Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



PUBLICACIÓN 2011 MINISTERIO DE SANIDAD .pdf



Nombre del archivo original: PUBLICACIÓN 2011 MINISTERIO DE SANIDAD.pdf
Título: FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77
Autor: Paqui

Este documento en formato PDF 1.3 fue generado por QuarkXPress 7.3 / Acrobat Distiller 9.0.0 (Macintosh), y fue enviado en caja-pdf.es el 30/04/2014 a las 03:25, desde la dirección IP 190.15.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 2269 veces.
Tamaño del archivo: 2.5 MB (152 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Fibromialgia

SANIDAD 2011
MINISTERIO DE SANIDAD, POLÍTICA SOCIAL E IGUALDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 2

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Fibromialgia


SANIDAD 2011

MINISTERIO DE SANIDAD, POLÍTICA SOCIAL E IGUALDAD

Página 3

Edita y distribuye:
© MINISTERIO DE SANIDAD, POLÍTICA SOCIAL E IGUALDAD
NIPO CDRom: 860-11-211-1
ISBN: 978-84-7670-717-3
D.L.: M-44759-2011
Imprime: DIN Impresores, S.L.
Cabo Tortosa, 13-15. Pol.Ind Borondo - 28500 - Arganda del Rey (Madrid)
http://publicacionesoficiales.boe.es

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

Fibromialgia


GOBIERNO
DE ESPAÑA

MINISTERIO
DE SANIDAD, POLÍTICA SOCIAL
E IGUALDAD

17:23

Página 5

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 6

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 7

Grupo redactor

• Collado Cruz, Antonio. Especialista en Reumatología. Coordinador de la
Unidad de Fibromialgia. Servicio de Reumatología. Hospital Clínic de
Barcelona.
• Cuevas Cuerda, María Dolores. Jefa de Servicio de Protocolización e Inte­
gración asistencial. Dirección General de Asistencia Sanitaria. Valencia.
• Estrada Sabadell, María-Dolors. Médico especialista en Medicina Pre­
ventiva y Salud Pública. Agència d'Informació, Avaluació i Qualitat en
Salut (AIAQS). Barcelona.
• Flórez García, Mariano Tomás. Jefe de la Unidad de Rehabilitación. Hos­
pital Universitario Fundación Alcorcón. Madrid.
• Giner Ruiz, Vicente. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.
Especialista en Reumatología. Centro de Salud Ciudad Jardín. Alicante.
• Marín López, Josefina. Servicio de Dirección de Programas y Coordina­
ción Asistencial. Murcia.
• Pastor Mira, María Ángeles. Doctora en Psicología. Departamento de
Psicología de la Salud. Universidad Miguel Hernández de Elche. Ali­
cante.
• Rodríguez Ortiz de Salazar, Begoña. Especialista en Medicina Preventi­
va y Salud Pública. Subdirectora General Adjunta de Prestaciones Sani­
tarias MUFACE. Ministerio de Política Territorial y Administración Pú­
blica.
• Sanz Amores, Reyes. Servicio de Calidad y Procesos. Consejería de Salud
de Andalucía. Sevilla.

Coordinación
• Díaz de Torres, Pilar.
• Prieto Yerro, Isabel.
• Subdirección General de Alta Inspección y Cartera de Servicios. Dirección
General de Ordenación Profesional, Cohesión del Sistema Nacional de Sa­
lud y Alta Inspección. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.
• López Rodríguez, Rosa María.
• Observatorio de Salud de las Mujeres. Oficina de Planificación Sanitaria
y Calidad. Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud. Ministerio
de Sanidad, Política Social e Igualdad.

FIBROMIALGIA

7

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 8

Apoyo administrativo
• García Martín, Ángel. Subdirección General de Alta Inspección y Carte­
ra de Servicios. Dirección General de Ordenación Profesional, Cohesión
del Sistema Nacional de Salud y Alta Inspección. Ministerio de Sanidad,
Política Social e Igualdad.

Revisores
• Calvo Sáez, José Ignacio. Médico especialista en Anestesiología y Reani­
mación. Jefe de Sección de la Unidad del Dolor del Complejo Hospitala­
rio de Navarra.
• Condón Huerta, Mª Jesús. Médica especialista en Rehabilitación. Jefa del
Servicio de Rehabilitación del Complejo Hospitalario de Navarra.
• Fuster i Culebras, Juli M. Director General de Planificación y Financia­
ción. Consejería de Salud y Consumo del Gobierno de las Illes Balears.
• Gorriz Herranz, Francisco. Psicólogo Clínico. Clínica de Rehabilitación
de la Dirección de Salud Mental del Servicio Navarro de Salud-Osasun­
bidea.
• Lasanta Sáez, Mª José. Directora de la Agencia Navarra de la Salud. De­
partamento de Salud del Gobierno de Navarra.
• Loza Cortina, Eduardo. Médico especialista en Reumatología. Jefe de
Sección de Reumatología del Complejo Hospitalario de Navarra.
• Nuin Villanueva, María Ángeles. Médica especialista en Medicina Fami­
liar y Comunitaria y en Medicina Preventiva y Salud Pública. Jefe de Sec­
ción de Evaluación y Calidad Asistencial de la Dirección de Atención
Primaria de Navarra.
• Puente García, Justo. Jefe de Área de Gestión de Responsabilidad Sani­
taria. Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA).
• Rodríguez Garavano, María Graciela. Bioquímica y Analista Clínica.
Agència d'Informació, Avaluació i Qualitat en Salut (AIAQS). Barcelona.
• Tiberio López, Gregorio. Médico especialista en Medicina Interna. Com­
plejo Hospitalario de Navarra.

Sociedades científicas
• Instituto Médico Valenciano (Federación de Sociedades Científicas de la
Comunidad Autónoma Valenciana).
• Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

8

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77






17/11/11

17:23

Página 9

Sociedad Española de Psiquiatría (SEP).
Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF).
Sociedad Española de Reumatología (SER).
Sociedad Española para el avance de la Psicología Clínica y de la Salud
Siglo XXI (SEPCyS).

Asociaciones de afectados
















Confederación Nacional de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica.
Plataforma Nacional para la FM, SFC, SQM, Reivindicación de derechos.
Asociación de Afectados de Fibromialgia de La Ribera (ADAFIR).
Asociación de Ayuda a Familiares y Enfermos de Fibromialgia de Elche
(AFEFE).
Asociación de Fibromialgia de Alcoy (ASFIAL).
Asociación de Fibromialgia de la Comunidad de Madrid (AFIBROM).
Asociación de Fibromialgia de la Safor. Oliva (AFISA).
Asociación de Fibromialgia de Navarra (AFINA).
Asociación de Fibromialgia y A
stenia Crónica de San Vicente
(AFACSV).
Asociación de Fibromialgia y Fatiga crónica de la Vall de Albaida. Ontin­
yent (AFIVA).
Asociación de Fibromialgia y Fatiga crónica de Marina Alta. Denia
(AFIMA).
Asociación de Fibromialgia y Fatiga crónica de Torrevieja (ASIMEPP).
Asociación de Niños y Afectados por Fibromialgia, Síndrome de Fatiga
Crónica y Sensibilidad Química Múltiple (ANAFIQ).
Asociación Navarra de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica (FRIDA).
Asociación Valenciana de Afectados de Fibromialgia (AVAFI).

FIBROMIALGIA

9

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 10

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 11

Índice
Presentación

13


Abreviaturas

15


Glosario

17


1.
2.
3.
4.
5.

6.

7.

8.

Introducción
Objetivos
Metodología
Mecanismos fisiopatológicos de la Fibromialgia
Diagnóstico

19

21

23

25

29


5.1.
5.2.
5.3.
5.4.

29

30

30

34


Anamnesis
Exploración física
Criterios diagnósticos
Diagnóstico diferencial y de las comorbilidades

Estrategias terapéuticas

35


6.1.
6.2.
6.3.
6.4.
6.5.
6.6.

35

36

42

49

52

52


Información y educación del paciente
Tratamiento farmacológico
Tratamiento rehabilitador y físico
Tratamiento psicológico
Tratamiento combinado multicomponente
Terapias naturales

Impacto de la Fibromialgia

59


7.1.
7.2.
7.3.
7.4.

59

63

64

65


Impacto sobre el estado de salud
Impacto familiar
Impacto laboral
Impacto sobre el sistema sanitario

Estrategia de atención del paciente con Fibromialgia

67


8.1. Consideraciones generales
8.2. Manejo práctico

67

69


Conocimiento y actitud social ante la Fibromialgia

75


10.

Fibromialgia y género

77


11.

Necesidades detectadas y recomendaciones

79


12.

Anexos

83


13.

Bibliografía

9.

Resumen operativo

FIBROMIALGIA

123

141

11

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 12

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 13

Presentación

En el año 2003 el entonces Ministerio de Sanidad y Consumo publicó un
documento sobre Fibromialgia en el que se recogían directrices acerca de
su diagnóstico y tratamiento con la finalidad fundamental de difundirlo en­
tre profesionales sanitarios, principalmente médicos de familia, y de esta
forma contribuir a un mejor conocimiento de la Fibromialgia.
Desde entonces y como consecuencia de las demandas de los colecti­
vos de pacientes con Fibromialgia sobre la necesidad de difundir informa­
ción sobre diagnóstico, tratamiento y otros aspectos relacionados con esta
patología, se ha realizado una amplia distribución del citado documento,
tanto a profesionales sanitarios como a todas aquellas asociaciones y orga­
nismos que lo han venido demandando.
Dado el tiempo transcurrido desde la publicación del documento, la Co­
misión de Prestaciones, Aseguramiento y Financiación, dependiente del Con­
sejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, acordó en el año 2009 revi­
sar su contenido con el fin de actualizarlo y adaptarlo a los últimos avances en
la evidencia científica sobre tratamiento y diagnóstico de esta patología.
Para llevar a cabo esta revisión, al igual que se hizo para elaborar el
documento inicial, se ha creado un Grupo de trabajo formado por personas
expertas nombradas por las Comunidades Autónomas, Mutualidades y el
propio Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, coordinado por la
Dirección General de Cohesión, Ordenación Profesional y Alta Inspección.
El texto elaborado por este Grupo de trabajo posteriormente ha sido so­
metido a revisión externa y al criterio de las Sociedades Científicas más invo­
lucradas en el manejo de esta patología, así como de las Asociaciones de Pa­
cientes implicadas, con el fin de disponer de un documento ampliamente
consensuado.
La actualización del documento ha puesto en evidencia la controver­
sia e incertidumbres existentes entre los profesionales sanitarios sobre la
aceptación de la Fibromialgia como una enfermedad con una fisiopatología
diferenciada. No obstante, no se puede negar la existencia de personas con
dolor crónico musculoesquelético generalizado cuyo problema de salud re­
quiere enfocar la actuación sanitaria de tal forma que reciban una atención
basada en el consenso y en la mejor evidencia científica disponible.
Se ha cuidado especialmente que el documento tuviera un enfoque inte­
gral, incluyendo los diferentes aspectos a considerar en el abordaje de pacien-

FIBROMIALGIA

13

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 14

tes con Fibromialgia, desde su diagnóstico y tratamiento hasta el impacto so­
bre el estado de salud, la familia, el sistema sanitario y el impacto laboral.
Por otra parte, el Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud
señala la preocupación por el fomento de la equidad, que permita garantizar
una atención sanitaria adecuada, planteando entre otras acciones priorita­
rias, promover el conocimiento sobre las desigualdades de género en salud
y fortalecer el enfoque de género en las estrategias sanitarias.
La evidencia creciente en todos los campos de la investigación en salud
(concerniente tanto a los mecanismos biomédicos como a los psicosociales)
en cuanto a cómo los factores de riesgo, la manifestación clínica, las causas,
consecuencias y tratamiento de las enfermedades pueden diferir entre hom­
bres y mujeres, hace necesario que la prevención, el tratamiento, la rehabilita­
ción, la asistencia sanitaria y la promoción de la salud necesite ser adaptada
de acuerdo con las necesidades diferenciadas de mujeres y hombres.
La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mu­
jeres y hombres, en su artículo 27, recoge los principios básicos para la integra­
ción del principio de igualdad en las estrategias y programas de salud que de­
berán tener en cuenta en su formulación, desarrollo y evaluación las distintas
necesidades de mujeres y hombres y proporcionar las medidas e intervencio­
nes adecuadas para abordarlas (objetivos, actuaciones e indicadores).
Por este motivo, y considerando que la Fibromialgia presenta en la ac­
tualidad un mayor número de casos diagnosticados en mujeres respecto a
hombres, este documento ha intentado recoger la perspectiva de género a
lo largo de su redacción, entendiendo que para un adecuado abordaje de la
misma, es necesario desde la investigación de la enfermedad al diseño de
programas y las correspondientes intervenciones sanitarias tener en cuenta
el género como eje de análisis de desigualdad evitable, corrigiendo de esta
manera los posibles sesgos que puedan transcender a la atención sanitaria.
Por último, señalar que este texto basado en la mejor evidencia cientí­
fica disponible y en el consenso entre personas expertas pretende ofrecer
un mejor conocimiento de la Fibromialgia, así como unas pautas comunes
de actuación en el Sistema Nacional de Salud para una atención sanitaria
más equitativa y de mayor calidad a las personas afectadas por esta patolo­
gía y que puedan disfrutar de una mejor calidad de vida.

14

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 15

Abreviaturas

5-HIAA
5-HTRP
ACR
AINE
AP
BDI
BPI
CADC
CIE
CHEPS
EAV/EVA
ECCA
EMDR
EMT
EPISER

Precursores del ácido 5-hidroxiindolacético
Precursores de l-5-hidroxitriptófano
American College of Rheumatology
Antiinflamatorio no esteroideo
Atención primaria
Beck Depression Inventory
Brief Pain Inventory
Cuestionario de Autoeficacia en el Dolor Crónico
Clasificación Internacional de Enfermedades
Contact Heat Evoked Potential Stimulator
Escala Análogo Visual/ Escala Visual Analógica
Ensayos Clínicos con Grupo Control y Aleatorizados
Eye Movement Desensitization and Reprocessing
Estimulación Magnética Transcraneal
Estudio de Prevalencia de enfermedades reumáticas en la
población española
FHAQ
Fibromyalgia Health Assessment Questionnaire
FIQ/CIF
Fibromyalgia Impact Questionnaire / Cuestionario de Impac­
to de la Fibromialgia
FIS
Fatigue Impact Scale
FM
Fibromialgia
GABA
Ácido gamma-aminobutírico
GC
Glucocorticoides
HADS/HAD Hospital Anxiety and Depression Scale / Escala Hospitala­
ria de Ansiedad y Depresión
HAMD
Hamilton Rating Scale for Depression
HAQ
Health Assessment Questionnaire
IASP
Asociación Internacional para el Estudio del Dolor
ICAF
Índice combinado de Afectación de enfermos con Fibromialgia
IMAO
Inhibidores de la monoaminooxidasa
ISRS
Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina
MASQ
Multiple abilities self-report questionnaire
MOS
Medical Outcome Study
MPHG
Metaencefalina-Arg-Phe
OMERACT Outcome Measures in Rheumatoid Arthritis Clinical Trials
OMS
Organización Mundial de la Salud
QST
Quantitative Sensory Testing (Exploración cuantitativa sensorial)
SF-36
Short Form-36 (Cuestionario de Calidad de vida)
SIGN
Scottish Intercollegiate Guidelines Network
SNS
Sistema Nacional de Salud

FIBROMIALGIA

15

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

TCC
TCO
TENS
VSG

16

17/11/11

17:23

Página 16

Terapia cognitivo-conductual
Terapia conductual operante
Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation (Estimulación
nerviosa transcutánea)
Velocidad de sedimentación globular

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 17

Glosario
Alodinia: Dolor producido por un estímulo que normalmente no causa dolor.
Autoeficacia: Creencia sobre las capacidades que se poseen para realizar las
conductas necesarias que permitan alcanzar una determinada meta. En su
medición en el contexto del dolor, se identifican tres componentes: Autoefi­
cacia en el manejo del dolor (capacidad percibida para controlar el dolor),
autoeficacia en el funcionamiento físico (capacidad percibida para realizar
actividades que requieren esfuerzo físico) y autoeficacia en el manejo de
otros síntomas (capacidad percibida para controlar otros síntomas asocia­
dos a un problema de dolor crónico).
Catastrofismo: Orientación cognitivo-afectiva negativa y desproporcionada
en el procesamiento de los estímulos. En su medición en el contexto del do­
lor, se identifican tres componentes: rumiación (no poder parar de pensar
sobre el dolor), magnificación (amplificación de las propiedades amenazan­
tes del dolor) e indefensión (estimación de no poder hacer nada para modi­
ficar el dolor).
Comorbilidad: Presencia de uno o más trastornos (o enfermedades) ade­
más de la enfermedad en estudio, en este caso, la Fibromialgia.
Dolor crónico: Aquel que tiene una duración superior a tres meses.
Dolor generalizado: Cuando existe dolor en alguna región del esqueleto
axial y en, al menos, tres de los cuatro cuadrantes corporales (dividiendo el
cuerpo con una línea vertical longitudinal que separe dos hemicuerpos de­
recho e izquierdo y una línea transversal que pase por la cintura y separe
dos mitades superior e inferior) o, excepcionalmente, sólo dos si se trata de
cuadrantes opuestos respecto a los dos ejes de división corporal.
Ejercicio aeróbico: Es aquel que utiliza grandes grupos musculares invo­
lucrándolos en movimientos repetidos, con aumento de la frecuencia car­
diaca pero sin superar el umbral anaeróbico (hasta 70-85% de la frecuen­
cia cardiaca máxima para la edad). Dentro de los ejercicios aeróbicos se
incluyen ejercicios en carga (caminar, danza...) y en descarga (bicicleta,
natación...).
Resonancia volumétrica: Método de análisis morfométrico, aplicado al teji­
do cerebral, mediante resonancia magnética, que permite evaluar los volú­
menes de las diferentes áreas cerebrales.

FIBROMIALGIA

17

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 18

Sistema nociceptivo: Es el que regula la detección y procesamiento de di­
versos estímulos en forma de sensación dolorosa.
Sumación temporal: Resultado de las respuestas de las fibras nociceptivas
en el asta dorsal medular, dependiente de la frecuencia de la estimulación y
relevante en los fenómenos de sensibilización central del sistema.
Tratamiento multidisciplinar: Atención de una patología con la participa­
ción de un grupo de profesionales de diferentes disciplinas.

18

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 19

1. Introducción

La prevalencia del dolor crónico musculoesquelético generalizado o extenso
en la población general se estima en 10-15% según un estudio reciente
realizado en diversos países europeos1. En España, en el estudio EPISER
20002, 3, 4, una de las encuestas poblacionales más amplias publicadas, el 8,1%
de las personas encuestadas refería dolor musculoesquelético generalizado el
día de la entrevista y un 5,1% del total cumplía requisitos para considerarlo
crónico (duración superior a 3 meses). La mayor parte de estos pacientes
presentaban dolor a la palpación en varias zonas del cuerpo. Cuando además
del dolor generalizado durante al menos tres meses, una presión moderada en
la exploración física desencadena dolor en más de 11 puntos, sobre 18
previamente definidos, se ha consensuado que el paciente cumple criterios de
Fibromialgia (FM). En el estudio EPISER esto sucedía en el 2,4% de la
población española, con un claro predominio en mujeres (4,2% frente al 0,2%
en hombres) y un pico de prevalencia entre 40 y 49 años.
El término FM es el último de diversos nombres utilizados desde el si­
glo XIX, entre los que destacan: Puntos Sensibles, Dolor Muscular, Myitis,
Fibrositis, Fibromiositis Nodular, Reumatismo Psicógeno. Sin embargo, es­
tas denominaciones cayeron en desuso.
En los años 90 la ACR (American College of Rheumatology)5 estable­
ció unos criterios de clasificación basados en la existencia de dolor crónico
generalizado y determinados “puntos dolorosos”, caracterizando el término
FM, que pretende agrupar e identificar un número importante de personas
con necesidad de atención y tratamiento que presentan síntomas similares y
probablemente un proceso fisiopatológico común.
Posteriormente, el término FM ha sido reconocido por la Organiza­
ción Mundial de la Salud (OMS) en 19926 y tipificado en su manual de Cla­
sificación Internacional de Enfermedades: En la CIE-9, 7ª edición 2010, la
FM se clasifica con el código 729.1 que engloba todas las mialgias y miositis
no especificadas y en la CIE-10, versión 2007, se clasifica dentro del
apartado M79 Other soft tissue disorders, not elsewhere classified, con el
código M79.7 Fibromyalgia, incluyendo a su vez: Fibromyositis, Fibrositis y
Myofibrositis. También ha sido reconocido en 1994 por la Asociación Inter­
nacional para el Estudio del Dolor (IASP) con el código X33.X8a7.
La clasificación diagnóstica de pacientes bajo el término FM, si bien
está en constante discusión, ha facilitado la realización de ensayos clínicos y

FIBROMIALGIA

19

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 20

estudios fisiopatológicos que han permitido avanzar y conocer mejor el
problema.
No obstante, la falta de identificación en el momento actual de meca­
nismos fisiopatológicos específicos unido al hecho de que parte de los sínto­
mas de la FM son compartidos con otros procesos de dolor crónico8, 9, 10, ha
llevado a la controversia entre algunos profesionales sobre la aceptación de
la FM como una enfermedad con una fisiopatología diferenciada11, 12, 13, 14.
Actualmente la FM se ha relacionado con los llamados síndromes de sensi­
bilización central15, 16. De hecho, algunos estudios posteriores han cuestio­
nado la especificidad diagnóstica de los puntos dolorosos en la FM y varios
estudios han señalado que estos puntos dolorosos pueden variar con el gra­
do de estrés psicológico14, 17. Incluso la ACR acaba de publicar18 unos Crite­
rios diagnósticos preliminares de FM, que están pendientes de validar, en
los que se abandona el recuento de los puntos dolorosos.
Pese a la controversia, la realidad es que existe un grupo de personas
con un problema de salud con diferentes niveles de afectación y evolución
generalmente crónica, lo que requiere enfocar la actuación sanitaria de tal
forma que reciban una atención integral adecuada a sus necesidades basada
en la mejor evidencia científica disponible y en aquellos aspectos donde
esta sea insuficiente, en el consenso de los expertos.

20

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 21

2. Objetivos

El objetivo de este documento es contribuir a un mayor conocimiento de la
FM por los profesionales sanitarios a través de la elaboración de un texto
basado en la mejor evidencia científica disponible y en el consenso entre
personas expertas. Se pretende ayudar, principalmente a los profesionales
de los equipos de atención primaria, en la toma de las decisiones sobre el
diagnóstico, tratamiento y otros aspectos relacionados con la FM y avanzar
en unas pautas comunes de actuación, contribuyendo a un manejo más efi­
caz de estos pacientes.

FIBROMIALGIA

21

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 22

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 23

3. Metodología
Para la elaboración de este documento se creó un Grupo de trabajo, según
lo acordado en la Comisión de Prestaciones, Aseguramiento y Financiación
en el año 2009, con el fin de actualizar el documento de Fibromialgia publi­
cado por el entonces Ministerio de Sanidad y Consumo en el año 2003. Di­
cho Grupo estaba formado por personas expertas nombradas por las Co­
munidades Autónomas, Mutualidades y el propio Ministerio y coordinado
por la Dirección General de Cohesión, Ordenación Profesional y Alta Ins­
pección.
Para llevar a cabo su cometido el primer paso dado por el Grupo fue
determinar qué apartados debería recoger el documento y responsabilizar
de la redacción inicial de cada uno de ellos a un miembro del Grupo, para
que a partir del primer borrador todos los integrantes del mismo revisaran
el documento completo.
La búsqueda de la evidencia ha sido realizada para cada apartado por
la persona del Grupo responsable de la redacción inicial a través de las
principales fuentes de información: PubMed, Biblioteca Cochrane Plus,
American National Guideline Clearing House (NGC), Scottish Intercolle­
giate Guidelines Network (SGN), Guía Salud, Medline y PsycINFO, EM­
BASE y CINAHL, Índice Médico Español y en dos de las bases de datos
más importantes relacionadas con terapias no farmacológicas: AMED
(Allied and Complementary Medicine) y PEDro (Physiotherapy Evidence
Database). La fecha de búsqueda ha llegado a septiembre de 2010, si bien
tras la revisión externa se ha incluido alguna referencia bibliográfica que al­
canza hasta el año 2011.
Las palabras clave utilizadas han sido: “fibromyalgia”, “fibromyalgia
syndrome”, fibromyalgia combinada con cada una de las siguientes: “al­
ternative therapy”, “behavior therapy”, “brain imaging”, “central sensiti­
zation”, “cognitive therapy”, “controlled trial”, “cryotherapy”, “disabili­
ty”, “drug”, “education”, “electrical stimulation”, “electrophysiology”,
“etiology”, “exercise”, “family impact”, “functional magnetic resonance”,
“genetic association”, “guidelines”, “health care resources utilization”,
“health status”, “hot packs”, “ice packs”, “infrared light”, “laser”, “mag­
netic resonance spectroscopy”, “magnetic therapy”, “management”, “ma­
nipulation”, “massage”, “metaanalysis”, “neuroimage”, “pain mecha­
nisms”, “pain sensitivity”, “pain threshold”, “pathologic processes”,
“pathophysiology”, “pharmacotherapy”, “physical therapy”, “physiothe­

FIBROMIALGIA

23

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 24

rapy”, “positron emission tomography”, “psychology”, “rehabilitation”,
“review”, “sick leave”, “social impact”, “stress”, “temporal summation”,
“TENS”, “treatment”, “ultrasound”, “therapy”, “thermotherapy”, “treat­
ment”.
Otras fuentes documentales utilizadas fueron: El documento sobre Fi­
bromialgia del Observatorio de las Mujeres del Ministerio de Sanidad, Polí­
tica Social e Igualdad19, el documento de consenso de la Sociedad Española
de Reumatología sobre la Fibromialgia20 y otros documentos de consenso21,
22, así como Guías de práctica clínica23 editadas para profesionales en Cana­
dá24, Estados Unidos25, Alemania26 y Europa27. También han sido revisados
los documentos de los diferentes protocolos de atención sanitaria desarro­
llados en España por diversas Comunidades Autónomas como Andalucía28,
Aragón29, Cataluña 30, Extremadura31, 32, 33 y Galicia34. Finalmente, todas las
referencias bibliográficas disponibles en los artículos y demás documentos.
Asimismo, en algún caso se realizó petición directa a autores que están tra­
bajando sobre el uso de recursos sanitarios e impacto laboral y otros aspec­
tos de la FM y al autor responsable de la adaptación castellana de alguno de
los instrumentos de evaluación propuestos.
La formulación de recomendaciones se ha realizado utilizando el sis­
tema SIGN35 (Anexo 1).
Además se incluye un apartado de estrategias de abordaje de los pa­
cientes con FM que se basa en el consenso de los miembros del Grupo so­
bre aquellas recomendaciones de la bibliografía revisada en el documento,
con mayor evidencia y aplicabilidad en la práctica clínica, especialmente en
atención primaria.
Todos los miembros del Grupo han declarado la ausencia de conflictos
relevantes de interés.
Una vez acordado el texto del documento en el seno del Grupo, se so­
metió a revisión externa a través de la Comisión de Prestaciones, Asegura­
miento y Financiación dependiente del Consejo Interterritorial del Sistema
Nacional de Salud (SNS), de forma que los representantes de las Comuni­
dades Autónomas y del Ministerio sometieron el citado documento a revi­
sión por los profesionales que consideraron oportuno. Asimismo se remitió
a las principales Sociedades Científicas implicadas y a diversas Asociacio­
nes de Pacientes involucradas.

24

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 25

4. Mecanismos fisiopatológicos
de la Fibromialgia
No se conoce con exactitud la base fisiopatológica de la FM. No obstante, se
han identificado diferentes factores que se asocian al riesgo de padecerla,
siendo los principales:
a) El sexo: la gran mayoría de las personas con FM son mujeres, en
una proporción aproximada de 9 mujeres por cada varón2, 36.
b) La agregación familiar, detectándose una mayor frecuencia de la
misma entre los familiares de primer grado37.
c) La presencia de otros síndromes de dolor regional crónico como la
cefalea crónica, dolor lumbar crónico, dolor miofascial, dolor pél­
vico, colon irritable, etc.38, con los cuales además existe una co­
agregación familiar39.
d) La presencia de estrés emocional significativo. Todavía desconoce­
mos si la presencia de trastornos o acontecimientos emocionales ac­
túan como factores de riesgo, factores precipitantes y/o desencade­
nantes en el desarrollo o empeoramiento de la FM. El análisis de
acontecimientos emocionales traumáticos40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, y de
trastornos emocionales actuales o en antecedentes48, 49, 50, 51, 52, 53, 54,
ha mostrado resultados contradictorios. Esto puede ser debido a
problemas metodológicos, tipo de muestra estudiada y su contacto
con el sistema sanitario55, 56, 57. Entre los escasos estudios que han
analizado antecedentes y comorbilidad psiquiátrica en personas con
FM procedentes de la comunidad, comparándolas con el resto de la
población destaca el estudio de Raphael y cols58 realizado sobre una
muestra de 11.904 personas. Los autores encontraron que el riesgo
de presentar Trastorno depresivo mayor actual, era tres veces supe­
rior en los pacientes con FM, aunque al analizar la presencia de De­
presión mayor entre los antecedentes no se observaron diferencias.
En cambio, sí que observaron diferencias en el riesgo de tener ante­
cedentes y/o criterios actuales de padecer Trastornos de ansiedad,
Trastornos obsesivo-compulsivos y Trastornos de estrés post-trau­
mático, siendo 5 veces superior en la población con FM. Estos resul­
tados apuntan a que algunos trastornos emocionales pueden ser
más frecuentes en las personas con FM antes de la enfermedad y es­
tar relacionados con la presencia de la misma y no solo con la grave­
dad de los síntomas, el impacto y la consulta médica asociada. En
este sentido, la comorbilidad observada en la agregación familiar

FIBROMIALGIA

25

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 26

entre depresión y FM podría también apuntar a algún factor genéti­
co común37, 59. Por lo tanto, son necesarios estudios de cohortes lon­
gitudinales que aclaren el peso de los factores emocionales crónicos
como factor de riesgo en esta enfermedad.
Profundizando en los mecanismos fisiopatológicos y en consonancia con
la sintomatología y los hallazgos detectados en la exploración física, la nueva
tecnología está permitiendo realizar estudios donde se han encontrado dife­
rencias significativas en el procesamiento del dolor entre pacientes con FM y
personas sanas, poniendo de manifiesto que la principal alteración detectada
en dichos pacientes es una disfunción del sistema nociceptivo, responsable de
la detección de amenazas a través de la elaboración y modulación del dolor, la
activación de los mecanismos de alerta y estrés y las consiguientes respuestas
fisiológicas adaptativas. Este sistema, responsable de la detección de posibles
lesiones y del control de las mismas, responde diferencialmente a estímulos
psico-físicos de diversa índole (mecánicos, térmicos, eléctricos, auditivos y psi­
cológicos anticipatorios), reaccionando de una forma más rápida y mayor para
el mismo nivel de estimulación en pacientes con FM. Estos pacientes detectan
de forma correcta los estímulos pero el umbral de estimulación requerido para
trasladar un estímulo sensorial a una posible amenaza está significativamente
descendido, siendo una de las características principales del proceso neurobio­
lógico en esta enfermedad. El descenso del umbral para el dolor que se produ­
ce en estos pacientes es extenso, como se demuestra en diversos estudios del
umbral en áreas sensibles y no sensibles60, 61.
En los últimos años, mediante exploraciones neurofisiológicas [Con­
tact Heat-Evoked Potential Stimulator (CHEPS), Exploración Cuantitativa
Sensorial (QST)] se ha visto un estado de hiperexcitabilidad central del sis­
tema de transmisión del dolor en las personas con FM, comprobándose un
aumento en la amplitud de los potenciales evocados, un descenso del um­
bral y alteraciones en la habituación recogidos tras un estímulo térmico do­
loroso62, 63, 64. También se ha detectado un descenso del umbral en el reflejo
de flexión nociceptiva65, 66. Ambos hechos, junto a la observación mediante
registros neurofisiológicos de un incremento de los fenómenos de sumación
temporal67, tan importantes en los fenómenos de sensibilización, reafirman
un estado anormal y persistente de sensibilización central en el sistema no­
ciceptivo de las personas con FM68.
Recientemente, los nuevos estudios de neuroimagen, realizados me­
diante la resonancia nuclear magnética funcional, permiten visualizar la ac­
tivación cerebral de las regiones responsables del procesamiento del dolor,
tanto de las áreas emocionales como sensoriales, incluyendo la corteza so­
matosensorial primaria y secundaria, la corteza prefrontal, el lóbulo parietal

26

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 27

inferior, la corteza cingular anterior, la ínsula, el tálamo, los ganglios basa­
les, la amígdala y el cerebelo.
El análisis de la activación de estas áreas cerebrales en personas con
FM, en diversos estudios nacionales e internacionales, ha revelado que pre­
sentan, en comparación con sujetos sanos y ante el mismo nivel de estimula­
ción, una actividad cerebral mayor de estas áreas, y que a la misma percep­
ción subjetiva de dolor, la actividad cerebral se desencadena con estímulos de
intensidad significativamente más reducida69, 70. También se ha observado
que con el mismo estímulo se produce una mayor duración de la actividad en
algunas regiones relacionadas con el procesamiento emocional71. Esta altera­
ción de la actividad del sistema nociceptivo se produce no sólo frente a estí­
mulos transitorios sino también frente a estímulos tónicos72.
Además, es interesante subrayar que dicha hiperactividad nociceptiva no
se produce únicamente con la estimulación, sino que también se observa en
condiciones basales de reposo, como demuestra la observación mediante reso­
nancia espectroscópica de una elevación en las concentraciones de glutamato,
principal neurotransmisor excitatorio, en la ínsula73, en la amígdala74 y en la
corteza cingular75 y confirmando los primeros hallazgos realizados en el líqui­
do cefalorraquídeo de estos pacientes, en los que se había demostrado una ele­
vación no sólo de glutamato76, sino de otros metabolitos excitatorios como la
sustancia P y el factor de crecimiento neuronal77, 78.
Por otra parte, entre las alteraciones detectadas en el sistema nocicep­
tivo de pacientes con FM, además de la hiperexcitabilidad y sensibilización
del mismo, se ha podido comprobar que existe una disminución en la activi­
dad de las respuestas inhibitorias o descendentes que el sistema utiliza para
la modulación y el control del dolor. Estas respuestas inhibitorias, en condi­
ciones fisiológicas, actúan favoreciendo la desaparición del dolor tras la eli­
minación de la amenaza. Así, Rusell y col demostraron una disminución de
metaencefalina-Arg-Phe (MPHG) (metabolito de la norepinefrina) y de
precursores de l-5-hidroxitriptófano (5-HTRP) y ácido 5-hidroxiindolacéti­
co (5-HIAA) en el líquido cefalorraquídeo de los pacientes con FM79. Estos
hallazgos concuerdan con los realizados mediante registros neurofisiológi­
cos que han permitido observar una capacidad disminuida en las respuestas
inhibitorias descendentes80, 81 y con la disminución en la actividad medida
por neuroimagen en las áreas responsables de las mismas (corteza cingular
anterior y sustancia gris periacuductal), a la misma percepción de dolor en
los pacientes frente a controles sanos82.
Dicho estado de sensibilización persistente en el sistema nociceptivo
puede explicar la activación del estado de alerta, la hiperactividad del siste-

FIBROMIALGIA

27

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 28

ma neurovegetativo83 o disfunción autonómica y los cambios a largo plazo
del sistema neuroendocrino84 observados en los pacientes con FM, relacio­
nados con otras manifestaciones clínicas de la enfermedad que acompañan
con frecuencia a la sintomatología dolorosa.
Es interesante también comentar que las primeras exploraciones reali­
zadas sobre la morfología estructural del sistema nociceptivo mediante re­
sonancia volumétrica, ponen de manifiesto que el cambio neuroplástico po­
dría no solo ser funcional, observándose alteraciones volumétricas
especialmente en la corteza cingular, la corteza insular, la amígdala y el
giro-hipocampal85, 86, 87.
En conclusión, los diferentes hallazgos realizados con la nueva tecno­
logía en los pacientes con FM, y las diferencias observadas con respecto a
individuos sanos, aunque subrayan su carácter patológico, no determinan su
especificidad. Algunos estudios parecen aportar que las alteraciones obser­
vadas compatibles con un estado de sensibilización e hiperexcitabilidad
central del sistema nociceptivo no son exclusivas de pacientes con FM, ob­
servándose también en pacientes con dolor crónico, como el dolor lumbar
crónico88, el dolor visceral del colon irritable89, entre otros, reforzándose la
relación fisiopatológica entre estos grupos de pacientes.
Por otra parte, también desconocemos si el proceso de sensibilización
central mantenida y detectada en pacientes con FM puede ser consecuencia
de una estimulación periférica nociceptiva aún no descubierta, lo que deter­
mina la necesidad de seguir explorando y ampliando los estudios fisiopato­
lógicos de esta enfermedad.
Es interesante también subrayar que aunque las principales alteracio­
nes han sido observadas en el procesamiento de los estímulos nociceptivos,
algunas recientes experimentaciones han puesto de manifiesto además una
alteración en las respuestas corticales motoras81 y somato-sensoriales90, pu­
diendo existir una afectación más amplia a nivel central.

28

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 29

5. Diagnóstico

La FM es una afección crónica de etiología desconocida, caracterizada por
la presencia de dolor crónico musculoesquelético generalizado, con bajo
umbral de dolor, hiperalgesia y alodinia (dolor producido por estímulos
habitualmente no dolorosos)29. En estos pacientes, la presencia del dolor
crónico suele coexistir con otros síntomas, fundamentalmente fatiga y pro­
blemas de sueño, pero también pueden estar presentes parestesias, rigidez
articular, cefaleas, sensación de tumefacción en manos, ansiedad y depre­
sión20, 21, 22, problemas de concentración y memoria91. El curso natural de la
FM es crónico, con fluctuaciones en la intensidad de los síntomas a lo largo
del tiempo.
El diagnóstico de la FM es clínico, por la falta de una prueba objetiva y
no se apoya, por tanto, en ninguna prueba analítica, de imagen o anatomo­
patológica específica.

5.1. Anamnesis
El síntoma clave es el dolor generalizado, que se agrava con el estrés, la ac­
tivación emocional, el frío o la actividad física mantenida. El dolor se acom­
paña frecuentemente de rigidez articular matutina, parestesias en manos y
pies, fatigabilidad-astenia y alteraciones del sueño. Otros síntomas que con
frecuencia acompañan a la FM son cefaleas, acúfenos, inestabilidad, altera­
ciones de la concentración o de la memoria, disfunción temporomandibu­
lar, dolor miofascial y clínica compatible con colon irritable. Los pacientes
con FM presentan frecuentemente intolerancia a estímulos, olfativos y au­
ditivos, por lo que se deben recoger las condiciones del entorno que puedan
ser perjudiciales.
Por todo ello tiene gran importancia una anamnesis detallada, que
permita una valoración integral del dolor, la funcionalidad y el contexto psi­
cosocial29.
Es conveniente realizar una anamnesis de los factores psicológicos y
psiquiátricos: antecedentes personales y familiares de trastorno mental;
sintomatología psicopatológica actual; nivel de apoyo social, incluyendo
las relaciones familiares y la repercusión y/o condiciones en la esfera so­
ciolaboral.

FIBROMIALGIA

29

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:23

Página 30

5.2. Exploración clínica
La exploración física detallada y exhaustiva es esencial, tanto para confir­
mar la FM como para descartar otras enfermedades, en especial del sistema
osteoarticular y neurológico. En la FM la movilidad y el aspecto articular
deben ser normales, a menos que coexista con otra enfermedad osteoarticu­
lar de cualquier tipo. Es frecuente encontrar la provocación de dolor a los
estiramientos laterales tanto a nivel cervical como a nivel lumbar92. Tam­
bién en una parte de los pacientes se detecta alodinia dinámica al roce cutá­
neo, generalmente en zona de trapecios, parte proximal de brazos y muslos,
que estas personas definen como una sensación de ardor o escozor, al reali­
zar la estimulación, entre otros signos neurológicos93.
El hallazgo más relevante en pacientes con FM es la detección de un
umbral para el dolor patológicamente descendido para diversas estimula­
ciones, aunque en la práctica clínica se utiliza la estimulación mecánica, me­
diante la comprobación y cuantificación de los puntos sensibles. Es necesa­
rio que la exploración física se haga de forma sistematizada y con precisión,
recomendándose seguir el Manual Tender Point Survey94. Si la exploración
de los puntos sensibles se realiza de forma correcta, la reproducibilidad in­
ter o intra evaluación es buena95, 96.

5.3. Criterios diagnósticos
El diagnóstico de la FM se basa, exclusivamente, en la clínica que manifies­
ta el paciente, que son existencia de dolor y dolor desencadenado mediante
la presión de los puntos sensibles de la FM que fueron establecidos por la
ACR en 19905, ya que, hasta ahora, se carece de datos objetivos analíticos,
de imagen o anatomopatológicos específicos de la FM.
En realidad, la ACR5 estableció unos criterios de clasificación, que se
han utilizado ampliamente para diagnosticar la FM. Estos criterios caracte­
rizan la FM por la presencia conjunta de dos hechos:
1. Historia de dolor generalizado durante, al menos, tres meses y que
está presente en todas las áreas siguientes: lado derecho e izquier­
do del cuerpo, por encima y por debajo de la cintura y en el esque­
leto axial (columna cervical, pared torácica anterior, columna dor­
sal o columna lumbar).
Por tanto, se cumplen las condiciones de dolor generalizado si exis­
te dolor en alguna región del esqueleto axial y en, al menos, tres de
los cuatro cuadrantes corporales (dividiendo el cuerpo con una lí­

30

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 31

nea vertical longitudinal que separe dos hemicuerpos derecho e iz­
quierdo y una línea transversal que pase por la cintura y separe
dos mitades superior e inferior) o, excepcionalmente, sólo dos si se
trata de cuadrantes opuestos respecto a los dos ejes de división cor­
poral.
2. Dolor a la presión de, al menos, 11 de los 18 puntos (nueve pares)
que corresponden a áreas muy sensibles para estímulos mecánicos,
es decir, con bajo umbral para el dolor por estímulos mecánicos61, 97
(Figura 1):
• Occipucio: en las inserciones de los músculos suboccipita­
les (entre apófisis mastoide y protuberancia occipital ex­
terna).
• Cervical bajo: en la cara anterior de los espacios intertrans­
versos a la altura de C5-C7.
• Trapecio: en el punto medio del borde posterior.
• Supraespinoso: en sus orígenes, por encima de la espina de
la escápula, cerca de su borde medial.
• Segunda costilla: en la unión osteocondral.
• Epicóndilo: distal a 2 cm y lateralmente al epicóndilo.
• Glúteo: en el cuadrante supero-externo de la nalga.
• Trocánter mayor: en la parte posterior de la prominencia
trocantérea.
• Rodilla: en la almohadilla grasa medial próxima a la línea
articular.
Figura 1.

FIBROMIALGIA

Localización de los puntos dolorosos en la FM5

31

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 32

Los puntos dolorosos no deben presentar signos inflamatorios. Los pa­
cientes con FM pueden presentar dolor provocado a la presión en otras zo­
nas distintas a las exigidas para el diagnóstico.
La presión digital debe realizarse con una fuerza aproximada de 4
kg que, de forma práctica, suele corresponder al momento en que cambia
la coloración subungueal del dedo del explorador. Para que un punto se
considere «positivo» la persona explorada tiene que afirmar que la pal­
pación es dolorosa. No se considera positiva la palpación sensible. La
presión sobre los «puntos dolorosos» debe efectuarse con los dedos pul­
gar o índice, presionando de forma gradual durante varios segundos, ya
que si la presión es excesivamente breve se puede obtener un falso resul­
tado negativo.
La presencia de dolor generalizado junto con el dolor moderado o in­
tenso a la presión en, al menos, 11 de los 18 puntos valorados, presenta una
sensibilidad diagnóstica del 88,4% y una especificidad del 81,1%5, 98.
Ante la falta de estudios confirmatorios sobre la validez de unos crite­
rios específicos para el diagnóstico de la FM infanto-juvenil, se pueden utili­
zar los criterios ACR 19905 para adultos o los recomendados por Yunus en
198599.
Sin negar alguno de sus méritos, los criterios ACR actualmente
utilizados para el diagnóstico de FM plantean varias limitaciones:
1. se basan exclusivamente en datos subjetivos como son el dolor que
refiere el paciente y el que se desencadena mediante la presión de
una serie de puntos que, obviamente, también dependen de una
percepción subjetiva. Ésta es una limitación inevitable que
comparte con otros cuadros clínicos totalmente aceptados, como
las cefaleas o las neuralgias.
2. el aspecto más criticado es haber seleccionado la presión en puntos
predefinidos como criterio de clasificación. Este rasgo tiene el
mérito de ser un marcador de alodinia, es mucho más frecuente en
la mujer y ha demostrado tener una relación con el estrés
psicológico100.
3. los estudios epidemiológicos demuestran que el número de
localizaciones de dolor y de puntos dolorosos a la presión son
variables y se distribuyen de una forma continua dentro del
espectro de dolor crónico idiopático. Encontramos personas que
refieren dolor en una, dos, tres... o múltiples localizaciones y si
realizamos un examen físico podemos encontrar también dolor en
uno, dos, cuatro, siete... o en los 18 puntos de FM. Es decir, los

32

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 33

criterios de FM lo que hacen es seleccionar al subconjunto de
pacientes con síntomas más intensos: los que tienen más zonas de
dolor y más puntos sensibles a la palpación.
4. el punto de corte para la clasificación es arbitrario. Cada vez se es
menos estricto con este criterio.
5. cuando se publicaron los criterios del ACR se pensaba que las
localizaciones específicas de los puntos dolorosos tenían un
significado especial y se acuñó el término “puntos control” para
describir áreas del cuerpo que no deberían ser dolorosas a la
presión en FM. La sensibilidad dolorosa a la presión se puede
extender a todo el cuerpo y los “puntos control” de umbral más
elevado son con frecuencia también sensibles como los puntos lla­
mados sensibles en la FM17, 101.
Parte de la comunidad científica que está dedicada a FM ha planteado
la necesidad de una revisión de los criterios ACR102, al observar que mu­
chos pacientes con dolor crónico extenso no llegan a cumplir los criterios
diagnósticos actualmente utilizados y probablemente comparten con pa­
cientes que sí los cumplen mecanismos fisiopatológicos y abordajes tera­
péuticos comunes. Este hecho ha impulsado a un grupo de personas exper­
tas a buscar otros criterios que puedan hacer compatible la práctica clínica
con los procesos de investigación14.
Recientemente un grupo de expertos de la ACR18, en respuesta a las
limitaciones señaladas, ha propuesto unos nuevos criterios preliminares de
diagnóstico de la FM. Estos criterios se han obtenido mediante un estudio
comparativo entre un grupo amplio de pacientes diagnosticados de FM y un
grupo control de pacientes con dolor osteoarticular no inflamatorio, de si­
milar edad y sexo. Estos criterios abandonan el recuento de puntos doloro­
sos como elemento fundamental del diagnóstico de FM y contemplan la va­
loración cuantitativa del dolor generalizado y de otras manifestaciones de
la FM como cansancio, sueño no reparador, síntomas cognitivos y síntomas
orgánicos. También es importante señalar que aportan unas escalas de gra­
vedad que facilitan al clínico la evaluación del dolor y el resto de manifesta­
ciones clínicas en cada paciente concreto y el seguimiento de su evolución.
Estos criterios se recogen como Anexo 2.
Se ha observado que con la aplicación de estos nuevos criterios au­
menta el diagnóstico de FM entre pacientes con dolor crónico y que hasta
un 14% de pacientes diagnosticados de FM con criterios ACR 1990 no cum­
plen los nuevos criterios. Se desconoce cómo se comportan los nuevos crite­
rios en otros grupos con dolor regional y psicopatología. Se necesitan, por
tanto, estudios de validación de esta nueva propuesta.

FIBROMIALGIA

33

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 34

De todas formas estos autores18 expresan que los criterios utilizados y
definidos por la ACR en 1990 han sido hasta la actualidad el “patrón oro” y
se deben seguir aplicando para los procesos de investigación y diagnóstico,
por lo que cualquier criterio nuevo definido no debería alejarse de los mis­
mos, al menos mientras no dispongamos de pruebas exploratorias más obje­
tivas o patognomónicas.

5.4. Diagnóstico diferencial
y de las comorbilidades
Como se ha señalado anteriormente, el diagnóstico de FM es clínico, no
apoyándose en ninguna prueba de laboratorio ni hallazgo radiológico espe­
cífico de FM. Actualmente los hallazgos realizados con las nuevas tecnolo­
gías de neuroimagen, en muestras pequeñas de pacientes, están siendo utili­
zados en el ámbito de los procesos de investigación de esta enfermedad.
Sin embargo, es conveniente realizar determinadas exploraciones
complementarias con objeto de descartar la coexistencia de otros procesos
asociados. La valoración de pacientes con FM debe incluir el hemograma, la
bioquímica básica y los reactantes de fase aguda. La petición de otras prue­
bas complementarias debe ser individualizada, en función del cuadro clíni­
co, la exploración física y la sospecha de una enfermedad asociada.
En la Tabla 1 se recogen algunas de las enfermedades que pueden
compartir manifestaciones clínicas con la FM.

Tabla 1. Enfermedades más frecuentes que pueden compartir manifestaciones
clínicas con la FM
Lupus eritematoso sistémico

Miopatía (metabólica o inflamatoria)

Artritis reumatoide

Polimialgia reumática

Espondiloartropatías

Trastorno depresivo mayor

Esclerosis múltiple

Poliartrosis

Hipotiroidismo

Afectaciones musculares por fármacos

Neuropatías periféricas

Hiperparatiroidismo

Alteraciones estructurales mecánicas o
degenerativas del raquis

34

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 35

6. Estrategias terapéuticas

El tratamiento de la FM es sintomático, ya que no se conoce la etiología.
Los tratamientos van encaminados básicamente a disminuir el dolor y la
fatiga, a mejorar el sueño y los niveles de actividad, la adaptación y calidad
de vida de las y los pacientes, así como a mantener la funcionalidad e
incrementar la capacidad de afrontar la enfermedad y mejorar el bienestar
psicológico.

6.1. Información y educación del paciente
La información sobre el diagnóstico, el pronóstico y las alternativas tera­
péuticas es especialmente relevante en las enfermedades crónicas11. Los pa­
cientes bien informados estarán mejor preparados para afrontar su enfer­
medad, clínica y emocionalmente, y minimizar sus consecuencias103.
Aunque algunos profesionales han sugerido que el diagnóstico de FM po­
dría tener efectos negativos, una revisión sistemática con un nivel de evi­
dencia de calidad moderada-buena indica que reduce la presión asistencial
por parte de estos pacientes104. El diagnóstico de FM en personas con dolor
generalizado termina un largo periodo de incertidumbre y desinforma­
ción34.
Hay pocos ensayos clínicos con grupo control y aleatorizados (ECCA)
que analicen de forma aislada la eficacia de la información/educación en
FM. Burchkhard et al105 observaron un incremento del nivel de actividad fí­
sica y una mejoría significativa en la autoeficacia y calidad de vida. Oliver et
al106 describen una disminución del catastrofismo, aunque el resto de varia­
bles no mostró cambios significativos. En un ECCA realizado por Bosch et
al107 en un centro de salud de Barcelona el grupo que recibió 4 sesiones
educativas mejoró significativamente su percepción de calidad de vida res­
pecto al control.
En la mayor parte de los ensayos clínicos la información/educación se aso­
cia con otras intervenciones o forma parte de tratamientos multidisciplinarios.
La combinación de educación y ejercicios parece especialmente eficaz108. Un
ECCA de alta calidad publicado en 2007109 comparó cuatro intervenciones:
ejercicio aeróbico, ejercicios de fortalecimiento, educación y la combinación de
ejercicio aeróbico y educación. La intervención más eficaz de forma aislada fue
el ejercicio aeróbico (disminución de –8,2 puntos en la limitación funcional me­
dida con la escala Fibromyalgia Impact Questionnaire –FIQ– ver punto 7.1). La

FIBROMIALGIA

35

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 36

educación como única intervención tenía un impacto mínimo en la limitación
funcional (–0,3 puntos de reducción del FIQ). Sin embargo, la combinación de
educación y ejercicio era mucho más eficaz (–12,7 de reducción del FIQ) que la
suma de las dos intervenciones de forma aislada.
La mayor parte de las guías de práctica clínica destacan que informar
correctamente, independientemente del nivel de eficacia demostrado en
ECCA, debe ser el primer paso y tiene el nivel máximo de recomendación
por dos poderosos argumentos34: a) desde la perspectiva del paciente, la in­
formación se considera desde hace mucho tiempo un derecho esencial; y b)
desde la perspectiva del profesional, existe la obligación ética de informar
al paciente sobre el diagnóstico y las opciones terapéuticas.
Hay varios factores que complican la tarea de informar y educar co­
rrectamente. La persona con FM suele presentar una sintomatología com­
pleja y desea respuestas a muchas cuestiones. Los medios de comunicación
(revistas, periódicos, televisión, internet …) han provocado un aumento del
interés hacia la FM. Sin embargo, con frecuencia también han contribuido a
crear confusión con afirmaciones pseudocientíficas o carentes de rigor.
Los tres elementos claves para dar una información adecuada son: 1)
dedicar el tiempo suficiente por parte del profesional sanitario; 2) tener cla­
ros cuáles son los principales mensajes o contenidos que hay que transmitir.
Si el paciente desea más información hay que facilitarle acceso a fuentes de
información contrastada y de calidad; y 3) utilizar estrategias eficaces de co­
municación110. Ver punto 8.2.1.
El paciente debe ser informado desde el principio sobre las característi­
cas de la FM, desdramatizando la evolución, aportando expectativas positivas
y potenciando su colaboración con las terapias mediante la confianza en una
probable mejoría. Es aconsejable en muchos casos informar e incluir en este
proceso, si el afectado así lo quiere, a la familia, especialmente a la pareja.
La información/educación debe ser un componente esencial y prioritario del tratamiento
de la FM. Grado D.

6.2. Tratamiento farmacológico
No hay ningún fármaco aprobado por la Agencia Española de Medicamen­
tos y Productos Sanitarios ni por la Agencia Europea de Medicamentos

36

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 37

con indicación específica para FM. Sólo unos pocos fármacos han demos­
trado eficacia de forma consistente en ECCA en algunos de los síntomas
de la FM.
Se describen las principales alternativas:

6.2.1. Antidepresivos
Varios metaanálisis111, 112, 113, 114, 115 que analizan la eficacia de los antidepre­
sivos en FM apoyan su utilidad, principalmente la del antidepresivo tricícli­
co amitriptilina. En 2009 Haüser et al114 publican un metaanálisis de alta ca­
lidad donde sólo se seleccionaron los ECCA que comparaban la eficacia de
los antidepresivos con placebo. Los autores concluyen que hay una eviden­
cia fuerte de la eficacia de los antidepresivos en la reducción del dolor, las
alteraciones del sueño, la depresión y la calidad de vida. Tras analizar de
forma independiente la eficacia de los diferentes antidepresivos llegan a las
siguientes conclusiones: 1) la amitriptilina muestra una dimensión del efec­
to (effect size) grande en la reducción del dolor, la fatiga y la alteraciones
del sueño; 2) los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina tie­
nen una dimensión del efecto pequeña en la reducción del dolor; 3) los inhi­
bidores mixtos de la recaptación de serotonina y noradrenalina demostra­
ron eficacia en la reducción del dolor, las alteraciones del sueño y la
depresión con una dimensión del efecto pequeña; 4) en los escasos ensayos
clínicos realizados con los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO),
estos mostraron una reducción del dolor con una dimensión del efecto mo­
derada. Algunos antidepresivos, como el citalopram y la nortriptilina, no
demostraron superioridad sobre el placebo.
Sólo de tres antidepresivos se habían realizado, al menos, 3 ECCA
comparados con placebo: amitriptilina116, 117, 118, 119, 120, 121, 122, fluoxetina120,
123, 124, duloxetina125, 126, 127 que son los que se describen a continuación:
a) Amitriptilina. Las dosis utilizadas en los estudios (entre 12,5 y 50
mg al día) son mucho menores que las utilizadas para tratar la
depresión, lo que sugiere que el efecto analgésico es inde ­
pendiente del efecto antidepresivo. Un metaanálisis publicado en
2008113 sobre la eficacia de los antidepresivos en FM también
destaca que la amitriptilina a dosis de 25-50 mg/día reduce el
dolor, la fatiga, la depresión y mejora el sueño y la calidad de vida.
Un metaanálisis específico de la eficacia de la amitriptilina en
FM115 localizó 10 ECCA y señala que, a la dosis de 25 mg/24 horas,
es superior al placebo en los resultados sobre el dolor, la fatiga, el

FIBROMIALGIA

37

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 38

sueño y la impresión global del médico y del paciente. Una
limitación de los estudios es que no hay seguimiento a mediolargo plazo.

La amitriptilina reduce el dolor, la fatiga, mejora el sueño y produce una sensa­
ción global de mejoría desde la perspectiva del médico y del propio paciente,
por lo tanto, puede recomendarse para el tratamiento de estos síntomas en pa­
cientes con FM. Grado A.

b) Duloxetina. Posteriormente al metaanálisis de Haüser et al114 se ha
publicado un nuevo ECCA sobre duloxetina comparada con
placebo128, una revisión de la colaboración Cochrane129 y una
síntesis de 4 ECCA comparados con placebo130. La conclusión final
de los 5 ensayos clínicos existentes es que la duloxetina a 60 mg/día,
por vía oral, es superior al placebo en relación a la disminución del
dolor y a la mejora de la limitación funcional a corto y medio plazo.
La duloxetina reduce el dolor, mejora el sueño, el estado de ánimo, la calidad
de vida y la capacidad funcional, por lo tanto, puede recomendarse para el tra­
tamiento de estos síntomas en pacientes con FM. Grado A.

c) Fluoxetina. Los 3 ECCA en los que se compara con placebo tienen
diseños y resultados diferentes. Wolfe F et al123 comparan la
administración de 20 mg de fluoxetina con placebo y no
observaron diferencias. Goldenberg et al120 observan una mejoría
significativa con la combinación de 20 mg de fluoxetina y 25 mg de
amitriptilina al compararla con ambos fármacos de forma aislada y
con placebo. Arnold LM et al124 utilizan dosis flexibles de
fluoxetina en un ECCA doble ciego. Con una dosis media de 45 ±
25 mg al día observan una mejoría significativa en el dolor, la
limitación funcional, la fatiga y la depresión.

La evidencia sobre el efecto de la fluoxetina sobre el dolor, el sueño y la fatiga
en pacientes con FM es controvertida y parece eficaz en depresión y limitación
funcional, siendo necesario confirmar el potencial beneficio de este principio
activo, antes de recomendarlo en la práctica clínica habitual, cuando se utiliza
como único fármaco. Grado B.

38

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 39

También se han publicado ECCA sobre milnacipram131, 132 un fármaco
aún no comercializado en España y que muestra resultados positivos sobre
el dolor y la limitación funcional.

6.2.2. Ciclobenzaprina
Aunque la ciclobenzaprina se suele clasificar como un relajante muscular,
su estructura química es muy similar a la del antidepresivo tricíclico
amitriptilina (sólo se diferencian en un doble enlace). En 2004 Tofferi et
al133 publicaron un metaanálisis sobre la eficacia de la ciclobenzaprina en
FM. Localizaron 5 ECCA y observaron una mejoría importante en el
sueño. El dolor mejoraba a corto plazo (sobre todo a la cuarta semana),
posteriormente el efecto disminuía. Las dosis utilizadas en los ECCA eran
variables (10-40 mg). Por su efecto sedante se recomienda la
administración de la dosis principal o con frecuencia única, 2-3 horas
antes de acostarse.
La ciclobenzaprina reduce el dolor a corto plazo y mejora el sueño, por lo tanto, puede re­
comendarse para el tratamiento de estos síntomas en pacientes con FM. Grado A.

6.2.3. Pregabalina
La pregabalina es un análogo del ácido gamma-aminobutírico (GABA).
Aunque su mecanismo de acción no está aún claro, disminuye la
excitabilidad neuronal central al unirse a una subunidad auxiliar de los
canales de calcio dependientes del voltaje en las neuronas del sistema
nervioso central. Una revisión Cochrane134 afirma que es eficaz en FM. Dos
metaanálisis recientes135, 136 localizaron cinco ECCA que comparan
pregabalina con placebo. Ambos metaanálisis concluyen que existe una
fuerte evidencia de eficacia en la reducción del dolor y en la mejoría del
sueño y la calidad de vida. Se observó, además, una disminución en la
ansiedad y la fatiga pero la magnitud del efecto era pequeña. No se
observaron diferencias en la depresión. Un ECCA137 de 6 meses de
duración analizó, en 1.051 pacientes que inicialmente respondieron a
pregabalina, si la duración del efecto se mantenía en el tiempo. Al final del
estudio el 68% de los tratados con pregabalina comparados con el 39% de
los tratados con placebo, mantuvieron la respuesta terapéutica en relación a
la mejora del dolor, las alteraciones del sueño, la fatiga y el nivel funcional.

FIBROMIALGIA

39

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 40

En ensayos clínicos las dosis media que se han mostrado eficaces son 300 o
450 mg/día, pero en la clínica se inicia el tratramiento con dosis menores y
según tolerancia y efecto clínico.
La pregabalina reduce el dolor y mejora el sueño y la calidad de vida, por lo tanto, puede
recomendarse para el tratamiento de estos síntomas en pacientes con FM. Grado A.

6.2.4. Tramadol
Este fármaco tiene una débil actividad agonista sobre los receptores
opioides µ pero, además, es un inhibidor mixto de la recaptación de
serotonina y noradrenalina. Un ECCA doble ciego y comparado con
placebo138 analizó la eficacia de una combinación de tramadol (37,5 mg)
y paracetamol (325 mg) en 315 pacientes con FM. Los que tomaron
tramadol más paracetamol (4.0 ± 1,8 cp/día) fue más probable que
continuaran el tratamiento y mejorasen el dolor y la limitación
funcional. Sin embargo, al final del ensayo, la diferencia en la puntuación
media de una escala analógica visual de dolor de 100 mm fue de sólo 12
mm (53 mm frente a 65 mm en el grupo placebo). Otros dos ECCA de
baja calidad también mostraron superioridad de tramadol sobre el
placebo139, 140.
Hay moderada evidencia sobre el efecto del tramadol para el manejo del dolor como fár­
maco único o combinado con el paracetamol. Grado B.

6.2.5. Paracetamol
El paracetamol es el fármaco más utilizado en FM. Wolfe et al141 observan
que el 75% de pacientes tomaban paracetamol y sólo el 27% lo consideraba
totalmente ineficaz. En un reciente estudio sobre 2.596 pacientes con FM142
el paracetamol era el fármaco más utilizado (el 94% lo habían tomado algu­
na vez en su vida). El 36% de pacientes consideraba que el paracetamol les
había sido útil.
Aunque no hay ningún ECCA comparado con placebo que analice la eficacia del parace­
tamol en FM, parece razonable la utilización de este fármaco por razones de tolerancia y
seguridad. Grado D.

40

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 41

6.2.6. Antiinflamatorios
Glucocorticoides
Ningún ECCA ha demostrado su eficacia en FM. El corticosteroide predni­
sona no se mostró eficaz en un ensayo clínico143, por lo que los corticoides
no se recomiendan en el tratamiento de la FM.
No se recomiendan los glucocorticoides para el tratamiento de los síntomas de la FM ya
que ningún estudio avala su eficacia en este trastorno y, además, en tratamientos conti­
nuados la aparición de efectos secundarios es frecuente. Grado D.

Antiinflamatorios no esteroideos (AINE)
En un ECCA 600 mg de ibuprofeno cada 6 horas no fue más eficaz que el
placebo144. Sin embargo, varios estudios han señalado la posible utilidad de
combinar ibuprofeno o naproxeno con amitriptilina, ciclobenzaprina o ben­
zodiacepinas145, 146, 147. Algunos autores creen que sólo deberían utilizarse
cuando se sospecha la existencia de posibles generadores de dolor periféri­
co incluyendo artrosis y dolor de partes blandas148.

No hay evidencia de que los AINE (naproxeno e ibuprofeno) sean efectivos cuando se ad­
ministran solos en pacientes con FM, aunque pueden ser útiles como adyuvantes analgé­
sicos cuando se combinan con antidepresivos tricíclicos, ciclobenzaprina o benzodiacepi­
nas. Grado D.

6.2.7. Otros
Hay un conjunto de fármacos que han demostrado eficacia en, al menos, un
ECCA y que podrían considerarse como alternativas en casos selecciona­
dos: gabapentina149, pramipexol150, oxibato sódico151, hormona del creci­
miento152, 153 o nabilona154, 155.

Son necesarios más estudios para corroborar el beneficio de gabapentina, pramipexol,
oxibato sódico, hormona del crecimiento o nabilona y no se recomienda su uso en la
práctica clínica habitual para el tratamiento de los síntomas de la FM. Grado C.

FIBROMIALGIA

41

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 42

Por otra parte faltan estudios controlados de calidad en relación al uso de
opioides mayores, la ketamina, la lidocaína y el cannabis en pacientes con FM.
No hay suficiente evidencia para recomendar los opioides mayores, la ketamina, la lidocaí­
na y el cannabis para el tratamiento de los síntomas de la FM. Grado D.

6.3. Tratamiento rehabilitador y físico
Se han publicado numerosas revisiones que analizan la eficacia de los
tratamientos no farmacológicos156, 157, 158, 159, 160, 161, 162, 163, 164. Todas
coinciden en que los programas de ejercicios son la intervención no
farmacológica más y mejor estudiada. Para el resto de intervenciones
(agentes físicos, terapia manual...) se dispone de menos información y de
menor calidad.

6.3.1. Programas de ejercicios físicos
Existe un acuerdo prácticamente unánime en que los programas de
ejercicios deben ser una de las recomendaciones básicas en pacientes con
FM. Se deben valorar fundamentalmente tres alternativas:
1. Ejercicios aeróbicos. Utilizan grandes grupos musculares
involucrándolos en movimientos repetidos, con aumento de la
frecuencia cardiaca pero sin superar el umbral anaeróbico (hasta
70-85% de la frecuencia cardiaca máxima para la edad). En los
pacientes con FM es necesario comenzar con una intensidad de
entrenamiento menor (del 60-75% de la frecuencia cardiaca
máxima) y una frecuencia mayor, para que una vez adaptados a la
práctica de ejercicio pueda incrementarse la intensidad y disminuir
la frecuencia. Entre ellos se incluyen ejercicios en carga (caminar,
danza) y en descarga (bicicleta, natación...);
2. Ejercicios de fortalecimiento muscular. Pretenden mejorar la fuerza,
resistencia y potencia muscular realizando contracciones
musculares contra determinadas resistencias como bandas
elásticas, pesas o el propio peso del paciente;
3. Ejercicios de estiramiento o flexibilidad. Su objetivo es mejorar la
flexibilidad muscular y de los tejidos blandos.
Se han publicado varias revisiones sistemáticas que analizan la eficacia
de los programas de ejercicios, bien de forma aislada165, 166, 167, 168, 169, 170 o

42

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 43

combinados con otras formas de intervención171, 172. Todas concluyen que hay
evidencia moderada-fuerte de que el ejercicio mejora algunos parámetros de
resultado. Probablemente la revisión de más alta calidad metodológica es la
realizada por la Colaboración Cochrane, cuya última actualización se publicó
en 2007166. Concluyeron que hay evidencia moderada, basada en 6 ECCA, de
que a corto plazo (6-23 semanas) el ejercicio aeróbico mejora el dolor, la
sensación global de bienestar, la función física y tiene un pequeño efecto, que
no alcanza significación estadística, en la sensibilidad dolorosa a la presión. El
efecto sobre la depresión era conflictivo con estudios que mostraban mejoría
y otros que no observaban cambios. La fatiga no se modificaba. La evidencia
sobre el efecto de los ejercicios de fortalecimiento era limitada, basada en dos
ECCA, pero mostraba una mejoría significativa en el dolor, la sensación
global de bienestar, medidas de función física, sensibilidad dolorosa a la
presión y depresión.
En una revisión de 2009165, se localizaron 18 ECCA publicados
posteriormente a la revisión Cochrane y que confirman que ejercicios de
baja intensidad e individualizados, de diferentes tipos, pueden mejorar la
función y reducir los síntomas.
Finalmente en un reciente meta-análisis en 2010173 sobre 28 ECCA
comparando ejercicio aeróbico con controles y 7 ECCA comparando
diversos tipos de ejercicio entre sí, en un total de 2.494 pacientes, las
conclusiones del mismo es que el ejercicio aeróbico reduce el dolor, la fati­
ga, la depresión, las limitaciones de la calidad de vida relacionada con la sa­
lud y las condiciones físicas después del tratamiento.
Actualmente se acepta que la ventana terapéutica es estrecha:
demasiado ejercicio produce un aumento de los síntomas y demasiado poco
es inadecuado para obtener resultados. Aunque aún no se conoce la dosis
óptima de ejercicios y la forma más correcta de aplicarlo sí es posible
proponer un conjunto de recomendaciones sobre las principales
características que deben cumplir:
Tipo de ejercicio. Las únicas conclusiones basadas en evidencia de
calidad moderada-alta se refieren al ejercicio aeróbico. Los datos sobre
ejercicios de fortalecimiento también sugieren que puede ser una buena
alternativa, pero son más limitados y basados en estudios de peor calidad.
Es necesario subrayar la falta de evidencia sobre la eficacia de los ejercicios
de flexibilidad o estiramientos, muy extendidos en la práctica, por lo que no
hay argumentos para recomendar los ejercicios de flexibilidad de forma
aislada. Sólo unos pocos estudios han comparado entre sí diferentes tipos
de ejercicio en FM. El ejercicio aeróbico fue claramente superior a los

FIBROMIALGIA

43

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 44

ejercicios de flexibilidad en dos estudios174, 175 y de forma menos
concluyente en otro176. Un trabajo reciente comparó ejercicio aeróbico y de
fortalecimiento y no observó diferencias177. Los ejercicios realizados en
piscina terapéutica suelen ser bien tolerados y también parecen eficaces a
corto plazo. No han demostrado superioridad sobre los ejercicios fuera del
agua178, 179, 180.
Un reciente ECCA181 realizado con plataforma vibratoria de baja
frecuencia observa un beneficio sobre el balance funcional de los pacientes
con FM, apuntando a la necesidad de profundizar la investigacion en este
campo.
En resumen, las tres opciones principales son: ejercicios aeróbicos
(evitando actividades de alto impacto como carreras o saltos), ejercicios de
fortalecimiento o programas mixtos que combinan ambas opciones.
Tolerancia. Para que un programa de ejercicios sea eficaz un requisito
esencial es que el paciente lo tolere y lo realice. Muchos pacientes temen
que el ejercicio empeore los síntomas. Este temor parece justificado. La
fatiga muscular rápida y la intolerancia a diversos tipos de ejercicio es un
síntoma frecuente en FM182. Un análisis de 46 EC167concluyó que la
intensidad inicial debe ser inferior a la recomendada para la población
general, ya que si no el número de abandonos es muy alto. Posteriormente
debe irse incrementando hasta llegar a un nivel de intensidad moderado.
Adhesión a medio-largo plazo. Es uno de los grandes problemas. Si el
paciente con FM deja de realizar los ejercicios o no incrementa su nivel de
actividad física, los efectos conseguidos se pierden pronto. Afortunadamente
varios estudios sobre ejercicio aeróbico demuestran que es posible conseguir
un efecto a medio-largo plazo. Varios autores183, 184, 185 refieren que la mejoría
en varios parámetros de resultado se mantenía a los 6 y 12 meses. El
cumplimiento a medio-largo plazo es difícil, pero debe ser un objetivo
prioritario y se deben introducir estrategias para facilitarlo176, 186. Las
posibilidades aumentan cuando médicos y pacientes están de acuerdo con los
objetivos, existe una comunicación abierta y se abordan los temores y las
expectativas. Poder realizar el ejercicio sin un incremento significativo del
dolor aumenta la autoeficacia y las posibilidades de que el paciente continue
realizándolos en el futuro. Hay que intentar que el ejercicio resulte agradable,
sea simple y que el paciente lo pueda incorporar en su rutina diaria. Los
ejercicios aeróbicos de bajo impacto parecen una de las mejores alternativas.
La supervisión inicial por un profesional (fisioterapeuta o educador físico)
aumenta el cumplimiento. Los ejercicios en grupo pueden favorecer la
interacción social y aumentar la motivación.

44

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 45

A partir del metaanálisis de Häuser et al173 se destacan las siguientes
recomendaciones:
– La cantidad y la intensidad del ejercicio aeróbico inicial se adaptará
a nivel individual.
– El inicio debe ser en niveles justo por debajo de esa capacidad indi­
vidual.
– Se aumentará gradualmente la duración e intensidad hasta realizar
en 2-3 semanas ejercicio diario de intensidad baja a moderada du­
rante 20-30 minutos.
– El tipo de ejercicio aeróbico se debe adaptar a las preferencias del
paciente, las comorbilidades y las ofertas locales.
– El programa de entrenamiento inicial debe durar un mínimo de
cuatro semanas.
– Los pacientes deben ser informados de que a corto plazo pueden te­
ner un aumento tolerable en el dolor y la fatiga, pero que si el ejerci­
cio se realiza a una intensidad adecuada, estos síntomas deben regre­
sar a los niveles basales dentro de las primeras semanas de ejercicio.
– Los pacientes deben ser motivados para continuar el ejercicio des­
pués del programa.

Se recomiendan programas de ejercicio físico aeróbico de bajo impacto, con una intensi­
dad inicial baja o programas mixtos (combinando ejercicios aeróbicos y de fortalecimiento

muscular). Grado A.

Una alternativa serían los programas de ejercicios de fortalecimiento muscular. Grado B.


6.3.2. Agentes físicos
El dolor musculoesquelético generalizado parece un mal candidato para los
tratamientos físicos ya que estos, habitualmente, tienen un efecto
fundamentalmente local. Para superar esta limitación se han intentado
varias estrategias:
1. Aplicar el agente físico en los principales puntos dolorosos. Los
aparatos modernos de láser permiten alcanzar dosis terapéuticas
en periodos muy cortos (1-3 minutos) lo que posibilita el
tratamiento simultáneo de varios puntos en una sola sesión;
2. Utilizar dispositivos portátiles, que el propio paciente puede
emplear en su domicilio sin necesidad de supervisión. Esto permite
tratar varias zonas dolorosas (seleccionando las más sintomáticas en
cada momento). Algunos ejemplos serían los aparatos de corriente
eléctrica nerviosa transcutánea (estimulación nerviosa transcutánea-

FIBROMIALGIA

45

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 46

TENS) y algunos modelos de corrientes interferenciales y de
aparatos de termoterapia;
3. Usar aparatos con superficies de emisión amplias que abarcan toda
la longitud del cuerpo, como camas de rayos infrarrojos o algunos
aparatos de campos magnéticos;
4. Aplicar el medio físico directamente a nivel craneal apoyándose en
que el origen del problema es una sensibilización al dolor de origen
central.
Los datos disponibles sobre la eficacia de los agentes físicos en FM se
basan en la información procedente de diversos ECCA:
a) Láser. En 2002 Gur et al162, 187, 188 publican 2 ECCA donde comparan
la aplicación de láser de arseniuro de galio durante 3 minutos en cada
punto doloroso de FM durante 2 semanas, con láser placebo.
Observan una mejoría significativa en varios parámetros (dolor,
limitación funcional, número de puntos dolorosos...) en el grupo que
recibió láser real. Armagan et al189 en 2007 comparan láser de
arseniuro de galio-aluminio con láser placebo y observan también
disminución del dolor y de la limitación funcional. Sin embargo,
Matsutani et al190 en 2007 compararon ejercicios de estiramiento con
ejercicios de estiramiento más láser y no observaron diferencias.
b) Termoterapia. Brockow et al191 realizan un ECCA donde se
compara rehabilitación multimodal asociada o no al calentamiento
global del cuerpo con infrarrojos. El grupo que recibió infrarrojos
mejoró significativamente más en dolor y limitación funcional.
Löfgren y Norrbrink192 comparan en un ECCA cruzado el efecto
de utilizar dos aparatos portátiles que permiten aplicar localmente
termoterapia superficial o TENS en las zonas dolorosas. En ambos
grupos la intensidad del dolor mejoró de forma similar, aunque
más pacientes preferían el calor superficial al TENS.
c) Estimulación nerviosa transcutánea (TENS). Se han publicado 4
ECCA191, 193, 194, 195 de baja calidad que comparan el TENS con
otros tipos de tratamiento (S-adenosil-metionina, masaje,
hidroterapia y termoterapia superficial). El TENS fue inferior a la
S-adenosil-metionina en un estudio193. En el resto la mejoría con el
TENS era similar al resto de tratamientos con los que se le
comparaba191, 192 o algo menor193.
d) Ultrasonido. En un estudio196 en el que se utilizó de forma aislada
comparándolo con sertralina no mostró eficacia. Almeida et al197

46

SANIDAD

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 47

publican un ECCA en el que utilizan un aparato que combina
ultrasonido con corrientes interferenciales y observan mejoría a
corto plazo en el dolor y en las alteraciones del sueño.
e) Magnetoterapia. Para mejorar los síntomas de FM se ha
investigado con campos magnéticos estáticos y con campos
magnéticos pulsantes de baja frecuencia.
• Campos estáticos. En dos ECCA198, 199 de moderada a baja
calidad se compara un colchón magnético con placebo. En
ambos estudios los pacientes que utilizaron el colchón magnético
mejoraron más que el grupo control.
• Campos pulsantes de baja frecuencia. Se han publicado 3
ECCA200, 201, 202 que muestran un efecto favorable a corto plazo.
En el estudio de más calidad y con la mayor muestra202 se siguió
a los pacientes tras el tratamiento y se observó que el efecto iba
disminuyendo en las semanas siguientes a finalizar la aplicación.
f) Tratamientos físicos aplicados a nivel craneal. Se han publicado
ECCA utilizando campos magnéticos y corriente directa.
• Estimulación magnética transcraneal (EMT). La EMT unilateral
repetitiva de la corteza motora se ha evaluado en 2 ECCA.
Passard et al203 publican un ECCA en 2007 y describen efecto
analgésico y en la calidad de vida en el grupo de tratamiento
activo. Un estudio posterior publicado en 2009204, no observó
efectos positivos respecto al placebo.
• Corriente directa transcraneal. Dos ECCA205, 206 con muestras
pequeñas describen mejorías del dolor y la limitación funcional
respecto al placebo.
En resumen, los diversos estudios sugieren un efecto positivo, en la
mayor parte de los casos sólo a corto plazo, tras la aplicación de medios
físicos. Los estudios son heterogéneos, con riesgo de sesgos y aún
demasiado escasos para recomendar estos tratamientos en la práctica
cotidiana. Algunas alternativas, principalmente el láser, las nuevas formas
de termoterapia superficial, los campos magnéticos y la corriente directa
transcraneal ofrecen un gran potencial y se deben promover trabajos de
investigación que determinen su verdadero valor.
Varios estudios sugieren un efecto positivo a corto plazo del láser, la termoterapia superfi­
cial, los campos magnéticos y la corriente directa transcraneal. Grado C.

FIBROMIALGIA

47

FIBROMIALGIA 2011:RECOMENDACIONES CEVIHP/SE#8DB77

17/11/11

17:27

Página 48

6.3.3. Otras terapias físicas
Tratamiento quiropráctico. En 2009 se publican 2 revisiones sistemáticas
que analizan la eficacia del tratamiento quiropráctico en FM. Schneider et
al207 localizaron 2 ECCA. La revisión más reciente y de mayor calidad208
localizó 4 ECCA. En 2 ECCA209, 210 no hubo diferencias significativas con
el grupo control y en otro ECCA211 sólo se describe el diseño pero nunca
se llegaron a publicar los resultados finales. El único ECCA 212 que
muestra resultados favorables compara si hay diferencias entre añadir o
no tratamiento quiropráctico (sin proporcionar detalles) a electroterapia
craneal y medicación (también sin dar detalles). Aunque los resultados en
relación al dolor favorecían al grupo que realizó tratamiento
quiropráctico (reducción del 36% frente a un 26% en el grupo control),
no se realizó un análisis estadístico. El autor del metaanálisis concluye
que la evidencia es insuficiente para considerar eficaz el tratamiento
quiropráctico. Un informe publicado en 2010 en Inglaterra llega a la
misma conclusión213.
Masaje. Los efectos del masaje han sido analizados en 5 ECCA195, 214,
215, 216, 217 y una revisión sistemática218. Los resultados son contradictorios.
En 2 ECCA, realizados por el mismo grupo195, 214 el masaje consiguió
una reducción del dolor superior a la relajación214 y al TENS195. Ambos
estudios tienen importantes limitaciones desde el punto de vista
metodológico (muestras pequeñas, no son ciegos, no hay seguimiento...).
En un estudio215 no se observó mejoría con el masaje y en el otro216 los
beneficios a corto plazo no se mantenían en el seguimiento. En el
ECCA más reciente 217 se comparan dos técnicas de masaje y se
analizan los resultados al finalizar el tratamiento. El drenaje linfático
manual se mostró superior en algunos parámetros al masaje de tejido
conectivo.
En resumen, los datos que apoyan la eficacia del masaje son de baja
calidad, con alto riesgo de sesgo y sólo sugieren un posible efecto a corto
plazo.
No se ha demostrado de forma suficiente el efecto beneficioso del tratamiento quiro­
práctico y del masaje en el tratamiento de la FM y, por tanto, no se recomienda su uso.
Grado C.

48

SANIDAD


Documentos relacionados


Documento PDF publicaci n 2011 ministerio de sanidad
Documento PDF ope sas tecnicos de mantenimiento 2016
Documento PDF salud alternatura n3801e
Documento PDF sedoanalgesia en el paciente crc3adtico
Documento PDF clave diabetes pdf gratis
Documento PDF clave diabetes pdf descargar completo


Palabras claves relacionadas