Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



Yo Robot Isaac Asimov .pdf



Nombre del archivo original: Yo Robot - Isaac Asimov.pdf

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por Draw / OpenOffice 4.0.1, y fue enviado en caja-pdf.es el 24/06/2014 a las 13:22, desde la dirección IP 83.97.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 27138 veces.
Tamaño del archivo: 769 KB (220 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Yo, robot

Isaac Asimov

Yo, robot

Isaac Asimov

Título original:
I, robot

Los robots de Isaac Asimov son máquinas capaces de llevar a cabo
muy diversas tareas, y aunque carecen de libre albedrío, se plantean
a menudo a sí mismos problemas de "conducta humana", en
situaciones que serían recreadas más tarde por muy distintos
autores. (Véase "El alma del robot", de B. J. Bayley). Pero estas
cuestiones se resuelven en "Yo, robot" en el mbito de las tres leyes
fundamentales de la robótica, concebidas por el mismo Asimov, y
que no dejan de proponer extraordinarias paradojas, que a veces
pueden explicarse por errores de funcionamiento y otras por la
creciente complejidad de los "programas". Estas paradojas no son
sólo ingeniosos ejercicios intelectuales sino y además una fascinante
indagación sobre la situación del hombre actual en el universo
tecnológico y en relación con la experiencia del tiempo y la historia.
Isaac Asimov nació en 1920 en la Unión Soviética, y es doctor en
bioquímica. Algunas de sus obras de ficción más importantes
aparecieron en las revistas populares del género en la década de los
cuarenta.

Traducción de
Manuel Bosch Barrett
Primera edición: marzo de 1975
Novena reimpresión: junio 1984
Colección Nebulae N.o 1
Edhasa/Ciencia Ficción
Edhasa, 1975
Avda. Diagonal, 519-521
Barcelona 29
Impreso por Romany /Valls
Verdaguer, 1 Capellades
(Barcelona)
I.S.B.N.: 84-350-0121-0
Depósito legal: B. 21.134-1984

Las tres leyes robóticas
1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción,
dejar que un ser humano sufra daño.
2. Un robot debe obedecer las órde nes que le son dadas por un
ser hu mano, excepto cuando estas órdenes están en oposición
con la primera Ley.
3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta
protec ción no esté en conflicto con la primera o segunda Leyes.

Manual de Robótica
1 edición, año 2058

Introducción

He revisado mis notas y no me gustan. He pasado tres días en los
U.S. Robots y lo mismo hubiera podido pasarlos en casa con la
Enciclopedia Telúrica.
Susan Calvin había nacido en 1982, dicen, por lo cual tendrá ahora
setenta y cinco años. Esto lo sabe todo el mundo. Con bastante
aproximación, la "U.S. Robots & Mechanical Men Inc." tiene también
setenta y cinco años, ya que fue el año del nacimiento de la doctora
Calvin cuando Lawrence Robertson sentó las bases de lo que tenía
que llegar a ser la más extraña y gigantesca industria en la historia del
hombre. Bien, esto lo sabe también todo el mundo.
A la edad de veinte años, Susan Calvin formó parte de la comisión
investigadora psicomatemática ante la cual el Dr. Alfred Lanning, de la
U.S. Robots, presentó el primer robot móvil equipado con voz. Era un
robot grande, basto, sin la menor belleza, que olía a aceite de
máquina y destinado a las proyectadas minas de Mercurio. Pero
podía hablar y razonar.
Susan no dijo nada en aquella ocasión; no tomó tampoco parte en
las apasionadas polémicas que siguieron.
Era una muchacha fría, sencilla e incolora, que se defendía contra un
mundo que le desagradaba con una expresión de máscara y una
hipertrofia del intelecto. Pero mientras observaba y escuchaba, sentía
la tensión de un frío entusiasmo.
Se graduó en la Universidad de Columbia en el año 2003, y empezó
a dedicarse a la Cibernética.
Todo lo que se había hecho durante la segunda mitad del siglo
veinte en materia de "máquinas calculadoras" había sido anulado por
Robertson y sus cerebros positónicos. Las millas de cables y
fotocélulas habían dado paso al globo esponjoso de platino-iridio del
tamaño aproximado de un cerebro humano.
Aprendió a calcular los par metros necesarios para establecer las

posibles variantes del "cerebro positónico"; a construir "cerebros"
sobre el papel, de una clase en que las respuestas a estímulos
determinados podían producirse muy aproximadamente.
En 2008, se doctoró en Filosofía e ingresó en la U.S. Robots como
"robopsicóloga", convirtiéndose en la primera gran practicante de esta
nueva ciencia. Lawrence Robertson era todavía presidente de la
corporación; Alfred Lanning había sido nombrado director de
investigaciones.
Durante quince años vio cómo cambiaba la dirección del progreso
humano, y avanzaba vertiginosamente.
Ahora se retiraba... hasta donde podía. Por lo menos, permitía que la
puerta de su despacho ostentase el nombre de otra persona.
Esto, sencillamente, fue lo que supe. Tenía una larga lista de sus
publicaciones, de las patentes a su nombre; conocía los detalles
cronológicos de sus promociones, en una pala bra, tenía su "vida"
profesional con todo detalle.
Pero todo esto no era lo que yo quería.
Necesitaba algo más para mis artículos con destino a la Prensa
Interplanetaria. Mucho más. Y así se lo dije.
--Doctora Calvin -le dije tan amablemente como pude-, según la
opinión general, la U.S. Robots y usted son equivalentes. Su retirada
pondrá fin a una Era que...
--¿Quiere usted el punto de vista del interés humano? -dijo sin
sonreír
No creo que nunca sonriese. Pero sus ojos eran penetrantes, aunque
no agresivos. Sentí que su mirada me atravesaba y salía por el
occipucio y supe que era para ella de una transparencia inusitada; que
todo el mundo lo era.
--Exacto -dije.
--¿El interés humano... de los robots? Esto es una contradicción.
--No, doctora, de usted.
--También me han llamado robot.
Con seguridad le habr n dicho a usted que no soy humana.
Me lo habían dicho, en efecto, pero no ganaba nada con confesarlo.
Se levantó de la silla. No era alta y parecía fr gil. La seguí hasta la
ventana y nos asomamos a ella.

Las oficinas y talleres de la U.S. Robots formaban una pequeña
ciudad, espaciosa y bien planeada.
Todo era achatado como una fotografía aérea.
--Cuando vine aquí por primera vez -dijo- vivía en una pequeña
habitación, allá a la derecha, donde está hoy el retén de bomberos.
Fue derribada antes de que usted naciese. Compartía la habitación
con tres personas. Tenía media mesa. Construíamos nuestros robots
en un solo edificio.
Producción... tres a la semana. Ahora fíjese.
--Cincuenta años -aventuré-, es mucho tiempo.
--No cuando una mira hacia atr s.
Una se pregunta cómo han pasado tan aprisa.
Volvió a su mesa y se sentó. No necesitaba expresión alguna en su
rostro para parecer triste.
--¿Qué edad tiene usted? -quiso saber.
--Treinta y dos años -respondí.
--Entonces, no puede recordar los tiempos en que no había robots.
La humanidad tenía que enfrentarse con el universo sola, sin amigos.
Ahora tiene seres que la ayudan; seres más fuertes que ella, más
útiles, más fieles, y de una devoción absoluta.
¿Ha pensado usted en ello bajo este aspecto?
--Temo que no. ¿Puedo citar sus palabras? --Sí. Para usted, un robot
es un robot. Mecánica y metal; electricidad y positones. ¡Mente y
hierro! ¡Obra humana! Si es necesario, destruida por el hombre. Pero
no ha trabajado usted en ellos, de manera que no los conoce. Son
más limpios, más educados que nosotros.
Traté de halagarla, de adularla hábilmente.
--Quisiéramos saber algo de lo que pueda usted contarnos, saber su
opinión sobre los robots. La Prensa Interplanetaria abarca todo el
Sistema Solar. Unos tres billones de lectores, doctora Calvin. Tienen
que saber lo que pueda usted decirnos sobre los robots.
No tenía necesidad de insistir. No me oyó, pero se dirigía al lugar
indicado.
--Deben haberlo sabido desde el principio. Vendíamos robots para
uso terrestre... antes de mis tiempos, incluso. Desde luego, eran
robots que no podían hablar. Después se hicieron más humanos, y
empezó la oposición.

Los sindicatos obreros, como es natural, se opusieron a la
competencia que hacían los robots al trabajo humano, y varios
sectores de la opinión religiosa hicieron sus objeciones inspiradas en
la superstición. Todo aquello fue inútil y ridículo. Y, sin embargo, así
era.
Yo iba tomando notas de lo que decía en mi registrador de bolsillo,
tratando de que no observase el movimiento de mi mano. Practicando
un poco se puede llegar a hacer detalladas anotaciones sin sacar el
chisme del bolsillo.
--Tomemos el caso de Robbie -dijo-. No lo conocí. Fue desguazado
el año anterior a mi entrada en la compañía...; era muy atrasado. Pero
vi a la muchacha en el museo.
Se detuvo, pero no dijo nada. Dejé que sus ojos se humedeciesen y
su imaginación viajase. Tenía que recorrer mucho tiempo.
--Oí hablar de ello más tarde, y, cuando nos llamaban blasfemos y
creadores de demonios, siempre me acordaba de él. Robbie era un
robot sin vocalización. No podía hablar. Fue fabricado y vendido en
1996. Eran días anteriores a la extrema especialización, de manera
que fue vendido como niñera...
--¿Cómo qué? --Como niñera...

1
Robbie

--Noventa y ocho... noventa y nueve... ¡cien! -Gloria retiró su mórbido
antebrazo de delante de los ojos y permaneció un momento
parpadeando al sol. Después, tratando de mirar en todas direcciones
a la vez, avanzó cautelosamente algunos pasos, apartándose del rbol
contra el que se apoyaba.
Estiró el cuello, estudiando las posibilidades de unos matorrales que
había a la derecha y se alejó unos pasos para tener mejor punto de
vista
La calma era absoluta, a excepción del zumbido de los insectos y el
gorjear de algún p jaro que afrontaba el sol de mediodía.
--Apostaría a que se ha metido en casa, y le he dicho mil veces que
esto no es leal -se quejó.
Avanzando los labios con un mohín y arrugando el entrecejo, se
dirigió decididamente hacia el edificio de dos pisos del otro lado del
camino.
Demasiado tarde oyó un crujido detr s de ella, seguido del claro
"clump-clump" de los pies metálicos de
Robbie. Se volvió r
pidamente para ver a su triunfante compañero salir de su escondrijo y
echó a correr hacia el rbol a toda velocidad. Gloria chilló, desalentada.
--¡Espera, Robbie! ¡Esto no es leal, Robbie! ¡Prometiste no salir
hasta que te hubiese encontrado! -Sus diminutos pies no podían
seguir las gigantescas zancadas de Robbie. Entonces, a tres metros
de la meta, el paso de Robbie se redujo a un mero arrastrarse y
Gloria, haciendo un esfuerzo final por alcanzarlo, echó a correr
jadeante y llegó a tocar la corteza del rbol la primera.
Orgullosa, se volvió hacia el leal Robbie y con la más baja ingratitud,
le recompensó su sacrificio mofándose de su incapacidad para

correr.
--¡Robbie no puede correr! -gritaba con toda la fuerza de su voz de
ocho años-. ¡Lo gano cada día! ¡Lo gano cada día! -cantaban las
palabras con un ritmo infantil.
Robbie no contestó, desde luego...
con palabras. Echó a correr, esquivando a Gloria cuando la niña
estaba a punto de alcanzarlo, oblig ndola a describir círculos que iban
estrech ndose, con los brazos extendidos azotando el aire.
--¡Robbie... estáte quieto!
-gritaba. Y su risa salía estridente,
acompañando las palabras.
Hasta que Robbie se volvió súbitamente y la agarró, haciéndole dar
vueltas en el aire, de manera que durante un momento para ella el
universo fue un vacío azulado y los verdes rboles que se elevaban del
suelo hacia la bóveda celeste. Y después se encontró de nuevo
sobre la hierba, al lado de la pierna de Robbie y agarrada todavía a un
duro dedo de metal.
Al poco rato recobró la respiración. Trató inútilmente de arreglar su
alborotado cabello con un gesto de vaga imitación de su madre y miró
si su vestido se había desgarrado.
Golpeó con la mano la espalda de Robbie.
--¡Mal muchacho! ¡Malo, malo! ¡Te pegaré!
Y Robbie se inclinaba, cubriéndose el rostro con las manos, de
manera que ella tuvo que añadir: --¡No, no, Robbie! ¡No te pegaré!
Pero ahora me toca a mí esconderme, porque tienes las piernas más
largas y me prometiste no correr hasta que te encontrase.
Robbie asintió con la cabeza -pequeño paralelepípedo de bordes y
ngulos redondeados, sujeto a otro paralelepípedo más grande, que
servía de torso, por medio de un corto cuello flexible- y
obedientemente se puso de cara al rbol. Una delgada película de
metal bajó sobre sus ojos relucientes y del interior de su cuerpo salió
un acompasado tic-tac.
--Y ahora no mires, ni te saltes ningún número -le advirtió Gloria,
mientras corría a esconderse.
Con invariable regularidad fueron transcurriendo los segundos, y al
llegar a cien se levantaron los p rpados y los ojos colorados de
Robbie inspeccionaron los alrededores. Al instante se fijaron en un
trozo de tela de color que salía de detr s de una roca. Avanzó algunos
pasos y se convenció de que era Gloria.

Lentamente, manteniéndose entre Gloria y el rbol-meta, avanzó
hacia el escondrijo, y, cuando Gloria estuvo plenamente a la vista y no
pudo dudar de haber sido descubierta, tendió un brazo hacia ella, y se
golpeó con el otro la pierna, produciendo un ruido metálico. Gloria
salió, contrariada.
--¡Has mirado! -exclamó con neta deslealtad-. Además, estoy
cansada de jugar al escondite. Quiero que me lleves a paseo.
Pero Robbie estaba ofendido de la injusta acusación, y, sentándose
cautelosamente, movió la cabeza contrariado de un lado a otro.
Gloria cambió de tono, adoptando una gentil zalamería.
--Vamos, Robbie, no lo he dicho en serio, que mirases. Llévame a
paseo.
Pero Robbie no era tan fácil de conquistar. Miró fijamente al cielo y
siguió moviendo negativamente la cabeza, obstinado.
--¡Por favor, Robbie, llévame a paseo! -Rodeó su cuello con sus
rosados brazos y estrechó su presa. Después cambiando
repentinamente de humor, se apartó de él-. Si no me das un paseo,
voy a llorar. -Y su rostro hizo una mueca, dispuesta a cumplir su
amenaza.
El endurecido Robbie no hizo caso de la terrible posibilidad, y siguió
moviendo la cabeza por tercera vez.
Gloria consideró necesario jugar su última carta.
--Si no me llevas -exclamó amenazadora- no te contaré más
historias.
¡Ni una más!
Ante este ultimátum, Robbie se rindió sin condiciones y movió
afirmativamente la cabeza, haciendo resonar su cuello de metal.
Levantó cuidadosamente a la chiquilla y la sentó en sus anchos
hombros.
Las amenazadoras l grimas de Gloria se secaron en el acto y se
echó a reír con deleite. La piel metálica de Robbie, mantenida a una
temperatura constante gracias a las resistencias interiores, era suave
y agradable, y el ruido metálico que ella producía al golpear el cuerpo
con sus tacones daba mayor encanto a la situación.
--Eres un caza del aire, Robbie, eres un gran caza de plata del aire.
Tiende los brazos. ¡Tienes que tenderlos, Robbie, si quieres ser un
caza del aire!

Ante aquella lógica irrefutable los brazos de Robbie se convirtieron
en alas, que cogían las corrientes de aire, y fue un caza aéreo.
Gloria se agarraba a la cabeza del robot, inclin ndose hacia la
derecha.
Entonces dotó a la nave de un motor que hacía "Brrrr", y de armas
que producían sonidos onomatopéyicos de disparos. Daba caza a los
piratas y las baterías de la nave entraban en acción.
--¡Hemos matado a otro! ¡Dos más!... -gritaba-. ¡Más aprisa, hombre!
¡Nos quedamos sin municiones!
Apuntaba por encima de su hombro con indomable valor, y Robbie
era una achatada nave del espacio que zumbaba a través de la
bóveda celeste con la máxima aceleración.
Cruzó corriendo el campo hacia la alta hierba, y se detuvo con una
rapidez que arrancó un grito a su sonrojada amazona y la dejó caer
suavemente sobre la blanda alfombra verde. Gloria se reía y jadeaba,
lanzando intermitentes exclamaciones.
--¡Oh, qué bueno!...
Robbie esperó a que recobrase la respiración y entonces le tiró
suavemente de un mechón de pelo.
--¿Quieres algo? -dijo Gloria con una expresión de inocencia en los
ojos, que no consiguió engañar ni por un instante a su voluminosa
"niñera".
Robbie le tiró del pelo con más fuerza.
--¡Ah, ya sé!... Quieres una historia.
Robbie asintió r pidamente.
--¿Cu l? Robbie describió un semicírculo en el aire con un dedo.
--¿"Otra vez"? -protestó la chiquilla-. Te he explicado la Cenicienta un
millón de veces. ¿No estás cansado de ella? ¡Es para niños! Bien,
bien -añadió, viendo a Robbie describir otro semicírculo.
Gloria reflexionó, evocó en su memoria el recuerdo del cuento (con
sus modificaciones propias, que eran varias) y empezó: --¿Estás a
punto? Bien, pues había una vez una bella muchacha que se llamaba
Ella. Y tenía una cruel madrastra y dos hermanastras muy feas y muy
malas y...
Gloria había llegado al momento crítico del cuento: "Daba
medianoche en el reloj y sus andrajos se convertían..."; y Robbie
escuchaba atentamente, con los ojos ardientes, cuando vino la

interrupción.
--¡Gloria!
Era la voz aguda de una mujer que había llamado no una, sino varias
veces; y tenía el tono nervioso de aquel a quien la ansiedad convierte
en impaciencia.
--Mamá me llama -dijo Gloria, contrariada-. Será mejor que me lle
ves a casa, Robbie.
Robbie obedeció apresuradamente, porque sabía que más valía
cumplir las órdenes de Mrs. Weston sin la menor vacilación. El padre
de Gloria estaba raramente en casa durante el día, a excepción de los
domingos -hoy, por ejemplo-, y cuando esto ocurría, se mostraba el
hombre más afable y comprensivo. La madre de Gloria, en cambio,
era una fuente de sinsabores para Robbie, que sentía siempre el
deseo de alejarse de su presencia.
Mrs. Weston los vio en el momento en que aparecían por encima de
los altos tallos de la vegetación, y volvió a entrar en la casa a
esperarlos.
--Te he llamado hasta quedarme ronca, Gloria -dijo severamente-.
¿Dónde estabas? --Estaba con Robbie -balbució Gloria-. Le estaba
contando la Cenicienta y he olvidado que era hora de comer.
--Pues es una l stima que Robbie lo haya olvidado también. -Y como
si de repente recordase la presencia del robot, se volvió r pidamente
hacia él-. Puedes marcharte, Robbie. No te necesita ya. Y no vuelvas
hasta que te llame -añadió secamente.
Robbie dio la vuelta para marcharse, pero se detuvo al oír a Gloria
salir en su defensa.
--¡Espera, mamá! Tienes que dejar que se quede: No he acabado
de contarle la Cenicienta. Le he prometido contarle la Cenicienta y no
he terminado.
--¡Gloria!
--De verdad, mamá. Se estará tan quieto que no te dar s siquiera
cuenta de que está aquí. Puede sentarse en la silla del rincón, y no
dirá ni una palabra...; bueno, no hará nada, quiero decir. ¿Verdad,
Robbie? Robbie, así interpelado, movió de arriba abajo su pesada
cabeza.
--Gloria, si no dejas esto inmediatamente, no ver s a Robbie en una
semana.
La chiquilla bajó los ojos.

--Bueno..., pero la Cenicienta es su cuento favorito y no lo había
terminado... ¡Y le gusta tanto!
El robot salió de la habitación con paso vacilante y Gloria ahogó un
sollozo.
George Weston se encontraba a gusto... Tenía la inveterada
costumbre de pasar las tardes de los domingos a gusto. Una buena
digestión de la sabrosa comida; una vieja y muelle "chaise longue"
para tumbarse; un número del "Times"; las zapatillas en los pies, el
torso sin camisa...
¿Cómo podía uno no encontrarse a gusto? No experimentó ningún
placer, por lo tanto, cuando vio entrar a su esposa. Después de diez
años de matrimonio era todavía lo suficientemente estúpido para
seguir enamorado de ella, y tenía siempre mucho gusto en verla; pero
las tardes de los domingos eran sagradas y su concepto de la
verdadera comodidad era poder pasar tres o cuatro horas solo. Por
consiguiente, concentró su atención en las últimas noticias de la
expedición Lefebre-Yoshida a Marte (tenía que salir de la Base Luna y
podía incluso tener éxito) y fingió no verla.
Mrs. Weston esperó pacientemente dos minutos, después,
impaciente, dos más, y finalmente rompió el silencio.
--George...
--¿Ejem? --¡He dicho George! ¿Quieres dejar este periódico y
mirarme? El periódico cayó al suelo, crujiendo, y George volvió el
rostro contrariado hacia su mujer.
--¿Qué ocurre, querida? --Ya sabes lo que ocurre. Es Gloria y esta
terrible máquina.
--¿Qué terrible máquina? --No finjas no saber de lo que hablo. El
robot, al cual Gloria llama Robbie. No se aparta de ella ni un instante.
--¿Y por qué quieres que se aparte?
Es su deber... Y en todo caso, no es ninguna terrible máquina. Es el
mejor robot que se puede comprar con dinero y estoy seguro de que
me hace economizar medio año de renta. Es más inteligente que
muchos de mis empleados.
Hizo ademán de volver a tomar el periódico, pero su mujer fue más r
pida que él y se lo arrebató.
--Vas a escucharme, George. No quiero ver a mi hija confiada a una
máquina, por inteligente que sea. No tiene alma y nadie sabe lo que
es capaz de pensar. Una chiquilla no está hecha para ser guardada

por una "cosa" de metal.
--¿Y cu ndo has tomado esta decisión? -preguntó Mr. Weston
frunciendo el ceño-. Ya lleva con Gloria dos años y no he visto que te
preocupases hasta ahora.
--Al principio era diferente. Era una novedad, me quitó un peso de
encima y era una cosa elegante. Pero ahora, no sé... los vecinos...
--¿Y qué tienen que ver los vecinos con esto? Mira, un robot es
muchísimo más digno de confianza que una nodriza humana. Robbie
fue construido en realidad con un solo propósito: ser el compañero
de un chiquillo. Su "mentalidad" entera ha sido creada con este
propósito. Tiene forzosamente que querer y ser fiel a esta criatura. Es
una máquina, "hecha así". Es más de lo que puede decirse de los
humanos.
--Pero puede ocurrir algo.
Puede... puede -Mrs. Weston tenía unas ideas muy vagas del
contenido interior de un robot-, no sé, si algo de dentro se estropease
y...
No podía decidirse a completar su claro y espantoso pensamiento.
--Tonterías... -negó Weston con un involuntario estremecimiento
nervioso-. Es completamente ridículo.
Cuando compré a Robbie tuvimos una larga discusión acerca de la
Primera Regla Robótica. Ya sabes que un robot no puede dañar a un
ser humano; que mucho antes de que algo pudiese alterar esta
Primera Regla, el robot quedaría completamente inutilizado.
Es una imposibilidad matemática.
Además, dos veces al año viene un ingeniero de la U.S. Robots a
hacer una revisión completa del mecanismo.
Hay menos probabilidades de que se estropee algo en Robbie, de
que uno de nosotros se vuelva repentinamente loco;
considerablemente menos. Además, ¿cómo se lo vas a quitar a
Gloria? Hizo una nueva e infructuosa tentativa de tomar el periódico y
su mujer lo arrojó con rabia a la habitación contigua.
--Ahí está la cosa, George. No quiere jugar con nadie más. Hay por
aquí docenas de niños y niñas con quienes podría trabar amistad,
pero no quiere. No quiere ni acercarse a ellos, a menos que yo la
obligue. Es imposible que se críe así. Querr s que sea una niña
normal, ¿verdad? Querr s que sea capaz de ocupar su sitio en la
sociedad... supongo.

--Estás luchando contra las sombras, Grace. Imagínate que Robbie
es un perro. He visto centenares de chiquillos que querían más a su
perro que a su padre.
--Un perro es diferente, George.
Tenemos que librarnos de este terrible instrumento. Puedes volverlo
a vender a la compañía. Lo he preguntado y es posible.
--¿Que lo has... "preguntado"? Mira, Grace, escucha, no nos
apartemos de la cuestión. Vamos a conservar el robot hasta que
Gloria sea mayor, y no se hable más de este enojoso asunto.
Y con estas palabras, salió de la habitación dando un bufido.
Dos días después, Mrs. Weston encontró a su marido en la puerta.
--Tienes que escuchar una cosa, George. Hay mala voluntad por el
pueblo.
--¿Acerca de qué? -preguntó Mr.
Weston entrando en el cuarto de baño y ahogando la posible
respuesta con el ruido del agua.
Mrs. Weston esperó a que cesara.
Después dijo: --Acerca de Robbie.
Weston avanzó un paso con la toalla en la mano, el rostro colorado y
colérico.
--¿Qué diablos estás diciendo? --La cosa se ha ido formando y
formando... He tratado de cerrar los ojos y no verlo, pero no puedo
más.
Todo el pueblo considera a Robbie peligroso. No dejan acercarse
aquí a los chiquillos.
--Nosotros le confiamos "nuestra" hija.
--La gente no razona, ante estas cosas.
--¡Pues que se vayan al diablo!
--Decir esto no resuelve el problema. Yo tengo que comprar allí.
Tengo que ver a los vecinos cada día. Y estos días es peor cuando
se habla de robots. Nueva York acaba de dictar la orden prohibiendo
que los robots salgan a la calle entre la puesta y la salida del sol.
--Muy bien, pero no pueden impedirnos tener un robot en nuestra
casa, Grace. Esto es una de tus campañas.
La conozco. Pero la respuesta es la misma. ¡No! Seguiremos
teniendo a Robbie.

Y no obstante, quería a su mujer; y, lo que era peor aún, su mujer lo
sabía. George Weston, al fin y al cabo, no era más que un hombre, ¡el
pobre!, y su mujer echaba mano de todos los artilugios que el sexo
más torpe y escrupuloso ha aprendido, con razón e inútilmente, a
temer.
Diez veces durante la semana que siguió, tuvo ocasión de gritar:
"¡Robbie se queda... y se acabó!", y cada vez lo decía con menos
fuerza y acompañado de un gruñido más plañidero.
Llegó finalmente el día en que Weston se acercó tímidamente a su
hija y le propuso una sesión de visivoz en el pueblo.
--¿Puede venir Robbie? --No, querida -dijo él estremeciéndose al
sonido de su voz-, no admiten robots en el visivoz, pero podr s
contárselo todo cuando volvamos a casa.
-Dijo las últimas palabras balbuceando y miró a lo lejos.
Gloria regresó del pueblo hirviendo de entusiasmo, porque el visivoz
era realmente un espectáculo magnífico.
Esperó a que su padre metiese el coche a reacción en el garaje
subterr neo y dijo: --Espera que se lo cuente a Robbie, pap . Le
hubiera gustado mucho.
Especialmente cuando Francis Fran retrocedía tan sigilosamente y
tropezó con uno de los Hombres-Leopardo y tuvo que huir. -Se rió de
nuevo-.
Pap , ¿hay verdaderamente hombres-leopardo en la Luna?
--Probablemente, no -dijo Weston distraído-. Es sólo fantasía.
No podía entretenerse ya mucho con el coche. Tenía que afrontar la
situación. Gloria echó a correr por el césped.
--¡Robbie! ¡Robbie!
De repente se detuvo al ver un magnífico perro de pastor que la
miraba con ojos dulces, moviendo la cola.
--¡Oh, que perro más bonito! -dijo Gloria subiendo los escalones del
porche y acarici ndolo cautelosamente-. ¿Es para mí, pap ? --Sí, es
para ti, Gloria -dijo su madre, que acababa de aparecer junto a ellos-.
Es muy bonito, y muy bueno..
Le gustan las niñas.
--¿Y sabe jugar? --¡Claro! Sabe hacer la mar de trucos. ¿Quieres ver

algunos? --En seguida. Quiero que lo vea Robbie también.
¡"Robbie"!... -Se detuvo, vacilante, y frunció el ceñoApostaría a que se ha encerrado en su cuarto, enojado conmigo
porque no le he llevado al visivoz. Tendr s que explicárselo, pap . A
mí quiz no me creería, pero si se lo dices tú sabrá que es verdad.
Weston se mordió los labios. Miró a su mujer, pero ella apartaba la
vista.
Gloria dio r pidamente la vuelta y bajó los escalones del sótano al
tiempo que gritaba: --¡Robbie..., ven a ver lo que me han traído pap y
mamá! ¡Me han comprado un perro, Robbie!
Al cabo de un instante, había regresado asustada.
--Mamá, Robbie no está en su habitación. ¿Dónde está? -No hubo
respuesta; George Weston tosió y se sintió repentinamente
interesado por una nube que iba avanzando perezosamente por el
cielo. La voz de Gloria estaba preñada de l grimas-. ¿Dónde está
Robbie, mamá? Mrs. Weston se sentó y atrajo suavemente a su hija
hacia ella.
--No te importe, Gloria. Robbie se ha marchado, me parece.
--¿Marchado?... ¿Adónde? ¿Adónde se ha marchado, mamá?
--Nadie lo sabe, hijita. Se ha marchado. Lo hemos buscado y buscado
por todas partes, pero no lo encontra mos.
--¿Quieres decir que no va a volver nunca más? -sus ojos se
redondeaban por el horror.
--Quiz lo encontraremos pronto.
Seguiremos buscándolo. Y entretanto puedes jugar con el perrito.
¡Míralo!
Se llama "Rel mpago" y sabe...
Pero Gloria tenía los p rpados bañados en l grimas.
--¡No quiero el perro feo! ¡Quiero a Robbie! ¡Quiero que me
encuentres a Robbie!
Su desconsuelo era demasiado hondo para expresarlo con
palabras, y prorrumpió en un ruidoso llanto.
Mrs. Weston pidió auxilio a su marido con la mirada, pero él seguía
balanceando rítmicamente los pies y no apartaba su ardiente mirada
del cielo, de manera que tuvo que inclinarse para consolar a su hija.
--¿Por qué lloras, Gloria? Robbie no era más que una máquina, una

máquina fea... No tenía vida.
--¡No era una máquina! -gritó Gloria con fuego-. Era una persona
como tú y como yo y además era mi amigo.
¡Quiero que vuelva! ¡Oh, mamá, quiero que vuelva...!
La madre gimió, sintiéndose vencida, y dejó a Gloria con su dolor.
--Déjala que llore a su gusto -le dijo a su marido-; el dolor de los
chiquillos no es nunca duradero.
Dentro de unos días habrá olvidado que aquel espantoso robot haya
existido.
Pero el tiempo demostró que Mrs.
Weston había sido demasiado optimista. Desde luego, Gloria dejó de
llorar, pero dejó de sonreír y cada día se mostraba más triste y
silenciosa.
Gradualmente, su actitud de pasiva infelicidad fue minando a Mrs.
Weston y lo único que la retenía de ceder, era su incapacidad de
confesar la derrota a su marido.
Hasta que una noche, entró en el "living", se sentó y se cruzó de
brazos, desalentada. Su marido estiró el cuello para verla por encima
del periódico.
--¿Qué te pasa, Grace? --Es esta chiquilla, George. He tenido que
devolver el perro hoy.
Gloria me dijo que no podía soportar verlo. Hará que tenga un
ataque de nervios.
Weston dejó el periódico a un lado y un destello de esperanza
apareció en sus ojos.
--Quiz ..., quiz tendríamos que volver a pedir a Robbie. Es posible,
sabes... Puedo hablar con...
--¡No! -respondió ella secamente-.
No quiero oír hablar de él. No vamos a ceder tan fácilmente. Mi hija no
tiene que ser criada por un robot, aunque necesite años para
quitárselo de la cabeza.
Weston volvió a tomar el periódico con aire decepcionado.
--Un año así y tendré el cabello prematuramente gris.
--No eres de gran ayuda, George -fue la glacial contestación-. Lo
que Gloria necesita es un cambio de ambiente. Aquí no puede olvidar
a Robbie, desde luego. ¿Cómo puede olvidarlo si cada rbol y cada

roca se lo recuerda? Es realmente la situación más tonta de que he
oído hablar. ¡Imagínate una criatura desfalleciendo por la pérdida de
un ro bot!
--Bien, vamos al grano. ¿Cu l es el cambio de ambiente que
planeas? --Vamos a llevarla a Nueva York.
--¡En agosto! Oye, ¿sabes lo que representa Nueva York en agosto?
¡Es insoportable!
--Hay millones que lo soportan.
--No tienen un sitio como éste donde estar. Si no tuviesen que
quedarse en Nueva York, no se quedarían.
--Pues nosotros tendremos que quedarnos también. Vamos a salir
en seguida, en cuanto hayamos hecho los preparativos. En Nueva
York, Gloria encontrará suficientes distracciones y suficientes amigos
para hacerle olvidar esta máquina.
--¡Oh, Dios mío!... -gruñó el infeliz marido-. ¡Aquellos pavimentos
abrasadores!
--Tenemos que ir -fue la implacable respuesta-. Gloria ha perdido
dos kilos este mes y la salud de mi hijita es más importante para mí
que tu comodidad.
--Es una l stima que no hayas pen sado en la salud de tu hijita antes
de privarla de su querido robot -murmuró él..., para sí mismo.
Gloria dio inmediatamente síntomas de mejoría en cuanto oyó hablar
del inminente viaje a la ciudad. Hablaba poco de él, pero cuando lo
hacía era siempre con vivo entusiasmo. Comenzó de nuevo a sonreír
y a comer con su precedente apetito.
Mrs. Weston no cabía en sí de júbilo y no perdía ocasión de
demostrar su triunfo sobre su todavía escéptico marido.
--¿Lo ves, George? Ayuda a hacer el equipaje como un angelito y
charla como si no hubiese tenido un disgusto en su vida. Es lo que te
dije, lo que necesitaba era fijar su interés en otra cosa.
--¡Ejem!... -respondió el marido, escéptico-. Esperemos que así sea.
Los preliminares se hicieron r pidamente. Se tomaron las
disposiciones para el alojamiento en la ciudad y un matrimonio quedó
encargado del cuidado de la casa de campo. Cuando finalmente llegó
el día de la marcha, Gloria había vuelto a ser la misma de antes y ni la
menor alusión de Robbie pasó por sus labios.

Con el mejor humor, la familia tomó un taxigiro hasta el aeropuerto
(Weston hubiera preferido ir en su autogiro, pero era sólo un dos
plazas y no había sitio para el equipaje) y entraron en el avión que
esperaba para salir.
--Ven, Gloria, te he reservado un sitio al lado de la ventana para que
veas el paisaje.
Gloria ocupó el sitio indicado, aplastó su naricilla contra el grueso
vidrio y miró con un interés que aumentó al comenzar a rugir los
motores
Era demasiado pequeña para asustarse cuando la tierra empezó a
alejarse a sus pies y sintió aumentar el doble de su peso. Sólo
cuando la tierra hubo cambiado de aspecto y se convirtió en una vasta
manta de cuadros de colores, apartó la nariz del vidrio y se volvió
hacia su madre.
--¿Llegaremos pronto a la ciudad, mamá? -preguntó rascándose la
nariz helada y observando cómo se desvanecía la mancha opaca que
su aliento había dejado en la ventana.
--Dentro de media hora, hija mía.
¿No estás contenta de que vayamos? -añadió con sólo un leve tono
de ansiedad en la voz-. ¿No vas a ser muy feliz en la ciudad, con los
edificios y la gente y tantas cosas que ver? Iremos al visivoz cada día,
y al teatro, y al circo y a la playa, y...
--Sí, mamá -fue la respuesta sin entusiasmo de la chiquilla. La nave
pasaba en aquel momento sobre un mar de nubes y Gloria quedó en
el acto absorbida en la contemplación de aquella masa que tenía a
sus pies. Después volvieron a encontrarse en medio de un cielo azul
y se volvió hacia su madre con un súbito aire misterioso de secreto.
--Ya sé por qué vamos a la ciudad, mamá.
--¿Sí, hija mía? -dijo Mrs. Weston intrigada-. ¿Y por qué? --No me lo
has dicho porque querías darme una sorpresa, pero lo sé.
-Quedó un momento sumida en la admiración de su aguda
perspicacia y des pués se echó a reír alegremente-.
Vamos a Nueva York porque allí podremos encontrar a Robbie, ¿no
es verdad? Con detectives.
La suposición pilló a George Weston en el momento de beber un
vaso de agua, con desastrosos resultados.

Hubo una especie de ronquido, un géiser de agua y una tos de
alguien que se ahoga. Cuando todo hubo terminado, ofreció el
aspecto de una persona profundamente contrariada, tenía el rostro
colorado y estaba mojado de pies a cabeza.
Mrs. Weston mantuvo su compostura, pero cuando Gloria hubo
repetido su pregunta con el ansia redoblada en la voz, su mal humor
triunfó.
--Quiz -repitió secamente-. Y ahora siéntate y estáte quieta, por el
amor de Dios.
Nueva York, en 1998, era para el visitante un paraíso superior a lo
que había sido siempre. Los padres de Gloria se dieron cuenta de
ello y sacaron el mejor partido posible.
Por orden estricta de su mujer, Weston había tomado las
disposiciones necesarias para que sus negocios marchasen solos
por algún tiempo, a fin de estar libre y poder dedicar el tiempo a lo
que él llamaba "salvar a Gloria del borde del abismo". Como era
costumbre en Weston, lo hizo de aquella forma precisa, minuciosa y
eficiente que era propia de él. Antes de que hubiese transcurrido un
mes, nada de lo que podía hacerse había dejado de ser hecho.
Gloria fue llevada al último piso del Roosevelt Building, que medía
casi un kilómetro de altura, y desde donde se gozaba del abigarrado
panorama de los edificios que se extendían hasta los campos de
Long Island y las tierras llanas de Nueva Jersey.
Visitaron los jardines zoológicos, donde Gloria contempló con
emocionado temor un "verdadero león vivo" (con la consiguiente
decepción de ver que los guardianes lo alimentaban con trozos de
carne cruda y no con seres humanos, como ella esperaba), y pidió
con insistencia y de manera perentoria ver "la ballena".
Los diversos museos contribuyeron también a llamar su atención, así
como parques, playas y el acuario.
Llevaron a Gloria hasta medio curso del Hudson en un barco
especialmente decorado, que evocaba el arcaísmo de los años
veinte. Viajó por la estratosfera en una salida de exhibición y vio el
cielo ponerse de color de púrpura, las estrellas destacar en el
firmamento y la Tierra nebulosa tomar bajo ellos el aspecto de una
gran taza cóncava. Una nave submarina de paredes transparentes le
hizo visitar las aguas de Long Island y vio aquel mundo verde y
tembloroso, y los monstruos marinos acercarse a ella y huir después

atemorizados.
En un terreno más prosaico, Mrs.
Weston la llevó a los grandes almacenes, donde pudo soñar de
nuevo a su antojo.
En resumen, cuando el mes hubo casi transcurrido, los Weston
estaban convencidos de haber hecho cuanto era humanamente
posible para quitarle de la cabeza al desaparecido Robbie, pero no
estaban muy seguros de haberlo conseguido.
El hecho cierto era que dondequiera que llevasen a Gloria,
desplegaba el más vivo interés por todos los robots que se le ponían
delante. Por muy interesante que fuese el espectáculo a que asistía,
por nuevo que fuese a sus ojos infantiles, su mirada se fijaba
implacablemente en cualquier parte donde viese un movimiento
metálico.
La situación alcanzó su apogeo con el episodio del Museo de
Ciencia y de Industria. El Museo había anunciado un "programa
infantil" especial donde tenían que hacerse demostraciones de magia
científica reducidas a la escala de la mentalidad infantil. Los Weston,
desde luego, pusieron el espectáculo en la lista de "indispensables".
Los Weston estaban completamente absorbidos por los
experimentos de un potente electroimán cuando Mrs. Weston se dio
súbitamente cuenta de que Gloria no estaba con ellos. El p nico inicial
se convirtió en metódica decisión y con la ayuda de tres empleados
se comenzó una minuciosa búsqueda.
Gloria, por su parte, no era de esas chiquillas que rondan al azar.
Para su edad, era inusitadamente decidida, saturada de idiosincrasia
maternal, a este respecto. En el tercer piso había visto un gran cartel
con una flecha y la indicación "Al Robot Parlante", y después de
haberlo deletreado sola y observando que sus padres no parecían
decididos a avanzar en aquella dirección, hizo lo que consideró
indicado. Esperando un momento de distracción paterna, dio media
vuelta y siguió la flecha.
El Robot Parlante era verdaderamente un "tour de force"; pero un
artefacto totalmente inútil, sin más valor que el publicitario. Cada hora,
un grupo de visitantes escoltados por un empleado se detenía
delante del robot y hacía preguntas al ingeniero encargado del robot,
con discretos susurros. Las que el ingeniero juzgaba aptas para ser
contestadas por los circuitos del robot, le eran transmitidas.

Era una tontería. Puede ser muy interesante saber que el cuadrado
de catorce es ciento noventa y seis, que la temperatura en este
momento es de 28> centígrados, que la presión del aire acusa
750mm de mercurio, y que el peso atómico del sodio es 23, pero
para esto, en realidad, no se necesita un robot. No se necesita, en
especial, una enorme masa inmóvil de alambres y espirales que
ocupa veinticinco metros cuadrados.
Pocos eran los que hacían una segunda experiencia, pero una
chiquilla de unos diez años estaba tranquilamente sentada en un
banco esperando la tercera exhibición. Era la única persona que
había en la sala cuando Gloria entró, pero no la miró. Para ella, en
aquel momento otro ser humano era un ejemplar completamente
despreciable. Consagraba su atención a aquel objeto lleno de ruedas
dentadas
De momento, vaciló con cierto desaliento. Aquello no se parecía a
ninguno de los robots que ella había visto. Cautelosamente,
vacilando, levantó su débil voz.
--Por favor, Mr. Robot, perdone, ¿es usted el Robot Parlante? No
estaba muy segura de ello, pero le parecía que un robot que hablaba
merecía toda clase de consideraciones
(Por el delgado rostro de la muchacha de diez años pasó una mirada
de intensa concentración. Sacó un carnet de notas del bolsillo y
comenzó a escribir r pidamente).
Se oyó un girar de mecanismos bien engrasados y una voz metálica
lanzó unas palabras que carecían de acento y entonación.
--Yo-soy-el-robot-parlante.
Gloria lo miró contrariada. "Hablaba", pero el sonido venía de dentro.
No había rostro al cual hablar.
--¿Puede usted ayudarme, Mr. robot? -dijo.
El Robot Parlante estaba construido para contestar preguntas, pero
sólo las preguntas que se podían hacer. Confiado en su capacidad,
sin embargo, respondió: --Puedo-ayudarle.
--Gracias, Mr. Robot. ¿Ha visto usted a Robbie?
--¿Quién-es-Robbie? --Un robot, Mr. Robot, señor
-se puso de
puntillas-. Es así de alto, pero más alto, y muy bueno. Tiene cabeza,
sabe... Bueno, usted no tiene, pero él sí.

--¿Un robot?... -preguntó el Robot Parlante un poco perplejo.
--Sí, míster Robot. Un robot como usted, salvo que, naturalmente, no
sabe hablar y que..., parece una persona de veras.
--¿Un-robot-como-yo? --Sí, míster Robot.
A lo cual el robot parlante sólo contestó con un ruido de engranajes y
un sonido incoherente. Trató de ponerse lealmente a la altura de su
misión y se fundieron media docena de bobinas. Zumbaron algunas
señales de alarma.
(En aquel momento la muchacha de diez años se marchó. Tenía
bastante para su primer artículo sobre "Aspectos Pr cticos del
Robotismo". Era el primero de los varios que tenía que escribir Susan
Calvin sobre este tema).
Gloria permanecía de pie con mal disimulada impaciencia,
esperando la respuesta del robot, cuando oyó un grito detr s de ella.
--¡Allí está! -Y en el acto reconoció la voz de su madre-. ¿Qué estás
haciendo aquí, mala muchacha?
-exclamó, su ansiedad
transformándose en el acto en cólera-. ¿No sabes el miedo que has
hecho pasar a pap y mamá? ¿Por qué te has escapado? El ingeniero
del robot había aparecido también, mes ndose los cabellos y
preguntando quién diablos había estropeado la máquina.
--¿Es que no saben ustedes leer? ¿No saben que no tienen derecho
a estar aquí sin ir acompañados? Gloria levantó su ofendida voz.
--He venido sólo a ver el Robot Parlante, mamá. Pensé que quiz
sabría dónde estaba Robbie, puesto que los dos son robots. -Y al
aparecer en su mente el recuerdo de Robbie, estalló en una
tempestad de l grimas-. ¡Tengo que encontrar a Robbie, mamá, tengo
que encontrarlo!
--¡Ah, Dios mío, esto es más de lo que soy capaz de soportar!
-exclamó Mrs. Weston ahogando un grito-.
¡Volvamos a casa, George!
Aquella tarde, George se ausentó durante algunas horas y a la
mañana siguiente se acercó a su mujer en una actitud
sospechosamente complaciente.
--He tenido una idea, Grace.
--¿Sobre qué? -preguntó ella con soberana indiferencia.
--Sobre Gloria.
--¿No vas a proponer devolverle el robot? --No, desde luego que no.

--Entonces, sigue. No tengo inconveniente en escucharte. Nada de
lo que hemos hecho parece haber servido de nada.
--Muy bien. He aquí lo que he estado pensando. El gran mal de
Gloria es que piensa en Robbie como persona y no como máquina.
Naturalmente, no puede olvidarlo. Ahora bien, si conseguimos
convencer a Gloria de que su Robbie no era más que un amasijo de
acero y cobre en forma de planchas y que el jugo de su vida no era
más que hilos y electricidad, ¿cu nto tiempo duraría su anhelo? Es la
forma psicológica de ataque, si entiendes lo que quiero decir.
--¿Y cómo pretendes conseguirlo? --Simplemente, ¿dónde imaginas
que fui, anoche? He persuadido a Robertson, de la U. S. Robots &
MechanicáMen Inc., que nos permita realizar mañana una visita
completa de sus talleres. Iremos los tres y una vez hayamos
terminado la visita, Gloria estará convencida de que un robot no es
una cosa viva.
Los ojos de Mrs. Weston habían ido agrand ndose progresivamente,
delatando una súbita y profunda admiración.
--¡Pero.. George..., esto es una excelente idea!
Los botones de la chaqueta de George Weston tiraron con fuerza.
--Es de las que tengo yo... -dijo.
Míster Struthers era un director general concienzudo y naturalmente
inclinado a ser un poco locuaz. Esta combinación dio por resultado
una vi sita que fue totalmente, quiz con exceso, explicada en todas
sus fases.
Sin embargo, Mrs. Weston no se aburría. Al contrario, más de una vez
se detuvo e insistió en que explicase detalladamente algo en un
lenguaje suficientemente claro para que Gloria lo entendiese. Bajo la
influencia de esta apreciación de sus facultades narrativas, míster
Struthers se sintió comunicativo y se extendió con mayor genialidad
todavía, si cabe.
Incluso George Weston demostraba una creciente impaciencia.
--Perdóneme, Struthers -dijo, interrumpiendo una conferencia sobre
la célula fotoeléctrica-; ¿no tienen ustedes una sección donde sólo se
emplee mano de obra robot? --¡Oh, sí; sí, desde luego!
-dijo
sonriendo a Mrs. Weston-. Un círculo vicioso, en cierto modo; robots
creando robots. Desde luego, no hacemos una pr ctica general de
ello. En primer lugar, porque los sindicatos no nos lo permitirían. Pero

conseguimos poder utilizar algunos robots como mano de obra robot,
únicamente como una especie de experimento científico
Comprenda... -prosiguió golpe ndose la palma de la mano con sus
lentes para dar paso a su argumentación-, lo que los sindicatos no
comprenden -y lo dice un hombre que ha simpatizado siempre con la
obra sindical en general- es que el advenimiento del robot,
aun
cuando aportando al empezar alguna dislocación en el trabajo, tendrá
inevitablemente que...
--Si, Struthers -dijo Weston-, pero esta sección de que habla usted,
¿podemos verla? Debe de ser muy interesante, estoy seguro.
--¡Sí, sí, desde luego! -Míster Struthers se puso los lentes con un
movimiento convulsivo y soltó una tosecita de desaliento. Síganme,
por favor.
Mientras siguieron un largo corredor y bajaron un tramo de
escaleras, Struthers, precediendo a los demás, estuvo relativamente
tranquilo. Después, una vez hubieron entrado en una vasta habitación
intensamente iluminada donde reinaba el zumbido de una mecánica
actividad, se abrieron las compuertas y desbordó el chorro de sus
explicaciones.
--Aquí lo tiene usted -dijo con el orgullo impreso en su voz-. ¡Sólo
robots! Cinco hombres actúan como inspectores y no tienen siquiera
que estar en esta habitación. En cinco años, es decir, desde que
inaguramos este sistema, no ha ocurrido un solo accidente. Desde
luego, los robots aquí reunidos son relativamente sencillos, pero...
La voz del director general se había convertido hacía tiempo ya en
un murmullo tranquilizador a los oídos de Gloria. Toda aquella visita le
parecía aburrida e inútil, a pesar de que hubiese muchos robots a la
vista.
Ninguno de ellos era ni remotamente como Robbie, y los
contemplaba con manifiesto desdén.
Vio que en aquella habitación no había ser viviente. Entonces sus
ojos se fijaron en seis o siete robots que trabajaban activamente en
una mesa redonda en el centro de la sala, y se apartaron con una
sorpresa de incredulidad. La sala era espaciosa. Gloria no podía verlo
bien, pero uno de los robots parecía... parecía... ¡"era"!
--¡Robbie! -El grito rasgó el aire y uno de los robots se estremeció y
dejó caer la herramienta que manejaba

Gloria estaba como loca de alegría.
Metiéndose por debajo de la barandilla antes de que sus padres
pudiesen impedirlo, saltó al suelo, situado algunos palmos más abajo
y corrió hacia Robbie, con los brazos abiertos y el cabello flotando.
Y en aquel momento, las tres personas mayores vieron horrorizadas,
al tiempo que quedaban paralizadas de espanto, lo que la chiquilla no
vio: un enorme tractor que avanzaba a ciegas, siguiendo el camino
que tenía trazado.
Weston necesitó una fracción de segundo para volver en sí, pero
aquella fracción de segundo lo representó todo porque Gloria ya no
podía ser salvada, todo era claramente inútil.
Struthers hizo una r pida seña a los inspectores para que detuviesen
el tractor, pero los inspectores no eran más que seres humanos y
necesitaron tiempo para actuar.
Sólo fue Robbie quien actuó r pidamente y con precisión.
Devorando con sus piernas de metal el espacio que lo separaba de
su amita, se lanzó hacia ella viniendo de la dirección opuesta. Todo
ocurrió en un instante. Extendiendo el brazo, Robbie agarró a Gloria
sin moderar su marcha en lo más mínimo y dej ndola, por
consiguiente, sin aire en los pulmones. Weston, sin comprender muy
bien lo que ocurría, sintió, más que vio, a Robbie pasar por su lado
como un alud y detenerse en seco. El tractor cortó el camino donde
había estado Gloria, medio segundo después de que Robbie la hubo
arrastrado tres metros, y se detuvo con un chirrido metálico y
prolongado.
Gloria recobró el aliento, fue sometida a una serie de apasionados
abrazos y caricias por parte de sus padres y se volvió emocionada
hacia Robbie. Para ella no había ocurrido nada, salvo que había
encontrado a su amigo.
Pero la expresión de Mrs. Weston había pasado de la franca alegría
a la de una sombría suspicacia. Se volvió hacia su marido, y, pese a
su descompuesto y alterado aspecto, consiguió adoptar una actitud
formidable.
--¿Tú..., has preparado esto, verdad...? George Weston se secaba
la abrasada frente con un pañuelo. Su mano temblaba y sus labios
sólo conseguían esbozar una sonrisa sumamente tenue.
--Robbie no estaba construido para un trabajo de ingeniería o

construcción -prosiguió Mrs. Weston siguiendo sus ideas-. No podía
serles de ninguna utilidad. Lo has hecho colocar aquí a fin de que
Gloria pudiese encontrarlo. Ya lo sabes...
--Pues, sí... -dijo Weston-. Pero ¿cómo iba a saber yo que el
encuentro tenía que ser tan violento? Y Robbie le ha salvado la vida;
esto tienes que reconocerlo. ¡No puedes volverlo a despedir!
Grace Weston reflexionó. Se volvió hacia Gloria y Robbie y los
contempló pensativa algún tiempo. Gloria había pasado sus brazos
alrededor del cuello del robot y hubiera asfixiado a cualquiera que no
hubiese sido de metal, mientras murmuraba palabras sin sentido con
un frenesí casi histérico
Los brazos de acero cromado de Robbie (capaces de convertir en un
anillo una barra de acero de cinco centímetros de di metro) abrazaban
cariñosamente a la chiquilla y sus ojos brillaban con un rojo intenso y
profundo
--Bien -dijo Grace Weston, finalmente-. ¡Por mí puede quedarse
hasta que se oxide!

--Desde luego, no fue así -dijo Susan Calvin, encogiéndose de
hombros-. Esto ocurría en 1998. En 2002 habíamos inventado ya el
robot móvil-parlante que, naturalmente, dejaba a todos los modelos
no parlantes anticuados, y que parecía ser el último grito en lo tocante
a elementos no-robot. Entre 2003 y 2007, la mayoría de los
gobiernos desterraron el uso del robot para todo propósito que no
fuese la investigación científica.
--¿Así que Gloria tuvo que abandonar a Robbie, al final? --Así lo
temo. Imagino, sin embargo, que debió de serle más fácil a los
quince años que a los ocho. No obstante, fue una actitud estúpida e
innecesaria por parte de la humanidad
U. S. Robots alcanzó financieramente su nivel más bajo en 2007, por
los tiempos en que yo ingresé. Al principio, creí que mi empleo podía
terminar súbitamente en cuestión de algunos meses, pero entonces
empezamos a desarrollar el mercado extraterrestre.

--Y así siguió usted trabajando, desde luego.
--No del todo. Empezamos tratando de adaptar los modelos que
teníamos a mano. Los primeros modelos parlantes, por ejemplo. Los
enviamos a Mercurio para trabajar en las explotaciones mineras, pero
fracasaron.
--¿Fracasaron? -pregunté yo con sorpresa-. ¡Pero si las minas de
Mercurio rinden muchos millones de dólares!
--Ahora, sí, pero fue una segunda tentativa la que triunfó. Si quiere
usted saber algo de esto, le aconsejo que se entere de lo que le
ocurrió a Gregory Powell. Él y Michael Donovan resolvieron los casos
más difíciles entre los diez y veinte. Hace años que no sé nada de
Donovan, pero Powell vive aquí, en Nueva York.
Hoy es abuelo, una cosa a la cual es difícil acostumbrarse. Yo sólo
puedo recordarlo como un muchacho. Desde luego, yo era joven
también.
Traté de seguirle tirando de la lengua.
--Si quiere usted darme los hechos escuetos, doctora Calvin -dije-,
puedo hacer que míster Powell me los complete más tarde. (Y esto
fue exactamente lo que hice).
Extendió sus finas manos sobre la mesa y permaneció contempl
ndolas.
--Hay dos o tres casos sobre los que sé alguna cosa... -dijo.
--Empecemos por Mercurio -propuse
--Bien; me parece que fue en 2051 cuando se organizó la segunda
expedición a Mercurio. Era una expedición exploratoria, financiada en
parte por U. S. Robots y en parte por Solar Minerals. Consistía en un
nuevo tipo de robot, todavía experimental; Gregory Powell; Michael
Donovan...

2
Sentido Giratorio

Uno de los principios favoritos de Gregory Powell era que con la
excitación no se gana nada; de manera que cuando Mike Donovan
bajó las escaleras saltando hacia él, con el cabello rojo empapado de
sudor, Powell frunció el ceño.
--¿Qué pasa? -dijo-. ¿Te has roto una uña? --¡Ya!...
-exclamó
Donovan febril-. ¿Qué has estado haciendo aquí abajo todo el día?
-Hizo una profunda aspiración-: ¡Speedy no ha regresado!
Los ojos de Powell se agrandaron momentáneamente y se detuvo
en la escalera; después reaccionó y siguió subiendo. No pronunció
una palabra hasta llegar al rellano de arriba y entonces, dijo: --¿Has
mandado a buscar el selenio?
--Sí.
--¿Y cu nto tiempo lleva fuera? --Cinco horas ya.
Silencio. Era una situación endiablada. Llevaban exactamente doce
horas en Mercurio y ya estaban metidos hasta las cejas en la mar de
complicaciones. Hacía ya tiempo que Mercurio era el mundo
endiablado del sistema, pero aquello resultaba algo excesivo, incluso
para un diablo.
--Empieza por el principio y vamos a poner esto en claro -dijo
Powell.
Estaban en la sala de la radio, con el equipo ya ligeramente
anticuado, que nadie había tocado durante los diez años anteriores a
su llegada.
Incluso diez años, tecnológicamente hablando, tienen importancia.
Comparemos a Speedy con el tipo de robots en boga por allá el año
2005. Pero el avance en robótica de aquellos días era tremendo.
Powell, contrariado, tocó una superficie metálica todavía reluciente. El
aspecto de abandono que reinaba en la estancia, e incluso en toda la

estación, era infinitamente deprimente. Donovan debió de darse
cuenta, porque empezó: --He tratado de localizarlo por radio, pero ha
sido inútil. La radio es inoperante en la cara solar de Mercurio, a más
de tres kilómetros en todo caso. Este es uno de los motivos por los
cuales pas is la primera expedición. Y no podemos instalar el equipo
de ultraonda antes de algunas semanas...
--Deja todo esto. ¿Qué has conseguido? --He localizado la señal de
un cuerpo inorganizado en la onda corta.
No he conseguido más que la posición
He seguido su rastro durante dos horas y he anotado los resultados
en el mapa.
Llevaba en el bolsillo un cuadrado de pergamino, reliquia de la
infructuosa primera expedición, y lo arrojó sobre la mesa con rabia,
extendiéndolo con la palma de la mano. Powell, con las manos sobre
el pecho, lo observaba a distancia. El l piz de Donovan señaló
nerviosamente.
--La cruz roja es el pozo de selenio. Tú mismo lo marcaste.
--¿Cu l de ellos? -interrumpió Powell-. Mac-Dougal localizó tres antes
de marcharse.
--He mandado a Speedy al más próximo, naturalmente. A veintiocho
kilómetros de aquí. Pero, ¿qué diferencia hay? -añadió con la voz
tensa-.
Aquí hay los puntos de l piz que marcaban la posición de Speedy.
Por primera vez el estudiado aplomo de Powell falló y tendió las
manos hacia el mapa.
--¿Lo dices en serio? Esto es imposible.
--Pues así es -gruñó Donovan.
Los diminutos puntos de l piz formaban un vago círculo alrededorde
la cruz roja del pozo de selenio. Y Powell se atusó el bigote, infalible
signo de ansiedad.
--Durante las dos horas que lo he seguido -prosiguió Donovan- dio
cuatro vueltas alrededor del pozo. Me parece que va a seguir así
siempre.
¿Te das cuenta de la situación en que nos encontramos? Powell
levantó un instante la vista pero no dijo nada. Sí, se daba muy bien
cuenta de la situación en que estaban. Aparecía tan clara como un

silogismo. La barrera de fotocélulas, único obstáculo que se
interponía entre el monstruoso sol de Mercurio y ellos, estaba
destruida. Lo único que podía salvarlos era el selenio. El único que
podía conseguir el selenio era Speedy. Si Speedy no regresaba, no
había selenio. Si no había selenio, no había barrera de fotocélulas.
Si no había barrera de fotocélulas..., sería la muerte, abrasados
lentamente de la forma más desagradable posible.
Donovan se secó con rabia la roja melena y en tono amargado dijo:
--Vamos a ser el hazmerreír de todo el sistema, Greg. ¿Cómo puede
haber ido todo tan mal, tan de repente? ¡El famoso equipo de Powell
y Donovan es mandado a Mercurio para informar sobre la
conveniencia de abrir de nuevo el yacimiento minero de la Fase Solar
con técnica moderna y robots y el primer día lo estropean todo! Un
trabajo de mera rutina, además...
Jamás sobreviviremos a esto.
--Ni tendremos necesidad de sobrevivir, quiz -respondió Powell tran
quilamente-. Si no hacemos algo pronto, sobrevivir, o incluso sólo
vivir, estará fuera del caso.
--¡No seas estúpido! Si te gusta bromear con esto, a mí, no. Ha sido
criminal mandarnos aquí con un solo robot. Y fue idea genial tuya,
creer que podíamos restablecer la barrera de fotocélulas solos.
--Ahora no eres leal. Fue una decisión mutua y tú lo sabes muy bien.
Lo único que necesiábamos era un kilogramo de selenio, una Placa
Inmovilizadora Dielectródica y unas tres horas de tiempo; la cara solar
está llena de pozos de selenio. El espectro-reflector de Mac-Dougal
descubrió tres en cinco minutos. ¡Qué diablos! ¡No podíamos esperar
la próxima conjunción!
--Bien, ¿y qué vamos a hacer? Powell, tú tienes una idea. Lo sé, si
no la tuvieses no estarías tan tranquilo. No eres más héroe que yo.
¡Venga, suéltala ya!
--No podemos ir en busca de Speedy por la cara del sol, Mike. Ni
aun los nuevos insotrajes aguantan más de veinte minutos de luz
directa del sol
Pero ya conoces el viejo refr n, "Manda un robot a buscar un robot".
Mira Mike, quiz las cosas no están tan mal. Abajo, en los subniveles
tenemos seis robots que podemos utilizar si funcionan. "Si"
funcionan.

Un destello de esperanza apareció súbitamente en los ojos de
Donovan.
--¿Quieres decir los seis robots de la primera expedición? ¿Estás
seguro?
Pueden ser máquinas subrobóticas.
Diez años son muchos años para los tipos de robots, ya lo sabes.
--No importa,son robots. He pasado el día entre ellos y lo sé. Tienen
cerebro positónico; primitivo, desde luego. Vamos abajo
-dijo
metiéndose el mapa en el bolsillo.
Los seis robots estaban en el último subnivel, rodeados de cajas de
embalaje de incierto contenido. Eran enormes, muy grandes, y a
pesar de que estaban sentados en el suelo con las piernas estiradas,
sus cabezas se elevaban sus buenos dos metros en el aire.
--¡Fíjate en el tamaño! -silbó Donovan-. El torso debe de tener tres
metros de circunferencia.
--Es porque están dotados del viejo mecanismo Mcguffy. He mirado
su interior; es la cosa más complicada que has visto jamás.
--¿Los has cargado ya? --No, no tenía ningún motivo para ello. No
creo que tengan nada descompuesto. Incluso el diagrama está en
buen estado. Pueden hablar.
Destornilló la placa del pecho del más cercano e insertó en él la
esfera de cinco centímetros de di metro que contenía la diminuta
chispa de energía atómica que daba vida al robot. Era difícil fijarla,
pero lo consiguió, y volvió a atornillar laboriosamente la placa. Los
controles de radio de modelos más modernos no habían sido oídos
hacía diez años. Después repitió la operación con los otros cinco.
--No se mueven -dijo Donovan, inquieto.
--No les hemos dado orden de que lo hagan -respondió Powell
sucintamente
Volvió al primero de la fila y lo golpeó en el pecho-. ¡Tú! ¿Me oyes?
La cabeza del monstruo se inclinó respetuosamente, como lo hubiera
hecho un siervo, y sus ojos se fijaron en Powell. Después, con una
voz dura, como un graznido, como la de un gramófono de la época
medieval, articuló: "Sí, señor".
Powell miró a Donovan sin expresión.
--¿Has oído? Son los tiempos de los primeros robots parlantes,

cuando parecía que los robots iban a ser desterrados de la Tierra.
Los fabricantes luchaban e imbuyeron en ellos sanos instintos de
esclavitud.
--De poco les ha valido -murmuró Donovan.
--No, no les valió, pero lo intentaron. -Se volvió de nuevo hacia el
robot-. ¡Levántate!
El robot se incorporó lentamente y Donovan levantó la cabeza con
un leve silbido.
--¿Puedes salir a la superficie? ¿A la luz? -preguntó Powell.
El lento cerebro del robot funcionó pausadamente.
--Sí, señor -dijo por fin.
--Bien. ¿Sabes lo que es un kilómetro? Otra reflexión y otra lenta
respuesta.
--Sí, señor.
--Vamos a llevarte a la superficie y te indicaremos una dirección.
Avanzar s veintiocho kilómetros y por alguna parte de aquella región
encontrar s otro robot, más pequeño que tú. ¿Sigues entendiendo?
--Sí, señor.
--Encontrar s este robot y le ordenar s que regrese. Si no quiere
regresar, tienes que traerlo a la fuerza.
Donovan agarró la manga de Powell
--¿Por qué no mandarlo directamente a buscar el selenio? --Porque
quiero que Speedy regrese, idiota. Quiero averiguar qué le ocurre.
Bien -añadió dirigiéndose al robot-, sígueme.
El robot permaneció inmóvil y su voz graznó: --Perdón, señor, pero
no puedo.
Tienes que montar primero. -Con un fuerte golpe, juntó sus manos
entrelazando los dedos. Powell lo miró y se acarició el bigote.
--¡Eh...! ¡Ah!
--¿Tenemos que montarlo? -dijo Donovan saltándole los ojos-.
¿Como un caballo? --Me parece que ésta es la intención. Pero no sé
por qué. No veo...
¡Ah, sí! Ya te he dicho que en aquellos tiempos estaban luchando con
la seguridad de los robots. Evidentemente, quisieron dar la sensación
de seguridad no permitiéndoles moverse sin llevar un cornacáen los

hombros. ¿Qué hacemos ahora? --Eso es lo que estoy pensando
-murmuró Donovan-. No podemos salir a la superficie, ni con robot ni
sin él. ¡Por el pellejo de...! -Hizo chasquear los dedos-. Dame el mapa
-dijo excitado-. No en balde he pasado dos horas estudi ndolo. ¡Hay
una explotación mineral! ¿Por qué no utilizamos los túneles? El
yacimiento minero estaba marcado en el mapa por un círculo negro y
las delgadas líneas que salían de él, a la manera de una telaraña, eran
los tú neles. Donovan estudió las explicaciones de lectura al pie de la
p gina
--Mira -dijo-, los pequeños puntos negros son aberturas que dan a la
superficie y aquí hay uno que quiz no esté a más de cinco kilómetros
del pozo de selenio. Aquí hay un número..., ¡hubieran podido escribir
más grande!... 13-A. Si los robots saben el camino hasta aquí...
Powell hizo la pregunta y recibió un sordo "Sí, señor".
--Ponte el insotraje -dijo, satisfecho.
Era la primera vez que se ponían los insotrajes, lo cual requería más
tiempo del que habían creído el día anterior a su llegada, y sintieron
incomodados los movimientos de sus miembros.
El insotraje era mucho más voluminoso y feo que el traje del espacio
reglamentario; pero considerablemente más ligero porque no entraba
metal alguno en su composición. Compuestos de pl stico resistente al
calor y planchas de corcho químicamente trata das, y equipados con
un dispositivo desecador para mantener el aire seco, los insotrajes
podían resistir el ardor del sol de Mercurio durante veinte minutos. Y
quiz de cinco a diez más, sin causar la muerte del ocupante.
Y las manos del robot seguían formando estribo sin demostrar el
más leve indicio de sorpresa ante la grotesca figura en que Powell se
había convertido. La voz de Powell, enronquecida por la radio, gritó:
--¿Estás a punto de llevarnos a Salida 13-A? --Sí, señor.
"Bien", pensó Powell; "pueden carecer de radio control, pero, por lo
menos, van equipados con radio receptor".
--Monta en uno de los otros, Mike -le dijo a Donovan.
Puso un pie en el improvisado estribo y montó. Encontró el asiento
cómodo; los hombros del robot habían sido evidentemente
moldeados con este fin; había una depresión en cada hombro, y dos
"orejas" salientes cuyo objeto parecía claro.
Powell se agarró a las "orejas" y sacudió la cabeza del robot. Su

montura se volvió pesadamente. "Guía, Macduff". Pero Powell no se
sintió tranquilizado.
Los gigantescos robots avanzaron lentamente con mecánica
precisión y franquearon la puerta cuyo dintel apenas distaba un palmo
sobre su cabeza, de manera que los dos amigos tuvieron que
encogerse r pidamente; siguieron un corredor en el cual los lentos
pasos resonaban rítmicamente y finalmente entraron en la compuerta
neumática
El largo túnel sin aire que se extendía delante de ellos hasta llegar a
formar un solo punto, evocó a Powell la exacta magnitud del esfuerzo
realizado por la primera expedición, con sus rudimentarios robots y
sus elementales necesidades. Pudo ser un fracaso, pero su fracaso
fue bastante más útil que los éxitos usuales del Sistema Solar.
--Fíjate en que estos túneles están iluminados y su temperatura es la
normal de la Tierra. Probablemente ha sido así durante los diez años
que han permanecido desiertos.
--¿Cómo es eso? --Energía barata; la más barata del Sistema.
Fuerza solar, ¿comprendes?, y en la Cara Solar de Mercurio, la fuerza
solar es "algo". Por esto la estación fue construida a la luz del sol en
lugar de las sombras de la montaña. Es realmente un enorme
transformador de energía. El calor es transformado en electricidad,
luz, fuerza mecánica y lo que quieras; de manera que la energía es
suministrada por un proceso simultáneo, pues sirve también para
refrigerar la estación.
--Mira -dijo Donovan-. Todo esto es muy instructivo, pero, ¿te
importaría cambiar de tema? Ocurre que esta conversión de la
energía de que hablas es realizada principalmente por la barrera de
fotocélulas, y éste es para mí un doloroso tema en este momento.
Powell gruñó ligeramente y cuando Donovan rompió el subsiguiente
silencio fue para abordar un tema totalmente distinto.
--Escucha, Greg. ¿Qué diablos debe ocurrirle a Speedy? No puedo
comprenderlo.
No es cosa fácil encogerse de hombros dentro de un insotraje, pero
Powell lo intentó.
--No lo sé, Mike. Ya sabes que está perfectamente adaptado a un
ambiente mercuriano. El calor no significa nada para él y está
construido para poca gravedad y suelo accidentado. Está a prueba de

averías..., o por lo menos, debería estarlo.
--Señor -dijo el robot-. Ya estamos.
--¿Eh? -dijo Powell medio dormido-. Bien, salgamos; vamos a la
superficie.
Se encontraban en una pequeña subestación, vacía, sin aire, en
ruinas
Donovan había observado un agujero dentellado en la parte alta de
una de las paredes a la luz de su l mpara de bolsillo.
--¿Un meteorito, supones? -había preguntado.
--¡Al diablo! -respondió Powell-.
No importa, salgamos.
Un imponente acantilado de negra roca bas ltica ocultaba la luz del
sol y la profunda noche oscura de un mundo sin aire los envolvía.
Delante de ellos, la sombra se extendía y terminaba como en un filo
de navaja de un insoportable resplandor de luz blanca que relucía con
millares de cristales sobre el suelo de roca.
--¡Pardiez! -susurró Donovan-.
¡Esto parece nieve! -Y era así.
Los ojos de Powell se fijaron en el dentellado resplandor de
Mercurio en el horizonte y parpadeó bajo su brillo cegador.
--Esta debe de ser una zona extraordinaria -dijo-. La composición
general de Mercurio es baja y la mayoría del suelo es de piedra
pómez gris. Algo como la luna, ¿comprendes?
¿Bonito, no? Agradecía los filtros de luz de su placa de visión. Bello o
no, mirar directamente el sol a través del cristal los hubiera cegado en
menos de un minuto.
Donovan miró el termómetro que llevaba en la muñeca.
--¡Rep mpanos, ochenta grados!...
¡Qué temperatura!
--Un poco alta, ¿no crees?
-dijo Powell después de haber
comprobado el suyo.
--¿En Mercurio? ¿Estás chiflado? --Mercurio en realidad no carece
de atmósfera
-explicó Powell como distraído, ajustando los
binoculares a la placa de visión con los dedos torpes a causa de su
traje-. Hay una tenue exhalación que se pega a la superficie, vapores

de elementos más vol tiles y compuestos de un peso suficiente para
ser retenidos por la gravedad de Mercurio: Selenio, yodo, mercurio,
galio, potasio y óxidos vol tiles. Los vapores se reúnen en las
sombras y se condensan, creando calor
Es una especie de alambique gigantesco. Si empleas tu l mpara
encontrar s probablemente que toda esta parte del acantilado está
cubierta de azufre en bruto o quiz rocío de mercurio.
--No importa. Nuestros trajes pueden soportar unos vulgares ochenta
grados indefinidamente.
Powell había ajustado ya su dispositivo binocular, de manera que
tenía los ojos salientes como un caracol.
--¿Ves algo? -preguntó Donovan observando intensamente.
Powell no contestó en el acto, y cuando lo hizo fue con cierta
ansiedad.
--En el horizonte hay un punto oscuro que podría ser el pozo de
selenio. Está donde debe estar. Pero no veo a Speedy.
Powell se echó adelante con un movimiento instintivo para mejorar
su visión, levantándose inestable sobre los hombros de su robot. Con
las piernas estiradas, forzando la vista, dijo: --Creo..., creo..., que sí,
definitivamente es él. Viene por aquí.
Donovan miró hacia donde señalaba el dedo. No llevaba
binoculares, pero había un punto que se movía, destacándose en
negro sobre el cegador brillo del suelo cristalino.
--¡Lo veo! -gritó-. ¡Sigamos avanzando!
Powell había vuelto a sentarse sobre los hombros del robot y su
mano enguantada golpeó el gigantesco pecho
--¡Adelante! -dijo.
--¡Vamos allá! -gritó Donovan golpeando con sus talones como si
llevara espuelas.
Los robots avanzaron con el golpeteo regular de sus pies
silenciosos en el vacío, porque la tela metálica de los trajes no
transmitía ningún sonido, sólo se percibía la rítmica vibración del
mecanismo interior.
--¡Más aprisa! -gritó Donovan; pero el ritmo no cambió.

--Es inútil -respondió Powell, también gritando-. Estos condenados
chismes no tienen más que una velocidad. ¿Crees acaso que están
equipados con flectores selectivos? Habían atravesado ya las
sombras y la luz caía sobre ellos como una ducha líquida al rojo
blanco. Donovan se encogió involuntariamente.
--¡Arrea! ¿Es imaginación o siento calor? --Ya sentir s más. No
pierdas de vista a Speedy -le respondió.
El robot Spd-13 estaba lo suficientemente cerca para ser visto ya
con todo detalle. Su gracioso y alargado cuerpo lanzaba cegadores
destellos mientras avanzaba con fácil velocidad por el abrupto suelo.
Su nombre era derivado de las iniciales, pero era apropiado, porque
los modelos Spd se contaban entre los robots más veloces
producidos por la United States Robots & Mechanical Men Corp.
--¡Eh, Speedy! -gritó Donovan agitando la mano.
--¡Speedy! -chilló también Powell-. ¡Ven aquí!
La distancia entre los dos hombres y el errante robot fue
reduciéndose momentáneamente, más por los esfuerzos que por el
lento avance de las anticuadas monturas de Donovan y Powell
Estaba lo suficientemente cerca para darse cuenta de que el paso
de Speedy tenía una especie de balanceo peculiar y, en el momento
en que Powell agitaba de nuevo la mano y mandaba el máximo de
energía a su emisor de radio, prepar ndose a lanzar un nuevo grito,
Speedy levantó la cabeza y los vio.
Speedy se detuvo y permaneció un momento inmóvil, balance
ndose leve mente como bajo el impulso de una ligera brisa.
--¡Muy bien, Speedy! ¡Ven aquí, muchacho!
A lo cual la voz de robot de Speedy resonó en los auriculares de
Powell por primera vez.
Pero lo que dijo fue incomprensible. Fueron sólo unos sonidos
inarticulados o quiz unas palabras incomprensibles. Girando sobre
sus talones, salió a toda velocidad en la dirección por donde había
venido, levantando en su furia fragmentos de polvo ardiente. Y sus
últimas palabras al huir fueron: "Crece una florecilla cerca del viejo
roble", seguidas de un curioso sonido metálico que pudo ser el
robótico equivalente del hipo.
--Oye, Greg... -dijo Donovan desfalleciendo-, ¿es que está borracho
o qué? --Si no me lo hubieses dicho, no me hubiera dado cuenta

-respondió Powell amargamente-. Volvamos al acantilado
Me estoy asando.
Powell fue el primero en romper el angustioso silencio.
--En primer lugar -dijo-, Speedy no está borracho en el sentido
humano de la palabra, porque es un robot y los robots no se
emborrachan. Sin embargo, le pasa algo que es el equivalente
robótico de la borrachera.
--Para mí está borracho, y me parece que se figura que estamos
jugando -insistió Donovan-. Y no hay tal.
Es cuestión de vida, o una muerte espantosa.
--Muy bien. No me des prisa. Un robot sólo es un robot. Una vez
hayamos averiguado qué le pasa, podremos arreglarlo y seguir
adelante.
--"Una vez"... -dijo Donovan tristemente.
--Speedy está perfectamente adaptado al ambiente de Mercurio
-prosiguió Powell sin hacerle caso-. Pero esta región es
definitivamente anormal -añadió con un amplio movimiento del brazo-.
Esta es la consecuencia.
Ahora bien, ¿de dónde vienen estos cristales? Pueden haber sido
formados por un líquido de enfriamiento muy lento; pero, ¿de dónde
sacar s un lí quido tan caliente que pueda enfriarse bajo el sol de
Mercurio? --Acción volcánica -insinuó al instante Donovan.
--De la boca de los inocentes...
-murmuró Powell con una extraña voz, antes de permanecer algunos
minutos silenciosos-. Escucha, Mike -dijo finalmente-, ¿qué le dijiste a
Speedy cuando lo mandaste en busca del selenio? Donovan quedó
sorprendido, inmóvil
--Pues..., no sé. Le dije sólo que fuese a por él.
--Sí, ya lo sé. Pero, ¿cómo? Trata de recordar las palabras exactas.
--Le dije..., eh... dije: "Speedy, necesitamos selenio. Puedes
encontrarlo en tal y tal sitio. Ve a por él". Eso es todo. ¿Qué más
querías que le dijera? --¿No indicaste ninguna urgencia en la orden,
verdad? --¿Para qué? Era pura rutina.
--Bien, es tarde ya -dijo Powell con un suspiro-, pero estamos en un
buen atolladero. -Había desmontado de su robot y estaba sentado de

espaldas al acantilado. Donovan se reunió con él y se cogieron del
brazo. A distancia, la abrasadora luz del sol parecía querer jugar al
escondite con ellos y, a su lado, de los dos gigantescos robots sólo
era visible el rojo oscuro de sus ojos fotoeléctricos que los miraban,
sin pestañear, inmóviles e indiferentes.
¡Indiferentes! ¡Como todo lo de aquel ponzoñoso Mercurio, tan
grande en peligros como pequeño de talla!
La voz de Powell resonó tensa en el receptor de radio de Donovan.
--Ahora veamos, empecemos por las tres Reglas Fundamentales
Robóticas, las tres reglas que han penetrado más profundamente en
el cerebro positónico de los robots. -Sus enguantados dedos fueron
marcando los puntos en la oscuridad-. Tenemos: Primera.
"Un robot no debe dañar a un ser humano, ni, por su inacción, dejar
que un ser humano sufra daño".
--¡Exacto!
--Segunda -continuó Powell-. "Un robot debe obedecer las órdenes
que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes
están en oposición con la Primera Ley".
--¡Exacto!
--Y la tercera: "Un robot debe proteger su propia existencia hasta
donde esta protección no esté en conflicto con la Primera y Segunda
Leyes".
--Exacto. ¿Y ahora dónde estamos? --Exactamente en la explicación.
El conflicto entre las diferentes leyes se presenta ante los diferentes
potenciales positónicos del cerebro.
Vamos a suponer que un robot se encuentra en peligro y lo sabe. El
potencial automático que establece la Tercera Ley le obliga a dar la
vuelta. Pero supongamos que tú le "ordenas" correr este peligro. En
este caso la Segunda Ley establece un
contrapotencial más alto que el anterior y el robot cumple la orden a
riesgo de su existencia.
--Bien, eso ya lo sabemos. ¿Qué hay de ello? --Veamos el caso
Speedy. Speedy es uno de los últimos modelos, alta mente
especializado y del coste de un barco de guerra. No es una cosa para
ser destruida a tontas y a locas.
--De manera que la Tercera ley ha sido reforzada como fue
específicamente mencionado, dicho sea de paso, en los folletos

sobre los modelos Spd, de forma que su alergia al peligro sea
inusitadamente alta. Al mismo tiempo, cuando lo mandaste en busca
del selenio le diste la orden distraídamente y sin énfasis especial, de
manera que el potencial de la Segunda Ley era sumamente débil.
Ahora bien, fíjate; no hago más que establecer los hechos.
--Muy bien, sigue; me parece que ya lo tengo.
--¿Ves cómo es la cosa, no? Hay alguna especie de peligro,
centralizado en el pozo de selenio. Aumenta al aproximarse a él, y, a
una cierta distancia de él, el potencial de la Tercera Ley,
inusitadamente alto, compensa exactamente el potencial de la
Segunda Ley, inusitadamente bajo.
Donovan se puso de pie, excitado.
--Y crea el equilibrio, ya lo veo.
La Tercera Ley lo hace retroceder, y la Segunda Ley lo lleva adelan
te...
--Y así describe un círculo alrededor del pozo de selenio,
permaneciendo en el lugar donde los potenciales se equilibran. Y
como no hagamos algo permanecerá en este círculo para siempre
jamás, girando como un tiovivo. Y esto -añadió más pensativo- es lo
que lo embriaga. En un equilibrio potencial la mitad de los senderos
positónicos de su cerebro están fuera de sitio. No soy especialista en
robots, pero me parece obvio. Probablemente habrá perdido el
control de aquellas precisas partes de su mecanismo voluntario que
pierde el ser humano ebrio.
--Pero ¿cu l es el peligro? Si supiésemos de qué huía...
--Tú lo has insinuado. Acción volcánica. En algún sitio, encima del
pozo de selenio, hay una emanación de gases de las entrañas de
Mercurio.
Oxido de azufre, óxido de carbono...
y monóxido de carbono. Muchos..., y a esta temperatura...
--El monóxido de carbono más hierro da el hierro carbonilo.
--Y un robot -añadió Powell- es esencialmente hierro. No hay nada
como la deducción -añadió-. Hemos definido todo lo referente al
problema, menos la solución. No podemos conseguir el selenio
nosotros mismos.
Sigue estando demasiado lejos. No podemos mandar estos
robots-caballos porque no pueden ir solos y no pueden llevarnos lo
suficientemente aprisa para no perecer abrasados. Y no podemos

agarrar a Speedy, porque el imbécil cree que estamos jugando.
--Si uno de nosotros fuese -dijo tímidamente Donovan- y regresase
asado siempre quedaría el otro.
--Sí -respondió Powell sarcásticamente-, sería un tierno sacrificio,
salvo que una persona no estaría en condiciones de dar órdenes
antes de llegar al pozo y no creo que los robots regresasen al
acantilado sin órdenes. Calcúlalo. Estamos a cuatro o cinco
kilómetros del pozo, digamos cuatro, el robot anda siete kilómetros
por hora y nosotros duraríamos veinte minutos en nuestros trajes. Y
no es sólo el calor, recuérdalo. La ra diación solar, aquí, a partir del
ultravioleta es "veneno".
--¡Ejem!... -murmuró Donovan-.
Nos faltarían diez minutos.
--Como si fuese una eternidad. Y otra cosa: para que el potencial de
la Tercera Ley haya detenido a Speedy donde lo ha detenido, tiene
que haber una cantidad apreciable de monóxido de carbono en la
atmósfera, de vapor metálico, y, por consiguiente, una acción
corrosiva apreciable. Lleva ya varias horas fuera; y, ¿cómo sabemos
que una articulación de la rodilla, por ejemplo, no se saldrá de su sitio,
haciéndolo caer? No es sólo cuestión de pensar; tenemos que
pensar "aprisa".
¡Profundo, sombrío, tétrico silencio...!
Donovan lo rompió, tembl ndole la voz por el esfuerzo hecho para
ocultar su emoción:
--Puesto que no podemos incrementar el
potencial de la Segunda Ley d ndole nuevas órdenes, ¿por qué no
obrar en sentido contrario? Si incrementa mos el peligro,
incrementamos el potencial de la Tercera Ley y lo traemos atr s.
La placa de visión de Powell se había vuelto hacia él con una
pregunta muda.
--Ver s -dijo la cautelosa explicación-, lo único que tenemos que
hacer para sacarlo de su cauce es aumentar la concentración de
monóxido de carbono por su vecindad. Bien, en la estación tenemos
un laboratorio analítico completo.
--Naturalmente -asintió Powell-.
Es una estación minera.
--Bien. Debe de haber kilogramos de cido ox lico para las
precipitaciones del calcio.
--¡Sagrado espacio! ¡Mike, eres un genio!

--Sí, sí... -reconoció Donovan modestamente-. Se trata sólo de
recordar que el cido ox lico, al calentarse, se descompone en bióxido
de carbono, agua y el buen viejo monóxido de carbono. Química de
primer año, ya sabes...
Powell se había puesto de pie y llamó la atención de uno de los
monstruosos robots.
--Oye, ¿sabes tirar cosas? --¿Señor...? --Es igual. -Powell maldijo el
torpe y lento cerebro del robot.
Cogió del suelo un trozo de roca del tamaño de un ladrillo-. Toma
esto -le dijo- y tíralo al espacio más allá de la hendidura. ¿Lo ves?
--Está demasiado lejos, Greg -dijo Donovan, tocándole el hombro-.
Hay casi un kilómetro.
--Calla -respondió Powell-. Hay que contar con la gravedad de
Mercurio y que un brazo de acero lo lanza.
¡Fíjate, quieres...!
Los ojos del robot estaban midiendo la distancia con una minuciosa
precisión estereoscópica. Su brazo se ajustó solo al peso del
proyectil y se echó atr s. En la oscuridad, los movimientos del robot
eran invisibles, pero se oyó el ruido silbante producido por el
lanzamiento y segundos después la piedra apareció, destacándose
en negro sobre la luz del sol. No había resistencia del aire para fre
narla, ni viento para apartarla de su camino, y cuando cayó al suelo
levantó trozos de cristal en el preciso centro de la "mancha azul".
Powell lanzó un aullido de júbilo y exclamó: --Vamos a buscar el cido
ox lico, Mike.
Mientras penetraban de nuevo en la arruinada subestación que
llevaba al túnel, Donovan dijo, con rabia: --Speedy no se ha movido
de este lado del pozo de selenio desde que andamos detr s de él,
¿te has fijado? --Sí.
--Me parece que quiere jugar.
¡Bien, pues jugaremos con él!
Pocas horas después estaban de regreso con tres jarras de a litro
de un producto químico blanco y las caras largas. La barrera de
fotocélulas se estaba deteriorando más r pidamente de lo que
hubiera podido preverse. Los dos robots avanzaron en silencio por la
parte soleada hacia Speedy, que estaba esperando. Al verlos, galopó
nuevamente hacia ellos.

--Aquí estamos otra vez...
"¡Jeee!". He hecho la lista del piano y el organista. Es como el que
bebe "pippermint" y te lo escupe a la cara.
--Nosotros vamos a escupirte algo a la cara -murmuró Donovan-.
Cojea, Greg.
--Ya me he fijado -respondió éste en voz baja-. El monóxido lo atacar
, si no nos damos prisa.
Avanzaban cautelosamente, casi desliz ndose, para evitar poner en
movimiento el robot irracional. Powell estaba todavía demasiado lejos
para decirlo con seguridad, pero hubiera jurado que el perturbado
cerebro de Speedy se disponía a echar a correr.
--¡Vamos allá! -jadeó-. Cuenta hasta tres. ¡Uno!... ¡Dos!
Dos brazos de acero se echaron atr s simultáneamente y agarrando
las dos jarras de cristal las lanzaron al aire describiendo dos arcos
paralelos
Brillaban como diamantes bajo el insostenible sol. Y en el espacio de
dos segundos, se estrellaron en el suelo detr s de Speedy,
desprendiendo el cido ox lico pulverizado.
Bajo el potente calor del sol de Mercurio, Powell sabía que hervía
como el agua de seltz.
Speedy se volvió a mirarlos, después se apartó lentamente y fue
ganando velocidad. A los quince segundos corría directamente hacia
los dos seres humanos. Powell no entendió las palabras de Speedy,
pero le pareció entender que se referían a las profesiones de los
herejes. Se volvió.
--¡Al acantilado, Mike! Ha salido ya del surco y obedecerá las
órdenes.
Empieza a tener calor.
Se dirigieron hacia las sombras al lento paso de sus monturas y sólo
cuando hubieron entrado y sentido el agradable frescor que reinaba a
su alrededor, Donovan se volvió: --¡"Greg"!
Powell miró y refrenó un grito.
Speedy avanzaba lentamente ahora..., muy lentamente..., y en
"dirección opuesta". Volvía atr s; volvía a su surco; e iba ganando
velocidad. A través de los binoculares parecía terriblemente cerca,
pese a que estaba terriblemente fuera de su alcance.

--¡A él! -gritó Donovan con furia, e hizo andar a su robot, pero Powell
lo llamó.
--No lo alcanzar s, Mike, es inútil. ¿Por qué veré siempre las cosas
cinco segundos después de que todo haya terminado? Mike, hemos
perdido el tiempo.
--Necesitamos más cido ox lico
-dijo fríamente Donovan-. La
concentración no era bastante fuerte.
--Siete toneladas serían insuficientes y perderíamos muchas horas
prepar ndolas. ¿No ves lo que ocurre, Mike? --No -respondió Donovan
con franqueza.
--Estábamos estableciendo meramente nuevos equilibrios. Cuando
creamos nuevo monóxido e incrementamos el potencial de la Tercera
Ley, retrocede hasta que está de nuevo en equilibrio y cuando el
monóxido desaparece, avanza y el equilibrio se restablece de nuevo.
La voz de Powell tenía un acento desalentado.
--Es el viejo círculo vicioso.
Podemos empujar la Tercera Ley y tirar de la Segunda Ley y no
obtendremos nada; sólo conseguimos cambiar su posición o
equilibrio.
Teníamos que salirnos de las dos leyes. -Acercó su robot al de
Donovan hasta que estuvieron uno frente al otro, vagas sombras en la
oscuridad, y susurró-: ¡Mike!
--Es el final -añadió-. Me parece que lo mejor es que regresemos a
la estación, esperemos a que se derrumbe la barrera, estrechémonos
las manos, tomemos cianuro y acabemos como hombres.
Soltó una risa nerviosa.
--Mike -repitió Powell con calor-, teníamos que haber alcanzado a
Speedy.
--Lo sé.
--Mike... -dijo una vez más, pero entonces Powell vaciló antes de
continuar-: Siempre existe la Primera Ley. Pensé en ella..., antes...,
pero el caso es desesperado.
Donovan levantó la vista y su voz cobró vida.
--"Estamos" desesperados...
--Bien. De acuerdo con la Primera Ley, un robot no puede ver a un
ser humano en peligro por culpa de su inacción. La Segunda y la
Tercera no pueden alzarse contra ella. ¡"No pueden", Mike!


Documentos relacionados


Documento PDF yo robot isaac asimov
Documento PDF best professional forex robot
Documento PDF hush hush becca fitzpatrick
Documento PDF plan de contingencia
Documento PDF arturo perez reverte 2000 la carta esferica
Documento PDF 40 how to train your drag n john powell set of clarinets


Palabras claves relacionadas