Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



34019681 El Vino a Dar Libertad a Los Cautivos .pdf



Nombre del archivo original: 34019681-El-Vino-a-Dar-Libertad-a-Los-Cautivos.pdf
Autor: oosanabria

Este documento en formato PDF 1.5 fue generado por Microsoft® Office Word 2007, y fue enviado en caja-pdf.es el 06/11/2014 a las 21:45, desde la dirección IP 179.60.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1933 veces.
Tamaño del archivo: 1.9 MB (210 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


EELL V
VIIN
NO
OA
AD
DA
AR
R LLIIB
BEER
RTTA
AD
DA
A LLO
OS
SC
CA
AU
UTTIIV
VO
OS
S

1

Capítulo 01
Aparece Rebecca ............................................................................................. 4

Capitulo 02
Aparece Elaine .............................................................................................. 16

Capitulo 03
Ingreso a la Hernandad .................................................................................. 20

Capitulo 04
Ascenso al poder ........................................................................................... 28

Capitulo 05
Vida como gran sacerdotisa ............................................................................ 36

Capitulo 06
La boda ........................................................................................................ 41

Capitulo 07
Disciplina en la Hermandad ............................................................................. 45

Capitulo 08
La misa negra y los sacrificios humanos ........................................................... 48

Capitulo 09
La encrucijada............................................................................................... 54

Capitulo 10
El encuentro ................................................................................................. 60

Capitulo 11
Comienza la guerra espiritual .......................................................................... 65

Capitulo 12
La batalla ..................................................................................................... 75

Capitulo 13
Entradas....................................................................................................... 99

Capitulo 14
El espiritu humano en la brecha y el mundo espiritual ...................................... 119

Capitulo 15
¿ Por que debemos pelear ? .......................................................................... 135

Capitulo 16
Como luchar ............................................................................................... 143

Capitulo 17
Destrucción de iglesias Cristianas .................................................................. 167

Capitulo 18
Enfermedades demoniacas ........................................................................... 177

Capitulo 19
Directamente a los que desean salir del ocultismo ........................................... 193

Capitulo 20
Definiciones ................................................................................................ 201

2

¡¡C
CU
UIID
DA
AD
DO
O!!
Este puede ser uno de los libros más difíciles que hayas leído jamás. Satanás
NO QUIERE QUE LO LEAS!
Padre celestial, te pido que escudes y protejas al que lea este libro y le des un
claro entendimiento de lo que has querido que digamos. Te lo pido y agradezco
en el nombre de Jesucristo nuestro Señor. Amén.
El propósito de este libro es mostrar las muchas maneras en que Satanás y sus
demonios están activos en el mundo de hoy, y cómo usted puede luchar
eficazmente contra ellos, y cómo puede librarse de los lazos de Satanás.
Satanás hará cualquier cosa para impedir que usted lea esto. Le afligirá con
avasallador insomnio, confusión, interrupciones constantes y muchas otras
cosas. El MIEDO es una de las principales armas de Satanás. El se valdrá del
miedo para no dejarle leer este libro. Rechace el miedo directa y audiblemente
en el nombre de Jesucristo para vencerlo. Ore y pida protección si va a leer y
tratar de entender lo que este libro contiene.
Mi más profundo agradecimiento primero al Señor, y después a Elaine. No
hubiera sido posible escribir este libro sin la información que me dio ella, y la
fortaleza, dirección y aliento que me impartió el Señor.
Los nombres han sido cambiados para proteger a las personas mencionadas
aquí. Oramos fervientemente que el Señor Jesucristo le bendiga ricamente con
salvación y comprensión de las páginas que leerá.
«Y vino [Jesús] a Nazaret, donde había sido criado; y entró, conforme a su
costumbre, el día del sábado en la sinagoga, y se levantó a leer. Y fuere dado
el libro del profeta Isaías, y como abrió el libro, halló el lugar donde estaba
escrito:
El Espíritu del Señor es sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas
nuevas a los pobres:
Me ha enviado para sanar a los quebrantados de corazón; para pregonar a los
cautivos libertad, y a los ciegos vista; para poner en libertad a los
quebrantados: Para predicar el año agradable del Señor.
Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y sentóse: y los ojos de todos en la
sinagoga estaban fijos en él. Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta
Escritura en vuestros oídos»,
Lucas 4:16-21

3

Capítulo 01
Aparece Rebecca

DESDE EL PRIMER momento que entró al edificio por aquella puerta, sintió que
aquel lugar tenía un algo diferente. Era como una oscuridad flotante, o algo
que no podía definir, pero que estaba allí. Sabía que era algo que no había
experimentado antes.
Rebecca es doctora. Llegaba al Memorial Hospital para comenzar su
entrenamiento en medicina interna. Había terminado en la Escuela de Medicina
el mes anterior y por primera vez en sus treinta años de vida había salido de
su casa. No podía imaginarse que las tragedias que presenciaría en aquel
hospital la cambiarían a ella y el curso de su vida. Aquella oscuridad que
percibía su espíritu parecía acecharla... esperarla. En cualquier momento
atacaría, y lanzaría a Rebecca a una serie de acontecimientos que probarían
hasta lo sumo su consagración a su Señor y Salvador Jesucristo.
La primera prueba llegó pronto. Llevaba ya unos dos meses en el hospital
cuando una noche como a las 2 A.M. en que trabajaba en el Salón de
Emergencias, llevaron a un hombre de unos 30 años de edad. Rebecca se
estremeció de horror al ver aquel cuerpo magullado y mutilado. A pesar de que
tenía seis años de experiencia como enfermera de primera en salones de
emergencia en grandes hospitales del centro de la ciudad, nunca había visto
nada igual. Mientras trabajaba desesperadamente junto con el personal de
emergencia para salvar la vida del paciente, su mente volaba. ¿Cómo era
posible? ¿Quién había sido capaz de hacer algo semejante? A todas luces se
veía que había sido torturado. Tenía el cuerpo parcialmente despellejado,
múltiples quemaduras, puñaladas, azotes y, lo peor de todo, punzadas de
clavos que le atravesaban la palma de las manos. Estaba inconsciente y en una
profunda conmoción.
Después de que el paciente hubo recibido los primeros cuidados médicos, se
estabilizó por lo que lo transfirieron a la Unidad de Cuidado Intensivo, Rebecca
miró a los policías que lo habían traído. No tenían mucho que contar excepto
que se trataba de un caso de secuestro. Al hallar el cuerpo pensaron que
estaba muerto. No quisieron decir más sobre el caso y se marcharon
rápidamente refunfuñando algo sobre el informe que tendrían que presentar.
Los demás de Emergencia continuaron en sus labores como si nada hubiera
sucedido. A nadie le parecía sorprender ni molestar la condición del paciente.
De nuevo Rebecca sintió la avasalladora sensación de oscuridad que ya había

4

percibido antes. Se sentía muy intrigada y preocupada, pero no tardó en
dejarse llevar de nuevo por la presión del trabajo. Nada de lo que había vivido
hasta ese momento podía haberle sugerido siquiera la conmoción que le
produciría el testimonio de aquel hombre, que no era otra cosa que un joven
pastor. Tampoco sabía que el siguiente golpe lo recibiría uno de los pacientes a
quien ella más apreciaba.
Pero antes de seguir, veamos cómo el Señor había preparado a Rebecca para
todo lo que tendría que enfrentar.
Había tenido el gran privilegio y bendición de nacer en el hogar de unos fieles
cristianos que oraban a diario por ella. Había aceptado· a Jesús como Salvador
a muy temprana edad, pero no sabía nada de lo que era caminar con El. Se
había criado en un estricto y estrecho grupo religioso que no le había permitido
entablar amistad ni interactuar con personas de fuera del mismo. Pero,
extrañamente, siempre se había sentido rechazada por el grupo hasta el punto
que nunca se sintió parte de él. Había sufrido burlas y escarnio en la escuela y
dentro del grupo religioso. Había crecido con una profunda sensación de
soledad. Además había sido enfermiza, y la niñez la había pasado entre la casa
y el hospital. Luego, al crecer, se descubrió que tenía una enfermedad
neuromuscular incurable y progresiva. Sus amantes padres le habían
proporcionado estabilidad en la vida y sus oraciones la rodeaban y protegían,
obviamente evitando que entrara en ese mundo de lo oculto que atrapa a
tantos jóvenes con antecedentes similares.
Durante el primer año en la Escuela de Medicina por fin llegó a entregarle al
Señor todos los aspectos de su vida, y situó a Jesús no solo como su Salvador
sino como el amo de su vida. Los cuatro años en la Universidad fueron duros
no solo por la enfermedad neuromuscular sino también por la falta de dinero.
Durante aquel tiempo Rebecca aprendió a confiar en el Señor, a caminar con él
día a día, a escucharle en lo profundo del alma, a seguir sus directrices, a
recibir su sustento cotidiano.
Antes de estudiar para médico había sido enfermera registrada durante siete
años. Pero como resultado de la poderosa obra de Dios en su vida y de una
cadena de milagros, había dejado la enfermería para volver a la escuela y
estudiar para médico.
Cuando entró en el Memorial Hospital no sabía absolutamente nada de
satanismo ni sabía de la existencia de Elaine, una poderosa bruja que vivía
cerca de allí. Jamás pensó que su caminar con Cristo en aquel hospital iba a
causar tanta conmoción en el mundo espiritual que las fuerzas de las tinieblas
llegarían a encolerizarse de tal manera que buscarían su muerte. En efecto, se
vio envuelta en una lucha titánica cuando Elaine, una de las principales brujas

5

de Estados Unidos, a la cabeza de otras brujas armadas de todo el poder y las
habilidades de la brujería, trataron de matarla.
El año de internado es el primer año de entrenamiento que recibe un médico
que acaba de graduarse. Es con mucho el año de más intenso trabajo, y el
más aterrador. Para Rebecca en el Memorial no fue diferente que para los
demás, excepto que estaba constantemente consciente de que había algo
extraño pero indefinible en cuanto a aquel hospital. Nadie parecía notarlo, ni
siquiera sus colegas cristianos. Desde el principio halló una asfixiante
atmósfera de odio, murmuración y lucha en el departamento y, sin duda, en
todo el hospital. Era un ambiente de extrema frialdad. Esto, además de las
enormes presiones físicas y emocionales del año, lo usó el Señor para que ella
se acercara mucho más a El.
Desde el principio notó una inusitada resistencia al evangelio. Cada vez que
hablaba de Cristo se negaban redondamente a escuchar. Es más, en sus
primeros seis meses en el hospital, la administración mandó a retirar las
Biblias que los Gedeones habían colocado en los cuartos de enfermos y colocó
un aviso en cada estación de enfermería en el que advertía que cualquier
empleado que fuera sorprendido «evangelizando» a los pacientes sería
despedido en el acto. Y a cualquier pastor que fuera al hospital se le impedía
visitar a quienes no fueran miembros de su iglesia; si las enfermeras lo
sorprendían «evangelizando» a otros pacientes tenían la obligación de ordenar
que los guardias lo sacaran del hospital y no lo dejaran entrar más. No se
permitía servicio de capellanía, lo cual es inusitado. Era como si se estuviera
haciendo un esfuerzo por impedir cualquier mención de cristianismo dentro del
edificio del hospital.
A Rebecca la asignaron primero a la Unidad de Cuidado Intensivo. De
inmediato se vio envuelta en un remolino de actividad. Trabajaba hasta 120
horas a la semana. Dado ese horario tan agotador, atribuía al cansancio el
constante empeoramiento de sus condiciones físicas.
Entonces el Señor empezó a poner en su corazón que debía ir al hospital una
hora antes todas las mañanas para pasarla en oración por aquella institución y
aquella ciudad, para que el evangelio fuera proclamado y produjera fruto. Al
empezar a obedecer y orar todas las mañanas antes del trabajo, repetidas
veces se vio obligada Elian por el Espíritu Santo a orar que el Señor frenara el
poder de las tinieblas en aquel lugar. A menudo se encontraba citando
Números 10:35 donde Moisés dijo:
«Levántate, Jehová, y sean disipados tus enemigos, y huyan de tu presencia
los que te aborrecen".

6

No sabía por qué oraba de aquella manera, y a veces hasta sentía que era
extraño que lo hiciera, pero el Espíritu Santo siempre la impulsaba a orar así.
A medida que el Señor iba aumentando la carga que sentía por las almas de
aquel lugar empezó a orar diariamente que el Señor le permitiera ponerse en
la brecha del hospital y de la ciudad como en Ezequiel 22:30-31:
"y busqué de ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese al portillo
delante de mí por la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé. Por
tanto derramé sobre ellos mi ira; con el fuego de mi ira los consumí: torné el
camino de ellos sobre su cabeza, dice el Señor Jehová».
Rebecca no estaba segura de lo que aquello de ponerse «en la brecha» o «al
portillo» significaba, pero le pedía al Señor que la usara.
Durante sus primeros meses en el Memorial, Dios le enseñó una valiosa lección
de dependencia total en El para su trabajo médico. En una ocasión, ya tarde en
la noche, un paciente ingresó en la Unidad de Cuidado Coronario con un agudo
dolor en el pecho, presión alta y posible ataque al corazón. Rebecca debía
examinar y cuidar al paciente aquella noche. Este le dio una lista de las
medicinas que estaba tomando, entre las que había una que era
particularmente buena para bajar la presión arterial y simultáneamente
disminuir el trabajo del corazón. Sin vacilar le dijo que estaba tomando cierta
dosis y Rebecca lo creyó. Entonces le dio la misma dosis para bajarle la presión
y aliviar el trabajo del corazón con la esperanza de prevenir un ataque. Lo que
no sabía ella era que aquella dosis era muy peligrosa a menos que el paciente
hubiera llegado gradualmente a acostumbrarse a ella.
Una hora más tarde, las enfermeras la llamaron para decirle que la presión del
paciente había descendido mucho, que estaba en shock y que al parecer iba a
morir. Rebecca llamó a su superior, le explicó la situación y le preguntó qué
podía hacer para contrarrestar los efectos de la medicina que le había dado. Su
jefe, con toda frialdad, le dijo que había cometido un error estúpido y que no
había nada que pudiera hacerse, excepto esperar a ver si el paciente vivía o
moría. No había medicina que contrarrestara el efecto de la que le había dado.
Y añadió que él mismo había cometido un error semejante como interno y que
el paciente había sufrido serios daños en el corazón como resultado del shock y
que casi había muerto.
Muchos pensamientos se arremolinaban locamente en la cabeza de Rebecca
mientras caminaba a solas por los oscuros pasillos de la Unidad de Cuidado
Coronario (UCC) para ir a ver al paciente. Sentía remordimientos, temor y
autorreproche. Un sudor frío le recorría la espalda al pensar que con toda
probabilidad había matado a una persona. De pronto el Espíritu Santo le

7

mostró el error de los pensamientos que la atormentaban. Había estado
pensando: «Dios hizo un universo de orden en el que las causas y los efectos
se suceden en forma ordenada. Por culpa de aquel estúpido error aquel
hombre probablemente morirá. Como la medicina era absolutamente
irreversible, el efecto se produciría, por lo que no había necesidad ni siquiera
de orar o esperar que Dios interrumpiera el orden universal por aquella
estupidez».
Con suavidad el Espíritu Santo inundó todo su ser con el conocimiento cierto
de que ella era diferente. ¡Ella era hija del Rey! Por tanto, tenía un privilegio
especial que los demás médicos no tenían. Tenía derecho a pedirle a Dios el
Padre, en el nombre de Jesús, que corrigiera su error. Esa era una de las
muchas cosas por las que Jesús había muerto en la cruz.
Abruptamente dio media vuelta y corrió a la capilla y se echó sobre sus rodillas
delante del Señor. Le pidió fervientemente que corrigiera su error, ya que era
una hija del Rey afianzada en hebreos 4:16:
«Lleguémonos pues confiadamente al trono de la gracia para alcanzar
misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro».
Se levantó y regresó a la UCC. Al llegar encontró que la presión del paciente
había vuelto a la normalidad, ¡y no tenía dolor! Un nuevo electrocardiograma
reveló que el corazón estaba trabajando perfectamente bien. Lo dieron de alta
dos días después sin ningún daño en el corazón.
Aprendió también a seguir mejor la dirección del Señor a toda hora. Muchas
veces él le hablaba a su espíritu en voz suave, y le señalaba errores antes de
cometerlos, o le recordaba algo que había olvidado o pasado por alto o algo
que había leído o aprendido en el pasado. Aprendió a ayunar y a orar que el
Señor le revelara el diagnóstico en casos difíciles. Aprendió a depender del
Señor para tener destreza en las manos, y a nunca hacerle nada a un paciente
sin primero orar que Jesucristo, el Gran Médico, pusiera Sus manos en las de
ella y le impartiera su destreza. En todos los años hasta ahora, el Señor se ha
mantenido fiel a ella y nunca ha tenido una complicación seria por culpa de
algo que hubiera hecho mal.
Como a los seis meses de su internado, tras apenas haber sido asignada de
nuevo a la Unidad de Cuidado Intensivo (UCn, el joven pastor que había visto
en emergencia finalmente se recobró lo suficiente para poder hablar. Rebeca
había estado bien al tanto de su estado, y constantemente había orado por él.
El Señor frecuentemente la impulsaba a ir a su cuarto y conversarle. Un día él
le contó lo que de veras le había sucedido y que había provocado su ingreso al
hospital.

8

Roberto era pastor de una pequeña iglesia cristiana en aquella ciudad. Había
estado trabajando con algunas personas que adoraban a Satanás. En un
pueblo cercano había una comunidad satánica muy grande, y el satanismo
andaba rampante por aquel estado. Siguiendo la dirección del Señor, había
estado ganando para Cristo a un buen número de aquellas personas. Habían
dejado de servir a Satanás y habían aceptado a Jesucristo como Señor y
Salvador. Los había ayudado a echar fuera los demonios que ellos mismos
habían pedido que entraran en ellos para obtener poderes brujos. La noche en
que Rebecca lo vio llegar al hospital, había sido secuestrado por los satanistas,
quienes lo habían llevado a una de sus reuniones. Lo pusieron en la plataforma
frente al grupo y lo torturaron. Estaban clavándolo en una cruz cuando uno de
los miembros gritó que alguien había visto algo sospechoso y había llamado a
la policía. (Los satanistas tenían un receptor de la policía a través; del cual se
imponían de todas las llamadas.) Roberto ~e desmayó cuando lo estaban
crucificando y no supo más hasta que despertó en el hospital.
Rebecca estaba sorprendida, pues nunca había oído de algo igual. ¿Explicaba
aquello la oscuridad espiritual que podía percibir en el hospital? Pronto sabría
mucho más de eso.
Cuando comenzaba su segunda ronda en la Unidad de Cuidado Intensivo su
inquietud aumentó. Cada noche en que estaba de guardia, tenía bajo su
responsabilidad a todos los pacientes de las unidades de cuidado. Un día
empezó a notar que a pesar de que trabajaba con sus pacientes en un
dedicado espíritu de oración, se producían muertes aparentemente
inexplicables.
En la enfermedad, tanto corno en la muerte de algún paciente, normalmente
hay una ordenada y verificable secuencia de acontecimientos. Por ejemplo, si
alguien cae en shock (baja presión arterial!) por alguna hemorragia, una vez
que se detiene la hemorragia por cirugía u otro medio y la sangre que ha
perdido le es repuesta con transfusiones, la presión arterial no tiene por qué
bajar de repente, a menos que .vuelva a producirse una hemorragia u otra
complicación con una infección fuerte.
Sin embargo, muchos de los pacientes de Rebecca llegaban a un estado
estable y de pronto, sin ninguna razón aparente, se agravaban. El corazón les
dejaba de latir, dejaban de respirar o la presión les bajaba a cero. Muchos
morían a pesar de que se tornaban todas las medidas para salvarlos. Rebecca
estudiaba las autopsias de esos pacientes, y se sorprendía todavía más cuando
descubría que la muerte había sido producida por el problema con que
originalmente habían ingresado en el hospital.

9

Otra cosa que le preocupaba era la frecuencia y la manera en que se producía
lo que los médicos llaman «sicosis de UCI aguda». Cuando un paciente pasa
por la tensión de soportar una seria enfermedad, lo colocan en UCI (Unidad de
Cuidado Intensivo) por varios días, donde la luz está encendida las 24 horas,
los monitores están funcionando y no hay ventanas. Debido a esto, algunos
pacientes se desorientan y comienzan a tener alucinaciones, y ven cosas que
no son reales. Sin embargo, en aquel hospital, la incidencia de sicosis de DCI
era mucho mayor que en cualquiera de los demás hospitales donde Rebecca
había trabajo como enfermera o como estudiante de medicina.
Por eso se sintió guiada por el Señor a hablar con los pacientes apenas
empezaban a «ver» cosas. Para su sorpresa, ¡casi todos le decían que veían
demonios en la habitación!
Muy preocupada, comenzó a hablar de la incidencia de muertes y casos de
sicosis en las conferencias matutinas con todos los internos y residentes.
Aparte de ella, nadie más parecía estar preocupado por el asunto. Hasta
dudaban de ella. Tras el tercer intento de tocar el tema la llamaron a la oficina
del director del programa de entrenamiento y le dijeron que no volviera sobre
el asunto, que no tenía suficiente experiencia para saber de lo que estaba
diciendo. Cuando les dijo que tenía diez años de experiencia como enfermera
además de la Escuela de Medicina, le dijeron que si seguía causando
problemas tendrían que eliminarla del programa de entrenamiento.
Sus oraciones matutinas cobraron mayo!' intensidad cuando trató de recibir
revelación de Dios en cuanto a lo que estaba pasando. La primera se produjo a
través de uno de sus propios pacientes.
Perla era una anciana de color del sur de Estados Unidos que había estado bajo
el cuidado de Rebecca por seis meses. Se trataba de una cristiana vigorosa a la
que Rebecca había llegado a conocer bien y a querer mucho. Una noche llegó
muy enferma al hospital y Rebecca la ingresó en la Unidad de Cuidado
Intensivo. A la siguiente mañana al dirigirse Rebecca a la UCI para hacer sus
rondas, las enfermeras le comunicaron que Perla tenía sicosis de UCI. Rebecca
se sorprendió porque sabía que la anciana era una cristiana fuerte, muy sufrida
y que no se asustaba fácilmente.
Al llegar al cuarto la encontró llorando. Cuando le preguntó por qué lloraba,
Perla le dijo que si no la sacaba de la UCI de inmediato, «aquella enfermera
nocturna la mataría». Entonces le contó que la enfermera del turno de la noche
había ido a hablar con ella para decirle que no era necesario luchar por seguir
viviendo, que fácilmente reencarnaría a una siguiente vida; que llamaría al
«poder supremo» para que viniera y la escoltara a la próxima «bella vida».
Cuando la enfermera puso sus manos en las suyas y pronunció palabras que

10

tenían la resonancia de un idioma extranjero, ella reconoció que se trataba de
un encantamiento. Dado su trasfondo cultural, ella sabía de vudú, magia negra
y demonios. Afirmó haber visto demonios en el cuarto. Le dijo a Rebecca que
estaba demasiado débil para seguir luchando y que sabía que si aquello se
volvía a repetir esa noche, moriría.
¡Rebecca quedó pasmada! Conocía a Perla lo suficiente para saber que no
estaba mintiendo, y que tampoco estaba de algún modo fuera de sí; pero la
enfermera a la que ella se refería era nada menos que la encargada de la DCI
en el turno de la noche. Era una señora mayor, agradable, atractiva y una
profesional excelente. Era bien organizada, entendida y procuraba que los
pacientes fueran bien atendidos. Era muy respetada por los médicos y las
demás enfermeras. Aunque siempre le había parecido un tanto fría y retraída,
creía que era por las presiones del trabajo. Nunca le había hallado ni siquiera
una falta en su trabajo.
Sabía que no podía hablar con ninguno de sus colegas sobre el problema
porque iban a pensar que estaba loca. Tampoco podía acusar a la enfermera
porque no tenía pruebas. En aquel tiempo Rebecca no sabía mucho de brujas y
casi nada de demonios. Solo podía hacer una cosa: presentarle el problema al
Señor en oración. Así, cada momento libre que tuvo ese día 10 pasó de rodillas
en la capilla. (Siempre estaba sola en la capilla porque nadie la usaba.) Ya
tarde en el día, el Señor le confirmó en su corazón que Perla estaba diciendo la
verdad. El Señor también le ordenó que pasara la noche junto a ella, ya que
ésta estaba demasiado enferma para que la sacaran de la DCI. Y podría
hacerlo porque esa noche no tenía guardia.
Lo que sucedió habría de transformar para siempre su vida. Sentada junto a la
cama de Perla, sin esperar que sucediera nada, sintió opresión demoníaca
corno jamás la había sentido. Helen, la encargada de la UCI, no fue al cuarto
de Perla aquella noche. Rebecca sintió que un tremendo poder invisible se
proyectaba contra ella. Sintió corno si una mano gigante tratara de aplastarla
contra una pequeña mancha de grasa en el piso, corno si una fuerza invisible
estuviera tratando de chuparle la vida. Trató de razonar científicamente lo que
sentía, de convencerse de que solo era su imaginación, pero no le valió de
nada. Sintió que el cuerpo se le estaba debilitando tanto que apenas podía
permanecer sentada. Perla 10 sintió también. Se tornaron de la mano, y
Rebecca oró en voz baja que el Señor las protegiera con el escudo de la
preciosa sangre de Jesús. «Y lo han vencido [a Satanás] por la sangre del
Cordero, y por la palabra de su testimonio». Aquella noche hubo una lucha
tremenda, pero Perla sobrevivió y Rebecca la sacó de la UCI a la siguiente
mañana.

11

Las siguientes revelaciones llegaron pronto. Rebecca estaba dirigiendo un
estudio bíblico esa semana con algunas de las enfermeras que había llevado al
Señor. Una de ellas, Jean, se puso un día a hablarle del satanismo con el que
había estado relacionada antes de su conversión. Le dijo que Helen la había
estado entrenando para médium y que estaba a punto de iniciarse en el grupo
cuando ella le habló del Señor. Como resultado, había aceptado a Jesucristo
como Señor y Salvador y no había querido saber más de Helen y las demás
satanistas. Por todo esto, Jean tenía mucho miedo de Helen y sus amigas.
Dijo que se había enterado de que Helen consideraba una tarea especial cuidar
de los enfermos más graves de la UCI. Mientras lo hacía, conversaba con ellos
y les decía que no había necesidad de que lucharan por seguir viviendo, ya que
pronto reencarnarían a la siguiente vida y no tendrían más sufrimientos.
Entonces, con su consentimiento o sin él, les imponía las manos e invocaba
espíritus demoníacos (a los que llamaba «poderes superiores») para que
fueran y condujeran a aquellos pacientes a la próxima vida. A menudo los
pacientes se agravaban y morían. Jean temía contarlo porque la jefe de las
enfermeras y los médicos tenían muy buen concepto de Helen, y sabía que no
le creerían. Es más, después de entregarse a Cristo, Jean se las arregló para
que la transfirieran a otro turno en que no tuviera que trabajar con Helen.
Habló de la comunidad ocultista que había cerca de la ciudad y que era uno de
los mayores centros de distribución de literatura del ocultismo en los Estados
Unidos. Era, además, un inmenso campo de adiestramiento de brujas y tenía
incluso una iglesia satánica. Le confirmó todo lo que el joven pastor le había
dicho y temía que a ella le sucediera lo mismo. Nadie en los alrededores
tomaba en serio a aquella comunidad, pero eso era precisamente lo que
Satanás quería.
Rebecca se enteró también por varias otras fuentes que otras enfermeras y
médicos del hospital estaban envueltos en el ocultismo y en culto y la
comunidad satánicos. Le presentó el asunto al Señor y recibió confirmación. Se
puso a estudiar la Biblia con fervor para aprender más de Satanás y los
demonios. Así supo que la gente podía ser poseída por demonios y podían
utilizar poderes demoníacos para hacer cualquier cosa. Fue en ese punto que
comenzó el estado de guerra activo contra Helen y los demás satanistas que
trabajaban en el hospital.
En sus períodos de oración matutinos comenzó a pedirle al Señor que atara los
poderes demoníacos en aquel lugar y en las personas que ella sabía que
participaban. Todos los días por la noche antes de salir del hospital, pasaba por
la UCI y otros pabellones, y quieta pero a viva voz imponía autoridad sobre los
espíritus demoníacos que estuvieran allí ya o que fueran a estar por aquellos

12

lugares durante el resto del día y de la noche, y los ataba con el poder del
nombre de Jesucristo. Le pedía también al Señor que escudara de las fuerzas
demoníacas a los pacientes.
Muchas noches en que estaba de guardia, la llamaban a la UCI, o a algunos de
los pabellones a atender a algún paciente que había empeorado. A medida que
Dios le fue dando discernimiento en cuanto a qué problemas se debían a
interferencias demoníacas fue aprendiendo a afianzarse en Lucas 10:19:
«He aquí yo os doy potestad de hollar sobre las serpientes y sobre los
escorpiones y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará»
y sobre Marcos 16:17:
"y estas señales seguirán a los que creyeren: En mi nombre echarán fuera
demonios».
Muchas veces tenía que pararse junto a la cama de un paciente y batallar en
oración silenciosa, imponiéndose a los demonios y ordenándoles salir de allí, e
invocando la protección del Señor Jesucristo sobre el paciente, mientras Helen
(u otra de las enfermeras que eran brujas) estaban al otro lado de la cama
dirigiendo todo el poder demoníaco de que disponían contra ella y el paciente.
Por supuesto, empleaba todo sus conocimientos de medicina para tratar de
detener el mal curso de la enfermedad, pero pronto aprendió que ni todos sus
conocimientos servían si no los combinaba en la batalla espiritual con la
oración.
Como era de esperarse, a Helen, a Satanás y a las otras brujas no les gustaba
para nada las actividades de Rebecca. La batalla arreció. Rebecca trató de
poner al tanto de lo que sucedía a un par de compañeros de trabajo que eran
cristianos, pero no le creyeron. Le dijeron que estaba enferma y agotada, y
que se estaba imaginando cosas.
A medida que la batalla arreciaba, su enfermedad neuromuscular empeoró. Se
puso, entonces, bajo el cuidado de uno de los mejores médicos del hospital.
Pero a pesar de sus oraciones y el esfuerzo del médico, se dio cuenta que se
estaba muriendo. Por fin, en el último día de su año de internado, se puso tan
mal que no pudo seguir trabajando. Consultó con varios de los especialistas
que la habían tratado quienes le dijeron que en su opinión no le quedaba
mucho de vida. Le preguntaron si quería que la ingresaran en aquel hospital o
prefería regresar a su pueblo. Optó por regresar. Salió de aquella ciudad y de
aquel hospital pensando que jamás volvería.
Se sentía agobiada y apesadumbrada por las tantas personas de aquel lugar
que estaban cautivas de los poderes de las tinieblas.

13

Los próximos treinta días fueron días de agonía. La enfermedad progresó al
extremo de estar tan débil que no podía caminar, y ni siquiera bajar sola de la
cama. Pero en todo tuvo una total y hermosa paz. Jesús estaba al timón, y eso
era lo que importaba. En sus noches de desvelo a causa del intenso dolor
disfrutaba la dulce comunión con el Señor y fervientemente esperaba que
pronto El se la llevaría.
Un día, hacia el final de aquel largo mes, el pastor de su iglesia, el pastor Pat,
la fue a visitar. Como era un hombre de Dios, el pastor Pat no se conformaba
con la certeza de que Rebecca iba a morir, y presentó el caso ante el Señor en
oración. Fue a hablar con ella y le dijo que el Señor le había revelado que su
voluntad no era que muriera. -Sé que esto puede sonar ridículo, pero creo que
el Señor me ha revelado que estás bajo el ataque de un poderoso grupo de
brujas. Tu enfermedad ha empeorado mucho por los poderes demoníacos que
te están lanzando. ¿Es posible? ¿Has estado en contacto con algunas brujas?
¡Al instante Rebecca comprendió! ¿Cómo no había relacionado su estado con la
batalla que había estado librando contra los satanistas del hospital? Como
nunca le había contado al pastor Pat sus experiencias, le refirió los
acontecimientos del año anterior.
Pat se paseó de un lado a otro muy preocupado. Luego se volvió y le dijo: -Yo
sé que no es la voluntad del Señor que tú mueras. No cabe duda que tu
enfermedad es causada por brujería. Tenemos que orar y contener el poder de
esas brujas.
¡Y sí que oró! No solo el pastor, sino los ancianos y unos 200 miembros de su
iglesia ayunaron y oraron las 24 horas del día toda una semana. Intercedieron
por Rebecca, y le pidieron al Señor que la escudara y quebrantará el poder de
las brujas que había sido dirigido contra ella. Como a la semana, una noche en
que permanecía en su cama al borde de la inconsciencia, el Señor puso en su
mente algo que había leído en un libro de Watchman Nee: «A menos que un
cristiano entienda claramente que su trabajo ha terminado y que ya el Señor
no requiere que permanezca aquí, debe resistir a la muerte por todos los
medios. Si los síntomas de la muerte aparecen en su cuerpo antes de que su
labor haya terminado, definitivamente debe resistir a la muerte y sus
síntomas.
Aceptar simplemente - por el ambiente, la condición física y las emociones que nuestro tiempo ha llegado es un error de nuestra parte; mejor busquemos
una indicación definitiva del Señor. Como vivimos para El, debemos morir para
El. Cualquier llamada a partir que no proceda del Señor debe ser resistida.

14

Para vencer a la muerte, los creyentes deben de pasar de una actitud de
sumisión a una actitud de resistencia. A menos que nos despojemos de nuestra
pasividad no podremos derrotar a la muerte. Ella se burlará de nosotros y
finalmente se producirá un inoportuno fin. Muchos santos hoy día confunden la
pasividad con la fe. Razonan que lo han puesto todo en las manos de Dios. Si
no tienen que morir, Ellos salvará; si tienen que morir, sin duda permitirá que
mueran: hágase la voluntad de Dios. Suena correcto, pero ¿es eso fe? No. Es
simplemente pasividad perezosa. Cuando no sabemos cuál es la voluntad de
Dios, es correcto decir: «No se haga mi voluntad sino la tuya» (Lucas 22:42).
Esto no quiere decir que no tengamos que orar específicamente, dejando que
nuestras peticiones sean conocidas de Dios. N o debemos someternos
pasivamente a la muerte, porque Dios nos ordena actuar en correlación con su
voluntad. A menos que sepamos definitivamente que Dios quiere que
muramos, no debemos permitir pasivamente que la muerte nos subyugue. Más
bien debemos cooperar. Activamente con la voluntad de Dios resistiéndola.
¿Por qué debemos adoptar una actitud así? La Biblia trata a la muerte como
nuestra enemiga (l Co. 15:26).»
A medida que el Señor traía a su memoria aquel pasaje, el Espíritu Santo le
dijo que no era la voluntad del Padre que muriera, pues todavía tenía mucho
que hacer. Debía levantarse, resistir a Satanás, rechazar la enfermedad y la
muerte. Le costó un poco hacerlo, porque en lo más íntimo de su corazón no
quería vivir. No deseaba seguir luchando, sino ir al cielo con el Señor y
disfrutar la paz y el gozo que allí le esperaban. Pero la quieta y suave voz del
Espíritu Santo fue insistente.
Al fin, con muchas lágrimas, se irguió sobre «la Roca», comenzó a reprender a
Satanás y a ordenarle en el nombre de Jesús que se fuera, que no iba a seguir
aceptando la enfermedad que había enviado contra ella, y que no iba a aceptar
la muerte. Más tarde el Señor le reveló que la única razón por la que se había
manifestado aquella noche para que se levantara y luchara contra la muerte,
había sido la poderosa intercesión del pastor Pat y la gente de la iglesia.
La enfermedad le había dañado tanto los músculos que tardó tres meses en
recuperarse. Pero el Señor la levantó y la sanó completamente. Así que
regresó al Memorial Hospital para terminar sus últimos dos años de
entrenamiento, lista al fin para el encuentro que el Señor le había estado
concertando con Elaine, la bruja principal que había intentado matarla.

15

Capitulo 02
Aparece Elaine

El matrimonio de mis padres fue muy inestable. Mi padre era un borracho que
se creía un regalo de Dios para las mujeres. Maltrataba mucho a mi madre.
Cuando nací se paró al pie de la cama y le estuvo gritando que era mejor que
yo me muriera hasta que mi madre le arrojó un vaso.
Mi nacimiento fue como cualquier otro, como el de los cientos que nacieron el
mismo día en todo el mundo, excepto que yo nací deformada. No tenía nariz,
ni labios, ni cielo de la boca. Era lo que llaman un severo caso de labio leporino
con paladar hendido. Mi madre quiso verme tan pronto nací, y claro, para ella
yo era bella, aun con mis deformidades. Su primera pregunta fue:
-¿Pueden arreglárselos?
Pero la pobre estaba en la miseria. No tenía dinero ni manera de ganarlo. En
aquellos días no había programas de beneficencia estatal como hoy día, pero
mi madre no era de las que se resignaba por ser pobre.
Sucedió que en el mismo hospital había una enfermera llamada Helen. Había
ayudado en mi nacimiento. Helen conocía las circunstancias en que vivía mi
madre, así como la actitud de odio de mi padre. No era una enfermera
cualquiera, sino una poderosa bruja y miembro de lo que se había convertido
en una de las más poderosas pero menos conocidas sectas en nuestro país.
Esta secta se autodenomina La Hermandad y rinde adoración a Satanás. Helen
era, en aquel momento, lo que la secta llama «persona de contacto;>. Su
contacto con mi madre habría de afectarme por el resto de mi vida, así como
la vida de Rebecca.
Al otro día de mi nacimiento Helen se acercó a mi madre con una proposición.
Si mi madre le permitía sacarme un poquito de sangre, ella y sus «amigas» le
proporcionarían la manera de obtener el dinero y la ayuda necesaria para
conseguir la mejor cirugía y los mejores servicios médicos. Mi madre no
entendía por qué Helen hacía todo aquello por algo al parecer tan
insignificante. Aparentemente no entendió el significado de lo que Helen le
explicaba. Pero, como no parecía haber otra fuente a dónde acudir en busca de
la ayuda que desesperadamente necesitaba, y como Helen le reiteraba que
jamás me haría daño, mi madre accedió a la proposición. Helen era una joven
atractiva que parecía de verdad interesada y sincera en su deseo de ayudarme
a mí y a mi madre.

16

Lo que no le explicó a mi madre fue que mi sangre constituía para ella una
«venta» bien importante. El frasquito con la sangre que me sacaron fue
entregado a una mujer llamada Grace. Grace pertenecía también a la secta
satánica. Era lo que llamaban gran sacerdotisa. La venta de mi sangre
otorgaría a Grace más poder, más actividad y una más alta posición en la
secta. Helen, también, obtendría más poder con aquella transacción.
Helen me sacó la sangre y se la entregó a Grace.
Grace entonces bebió mi sangre durante una ceremonia que concedía a ella ya
Satanás posesión de mi persona, y me abría como morada de muchos
demonios desde ese momento en adelante. Grace, por orden de Satanás,
envió a mí espíritus que habrían de modelar y conformar mi vida, mi
personalidad y mi futuro.
Mi madre no era cristiana, ni tampoco sabía que lo que había hecho me
convertía en persona marcada y observada por los satanistas, y que, más
tarde, resultaría en mi participación en el culto. Si lo hubiera sabido, nunca
hubiera dicho que sí, que podían sacarme aquella pequeña cantidad de sangre.
Tiempo después, ya como miembro de la secta, habría de presenciar varias de
aquellas ventas y siempre me dolía pensar en las consecuencias en la vida del
recién nacido.
Satanás había obtenido una valiosa prenda: una recién nacida en la que
demonios y espíritus podrían hallar albergue y que habría de crecer y ser
poderosa y ágil en la vida. A medida que fui teniendo conciencia de mí misma,
aun en mis más tempranos días, sabía que algo extraordinario sucedía dentro
de mí, aunque no sabía lo que era.
Cuatro días después de mi nacimiento, le dijeron a mi madre que me llevarían
a un enorme centro médico. Allí me sometieron a varias operaciones.
Muchísimas. Es más, fueron dieciséis años de cirugía plástica para construirme
un rostro. Tuve que pasar muchas horas de terapia de la voz y el oído,
trabajos dentales, de todo. Era el comienzo de muchos años de dolor, soledad
y rechazo. Dolor, porque la cirugía plástica arde horriblemente durante los días
de convalecencia después de la operación. Soledad, porque yo no era como los
demás niños. Rechazo, por la reacción que provocaba mi desfiguramiento.
Tenía muy pocos amigos. Me volví dura, peleadora. Aprendí a pelear y a pelear
bien para poder sentir algo de amor propio. Tenía tantas interrupciones en mis
estudios a causa de las operaciones que me era muy difícil conservar las
amistades que adquiría.
Los niños de la escuela parecían divertirse empujándome, pellizcándome y
burlándose de mí hasta que ya yo no resistía más. Cambiaba de escuela con

17

tanta frecuencia que nunca fui a la misma escuela dos años seguidos. Mis
padres pensaban que era mejor no tener que enfrentarme al mismo grupo un
segundo año. Pero me volvía a encontrar con los mismos niños todas las
veces. Cada escuela era igual, la reacción era igual. Nada cambiaba cada
agonizante año.
Mi madre se volvió a casar poco después de mi nacimiento. Mis padres no iban
a la iglesia. A mí no me impedían ir, pero ellos no iban. Uno esperaba por el
otro. Como siempre sucede, uno se queda esperando si espera demasiado por
el otro y no da el primer paso.
Por fin me uní
en una iglesia
aceptó porque
para la música

a un grupo de jóvenes de una iglesia. Era un grupo muy activo
pentecostal. Yo Tenía dieciséis años y el grupo de jóvenes me
podía cantar, y tocar la guitarra y los tambores. Tenía talento
y el arte. Fui bastante feliz pero por poco tiempo.

A medida que crecía fui descubriendo que tenía poderes inexplicables y no
sabía qué hacer con ellos, ni qué era, ni de dónde procedían. Algunos me
decían que tenía «dones». Tengo una tía que está muy metida en la brujería y
el espiritismo. A veces nos llevaba a su casa para mostrarnos algunos
«juegos» de magia. Yo siempre tuve una gran habilidad con la ouija, la baraja,
etc. Cuando alcancé la adolescencia descubrí que podía influir en los demás
para que hicieran mi voluntad. Y tenía también más fuerza física de lo normal.
Recuerdo que en mi primer año de la escuela superior se me acercó una
lesbiana que trató de entretenerse conmigo después de la clase de gimnasia.
Me entró una furia incontrolable y casi la ahogué en la taza del inodoro. Era
mucho más grande que yo, pero la hubiera matado si varios adultos no
intervienen.
Permanecí en la misma escuela durante todo el bachillerato. Mis compañeros
se burlaban de mí. No hay nada peor en esa edad que la injurien y se burlen
de una. Llegué al punto en que ya no pude aguantar más. Estando en el grado
12, caminaba por el pasillo cuando el principal futbolista gritó:
-¡Miren a la fea de labio leporino!
Solté los libros y corrí hacia él. Lo próximo que supe es que cinco maestros
trataban de quitármelo. Por poco lo mato a golpes. Le partí la nariz, la
mandíbula y varios huesos de la cara. Tenía una fuerza sobrenatural. Aquel
muchacho pesaba cerca de cien kilos y yo no más de cuarenta. No recibí ni un
arañazo en la lucha, ni siquiera en los puños.
Aquella fuerza me asustaba, pero a la vez me gustaba. Era la única manera de
conseguir un poco de paz. Nadie podía meterse conmigo. Ahora lo recuerdo

18

con dolor, pero en aquel tiempo parecía valer la pena. Pero toda esa paz,
pronto habría de descubrir, iba a ser obliterada por una mentira de Satanás
que por largo tiempo lamentaría y todavía lamento. Le doy gracias a Cristo
porque él me amaba entonces, aunque no me daba cuenta. Me encantaba la
fuerza que tenía. No sabía de dónde procedía pero quería averiguarlo para
obtener más. Fue entonces que conocí a Sandy en el grupo de jóvenes de la
iglesia. Asistía a la misma escuela que yo. Tenía diecisiete años lo mismo que
yo. Sandy era «reclutadora» de la secta satánica y me guió en la siguiente
etapa del plan de Satanás para mi vida.

19

Capitulo 03
Ingreso en La Hermandad

Sandy se hizo muy amiga mía, casi podría decir que la única amiga que tenía.
La conocí en la iglesia en la reunión de jóvenes que mencioné. Yo no iba a la
iglesia para oír del Señor: iba para relacionarme con otros jóvenes. Sandy y yo
trabajábamos juntas en varios programas de jóvenes de la iglesia y en la
escuela andábamos juntas, estudiábamos juntas y salíamos a tomar refrescos
juntas.
Era bonita. Tenía mejor posición económica que yo, vestía muy bien y era muy
popular. No parecía importarle mucho lo que a mí se refería. Yo tenía la
impresión que se había hecho amiga mía más por lástima que por cualquiera
otra cosa. Ignoraba que era reclutadora de La Hermandad. Poco después del
incidente con el futbolista, Sandy me dijo que había notado que yo tenía
poderes que muy pocos tenían. Me dijo que sabía dónde podría averiguar para
tener más de esos poderes.
-Escúchame - me dijo también -, sé que te sientes sola y deprimida, y creo
que tengo algo que te puede ayudar. La iglesia a que asistimos no se interesa
mucho en ti, y Dios tampoco se interesa por ti. Si se interesara, no hubiera
dejado que nacieras como naciste.
Entonces me ofreció la oportunidad de ir con ella a un «campamento de
jóvenes» patrocinado por el «grupo» al que ella y su familia pertenecían. Lo
llamaba «campamento de la iglesia». Estaba situado en un pueblecito a varios
kilómetros de allí. Se celebraría en el verano. Como no iba a haber clases en
aquel tiempo y no tenía otra cosa que hacer, decidí ir.
Le dije a mis padres que iba a ir a un campamento de la iglesia (en realidad no
les importaba lo que yo hiciera). Me sentía temerosa y alborozada. Por fin
había hallado una amiga y aquello resolvería el problema de mi soledad y las
preguntas sobre el extraño poder que había en mí. Sandy me estuvo hablando
del campamento por varios días antes de que fuéramos. Me lo describió como
el lugar ideal en que me aceptarían y me harían sentir que me querían y que
me necesitaban. Necesitaban mis poderes, me dijo, y éstos podrían ser
perfeccionados. Podría convertirme en un personaje importante, y volverme
famosa, o rica, lo que yo quisiera. Mientras me hablaba sentía que aquel
extraño poder en mí se agitaba y crecía.
Lo que Sandy evitaba era mencionar la palabra «secta», o contarme la verdad
acerca del grupo. Me detendré aquí para decir en resumen lo que era el grupo.

20

Aquel grupo que en secreto se auto denomina La Hermandad está compuesto
de personas directamente dominadas por Satanás, a quien rinden culto. Es una
peligrosa secta que crece velozmente. Tiene dos grandes centros en los
Estados Unidos: el de la costa occidental, principalmente en la zona Los
Ángeles-San Francisco, y otro en el medio oeste estadounidense donde vivía
yo. Están divididos en grupos locales o capítulos. Un capítulo puede tener
desde cinco o diez hasta varios miles de personas. Es la secta que Hal Lindsey
menciona en su libro Satanás vivo y activo en el planeta tierra.
Es una secta en extremo secreta. No se guarda registro de miembros. Hasta
los contratos con Satanás que firman con sangre los miembros son quemados
por los sumos sacerdotes y sacerdotisas. (Esto no lo saben los miembros de
bajo rango.) Infestan todos los niveles de la sociedad: pobres y ricos; los muy
cultos, la policía, funcionarios del gobierno, comerciantes, y hasta algunos que
se llaman ministros cristianos. La mayoría asiste a las iglesias cristianas locales
y se les considera «buenos ciudadanos» porque participan en las actividades
cívicas. Lo hacen para presentar una fachada. Viven vidas dobles y en eso son
expertos. Expertos en el engaño.
«Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se transfigura en ángel de luz.
Así que no es mucho si también sus ministros se transfiguran como ministros
de justicia... »
2 Corintios 11:14-15
En sus reuniones utilizan nombres codificados.
Cuando se encuentran en la calle, a menudo no se conocen por su verdadero
nombre. Son sometidos a la rígida disciplina de Satanás y los demonios.
Ofrecen sacrificios humanos varias veces al año y de animales una vez al mes.
Los sacrificios humanos la mayoría de las veces son de recién nacidos: hijos de
miembros solteros de la secta atendidos por médicos y enfermeras de la secta.
Como la madre no va a un hospital, no queda constancia ni del nacimiento ni
de la muerte del bebé. Otros sacrificios son víctimas de secuestros, o
miembros de la secta que son disciplinados o se ofrecen voluntariamente
porque, supongo yo, ya no pueden vivir consigo mismos. Muchos de ellos son
asesinos de sangre fría, en extremo habilidosos.
Cada capítulo es dirigido por un gran sacerdote y una gran sacerdotisa. Estos
llegan a esa posición ganándose el favor de Satanás por medios diversos y por
haber ido obteniendo mayores poderes de brujería. Hay muchas luchas
intestinas en el grupo. Dentro de la secta existe una élite de brujas llamada
Hermanas de la Luz o Las Iluminadas.

21

En los Estados Unidos hay varios grupos ocultistas que se auto titulan Los
Iluminados, aunque la mayoría no forma parte de La Hermandad. Hay un
grupo llamado Los Iluminados cuya mayoría de sus miembros son
descendientes directos de los druidas de la antigua Inglaterra. Son en extremo
poderosos y peligrosos y están conectados con La Hermandad. Realizan con
frecuencia sacrificios humanos.
Las Hermanas de la Luz vinieron de Europa a Estados Unidos en las
postrimerías del siglo XVIII. Datan de la Edad Media en Europa, pero
ciertamente tienen sus raíces en los hechiceros de los antiguos Egipto y
Babilonia que tenían tanto poder que pudieron reproducir tres de las diez
plagas enviadas a Egipto en tiempo de Moisés (ver Éxodo 7). Aquellos
hechiceros eran increíblemente poderosos. Podían producir enfermedades y
matar sin tocar físicamente a la víctima hasta a miles de kilómetros de
distancia. Es obra de demonios, desde luego, pero esas personas han sido
inducidas a creer que dominan a los demonios cuando en realidad Satanás y
los demonios se están valiendo de ellos. Personas dominadas por los demonios
cometen atrocidades dentro de su secta. Tan dominados están que pierden
todo sentimiento de amor y compasión y se vuelven tan crueles que apenas
parecen humanos.
La rapidez con que crece La Hermandad es señal de que estamos en los
últimos tiempos y es cumplimiento directo de la profecía bíblica.
Me inicié en la secta aquel verano en que asistí con Sandy al campamento de
verano. Me sentía muy emocionada al llegar. Cuando una se emociona pierde
bastante de lo que ve y escucha. Primero nos llevaron a los dormitorios y nos
hicieron sentir muy bien. Había muchas cosas buenas en el campamento:
museos, bibliotecas, diferentes casas a donde uno podía ir a ver clarividentes,
hipnotizadores, lectores de la mano y de barajas, expertos en vudú, etc.
Algunas de aquellas personas vivían allí todo el año, y otras no. Era el lugar en
que la secta oficialmente se relacionaba con el público que no nos conocía.
Asistimos a muchas clases en las que nos enseñaron a ampliar y a usar mejor
nuestros «poderes». Sandy me llevó a la primera reunión con Las Hermanas
de la Luz. Mucho más tarde descubrí que me habían estado observando desde
mi niñez, desde el momento de la venta de mi sangre que habían realizado
Helen y Grace.
Sandy me llevó a una inmensa iglesia satánica del plantel como dos horas
antes de la reunión más importante de la noche. El sol se ponía ya y la iglesia
entera estaba oscura, excepto por trece velas en círculo situadas en el piso al
frente de la iglesia que arrojaban fantasmagóricas sombras sobre las trece
figuras sentadas en el piso, una detrás de cada vela. Al acercarnos pude notar

22

que eran trece mujeres, todas vestidas iguales, en blancas túnicas largas con
capuchas puntiagudas en la cabeza. Estaban sentadas sobre las piernas
cruzadas sobre el bien pulido piso de madera, con la espalda erguida y los
brazos doblados sobre el pecho, contemplando en absoluta concentración la
vela que cada una tenía delante.
Las velas eran de más de medio metro de largo y siete centímetros de
diámetro. Eran de cera negra y se asentaban sobre una tira de papel re
cubierta de escritura de fino trazo. Las mujeres no llevaban joyas ni ornamento
de ningún tipo. No había movimiento en ellas excepto el continuo y tenue
canto y tarareo en que elevaban sus oraciones a Satanás. Se sentía allí un
poder que me tuvo fascinada e impávida. Al sentarme y contemplarlas durante
las dos horas de ceremonia, sentí revolverse fuertemente el inexplicable poder
que dentro de mí había.
Me sentí compelida a regresar la siguiente noche a ver la misma ceremonia.
Sabía que eran Las Hermanas de la Luz porque Sandy me lo dijo. Los demás
miembros de la secta las llamaban «madres», y pocos sabían que se trataba
de aquella élite. Jamás revelaban a un varón su identidad ya que los varones
estaban excluidos del grupo. Sin embargo, son el poder y la fuerza principal de
la secta, y constituyen un secreto estrictamente guardado aun dentro de la
secta misma. No toleran debilidades en ninguna de sus miembros; las débiles
son destruidas. Hay muy pocas jóvenes entre ellas.
Después de la ceremonia de la segunda noche una de aquellas mujeres se me
acercó. Me dijo que había notado mi interés y que ya sabía de mi
extraordinaria fuerza, que le gustaría que entrara en algún programa de
adiestramiento. Eran sencillas y agradables y me dijeron que podían
enseñarme a incrementar grandemente mis poderes como ningún otro grupo
podía hacerlo. Me tragué el anzuelo con cordel y plomada.
Primero me hablaron de la grandeza que alcanzaría, de cómo podía valerme
del poder que había dentro de mí para obtener lo que necesitaba, y lo que
quisiera tener. Aquel poder procedía de Satanás, no de Dios. Fueron los
primeros en decirme aquello, y me dijeron también que Satanás es el único
dios verdadero. Me enseñaron a entonar sus cánticos y tarareos. Me dijeron
que si quería algo, solo tenía que encender mi vela y poner mis oraciones
debajo. N o solo peticiones a mi favor, por supuesto, pues no debía ser
egoísta. Podía orar por la mejoría de una persona o por su caída, no
importaba, siempre y cuando hubiera el nombre de otra persona en el papel
además del mío.
Por fin llegó el último día. Yo ya estaba lista para el regreso. De pronto me vi
frente a la realidad de que la bondad de la gente del campamento no era más

23

que una fachada y que mi participación ya no era en juego, ni voluntaria.
Cuando me encontré con Sandy para el regreso me dijo que Las Hermanas de
la Luz le acababan de decir que a mí y a otras personas «bien dotadas» nos
estaban dando un entrenamiento especial. Me dijo que el gran sacerdote y la
gran sacerdotisa querían hablar conmigo en la iglesia antes de que me fuera.
Fui a la iglesia y entré junto con otros. En seguida unos guardas armados se
situaron frente al pequeño grupo a la entrada de la iglesia. El gran sacerdote
nos dijo entonces que habíamos sido seleccionados para unirnos a La
Hermandad, lo cual significaba firmar con nuestra propia sangre un contrato
con Satanás en una reunión a la siguiente noche. Le pregunté qué decía el
contrato y se me dijo que yo estaba entregando a Satanás mi cuerpo, alma y
espíritu a cambio de muchas «bendiciones». Se nos dijo que si no queríamos
hacerlo emplearían cierta «persuasión» para hacernos cambiar de opinión. Les
dije que de ninguna manera iba yo a firmar un contrato así. La gran
sacerdotisa me tomó aparte y me informó que no tenía alternativa. La miré
fijamente a los ojos y le dije:
-¡Vete al infierno, perra asquerosa! Creo que ustedes son horrendos, así es
que no voy a firmar nada.
Inmediatamente un guarda de gran estatura que esgrimía una metralleta se
puso detrás de mí, me agarró el brazo por la muñeca y me lo dobló hacia atrás
y hacia arriba con tanta fuerza que sentí que se me partía. Me ordenó que me
arrodillara ante la gran sacerdotisa y le pidiera perdón por mi falta de respeto,
y que si no lo hacía, me iba a estar golpeando hasta que lo hiciera. Enfurecida
le grité:
¡Pues empieza ya, porque no me voy a arrodillar ante ninguna mujer!
Me lanzó un manotazo con toda su fuerza y me dio con el puño en la sien. No
supe más de mí hasta que desperté en una celda de metro y medio. Era una
celda totalmente vacía con un duro piso de madera. La puerta tenía una
ventana pequeña que daba a un pasillo desde el que me podían observar.
Estaba casi completamente oscuro. Estuve veinticuatro horas allí, veinticuatro
horas que me parecieron días. No me dejaban dormir con unos altoparlantes a
todo dar. Me repetían que toda gloria, honor y honra había que dársela a
Satanás. Que tenía que pedirle perdón a Satanás. Que Satanás era el dios del
universo. Me dijeron que tenían vigilada a mi familia, y que si no aceptaba sus
dictámenes y regulaciones y firmaba el contrato, los iban a torturar y a matar.
Durante todo aquel tiempo me privaron de agua y alimento.
La noche siguiente dos guardas me condujeron a otro cuarto donde me
esperaban dos de Las Hermanas de la Luz. Me ayudaron a bañarme, me

24

pusieron una túnica de satín blanca sobre el cuerpo desnudo. Estaba descalza.
La túnica llegaba al piso y me la amarraron a la cintura con un cordón blanco.
Me pusieron una capucha puntiaguda y mangas largas sueltas. N o tenía
ornamento de ningún tipo. Las mujeres me dijeron que no debía luchar más,
que no podía eludir mi destino. Me hablaron de las grandes «bendiciones» que
recibiría de «mi padre Satanás».
Me llevaron a la reunión en una camioneta cerrada para que no viera el lugar,
pero no era la iglesia satánica del campamento. Solo pude darle una mirada al
exterior del edificio cuando me arrastraban hacia adentro. No tenía ventanas y
estaba en un bosque. Parecía algo así como el almacén de granos de una
granja, aunque estaba aislado, y había algo de paja en el piso de madera
interior.
El edificio estaba débilmente iluminado por muchas velas mortecinas a lo largo
de las paredes. Las velas estaban en grupo de tres: una negra, una roja y una
blanca en cada grupo. Había de doscientas a trescientas personas sentadas en
burdos bancos de madera de frente a la entrada del cuarto. En la entrada
había una plataforma de madera rodeada de llameantes antorchas sobre
pilotes de metro y medio de alto. Al frente, en medio de la plataforma, había
un altar de piedras sin labrar que parecía una montura de caballo. (Más tarde
me enteraría que de veras 10 era, para permitir una fácil movilización.) Las
piedras eran grises con muchas manchas oscuras, resultado de la sangre de
los muchos sacrificios de animales y seres humanos realizados en aquel altar.
A pesar de mi agotamiento y temor sentí un revuelo de emoción al percibir el
tremendo poder invisible en aquel cuarto y el correspondiente revuelo del
poder que había en mí. Quemaban incienso, el que llenaba con su olor la
habitación. Creo que tenía cierto tipo de droga porque pronto me sentí
bastante mareada. El cuarto quedó en absoluto silencio mientras las figuras de
las túnicas y las capuchas puntiagudas miraban con expectación la plataforma
vacía. A alguna señal invisible comenzaron a tañer campanas de mano
mientras el gran sacerdote y la gran sacerdotisa salían silenciosamente al
escenario de entre las sombras. Usaban túnicas idénticas. Eran de un satín
negro, del mismo estilo que la mía, ribeteados de rojo la capucha, los bordes
delanteros y los bordes de las largas mangas. Tenían un cordón dorado atado a
la cintura. Iban descalzos como los demás. Cada uno llevaba un cetro de un
metro de largo. El de la gran sacerdotisa era dorado. En la parte superior tenía
una cruz invertida con una serpiente que culebreaba de la manilla a la cruz. El
cetro del gran sacerdote! tenía el mismo diseño pero era de plata. Los llevaban
reverentemente en el pliegue del brazo. Su presencia era impresionante y por
primera vez tomé conciencia del tremendo poder que tenían, y los envidié.

25

Había muchos guardias armados en aquella reunión, por dentro y por fuera del
edificio. Era la primera vez que presenciaba un culto de verdad. Los demás no
habían sido más que teatro y alarde.
Después de las palabras iniciales, dos guardas me condujeron frente al altar. A
mí y a los demás nos presentaron a la congregación como nuevos miembros
«ansiosos» de unirse al grupo. El gran sacerdote fijó su atención en mí y dijo:
-Hermanos y hermanas de Satanás, os presentamos a esta joven llamada
Hermana Valentía (mi nuevo nombre). Os la presentamos porque ha solicitado
ser una de nosotros, y ahora a nuestro señor y dios nuestro amo, señor del
universo, y también el destructor, Satanás, le decimos: «Esta joven, la
Hermana Valentía, la entregamos a ti para que obedezca tus órdenes y sea lo
que tú quieras que sea. Le hemos prometido tus bendiciones según nos has
indicado que prometamos».
Me entregaron entonces un cuchillo para que me cortara el dedo, pero no quise
hacerlo. Inmediatamente uno de los guardias me descargó un latigazo en la
espalda que me hizo retorcerme en agonía, pero yo estaba determinada a no
doblegarme ante ellos. Con un chasquido de la mano la gran sacerdotisa le
indicó al guardia que no me pegara más. En una voz que destilaba desdén le
dijo que había maneras mucho más efectivas de mostrarme mi equivocación.
Observé asombrada como ella y el gran sacerdote se situaba n en los dos
extremos de una gran estrella de cinco puntas dibujada en el suelo del
escenario. La estrella estaba pintada dentro de un círculo y en cada punta
había una vela negra. Con un simple gesto, sin siquiera tocarlas, la gran
sacerdotisa encendió todas las velas a la vez. Entonces comenzó una
imprecación, y el gran sacerdote se unió a ella en la entonación del conjuro. La
gente se unía al cántico en cierto punto cuando el tintineo de las campanillas lo
indicaba.
De pronto la estrella se vio envuelta en un murmullo de humo y luz
enceguecedora. Al instante el cuarto se llenó de un mal olor como de azufre en
ebullición y un enorme demonio apareció en física manifestación en el centro
del círculo, rodeado de llamas. Era inmenso, de casi tres metros de alto. Me
miró con ceño fruncido y amenazante mientras se mecía de atrás hacia
adelante. La gran sacerdotisa (Grace) se volvió a mí y me dijo que si no
obedecía y firmaba el contrato me entregarían al demonio para que me
torturara hasta la muerte. ¡Para mí fue suficiente! Jamás había sentido tanto
miedo, pero a la vez codiciaba el poder que Grace, la gran sacerdotisa, había
manifestado. Estaba determinada a volverme tan poderosa corno ella para
poder vengarme de todo lo que aquella gente me había hecho.

26

Cuando indiqué mi disposición a firmar el contrato, dos mujeres se adelantaron
y me colocaron una túnica negra sobre la blanca. La túnica negra era de
algodón pero con el mismo diseño de la blanca. El negro indicaba que ya no
era una novicia. Tomé el cuchillo que me ofrecían y me herí bien el dedo.
Entonces hundí una plumilla en mi sangre y firmé el contrato por el que
entregaba mi cuerpo, alma y espíritu a Satanás.
Inmediatamente después de firmar me sentí envuelta en una descarga de
energía desde la punta de la cabeza a la punta de los pies. Fue tan fuerte que
me derribó al piso. Mientras en el piso yo trataba de recuperarme me di cuenta
que Grace hacía otra imprecación. A duras penas me puse de pie solo para
descubrir que Grace había llamado a otro demonio. Este se acercó a donde yo
estaba y me dijo que iba a morar en mí. Extendió la mano y rudamente me
agarró por lo hombros antes de que yo pudiera decir algo. Inmediatamente me
sentí morir, con un fuego abrasador que me recorría el cuerpo y volví a oler
azufre. En medio de mi agonía me desmayé y no volví a saber de mí hasta que
sin miramiento alguno me introdujo en la camioneta de regreso al
campamento. Para ese entonces estaba yo tan agotada y mareada por la falta
de sueño, los golpes y la falta de agua y comida, que no comprendía a plenitud
el significado de lo que me estaba ocurriendo.
Me quedé en el campamento otra semana para que mis heridas y arañazos
más visibles sanaran. Cuando regresé a casa pensé y sentí que era una de las
personas más poderosas de la tierra. Sabía que tenía poderes más allá de lo
que la mayoría podía imaginarse. Pensé que nada ni nadie podrían destruirme.
¡Cuán equivocada estaba!

27

Capitulo 04
Ascenso al poder

Ya yo era miembro de La Hermandad, tenía un nombre nuevo y era lo que se
conoce como una bruja. Como un mes después de firmar yo el contrato con
Satanás tuve mi primera entrevista con la gran sacerdotisa local. El capítulo de
mi pueblo natal era bastante grande, como de mil personas. La gran
sacerdotisa me buscó y me dijo que quería verme en su casa. Me sorprendió
mucho que me llamara una persona de tan alto rango. A muy pocas
muchachas una gran sacerdotisa las llama para que vayan a verla, a menos
que vayan a ser castigadas, o que desee encomendarles algo en particular. Su
casa era una casa muy lujosa y fina y la gobernaba con mano de hierro. Me
dijo:
-Satanás te ha seleccionado para que recibas adiestramiento para que le sirvas
y seas gran sacerdotisa si llenas los requisitos.
Dentro de la secta satánica eso era el mayor honor.
Una tiene que tener un rango muy alto para que la escojan para ese tipo de
adiestramiento. La gran sacerdotisa era una anciana. Había sido sacerdotisa
muchos años. Era muy bonita a pesar de su edad. Tenía una personalidad
agradable, pero a la vez había algo de frialdad en ella. Sabía que yo iba a
tomar su lugar. Una gran sacerdotisa siempre es destruida cuando otra bruja
la sustituye. Recibe órdenes de Satanás o de uno de sus demonios para que
entrene a la bruja que ha de ocupar su lugar. No tiene otra alternativa que
obedecer.
Pensé que era extraño que me pidiera que estudiara para el cargo ya que yo
era tan joven y una miembro tan nueva. Lo que no sabía en ese entonces era
que los demonios que ya yo tenía eran más poderosos que los de ella y que
Satanás le había ordenado que me enseñara exactamente lo que eran, cómo
valerme de ellos y cómo, a la postre, destruirla a ella misma.
En lo más íntimo yo no era, ni nunca seré, muy dada a la destrucción. Me
gustaba vivir y no deseaba dañar a aquella señora, pero sabía que si no lo
hacía, me mataría.
Recibí un intenso adiestramiento en muchas cosas durante los siguientes
veinte meses. Nos reuníamos casi siempre en su casa o en otros lugares en
que pudiéramos apartarnos de los demás miembros de la secta, por lo menos
semanalmente.

28

Las clases que me daba eran principalmente sobre conjuros. Aprendí a
conjurar a los espíritus para que me obedecieran. Me enseñó a proyectar y a
emplear aquel extraño poder que hacía tiempo sentía en mí. Me enseñó
protocolo y cómo dirigir los cultos como gran sacerdotisa.
Las Hermanas de la Luz también participaban en mi adiestramiento.
Principalmente fue por ellas que aprendí a aumentar mi poder con la velocidad
con que lo hice. En las clases que me dieron aprendí muchos secretos que
otras grandes sacerdotisas jamás aprenden. Me pidieron que me uniera a su
sociedad pero les dije que no. En lo íntimo siempre pensé que eran muy raras.
Se procuró que yo aprendiera también artes marciales. Ya sabía algo de karate
y judo, pero no sabía nada de kung-fu. Me pusieron en manos de un chino de
mediana edad que era experto en las tres. Era un abogado muy conocido en el
pueblo. Era bueno conmigo, pero un maestro terriblemente exigente. Aprendí
mucho con él. El ha entrenado a muchas personas de la secta en aquella zona.
Pensaba que yo tenía mucho potencial y quería que participara en contiendas
públicas. Pero nunca quise hacerlo ni lo hice.
Aprender las artes marciales demandaba un entrenamiento riguroso y penoso.
Les pedí a ciertos demonios que entraran en mí para que me dieran las
habilidades que necesitaba. La mente y el cuerpo tienen que acostumbrarse a
moverse sincronizadamente. Yo podía saltar varios pies en el aire, caer parada,
saltar hacia adelante y destruir a cualquiera con mis pies, con mis manos o con
ambos. Me hice experta también en el uso de cuchillos, garrote, espadas,
pistolas, arcos y flechas, estrellas y muchos tipos de armas orientales que no
son muy conocidas en mi país. No solo los altos miembros de la secta toman
estos cursos, sino también muchos miembros de baja categoría para que
puedan servir de guardias, asesinos, etc.
Me enseñaron mucho de Satanás, casi todo mentiras.
Me hablaron de su poder, de su amor por mí. Dios me había rechazado.
Satanás me amaba y quería que fuera suya, y me había elegido para ser su
gran sacerdotisa. Las Hermanas de la Luz me hablaron de la oportunidad de
convertirme en la Esposa de Satanás en aquella región.
En los Estados Unidos Satanás solo tiene cinco o diez Esposas al mismo
tiempo. Es una posición de honor y poder. Me decían que estaban seguras de
que yo tenía capacidad para alcanzar tan alto rango. Constantemente me
hablaban de los beneficios que obtendría si lo lograba. Me hice el propósito de
ganar ese rango.

29

El primer demonio que vi se manifestó a mí en forma física durante la
ceremonia de iniciación en que firmé el contrato. El segundo fue el primero que
yo misma conjuré para que apareciera. Mientras realizaba el encantamiento
requerido apareció en una nube de humo que tenía un fuerte olor a azufre. El
episodio en sí fue muy elaborado, muy teatral, pero muy real. Repito, tenía
forma corporal.
Era enorme, de unos 2.50 metros de altura. Su cuerpo parecía humano, pero
diferente. Era todo negro. Después llegamos a saber que aquella clase de
demonios se llaman Guerreros Negros. Tenía ojos rojos y fieros, manos
enormes, y lo que parecía armadura era su piel. Estaba formada de gruesas
escamas negras, como el carapacho de una tortuga. Cada escama era de seis
pulgadas cuadradas. Supe que era un demonio poderoso porque lo había
hecho aparecer para ver si podía hacerlo. Mientras me observaba en silencio le
dije que yo era «la escogida».
-Lo sé - me respondió -, y sé que me han enviado a protegerte y que nada ha
de dañarte mientras yo esté aquí, y siempre que sirvas al todopoderoso
Satanás, nuestro señor y nuestro dios.
Se llamaba Ri-Chan. Peleó muchas batallas a mi favor y, cuando fui
desobediente a Satanás, contra mí.
Desde entonces vi muchos demonios y con muchos conversé. A medida que
aumentaba mi capacidad de ver el mundo espiritual, podía conversar con los
demonios y verlos sin que tomaran forma corporal. Rara vez les pedía que
aparecieran en forma corporal, excepto cuando quería impresionar o asustar a
alguien de un rango inferior en la secta.
El siguiente demonio que invoqué fue Mann-Chan.
Fue durante una de las sesiones de adiestramiento en casa de la gran
sacerdotisa. Esta me dijo que había llegado el momento en mi entrenamiento
en que debía aprender y realizar un encantamiento especial. N o me dijo el
porqué ni yo se lo pregunté. Sabía que aquel era un día importante por los
preparativos que se hicieron.
Primero, dibujé con tiza en el suelo un gran pentágono y luego un círculo
alrededor. (El propósito del círculo alrededor del pentágono es mantener a los
demonios dentro del círculo hasta que se les dé permiso de salir.)
El círculo protege a la bruja del demonio. En realidad, los demonios hacen casi
lo que se les antoja. Pronto aprendí a no invocar a un demonio más poderoso
que los demonios que me protegían. Cuidadosamente, coloqué una vela negra
en cada ángulo del pentágono. El gran sacerdote había preparado el contenido

30

de una olla grande. La llenó de agua profanada: agua bendita tomada de una
iglesia católica en la que el gran sacerdote había orinado. También había
matado un perro cuya sangre había recogido en un pomo especial que me
había dado para que lo llevara a la casa de la gran sacerdotisa. Luego me dio
varias hierbas y polvos. Hicieron hervir bien el agua poco antes de que yo
comenzara la encantación.
Yo no preguntaba, sino que seguía al pie de la letra las instrucciones de la gran
sacerdotisa. Me senté en el piso, con la mirada fija en la vela negra en el
centro del pentágono y murmurando: «Oh gran Satán, creador y sustentador
del universo, te lo suplico, dame un demonio que sea guía y luz de mi vida,
que me dé sabiduría y conocimiento. Amado mío, amor mío, concédeme mi
deseo». En ese momento la gran sacerdotisa me mencionó el nombre de
Mann-Chan.
Yo entonces dije: «Ven, Mann-Chan, serás bien recibido en mi cuerpo. Te
mando que te levantes de tu escondite». Tomé los polvos y las hierbas y la
sangre y la arrojé en la gran olla hirviendo. Subió vapor e inmediatamente el
cuarto se llenó de mal olor. Entonces hundí un cáliz de oro profanado en la olla
y lo llené bien. Coloqué el cáliz cuidadosamente en la mesa y esperé ansiosa.
Como a los cinco minutos el líquido del cáliz se había convertido totalmente en
polvo. Entonces tomé el cáliz y arrojé el polvo en la llama de la gran vela en el
medio del pentágono.
Inmediatamente hubo un ruido y una enorme llamarada. La vela desapareció
en una luz blanca enceguecedora. La luz perdió intensidad en unos segundos,
y pude ver lo que parecía la figura extraordinariamente bien parecida de un
joven. Tenía un pelo negro como el carbón y penetrantes ojos negros que
irradiaban inteligencia. Me tiré de rodillas junto al pentágono. Con un trapo
borré la tiza para formar un sendero claro a través del pentágono.
El joven, que en verdad era el demonio Mann-Chan en forma física, salió del
pentágono por el sendero que yo había trazado. En un inglés perfecto me
habló suavemente como con gran amor. Me dijo que iba a morar en mí y
prometió que nada podría dañarme. Me dijo que me daría sabiduría y
conocimiento, que sería mi maestro y mi guía. Afirmó ser mi «redentor». Yo
asentí, muy impresionada por su bella apariencia. Entonces caminó hacia mí.
Pero, en el instante mismo en que entraba en mí, se transformó de humano en
el demonio que era. ¡Espantoso!
Estaba desnudo, y su cara había cambiado la belleza en horrible crueldad. Sus
mechones de cabellos negros se volvieron de un café rojizo opaco, vulgar,
escaso y grueso como pelos de cerdo. Sus ojos eran increíblemente negros y
de mirada perversa, su boca abierta exhibía unos largos y amarillentos

31

colmillos. Era de brazos muy largos con manos que terminaban en dedos
regordete s y uñas puntiagudas. Emitió una horrible y macabra risotada de
triunfo al entrar directamente en mi cuerpo. Yo chillé. Primero al vedo, luego
por el dolor que sentí cuando entraba en mí. Fue un dolor profundo,
espantoso, como jamás lo había sentido. Sentí que mi cuerpo ardía. Me sentí
morir y en aquel preciso momento con todo mi corazón lo deseaba. Ri-Chan
dio un paso al frente al escuchar mi chillido, pensando que quizás estaba
recibiendo un ataque externo. Pero Mann-Chan le habló y le dijo que era él,
que no se preocupara. Mientras el dolor disminuía, Mann-Chan me dijo que
aquella era una pequeña demostración de lo que sentiría si me atrevía a
desobedecerlo y también para que yo supiera que había venido a quedarse,
que nada ni nadie lo haría salir de mí.
Desde ese momento Mann-Chan fue el principal demonio en mi vida. Se
comunicaba conmigo poniendo pensamientos directamente en mi mente. Yo
me comunicaba con él hablando en voz alta o hablándole con mi cuerpo
espiritual. No lo sabía entonces, pero MannnChan no podía leer mis
pensamientos. Me dominaba y me mantenía con las puertas abiertas para que
Satanás y otros demonios pudieran entrar y salir a su antojo, y también
cuando yo quisiera. Se convirtió en el centro de mi vida. Yo dedicaba todo mi
tiempo y mis fuerzas a tratar de dominarlo, pero él tenía más control sobre mí
que yo sobre él. A veces me dejaba inconsciente y tomaba total control de mi
cuerpo, y lo usaba a su antojo, y frecuentemente hablaba con mi boca. Me
decía cuándo comer y dormir, regulaba mi eficiencia en el trabajo, mis buenas
relaciones con los demás, mi vida entera.
Con él aprendí a valerme de los demonios, a usarlos en contiendas
espirituales. Aprendí a valerme de ellos para fortalecer mi propio cuerpo
espiritual, a utilizarlos en ceremonias, o contra otras personas, brujas, iglesias
y hasta ministros del evangelio de Jesucristo. Me dio el don de hablar muchos
idiomas y de andar y hablar con gran autoridad y poder.
Pero Mann-Chan no era la luz que prometió ser, ni el ser de amor y belleza que
vi al principio. Era un ser malo, perverso, y roía mi alma y mi cuerpo, y
muchas veces me causó mucho sufrimiento y dolor porque yo no apoyaba ni
participaba en sacrificios humanos. La vida se me volvió una continua
pesadilla. Estaba viviendo una doble existencia. Es decir, era miembro de la
secta satánica y a la vez miembro de una iglesia cristiana muy grande donde
enseñaba y cantaba y participaba en todo tipo de actividades. Me sentía
siempre destrozada, sin un momento de libertad y completamente atrapada.
Por aquel entonces comencé a batallar con muchas brujas. Las peleas son de
muchas maneras. Lo más común es que la bruja más poderosa le arrebate los

32

demonios a la más débil; así no solo se vuelve más fuerte sino que a menudo
todo termina en la destrucción de la más débil porque ésta queda sin poderes
para defenderse. Los demonios no conocen la lealtad. Siempre se inclinan a la
persona más fuerte. Todo el reino de Satanás se basa en el principio de la
competencia; es lo opuesto en el reino de Dios donde cada cual sirve al
prójimo.
Rara vez la pelea es en un plano físico, aunque a menudo las brujas se valen
de los demonios para destruir el cuerpo físico de la bruja más débil. Hubo una
bruja en particular que me atacó. Se llamaba Sara. Traté de explicarle que si
no me dejaba tranquila iba a tener que destruirla. No me creyó y por fin
entramos en pelea. Lo que vi fue sencillamente espantoso. Se fue debilitando
rápidamente al irle sacando lo demonios para que entraran en mí. Al principio
sus demonios contraatacaron y sentí que me elevaban y me lanzaban contra
las paredes, que me estrangulaban sin que yo viera mano física alguna. Pero
de pronto vio a MannnChan, Ri·-Chan y a muchos otros demonios avanzar
contra ella. Empezaron a destrozarle el cuerpo. Finalmente comprendió que yo
era de verdad la elegida, que yo sería la gran sacerdotisa y que había perdido
la batalla.
Se retiró a tiempo para continuar COI1 vida y le doy gracias a Dios por ello.
Tuvo que pasar un buen tiempo en el hospital a causa de los daños sufridos en
la pelea. Años más tarde me dijo que fue durante aquella estadía en el hospital
que aceptó a Jesucristo como Señor y Salvador, y ahora vive plena y
totalmente entregada al Señor. Créanme, fue un hermoso cambio.
Mi primer encuentro con Satanás se produjo poco antes de la ceremonia en
que habría de convertirme en gran sacerdotisa. Se acercó a mí en figura de
hombre y nos sentamos a conversar. Me dijo que yo iba a ser su gran
sacerdotisa, que yo significaba mucho para él. Me dijo que tenía que haber un
sacrificio; había que derramar más sangre para mi «purificación» antes de que
pudiera convertirme en gran sacerdotisa suya. Detestaba aquello, pero me
sentí aliviada al saber que por lo menos iba a ser un sacrificio animal.
Lo que veía era un hombre, extraordinariamente bien parecido, muy
inteligente, brillante, esplendente. Parecía tenerme gran cariño y no parecía
constituir un peligro para mí en lo absoluto. Ni Mann-Chan ni RiiChan dieron
indicación de que hubiera algún peligro. Quedé muy impresionada con aquel
encuentro. Quería que volviera, en lo más íntimo sentía necesidad de él. Por
primera vez en mi vida me sentí de veras amada. ¡Qué equivocada estaba!
Satanás me aborrecía. Solo quería aprovecharse de mí y planeaba destruirme
a la postre.

33

Yo asistía muy regularmente a los cultos durante mis dos años de
entrenamiento. Las reuniones se celebraban en establos, iglesias, casas,
logias, diferentes lugares. En las ocasiones en que Satanás estaba presente,
me sentía atraída a él como la mariposa a la llama. El sabía muy bien que me
tenía atrapada.
Poco antes de convertirme en gran sacerdotisa presencié por primera vez un
sacrificio humano. Estábamos en un viejo establo con por lo menos mil
personas presentes. Una pequeña niña fue la víctima. Fue seleccionada porque
la madre consideraba un gran honor entregarla en sacrificio. La ley nunca sabe
de estos niños porque la mayoría son ilegítimos, nacidos en casa; la madre
nunca ve a nadie en cuanto a cuidado prenatal y no hay constancia alguna de
su nacimiento ni de su muerte.
Amarraron a la niña en un altar de piedra con la forma de una cruz invertida.
Jamás olvidaré sus horribles gritos cuando el gran sacerdote hundió .en su
pecho un afilado cuchillo para arrancarle en vida el corazón. Recogieron la
sangre y el gran sacerdote y la gran sacerdotisa la bebieron primero, y luego
los demás miembros que quisieron hacerlo. Muchos lo hicieron, no solo para
recibir demonios más fuertes, sino también porque creían que tales sacrificios
aumentaban la fertilidad y que los niños concebidos bajo tales circunstancias
eran fuertes e inteligentes y poderosos en el satanismo.
No pude salir de allí. Estaba atrapada entre la multitud. Me sentía horrorizada,
vacía, fría, desesperada. ¿Por qué Satán quería tales sacrificios? ¿No le
bastaba la sangre de Cristo? Se nos hablaba sin cesar de la derrota de Cristo
en la cruz y de que aquel había sido el supremo sacrificio a Satanás. Pero ya
vería yo que el apetito de sangre y destrucción de Satanás es insaciable.
Mi última y final batalla con la gran sacerdotisa se produjo con la autorización
directa de Satanás. Ocurrió en una gran reunión en la iglesia donde había
conocido a Las Hermanas de la Luz. Satanás estaba, allí y con un leve gesto
me concedió el permiso de enfrentarla. Luchamos. Ella era muy anciana y la
batalla fue breve, de apenas 20 minutos. No la maté. No podía hacerlo porque
yo respetaba mucho la vida. Se rindió pronto al ver que estaba demasiado
débil para seguir luchando. Al año siguiente se suicidó.
En seguida se celebró la ceremonia de instalación de la gran sacerdotisa. El
sacrificio cruento en aquella ocasión fue un perro. Me llevaron al frente del
cuarto o iglesia. Había muchísimos presentes porque era una gran ceremonia y
Satanás mismo estaba presente. Me vistieron con una bata blanca con bordes
dorados y rojos. Me coronaron con una corona de oro puro. Firmé con mi
propia sangre otro contrato en el que me declaraba gran sacerdotisa de
Satanás. Nadie hizo el más leve ruido mientras yo firmaba aquel papel. Luego,

34

a una señal de Satanás, el gran sacerdote se levantó a declarar que yo era la
nueva gran sacerdotisa. Proclamó que nadie de la secta, ni ningún demonio,
gran sacerdote, bruja o gran sacerdotisa de cualquier capítulo podía tocarme,
porque yo era «la escogida». La multitud cayó en éxtasis y gritaba, cantaba y
danzaba. Satanás mismo parecía regocijado. De nuevo tenía la forma de un
joven guapísimo. Parecía un personaje brillante y poderoso. Vestía un traje
blanco brillante.
La congregación se postró ante mí y me alabó como gran reina, como reina de
Satanás, «señor dios todopoderoso», a cuyo lado estaba y estaría por siempre
para trasmitir a ellos todos sus deseos y mandatos. Me sentí como si por
primera vez en mi vida era bien aceptada. Me sentí llena de orgullo y
exaltación. Y me sentí muy poderosa, tanto que pensaba que nadie, ni Satanás
mismo, podía destruirme.
Me llevaron al altar de piedra, me desnudaron y Satanás me hizo el amor para
demostrar que yo era su gran sacerdotisa. La congregación se enardeció.
Muchos estaban drogados o borrachos y la reunión se convirtió en orgía
sexual. Entonces Satanás emitió la más horrenda risotada de triunfo que he
escuchado en mi vida. El cuerpo se me quedó frío, rígido. Recuerdo que sentí
remordimiento, pena, dolor. El frío y la vaciedad que sentí aquella noche jamás
los olvidaré.
«Y acaeció que, cuando comenzaron los hombres a multiplicar sobre la faz de
la tierra, y les nacieron hijas, viendo los hijos de Dios que las hijas de los
hombres eran hermosas, tomáronse mujeres, escogiendo entre todas... Había
gigantes en la tierra en aquellos días y también después que entraron los hijos
de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos e hijas... ». Génesis
6:1, 2,4

35

Capitulo 05
Vida como gran sacerdotisa

Al asumir mis deberes como gran sacerdotisa de un inmenso e influyente
capítulo adquirí muchos privilegios y muchas dificultades. Entré en conflicto
con Satanás y muchos miembros de la secta pues había muchas cosas que
rotundamente me negaba a hacer o en las que me negaba a participar.
Mi principal responsabilidad era trabajar con el gran sacerdote de la
organización para planear las reuniones mensuales de la secta. Nuestras
reuniones en tal sentido se celebraban en el mayor secreto y por lo general
tenían lugar un par de veces al mes. El gran sacerdote y yo nos reuníamos con
las principales 13 brujas y los principales 13 brujos del capítulo. Nos reuníamos
en enormes mansiones con una gran mesa donde pudiéramos sentarnos todos.
El gran sacerdote y yo nos sentábamos a la cabeza con las 13 brujas a un lado
y los 13 brujos al otro en orden de rango. Satanás siempre procuraba que
estuvieran presentes también algunos que consideráramos indeseables. Eran
conocidos hombres lobos que siempre parecían retraídos, vigilantes,
amenazadores. Estaban allí como humanos y no adoptaban otra apariencia a
menos que Satanás se los ordenara y entonces solo con propósitos
disciplinarios. Nosotros no los tocábamos ni les hablábamos. Pertenecían
exclusivamente a Satanás, estaban vendidos totalmente a él y eran temidos y
rechazados por todos los de la secta. Eran primordialmente guardias y
disciplinadores que Satanás y sus demonios empleaban para que los demás los
obedeciéramos.
El concilio planeaba las reuniones y se encargaba de la administración del
capítulo. Satanás daba órdenes al gran sacerdote y a la gran sacerdotisa; las
daba directamente o a través de sus demonios Tratábamos de planear
reuniones dramáticas y emocionantes, siempre procurando que hubiera
abundancia de drogas y alcohol. Yo no compraba las drogas ni el alcohol, y
nunca tuve nada que ver con el tráfico de las mismas. Eso lo dejábamos a los
miembros de la secta que ya andaban en esas cosas. Y la verdad es que nunca
faltaban personas así. Los miembros prominentes de la secta siempre se
cuidan de no mezclarse en nada que pueda buscarles problemas con la ley, y
jamás toman drogas ni bebidas en exceso. No quieren tener el cerebro
embotado porque siempre hay demasiadas personas que ambicionan llegar a
ocupar sus puestos.
También nos reuníamos con los altos representantes de otros grupos ocultistas
de la zona. Hay muchos grupos satánicos que no son parte de La Hermandad y

36

que ni siquiera saben de su existencia. Sin embargo, La Hermandad los
observa y controla cuidadosamente.
Uno de los deberes que siempre rechacé fue cualquier cosa que tuviera que ver
con sacrificios, de animales o humanos. Por esa causa en muchas ocasiones fui
severamente castigada por Satanás y los demonios. Los demás miembros del
culto no podían hacerme nada porque para ese entonces yo tenía bastante
poder, por lo que Satanás y los demonios se encargaban de castigarme.
Muchas veces recibí inimaginables torturas de parte de los demonios. Sufrí
muchas enfermedades, incluyendo cáncer en cuatro ocasiones con todos los
horrores de la quimioterapia. Pero no cedí. Sencillamente, no podía quitarle la
vida a otra persona.
Jóvenes, escúchenme, por favor. Cualquier participación con el ocultismo es
una trampa. Satanás puede hacerles 10 que me hizo a mí y cosas peores. Oro
todos los días que Dios de alguna manera muestre a los que están atrapados
que pueden liberarse. Satanás no es tu dueño ni aun cuando hayas firmado el
contrato. Ese contrato puede ser cubierto por la sangre de Jesucristo. Puedes
librarte de ese contrato si le pides a Jesús que venga a tu vida a perdonarte y
lavarte de todos tus pecados, a ser tu Señor, tu Salvador y tu amo. Satanás
está siempre procurando destruirte, pero Jesús quiere darte vida.
Había algunas reuniones que yo disfrutaba. A veces nos reuníamos nada más
que para conversar y jugar, para competir con nuestros poderes haciendo
cosas diversas como encender velas al otro lado de la habitación sin siquiera
tocarlas. También realicé numerosos viajes fuera de California para participar
en competencias y convenciones. Por lo general eso sí lo disfrutaba mucho.
Volaba en un jet privado desde un aeropuerto cercano al pueblo donde me
inicié en la secta. Nadie fuera de la secta, y muy pocos dentro de la misma,
conocen su ubicación. Está bien escondido y fuertemente vigilado. Por lo
general el gran sacerdote y algunas de las brujas y brujos de alto rango me
llevaban con ellos. Era siempre una gran ocasión. El propósito era intercambiar
ideas y competir a ver quién era más poderoso. Fue por medio de estas
competencias que ascendí hasta llegar a ser miembro del concejo nacional, al
cargo de Esposa regional de Satanás y, por último, a la posición de Esposa de
Satanás en los Estados Unidos.
Por lo general estábamos como una semana y las conferencias solían
celebrarse inmediatamente antes de un Sábado Negro cuando se celebraba la
Misa Negra (en la Semana Santa). Yo siempre encontraba una excusa para
regresar a casa antes de la Misa Negra. Íbamos a un lugar especial en los
cerros de California justo en las afueras de Los Angeles. Hay allí una gran
mansión que fue construida especialmente para la secta. Supongo que tenía

37

treinta o más habitaciones. Tenía muchas ventanas de vitral con dibujos
ocultista s y símbolos demoníacos. El interior era lujosa y bellamente
amueblado. Tenía un inmenso comedor con un salón de baile. Y, por supuesto,
tenía también piscina, canchas de tenis, campos de golf, etc. Parecía un
«country club» de millonarios. Tenía tres subsuelos con enormes cajas de
seguridad que contenían bibliotecas de antiguos escritos e historias ocultistas.
Contenían también oro, plata y monedas de todos los países del mundo. La
propiedad entera está oculta por bosques y fuertemente vigilada por aire y
tierra.
En mi último viaje participé en la más intensa competencia de mi vida. Para
ese entonces ya era yo la suprema Esposa del país. Era una competencia
internacional. El que dirigía todo era un gran sacerdote diferente de los demás
que habían estado allí. Era un joven alto, moreno y muy guapo, pero había
cierto aire en él que hacía que todos lo temieran y a todos disgustara. Participó
en la competencia y era obvio que no le importaba que alguien muriera si
fallaba en lo que tenía que hacer. Tenía ojos subyugantes que enfriaban a
cualquiera hasta la médula. Dirigía con mano de hierro y hasta yo hacía todo lo
posible por alejarme de él.
La competencia consistía en tareas cada vez más difíciles, diseñadas para que
los contendientes hicieran gala de su poder. Recuerdo que, en cierto momento,
con un chasquido de dedos, tuve que convertir a un gato en conejo y luego
volverlo gato de nuevo. Los cambios físicos en sí los realizaban los demonios y
resultaban en la inmediata muerte del animal. En el último día yo era la única
contendiente que quedaba, pero el gran sacerdote me seguía acuciando. No
me quedó más remedio que acceder a sus deseos. El último incidente me
hubiera costado la vida si mis demonios no hubieran sido tan poderosos.
Yo tenía que pararme a no más de seis metros de un hombre con una pistola
magnum .357. Me pasé la mano por el frente de mi cuerpo para alertar a los
demonios y colocarlos como escudos. Inmediatamente el hombre disparó siete
ráfagas contra mí. No podía fallar. Demás está decir que los demonios
resultaron muy efectivos como escudo, ya que las balas cayeron a mis pies y
siguieron girando sobre sí mismas. Recibí muchas aclamaciones y honores por
ganar la competencia.
Me colocaron una corona de oro y mis compañeros de la secta se postraron
ante mí y me rindieron homenaje. Me trataron como a una reina durante el
resto de la estadía allí. Me traían la ropa más bella que yo podía pedir, me
bañaban, me peinaban y los sirvientes me atendían de pies a cabeza.
Celebraban fiestas y siempre me acompañaba un joven buen mozo que era
también mi guardaespaldas. Íbamos a los restaurantes más exclusivos de Los

38

Angeles. Mi acompañante probaba los alimentos antes de que yo los comiera
para aseguurarse de que no estuvieran envenenados. Nos íbamos de «surfing»
y a montar a caballo. A los miembros no se les permitía pelear entre ellos en
aquellos días porque aquellos eran días de alabar a Satanás. Me sentía muy
orgullosa, pero el Señor pronto habría de humillarme.
Fue durante aquella última visita a California que ocurrió uno de los incidentes
que me encaminaron a aceptar a Cristo, y me hicieron comenzar a poner en
duda las afirmaciones de Satanás de que era más poderoso que Dios. El gran
sacerdote nos reunió a varios de nosotros y nos dijo que había una familia en
el vecindario que estaba interfiriendo con Satanás. Estaban logrando que
muchos miembros de la secta se pasaran al enemigo, a Jesucristo, y estaban
siendo una molestia. Satanás había ordenado que los mataran. El gran
sacerdote nos dijo que debíamos ir todos en nuestros cuerpos espirituales
(proyección astral) y matarlos. Así que nos sentamos en círculo con las velas
frente a nosotros y conscientemente abandonamos nuestros cuerpos y salimos
en espíritu hacia la casa a destruir a aquella gente. No me gustaba mucho el
plan, pero no tenía alternativa. Si desobedecía me mataban.
Para nuestra sorpresa, al llegar al lindero mismo de la propiedad de aquella
familia no pudimos seguir adelante. Toda el área estaba rodeada de enormes
ángeles. Estaban de pie uno junto al otro y tomados de la mano. Vestían
largas túnicas blancas y estaban tan juntos que se tocaban los hombros. No
tenían ni armaduras ni armas. Nadie pudo pasar, por mucho que lo
intentamos. Cualquier proyectil que les lanzáramos rebotaba y no les hacía
daño. Al principio se rieron de nosotros y nos retaban a tratar de pasar. Los
demás miembros de la secta se ponían más y más furiosos a medida que
transcurrían los minutos. De pronto su apariencia cambió y su fiera mirada nos
hizo caer de espaldas al suelo. Fue una humillante experiencia, debo añadir.
Nunca olvidaré que mientras permanecía sentada en el suelo frente a ellos,
uno de los ángeles me miró a los ojos y me dijo en la voz más dulce que jamás
había escuchado: «¿Por qué no aceptas a Cristo como tu Señor? Si sigues por
la senda en que andas, serás destruida. Satanás te odia, pero Jesús te amó
tanto que murió por ti. Piénsalo, por favor, y entrégale tu vida a Jesús». Allí
terminó la batalla para mí. No quise insistir en romper el cerco. Estaba
aturdida. Los demás continuaron intentándolo un rato más, pero nadie lo logró.
Dudo que la familia se haya siquiera enterado de la batalla que se libraba fuera
de su casa. ¡Estaban completamente protegidos! A aquel tipo de ángeles los
llamábamos «ángeles eslabonados». Absolutamente nadie puede pasar a
través de ellos. En lo más íntimo me sentí agradecida de no poder atravesar el
cerco, y de que los ángeles eslabonados me hubieran dado algo en qué pensar.
Pero a pesar de aquella experiencia pasaron dos años antes de que me rindiera

39

a Jesucristo. Todavía codiciaba más poder, y no quería enfrentar la realidad de
que aquel poder me estaba destruyendo y condenándome a pasar la eternidad
en el infierno.

40

Capitulo 06
La boda

Yo tenía muchos privilegios como gran sacerdotisa y me aproveché de ellos en
mi diario vivir, pero seguía teniendo sed de más poder. Pocos años después de
haberme hecho gran sacerdotisa alcancé la meta de convertirme en Esposa
regional de Satanás. Muchas sacerdotisas de mi rango se autodec1aran
esposas de Satanás, y en cierto sentido lo son, pero Satanás también tiene
unas cuantas mujeres selectas que se convierten en esposas suyas en una
manera más exclusiva. Solo cinco o diez, y por lo general solo cinco, existen en
los Estados Unidos en un momento dado. Tal posición es la más alta y
«honrosa» a la que una mujer puede ascender dentro del satanismo. Satanás
escoge una mujer de una inmensa región del país. Esa mujer es considerada la
más poderosa, respetada y amada en la región. Todas estas mujeres forman
parte del consejo nacional que dirige el satanismo en este país y tienen
también poder internacional dada la gran riqueza de los Estados Unidos.
Satanás mismo se me acercó y me dijo que me había seleccionado para tan
grande honor. Se presentó a mí en forma de un hombre guapísimo, la imagen
misma del concepto que yo tenía del hombre «perfecto». Me dijo que me había
seleccionado a mí porque me amaba más que a las demás, y que le gustaban y
respetaba mi valor y mis capacidades. Actuó de una manera muy amorosa y
romántica, y me habló del tiempo maravilloso que pasaríamos juntos. Además,
me prometió darme poderes mucho mayores e innumerables privilegios.
Me sentí honrada y emocionada, emocionada mayormente porque esperaba
que al fin me amaran de veras. En mi opinión yo era la más poderosa y
honrada de todas las mujeres. Pensaba que Satanás me había escogido por
mis cualidades y mi amor por él había ido creciendo con el correr de los años.
En aquel tiempo no comprendía que Satanás se estaba aprovechando de mi
amor para sacar beneficios. Se valía de mí para que otras personas hicieran lo
que él quería y se valía de mi amor para mi propia destrucción. ¡SUS
declaraciones de amor eran mentiras!
La ceremonia se celebró en una gran ciudad cercana.
La secta alquiló una de las más grandes y hermosas iglesias presbiterianas de
la ciudad para la ocasión. Estoy segura de que los propietarios de la iglesia ni
se imaginaban para lo que la estábamos alquilando. Pedí permiso para no
trabajar los tres días de un fin de semana. La ceremonia se efectuó un viernes

41

en la noche, primera noche de luna llena. Me tenían bien protegida y me
complacían en todos mis deseos. ¡Me sentía tan emocionada y orgullosa!
Cuando mis acompañantes y yo nos acercábamos a la iglesia, por un instante
sentí como si una densa oscuridad se cerniera sobre la iglesia, pero deseché el
pensamiento y me puse a pensar en el amor y la admiración que sentía por
Satanás.
Me condujeron a un cuarto fuera del santuario y cuidadosamente me
prepararon y vistieron para la ocasión. En aquel tiempo tenía el cabello largo,
rubio y ondeado. Las mujeres me 10 adornaron con flores naturales
entrelazadas. Me vistieron con un traje blanco tipo túnica con trencilla s de oro
que se entrecruzaban en el pecho. Tenía un manchón rojo sobre el corazón y
en el pubis. Llevaba una corona de oro puro en la cabeza. Portaba un ramo
confeccionado con hierbas, espinas y cerezas venenosas, todo atado con una
cinta negra.
Cuando me paré fuera del santuario y miré adentro, me sentí sorprendida y
honrada de ver que no solo había allí muchas personas de los estados vecinos
y de California, sino también varios miembros antiguos de la secta en el
mundo oriental. Claro que era un gran honor. En el santuario resonaba una
música horripilante procedente del inmenso órgano de tubos. Habían llevado a
la iglesia el trono de oro de Satanás y lo habían situado al frente de la
plataforma. La señal de que debía comenzar la ceremonia fue la repentina
aparición de Satanás sobre el trono.
Otra vez se presentó como hombre, completamente vestido de blanco, con una
corona de oro con muchas joyas. La congregación en pleno se puso de pie y se
le rindió gran adoración. Entonces, a una señal suya, todas las cabezas se
volvieron y yo comencé a caminar por el pasillo. Iba escoltada por el gran
sacerdote, seguidos de Las Hermanas de la Luz. Cuando llegué al final del
pasillo me detuve ante el trono de Satanás, me postré ante él y le rendí
pleitesía. El me ordenó que me levantara. Así lo hice, él entonces se levantó
del trono y descendió a situarse junto a mí. El gran sacerdote realizó la
ceremonia nupcial. La mayor parte de la ceremonia consiste en cantos,
canciones de alabanzas a Satanás. Las Hermanas de la Luz, formadas en
semicírculo detrás de nosotros, cantaban y tarareaban en voz baja durante la
ceremonia.
La ceremonia duró casi dos horas, tiempo que permanecí de pie. Volví a firmar
un contrato con mi propia sangre. Luego me dieron a beber un líquido en un
cáliz dorado. No sé qué era el líquido, pero supongo que contenía algo de
droga, porque me sentí un tanto mareada después de beberlo. Lo cierto es que

42

acabó con mi claridad mental. Me dijeron que había que cumplir el contrato.
No había manera alguna de romperlo. ¡Satanás no cree en el divorcio!
Satanás mismo no puso ninguna sangre, ni bebió poción alguna. Me dijo que
no podía hacerlo porque tenía que «mantenerse puro» para mí. Pero que yo sí
tenía que beberlo para purificarme para él. Estaba más bello que nunca. Vestía
lo que parecía un frac blanco puro, decorado con oro. En aquella ocasión su
pelo era de un dorado reluciente y su piel lucía un bello bronceado. Sus ojos
eran oscuros y el amor que me manifestaba y las sonrisas que me lanzaba me
enloquecían. Pero yo quería creer que de veras me amaba, y que de veras era
mi esposo. Me trató con sumo respeto. Me acarició la mejilla, el pelo, los
brazos. Me dijo lo que a sus ojos yo era. Me dijo que era muy bella, muy
poderosa y alguien que podía llegar a ser lo que siempre había querido tener:
la madre de su hijo, «el Cristo», el redentor del mundo. Y yo me creí todos sus
embustes.
Satanás me entregó una bella cinta dorada con una inscripción que decía: «He
aquí la esposa del Príncipe del mundo». Aunque Satanás nunca se mostró
hostil conmigo, sí lo era con los demás. Cualquiera que se acercara a tocarlo o
a arrodillarse ante él era pateado, o golpeado y alejado de allí.
Inmediatamente después de la ceremonia Las Hermanas de la Luz me llevaron
y me vistieron con un precioso vestido y una capa de terciopelo con ribetes de
oro puro. Nos condujeron entonces al aeropuerto en limosina y junto con
varios grandes sacerdotes y sacerdotisas abordamos un lujoso jet privado que
nos condujo hasta California. La cena de boda fue servida a bordo. Satanás no
comió pero probó varios de los carísimos vinos y champagnes que había en el
avión. Habló muy poco. Cuando llegamos a la mansión en las montañas de
California, ya yo estaba bien mareada por las drogas que me habían dado. Nos
escoltaron con mucha pompa y ceremonia a una gran «suite». La recámara
matrimonial tenía una gran cama de oro. Después me alegré de que me
hubieran drogado pues cuando nos quedamos solos la hermosa apariencia de
Satanás se esfumó y el acto sexual fue brutal.
Al día siguiente, Satanás ya se había marchado cuando desperté. Las muchas
heridas recibidas en la noche me dolían bastante. Me alegré de que no
regresara aquel fin de semana. Volamos de regreso el domingo. Mientras
estuve allí me trataron como a una reina, me atendían de pies a cabeza y me
daban todo lo que pedía.
Obtuve muchas ventajas con mi nuevo rango. Tenía poderes absolutos sobre
todas las brujas y los brujos y aun sobre el gran sacerdote. Era intocable.
Recibí más poder y nuevos demonios. Una bruja cometió la estupidez de
meterse conmigo. Con una simple mirada la incrusté en la pared. La incrusté

43

literalmente, tanto que tuvieron que romper la mampostería para sacarla.
Resultó con varios huesos rotos y otras heridas. Jamás volvió a atreverse a
hacerme daño, ni tampoco ningún otro ser humano.
Rápidamente alcancé la posición de primera esposa y con ello mis
responsabilidades también aumentaron. Pasé a ser uno de los representantes
de Satanás a nivel internacional. Viajé muchas veces fuera de California a
entrevistarme con funcionarios gubernamentales de los Estados Unidos así
como con dignatarios de otros países. Representantes de gobiernos
extranjeros nos visitaban en la mansión de California para solicitar dinero para
armas, etc. La mayoría sabía que estaban tratando con Satanás, algunos no.
Grandes sumas de dinero cambiaban de mano. Mann-Chan hablaba a través
mío en la mayoría de las ocasiones, y hablaba perfectamente en la lengua
nativa del interlocutor. Mann-Chan a la vez me traducía lo que aquellas
personas decían. Yo no podía hablar ni lo más mínimo en tantos diferentes
idiomas, pero Mann-Chan los conocía todos.
Viajé a numerosos países. He estado en La Meca, en Israel, en Egipto, y
también en el Vaticano en Roma, adonde fui para entrevistarme con el Papa. El
propósito de mis viajes era coordinar los programas de Satanás con el de los
satanistas de otras tierras, así como entrevistarme con diferentes funcionarios
gubernamentales para hablar de ayuda monetaria a esos países. Algunos no
sabían que yo era satanista, sino que pensaban que estaba asociada con algún
tipo de organización sumamente rica. La gente que busca dinero no pregunta
mucho. El Papa sabía muy bien quién era yo. Trabajábamos de cerca con los
católicos (especialmente los jesuitas), así como con los masones de alto rango.
Fue durante aquel tiempo que conocí a muchos de las más conocidas estrellas
de la música rack. Firmaban contratos con Satanás a cambio de fama y
fortuna. El cuidadoso plan para la evolución de la música rack en los Estados
Unidos fue concebido por Satanás y ejecutado al pie de la letra por sus siervos.
A pesar de mi alta posición y gran poder, vivía en un constante temor. No
tenía paz Y me sentía atada. Mi mayor preocupación era la increíble malignidad
con que se actuaba dentro de la secta, los brutales castigos y, sobre todo, los
sacrificios humanos.

44

Capitulo 07
Disciplina en La Hermandad

El sexo para las demás personas dentro de la secta era libre, fácil y podía
practicarse en todo momento. También se practicaba con niños. De hecho, un
alto porcentaje de los niños dentro de la secta era iniciado en la vida sexual a
muy temprana edad. Los miembros de la secta suelen aparearse con aquellos
que están en el mismo nivel de poder. Casi todas las ceremonias y reuniones
terminan con una orgía sexual. Por lo general, cada miembro tiene el derecho
de practicar el acto sexual si así lo desea.
También había actos sexuales con demonios. Eran demonios que podían ser
vistos, oídos y sentidos físicamente. Esto ocurría en reuniones y días sagrados
en que se usaba droga en abundancia. Los demonios también realizaban el
acto sexual contra la voluntad de la otra persona. Así la castigaban por no
hacer 10 que Satanás y los demonios ordenaban. A menudo obligaban a un
hombre a presenciar a más de un demonio llevar a cabo un acto sexual brutal
con su esposa. Era una forma muy efectiva de imponer disciplina.
El miedo es una táctica que se emplea más que cualquiera otra. Miedo a la
muerte, miedo a que torturen a la familia ante los ojos de uno. Tanto los
humanos como los demonios eran torturados. Muchas veces se obligaba a los
demonios a manifestarse físicamente, y entonces eran torturados y
despedazados por demonios más fuertes en castigo por desobediencias
menores. El recuerdo de aquellos espantosos episodios quedaba grabado como
con fuego en la mente de los presentes. Se le decía al grupo que aquello era
una demostración de 10 que le podía pasar a quien se atreviera a desobedecer
a Satanás o a los demonios.
Durante muchas ceremonias, especialmente aquellas especiales en las que se
ofrecían sacrificios humanos, los demonios adoptaban formas humanas. A
veces es difícil distinguir quién es demonio y quién es humano. Sin embargo,
los ojos de los demonios son fríos y muertos; su contacto es como de brasas
vivas y a la vez parecen no tener vida.
La tortura de seres queridos, especialmente. Niños, es también una táctica
favorita para obtener la más absoluta obediencia. Se obliga a los padres a
contemplar cómo sus hijos son asesinados a golpes, brutalmente violados o
desollados. Si el niño sobrevive, los padres no pueden llevarlo a un hospital
porque los meterían en la cárcel por abuso de menores. Jamás podrían probar
que ellos no han llevado a cabo las torturas del niño, porque siempre habrá

45

satanistas que testifiquen haber visto a los padres cometer el abuso. Los
médicos de la secta tampoco los atienden a menos que los padres les paguen
exorbitantes sumas de dinero.
Otro método favorito de disciplina es el sacrificio.
Siempre hay un momento de escalofriante terror antes de cada sacrificio
humano en que cada miembro espera a ver quién va a ser sacrificado. Muchos
de los sacrificios son de personas que han sido desobedientes, o que han
tratado de salirse de la secta.
Los hombres lobos, los zombis, los vampiros y otros hombres animales
existen. He visto muchos. Este es un secreto que Satanás mantiene muy bien
guardado. Nadie controla a esos seres excepto Satanás y los demonios de más
alto rango. Se valen de ellos más que nada para castigar. Jamás olvidaré un
incidente en una reunión en que Satanás lanzó a un hombre lobo en
persecución de un hombre. El hombre saltaba y corría mientras el hombre lobo
gruñía tras él. Sabía que no podía escapar de aquel hombre animal. Entonces
se volvió, sacó una pistola Magnum .357 y la vació contra el hombre lobo. Este
ni se inmutó. Agarró al hombre y lo hizo trizas. Nadie se atrevió a moverse o a
hacer sonido alguno, por temor a que el hombre lobo se volviera contra ellos.
Tales criaturas son seres humanos poseídos por ciertos tipos de poderosos
demonios capaces de producir los cambios físicos en el cuerpo humano.
Algunos de los escritos cristianos de la Edad Media acerca de hombres
animales son verídicos. Nunca he hallado nada escrito con más precisión que
los antiguos escritos satánicos que se guardan en las bóvedas de la mansión
satánica en los cerros de California. Los hombres-animales son muy temidos y
odiados dentro de la secta. Son individuos solitarios, vendidos en un 100% a
Satanás. Sospecho que durante la Gran Tribulación aumentarán en número y
Satanás los usará para aplicar castigos.
Otro método frecuente de disciplina es la enfermedad demoníaca infligida.
También los accidentes, las pérdidas del trabajo, etc. La enfermedad
demoníaca suele ser una de las favoritas porque pocos médicos pueden
diagnosticarla y la persona sufre una muerte dolorosa y lenta mientras los
médicos piensan que los síntomas son producto de su imaginación.
La mayoría de los hijos de los miembros de la secta son dedicados a Satanás,
a semejanza de la dedicación de niños en las iglesias cristianas. La ceremonia
incluye el «bautismo» del niño en la sangre de animales sacrificados. Estos
niños son personas poseídas por demonios desde el vientre de la madre. Esto
se repite generación tras generación a menos que los padres estén dispuestos

46

a dejar que Jesucristo se convierta en Señor y Amo de sus vidas, y a dejar que
Su sangre los limpie de todo pecado.
La sangre de Cristo es tan poderosa, y su obra en la cruz tan completa, que
hasta los hombres lobos pueden salvarse si lo desean. Jesús puede levantar a
los muertos hoy día de la misma manera que lo hizo cuando vivió en el mundo
en un cuerpo humano. La gente que está bajo el dominio de Satanás está
muerta. Alabo a Dios porque hoy día soy completamente libre, pertenezco a
Jesús, a Él solamente, y no hay forma de que Satanás o uno de los suyos, no
importa lo que me hagan, impida que yo cuente lo que está sucediendo en el
reino de Satanás.
Lector, si eres miembro de La Hermandad, tú también puedes ser librado de
tus cadenas. No tienes que permanecer en el reino de maldad, oscuridad y
miedo de Satanás. Jesús puede libertarte y lo hará. Lo único que tienes que
hacer es pedirle que lave tus pecados en su sangre, y que sea tu Señor y tu
Amo. N o esperes más, el tiempo es muy corto. Jesús regresará pronto. No
quedan muchos días. Prepárate mientras hay tiempo. ¿O te quedarás aquí
cuando Jesucristo se lleve a los suyos? ¡Entrégate a El ahora mismo!

47

Capitulo 08
La misa negra y los sacrificios humanos

Los sacrificios humanos son un tema que pocos, si es que hay algunos, ex
miembros de la secta están dispuestos a comentar dadas las implicaciones
legales. Lo estoy haciendo solo a instancias del Señor. Son una realidad y una
práctica de La Hermandad. He pasado la mayor parte de mi vida en hospitales
y quirófanos por mi insistente negativa a doblegarme ante Satanás en esto.
Definitivamente nunca accedí a participar en sacrificios humanos.
Debido al extremadamente rápido aumento de mis poderes, en poco tiempo
alcancé una posición en la que podía determinar lo que hacía y lo que no hacía.
Esto es, en cuanto a los demás humanos. Yo era más poderosa que los demás
satanistas y no podían tocarme. Satanás y sus demonios sí podían. En muchas
ocasiones fui brutalmente castigada y torturada por demonios porque no quise
obedecer a Satanás en esto. Cuatro veces he tenido cáncer, con muchas
operaciones y todos los horrores de la quimioterapia. El cáncer me lo dio
Satanás mismo como castigo por no querer participar en los sacrificios
humanos. No dudo que me hubiera matado en poco tiempo si el Señor no
hubiera. Tenido misericordia y me hubiera librado de sus garras.
Las costumbres y ceremonias de los sacrificios humanos son un tanto
diferentes en algunos lugares. Además, en años recientes, especialmente en la
costa occidental de los Estados Unidos, una enorme cantidad de jóvenes están
participando en el satanismo a través de la música rock, los juegos en los que
hay fantasía ocultista y, por supuesto, a través del reclutamiento personal.
Estos grupos independientes usualmente andan con drogas, son muy
explícitos, descuidados y vocingleros en lo que hacen, y no están relacionados
directamente con La Hermandad. Muchos de ellos ni siquiera saben que La
Hermandad existe. Son tan descuidados que son sorprendidos en sus delitos
rituales de abuso infantil, sacrificios humanos, etc. Cuando dejé el satanismo,
había entre los líderes de La Hermandad una creciente preocupación por el
descuido de aquella gente. Sin embargo, Satanás se está volviendo tan
atrevido que en realidad no le importa ni se preocupa por el número de
personas que van a parar a la cárcel por los delitos que cometen. Satanás sabe
que no le quedan muchos años, y por eso se mueve a toda velocidad para
lograr la mayor destrucción posible en la tierra.
Durante el año en los Estados Unidos hay ocho «días santos» en que se
ofrecen sacrificios humanos. (Puede haber sacrificios humanos otros días por
motivos diversos como castigos, ritos de fertilidad, etc.) Los grupos pequeños

48

que no tienen facilidades para hacerlos suelen unirse en estas ocasiones a los
grupos grandes. Los "días santos» son Navidad, Resurrección, Halloween,
Acción de Gracias, y lo más cerca posible de la primavera, el verano, el otoño y
el invierno. (Satanás quiere profanar las misericordiosamente ordenadas
estaciones.)
Desde que los druidas lo instituyeron en Inglaterra, el día de «Halloween» ha
sido una festividad propicia para ofrecer sacrificios humanos a Satanás. Hoy
día es igual. El repentino aumento de colocación de substancias dañinas y
objetos en las golosinas que se acostumbran a ofrecer a los niños ese día no es
accidental. Es un esfuerzo muy bien planeado por los satanistas. Los niños
heridos o muertos por tales golosinas son sacrificios a Satanás.
El propósito de los sacrificios, tal como se enseña a los miembros de la secta,
es «purificarlos» para recibir las «bendiciones» de Satanás. Además, quien
bebe la sangre de la víctima o come de su carne obtiene nuevos demonios y
por lo tanto adquiere más poder. Beber sangre es un elemento importante en
toda actividad satánica. No es una mera coincidencia, sino que Satanás
siempre está tratando de profanar los principios de Dios.
«Y cualquier varón de la casa de Israel, o de los extranjeros que peregrina
entre ellos, que comiere alguna sangre, yo pondré mi rostro Contra la persona
que comiere sangre, y le cortaré de entre su pueblo. Porque la vida de la carne
en la sangre está... »
Levítico 17:10,11
Los sacrificios humanos, como todas las reuniones de la secta, nunca se
celebran dos veces en el mismo lugar. La mayoría de los miembros no se
entera del lugar en que ha de celebrarse la próxima reunión sino hasta una
pocas horas antes de que empiece. Los sacrificios siempre se ofrecen en
lugares escondidos y apartados. En las grandes ciudades esto a veces se
vuelve un problema, pero siempre se encuentra una bodega o un edificio
abandonado. La Hermandad raras veces realiza sacrificios humanos al aire
libre. A veces lo hace cuando se encuentra un lugar muy apartado o cenagoso.
Esto no es así con los jóvenes atrapados en la droga. Ellos no toman ninguna
medida de seguridad, por eso La Hermandad se encarga de que la policía los
descubra y arreste, o simplemente los elimina para evitar problemas. La
Hermandad siempre procura que los declaren locos para que no se descubran
sus conexiones con el satanismo.
En La Hermandad hay comités encargados de preparar el equipo necesario y
organizar la limpieza al final. Los satanistas que son policías están siempre en
estos comités. Su tarea es prevenir la interferencia de la ley. El equipo, entre

49


Documentos relacionados


Documento PDF carta de itinerantes ante la muerte de su hija
Documento PDF 34019681 el vino a dar libertad a los cautivos
Documento PDF a la victima pascual comentario 1
Documento PDF tener que perderlo todo para convertirme
Documento PDF microsoft word la hora del getsemani
Documento PDF rob poems


Palabras claves relacionadas