Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Capitulo25 .pdf



Nombre del archivo original: Capitulo25.pdf

Este documento en formato PDF 1.5 fue generado por Adobe InDesign CS3 (5.0.4) / Adobe PDF Library 8.0, y fue enviado en caja-pdf.es el 08/01/2015 a las 00:15, desde la dirección IP 80.59.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1365 veces.
Tamaño del archivo: 311 KB (12 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Sección III

25

Enfermedad de Crohn
P. Nos Mateu y J. Clofent Vilaplana

DEFINICIÓN

293

La enfermedad de Crohn (EC) es una inflamación crónica transmural de etiología
desconocida. Puede afectar a cualquier parte del tracto digestivo y asociarse a manifestaciones sistémicas y extraintestinales. Su carácter transmural y su tendencia a la
fibrosis explica el desarrollo frecuente de fístulas y estenosis. En el curso natural de
la enfermedad alternan frecuentemente brotes de actividad inflamatoria con períodos
de remisión y existe una elevada tendencia a la recurrencia tras la resección quirúrgica de
los tramos afectados. Cada vez se están esclareciendo más aspectos de su patogenia; se considera probable la implicación de factores desencadenantes ambientales de
naturaleza aún no determinada (tabaco, infecciones, componentes de la dieta, etc.).
Así, en pacientes genéticamente predispuestos, en la mucosa intestinal se iniciaría y
perpetuaría una compleja respuesta inmunitaria, exagerada e incontrolada, mediada
fundamentalmente por linfocitos T contra antígenos luminales, incluida la propia microflora bacteriana entérica.

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS
Los síntomas más frecuentes son el dolor abdominal y la diarrea, aunque también pueden
presentarse rectorragia, pérdida de peso con déficit nutricional, fiebre, dolores articulares y
afectación anal, entre otros. El diagnóstico de EC no es sencillo, puesto que no existe una
prueba o determinación que suponga un patrón oro. En el último consenso de la European
Crohn’s and Colitis Organization (ECCO), se destaca que el diagnóstico de enfermedad se
establece con una combinación no estrictamente definida de datos clínicos, endoscópicos,
radiológicos, histológicos y de hallazgos en pieza quirúrgica.
Tras la sospecha de EC, la realización de una ileocolonoscopia con toma de biopsias es
el proceder de elección y para un correcto diagnóstico de la enfermedad se deben tomar
al menos 2 biopsias de 5 áreas (recto, colon descendente, colon transverso, colon ascendente e íleon). Con independencia del resultado de la ileocolonoscopia, es necesario realizar el estudio completo del intestino delgado, habitualmente mediante tránsito intestinal
baritado. Además, ante sospecha formal de EC que no ha podido ser demostrada con
métodos estándar está indicada la realización de cápsula endoscópica o enterografía por
resonancia magnética o tomografía computarizada (TC). Para la confirmación diagnóstica
de la EC siguen siendo válida la utilización de los denominados criterios de Lennard-Jones
(tabla 25-1).

Capt. 25.indd 293

13/12/10 17:13:32

III. Intestino

Tabla 25-1  Criterios de Lennard-Jones



294

Clínica o
Radiología
Biopsia
endoscopia

Muestra
quirúrgica

Lesión digestiva alta
+
+
+
Lesión anal
+
+
Distribución segmentaria
+
+
+
Lesión transmural
Fisura
+
Absceso
+
+
Fístula
+
+
Estenosis
+
+
Hallazgos histológicos
Úlcera
+
Agregados linfoides
+
Granulomas
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Se considera “enfermedad de Crohn definida” cuando concurre la presencia de granulomas en el estudio histológico
junto a otro criterio o, en ausencia de granulomas, existencia de 3 criterios. Se define la enfermedad como “probable”
con 2 criterios en ausencia de granulomas.

CLASIFICACIÓN DE LA ENFERMEDAD
La clasificación fenotípica actualmente utilizada es la Clasificación de Montreal (tabla
25-2), versión modificada de la de Viena y que tiene en cuenta 3 categorías: edad al diagnóstico (A), localización (L) y patrón evolutivo (B). Las diferencias sustanciales con respecto
a la anterior es que se añade el grupo A1, separando los pacientes con inicio antes de los
16 años. Además, se introduce el modificador de tracto digestivo superior (L4), que puede
añadirse a las demás localizaciones, y no se incluye la forma perianal en la enfermedad fistulizante sino que se la considera un modificador de cualquiera de los otros subtipos. Esta
clasificación es la recomendada por la Organización Mundial de Gastroenterología. Estas
tres categorías no son necesariamente independientes y, además, el patrón evolutivo no
es estable en el tiempo. Así, a mayor tiempo de evolución de la enfermedad mayor probabilidad de que un patrón inflamatorio evolucione a un patrón estenosante y/o fistulizante.
A cualquiera de las anteriores categorías se le añade la letra “p” si además se asocia
enfermedad perianal.

CUANTIFICACIÓN DE LA ACTIVIDAD CLÍNICA Y MORFOLÓGICA
Se han diseñado múltiples índices con el objetivo de cuantificar la actividad inflamatoria,
especialmente, desde el punto de vista clínico. El más utilizado en los ensayos clínicos es
el Crohn’s Disease Activity Index (CDAI), que incluye 8 variables, siete de ellas clínicas, y
sólo un parámetro analítico (tabla 25-3). Aunque suponga el patrón oro para cuantificar la
actividad en los ensayos clínicos, es difícil de aplicar en la práctica diaria. Desde el punto
de vista clínico, y siguiendo las recomendaciones de la ECCO, se considera brote leve
cuando el paciente tolera la alimentación oral y no presenta signos de deshidratación,

Capt. 25.indd 294

13/12/10 17:13:32

Enfermedad de Crohn

Tabla 25-2  Clasificación de Montreal de la enfermedad de Crohn
Edad al diagnóstico

Localización

Patrón evolutivo

A1: ≤ 16 años
L1: ileal
B1: no obstructivo-no fistulizante
  (inflamatorio)
A2: 17-40 años
L2: cólica
B2: obstructivo (fibroestenosante)
A3: > 40 años
L3: ileocólica
B3: fistulizante

L4: gastrointestinal alta
Añadir “p” a cualquiera de las
  (se añade a cualquiera de   anteriores si existe participación
  las anteriores si está presente)   perianal

Tabla 25-3  Cálculo del índice de actividad de la enfermedad de Crohn (Crohn’s
Disease Activity Index [CDAI])

Días 1 2 3 4 5 6 7

1. Número de heces
_ _
_ _ _ _ _
líquidas o muy blandas
2. Dolor abdominal
_ _
_ _ _ _ _
(no = 0, leve = 1,
moderado = 2, grave = 3)
3. Estado general
_ _
_ _ _ _ _
(bueno = 0, regular = 1,
malo = 2, muy malo = 3,
terrible = 4)
4. Número de las siguientes 6 manifestaciones clínicas
   Artritis/artralgia
   Iritis/uveítis
   Eritema nudoso/pioderma/aftas
   Fisura anal/fístula/absceso
   Otras fístulas
   Fiebre > 38,5 ºC
    en la última semana
5. Toma de antidiarreicos
(no = 0, sí = 1)
6. Masa abdominal
(no = 0, dudosa = 2, sí = 5)
7. Hematocrito
(47%: hematocrito actual en varones)
(43%: hematocrito actual en mujeres)
8. Peso corporal = ? Peso estándar = ?
Porcentaje por debajo del peso estándar

Suma

295

Subtotal

× factor
×2=
×5=

×7=

× 20 =
× 30 =
× 10 =
×6=

×1=

Los apartados 1, 2 y 3 hacen referencia a lo ocurrido al paciente durante los 7 días previos a la
consulta.
Para la inclusión en ensayos clínicos, se consideran “activos” los pacientes con CDAI ≥ 220.
Se considera remisión un CDAI < 150 y se considera respuesta una disminución en el CDAI
≥ 100 puntos.
Se considera recidiva un CDAI > 150 con un incremento de 100 puntos respecto al valor basal.

Capt. 25.indd 295

13/12/10 17:13:32

III. Intestino

296

fiebre, sensibilidad abdominal o presencia de masa dolorosa en la exploración y ni síntomas o signos de obstrucción. Si existe pérdida de peso es inferior al 10% (equivale a un
CDAI de 150 a 220). El brote moderado se presenta con dolor a la palpación abdominal,
febrícula, anemia o pérdida de peso > 10% (equivale a un CDAI de 220 a 450). En el brote
grave el paciente precisa hospitalización por caquexia, fiebre, vómitos, obstrucción intestinal, peritonismo o absceso intrabdominal (equivale a un CDAI > 450).
Como complemento a la valoración clínica, puede ser útil la determinación de ciertos
parámetros analíticos (velocidad de sedimentación globular, proteína C reactiva [PCR],
fibrinógeno). La PCR es el que mejor correlación presenta con la actividad inflamatoria,
está habitualmente normal en los brotes leves, en el límite alto de la normalidad en los
moderados y francamente elevada en los brotes graves. Actualmente existe la tendencia
a incluir como activos en los ensayos clínicos a los pacientes con CDAI > 220 y PCR >
10 mg/l. Entre los marcadores de actividad que pueden ser determinados en heces destaca la calprotectina, especialmente con buena correlación con las lesiones en las localizaciones cólicas. Este marcador ha sido utilizado, especialmente en población pediátrica,
para distinguir enfermedad funcional de lesiones inflamatorias.
La curación mucosa es un parámetro más objetivo que la remisión clínica para evaluar
la actividad inflamatoria y se asocia con mejor pronóstico a largo plazo pues disminuye
el riesgo de cirugía y hospitalizaciones. No existe consenso en la actualidad para definir
el término curación mucosa y puede entenderse como tal la ausencia de lesiones o la
presencia de lesiones mínimas no relevantes. En la práctica clínica la monitorización
endoscópica, excepto para el control posquirúrgico, debería utilizarse en pacientes asintomáticos sólo cuando los marcadores biológicos (PCR o calprotectina) sugieren progresión de la enfermedad.

TRATAMIENTO
La EC es un proceso crónico e incurable; sin embargo, la historia natural y el pronóstico
se encuentran modificados por las diferentes opciones de tratamiento médico y quirúrgico que pueden ofertarse actualmente. El objetivo primordial del tratamiento consiste en
conseguir y mantener la remisión completa de la enfermedad y en evitar y tratar las complicaciones. Se tendrá en cuenta conseguirlo con el menor número de efectos secundarios
posible y la mejor calidad de vida para el paciente. La heterogeneidad clínica de la EC va
a requerir un tratamiento individualizado que depende de múltiples factores entre los que
destacan la localización, la gravedad, el patrón evolutivo, la respuesta previa al tratamiento y la presencia de complicaciones. Determinados factores clínicos al comienzo de la
enfermedad (edad joven al diagnóstico, localización ileocólica, necesidad de corticoides y
enfermedad perianal) traducen un peor pronóstico y su presencia debe tenerse en cuenta
en la decisión terapéutica.

Tabaco
El tabaco aumenta la probabilidad de desarrollo de EC. Además, influye de manera desfavorable en la respuesta terapéutica del brote activo de la enfermedad, en la probabilidad
de mantener la remisión y en la recurrencia tras la cirugía. La primera medida que hay que
adoptar en el tratamiento es la recomendación de dejar de fumar. Se debe ofrecer a los
pacientes todos los recursos disponibles para conseguir y mantener en el tiempo este objetivo: información, apoyo psicológico y programas específicos activos.

Capt. 25.indd 296

13/12/10 17:13:32

Enfermedad de Crohn

Fármacos utilizados
Aminosalicilatos
Los aminosalicilatos han sido uno de los grupos farmacológicos más ampliamente prescritos en la EC. Sulfasalazina podría tener alguna utilidad a dosis altas (3 a 6 g/día) en la
inducción de la remisión en la EC leve de colon; sin embargo, su uso se encuentra limitado
por la alta frecuencia de efectos adversos. En la actualidad existe un intenso debate sobre
la eficacia real de mesalazina en la inducción de la remisión, ya que los resultados en
los estudios realizados son contradictorios; podría tener una cierta eficacia a dosis altas
(≥ 4 g/día) en el brote leve de localización ileocólica. Los aminosalicilatos no han mostrado
beneficio frente a placebo en el mantenimiento de la remisión inducida farmacológicamente. En los casos de EC cólica distal leve puede ser utilizada mesalazina tópica.

297

Corticoides
En general, el tratamiento de primera línea de la enfermedad activa son los corticoides
sistémicos. En la EC ileal o ileocecal, los corticoides de acción local (budesónida) a la
dosis de 9 mg/día son los preferibles en las formas leves; los brotes moderados pueden
ser tratados con esta misma pauta o con corticoides sistémicos (orales) dependiendo
de las condiciones clínicas. La dosis utilizada es de 0,75 mg/kg/día de prednisolona o
1 mg/kg/ día de prednisona. Dosis superiores no parecen ofrecer ventajas terapéuticas, y
sí incrementan sustancialmente la toxicidad. El brote grave implica habitualmente ingreso
hospitalario para la administración intravenosa del tratamiento a las mismas dosis que
en los brotes moderados. No existe consenso sobre la pauta de reducción progresiva de
la dosis. En general, la dosis inicial se mantiene hasta la remisión clínica y después se
reduce del orden de 5-10 mg semanales hasta llegar a 20 mg/día. A partir de esta dosis,
se disminuye en 2,5-5 mg cada semana hasta su retirada. Se administra la dosis oral completa por la mañana; aunque si con ello no se controlan los síntomas nocturnos, pueden
prescribirse 2 tomas.
El porcentaje aproximado de pacientes que responden a los corticoides es aproximadamente del 70%. Los pacientes cuya enfermedad se mantiene en actividad a pesar de dosis
plenas de corticoides se consideran corticorrefractarios. Antes de dictaminar si un brote
es refractario y, sobre todo, si va a indicarse tratamiento inmunosupresor, deben excluirse
posibles causas que justifiquen la ausencia de respuesta a corticoides, especialmente la
presencia de un absceso intrabdominal o de una sobreinfección concomitante.
Una significativa proporción de pacientes que sí responde a los corticoides desarrolla con
posterioridad una corticodependencia. Este concepto implica la recidiva precoz tras la suspensión del tratamiento o durante la fase de disminución progresiva de la dosis, de forma
que no se consiga su retirada prolongada.
Las situaciones de corticorrefractariedad y corticodependencia son indicación de tratamiento biológico, inmunosupresor y/o quirúrgico.
Uno de los principales inconvenientes de los corticoides es la aparición de efectos secundarios, entre los que destacan los efectos estéticos (cara de luna llena, acné, etc.), la hipertensión, la hiperglucemia y la pérdida de masa ósea. Los corticoides con acción preferentemente local o tópica (budesónida) tienen menores efectos secundarios. Los corticoides
no han mostrado eficacia en el mantenimiento de la remisión. Ante el uso de corticoides
(incluida la budesónida) debe vigilarse el posible desarrollo de osteoporosis. En una reciente revisión sistemática se aconseja el tratamiento simultáneo con calcio (1.000-1.200 mg/
día) y vitamina D (400-800 mg/día) a todos los pacientes que reciban tratamiento.

Capt. 25.indd 297

13/12/10 17:13:32

III. Intestino

En la enfermedad con afectación distal, pueden administrarse corticoides tópicos
(budesónida, beclometasona, triamcinolona) por vía rectal.

Inmunomoduladores

298

Capt. 25.indd 298

La historia natural de la enfermedad tiende de forma casi universal a la recidiva. Los
inmunomoduladores tiopurínicos (azatioprina y mercaptopurina) son fármacos que han
demostrado su eficacia sobradamente en el tratamiento de la EC y son ampliamente utilizados como tratamiento de mantenimiento. Su inicio de acción lento los hace inadecuados
como único tratamiento para la enfermedad activa. Las clásicas indicaciones para el uso de
inmunomoduladores incluían, en general, la enfermedad de más dificil control: la corticodependencia, los efectos adversos de los corticoides, el inicio precoz, la enfermedad perianal
asociada o la enfermedad extensa. Cada vez más se propugna su introducción precoz como
medicación adyuvante junto con los tratamientos útiles en la inducción: corticoides y agentes anti-TNF, para conseguir el ahorro de éstos y el mantenimiento de la remisión. Así, su
empleo muy temprano es una opción a considerar en los pacientes con criterios de riesgo
de EC discapacitante (enfermedad grave, extensa y de inicio en edad joven).
En los pacientes en tratamiento inmunosupresor que presentan una recidiva es apropiado evaluar la adherencia a éste y su optimización antes de considerar el fracaso terapéutico. El objetivo terapéutico de la EC es mantener la remisión completa libre de esteroides
y para ello una gran proporción de pacientes van a necesitar tratamiento inmunosupresor,
que debe indicarse para conseguir este objetivo. En los pacientes con enfermedad muy
localizada la cirugía debe considerarse siempre como una posible alternativa.
La eleccion de la medicación para la prevención de la recidiva tras la remisión inducida por fármacos debe tener en cuenta el curso previo de la enfermedad, su extensión
y la respuesta y la tolerancia a los tratamientos previos. Los pacientes deben también
participar en la toma de decisiones. Como tratamiento de mantenimiento se deben considerar especialmente los inmunomoduladores y los fármacos anti-TNF, en monoterapia
o de forma combinada. El tratamiento de mantenimiento con inmunomoduladores, en
general, debe mantenerse indefinidamente. Sólo en determinadas circunstancias de remisión profunda (clínica, biológica e incluso morfológica) y mantenida en el tiempo puede
considerarse su retirada. De igual forma, en las situaciones de inactividad prolongada (2
años) en pacientes bajo tratamiento combinado (inmunomodulador y anti-TNF), se debe
considerar la retirada de uno de ellos para disminuir los posibles efectos secundarios,
especialmente la posibilidad de desarrollo de infecciones oportunistas y un mayor riesgo
de linfomas.
Las dosis de azatioprina utilizada deber ser de 2,5 mg/kg/día y de mercaptopurina de
1,5 mg/kg/día. Aun en ausencia de estudios comparativos directos, como azatioprina es
metabolizada a mercaptopurina, se consideran similares en su eficacia a las dosis indicadas. En aproximadamente la cuarta parte de los pacientes el fármaco no va a ser tolerado,
bien por reacciones de hipersensibilidad (hepatotoxicidad, pancreatitis, fiebre, exantema,
mialgias) que acontecen entre el 1-5% de los casos, bien por toxicidad gastrointestinal
(náuseas, epigastralgia, etc.). Esta última es frecuente, aunque puede minimizarse con la
introducción de dosis progresivas y puede mejorar en un 50% de los casos con el cambio
de azatioprina por mercaptopurina. Existe un mínimo riesgo de aplasia medular (0,3%) y
un riesgo más elevado de toxicidad medular leve (leucopenia y macrocitosis como más
frecuentes). La determinación de tiopurina metiltransferasa (TPMT), enzima implicada en
el metabolismo de azatioprina, podría detectar a un cierto grupo de pacientes que pueden
desarrollar esta toxicidad, con lo que puede ser útil su determinación para prevenirla; la

13/12/10 17:13:32

Enfermedad de Crohn

última guía ECCO no hace este uso obligado sino aconsejable. La monitorización del tratamiento (hemograma, perfil hepático) debe ser más estrecha al inicio y dependiendo de la
dosis inicial podría recomendarse cada 1-2 semanas. En el mantenimiento deben realizarse
controles hematológicos cada 3-4 meses. El fármaco no debe retirarse durante el embarazo. Los pacientes tratados con azatioprina o mercaptopurina que recidivan deben ser
reevaluados para considerar administrar metrotexato o anti-TNF.
Metrotexato es un antimetabolito que se ha utilizado especialmente como segundo inmunosupresor, reservando su uso para las situaciones con refractariedad o con intolerancia a
los tiopurínicos. Debe administrarse a la dosis de 25 mg i.m. semanales en la inducción de
la remisión y de 15 mg semanales en el mantenimiento de los pacientes en los que se ha
mostrado eficaz en la inducción. Es abortivo y teratógeno por lesión en células germinales,
por ello no debe administrarse en los pacientes (varones y mujeres) que deseen embarazo.
Las evidencias que avalan el uso de otros inmunomoduladores (ciclosporina, tacrolimus,
micofenolato o ciclofosfamida) en la EC son mucho más limitadas.

299

Anti-TNF
Los dos anticuerpos monoclonales IgG1 anti-TNF aprobados en Europa para su uso en
la EC son infliximab y adalimumab. Infliximab tiene aprobado su uso en población pediátrica. Certolizumab, fragmento Fab de anti-TNF pegilado, está aprobado en Estados Unidos.
Todos estos fármacos tienen una eficacia y un perfil de seguridad que puede considerarse
similar; la elección depende de situaciones tales como preferencia del paciente, disponibilidad y coste. Existe evidencia sobrada sobre su eficacia en la inducción de la remisión y
en su mantenimiento en la enfermedad inflamatoria luminal. Deben ser utilizados con precaución ante síntomas suboclusivos; en ausencia de actividad expresada por marcadores
biológicos o cuantificada por técnicas de imagen, el paciente con síntomas oclusivos
debe considerarse candidato a la resección quirúrgica. En general, los fármacos anti-TNF
deben tenerse en cuenta cuando la enfermedad activa no se controla con corticoides de
forma rápida y cuando el mantenimiento no se consigue con inmunomoduladores o éstos
presentan toxicidad. Estos fármacos también se utilizan cada vez de forma más precoz,
así, incluso en pacientes que no han tomado previamente inmunomoduladores, pueden
estar indicados como puente hacia ellos. En determinadas circunstancias individualizadas de gravedad pueden ser preferibles a los inmunosupresores para el mantenimiento
de la remisión.
Infliximab se administra en perfusión intravenosa a la dosis de 5 mg/kg en las semanas 0,
2 y 6 y cada 8 semanas como tratamiento de mantenimiento. Adalimumab se administra de
forma subcutánea, su presentación actual es como pluma autoinyectable. La dosis habitual
en inducción es de 160, 80 y 40 mg en las semanas 0, 2 y 4 y 40 mg cada 2 semanas como
mantenimiento. La elección de uno u otro fármaco depende de las circunstancias y preferencias de cada paciente. En general son similares como tratamiento de mantenimiento y, en el
momento actual, está más justificado el uso de infliximab cuando existe enfermedad perianal
asociada y en los pacientes hospitalizados con enfermedad grave. En las situaciones de fallo
en la respuesta primaria o de pérdida de ésta durante el mantenimiento, puede plantearse
el aumento de la dosis (utilizando el doble de la habitual) o el acortamiento del intervalo de
administración a la mitad del habitual o bien el paso al otro anti-TNF. En ambos casos está
especialmente indicado excluir otras causas de fracaso (estenosis establecida, patología
concomitante) y plantear como opción la resección quirúrgica.
La estrategía habitual antes de iniciar tratamiento con anti-TNF está dirigida a minimizar
el riesgo de complicaciones (tabla 25-4). Es particularmente relevante descartar una infec-

Capt. 25.indd 299

13/12/10 17:13:32

III. Intestino

Tabla 25-4  Determinaciones a realizar antes de la administración de anti-TNF
Necesarios:
– Marcadores de virus de la hepatitis B
– Serología VIH
– Estudio de las heces (coprocultivo, parásitos)
– PPD (con booster). Radiografía de tórax
– TC abdominal (ante sospecha de absceso)
Optativos:
– Marcadores de virus de la hepatitis C
– Anticuerpos antinucleares
– Tránsito baritado intestinal o enterorresonancia (ante sospecha de estenosis establecida)

300

PPD: derivado proteico purificado (purified protein derivative); TC: tomografía computarizada.

Tabla 25-5  Pauta de vacunación en el paciente con enfermedad inflamatoria
intestinal
Enfermedad

Indicación

Frecuencia

Tétanos, difteria, tos ferina
Gripe

Neumococo
Hepatitis B
Papilomavirus
Varicela


Calendario vacunal
Inmunocompetentes: > 50 años
Inmunodeprimidos: recomendada
Todos los pacientes
Pacientes con serología previa negativa
Mujeres 14-26 años
Inmunocompetentes: si serología negativa
Inmunodeprimidos: contraindicada

Cada 10 años
Anual
Anual
Cada 5 años
3 dosis
3 dosis
2 dosis

ción tuberculosa latente. Con ello y con una adecuada pauta de vacunación se minimiza
el riesgo de infecciones en estos pacientes (tabla 25-5). Es de destacar que el riesgo de
infección oportunista aumenta a medida que aumentan el número de fármacos implicados
en los cotratamientos (corticoides, inmunomoduladores, anti-TNF).

Otros tratamientos
El uso clínico de otros tratamientos biológicos eficaces como natalizumab (molécula antiadhesión) está limitado por sus potenciales efectos adversos graves (desarrollo de encefalopatía multifocal progresiva), aunque en determinadas circunstancias puede plantearse su uso
compasivo. Otras terapias biológicas selectivas están en fase de experimentación.
Las dietas elementales y poliméricas (preferiblemente las poliméricas e hiperproteicas)
son adecuadas como terapia coadyuvante en pacientes malnutridos; además, determinadas fórmulas de nutrición enteral han demostrado tener eficacia terapéutica primaria pero
inferior a la obtenida con esteroides (porcentajes de remisión entre 50-60%). La nutrición
enteral puede considerarse una alternativa a los corticoides en los brotes leves y moderados y está particularmente indicada en la inducción de la remisión en la población pediátrica para evitar el uso de corticoides.
En el momento actual la evidencia sobre el tratamiento con probióticos es escasa. La
aféresis o el trasplante autólogo de células madre siguen en fase de experimentación.

Capt. 25.indd 300

13/12/10 17:13:32

Enfermedad de Crohn

Tabla 25-6  Indicaciones de cirugía
Urgentes:
– Brote grave refractario a tratamiento médico (incluido anti-TNF)
– Sepsis. Absceso intrabdominal
– Oclusión intestinal
– Megacolon tóxico. Perforación libre
– Hemorragia masiva
Electivas:
– Enfermedad localizada
– Enfermedad refractaria (incluido tratamiento con anti-TNF)
– Brotes agudos graves pese a tratamiento adecuado de mantenimiento
– Manifestaciones extraintestinales graves refractarias a tratamiento médico
– Retraso del crecimiento en niños
– Displasia

301

Excepto para la situación de complicación séptica, en la enfermedad perianal y en la
profilaxis de la recurrencia posquirúrgica, los antibióticos como tratamiento primario de la
recidiva o su prevención no son útiles. Es adecuado su uso tal como se expresa en el algoritmo del brote grave en pacientes hospitalizados, puesto que la posibilidad de bacteriemia
puede ser alta.
El tratamiento endoscópico puede ser útil en estenosis intestinales accesibles, cortas
y sintomáticas. Asi, la dilatación endoscópica es eficaz y segura en el tratamiento de las
lesiones de colon, íleon o neoíleon menores de 4 cm si no existe actividad inflamatoria
importante.

Situaciones especiales
Masa inflamatoria y absceso
Ante la presencia de una masa abdominal dolorosa a la exploración, es importante diferenciar si se trata de un aumento de la pared intestinal por el proceso inflamatorio o de
un absceso. Los corticoides estarán indicados en la primera de las situaciones y deberá
extremarse la cautela en su uso si se detecta un absceso donde la actitud terapéutica
principal será el drenaje de la cavidad dirigido por ecografía o TC. En una elevada proporción
de pacientes el drenaje percutáneo deberá seguirse de resección quirúrgica del segmento
afectado. La antibioterapia coadyuvante puede ser una cefalosporina de tercera generación
(p. ej., cefotaxima 1 g/8-12 h i.v.) asociada a metronidazol (500 mg/8 h i.v.).

Recurrencia posquirúrgica
Las indicaciones de la cirugía se detallan en la tabla 25-6. La recurrencia endoscópica (reaparición de lesiones después de resección quirúrgica) se evalúa con el índice de
Rutgeerts (tabla 25-7). No está definida la mejor actitud terapéutica en los pacientes intervenidos, y, por ello, se utilizan criterios individualizados. Mesalazina ha mostrado una discreta eficacia. Los pacientes que tienen mayor riesgo de recurrencia posquirúrgica son
aquellos con evolución previa agresiva, necesidad de resección por fracaso del tratamiento
y localización ileocólica (L3). El tratamiento preventivo debe ser iniciado lo más rápidamente

Capt. 25.indd 301

13/12/10 17:13:32

III. Intestino

Tabla 25-7  Índice endoscópico de Rutgeerts para la cuantificación
de la recurrencia en la vertiente ileal de la anastomosis tras
una resección ileocólica

302

Grado

Hallazgo endoscópico

0
1
2
3
4

Sin lesiones
< 5 aftas
> 5 aftas o lesiones ulceradas a menos de 1 cm de la anastomosis
Ileítis aftosa difusa en mucosa inflamada
Úlceras, nódulos o estenosis

posible tras la cirugía. La mayoría de los pacientes requieren inmunosupresores (2,5 mg/
kg/día de azatioprina o 1,5 mg/kg/día de mercaptopurina) y existe evidencia de la ventajas
de añadir durante los 3 primeros meses metronidazol (250 mg cada 8 h). Existe un subgrupo de pacientes con enfermedad previa agresiva, toxicidad previa grave a inmunosupresores o resecciones múltiples en los que podría estar indicado el tratamiento con anti-TNF. En
la situación de enfermedad previa estenótica indolente puede optarse por la abstinencia
terapéutica o los salicilatos. La duración del tratamiento no está consensuada. Los pacientes intervenidos deben seguir controles morfológicos cada 6-12 meses dependiendo de la
situación previa para, en función de las lesiones presentes, intensificar el tratamiento.
Si se decide no tratar, la reaparición de lesiones endoscópicas a los 6 meses permite
seleccionar los candidatos a recibir tratamiento. Tras una resección ileal o ileocólica, la presencia en el íleon neoterminal de una inflamación moderada (ileítis aftosa difusa) indica la
necesidad de instaurar tratamiento que prevenga su progresión. No está definido cuál es el
mejor fármaco para ello, probablemente la mejor alternativa sean los inmunomoduladores.
Resumen de las recomendaciones terapéuticas con nivel de evidencia científica
(EC) y grado de recomendación (GR)

Capt. 25.indd 302

Recomendaciones terapéuticas (enfermedad de Crohn luminal)

EC

GR

Determinados factores clínicos al inicio de la enfermedad (edad joven,
localización ileocólica, necesidad de corticoides y enfermedad perianal)
traducen un peor pronóstico y su presencia puede influir en la decisión
terapéutica

2b

C

Sulfasalazina (3-6 g/día) puede ser útil para la inducción de la remisión
en los brotes leves de la enfermedad de Crohn de colon

1b

A

Existe en la actualidad un amplio debate en cuanto a la eficacia de
mesalazina en la inducción de la remisión. Podría tener una cierta eficacia
a dosis altas (≥ 4 g/día) en el brote leve de localización ileocólica

1b

A

Los aminosalicilatos no son eficaces como tratamiento de mantenimiento
1a
tras la remisión inducida farmacológicamente. Pueden ser útiles en
la prevención de la recurrencia posquirúrgica, aunque con un beneficio discreto

A

Budesónida (9 mg/kg/día) es eficaz en la inducción de la remisión
del brote leve y moderado en la enfermedad de Crohn ileocólica

B

2a

13/12/10 17:13:32

Enfermedad de Crohn

Los corticoides sistémicos como prednisona a 1 mg/kg/día o prednisolona
a 0,75 mg/kg/día son los fármacos de elección en la inducción de la remisión
en el brote moderado en la enfermedad de Crohn colónica y en el brote grave
con independencia de la localización y extensión

1b

A

1b
(budesónida)
1a
(corticoides)

A

Al tratamiento con corticoides debe asociarse calcio y vitamina D para
prevenir los efectos deletéreos sobre la masa ósea

1b

A

Se propugna la introducción precoz de la terapia inmnomoduladora:
azatioprina, mercaptopurina y metotrexato como medicación adyuvante
a los tratamientos útiles en la inducción (corticoides y agentes anti-TNF)


1a
(corticoides)
1b
(anti-TNF)

A

Ni budesónida ni los corticoides son eficaces como tratamiento
de mantenimiento



Capt. 25.indd 303

A

B

Los fármacos tiopurínicos azatioprina y mercaptopurina son efectivos
1a
en el mantenimiento de la remisión en la enfermedad de Crohn
(azatioprina)
con independencia de su localización. Se recomienda especialmente en
situaciones de corticodependencia, efectos adversos de los corticoides,
1b
inicio precoz o en la enfermedad extensa
(mercaptopurina)

A

El metotrexato presenta una eficacia similar a los tiopurínicos y
se recomienda su utilización cuando se presente toxicidad
o intolerancia a éstos

1b

A

En los pacientes bajo tratamiento inmunosupresor que presentan una
recidiva es apropiado evaluar la adherencia a éste y su optimización
antes de considerar el fracaso terapéutico

1b

A

La terapéutica con fármacos anti-TNF (infliximab, adalimumab y certolizumab)
es efectiva en la inducción de la remisión

1b

A

Todos estos fármacos tienen una eficacia y un perfil de seguridad que
puede considerarse similar; la elección depende de situaciones tales como
preferencia del paciente, disponibilidad y coste

5

D

Con anterioridad a su uso deben efectuarse las medidas de prevención,
diagnóstico y tratamiento de enfermedades oportunistas asociadas

5

D

El fracaso o la pérdida de respuesta a un fármaco anti-TNF pueden ser
tratados mediante el incremento de la dosis o el acortamiento del intervalo
de tiempo de administración, así como también con el cambio a otro
fármaco anti-TNF

1b

A

Infliximab, adalimumab y certolizumab son efectivos en el mantenimiento
de la remisión en pacientes que han respondido previamente a éstos
en la inducción

1b

A

La dilatación endoscópica es eficaz en el tratamiento de las estenosis
cortas sintomáticas

2a

B

La cirugía debe ser considerada ante fracaso del tratamiento médico.
Puede estar indicada en estadios precoces de la enfermedad en
localización ileal o ileocecal limitada, con o sin sintomatología
de obstrucción, así como en la enfermedad de Crohn complicada

5

D

303

A

13/12/10 17:13:32

III. Intestino

Los salicilatos, los inmunomoduladores y los anti-TNF (infliximab)
son útiles en la prevención de la recurrencia posquirúrgica. La elección
del tratamiento debe ser individualizada




1a
(salicilatos)
1a
(tiopurínicos)
2b
(infliximab)

A
A
A

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

304

Behm Bw, Bickston SJ, Tumor necrosis factor- alpha antibody for maintenance of remission in Crohn´s
disease. Cochrane Database Syst Rev. 2009; 1: CD006893.
Dignass A, Van Assche G, Lindsay JO, et al. for the European Crohn´s and Colitis Organization (ECCO).
The second European evidence-based consensus on the diagnosis and management of Crohn´s
disease: Current Management. JCC. 2010;4:28-62.
Hanauer SB, Stronberg U. Oral pentasa in the treatment of active Crohn´s disease; a meta-analysis of
double blind, placebo controlled trials. Clin Gastroenterol Hepatol. 2004;2:379-88.
Lichtenstein GR, Abreu MT, Russell C, Tremaine W. American Gastroenterological Association Institute
Technical Review on corticosteroids, immunomodulators, and infliximab in inflammatory bowel
disease. Gastroenterology. 2006;130:940-87.
López San Román A, Obrador A, Fortún J, Muñoz P, Gassull MA por el Grupo Español de Trabajo de
Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU). Recomendaciones sobre tuberculosis y tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal con infliximab. Actualización 2006. Gastroenterol
Hepatol. 2006;29: 81-4.
Peyrin-Biroulet L, Deltenre P, De Suray N, Branche J, Sandborn WJ, Colombel JF. Efficacy and safety of
anti-tumor necrosis factor agents in Crohn´s disease: a meta-analysis. Clin Gastroenterol Hepatol.
2008;6:644-53.
Peyrin-Biroulet L, Deltenre P, Ardizzone S, et al. Azathioprine and 6-mercaptopurine for the prevention of postoperative recurrence in Crohn’s disease: a meta-analysis. Am J Gastroenterol. 2009;104:2089-96.
Prefontaine E, Sutheland LR, Mc Donald, et al. Azathioprine or 6-Mercaptopurine for maintenance of
remission in Crohn´s disease. Cochrane Database Syst Rev. 2009;1:CD000067.
Reese GE, Nanindis T, Boysiewitcz C, Yamamoto T, Orchard T, Tekkis PP. The effect of smoking after
surgery for Crohn´s disease: a meta-analysis of observational studies. Int J Colorectal Dis.
2008;23:1213-21.
Silverberg MS, Satsangi J, Ahmad T, et al. Toward an integrated clinical, molecular, and serological classification of inflammatory bowel disease: Report of Working Party of Montreal World Congress of
Gastroenterology. Can J Gastroenterol. 2005;19 (Suppl A):5-36.
Van Assche G, Dignass A, Panes J, et al, for the European Crohn´s and Colitis Organization (ECCO). The
second European evidence-based consensus on the diagnosis and management of Crohn´s disease: Definitions and diagnosis. JCC. 2010;4:7-27.
Van Assche G, Dignass A, Reinisch W, et al, for the European Crohn´s and Colitis Organization (ECCO).
The second European evidence-based consensus on the diagnosis and management of Crohn´s
disease: Special situations. JCC. 2010;4:63-101.

PUNTOS DE INCERTIDUMBRE
– Debería clarificarse la eficacia de diversas formulaciones de mesalazina a altas dosis
en la induccion de la remisión en la EC leve ileal o ileocólica.
– Es necesario probar la seguridad de los tratamientos combinados inmunosupresores
más anti-TNF a largo plazo.
– Ha de puntualizarse la duración del tratamiento de mantenimiento en la enfermedad
inactiva de forma prolongada.
– Debería dilucidarse el significado de la curación mucosa en distintos escenarios clínicos y su relación con el comportamiento a largo plazo de la enfermedad.

Capt. 25.indd 304

13/12/10 17:13:32


Documentos relacionados


Documento PDF capitulo25
Documento PDF vacunaci n adulto
Documento PDF 1 introduccion a la homotoxicologia
Documento PDF clave diabetes pdf descargar completo
Documento PDF clave diabetes pdf gratis
Documento PDF salud alternatura n3801e


Palabras claves relacionadas