Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



1.Ciudad de Hueso.pdf


Vista previa del archivo PDF 1-ciudad-de-hueso.pdf

Página 1 234275

Vista previa de texto


Transcrito y editado por Alishea85
1
PANDEMONIUM

—Sin duda estás de broma —dijo el gorila de la puerta, cruzando
los brazos sobre el enorme pecho.
Dirigió una mirada amedrentadora al muchacho de la chaqueta
roja con cremallera y sacudió la afeitada cabeza.
—No puedes entrar con eso ahí.
Los aproximadamente cincuenta adolescentes que hacían cola
ante el club Pandemónium se inclinaron hacia adelante para poder oír.
La espera era larga para entrar en aquel club abierto a todas las edades,
en especial en domingo, y no acostumbraba a suceder gran cosa
en la cola. Los gorilas eran feroces y caían al instante sobre cualquiera
que diera la impresión de estar a punto de causar problemas. Clary
Fray, de quince años, de pie en la cola con su mejor amigo, Simon, se
inclinó como todos los demás, esperando algo de animación.
—¡Ah, vamos!
El chico enarboló el objeto por encima de la cabeza. Parecía un
palo de madera con un extremo acabado en punta.
—Es parte de mi disfraz.
El portero del local enarcó una ceja.
—¿Qué es?
El muchacho sonrió ampliamente. Tratándose de Pandemónium,
tenía un aspecto de lo más normal, se dijo Clary. Lucía cabellos teñidos
de azul eléctrico, que sobresalían en punta alrededor de la cabeza igual
que los zarcillos de un pulpo sobresaltado, pero sin complicados tatuajes faciales ni
grandes barras de metal atravesándole las orejas o los
labios.
—Soy un cazador de vampiros. —Hizo presión sobre el objeto de
madera, que se dobló con la facilidad de una brizna de hierba torciéndose
hacia un lado—. Es de broma. Gomaespuma. ¿Ves?
Los dilatados ojos del muchacho eran de un verde excesivamente
brillante, advirtió Clary: del color del anticongelante, de la hierba en
primavera. Lentes de contacto coloreadas, probablemente. El hombre
de la puerta se encogió de hombros, repentinamente aburrido.
—Ya. Entra.
El chico se deslizó por su lado, veloz como una anguila. AClary le
gustó el movimiento airoso de sus hombros, el modo en que agitaba
los cabellos al moverse. Había una palabra en francés que su madre habría
usado para describir al muchacho: insouciant, despreocupado.
—Lo encontrabas guapo —dijo Simon en tono resignado—, ¿verdad?
Clary le clavó el codo en las costillas, pero no respondió.
Dentro, el club estaba lleno de humo de hielo seco. Luces de colores
recorrían la pista de baile, convirtiéndola en un multicolor país de
las hadas repleto de azules, verdes ácidos, cálidos rosas y dorados.
El chico de la chaqueta roja acarició la larga hoja afilada que tenía
en las manos mientras una sonrisa indolente asomaba a sus labios. Había
resultado tan fácil... un leve glamour (un encantamiento) en la hoja,

2