Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



PDF .pdf



Nombre del archivo original: PDF.pdf
Autor: Live user

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por Writer / OpenOffice.org 3.3, y fue enviado en caja-pdf.es el 14/03/2014 a las 01:59, desde la dirección IP 189.190.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 2241 veces.
Tamaño del archivo: 240 KB (62 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Maria Valtorta
LOS CUADERNOS 1944
Traducción del italiano de
A. Carmen Massari Acquavella

CENTRO EDITORIALE VALTORTlANO
Todos lo derechos reservados.
Título original: I Quaderni del 1944.
© 1976 by Emilio Pisani.
© 1985 by Centro Editoriale Valtortiano srl.
Traducción del italiano de
A. Carmen Massari Acquavella
© 2003 by Centro Editoriale Valtortiano srl.
Viale Piscicelli 89-91 03036 Isola del Liri (Fr) - Italy

ISBN 978-88-7987-092-4

Fotocomposición e impresión:
Centro Editoriale Valtortiano srl.
Reprinted in Italy, 2008

1 ° de marzo

Hacia las 17, Jesús me dice:
«No tenía la intención de evocarte esta visión esta tarde. Tenía la intención de hacerte vivir
otro episodio de los “evangelios de la fe” 1. Pero alguien, que merece ser contentado, ha expresado
un deseo. Y Yo le contento. Nota, observa, describe, a pesar de tus dolores. Tus dolores me los
ofreces a Mí y la descripción a los hermanos».
Y, por lo tanto, escribo a pesar de mis dolores, que son tan fuertes que me parece tener la
cabeza estrechada por una mordaza que parte de la nuca y sube hasta la frente y desciende hacia la
espina dorsal: es un dolor tan terrible que he pensado que estaba por venirme una meningitis y
luego me he desmayado. También en este momento el dolor es muy fuerte, pero Jesús permite que
logre escribir para obedecerle. Después... que sea lo que tiene que ser.
Mientras tanto, le aseguro que voy de sorpresa en sorpresa porque, ante todo, me veo frente a
africanos - árabes por lo menos - mientras que, al no tener la mínima noción de su condición social
y física y de su martirio, siempre he creído que estos santos eran europeos. De Inés conocía la vida
y la muerte 2, ¡pero de éstos, nada! Era como si leyera una narración desconocida.
Lo primero que he visto, antes de desmayarme, ha sido un anfiteatro más o menos como el
Coliseo (aunque no tan deteriorado), en ese momento completamente vacío, a excepción de una
bellísima joven morena: está allí en el medio, suspendida en el aire, mientras de su cuerpo moreno y
del ropaje oscuro que lo cubre se desprende una luz beatífica que le da una apariencia radiante.
Parece el ángel de ese lugar. Me mira y sonríe. Después me desmayo y ya no veo nada más.
Ahora la visión se completa. Me encuentro en un edificio que, por la ausencia de cualquier
comodidad y por su aspecto severo, me parece una fortaleza destinada a prisión. No es el
subterráneo de la cárcel Tulliana que ví ayer. Aquí hay celdas y pasillos sobre el nivel del suelo,
pero son tan escasos el espacio y la luz y hay tantas rejas y puertas atrancadas llenas de cerrojos,
que el beneficio de su mejor posición respecto a la de ayer, queda anulado por su rigor, que elimina
aun la más pequeña idea de libertad.
_______________________________
1 Véase el trozo del 28 de febrero.
2 Como refiere en las visiones del 13 y del 20 de enero.
194
En uno de estos tugurios, está la joven morena que he visto en el anfiteatro; está sentada en un
jergón que le sirve de lecho, asiento y mesa. Ahora de ella ya no se desprende luz alguna, pero
emana tanta paz. Tiene en su regazo a un niñito de pocos meses, al que está amamantando. Le
mece, le mima con infinito amor. El pequeñuelo juega con su joven madre y frota su carita tan
cetrina contra el moreno seno materno; se prende y se desprende de éste con avidez y con súbitas
risitas rebosantes de leche.
La joven es muy hermosa. Tiene un rostro regular, más bien redondo, bellísimos ojos grandes,
negros y aterciopelados, boca carnosa y pequeña en la que resaltan los dientes blanquísimos y
parejos; los cabellos son negros y algo rizados y están sujetados en trenzas estrechas que lleva
envueltas alrededor de la cabeza. Su tez es morena, olivácea, aunque no lo es excesivamente.
También entre nosotros, en Italia y sobre todo en el sur, se nota esta tonalidad, sólo un poco más
clara. Cuando se levanta para pasear al niño por la celda a fin de hacerle dormir, noto que es alta y

que su cuerpo es atractivo y escultural, pues no tiene formas excesivas pero está bien modelado. Por
su porte lleno de dignidad parece una reina. Lleva ropas simples y casi tan oscuras como su piel,
que se deslizan en muelles pliegues a lo largo de su hermoso cuerpo.
Entra un viejo; también él es moreno. El carcelero abre la pesada puerta y le hace entrar.
Luego se retira. La joven se vuelve y sonríe. El anciano la mira y llora. Por algunos instantes
permanecen así.
Luego estalla todo el dolor del anciano. Suplica acongojado a la hija que tenga piedad de su
sufrimiento. Le dice: “No te di la vida para esto. Te amé entre todos mis hijos como luz y alegría de
mi casa. Y ahora quieres perderte y perder a tu pobre padre, que siente la muerte en el corazón por
el dolor que le das. Hace meses que te suplico, hija mía. Te has obstinado en resistir y tú, que
naciste en la holgura, has conocido la cárcel. Doblegué mi espalda ante los poderosos y logré que, si
bien como prisionera, pudieras estar aún en tu casa. Le había prometido al juez que conseguiría
plegarte con mi autoridad paterna. Ahora él se burla de mí porque ve que de esa autoridad no te
importó nada. No es esto lo que tendría que enseñarte la doctrina que, según tu opinión, es perfecta.
¿Qué Dios es el que sigues, si te inculca que no respetes a quien te dio la vida y que no le ames,
pues si me amaras no me darías este enorme dolor? Gracias a tu obstinación, que ni siquiera la
piedad por ese pobre inocente logró
195
vencer, te arrebataron de tu casa y te encerraron en esta prisión. Pero ahora ya no se habla de
prisión, se habla de muerte. Es atroz. ¿Morir por qué causa? ¿Morir por quién? ¿Por quién quieres
morir? ¿Necesita tu Dios tu sacrificio, nuestro sacrificio, el mío y el de tu criatura, que quedará sin
madre? ¿Para lograr su triunfo tiene necesidad de tu sangre y de mi llanto? Pero, ¿cómo es posible?
El animal feroz ama a sus cachorros y los ama tanto más cuanto más los ha amamantado. Yo tenía
esta esperanza y por eso obtuve que te permitieran nutrir a tu niño. Pero no cambias: tras haberle
nutrido, tras haberle abrigado, tras haber hecho de ti almohada para su sueño, ahora le rechazas, le
abandonas sin añoranzas. No te suplico por mí. Te suplico en su nombre. No tienes el derecho de
dejarle huérfano. Tampoco tu Dios tiene ese derecho. ¿Cómo puedo creer que es más bueno que
nuestros dioses, si pretende sacrificios tan crueles? Tú haces que no le ame, que le maldiga cada vez
más. ¡Pero no, no! ¿Qué estoy diciendo? ¡Perdóname, Perpetua! Perdona a tu anciano padre, al que
el dolor hace perder la razón. ¿Quieres que ame a tu Dios? Le amaré más que a mí mismo, pero
quédate con nosotros. Dile al juez que obedecerás. Luego amarás al que quieras entre los dioses
terrenos. Luego harás de tu padre lo que quieras. No te llamaré hija, no seré más tu padre. Seré tu
siervo, tu esclavo; tú serás mi ama. Señora mía, ordena y te obedeceré. Pero ten piedad, piedad.
Sálvate mientras puedas hacerlo. Ya no se puede aguardar más. Sabes que tu compañera ya ha dado
a luz a su criatura y que ahora nada puede detener la sentencia. Te arrebatarán a tu hijo, no le
volverás a ver. Puede ocurrir mañana, quizás hoy mismo. ¡Ten piedad, hija! ¡Ten piedad de mí y de
él, que aún no sabe hablar pero que ya ves cómo te mira y sonríe! ¡Ves cómo invoca tu amor! ¡Oh,
señora, señora mía, luz y reina de mi corazón, luz y alegría de tu hijo, piedad, piedad!”.
El anciano está de rodillas y besa el ruedo del vestido de su hija, le abraza las rodillas, intenta
cogerle la mano que ella tiene apoyada en el corazón para reprimir su congoja. Pero nada la
doblega.
Responde: “Permanezco fiel a mi Señor propio por el amor que siento por ti y por él. Ninguna
gloria terrena otorgará a tu cabeza blanca y a este inocente tanta dignidad como mi muerte.
Vosotros alcanzaréis la Fe. ¿Y, entonces, qué diríais de mí si, por la vileza de un momento, hubiera
renunciado a la Fe? Para triunfar, mi Dios no tiene necesidad de mi sangre ni de tus lágrimas. Pero,
en cambio, tú tienes necesidad de la sangre y el llanto para alcanzar la Vida. Y también este ino-

196
cente los necesita para permanecer en ella. Por la vida que me diste y por el júbilo que mi hijo
me ha dado, obtengo para vosotros la Vida verdadera, eterna, bienaventurada. No, mi Dios no
enseña el desamor hacia los padres y hacia los hijos. Enseña el amor verdadero. Padre, en este
momento el dolor te hace delirar. Pero luego la luz se hará en ti y me bendecirás. Desde el Cielo, yo
te la enviaré. En cuanto a este inocente, no es que le ame menos ahora que he dado mi sangre para
nutrirle. Si la crueldad pagana no se hubiera ensañado con nosotros, los cristianos, habría sido para
él una madre amantísima y él habría sido la finalidad de mi vida. Pero Dios es más grande que la
carne que ha nacido de mí y el amor que hay que consagrarle es infinitamente mayor. Ni siquiera en
nombre de la maternidad puedo posponer el amor hacia Él por el amor de una criatura. No. No eres
el esclavo de tu hija. Sigo siendo, siempre, tu hija, que te obedece en todo menos en esto: en
renunciar por ti al verdadero Dios. Deja que se cumpla la voluntad humana.Y, si me amas, sígueme
en la Fe. En ella encontrarás a tu hija, y será para siempre, porque la verdadera Fe concede el
Paraíso y mi Pastor santo ya me ha dado la bienvenida en su Reino”.
Aquí cambia la visión, porque veo entrar en la celda a otros personajes: son tres hombres y
una mujer muy joven. Se besan y abrazan recíprocamente. También entran los carceleros para
llevarse al hijo de Perpetua. Ésta vacila como si hubiera recibido un golpe. Pero reacciona.
Su compañera la consuela; le dice: “Yo también he perdido a mi criatura. Pero no está
perdida. Dios ha sido bueno conmigo. Me ha concedido que la engendrase para Él y su bautismo se
engalana con mi sangre como con piedras preciosas. Era una niña... hermosa como una flor.
También tu niño es hermoso, Perpetua. Pero para hacerles vivir en Cristo, estas flores necesitan
nuestra sangre. De este modo, les daremos doblemente la vida”.
Perpetua coge al pequeñuelo, que había acostado en el jergón y que ahora duerme contento y
saciado, y se lo da al padre, tras haberle besado levemente para no despertarle. Luego le bendice,
baña sus dedos en las lágrimas que brotan de sus ojos y traza una cruz sobre la frente y otra sobre
las manecitas, sobre los piececitos, sobre el pecho. Hace todo esto con tal dulzura, que el niño
sonríe en el sueño como si recibiera una caricia.
Luego los condenados salen, los soldados les rodean y les acompañan a una oscura cávea del
anfiteatro a la espera del martirio. Trans197
curren las horas rezando y cantando himnos sacros y exhortándose recíprocamente al heroísmo.
Ahora me parece que también yo estoy en ese anfiteatro, que ya he visto antes. Está
abarrotado de gente de piel oscura, aunque también hay muchos romanos. La multitud rumorea
sobre las gradas, se agita. A pesar del velario que han tendido de la parte en que da el sol, la luz es
intensa.
Me parece que en la arena ya ha habido juegos crueles porque está manchada de sangre; hacen
entrar en ella a los seis mártires, van en fila. La multitud silba e impreca. Perpetua está a la cabeza
de los mártires, que avanzan cantando. Se detienen en medio de la arena y uno de ellos se dirige a la
multitud.
“Sería mejor que demostrarais vuestro coraje siguiéndonos en la Fe, en lugar de insultar a
gente inerme que devuelve vuestro odio rezando por vosotros y amándoos. ¡Oh, embusteros que

pretendéis ser civiles y aguardáis que una mujer dé a luz para matarla luego tanto en el cuerpo como
en el alma, porque la separáis de su criatura! ¡Oh, crueles que mentís para matar, porque sabéis que
ninguno de nosotros os hace daño y que menos que nadie os lo hará una madre, pues piensa sólo en
su criatura! Las varas con que nos habéis azotado, la prisión, las torturas, el haber arrebatado los
hijos a dos madres, no mudarán nuestro corazón; no lo cambiarán en cuanto al amor a Dios y
tampoco en cuanto al amor al prójimo. Tres veces, siete veces, cien veces, daríamos la vida por
nuestro Dios y por vosotros; la ofreceríamos para que llegarais a amarle. Por eso rezamos por
vosotros mientras el Cielo ya se abre sobre nuestras cabezas: Padre nuestro que estás en los
cielos...”. Los seis santos mártires rezan de rodillas.
Se abre una puerta baja e irrumpen las fieras; creo que son toros o búfalos salvajes por lo
impetuoso de su carrera, que les hace asemejar a bólidos. Embisten el grupo inerme como si fuera
una catapulta adornada por puntiagudos cuernos. Levantan los cuerpos con sus cuernos, los arrojan
por el aire como si fueran harapos, vuelven a estrellarlos contra el suelo, los pisotean. Como ebrios
por la luz y el clamor, huyen y luego vuelven a embestir.
Con una cornada, un toro alza a Perpetua como si fuera una pajuela y la arroja a muchos
metros de distancia. Pero, a pesar de estar herida, se levanta y su primer gesto es el de ajustarse las
ropas, desgarradas a la altura del seno. Sosteniendo la túnica con la mano derecha, se arrastra hacia
Felicitas, que está tendida cara al cielo, con
198
el cuerpo desgarrado, y la cubre, la sostiene, haciendo escudo a la herida con su cuerpo. Las
fieras vuelven a herir hasta que los seis agonizantes quedan tendidos en la arena. Entonces los
bestiarios hacen volver a las fieras a sus cubiles y los gladiadores rematan la obra.
Pero el que le toca a Perpetua no sabe matar; no se comprende si es por piedad o
inexperiencia. La hiere, pero no en el punto justo. Con un hilo de voz y una sonrisa dulcísima,
Perpetua le dice: “Ven aquí, hermano, a que te ayude”. Luego apoya la punta de la espada contra la
carótida derecha, dice: “¡Jesús, me encomiendo a Ti! Empuja, hermano, yo te bendigo” y vuelve la
cabeza hacia la espada para ayudar al inexperto y turbado gladiador.
Dice Jesús:
«Éste es el martirio de mi mártir Perpetua, de su amiga Felicitas y de sus compañeros. Sólo
era rea de ser cristiana, aunque aún era catecúmena. Mas, ¡cuán intrépido era su amor por Mí! Al
martirio de la carne unió el del corazón, y así también Felicitas. Si sabían amar a sus verdugos,
¿cómo habrán sabido amar a sus propios hijos?
Eran jóvenes y felices con el amor del esposo y de los padres, en el amor de su criatura. Mas
hay que amar a Dios por sobre todas las cosas. Y ellas le aman así. Se desgarran las entrañas al
separarse de su pequeñuelo, mas la Fe no muere. Ellas creen, creen firmemente, en la otra vida.
Saben que sólo la logrará quien fue fiel y vivió según la Ley de Dios.
El amor es ley en la ley, ya sea el amor a Dios o el amor al prójimo. ¿Qué amor puede ser
más grande que el de dar la vida por quienes se ama, así como la dio el Salvador por la humanidad
que amaba? Ellas ofrecen su vida porque me aman y para llevar a otros a amarme y a poseer, de
este modo, la Vida eterna. Ellas quieren que alcancen la Vida de mi Reino los hijos, los padres, los
esposos, los hermanos, y todos aquellos a quienes aman - por amor vinculado a la sangre o por
amor vinculado al espíritu - y, entre ellos, también los verdugos, pues Yo he dicho: “Amad a
quienes os persiguen” 3. Y para guiarles a mi Reino, trazan con su sangre un signo que va de la

Tierra al Cielo, un signo que resplandece, un signo que llama.
¿Qué es sufrir? ¿Qué es morir? Es sólo un instante fugaz. En cambio, la vida eterna no acaba.
Ese instante de dolor no es nada respec___________________
3 Mateo 5, 43-44; Lucas 6 ,27.
199
to al futuro de gozo que las espera. ¿Qué son las fieras? ¿Qué son las espadas? ¡Son algo
bendito, porque dan la Vida!
La única preocupación que las inquieta - pues el que es santo debe serlo en todo - es la de
conservar la pudicia. En el momento del martirio, no se cuidan de la herida sino de las ropas
desordenadas pues, aunque no son vírgenes, no por eso dejan de ser púdicas. El verdadero
cristianismo lleva siempre a la virginidad del espíritu. Por eso esta sublime pureza se mantiene aun
donde el matrimonio y la prole han quitado ese sello que hace ángeles a los vírgenes.
El cuerpo humano lavado por el Bautismo es un templo del Espíritu Santo. Por lo tanto, no
debe ser violado con modas inverecundas, con inverecundos usos. Sobre todo de la mujer que no
respeta a sí misma, no puede descender sino una prole viciosa y una sociedad corrupta; de ella se
aparta Dios y en ella Satanás ara y siembra sus tormentos, que os llevan a la desesperación».

2 de marzo
Dice Jesús:
«Mis mártires poseyeron la Sabiduría. También la poseyeron mis confesores. Y, además, la
poseen todos los que me aman y hacen de ese amor la razón de su vida.
Esto no es evidente a los ojos del mundo. Por el contrario, el ser justo parece debilidad, parece
algo que ya no se usa, como si, a través de los siglos, hubiera mudado la relación entre Dios y los
fieles.
No es así. Si he atenuado el rigor de la ley mosaica y os he dado recursos de incalculable
potencia para ayudaros a practicar la Ley y alcanzar la Perfección, no ha mudado la obligación de
respeto y obediencia que debéis observar hacia el Señor Dios vuestro. Si Él se hizo Bueno hasta el
punto de donarse a Sí mismo para haceros buenos, vosotros debéis serlo aún más y, por eso, no
debéis decir: “Que se encargue Él de salvarnos; por nuestra parte, gocemos”. Ésta no es sabiduría;
ésta es necedad y blasfemia. Ésta es la sabiduría del mundo, es decir, un saber reprobable, no es la
Sabiduría divina.
Mis mártires fueron divinamente sabios. No se dijeron a sí mismos, como el impío: “Gocemos
del presente porque no se repite y, con la muerte, terminan todos los placeres. Y, para gozar,
hagamos de la prepotencia un derecho; usurpemos a los débiles y a los buenos lo
200

que no es lícito usurpar y con el fruto de estas extorsiones llenemos la bolsa para llenar más
tarde el vientre y saciar la concupiscencia de la carne y de la mente”. No se dijeron, como el impío:
“Ser justos es un sacrificio, ser justos agota. La vista del justo es un reproche para nosotros. Por lo
tanto, quitémosle de en medio porque su justicia nos recuerda a Dios y nos reprocha nuestro modo
bestial de vivir”.
En cambio, mis mártires invirtieron la teoría del mundo y siguieron únicamente la de Dios.
Debido a eso, el mundo les puso a prueba, les ultrajó, les atormentó, les mató, con la esperanza de
turbar su virtud. Pero el mundo, en su necedad, no sabía que cada golpe que les daba para disgregar
su alma, era como un golpe de mazo, que a ellos les hacía penetrar en Mí y a Mí en ellos con un
amor que era una fusión perfecta, hasta el punto que, aun estando en la cárcel o en el circo, ya
estaban en el Cielo y me veían tal como, tras el instante de dolor y de muerte, me verían por la
bienaventurada eternidad.
No estaban muertos, ni destruidos, ni torturados, ni desesperados. Así como no dan muerte los
sufrimientos del parto ni son destrucción, ni tortura, ni desesperación pues, al contrario, son vida
que engendra vida, son un desdoblamiento de la carne - que, de una, se convierte en dos -, son la
satisfacción, la esperanza de ser madre y de recibir de la maternidad goces inefables que duran toda
la vida, del mismo modo, ese dolor era para ellos esperanza, seguridad, vida, que les convertía en
bienaventurados.
El mundo no podía comprender a estos locos santos, cuya locura era amar a Dios con toda la
perfección de que era capaz la criatura humana, lo que significaba hacer de sí voluntarias estériles pues las únicas bodas eran las celebradas conmigo, su Dios -, convertirse en eunucos que por un
amor espiritual amputaban la propia sensualidad humana y vivían en castidad como los ángeles. El
mundo no podía comprender a estos locos sublimes que, aun conociendo las dulzuras del tálamo y
de la prole, sabían renunciar al uno y a la otra y volar hacia el tormento, tras haber lacerado
voluntariamente su corazón al abandonar a los hijos y a los consortes, por el amor hacia Mí, su
infinito amor.
Mas, de este modo, salvaron el mundo. Si, a pesar de tantos ejemplos y tantos baños de sangre
purificadora, os habéis convertido en las fieras que sois hoy, ¿en qué os habríais convertido sin la
santa y bendita generación de mis mártires? ¿Cuánto tiempo antes habría aumentado vuestra
bestialidad? Mis mártires evitaron que os precipita201
rais a Satanás mucho antes del momento fomentado por vuestra lujuria. Aún hoy os invitan a
deteneros, a retomar el camino que sube, dejando de lado el sendero que precipita. Aún hoy os
dicen palabras de salvación. Os las dicen con sus heridas, con sus reflexiones a los tiranos, con su
caridad, con el cuidado de su pudicia y con su paciencia, su pureza, su fe, su constancia. Os
explican que sólo una ciencia es necesaria, la ciencia que surge de la eterna Sabiduría.
Fueron aún más sabios que Salomón y prefirieron esta Sabiduría a todos los tronos y riquezas
de la tierra. Y para obtenerla y conservarla, desafiaron persecuciones y tormentos; para no perderla,
abrazaron la muerte. Amaron esta Sabiduría más que la salud y la belleza y quisieron que fuera su
luz, porque su resplandor viene directamente de Dios, porque poseer esa luz significa anticiparle al
alma la Luz beatífica del día eterno. La aprendieron con un corazón honesto; la comunicaron hasta a
sus enemigos con la caridad. No temieron que se les privara de ella porque la participaban a las
multitudes que no la poseían y Ella, que vivía en su interior, les recordaba que “dar es recibir” 1 y
que, cuanto más distribuían las aguas celestes que la Fuente divina volcaba en ellos, tanto más esas
aguas aumentaban hasta colmarles como cálices de una Misa santa, que el Sacerdote eterno

celebraba por el bien del mundo.
El rey sabio enumera las dotes de la Sabiduría, cuyo espíritu es inteligente, santo, único,
múltiple, sutil... pero mis mártires poseyeron todas esas cualidades. En ellos estaba lo que Salomón
llama “soplo de la virtud de Dios y emanación de la gloria del Omnipotente” 2. Por lo tanto, ellos
reflejaban en sí a Dios como nadie en el mundo podía hacerlo; reflejaban a Dios en sus cualidades y
a Mí, el Cristo Salvador, en mi holocausto.
¡Oh, cómo podrían ponerse en los labios de cada mártir las palabras de Salomón, que
proclamaba que desde la juventud había amado y buscado la Sabiduría, que la había pretendido por
esposa, que había querido que fuera su maestra y su riqueza 3! ¡Y cómo podéis pensar, sin temor a
equivocaros, que en sus labios floreció esa plegaria para obtener la Sabiduría, que ya había
florecido en los labios de Salomón 4 !
___________________________
1 Lucas 6, 38; Hechos 20, 35.
2 Sabiduría 7, 22-30.
3 Sabiduría 8.
4 Sabiduría 9.
202
Y, sobre todo, ¡oh vosotros a quienes la avidez de la carne hizo retroceder a tinieblas paganas
mucho más profundas de las que recibieron la Luz llevada por mis mártires!, cómo deberíais
esforzaros en haceros amantes de la Sabiduría, deseosos de Ella, y en rezar para que os sea dada
como guía en las empresas singulares y colectivas, de modo que no seáis más los que sois hoy, es
decir, maniacos crueles que os torturáis recíprocamente y así perdéis sea la vida y las riquezas - dos
cosas que os importan -, sea la salvación del espíritu que, en cambio, me importa a Mí, que perecí
para salvar vuestro espíritu.
Por la Sabiduría “se enderezaron los caminos de los habitantes de la tierra y los hombres
aprendieron lo que le agrada a Dios”. Recordáoslo. Y recordad también que a Dios no le agrada
ninguna otra cosa más que vuestro bien. Por eso, si le conocéis y seguís este camino que a Él le
agrada, haréis vuestro bien tanto en la Tierra como en el Cielo».
____________________
5 Sabiduría 9, 18.

3 de marzo
Viernes.

Dice Jesús:
«Escribe solamente esto.
Días atrás dijiste que ibas a morir sin colmar tu deseo de conocer los Lugares Santos. En
realidad, tú los ves como eran cuando Yo los santificaba con mi presencia. Ahora, después de veinte
siglos de profanaciones, causadas por el odio o el amor, ya no son como eran. Por eso tienes que
pensar que tú los ves y quien va a Palestina no los ve. Por lo tanto, no te entristezcas.
En segundo lugar, te quejas de que los libros que hablan de Mí, hoy te parecen insulsos
mientras antes los amabas tanto. También esto es una consecuencia de tu condición actual. ¿Cómo
quieres que te parezcan perfectas las obras humanas, cuando conoces la verdad de las que hice Yo?
Es lo mismo que pasa con las traducciones, aun con las buenas: mutilan siempre la fuerza de la
frase original. Las descripciones humanas, ya sean de lugares o de hechos o de sentimientos, son
“traducciones” y, por eso, son obras incompletas, inexactas; si no lo son en las palabras o en los
hechos, lo son en los sen203
timientos, especialmente ahora que el racionalismo lo ha empobrecido todo. Es por eso que para
aquél a quien Yo llevo a ver y a conocer, cualquier otra descripción es fría y le deja insatisfecho y
disgustado.
En tercer lugar, hoy es viernes. Quiero que revivas “mi” sufrimiento. Hoy quiero esto de ti.
Quiero que lo revivas en la mente y en la carne.
Basta. Ahora sufre en paz y en el amor. Te bendigo».

4 de marzo
9 de la mañana.
Jesús me dice:
«Hoy hay que trabajar mucho para recuperar el tiempo, que no ha sido tiempo perdido, pero
que ha sido empleado de otra manera, según mi voluntad 1.
Ya sabes desde la primera hora de este día, es decir, desde la una de la madrugada, en qué
hecho tendré fija tu mente, porque el primero y único punto que se ha iluminado en ella te ha
demostrado dónde posarás los ojos del espíritu. Y ese desconocido nombre femenino, que resuena
dentro de ti como si fuera una campana que repica y no se placa hasta que recibe respuesta, te ha
dicho que conocerás también eso. Mas entre mi virgen y el Maestro, debes elegir al Maestro y
anteponer mi episodio a aquél.
Te haré conocer a muchas criaturas celestes. Todas imparten su lección, que es útil para
vosotros, que os habéis hecho conocedores de todo, lectores de todo, pero no de la ciencia para
conquistar el Cielo.
Escribe».

Escribo, o mejor, describo.
Esta noche, entre sufrimientos enloquecedores le preguntaba a Jesús cómo había logrado
soportar ese terrible dolor en su cabeza. Se lo preguntaba porque a mí me causaba un tormento tal
que tenía que apretar los dientes para no gritar al mínimo rumor o movimiento del lecho; me parecía
tener un corazón - que latía velozmente, estremecido por el dolor - por cada diente, por la lengua,
los labios, la nariz,
_______________________________
1 Esta voluntad está expresada en el tercer punto del dictado que antecede.
204
las orejas, los ojos. Me parecía tener en medio de la frente una maraña de clavos que me
penetraban en el cráneo; una faja de fuego y de dolor, que apretaba como una mordaza, subía desde
la nuca y se difundía. Me parecía que en el parietal derecho, cada tanto un objeto pesado me daba
golpes que me clavaban dicha faja en la cabeza cada vez más y me aturdía completamente. Mientras
padecía e interrogaba a Jesús y en mi tormento le contemplaba desde el Huerto al Calvario, de
pronto, después de la tercera caída, se produjo una pausa de alivio físico y espiritual, pues se me
apareció sano, hermoso, sonriente sobre las aguas encrespadas del Mar de Galilea.
Luego volvió el tormento hasta que, hacia las dos, cesó la contemplación de la Pasión del
Señor, se calmó un poco el tremendo dolor de cabeza (no crea que disminuyó mucho, ¿eh?) y
resonó dentro de mí un nombre: Santa Fenícula.
¿Quién es? Una desconocida. ¿Existió realmente? ¿¡Quién sabe!? Nunca se ha oído hablar de
ella. Trataba de dormir. ¡Ni por asomo! Seguía resonando ese nombre: Santa Fenícula, Santa
Fenícula, Santa Fenícula.
Me he dicho: no hay caso, no podré dormir si antes no logro saber quién es. Y, gracias a que el
dolor había disminuido (tras haberme abatido e inmovilizado desde las 15 hasta pasada la
medianoche con espasmos tan fuertes que ni siquiera podía abrir los ojos, como puede atestiguar
Paola 2) y ahora lograba moverme, cogí el índice de los santos y encontré, junto a S. Petronila
virgen, S. Felícula virgen. En realidad, oí Fenícula, pero probablemente entendí mal.
Contemporáneamente con este hallazgo, vi a una joven desnuda atada a una columna de modo
atroz. Luego no vi nada más.
Y ahora con obediencia escribo sin postergaciones lo que el Maestro me hace ver, aunque la
cabeza me da vueltas como si fuera una perinola.
El martirio de Santa Fenícula.
Veo a dos mujeres, jóvenes, que están rezando una plegaria muy vehemente, que seguramente
debe penetrar en el cielo. Una de ellas es más madura; tendrá casi treinta años, mientras la otra debe
de haber pasado los veinte desde hace poco. Parece que ambas gozan de
_____________________
2 Se trata de Paola Belfanti. Véase la nota 4 en el texto del 2 de enero

205
perfecta salud. Cuando terminan de rezar se levantan y preparan un pequeño altar sobre el que
disponen flores y linos preciosos.
Entra un hombre, vestido como un antiguo romano, al que las dos jóvenes saludan con gran
veneración. De la bolsa que guarda en su pecho, extrae todo lo necesario para celebrar Misa. Luego
viste los hábitos sacerdotales e inicia el Sacrificio.
No comprendo muy bien el Evangelio pero me parece que es el de Marcos: “Y le presentaron
unos niños... el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él” 3. Las dos jóvenes,
arrodilladas junto al altar, rezan cada vez con más fervor.
El Sacerdote consagra la Sagrada Forma y luego se vuelve para dar la Comunión a las dos
fieles; comienza por la mayor, cuyo rostro refleja un seráfico ardor. Luego le da la Comunión a la
otra. Tras haber recibido la Sagrada Forma, ambas quedan postradas en el suelo, sumidas en una
profunda plegaria y, al parecer, permanecen así por pura devoción.
La celebración del rito es igual que la de Pablo en el Tullianum 4, solo que el celebrante habla
más bajo porque aquí se trata de dos fieles únicamente y éste es el motivo por el que entiendo
menos las palabras del Evangelio. Pero cuando el Sacerdote se vuelve para bendecir y baja del altar,
que está colocado sobre una tarima de madera, sólo una de las jóvenes se mueve; la otra permanece
postrada. Su compañera la llama, la sacude. También el Sacerdote se inclina hacia ella. La levantan.
La palidez de la muerte ya asoma en su rostro, los ojos están como apagados bajo los párpados, la
boca respira con dificultad. Mas, ¡cuánta beatitud está reflejada en ese rostro!
La depositan en una especie de largo asiento, colocado junto a una ventana que da al patio,
donde canta una fuente. Tratan de auxiliarla. Pero ella, reuniendo las últimas fuerzas, alza una
mano, señala el cielo y dice solamente dos palabras: “Gracia... Jesús”, y luego expira serenamente.
Todo esto no me aclara qué tiene que ver el hecho con la joven atada a la columna que he
visto esta noche y que, aunque era mucho más pálida y delgada, y se la veía despeinada y torturada,
me parece que se asemeja mucho a la superviviente que ahora llora junto a la muerta. Y me quedo
así, en esta incertidumbre, por algunas horas.
_____________________
3 Marcos 10, 15; Lucas 18, 17.
4 Se refiere a la visión del 29 de febrero.
206
Sólo ahora que ya es de noche, vuelvo a encontrar a la joven que antes lloraba y que ahora
está erguida junto a la fuente del austero patio, donde se han cultivado únicamente pequeños
cuadros de azucenas y rosales, completamente en flor, que trepan por sus muros.
La doncella habla con un joven romano: “Es inútil que insistas, Flaco. Agradezco tu respeto y
el recuerdo que conservas de mi amiga muerta. Pero no puedo consolar tu corazón. Si Petronila ha
muerto, es señal de que no debía ser tu esposa. Y tampoco yo puedo serlo. Hay tantas jóvenes de
Roma que estarían dichosas de llegar a ser las amas de tu casa. Yo, no; no puedo serlo. Y no por ti,

sino porque he decidido no contraer nupcias”.
“¿También tú eres víctima del necio frenesí de tantos secuaces de un puñado de hebreos?”.
“He decidido no contraer nupcias, y no creo estar loca”.
“¿Y si yo te quisiera?”.
“Si es verdad que me amas y respetas, no creo que quieras forzar mi libertad de ciudadana
romana; creo que me dejarás seguir mi deseo y que retribuirás la buena amistad que siento por ti”.
“¡Ah, no! Ya se me ha escapado una. Tú no me escaparás”.
“Ella ha muerto, Flaco. La muerte es una fuerza superior a nosotros, no es una fuga que
decidimos para huir de nuestro destino. Ella no se ha matado. Ha muerto...”.
“Ha muerto por culpa de vuestros sortilegios. Sé que sois cristianas y tendría que haberos
denunciado al Tribunal de Roma. Pero he preferido pensar en vosotras como en esposas mías.
Ahora te lo pido por última vez: ¿quieres ser la esposa del noble Flaco? Te juro que es mejor para ti
entrar como ama en mi casa y abandonar el culto demoniaco de tu pobre dios, en lugar de conocer
el rigor de Roma, que no permite que sus dioses sean insultados. Sé mi esposa y serás feliz. De lo
contrario...”.
“No puedo ser tu esposa. Estoy consagrada a Dios, a mi Dios. Yo, que adoro al verdadero
Dios, no puedo adorar los ídolos. Haz de mí lo que quieras. De mi cuerpo puedes hacer todo lo que
quieras. Pero mi alma es de Dios y no la vendo por las dichas de tu casa”.
“¿Es tu última palabra?”.
“Es la última”.
“¿Sabes que mi amor puede mudarse en odio?”.
“Dios te lo perdone. Por mi parte, te amaré siempre como a un hermano y rezaré por tu bien”.
207
“Y yo haré tu mal. Te denunciaré. Te torturarán. Entonces me llamarás. Entonces
comprenderás que es mejor la casa de Flaco que las necias doctrinas de que te nutres”.
“Comprenderé que el mundo necesita de estas doctrinas para no tener más a otros Flacos. Y
haré tu bien rezando por ti desde el Reino de mi Dios”.
“¡Maldita cristiana! ¡Irás a la cárcel! ¡Morirás de hambre! ¡Que te sacie tu Cristo, si puede!”.
Me parece que la prisión está bastante cerca de la casa de la virgen porque el camino es breve,
y que el noble Flaco es, ni más ni menos, un sabueso del Cuestor de Roma, porque cuando la visión
cambia de aspecto y me lleva a la sala que ya he visto, en la que está la joven atada a la columna,
veo que es un tribunal como aquél en que fue juzgada Inés 5. Hay muy pocas diferencias; también
aquí hay un feo individuo que juzga y condena, al que Flaco hace de ayudante e instigador.
Han sacado a Fenícula de la prisión en que se encontraba y ahora la llevan al centro de la sala.

Se la ve agotada, sin fuerzas, pero aún conserva tanta dignidad. Debido a su debilidad y también a
que ya se ha acostumbrado a la oscuridad de la prisión, la luz la deslumbra; pero, por mucho que lo
haga, no le impide estar erguida y sonreír.
Se oyen las consabidas preguntas y las consabidas ofertas y luego las consabidas respuestas :
“Soy cristiana. No hago sacrificios a ningún otro dios que no sea mi Señor Jesucristo”.
La condenan a la columna.
Ante el pueblo, le desgarran las vestiduras y la atan de manos y pies, completamente desnuda,
detrás de una de las columnas del Tribunal. Pero, para hacerlo, le dislocan la cadera y los brazos.
Debe de ser una tortura atroz. Y no se detiene allí: retuercen las sogas en las muñecas y los tobillos,
la golpean con varas y flagelos en el pecho y en el vientre desnudo, le atormentan las carnes con
tenazas, practican otros suplicios atroces que no me detengo a describir aquí.
Cada tanto le preguntan si quiere dedicar sacrificios a los dioses. Fenícula responde con voz
cada vez más débil: “No, hago sacrificios a Cristo. Los hago solamente a Él. ¿Queréis que le pierda
ahora que empiezo a verle y que cada tortura me le acerca más? Cumplid vuestra obra. Que se
cumpla también mi amor: ¡dulces bodas en las que Cristo
__________________________
8 Se refiere a la visión del 13 de enero.
208
es el esposo y yo su esposa! ¡Que se cumpla el sueño de toda mi vida!”.
Cuando la desatan, cae al suelo como muerta. Los miembros dislocados o, quizás, fracturados,
ya no la sostienen, no responden a ninguna orden de la- mente. Las pobres manos, que la soga ha
ceñido fuertemente hasta formar dos brazaletes de sangre viva, penden como muertas. También los
pies presentan los maléolos lacerados hasta el punto de descubrir los nervios y los tendones y, por el
modo innatural con que están plegados, es evidente que los han fracturado. Pero el rostro refleja una
felicidad angelical y total. Las lágrimas ruedan por las mejillas, pero los ojos ríen, absortos en una
visión que los extasía.
Los carceleros, o mejor, los verdugos, le dan de puntapiés y a puntapiés la empujan hacia el
estrado del Cuestor, como si fuera un saco tan inmundo que no se lo puede tocar.
“¿Aún estás viva?”.
“Sí, lo estoy por voluntad de mi Señor”.
“¿Aún insistes? ¿De verdad quieres la muerte?”.
“Quiero la Vida. ¡Oh, Jesús mío, ábreme el Cielo! ¡Ven, Amor eterno!”.
“¡Arrojadla al Tíber! El agua calmará sus ardores”.
Los verdugos la levantan de mal modo. La tortura que provocan los miembros destrozados
debe de ser atroz. Pero ella sonríe. La envuelven en sus vestidos; por cierto, no lo hacen por pudor
sino para impedir que pueda sostenerse en el agua. ¡Es un cuidado inútil! Con los miembros en ese

estado no se puede nadar. Sólo la cabeza queda fuera de la maraña de las ropas. Su pobre cuerpo,
que un verdugo se ha echado sobre los hombros, pende como si ya estuviera muerta. Pero a la luz
de las antorchas, que han encendido porque ya ha caído la noche, se la ve sonreír.
Cuando llegan al Tíber, la cogen y la arrojan a las aguas oscuras desde lo alto del puente,
como si fuera un animal que deben suprimir; vuelve a aflorar por dos veces y luego se hunde en las
profundidades sin un grito.
Dice Jesús:
«He querido hacerte conocer a mi mártir Fenícula para impartir algunas enseñanzas a ti y a
todos.
En la muerte de Petronila, que era mucho mayor que Fenícula y fue su maestra y compañera,
has comprobado el poder de la plegaria y el fruto de una santa amistad.
209
Petronila, hija espiritual de Pedro, había absorbido de la viva palabra de mi Apóstol, el
espíritu de Fe. Petronila era el júbilo, la perla romana de Pedro. Era su primera conquista romana.
Era la que, por la respetuosa y amorosa devoción al Apóstol, lo consoló de todos los dolores de su
evangelización romana.
Por amor hacia Mí, Pedro había dejado su casa y a su familia. Pero El que no miente le había
hecho encontrar consuelo, cuidados, dulzuras femeninas, en esta jovencita, y, según mis promesas,
todo eso le había sido dado en medida exuberante, apretada, colma 6. En casa de Petronila
encontraba ayuda, hospitalidad y, sobre todo, amor, tal como a Mí me había sucedido en Betania.
Para bien o para mal, la mujer es igual bajo todos los cielos y en todas las épocas. Petronila fue la
María 7 de Pedro, con el agregado de su pureza adolescente que el Bautismo, que recibió cuando
aún la inocencia no había sido ultrajada, había elevado a perfección angélica.
Escucha, María. Petronila quería amar al Maestro con todo su ser, sin que su hermosura y el
mundo pudieran turbar ese amor; por eso, había rogado a Dios que la hiciera una crucificada. Y
Dios se lo concedió. La parálisis crucificó sus miembros angelicales. En la larga invalidez
florecieron aún con mayor belleza, en el terreno bañado por el dolor, las virtudes y, sobre todo, el
amor hacia mi Madre.
Escucha también esto, María. Cuando fue necesario, su enfermedad tuvo una pausa, para
demostrar que Dios es amo del milagro. Y luego, cuando ese momento terminó, volvió a
crucificarla.
María, ¿conoces acaso a alguna otra a quien su Maestro, cuando es necesario, le dice - como
Pedro a Petronila -: “Levántate, escribe, sé fuerte” y que, una vez que ha cesado la necesidad del
Maestro, vuelve a ser una pobre enferma en perpetua agonía?
Cuando murió el Apóstol y Petronila sanó, ésta comprendió que su vida ya no le pertenecía,
que pertenecía a Cristo. No era como las que, una vez que han obtenido el milagro, lo usan para
ofender a Dios; por el contrario, empleó su salud en el interés de Dios.
Vuestra vida me pertenece siempre. Yo os la doy. Tendríais que recordarlo. Os la doy como
vida animal, desde el momento que os hago nacer y os mantengo vivos. Os la doy como vida
espiritual con la Gracia y los Sacramentos. Tendríais que recordarlo siempre y utilizar

______________________
6 Lucas 6, 38.
7 Se refiere a María de Magdala, hermana de Lázaro y Marta de Betania.
210
bien este privilegio.Y cuando os restituyo la salud, cuando casi os hago renacer tras una
enfermedad mortal, aún más tendríais que recordar que es mía esa vida vuelta a florecer cuando ya
la carne olía a tumba. Y, por gratitud, tendríais que emplear dicha vida para el Bien.
Petronila supo hacerlo. No fue inútil que conociera mi Doctrina. Ella es como sal que protege
de la maldad, de la corrupción; es llama que calienta e ilumina; es alimento que nutre y fortifica; es
fe que da seguridad. Llega la prueba, el asedio de la tentación, la amenaza del mundo. Petronila
ruega. Llama a Dios. Quiere pertenecer a Dios. ¿El mundo la pretende? Pues que Dios la defienda
del mundo.
Cristo lo ha dicho: “Si tuvierais fe, aun tan pequeña como un grano de mostaza, podríais decir
a este monte: ‘Quítate y ve más allá’ ” 8. Pedro se lo ha repetido muchas veces. Ella no le pide al
monte que se mueva. Le pide a Dios que la quite del mundo antes de que la aplaste una prueba
superior a sus fuerzas. Y Dios la escucha. La hace morir en éxtasis. La hace morir en éxtasis, María,
antes de que la prueba la aplaste. Recuérdalo, mi pequeña discípula.
Fenícula era su amiga o, más que amiga, era hija o hermana, dada la escasa diferencia de edad,
que era de unos diez años. No se vive junto a un santo sin convertirse en santo. Como no se vive
junto al depravado sin depravarse. ¡Si el mundo recordara esta verdad! Pero, en cambio, el mundo
descuida a los santos o les tortura, y sigue a los demonios y, cada vez más, se convierte en demonio.
Has visto la firmeza y la dulzura de Fenícula. ¿Qué es el hambre para el que tiene por
alimento a Cristo? ¿Qué es la tortura para quien ama al Mártir del Calvario? ¿Qué es la muerte para
el que sabe que la muerte abre las puertas de la Vida?
Mi mártir Fenícula es una desconocida para los cristianos de hoy. Pero, en cambio, la conocen
muy bien los ángeles de Dios, que la ven risueña en el Cielo, detrás del divino Cordero. He querido
que tú la conocieras para poder hablarte también de su maestra espiritual y para impulsarte al
sufrimiento.
Repite con ella: “Ahora sí que, en medio de estos dolores, empiezo a ver a Jesús, mi esposo,
en quien he depositado todo mi amor”, y piensa que también para ti he hecho surgir a un Nicomedes
9, para
____________________________
8 Mateo 17, 20; Marcos 11, 23; Lucas 17, 6.
9 Es el nombre del presbítero que recuperó el cuerpo de la santa mártir Feliculà, cuyos datos
históricos parecen corresponder a la narración sobre la mártir Fenícula, que hemos transcrito aquí.
El “Nicomedes” despertado para la recuperación espiritual de la escritora es el Padre Migliorini.
211

salvar de las aguas de la pasión a tu “yo” que quería para Mí y para recoger lo que merece ser
conservado de ti, lo que es mío, lo que puede obrar el bien en el alma de los hermanos».

5 de marzo
Dice Jesús:
«¡Oh, vosotros, los cristianos del siglo veinte, que escucháis como si fueran fábulas las
narraciones de mis mártires y os decís: “¡No puede ser verdad! ¿Cómo podría serlo? ¡Al fin de
cuentas, también ellos eran hombres y mujeres! Es toda una leyenda”, debéis saber que no es una
leyenda, sino que es historia. Si creéis en las virtudes cívicas de los antiguos atenienses, espartanos,
romanos, y sentís que vuestro espíritu se exalta por el heroísmo y la grandeza de los héroes civiles,
¿por qué no queréis creer en estas virtudes sobrenaturales y no sentís que vuestro espíritu se exalta y
es impulsado a una selecta imitación al escuchar la narración de las grandezas y los heroísmos de
mis héroes?
Decís que, en resumidas cuentas, eran hombres y mujeres. Lo eran, por cierto. Eran hombres y
mujeres. Decís una gran verdad pero os imponéis una gran condena. Eran hombres y mujeres y
vosotros sois brutos. Sois seres degradados de la semejanza con Dios, de la condición de hijos de
Dios; degradados a nivel de animales guiados sólo por el instinto y emparentados con Satanás.
Eran hombres y mujeres. Habían vuelto a ser “hombres y mujeres” por medio de la Gracia, así
como eran el Primero y la Primera en e1 Paraíso Terrestre.
¿Acaso no se lee en la Génesís que Dios hizo al Hombre dominador sobre todo lo que existía
en la Tierra, o sea, sobre todo excepto que sobre Dios y sus angélicos ministros? ¿Acaso no se lee
que hizo a la Mujer para que fuera la compañera del Hombre en el júbilo y en el dominio sobre
todos los seres vivos? ¿Acaso no se lee que podían comer de todo menos del árbol de la ciencia del
Bien y el Mal 1? ¿Por qué? ¿Qué significado se esconde bajo la expresión “para que domine”? ¿Y
cuál se oculta en el del árbol del Bien y el Mal? ¿Os lo habéis preguntado alguna vez, vosotros, los
que preguntáis tantas cosas inú____________________
1 Génesis 1, 26-28; 2, 15-25; 3, 1-3.
212
tiles y no sabéis interrogar jamás a vuestra alma sobre las verdades celestiales?
Si estuviera viva, vuestra alma os lo diría. Os lo diría vuestra alma que, cuando vive en la
Gracia, está sostenida como una flor entre las manos de vuestro ángel; vuestra alma que, cuando
vive en la Gracia, es como una flor besada por el sol y regada por el rocío, porque el Espíritu Santo
le da calor y la ilumina, la riega y la orna con luces celestiales.
¡Cuántas verdades os diría vuestra alma si supierais conversar con ella, si la amarais
considerándola la que introduce en vosotros la semejanza con Dios, que es Espíritu, como espíritu
es vuestra alma! ¡Qué espléndida amiga tendríais, si amarais vuestra alma en lugar de odiarla hasta
matarla! ¡Qué grande y sublime amiga tendríais, para hablar con ella de cosas celestes, oh vosotros,

los que tenéis avidez de palabras y os arruináis recíprocamente con amistades que pueden no ser
ignominiosas (aunque algunas veces lo son), pero que son casi siempre inútiles y se transforman en
un vano o nocivo estruendo de palabras y más palabras, referidas totalmente a cosas terrenas!
¿No he dicho acaso: “El que me ama guardará mi Palabra y mi Padre le amará y vendremos a
él y en él haremos morada” 2? El alma que vive en la Gracia posee el amor y, al poseer el amor,
posee a Dios, o sea, al Padre, que la conserva; al Hijo, que la instruye; al Espíritu, que la ilumina.
Por lo tanto, posee el Conocimiento, la Ciencia, la Sabiduría. Posee la Luz.
Por eso, pensad qué conversaciones sublimes podría entablar con vosotros vuestra alma. Son
las conversaciones que han poblado el silencio de las prisiones, el silencio de las celdas, el silencio
de las ermitas, el silencio del aposento de los enfermos santos. Son las conversaciones que han
consolado a los prisioneros que esperaban el martirio; a los que vivían en el claustro buscando la
Verdad; a los ermitaños, que anhelaban conocer anticipadamente a Dios; a los enfermos, que
anhelaban la tolerancia - mas, ¿qué estoy diciendo? -, que anhelaban el amor de su cruz.
Si supierais interrogar a vuestra alma, ella os diría que el significado verdadero, exacto, vasto
como toda la creación, de la expresión “que domine” es éste: “Para que el Hombre domine sobre
todo, sobre
___________________________
2 Juan 14, 23.
213
sus tres estratos: el estrato inferior, el animal; el estrato central, el moral; el estrato superior, el
espiritual y para que dirija los tres a un único fin: ‘Poseer a Dios’ ”. Poseer a Dios mereciéndole por
obra de este férreo dominio que tiene sujetas todas las fuerzas del yo y las convierte en servidoras
de este único fin: merecer la posesión de Dios.
Vuestra alma os diría también que Dios había prohibido conocer el Bien y el Mal porque el
Bien se lo había prodigado gratuitamente a sus criaturas y, en cuanto al Mal, no quería que lo
conocierais, porque es un fruto dulce para el paladar pero, cuando su zumo desciende y llega a la
sangre, despierta en ella una fiebre que produce sequedad, una fiebre que mata por lo que, cuanto
más se bebe ese zumo engañoso, más acucia la sed.
Vosotros objetaréis: “Pues, ¿por qué ha puesto allí ese árbol?”. ¡Por qué! Porque el Mal es una
fuerza que nace por sí sola, como ciertas enfermedades monstruosas en el cuerpo más sano.
Lucifer era un ángel, era el más bello de todos. Era un espíritu perfecto, inferior solamente a
Dios. Y, sin embargo, en su ser luminoso nació un vaho de soberbia, que él no disipó; que, por el
contrario, condensó al incubarlo. Y de esta incubación, nació el Mal. El Mal ya existía antes que el
hombre. Dios había arrojado fuera del Paraíso a este maldito Incubador del Mal, a este truhán que
enlodaba el Paraíso. Pero, aun así, siguió siendo el eterno Incubador del Mal y, al no poder enlodar
el Paraíso, enlodó la Tierra 3.
Esta simbólica planta representa tal verdad. Dios había dicho al Hombre y a la Mujer:
“Conocéis todas las leyes y los misterios de la creación. Mas no pretendáis usurparme el derecho de
ser el Creador del hombre. Para propagar la estirpe humana será suficiente mi Amor, que circulará
en vosotros y que, sin la lujuria de los sentidos mas con el solo palpitar de la caridad, suscitará los
nuevos Adanes de la estirpe. Os lo doy todo. Reservo para Mí solamente el misterio de la formación

del hombre”.
Satanás quiso quitarle al Hombre esta virginidad intelectual y embelesó y acarició con su
lengua serpentina los miembros y los ojos de Eva y suscitó en ellos agudezas y repercusiones que
antes no tenían, porque la Malicia no los había envenenado. Eva “vio”. Y habiendo visto, quiso
probar. La carne se había despertado.
________________________
3 Isaías 14, 9-21.
214
¡Oh, si hubiera llamado a Dios! Si hubiera corrido hacia Él para decirle: “¡Padre! Estoy
enferma. La serpiente me ha acariciado y todo mi ser está turbado”. El Padre la habría purificado y
sanado con su aliento puesto que, del mismo modo que le había infundido la vida, podía infundirle
de nuevo la inocencia, quitándole el recuerdo del veneno y, aún más, originando en ella la
repugnancia hacia la Serpiente, tal como sucede en quienes, tras haber padecido una enfermedad,
sienten hacia ésta una instintiva repugnancia cuando vuelven a estar sanos.
Pero Eva no va al Padre. Eva vuelve a la Serpiente. La sensación que le suscitó es dulce para
ella. “Como viese que el fruto del árbol era bueno para comer, apetecible a la vista y de aspecto
excelente, lo cogió y comió de él” 4.
Y “comprendió”. La malicia ya había descendido a morderle las vísceras. Vio con ojos
nuevos, oyó con oídos nuevos, los gestos y las voces de los brutos. Y los deseó ardientemente, con
insano deseo.
Comenzó sola a pecar. Y llevó a cabo totalmente el pecado con su compañero. He aquí por
qué sobre la mujer pesa una condena mayor 5. Por su culpa, el hombre se rebeló a Dios y conoció la
lujuria y la muerte. Por su culpa, ya no supo dominar sus tres reinos: el del espíritu, porque permitió
que el espíritu desobedeciera a Dios; el moral, porque permitió que las pasiones le dominaran; el de
la carne, porque la envileció sometiéndola a las leyes instintivas de los brutos.
“La Serpiente me ha seducido” dice Eva. “La mujer me ha ofrecido el fruto y lo he comido”
dice Adán 6. Y desde entonces, la triple concupiscencia ciñe opresivamente los tres reinos del
hombre.
Sólo la Gracia consigue aflojar el apretón de este monstruo despiadado. Y hasta llega a
estrangularlo y a que no se deba temer nada más, si es una Gracia viva, vivísima, mantenida cada
vez más viva por voluntad del hijo fiel. Entonces, ya no habrá temor a los tiranos interiores, o sea,
los de la carne y las pasiones; ni habrá temor a los tiranos exteriores, o sea, los del mundo y de los
poderosos del mundo. Entonces, no habrá temor a las persecuciones, ni tampoco a la muerte.
Así lo dice el apóstol Pablo: “No temo ninguna de estas cosas ni me importa mi vida, con tal
de cumplir mi misión y el ministerio que
_______________________
4 Génesis 3, 6.
5 Génesis 3, 14-19.

6 Génesis 3, 8-13.
215
he recibido del Señor Jesús: dar testimonio del Evangelio de la Gracia de Dios” 7.
A mis mártires les importó cumplir su misión y el ministerio que recibieron de Mí, o sea,
santificar el mundo y dar testimonio del Evangelio. No les preocupó ninguna otra cosa. Ellos habían
vuelto a ser “hombres y mujeres”, no ya brutos, debido a la Gracia que vivía en ellos y que ellos
tutelaban con un cuidado que no tenían por la pupila de sus ojos y por la propia vida, que
consumían con risueña prontitud, porque sabían que consumían corruptibles despojos y adquirían
en cambio una vida incorruptible de infinito valor. Y vivían y obraban como hombres y mujeres
hijos del Padre celestial.
Como dice Pablo, ellos “no codiciaron ni oro, ni plata, ni vestidos de nadie”8; al contrario, se
dejaron despojar y se despojaron voluntariamente de toda riqueza, y hasta de la vida, “para
seguirme” en la Tierra y en el Cielo.
Y, como sigue diciendo el apóstol, “con sus manos proveyeron a sus necesidades y a las
ajenas” 9, dieron la Vida a sí mismos y llevaron a la Vida también a los otros.
“Trabajando socorrieron a los enfermos” de esa tremenda enfermedad que es el vivir fuera de
la verdadera Fe y para este fin se prodigaron con todo su ser y lo dieron todo: afectos, sangre, vida,
fatigas, con el recuerdo de mis palabras, las que te dije hace tres días 10: “Dar es recibir”, “Dar es
mejor que recibir”; esas palabras que hoy, cuando te he hecho abrir el Libro en el capítulo 20 de los
Hechos, en el versículo 35, has leído con un estremecimiento porque te has acordado de que las
habías oído hacía poco y, de prisa, has ido a buscarlas. Y cuando las has encontrado, has llorado,
porque así has tenido una prueba de que quien habla soy Yo.
Sí, soy Yo. No temas. Tú ni siquiera sospechas de qué verdades te conviertes en cauce. Como
la avecilla que, en la rama, canta feliz ese canto que Dios puso en su pequeña garganta desde hace
miles de años, y no sabe por qué emite precisamente esas notas y no otras diferentes, y tampoco
sabe que por medio de ellas dice su nombre y el nombre de su Creador, así también tú repites esa
Palabra que resuena en ti y ni siquiera sabes cuán profundo es su significado.
______________________
7 Hechos 20, 24.
8 Hechos 20, 33.
9 Hechos 20, 34.
10 Se refiere al 2 de marzo.
216
Pero sigue siendo así: una niña. Amo tanto a los niños. Lo viste. Me has visto reír solamente
con ellos. Para Mí eran mi alegría en cuanto Hombre. La Madre y el Discípulo eran mi alegría de
Hombre-Dios y de Maestro. El Padre era mi alegría de Dios. Pero los niños eran mi jubiloso alivio
en la tierra tan amarga.

Sigue siendo así: una niña. Tu Salvador, a quien tantos hombres han abofeteado, necesita
refrescar sus mejillas en las mejillas infantiles. Necesita apoyar su frente en cabecitas amorosas y
sin malicia.
Pequeño Juan, ven junto a tu Jesús. Y quédate siempre así, sigue siendo niña para Mí. El reino
de los Cielos es de quien sabe conservar un alma de niño y acoger la Verdad con la confiada viveza
de un niño.
Soy Yo, no temas. Soy Yo quien te habla y te bendice. Ve en paz, pequeño Juan. Mañana te
enviaré a Juan».

6 de marzo
Dice Juan:
«Soy yo. No me temas tampoco a mí. Yo soy caridad. La he predicado tanto, la he absorbido
tanto y, por eso, estoy tan fundido en Ella, que soy caridad que habla.
¡Oh, pequeña hermana!, nosotros podemos decirlo: “Nuestras manos tocaron la Palabra de
vida porque la Vida se manifestó y nosotros la vimos y damos testimonio” 1.
Nosotros podemos decirlo; nosotros, los que repetimos las palabras que en su bondad, que
supera toda otra bondad, nos dice nuestro amor Jesucristo y nos conduce por senderos florecidos, en
los que cada flor es una verdad y una bienaventuranza celestial.
Nosotros podemos decirlo; nosotros, los que estamos saturados, como una colmena fecunda,
de la dulzura que fluye de los labios divinos, de esos labios santísimos que, tras haber partido el pan
de la doctrina para las turbas de Galilea, de toda Palestina, supieron consagrar el Pan para
convertirlo en Carne divina y partirse a Sí mismo para nutrir el espíritu del hombre. Son esos labios
infinitamente inocentes que viste sangrar, contraerse, hacerse rígidos en la Pasión y en la Muerte
que sufrió por nosotros 2.
________________________
1 1 Juan 1, 1-3.
2 Se refiere a las visiones del 11 y del 18 de febrero.
217
Nosotros podemos decirlo: “Éste es el mensaje que hemos recibido de Él y que os
anunciamos: Dios es Luz y en Él no hay tiniebla alguna” 3. Su luz está en nosotros porque su
Palabra es Luz. Vivimos en la Luz y oímos su celestial armonía.
Ven, pequeña hermana. Quiero hacerte oír la armonía de las esferas celestes, la armonía de la
luz, pues el Paraíso es Luz. La luz desborda y se expande desde el Esplendor Trino e inunda de Sí
todo el Paraíso. Vivimos en la Luz y de la Luz. Ella es nuestro gozo, nuestro alimento, nuestra voz.
Canta el Paraíso con palabras de luz. Es la luz, son los destellos de la luz, los que provocan

estos acordes solemnes, potentes, suaves, que encierran gorjeos de niños, suspiros de vírgenes,
besos de amantes, hosannas de adultos, gloria de serafines. No son cantos como los de la pobre
Tierra, en los que hasta las cosas más espirituales tienen que revestirse de formas humanas. Aquí es
la armonía de destellos lo que produce el sonido. Es un arpegio de notas luminosas que sube y baja
con variante centelleo, y es eterno y siempre nuevo, porque en este eterno Presente nada adquiere la
pesadez de lo viejo.
Escucha esta indescriptible armonía y sé feliz. Une a ella tu estremecimiento de amor. Es lo
único que puedes unirle sin profanar el Cielo. Aún eres un ser humano, hermana, y aquí la
humanidad no puede entrar. Pero puede entrar el amor. El amor te precede. Precede tu espíritu.
Canta con él. Cualquier otro canto sería como el zumbido de un insecto en el gran coro celestial. El
amor es ya un suspiro armónico en el dulce canto.
Que la paz de nuestro amor Jesús sea contigo».
Padre, no puedo describir la luminosidad canora que veo y oigo. Estoy embriagada por esta
belleza, por esta dulzura.
Si, por acaso, una rosa inmensa, ilimitada, hecha de una luz tal que la de todos los astros y
planetas es apenas como una chispa del hogar, moviera al viento del amor sus pétalos y produjera
sonidos, sería algo que podría asemejar a lo que oigo y veo y que es el Paraíso sumergido en la luz
dorada de la Santísima Trinidad con sus habitantes, hechos de luz adamantina.
Basta, basta. Debo callar porque la palabra humana es una blasfemia cuando intenta describir
la eterna Belleza de Dios y de su Reino.
_______________________
3 1 Juan 1, 5
218
7 de marzo
Por la noche.
¿A quién puedo decirle lo que sufro? A ningún habitante de esta tierra, porque no se trata de
un sufrimiento terreno y, por lo tanto, no lo entendería.
Es un sufrimiento que es dulzura y una dulzura que es sufrimiento. Quisiera sufrir diez, cien
veces más. Por nada del mundo quisiera dejar de padecer este sufrimiento. Pero eso no significa que
yo no sufra como quien está aferrado por el cuello, o ceñido con una mordaza, o abrasado en un
horno o traspasado hasta el corazón.
Si se me consintiera moverme, aislarme de todo, para poder desahogar con el movimiento y
con el canto mi sentimiento - pues es un dolor que atañe al sentimiento -, sentiría alivio. Pero estoy
como Jesús en la cruz. No se me consiente ni movimiento ni aislamiento y tengo que apretar los
labios para que mi dulce agonía no dé pábulo a los curiosos.
¡No digo por decir que tengo que apretar los labios! En verdad, tengo que hacer un gran
esfuerzo para dominar el impulso de exhalar mi grito de júbilo y de dolor sobrenatural, que bulle

dentro de mí y que sube con el ímpetu de una llama o de un surtidor.
Me atraen como un imán los ojos velados de dolor de Jesús: Ecce Homo. Erguido sobre las
gradas del Pretorio, está frente a mí y me mira; lleva la corona en la cabeza, tiene las manos atadas
sobre el blanco indumento de los locos, con el que han querido burlarle. Y así, en cambio, le han
vestido con el candor digno del Inocente.
No habla. Pero todo en Él habla y me llama y pide. ¿Qué es lo que pide? Me pide que le ame.
Eso lo sé y eso es lo que le ofrezco hasta sentirme morir, como si llevara una cuchilla clavada en el
pecho. Pero me pide además algo que no entiendo. Es algo que quisiera entender. Ésta es mi tortura.
Quisiera darle todo lo que puede desear, a costa de morir de dolor. Pero no lo consigo.
Su Rostro dolorido me atrae y me fascina. Cuando es el Maestro o cuando es Cristo
Resucitado, es hermoso y verle me causa solamente júbilo. En cambio, este rostro me causa un
amor profundo, que no es inferior al amor mismo de una madre por el hijo que sufre.
Sí, comprendo. El amor de compasión 1 es la crucifixión de la cria____________________________
1 Véase el dictado del 13 de febrero.
219
tura que sigue al Maestro hasta la tortura final. Es un amor despótico que nos impide cualquier
otro pensamiento que no sea el de su dolor. Ya no pertenecemos a nosotros mismos. Vivimos para
consolar su tortura y su tortura es nuestro tormento que nos mata, y no es sólo una metáfora. Y, sin
embargo, cada una de las lágrimas que nos hace derramar ese dolor nos es más preciosa que una
perla, y cada dolor que nos parece semejante al suyo es más anhelado y amado que un tesoro.
Padre, me he esforzado por explicarle lo que siento. Pero es inútil. De todos los éxtasis a que
Dios puede conducirme, el de su sufrimiento será siempre el que ha de llevar mi alma a mi séptimo
cielo. Creo que la muerte más bella es morir de amor mirando a mi Jesús doliente.

12-15 de marzo
El día 12 no hay dictado. El 13 no quise escribir. Y Ud. sabe el motivo.
El 14, aunque aún estoy malhumorada, cedo porque... porque si le dejo hablar sin fijar sus
pensamientos, siento que me faltan el aire y la vida. Pero aún estoy enfadada, seguramente. Y si no
fuera porque hoy es mi cumpleaños 1 y porque sus palabras son el regalo más bello para la pobre
María, no cedería todavía, para ver si de este modo me hace la gracia que pido para todos.
Desde ayer por la noche Jesús va repitiendo (y ya lo decía cuando Ud. vino):
«¿No has comprendido que he permitido que conocieras la angustia de María para que sea
guía y consuelo para ti en esta hora 2?.
Envolví la pasión de mi Madre en un velo, porque es algo tan santo que no puede echarse a
los puercos 3. Y concedí las palabras de mi Madre en esa hora tremenda, inferior únicamente a la

mía del Getsemaní, sólo para el Padre 4, para que tuviera una guía al juzgar y ab_______________________
1 Dado que nació el 14 de marzo de 1897, ese día la escritora cumplía 47 años.
2 Se refiere a la visión del 19 de febrero.
3 Mateo 7, 6.
4 Se refiere al Padre Migliorini, a quien se dirige a menudo.
220
solver las almas que el dolor hace delirar; sólo para ti, para que supieras en tu sufrimiento que la
Madre te comprende porque sufrió y para que aprendieras cómo se reza mientras arde en el corazón
una hoguera de dolor y cómo se doma el sentimiento que surge contra una voluntad de la que no se
conocen los fines, postrándolo bajo la persuasión del espíritu de la bondad de Dios, o sea, bajo la
persuasión que el espíritu inculca a la razón y al sentimiento, que impone como un yugo a estos dos
rebeldes, para su bien. Y concedí las palabras de mi Madre sólo para otras pocas almas, queridas y
benditas, de este “pequeño rebaño” mío.
¡Y no has entendido! Si no te conociera como tú misma no te conoces, tendría que ser severo
contigo. En cambio, te acaricio y no te dejo ir, ¡oh, pobre ovejita mía envuelta en las espinas! Mira:
te las quito una por una, las desenredo entre tus vellones, me pincho Yo para impedir que te pinchen
a ti.
Aunque no quieres mirarme, estoy aquí. Y ya veremos quién gana».
Después, esta mañana, tras una noche de agonía que me muestra por la mañana con un aspecto
poco diferente del de la niña de Jairo 5, Él dice:
«¿Ves que no puedes estar sin Mí? ¿Ves que no puedes estar sin tu Misa, cuyo Evangelio es
cantado y comentado por tu Jesús, cuya bendición es dada por tu Jesús?
¡Oh, pobre, pobre María, que te encuentras tan mal en la tierra! Es imprescindible que te traiga
a Mí. No eres apta para los choques brutales del mundo. Pero aún tengo necesidad de ti. Piensa en la
Madre. Tuvo que quedarse aún por algún tiempo para servir a Jesús. ¿No quieres quedarte para
servir a Jesús? ¡Vamos, vamos! Tus reproches son aún amor y fe, porque piensas que Jesús lo puede
todo y que tu amor y tu fe total tienen que obrar el milagro.
También Marta y María, en Betania, me reprocharon que no hubiera apresurado el regreso,
que me hubiera alejado mientras Lázaro estaba muriendo 6. Mas Yo las amé también por esto,
porque en ese reproche había amor y fe: “Si Tú hubieras estado aquí, nuestro her________________________
5 Se refiere al episodio de la “Hemorroísa y la hija de Jairo”, escrito el 11 de marzo y omitido
en el presente texto por pertenecer al ciclo del Segundo año de vida pública de la vasta obra sobre el
Evangelio.
6 Juan 11, 20-32.

221
mano no habría muerto”, dijeron las dos hermanas. Y en ese reproche era evidente su
convicción de que Yo podía obrar el milagro, como era evidente su gran amor en esa confianza por
la que osaban hacer un reproche, tan luego a Mí.
¡Que haya paz, paz, alma mía! ¡Que haya paz entre Yo y tú! Y a quienes podrían comentar de
modo irreverente las palabras de la Madre 7, diles en mi Nombre que en esa hora, Ella era la Mujer.
Diles que era la Mujer que reunía en sí todos los dolores de la mujer - esos dolores provocados en la
mujer por culpa de la primera de ellas - y que debía expiarlos, como Yo había reunido en Mí todos
los dolores del hombre para poder expiarlos.
Diles a quienes niegan que María haya podido sufrir porque es santa, que Ella lo sufrió todo,
como ninguna de sus hermanas de sexo ha sufrido; que lo sufrió todo, excepto los dolores del parto
(porque en Ella no estaba la culpa y la maldición de Eva) y los de la agonía física, por la misma
razón 8. Dio a luz al Hijo de sus entrañas inmaculadas y entregó a Dios su espíritu sin mancha, tal
como el Creador había decretado que lo hicieran todos los hijos de Adán, si la culpa no les hubiera
injertado en el Dolor.
Diles que Yo, por ser el principal Expiador, tuve que sufrir inmensamente también el dolor de
la muerte, ¡y de aquella Muerte!, aun siendo el Santo de los santos.
Diles a quienes niegan que en las horas expiatorias de la Pasión María haya podido sufrir en
su alma, en su mente y en su carne, que si Yo puedo hacer participar de mis sufrimientos y marcar
con mis llagas a un siervo o a una sierva míos - que son criaturas que me aman, aunque su amor es
algo relativo - ¿cómo podría no haber asociado a estos sufrimientos y hacer partícipe de ellos a mi
Madre, a María la Santa, a María que es la Caridad, a María que es inferior únicamente a Dios, a La
que me amaba a la perfección, ya como Madre - porque, por lo inmaculado de su ser, era perfecto
su sentimiento - ya como creyente, porque en su santidad me amó como nadie? De este modo, el
sufrimiento del Hijo de Dios era aumentado por el valor del sufrimiento de la Llena de Gracia.
¡Oh, hombres!, Ella era Madre. Me había llevado en sí, me había engendrado, dado a luz,
criado. No estaba hecha de estopa; estaba
_____________________
7 Por lo que se refiere a la angustia de la Madre, como en la nota 2.
8 Génesis 3.
222
dotada de nervios y de un corazón. Era carne y no sólo espíritu. Era carne pura, mas era carne
aún. Si Yo lloré, si Yo sudé sangre, ¿acaso Ella no habrá llorado, y llorado sangre?
¡Oh, hombres!, Yo era su Hijo. Yo no era el fantasma de un hombre. Yo era Carne, era su
Carne. Y en esa Carne, sobre esa Carne, Ella, por su perfecta presciencia, veía abatirse los flagelos,
penetrar las espinas, descender los azotes, golpear las piedras y penetrar los clavos y, por su
santidad, los recibía en sí.
¡Oh, hombres!, reflexionad. ¿Decís que creéis en la Comunión de los Santos, que es la unión de

las plegarias y los sufrimientos a los méritos infinitos de Cristo, en favor de las necesidades de los
espíritus, y no podéis admitir que la primera que participó en ella fue María, mi Santa y la vuestra?
¡Oh, pequeño Juan que estás enfurruñado!, di esto a los hombres que tienen una fe y unas ideas
falseadas por un racionalismo que ni advierten y que, como la grama, ha invadido solapadamente
hasta los espíritus que con más sincero deseo anhelan vivir en la verdad. Mas recuerda que Juan no
ponía cara larga nunca, ni siquiera cuando Yo le reprendía o le desatendía y los demás rivalizaban
con él.
Ve en paz. Te bendigo aunque hoy eres tan obstinada como una cabrita. ¡Sé buena! ¡Sé
buena! Piensa que te he amado tanto que he hecho de ti mi portavoz. Ve en paz. Te bendigo una vez
más».

16 de marzo
Hebreos 5, 7.8.12.14; 6, 1.4.6.8.
Dice Jesús:
«Quiero que tú y muchos otros consideréis una virtud de la que os ha derivado un gran bien, el
bien más grande, así como de su contrario os ha venido tanto mal, el mal mayor. Ya te he hablado
de ello, mas tu sufrimiento no te ha hecho recordar las palabras. Te las repito porque me urge que
las conozcáis.
Dado que os amaba infinitamente, Yo quise ser vuestro Redentor. Mas no lo fui únicamente
por la Sabiduría, ni por la Potencia ni por la Caridad. Éstas son tres características, tres dotes
divinas, y las tres obraron en la Redención del género humano, pues os instruyeron, os conmovieron
con milagros, os redimieron con el Sacrificio.
Mas Yo era el Hombre. Y, por serlo, debía poseer esa virtud cuya
223
pérdida había perdido al hombre, y redimiros con ella. El hombre se había perdido por haber
desobedecido al deseo de Dios. Yo; el Hombre, he debido salvaros obedeciendo al deseo de Dios.
Dice Pablo que Yo, “tras haber ofrecido, en los días de mi vida mortal, plegarias y súplicas
con fuertes gritos y con lágrimas para salvar al hombre de la muerte espiritual, fui escuchado por mi
reverencia”. Y agrega que, habiendo alcanzado la perfección porque había aprendido (o sea, porque
había cumplido por obediencia), me convertí en la causa de salvación eterna para todos los que me
obedecen.
Por lo tanto, Pablo dice - con palabras que el Espíritu hace verdaderas - que Yo, el Hijo de
Dios hecho Hombre, alcancé la perfección por medio de la obediencia y pude ser Redentor gracias a
ella. Yo, el Hijo de Dios, alcancé la perfección con la obediencia. Yo redimí con la obediencia.
Si meditáis profundamente acerca de esta verdad, tenéis que sentir lo que siente el que está
prono sobre una elevada ensenada marina y, desde allí, mira fijamente la profundidad y la
inmensidad del mar y le parece hundirse en ese abismo líquido del que no conoce ni la profundidad
ni los confines.

¡Es la obediencia! Es ese mar ilimitado y abismal en el que me sumergí antes que vosotros
para volver a la Luz a los que habían naufragado en la culpa. Es el mar en el que tendrían que
sumergirse los verdaderos hijos de Dios para ser redentores de sí mismos y de sus hermanos. Es el
mar que no tiene solamente grandes profundidades y grandes olas, sino también playas bajas y
pequeñas olas que parecen bromear con la arena de la orilla, esas olitas que tanto les gustan a los
niños que juegan con ellas.
La obediencia no está hecha solamente de horas excelsas en las que obedecer significa morir
como hice Yo, en las que obedecer significa arrancarse del lado de una Madre como hice Yo, en las
que obedecer significa renunciar a la propia morada como hice Yo, al dejar el Cielo por vosotros.
La obediencia está hecha también de cosas minúsculas de cada hora, que van cumpliéndose sin
refunfuños a medida que se presentan.
¿Qué es el viento? ¿Es siempre un torbellino que inclina la cima de los árboles seculares y la
dobla, la quiebra, la echa al suelo? No, no es sólo eso. También es viento cuando, con mayor
levedad que una caricia materna, peina las hierbas del prado y el trigo en el que bro224
tan los retoños y los hace ondular apenas, como si la cima de sus verdes tallos se estremeciera
de alegría al ser rozados por la brisa ligera. Las pequeñas cosas son la brisa ligera de la obediencia.
¡Son pequeñas, mas cuánto bien hacen!
Ahora es primavera. ¡Qué dulce sería esta estación, si la sangre no la manchara 1! Las plantas,
que saben amar y obedecer al Creador, están poniéndose su nuevo atavío hecho de esmeraldas y se
engalanan con flores como una novia. Los prados parecen un encaje, un terciopelo bordado de
flores y los bosques muestran su felpa perfumada bajo una bóveda de cimas verdes y sonoras. Mas,
si no existieran los tenues vientos de abril y también las alocadas ráfagas de marzo, ¡cuántas flores
quedarían sin fecundar y cuántos prados sin agua! Por lo tanto, las flores y las hierbas habrían
nacido para morir sin un objeto. El viento empuja las nubes y, de este modo, riega flores e hierbas;
el viento hace que las flores se besen - lleva a las plantas lejanas el beso de otras, igualmente lejanas
- y en su alegre carrera de ramo en ramo, de árbol en árbol, de huerto en huerto, fecunda y hace que
esas flores se conviertan en fruto.
También la menuda obediencia a todas las cosas que Dios os presenta a través de los
acontecimientos del día, hace lo que el viento con las plantas y las hierbas de los prados y huertos.
De vosotros, que sois flores, hace frutos, frutos de vida eterna.
¡Bienaventurados los que, atrapados en el torbellino del Amor y de su amor, cumplen el
sacrificio total de sí mismos; los pequeños redentores que me perpetúan y que llegan a la obediencia
suprema al beber mi mismo cáliz de dolor! Mas, bienaventurados también los que, aun sin tener el
coraje de decirle al torbellino del Amor: “Te amo; heme aquí, tómame”, saben doblarse al viento
leve del Amor, del Amor que sabe graduar las fuerzas del hombre, su hijo, y dar a cada uno esa
presión determinada que es capaz de soportar.
¡Oh, hijos!, os parece que la prueba es muchas veces superior a vuestra fuerza. Y nunca como
ahora os parece que es así. Pero eso os sucede porque os empecináis, porque sois soberbios y
desconfiados. Queréis obrar por vosotros mismos y no os abandonáis a Mí. No soy un verdugo. Soy
El que os ama. Soy un Padre bueno. Y si no puedo anular la Justicia, al menos aumento, para
compensar, la Misericordia. Y la aumento tanto más, cuanto más crece la necesidad de Justi-

________________________________
1 Se refiere a la segunda guerra mundial, que por entonces no habia terminado.
225
cia debido a la marea de delitos, de blasfemias, de desobediencias a la Ley, que cubre la Tierra.
Naufragáis en esa marea. Naufragáis los inocentes, los casi inocentes, los culpables, los
grandes culpables. Mas, si para estos últimos la profundidad del naufragio estará en las
profundidades de Satanás (y esto ya en vida porque, aunque fingen vivir en paz, están destruidos
por una conciencia que les acosa y no les deja en paz), para las otras dos categorías esa profundidad
estará en mi Misericordia, está en ella para los que son casi inocentes y está en mi Corazón para los
inocentes. Mas, como Misericordia y Corazón ya son Cielo, para éstos, tras los consuelos que no les
niego en la Tierra - como tú sabes -, ya está preparado el Cielo.
También le dije otra cosa a tu espíritu, y tu espíritu no pudo hacérsela escribir a tu carne
agotada; te la repito ahora.
En toda esta enseñanza mía, no hay lección o visión que os haya dado sin seguir un diseño
educativo mío, que no comprendéis o que comprendéis con atraso y de modo parcial. Si meditarais
con la lucidez de la intuición, veríais que las lecciones que os doy por medio de los dictados o las
contemplaciones del portavoz, están relacionadas siempre con hechos que están a punto de
producirse. Lo hago para daros una ayuda sobrenatural. Suponiendo que el mundo no se degrade
total y bestialmente, estas páginas harán mucho bien a las almas también en el futuro, porque
contienen enseñanzas de Ciencia eterna; mas, para vosotros que vivís en esta hora fatal, son también
una guía y un consuelo en las horas que estáis viviendo.
También vosotros, como los primeros cristianos de Pablo, “os habéis hecho algo débiles en
entender... y aún tenéis necesidad, de nuevo, de que os enseñen los primeros rudimentos de la
palabra de Dios, y estáis obligados a alimentaros con leche y no con un alimento sólido”. Os habéis
vuelto niños, pero no lo sois por la inocencia y la ingenuidad, no lo sois por la fe segura, sino por
vuestra incapacidad de caminar en la fe y de comprender sus verdades.
¡Habéis retrocedido tanto! Las palabras de la Justicia son sólo un sonido que resuena en
vuestro oído y, a veces, ni siquiera lo percibís. No es para vosotros alimento de Vida. No puede
serlo, porque no lo asimiláis. Por vuestra culpable indiferencia, por vuestra culpable simpatía hacia
la culpa, vuestro espíritu está atacado de infantilismo y ya no posee ese zumo que lo hace capaz de
convertir en propia nutrición el alimento robusto de los adultos en la fe. O no tenéis reli226
gión o tenéis una religión que consiste en una coreografía de formalidades y sentimentalismo.
Mas, ¿sabéis qué quiere decir: “Religión”? Quiere decir seguir a Dios y su Ley; no es sólo
cantar bellos himnos, hacer bellas procesiones o bellas funciones religiosas, concurrir a prédicas
elegantes, ser el miembro A o B de una determinada asociación. Todas éstas son cosas que
estimulan vuestro sentimiento, y nada más. Religión quiere decir hacer del hombre-animal el
hombre semidios. A través de la religión es necesario anular la animalidad en sus muy variadas
formas, que van de la carne al pensamiento. ¡Abajo la gula, abajo la lujuria! ¡Fuera la avaricia!
¡Abajo la apatía! ¡Que se mate a la mentira y a la soberbia! Sed castos, caritativos, humildes,
honestos; en fin, sed como Dios quiere y como Yo os he enseñado a ser. Entonces seréis adultos en

la religión, en la fe; seréis hombres verdaderamente formados, que “tenéis aleccionadas vuestras
facultades al discernimiento del bien y el mal por la práctica”.
Por este motivo, dejo de lado las enseñanzas elementales y vengo a instruiros sobre lo más
perfecto, porque quiero llevaros a ese nivel. Seréis pocos: se tratará sólo de los que tienen sed de
Justicia, sed de Verdad, sed de Saber. Mas a éstos, mis bienaventurados, les doy un pan que les
ayuda a gustar cada vez mejor el otro Pan, que soy Yo-Eucaristía. También en mi vida pública hice
preceder el pan de la Palabra al pan del Sacramento 2, pues Aquél siempre debe preparar para Éste.
La Iglesia docente existe para eso, para perpetuar mi ministerio de Maestro y haceros capaces de
extraer del Sacramento el máximo poder vital.
Mas ¡ay de quienes, tras haber sido iluminados, prefieren volver a las tinieblas! ¡Ay de los
que, tras haber saboreado el alimento celestial, prefieren los bocados de Satanás! ¡Ay de los que,
luego que el Espíritu Santo les dio la conciencia de la Verdad, volvieron a ser brutos,
deshonrándose a sí mismos! No es posible que, tras haber precipitado, vuelvan por penitencia. Pues,
si es verdad que Yo concedo abundantemente mi perdón a la debilidad del hombre, soy inexorable
con quien quiere permanecer en el Mal, tras haber elegido el Mal, espontáneamente, como propio
rey.
Y vosotros, a quienes hago gustar la dulzura de la palabra de Dios, que se difunde nuevamente
para hacer frente a la excesiva mu________________________
2 Lucas 24, 27-31.
227
dez sacerdotal, a la excesiva ceniza tibia, cuando tendría que ser fuego vivo; que se difunde para
neutralizar en mis noveles discípulos el veneno de Satanás, que circula por la Tierra; vosotros, por
quienes levanto los velos que ocultan los secretos de mi jornada humana y los misterios del futuro
siglo; vosotros, sed dignos de tal don. Convertíos en espigas lozanas y no en árida paja, lista para el
fuego. Seréis espigas para el trigo eterno. Renaceréis en el Cielo.
¡Oh, la alegría de estar fuera del mundo, la alegría de estar donde está Dios! Cuando exhalé mi
espíritu y pude volver a ver al Padre, experimenté una beatitud como no la había experimentado
nunca por la eternidad. Y aún perdura porque ahora sé qué quiere decir estar separado del Cielo,
estar separado de Dios. Sufrí en Mí todas las experiencias para poder defenderos ante el Altísimo.
Mas en verdad os digo que mi misma bienaventuranza será la vuestra cuando estéis aquí, fuera del
exilio, conmigo, junto al Padre, en la Patria del Amor.
¡Oh, hijos!, estaréis en la Patria del Amor, allí donde no hay más odio ni delitos, donde no hay
más llanto ni terror».
Jesús me dice que escriba también esas palabras sobre la función de ciertas almas en el
mundo. Lo hago aunque, por estar tan débil y atormentada, me da vueltas la cabeza como una
perinola.
«¿Has comprendido ahora el por qué de los conventos de clausura, su razón de ser?
No todos tienen tiempo de rezar, visto que están tan empeñados en la vida activa. Es verdad
que la actividad honesta es ya plegaria y, por eso, los que rezan mientras trabajan están justificados.

Mas son muchas las necesidades del hombre y son muchos los hombres que no rezan en absoluto.
Los que viven en el claustro rezan por todos los que no quieren o no pueden rezar, de modo que
cada día aporte ese número de homenajes que requiere la Divinidad (pensad que en el Cielo no
existen pausas para el Gloria a Dios). Le rezan a Dios para honrarle, le rezan para aplacarle, le rezan
para impetrarle. Son los brazos que están alzados sobre los que combaten, y piden por todos.
Tú, en tu casa, eres la pequeña enclaustrada que reza por todos. Mas tu caridad debe ser vasta
como el mundo. Más aún: debe ser vasta como toda la Creación, debe invadir también el Cielo. O
mejor: debe comenzar por él.
Rezar para elevar alabanzas y ofrecer reparaciones a Dios, que es insultado por tantos seres.
228
Rezar por quien no reza.
Rezar por la Iglesia.
Rezar por el Sacerdocio que, si no vuelve a ostentar el esplendor de un mártir como Lorenzo,
os hará cada vez más propensos a la idolatría.
Rezar por la sociedad humana, para que venga a Dios si quiere salvarse.
Rezar por la Patria, para que goce de paz y bien.
Rezar por quien sufre, por quien tiene hambre, por quien no tiene un techo.
Rezar por quien duda y se siente aferrar por la desesperación.
Rezar, rezar, rezar.
Por último, rezar por ti.
No tengáis temor. Si vosotros que rezáis por todos no rezáis por vosotros, rezo Yo por
vosotros al Padre. Quedaos tranquilos.
Las almas que oran en el mundo, las que saben convertir su enfermedad no en un ocio forzado
sino en una actividad santa, son las pequeñas clausuras que Yo desparramo en el mundo como
flores para ayudar a las grandes clausuras y para aplacar al Padre y llevar alivio a la humanidad con
esta suma de incansables plegarias».
Y ahora, Padre, le diré que estoy conmovida por la bondad de Dios, de la cual ha derivado la
suya. Jesús se lo ha inspirado. Yo deseaba tanto entrar en la Orden Tercera de la Dolorosa. Si no
hubiera sido desde niña muy devota de S. Francisco de Asís y no hubiera sufrido muchas
experiencias dolorosas con sacerdotes pertenecientes a los Siervos de María, me habría dirigido a la
Orden de la Dolorosa o a la del Carmen cuando, en 1926, decidí entrar en una Orden Tercera.
Porque quería ser de María aun cuando... era una cabrita, como dice Jesús 3. Como la conocía poco,
la amaba mal, pero instintivamente yo iba hacia Ella. Ahora, desde que la he visto sufrir, la amo
como amo a su Hijo: “con todas mis fuerzas” 4 y, por eso, se había agudizado mi deseo de
pertenecer a la Dolorosa. No lo decía, pero llevaba clavada en la garganta la espina del deseo.
Doy gracias a Jesús y a su Madre porque se lo han dicho a Ud. y le agradezco a Ud. por

haberlo comprendido. Es inútil. Ya desde el año
________________________
3 Lo dice así en los dictados del 4 y del 24 de junio en “Los cuadernos. 1943” y en el último
párrafo del dictado del 15 de marzo de 1944.
4 Como dice al final del dictado del 8 de diciembre en “Los cuadernos. 1943”.
229
pasado he dicho que la Virgen Dolorosa ha obrado siempre de modo prepotente para conmigo.
Ha querido que fuera guiada por un hijo suyo 5; ha querido para su altar la labor que yo había hecho
para otros altares6; ahora quiere que yo muera con su atavío7.
Pues bien: esperemos que quiera de su Hijo lo que le pido para todos (la paz) y lo que le pido
para mí: la salvación de mi pobre alma. Y, de este modo, también Ud. tendrá a su Fernanda
Lorenzoni 8.
Y ahora basta; de lo contrario, me desmayo.
________________________
5 Se trata del P Romualdo M. Migliorini. Véase la nota 1 en el texto del 1° de enero.
6 Se trataba de un bordado realizado por la escritora para un mantel de altar.
7 Se refiere al atavío de terciaria de la Orden de los Siervos de María.
8 Se trata de Fernanda Paola Lorenzoni, terciaria de la Dolorosa (1906-1930).

18 de marzo
Mateo 23, 19.
Ayer, viernes, hubo sólo silencio. Hubo sólo dolor recibido como don y ofrecido como don.
Hoy Jesús dice esto:
«Una de las desviaciones de vuestro pensamiento de católicos, de cristianos en general,
consiste en esto: vosotros confundís la ofrenda con el altar. Vosotros creéis que la ofrenda es más
grande que el altar. Y esto les sucede también a los que entre vosotros son buenos hijos del Señor.
Os hablo de esto para corregiros.
Amo mucho vuestras ofrendas de plegarias y de sacrificios y sólo cuando estéis en el Paraíso,
veréis cómo las usé y cuánto bien hice con ellas.
Me ofrecéis vuestras pobres cosas siempre impregnadas de vuestra condición humana,
siempre manchadas de imperfecciones. Nada tenéis, algo más bello, que ofrecerme. Aun el mejor de

los hombres, mientras sea hombre, estará sujeto siempre a ser imperfecto. Cuando estéis aquí,
conmigo, ya no seréis tales.
A mis ojos vuestras acciones son imperfectas siempre. Mas Yo noto vuestro esfuerzo y el
afecto, la rectitud, con que las ofrecéis. Y no las desdeño. Al contrario, las acojo con amor y las
santifico, las purifico con mi contacto y, una vez que las he hecho santas y puras, las uso para el
bien del mundo y para vuestro bien.
230
¡Oh! Yo soy un banquero honesto y bueno. No dejo estancados vuestros ahorros. No los uso
para Mí o para otros, privándoos de los provechos. Por el contrario, los atesoro para vosotros y, aun
gastando vuestras monedas para las necesidades del mundo, acumulo con amor el fruto de las
mismas para que lo encontréis en la hora de la muerte y sea vuestra dote para entrar en mi Reino.
Pues bien, vosotros me dais vuestras pobres cosas siempre imperfectas pero muy amadas por
Mí. Me las dais a Mí, porque todas las obras buenas que hacéis al prójimo y para el prójimo vuestro,
me las hacéis a Mí. Así lo he dicho 1. Y dar al prójimo significa tanto dar el pan, el agua, la
hospitalidad, el vestido, el consuelo, la enseñanza, el ejemplo, como dar por él la vida,
ofreciéndomela por la salvación de uno o de muchos y por el triunfo del bien, de mi bien, en el
mundo.
Mas, me deis lo que me deis, pensad siempre que no es por ello que obtenéis lo que pedís. Lo
obtenéis por vuestro Dios. Yo soy quien os hace la gracia; Yo, que soy el altar, porque el altar
representa el trono de Dios. Yo soy quien santifica la ofrenda; no es la ofrenda la que me santifica.
Yo soy quien quiere y puede; no sois vosotros los que queréis y podéis.
Por eso, cuando decís en el Pater: “Fiat voluntas tua”, tenéis que pensar que también en
vuestras peticiones debéis aceptar mi voluntad de escucharos y de concederos lo que pedís. Y no
tenéis que decir: “Visto que he dado, debo recibir”. Habéis dado y la fe que tenéis en Mí, esta
confianza en Mí, que son tan grandes que os parece imposible que Yo no intervenga para
satisfaceros, es para Mí más dulce que una caricia filial. Mas, si por un motivo que no podéis
entender, Yo no concedo, tenéis que darme un beso, forma de amor más profunda que la caricia, en
lugar de ésta; tenéis que darme el beso de vuestra inmediata, risueña, humilde, santa obediencia y
resignación a mi voluntad.
El altar es mucho más que la ofrenda que está sobre él y lo que habla es el altar. Por lo tanto,
no confundáis la cosa con Aquello a lo que se da la cosa.
No quiero llamaros fariseos, porque en esta leve culpa incurrís justo vosotros, los que sois más
generosos, los más deseosos de amarme con corazón honesto. En el obrar de los fariseos hay
multiformes errores; en vuestra conducta hacia Dios, está solamente éste. Mas,
___________________
1 Mateo 25, 31-46.
231
puesto que os he dicho: “Sed perfectos” 2, quitaos del corazón también este error.
Una vez que hayáis depositado en el altar vuestro don, una vez que me hayáis dado a Mí,

vuestro Dios, vuestras ofrendas, dejad que el altar las eleve, dejad que Dios las consagre. Acordaos
de cuando Yo hacía descender el fuego divino sobre las pobres ofrendas para que se consumieran en
un sacrificio de grato aroma 3. Ningún sacerdote, ningún fuego es más que Yo, que tomo vuestro
don y lo consagro y lo consumo y lo uso para lo que me parece útil, aun cuando a vosotros no os lo
parece; ningún don es más bello que el que se da no sólo como forma, sino también con el
pensamiento; ninguno es más bello que el don que se da y que, una vez que se ha dado, no es
recordado con altanería a El que lo ha recibido. Me basta mi inteligencia para acordarme de
vosotros. Me basta vuestra sonrisa, vuestro llamado: “¡Jesús!”, vuestro decirme: “¡Padre!”, me basta
eso, para tener presente vuestra ofrenda, como si vuestro ángel la elevara a la altura de mi mirada.
¡Coraje, hijos míos!, el mundo es feroz. Pero eso pasa y no vuelve. Yo permanezco con mi
bondad y, conmigo, permanece mi mundo paradisiaco, donde se os espera para que olvidéis, en el
gozo eterno, todos los horrores de la Tierra».
______________________
2 Mateo 5, 48.
3 1 Reyes 18, 36-39.

19 de marzo
Juan 21, 19.
Dice Jesús:
«He aquí otra breve enseñanza para los que casi han llegado a la meta, pero tienen necesidad
de cumplir los últimos esfuerzos para alcanzar victoriosamente la conclusión de la prueba.
He dicho: “Sed perfectos” 1. La perfección comienza a partir de las cosas más gravosas y se
cumple con las más ligeras. Comienza dominando la carne, comienza enmendando el pensamiento
de esas ideas que no constituyen pecado, pero que encierran la tara de una injusticia mental que no
le agrada a Dios; una tara que despierta la piedad
_______________________
1 Mateo 5, 48, como ya se ha aclarado en el dictado precedente.
232
de Dios, que es misericordioso, pero que no le agrada. Entonces, ¿por qué queréis venir a Mí no
con las ropas envilecidas por las manchas pero, de todos modos, con un ropaje que no es fresco e
intacto como el de la azucena, que se quita el polvo con el rocío matutino?
Yo soy vuestro rocío y me derramo para quitaros aun los más leves ofuscamientos de vuestra
índole humana y de error, y para engalanaros con mi Gracia para convertiros en las joyas del trono
del Padre. Os di mi Amor y mi Sangre. Os di mi Palabra y mi Cuerpo. Mas quiero daros aún más
que la Palabra. Quiero daros mi Pensamiento.
¿Qué es el pensamiento? Es el alma de la palabra. Cuando dos seres se aman, no se contentan

con decirse las palabras necesarias, sino que se comunican también los pensamientos íntimos. ¡Oh,
qué júbilo poder confiar a quien nos ama lo que, como una chispa, una música, un latido, bulle en
nuestra mente, este fervor que nos diferencia de los brutos, cuyos impulsos mentales se limitan a las
necesidades rudimentales de la vida!
El hombre piensa y su pensamiento engendra obras de arte, de talento, de belleza. El hombre
piensa y su pensamiento es como un íntimo amigo, que colma con su compañía aun la soledad del
ermitaño. El pensamiento del hombre, por su índole espiritual, se mueve libremente por todo el
universo. Se sume en la memoria de las edades lejanas; se sumerge en la previsión de los tiempos
futuros; estudia, contempla y medita las admirables obras de Dios en la Creación; reflexiona sobre
los misterios humanos, pues cada hombre es un misterio encerrado en un ropaje mortal; un misterio
que es luminoso o sombrío, según sea su ánimo santo o satánico; un misterio que sólo Dios conoce,
porque Él nada ignora. Y el pensamiento del hombre, de la contemplación de las cosas y los
hombres, asciende a la contemplación de Dios. Como águila veloz que se lanza cual saeta del valle
a las cimas y de éstas asciende aún más para volar libremente en el cielo, para subir hacia el sol,
para buscar las estrellas, así el pensamiento humano puede subir, volar libremente, sumergirse en la
pureza radiosa de Dios, tras haber meditado sobre la capacidad humana; ascender a la inmensidad
divina tras haber reflexionado sobre la relatividad humana; meditar sobre la eternidad divina tras
haber contemplado la labilidad humana; ascender a la Perfección tras haber observado, exento de la
soberbia que enceguece, la humana imperfección.
Pues bien, ¡cuán dulce es comunicar a quien se ama este pensa233
miento nuestro! ¡Cuán dulce es ofrecer a los seres más queridos las luces de este pensamiento
como si fueran gemas! Es el amor del amor, o sea, el amor más puro, el elegido por sobre los
demás.
Quiero daros mi Pensamiento. Quiero haceros comprender el Pensamiento oculto en la
Palabra. Es como si os cogiera y os introdujera en mi Mente y os hiciera conocer los tesoros que
ella encierra, para haceros cada vez más semejantes a Mí y, por lo tanto, más gratos al Padre mío y
vuestro.
En el Evangelio de Juan, que es el perfecto poseedor del Pensamiento del Verbo de Dios
hecho Carne, del pensamiento de su Jesús, su Maestro y Amigo, está escrita esta frase: “Entonces
dijo esto para denotar con qué muerte rendiría gloria a Dios” 2.
Dice: “con qué muerte rendiría gloria a Dios”. ¡Oh, hijos! Todas las muertes denotan la gloria
rendida a Dios, si se las acepta y se las padece con santidad. Que esté lejos de vosotros la santa
envidia de ésta o aquella muerte. Que esté lejos el juicio humano sobre el valor de ésta o aquella
muerte. La muerte es el cumplimiento de una voluntad de Dios. Aunque la ejecute un hombre feroz,
que se erige en árbitro del destino ajeno y que, por su adhesión a Satanás, se convierte en
instrumento del mismo para atormentar a sus semejantes y asesinarles, aunque sea maldecido por
Mí, la muerte siempre significa la extrema obediencia a Dios, que ordenó la muerte del hombre
debido a su pecado 3.
Conocéis tantas indulgencias y existen almas pequeñas (pequeñas no en cuanto a lo menudas,
sino en cuanto a lo mezquinas) que practican una religión estrecha, fajada por las formalidades
como una momia en las tinieblas del hipogeo y que, por eso, hacen la suma diaria de los días de
indulgencia que obtienen con ésta y aquella plegaria. Es verdad que las indulgencias existen para
que las gocéis en la vida futura. Mas, iluminaos, poned alas a vuestra alma y a vuestra religión, que

son cosas celestes. No hagáis de ellas esclavas encerradas en una oscura prisión. ¡Dadles luz y más
luz, alas y más alas! ¡Elevaos! ¡Amad! Rezad para amar, sed buenos para amar, vivid para amar.
Las dos mayores indulgencias son plenarias y vienen de Dios, de Mí, que soy el Pontífice
eterno. Una es la del Amor, que cubre la to__________________________
2 Juan 12, 33.
3 Génesis 3, 17-19.
234
talidad de los pecados, los destruye en su fuego. El que ama con todas sus fuerzas consume de
instante en instante sus humanas imperfecciones; el que ama no comete sino imperfecciones. La
segunda indulgencia plenaria concedida por Dios, es la de una muerte resignada, una muerte
deseosa de cumplir la extrema obediencia a Dios, cualquiera que sea el tipo de muerte.
La muerte siempre es un calvario, grande o pequeño, pero siempre es un calvario. Además, la
muerte siempre es “grande”, aunque aparentemente nada la haga aparecer así, porque Dios la
adecúa a las fuerzas de cada uno (de cada uno de mis hijos, no de los hijos de Satanás), a las fuerzas
que Dios aumenta en la medida de la muerte a la que está destinada su criatura. Y también es grande
porque, si se cumple santamente, asume la grandeza de lo que es santo. Por lo tanto, toda muerte
santa es gloria que se rinde a Dios.
¡Qué bello es ver la rosa que se abre, erguida sobre su tallo! Hela ahí: está encerrada como un
rubí en su engarce de esmeralda, pero separa las láminas de dicho engarce y, como los labios que se
ensanchan en la sonrisa, abre los pétalos purpúreos. Con su sonrisa de seda responde al beso del sol.
Se abre. Es una aureola de terciopelo vivo en torno al oro de los pistilos. Con su color y su perfume,
canta la gloria de El que la creó y luego, de noche, se inclina cansada y muere exhalando un
perfume aún más penetrante, que es su extrema alabanza al Señor.
¡Qué bello es oír en los bosques, al caer la tarde, el coro de las avecillas que, antes de ir a
descansar, cantan con todos los trinos de su garganta, una oración de loas al Señor, que los ha
nutrido! Parece que el coro se atenúa, pero siempre hay una de ellas, la más enamorada, que lanza
un nuevo gorjeo e incita a las demás a seguirla, porque el sol aún no se ha puesto y la luz es algo tan
bello que hay que saludarla para que las ame y vuelva por la mañana; porque el buen Dios permite
que aún se vea un grano caído en la tierra, un mosquito extraviado, un mechón de lana que llevar a
los pequeñuelos o que dar a su diminuto buche que el buen Señor sacia. Y el coro prosigue hasta
que la luz muere y entonces, las avecillas, con gratitud, se recogen sobre la rama como diminutos
ovillos de tibieza y dejan oír aún, bajo el plumaje, un pío pío que dice: “¡Gracias, oh Creador!”.
La muerte del justo es como la de la rosa, es como el sueño del pajarillo: es dulce, bella, grata
al Señor. Ya sea en la arena de un circo o en la oscuridad de la prisión, entre los afectos familiares o
en la sole235
dad de quien no tiene a nadie, rápida o prolongada en medio de tormentos, la muerte es siempre,
siempre, siempre, gloria rendida a Dios.

Aceptadla en paz. Deseadla en paz. Cumplidla en paz. Que mi paz esté en vosotros también en
esta prueba, en este deseo, en esta consumación. Que desde ahora y para este paso extremo, mi paz
eterna esté ya en vosotros.
Pensad que para Mí no es diferente la muerte cruenta de Ágata de la de Liduina, ni la muerte
de Teresa Martín de la de Domingo de Guzmán, ni la de Tomás Moro de la de Contardo Ferrini 4.
Ya he dicho que el que cumple la voluntad de mi Padre es bienaventurado. He dicho que es
bienaventurado y que es mi hermano, mi hermana y mi madre 5. Esto he dicho, porque Yo rendí
gloria a mi Padre haciendo su voluntad en la vida y en la muerte. Imitad, pues, a vuestro Maestro y
Yo os llamaré: “Hermanos míos, hermanas mías”».
____________________________
4 Se trata de: S. Ágata, que vivió en el tercer siglo y murió martirizada; S. Liduina (13801433), que murió por enfermedad; S. Teresa del Niño Jesús (1873-1897), que murió de consunción
en la clausura; S. Domingo (1175 - 1221), fundador de los frailes predicadores, que murió agotado
por las fatigas de sus viajes; S. Tomás Moro (1118-1170), que murió asesinado, y del beato
Contardo Ferrini (1859-1902), que murió de tifus.
5 Mateo 12, 46-50; Marcos 3, 31-35; Lucas 8, 19-21.

22 de marzo
Dice Jesús:
«El dictado de ayer 1 induce al sucesivo.
Las familias en las que no domina Dios sino la sensualidad y el interés y, por lo tanto, las
derivaciones de Satanás, no son familias; ellas son el origen de graves desgracias que, desde el
interior de la célula familiar, se irradian y arruinan los grupos nacionales y, a partir de éstos,
también la paz mundial. Sucede así porque están creadas sobre una base de sensualidad e interés y,
por lo tanto, no se elevan hacia lo que es santo; por el contrario, como hierbas malsanas nacidas en
el barro, se arrastran siempre por el suelo.
Dice el ángel a Tobías: “Te mostraré quiénes son ésos sobre los
________________________
1 Se trata del que comenta el episodio de la “Primera lección de trabajo a Jesús”, que se
encuentra en la vasta obra sobre el Evangelio.
236
cuales tiene poder el demonio” 2.
¡Oh, en verdad hay cónyuges que desde la primera hora de su unión están bajo el poder
demoniaco! Es más, lo están ya antes de ser cónyuges. Lo están desde que toman la decisión de
buscar un compañero o una compañera, pero no lo hacen con un recto fin, sino con solapados

cálculos en los que imperan de modo soberano el egoísmo y la sensualidad.
Nada hay más sano y más santo que dos seres que se aman honestamente y se unen para
perpetuar la raza humana y ofrendar almas al Cielo.
La dignidad del hombre y la mujer que se convierten en padres es la segunda dignidad,
después de la de Dios. Ni siquiera la dignidad real es semejante a ella, porque aun el más sabio de
los reyes no hace más que gobernar a sus súbditos. En cambio, los padres atraen sobre sí la mirada
de Dios y raptan a esa mirada una nueva alma, que encierran en la envoltura de la carne nacida de
ellos. Casi diría que en ese momento tienen a Dios como súbdito, porque Dios crea inmediatamente
una nueva alma para el honrado amor de ambos, que se une para dar a la Tierra y al Cielo un nuevo
ciudadano.
¡Oh, si pensaran en el poder que tienen y al que Dios asiente inmediatamente! Los ángeles no
tienen tanto poder. Pero los ángeles, a igual que Dios, están dispuestos a adherir de inmediato al
acto de los esposos fecundos y a convertirse en custodios de la nueva criatura. Mas, como dice
Rafael, son muchos los que abrazan el estado conyugal de modo tal que arrojan a Dios de sí y de su
propia mente y se abandonan a la libido. Sobre éstos el demonio ejerce su poder 3.
¿Qué diferencia hay entre el lecho del pecado y el lecho de dos cónyuges que no rechazan el
placer pero rechazan la prole? No hagamos acrobacias de palabras y de razonamientos embusteros.
La diferencia es muy poca pues, si por enfermedades o imperfecciones es aconsejable o se concede
el no tener hijos, en estos casos es necesario saber ser continentes y vedarse esas satisfacciones
estériles, que no son más que la satisfacción de los sentidos. En cambio, si nada se opone a la
procreación, ¿por qué transformáis una ley natural y sobrenatural en un acto inmoral, que falsea su
finalidad?
Cuando cualquier reflexión honesta os aconseja no aumentar la
___________________________
2 Tobías 6, 16 (vulgata).
3 Tobías 6, 16-22 (vulgata).
237
prole, sabed vivir como esposos castos y no como simias lujuriosas. ¿Cómo pretendéis que el
ángel de Dios vele sobre vuestra casa, cuando la convertís en una cueva de pecado? ¿Cómo queréis
que Dios os proteja, si le obligáis a apartar con disgusto la mirada de vuestro nido mancillado?
¡Oh, qué míseras son las familias que se forman sin una preparación a lo sobrenatural, las
familias de las que se ha desterrado a priori toda búsqueda de la Verdad y donde, aún peor, se burla
la palabra de la Verdad que enseña qué es y por qué existe el Matrimonio! ¡Qué míseras son las
familias que se forman sin elevar ningún pensamiento hacia las alturas, que se forman estimuladas
únicamente por el aguijón de un apetito sexual y de una consideración financiera! ¡Cuántos
cónyuges aceptan la inevitable costumbre de la ceremonia religiosa! He dicho costumbre y lo
repito, porque para la mayor parte no es más que una costumbre y no una aspiración del alma a
tener a Dios consigo en ese momento. Mas, después de la ceremonia, ¡no piensan más en Dios y
hacen del Sacramento un festín y del festín un desahogo de bestialidad! Pero, según mi
pensamiento, el Sacramento no termina con la ceremonia religiosa; al contrario, comienza con ella y
dura tanto como la vida de los cónyuges, así como el acto de profesar no dura cuanto la ceremonia

religiosa sino tanto como la vida del religioso o la religiosa.
El ángel le enseña a Tobías que, si antepone al acto la plegaria, el acto será un acto santo,
bendito, fecundo de júbilos verdaderos y de prole 4.
Esto es lo que habría que hacer: ir al matrimonio impulsados por el deseo de tener prole, pues
ésa es la finalidad de la unión humana, además de tener presente a Dios en toda hora. Cualquier otra
finalidad es una culpa deshonrosa para el hombre en cuanto ser con uso de razón, y ofensiva para el
espíritu, que es templo de Dios y huye indignado. Dios no es un carcelero opresivo. Dios es un
Padre bueno, que se alegra con la honrada alegría de los hijos y que responde a los santos abrazos
de los mismos con bendiciones celestiales y con la aprobación evidenciada en la creación de un
alma nueva.
Mas, ¿quién comprenderá esta página? La leeréis sin advertir su sabor santo, como si hubiera
empleado el idioma de un planeta desconocido. Os parecerá un tema trillado y es, en cambio,
doctrina ce__________________________
4 Tobías 6, 16-22; 8, 4-10 y 15-17 (vulgata).
238
lestial. Os mofaréis de ella vosotros, los sabios del momento. Y no sabéis que Satanás se ríe de
vuestra estupidez, pues ha logrado convertir en condena lo que Dios había creado para vuestro bien,
o sea, el matrimonio como unión humana y como Sacramento. Y esto ha sido mérito de vuestra
incontinencia, de vuestra bestialidad.
Os repito las palabras de Tobías a su mujer, para que las recordéis y las tengáis como ejemplo,
si aún podéis hacerlo porque sobrevive en vosotros un resto de dignidad humana. Las palabras son
éstas: “Nosotros somos hijos de santos y no podemos unirnos como los gentiles, que no conocen a
Dios” 5.
Que estas palabras sean vuestra norma pues, aunque habéis nacido allí donde la santidad ya
había muerto, el Bautismo hizo siempre de vosotros hijos de Dios, que es el Santo de los santos y,
por eso, podéis decir siempre que sois hijos de santos, del Santo, y podéis comportaros de acuerdo
con ello. Entonces, tendréis “una descendencia en la que se bendecirá el nombre del Señor” y se
vivirá en su Ley.
Y cuando los hijos viven en la Ley divina, se benefician los padres, porque dicha Ley enseña
virtud, respeto, amor, y los primeros que se benefician, después de Dios, son los afortunados
progenitores, los cónyuges santos, que han sabido hacer de su unión un rito perpetuo y no un
vergonzoso vicio».
_________________
5 Tobías 4, 12.

23 de marzo

Contemplo la siguiente visión, de la que tuve una señal en la aparición de Lázaro de la que le
hablé personalmente.
Un hombre se acerca al grupo de los apóstoles, reunido en una casa sumamente pobre de un
lugar que ni siquiera puede llamarse poblado, dado lo insignificante que es. Ya se le concede mucho
llamándolo caserío. Es un puñado de chozas miserables (que parecen estar hechas justo de barro y
cañas) de un solo piso, levantadas en un terreno llano, que no presenta ningún aspecto agradable;
están diseminadas a lo largo de un senderillo polvoriento que termina en un susurrante cañaveral,
como se ven cerca del curso de los ríos. Las cañas no son como las nuestras; son, más o menos,
como las que se ven junto a los arrozales, no sé el nombre exacto de estas hierbas que pre239
sentan un tallo largo y cilíndrico, hojas lanceoladas y una baya de un dedo de largo, que debe de
ser la flor o el fruto de esta planta lacustre.
El hombre le habla a Pedro y éste se encamina hacia un segundo ambiente, seguido por dicho
hombre. Entra en el cuarto, donde está Jesús sentado en el borde de un camastro, que es el único
mueble de esa pieza pequeña y baja.
El hombre saluda y Jesús le responde sonriendo. Comprendo que conoce a ese hombre,
porque le pregunta: “¿Qué nuevas me traes?”.
“Mis amas me mandan decirte que vayas enseguida a su casa porque Lázaro está muy enfermo
y el médico dice que morirá. Marta y María te suplican. Ven, porque solamente Tú puedes sanarle”.
“Diles que estén tranquilas. No es una enfermedad que lleva a la muerte; es gloria de Dios,
para que su potencia sea glorificada en su Hijo”.
“Pero está muy grave, Maestro. En su carne va avanzando la gangrena y él ya no se alimenta.
He reventado el caballo para llegar más rápido aquí”.
“No importa. Es como Yo lo digo”.
“¿Pero vendrás?”.
“Iré. Diles que iré y que tengan fe”.
El hombre saluda y se va. Pedro le acompaña y Jesús se queda solo.
La primera parte de la visión llega hasta aquí. La segunda parte es ésta.
Estamos aún en la miserable choza de antes. Anochece. Ya se encienden en el cielo las
primeras estrellas y, al final del sendero, las cañas ondulan en la brisa nocturna haciendo
entrechocar sus extraños frutos, que suenan como pequeñas castañuelas, y sacudiendo las cintas de
sus hojas, que crujen como seda.
Los apóstoles despiden a las últimas personas que aún se obstinan en permanecer allí para
seguir escuchando a Jesús, y les cierran la puerta en la cara. En el interior, una lámpara de aceite
ilumina las paredes oscuras, en las que se reflejan las sombras movedizas de los apóstoles, que están
preparando una frugal cena.

Jesús está sentado junto a una rústica mesa; apoya el codo en la mesa y la frente en la mano.
Piensa. Y, en su pensamiento, se abstrae de las palabras y los gestos de los demás.
Pedro quita el polvo de la mesa con un puñado de hojas que es240
parcen un olor ligeramente acre, y apoya un pan, una vasija llena de agua, un vaso para Jesús que enseguida se vierte de beber, como si le ardiera la garganta tras haber hablado por todo el día a
la muchedumbre - y un vaso para todos. Luego Andrés deposita en el centro de la mesa algunos
peces asados y unos panes. Juan coge la lámpara, que estaba cerca de la lumbre, y la coloca también
en el centro de la mesa.
Mientras todos se acercan a la mesa, Jesús se levanta. Todos rezan de pie. En verdad, Jesús
reza por todos, sosteniendo el pan con las manos alzadas al cielo, mientras los demás siguen
mentalmente la plegaria. Luego se sientan como pueden, porque el moblaje es muy escaso, y Jesús
reparte el pan y los peces.
Comen y hablan de los hechos del día, y Juan ríe de buena gana cuando recuerda la indignación
de Pedro por la pretensión de aquel hombre que quería que Jesús fuera a su casa para curar sus
ovejas enfermas. Jesús sonríe y calla.
Hacia el final de la comida, Jesús parece tomar una decisión y, para anunciarla, separa las
manos que había apoyado en la mesa y, abriendo los brazos (como para decir: “Dominus vobiscum”
1), dice: “Y, sin embargo, tenemos que irnos”.
“¿Adónde, Maestro?” pregunta Pedro. “¿A casa del de las ovejas?”. Se entiende que no
soporta el asunto de las ovejas.
“No, Simón. A casa de Lázaro. Volvemos a Judea”.
“Maestro, recuerda que los judíos te odian” dice Pedro.
“Hace poco querían lapidarte”, le recuerda Santiago.
“Pero Maestro, es una imprudencia”, exclama Mateo.
“¿No te importa de nosotros?”, pregunta Judas Iscariote.
“¡Oh, Maestro, protege tu vida! ¿Qué sería de mí, que sería de todos nosotros, si no te
tuviéramos más?”. Juan es el último que habla claramente. Los otros siete cuchichean entre ellos y
no ocultan su desaprobación.
“Paz, paz”, responde Jesús. “¿No tiene, acaso, el día doce horas? Si uno camina de día, no
tropieza porque ve la luz de este mundo; pero si camina de noche, tropieza porque no ve. Yo sé lo
que hago porque la Luz está en Mí. Dejaos guiar por El que ve. Y, además, tenéis que saber que
hasta que no llegue la hora de las tinieblas, no po__________________________
1 “Dominus vobiscum” significa: “El Señor sea con vosotros” y es el saludo que el sacerdote
dirige a los fieles durante la celebración de la Santa Misa, que en la época de la escritora se decía en

latín.
241
drá ocurrir nada tenebroso. Y cuando llegue esa hora, nada podrá salvarme de los judíos,
ninguna distancia, ninguna fuerza, ni siquiera el ejército de César. Pues lo que está escrito debe
suceder y las fuerzas del mal ya obran en la oscuridad para cumplir su cometido. Por lo tanto,
dejadme obrar y hacer el bien mientras tengo la posibilidad de hacerlo. Ya llegará la hora en que no
podré mover ni un dedo, ni decir una palabra para obrar el milagro. En el mundo estará ausente mi
fuerza. Será una tremenda hora de castigo para el hombre. No lo será para Mí, lo será para el
hombre, que no ha querido amarme. Será una hora que se repetirá por voluntad del hombre, pues
rechazará la Divinidad hasta convertirse en un ser sin Dios, un secuaz de Satanás y de su hijo
maldito. Será una hora que vendrá cuando esté próximo el fin del mundo. La falta de fe imperante
entonces, hará nulo mi poder de obrar milagros, no porque Yo pueda perder dicho poder, sino
porque no puede ser concedido el milagro donde no hay fe ni voluntad de obtenerlo; donde el
milagro sería objeto de burla, instrumento del mal; donde se usaría el bien recibido para causar un
mal mayor. Por ahora, aún puedo seguir obrando milagros y hacerlos para dar gloria a Dios. Por lo
tanto, vayamos a casa de nuestro amigo Lázaro, que está durmiendo. Vayamos a despertarle de ese
sueño para que esté descansado y listo para servir a su Maestro” .
“Pero si duerme es provechoso. Así completará su cura. El sueño es reparador. ¿Por qué
hemos de despertarle?”.
“Lázaro ha muerto. He esperado a que muriera para ir a su casa. No lo he hecho por él ni por
sus hermanas; lo he hecho por vosotros, para que creáis, para que crezcáis en la fe. Vayamos a casa
de Lázaro”.
“Está bien. Vayamos, pues. Moriremos todos como ha muerto él y como quieres morir Tú”.
“¡Oh, Tomás, Tomás, y todos vosotros, que en vuestro interior criticáis y refunfuñáis, debéis
saber que el que quiere seguirme debe tener por su vida el mismo cuidado que tiene la avecilla por
la nube que pasa. O sea, debe dejarla pasar, según la lleva el viento. El viento es la voluntad de
Dios, que puede daros o quitaros la vida a su gusto y vosotros no debéis lamentaros, como no se
lamenta el ave por la nube que pasa, y sigue cantando igualmente, pues está segura que, después,
volverá el buen tiempo, porque la nube es un accidente y el cielo es la realidad. Y aunque parece
que las nubes lo hacen gris, el cielo siempre es azul, más
242
allá de las nubes. También sucede así con la Vida verdadera: aunque la vida humana decaiga, la
Vida verdadera existe y permanece. El que quiere seguirme, no debe padecer ansiedad en la vida ni
temor por la vida. Os mostraré cómo se conquista el Cielo. Mas, ¿cómo podréis imitarme, si tenéis
miedo de ir conmigo a Judea, justo vosotros, a quienes no se les hará ningún mal ahora? ¿Tenéis
reparos en haceros ver conmigo? Sois libres dé abandonarme. Mas, si queréis quedaros, debéis
aprender a desafiar el mundo, con sus críticas, sus insidias, sus burlas, sus tormentos, para
conquistar mi Reino. Vayamos”.
Así termina la segunda parte de la visión. He aquí la tercera.
Por un bello y amplio jardín que, a los lados, se transforma en huerto - aunque ahora está
privado de hojas y de frutas porque aún debe de ser invierno - se entra en la morada de Lázaro. Por
los senderos del jardín hay mucha gente que va y viene. Son judíos pudientes y sus cabalgaduras

están atadas en la entrada de la finca, que está rodeada por un muro y adornada con una pesada
cancela de hierro, labrada como si fuera un enrejado árabe.
Al ver entrar a Jesús, algunos judíos se introducen en la vasta y bella casa que surge en medio
del jardín y vuelven con una mujer álta y morena, con un perfil más bien acentuado, pero no por eso
feo. Parece tener unos cuarenta años. Echa a correr hacia Jesús y le dice inclinándose y rompiendo a
llorar copiosamente: “Maestro, que la paz sea contigo. Aunque para tu sierva ya no existe la paz.
Lázaro ha muerto. Si hubieras estado aquí, no habría muerto. ¿Por qué no has venido antes,
Maestro? ¡Lázaro, nuestro hermano, te llamó tanto! Y ahora, ya lo ves: yo estoy desolada y María
llora y no encuentra consuelo y él ya no está aquí. Sabes cuánto le amábamos. Lo esperábamos todo
de Ti. Pero aún ahora sigo esperando porque sé que, pidas lo que pidas al Padre, te lo concederá”.
“Tu hermano resurgirá”.
“Ya lo sé, Maestro. Resurgirá el último día”.
“Yo soy la Resurrección y la Vida. Todo el que cree en Mí, aun muerto, vivirá. Y el que cree
y vive en Mí, no morirá eternamente. ¿Lo crees de verdad?”. Jesús pronuncia estas palabras con
plena majestad y bondad. Tiene la mano apoyada en el hombro de Marta que, a pesar de ser alta, es
mucho más baja que Él y alza levemente su rostro afligido para mirarle.
“Sí, Señor, lo creo. Creo que Tú eres Cristo, el Hijo de Dios vivo, venido al mundo. Creo que
puedes todo lo que quieres. Lo creo. Aho243
ra voy a advertir a María”.
Jesús espera en el jardín. Se acerca a una hermosa fuente, cuyo surtidor riega el cuadro que la
circunda y canta al caer en la taza donde los peces, al deslizarse velozmente, producen reflejos de
oro y plata. Jesús no se preocupa de los judíos; para Él es como si no existieran, ni siquiera les mira.
Cuando ha entrado, tampoco ha dicho, como siempre: “Que la paz sea en esta casa”.
Acude María y se echa a sus pies, los besa mientras solloza impetuosamente. La han seguido
Marta y muchos judíos, que ahora acompañan su dolor.
También María, como Marta, se lamenta: “¡Oh, Señor! ¿Por qué no has venido antes? ¿Por
qué te has alejado tanto de nosotros? Sabías que Lázaro estaba enfermo. Si hubieras estado aquí, mi
hermano no habría muerto. ¿Por qué no has venido? Él tenía que vivir. Yo debía mostrarle que iba
perseverando en el bien. ¡Ya le había angustiado tanto a mi pobre hermano! Y ahora, justo ahora
que podía hacerle feliz, me le han quitado. Tú podías dejármelo. Tú podías darle a la pobre María la
dicha de consolarle tras haberle causado tanto dolor. ¡Oh, Jesús, Jesús! ¡Maestro mío! ¡Mi
Salvador! ¡Mi esperanza! “.
“¡No llores, María! También tu Maestro sufre por la muerte de su amigo fiel. Mas te digo: no
llores. ¡Álzate! ¡Mírame! ¿Crees que Yo, que te he amado tanto, he hecho esto sin una razón?
¿Puedes creer que te he dado este dolor inútilmente? Ven. Vayamos junto a Lázaro. ¿Dónde le
habéis dejado?”.
“Ven y verás”. `
Jesús aferra el codo de María y la obliga a levantarse y, sosteniéndola de ese modo, se

encamina junto con Marta, que le enseña el camino.
Van hacia el límite del huerto. En ese punto, el terreno muestra anfractuosidades rocosas,
porque no es un suelo llano y su composición es calcárea, como en muchas zonas de nuestros
Apeninos.
“Maestro, tu amigo está enterrado allí”, dice Marta llorando e indica una especie de portillo
oblicuo - es decir, ni horizontal ni vertical - en un saliente de la roca.
Jesús observa y llora. Al verle llorar, las dos hermanas sollozan aún más fuerte, sobre todo
María.
“Quitad esa piedra”, ordena Jesús.
“No es posible, Maestro”, responde Marta. “Está allí abajo desde hace ya cuatro días. Y sabes
de qué mal murió. Sólo nuestro amor
244
podía acudirle. Ahora, ya hiede muy fuerte, a pesar de los ungüentos. ¿Qué quieres ver, su
podredumbre?”.
“¿Acaso no te he dicho que, si crees, verás la gloria de Dios? ¡Alzad esa piedra, lo quiero!”.
Unos criados levantan la pesada piedra. Aparece una especie de galería oscura y en declive.
No se ve nada más después que han levantado la tapia de esa especie de portillo.
Jesús alza los ojos, abre los brazos en cruz y reza en voz alta, mientras todos contienen el
aliento: “Padre, te agradezco porque me has escuchado. Ya sabía que tú me escuchas siempre. Mas
lo he dicho para quienes me rodean. Por eso he obrado como he obrado, para que crean en Ti, en
Mí, para que crean que Tú me has mandado”.
Por algunos minutos queda como extasiado, en íntima coexistencia con el Padre. Su rostro se
transfigura. Parece más espiritual y luminoso. Su estatura parece aún más alta.
Luego avanza hasta el borde de la galería; ya no tiene los brazos en cruz, sino extendidos
hacia adelante, con la palma de las manos vueltas hacia el suelo, ¡esas largas manos de las que fluye
tanto bien!, y luego, con voz estentórea y ojos que relumbran como vivos zafiros, exclama: “¡Sal,
Lázaro!”.
Está erguido en la entrada de la gruta y por eso, su voz retumba en la cavidad rocosa y su eco
se difunde por todo el jardín.
La emoción estremece a los presentes, cuyo rostro empalidece, cuya mirada denota estupor y
atención. También las dos hermanas observan. Marta está de pie y María, de rodillas, sostiene en su
mano, sin darse cuenta, una extremidad del manto de Jesús.
Una larga forma blanca se delinea en la oscura cavidad. Y el que había muerto, aún envuelto
en las vendas y con el rostro cubierto, avanza hasta la entrada, mientras Jesús retrocede. El muerto
avanza un paso y un paso retrocede Jesús, de modo que María se ve obligada a dejarle el manto.
Cuando el resucitado está ya en la entrada y se detiene allí, con el aspecto de una momia de

pie, espectral y macabro contra el fondo oscuro de la gruta, Jesús ordena: “Quitadle las vendas y
dejadle ir. Dadle vestidos y comida”.
Marta quiere decir algo y comienza: “Maestro...”.
Pero Jesús la interrumpe exclamando: “Venid aquí enseguida. Traed una túnica. Vestidle
delante de todos y dadle de comer”.
Los criados se apresuran, uno le lleva la túnica, otro suelta las
245
vendas, uno le da el agua y otro la comida.
Las vendas van desenroscándose como una cinta. Son metros y metros de vendas estrechas,
cuyo peso recargan los ungüentos y los humores humanos. Caen al suelo como un montón de
escorias. También dejan caer el lienzo que está bajo las vendas, y que queda aún prendido en las
vendas subyacentes, de modo que va deslizándose despacio a medida que dichas vendas caen.
Lázaro emerge lentamente de su capullo mortal y, precisamente, parece una crisálida que
perfora el capullo. Aparecen el rostro, sumamente delgado, céreo y los cabellos embadurnados por
los aromas, que también le mantienen cerrados los ojos. Luego quedan libres las manos, que estaban
unidas sobre el pubis.
Los criados y Marta se apresuran a asear los miembros, a medida que quedan al descubierto,
por medio de una esponja impregnada en agua caliente aromatizada con algo que no conozco y que
le da un aspecto róseo y opaco. Cuando Lázaro está limpio hasta la cadera y todos pueden ver que
su cuerpo delgadísimo respira, Marta le viste con una escasa túnica que le llega hasta los muslos.
Luego, amorosamente, le hace sentar y le desatan y lavan también las piernas. Éstas muestran
cicatrices de un rojo lívido, como si se tratara de heridas apenas cerradas. Marta y los criados
profieren un “¡Oh!” de asombro. Jesús sonríe.
También los judíos observan. Se acercan, aunque conservan cierta distancia por temor a
contaminarse con las vendas, según me parece, y miran, miran a Jesús, que sigue sin preocuparse de
ellos, como si no estuvieran allí.
Le ponen las sandalias a Lázaro y él se levanta con firmeza y por sí mismo se pone la larga
túnica que le alcanza Marta. Ahora, excepto por estar tan pálido y delgado, su apariencia es como la
de todos los demás. Por sí solo se lava otra vez las manos; luego cambia el agua y se lava de nuevo
el rostro y toda la cabeza. Se seca. Y una vez que está bien limpio, va a postrarse a los pies de Jesús
y se los besa.
Jesús le dice: “Bienvenido otra vez aquí, amigo. Que la paz y la alegría sean contigo. Vive
para cumplir tu dichoso destino. Levántate, para que te dé el beso de saludo”. Y los dos se besan en
las mejillas.
Luego el mismo Jesús le ofrece un trozo de pastel, untado de miel según me parece, y una
manzana y le sirve vino blanco.
Los judíos se quedan atónitos al ver que Lázaro come con el ape246

tito de una persona sana. Las hermanas le acarician y dirigen amorosas miradas de adoración a
Jesús.
La visión termina aquí.

25 de marzo
Isaías 7,10-16.
Dice Jesús 1:
«Lo que mi antiquísimo hijo 2, prudentemente, no quiso hacer debido al santo temor a Dios,
por lo que resistió a las tentaciones que le mandé como prueba, lo pedís vosotros ahora y no se debe
a una tentación mía, sino al arranque de vuestro espíritu rebelde, guiado por las fuerzas del Mal,
instigado por vuestro Enemigo, al que amáis más que a Mí, vuestro Señor Altisímo, por encima del
cual no hay ningún otro.
Pedís un signo. Lo pedís con vuestro corazón impuro y con vuestros labios blasfemos. Es
decir, que lo pedís de modo tal que es una mofa a mi potencia, que es la negación de mi existencia.
Me provocáis para que dé un signo que me evidencie, porque dudáis de mi existencia.
También en tiempos de mi Hijo, los judíos le provocaron pidiéndole un signo de su Naturaleza
3 porque, en su interior, negaban que fuera el Hijo de Dios. Y el único signo que les demostró su
deicidio fue el que se produjo después de la muerte de mi Verbo. Y nunca será perdonado el castigo
de quienes fueron sordos y ciegos a los prodigios y a las palabras de mi Cristo.
No tenéis un signo de vuestro Dios porque Yo no me manifiesto a quien me niega. En cambio,
tenéis múltiples signos del que adoráis como esclavos. Él, el Enemigo, multiplica sus señales y
vosotros, que ya estáis próximos al tiempo de la adoración de la Bestia apocalíptica 4, os quedáis
hechizados por ellas y juzgáis que el creador de tales señales es más grande que Yo, juzgáis que es
el único que existe. Os preguntáis: “¿Quién es Dios? ¿Qué es?”, y en vuestro interior os res_______________________________
1 En cambio, quien habla es el Padre Eterno, como está escrito al final del dictado.
2 Se refiere a Ajaz, rey de Judea.
3 Mateo 16, 1-4; Marcos 8, 11-13; Lucas 11, 29-32.
4 Apocalipsis 13, 1-18.
247
pondéis, para justificar vuestros pecados: “Dios no existe”.
Yo soy el que soy 5. Soy tan superior a vosotros, que ya ninguna manifestación mía sería
comprendida por ese mundo que ha descendido a las tinieblas y a la necedad más espantosas. Lo
que creéis progreso es, en realidad, vuestro retroceso hacia el crepúsculo de los primeros tiempos en

los que los hombres, al perder a su Dios y su Paraíso, se convirtieron en seres muy poco superiores
a las bestias y llevaron su corrupción hasta tal punto que me decidí a exterminar la raza que
provocaba mi desdén 6.
El fin será como el principio. El círculo se cierra uniendo uno al otro los dos muñones
tenebrosos. El nuevo diluvio, es decir, la ira de Dios, llegará bajo otra forma. Mas siempre se tratará
de ira. Fiel a mi palabra 7, ya no mandaré el diluvio, sino que dejaré que las fuerzas satánicas
manden el diluvio de las satánicas crueldades.
Recibisteis la Luz. Os mandé mi Luz para que la parábola de la humanidad fuera iluminada
por Ella. Os la mandé para que no pudiera decirse que quise manteneros en el crepúsculo de la
espera. Si la hubierais acogido, la otra parte del círculo que unirá el camino del hombre, desde su
comienzo hasta su fin, habría estado iluminada por la Luz de Dios, y la humanidad habría quedado
envuelta en esa Luz de salvación que, sin dolores y sin sobresaltos, os habría conducido a la Ciudad
de la Luz eterna.
Mas vosotros rechazasteis la Luz. Y Ella brilló en lo alto del círculo y luego permaneció cada
vez más alejada de vosotros, que descendisteis por el otro camino sin decirle: “Señor, quédate con
nosotros, pues ya llega la noche de los tiempos y no queremos perecer sin tu Luz”. Como sucede en
el curso del día, ¡oh hombres!, vosotros vinisteis hacia la Luz, la obtuvisteis, mas luego volvisteis a
las tinieblas. Y Ella, mi Luz, mi Verbo, se quedó como un Sol inmóvil en su Cielo, al que volvió
porque de nuevo allí la condujo no por cierto la muerte, sino vuestro rechazo.
Ella, mi Luz, mi Verbo, quedó siendo Maestro sólo para los pocos que la aman y que han
acogido en sí su Luz, que ninguna tiniebla puede apagar porque ellos defienden, aun a costa de su
propia vida, esta Luz, que es su amor. Por este amor tan fiel que manifiestan, éstos tendrán la Vida
en Mí, pues ya poseen mi Emanuel y, por eso, ya tie__________________________________
5 Éxodo 3, 14.
6 Génesis 6, 7.
7 Génesis 9, 11.
248
nen a Dios consigo. Es ese Emanuel que concibió y dio a luz la Virgen, mi allegada; es el único
signo que Dios envió a la casa de David, al reino de Judas; para que tuviera la seguridad de su
perduración, que habría sido eterna si mi pueblo no hubiera rechazado a mi Emanuel.
En la profecía de mi profeta está dicho: “Se nutrirá con miel y mantequilla hasta que sepa
rehusar lo malo y elegir lo bueno” 8.
Por su sabiduría - que perduró en Él a pesar de su condición de Hombre en quien se había
aniquilado la Naturaleza divina -, bajo la exigencia de un amor tan grande que era incomprensible
para vosotros - ese amor que le impulsó a Él, que es lo Infinito, a envilecerse en la miseria
delimitada de una carne mortal -, Él supo distinguir siempre el Bien del Mal. No le hacían falta años
para llegar a poseer la razón y la facultad de discernimiento. Y si, para no alterar el orden, quiso
seguir las fases comunes de la vida humana, bajo la apariencia de la incapacidad infantil y de la
semiincapacidad adolescente, escondía los tesoros de su Sabiduría infinita.

Pero esas palabras del profeta quieren decir que se nutriría de humildad y recato hasta el
momento en que llegara su hora y se convirtiera en Maestro de Israel, Maestro del mundo,
Testimonio mío, Defensor de la causa del Padre y, como verdad que ya no debe estar oculta, brillara
en la potencia de su Luz y de su Naturaleza mesiánica, usando la dulzura con los buenos, la
severidad con los malvados, sacudiendo, inundando, fecundando los corazones, dando al hombre
ese don, que Él no necesitaba, del discernimiento que le permitiera diferenciar el Bien del Mal, sin
que quedara duda o sombra alguna en cuanto a ello.
Él vino para perfeccionar la Ley, para hacerla más clara con sus enseñanzas, para hacerla más
fácil de seguir con su ejemplo. Vino y amó tanto el Bien y rechazó tanto el Mal, que aceptó morir
para que el Bien triunfara en el mundo y en los corazones y el Mal fuera derrotado por su Sangre
divina.
Ya no hubo miel y mantequilla para mi Cristo cuando llegó a la edad adulta. Hubo sólo
vinagre e hiel. Hubo vinagre e hiel en la hora extrema, pero ya fue precedido por el vinagre y la hiel
que, metafóricamente, predominaron en sus tres años de vida pública, en la que siempre hubo
contrastes con sus enemigos y dificultades por el peso que significaban sus amigos y discípulos.
__________________________
8 Isaías 7, 15.
249
Los labios de mi Cristo conservan aún la amargura de la hiel y el vinagre de esta raza
arrogante. Y el Padre está entristecido por el dolor de su Hijo. Y su pena se convierte en ira por
vosotros, que sois hombres que han perdido el espíritu fiel hacia el propio Dios. El Sacrificio que se
repite en los altares terrenos ya no es salvación para vosotros. Mas así como en el Gólgota la Sangre
del Hijo cayó sobre sus asesinos gritándome su dolor y provocando mi castigo, del mismo modo
ahora cae sobre vosotros, ¡oh, hipócritas y blasfemos, viciosos que negáis, que odiáis a Dios y al
hombre, vuestro hermano!, y os marca a sangre y fuego preparándoos para la condena.
La Tierra grita como una criatura aterrorizada por los monstruos que se anidan en ella; el
Universo tiembla de horror al ver los delitos que pueblan la Tierra; Yo, vuestro Dios, tiemblo de ira
divina por vuestra corrupción en la carne, en la mente, en el espíritu. Y ni la piedad del Salvador, ni
la de la Virgen y los Santos, logran aplacar con sus plegarias mi ira.
En verdad Yo digo como en tiempos de Moisés: “Cancelaré de mi Libro a los que han pecado
contra Mí y, si por una sola vez descendiera entre vosotros, os exterminaría” 9. En verdad Yo digo
que hablo como a un amigo sólo a los hijos que me quedan, porque por su fidelidad han merecido
mi gracia y a ellos les mostraré mi Bien y tendré misericordia de ellos. Y seré aún más indulgente
que con mi siervo Moisés, pues mi Hijo santísimo os ha traído su benevolencia y ha establecido el
Reino de la Clemencia; por eso Yo, sin esperar el día de vuestra venida al Cielo, haré que
resplandezca en vosotros el Rostro de mi Cristo, ¡oh, fieles hijos míos, que me adoráis con santo
respeto y con amor filial!
Amad ese rostro porque quien lo ama, me ama. Amadlo porque es vuestra salvación. La
Estrella no surgió solamente para Jacob 10, sino para todos los que aman a Dios con todas sus
fuerzas. Y la Estrella-Cristo, tras las luchas en la Tierra, me los conducirá al Cielo, donde ya está
preparado el puesto para vosotros, ¡oh bienaventurados para quienes mi Verbo no se encarnó en
vano y mi Cristo no murió inútilmente!».

Después de tanto tiempo he vuelto a escuchar la voz del Padre.
_____________________________
9 Éxodo 32, 33-34.
10 Números 24, 17.
250
Creía que era Jesús quien desde esta mañana me hacía escuchar su comentario de este trozo de
Isaías, que no fue tratado en noviembre, cuando el Maestro me comentó a los Profetas 11. En
cambio, era el Padre Eterno. Y me siento muy feliz, a pesar de que este dictado es muy severo con
la humanidad en general.
¡Que el Padre quiera aumentar cada vez más mi amor hacia Él, de modo que también yo logre
el Cielo!
Después de haber escrito este dictado me he puesto a descansar; eran ya las dos de la
madrugada del 26. He visto a la Madre, pero no en una visión sino como si estuviera en mi cuarto.
¡Hacía tanto tiempo que no la veía así, para mí sola, y esto me dolía mucho! Me he dormido
sintiéndola junto a mí propiamente como una mamá y me he despertado sonriéndole aún a esa dulce
presencia, que todavía me acompaña.
¡Qué bella es! ¡Cuanto más se la mira y cuanto más se la ama, tanto más aumenta su belleza!
____________________________
11 Véanse “Los cuadernos. 1943”, especialmente a partir del 11 de noviembre.

28 de marzo
Dice Jesús:
«Por leer el Evangelio tan distraídamente como hacéis, se os escapan demasiadas verdades. Y
tampoco asimiláis mejor las grandes enseñanzas, que adaptáis a vuestro modo de ver actual.
En tanto, debéis saber que el Evangelio no debe adaptarse a vosotros, sino que vosotros debéis
adaptaros al Evangelio. El Evangelio es como es. Su enseñanza es tal en su primer siglo de vida y
será igual también en el último, aun cuando ese último siglo llegase dentro de miles de millones de
años. Por entonces no sabréis vivir según el Evangelio - y, en verdad, ya sabéis hacerlo muy poco pero no por eso el Evangelio cambiará. Él os dirá siempre las mismas verdades vitales.
Ese deseo vuestro de adaptar el Evangelio a vuestro modo de vivir es una confesión de vuestra
miseria espiritual. Si tuvierais fe en las verdades eternas y en Mí, que las proclamé, os esforzaríais
por vivir de modo integral el Evangelio, tal como lo hacían los primeros cris251

tianos. Y no digáis: “Pero la vida de hoy es tal que no podemos seguir a la perfección estas
enseñanzas. Las admiramos pero somos demasiado diferentes de ellas como para poder seguirlas”.
También los paganos de los primeros siglos eran muy diferentes, demasiado diferentes del
Evangelio y, sin embargo, supieron seguirlo. Eran lujuriosos, ávidos, crápulas, crueles, escépticos,
viciosos, pero supieron arrancar de sí mismos todas estas mezquindades, supieron dejar al desnudo
su alma, hacerla sangrar para arrebatarla a los tentáculos de la vida pagana y, heridos de este modo
en las ideas, en los afectos, en sus costumbres, supieron venir a Mí a decirme: “Señor, si Tú quieres,
puedes sanarme” 1. Y Yo les sané. Yo cicatricé sus heroicas heridas.
Ya que es heroísmo saber arrancar de sí el mal por amor de una ley que se ha aceptado
totalmente. Es heroísmo mutilarse de todo lo que es un obstáculo para seguirme. Es el heroísmo que
Yo he indicado: “En verdad os digo que, para seguirme, hay que dejar la casa, los campos, las
riquezas, los afectos. Mas al que sepa dejarlo todo para venir a Mí, por el amor hacia mi Nombre, le
será dado cien veces más en la otra vida. En verdad os digo que el que se regenere al seguirme
poseerá el Reino y el último día vendrá conmigo a juzgar a los hombres”2.
¡Oh, verdaderos fieles míos! Estaréis conmigo, conmigo, como una multitud jocunda y
refulgente en la hora de mi triunfo, de vuestro triunfo, pues todo lo que es mío es vuestro, es de mis
hijos, es de mis amados amantes, de mis bienaventurados, de mi júbilo.
Mas, ¡oh, hombres!, hay que “regenerarse” para ser míos. Hay que regenerarse. Citando mis
palabras también lo dice Juan, mi predilecto, al hablar de Nicodemo, como lo dice Mateo al hablar
del joven rico 3. Hay que renacer. Hay que regenerarse. Hay que hacerse un alma nueva, ¡oh,
nuevos gentiles del siglo veinte! Hay que hacerse un alma nueva despojándose de los compromisos
y de las ideas del mundo, para abrazar mi Idea y vivirla, vivirla verdaderamente, integralmente.
Así lo hicieron los gentiles de los primeros siglos y se convirtieron en los gloriosos santos del
Cielo y dieron civilización a la Tierra. Así tenéis que hacer vosotros si es verdad que me amáis, si
es verdad que
____________________________
1 Como le dijo el leproso, según Mateo 8, 2; Marcos 1, 40; Lucas 5, 12.
2 Mateo 19, 28-29; Marcos 10, 29-30; Lucas 18, 29-30.
3 Mateo 19, 16-30 (y también Marcos 10, 17-27; Lucas 18, 18-30); Juan 3, 1-21.
252
anheláis la otra Vida, si es verdad que trabajáis para civilizar la Tierra. ¡Esta Tierra que ahora es
más incivil que una tribu sepultada en las florestas vírgenes! ¿Por qué lo es? Porque me rechazó. El
llamarse cristianos no quiere decir ser cristianos. El haber recibido un bautismo pro forma no lo
significa. Ser cristianos quiere decir ser como Cristo dijo que hay que ser, como lo repite el
Evangelio.
Mas vosotros leéis poco el Evangelio, lo leéis mal, le quitáis todo lo que os molesta en las
grandes enseñanzas. Y ni siquiera notáis las enseñanzas más delicadas.
Mas decidme, cuando un artista se dispone a realizar una obra, ¿se limita a desbastar el
mármol si es escultor, a hacer un bosquejo si es pintor, a alzar muros si es arquitecto? Claro que no.

Tras la parte fundamental de la tarea, se dedica a los detalles. Y éstos requieren un trabajo mucho
más largo que la tarea principal, pero son los que crean la obra de arte.
¡Con cuánto amor, con el cincel y el mazo, el escultor trabaja el mármol - que al profano
parece ya vivo - para llevar a la perfección su obra! Parece un orfebre por lo minucioso y esmerado
de su labor. Observad cómo ese rostro de piedra adquiere vida bajo la caricia (es tan diligente y leve
que no puede ser más que una caricia) de la herramienta. Parece que en los ojos brilla la mirada, que
la nariz se infla por la respiración, que la boca se ablanda en la curva de los tibios labios y los
cabellos, ¡oh! los cabellos ya no están endurecidos en la piedra; por el contrario, parecen dóciles y
aireados como si el viento los moviera y una mano amorosa los despeinara.
Mirad a ese pintor. La tela ya está acabada. Es bella, parece bella y perfecta. Pero él no se
detiene. Bien, aquí se necesita una sombra azulada, casi negra, y allí un toque de carmín. En esta
flor que resplandece en la mano de esa virgen se necesita una chispa de sol para que resalte aún más
su candor de perla. En esta mejilla se necesita una gota de llanto para evidenciar el gozo estático,
que sobrevive en medio de los tormentos. Hay que regar de rocío este campo florecido, por el que
pasan y pacen los rebaños, para hacer resaltar más la seda de las corolas. El pintor no se detiene
hasta que su obra es tan perfecta que hace exclamar: “¡Es verdadera!”. Y del mismo modo hacen el
arquitecto y el músico y todos los verdaderos artistas que quieren dar al mundo obras de arte.
Y del mismo modo tenéis que hacer vosotros con la obra de arte de vuestra vida espiritual.
253
¿Qué creéis, que Yo, que era tan contrario a los discursos, agregué palabras sólo por el gusto
de decirlas? No; Yo dije lo absolutamente necesario para llevaros a la perfección. Y si en la gran
enseñanza evangélica está lo que puede dar la salvación a vuestra alma, en los toques más menudos
está lo que puede llevaros a la perfección.
El primer toque se refiere a los mandos; desobedecerlos significa morir para la Vida. El
segundo, a los consejos; obedecerlos significa alcanzar una santidad cada vez más solícita y
acercarse cada vez más a la Perfección del Padre.
En el Evangelio de Mateo está dicho: “Al multiplicarse la iniquidad, la caridad de muchos se
enfriará” 4. ¡Oh, hijos!, he aquí una verdad que se medita muy poco.
¿De qué sufrís ahora?: sufrís de falta de amor. En el fondo, ¿qué son las guerras? Son odio. Y,
¿qué es el odio? Es la antítesis del amor. Lo demás: las razones políticas, el espacio vital, las
fronteras injustas, una afrenta política, son excusas, solamente excusas.
No os amáis. No os sentís hermanos. No os acordáis que provenís todos de una misma sangre,
que nacéis todos del mismo modo, que morís todos del mismo modo, que todos tenéis hambre, sed,
frío, sueño, del mismo modo; que todos necesitáis pan, vestidos, un techo, calor, del mismo modo.
No os acordáis que Yo he dicho: “Amaos. Por el modo en que os amaréis, se comprenderá si sois
mis discípulos. Amad al prójimo como a vosotros mismos” 5.
Creéis que estas palabras son embustes. Creéis que mi doctrina es la de un loco. La sustituís
con muchas doctrinas humanas, doctrinas pobres o malvadas según quien las creó. Mas, aún las más
perfectas de ellas son imperfectas, si son diferentes de la mía. Buena parte de ellas será de metal
preciado, como la mítica estatua 6: pero la base será de fango y, al final, causará el derrumbe de
toda la doctrina. Y, con el derrumbe, causará la ruina de los que se habían apoyado en ella. Mi
doctrina no se derrumba. Quien se apoya en ella no se arruina; por el contrario, asciende a una


Documentos relacionados


Documento PDF comentario navidad 2
Documento PDF pdf 1 1
Documento PDF stanislaw rylko homilia porto san giorgio 16 02 2014
Documento PDF tercera de la libertad
Documento PDF cuarta de la libertad
Documento PDF carta a las familias ao internacional de la familia  1994


Palabras claves relacionadas