Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



INTERVENCIONENMEDIOABIERTO .pdf



Nombre del archivo original: INTERVENCIONENMEDIOABIERTO.pdf

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por PDF Creator Plus 4.0 - http://www.peernet.com, y fue enviado en caja-pdf.es el 20/06/2014 a las 12:30, desde la dirección IP 91.117.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1047 veces.
Tamaño del archivo: 404 KB (19 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Cursos a distancia para Trabajador Social, Pedagogo Social, Educador de
Calle, TASOC, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil,
Animador Sociocultural, Educador Familiar, Profesorado, Monitor de
Campamento, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de
Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Técnico Casa de Juventud,
Técnico de Información Juvenil, Formador de Formadores, Técnico en
Integración Social, Educador Social, Educador Infantil, Educador Centro de
Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual,
Monitor de Tiempo Libre,.. estudiantes de Psicología, Sociología, Magisterio,
Pedagogía, Psicopedagogía, Trabajo Social, Educación Social, Educación
Infantil, Integración Social, Enfermería, Auxiliar de Clínica... asociaciones,
instituciones, colectivos, centros cívicos,...

INTERVENCIÓN EN MEDIO ABIERTYO
Todo programa de servicios sociales dirigidos a la infancia o a colectivos
marginales deberá tener en cuenta la necesidad de atender a los menores y
jóvenes que estén en situaciones de carencia, problemática, riesgo o peligro.
Existen individuos que viven situaciones especialmente críticas, debido a
circunstancias ambientales y a otros factores. Estas personas suelen tener
como medio referencial la calle, debido sobre todo a la incapacidad de la
escuela para trabajar con los menores «conflictivos» o a la familia para facilitar
la convivencia y el desarrollo en condiciones aceptables.
Atender a la problemática de estos chavales requiere plantearse programas de
trabajo educativo en Medio Abierto- sin muros ni mesas que distancien-, dentro
de un conjunto de intervenciones socioeducativas desarrolladas por
Educadores de Calle. Este trabajo tendrá dimensiones psicológicas,
pedagógicas y sociales, en un medio comunitario como es el barrio.
La Intervención en Medio Abierto es, pues, un método para la mejora educativa
y social, que presta a la vez una atención individualizada y grupal, incidiendo

además en la familia y la sociedad y utilizando y optimizando los recursos del
entorno. Su objetivo principal será el de potenciar la integración social,
superando los problemas personales y recuperando los recursos de relación
del individuo consigo mismo y con la comunidad.
Este trabajo socioeducativo se basa en una atención normalizada, utilizando
los mismos circuitos para toda la población, además de ser una actuación
social integrada, contemplando las necesidades específicas de la población,
pero sin que ello suponga una atención diferenciadora. Por otra parte ha de
realizarse desde una perspectiva compensatoria, ya que la sociedad tiene la
obligación de facilitar un nivel mínimo de calidad de vida sin contraprestación
económica.
La primera actuación con el chaval ha de realizarse en su entorno social, en la
familia, en la escuela, en su barrio, en su ambiente. El tratamiento será
simultáneo: comunidad (entorno social) y chaval, ya que las personas «en
dificultad» o en «conflicto social» son un producto social fabricado por el
entorno más próximo (la familia) y el entorno secundario (la comunidad).
Si nos centramos en los menores podemos destacar los factores que inciden,
directa o indirectamente, en su evolución, hipotecando su desarrollo armónico:
- Se está produciendo una fuerte transformación social a todos los niveles, que
afecta primordialmente a los sectores económico y tecnológico, valores
sociales, reformulación de los modelos de explotación, cambio de los sistemas
de relación.
- Se hace notar una crisis cultural que es sentida con más impacto en las
grandes ciudades y aglomeraciones. La escala de valores que la sociedad
tiene acaba definiendo las prioridades y necesidades, lo que obliga a
estrategias de supervivencia en un ambiente de competitividad y violencia.
- Existe una desestructuración y desarrollo desordenado de las grandes
ciudades, como producto de una especulación abusiva, que afecta
directamente en la calidad de vida.
- Como consecuencia de lo anterior se genera crisis familiar y social.
- El sistema educativo no acaba de cuajar, dándose un alto índice de fracaso y
abandono escolar que afecta principalmente a los chavales entre 13 y 17 años.
- Se constata una ausencia prácticamente total de papel social para los
adolescentes.
- El paro está provocando un cambio de actitudes entre adultos y jóvenes.
- Los nuevos estilos de consumo y el aumento de las drogodependencias se da
entre la población más joven.
- Los malos tratos físicos y psíquicos que reciben algunos niños por parte de
sus cuidadores les obliga a abandonar el hogar y permanecer en la calle. Las
carencias afectivas inciden en esta decisión, que es meditada y preparada.

LOS HÁNDICAPS

Los programas de intervención en Medio Abierto no son la panacea de la
intervención social y puede crear algunas reticencias a la hora de apostar
políticamente por este modelo educativo. Pero es importante recalcar que:
1. Este tipo de intervención es global y a largo plazo, lo que difícilmente se
puede traducir en cifras positivas o negativas.
2. Al contrario de lo que se pueda pensar, un trabajo de prevención que llegue
a la raíz de los problemas, no resuelve el conflicto social que ha provocado
dicha intervención. En ocasiones, el Educador de Calle, en su primera etapa, al
descubrir, conocer y profundizar en problemáticas a las que no ha llegado
nadie, puede provocar la apariencia de que aumenta el conflicto, aunque lo que
realmente hace es facilitar que se exprese la dimensión real del problema, pues
destapa situaciones antes ignoradas.
3. Los resultados de la actividad preventiva han de ser valorados más por su
calidad que por su cantidad, por los efectos cualitativos de la relación con
individuos, familias y comunidad, así como por su incidencia en el barrio.
4. Todavía existen algunas dudas por parte de otros profesionales a la hora de
valorar la figura de Educador de Calle como «profesional» capacitado o por los
resultados de su intervención.
El objetivo fundamental del trabajo será incidir, mediante la implantación
personal del Educador de Calle, sobre los factores carenciales que puedan
afectar al desarrollo integral del individuo y sobre los factores sociales y de
riesgo del entorno. El objetivo general, pues, será facilitar el acceso a la
autonomía, superando las limitaciones objetivas y subjetivas impuestas por el
contexto deteriorado en que viven las personas objeto de la intervención.

EXPERIENCIAS «PILOTO»
Cabe señalar que, aunque son pocas todavía las experiencias de la
intervención en Medio Abierto en España, tampoco es menos cierto que
algunas administraciones públicas han realizado experiencias «piloto» con falta
de programación a medio y largo plazo, preocupados más por la «imagen
política» que por la labor en sí, lo que ha generado Educadores que lo fueron
sobre todo «de despacho», poco preparados teórica y prácticamente o que
abandonaron bajo la excusa de falta de motivación en los sujetos de la
intervención, en vez de cuestionarse su propia «vocación» para esta labor.

EL EDUCADOR DE CALLE
Los Educadores de Calle trabajan en espacios no formales, en contextos no
institucionales. Con la utilización de múltiples técnicas, pero anteponiendo la
relación personal, el Educador sirve de puente o conexión entre los recursos
existentes en la comunidad y las personas objeto de su intervención. Por tanto,
el E.C. es un profesional específico que, dentro del trabajo social, atiende a la
población en dificultad social. Pero las diversas experiencias en los últimos diez
años vienen demostrando que es necesario trabajar en la prevención, por lo
que cualquier colectivo o grupo de edad merece la atención del Educador.

El niño, el adolescente, en su maduración, necesita de estímulos positivos para
dejar de ser vulnerables e incorporarse a la sociedad; caso contrario, sus
conflictos pueden convertirse en un problema de difícil resolución. Será el
Educador quien establezca el primer contacto y cree un clima propicio para
ampliar su panorama educativo, evitando que las prácticas de riesgo terminen
en marginación.
No se puede entender un trabajo de calle desde los despachos
exclusivamente. Por ello vamos a ver en primer lugar ese espacio donde se
desenvuelve, fundamentalmente, la tarea educativa.

LA CALLE
La calle, como espacio de uso público, separado de la vivienda u otros
establecimientos privados, tiene sus orígenes en el siglo pasado, ya que en el
XVIII todavía calle y vivienda no se distinguían de lo público o privado. Fue la
revolución de la burguesía quien creo esa separación, apoyada por las nuevas
estructuras sociales y políticas. Los niños y jóvenes no podían permanecer en
la calle si no eran acompañados de adultos, aunque los cambios sociales
provocaron que para muchos se convirtiera en un lugar de residencia obligada,
apropiándose de la calle para uso privado.
Hoy, podemos hablar de calles, céntricas y periféricas, urbanizadas o no. Las
plazas, jardines, parques, mercados, estaciones de tren y autobuses, metro,
muros, escaleras, avenidas, solares, edificios en ruinas... Por tanto, la calle no
es un espacio homogéneo y único. Cada uno de estos elementos tiene unas
características y unas funciones, ya sean públicas, individuales o sociales:
- Lugar permanente para «simplemente estar», para consumir un tiempo que
«sobra».
- Lugar de juego, aventura, encuentro con los «colegas», de intercambio de
información y producción de cultura (donde los adolescentes y jóvenes reciben
el 80 % de la cultura que incide en su comportamiento).
- Para muchos chavales es, además, casi su hogar, donde pasan la mayor
parte del día. La calle es para ellos su gran espacio de vida, donde calle y
libertad se identifican. Así, la calle se convierte en el espacio natural, lugar de
libertad, de creatividad, juego, coleguismo, consumo; pero también de
permisividad y anonimato. A ella acceden cargados de sentimientos de fracaso,
de rechazo, de culpa, con sensación de impotencia y exclusión, todo ello
ayudado por la falta de espacios abiertos naturales, de una infraestructura
mínima para el ocio, el deporte, constituyendo una auténtica ciudad-hormigón,
donde a veces el Educador de Calle más lo parece de portal o de escalera.
- Lugar de consumo desmedido, potenciado por los mass-media («priva»,
porros, tragaperras, ropa, música). Aún así, los chavales no viven la calle como
un lugar necesariamente negativo, pues sirve para «aprender de la vida».
Pero la calle se está privatizando continuamente: bares, terrazas, comercios,
garajes, aparcamientos vigilados... La calle acaba siendo, urbanísticamente

hablando, el espacio común entre edificaciones y el lugar de circulación de
vehículos y personas.
La calle, convertida plenamente en un lugar de consumo sobre todo para los
jóvenes: publicidad, escaparates, objetos seductores, letreros luminosos e
incitadores, trapicheo..., es testigo mudo del crecimiento de los chavales en un
ambiente de reclamo y seducción.

El EDUCADOR
Los inicios de la educación de calle partieron de grupos de voluntarios que
desarrollaban un trabajo educativo con chavales inadaptados, con fracaso
escolar, desocupados, con carencias en cuanto a recursos personales,
familiares, económicos, etc. El Educador capta y detecta a la gente que está en
la calle en situación de déficit, para estar con ellos, para motivarlos, apoyarlos y
ganar su confianza, insertándolos en un colectivo normalizado. El principal
objetivo será desarrollar los propios recursos del sujeto hasta conseguir su
autonomía personal, con libertad y responsabilidad.
Son los Educadores de Calle quienes conviven cotidiana y asiduamente en
contacto directo con la realidad que «sufren» los chavales, con una presencia
activa, sin prejuzgar la actuación de los chavales, sino apoyándoles en su
desarrollo como personas y ofreciéndoles otras alternativas válidas a tanta
desgana, desmotivación y apatía.

CHICOS DE LA CALLE
El Educador trabaja -entre otros colectivos- con «los hijos de la calle», con esos
niños, adolescentes y jóvenes que tienen una serie de elementos comunes
fruto de las carencias y del proceso de sociabilización padecido:
- viven normalmente en la ciudad;
- huyen de un hogar carencial, donde las relaciones familiares son débiles (si
las hay);
- improvisan juegos y aventuras en cualquier rincón, nave abandonada, terreno
abierto...; - se trata de estrategias de supervivencia-;
- necesitan afecto, estímulos, comprensión, confianza, apoyo...;
- tienen baja autoestima y un autoconcepto deteriorado;
- están escasos de vínculos duraderos;
- poseen escasa capacidad de asombro (se hacen adultos a destiempo);
- han sido sobreprotegidos por la madre e ignorados por el padre;
- rechazan cualquier autoridad formal que quiera imponerles unas normas para
ellos ajenas a su vida;
- se sienten inferiores, porque carecen de bienes, de formación...;
- su rendimiento escolar es bajo y abandonan la escuela tempranamente;
- no programan, no hacen previsión de futuro (viven el presente sin importarles
el futuro);
- tienen dificultades para mantener la atención, porque casi nada les motiva;

- tienen falta de perseverancia porque desean «vivir el presente»;
- tienen un desarrollo moral escaso;
- muestran una aparente dureza exterior, que les permite defenderse ante
cualquier ataque externo;
- corren riesgos específicos inherentes al ambiente donde se desenvuelven.
No todos los jóvenes en dificultad se acercan a los recursos de socialización ni
a los servicios sociales. El hecho de ser jóvenes en conflicto, y permanecer al
margen de la sociedad, les condiciona para ser futuros excluidos sociales.
Algunos chicos se constituyen en bandas, que les aportarán seguridad y
estatus. A través de la banda, el muchacho se mezcla en una serie de
acontecimientos con altas dosis de emoción y riesgo: desafiando a otras
bandas, ciudadanos, autoridades, etc.
Para el Educador de Calle, la solución a estos problemas no pasa por el
internamiento en instituciones, de ahí que prime también la prevención primaria
articulada a través de los contactos que mantiene con la escuela y las
asociaciones o su implicación en el trabajo comunitario. Es en el propio medio
donde se generan las necesidades educativas, y en él deben buscarse las
respuestas.
El Educador de Calle trabaja con estos chavales, entre otros colectivos, y a
pesar de llevar más de veinte años ejerciéndose la profesión en España, para
la gran parte de la población este modelo de educador es un gran desconocido.
Para algunos es una especie de «solucionador» de todos los problemas que
afectan a niños y jóvenes con problemas de inadaptación social y que viven
sobre todo en barrios marginales de las grandes ciudades.
Muchos Educadores se han formado en la práctica del día a día al lado de
chavales con problemas, entre calle y calle. Otros vienen de la Universidad
(Educador Social, Trabajador Social, Pedagogo). Pero a los Educadores de
Calle podemos considerarlos como Educadores Sociales Especializados cuyo
trabajo se desarrolla en «medio abierto», como alternativa que pretende
prevenir y atender las situaciones de marginación, bien sea por causas
familiares, económicas o sociales.
Hay niños y jóvenes que no entran en el circuito de actividades y centros
destinados
a esta población:
clubes,
actividades extraescolares,
campamentos... Este tipo de vida organizada no forma parte de su manera de
ser y sentir. Por eso el Educador va en su busca, está con ellos y, partiendo de
su propia realidad, les abre nuevas perspectivas.

HACIA UNA DEFINICIÓN
La mayoría de las experiencias conocidas sobre la intervención del Educador
de Calle surgen a través de asociaciones y grupos que, con una conciencia
antiinstitucional, se aproximan directa y humanamente a los jóvenes
marginados e inadaptados. Experiencias de este tipo las encontramos en

varios barrios de Barcelona, Córdoba y La Rioja; las primeras promovidas por
sus respectivos ayuntamientos y en la última por el Movimiento Pioneros. Fue
este Movimiento quien, por primera vez, desarrolla tareas educativas directas
en 1968 en el Barrio de Yagüe -La Rioja-, dando lugar a la profesión de
Educador de Calle, que en Francia ya se denominaban Educadores en Medio
Abierto.
El Instituto de Reinserción Social de Barcelona (IRES) también inició en 1975
una experiencia en el Barrio de El Carmelo por espacio de tres años; después
de lo cual extendió su acción a otras zonas, llegando a ejercer esta tarea
reeducativa sobre 850 jóvenes con seis equipos de Educadores de Calle.
Para aproximarnos a lo que es el Educador de Calle, podríamos definirlo como:
- Un profesional que recorre calles, bares, campos de juego, rincones... en
busca de chavales a los que ofrecer amistad, ayuda, apoyo, vivencias,
alternativas...
- Un profesional que es crítico con la sociedad.
- Un adulto cualificado que sirve de referencia a niños y jóvenes, poniendo a su
disposición los medios necesarios para que pueda concienciarse de su
situación personal y del entorno. Para ello también implica a la familia y al
barrio.
- Un Educador social de medio abierto cuyo objetivo son los adolescentes y
jóvenes con problemas de inadaptación social, marginación, delincuencia y
predelincuencia, utilizando la pedagogía de la relación.
- Una persona con vocación solidaria por los niños y jóvenes menos
favorecidos que tiene una tarea educativa no formal.
- Una persona que se integra en el tejido social de un barrio y en su dinamismo
transformador.
- Una persona que educa por contacto, que inicia caminos inéditos con el
chaval para hallar las respuestas más convenientes.
- Un profesional sin horarios, porque las intervenciones educativas se
desarrollan con más facilidad en los momentos de ocio.
En las V Jornadas Nacionales sobre Inadaptación Social y Recuperación de
Menores que se celebraron en Madrid los días 10, 11 y 12 de Marzo de 1983,
se definía al Educador de Calle como:
«Un trabajador social, cuyo marco de trabajo es fundamentalmente la calle, por
ser éste un ámbito esencial de socialización al que no llegan las instituciones.
Su acción educadora va dirigida a los niños y jóvenes con problemas de
inadaptación social con los que lleva un tratamiento a la vez personal y grupal.
Es un adulto que sirve de punto de referencia e identificación al menor y es
testigo de la realidad de éste. Su función es facilitarle los medios necesarios
para que pueda tomar conciencia de sí mismo y de su situación en el entorno y
atender sus demandas más urgentes a todos los niveles, utilizando para ello
todos los recursos existentes en la comunidad. Es un punto de conexión entre
los jóvenes inadaptados y la comunidad».
Faustino Guerau de Arellano, que es uno de los protagonistas de la Educación
Especial en España y cofundador de los Colectivos Infantiles del Ayuntamiento

de Barcelona y de la Escuela de Educadores Especializados Flor de Mayo de
la Diputación de esta misma ciudad, define al Educador de Calle como:
«Un ciudadano intencionadamente preparado para apoyar procesos evolutivos
de niños y adolescentes que tienen especiales dificultades para instalar su vida
en áreas aceptables de personalidad individual y colectiva y que, por razones
histórico-sociales, realiza este servicio sobre todo en el espacio calle».
Si decimos que el Educador es una persona con vocación y con opciones
claras por las más vulnerables, entonces podemos también formular lo qué no
es un Educador de Calle:
- Una persona que busca un puesto de trabajo, aunque tenga derecho a vivir
de su tarea.
- Un profesional aséptico, distante y multipreparado.
- Un «plasta».
- Un paracaidista que, solitario y sin miras de continuidad, se deja caer en un
barrio del que no se siente parte integrante.
Por tanto, el Educador de Calle, será una persona que se implica y complica,
porque:
- Actuará como elemento catalizador entre el barrio y el joven.
- Tendrá que introducirse en el mundo del chaval, asumiendo su propia cultura
y su problemática.
- Será elemento creador en todos los aspectos: juegos, diálogos, actividades...
- Acogerá las demandas de los chavales-as y las interpretará.
- Hará de referencia tiempo-espacio.
- Se pondrá en contacto con las diferentes instituciones del barrio con el fin de
dar a conocer abjetivamente la problemática de los menores y jóvenes y
encontrar pautas y salidas válidas.
- Será elemento activo en la vida del barrio, participando en las reivindicaciones
de éste y con la idea de que sólo cambiando al barrio cambiarán las gentes que
en él viven.
- Realizará una educación divertida, sacando recursos pedagógicos de
cualquier lugar, sobre todo de la vida diaria. No precisa muchos recursos
materiales. La vida de los chavales es fuente de experiencias y aprendizaje.
- Ha de ser imaginativo, descolocante, responder con patrones de conducta no
habituales, pero con seguridad, cariño, firmeza y flexibilidad. Los chavales
están acostumbrados a que se los miren de una determinada manera y a unas
formas concretas de reaccionar ante su violencia verbal, sus chantajes morales
y sus demandas. Cuando se encuentran con otro tipo de respuestas no
violentas les descoloca, y si encima se ponen más agresivos y sigue sin haber
espiral de violencia, la sorpresa es aún mayor.
Así es como, en la práctica, la acción del Educador de Calle tiene unos
elementos conformadores e integradores:
1. Precedentes:
Concientización y autogestión como reacción en contra de las instituciones
totales: centros preventivos, reformatorios, cárceles...

2. Causas:
Hacinamiento, handicaps educativos, desarraigo cultural y social, paro, crisis
familiar, problemática económica, drogodependencias, etc.
3. Objeto de la acción:
Aunque en principio fueron los adolescentes y jóvenes, hoy se impone la
tendencia hacia la prevención -trabajando con niños a partir de los ocho años
de edad-.
4. Problemática:
Inadaptación social, marginación, predelincuencia, delincuencia, prevención y
tratamiento de conductas asociales.
5. Objetivos:
Reeducación e incorporación social, prevención de conductas socialmente
desviadas, cambio de la comunidad y de los condicionamientos sociales en que
se sustenta...
6. Medios:
- A través de la Pedagogía de la Relación:
-

contacto personal libre y antiinstitucional;
credibilidad personal;
amistad;
humor;
simpatía...

- A través de la Pedagogía de la Acción:
- Sobre el individuo: actividades de tiempo libre, creatividad, trabajo de
ambulatorio, acciones terapéuticas.
- Sobre el grupo: actividades de grupo -ocio, dinámicas, proyectos-.
- Sobre la escuela: contacto con los profesores, atención al fracaso escolar, al
absentismo.
- Sobre la familia: relaciones con los padres, hermanos, parientes.
- Sobre la comunidad: participación en asociaciones del barrio.
- Sobre la estructura laboral: información laboral, cooperativas, búsqueda de
empleo, etc.
- Sobre la estructura jurídica: contactos con el Juzgado de Menores, con la
policía, abogados, acciones de asesoramiento, informes, acompañamientos,
visitas en la prisión...
- Sobre la sociedad: acciones conjuntas con asociaciones para apoyar o
promover la toma de conciencia sobre la problemática juvenil.
- A través de la Pedagogía de la Dinamización:
- Para la aceptación del yo y de los demás.

- Para desarrollar la capacidad de servicio, de participación, de desarrollo de la
comunidad.
- Para la integración en la propia cultura de la comunidad.
- Para desarrollar la capacidad crítica del individuo, del grupo y de la sociedad
en general.
- A través de la Pedagogía de la Libertad:
El Educador de Calle no debe condicionar, sino que sus acciones deben ser
compatibles con la libertad y elección del individuo, integrándose en las
actividades propuestas. El Educador no debe ser director, sino orientador, con
una acción antiautoritaria.
En la calle no hay más autoridad que la que proviene de la fuerza y la violencia,
o la que se gana moralmente. El Educador está sólo ante la personalidad
quebrada y rota, necesitada de afecto, seguridad y, por supuesto, límites.
7. Finalidad:
La Pedagogía del compromiso, buscando como objetivo final la transformación
de los individuos y de la sociedad. Además, el Educador no es alguien aséptico
a la vida del sujeto, sino un acompañante afectivo y efectivo.

CARACTERÍSTICAS DEL EDUCADOR DE CALLE
El proceso educativo es doble: no hay unos que ocasionan los problemas y
otros que aportan soluciones. La aventura es iniciar juntos un recorrido en pos
de respuestas por construir. Pero no se puede ver la realidad marginal infantil y
juvenil con los ojos de adulto normalizado y menos utilizar técnicas o patrones
provenientes del medio escolar. Por ello, el Educador, se va invistiendo a lo
largo de su recorrido como tal de unas características que son inherentes a su
tarea:
- Debe actuar con prudencia.
- Dispondrá de equilibrio personal.
- Tendrá sentido de la responsabilidad.
- Sabrá educar con humor y simpatía.
- Trabaja para mejorar la vida en el barrio donde actúa.
- No tiene un horario de trabajo laboral fijo.
- Tiene que ser auténtico ante las personas, delante de los chavales.
- Debe haber tomado una opción clara por los chavales.
- No califica a los chavales.
- Trabaja más por vocación que por profesión.
- «Pasa» de la seguridad ciudadana, no es su tema. Para él lo más importante
es el desarrollo integral del chaval.
- Toma opción por el más débil.
- Está integrado en el barrio, participando en las entidades ciudadanas.
- Está capacitado para:
- las relaciones humanas,
- la comunicación y el diálogo,

- la escucha,
- superar dificultades,
- analizar,
- planificar,
- reflexionar,
- concretar sus pretensiones.
- Tiene capacidad de acogida: apertura, disponibilidad, aceptación del grupo,
confianza en el grupo y en las personas, desinterés, sinceridad, respeto,
discreción, amabilidad, simpatía, empatía, vitalidad, dinamismo, sentido del
humor (ver bibliografía a este respecto), optimismo, imaginación, creatividad,
madurez emocional, control, equilibrio, confianza en sí mismo, tolerancia a la
frustración, carácter firme, espíritu democrático.
- Inteligencia despierta, objetividad, responsabilidad, capacidad de iniciativa,
sentido común, capacidad de adaptación, voluntad de perfeccionamiento,
intuición, tacto.
- Transparencia y autententicidad, paciencia histórica, honestidad personal.
- Aprovecha las situaciones concretas para ayudar al joven.
- Fomenta la relación personal. Prefiere las personas a las actividades e
instituciones.
- Está disponible para trabajar en equipo. Sabe guardar un secreto.

EL ROL DEL EDUCADOR
Hay quienes prefieren una intervención más científica, más «profesional», más
técnica, más objetiva, más aséptica y menos comprometida. Estas visiones
suelen reducir la intervención a un problema de relación de la persona con el
entorno, sin cuestionarse la situación social -y menos implicarse en su
transformación-.
Al Educador de Calle o barrio se le ha querido confundir con un mediador
social, pero renunciando a todo lo contestatario, y pasando a ser un mero
amortiguador de conflictos sociales o en un instrumento de control social. Pero
en todo trabajo social, tan importante como lo qué se hace es el cómo, el por
qué y el para qué se hace. Un horizonte que no contemple la transformación de
la realidad y el Educador que no se implique existencialmente en ello, se ha
confundido de trabajo.

DESCUBRIENDO PISTAS
En una intervención organizada y planificada el Educador descubrirá:
- las causas de las conductas desviadas o inadaptadas,
- que su actitud de aceptación personal hará que surja una reacción positiva en
la autoestima del individuo,
- las posibilidades de integración,
- la necesidad de realizar acciones preventivas en el barrio,
- que es posible el tratamiento de conductas desajustadas en el propio medio casa, barrio, ciudad- evitando el internamiento en macrocentros,

- que puede concienciar al barrio y a las instituciones para que se enfrenten al
problema de la marginación de forma creativa, participativa y de acción
educativa como alternativa a la represión o al olvido.
Puede suceder que algunos Educadores, después de iniciarse en esta labor de
calle, se cuestionen su continuidad en el trabajo socioeducativo en medio
abierto. Ello puede ser debido a varias causas:
- falta de seguridad,
- temor al tipo de trabajo,
- desconocimiento de lo que implica esta profesión,
- abandono por conflictos internos,
- incapacidad para resolver ciertas problemáticas,
- falta de compromiso, escasa implicación,
- desgaste emocional, moral o físico,
- inmadurez, etc.
En estos casos deberá saber retirarse a tiempo y, tras un periodo de reflexión,
cuestionarse su vuelta al trabajo.

SITUACIONES PSICOSOCIALES PARA LA INTERVENCIÓN
La educación de calle va dirigida fundamentalmente a aquellos grupos de
menores donde la presencia adulta no existe, es inadecuada o les ha empujado
a un progresivo abandono de la familia o la escuela, recurriendo al
afianzamiento en su medio natural que es la calle. El Educador realiza, pues,
su labor en la calle, en ese medio socializante cuando la familia, la escuela o la
comunidad han fracasado.
La educación de calle se configura así como pieza clave de prevención que
desde el ámbito de los programas sociales, y apoyados por los programas
educativos, conducen y preparan al menor en el conocimiento de la deficiencia
de su historia socio-familiar y le facilitan los medios para que, sin rechazar su
marco referencial de origen, le conduzca a comportamientos alternativos.
La media de edad de los casos que se tratan oscilan entre los 13 y los 17 años,
lo que evidencia una mayor intervención en el momento de la adolescencia,
edad precisamente en la que pueden generarse factores de riesgo social.
Es preciso volcarse en intervenciones preventivas a edades tempranas (a partir
de los 8 años), puesto que a mayor edad el menor realiza unos aprendizajes
cuyo desmantelamiento es mucho más difícil a edades tardías. Por ello, el
Educador debe estar atento a las diversas situaciones que pueden reclamar su
actuación:
- SITUACIÓN ESCOLAR:
- Niños que no asisten regularmente al colegio.
- Niños desescolarizados.
- Niños que fracasan en los estudios.
- Expulsiones por falta de higiene, mal comportamiento, etc.

- SITUACIÓN FAMILIAR:
- Miembros de la familia que consumen tóxicos o son traficantes.
- Conductas delictivas.
- Abandono familiar.
- Estupro.
- Trabajo infantil.
- Falta de higiene y otros hábitos.
- Desempeño de tareas domésticas, cuidado de los hermanos...
- Niños tutelados.
- SITUACIÓN SOCIAL:
- Barrios sin zonas verdes, de ocio, equipamientos culturales.
- barrios con alto índice de consumo y tráfico de drogas.
- la calle como único espacio de juego y relación.
- estigmatización por parte de los comerciantes.
- SITUACIÓN AFECTIVA:
-agresividad.
-baja autoestima.
-búsqueda de afecto y aceptación entre chicos mayores, generalmente con
problemas similares.
El Educador de Calle parte de los hechos diarios, de las situaciones que viven
los chavales:
- SITUACIÓN 1:
El chaval todavía no es un inadaptado. El Educador trabaja en la prevención de
la drogadicción, la delincuencia...
- SITUACIÓN 2:
El chaval ha sufrido malos tratos, su personalidad está bloqueada. El Educador
intenta resolver el drama que está viviendo.
- SITUACIÓN 3:
El chaval asume su situación con el apoyo del Educador, quien hace un
seguimiento para que no retroceda en el camino emprendido.

OBJETIVOS DE LA ACCIÓN SOCIOEDUCATIVA
El Educador en su intervención detecta necesidades sociales e individuales
que marcarán sus objetivos generales, tales como:
- CONECTAR con los niños y los jóvenes del barrio que se presenten
problemas de inadaptación, con el fin de hacer de puente entre ellos y las
posibles alternativas a sus problemas.
- OBSERVAR el transcurrir diario, los sucesos y anécdotas, con una presencia
activa, motivadora.

- MEJORAR la atención de los menores y jóvenes en situaciones cercanos a la
inadaptación. Al E.C. no le preocupa que las acciones puedan justificar que los
problemas dejen de producirse, sino que los jóvenes sean aceptados para la
participación social sin ser estigmatizados.
- POTENCIAR la inserción crítica en la comunidad.
- FACILITAR la adquisición de nuevos modelos de relación frente a la realidad
externa.
- FACILITAR el acceso a circuitos sociales normalizados.
- DESCUBRIR casos para la actuación, problemas y carencias en la población
infantil/juvenil del barrio, tratando de paliarlos o encauzarlos.
- DAR soporte al proceso de maduración del niño o joven y del grupo de cara a
su autonomía personal, superando las limitaciones impuestas al menor por el
contexto deteriorado que ha vivido.
- INFORMAR a la opinión pública sobre los problemas que afectan a los niños,
adolescentes, jóvenes y adultos que presentan algún tipo de carencia.
- COORDINARSE con grupos y entidades de barrio, apoyando sus acciones y
promoviendo la participación de la población.
- PREVENIR conductas antisociales.
- CAPTAR chavales y jóvenes y ofrecerles alternativas de vida, de ocio, de
relación...
- PROMOVER centros para jóvenes, clubes, pretalleres, etc. donde puedan ir
los chavales a trabajar, divertirse, formarse, relacionarse...
- RELACIONARSE con las familias, la escuela, los jueces, la prisión...
- PREPARARLES para que puedan dar respuestas a su situación.
- DESCUBRIR las habilidades personales de cada persona para desarrollar
actividades grupales.
- ESTABILIZAR sus actividades básicas: asistencia al colegio, uso creativo del
ocio, trabajo, etc.
- LOGRAR el sentido de solidaridad, responsabilidad y de convivencia.
- SENSIBILIZAR al entorno social en el que se desarrolla la acción sobre la
problemática de la inadaptación.
- POSIBILITAR la inserción crítica en la sociedad.
- POSIBILITAR la búsqueda de recursos comunitarios de ayuda a los menos
favorecidos.
- MOVILIZAR las capacidades educativas de jóvenes y adultos del barrio.
- ANIMAR y dar soporte a la creación de estructuras de participación para niños
y jóvenes.
- OFRECER elementos de juicio y alternativas de relación educativa con los
jóvenes a las instituciones del barrio, escuelas, centros sociales y culturales,
centros de tiempo libre, asociaciones de vecinos, etc.
- PROMOVER la utilización de los recursos comunitarios para facilitar la
inserción y la adaptación del individuo a una determinada estructura social.
- ACTUAR como mediador entre el sujeto y los recursos.
- DIFUNDIR los Derechos del Niño y los Derechos Humanos, denunciando las
injusticias ante los organismos competentes y ante la sociedad.
- PRESTAR atención a las necesidades básicas de toda persona: educación,
salud, vivienda, trabajo...
- FACILITAR al individuo un cambio personal a través del desarrollo de hábitos,
habilidades, valores, relaciones normalizadas...

- TOMAR conciencia de las capacidades del individuo, conflictos, obstáculos,
etc.
- DESARROLLAR una imagen positiva de sí mismo.
- GENERAR recursos personales para asumir y afrontar las diferentes
problemáticas.
- DESARROLLAR comportamientos y actitudes aceptables, mejorando la
relación con el entorno.
- TOMAR conciencia de sus actos y sus consecuencias.
- DESARROLLAR la motivación por la formación académica y el mundo del
trabajo.
- ACOMPAÑAR al joven, intentando cubrir sus lagunas en el desarrollo
educativo y social.
- REFORZAR la personalidad y potenciar las capacidades del individuo.
- MOTIVAR para el aprendizaje y la formación cultural y profesional.
- APOYAR la creatividad y la iniciativa.
- FAVORECER la adquisición de hábitos educativos que posibiliten un
adecuado proceso de maduración.
Del mismo modo, el Educador debe perseguir unos objetivos operativos o
educativos que le permitan evaluar el progreso de cada individuo, y que se
formulan en función de aquellas actitudes que deseamos conseguir del sujeto:
- Que el sujeto adquiera seguridad en sí mismo.
- Que sea consciente de que forma parte de una comunidad.
- Que sea capaz de asumir responsabilidades.
- Que mejore su interés por todo lo que le rodea.
- Que desarrolle la sensibilidad.
- Que mejore su comunicación con los demás.
- Que sea capaz de expresar de forma lógica sus angustias, miedos,
motivaciones, intereses, sentimientos, emociones...
- Que sea capaz de administrar su tiempo y dinero de forma razonable.
- Que sea capaz de tomar decisiones maduradas.
- Que sea capaz de cumplir con hábitos de salud, higiene, horarios...
- Que sea capaz de canalizar su agresividad.
- Que sea capaz de identificar y utilizar los recursos y servicios del entorno.
-Que sea capaz de respetar los bienes ajenos.
-Que sea capaz de asumir las normas sociales.
-Que sea capaz de aceptar la relación de ayuda del Educador y de mantener
una relación de confianza con él.

FICHA DE MATRICULA PARA CUALQUIER CURSO
O Copiar y Enviar por email a: formacionadistancia@arrakis.es
Deseo matricularme en el Curso de:
Nombre y apellidos:
D.N.I.:

Profesión:
Tfno. fijo:
Tfno.móvil:
Email:
Domicilio:
C.Postal:
Población:
Provincia:
Obtuve información del curso en:
¿Has realizado algún Curso con nosotros?:

---------Una vez recibido, te enviaremos un email de confirmación.
--------------

También para Latinoamérica

ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Formación a Distancia y Permanente de Educadores/as
formacionadistancia@arrakis.es
formacionadistancia@yahoo.es
http://animacion.synthasite.com
http://pinterest.com/animacioncursos
http://cursoseducadores.blogspot.com.es
http://www.facebook.com/animacioncursos
http://twitter.com/cursosanimacion
Apartado 3049 -36205 VIGO - España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Móvil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03
__

ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE - C.I.F. B-36.968.808 - Inscr. Reg.
Mercantil de Pontevedra, Tomo 3178, Folio 100, Inscripción 1ª, Hoja PO-39662


Documentos relacionados


Documento PDF intervencionenmedioabierto
Documento PDF cursointervencionadolescentes
Documento PDF articuloseducacion
Documento PDF cursoadolescentesriesgo
Documento PDF cursos a distancia toda espana y latinoamerica para educad
Documento PDF cursoprevenciondrogas


Palabras claves relacionadas