Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



Nota Coco .pdf


Nombre del archivo original: Nota Coco.pdf

Este documento en formato PDF 1.6 fue generado por Adobe InDesign CC (Macintosh) / Adobe PDF Library 10.0.1, y fue enviado en caja-pdf.es el 11/04/2015 a las 02:17, desde la dirección IP 167.60.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 446 veces.
Tamaño del archivo: 233 KB (1 página).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


en clave país
Emblemas
Entrevista a Antonio “Coco” Gil, de Zona 3

El Orgullo de Ser…
Pablo Caballero *

H

ace algunos meses para la última
edición de El Solidario, le envié
a Darío (Rodríguez) una nota reseñando un pequeño homenaje que le
habíamos hecho en nuestra cooperativa
a uno de los compañeros fundadores: el
“Negro” Vega. El redactor responsable,
rápido de reflejos armo una columna
para homenajear a los viejos pioneros y
me dio la grata tarea de salir a charlar
con ellos y contar su historia, que es en
definitiva la historia del movimiento.

Si yo les digo que entrevisté al compañero Antonio Gil, la mayoría de los
lectores quedaría en ascuas, sin saber
de quién se trata. Ahora si yo les digo
que vine hasta zona 3 y entrevisté al
Coco, todo el mundo sabe de quién estoy hablando. Como el mismo dice: “Vos
acá preguntas por Coco el comunista y
todos saben quién soy, donde estoy y
hasta que respiro”.
Es un sábado de sol pleno, el 105 después de doblar en la cruz y pasar enfrente a zona 6, me deja en la puerta
misma de este gigante de 839 casas.
Camino por la calle central rumbo al comunal, son las once en punto. Del otro
lado de la calle aparece el, haciéndome
así con las manos, señalándome el reloj,
como diciéndome: “¡yo puntual!”. Por
suerte esta vez, yo también! Entramos
al Salón, me muestra con indisimulado
orgullo el nuevo gimnasio, remodelado
con fondos del presupuesto participativo con un piso impecable y el techo
puesto a nuevo, me cuenta de las actividades que se hacen y largamos la charla
que a continuación trato de transmitir,
con algunas imperdibles citas textuales
de las muchas frases imperdibles que
me largó.
La charla empieza por los comienzos de zona 3 allá por 1971: “el primer

terreno que pensábamos construir era
donde hoy está el Portones Shopping,
pero el presidente del BHU de aquel
momento que era el señor Luongo nos
dijo que era demasiado para nosotros.
Nuestra idea era construir 839 viviendas
tipo dúplex, no apartamentos como tenemos ahora. Cuando salimos a buscar
terreno y encontramos este, no entraban todas (las tipo dúplex) entonces hicimos un arreglo: hacemos tantas casas
y el resto apartamentos. Por eso cuando
vos entras acá primero son casas bajas
y después empiezan los apartamentos”.
Aquí se construye en etapas las 7 cooperativas que forman la zona. Aunque
en principio era una sola, para otorgar
el crédito los obligaron a dividirse y no
sobrepasar determinado número. Ahí el
nucleamiento se dio por matriz sindical:
los gráficos, los del transporte, los de
la OSE, los de la lana, los de la bebida
y así se formaron las diferentes cooperativas. Esta raíz sindical de todas las
cooperativas es para el Coco lo que le
dio una fuerte impronta gremialista al
complejo.
Sindicalista desde sus primeros años,
cuando a los 14 entro a trabajar en la
FUMAYA, su nombre figuraba en las
listas negras de la dictadura y varias
veces fue “tachado” cuando enviaban
al ministerio de Hacienda las listas de
compañeros postulados a las distintas
comisiones.
No sin emocionarse unas cuantas veces mientras lo hace, sigue contándome
los inicios del complejo: “entrar a este
terreno fue bravo, acá adentro encontramos una fábrica de ladrillos con chimenea y todo; y de donde sacaban la
tierra para hacer los ladrillos quedaban
lagunas. Al fondo del complejo había
una laguna enorme, donde hoy está la

cancha de baby futbol. Con la ayuda del
ejercito tiramos la chimenea y con todo lo
que sobraba de escombro la fuimos rellenando”. Así continuo la construcción del
complejo que finalizó en 1985 y mientras
se iban entregando las viviendas en etapas. Coco ingresó en la tercer etapa de entregas. Mientras tanto los trabajos se encadenaban, primero la Fumaya, después la
General Electric, “ahí trabajé con el que
hoy es ministro de Trabajo, Ernesto Murro. La fábrica era del rubro metalúrgico
y tenía un sindicato el SUAGE, pero en ese
momento no estaba afiliado a nada. Con
otros compañeros fuimos empujando hasta
que finalmente se afilio a la UNTMRA. Ahí
me hice muy amigo de Rosario Pietraroia,
un compañero de esos de sacarse el sombrero. Ahí trabaje hasta los 59 años, casi la
edad de jubilarme.”
Entre sus tantas vivencias como cooperativista hay dos cosas que lo llenan de
orgullo: la juntada de firmas del 84, y la
tarea de recibir en la cooperativa a delegaciones del extranjero. De la recolección
de firmas me dice: “la juntada de firmas
para mi es lo más grande ! Sabes porque?
porque nos juntó con la gente, con la juventud. Los compañeros de la FEUU, andaban por todos lados. Ese domingo acá
adentro no sabes lo que era: un mar de
gente!”

Con las pasantías internacionales le
pasa más o menos lo mismo: “siento orgullo al recibir a las delegaciones que
vienen de afuera a ver lo que nosotros
construimos y tomarlo como ejemplo”
arranca visiblemente emocionado. “...
no me preguntes de donde vinieron,
pregúntame mejor de donde no vinieron, América Latina toda!”. “Y cuando
los recibo y se van entusiasmados me
doy cuenta que aun a los 80 años, pa
algo sirvo y ese es mi orgullo!” remata.
Así entre charla y anécdota se nos
pasa más de una hora como volando,
terminamos en el salón la “entrevista” y
salimos a sacar las fotos. Ahí queda claro quién es el Coco: a cada paso un saludo, un beso, una broma. Posa orgulloso
junto al cartel de entrada al complejo y
como despedida me tira una frase que
me sacude: “ yo llevo el cooperativismo
muy adentro, si cuando me muera me
pudiera enterrar debajo de estas casa,
me enterraba!”
Y si Coco, no tengo dudas que lo harías. Pero mientras tanto deja que te
disfrutemos: tu compromiso, tu emoción, tu entusiasmo. Tu orgullo de ser…
(*) Integrante de la Dirección Nacional y pte de
Enforma

Reflexión
Juan Boriolo *

N

os parece irreal la desmovilización
de las cooperativas que tienen entre
20 y 40 años de construidas, donde
todos los sueños y objetivos pos construcción, salvo alguna excepción, han quedado
por el camino.
Uno de ellos era la inserción barrial en
todos los temas que hiciera de los temas
claves un fuerte compromiso de participación para mejorar en cantidad, calidad y
equipamiento el entorno barrial. Sabemos
de esfuerzos personales, de compañeros
cooperativistas en los Consejos Vecinales,
pero no sabemos de compromisos de las
cooperativas en estos temas.
Pero también por si fuera normal notamos la ausencia de preocupación por mejorar la calidad de vida de los adultos mayores. Si bien en algunas cooperativas hay

actividades de canto, teatro, deporte, etc.
El adulto con problemas médicos y motrices serios nos son parte del orden del día
que corresponde a la sensibilidad social,
o sea, rodear y preocuparse desterrando
la soledad, sustituyéndola por alegría, esperanza y compañerismo, causas que también se logran con la ayuda mutua.
Sabemos que la marcha normal de la
vida nos va llevando a queridos compañeros y compañeras que van siendo sustituidos por nuevos compañeros. No fallemos,
sepamos elegir, no precisamos ocupantes
de viviendas vacías solamente, elijamos
familias que con seguridad se integren a
la cooperativa, no vayamos facilitando
que nuestras cooperativas generadoras
de enormes valores y riquísima historia,
aún en los tiempos más difíciles, se vayan
transformando solapadamente en barrios

privados con el ingreso social de familias
con mayor poder adquisitivo donde el consumismo y el hace la tuya se adueñen de
cuerpos y almas.
También nos preocupan los niños, deberíamos estar alerta para que la tecnología
no les robe la infancia, etapa de la vida
que debe ser plena en todas sus facetas,
festejar el día del niño, Reyes, etc. Es bueno, pero todo el año es carnaval.
Por último, una reflexión cuál fue, es y
será la herramienta que logró y está en
plena vigencia para que los problemas de
las cooperativas en todas las etapas salgan
adelante.
(*) Ex dirigente de FUCVAM. Integrante de Covimt 12

abril 2015

15


Vista previa del documento Nota Coco.pdf - página 1/1

Documentos relacionados


Documento PDF nota coco
Documento PDF qorintiyim bet
Documento PDF cuarta de la libertad
Documento PDF el hombre muerto
Documento PDF el hombre muerto cuento
Documento PDF cursoensenar


Palabras claves relacionadas