Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



1.Ciudad de Hueso .pdf



Nombre del archivo original: 1.Ciudad de Hueso.pdf
Título: Cazadores de sombras 01-Ciudad de hueso
Autor: Alishea85

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por PDFCreator Version 0.9.8 / GPL Ghostscript 8.64, y fue enviado en caja-pdf.es el 02/04/2014 a las 08:22, desde la dirección IP 201.141.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 52414 veces.
Tamaño del archivo: 1.5 MB (275 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Transcrito y editado por Alishea85

1

Transcrito y editado por Alishea85
1
PANDEMONIUM

—Sin duda estás de broma —dijo el gorila de la puerta, cruzando
los brazos sobre el enorme pecho.
Dirigió una mirada amedrentadora al muchacho de la chaqueta
roja con cremallera y sacudió la afeitada cabeza.
—No puedes entrar con eso ahí.
Los aproximadamente cincuenta adolescentes que hacían cola
ante el club Pandemónium se inclinaron hacia adelante para poder oír.
La espera era larga para entrar en aquel club abierto a todas las edades,
en especial en domingo, y no acostumbraba a suceder gran cosa
en la cola. Los gorilas eran feroces y caían al instante sobre cualquiera
que diera la impresión de estar a punto de causar problemas. Clary
Fray, de quince años, de pie en la cola con su mejor amigo, Simon, se
inclinó como todos los demás, esperando algo de animación.
—¡Ah, vamos!
El chico enarboló el objeto por encima de la cabeza. Parecía un
palo de madera con un extremo acabado en punta.
—Es parte de mi disfraz.
El portero del local enarcó una ceja.
—¿Qué es?
El muchacho sonrió ampliamente. Tratándose de Pandemónium,
tenía un aspecto de lo más normal, se dijo Clary. Lucía cabellos teñidos
de azul eléctrico, que sobresalían en punta alrededor de la cabeza igual
que los zarcillos de un pulpo sobresaltado, pero sin complicados tatuajes faciales ni
grandes barras de metal atravesándole las orejas o los
labios.
—Soy un cazador de vampiros. —Hizo presión sobre el objeto de
madera, que se dobló con la facilidad de una brizna de hierba torciéndose
hacia un lado—. Es de broma. Gomaespuma. ¿Ves?
Los dilatados ojos del muchacho eran de un verde excesivamente
brillante, advirtió Clary: del color del anticongelante, de la hierba en
primavera. Lentes de contacto coloreadas, probablemente. El hombre
de la puerta se encogió de hombros, repentinamente aburrido.
—Ya. Entra.
El chico se deslizó por su lado, veloz como una anguila. AClary le
gustó el movimiento airoso de sus hombros, el modo en que agitaba
los cabellos al moverse. Había una palabra en francés que su madre habría
usado para describir al muchacho: insouciant, despreocupado.
—Lo encontrabas guapo —dijo Simon en tono resignado—, ¿verdad?
Clary le clavó el codo en las costillas, pero no respondió.
Dentro, el club estaba lleno de humo de hielo seco. Luces de colores
recorrían la pista de baile, convirtiéndola en un multicolor país de
las hadas repleto de azules, verdes ácidos, cálidos rosas y dorados.
El chico de la chaqueta roja acarició la larga hoja afilada que tenía
en las manos mientras una sonrisa indolente asomaba a sus labios. Había
resultado tan fácil... un leve glamour (un encantamiento) en la hoja,

2

Transcrito y editado por Alishea85
para que pareciera inofensiva, otro poco en sus ojos, y en cuanto el encargado
de la puerta le hubo mirado directamente, entrar ya no fue un
problema. Por supuesto, probablemente habría conseguido pasar sin
tomarse tantas molestias, pero formaba parte de la diversión..., engañar
a los mundis, haciéndolo todo al descubierto justo frente a ellos,
disfrutando de las expresiones de desconcierto de sus rostros bobalicones.
Eso no quería decir que los humanos no fueran útiles. Los ojos verdes
del muchacho escudriñaron la pista de baile, donde delgadas extremidades
cubiertas con retazos de seda y cuero negro aparecían y desaparecían en el interior de
rotantes columnas de humo mientras los
mundis bailaban. Las chicas agitaban las largas melenas, los chicos balanceaban
las caderas vestidas de cuero y la piel desnuda centelleaba
sudorosa. La vitalidad simplemente manaba de ellos, oleadas de energía
que le proporcionaban una mareante embriaguez. Sus labios se
curvaron. No sabían lo afortunados que eran. No sabían lo que era sobrevivir
a duras penas en un mundo muerto, donde el sol colgaba inerte
en el cielo igual que un trozo de carbón consumido. Sus vidas brillaban
con la misma fuerza que las llamas de una vela... y podían
apagarse con la misma facilidad.
La mano se cerró con más fuerza sobre el arma que llevaba, y había
empezado a apretar el paso hacia la pista de baile cuando una chica
se separó de la masa de bailarines y empezó a avanzar hacia él. Se
la quedó mirando. Era hermosa, para ser humana: cabello largo casi
del color exacto de la tinta negra, ojos pintados de negro. Un vestido
blanco que llegaba hasta el suelo, del estilo que las mujeres llevaban
cuando aquel mundo era más joven, con mangas de encaje que se
acampanaban alrededor de los delgados brazos. Rodeando el cuello
llevaba una gruesa cadena de plata, de la que pendía un colgante rojo
oscuro del tamaño del puño de un bebé. Sólo tuvo que entrecerrar los
ojos para saber que era auténtico..., auténtico y valioso. La boca se le
empezó a hacer agua a medida que ella se le acercaba. La energía vital
palpitaba en ella igual que la sangre brotando de una herida abierta.
Le sonrió al pasar junto a él, llamándole con la mirada. Se volvió para
seguirla, saboreando el imaginario chisporroteo de su muerte en los labios.
Siempre era fácil. Podía sentir cómo la energía vital se evaporaba
de la muchacha para circular por sus venas igual que fuego. ¡Los humanos
eran tan estúpidos! Poseían algo muy precioso, y apenas lo protegían.
Tiraban por la borda sus vidas a cambio de dinero, de bolsitas
que contenían unos polvos, de la sonrisa encantadora de un desconocido.
La muchacha era un espectro pálido que se retiraba a través del
humo de colores. Llegó a la pared y se volvió, remangándose la falda
con las manos, alzándola mientras le sonreía de oreja a oreja. Bajo la
falda, llevaba unas botas que le llegaban hasta el muslo.
Fue hacia ella con aire despreocupado, con la piel hormigueando
por la cercanía de la muchacha. Vista de cerca, no era tan perfecta. Vio rímel
corrido bajo los ojos, el sudor que le pegaba el cabello al cuello. Olió
su mortalidad, el olor dulzón de la putrefacción. “Eres mía”, pensó.
Una sonrisa fría curvó sus labios. Ella se hizo a un lado, y vio que
estaba apoyada en una puerta cerrada. “PROHIBIDALAENTRADA”,
estaba garabateado sobre ella en pintura roja. La muchacha alargó la

3

Transcrito y editado por Alishea85
mano a su espalda en busca del pomo, lo giró y se deslizó al interior.
El joven vislumbró cajas amontonadas, cables eléctricos enmarañados.
Un trastero. Echó un vistazo a su espalda..., nadie miraba. Mucho mejor
si ella deseaba intimidad.
Se introdujo en la habitación tras ella, sin darse cuenta de que le seguían.
—Bien —dijo Simon—, una música bastante buena, ¿eh?
Clary no respondió. Bailaban, o lo que podría pasar por ello (una
gran cantidad de balanceos a un lado y a otro con descensos violentos
hacia el suelo, como si uno de ellos hubiese perdido una lente de contacto)
en un espacio situado entre un grupo de chicos adolescentes ataviados
con corsés metálicos y una joven pareja asiática que se pegaba
el lote apasionadamente, con las extensiones de colores de ambos entrelazadas
entre sí igual que enredaderas. Un muchacho con un piercing
labial y una mochila en forma de osito de peluche repartía gratuitamente
pastillas de éxtasis de hierbas, con los pantalones paracaidista
ondeando bajo la brisa procedente de la máquina de viento. Clary no
prestaba mucha atención a lo que les rodeaba; tenía los ojos puestos en
el muchacho de los cabellos azules que había conseguido persuadir al
portero para que lo dejara entrar. El joven merodeaba por entre la multitud
como si buscara algo. Había alguna cosa en el modo en que se
movía que le recordaba no sabía qué...
—Yo, por mi parte —siguió diciendo Simon—, me estoy divirtiendo
una barbaridad.
Eso parecía improbable. Simon, como siempre, resultaba totalmente
fuera de lugar en el club, vestido con vaqueros y una camiseta vieja en cuya parte
delantera se leía “MADE IN BROOKLYN”. Sus cabellos
recién lavados eran de color castaño oscuro en lugar de verdes
o rosas, y sus gafas descansaban torcidas sobre la punta de la nariz.
Daba más la impresión de ir de camino al club de ajedrez que no de estar
reflexionando sobre los poderes de la oscuridad.
—Mmmm... hmm.
Clary sabía perfectamente que la acompañaba a Pandemónium
sólo porque a ella le gustaba el lugar, y que él lo consideraba aburrido.
Ella ni siquiera estaba segura de por qué le gustaba ese sitio: las ropas,
la música lo convertían en algo parecido a un sueño, en la vida de otra
persona, en algo totalmente distinto a su aburrida vida real. Pero siempre
era demasiado tímida para hablar con nadie que no fuera Simon.
El chico de los cabellos azules empezaba a abandonar la pista de
baile. Parecía un poco perdido, como si no hubiese encontrado a la persona
que buscaba. Clary se preguntó qué sucedería si se acercaba y se
presentaba, si se ofrecía a mostrarle el lugar. A lo mejor se limitaría a
mirarla fijamente. O quizá también fuera tímido. Tal vez se sentiría
agradecido y complacido, e intentaría no demostrarlo, como hacían los
chicos..., pero ella lo sabría. A lo mejor...
El chico de los cabellos azules se irguió de repente, cuadrándose,
igual que un perro de caza marcando la presa. Clary siguió la dirección
de su mirada, y vio a la muchacha del vestido blanco.
“Ah, vaya —pensó, intentando no sentirse como un globo de colores
desinflado—, supongo que eso es todo.” La chica era guapísima,
la clase de chica que a Clary le habría gustado dibujar: alta y delgada

4

Transcrito y editado por Alishea85
como un palo, con una larga melena negra. Incluso a aquella distancia,
Clary pudo ver el colgante rojo que le rodeaba la garganta. Palpitaba
bajo las luces de la pista igual que un corazón incorpóreo arrancado
del pecho.
—Creo —prosiguió Simon— que esta tarde DJ Bat está realizando
un trabajo particularmente excepcional. ¿No estás de acuerdo?
Clary puso los ojos en blanco y no respondió: Simon odiaba la música
trance. Clary tenía la atención fija en la muchacha del vestido blanco.
Por entre la oscuridad, el humo y la niebla artificial, el pálido vestido
brillaba como un faro. No era de extrañar que el chico de los cabellos azules la siguiera
como si se hallara bajo un hechizo, demasiado
abstraído para reparar en nada más a su alrededor; ni siquiera en
las dos figuras oscuras que le pisaban los talones, serpenteando tras él
por entre la multitud.
Clary bailó más despacio y miró con atención. A duras penas distinguió
que las dos figuras eran muchachos, altos y vestidos de negro.
No podría haber dicho cómo sabía que seguían al otro muchacho, pero
lo sabía. Lo veía en el modo en que se mantenían tras él, en su atenta
vigilancia, en la elegancia furtiva de sus movimientos. Un tímido capullo
de aprensión empezó a abrirse en su pecho.
—Por lo pronto —añadió Simon—, quería decirte que últimamente
he estado haciendo travestismo. También me estoy acostando con tu
madre. Creo que deberías saberlo.
La muchacha había llegado a la pared y abría una puerta con el letrero
de “PROHIBIDA LA ENTRADA”. Hizo una seña al joven de los
cabellos azules para que la siguiera, y ambos se deslizaron al otro lado.
No era nada que Clary no hubiese visto antes, una pareja escabulléndose
a los rincones oscuros del club para pegarse el lote; pero eso hacía
que resultara aún más raro que los estuvieran siguiendo.
Se alzó de puntillas, intentando ver por encima de la multitud. Los
dos chicos se habían detenido ante la puerta y parecían hablar entre sí.
Uno de ellos era rubio, el otro moreno. El rubio introdujo la mano en
la chaqueta y sacó algo largo y afilado que centelleó bajo las luces estroboscópicas.
Un cuchillo.
—¡Simon! —chilló Clary, y le agarró del brazo.
—¿Qué? —Simon pareció alarmado—. No me estoy acostando realmente
con tu madre, ya sabes. Sólo intentaba atraer tu atención.
Aunque no es que tu madre no sea una mujer muy atractiva, para su
edad.
—¿Ves a esos chicos?
Señaló bruscamente, golpeando casi a una curvilínea muchacha
negra que bailaba a poca distancia. La chica le lanzó una mirada malévola.
—Lo siento..., lo siento. —Clary se volvió otra vez hacia Simon—.
¿Ves a esos dos chicos de ahí? ¿Junto a esa puerta?
Simon entrecerró los ojos, luego se encogió de hombros.
—No veo nada.
—Son dos. Estaban siguiendo al chico del cabello azul...
—¿El que pensabas que era guapo?
—Sí, pero ésa no es la cuestión. El rubio ha sacado un cuchillo.
—¿Estás segura? —Simon miró con más intensidad, meneando la

5

Transcrito y editado por Alishea85
cabeza—. Sigo sin ver a nadie.
—Estoy segura.
Repentinamente todo eficiencia, Simon sacó pecho.
—Iré en busca de uno de los guardas de seguridad. Tú quédate
aquí.
Marchó a grandes zancadas, abriéndose paso por entre el gentío.
Clary se volvió justo a tiempo de ver al chico rubio franquear la
puerta en la que ponía “PROHIBIDA LA ENTRADA”, con su amigo
pegado a él. Miró a su alrededor; Simon seguía intentando avanzar a
empujones por la pista de baile, pero no hacía muchos progresos. Incluso
aunque ella gritara ahora, nadie la oiría, y para cuando Simon regresara,
algo terrible podría haber sucedido ya. Mordiéndose con fuerza
el labio inferior, Clary empezó a culebrear por entre la gente.
—¿Cómo te llamas?
Ella se volvió y sonrió. La tenue luz que había en el almacén se derramaba
sobre el suelo a través de altas ventanas con barrotes cubiertas
de mugre. Montones de cables eléctricos, junto con pedazos rotos
de bolas de discoteca y latas desechadas de pintura, cubrían el suelo.
—Isabelle.
—Es un nombre bonito.
Avanzó hacia ella, pisando con cuidado por entre los cables por si
acaso alguno tenía corriente. Bajo la débil luz, la muchacha parecía medio
transparente, desprovista de color, envuelta en blanco como un ángel;
sería un placer hacerla caer...
—No te he visto por aquí antes.
—¿Me estás preguntando si vengo por aquí a menudo?
Lanzó una risita tonta, tapándose la boca con la mano. Llevaba una especie de brazalete
alrededor de la muñeca, justo bajo el puño del
vestido; entonces, al acercarse más a ella, el muchacho vio que no era
un brazalete sino un dibujo hecho en la piel, una matriz de líneas en
espiral.
Se quedó paralizado.
—Tú...
No terminó de decirlo. La muchacha se movió con la velocidad del
rayo, arremetiendo contra él con la mano abierta, asestando un golpe
en su pecho que lo habría derribado sin resuello de haber sido un ser
humano. Retrocedió tambaleante, y entonces ella tenía ya algo en la
mano, un látigo serpenteante que centelleó dorado cuando lo hizo descender
hacia el suelo, enroscándoselo en los tobillos para derribarlo
violentamente. El chico se golpeó contra el suelo, retorciéndose, mientras
el odiado metal se clavaba profundamente en su carne. Ella rió, vigilándole,
y de un modo confuso, él se dijo que tendría que haberlo sabido.
Ninguna chica humana se habría puesto un vestido como el que
llevaba Isabelle, que le servía para cubrir su piel..., toda la piel.
La muchacha dio un fuerte tirón al látigo, asegurándolo. Su sonrisa
centelleó igual que agua ponzoñosa.
—Es todo vuestro, chicos.
Una risa queda sonó detrás de él, y a continuación unas manos cayeron
sobre su persona, tirando de él para levantarlo, arrojándolo contra
uno de los pilares de hormigón. Sintió la húmeda piedra bajo la espalda;

6

Transcrito y editado por Alishea85
le sujetaron las manos a la espalda y le ataron las muñecas con
alambre. Mientras forcejeaba, alguien salió de detrás de la columna y
apareció ante su vista: un muchacho, tan joven como Isabelle e igual
de atractivo. Los ojos leonados le brillaban como pedacitos de ámbar.
—Bien —dijo el muchacho—. ¿Hay más contigo?
El chico de los cabellos azules sintió cómo la sangre manaba bajo
el metal demasiado apretado, volviéndole resbaladizas las muñecas.
—¿Más qué?
—Vamos, habla.
El muchacho de los ojos leonados alzó las manos, y las mangas oscuras
resbalaron hacia abajo, mostrando las runas dibujadas con tinta
que le cubrían las muñecas, el dorso y las palmas de las manos.
—Sabes lo que soy.
Muy atrás en el interior de su cráneo, el segundo juego de dientes
del muchacho esposado empezó a rechinar.
—Cazador de sombras —siseó.
El otro muchacho sonrió de oreja a oreja.
—Te pillamos —dijo.
Clary empujó la puerta del almacén y entró. Por un momento pensó
que estaba desierto. Las únicas ventanas estaban muy arriba y tenían
barrotes; débiles ruidos procedentes de la calle llegaban a través de
ellas; el sonido de bocinas de coches y frenos que chirriaban. La habitación
olía a pintura vieja, y la gruesa capa de polvo que cubría el suelo
estaba marcada con huellas de zapatos desdibujadas.
“Aquí no hay nadie”, comprendió, mirando a su alrededor con
perplejidad. Hacía frío en la habitación, a pesar del calor de agosto
del exterior. Tenía la espalda cubierta de sudor helado. Dio un paso
al frente, y el pie se le enredó en unos cables eléctricos. Se inclinó
para liberar la zapatilla de deporte de los cables... y oyó voces. La risa
de una chica, un chico que respondía con dureza. Cuando se irguió,
los vio.
Fue como si hubieran cobrado vida entre un parpadeo y el siguiente.
Estaba la chica del vestido blanco largo y la melena negra que
le caían por la espalda igual que algas húmedas, y los dos chicos la
acompañaban: el alto de cabello negro como el de ella y el otro más
bajo y rubio, cuyo pelo brillaba igual que el latón bajo la tenue luz que
entraba por las ventanas de arriba. El muchacho rubio estaba de pie
con las manos en los bolsillos, de cara al chico punk, que estaba atado
a una columna con lo que parecía una cuerda de piano, las manos estiradas
detrás de él y las piernas atadas por los tobillos. Tenía el rostro
tirante por el dolor y el miedo.
Con el corazón martilleándole en el pecho, Clary se agachó detrás
del pilar de hormigón más cercano y miró desde allí. Vio cómo el muchacho
rubio se paseaba de un lado a otro, con los brazos cruzados sobre
el pecho.
—Bueno —dijo—, todavía no me has dicho si hay algún otro de tu
especie contigo.
¿”Tu especie”? Clary se preguntó de qué estaría hablando. Quizá
hubiese tropezado con una guerra entre bandas.
—No sé de qué estás hablando.

7

Transcrito y editado por Alishea85
El tono del chico de cabellos azules era angustiado, pero también
arisco.
—Se refiere a otros demonios —intervino el chico moreno, hablando
por primera vez—. Sabes qué es un demonio, ¿verdad?
El muchacho atado a la columna movió la cabeza, mascullando
por lo bajo.
—Demonios —dijo el chico rubio, arrastrando la voz a la vez que
trazaba la palabra en el aire con el dedo—. Definidos en términos religiosos
como moradores del infierno, los siervos de Satán, pero entendidos
aquí, para los propósitos de la Clave, como cualquier espíritu
maligno cuyo origen se encuentra fuera de nuestra propia dimensión
de residencia...
—Eso es suficiente, Jace —indicó la chica.
—Isabelle tiene razón —coincidió el muchacho más alto—. Nadie
aquí necesita una lección de semántica... ni de demonología.
«Están locos —pensó Clary—. Locos de verdad.»
Jace alzó la cabeza y sonrió. Hubo algo feroz en su gesto, algo que
recordó a Clary documentales sobre leones que había contemplado en
el Discovery Channel, el modo en que los grandes felinos alzaban la
cabeza y olfateaban el aire en busca de presa.
—Isabelle y Alec creen que hablo demasiado —comentó Jace en
tono confidencial—. ¿Crees tú que hablo demasiado?
El muchacho de los cabellos azules no respondió. Su boca seguía
moviéndose.
—Podría daros información —dijo—. Sé dónde está Valentine.
Jace echó una mirada atrás a Alec, que se encogió de hombros.
—Valentine está bajo tierra —indicó Jace—. Esa cosa sólo está jugando
con nosotros.
Isabelle sacudió la melena.
—Mátalo, Jace —dijo—, no va a contarnos nada.
Jace alzó la mano, y Clary vio centellear una luz tenue en el cuchillo
que empuñaba. Era curiosamente traslúcido, la hoja transparente
como el cristal, afilada como un fragmento de vidrio, la empuñadura
engastada con piedras rojas.
El muchacho atado lanzó un grito ahogado.
—¡Valentine ha vuelto! —protestó, tirando de las ataduras que le
sujetaban las manos a la espalda—. Todos los Mundos Infernales lo saben...,
yo lo sé..., puedo deciros dónde está...
La cólera llameó repentinamente en los gélidos ojos de Jace.
—Por el Ángel, siempre que capturamos a uno de vosotros, cabrones,
afirmáis saber dónde está Valentine. Bueno, nosotros también sabemos
dónde está. Está en el infierno. Y tú... —Giró el cuchillo que sujetaba,
cuyo filo centelleó como una línea de fuego—, tú puedes
reunirte con él allí.
Clary no pudo aguantar más y salió de detrás de la columna.
—¡Deteneos! —gritó—. No podéis hacer esto.
Jace se volvió en redondo, tan sobresaltado que el cuchillo le salió
despedido de la mano y repiqueteó contra el suelo de hormigón. Isabelle
y Alec se dieron la vuelta con él, mostrando idéntica expresión de
estupefacción. El muchacho de cabellos azules se quedó suspendido

8

Transcrito y editado por Alishea85
de sus ataduras, aturdido y jadeante.
Alec fue el primero en hablar.
—¿Qué es esto? —exigió, pasando la mirada de Clary a sus compañeros,
como si ellos debieran saber qué hacía ella allí.
—Es una chica —dijo Jace, recuperando la serenidad—. Seguramente
habrás visto chicas antes, Alec. Tu hermana Isabelle es una. —
Dio un paso para acercarse más a Clary, entrecerrando los ojos como si
no pudiera creer del todo lo que veía—. Una mundi —declaró, medio
para sí—. Y puede vernos.
—Claro que puedo veros —replicó Clary—. No estoy ciega, sabes.
—Ah, pero sí lo estás —dijo Jace, inclinándose para recoger su cuchillo—.
Simplemente no lo sabes. —Se irguió—. Será mejor que salgas
de aquí, si sabes lo que es bueno para ti.
—No voy a ir a ninguna parte —repuso Clary—. Si lo hago, le mataréis.
Señaló al muchacho de cabellos azules.
—Es cierto —admitió Jace, haciendo girar el cuchillo entre los dedos—.
¿Qué te importa a ti si le mato o no?
—Pu... pues... —farfulló ella—. Uno no puede ir por ahí matando
gente.
—Tienes razón —dijo Jace—. Uno no puede ir por ahí matando
gente.
Señaló al muchacho de cabellos azules, cuyos ojos eran unas simples
rendijas. Clary se preguntó si se habría desmayado.
—Eso no es una persona, niñita. Puede parecer una persona y hablar
como una persona, y tal vez incluso sangrar como una persona.
Pero es un monstruo.
—Jace —dijo Isabelle en tono amonestador—, es suficiente.
—Estás loco —replicó Clary, alejándose de él—. He llamado a la
policía, ¿sabes? Estarán aquí en cualquier momento.
—Miente —dijo Alec, pero había duda en su rostro—. Jace, crees...
No llegó a terminar la frase. En ese momento el muchacho de cabellos
azules, con un grito agudo y penetrante, se liberó de las sujeciones
que lo ataban a la columna y se arrojó sobre Jace.
Cayeron al suelo y rodaron juntos, el muchacho de cabellos azules
arañando a Jace con manos que centelleaban como si sus extremos fueran
de metal. Clary retrocedió, deseando huir, pero los pies se le enredaron
en una lazada de cable eléctrico y cayó al suelo; el golpe la dejó
sin respiración. Oyó chillar a Isabelle y, rodando sobre sí misma, vio al
chico de cabellos azules sentado sobre el pecho de Jace. Brillaba sangre
en las puntas de sus garras, afiladas como cuchillas.
Isabelle y Alec corrían hacia ellos, con Isabelle blandiendo un látigo.
El muchacho de cabellos azules intentó acuchillar el rostro de Jace
con las garras extendidas. El caído alzó un brazo para protegerse, y las
garras se lo rasgaron, salpicando sangre. El muchacho de cabellos azules
volvió a atacar... y el látigo de Isabelle descendió sobre su espalda.
El muchacho lanzó un chillido y cayó hacia un lado.
Veloz como el chasquido del látigo de Isabelle, Jace rodó sobre sí
mismo. Brilló una arma en su mano y hundió el cuchillo en el pecho
del chico de cabellos azules. Un líquido negruzco estalló alrededor de la empuñadura.
El muchacho se arqueó por encima del suelo, gorgoteando

9

Transcrito y editado por Alishea85
y retorciéndose. Jace se puso en pie, con una mueca en la cara.
Su camisa negra era ahora más negra en algunos lugares empapados
de sangre. Bajó la mirada hacia la figura que se contorsionaba a sus
pies, alargó el brazo y arrancó el cuchillo. La empuñadura estaba recubierta
de líquido negro.
Los ojos del muchacho de cabellos azules se abrieron con un parpadeo;
fijos en Jace, parecían arder.
—Que así sea —siseó entre dientes—: Los repudiados se os llevarán
a todos.
Jace pareció gruñir. Al muchacho se le pusieron los ojos en blanco
y su cuerpo empezó a dar sacudidas y a moverse espasmódicamente
mientras se encogía, doblándose sobre sí mismo, empequeñeciéndose
más y más hasta que desapareció por completo.
Clary se puso en pie apresuradamente, liberándose de un puntapié
del cable eléctrico. Empezó a retroceder. Ninguno de ellos le prestaba
atención. Alec había llegado junto a Jace y le sostenía el brazo tirando
de la manga, probablemente intentando echar un buen vistazo
a la herida. Clary se volvió para echar a correr... y se encontró con Isabelle,
que le cerraba el paso con el látigo cuya dorada longitud estaba
manchada de fluido negro en la mano. Lo hizo chasquear en dirección
a Clary; el extremo se le enroscó alrededor de la muñeca y le dio un
fuerte tirón. Clary lanzó una exclamación ahogada de dolor y sorpresa.
—Pequeña mundi estúpida —masculló Isabelle—. Podrías haber
hecho que mataran a Jace.
—Está loco —dijo Clary, intentando echar la muñeca hacia atrás.
El látigo se le hundió más profundamente en la carne.
—Estáis todos locos. ¿Qué os creéis que sois, un grupo de vigilantes
asesinos? La policía...
—La policía no acostumbra a interesarse a menos que le presentes
un cadáver —indicó Jace.
Sosteniendo el brazo contra el pecho, el muchacho se abrió paso a
través del suelo cubierto de cables en dirección a Clary. Alec iba tras él,
con una expresión ceñuda en el rostro.
Clary echó una ojeada al punto en el que el muchacho había desaparecido,
y no dijo nada. Ni siquiera quedaba allí una manchita de
sangre; nada que mostrara que el muchacho había existido alguna vez.
—Regresan a sus dimensiones de residencia al morir —explicó
Jace—. Por si tenías curiosidad.
—Jace —siseó Alec—, ten cuidado.
Jace le apartó el brazo. Una truculenta ristra de motas de sangre le
marcaba el rostro. A Clary seguía recordándole a un león, con los ojos
claros y separados, y los cabellos de un dorado tostado.
—Puede vernos, Alec —replicó—. Sabe ya demasiado.
—Así pues, ¿qué quieres que haga con ella? —inquirió Isabelle.
—Dejarla ir —respondió Jace en voz baja.
Isabelle le lanzó una mirada sorprendida, casi enojada, pero no
discutió. El látigo resbaló de la muñeca, liberándole el brazo a Clary,
que se frotó la dolorida extremidad y se preguntó cómo diablos iba a
conseguir salir de allí.
—Quizá deberíamos llevarla de vuelta con nosotros —sugirió

10

Transcrito y editado por Alishea85
Alec—. Apuesto a que Hodge querría hablar con ella.
—Ni hablar de llevarla al Instituto —dijo Isabelle—. Es una mundi.
—¿Lo es? —inquirió Jace con suavidad.
Su tono sosegado era peor que la brusquedad de Isabelle o la cólera
de Alec.
—¿Has tenido tratos con demonios, niñita? ¿Has paseado con brujos,
conversado con los Hijos de la Noche? ¿Has...?
—No me llamo “niñita” —le interrumpió Clary—. Y no tengo ni
idea de qué estás hablando.
“¿No la tienes? —dijo una voz en el interior de su cabeza—. Viste
evaporarse a ese chico. Jace no está loco..., simplemente desearías que
lo estuviera.”
—No creo en... demonios, o en lo que sea que tú...
—¿Clary?
Era la voz de Simon. Ésta se volvió en redondo y lo vio de pie junto
a la puerta del almacén. Le acompañaba uno de los fornidos porteros
que habían estado sellando manos en la puerta de entrada.
—¿Estás bien? —La miró escrutador a través de la penumbra—.
¿Por qué estás aquí sola? ¿Qué ha sucedido con los tipos..., ya sabes,
los de los cuchillos?
Clary le miró con asombro, luego miró detrás de ella, donde Jace,
Isabelle y Alec permanecían en pie, Jace todavía con la camisa ensangrentada
y el cuchillo en la mano. El muchacho le sonrió de oreja a oreja
y le dedicó un encogimiento de hombros en parte de disculpa, en
parte burlón. Era evidente que no le sorprendía que ni Simon ni el portero
pudieran verlos.
De algún modo, tampoco le sorprendía a Clary. Volvió otra vez la
cabeza lentamente hacia Simon, sabiendo el aspecto que debía de ofrecerle,
allí de pie sola en una húmeda habitación de almacenaje, con los
pies enredados en cables eléctricos de plástico brillante.
—Me ha parecido que entraban aquí —contestó sin convicción—.
Pero supongo que no ha sido así. Lo siento. —Pasó rápidamente la mirada
de Simon, cuya expresión empezaba a cambiar de preocupada a
incómoda, al portero, que simplemente parecía enojado—. Ha sido
una equivocación.
Detrás de ella, Isabelle lanzó una risita divertida.
—No lo creo —dijo tozudamente Simon mientras Clary, de pie en
el bordillo, intentaba desesperadamente parar un taxi. Los barrenderos
habían pasado por Orchard mientras ellos estaban dentro del club,
y la calle mostraba un negro barniz de agua oleosa.
—Lo sé —convino ella—. Lo normal sería que hubiera algún taxi.
¿Adónde va todo el mundo un domingo a medianoche? —Se volvió
hacia él, encogiéndose de hombros—. ¿Crees que tendremos más suerte
en Houston?
—No hablo de los taxis —repuso Simon—. Tú..., no te creo. No me
creo que esos tipos de los cuchillos simplemente desaparecieran.
Clary suspiró.
—A lo mejor no había tipos con cuchillos, Simon. Quizá simplemente
lo imaginé todo.

11

Transcrito y editado por Alishea85
—Ni hablar. —Simon alzó la mano por encima de la cabeza, pero los taxis que se
aproximaban pasaron zumbando por su lado, lanzando
una rociada de agua sucia—. Vi tu cara cuando entré en ese almacén.
Parecías realmente alucinada, como si hubieras visto un fantasma.
Clary pensó en Jace con sus ojos de león. Se echó un vistazo a la
muñeca, circundada por una fina línea roja a modo de brazalete en el
punto en el que el látigo de Isabelle se había enroscado. «No, un fantasma
no —pensó—. Algo aún más fantástico que eso.»
—Fue sólo una equivocación —insistió en tono cansino.
Se preguntó por qué no le estaba contando la verdad. Excepto, claro,
que él pensaría que estaba loca. Y había algo en lo que había sucedido;
algo en la sangre negra borboteando alrededor del cuchillo de
Jace, algo en su voz cuando le había dicho “¿Has conversado con los
Hijos de la Noche?”, que quería guardar para sí.
—Bueno, pues fue una equivocación de lo más embarazosa —repuso
Simon, y echó una ojeada atrás, hacia el club, desde donde una
fina cola todavía salía sigilosamente por la puerta y llegaba hasta mitad
de la manzana—. Dudo que vuelvan a dejarnos entrar jamás en
Pandemónium.
—¿Qué te importa eso a ti? Odias Pandemónium.
Clary volvió a alzar la mano cuando una forma amarilla fue hacia
ellos a toda velocidad por entre la niebla. En esta ocasión, no obstante,
el taxi frenó con un chirrido en la esquina, con el conductor presionando
la bocina como si necesitara atraer su atención.
—Por fin tenemos suerte.
Simon abrió la portezuela de un tirón y se deslizó al interior del
asiento trasero, forrado de plástico. Clary le siguió, inhalando el familiar
olor a humo rancio de cigarrillo, cuero y fijador de pelo de los taxis
de Nueva York.
—Vamos a Brooklyn —indicó Simon al taxista, y luego volvió la
cabeza hacia Clary—. Oye, sabes que puedes contarme cualquier cosa,
¿de acuerdo?
Ella vaciló un instante, luego asintió.
—Seguro, Simon —respondió—, sé que puedo hacerlo.
Cerró la portezuela de un golpe tras ella, y el taxi se puso en marcha,
perdiéndose en la noche.

12

Transcrito y editado por Alishea85
2
SECRETOS Y MENTIRAS

El oscuro príncipe estaba sentado a horcajadas sobre su negro corcel, con su capa de
marta cibelina ondeando a la espalda. Un aro de oro le sujetaba los rizos rubios, el
apuesto rostro aparecía helado con la furia de batalla y …
-Y su brazo parecía una berenjena – masculló Clary para sí, exasperada.
El dibujo no salía. Con un suspiro arrancó otra hoja más de su bloc de dibujo, la arrugó
y la arrojó contra la pared naranja de su dormitorio. El suelo estaba ya repleto de bolas
de papel desechadas, una señal inequívoca de que sus jugos creativos no fluían del
modo que había esperado. Deseó por milésima vez poder ser un poco más como su
madre. Todo lo que Jocelyn Fray dibujaba, pintaba o esbozaba era hermoso, y
aparentemente realizado sin esfuerzo.
Se quitó los auriculares, interrumpiendo Stepping Razor en mitad de la canción, y se
frotó las doloridas sienes. Sólo entonces se dio cuenta de que el potente y agudo sonido
de un teléfono retumbaba por el apartamento. Arrojó el bloc de dibujo sobre la cama, se
puso en pie de un salto y corrió a la salita, donde el rojo teléfono retro descansaba sobre
una mesa cerca de la puerta principal.
-¿Clarissa Fray?
La voz al otro lado del teléfono sonaba familiar, aunque no inmediatamente
identificable.
Clary retorció nerviosamente el cordón del teléfono alrededor del dedo.
-¿Sííí?
-Hola, soy uno de los gamberros con cuchillo que conociste anoche en el Pandemónium.
Me temo que te causé una mala impresión y esperaba que me dieras la oportunidad de
resarcirte …
-¡SIMON! –Clary mantuvo el teléfono alejado del oído mientras él soltaba una
carcajada-. ¡No tiene gracia!
-Ya lo creo que la tiene. Simplemente no le ves el lado cómico.
-Estúpido. –Clary suspiró, recostándose en la pared-. No te estarías riendo de haber
estado aquí cuando llegué a casa anoche.
-¿Por qué no?
-Mi madre. No le gustó que llegáramos tarde. Le dio un ataque. Fue desagradable.
-¿Qué? ¡No es culpa tuya que hubiera tráfico! –protestó Simon, que era el más joven de
tres hermanos y tenía un sentido muy agudizado de la injusticia familiar.
-Ya, bueno, ella no lo ve de ese modo. La decepcioné, le fallé, hice que se preocupara,
bla, bla, bla. Soy la cruz de su existencia –continuó ella, imitando la precisa fraseología
de su madre y con sólo una leve punzada de culpabilidad.
-Así que, ¿estás castigada? –preguntó Simon, en un tono un poco demasiado alto.
Clary pudo oir el ruido sordo de voces detrás de él; personas que discutían entre sí.
-No lo sé aún –respondió-. Mi madre salió esta mañana con Luke, y todavía no han
regresado. ¿Dónde estás tú, de todos modos? ¿En casa de Eric?
-Sí. Acabamos de terminar el ensayo.
Se oyó el batir de un platillo detrás de Simon. Clary se estremeció.
-Eric va a dar un recital de poesía en Java Jones esta noche –siguió Simon,
mencionando una cafetería situada en la esquina donde vivía Clary, que en ocasiones

13

Transcrito y editado por Alishea85
ofrecía música en vivo por la noche-. Toda la banda acudirá para mostrarle su respaldo.
¿Quieres venir?
-Sí, de acuerdo. –Clary hizo una pausa, dando ansiosos tironcitos al cordón del teléfono. Espera, no.
-¿Queréis callaros, chicos? –chilló Simon; el débil tono de su voz hizo que Clary
sospechara que sostenía el teléfono apartado de la boca; al cabo de un segundo reanudó
la conversación, con voz que sonó preocupada-. ¿Eso ha sido un sí o un no?
-No lo sé. –Clary se mordió el labio-. Mi madre sigue enfurecida conmigo por lo de
anoche. No estoy segura de querer cabrearla pidiéndole un favor. Si voy a tener
problemas, no quiero que sea por la asquerosa poesía de Eric.
-Vamos, no es tan mala –dijo Simon.
Eric vivía al aldo de Simon, y los dos muchachos se conocían de casi toda la vida. No
eran íntimos del modo en que Simon y Clary lo eran, pero habían formado un grupo de
rock al inicio del segundo año de secundaria, junto con los amigos de Eric: Matt y Kirk.
Ensayaban religiosamente todas las semanas en el garaje de los padres de Eric.
-Además, no es un favor –añadió Simon-, es un certamen de poesía en la esquina del
bloque que hay frente a tu casa. No es como si te estuviera invitando a una orgía en
Hoboken. Tu madre puede venir contigo si quiere.
-¡ORGÍA EN HOBOKEN!
Oyó Clary que alguien chillaba, probablemente Eric. Se oyó el estrépito de otro platillo.
Imaginó a su madre escuchando a Eric leer su poesía y se estremeció interiormente.
-No sé. Si aparecéis todos por aquí, creo que le dará algo.
-Entonces iré solo. Te recogeré y así vamos juntos y nos encontramos con el resto allí.
A tu madre no le importará. Me adora.
Clary tuvo que echarse a reír.
-Una señal de su discutible buen gusto, si me lo preguntas.
-Nadie te lo ha preguntado.
Simon colgó en medio de gritos procedentes de sus compañeros de la banda.
Clary colgó el teléfono y echó un vistazo a la salita. Por todas partes había pruebas de
las tendencias artísticas de Jocelyn, su madre, desde los cojines de terciopelo hechos a
mano apilados sobre el sofá rojo oscuro, a las paredes llenas de cuadros cuidadosamente
enmarcados, paisajes en su mayoría: las calles sinuosas del centro de Manhattan
iluminadas con una luz dorada; escenas de Prospect Park en invierno, con los grises
estanques bordeados de una fina puntilla de hielo blanco.
En la repisa sobre la chimenea había una foto enmarcada del padre de Clary. Un hombre
rubio de aspecto meditabundo en uniforme militar, y con delatores trazos de arrugas de
expresión en el rabillo de los ojos. Había sido un soldado condecorado por su servicio
en el extranjero. Jocelyn tenía algunas de sus medallas en una cajita junto a la cama,
aunque las medallas no sirvieron de nada cuando Jonathan Clark estrelló su coche
contra un árbol a las afueras de Albany y murió incluso antes de que naciera su hija.
Tras su muerte, Jocelyn había vuelto a usar su nombre de soltera. Nunca hablaba del
padre de Clary, pero guardaba la caja grabada con sus iniciales, J. C., junto a la cama.
Con las medallas había una o dos fotografías, una alianza y un solitario mechón de
cabello rubio. En ocasiones, Jocelyn sacaba la caja, la abría y sostenía el mechón de
pelo con gran delicadeza antes de devolverlo a su sitio y cerrar de nuevo
cuidadosamente la caja con llave.
El sonido de la llave al girar en la puerta principal sacó a Clary de su ensueño. A toda
prisa, se dejó caer sobre el sofá e intentó dar la impresión de estar inmersa en uno de los
libros en rústica que su madre había dejado apilados en la mesita auxiliar. Jocelyn

14

Transcrito y editado por Alishea85
concedía a la lectura la categoría de pasatiempo sagrado, y por lo general, no
interrumpiría a Clary en plena lectura de un libro, ni siquiera para echarle una bronca.
La puerta se abrió con un golpazo. Era Luke, con los brazos llenos de lo que parecían
enormes pedazos cuadrados de cartón. Cuando los depositó en el suelo, Clary vio que
eran cajas, plegadas planas. Luke se enderezó y se volvió hacia ella con una sonrisa.
-Hola, ti…, hola, Luke –dijo ella.
Él le había pedido que dejara de llamarle tío Luke hacía cosa de un año, afirmando que
le hacía sentirse viejo y pensar en La cabaña del tío Tom. Además, le había recordado
con delicadeza que él no era en realidad su tío, sólo un amigo íntimo de su madre que la
conocía de toda la vida.
-¿Dónde está mamá?
-Aparcando la furgoneta – respondió él, estirando el larguirucho cuerpo con un gemido.
Iba vestido con su uniforme habitual: vaqueros viejos, una camisa de franela y unas
gafas con montura dorada que descansaban ladeadas sobre el caballete de la nariz.
-¿Podrías recordarme de nuevo por qué este edificio carece de montacargas?
-Porque es viejo y posee personalidad –repuso al momento, y Luke sonrió burlón-.
¿Para qué son esas cajas? –preguntó ella.
La sonrisa desapareció.
-Tu madre quiere empaquetar algunas cosas –contestó él, evitando su mirada.
-¿Qué cosas?
Él agitó la mano con aire disciplente.
-Cosas que hay por la casa y molestan. Ya sabes que ella nunca tira nada. ¿Qué estás
haciendo? ¿Estudiar?
Le arrancó el libro de la mano y leyó en voz alta: “El mundo sigue estando repleto de
esas variopintas criaturas a las que una filosofía más sobria ha desechado. Hadas y
trasgos, fantasmas y demonios, todavía rondan por ahí…”
Bajó el libro y la miró por encima de las gafas.
-¿Es esto para la escuela?
-¿La rama dorada? No. La escuela no empieza hasta dentro de unas pocas semanas. –
Clary le arrebató el libro-. Es de mamá.
-Ya me lo parecía.
Ella lo depositó otra vez sobre la mesa.
-¿Luke?
-¿Ajá? –Olvidado ya el libro, él estaba rebuscando en la caja de herramientas que había
junto a la chimenea-. Ah, aquí está.
Sacó una pistola color naranja de cinta de embalar y la contempló con profunda
satisfacción.
-¿Qué harías si vieras algo que nadie más puede ver?
La pistola de cinta de embalar cayó de la mano de Luke y golpeó las baldosas de la
chimenea. Él se arrodilló para recogerla, sin mirar a la muchacha.
-¿Quieres decir si yo fuera el único testigo de un crimen, esa clase de cosa?
-No; me refiero a si hubiera otras personas cerca, pero tú fueras el único que pudiera ver
algo. Como si eso fuera invisible para todo el mundo excepto tú.
Él vaciló, aún arrodillado, con la abollada pistola de cinta de embalar aferrada en la
mano.
-Sé que parece una locura –comenzó Clary nerviosamente-, pero…
Él se volvió. Sus ojos, muy azules tras las gafas, se detuvieron en ella con una mirada
de sólido afecto.

15

Transcrito y editado por Alishea85
-Clary, eres una artista, como tu madre. Eso significa que ves el mundo de modo que
otras personas no pueden. Es tu don, ver la belleza y el horror en esas corrientes. Pero
no significa que estés loca…sólo que eres diferente. No hay nada malo en ser diferente.
Clary subió las piernas y apoyó la barbilla en las rodillas. Mentalmente vio el almacén,
el látigo dorado de Isabelle, el muchacho de cabellos azules convulsionándose en los
estertores de la muerte y los ojos leonados de Jace. Belleza y horror.
-De haber vivido mi padre -dijo-, ¿crees que también habría sido un artista?
Luke pareció desconcertado. Antes de que pudiera responderle, la puerta se abrió de
golpe, y la madre de Clary entró muy tiesa en la habitación, con los tacones de las botas
repiqueteando sobre el brillante suelo de madera. Entregó a Luke un juego de
tintineantes llaves y se volvió para mirar a su hija.
Jocelyn Fray era una mujer esbelta y atlética; los cabellos, unos cuantos tonos más
oscuros que los de Clary y el doble de largos. En esos momentos estaban retorcidos
hacia arriba en un nudo rojo oscuro, atravesado con un lápiz de dibujo para mantenerlos
sujetos. Llevaba un mono salpicado de pintura sobre una camiseta color azul lavanda y
botas de excursión marrones, cuyas suelas estaban cubiertas de pintura al óleo.
La gente siempre decía a Clary que se parecía a su madre, pero ella no lo veía. Lo único
que era parecido en ellas era la figura. Ambas eran delgadas, con el tórax pequeño y las
caderas estrechas. Ella sabía que no era hermosa como lo era su madre. Para ser
hermosa, se tenía que ser esbelta y alta, y cuando se era tan baja como Clary, apenas
algo más de metro cincuenta, una sólo era mona. No guapa o hermosa, sino mona. Si a
eso se añaden un cabello color zanahoria y una cara llena de pecas, Clary era más bien
como aquella muñeca de trapo llamada Raggedy Ann comparada con la muñeca Barbie
que era su madre.
Jocelyn incluso tenía un modo de andar tan gracioso que hacía que la gente volviera la
cabeza para contemplarla pasar. Clary, por su parte, siempre andaba dando traspiés. La
gente sólo se volvía para contemplarla cuando pasaba como una exhalación por su lado
al caer por las escaleras.
-Gracias por subir las cajas –dijo la madre de Clary a Luke, y le sonrió.
Él no devolvió la sonrisa. A Clary se le hizo un nudo en el estómago. Era evidente que
pasaba algo.
-Lamento haber tardado tanto en encontrar sitio. Debe de haber un millón de personas
en el parque hoy…
-¿Mamá? –interrumpió Clary-. ¿Para qué son las cajas?
Jocelyn se mordió el labio. Luke movió veloz los ojos hacia Clary, instando en silencio
a Jocelyn para que se acercara. Con un nervioso gesto de muñeca, ésta se puso un
mechón de pelo tras la oreja y fue a reunirse con su hija en el sofá.
A tan poca distancia, Clary pudo ver el aspecto tan cansado que mostraba su madre.
Había oscuras medias lunas bajo sus ojos, y los párpados aparecían nacarinos por falta
de sueño.
-¿Tiene que ver esto con lo de anoche? –preguntó Clary.
-No –dijo rápidamente su madre, y luego vaciló-. Quizás un poco. No debiste hacer lo
que hiciste anoche. Lo sabes perfectamente.
-Y ya he pedido perdón. ¿De qué va todo esto? Si me estás castigando, acaba de una
vez.
-No te estoy castigando –respondió su madre.
Su voz sonó tensa como el alambre. Dirigió una rápida mirada a Luke, que negó con la
cabeza.
-Simplemente díselo, Jocelyn –dijo éste.

16

Transcrito y editado por Alishea85
-¿Podríais no hablar como si yo no estuviera aquí? –inquirió Clary, enojada-. ¿Y que
quieres decir con que me diga? ¿Qué me diga que?
Jocelyn soltó un suspiro.
-Nos vamos de vacaciones.
Toda expresión desapareció del rostro de Luke, igual que un lienzo al que le han
eliminado toda la pintura.
Clary sacudió la cabeza.
-¿De qué va todo esto? ¿Os vais de vacaciones? –Volvió a dejarse caer sobre los
cojines-. No lo entiendo. ¿A que viene todo este numerito?
-Me parece que no lo entiendes. Me refiero a que nos vamos todos de vacaciones. Los
tres: tu, yo y Luke. Nos vamos a la granja.
-Ah.
Clary echó una ojeada a Luke, pero este tenía los brazos cruzados sobre el pecho y
miraba fijamente por la ventana, con la mandíbula muy apretada. Se preguntó que lo
preocupaba. Él adoraba la vieja granja situada en el norte del estado de Nueva York; la
había comprado y restaurado él mismo hacía diez años, e iba allí siempre que podía.
-¿Durante cuanto tiempo?
-El resto del verano –dijo Jocelyn-. Traje las cajas por si quieres embalar algunos libros,
material de pintura…
-¿El resto del verano? –Clary se sentó muy tiesa, llena de indignación-. No puedo hacer
eso, mamá. Tengo planes; Simon y yo íbamos a celebrar una fiesta de vuelta a la
escuela, y tengo un montón de reuniones con mi grupo de arte, y diez clases más en
Tisch…
-Lamento lo de Tisch. Pero las otras cosas se pueden cancelar. Simon lo comprenderá, y
también lo hará tu grupo de arte.
Clary oyó la implacabilidad del tono de su madre y se dio cuenta de que hablaba en
serio.
-¡Pero ya he pagado esas clases de arte! ¡Estuve ahorrando todo el año! Lo prometiste. –
Se volvió en redondo hacia Luke-. ¡Díselo! ¡Dile que no es justo!
Luke no apartó la mirada de la ventana, aunque un músculo se movió violentamente en
su mejilla.
-Es tu madre. Ella es quien debe decidir.
-No lo comprendo. –Clary se volvió hacia su madre-. ¿Por qué?
-Tengo que marcharme, Clary –respondió Jocelyn, y las comisuras de sus labios
temblaron-. Necesito paz y tranquilidad para pintar. Y en estos momentos andamos
escasas de dinero…
-Pues vende unas cuantas más de las cosas de papá –replicó ella con enojo-. Eso es lo
que acostumbras a hacer, ¿no es cierto?
Jocelyn se echó hacia atrás.
-Eso no es justo.
-Mira, ve si quieres ir. No me importa. Me quedaré aquí sin ti. Puedo trabajar; puedo
conseguir un empleo en Starbucks o algo así. Simon dijo que siempre están contratando
a gente. Soy lo bastante mayor como para cuidar de mí misma…
-¡No! –La brusquedad en la voz de Jocelyn hizo dar un brinco a Clary-. Te devolveré el
dinero de las clases de arte, Clary. Pero vas a venir con nosotros. No hay opción. Eres
demasiado joven para quedarte aquí tu sola. Podría pasar algo.
-¿Cómo qué? ¿Qué podría pasar? –exigió ella.
Se oyó un estrépito. Volvió la cabeza sorprendida y vio que Luke había tirado unos de
los cuadros enmarcados que estaban apoyados en la pared. Con una expresión

17

Transcrito y editado por Alishea85
claramente alterada, éste volvió a colocarlo en su lugar. Cuando se irguió, su boca
estaba cerrada en una sombría línea.
-Me voy
Jocelyn se mordió el labio.
-Espera.
Corrió tras él hasta la entrada, alcanzándolo justo cuando cerraba la mano sobre el pomo
de la puerta. Torciendo el cuerpo en el sofá, Clary consiguió apenas escuchar el
apremiante susurro de su madre:
-… Bane –decía Jocelyn-. Le he estado llamando y llamando durante las últimas tres
semanas. Su buzón de voz dice que está en Tanzania. ¿Qué se supone que debo hacer?
-Jocelyn –Luke sacudió la cabeza negativamente-, no puedes seguir acudiendo a él
eternamente.
-Pero Clary…
-No es Jonathan –siseó Luke-. Nunca has sido la misma desde que sucedió, pero Clary
no es Jonathan.
“¿Qué tiene que ver mi padre con todo esto?”, se preguntó Clary, desconcertada.
-No puedo limitarme a mantenerla en casa, a no dejarla salir. No lo soportará.
-¡Claro que no lo hará! –Luke sonó realmente enojado-. No es una mascota, es una
adolescente. Casi una adulta.
-Si estuviéramos fuera de la ciudad…
-Habla con ella, Jocelyn. –La voz de Luke era firme-. Lo digo en serio. –Alargó la mano
hacia el pomo.
La puerta se abrió de golpe. Jocelyn soltó un pequeño grito.
-¡Jesús! –exclamó Luke.
-En realidad, soy solo yo –dijo Simon-. Aunque me han dicho que el parecido es
sorprendente. –Agitó la mano en dirección a Clary desde la entrada-. ¿Estás lista?
Jocelyn se apartó la mano de la boca.
-Simon, ¿estabas escuchando?
Simon pestañeó.
-No, acabo de llegar. –Pasó la mirada del rostro pálido de Jocelyn al rostro sombrío de
Luke-. ¿Sucede algo? ¿Debería irme?
-No te molestes –dijo Luke-. Creo que hemos acabado aquí.
Se abrió paso junto a Simon, bajando ruidosamente las escaleras con ritmo rápido.
Abajo, la puerta de la calle se cerró de un portazo.
Simon permaneció en la entrada, con aspecto indeciso.
-Puedo regresar más tarde –dijo-. De verdad. No sería ningún problema.
-Eso podría… -empezó Jocelyn, pero Clary estaba ya de pie.
-Olvídalo, Simon. Nos vamos –declaró, agarrando su bolsa mensajero de un gancho
situado cerca de la puerta.
Se la colgó al hombro dirigiendo una mirada desafiante a su madre.
-Nos vemos luego, mamá.
Jocelyn se mordió el labio.
-Clary, ¿no crees que deberíamos hablar sobre esto?
-Tendremos muchísimo tiempo para hablar mientras estemos de “vacaciones” -repuso
ella en tono sarcástico, y tuvo la satisfacción de ver cómo su madre se estremecía-. No
me esperes levantada –añadió, y agarrando el brazo de Simon, medio arrastró al joven
fuera de la puerta principal.
Éste clavó los talones, mirando contrito por encima del hombro a la madre de Clary, que
permanecía inmóvil, pequeña y desamparada, en la entrada, con las manos fuertemente
enlazadas.

18

Transcrito y editado por Alishea85
-¡Adiós, señora Fray! –se despidió-. ¡Que pase una buena noche!
-Ah, cállate, Simon –le espetó Clary, y cerró la puerta de golpe tras ellos,
interrumpiendo la respuesta de su madre.

-Jesús, tía, no me arranques el brazo –protestó Simon mientras Clary tiraba de él
escaleras abajo, sus Skechers verdes golpeando los peldaños de madera con cada furioso
paso.
La muchacha echó una ojeada a lo alto, medio esperando ver a su madre
contemplándoles enfurecida desde el descansillo, pero la puerta del apartamento
permaneció cerrada.
-Lo siento –masculló Clary, soltándole la muñeca.
Se detuvo al pie de las escaleras, con la bolsa golpeándole la cadera.
La casa de piedra rojiza de Clary, como la mayoría en Park Slope, había sido en el
pasado la residencia individual de una familia acaudalada y restos de su antiguo
esplendor resultaban aún evidentes en la escalinata curva, el suelo de mármol
desportillado de la entrada y la amplia claraboya de un solo cristal de lo alto. En la
actualidad, la casa estaba dividida en apartamentos separados, y Clary y su madre
compartían el edificio de tres plantas con otra inquilina en la planta baja, una anciana
que tenía una consulta de vidente en su apartamento. Apenas salía de él, aunque las
visitas de clientes eran poco frecuentes. Una placa dorada sujeta a la puerta la anunciaba
como “MADAME DOROTHEA, VIDENTE Y PROFETISA”.
El espeso humo dulzón del incienso se derramaba desde la puerta entreabierta al
vestíbulo.
-Es agradable ver que su negocio va viento en popa –comentó Simon-. Estos días es
difícil encontrar trabajo estable como profeta.
-¿Tienes que ser sarcástico respecto a todo? –le dijo Clary en tono brusco.
Simon pestañeó, claramente sorprendido.
-Pensaba que te gustaba cuando me mostraba agudo e irónico.
Clary estaba a punto de responder cuando la puerta de madame Dorothea se abrió de par
en par y un hombre salió por ella. Era alto, con la tez del color del jarabe de arce, ojos
de un dorado verdoso como los de un gato y cabellos enmarañados. Le dedicó una
sonrisa deslumbrante, mostrando unos afilados dientes blancos.
Un vahído se apoderó de ella, proporcionándole la clara sensación de que iba a
desmayarse.
Simon la miró con inquietud.
-¿Te encuentras bien? Parecía como si fueras a perder el conocimiento.
Ella le miró parpadeando.
-¿Qué? No, estoy perfectamente.
Él no pareció querer abandonar el tema.
-Parece como si acabaras de ver un fantasma.
Clary negó con la cabeza. El recuerdo de haber visto algo la incordiaba, pero cuando
intentó concentrarse, se le escapó igual que agua entre los dedos.
-Nada, me pareció ver el gato de Dorothea, pero supongo que sólo fue la luz que me
engañó. –Simon la miró fijamente-. No he comido nada desde ayer –añadió ella,
poniéndose a la defensiva-. Imagino que estoy un poco fuera de combate.
Él le deslizo un reconfortante brazo sobre los hombros.
-Vamos, te invitaré a comer algo.

19

Transcrito y editado por Alishea85
-Simplemente no puedo creer que esté actuando así –dijo Clary por cuarta vez,
persiguiendo por el plato un poco de guacamole errante con la punta de un nacho.
Estaban en un local mexicano del barrio, un cuchitril llamado Mama Nacho.
-Como si castigarme una semana sí otra no, no fuera bastante malo. Ahora estaré
exiliada durante el resto del verano.
-Bueno, ya lo sabes, tú madre se pone así de vez en cuando –repuso Simon-. Como
cuando aspira o espira. –Le sonrió de oreja a oreja desde detrás de su burrito
vegetariano.
-Vale, tú puedes actuar como si fuera divertido –dijo ella-. No es a ti a quien van a
arrastrar en medio de ninguna parte durante Dios sabe cuánto tiempo…
-Clary –Simon interrumpió su diatriba-, yo no soy la persona con la que estás furiosa.
Además, no va a ser permanente.
-¿Cómo lo sabes?
-Bueno, porque conozco a tu madre –respondió él, tras una pausa-. Quiero decir, tú y yo
hemos sido amigos durante cuánto, ¿diez años ya? Sé que se pone así a veces. Se lo
pensará mejor.
Clary tomó un chile de su plato y mordisqueó el borde, meditabunda.
-¿Es eso cierto? –preguntó-. ¿Lo de conocerla, quiero decir? A veces me pregunto si
alguien lo hace.
-Ahí me he perdido –repuso él, mirándola con un pestañeo.
Clary aspiró aire para refrescarse la ardiente boca.
-Quiero decir que nunca habla sobre sí misma. No se nada sobre su infancia o su
familia, ni demasiado de cómo conoció a mi padre. Ni siquiera tiene fotos de la boda. Es
como si su vida empezara cuando me tuvo a mi. Eso es lo que siempre dice cuando le
pregunto.
-Ah –Simon le hizo una mueca-, eso es bonito.
-No, no lo es. Es raro. Es raro que yo no sepa nada sobre mis abuelos. Quiero decir, sé
que los padres de mi padre no fueron amables con ella, pero ¿tan malos son? ¿Qué clase
de gente no quiere conocer a su nieta?
-Quizás ella los odia. Tal vez fueron groseros o algo así –sugirió Simon-. Tiene esas
cicatrices.
Clary le miró sorprendida.
-¿Tiene qué?
Él tragó un bocado de burrito.
-Esas cicatrices pequeñas y finas. Por toda la espalda y los brazos. He visto a tu madre
en bañador, ya lo sabes.
-Jamás me he fijado en que tuviera cicatrices –repuso ella con seguridad-. Creo que
imaginas cosas.
Él la miró fijamente, y parecía a punto de decir algo cuando el teléfono móvil de Clary,
enterrado en su bolsa, empezó a sonar estridentemente. Clary lo sacó, contempló los
números que parpadeaban en la pantalla e hizo una mueca.
-Es mi madre.
-Me he dado cuenta por la expresión de tu cara. ¿Vas a hablar con ella?
-No en estos momentos –contestó ella, sintiendo el familiar mordisco de culpabilidad en
el estómago, mientras el teléfono dejaba de sonar y se ponía en marcha el buzón de voz. No quiero pelearme con ella.
-Siempre puedes quedarte en mi casa –ofreció Simon-. Todo el tiempo que quieras.
-Bueno, veremos si se tranquiliza primero.
Clary pulsó el botón del buzón de voz de su móvil. La voz de su madre sonó tensa, pero
estaba claro que intentaba mostrarse desenfadada: “Cariño, lamento haberte soltado de

20

Transcrito y editado por Alishea85
sopetón los planes para ir de vacaciones. Ven a casa y charlaremos”. Clary cortó la
comunicación antes de que finalizara el mensaje, sintiéndose aún más culpable y al
mismo tiempo todavía enojada.
-Quiere hablar.
-¿Quieres hablar con ella?
-No lo sé. –Clary se pasó el dorso de la mano por los ojos-. ¿Todavía vas a ir al recital
poético?
-Prometí que lo haría.
Clary se puso en pie, empujando la silla hacia atrás.
-Entonces iré contigo. La llamaré cuando acabe.
La correa de la bolsa de mensajero le resbaló por el brazo, y Simon se la volvió a subir
distraídamente, dejando que los dedos se entretuvieran sobre la piel desnuda de su
hombro.
En el exterior, el aire resultaba esponjoso debido a la humedad, humedad que rizaba los
cabellos de Clary y le pegaba a Simon la camiseta azul a la espalda.
-Y bien, ¿cómo le va al grupo? –preguntó ella-. ¿Algo nuevo? Se oían muchos gritos de
fondo cuando hablé contigo antes.
El rostro de su amigo se iluminó.
-Las cosas van la mar de bien –respondió-. Matt dice que conoce a alguien que podría
conseguirnos una actuación en el Scrap Bar. Estamos buscando nombres otra vez.
-¿Sí? –Clary ocultó una sonrisa.
En realidad, el grupo de Simon nunca tocaba nada. La mayor parte del tiempo lo
pasaban en la salita de Simon, discutiendo sobre nombres y logotipos potenciales para
el grupo. En ocasiones, Clary se preguntaba si alguno de ellos realmente sabía tocar un
instrumento.
-¿Qué hay sobre la mesa?
-Estamos eligiendo entre Conspiración Vegetal Marina y Panda Inmutable.
Clary meneó la cabeza.
-Los dos son terribles.
-Eric sugirió Tumbonas en Crisis.
-Tal vez Eric debería seguir con los videojuegos.
-Pero entonces tendríamos que encontrar un nuevo batería.
-Ah, ¿es eso lo que hace Eric? Pensaba que se limitaba a gorrearos dinero y a tratar de
impresionar a las chicas de la escuela diciendo que pertenece a un grupo.
-Nada de eso –respondió Simon con toda tranquilidad-. Eric se ha reformado. Tiene una
novia. Llevan tres meses saliendo.
-Prácticamente casados –dijo Clary, rodeando a una pareja que empujaba a una criatura
en una sillita: una niña pequeña con pasadores de plástico amarillo en el cabello, que
tenía agarrada firmemente un hada de juguete con alas color zafiro con listas doradas.
Pro el rabillo del ojo, a Clary le pareció ver moverse las alas. Volvió la cabeza a toda
velocidad.
-Lo que significa –continuó Simon-, que soy el único miembro del grupo que no tiene
novia. Lo que, como ya sabes, es precisamente lo que se pretende al estar en un grupo.
Conquistar a las chicas.
-Pensaba que se trataba de la música.
Un hombre con un bastón se cruzó en su paso, encaminándose a la calle Berkeley- Clary
desvió rápidamente la vista, temiendo que si miraba a alguien durante demasiado
tiempo, le crecerían alas, brazos extras o largas lenguas bífidas como las de las
serpientes.
-De todos modos ¿a quién le importa si tienes una novia?

21

Transcrito y editado por Alishea85
-A mí me importa –respondió Simon con melancolía-. Muy pronto, las únicas personas
que no tendrán novia seremos yo y Wendell, el conserje de la escuela. Y él huele a
limpiacristales.
-Siempre estará Sheila “Tanga” Barbarino –sugirió Clary.
Clary se había sentado detrás de ella en clase de matemáticas de noveno, y cada vez que
a Sheila se le había caído el lápiz, lo que sucedía a menudo, Clary había disfrutado de
una vista de la ropa interior de Sheila subiendo por encima de la cinturilla de sus
vaqueros superbajos.
-es con ella con quien Eric lleva saliendo los últimos tres meses –repuso Simon-. Su
consejo fue que simplemente debía decidir qué chica de la escuela tenía el cuerpo más
rocanrolero y pedirle para salir el primer día de clase.
-Eric es un cerdo sexista –afirmó Clary, no deseando, de repente, saber qué chica de la
escuela pensaba Simon que tenía el cuerpo más rocanrolero-. Quizá deberíais llamar al
grupo Los cerdos sexistas.
-No suena mal.
Simon no parecía haberse inmutado. Clary le hizo una mueca mientras su bolsa vibraba
bajo la estridente melodía de su teléfono.
Lo sacó del bolsillo con cremallera.
-¿Es tu madre otra vez? –preguntó él.
Clary asintió. Veía a su madre mentalmente, pequeña y sola en la entrada de su
apartamento. La sensación de culpabilidad le llenó el pecho.
Alzó la mirada hacia Simon, que la contemplaba con los ojos sombríos de
preocupación. Su rostro le era tan familiar que podría haberlo bosquejado dormida.
Pensó en las solitarias semanas que se extendían ante ella sin él, y volvió a meter el
móvil en el bolso.
-Vamos –dijo-. Llegaremos tarde al espectáculo.

22

Transcrito y editado por Alishea85
3
CAZADOR DE SOMBRAS

Para cuando llegaron a Java Jones, Eric ya estaba en el escenario, balanceándose de un
lado a otro frente al micrófono, con los ojos bizqueando. Se había teñido las puntas de
los cabellos de rosa para la ocasión. Detrás de él, Matt, con aspecto de estar como una
cuba, golpeaba irregularmente un djembé.
-Esto va a ser una auténtica porquería –pronosticó Clary, y agarró a Simon de la manga,
tirando de él hacia la puerta-. Si salimos huyendo, todavía podemos escapar.
Él movió negativamente la cabeza con determinación.
-Soy un hombre de palabra. –Cuadró los hombros-. Traeré el café si tú nos consigues un
asiento. ¿Qué quieres?
-Café solo. Negro… como mi alma.
Simon se dirigió al mostrador, mascullando por lo bajo algo respecto a que era
muchísimo mejor lo que hacía él ahora que lo que había hecho nunca antes. Clary fue en
busca de asientos para ambos.
La cafetería estaba atestada para ser un lunes; la mayoría de los desgastados sofás y
sillones estaban ocupados por adolescentes que disfrutaban de una noche libre entre
semana. El olor a café y a cigarrillos de clavo era abrumador. Por fin, Clary encontró un
sofá desocupado en un rincón oscuro del fondo. La única otra persona en las
proximidades era una muchacha rubia con una camiseta naranja sin mangas, jugando
absorta con su iPod.
“Estupendo –pensó Clary-. Eric no podrá localizarnos aquí atrás después de la actuación
para preguntar qué tal nos pareció su poesía.”
La chica rubia se inclinó por encima del lateral de su silla y le dio un golpecito a Clary
en el hombro.
-Perdona –Clary alzó la mirada sorprendida-, ¿es ése tu novio? –preguntó la muchacha.
Clary siguió la dirección de la mirada de la chica, preparada ya para decir: “No, no lo
conozco”, cuando reparó en que la chica se refería a Simon, que se dirigía hacia ellas,
con el rostro contraído en una expresión concentrada, mientras intentaba no dejar caer
ninguno de los vasos de poliestireno.
-Uh, no –respondió Clary-, es un amigo.
La chica sonrió ampliamente.
-Es mono. ¿Tiene novia?
Clary vaciló ligeramente antes de responder.
-No.
La muchacha adoptó una expresión suspicaz.
-¿Es gay?
El regreso de Simon ahorró a Clary tener que responder. La chica rubia se volvió a
sentar apresuradamente mientras él depositaba los vasos en la mesa y se dejaba caer
junto a Clary.
-No lo soporto cuando se quedan sin tazas. Esas cosas están ardiendo.
Se sopló los dedos y puso cara de pocos amigos. Clary intentó ocultar una sonrisa
mientras le observaba. Por lo general, no pensaba en si Simon era guapo o no. Tenía
unos bonitos ojos oscuros, supuso, y el cuerpo se le había rellenado bien en el
transcurso del año anterior y parte del otro. Con el corte de pelo adecuado…

23

Transcrito y editado por Alishea85
-Me estas mirando fijamente –dijo Simon-. ¿Por qué me estás mirando fijamente?
¿Tengo algo en la cara?
“Debería decírselo –pensó Clary, aunque una parte de ella se mostraba extrañamente
reacia a hacerlo-. Sería una mala amiga si no lo hiciera.”
-No mires ahora, pero esa chica rubia de ahí cree que eres mono –susurró.
Los ojos de Simon se movieron lateralmente para contemplar con atención a la
muchacha, que estudiaba con aplicación un ejemplar de Shonen Jump.
-¿La chica del top naranja?
Clary asintió.
_¿Qué te hace pensar eso? –preguntó Simon, desconfiado.
“Díselo. Va, díselo.”
Clary abrió la boca para responder, y fue interrumpida por un fuerte pitido de los bafles.
Hizo una mueca de dolor y se tapó los oidos, mientras Eric, en el escenario, forcejeaba
con el micrófono.
-¡Lo siento, chicos! Chilló éste-. Muy bien. Soy Eric, y éste es mi colega Matt a la
batería. Mi primer poema se llama “Sin titulo”. –Crispó la cara como si sintiera dolor, y
gimió al micrófono-: ¡Ven mi falso gigante, mi nefando bajo vientre! ¡Unta toda
protuberancia con árido celo!
Simon se deslizó hacia abajo en su asiento.
-Por favor no digas a nadie que le conozco.
Clary lanzó una risita.
-¿Quién usa la palabra “bajo vientre”?
-Eric –respondió Simon, sombrío-. Todos sus poemas tienen bajos vientres en ellos.
-¡Turgente es mi tormento! –gimió Eric-. ¡La zozobra crece en el interior!
-Puedes apostar a que sí –repuso Clary, y se deslizó hacia abajo en el asiento junto a
Simon-. De todos modos, sobre la chica que piensa que eres mono…
-No te preocupes por eso ni un segundo –le cortó él, y Clary le miró con un pestañeo
sorprendido-. Hay algo de lo que quería hablarte.
-Topo Furioso no es un buen nombre para un grupo –dijo inmediatamente ella.
-No es eso –repuso Simon-. Es sobre lo que estábamos hablando antes. Sobre lo de que
no tengo novia.
-Ah. –Clary alzó un hombro en un gesto de indiferencia-. Vaya, no sé. Pide a Jaida
Jones que salga contigo –sugirió, nombrando a una de las pocas chicas de San Javier
que de verdad le caían bien-. Es agradable, y le gustas.
-No quiero pedirle a Jaida Jones que salga conmigo.
-¿Por qué no? –Clary se encontró atenazada por un repentino e indeterminado rencor-.
¿No te gustan las chicas listas? ¿Todavía buscas un cuerpo rocanroleante?
-Ninguna de las dos cosas –respondió él, que parecía agitado-. No quiero pedirle para
salir porque en realidad no sería justo para ella que lo hiciera…
Sus palabras se apagaron. Clary se inclinó al frente. Por el rabillo del ojo pudo ver cómo
la chica rubia se inclinaba también al frente, escuchando, sin lugar a dudas.
-¿Por qué no?
-Porque me gusta otra persona –contestó Simon.
-De acuerdo.
Simon estaba ligeramente verdoso, igual que lo había estado en una ocasión cuando se
rompió el tobillo jugando a fútbol en el parque y tuvo que regresar a casa cojeando
sobre él. Clary se preguntó que demonios había en el hecho de que le gustara alguien
para colocarle en tal insoportable estado de ansiedad.
-No eres gay, ¿verdad?
El color verdoso de Simon se intensificó.

24

Transcrito y editado por Alishea85
-Si lo fuera, vestiría mejor.
-En ese caso, ¿quién es? –preguntó Clary.
Estaba a punto de añadir que si estaba enamorado de Sheila Barbarino, Eric le patearía
el culo, cuando oyó que alguien tosía sonoramente a su espalda. Era una clase de tos
burlona, la clase de sonido que alguien emitiría si intentaba no reír en voz alta.
Volvió la cabeza.
Sentado en un descolorido sofá verde, a unos pocos centímetros de ella, estaba Jace.
Llevaba puestas las mismas ropas oscuras que lucía la noche anterior en el club. Los
brazos estaban desnudos y cubiertos de tenues líneas blancas, como si fueran viejas
cicatrices. En las muñecas llevaba amplias pulseras de metal; Clary distinguió el mango
de hueso de un cuchillo sobresaliendo de la izquierda. Él la miraba directamente, con un
lado de la estrecha boca curvado en una expresión divertida. Peor que la sensación de
que se rieran de ella, era la absoluta convicción de Clary de que él no había estado
sentado allí cinco minutos atrás.
-¿Qué sucede?
Simon había seguido la dirección de su mirada, pero era evidente por su rostro
inexpresivo, que no podía ver a Jace.
“Pero yo te veo.”
Clary clavó la mirada en Jace mientras lo pensaba, y éste alzó la mano izquierda para
saludarla. Un anillo centelleó en un delgado dedo. El joven se puso en pie y empezó a
caminar, pausadamente, hacia la puerta. Los labios de Clary se separaron con expresión
sorprendida. Se marchaba, tantranquilo.
Notó la mano de Simon, en el brazo. Pronunciaba su nombre, le preguntaba si sucedía
algo. La voz del chico sonaba ajena.
-Volveré enseguida –se oyó decir, mientras se levantaba del sofá de un salto, casi
olvidando dejar la taza de café en la mesa.
Salió corriendo hacia la puerta, mientras Simon la seguía atónito con la mirada.

Clary atravesó precipitadamente las puertas, aterrada por la idea de que Jace pudiera
haberse desvanecido entre las sombras del callejón, como un fantasma. Pero estaba allí,
repantingado contra la pared. Había sacado algo del bolsillo y pulsaba botones en ello.
Alzó la mirada sorprendido cuando la puerta de la cafetería se cerró violentamente tras
ella.
A la luz cada vez más crepuscular, su cabello parecía de un dorado cobrizo.
-La poesía de tu amigo es terrible –dijo.
Clary pestañeó, momentáneamente cogida por sorpresa.
-¿Cómo?
-He dicho que su poesía es terrible. Suena como si se hubiera comido un diccionario y
empezado a vomitar palabras al azar.
-No me importa la poesía de Eric. –Clary estaba furiosa-. Quiero saber por qué me estás
siguiendo.
-¿Quién ha dicho que te esté siguiendo?
-Buen intento. Y estabas escuchando disimuladamente, además. ¿Quieres contarme de
que va todo esto, o debería simplemente llamar a la policía?
-¿Y decirles qué? –replicó Jace en tono mordaz-. ¿Qué gente invisible te está
molestando? Confía en mí, pequeña, la policía no arrestará a alguien que no puede ver.
-Ya te dije antes que mi nombre no es pequeña –masculló ella entre dientes-. Es Clary.

25

Transcrito y editado por Alishea85
-Lo sé –repuso él-. Un nombre bonito. Como la hierba, la salvia sclarea o clary. En los
viejos tiempos, la gente pensaba que comerse las semillas permitía ver a los seres
mágicos. ¿Sabías eso?
-No tengo ni idea de qué estás hablando.
-No sabes gran cosa, ¿verdad? –preguntó él, y había un perezoso desdén en sus ojos
dorados-. Pareces ser un mundano como cualquier otro mundano, sin embargo puedes
verme. Parece un acertijo.
-¿Qué es un mundano?
-Alguien del mundo humano. Alguien como tú.
-Pero tú eres humano –afirmó Clary.
-Lo soy –repuso él-. Pero no soy como tú.
No había ningún deje defensivo en su voz. Sonó como si no le importara si le creía o no.
-Te crees que eres mejor. Es por eso que te estabas riendo de nosotros.
-Me reía de vosotros porque las declaraciones de amor me divierten, en especial cuando
no son correspondidas –explicó él-. Y porque tu Simon es uno de los mundanos más
mundanos con los que me he tropezado jamás. Y porque Hodge pensó que podrías ser
peligrosa, pero si lo eres, desde luego no lo sabes.
-¿Yo, peligrosa? Repitió Clary, estupefacta-. Te vi matar a alguien anoche. Te vi
hundirle un cuchillo bajo las costillas, y…
“Y vi cómo él te hería con dedos que eran como cuchillas. Te vi sangrando, y ahora
parece como si nada te hubiera tocado.”
-Quizá sea un asesino –dijo Jace-, pero sé lo que soy. ¿Puedes tú decir lo mismo?
-Soy un ser humano corriente, tal y como dijiste. ¿Quién es Hodge?
-Mi tutor. Y yo no me tildaría tan rápidamente de corriente, si fuera tú. –Se inclinó al
frente-. Deja que te vea la mano derecha.
-¿Mi mano derecha? –repitió ella, y él asintió-. ¿Si te enseño la mano, me dejarás
tranquila?
-Desde luego.
Su voz dejó traslucir un deje divertido.
Ella extendió la mano derecha de mala gana. Tenía un aspecto pálido bajo la tenue luz
que se derramaba desde las ventanas, con los nudillos salpicados por una leve capa de
pecas. De algún modo, se sintió tan desprotegida como si se estuviera levantando la
camisa y le mostrara el pecho desnudo.
-Nada. –La voz del muchacho sonó decepcionada-. No eres zurda, ¿verdad?
-No. ¿Por qué?
Él le soltó la mano con un encogimiento de hombros.
-A la mayoría de niños cazadores de sombras los marcan en la mano derecha… o en la
izquierda, si son zurdos como yo…, cuando aún son pequeños. Es una runa permanente
que presta una habilidad extra con armas.
Le mostró el dorso de su mano izquierda; a ella le pareció totalmente normal.
-No veo nada –dijo.
-Deja que tu mente se relaje –sugirió él-. Aguarda a que venga a ti. Como si aguardases
a que algo se elevara a la superficie del agua.
-Estás loco.
Pero se relajó, fijando la mirada en la mano, contemplando las diminutas líneas sobre
los nudillos, las largas articulaciones de los dedos…
Le saltó a la vista de improviso, centelleando como una señal de NO CRUZAR. Un
dibujo negro parecido a un ojo. Parpadeó, y el dibujo se desvaneció.
-¿Un tatuaje?
Él sonrió con aire de suficiencia y bajó la mano.

26

Transcrito y editado por Alishea85
-Estaba seguro de que podrías hacerlo. Y no es un tatuaje… es una Marca. Son runas,
marcadas a fuego en nuestra carne.
-¿Hacen que manejes mejor las armas?
A Clary le resultó difícil de creer, aunque quizá no más difícil que creer en la existencia
de zombies.
-Marcas distintas hacen cosas distintas. Algunas son permanentes, pero la mayoría se
desvanece cuando han sido usadas.
-¿Es por eso que hoy no tienes los brazos pintados? –preguntó ella-. ¿Incluso cuando me
concentro?
-Ése es exactamente el motivo. –Sonó satisfecho consigo mismo-. Sabía que poseías la
Visión, al menos. –Echó una ojeada al cielo-. Casi ha oscurecido por completo.
Deberíamos irnos.
-¿Deberíamos? Creía que ibas a dejarme tranquila.
-Te he mentido –respondió Jace sin una pizca de vergüenza-. Hodge dijo que debo
llevarte al Instituto. Quiere hablar contigo.
-¿Por qué iba a querer hablar conmigo?
-Porque ahora sabes la verdad –respondió Jace-. No ha existido un mundano que
conociera nuestra existencia durante al menos cien años.
-¿Nuestra existencia? –repitió ella-. Te refieres a la de gente como tú. A gente que cree
en demonios.
-A gente que los mata –corrigió Jace-. Somos los cazadores de sombras. Al menos, eso
es lo que nos llamamos a nosotros mismos. Los subterráneos tienen nombres menos
halagüeños para nosotros.
-¿Subterráneos?
-los Hijos de la Noche. Los brujos. Los duendes. Los seres mágicos de esta dimensión.
Clary sacudió la cabeza.
-No te detengas ahí. Supongo que también hay, digamos: ¿vampiros, hombres lobo y
zombies?
-Desde luego que los hay –le informó Jace-. Aunque los zombies los encuentras en su
mayoría más al sur, donde están los sacerdotes del voudun.
-¿Qué hay de las momias? ¿Sólo andan por Egipto?
-No seas ridícula. Nadie cree en momias.
-¿Nadie cree?
-Por supuesto que no –afirmó Jace-. Mira, Hodge te explicará todo esto cuando le veas.
Clary cruzó los brazos sobre el pecho.
-¿Qué sucede si no quiero verle?
-Ése es tu problema. Puedes venir voluntariamente o a la fuerza.
Clary no podía creer lo que oía.
-¿Estas amenazando con secuestrarme?
-Si quieres verlo de ese modo –dijo Jace-, sí.
Clary abrió la boca para protestar, pero la interrumpió un estridente zumbido. Su móvil
volvía a sonar.
-Adelante, responde si quieres –indicó Jace con magnanimidad.
El teléfono dejó de sonar, luego volvió a empezar, fuerte e insistente. Clary frunció el
cejo; su madre debía de estar realmente furiosa.
Le dio la espalda a medias a Jace y empezó a rebuscar en el bolso. Para cuando
consiguió desenterrarlo, el móvil iba ya por la tercera tanda de timbrazos. Se lo acercó a
la oreja.
-¿Mamá?

27

Transcrito y editado por Alishea85
-Ah, Clary. Vaya, gracias a Dios. –Una penetrante sensación de alarma recorrió la
columna vertebral de la muchacha; su madre parecía presa del pánico-. Escúchame…
-Todo va bien, mamá. Estoy perfectamente. Voy de camino a casa…
-¡No! –El terror hizo chirriar la voz de Jocelyn-. ¡No vengas a casa! ¿Me entiendes,
Clary? Ni se te ocurra venir a casa. Ve a casa de Simon. Ve directamente a casa de
Simon y quédate ahí hasta que pueda…
Un ruido de fondo la interrumpió: el sonido de algo que caía, que se hacía añicos, algo
pesado golpeando el suelo…
-¡Mamá! –gritó Clary en el teléfono-. ¿Mamá, estás bien?
Del teléfono surgió un fuerte zumbido, y la voz de la madre de Clary se abrió paso a
través de la estática.
-Sólo prométeme que no vendrás a casa. Ve a casa de Simon y llama a Luke… dile que
me ha encontrado…
Sus palabras quedaron ahogadas por un fuerte estrépito parecido al de la madera al
astillarse.
-¿Quién te ha encontrado? Mamá, ¿has llamado a la policía? ¿Lo has hecho…?
Su desesperada pregunta quedó interrumpida por un sonido que Clary jamás olvidaría:
un discordante sonido deslizante, seguido por un golpe sordo. Oyó cómo su madre
aspiraba con fuerza.
-Te quiero, Clary –le oyó decir, con voz inquietantemente tranquila.
El teléfono se desconectó.
-¡Mamá! –aulló Clary al teléfono-. ¿Mamá, estás ahí?
“Fin de la llamada”, apareció en la pantalla. Pero ¿por qué habría colgado su madre de
aquel modo?
-Clary –dijo Jace, y fue la primera vez que le oyó decir su nombre-. ¿Qué sucede?
Clary hizo caso omiso de él. Oprimió febrilmente el botón que marcaba el número de su
casa. No hubo respuesta, aparte del doble tono que indicaba que estaba comunicando.
Las manos de Clary habían empezado a temblar de un modo incontrolable. Cuando
intentó volver a marcar, el teléfono se le resbaló de la temblorosa mano y golpeó
violentamente contra la acera. Se dejó caer de rodillas para recuperarlo, pero ya no
funcionaba, había una larga raja bien visible sobre la parte frontal.
-¡Maldita sea!
Casi llorando, arrojó el teléfono al suelo.
-Para de una vez. –Jace tiró de ella para incorporarla, agarrándola por la muñeca-. ¿Ha
sucedido algo?
-Dame tu teléfono –dijo Clary, extrayendo inobjeto oblongo de metal negro del bolsillo
de la camisa de Jace-. Tengo que…
-No es un teléfono –repuso Jace, sin hacer el menor intento de recuperarlo-. Es un
sensor. No podrás utilizarlo.
-¡Pero necesito llamar a la policía!
-Primero dime lo que ha sucedido. –Ella intentó liberar violentamente la muñeca, pero
él la asía con una fuerza increíble-. Puedo ayudarte.
La cólera inundó a Clary, como una marea ardiente recorriéndole las venas. Sin siquiera
pensar en lo que hacía, le golpeó en la cara, arañándole la mejilla, y él se echó hacia
atrás sorprendido. Clary se soltó y corrió hacia las luces de la Séptima Avenida.
Cuando alcanzó la calle, se volvió en redondo, medio esperando ver a Jace pisándole los
talones. Pero el callejón estaba vacío. Por un momento, clavó la mirada, indecisa, en las
sombras. Nada se movía en su interior. Se volvió de nuevo y corrió hacia su casa.

28

Transcrito y editado por Alishea85
4
RAPIÑADOR

La noche se había vuelto aún más calurosa y correr a casa fue como nadar a toda
velocidad en sopa hirviendo. En la esquina de su bloque, Clary se vio atrapada por un
semáforo rojo. Se removió nerviosamente arriba y abajo sobre las puntas de los pies,
mientras el tráfico pasaba zumbando en una masa borrosa de faros. Intentó volver a
llamar a su casa, pero Jace no le había mentido: su teléfono no era un teléfono. Al
menos no se parecía a ningún teléfono que Clary hubiese visto antes. Los botones del
sensor no tenían números, sólo más de aquellos símbolos extravagantes, y no había
pantalla.
Mientras trotaba calle arriba en dirección a su casa, vio que las ventanas del segundo
piso estaban iluminadas, la acostumbrada señal de que su madre estaba en casa.
“Estupendo –se dijo-. Todo está bien.”
Pero sintió un nudo en el estómago en cuanto pisó la entrada. La luz del techo se había
fundido, y el vestíbulo estaba a oscuras. Las sombras parecían llenas de movimientos
clandestinos. Con un estremecimiento, empezó a subir la escalera.
-¿Y a dónde crees que vas? –dijo una voz.
Clary se volvió.
-¿Qué…?
Se interrumpió. Sus ojos se estaban ajustando a la penumbra, y podía distinguir la forma
de un sillón enorme, colocado frente a la puerta cerrada de madame Dorothea. La
anciana estaba encajada en su interior como un cojín demasiado relleno. En la
penumbra, Clary sólo distinguió la forma redonda del rostro empolvado, el abanico de
encaje blanco en la mano y la abertura de la boca cuando habló.
-Tu madre –dijo Dorothea-, ha estado haciendo un buen barullo ahí arriba. ¿Qué está
haciendo? ¿Moviendo muebles?
-No creo…
-Y la luz de la escalera se ha fundido, ¿te has dado cuenta? –Dorothea golpeteó el brazo
del asiento con el abanico-. ¿No puede hacer tu madre que su novio la cambie?
-Luke no es…
-La claraboya también necesita que la laven. Está asquerosa. No me sorprende que esto
esté casi tan oscuro como la boca del lobo.
“Luke NO es el casero”, quiso decirle Clary, pero no lo hizo.
Aquello era típico de su anciana vecina. Una vez que consiguiera que Luke pasara por
allí y cambiara la bombilla, le pediría que hiciera un centenar de otras cosas: ir a
recogerle la compra, limpiar la ducha. En una ocasión le había hecho hacer pedazos un
viejo sofá con un hacha para poderlo sacar del apartamento sin tener que desmontar la
puerta de sus goznes.
-Lo preguntaré –dijo Clary, suspirando.
-Será mejor que lo hagas. –Dorothea cerró el abanico de golpe con un movimiento de
muñeca.
La sensación de Clary de que algo no iba bien no hizo más que acrecentarse cuando
llegó a la puerta del apartamento. Estaba sin cerrar con llave, algo entreabierta,

29

Transcrito y editado por Alishea85
derramando un haz de luz en forma de cuña sobre el rellano. Con una sensación de
creciente pánico, empujó la puerta para abrirla del todo.
Dentro del apartamento, las luces estaban prendidas: todas las lámparas refulgían
encendidas en toda su luminosidad. El resplandor le hirió los ojos.
Las llaves y el bolso rosa de su madre estaban sobre el pequeño estante de hierro forjado
situado junto a la puerta, donde siempre los dejaba.
-¿Mamá? –llamó-. Mamá, estoy en casa.
No hubo respuesta. Entró en la sala. Las dos ventanas estaban abiertas, con metros de
diáfanas cortinas blancas ondulando en la brisa, igual que fantasmas inquietos.
Únicamente cuando el viento amainó y las cortinas se quedaron quietas, advirtió Clary
que habían arrancado los almohadones del sofá y los habían desperdigado por la
habitación. Algunos estaban desgarrados longitudinalmente, con las entrañas de algodón
derramándose sobre el suelo. Habían volcado las estanterías y esparcido su contenido.
La banqueta del piano estaba caída de costado, abierta como una herida, con los
queridos libros de música de Jocelyn desparramados por el suelo.
Lo más aterrador eran los cuadros. Cada uno de ellos había sido cortado del marco y
rasgado a tiras, que estaban esparcidas por el suelo. Sin duda lo habían hecho con un
cuchillo; resultaba casi imposible romper una tela con las manos. Los marcos vacíos
parecían huesos pelados. Clary sintió que un grito se alzaba en el interior de su pecho.
-¡Mamá! –chilló-. ¿Dónde estás? ¡Mami!
No había llamado “mami” a Jocelyn desde que cumplió los ocho.
Con el corazón desbocado, corrió al interior de la cocina. Estaba vacía; las puertas de
los armarios, abiertas; una botella de salsa de Tabasco rota vertía picante líquido rojo
sobre el linóleo. Sintió las rodillas como si fueran bolsas de agua. Sabía que debía salir
corriendo del apartamento, llegar hasta un teléfono, llamar a la policía. Pero todas
aquellas cosas parecían distantes; primero necesitaba encontrar a su madre, necesitaba
ver que estaba bien. ¿Y si habían entrado ladrones y su madre se había defendido…?
“¿Qué clase de ladrones no se llevarían el billetero, o la tele, o el reproductor de DVD, o
los caros portátiles?”, pensó.
Estaba ya ante la puerta del dormitorio de su madre. Por un momento pareció como si
esa habitación, al menos, hubiera permanecido intacta. La colcha de flores hecha a
mano de Jocelyn estaba cuidadosamente doblada sobre el edredón. El propio rostro de
Clary sonreía desde lo alto de la mesita de noche, con cinco años y una sonrisa
desdentada enmarcada por unos cabellos rojizos. Un sollozo se alzó en el pecho de
Clary.
“Mamá –lloró interiormente-, ¿qué te ha sucedido?”
El silencio le respondió. No, no silencio; un ruido atravesó el apartamento, poniéndole
de punta los cabellos del cogote. Era como si derribaran algo, un objeto pesado
chocando contra el suelo con un golpe sordo. El golpe sordo fue seguido por un sonido
deslizante, de algo al ser arrastrado… e iba hacia el dormitorio. Con el estómago
contraído por el terror, Clary se irguió apresuradamente y se volvió despacio.
Por un momento le pareció que el umbral estaba vacío, y sintió una oleada de alivio.
Luego miró abajo.
Estaba agazapada en el suelo; era una criatura larga y cubierta de escamas, con un
ramillete de planos ojos negros colocados justo en el centro de la parte delantera de su
cráneo abovedado. Parecía un cruce entre un caimán y un ciempiés; tenía un hocico
grueso y plano, y una cola de púas que restallaba amenazadora de lado a lado. Múltiples
patas se contrajeron debajo de la criatura mientras ésta se preparaba para saltar.
Un alarido brotó de la garganta de Clary, que se tambaleó hacia atrás, tropezó y cayó,
justo cuando la criatura se abalanzaba sobre ella. Rodó a un lado, y el animal no la

30

Transcrito y editado por Alishea85
alcanzó por cuestión de centímetros, y resbaló sobre el suelo de madera, en el que sus
zarpas abrieron profundos surcos. Un gruñido sordo borboteó de la garganta del animal.
Clary se incorporó a toda prisa y corrió hacia el pasillo, pero la cosa era demasiado
rápida para ella. Volvió a saltar, aterrizando justo encima de la puerta, donde se quedó
colgada igual que una maligna araña gigante, mirándola fijamente con su ramillete de
ojos. Las mandíbulas se abrieron lentamente para mostrar una hilera de colmillos que
derramaban baba verdosa. Una lengua larga y negra se agitó hacia el exterior por entre
las fauces, mientras la cosa gorjeaba y siseaba. Horrorizada, Clary comprendió que los
ruidos que aquello emitía eran palabras.
-Chica –siseó-. Carne. Sangre. Para comer, ah, para comer.
El monstruo empezó a deslizarse lentamente pared abajo. Alguna parte de Clary había
pasado más allá del terror a una especie de inmovilidad glacial. La cosa estaba sobre sus
patas ahora, arrastrándose hacia ella. Retrocediendo, la muchacha agarró un pesado
marco con una fotografía de la cómoda que tenía al lado –ella misma, junto con su
madre y Luke en Coney Island, a punto de montar en los autos de choque- y se la arrojó
al monstruo.
La fotografía lo alcanzó en la región abdominal y rebotó, golpeándole suelo con el
sonido de cristal haciéndose añicos. La criatura no pareció notarlo. Siguió hacia ella,
con el cristal roto astillándose bajo sus patas.
-Huesos, para triturar, para succionar el tuétano, para beber las venas…
La espalda de Clary golpeó la pared. No podía retroceder más. Notó un movimiento
contra su cadera y casi saltó fuera de sí. El bolsillo. Hundió la mano dentro y sacó el
objeto de plástico que le había cogido a Jace. El sensor se estremecía, igual que un
teléfono móvil puesto en modo vibración. El duro material resultaba casi dolorosamente
caliente en su palma. Cerró la mano alrededor del sensor justo cuando la criatura
saltaba.
La bestia se precipitó contra ella, derribándola al suelo; la cabeza y los hombros de
Clary chocaron contra éste. Se retorció lateralmente, pero esa cosas era demasiado
pesada. Estaba encima de ella, un peso opresivo y viscoso que hacía que sintiera
náuseas.
-Para comer, para comer –gimió la cosa., Pero no está permitido, tragar, saborear.
El abrasador aliento que le caía sobre el rostro apestaba a sangre. Clary no podía
respirar. Las costillas parecían a punto de hacérsele pedazos. Tenía el brazo
inmovilizado entre el cuerpo y el monstruo, con el sensor clavándosele en la palma. Se
retorció, intentando liberar la mano.
-Valentine nunca lo sabrá. No dijo nada sobre una chica. Valentine no se enojará.
La boca sin labios se contorsionó cuando las fauces se abrieron, lentamente, y una
oleada de ardiente aliento apestoso cayó sobre el rostro de Clary.
La mano de la muchacha quedó libre, y con un alarido, golpeó a la bestia, deseando
machacarla, cegarla. Casi había olvidado el sensor, pero cuando la criatura se le
abalanzó hacia el rostro, con las fauces de par en par, lo incrustó entre sus dientes.
Sintió cómo la baba, caliente y ácida, le cubría la muñeca y le caía en gotas abrasadoras
sobre la piel al descubierto del rostro y la garganta. Como desde muy lejos, se oyó a sí
misma chillar.
Casi sorprendida, la criatura se echó violentamente hacia atrás con el sensor alojado
entre dos dientes. Gruñó con un pastoso zumbido enojado, y echó la cabeza hacia atrás.
Clary la vio tragar, vio el movimiento de la garganta.
“Soy la siguiente –pensó, aterrorizada-. Soy…”

31

Transcrito y editado por Alishea85
De repente, la bestia empezó a contorsionarse. Presa de espasmos incontrolables, rodó
fuera de Clary y sobre la espalda, con las múltiples patas agitándose en el aire. Un
fluido negro le brotó de la boca.
Dando boqueadas, Clary rodó sobre sí misma y empezó a gatear, alejándose de la
criatura. Casi había alcanzado la puerta cuando oyó que algo silbaba en el aire cerca de
su cabeza. Intentó agacharse, pero fue demasiado tarde. Un objeto chocó violentamente
contra su nuca, y ella se desplomó, sumiéndose en la oscuridad.

A través de sus párpados se abría paso una luz azul, blanca y roja. Se oía un agudo
gemido, que se tornaba cada vez más agudo, como el grito de un niño aterrado. Clary
tomó aire y abrió los ojos.
Estaba tumbada sobre una hierba fría y húmeda. El cielo nocturno ondulaba en lo alto,
el brillo peltre de las estrellas desteñido por las luces de la ciudad. Jace estaba
arrodillado a su lado, con los brazaletes de plata de las muñecas lanzando destellos
luminosos, mientras rompía a tiras el trozo de tela que sostenía.
-No te muevas.
El lamento amenazaba con partirle los oídos, así que Clary volvió la cabeza
lateralmente, desobediente, y fue recompensada con una cortante punzada de dolor que
le descendió veloz por la espalda. Estaba tendida sobre un trozo de césped, detrás de los
cuidados rosales de Jocelyn. El follaje le ocultaba en parte la visión de la calle, donde
un coche de policía, con la barra de luz azul y blanca centelleando, se hallaba detenido
sobre el bordillo, haciendo sonar la sirena. Un pequeño grupo de vecinos se había
reunido ya, mirando con atención mientras la portezuela del coche se abría y dos
oficiales en uniforme azul descendían de él.
La policía. Intentó incorporarse y volvió a sentir arcadas, los dedos se le contrajeron
sobre la tierra húmeda.
-Te dije que no te movieras –siseó Jace-. Ese demonio rapiñador te alcanzó en la parte
posterior del cuello. Estaba medio muerto, de modo que no fue un gran picotazo, pero
tenemos que llevarte al Instituto. Quédate quieta.
-Esa cosa…, el monstruo…, hablaba. –Clary temblaba sin poderse contener.
-Ya has oido hablar a un demonio antes.
Las manos de Jace se movían con delicadeza mientras le deslizaba la tira de tela bajo el
cuello y la anudaba. Estaba embadurnada con algo ceroso, como el ungüento de
jardinero que su madre usaba para mantener suaves las manos, maltratadas por la
pintura y la trementina.
-El demonio del Pandemónium…parecía una persona.
Era un demonio eidolon. Un cambiante. Los rapiñadores parecen lo que parecen. No son
muy atractivos, pero son demasiado estúpidos para que les importe.
-Dijo que iba a comerme.
-Pero no lo hizo. Lo mataste. –Jace finalizó el nudo y se recostó
Con gran alivio para Clary, el dolor en la parte posterior del cuello se había
desvanecido. Se incorporó para sentarse.
-La policía está aquí. –Su voz era como el croar de una rana-. Deberíamos…
-no hay nada que puedan hacer. Probablemente alguien te oyó gritar y los llamó. Diez a
uno a que esos no son auténticos agentes de policía. Los demonios saben cubrir sus
huellas.

32

Transcrito y editado por Alishea85
-Mi madre –dijo Clary, obligando a las palabras a salir a través de la garganta
inflamada.
-Hay veneno de rapiñador circulando por tus venas justo en estos momentos. Estarás
muerta en una hora si no vienes conmigo.
Se puso en pie y le tendió una mano. Ella la tomó, y él la levantó de un tirón.
-Vamos.
El mundo se ladeó. Jace le pasó una mano por la espalda, sosteniéndola. El muchacho
olía a polvo, sangre y metal.
-¿Puedes andar?
-eso creo.
Clary echó una ojeada a través de los rosales llenos de flores. Vio cómo la policía
ascendía por el camino. Uno de ellos, una mujer delgada, sostenía una linterna en una
mano. Cuando la alzó, Clary vio que la mano estaba descarnada; era una mano
esquelética terminada en afilados huesos en las puntas de los dedos.
-Su mano…
-Te dije que podían ser demonios. –Jace echó un vistazo a la parte trasera de la casa-.
Tenemos que salir de aquí. ¿Podemos pasar por el callejón?
Clary negó con la cabeza.
-Está tapiado. No hay salida…
Sus palabras se disolvieron en un ataque de tos. Alzó una mano para taparse la boca, y
cuando la apartó estaba roja. Lanzó un gemido.
Jace le agarró la muñeca y se la giró de modo que la parte blanca y vulnerable de la cara
anterior del brazo quedara al descubierto bajo la luz de la luna. Tracerías de venas
azules recorrían el interior de la piel, transportando sangre envenenada al corazón y al
cerebro. Clary sintió que las rodillas se le doblaban. Jace tenía algo en la mano, algo
afilado y plateado. Intentó retirar la mano, pero él la sujetaba con demasiada fuerza.
Sintió un punzante beso sobre la piel. Cuando el muchacho la soltó, vio pintado un
símbolo negro como los que le cubrían a él la piel, justo bajo el pliegue de la muñeca.
Parecía un conjunto de círculos que se solapaban.
-¿Qué se supone que hace eso?
-Te ocultará –respondió él-. Temporalmente.
Deslizó la cosa que Clary había creído que era un cuchillo dentro del cinturón. Era un
largo cilindro luminoso, grueso como un dedo índice y que se estrechaba hasta terminar
en punta.
-Mi estela –dijo él.
Clary no preguntó qué era eso. Estaba ocupada intentando no caerse. El suelo se
balanceaba bajo sus pies.
-Jace –dijo, y se desplomó contra él.
Él la sujetó como si estuviera acostumbrado a sujetar a jovencitas que se desmayaban,
como si lo hiciera todos los días. A lo mejor así era. La cogió en brazos, diciéndole algo
al oído que sonó parecido a “Alianza”. Clary echó la cabeza atrás para mirarle, pero
sólo vio las estrellas dando volteretas laterales en el cielo oscuro sobre su cabeza.
Entonces desapareció el fondo de todas partes, y ni siquiera los brazos de Jace a su
alrededor fueron suficientes para impedirle caer.

33

Transcrito y editado por Alishea85
5
CLAVE Y ALIANZA

-¿Crees que despertará alguna vez? Ya han transcurrido tres días.
-Tienes que darle tiempo. El veneno de demonio es algo potente, y ellas es una
mundana. No tiene runas que la mantengan fuerte como a nosotros.
Los mundis mueren muy fácilmente, ¿no es cierto?
-Isabelle, ya sabes que trae mala suerte hablar de muerte en la habitación de un enfermo.

“Tres días –pensó Clary lentamente. Todos sus pensamientos discurrían tan densa y
lentamente como la sangre o la miel-. Tengo que despertar.”
Pero no podía.
Los sueños la retenían, uno tras otro, un río de imágenes que la arrastraban como una
hoja zarandeada en una corriente de agua. Vio a su madre yaciendo en una cama de
hospital, los ojos como moretones en un rostro blanco. Vio a Luke, de pie sobre un
montón de huesos. A Jace con alas de blancas plumas brotándole de la espalda, a
Isabelle sentada desnuda con su látigo enroscado en el cuerpo como una red de anillos
dorados, a Simon con cruces grabadas a fuego en la palma de las manos. A ángeles, que
caían y ardían. Que caían del cielo.

-Te dije que era la misma chica.
-Lo sé. Es poquita cosa, ¿verdad? Jace dice que mató a un rapiñador.
-Sí. La primera vez que la vimos, me pareció que era una hadita. Aunque no es lo
bastante bonita para ser una hadita.
-Bueno, nadie luce su mejor aspecto con veneno de demonio en las venas. ¿Hodge va a
llamar a los Hermanos?
-Espero que no. Me ponen los pelos de punta. Cualquiera que se mutile de ese modo…
-Nosotros nos mutilamos.
-Lo sé, Alec, pero cuando lo hacemos, no es permanente. Y no siempre duele…
-Si eres lo bastante mayor. Hablando del tema, ¿dónde está Jace? La salvó, ¿verdad? Yo
habría pensado que se tomaría algo de interés por su recuperación.
-Hodge dijo que no ha venido a verla desde que la trajo aquí. Supongo que no le
importa.
-A veces me pregunto si él… ¡Mira! ¡Se ha movido!
-Imagino que está viva después de todo –Un suspiro-. Se lo diré a Hodge.

Clary sentía los párpados como si se los hubiesen cosido. Imaginó que notaba que la
piel se desgarraba mientras los despegaba lentamente para abrirlos y parpadeaba por
primera vez en tres días.

34

Transcrito y editado por Alishea85
Vio un claro cielo azul sobre su cabeza, con nubes blancas rechonchas y ángeles
regordetes con cintas doradas colgando de las muñecas.
“¿Estoy muerta? –se preguntó-. ¿Es posible que el cielo tenga este aspecto?”
Cerró los ojos con fuerza y volvió a abrirlos: en esta ocasión advirtió que lo que
contemplaba era un techo abovedado de madera, pintado con un motivo rococó de
nubes y querubines.
Se sentó penosamente. Le dolían todas y cada una de las partes del cuerpo, en especial
la nuca. Miró alrededor. Estaba acostada en una cama de sábanas de hilo, una de una
larga hilera de camas parecidas, con cabezales de metal. Su cama tenía una mesilla de
noche al lado con una jarra blanca y una taza encima. Había cortinas de encaje corridas
sobre las ventanas, impidiendo el paso a la luz, aunque pudo oír el quedo y
omnipresente sonido del tráfico neoyorquino llegando del exterior.
-Vaya, finalmente estás despierta –dijo una voz seca-. Hodge estará contento. Todos
pensábamos que probablemente morirías mientras dormías.
Clary volvió la cabeza. Isabelle estaba encaramada en la cama contigua, con la larga
melena negro azabache sujeta en dos gruesas trenzas, que le caían por debajo de la
cintura. El vestido blanco había sido reemplazado por vaqueros y una ajustada camiseta
sin mangas, aunque el colgante rojo todavía le parpadeaba en la garganta. Los oscuros
tatuajes en espiral habían desaparecido; su piel aparecía tan inmaculada como la
superficie de un cuenco de nata.
-Lamento haberos decepcionado. –La voz de Clary chirrió como papel de lija-. ¿Es esto
el Instituto?
Isabelle puso los ojos en blanco.
-¿Hay alguna cosa que Jace no te haya contado?
Clary tosió.
-Esto es el Instituto, ¿correcto?
-Sí; estás en la enfermería, aunque ya te lo habrás imaginado.
Un repentino dolor punzante obligó a Clary a llevarse las manos al estómago. Lanzó un
grito ahogado.
Isabelle la miró alarmada.
-¿Estás bien?
El dolor se desvanecía, pero Clary era consciente de una sensación ácida en las paredes
de la garganta y de un extraño aturdimiento.
-Mi estómago.
-Ah, bueno. Casi lo olvidé. Hodge dijo que te diéramos esto cuando despertaras.
Isabelle alargó la mano para agarrar la jarra de cerámica y vertió parte del contenido en
la taza a juego, que entregó a Clary. Estaba llena de un líquido turbio que humeaba
ligeramente. Olía a hierbas y a algo más, algo sustancioso y oscuro.
-No has comido nada en tres días –indicó Isabelle-. Probablemente es por eso que te
sientes mareada.
Clary tomó un sorbo con cautela. Era delicioso, suculento y saciante, con un regusto a
mantequilla.
-¿Qué es esto?
Isabelle se encogió de hombros.
-Una de las tisanas de Hodge. Siempre funcionan. –Se deslizó fuera de la cama y
aterrizó en el suelo arqueando la espalda como un felino-. A propósito, soy Isabelle
Lightwood. Vivo aquí.
-Sé tu nombre. Yo soy Clary. Clary Fray. ¿Me trajo Jace aquí?
Isabelle asintió.

35

Transcrito y editado por Alishea85
-Hodge estaba furioso. Dejaste icor y sangre por toda la alfombra de la entrada. Si Jace
te hubiera traído estando mis padres aquí, ellos lo habrían castigado seguro. –Miró a
Clary más de cerca-. Jace dijo que mataste a aquel demonio rapiñador tú sola.
Una imagen veloz de aquella cosa parecida a un escorpión, con su rostro huraño y
malvado, pasó como una exhalación por la mente de la muchacha; se estremeció y
aferró la taza con más fuerza.
-Supongo que sí.
-Pero eres una mundi.
-Sorprendente, ¿verdad? –dijo Clary, saboreando la expresión de apenas disimulado
asombro del rostro de Isabelle-. ¿Dónde está Jace? ¿Está por aquí?
La otra muchacha se encogió de hombros.
-Por alguna parte –respondió-. Debería ir a decir a todo el mundo que te has despertado.
Hodge querrá hablar contigo-Hodge es el tutor de Jace, ¿no?
-Hodge es el tutor de todos nosotros. –Señaló con la mano-. El baño está por ahí, y he
colgado algunas de mis viejas ropas en el toallero por si quieres cambiarte.
Clary fue a tomar otro sorbo de la taza y descubrió que estaba vacía. Ya no se sentía
hambrienta ni tampoco mareada, lo que era un alivio. Depositó la taza en la mesilla y
arrebujó la sábana a su alrededor.
-¿Qué ha pasado con mi ropa?
-Estaba cubierta de sangre y veneno. Jace la quemó.
-¿Ah, sí? –inquirió Clary-. Dime, ¿es siempre tan grosero, o guarda eso para los
mundanos?
-Bueno, es grosero con todo el mundo –respondió Isabelle con displicencia-. Es lo que
le convierte en tan condenadamente sexy. Eso, y que a su edad es quien más demonios
ha matado.
Clary la miró, perpleja.
-¿No es tu hermano?
Eso atrajo la atención de Isabelle, que lanzó una carcajada.
-¿Jace? ¿Mi hermano? No. ¿De dónde sacaste esa idea?
-Bueno, vive aquí contigo –indicó Clary-. ¿No es cierto?
Isabelle asintió.
-Bueno, sí, pero…
-¿Por qué no vive con sus propios padres?
Por un fugaz instante, Isabelle pareció sentirse incómoda.
-Porque están muertos.
La boca de Clary se abrió, sorprendida.
-¿Murieron en un accidente?
-No. –Isabelle se removió inquieta, echándose un oscuro mechón de cabello tras la oreja
izquierda-. Su madre murió cuando el nació. A su padre lo asesinaron cuando él tenía
diez años. Jace lo vio todo.
-Vaya –dijo Clary, con voz queda-. ¿Fueron…demonios?
Isabelle se irguió.
-mira, será mejor que avise a todo el mundo de que has despertado. Han estado
esperando durante tres días que abrieras los ojos. Ah, hay jabón en el cuarto de baño –
añadió-. Tal vez quieras lavarte un poco. Hueles.
Clary le lanzó una mirada furiosa.
-Muchísimas gracias.
-Es un placer.

36

Transcrito y editado por Alishea85
Las ropas de Isabelle resultaban ridículas. Clary tuvo que enrollar las perneras de los
vaqueros varias veces para conseguir dejar de pisárselas, y el pronunciado escote de la
camiseta roja sin mangas no hacía más que resaltar su falta de lo que Eric habría
denominado una “repisa”.
Se aseó en el pequeño cuarto de baño, usando una pastilla de duro jabón de lavanda.
Secarse con una toalla blanca de mano le dejó húmedos cabellos dispersos alrededor del
rostro en aromáticas marañas. Entrecerró los ojos ante su reflejo en el espejo. Tenía un
moretón en la parte superior de la mejilla izquierda, y los labios estaban resecos e
hinchados.
“Tengo que llamar a Luke”, pensó. Seguramente habría un teléfono por allí, en alguna
parte. Quizá le dejarían usarlo después de que hablara con Hodge.
Encontró sus deportivas pulcramente colocadas a los pies de la cama de la enfermería,
con sus llaves atadas a los cordones. Se calzó, aspiró profundamente y marchó en busca
de Isabelle.
El pasillo en el exterior de la enfermería estaba vacío. Clary le dirigió un vistazo,
perpleja. Se parecía a la clase de pasillo por el que a veces se encontraba corriendo en
sus pesadillas, oscuro e infinito. Lámparas de cristal en forma de rosas colgaban a
intervalos de las paredes, y el aire olía como a polvo y cera de vela.
A lo lejos oyó un sonido tenue y delicado, como un carillón de viento agitado por una
tormenta. Avanzó despacio por el pasillo, arrastrando una mano por la pared. El papel
de la pared, de aspecto victoriano, estaba descolorido por el tiempo, con restos de color
Burdeos y gris pálido. Ambos lados del corredor estaban bordeados de puertas cerradas.
El sonido que seguía se fue tornando más fuerte. Podía identificarlo ya como el sonido
de un piano tocado con desgana, aunque con innegable talento, pero no podía identificar
la melodía.
Al doblar la esquina, llegó a una entrada cuya puerta estaba abierta de par en par.
Atisbando al interior, vio lo que era a todas luces una sala de música. Un piano de cola
ocupaba un rincón, e hileras de sillas estaban dispuestas ante la pared opuesta. Una arpa
tapada ocupaba el centro de la habitación.
Jace estaba sentado ante el piano de cola, las manos delgadas se movían veloces sobre
las teclas. Iba descalzo, vestido con unos vaqueros y una camiseta gris, los cabellos
leonados alborotados alrededor de la cabeza, como si acabara de levantarse. Al
contemplar los rápidos y seguros movimientos de sus manos sobre el teclado, Clary
recordó qué se sentía al ser alzada por aquellas manos, con los brazos sujetándola y las
estrellas precipitándose alrededor de su cabeza, como una lluvia de espumillón plateado.
Sin duda debió de hacer algún ruido, porque él se volvió sobre el taburete, pestañeando
en dirección a las sombras.
-¿Alec? –preguntó-. ¿Eres tú?
-No es Alec. Soy yo. –Penetró más en la habitación-. Clary.
Las teclas del piano emitieron un sonido metálico cuando Jace se puso en pie.
-Nuestra propia Bella Durmiente. ¿Quién te ha despertado por fin con un beso?
-Nadie; me he despertado yo sola.
-¿Había alguien contigo?
-Isabelle, pero se marchó en busca de alguien… Hodge, creo. Me dijo que esperara,
pero…
-Debería haberle advertido sobre tu costumbre de no hacer nunca lo que te dicen. –Jace
la miró con ojos entrecerrados-. ¿Esa ropa es de Isabelle? Resulta ridícula en ti.
-Permite que te recuerde que quemaste la mía.
-Fue puramente por precaución. –Cerró con suavidad la reluciente tapa negra del piano-.
Vamos, te llevaré a ver a Hodge.

37

Transcrito y editado por Alishea85
El Instituto era enorme, un amplio espacio grande y tenebroso, que más que parecer
diseñado según un plano, daba la impresión de haber sido excavado naturalmente en la
roca por el paso del agua y los años. A través de puertas entreabiertas, Clary vislumbró
innumerables pequeñas habitaciones idénticas, cada una con una cama sin sábanas, una
mesilla de noche y un gran armario de madera abierto. Pálidos arcos de piedra sostenían
los techos elevados, muchos de ellos intrincadamente esculpidos con figuras pequeñas.
Reparó en ciertos motivos que se repetían: ángeles y espadas, soles y rosas.
-¿Por qué tiene tantos dormitorios este sitio? –preguntó Clary-. Pensaba que era un
instituto de investigación.
-Ésta es el ala residencial. Tenemos el compromiso de ofrecer seguridad y alojamiento a
cualquier cazador de sombras que lo solicite. Podemos alojar hasta doscientas personas.
-Pero la mayoría de estas habitaciones están vacías.
-La gente va y viene. Nadie se queda mucho tiempo. Por lo general estamos sólo
nosotros: Alec, Isabelle y Max, sus padres…, y yo y Hodge.
-¿Max?
-¿Conociste a la bella Isabelle? Alec es su hermano mayor. Max es el menor, pero está
en el extranjero con sus padres.
-¿De vacaciones?
-No exactamente. –Jace vaciló-. Puedes considerarlos como… como diplomáticos
extranjeros, y esto como una especie de embajada. En estos momentos se encuentran en
el país de origen de los cazadores de sombras, llevando a cabo unas negociaciones de
paz muy delicadas. Se llevaron a Max con ellos porque es muy joven.
-¿País de origen de los cazadores de sombras? –A Clary le daba vueltas la cabeza-.
¿Cómo se llama?
-Idris.
-Nunca he oído hablar de él.
-No tendrías por qué. –Aquella irritante superioridad estaba de vuelta en su voz-. Los
mundanos no conocen su existencia. Hay defensas, hechizos de protección, colocados
en todas sus fronteras. Si intentaras cruzar al interior de Idris, sencillamente te verías
transportada de un extremo al siguiente al instante. Jamás sabrías qué había sucedido.
-¿De modo que no está en ningún mapa?
-No en los de los mundis. Para nuestros propósitos, puedes considerarlo un pequeño
país entre Alemania y Francia.
-Pero no hay nada entre Alemania y Francia. Excepto Suiza.
-Exactamente –dijo Jace.
-Imagino que has estado allí. En Idris, quiero decir.
-Crecí allí.
La voz de Jace era neutral, pero algo en su tono le dejó saber que más preguntas en esa
dirección no serían bien recibidas.
-La mayoría de nosotros lo hemos hecho. Existen, desde luego, cazadores de sombras
por todo el mundo. Tenemos que estar en todas partes, porque la actividad demoníaca
está por todas partes. Pero para un cazador de sombras, Idris siempre es “el hogar”.
-Como La Meca o Jerusalén –repuso Clary, pensativa-. Así la mayoría de vosotros os
criáis allí, y luego, cuando crecéis…
-Nos envían a donde se nos necesita –dijo Jace en tono brusco-. Y hay unos pocos,
como Isabelle y Alec, que crecieron lejos del país de origen, porque ahí es donde están
sus padres. Con todos los recursos que el Instituto tiene, con la instrucción de Hodge…
-Se interrumpió-. Esto es la biblioteca.

38

Transcrito y editado por Alishea85
Habían llegado a una pareja de puertas de madera en forma de arco. Un gato persa azul
de ojos amarillos estaba enroscado frente a ellas. Alzó la cabeza cuando se acercaron y
maulló.
-Hola, Iglesia –dijo Jace, acariciando el lomo del gato con un pie descalzo.
El gato entrecerró los ojos de placer.
-Espera –dijo Clary-. ¿Alec, Isabelle y Max… son los únicos cazadores de sombras de
tu edad que conoces, con los que pasas tiempo?
Jace dejó de acariciar al gato.
-Sí.
-Debe de resultar un poco solitario.
-Tengo todo lo que necesito.
Jace abrió las puertas de un empujón. Tras un instante de vacilación, ella le siguió al
interior.

La biblioteca era circular, con un techo que terminaba en punta, como si la hubieran
construido dentro de una torre. Las paredes estaban cubiertas de libros, y los estantes
eran tan altos que largas escalas colocadas sobre ruedecitas estaban dispuestas a lo largo
de ellos a intervalos. Tampoco se trataba de libros corrientes; aquéllos eran libros
encuadernados en piel y terciopelo, con cerraduras de aspecto sólido y bisagras hechas
de latón y plata. Sus lomos estaban tachonados de gemas, que brillaban débilmente, e
iluminados con letras doradas. Parecían desgastados de un modo que dejaba claro que
aquellos libros no sólo eran antiguos, sino que se usaban con frecuencia, y que habían
sido amados.
El suelo era de madera reluciente, con incrustaciones de pedacitos de cristal y mármol y
trozos de piedras semipreciosas. La incrustación formaba un diseño que Clary no
consiguió descifrar completamente: podrían haber sido las constelaciones, o incluso un
mapa del mundo; sospechó que tendría que trepar a lo más alto del interior de la torre y
mirar hacia abajo para poder verlo adecuadamente.
En el centro de la habitación había un magnífico escritorio. Estaba tallado a partir de
una única tabla de madera, un gran y pesado trozo de roble que relucía con el apagado
brillo de los años. La tabla descansaba sobre las espaldas de dos ángeles, tallados en la
misma madera, las alas doradas y los rostros cincelados con una expresión de
sufrimiento, como si el peso de la tabla les partiera la espalda. Tras el escritorio se
sentaba un hombre delgado de cabellos entrecanos y larga nariz ganchuda.
-Una amante de los libros, veo –dijo, sonriendo a Clary-. No me dijiste eso, Jace.
Jace rió entre dientes. Clary tuvo la certeza de que se le había acercado por detrás y
estaba de pie allí, con las manos en los bolsillos, sonriendo con aquella exasperante
sonrisa suya.
-No hemos hablado mucho durante nuestra corta relación –dijo él-. Me temo que
nuestros hábitos de lectura no salieron a relucir.
Clary se volvió y le lanzó una mirada iracunda.
-¿Cómo puede saberlo? –preguntó al hombre que había tras el escritorio-. Que me
gustan los libros, quiero decir.
-La expresión de tu rostr5o cuando entraste –respondió él, poniéndose en pie y saliendo
de detrás del escritorio-. No sé por qué, pero dudé que te sintieras tan impresionada por
mi persona.

39

Transcrito y editado por Alishea85
Clary sofocó una exclamación ahogada cuando él se levantó. Por un momento le pareció
que era curiosamente deforme, con el hombro izquierdo encorvado y más alto que el
otro. A medida que se fue acercando, vio que la joroba era en realidad un pájaro,
cuidadosamente posado sobre su hombro; una criatura de plumas lustrosas con
brillantes ojos negros.
-Éste es Hugo –presentó el hombre, tocando al ave posada en el hombro-. Hugo es un
cuervo, y como tal, sabe muchas cosas. Yo, por mi parte, soy Hodge Starkweather,
profesor de historia, y como tal, no sé ni con mucho lo suficiente.
Clary rió un poco, muy a pesar suyo, y estrechó la mano que le tendía.
-Clary Fray.
-Encantado de conocerte –respondió él-. Me sentiría encantado de conocer a cualquiera
capaz de matar a un rapiñador con sus propias manos.
-No fueron mis propias manos. –Seguía resultando raro ser felicitada por matar-. Fue lo
que Jace…, bueno, no recuerdo cómo se llamaba, pero…
-Se refiere a mi sensor –explicó Jace-. Se lo metió a esa cosa por la garganta. Las runas
debieron asfixiarlo. Supongo que necesitaré otro –añadió, casi como una idea de último
momento-. Debería haberlo mencionado.
-Hay varios de sobra en la habitación de las armas –repuso Hodge; al sonreír a Clary, un
millar de pequeñas líneas surgieron como haces alrededor de sus ojos, igual que grietas
en una pintura antigua-. Eso fue pensar de prisa. ¿Qué te dio la idea de usar el sensor
como arma?
Antes de que ella pudiera responder, una risa aguda sonó a través de la habitación. Clary
había estado tan cautivada por los libros y distraída por Hodge que no había visto a Alec
tumbado en un sillón rojo junto a la chimenea apagada.
-No puedo creer que te tragues esa historia, Hodge –dijo.
En un principio, Clary no registró siquiera sus palabras. Estaba demasiado ocupada
contemplándole fijamente. Como a muchos hijos únicos, le fascinaba el parecido entre
hermanos, y en aquellos momentos, a plena luz del día, podía ver exactamente lo mucho
que Alec se parecía a su hermana. Tenían el mismo cabello negro azabache, las mismas
cejas finas que se alzaban en las esquinas, la misma tez pálida y ruborosa. Pero donde
Isabelle era toda arrogancia, Alec permanecía desplomado en el sillón como si esperara
que nadie advirtiera su presencia. Sus pestañas eran largas y oscuras como las de su
hermana, pero allí donde los ojos de ella eran negros, los de él eran del tono azul oscuro
del vidrio de una botella. Contemplaban a Clary con una hostilidad tan pura y
concentrada como ácida.
-No estoy muy seguro de a qué te refieres, Alec.
Hodge enarcó una ceja. Clary se preguntó cuántos años tendría; tenía una especie de
apariencia sempiterna, no obstante las canas de su cabello. Vestía un pulcro traje de
tweed gris, perfectamente planchado. Habría parecido un amable catedrático de
universidad de no haber sido por la gruesa cicatriz que le recorría el lado derecho del
rostro. Clary se preguntó cómo se la había hecho.
-¿Estás sugiriendo que no mató a ese demonio después de todo?
-Claro que no lo hizo. Mírala…, es una mundi, Hodge, y una niña pequeña, además. No
hay modo de que pudiera acabar con un rapiñador.
-No soy una niña pequeñas –le interrumpió Clary-. Tengo dieciséis años…, bueno, los
tendré el domingo.
-La misma edad que Isabelle –dijo Hodge-. ¿La llamarías a ella una niña?
-Isabelle procede de una de las dinastías más importantes de cazadores de sombras de la
historia –replicó Alec con sequedad-. Esta chica, por otra parte, procede de Nueva
Jersey.

40

Transcrito y editado por Alishea85
-¡Soy de Brooklyn! –Clary estaba indignada-. ¿Y eso qué? ¿Acabo de matar a un
demonio en mi propia casa, y tú te vas a portar como un imbécil porque no soy una
repugnante niña rica malcriada como tú y tu hermana?
Alec pareció estupefacto.
-¿Qué es lo que me has llamado?
Jace rió.
-Tiene razón, Alec –dijo Jace-. Son esos demonios que utilizan el metro diariamente con
los que tienes que tener cuidado realmente…
-No tiene gracia, Jace –interrumpió el otro, empezando a ponerse en pie-. ¿Vas a dejar
que se quede ahí parada y me insulte?
-Sí –respondió Jace amablemente-. Te irá bien; intenta verlo como un adiestramiento de
tu capacidad de resistencia.
-Puede que seamos parabatai –dijo Alec muy tenso-, pero tu falta de seriedad está
acabando con mi paciencia.
-Y tu testarudez acabando con la mía. Cuando la encontré, estaba tendida en el suelo en
un charco de sangre con un demonio moribundo prácticamente sobre ella. Contemplé
cómo se desvanecía. Si ella no lo mató, ¿quién lo hizo?
-Los rapiñadores son estúpidos. Quizá se picó a sí mismo en el cuello con su aguijón.
Ha sucedido otras veces…
-¿Ahora estás sugiriendo que se suicidó?
La boca de Alec se tensó.
-No está bien que ella esté aquí. A los mundis no se les permite entrar en el Instituto, y
existen buenos motivos para eso. Si alguien supiera esto, podríamos ser denunciados a
la Clave.
-Eso no es totalmente cierto –dijo Hodge-. La Ley sí nos permite ofrecer refugio a
mundanos en ciertas circunstancias. Un rapiñador ya ha atacado a la madre de Clary…,
ella podría muy bien haber sido la siguiente.
“Atacado.” Clary se preguntó si aquello sería un eufemismo de “asesinado”. El cuervo
del hombro de Hodge graznó en tono quedo.
-Los rapiñadores son máquinas de rastreo y destrucción –continuó Alec-. Actúan
siguiendo órdenes de brujos o poderosos señores demonios. Ahora bien, ¿qué interés
tendría un brujo o un señor demonio en una casa mundana corriente? –Sus ojos, cuando
miró a Clary, brillaron llenos de aversión-. ¿Alguna idea?
-Debió tratarse de un error –sugirió Clary.
-Los demonios no cometen esa clase de errores. Si fueron a por tu madre, debe de haber
existido una razón. Si ella fuera inocente…
-¿Qué quieres decir con “inocente”? –La voz de Clary sonó sosegada.
Alec pareció desconcertado.
-Yo…
-Lo que quiere decir –intervino Hodge-, es que es sumamente raro que un demonio
poderoso, de la clase que podría mandar a una hueste de demonios inferiores, se interese
en los asuntos de los seres humanos. Ningún mundano puede hacer que acuda un
demonio, carecen de ese poder, pero ha habido algunos, desesperados y estúpidos, que
han encontrado a una bruja o un brujo que lo haga por ellos.
-Mi madre no conoce a ningún brujo. No cree en magia. –Una idea pasó por la mente de
Clary-. Madame Dorothea…, vive abajo…, es una bruja. ¿A lo mejor los demonios iban
tras ella y cogieron a mi madre por error?
Las cejas de Hodge se enarcaron veloces hasta la raíz de sus cabellos.
-¿Vive una bruja en el piso de debajo de la casa de donde tú vives?

41

Transcrito y editado por Alishea85
-Es una bruja falsa…, una impostora –explicó Jace-. Ya lo he comprobado. No hay
motivo para que ningún brujo estuviera interesado en ella, a menos que esté buscando
bolas de cristal que no funcionan.
-Y volvemos a estar donde empezamos. –Hodge alargó la mano para acariciar al pájaro
de su hombro-. Parece que ha llegado el momento de informar a la Clave.
-¡No! –exclamó Jace-. No podemos…
-tenía sentido mantener en secreto la presencia de Clary aquí mientras no estábamos
seguros de que se recuperara –dijo Hodge-. Pero ahora lo ha hecho, y es la primera
mundana que cruza las puertas del Instituto en más de cien años. Conoces las normas
sobre que los mundanos conozcan la existencia de los cazadores de sombras, Jace. La
Clave debe ser informada.
-Por supuesto –estuvo de acuerdo Alec-. Podría enviarle un mensaje a mi padre…
-No es una mundana –dijo Jace en voz baja.
Las cejas de Hodge volvieron a elevarse veloces hasta el nacimiento del pelo y se
quedaron allí. Alec, pillado en mitad de la frase, se atragantó sorprendido. En el
repentino silencio, Clary oyó el sonido de las alas de Hugo agitándose.
-Pero sí lo soy –replicó.
-No –dijo Jace-, no lo eres.
Se volvió hacia Hodge, y Clary vio el leve movimiento de su garganta al tragar saliva.
Encontró aquel atisbo de su nerviosismo curiosamente tranquilizador.
-Esa noche… había demonios du’sien, vestidos como agentes de policía. Teníamos que
pasar sin que nos vieran. Clary estaba demasiado débil para correr, y no había tiempo
para ocultarse: habría muerto. Así que usé mi estela… y puse una runa mendelin en la
parte anterior de su brazo. Pensé que…
-¿Te has vuelto loco? –Hodge descargó la mano sobre el escritorio con tal fuerza que
Clary pensó que la madera se resquebrajaría-. ¡Sabes lo que la Ley dice sobre colocar
Marcas en mundanos! ¡Tú… tú precisamente deberías saberlo!
-Pero funcionó –dijo Jace-. Clary, muéstrales el brazo.
Dirigiendo una mirada de perplejidad a Jace, la joven extendió el brazo desnudo.
Recordaba haberlo mirado aquella noche en el callejón, pensando en lo vulnerable que
parecía. Ahora, justo debajo del pliegue de la muñeca, distinguió tres tenues círculos
superpuestos, las líneas tan débiles como el recuerdo de una cicatriz desaparecida con el
paso de los años.
-Veis, casi se ha ido –indicó Jace-. No la lastimó en absoluto.
-Ésa no es la cuestión. –Hodge apenas podía controlar su enojo-. Podrías haberla
convertido en una repudiada.
Dos brillantes puntos de color aparecieron en la parte superior de los pómulos de Alec.
-no me lo puedo creer, Jace. Sólo los cazadores de sombras pueden recibir Marcas de la
Alianza…, éstas matan a los mundanos…
-No es una mundana. ¿Es que no me has escuchado? Eso explica que nos pueda ver. Sin
duda tiene sangre de la Clave.
Clary bajó el brazo, sintiéndose repentinamente helada.
-Pero no la tengo. No podría.
-Debes de tenerla –dijo Jace, sin mirarla-. Si no la tuvieras, esa Marca que te hice en el
brazo…
-Es suficiente, Jace –interrumpió Hodge, con la contrariedad patente en la voz-. No hay
necesidad de asustarla más.
-Pero yo tenía razón, ¿verdad? También explica lo que le sucedió a su madre. Si ella era
una cazadora de sombras exiliada, podría muy bien tener enemigos en el Submundo.
-¡Mi madre no era una cazadora de sombras!

42

Transcrito y editado por Alishea85
-Tu padre, entonces –sugirió Jace-. ¿Qué hay de él?
Clary le devolvió la mirada con una clara expresión furiosa.
-Murió. Antes de que yo naciera.
Jace se estremeció de un modo casi imperceptible. Fue Alec quien habló entonces.
-Es posible –aceptó, vacilante-. Si su padre fuera un cazador de sombras, y su madre
una mundana…, bueno, todos sabéis que está en contra de la Ley casarse con un mundi.
A lo mejor se ocultaban.
-Mi madre me lo habría dicho –replicó Clary, aunque pensó en la falta de fotos de su
padre, en cómo su madre nunca hablaba de él, y supo que no decía la verdad.
-No necesariamente –repuso Jace-. Todos tenemos secretos.
-Luke –dijo Clary-. Nuestro amigo. Él lo sabría. –Al pensar en Luke tuvo un repentino
ramalazo de culpabilidad y horror-. Han pasado tres días…, debe de estar frenético.
¿Puedo llamarle? ¿Hay un teléfono? –Se volvió hacia Jace-. Por favor.
Jace vaciló, mirando a Hodge, que asintió y se apartó del escritorio. Detrás de él había
un globo terráqueo, hecho de latón batido, que no se parecía a ningún otro globo
terráqueo que hubiera visto; había algo sutilmente extraño en la forma de los países y
los continentes. Junto al globo había un anticuado teléfono negro con un disco rotatorio
plateado. Clary se llevó el auricular al oído, y el familiar tono de marcación la inundó
como una relajante corriente de agua.
Luke descolgó al tercer timbrazo.
-¿Diga?
-¡Luke! –Se dejó caer contra el escritorio-. Soy yo. Clary.
-Clary. –Pudo notar el alivio en su voz, junto con algo más que no pudo identificar del
todo-. ¿Estás bien?
-Estoy perfectamente. Lamento no haberte llamado antes. Luke, mi madre…
-Lo sé. La policía estuvo aquí.
-Entonces no has sabido de ella.
Cualquier rastro de esperanza de que su madre hubiera huido de la casa y se hubiese
ocultado en alguna parte, desapareció. Era imposible que no hubiera contactado con
Luke de haberlo hecho.
-¿Qué dijo la policía?
-Sólo que había desaparecido. –Clary pensó en la mujer policía con la mano de
esqueleto, y tiritó-. ¿Dónde estás?
-Estoy en la ciudad –respondió ella-. No sé dónde exactamente. Con unos amigos. He
perdido el monedero. Si tienes algo de efectivo, podría coger un taxi hasta tu casa…
-No –replicó él, tajante.
El teléfono le resbaló en la sudorosa mano, pero lo atrapó.
-¿Qué?
-No –repitió él-. Es demasiado peligroso. No puedes venir aquí.
-Podríamos llamar…
-Mira. –Su voz era dura-. Lo que sea en lo que tu madre se haya mezclado, no tiene
nada que ver conmigo. Estás mucho mejor donde estás.
-Pero no quiero quedarme aquí. –Oyó el gemido en su propia voz, como el de un niño-.
No conozco a esta gente. Ti…
-Yo no soy tu padre, Clary. Ya te lo he dicho otras veces.
Las lágrimas le ardían tras los ojos.
-Lo siento. Es sólo que…
-No vuelvas a llamarme para pedir favores –dijo él-. Tengo mis propios problemas, sólo
me falta tener que preocuparme por los tuyos –añadió, y colgó el teléfono.

43

Transcrito y editado por Alishea85
Ella se quedó allí de pie y contempló fijamente el auricular, con el tono de marcación
zumbando en su oído como una avispa enorme y fea. Volvió a marcar el número de
Luke y aguardó. En esa ocasión pasó directamente al buzón de voz. Colgó
violentamente el teléfono, con manos temblorosas.
Jace estaba recostado en el brazo del sillón de Alec, observándola.
-¿Debo entender que no se ha alegrado de saber de ti?
Clary sintió como si su corazón se hubiera encogido al tamaño de una nuez: una piedra
diminuta y dura en su pecho.
“No lloraré –pensó-. No frente a esta gente.”
-Creo que me gustaría tener una charla con Clary –dijo Hodge-. A solas –añadió con
firmeza al ver la expresión de Jace.
Alec se puso en pie.
-Excelente. Te dejaremos para que lo hagas.
-Eso no es nada justo –protestó Jace-. Yo fui quien la encontró. ¡Soy el que la salvó la
vida! Tú quieres que esté ahí, ¿verdad? –pidió, volviéndose hacia Clary.
Ella desvió la mirada, sabiendo que si abría la boca empezaría a llorar. Como desde la
distancia, oyó reír a Alec.
-No todo el mundo te quiere todo el tiempo, Jace –dijo.
-No seas ridículo –oyó decir a Jace, pero sonaba decepcionado-. Bien, pues. Estaremos
en la sala de armas.
La puerta se cerró tras ellos con un chasquido definitivo. A Clary le escocían los ojos
del modo en que lo hacían cuando intentaba contener las lágrimas durante demasiado
tiempo. Hodge se alzó ante ella, un borrón gris que se movía nerviosamente.
-Siéntate –dijo-. Aquí, en el sofá.
Ella se dejó caer, agradecida, sobre los blandos cojines. Tenía las mejillas húmedas.
Alzó la mano para secarse las lágrimas, pestañeando.
-No lloro demasiado por lo general –se encontró diciendo-. No significa nada. Estaré
perfectamente en seguida.
-La mayoría de las personas no lloran cuando están disgustadas o asustadas, sino más
bien cuando se sienten frustradas. Tu frustración es comprensible. Has pasado por algo
muy duro.
-¿Duro? –Clary se secó los ojos en el dobladillo de la camiseta de Isabelle-. Ya puede
decirlo.
Hodge sacó la silla de detrás del escritorio, y la arrastró hasta el sofá para sentarse de
cara a ella. La muchacha vio que sus ojos eran grises, como los cabellos y la chaqueta
de tweed.
-¿Puedo traerte algo? –preguntó él-. ¿Algo para beber? ¿un poco de té?
-no quiero té –dijo Clary, con apagada energía-. Quiero encontrar a mi madre. Y luego
quiero encontrar a quién se la llevó, y quiero matarlo.
-Desgraciadamente –repuso Hodge-, nos hemos quedado sin venganza implacable por el
momento, de modo que es o té o nada.
Clary dejó caer el borde de la camiseta, salpicado todo él de manchas húmedas.
-¿Qué se supone que debo hacer, entonces? –preguntó.
-Podrías empezar por contarme algo de lo sucedido –contestó Hodge, rebuscando en el
bolsillo.
Sacó un pañuelo, doblado con esmero, y se lo entregó. Clary lo tomó con silencioso
asombro. Nunca había conocido a nadie que llevara encima un pañuelo de tela.
-El demonio que viste en tu apartamento…, ¿fue ésa la primera criatura que habías visto
nunca? ¿Antes de eso, no tenías ni idea de que tales criaturas existieran?
Clary negó con la cabeza, luego hizo una pausa.

44

Transcrito y editado por Alishea85
-Una vez antes, pero no comprendí lo que era. La primera vez que vi a Jace…
-Claro, desde luego, qué estúpido por mi parte olvidarlo. –Hodge asintió-. En el
Pandemónium. ¿Ésa fue la primera vez?
-Sí.
-¿Y tu madre nunca te los mencionó…, nada sobre otro mundo, quizá, que la mayoría
de la gente no puede ver? ¿Parecía especialmente interesada en mitos, cuentos de hadas,
leyendas sobre cosas de fábula…?
-No. Odiaba todas esas cosas. Incluso odiaba las películas de Disney. No le gustaba que
leyera manga. Decía que era infantil.
Hodge se rascó la cabeza. El cabello no se le movió.
-De lo más peculiar.
-En realidad no –replicó Clary-. Mi madre no era peculiar. Era la persona más normal
del mundo.
-La gente normal no acostumbra a encontrar sus hogares saqueados por demonios –
repuso él, sin mala intención.
-¿No puede haber sido una equivocación?
-De haber sido una equivocación –indicó Hodge-, y si tú fueras una chica corriente, no
habrías visto al demonio que te atacó, o de haberlo visto, tu mente lo habría procesado
como algo totalmente distinto: un perro fiero, incluso otro ser humano. Que pudieses
verlo, que te hablara…
-¿Cómo sabe que me habló?
-Jace me lo contó.
-Siseó. –Clary se estremeció, recordándolo-. Habló sobre querer comerme, pero creo
que no tenía que hacerlo.
-Los rapiñadores están generalmente bajo el control de un demonio más fuerte. No son
muy inteligentes ni competentes por sí mismos –explicó Hodge-. ¿Dijo que buscaba a
su amo?
Clary recapacitó.
-Dijo algo sobre un Valentine, pero..
Hodge se irguió violentamente, con tal brusquedad que Hugo, que había estado
descansando cómodamente en su hombro, alzó el vuelo con un graznido irritado.
-¿Valentine?
-Sí –dijo Clary-. Oí el mismo nombre en Pandemónium del chico… quiero decir, el
demonio…
-es un nombre que todos conocemos –replicó Hodge en tono cortante.
Su voz era firme, pero ella detectó un leve temblor en sus manos. Hugo, de vuelta en su
hombro, erizó las plumas inquieto.
-¿Un demonio?
-No. Valentine es… era… un cazador de sombras.
-¿Un cazador de sombras? ¿Por qué dice que era?
-Porque está muerto –dijo Hodge, categórico-. Lleva muerto quince años.
Clary volvió a recostarse contra los cojines del sofá. La cabeza parecía a punto de
estallarle. A lo mejor debería haber aceptado aquel té después de todo.
-¿Podría ser alguien más? ¿Alguien con el mismo nombre?
La risa de Hodge fue un ladrido sin alegría.
-No, pero podría haber sido alguien usando su nombre para enviar un mensaje. –Se puso
en pie y fue hacia su escritorio, con las manos entrelazadas a la espalda-. Y éste sería el
momento de hacerlo.
-¿Por qué ahora?
-Debido a los Acuerdos.

45

Transcrito y editado por Alishea85
-¿Las negociaciones de paz? Jace las mencionó. ¿Paz con quién?
-Los subterráneos –murmuró Hodge, y bajó la vista hacia Clary con la boca apretada en
una fina línea-. Perdóname –dijo-. Esto debe de resultarte confuso.
-¿Le parece?
El hombre se apoyó en el escritorio, acariciando las plumas de Hugo distraídamente.
-Los subterráneos son los que comparten el Mundo de las Sombras con nosotros.
Siempre hemos vivido en una paz precaria con ellos.
-Como vampiros, hombres lobos y…
-Los seres fantásticos –siguió Hodge-. Hadas. Y las criaturas de Lilith, que siendo
medio demonios, son brujos.
-Entonces, ¿qué son ustedes, los cazadores de sombras?
-A veces nos llaman los nefilim –respondió Hodge-. En la Biblia eran los vástagos de
humanos y ángeles. La leyenda del origen de los cazadores de sombras dice que fueron
creados hace más de mil años, cuando los humanos estaban siendo aplastados por
invasiones de demonios de otros mundos. Un brujo convocó a su presencia al ángel
Raziel, que mezcló parte de su propia sangre con la sangre de hombres en una copa, y se
la dio a esos hombres para que la bebieran. Los que bebieron la sangre del Ángel se
convirtieron en cazadores de sombras, como lo hicieron sus hijos y los hijos de sus
hijos. A partir de entonces, la copa fue conocida como la Copa Mortal. Aunque la
leyenda puede no ser un hecho real, lo que es cierto es que a lo largo de los años,
cuando se reducían las filas de los cazadores de sombras, siempre era posible crear más
usando la Copa.
-¿Era siempre posible?
-La Copa ya no existe –explicó Hodge-. La destruyó Valentine justo antes de morir.
Encendió una gran hoguera y se quemó a sí mismo junto con su familia, su esposa y su
hijo. Todos perecieron. Dejó la tierra negra. Nadie quiere construir allí aún. Dicen que
la tierra está maldita.
-¿Lo está?
-Posiblemente. La Clave pronuncia maldiciones de vez en cuando como castigo por
contravenir la Ley. Valentine violó la Ley más importante de todas: se alzó en armas
contra sus camaradas cazadores de sombras y los mató. Él y su grupo, el Círculo,
mataron a docenas de sus hermanos junto con cientos de subterráneos durante los
últimos Acuerdos. A duras penas se consiguió derrotarlos.
-¿Por qué querría él emprenderla contra otros cazadores de sombras?
-No aprobaba los Acuerdos. Despreciaba a los subterráneos y consideraba que había que
masacrarlos, en masa, para mantener este mundo puro para los seres humanos. Aunque
los subterráneos no son demonios ni invasores, consideraba que eran de naturaleza
demoníaca, y que eso era suficiente. La Clave no estaba de acuerdo; consideraba que la
colaboración de los subterráneos era necesaria si alguna vez queríamos expulsar a la
raza de los demonios para siempre. ¿Y quién podría discutir, en realidad, que los seres
mágicos no pertenecen a este mundo, cuando han estado aquí desde hace más tiempo
que nosotros?
-¿Llegaron a firmarse los Acuerdos?
-Sí, se firmaron. Cuando los subterráneos vieron que la Clave se volvía en contra de
Valentine y su Círculo para defenderlos, comprendieron que los cazadores de sombras
no eran sus enemigos. Irónicamente, con su insurrección Valentine hizo posibles los
Acuerdos. –Hodge volvió a sentarse en la silla-. Te pido disculpas, ésta debe de ser una
aburrida lección de historia para ti. Ése era Valentine. Un activista, un visionario, un
hombre de gran encanto personal y convicción. Y un asesino. Ahora alguien está
invocando su nombre…

46

Transcrito y editado por Alishea85
-Pero ¿quién? –preguntó Clary-. ¿Y qué tiene que ver mi madre con eso?
Hodge volvió a ponerse en pie.
-No lo sé. Pero haré lo que pueda para averiguarlo. Enviaré mensajes a la Clave y
también a los Hermanos Silenciosos. Tal vez deseen hablar contigo.
Clary no preguntó quienes eran los Hermanos Silenciosos. Estaba cansada de hacer
preguntas cuyas respuestas sólo hacían que confundirla más. Se levantó.
-¿Existe alguna posibilidad de que pueda ir a casa?
Hodge pareció preocupado.
-No, no…no considero que eso sea sensato.
-Allí hay cosas que necesito, incluso aunque vaya a quedarme aquí. Ropa…
-Te podemos dar dinero para comprar ropa nueva.
-Por favor –insistió Clary-. Tengo que ver… Tengo que ver lo que queda.
Hodge vaciló, luego le dedicó un corto asentimiento.
-Si Jace acepta, podéis ir los dos. –Se volvió hacia la mesa, rebuscando entre los
papeles, luego echó una ojeada por encima del hombro como reparando en que ella
seguía allí-. Está en la sala de armas.
-No sé dónde está eso.
Hodge sonrió torciendo la boca.
-Iglesia te llevará.
Clary dirigió una ojeada a la puerta, donde el gordo gato persa azul estaba enroscado
como una pequeña otomana. El felino se alzó cuando ella fue hacia él, con el pelaje
ondulando como si fuera líquido. Con un maullido imperioso, la condujo al pasillo.
Cuando miró por encima del hombro, Clary vio a Hodge garabateando sobre una hoja
de papel. Enviando un mensaje a la misteriosa Clave, supuso. No pensaba que fuera
gente muy agradable. Se preguntó cuál sería su respuesta.

La tinta roja parecía sangre sobre el papel blanco. Frunciendo el entrecejo, Hodge
Starkweather enrolló la carta, con cuidado y meticulosidad, en forma de tubo, y silbó a
Hugo para que acudiera. El pájaro, graznando quedamente, se le posó en la muñeca.
Hodge hizo una mueca de dolor. Años atrás, durante el Levantamiento, había sufrido
una herida en aquel hombro, e incluso un peso tan ligero como el de Hugo, o un cambio
de estación, un cambio de temperatura, de humedad, o un movimiento demasiado
repentino del brazo, despertaba viejas punzadas y el recuerdo de padecimientos que era
mejor olvidar.
Existían algunos recuerdos, no obstante, que nunca desaparecían. Cuando cerró los ojos
estallaron imágenes, igual que flashes, tras sus párpados. Sangre y cuerpos, tierra
pisoteada, un estrado blanco manchado de rojo. Los gritos de los que agonizaban. Los
campos verdes y ondulados de Idris y su infinito cielo azul, atravesado por las torres de
la Ciudad de Cristal. El dolor de la pérdida le invadió como una ola; cerró con más
fuerza el puño, y Hugo, aleteando, le picoteó los dedos furiosamente. Abriendo la mano,
Hodge soltó al pájaro, que describió un círculo alrededor de su cabeza, voló a lo alto
hasta el tragaluz y luego desapareció.
Quitándose de encima su aprensión con un estremecimiento, Hodge alargó la mano para
tomar otra hoja de papel, sin reparar en las gotas escarlata que embadurnaban el papel
mientras escribía.

47

Transcrito y editado por Alishea85
6
REPUDIADO

La sala de armas tenía exactamente el aspecto que algo llamado “la sala de armas” se
suponía que debía tener. Las paredes de metal pulido estaban adornadas con toda clase
de espadas, dagas, estiletes, picas, horcas de guerra, bayonetas, látigos, mazas, garfios y
arcos. Bolsas de suave cuero llenas de flechas oscilaban colgadas de ganchos, y había
montones de botas, protectores de piernas y guanteletes para muñecas y brazos. El lugar
olía a metal, a cuero y a pulimento para acero. Alec y Jace, que ya no iba descalzo,
estaban sentados ante una larga mesa situada en el centro de la habitación, con la cabeza
inclinada sobre un objeto colocado entre ellos. Jace alzó la mirada cuando la puerta se
cerró detrás de Clary.
-¿Dónde está Hodge? –preguntó.
-Escribiendo a los Hermanos Silenciosos.
Alec contuvo un estremecimiento.
-¡Puaj!
La joven se acercó a la mesa lentamente, consciente de la mirada de Alec.
-¿Qué hacéis?
-Dándole los últimos toques a estas cosas.
Jace se hizo a un lado para que ella pudiese ver lo que había sobre la mesa: tres largas
varitas delgadas de una plata que brillaba débilmente. No parecían afiladas ni
especialmente peligrosas.
-Sanvi, Sansavi y Semangelaf. Son cuchillos serafín.
-No parecen cuchillos. ¿Cómo los habéis hecho? ¿Con magia?
Alec se mostró horrorizado, como si le hubiese pedido que se pusiera un tutú y efectuara
una perfecta pirueta de ballet.
-Lo gracioso respecto a los mundis –dijo Jace, sin dirigirse a nadie en concreto- es lo
obsesionados que están con la magia para ser un grupo de gente que ni siquiera sabe lo
que significa la palabra.
-Yo sé lo que significa –le dijo Clary con brusquedad.
-No, no lo sabes, simplemente crees que lo sabes. La magia es una fuerza oscura y
elemental, no tan sólo un montón de varitas centelleantes, bolsas de cristal y peces de
colores que hablan.
-Yo nunca dije que fuera un montón de peces de colores parlantes, tú…
Jace agitó una mano, interrumpiéndola.
-Si alguien llama a una anguila eléctrica “patito de goma”, eso no convierte a la anguila
en patito, ¿no es cierto? Por tanto, que Dios se apiade del pobre desgraciado que decide
que quiere darse un baño con el “patito”
-Estás diciendo tonterías –observó Clary.
-No es verdad –replicó Jace, con gran dignidad.
-Sí, lo es –dijo Alec, de un modo bastante inesperado-. Mira, nosotros no hacemos
magia, ¿de acuerdo? –añadió, sin mirar a Clary-. Eso es todo lo que necesitas saber al
respecto.
Clary quiso replicarle, pero se contuvo. A Alec ella no parecía gustarle, así que de nada
servía empeorar su hostilidad. Volvió la cabeza hacia Jace.
-Hodge dijo que puedo ir a casa.
Jace estuvo a punto de soltar el cuchillo serafín que sostenía.

48

Transcrito y editado por Alishea85
-¿Qué dijo qué?
-Para buscar en las cosas de mi madre –corrigió ella-. Si tú me acompañas.
-Jace –exhaló Alec, pero Jace no le hizo caso.
-Si realmente quieres demostrar que uno de mis padres era un cazador de sombras,
deberíamos mirar entre las cosas de mi madre. Lo que queda de ellas.
-Meternos en la madriguera del conejo. –Jace sonrió maliciosamente-. Buena idea. Si
vamos ahora mismo, deberíamos tener otras tres o cuatro horas de luz solar.
-¿Queréis que vaya con vosotros? –preguntó Alec, mientras Clary y Jace se
encaminaban a la puerta.
Clary volvió la cabeza par a mirarle. Había medio abandonado la silla, con ojos
expectantes.
-No. –Jace no volvió la cabeza-. No es necesario. Clary y yo podemos ocuparnos de esto
solos.
La mirada que Alec lanzó a Clary fue tan agria como el veneno. La joven se alegró
cuando la puerta se cerró tras ella.
Jace encabezó la marcha por el pasillo, con Clary medio trotando para mantenerse a la
altura de su larga zancada.
-¿Tienes las llaves de tu casa?
Clary echó una ojeada a sus bambas.
-Sí.
-Estupendo. No es que no pudiéramos entrar por la fuerza, pero tendríamos mayores
posibilidades de perturbar las salvaguardas que pudiera haber instaladas si lo
hiciéramos.
-Si tú lo dices.
El pasillo se ensanchó en un vestíbulo con suelo de mármol, con una cancela de metal
negro colocada en una pared. Hasta que Jace no oprimió un botón que había junto a la
puerta y éste se iluminó, ella no comprendió que se trataba de un ascensor. Éste crujió y
gimió mientras subía para ir a su encuentro.
-¿Jace?
-¿Sí?
-¿Cómo supiste que tenía sangre de cazador de sombras? ¿Había algún modo de que
pudieras darte cuenta?
El ascensor llegó con un último crujido. Jace descorrió el pestillo de la reja y la deslizó
a un lado, abriéndola. El interior recordó a Clary una jaula para pájaros, todo metal
negro y decorativos pedacitos dorados.
-Lo imaginé –dijo él, pasando el pestillo de la puerta tras ellos-. Parecía la explicación
más probable.
-¿Lo imaginaste? Debiste de haber estado muy seguro, teniendo en cuenta que podrías
haberme matado.
El muchacho presionó un botón en la pared, y el ascensor dio una sacudida, poniéndose
en marcha con un vibrante gemido que ella notó en todos los huesos de los pies.
-Estaba un noventa por ciento seguro.
-Comprendo –dijo Clary.
Algo en su voz hizo que él se volviera para mirarla. La mano de Clary restalló contra su
cara en un bofetón que lo balanceó hacia atrás sobre los talones. Se llevó la mano a la
mejilla, más sorprendido que dolorido.
-¿A qué diablos viene eso?
-El otro diez por ciento –contestó ella, y descendieron el resto del trayecto hasta la calle
en silencio.

49


Documentos relacionados


Documento PDF 1 ciudad de hueso
Documento PDF pdf 1
Documento PDF pdf 2
Documento PDF un rostro que sol a conocer
Documento PDF hush hush becca fitzpatrick
Documento PDF suspenso en la biblioteca003


Palabras claves relacionadas