lo del
norte más velozmente, y ganar así una victoria militar más rápida,
pero de esa forma hubiera hecho más difícil la unificación de postguerra. Debido a que él estaba realmente luchando para preservar
la Unión, nunca hizo de los hombres y mujeres del sur sus enemigos, sino al mal que los tenía esclavizados.
Una gran guerra civil espiritual ahora se asoma ante la Iglesia.
Muchos harán todo lo que esté a su alcance para evitarlo. Esto es
comprensible e incluso noble. Sin embargo, las concesiones mutuas
nunca harán mantener una paz duradera. Esto solo hará que el
conflicto final sea mucho más difícil cuando llegue, y este llegará.
El señor esta ahora preparando un liderazgo que estará dispuesto a luchar una guerra civil espiritual para liberar a los hombres. El punto principal será la esclavitud versas la libertad. El secundario, el cual será el primario para algunos, será el dinero. De
igual manera como en la guerra civil norteamericana en ciertos momentos parecía como si se fuera a destruir la nación entera, lo que
se avecina a la Iglesia en algunos momentos parecerá como el fin
de ella. Sin embargo, de igual forma como la nación americana no
solo sobrevivió sino que continuó adelante hasta llegar a ser la nación más poderosa sobre la tierra, lo mismo sucederá con la Iglesia.
No será destruida, sino que lo serán las instituciones y doctrinas
que han mantenido a los hombres bajo la esclavitud espiritual.
Aun después de esto, la justicia perfecta en la Iglesia no se logrará de la noche a la mañana. Existirán las luchas por los derechos de las mujeres y otros temas para liberar a la Iglesia de otras
formas de racismo y explotación. Estas todas son causas que deben
ser confrontadas. Sin embargo, en medio de la próxima guerra civil
espiritual, la Fe, la Esperanza, el Amor y el Reino de Dios sobre el
cual están fundamentados, comenzarán a ser vistos como nunca
31

LA BÚSQUEDA FINAL

jamás lo han sido. Esto comenzará a atraer a todos los hombres hacia el Reino. El reinado de Dios está próximo a ser demostrado como uno mayor que cualquier gobierno humano.
Y recordemos siempre que, con el Señor, «mil años es como un
día». Él puede hacer en nosotros en un día lo que pensamos que tomaría mil años. La obra de liberación y la exaltación de la Iglesia
será una obra realizada más rápidamente de lo que pensamos es
humanamente posible. Sin embargo, no estamos hablando de posibilidades humanas.

32

Estábamos de pie en el Jardín de Dios, bajo el Árbol de Vida.
Parecía que el ejército entero estaba allí, muchos de ellos arrodillados delante del Señor Jesús. Acababa de darnos la orden de regresar a la batalla a favor de nuestros hermanos quienes permanecían
atados, y a favor del mundo que Él amaba. Era una orden tan maravillosa como terrible. Era maravillosa porque venía de Él. Era terrible porque implicaba que teníamos que alejarnos de su presencia
manifiesta y del jardín, que era más bello que cualquier otro lugar
que jamás hubiéramos visto. Alejarnos de todo esto para entrar en
el campo de la batalla nuevamente parecía incomprensible.
El señor continuo su exhortación: «Les he dado dones espirituales y poder, y una comprensión creciente en torno a mi Palabra y mi
reino, pero la herramienta más poderosa que han recibido es el
amor del Padre. Mientras que caminen en el amor de mi Padre
nunca fracasarán. El fruto de este árbol es el amor del Padre que
ha sido manifestado a través mío. Este amor que está en mí debe
ser su pan diario.»
En esta escena de tanta belleza y gloria no parecía que el Señor
se estuviese apareciendo en su gloria. De hecho, su apariencia era
bastante común. Aun así, la gracia con la cual se desplazaba y
hablaba hacía de Él la persona más atractiva que hubiese visto
jamás. Se encontraba más allá de la definición humana de dignidad y nobleza. Era fácil comprender por qué El era todo lo que el
Padre ama y estima. Él realmente está lleno de gracia y de verdad,
hasta el punto que parecía que nada más que gracia y verdad debían importar jamás.
34

EL MONTE SANTO
Mientras comía el fruto del Árbol de la Vida, el pensamiento de
toda cosa buena que había conocido llenaba mi alma. Cuando Jesús hablaba era lo mismo, solo que magnificado. Lo único que quería hacer era quedarme solamente en este lugar y escucharlo. Recordaba que antes había pensado que debía ser aburrido para los
ángeles el no hacer otra cosa que adorarlo continuamente delante
del trono. Ahora sabía que no había nada más maravilloso o que
llenara tanto de gozo en cuanto a lo que pudiésemos hacer que
simplemente adorarlo. Para esto fuimos creados, y ciertamente sería lo mejor de estar en el cielo. No podía imaginarme cuan maravilloso sería si todos los coros celestiales se añadieran. Era difícil
creer que hubiera luchado tanto con la idea del aburrimiento durante los servicios de adoración. Sabía que esto solo se debía a que
había estado casi completamente fuera de contacto con la realidad
durante aquellos tiempos.
Estaba prácticamente sobrecogido con el deseo de regresar y
reponer aquellos tiempos durante los servicios de adoración, cuando le permití a mi mente deambular o me ocupé a mí mismo con
otras cosas. El deseo de expresar mi adoración a Él llegó a hacerse
casi insaciable. ¡Tenía que alabarlo! A medida que habría mi boca
estaba asombrado por la alabanza espontánea que irrumpía del
ejército entero al mismo tiempo. Casi se me había olvidado que había más gente allí, no obstante todos estábamos en perfecta unidad. La gloriosa alabanza que siguió no podía ser expresada en
idioma humano.
A medida que alabábamos, un resplandor dorado comenzó a
emanar del Señor. Luego había un brillo plateado alrededor del dorado. Después hubo colores de una riqueza que jamás había visto
con mis ojos naturales, lo cual nos envolvió a todos. Con esta gloria
entré en una esfera de emoción que nunca antes había experimentado. De alguna forma comprendí que esta gloria había estado allí
todo el tiempo, pero cuando nos enfocamos en Él de esa manera en
adoración, comenzamos a ver más de su gloria. Mientras más intensamente adorábamos, más gloria podíamos contemplar. Si este
era el Cielo, puedo decir que era mucho, mucho mejor de lo que había soñado.

35

LA BÚSQUEDA FINAL

Su morada
No tengo ni idea de por cuánto tiempo continuó esta adoración.
Pudieron haber sido minutos, o tal vez meses. No había ninguna
forma de medir el tiempo en aquel tipo de gloria. Cerré mis ojos
porque la gloria que estaba viendo con mi corazón era igual de maravillosa como la que estaba viendo con mis ojos físicos. Cuando
abrí mis ojos estaba sorprendido de ver que el Señor no estaba allí,
sino un grupo de ángeles se hallaba parado donde Él había estado.
Uno de ellos se acercó a mí y dijo: «Cierra tus ojos nuevamente.»
Cuando lo hice, contemplé la gloria del Señor. Esto no fue un pequeño descanso. Sabía que no podría vivir sin aquella gloria que ya
había experimentado.
Luego el ángel entonces explicó: «Lo que ves con los ojos de tu
corazón es más real que lo que ves con tus ojos físicos.» Me había
hecho esta afirmación muchas veces, ¡pero cuan poco había caminado en ella! El ángel continuó: «Fue por este motivo que el Señor
le dijo a sus primeros discípulos que era mejor que Él se fuera, de
manera que el Espíritu Santo viniera. El Señor mora dentro de ti.
Tú has enseñado esto muchas veces, pero ahora lo debes vivir,
pues has comido del Árbol de la "Vida.»
El ángel comenzó nuevamente a conducirme a la puerta de entrada. Protesté diciendo que no quería irme. Mirándome sorprendido, el ángel me tomó por los hombros y me miró a los ojos. Aquí
fue cuando lo reconocí; era Sabiduría. «Nunca tienes que irte de este jardín. Este jardín está en tu corazón porque el Creador mismo
está dentro de ti. Tú has deseado la mejor parte, la de adorarlo y
sentarte en su presencia para siempre, y esta nunca se te quitará.
Pero debes llevarla de aquí a donde más se necesita.»
Sabía que él tenía razón. Miré más allá de donde él estaba, hacia el Árbol de la Vida. Tenía una compulsión de tomar todo el fruto que pudiera antes de irme. Conociendo mis pensamientos, Sabiduría suavemente me sacudió. «No. Aún este fruto, recogido en temor, se dañaría. Este fruto y este árbol están dentro de ti porque Él
esta en ti. Debes creer.»

36

EL MONTE SANTO
Cerré mis ojos y procuré ver al Señor nuevamente, pero no podía. Cuando abrí mis ojos, Sabiduría aún me estaba mirando. Con
gran paciencia continuó: «Has probado de la esfera celestial y nadie
quiere regresar a la batalla cuando esto ha sucedido. Nadie quiere
irse de la presencia manifiesta del Señor. Cuando el apóstol Pablo
vino aquí él luchó por el resto de su vida con respecto a si debía quedarse y trabajar en favor de la Iglesia, o regresar aquí para entrar
en su herencia. Su herencia fue magnificada mientras más permaneció y sirvió en la tierra. Ahora que tienes el corazón de un verdadero adorador querrás siempre estar aquí, pero podrás hacerlo
cuando entres en la verdadera adoración. Mientras más enfocado
estés en Él, más gloria verás, sin importar donde te encuentres.»
Las palabras de Sabiduría finalmente me habían calmado. Nuevamente cerré mis ojos solo para agradecer al Señor por esta experiencia maravillosa, y por la vida que Él me había dado. A medida
que hice esto, comencé a ver su gloria nuevamente y toda la emoción de la experiencia de adoración previa inundó mi alma. Las palabras del Señor para mí eran tan fuertes y tan claras que estaba
seguro que habían sido audibles. «Nunca te dejaré ni abandonaré.»
«Señor perdona mi incredulidad», le respondí. «Ayúdame a
nunca irme ni abandonarte.» Este fue tanto un tiempo maravilloso
como de prueba. Aquí el «mundo real» no era tal, y la esfera espiritual era mucho más real de lo que me podía imaginar regresando a
la otra. Estaba atrapado tanto con la maravilla como con un terrible temor de que me despertase en cualquier momento, para hallar
que todo había sido simplemente un sueño.
Sabiduría comprendió lo que estaba sucediendo dentro de mí.
«Estás soñando», dijo, «pero este sueño es más real de lo que piensas que es real. El Padre le ha dado sueños a los hombres para ayudarlos a ver la puerta del lugar de su morada. Él tan sólo morará
en los corazones de los hombres, y los sueños pueden ser una puerta
a tu corazón, que te conducirá a Él. Este es el motivo por el cual sus
ángeles tan frecuentemente se aparecen a los hombres en sus sueños. En ellos pueden traspasar la mente caída del hombre e ir directamente a su corazón.»
A medida que abría mis ojos, Sabiduría aun me tenía de los
hombros. «Yo soy el don primario que te ha sido dado para tu

37

LA BÚSQUEDA FINAL

trabajo», dijo él. «Yo te mostraré el camino y te mantendré en él, pero solo el amor te mantendrá fiel. El temor del Señor es el principio
de la sabiduría, pero la sabiduría mayor es amarlo a Él.»
Luego Sabiduría me soltó y comenzó a caminar hacia la puerta
de entrada. Lo seguí vacilante. Recordaba el gozo de la batalla y la
escalada de la montaña, y eso era irresistible, pero no había punto
de comparación con la presencia del Señor y la adoración que acababa de experimentar. Dejar esto sería el sacrificio más grande que
jamás hubiese hecho. Luego recordé que todo esto estaba dentro de
mí, y estaba sorprendido que pudiese olvidarlo tan rápidamente.
Era como si hubiese una gran batalla librándose en mi interior, entre lo que veía con mis ojos físicos y lo que veía con mi corazón.
Me moví hacia adelante, de manera que pudiera estar caminando hombro a hombro con Sabiduría, y pregunté: «He orado durante veinticinco años de manera que fuese llevado al tercer cielo
como el apóstol Pablo. ¿Es éste el tercer cielo?» «Esto es parte de
él», respondió, «pero hay mucho más». «¿Se me permitirá ver
más?», pregunté. «Verás mucho más. Te estoy llevando ahora a ver
más», respondió.
Comencé a pensar acerca del libro de Apocalipsis. «¿Fue la revelación de Juan parte del tercer cielo?», pregunté.
«Parte de la revelación de Juan era acerca del tercer cielo, pero
la mayor parte fue del segundo. El primer cielo fue antes de la caída del hombre. El segundo es la esfera espiritual durante el reinado del mal sobre la tierra. El tercer cielo es cuando el amor y el dominio del Padre nuevamente prevalezcan sobre la tierra a través
del Rey.»
«¿Cómo era el primer cielo?», inquirí, sintiendo un extraño
escalofrío mientras indagaba. «Es sabio no estar preocupado con
eso ahora», respondió Sabiduría con seriedad, ya que mi pregunta
parecía haberlo sacudido. «Es sabio buscar conocer el tercer cielo
justo como lo has hecho. Hay mucho más para conocer acerca del
tercer cielo de lo que puedes saber en esta vida, y el tercer cielo es el
reino que debes predicar en esta vida. En las edades por venir se te
contará acerca del primero, pero no es provechoso que lo conozcas
ahora.»
38

EL MONTE SANTO
Resolví recordar el escalofrío que acababa de sentir y Sabiduría
asintió, lo cual entendí que era una afirmación acerca de este
pensamiento. «¡Qué gran compañero eres!», tuve que decirle, a medida que me di cuenta del don valioso que era este ángel. «Tú realmente me mantendrás sobre el camino correcto.» «De hecho, lo haré», respondió.
Estaba seguro que sentía amor de este ángel, que era único, ya
que nunca había sentido esto de parte de otros ángeles. Generalmente mostraban su preocupación más por obligación que por
amor. Sabiduría respondió a mis pensamientos como si los hubiese
dicho en voz audible. «Es sabio amar y no podría ser Sabiduría sino te amara. También es sabio contemplar la bondad de Dios y lo
severo que Él es. Es sabio amarlo y temerle. Estarías engañado si
hicieras algo distinto. Esta es la próxima lección que debes aprender», dijo él con inconfundible seriedad.
«Conozco esto y lo he enseñado muchas veces», respondí, sintiendo por primera vez que tal vez Sabiduría no me conocía plenamente. «He sido tu compañero por mucho tiempo, y conozco tus enseñanzas», respondió sabiduría. «Ahora estás a punto de aprender
lo que algunas de tus propias enseñanzas significan. Como has dicho muchas veces: "No es el creer algo en la mente, sino en el corazón lo que produce justicia."»
Me disculpé, sintiéndome un poco avergonzado al haber cuestionado a Sabiduría. Con gracia aceptó mis disculpas. Fue entonces que me di cuenta que lo había estado cuestionando y desafiando durante la mayor parte de mi vida, y con frecuencia para mi
propio daño.

La otra mitad del amor
«Hay momentos para adorar al Señor», continuó Sabiduría, «y
hay momentos para honrarlo con el más grande temor y respeto, así
como hay tiempo para sembrar y tiempo para cosechar. Es sabio conocer el tiempo para cada uno. La verdadera sabiduría conoce los
tiempos y las estaciones de Dios. Te traje aquí porque era tiempo de
adorar al Señor en la gloria de su amor. Esto es lo que necesitabas
39

LA BÚSQUEDA FINAL

más que todo después de tal batalla. Ahora te estaré llevando a otro
lugar porque es tiempo que lo adores a Él en el temor de su juicio.
Hasta que conozcas ambos, existe el peligro de que podamos ser separados el uno del otro.»
«¿Quieres decir que si me quedaba en aquella adoración gloriosa te hubiera perdido?», pregunté con incredulidad. «Sí. Siempre te
hubiera visitado cuando pudiese, pero rara vez hubiésemos cruzado
el camino. Es difícil dejar tal gloria y paz, pero esta no es toda la
revelación acerca del Rey. El es tanto León como Cordero. Para los
hijos espirituales es el Cordero; para aquellos que están madurando Él es el León. Para los que son plenamente maduros, Él es ambos, el León y el Cordero. Nuevamente, sé que comprendes esto, pero
lo has sabido en tu mente. Pronto lo conocerás en tu corazón, ya
que estás próximo a experimentar la silla del juicio de Cristo.»

El retorno a la batalla
Antes de abandonar las puertas de entrada al jardín, le pregunté a Sabiduría si podía simplemente sentarme allí por un tiempo
para pensar en todo lo que había experimentado. «Sí, puedes hacerlo», respondió, «pero tengo un lugar mejor donde lo puedes hacer.»
Seguí a Sabiduría pasando por las puertas principales y
comenzamos a descender de la montaña. Para mi sorpresa la batalla aún continuaba, pero no tan intensamente como lo había
estado cuando ascendíamos. Todavía había flechas de Acusación y
Calumnia volando en los niveles más bajos, pero la mayor parte de
la hueste del enemigo que había quedado estaba atacando furiosamente a las águilas blancas. Las águilas estaban prevaleciendo
fácilmente.
Continuamos descendiendo hasta que estábamos casi en la base. Justo encima de los niveles de «Salvación» y «Santificación» estaba el nivel de «Agradecimiento y Alabanza». Recordé este nivel
muy bien porque uno de los ataques más grandes del enemigo vino
cuando intenté alcanzarlo primero. Una vez que llegamos allí, el
resto del ascenso fue mucho más fácil y cuando una flecha penetraba en nuestra armadura, la sanidad venía más rápido.
40

EL MONTE SANTO

Tan pronto como mis enemigos me vieron en este nivel (no podían ver a Sabiduría), una lluvia de flechas comenzó a llegar hacia
abajo, sobre mí. Las detuve con mi escudo tan fácilmente que dejaron de disparar. Ahora, sus flechas casi se acababan y no podían
darse el lujo de desperdiciarlas.
Los soldados que luchaban aún desde este nivel me miraron
asombrados y con consideración, lo cual me hizo sentir incómodo.
Fue entonces que me di cuenta por primera vez que la gloria del
Señor estaba emanando de mi armadura y de mi escudo. Les dije
que escalaran a la parte superior de la montaña sin detenerse, y
que ellos también verían al Señor. Tan pronto como estuvieron de
acuerdo para ir vieron a Sabiduría. Comenzaron a arrodillarse para adorarlo, pero él los detuvo y los envió a seguir su camino.

Los fíeles
Estaba lleno de amor por estos soldados, muchos de los cuales
eran mujeres y niños. Su armadura estaba desordenada, sucia y
estaban cubiertos de sangre; sin embargo, no se habían dado por
vencidos. De hecho, aún estaban alegres y motivados. Les dije que
ellos merecían más gloria que yo porque habían llevado la mayor
carga de la batalla y mantenido su terreno. Parecían no creerme,
pero apreciaban que yo lo dijera. Sin embargo, yo sentía que esto
era realmente la verdad.
Cada nivel de la montaña tenía que estar ocupado, de lo contrario, los buitres que rondaban vendrían y lo profanarían con vómito y excremento, haciendo difícil el pararse ahí. La mayoría de
los peñascos estaban ocupados por soldados a los que podía reconocer como de diferentes denominaciones o movimientos que enfatizaban la verdad del nivel que estaban defendiendo. Estaba avergonzado por mi actitud, la cual había mantenido en el pasado para
con algunos de estos grupos. Los había considerado desconectados
de Dios y, en el mejor de los casos, mundanos, pero allí estaban luchando fielmente contra el ataque que venía por parte del enemigo. Su defensa de estas posiciones probablemente me había permitido continuar escalando como lo había hecho.

41

LA BÚSQUEDA FINAL

Algunos de estos niveles estaban situados de manera que había
una vista amplia de la montaña y del campo de batalla, pero otros
estaban tan aislados que los soldados sobre ellos podían tan solo
ver su nueva posición. Estos parecían no estar conscientes del resto de la batalla que se estaba librando, ni del resto del ejército que
estaba luchando. Estaban tan heridos a causa de las calumnias y
las acusaciones que podían resistir a cualquiera que descendiese a
ellos desde un nivel más alto para motivarlos a escalar más. Sin
embargo, cuando alguien comenzaba a descender desde arriba reflejando la gloria del Señor, ellos escuchaban; la mayoría con gran
gozo, y pronto comenzaban a escalar con valor y decisión. Mientras
contemplaba todo esto, Sabiduría no dijo mucho, pero parecía estar
muy interesado en mis reacciones.

Descubriendo la realidad
Entonces observé que muchos soldados que habían estado en la
cúspide comenzaron a descender a todos los niveles para relevar a
quienes habían estado tomando sus posiciones sobre esas verdades. A medida que lo hacían, cada nivel comenzó a brillar con la
gloria que llevaban. Pronto la montaña entera había comenzado a
brillar con una gloria que era enceguecedora para los demonios y
buitres que quedaban. Con el tiempo había tanta gloria en la montaña que comenzó a tener el mismo sentir que en el jardín.
Comencé a agradecer y alabar al Señor, e inmediatamente estaba en su presencia otra vez. Era difícil contener las emociones y
la gloria que sentía cuando hacia esto. La experiencia llegó a ser
tan intensa que me detuve. Sabiduría estaba parado a mi lado. Colocando su mano sobre mi hombro dijo: «Entra por sus puertas con
gratitud, por sus atrios con alabanza.»
«¡Pero eso era tan real...¡ Sentí como si nuevamente estuviese
allí», exclamé. «Estuviste allí», respondió Sabiduría. «No es que
aquella sea más real, sino que tú lo eres. De igual manera como el
Señor se lo dijo al ladrón en la cruz "hoy estarás conmigo en el paraíso", tú puedes entrar en el paraíso en cualquier momento. El Señor, su paraíso y su monte, todos habitan dentro de ti, porque Él
está en ti. Lo que antes eran solo pruebas, ahora son una realidad
42

EL MONTE SANTO
para ti porque has escalado la montaña. La razón por la cual
puedes verme y otros no, no es porque yo haya entrado a tu esfera,
sino porque tú has entrado a la mía. Esta es la realidad que los
profetas conocían, la cual les dio gran valentía aun cuando estaban
de pie, solos, contra ejércitos. Veían las huestes celestiales que los
respaldaban, no tan solo las terrenales formadas en filas en contra
de ellos.»

La trampa mortal
Luego miré por encima de la matanza que se encontraba abajo
y sobre el ejército demoníaco que se retiraba lentamente. Detrás
de mí, más de los guerreros gloriosos continuaban tomando constantemente sus lugares sobre el monte. Sabía que ahora éramos lo
suficientemente fuertes como para atacar y destruir lo que había
quedado de esta hueste del enemigo. «Todavía no», dijo Sabiduría.
«Mira allá.» Miré en la dirección en la cual estaba apuntando, pero
para poder ver cualquier cosa tenía que proteger mis ojos de la gloria que emanaba de mi propia armadura. Luego logré captar de un
vistazo un movimiento en un valle pequeño.
No lograba ver qué era lo que estaba mirando, debido a la gloria resplandeciente de la armadura, la que me dificultaba ver en la
oscuridad. Le pregunté a Sabiduría si había algo con lo cual pudiera cubrir mi armadura de manera que pudiera ver. Él entonces me
entregó un manto para colocármelo. «¿Qué es esto?», pregunté un
tanto molesto por su mal aspecto. «Humildad», dijo Sabiduría. «No
podrás ver bien sin él.» Con disgusto me lo puse e inmediatamente
vi muchas cosas que no podía ver antes. Así miré hacia el valle y el
movimiento que había visto. Para mi asombro, había una división
entera de la hueste del enemigo que esperaba al que se aventurara
a bajar del monte.
«¿Qué ejército es este?», pregunté. «¿Y cómo se escaparon de la
batalla intactos?» «Eso es Orgullo», explicó Sabiduría. «Es el enemigo más difícil de ver después de haber estado en la gloria. Aquellos
que se rehusan a colocarse este manto sufrirán mucho en manos de
este tortuoso enemigo.»
Mientras miraba hacia atrás a la montaña vi muchos de los
gloriosos guerreros cruzando la planicie para atacar al remanente
43

LA BÚSQUEDA FINAL

de la hueste del enemigo. Ninguno de ellos llevaba puesto el manto
de humildad y no habían visto al enemigo que estaba listo para
atacarlos desde la retaguardia. Comencé a correr para detenerlos,
pero Sabiduría me detuvo. «No puedes detener esto», dijo él. «Solo
los soldados que llevan puesto este manto reconocerán tu autoridad. Ven conmigo; hay algo más que debes ver antes de que puedas
ayudar a liderar en esta gran batalla que ha de venir.»

El fundamento de la gloria
Sabiduría me condujo por la ladera de la montaña al nivel más
bajo, el cual se llamaba «Salvación». «Crees que este es el nivel más
bajo», declaró Sabiduría, «pero este es el fundamento de todo el
monte. En cualquier viaje, el primer paso es el más importante, y
por lo general el más difícil. Sin "Salvación" el monte no existiría.»
Estaba espantado por la terrible devastación en este nivel. Cada soldado se encontraba gravemente herido, pero ninguno de ellos
estaba muerto. Las multitudes estaban casi cayéndose de la orilla.
Muchos parecían listos a caer, pero esto no sucedía. Los ángeles estaban por todos lados, ministrando a los soldados con tanto gozo que
tuve que preguntar: «¿Por qué están tan contentos?» «Estos ángeles
han contemplado el valor que los llevó a éstos a sostenerse. No han
podido continuar más allá, pero tampoco se han dado por vencidos.
Pronto serán sanados y entonces contemplarán la gloria del resto
del monte, y comenzarán a escalar. Estos serán los grandes guerreros para la batalla que vendrá.» «Pero, ¿no les habría ido mejor escalando el monte con el resto de nosotros?» Protesté, observando su
condición presente. «Hubiese sido mejor para ellos, pero no para ti.
Al haber permanecido aquí hicieron que fuese más fácil para ti escalar, manteniendo ocupados a la mayoría de tus enemigos. Muy pocos
de los niveles más altos se han extendido para ayudar a otros a venir al monte, pero estos lo hicieron. A pesar de estar ellos mismos
apenas agarrados del monte, se extendieron de esta forma para ayudar a otros en su camino hacia arriba. De hecho, la mayoría de los
guerreros poderosos fueron conducidos al monte por estos fieles. Estos no son menos héroes que aquellos que llegaron a la cúspide. Han
traído gran gozo al cielo al conducir a otros a la salvación. Por este
motivo todos los ángeles en el cielo querían venir para ministrarles
a ellos, pero solo se les permitió a los más honorables.»
44

EL MONTE SANTO
Nuevamente sentí vergüenza por mi actitud previa para con
estos grandes santos. Muchos de nosotros los habíamos menospreciado a medida que íbamos escalando los niveles más altos. Ellos
habían cometido muchos errores durante la batalla, pero también
habían mostrado más del corazón del Pastor que el resto de nosotros. El Señor dejaba a las noventa y nueve para ir tras aquella
que estaba perdida. Estos habían permanecido en el lugar donde
todavía podían alcanzar a los perdidos, y habían pagado un precio
muy valioso por ello. Yo también quería ayudar, pero no sabía donde comenzar.
Sabiduría dijo: «Está bien que quieras ayudar, pero lo harás
mejor continuando hacia adelante, hacia lo cual has sido llamado.
Todos estos serán sanados y escalarán el monte. Ahora podrán escalar más rápidamente porque tú y los otros, quienes fueron delante de ellos, destruyeron al enemigo y marcaron el camino. Ellos se
unirán a ustedes nuevamente en la batalla. Estos son intrépidos;
no se retirarán ante el enemigo.»

El poder del orgullo
Estaba meditando en lo que estaba aprendiendo, tanto al descender del monte como cuando estaba escalando, cuando el estruendo del campo de batalla me llamó la atención. Ahora había
miles de guerreros poderosos, quienes habían atravesado la planicie para atacar al remanente de la hueste del enemigo. El enemigo
huía en todas las direcciones excepto una división: Orgullo. Sin ser
detectada en lo absoluto, había marchado justo hasta la retaguardia de los guerreros que avanzaban, y estaba próxima a lanzar una
lluvia de flechas. Fue entonces cuando me di cuenta de que los
guerreros poderosos no tenían armadura en sus espaldas. Estaban
totalmente expuestos y vulnerables ante lo que los iba a golpear.
Sabiduría comentó: «Tú has enseñado que no hay armadura para
la parte trasera, lo cual significa que estabas vulnerable si huías
del enemigo. Sin embargo, nunca habías visto cómo el avanzar en
el orgullo también te hacía vulnerable.»
Solamente podía asentir afirmando. Era muy tarde para hacer
algo y era casi insoportable de observar, pero Sabiduría dijo que yo

45

LA BÚSQUEDA FINAL
debía observar. Sabía que el Reino de Dios estaba próximo a sufrir
una gran derrota. Había sentido tristeza con anterioridad, pero
nunca esta clase de tristeza. Para mi sorpresa, cuando las flechas
de Orgullo hirieron a los guerreros, éstos ni siquiera se dieron
cuenta. Sin embargo, el enemigo continuó disparando. Los guerreros estaban sangrando y se debilitaban rápidamente, pero no se
daban cuenta de ello. Al poco tiempo estaban débiles para sostener
sus escudos y espadas; los bajaron, declarando que ya no los necesitaban. Comenzaron a quitarse la armadura, diciendo que tampoco era necesaria.
Luego otra división enemiga apareció y comenzó a moverse hacia el frente rápidamente. Se llamaba El Fuerte Engaño. Sus
miembros lanzaban una lluvia de flechas y todas parecían dar en
el blanco. Unos pocos demonios de engaño, todos pequeños y aparentemente débiles, desviaron al que había sido un ejército grande
de guerreros gloriosos. Fueron llevados a diferentes campamentos
de prisión, cada uno denominado tras una doctrina distinta de demonios. Yo estaba sorprendido de cómo esta gran compañía de los
justos había sido derrotada tan fácilmente, y aún no sabían siquiera qué les había golpeado.
Dije de pronto: «¿Cómo puede ser que aquellos que eran tan
fuertes, que han llegado hasta la cúspide de la montaña, quienes
han visto al Señor como lo vieron, sean tan vulnerables?» Sabiduría se lamentó: «El orgullo es el enemigo más difícil de ver, y siempre surge desprevenidamente por la espalda. En alguna forma,
aquellos que han estado en alturas mayores también corren mayor
peligro de caer. Siempre debes recordar que en esta vida puedes
caer en cualquier momento, desde cualquier nivel.» «"El que piensa
estar firme, mire que no caiga"», respondí. «¡Qué sorprendente me
parecía ahora esa Escritura!» «Cuando crees ser el menos vulnerable a la caída, es, de hecho, cuando más lo eres. La mayoría de los
hombres caen inmediatamente después de una gran victoria», lamentó Sabiduría.
«¿Cómo podemos dejar de ser tan atacados?», pregunté. «Permanece cerca de mí, busca al Señor antes de tomar decisiones significativas, y manten ese manto puesto. Entonces el enemigo no podrá enceguecerte fácilmente como lo hizo con ellos.»

46

EL MONTE SANTO
Miré mi manto; se veía simple e insignificante. Sentía que me
hacía ver más como una persona que vive en las calles que como
un guerrero. Sabiduría respondió como si yo hubiese estado hablando en voz audible. «El Señor está más cerca de aquellos que viven en las calles que de los reyes. Sólo tienes verdadera fortaleza en
la medida que caminas en la gracia de Dios, y "Él da su gracia a
los humildes". Ningún arma malvada puede penetrar este manto,
puesto que nada tiene mayor poder que su gracia. Mientras lleves
puesto este manto, estás seguro en contra de este tipo de ataques.»
Luego comencé a mirar hacia arriba para ver cuántos guerreros permanecían aún sobre el monte. Estaba sorprendido de ver
cuan pocos había allí. Me di cuenta, sin embargo, que todos tenían
puestos el mismo manto de humildad. «¿Cómo sucedió esto?», pregunté. «Cuando vieron la batalla de la cual acabas de ser testigo,
todos vinieron a mí solicitando ayuda, y yo les di sus mantos», respondió Sabiduría. «Pero., ¡pensé que habías estado conmigo todo
este tiempo!» «Estoy con todos aquellos que caminan hacia adelante, para hacer la voluntad de mi Padre», respondió. «¡Tú eres el Señor!», exclamé. «Sí. Te dije que nunca te abandonaría ni te desampararía. Estoy con todos mis guerreros como lo estoy contigo. Seré
lo que necesites para que cumplas mi voluntad, y tú necesitaste sabiduría.» Luego se desvaneció.

Categorías en el Reino
Me quedé parado en medio de una gran compañía de ángeles
que ministraban a los heridos en los niveles de «Salvación». A medida que comencé a caminar delante de los ángeles, se inclinaron
hacia mí sobre una rodilla y me mostraron gran respeto.
Finalmente le pregunté a uno de ellos por qué hacían esto, ya
que aun el más pequeño de ellos era más poderoso que yo. «A causa del manto», respondió. «Este es el rango más alto en el Reino.»
«Es un simple manto», protesté. «¡No!», replicó el ángel. «Estás vestido con la gracia de Dios. ¡No hay mayor poder que este!» «Pero
hay miles de nosotros que usamos el mismo manto. ¿Cómo podría
representar un rango?», pregunté. «Ustedes son los temibles campeones, los hijos e hijas del Rey. El llevaba puesto el mismo manto

47

LA BÚSQUEDA FINAL

cuando caminó sobre la tierra. Mientras que estén vestidos así, no
hay poder sobre el cielo o la tierra que pueda permanecer delante
de ustedes. Todo el mundo en el cielo y en el infierno reconoce ese
manto. Ciertamente somos sus siervos, pero El habita dentro de
ustedes, y ustedes están vestidos con su gracia.»
De alguna manera supe que si no hubiera estado con el manto
puesto, y si mi armadura gloriosa hubiese sido expuesta, la afirmación de los ángeles y su comportamiento para conmigo hubiesen
alimentado mi orgullo. Simplemente era imposible sentirme orgulloso o arrogante mientras llevaba puesto aquel simple manto. No
obstante, mi confianza en el manto crecía rápidamente.

48

!

PARTE III
EL

netonno
d e Las

agallas

- . : - * t i . * , M ' . 1 ••'••;} A*
:••?»-,, " ^ ' & • * * v « *

F

O

En el horizonte veía una gran nube blanca que se aproximaba.
En mí surgió la esperanza solo de mirarla. Pronto había llenado la
atmósfera con esperanza, de igual forma como el sol al amanecer
hace huir la oscuridad de la noche. A medida que se acercaba reconocí las grandes águilas blancas que habían volado del Árbol de la
Vida. Comenzaron a aterrizar sobre el monte tomando sus lugares
en cada nivel al lado de las compañías de guerreros.
Cuidadosamente me acerqué al águila que había aterrizado cerca de mí, puesto que su presencia era asombrosa. Cuando me miró
con sus ojos penetrantes, sabía que no podía esconder nada de ella.
Sus ojos eran tan impetuosos y resueltos que yo temblaba, mientras que los escalofríos subían y bajaban en mi cuerpo solo por mirarla. Antes que pudiese preguntarle algo, ella me respondió:
«¿Quieres saber quiénes somos? Somos los profetas escondidos que
han sido reservados para esta hora. Somos los ojos de aquellos que
han recibido las poderosas armas divinas. Se nos ha revelado todo
lo que el Señor va a hacer y todo lo que el enemigo ha planeado en
contra de ustedes. Hemos explorado toda la tierra y juntos sabemos
todo lo que se requiere conocer para la batalla.»
«¿No acabas de ver la batalla que tomó lugar recientemente?»,
inquirí con la irritación con que me atreví a expresarme. «¿No pudieron haber ayudado a aquellos guerreros que acaban de ser llevados cautivos?» «Sí; lo vimos todo, y hubiésemos ayudado si ellos hubieran querido nuestro apoyo. Podríamos haberlos ayudado reteniéndolos, diciéndoles que se sentaran y se quedaran quietos. Pero
solo podemos luchar en las batallas que el Padre nos ordena, y solo
50


Documentos relacionados


Documento PDF la princesa ha vuelto
Documento PDF shemot
Documento PDF zinn howard la otra historia de los estados unidos
Documento PDF islandia
Documento PDF los 24 protocolos de los sabios de si n
Documento PDF y por fin aquelos que estaban dormidos despertaron


Palabras claves relacionadas