Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



Emiliano Jimenez Hernandez Maria Madre del Redentor .pdf



Nombre del archivo original: Emiliano-Jimenez-Hernandez_Maria-Madre-del-Redentor.pdf
Título: Maria Madre del Redentor
Autor: Emiliano Jiménez Hernández

Este documento en formato PDF 1.3 fue generado por Pages / Mac OS X 10.8.5 Quartz PDFContext, y fue enviado en caja-pdf.es el 14/03/2014 a las 00:05, desde la dirección IP 189.190.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 5099 veces.
Tamaño del archivo: 2.7 MB (185 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


1

EMILIANO JIMÉNEZ HERNÁNDEZ

María, Madre del
Redentor

Versión electrónica preparada por H. Guerrero
http://www.cruzgloriosa.org
Al servicio de la Nueva Evangelización

INTRODUCCIÓN ............................................................................1
A) MADRE DEL REDENTOR ......................................................................................................1
B) MARÍA EN LA HISTORIA DE LA SALVACIÓN ....................................................................2
C) MARÍA EN EL MISTERIO DE CRISTO ................................................................................2
D) MARÍA EN EL MISTERIO DE LA IGLESIA .........................................................................4
E) DANDO VUELTAS A LAS PALABRAS ....................................................................................5

1. PONDRÉ ENEMISTAD ENTRE TI Y LA MUJER .............................10
A) MARÍA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO .........................................................................10
B) LA MUJER DEL PROTOEVANGELIO ..................................................................................11
C) LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA .................................................................14
D) MARÍA, TIERRA VIRGEN DE LA NUEVA CREACIÓN ...................................................17
E) MARÍA-EVA ..............................................................................................................................21
F) LA MUJER VESTIDA DE SOL ...............................................................................................25

2. BENDITA TÚ QUE HAS CREÍDO ..................................................28
A) HIJA DE ABRAHAM ................................................................................................................28
B) PARA DIOS TODO ES POSIBLE ...........................................................................................31
C) CAMINO DE LA FE .................................................................................................................33
D) DISCÍPULA DE CRISTO ........................................................................................................36

3. BENDITA TÚ ENTRE LAS MUJERES .............................................39
A) MATERNIDAD VIRGINAL .....................................................................................................39
B) MUJERES ESTÉRILES, FIGURAS DE MARÍA ....................................................................42
C) MUJERES DE LA GENEALOGÍA DE JESÚS .......................................................................44
D) DÉBORA, JUDIT Y ESTER ....................................................................................................47
E) ¡BENDITA TÚ ENTRE LAS MUJERES! ................................................................................50

4. ALÉGRATE, MARÍA, LLENA DE GRACIA .......................................53
A) EL NOMBRE DE LA VIRGEN ERA MARÍA ........................................................................53
B) ¡ALÉGRATE! .............................................................................................................................55
C) LA LLENA DE GRACIA ..........................................................................................................56
D) EL SEÑOR ESTÁ CONTIGO ................................................................................................58

E) LA PLENAMENTE REDIMIDA ..............................................................................................60
F) ZARZA ARDIENTE .................................................................................................................62

5. CONCEBIRÁS Y DARÁS A LUZ UN HIJO .......................................65
A) LA VIRGEN-MADRE ..............................................................................................................65
B) LA MADRE DE JESÚS .............................................................................................................67
C) THEOTÓKOS: MADRE DE DIOS ........................................................................................73
D) MARÍA Y LA MATERNIDAD VIRGINAL DE LA IGLESIA ...............................................77

6. ¿CÓMO ES QUE LA MADRE DE MI SEÑOR VIENE A MÍ? ...............82
A) ARCA DE LA ALIANZA ..........................................................................................................82
B) CUBIERTA CON LA SOMBRA DEL ALTÍSIMO ................................................................86
C) MI ALMA GLORIFICA AL SEÑOR ......................................................................................87
D) MARÍA MUESTRA A CRISTO A LOS PASTORES Y A LOS MAGOS ............................90

7. HE AQUÍ LA SIERVA DEL SEÑOR .................................................94
A) ENTRE LOS POBRES DE YAHVEH .....................................................................................94
B) HIJA DE SIÓN ...........................................................................................................................96
C) SIERVA DEL SEÑOR .............................................................................................................101

8. UNA ESPADA ATRAVESARÁ TU ALMA .........................................105
A) EL ANUNCIO A JOSÉ ...........................................................................................................105
B) LA PRESENTACIÓN: OFRENDA DEL HIJO .....................................................................108
C) TOMA CONTIGO AL NIÑO Y A SU MADRE .................................................................112
D) TU PADRE Y YO, ANGUSTIADOS, TE BUSCÁBAMOS .................................................113
E) JUNTO A LA CRUZ ESTABA SU MADRE .........................................................................114

9. SE CELEBRABA UNA BODA EN CANÁ Y ESTABA ALLÍ LA MADRE DE
JESÚS ..........................................................................................117
A) EL SIGNO DE CANÁ .............................................................................................................117
B) NO TIENEN VINO ................................................................................................................120
C) HACED LO QUE EL OS DIGA ............................................................................................123

10. DICHOSO EL SENO QUE TE LLEVÓ .........................................126
A) MARÍA, LA PRIMERA CREYENTE ...................................................................................126

B) DICHOSO EL QUE ESCUCHA LA PALABRA ..................................................................130
C) MARÍA GUARDABA ESTAS COSAS EN SU CORAZÓN ................................................133
D) EL CRISTIANO, MADRE DE CRISTO ..............................................................................134

11. JUNTO A LA CRUZ DE JESÚS ESTABA SU MADRE ......................138
A) MARÍA, CORDERA SIN MANCHA ....................................................................................138
B) MUJER, HE AHÍ A TU HIJO ................................................................................................139
C) HE AHÍ A TU MADRE .........................................................................................................143
D) MADRE DE LOS CREYENTES ..........................................................................................146
E) EL DISCÍPULO LA ACOGIÓ CONSIGO ...........................................................................148

12. PERSEVERABAN EN LA ORACIÓN CON MARÍA, LA MADRE DE
JESÚS ..........................................................................................150
A) MARÍA, ICONO DEL MISTERIO TRINITARIO .............................................................150
B) MARÍA, HIJA E ICONO DEL PADRE .................................................................................153
C) MADRE DEL HIJO ................................................................................................................156
D) ESPOSA EN EL ESPÍRITU SANTO ....................................................................................160

13. UNA MUJER VESTIDA DE SOL ..................................................164
A) ISRAEL-MARÍA-IGLESIA .....................................................................................................164
B) LA ASUNCIÓN DE MARÍA A LOS CIELOS ......................................................................168
C) IMAGEN E INICIO DE LA IGLESIA GLORIOSA ............................................................171
D) SIGNO SEGURO DE ESPERANZA .....................................................................................177
E) MARÍA, ESPLENDOR DE LA IGLESIA ..............................................................................179

SIGLAS ........................................................................................181

1

INTRODUCCIÓN
A) MADRE DEL REDENTOR
"La Madre del Redentor tiene un lugar preciso en el plan de la salvación,
porque, 'al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer,
nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, para que recibieran
la filiación adoptiva. La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros
corazones el Espíritu de su Hijo que clama: iAbbá, Padre!' (Ga 4,4-6).
Con estas palabras del apóstol Pablo, que el Concilio Vaticano II cita al
comienzo de la exposición sobre la bienaventurada Virgen María (LG 52), deseo
iniciar también mi reflexión sobre el significado que María tiene en el misterio de
Cristo y sobre su presencia activa y ejemplar en la vida de la Iglesia. Pues, son
palabras que celebran conjuntamente el amor del Padre, la misión del Hijo, el don del
Espíritu, la mujer de la que nació el Redentor, nuestra filiación divina, en el misterio
de la plenitud de los tiempos" (RM 1).
En este texto se habla de María desde tres ángulos: en la historia de la salvación,
como madre de Cristo y como figura de la Iglesia. Estos tres aspectos se unifican en el
misterio de Cristo, en el que confluyen, pues la historia de la salvación culmina en
Cristo y la Iglesia es la prolongación de Cristo en su cuerpo. María sólo puede ser
comprendida a la luz de Cristo, su Hijo. Pero el misterio de Cristo, "misterio divino
de salvación, se nos revela y continúa en la Iglesia, a la que el Señor constituyó como
su Cuerpo" (LG 52).
El misterio de María queda inserto en la totalidad del misterio de Cristo y de la
Iglesia, sin perder de vista su relación singular de Madre con el Hijo, pero sin
separarse de la comunidad eclesial, de la que es un miembro excelente y, al mismo
tiempo, figura y madre. María se halla presente en los tres momentos fundamentales
del misterio de la redención: en la Encarnación de Cristo, en su Misterio Pascual y en
Pentecostés. La Encarnación es el momento en que es constituida la persona del
Redentor, Dios y hombre. María está presente en la Encarnación, pues ésta se realiza
en ella; en su seno se ha encarnado el Redentor; tomando su carne, el Hijo de Dios se
ha hecho hombre. El seno de María, en expresión de los Padres, ha sido el "telar" en
el que el Espíritu Santo ha tejido al Verbo el vestido humano, el "tálamo" en el que
Dios se ha unido al hombre. María está presente en el Misterio pascual, cuando
Cristo ha realizado la obra de nuestra redención destruyendo, con su muerte, el
pecado y renovando, con su resurrección, nuestra vida. Entonces "junto a la cruz de
Jesús estaba María, su madre" (Jn 19,25). Y María estaba presente en Pentecostés,
cuando, con el don del Espíritu Santo, se hizo operante la redención en la Iglesia.
Con los apóstoles, "asiduos y concordes en la oración, estaba María, la madre de
Jesús" (Hch 1,14). Esta presencia de María junto a Jesús en estos momentos claves,
aseguran a María un lugar único en la obra de la redención.

2

B) MARÍA EN LA HISTORIA DE LA SALVACIÓN
María, "la Virgen que concibió por obra del Espíritu Santo" al Hijo de Dios, está
en el centro del Credo apostólico. El parto virginal es, en primer lugar, una confesión
de fe en Cristo: Jesús es de tal modo Hijo único del Padre que no puede tener ningún
padre terreno. Bajo esta luz María aparece situada en su lugar privilegiado dentro de
la historia de la salvación. Dios ha mirado "la pequeñez de su sierva" para cumplir en
ella "las grandes cosas" que había prometido "a Abraham y a su descendencia". El fíat
de María es, pues, la realización y la superación de la fe esperanzada de Abraham.
"Ha acogido a Israel, su siervo, recordándose de su misericordia" (Lc 1,54).
En la alianza, que Dios establece con su pueblo, y en la comunión, que Cristo
realiza con la Iglesia, María aparece como la Hija de Sión por excelencia y también
como la Iglesia naciente, inicio y realización plena de la Iglesia. Así, pues, el misterio
de María se encuentra inmerso en otro misterio más amplio: el misterio de Cristo y el
misterio de la Iglesia. Por eso los evangelios la describen como la madre virginal de
Jesús y también como la Esposa de Cristo-Esposo en las bodas mesiánicas, que son la
anticipación de las bodas de la Esposa y del Cordero en la realización escatológica de
la Alianza.
En esta relación esponsal entre Dios e Israel, entre Cristo y la Iglesia, María se
sitúa del lado de Israel, del lado de la Iglesia. Al llegar la plenitud de los tiempos una
mujer representa al Israel de Dios, predestinada por Dios para desposarla. María,
personificación de Israel, se convierte en la imagen de la Iglesia. Por eso se le ha
llamado: "María, la primera Iglesia". 1 Implícitamente los evangelios darán a María el
título de "Hija de Sión", que en el Antiguo Testamento designa a Israel en sus
relaciones con Dios. Explícitamente, el Vaticano II llama a María: "la Hija de Sión
por excelencia" (LG 55). Y Juan Pablo II habla de María como "la Hija de Sión
oculta", que Dios asocia al cumplimiento de su plan de salvación. "El solo nombre de
Theotókos, Madre de Dios, contiene todo el misterio de la salvación", afirma San Juan
Damasceno. La Theotókos es el testimonio fundamental de la encarnación del Verbo, el
icono de la Iglesia, el signo anticipado del Reino y la Madre de los vivientes.
Según la antigua y vital intuición de la Iglesia, María, sin ser el centro, está en el
corazón del misterio cristiano. En el mismo designio del Padre, aceptado
voluntariamente por Cristo, María se halla situada en el centro de la Encarnación,
marcando la "hora" del cumplimiento de la historia de la salvación. Para esta "hora"
la ha plasmado el Espíritu Santo, llenándola de la gracia de Dios.

C) MARÍA EN EL MISTERIO DE CRISTO
El capítulo VIII de la Lumen gentium lleva como título: "La bienaventurada Virgen
María, Madre de Dios, en el misterio de Cristo y de la Iglesia". En este título se
percibe el eco del texto de la carta a los Efesios sobre la significación del matrimonio
1

J. RATZINGER.-H.U. VON BALTHASAR, Marie premiére Église, Editions Paulines 1981.

3

cristiano: "Gran misterio es éste, pero yo lo aplico a Cristo y a la Iglesia" (Ef 5,32). En
la Escritura, la unión del hombre y la mujer es el símbolo de la alianza entre Dios y su
pueblo: Dios es el esposo e Israel es la esposa; después, Cristo es el esposo y la Iglesia
la esposa (2Co 11,2). El Concilio nos invita a situar a María en este contexto esponsal
del misterio de Cristo y la Iglesia. Como dice una judía de nuestro tiempo: "La
virginidad de María consiste en el don total de su persona, que la introduce en una
relación esponsal con Dios". 2
Uno de los iconos marianos más repetido de la Iglesia de Oriente es el de la
Odigitria, es decir, "La que indica la vía" a Cristo. 3 María no suplanta a Cristo, lo
presenta a quienes se acercan a ella, nos guía hacia El y, luego, escondiéndose en el
silencio, nos dice: "Haced lo que Él os diga". Como dice San Ambrosio, "María es el
templo de Dios, no el Dios del templo". Toda devoción mariana conduce a Cristo y,
por Cristo, al Padre en el Espíritu Santo. Por ello, como Moisés, debemos acercarnos
a ella con los pies descalzos porque en su seno se nos revela Dios en la forma más
cercana y transparente, revistiendo la carne humana.
El fíat de María se integra en el amén de Cristo al Padre: "He aquí que yo vengo
para hacer, oh Padre, tu voluntad" (Hch 10,7), "porque he bajado del cielo no para
hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha mandado" (Jn 6,38). El fíat de
María y el amén de Cristo se compenetran totalmente. No es posible una oposición
entre Cristo y María. Como son inseparables Cristo cabeza y la Iglesia, su cuerpo.
Quienes temen que la devoción mariana prive de algo a Cristo, como quienes dicen
"Cristo, sí, pero no la Iglesia", pierden la concreción histórica de la encarnación de
Cristo. Cristo queda reducido a algo abstracto, como un aerolito caído del cielo para
inmediatamente volver a subir a él, sin echar raíces en la tierra y en la historia pasada
y futura de los hombres.
La inserción de María en el misterio de Cristo cobra una inmensa importancia
hoy para la Iglesia y para nuestra sociedad. Frente al modo tecnicista de pensar, que
valora el hacer, producir, planificar..., sin acoger nada de nadie, sino confiando sólo en
sí mismo, María, que renuncia a sí misma y se ofrece para que acontezca en ella la
Palabra de Dios, nos muestra el verdadero camino de la fe. De otro modo ocurre lo
que proclama el profeta Ageo: "Vosotros habéis sembrado mucho sin cosechar
nada" (Ag 1,6). "Lo que la fe católica cree acerca de María se funda en lo que cree
acerca de Cristo, pero lo que enseña sobre María ilumina a su vez la fe en
Cristo" (CEC 487)

AVITAL WOHLMAN, en María en el hebraísmo, Simposio internacional de Mariología, celebrado en Roma en octubre de
1986, Bologna 1987, p. 9-38.
2

Desde el punto de vista artístico e iconográfico el icono llamado Brephocratousa, o sea, Madre con el Niño, es el más
frecuente y casi obligatorio en Oriente. Cfr G. GHARIB, Le Icono Mariane, Roma 1987.
3

4

D) MARÍA EN EL MISTERIO DE LA IGLESIA
La mariología se coloca en el misterio unitario de Cristo y de la Iglesia, como la
expresión personal de su conexión. La Iglesia, en su hacerse un solo espíritu de amor
con Cristo, permanece siempre un ser-en-frente del Esposo. Así la íntima unión de
Cristo y la Iglesia aparece clara en la expresión esposo-esposa, cabeza-cuerpo.
María tiene su lugar en el acontecimiento central del misterio de Cristo, pero de
Cristo considerado como Cristo total, Cabeza y cuerpo; y, en consecuencia,
juntamente con la Iglesia. En ambos aspectos de este único misterio, María ocupa un
puesto único y desempeña una misión singular. El culto de la Madre de Dios está
incluido en el culto de Cristo en la Iglesia. Se trata de volver a lo que era tan familiar
para la Iglesia primitiva: ver a la Iglesia en María y a María en la Iglesia. María,
según la Iglesia primitiva, "es el tipo de la Iglesia, el modelo, el compendio y como el
resumen de todo lo que luego iba a desenvolverse en la Iglesia, en su ser y en su
destino". 4 Sobre todo la Iglesia y María coinciden en una misma imagen, ya que las
dos son madres y vírgenes en virtud del amor y de la integridad de la fe: "Hay
también una, que es Madre y Virgen, y mi alegría es nombrarla: la Iglesia".5
San Pablo ve a la Iglesia como "carta escrita no con tinta, sino con el Espíritu de
Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne, en los corazones" (2Co 3,3).
Carta de Dios es, de un modo particular, María, figura de la Iglesia. María es
realmente una carta escrita con el Espíritu del Dios vivo en su corazón de creyente y
de madre. La Tradición, por ello, ha dicho de María que es "una tablilla encerada",
sobre la que Dios ha podido escribir libremente cuanto ha querido (Orígenes); como
"un libro grande y nuevo" en el que sólo el Espíritu Santo ha escrito (S. Epifanio);
como "el volumen en el que el Padre escribió su Palabra" (Liturgia bizantina).
El misterio de María, misterio de la Iglesia, nos abre a la fecundidad de la fe,
haciendo de nosotros la tierra santa, que acoge la Palabra, la guarda en el corazón y
espera que fructifique. María es la expresión del hombre situado frente a la llamada
de Dios. En María aparece la realización del hombre que, en la fe, escucha la
apelación de Dios, y, libremente, en el amor, responde a Dios, poniéndose en sus
manos para que realice su plan de salvación. Así, en el amor, el hombre pierde su vida
y la halla plenamente. María, en cuanto mujer, es la representante del hombre
salvado, del hombre libre. María se halla íntimamente unida a Cristo, a la Iglesia y a
la humanidad (CEC 963ss).
María revela a la Iglesia su misterio genuino. María es la imagen de la Iglesia
sierva y pobre, madre de los fieles, esposa del Señor, que camina en la fe, medita la
palabra, proclama la salvación, unifica en el Espíritu y peregrina en espera de la
glorificación final:
4

H. RAHNER, María y la Iglesia, Bilbao 1958.

5

CLEMENTE DE ALEJANDRIA, Pedagogo 1,6,42.

5

Ella, la Mujer nueva, está junto a Cristo, el Hombre nuevo, en cuyo
misterio encuentra su verdadera luz el misterio del hombre (GS 22),
como prenda y garantía de que en una pura criatura -es decir, en ellase ha realizado ya el designio de Dios en Cristo para la salvación de
todo hombre. Al hombre moderno, frecuentemente atormentado
entre la angustia y la esperanza, postrado por la sensación de su
limitación y asaltado por aspiraciones sin término, turbado en el
ánimo y dividido en el corazón, la mente suspendida por el enigma de
la muerte, oprimido por la soledad mientras tiende hacia la comunión,
presa de sentimientos de náusea y de hastío, la Virgen, contemplada
en su trayectoria evangélica y en la realidad que ya posee en la ciudad
de Dios, ofrece una visión serena y una palabra confortante: la victoria
de la esperanza sobre la angustia, de la comunión sobre la soledad, de
la paz sobre la turbación, de la alegría y de la belleza sobre el tedio y
la náusea, de las perspectivas eternas sobre las temporales, de la vida
sobre la muerte (MC 57).
La única afirmación que María nos ha dejado sobre sí misma une los dos
aspectos de toda su vida: "Porque ha mirado la pequeñez de su sierva, desde ahora me
dirán dichosa todas las generaciones" (Le 1,48). María, en su pequeñez, anuncia que
jamás cesarán las alabanzas que se la tributarán por las grandes obras que Dios ha
realizado en ella. Es la fiel discípula de Cristo, el Cordero de Dios, que está sentado
sobre el trono de Dios como vencedor, pero permaneciendo por toda la eternidad
como el "Cordero inmolado" (Ap 13,8). Es lo mismo que confiesa Pablo: "Cuando soy
débil, entonces soy fuerte" (2Co 12,10). Este es -el camino del cristiano, "cuya luz
resplandece ante los hombres... para gloria de Dios" (Cfr Mt 5,14-16). El cristiano,
como Pablo, es primero cegado de su propia luz, para que en él se encienda la luz de
Cristo e ilumine al mundo.
También nuestra generación, lo mismo que todas las anteriores, está llamada a
cantar a María, llamándola Bienaventurada. Y la proclamamos bienaventurada
porque sobre ella se posó la mirada del Señor y en ella realizó plenamente el plan de
redención, proyectado para todos nosotros. De este modo la reflexión de fe sobre
María, la Madre del Señor, es una forma de doxología, una forma de dar gloria a
Dios.

E) DANDO VUELTAS A LAS PALABRAS
Según la Dei Verbum, la revelación se realiza "con palabras y con hechos" (n.2).
"También los hechos son palabras", dice San Agustín.6 Los personajes bíblicos nos
manifiestan la Palabra de Dios con lo que nos dicen y con sus gestos. Nos hablan con
lo que dicen y con lo que son. Abraham es, en su persona, una palabra de Dios.
Como lo es Ezequiel: "Ezequiel será para vosotros un símbolo; haréis todo lo que él
ha hecho" (Ez 24,24). María también es Palabra de Dios, no sólo por lo que dice, o lo
6

SAN AGUSTIN, Discurso 95,3: PL 38,905.

6

que se dice de ella en la Escritura (que es muy poco), sino por lo que hace y es ella. De
este modo, con María, Dios habla a la Iglesia y a cada uno de sus miembros. María es
la única de la que se puede decir con todo realismo que está "grávida" de la Palabra
de Dios.
En la presentación de María parto siempre de la Escritura, Antiguo y Nuevo
Testamento, que se iluminan mutuamente, pues la primera alianza conduce a la
nueva, que la ilumina y lleva a plenitud. Así las figuras de María encuentran en ella el
esplendor pleno del designio de Dios. Esto es lo que han hecho los Padres, de cuya
Tradición beberé, lo mismo que de la liturgia y de la iconografía cristiana. San
Buenaventura escribe: "Toda la Escritura puede compararse con una cítara: una
cuerda, por sí sola, no crea ninguna armonía, sino junto con las otras. Así ocurre con
la Escritura: un texto depende de otro; más aún, cada pasaje se relaciona con otros
mil". 7 Los pocos textos del Nuevo Testamento que hablan de María están en relación
con otros mil textos del Antiguo y del Nuevo Testamento. A su luz se nos ilumina el
sentido profundo del misterio de María dentro de la historia de la salvación. María es
la "Mujer" que compendia en sí el antiguo Israel. La fe y esperanza del pueblo de
Dios desemboca en María, la excelsa Hija de Sión.
Me acerco, pues, a María desde la Revelación bíblica, que es la perspectiva
fundamental. En la Escritura, el Espíritu Santo, a través de autores humanos, nos ha
diseñado el icono de la Madre de Jesús para ofrecerlo a la Iglesia de todos los tiempos.
Y desde la Tradición patrística,8 porque la comunidad eclesial, en su existencia, ha
profundizado en su comprensión bíblica, hasta llegar a la reflexión de la Lumen
gentium, y al magisterio pontificio posterior, sobre todo la Marialis cultus de Pablo VI
y la Redemptoris Mater de Juan Pablo II. La Lumen gentium presenta en la primera
parte (52-54) la mariología bíblica, en la que se subraya la unión progresiva y plena
de María con Cristo dentro de la perspectiva de la historia de la salvación. Y en la
segunda parte (55-59) presenta la relación entre María y la Iglesia y entre la Iglesia y
María. 9
También me acerco a María desde la liturgia, donde la comunidad cristiana
expresa y alimenta su relación con María. La liturgia tiene su estilo propio de afirmar
y testimoniar la fe. La liturgia, en su forma celebrativa, nos da una visión interior, de
fe, basada en la revelación y enriquecida con toda la sensibilidad secular de la Iglesia.
Es, sin duda, el lenguaje más apto para entrar en comunión con el misterio de Cristo,
reflejado en su Madre, la Virgen María. La memoria de María en la liturgia va
íntimamente unida a la celebración de los misterios del Hijo (MC 2-15) y así aparece
como modelo de la actitud espiritual con que la Iglesia celebra y vive los divinos
misterios (MC 16-23). "En la celebración del ciclo anual de los misterios de Cristo, la
7

SAN BUENAVENTURA, In Hexaemeron, col. 19,7.

8

C. IGNACIO GONZÁLEZ, María en los Padres griegos, México 1993.

La Redemptoris Mater se estructura según el esquema conciliar. Con una fuerte impregnación bíblica, presenta primero a
María en el misterio de Cristo (7-24) y luego en el centro de la Iglesia en camino (25-38), para subrayar finalmente su
mediación maternal (38-50). La novedad respecto al Concilio está en la insistencia en la dimensión histórica: presenta a
María en su itinerario de fe, señalando su carácter de "noche" y "kenosis''.
9

7

santa Iglesia venera con especial amor a María santísima, Madre de Dios, unida
indisolublemente a la obra salvífica de su Hijo; en María admira y exalta el fruto más
excelso de la redención y contempla con gozo, como en una imagen purísima, lo que
ella desea y espera ser" (SC 103).
En los prefacios marianos y en los textos de las fiestas marianas -además de las
fiestas marianas distribuidas a lo largo del año litúrgico, hay 46 Misas en honor de la
Virgen María para los sábados y para celebraciones de los santuarios marianos-, en
todos estos textos María aparece insertada en el misterio de Cristo y de la Iglesia,
como único misterio de la salvación. También es importante ver la presencia de
María en la Liturgia de las Horas, con sus himnos, antífonas, responsorios, preces,
además de las lecturas bíblicas y patrísticas. Cada día, en las Vísperas, la comunidad
cristiana se une al canto de María, al Magnificat, alabando a Dios por su actuación en
la historia de la salvación.
A lo largo del año litúrgico, la Iglesia celebra las fiestas de la Virgen María,
uniendo su memoria al memorial del misterio de Cristo. Adviento y Navidad se han
convertido en tiempo mariano por excelencia. En estos tiempos contemplamos, junto
a Jesucristo, el Mesías esperado y encarnado, a María que lo esperó, lo dio a luz, le
acogió en la fe y le presentó a los pastores, a Simeón y a Ana, símbolos de Israel, y a
los magos de oriente, representantes de todos los demás pueblos. En cuaresma y
pascua, en la Iglesia oriental, la liturgia celebra a María junto a la cruz de Cristo y
junto a la Iglesia naciente en Pentecostés.
Las fiestas de la Anunciación, la Inmaculada, Santa María Madre y la Asunción
nos van recordado a lo largo del año litúrgico la presencia materna de María junto a
su Hijo, junto a la primera comunidad y junto a nosotros en nuestro camino hacia la
gloria. En toda la liturgia, como nos la presenta la Iglesia después del Vaticano II,
descubrimos la presencia entrañable de María, "unida con lazo indisoluble a la obra
salvífica de su Hijo" (SC 103). Cristo Jesús, desde su nacimiento hasta su pascua, es el
centro del culto litúrgico. Pero Dios, en su designio de salvación, quiso que en el
anuncio del ángel, en el nacimiento en Belén, en la Epifanía, en la casa de Nazaret,
en la vida pública, al pie de la cruz y en medio de la comunidad congregada en
espera del Espíritu Santo, estuviera presente María, la Madre de Jesús, como primera
discípula de Cristo. Por ello está también presente en la celebración litúrgica del
misterio de Cristo.
Celebrando el misterio de Cristo, la Iglesia conmemora con frecuencia a la
Bienaventurada Virgen María, unida íntimamente a su Hijo: pues recuerda a la mujer
nueva que, en atención a la muerte de Cristo, fue redimida en la concepción de un
modo sublime; a la madre que, por virtud del Espíritu Santo, engendró virginalmente
al Hijo; a la discípula, que guardó diligentemente en su corazón las palabras del
Maestro; a la asociada al Redentor que, por designio divino, se entregó total y
generosamente a la obra del Hijo. 10

10

Colección de Misas de la Bienaventurada Virgen María, Decreto de la C. para el culto del 15-8-1986.

8

Y de la liturgia, como prolongación, brota la piedad mariana, que la Marialis
cultus ofrece a los fieles, resaltando la nota trinitaria, cristológica y eclesial del culto a
María (25-28). La fe de la Iglesia permanece en su viva integridad,
imperturbablemente celebrada en la liturgia. La mariología, pues, no puede
considerarse como un tratado separado de los demás, sino en un contexto más amplio
y orgánico, explicando sus conexiones con la cristología, la eclesiología y el conjunto
del misterio de la salvación. "María, rostro maternal de Dios, es el signo de la
cercanía del Padre y de Cristo, con quienes ella nos invita a entrar en comunión... Por
medio de María Dios se hizo carne; entró a formar parte de un pueblo; constituyó el
centro de la historia. Ella es el punto de enlace del cielo con la tierra. Sin María, el
evangelio se desencarna, se desfigura y se transforma en ideología, en racionalismo
espiritualista". 11 "El Verbo inefable del Padre se ha hecho describible encarnándose
de ti, oh Theotókos; y habiendo restablecido la imagen desfigurada en su antiguo
esplendor, él la ha unido a la belleza divina. Visto que Cristo como Hijo del Padre es
indescriptible, él no puede ser representado en una imagen... Pero desde el momento
en que Cristo ha nacido de una madre describible, él tiene naturalmente una imagen
que corresponde a la de la madre. Por tanto si no se le puede representar por la
pintura, significa que él ha nacido sólo del Padre y que no se ha encarnado. Pero esto
es contrario a toda la economía de la salvación".12
Las iglesias orientales se distinguen por su riqueza iconográfica. También por la
Redemptoris Mater desfilan, como iconos de la Theotókos, las múltiples representaciones
de la Virgen: "la que es camino que lleva a Cristo" (Odigitria), "la orante en actitud de
intercesión y signo de la presencia divina en el camino de los fieles hasta el día del
Señor" (Déisis), "la protectora que extiende su manto sobre los pueblos" (Pokrov), "la
misericordiosa Virgen de la ternura" (Eleusa) y también "la que abraza con
ternura" (Glykofilousa). Pero también "el icono de la Virgen del cenáculo" como "signo
de esperanza para todos aquellos que, en diálogo fraterno, quieren profundizar su
obediencia de la fe" (RM 31-34).13 Los iconos, en su lenguaje figurativo, nos revelan
una realidad interior, que los creyentes de todos los tiempos nos han transmitido
como voz de la presencia de María en la Iglesia.
En círculos abiertos en espiral, cada capítulo se apoya en los anteriores y en los
posteriores. Se trata de un movimiento de ida y vuelta, del Nuevo Testamento al
Antiguo y del Antiguo al Nuevo. Es un pensar y repensar, acercándonos a María,
dando vueltas en torno a su misterio. La repetición es siempre igual y distinta, pues
los diferentes estadios se apoyan y potencian mutuamente; se trata de un lenguaje y
un saber no coactivo, sino persuasivo, que busca la comunión de amor con María en
mente, corazón y fantasía. Se trata de una meditación-contemplación que vuelve
sobre los mismos temas para saborearlos y asimilarlos vitalmente. 14 Mi deseo es
11

Documento de la III Conferencia del CELAM: Puebla. Comunión y participación, Madrid 1982, n. 282 y 301.

12

Cfr el Kondakion del domingo de la Ortodoxia y en TEODORO ESTUDITA: PG 99,417C.

13

E. TOURON DEL PIE, Redemptoris Mater, NDM, p.1684-1689.

14

Éste es el estilo de Juan Pablo II, de un modo particular en la Redemptoris Mater.

9

dibujar ese rostro de María, que siempre se le puede seguir mirando y es siempre
nuevo. La Escritura es profecía, anticipo y promesa de los tiempos futuros y, sobre
todo, de su cumplimiento mesiánico y escatológico. La escucha atenta de la Palabra
de Dios lleva al amor y a la sabiduría, pues se trata de volver la mirada hacia El para
ser iluminados por El (Sal 34,6). Sólo quien escucha y medita en su corazón percibe la
honda riqueza del plan de Dios, convirtiéndosele la Escritura en una fuente perenne,
en un río siempre en crecida.
Se trata de seguir el método de María misma, que "guardaba todas las palabras
en su corazón y las daba vueltas". María "compara", "simboliza", "relaciona" unas
palabras con otras, unos hechos con otros, busca una "interpretación", "explicarse" los
acontecimientos de su Hijo, a la luz de las prefiguraciones del Antiguo Testamento
(como se ve en el Magnificat).15 El Papa Juan Pablo II invoca a María, diciéndole: "Tú
eres la memoria de la Iglesia! La Iglesia aprende de ti, Madre, que ser madre quiere
decir ser una memoria viva, quiere decir guardar y meditar en el corazón".
El misterio de la Virgen Madre, Esposa de la Nueva Alianza, la convierte en
icono de todo el misterio cristiano. "Mi deseo es que tu Icono, Madre de Dios, se
refleje continuamente en el espejo del alma y lo conserve puro hasta el fin de los
siglos". 16

15

Todos estos significados tiene el verbo griego symbiálló, que usa San Lucas (2,19).

16

Pseudo-Dionisio Areopagita.

10

1. PONDRÉ ENEMISTAD ENTRE TI Y LA MUJER
"El Nuevo Testamento está latente en el Antiguo,
y el Antiguo está patente en el Nuevo" (DV 16).

A) MARÍA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
Un único y mismo plan divino se manifiesta a través de la primera y última
alianza. Este plan de Dios se anuncia y prepara en la antigua alianza y halla su
cumplimiento en la nueva. Cristo está prefigurado en todo el Antiguo Testamento. Y
con Cristo encarnado está unida su Madre, de quien El toma su carne. María, en el
designio divino, forma parte del plan de salvación realizado en Cristo. También
María, por tanto, está prefigurada en la antigua alianza. En el Antiguo Testamento se
hallan textos que el Evangelio refiere explícitamente a María, viendo en ella su
cumplimiento. "La economía del Antiguo Testamento estaba ordenada, sobre todo,
para preparar, anunciar proféticamente y significar con diversas figuras la venida de
Cristo redentor universal y la del reino mesiánico... Los libros del Antiguo
Testamento manifiestan la formas de obrar de Dios con los hombres..., ofreciéndonos la
verdadera pedagogía divina" (DV 15). "Los libros del Antiguo Testamento, recibidos
íntegramente en la proclamación evangélica, adquieren y manifiestan su plena
significación en el Nuevo Testamento, ilustrándolo y explicándolo al mismo
tiempo" (DV 16).
La mirada al Antiguo Testamento es retrospectiva. Partiendo de Cristo y de
María ascendemos por el cauce de la historia de la salvación, iluminando el itinerario
que Dios ha seguido y descubriendo en la primera alianza la tensión íntima hacia la
nueva. Así los textos del Antiguo Testamento, "como son leídos en la Iglesia y
entendidos bajo la luz de una ulterior y más plena revelación, iluminan la figura de la
mujer Madre del Redentor, insinuada proféticamente en la promesa de victoria sobre
la serpiente" (LG 55).
Al anuncio del ángel, María responde: "He aquí la esclava del Señor, hágase en
mí según tu palabra" (Lc 1,38). Con esta respuesta expresa el deseo de que se cumpla
el plan de Dios. De este modo, la Virgen de Nazaret acepta, en nombre de toda la
creación, la salvación que Dios envía en el Mesías que ha de nacer de ella. Para que la
salvación se realice es necesario que el Redentor se haga hombre y eso es lo que
María acepta. En ella, la humanidad, aunque caída, se ha mostrado capaz de acoger
la salvación. Mediante el fíat de la fe, María, en nombre de la humanidad y en favor de
la humanidad, acoge la redención que Dios nos ofrece en Cristo: "Esta persona
humana que llamamos María es en la historia de la salvación como el punto de esta
historia sobre el que cae perpendicularmente la salvación del Dios vivo, para
extenderse desde allí a toda la humanidad". 1
María, en quien se resume el misterio de la Iglesia, es también la síntesis de su
larga historia. Los orígenes de María se remontan al alba de la creación, cuando el
1

K. RAHNER, Maria, Madre del Señor, Barcelona 1967, p.47.

11

Padre ordena todas las cosas a Cristo. Pues la historia no comienza con el pecado de
Adán, sino en el instante en que el Padre crea todas las cosas en Cristo y ordenadas a
El. Por ello, la concepción de María fue santa, inmaculada, en razón de Cristo, que
nacería de ella. María, pues, es santa en su origen, con todos los hombres que, antes
de nacer del pecador Adán, nacen del Padre, creados en el Hijo y en vistas a Él. Es
virgen y madre, como la creación original sobre la que aletea el Espíritu, a fin de que
de su seno nazcan Cristo y la multitud de los hombres, discípulos de Cristo. Es virgen
y madre con la nación judía, que, por la fe en la palabra, llevaba la semilla mesiánica.
Y con la Iglesia de la nueva alianza, María es virgen y madre de todos los fieles, en su
comunión de muerte y gloria con Cristo.
En María tenemos, pues, la imagen, el icono del hombre redimido. Pablo la
nombra una sola vez y sin nombre, pero la inscribe en la constelación trinitaria del
Padre, que envía, y del Hijo y el Espíritu, que son enviados, para que nosotros
recibiéramos la filiación divina: "Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su
Hijo, nacido de mujer, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que
recibiéramos la filiación adoptiva. La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado
a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: iAbbá,
Padre!" (Ga 4,4-6). María es la humilde sierva, pero Dios la puso al servicio del
misterio de la concepción del Hijo con el poder del Espíritu Santo, cuando le plugo
realizar este misterio en el mundo. Por esto, el Espíritu Santo, que mueve a los fieles a
amar a la Iglesia, vuelve su corazón también hacia aquella en quien la Iglesia se
encuentra toda entera. San Jerónimo, comentando el versículo del Salmo: "La tierra
ha dado su fruto" (Sal 67,7), dice: "La tierra es la santa María que es de nuestra tierra
y de nuestra estirpe. Esta tierra ha dado su fruto, es decir, ha encontrado en el Hijo lo
que había perdido en el Edén. Primero ha brotado la flor; y la flor se ha hecho fruto
para que nosotros lo comiéramos y nos alimentáramos con él. El Hijo ha nacido de la
sierva, Dios del hombre, el Hijo de la Madre, el fruto de la tierra".2
María es la tierra fecundada de donde ha brotado el Salvador; no sólo ha pasado
a través de María, sino que procede de María. De María ha asumido el Hijo de Dios
carne y sangre, ha entrado realmente en la historia de los hombres, participando de
nuestro nacer y de nuestro morir.

B) LA MUJER DEL PROTOEVANGELIO
Dios creó el mundo y, al contemplar cuanto había hecho, vio que era muy bueno
(Gn 1,31). Pero en este mundo armonioso, salido de las manos de Dios, el pecado
introduce la división. Al diálogo con Dios, que desciende en la brisa de la tarde a
pasear con su creatura, sigue el miedo de Dios. Aún antes de que Dios intervenga (Gn
3,23), Adán y Eva "se esconden de Yahveh entre los árboles" (3,8); Dios tiene que
buscar al hombre, llamarle: "¿Dónde estás?". La expulsión del lugar de la comunión,
del jardín del Edén, es la ratificación de esa ruptura con Dios. El diálogo entre el
hombre y la mujer, que el amor unía en una sola carne, se cambia en deseo de
2

SAN JERÓNIMO, Tratado sobre el salmo 66.

12

dominio (Gn 4,16). Al diálogo del hombre con la creación, como tierra que el hombre
custodia y cultiva, sigue, en contraposición, el sudor y trabajo doloroso con que el
hombre tiene que arrebatar el fruto a la tierra.
Estas rupturas y hostilidades, que entran en el mundo, no formaban parte del
plan de Dios "en el principio" de la creación. Son el fruto del pecado del hombre que
ha querido "ser como Dios", sustituir a Dios en la conducción de su vida. Pero algo no
ha cambiado: la relación de Dios con el hombre. El hombre ha cambiado, pero Dios,
no. Dios, que conoce el origen del pecado del hombre, seducido por el maligno,
interviene para anunciar la sentencia contra la serpiente:
Por haber hecho esto,
maldita seas entre todas las bestias
y entre todos los animales del campo.
Sobre tu vientre caminarás,
y polvo comerás todos los días de tu vida.
Pondré enemistad entre ti y la mujer,
y entre tu estirpe y la suya:
ella te aplastará la cabeza
mientras tú acechas su calcañar (Gn 3,14-15).
La maldición divina contra la serpiente anuncia la lucha implacable entre la
mujer y la serpiente, lucha que se extiende a la estirpe, al semen de la serpiente y a la
descendencia de la mujer, que es Cristo. El combate permanente, que recorre toda la
historia, entre el bien y el mal, entre la justicia y la perversión, entre la verdad y la
mentira, en la plenitud de los tiempos se hace personal entre Cristo y Satanás. La
estirpe de la mujer, que combate contra la estirpe de la serpiente, es una persona, el
Mesías. El es quien aplastará la cabeza de la serpiente. Ciertamente "la victoria del
Hijo de la mujer no sucederá sin una dura lucha, que penetrará toda la historia
humana... María, Madre del Verbo encarnado, está situada en el centro mismo de
aquella enemistad, de aquella lucha que acompaña la historia de la humanidad en la
tierra y la historia misma de la salvación". Pero, con la entrada de María en el
misterio de Cristo, como "bendita entre las mujeres", está decidido que la bendición
triunfará sobre la maldición:
María permanece así ante Dios, y también ante la humanidad
entera, como el signo inmutable e inviolable de la elección por parte
de Dios, de la que habla la Carta paulina: "Nos ha elegido en él
(Cristo) antes de la fundación del mundo..., eligiéndonos de antemano
para ser sus hijos adoptivos" (Ef 1,4-5). Esta elección es más fuerte que
toda experiencia del mal y del pecado, de toda aquella enemistad con
la que ha sido marcada la historia del hombre. En esta historia, María
sigue siendo una señal de esperanza segura (RM 11).
La serpiente acecha en todo momento el nacimiento de cada hombre para
morderle el talón, pero María se le ha escapado, sin tocarla con su veneno. Es la
Inmaculada concepción. Así se entrelaza el Génesis con el Apocalipsis, donde aparece

13
"una

mujer vestida de sol", que está encinta y da a luz un hijo contra el que se lanza
"un enorme dragón rojo". "El dragón se coloca ante la mujer que está a punto de dar
a luz para devorar al niño apenas nazca". Pero la victoria será de la mujer y su hijo,
de María y del Hijo de Dios, que nace de ella, "mientras que el gran dragón, la
serpiente antigua, llamado Diablo y Satanás porque seduce a toda la tierra, es
precipitado sobre la tierra" (Ap 12).
La existencia de María, al contrario de la de todo hijo de Adán, se halla desde el
primer instante bajo la gracia de Dios. Ni un momento estuvo marcada con el sello
del pecado original, que está en el origen de nuestra concepción y de nuestra
existencia. María es el signo de la total elección de Dios y de la entrega de todo su ser
a Dios y a la lucha contra la serpiente. En ella se anticipa el triunfo de su Hijo sobre el
pecado, salvación que se ofrece a cada hombre pecador en el bautismo. María, a
través de su Hijo, inaugura la era del Reino de Dios, al ser totalmente salvada del
pecado desde su misma concepción. María, en toda su persona, pertenece a Dios
como su único Señor. Así es signo de la nueva creación que nace de lo alto, de Dios.
Es la nueva Eva, la primera criatura del mundo futuro, del mundo nuevo inaugurado
con la Encarnación. "Alégrate" es la primera palabra de la nueva alianza, la primera
palabra de la aurora del mundo nuevo, anunciado por los profetas, heraldos del
Mesías: "iExulta, hija de Sión, grita de alegría, hija de Jerusalén! He aquí que viene a
ti tu rey" (Za 9,9). Esta es la primera palabra que, dicha a María, Dios dirige al
mundo el día en que llegó su cumplimiento. El Salvador llega y se nos invita a
aclamarlo con alegría.
Cristo destruirá el poder de la serpiente. Ya el profeta Isaías describe el mundo
inaugurado por el Mesías como un mundo nuevo, recreado, en el que la serpiente no
constituirá un peligro para el hombre, descendiente de la mujer: "El niño de pecho
hurgará en el agujero del áspid y el niño meterá la mano en la hura de la serpiente
venenosa" (Is 11,8). Como Adán es cabeza de la humanidad pecadora, Cristo es
Cabeza de la humanidad redimida. Cristo es "la simiente de la mujer que aplasta la
cabeza de la serpiente":
Por eso Dios puso enemistad entre la serpiente y la mujer y su
linaje, al acecho la una del otro (Gn 3,15), el segundo mordido al
talón, pero con poder para triturar la cabeza del enemigo; la primera,
mordiendo y matando e impidiendo el camino al hombre, "hasta que
vino la descendencia" (Ga 3,19) predestinada a triturar su cabeza (Lc
10,19): éste fue el dado a luz de María (Ga 3,16). De él dice el profeta:
"Caminarás sobre el áspid y el basilisco, con tu pie aplastarás al león y
al dragón" (Sal 91,13), indicando que el pecado, que se había erigido y
expandido contra el hombre, y que lo mataba, sería aniquilado junto
con la muerte reinante (Rm 5,14.17), y que por él sería aplastado
aquel león que en los últimos tiempos se lanzaría contra el género
humano, o sea el Anticristo, y ataría a aquel dragón que es la antigua
serpiente (Ap 20,2), y lo ataría y sometería al poder del hombre que
había sido vencido, para destruir todo su poder (Lc 10,19-20). Porque

14

Adán había sido vencido, y se le había arrebatado toda vida. Así,
vencido de nuevo el enemigo, Adán puede recibir de nuevo la vida;
pues "la muerte, la última enemiga, ha sido vencida" (lCo 15,26), que
antes tenía en su poder al hombre.3
Éste es el anuncio del protoevangelio, el anuncio de la victoria sobre el Tentador,
mentiroso y asesino desde el principio. A la luz de Cristo y de la redención, se ilumina
el significado último del anuncio del Génesis. Dios no se deja vencer por el mal.
María es el signo glorioso de esta victoria de Dios sobre el poder del maligno. Con su
Inmaculada concepción María es un signo de esperanza para todos los hombres
redimidos por Cristo (CEC 410-411).

C) LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA
La Inmaculada concepción de María es una verdad de fe, vislumbrada por
algunos Padres, discutida en los siglos XII-XIII y proclamada por Pío IX el 8 de
diciembre de 1854 con la bula Ineffabilis Deus. Proclamar la Inmaculada concepción
de María significa reconocer que María, por gracia, ha sido redimida, anticipando en
ella la salvación que Cristo ha traído al mundo para todos los hombres:
Redimida de un modo eminente, en atención a los futuros méritos de su Hijo, y
a El unida con estrecho e indisoluble vínculo, está enriquecida con esta suma
prerrogativa y dignidad: ser la Madre de Dios Hijo y, por tanto, la hija predilecta del
Padre y el sagrario del Espíritu Santo... Al mismo tiempo ella está unida en la estirpe
de Adán con todos los hombres que han de ser salvados (LG 53; CEC 490-493).
María no está situada fuera de la redención. Es de nuestra carne, de nuestra
raza, "de la estirpe de Adán". Es redimida como todos nosotros por su Hijo. Pero ella
es redimida desde su concepción, completamente iluminada para que el Sol que nace
de ella, Cristo, no sea mínimamente ofuscado. Madre del Día, ella no conocerá la
noche, será la primavera de la humanidad renovada. 4 María es la profecía viviente de
la realidad a la que todos estamos predestinados: "El Dios y Padre de nuestro Señor
Jesucristo, nos ha elegido en Cristo, antes de la creación del mundo, para ser santos e
inmaculados en su presencia, en el amor" (Ef 1,4). A todos nos lleva el Padre en su
corazón como hijos amados.
Todo fiel es liberado del pecado original por el bautismo, que lo hace
remontarse más allá del pecador Adán, hasta la filiación divina de Cristo, que "existe
antes de todas las cosas" (Col 1,17). La gracia, que el fiel encuentra en Cristo, es
mucho más grande que el mal causado por la falta de Adán (Rm 5,15-17). En su raíz,
el hombre ha sido creado en Cristo y hacia Cristo (Col 1,15s); luego, el pecado
sobreviene, contradiciendo la alianza paternal y filial que Dios, al crear al hombre,
establece con él. En su raíz, el hombre se sumerge, no en el pecado, sino en una
3

SAN IRENEO, Adv. haer, III,23,7.

4

Cfr A.D. SERTILLANGES, Il mese di Maria, Brescia 1953.

15

gracia original, puesto que, antes de depender de Adán, ha sido creado por Dios en
Cristo y hacia El.
Para María, la inocencia de su entrada en la existencia deriva de su relación
materna con aquel cuya encarnación en el mundo es la fuente de toda gracia. El
misterio de la mujer encinta, en perpetua enemistad con la serpiente antigua, es, en
primer lugar, el misterio de María. María es santificada desde su concepción "en vista
de los méritos de Cristo", por su comunión con El. María pertenece a la humanidad
pecadora por la gracia misma que la distingue. Su santidad original no la separa, no
es un privilegio de excepción, sino de plenitud y anticipación. El origen de María
coincide con la inocencia original, inicial, en que toda la humanidad es creada. Pero,
en ella, la inocencia es llevada a tal plenitud que el pecado no la alcanzó. Con toda la
creación, María es creada en Cristo y hacia El; pero en ella la relación con Cristo es
de tal inmediatez que el pecado no se ha interpuesto entre ella y su Salvador. 5
Frente al "espíritu moderno", que ve al hombre como árbitro absoluto de su
propio destino y artífice único de su vida, en María resuena la afirmación de la
absoluta primacía de la iniciativa de Dios en la historia de la redención. Por ello, en la
edad moderna se llegó a la definición del dogma de la Inmaculada Concepción. Sus
raíces son indudablemente bíblicas: "En el título llena de gracia, utilizado por el ángel al
dirigirse a María, leído a la luz de la tradición, se ofrece el fundamento más sólido en
favor de la inmaculada concepción de María. El sentido de 'transformada por la
gracia' parece constituir efectivamente el mejor fundamento del dogma". 6 María
entró en la existencia como un ser redimido. Como Madre de Dios, ha sido redimida
de la manera más perfecta, desde el momento de su concepción.
Ciertamente, Lucas no dice que María fue tal desde el comienzo de su
existencia; sin embargo, si se comprende bíblicamente el concepto de gracia como
eliminación del pecado y de sus consecuencias en la riqueza del don de la vida nueva
(Ef 1,6s), se puede concluir: "Si es verdad que María quedó totalmente transformada
por la gracia de Dios, esto incluye que Dios la preservó del pecado, la purificó y
santificó de modo radical. Según el testimonio pascual de los orígenes, en ella es
donde se cumple el nuevo comienzo del mundo; ella es la Hija de Sión escatológica
en la que el pueblo de Israel se convierte en nueva creación, sin dejar de ser el pueblo
de las promesas: misterio de la continuidad de la estirpe en la discontinuidad de la
gracia".7
Duns Escoto fue quien tuvo la intuición de la praeservatio: el mediador único y
perfecto Jesucristo escogió para su Madre un acto perfectísimo de mediación, como
fue el de "haber merecido preservarla del pecado original".8

5

F.X. DURRWELL, María, meditación ante el icono, Madrid 1990.

6

Cfr Ineffabilis Deus.

7

Cfr R. LAURENTIN, La Vergine Maria. Mariologia postconciliare, Roma 1983, p.220.

8

J. DUNS ESCOTO, Opus Oxiniense, Ordinatio III.

16

De esta manera quedaba a salvo la necesidad universal de la redención realizada
por el Señor, mientras que se subrayaba la elección absolutamente libre y gratuita de
María por parte de Dios. La elección por parte del Padre realiza también en María a
través de la mediación única y universal del Hijo Jesús, por cuyos méritos ante el
Padre quedó preservada inmune de la condición universal del pecado original y
puede, por tanto, existir de manera totalmente conforme al designio de Dios.
La liturgia de la Inmaculada, además de la exención del pecado original, celebra
principalmente la plenitud de la gracia de María y su fidelidad a la voluntad de Dios.
El misterio de María es un misterio de elección divina, de santidad, de plenitud de
gracia y de fidelidad al plan de Dios:
Esta "resplandeciente santidad del todo singular" de la que fue
"enriquecida desde el primer instante de su concepción" (LG 56), le
viene toda entera de Cristo: "ella es redimida de la manera más
sublime en atención a los méritos de su Hijo" (LG 53). El Padre la ha
"bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en
Cristo" (Ef 1,3) más que a ninguna otra persona. El la ha "elegido en
él, antes de la creación del mundo, para ser santa e inmaculada en su
presencia, en el amor" (Ef 1,4). (CEC 492)
La tradición bizantina en Oriente y la tradición medieval en Occidente han visto
en el kecharitomene ("llena de gracia") la indicación de la perfecta santidad de María.
Kecharitomene indica que María ha sido transformada por la gracia de Dios: es la
"gratificada", como traduce la Vetus latina. Se indica el efecto producido en María
por la gracia de Dios. Es lo mismo que dice San Pablo de los cristianos que han sido
tocados y transformados por la gracia de Dios: "Dios nos ha transformado por esta
gracia maravillosa" (Ef 1,6), como comenta San Juan Crisóstomo, que conocía bien el
griego. 9 El perfecto de la voz pasiva, utilizado por Lucas, indica que la transformación
de María por la gracia ha tenido lugar antes del momento de la Anunciación.
¿En qué consiste esta transformación por la gracia? Según el texto paralelo de la
carta a los Efesios (1,6), los cristianos han sido "transformados por la gracia" en el
sentido de que, "según la riqueza de su gracia, alcanzan la redención por su sangre, la
remisión de los pecados" (1,7). María es, pues, "transformada por la gracia", porque
había sido santificada por la gracia de Dios. Así lo interpretan los Padres de la Iglesia:
"Nadie como tú ha sido plenamente santificado; nadie ha sido previamente purificado
como tú". 10 María ha sido previamente "transformada por la gracia" de Dios, en
consideración de su misión: ser la Madre del Hijo de Dios. Mediante la gracia Dios
prepara para su designio de salvación a la Madre virginal del Mesías.
El icono de la Panagía o "Toda Santa", que se venera en la Iglesia rusa, lo expresa
maravillosamente. La Madre de Dios está en pie con las manos en alto en actitud de
total apertura a Dios. El Señor está con ella bajo la forma de un niño rey, visible en la
9

SAN JUAN CRISÓSTOMO, In epist. ad Eph. 1,1,3: PG 62,13-14.

10

SAN SOFRONIO, Or. II, in Annut. 25: PG 87/3,3248.

17

transparencia de su seno. El rostro de María es todo estupor, silencio y humildad,
como invitándonos a "mirar lo que el Señor ha hecho de mí en el día en que dirigió
su mirada a la pequeñez de su sierva".
Dios es el Santo por excelencia. Pero Dios hace partícipes de su santidad a sus
elegidos, haciéndoles santos. Con esta participación en la santidad de Dios, sus
elegidos entran a vivir en comunión con El, en la fe y en la respuesta al amor de Dios.
De este modo los santos entran en la gracia de Dios, envueltos en la nube de su gloria,
liberados de las tinieblas del pecado. Desde el siglo II, con San Justino, a quien siguen
San Ireneo y San Epifanio, se ha contrapuesto la fe de María a la incredulidad de
Eva. En esta fe de María la Iglesia ha visto la santidad singular de María, que supera
"a los querubines y a los serafines":
Es verdaderamente justo glorificarte, oh Theotókos, siempre
bienaventurada y toda inmaculada, Madre de nuestro Dios. Más
venerable que los querubines e incomparablemente más gloriosa que
los serafines, a ti, que sin mancha has engendrado a Dios, el Verbo, te
magnificamos, oh verdadera Theotókos.11
La tradición cristiana, como aparece en la iconografía, ha visto en el pronombre
"ésta" una referencia a la mujer, madre del Mesías, es decir, a María. El arte cristiano
ha representado a María aplastando con su pie la cabeza de la serpiente. La serpiente
está enroscada en torno al globo terrestre, suspendido en el espacio. María, radiante y
coronada de estrellas, domina el globo y con un pie pisa la cabeza de la serpiente. Ya
la traducción de San Jerónimo de la Biblia, la Vulgata, traduce en femenino el texto del
Génesis: "ésta te aplastará la cabeza" (Gn 3,15). Esta traducción se hizo tradicional en
la Iglesia latina.

D) MARÍA, TIERRA VIRGEN DE LA NUEVA CREACIÓN
Mateo 1,1, -"Libro de la génesis de Jesucristo", recuerda a Génesis 2,4: "Éste es
el libro de la génesis del cielo y de la tierra", así como a Gén 5,1: "Éste es el libro de la
génesis de Adán". El paralelismo evidente parece significar que el nacimiento de Jesús
inaugura una nueva creación: el segundo Adán se corresponde con el primero. María
es, pues, la tierra del acontecimiento de este nuevo comienzo del mundo. Lo mismo
que el Espíritu desplegó sus alas sobre las aguas de la primera creación, suscitando la
vida (Gn 1,2), así desciende ahora sobre la Virgen, que le acoge, concibiendo a Jesús.
Los Padres, con una bella expresión, llaman a María la "tierra santa de la
Iglesia", donde germina la Palabra y produce fruto, el ciento por uno, Cristo, la
Palabra hecha carne. María "guardaba la Palabra en su corazón" (Lc 2,19;2,51) y ésta
"no vuelve al Padre sin producir su fruto", el fruto bendito del seno de María. María
no es otra cosa que "la madre de Jesús".12 María, con su fíat, ha renunciado a sí misma
11

Himno mariano "Es verdaderamente justo" de la liturgia y de la piedad bizantina.

San Juan en todo el Evangelio no la llama nunca María, sino "mujer" o la "madre de Jesús". Cfr. I. DE LA
POTTERIE, Le mire de Jésus, Marianum 40(1978)41-90.
12

18

para estar totalmente a disposición del Hijo. Y, de este modo, María ha logrado la
plenitud de su persona y de su misión. María es la verdadera tierra, de suyo estéril,
caos y vacío, pero fecundada por Dios con su Espíritu.
Cuando fueron creadas la tierra y la humanidad, en las que nacería el Hijo
encarnado, su rostro no estaba sucio por el pecado. María, de la que iba a nacer el
Hijo, comparte la inocencia original de la creación y de la humanidad salida de las
manos de Dios. Concebida sin pecado, María es anterior al primer pecado del mundo
y de cualquier otro pecado; ella es "más joven que el pecado, más joven que la raza de
la que ha salido". Nacida largos milenios después del pecador de los orígenes, es
anterior a él, mucho más joven que él; ella es "la hija menor del género humano", la
que no ha llegado nunca a la edad del pecado.13
Jesús, en primer lugar, es anterior a todo antepasado, si bien es llamado el último
Adán (1Co 15,45). El es descendiente de Adán, pero su origen es eterno, engendrado
por el Padre en la santidad del Espíritu Santo. "Existe antes que todas las cosas" (Col
1,17). María es creada en este misterio del Hijo, inseparable de él en su inocencia
original, anterior al pecado de sus antepasados. Cuando el anuncio del ángel vino a
sorprenderla, la gracia la había preparado para ese anuncio: "iAlégrate, llena de
gracia! ¡Alégrate, tú, a quien la gracia ha santificado; tú, que has sido hecha
agradable a Dios!". Fue santificada desde siempre y en vistas de este anuncio. La
maternidad de la mujer coronada de estrellas, de la que habla el Apocalipsis, data de
los orígenes de la humanidad. "La antigua serpiente", la del Génesis, está desde
entonces ante la mujer dispuesta para devorar al hijo cuando nazca (Ap 12,4). La
enemistad enfrenta desde siempre a la mujer embarazada y a la serpiente, a causa de
la semilla mesiánica que lleva en ella. Las palabras del Génesis (3,15) valen para Eva,
de cuya descendencia nacería el Mesías, pero mucho más para la mujer en quien se
cumplirá la maternidad mesiánica.
Igualmente el nacimiento virginal de Cristo tiene una gran significación para la
historia de la salvación. Como afirman los Padres, Jesús debía nacer de manera virgen
para poder ser el nuevo Adán. Si Jesús, el nuevo Adán (1 Co 15,45-49), no hubiera
nacido de una virgen, no podría ser el inicio y la cabeza de la nueva creación. Con el
primer Adán nos encontramos en el momento de la creación, al comienzo de la
historia humana; con el nacimiento virginal de Jesús nos situamos al principio de la
nueva creación, en el umbral de la historia de la salvación. Algunos Padres, como San
Ireneo, aluden a la arcilla con la que Dios formó al primer hombre, que era todavía
"tierra intacta", "virginal", pues aún no había sido arada ni trabajada por el hombre.
Ahora bien, Adán es el fruto del seno de esta tierra todavía virgen. Teniendo esta
imagen ante los ojos, se comprende el simbolismo de este texto de Máximo de Turín,
obispo del s. V:
Adán nació de una tierra virgen. Cristo fue formado de la Virgen
María. El suelo materno, de donde el primer hombre fue sacado, no
había sido aún desgarrado por el arado. El seno maternal, de donde
13

G. BERNANOS, Diario de un cura rural, Barcelona 1951, p.58-59.

19

salió el segundo, no fue jamás violado por la concupiscencia. Adán fue
modelado de la arcilla por las manos de Dios. Cristo fue formado en el
seno virginal por el Espíritu de Dios. Uno y otro, pues, tienen a Dios
por Padre y a una virgen por madre. Como el evangelista dice, ambos
eran "hijos de Dios" (Lc 3,23-38), 14
Cristo, nuevo Adán, nace "de Dios", en el seno virginal de María. La promesa de
Isaías se cumple concretamente en María. Israel impotente, estéril, ha dado fruto. En
el seno virginal de María, Dios ha puesto en medio de la humanidad, estéril e
impotente para salvarse por sí misma, un comienzo nuevo, una nueva creación, que
no es fruto de la historia, sino don que viene de lo alto, don de la potencia creadora
de Dios.
Cristo no nació "de la voluntad de la carne, ni de la voluntad de varón". Por esta
razón es el nuevo comienzo, las primicias de la nueva creación. "La acción del
Espíritu Santo en María es un acto creador y no un acto conyugal, procreador. Pues
bien, si es un acto creador, significa una repetición del comienzo primordial de toda la
historia humana. Es un nuevo comenzar la creación, un retorno al tiempo anterior a
la caída del pecado". 15 La acción del Espíritu Santo en María es un acto creador Y
significa una renovación del comienzo primordial de toda la historia humana. Así
como el Espíritu Santo, en la creación, "se cernía sobre las aguas" (Gn 1,2), así
también el Espíritu Santo descendió sobre María al principio de los tiempos de la
nueva creación. El Espíritu Santo plasma a María como nueva criatura (LG 56), 16 es
decir, inmaculada, para que pueda acoger a Cristo con el fíat de su libre
consentimiento y concebirlo en la carne.
María, plasmada por la gracia y acogedora de la palabra de Dios, nos ofrece en
su virginidad los rasgos de la nueva creación. La iniciativa libre y gratuita del Padre
está en el origen del nuevo comienzo del mundo, como lo fue del primer comienzo. El
Espíritu cubre a la Virgen con su sombra lo mismo que un día cubrió las aguas de la
primera creación. El acontecimiento se cumple gracias al Hijo, que toma carne en
María, así como el primer comienzo tuvo lugar "por él y en él" (Col 1,16). En la
primera creación, como en la nueva, hay una tierra virgen y un Padre celestial. "Por
ello hay que decir con toda verdad que María, por nosotros y para nuestra salvación,
franqueó al Verbo la entrada en nuestra carne de pecado". 17 El seno de María, les
gusta repetir a los Padres, es el templo donde se celebran las bodas entre la divinidad
y la humanidad. Con María el tiempo gira sobre sus goznes dando paso a una nueva
era, a la nueva creación.
El Espíritu aleteaba sobre la creación y la hacía materna, capaz de dar la vida.
La tierra nacía virgen y ya materna, materna en su virginidad, por el poder del
14

MÁXIMO DE TURIN, Sereno 19: PL 57,571.

15

I. DE LA POTTERIE, Mamá en el misterio de la alianza, Madrid 1993, p.1 73.

16

Cfr las citas patrísticas de este n° 56 de la LG.

17

K. RAHNER, La Inmaculada Concepción, en Escritos de Teología I, Madrid 1961, p.226.

20

Espíritu. Este instante original de la creación, al mismo tiempo virgen y materna,
emerge en la historia de María y encuentra en ella su cumplimiento, por el mismo
poder del Espíritu. El tiempo de plenitud, en el que Dios envía a su Hijo, nacido de
una mujer, corresponde al tiempo primordial y lo lleva a su perfección. Las realidades
del fin son preparadas, en secreto, desde los orígenes: "Publicaré lo que estaba oculto
desde la creación del mundo" (1VIt 13,35). En la maternidad virginal de María se
expresa humanamente el misterio de Dios, que engendra al Hijo en el Espíritu Santo.
En María virgen el fruto madura sin que se marchite la flor; el fruto mismo confiere a
la flor su esplendor. En ella es honrada la tierra virginal y materna, sobre la que aletea
el Espíritu Santo; es honrada toda mujer que da a luz un hijo de Dios y es honrada la
"Hija de Sión", la nación mesiánica que lleva, de parte del Espíritu, al Mesías en sus
entrañas. Es glorificado Dios Padre en su paternidad respecto a Jesús, concebido del
Espíritu Santo y de María.
Sobre María se refleja, como primicia, el resplandor del nuevo Adán, que ella
lleva en su seno. En María, la modelada por la gracia, resplandece la criatura
"recreada" en Cristo, imagen perfecta de Dios. "María es la planta no pisada por la
serpiente, el paraíso concretado en el tiempo histórico, la primavera cuyas flores y
frutos no conocerán jamás el peligro de la contaminación. En María brota un germen
de vida eterna y de una nueva humanidad. En ella está simbólicamente encerrada
toda la creación purificada y transparente de Dios... Con María nos damos cuenta de
que el paraíso no se ha perdido totalmente en el pasado y el reino no está
interminablemente asentado en el futuro; hay un presente en el que la tierra ha
celebrado sus esponsales con el cielo, la carne se ha reconciliado con el espíritu y el
hombre salta de gozo delante del Dios grande". 18
María es el primer fruto de la nueva creación: "Ella, la mujer nueva, está al lado
de Cristo, el hombre nuevo, en cuyo misterio solamente encuentra verdadera luz el
misterio del hombre como prenda y garantía de que en una simple criatura -es decir,
Ella- se ha realizado ya el proyecto de Dios en Cristo para la salvación de todo
hombre" (MC 57). En cuanto plasmada por el Espíritu Santo, colmada y guiada por
El, María es el modelo acabado del hombre realizado en conformidad con la
voluntad y la gracia del Padre. "María no es una mujer entre las mujeres, sino el
advenimiento de la mujer, de la nueva Eva, restituida a su virginidad maternal. El
Espíritu Santo desciende sobre ella y la revela, no como 'instrumento', sino como la
condición humana objetiva de la encarnación". 19
Lo mismo que en el nuevo Adán se contemplan los rasgos de la nueva criatura,
recreada según el proyecto de Dios, así también en María, unida singularmente a El
por la maternidad, se reflejan estos mismos rasgos en la especificidad de su condición
femenina. María atestigua que la vocación del hombre es el amor. Sólo amando, el
hombre manifiesta la imagen de Dios que lleva dentro de sí, grabada en la creación y
recreada en la redención. Fuera del amor el hombre no es realmente hombre.
18

L. BOFF, E! rostro materno de Dios, Madrid 1979, p.284; 158-159.

19

P. EVDOKIMOV, La mujer y la salvación del mundo, Salamanca 1960, p.207.

21

Es cierto que Cristo es el "modelo transcendente de toda perfección humana",
sin embargo, solamente en María, persona humana y sólo humana, nos es posible
descubrir "todo lo que la gracia puede hacer de una criatura humana... La Virgen es,
pues, nuestro modelo sin restricción. En María encontramos la perfección de una
persona humana como nosotros, llevada al punto más alto que sea posible alcanzar", 20
Como se expresan los Padres, "María es el recinto primordial del paraíso, en donde la
flor más bella de la nueva creación no es más que el signo de la fuente divina. Allí se
esconde y se encuentra la fuente secreta, en donde el Logos mismo quiso manifestarse
en el corazón de la criatura humana". 21 Con su fe y obediencia, en contraposición a
Eva, María, cubierta con la sombra del Espíritu Santo, restaura nuestra relación filial
con el Padre en Cristo, su Hijo.

E) MARÍA-EVA
Los dos primeros dogmas marianos -la virginidad y la maternidad- unen
indisolublemente a María con la fe en Cristo. La atención a María surge dentro del
ámbito de interés por su Hijo, Señor y Salvador. Cuando se afirma su condición
divina y su misión salvífica se advierte la necesidad de hablar de la virginidad de
María y de su maternidad divina. Se habla de la Madre para glorificar al Hijo, para
confesar su origen eterno y su significado salvador para los hombres, al nacer de una
mujer.
Un ejemplo evidente del valor cristológico y salvífico de la reflexión de fe sobre
la Madre de Jesús es el paralelismo, que apareció enseguida en la reflexión patrística,
entre Eva y María, forjado sobre el paralelismo paulino entre Adán y Cristo (Rm
5,14; 1Co 15,22-45). María es la primera testigo de la obra de salvación realizada por
el Padre en el Hijo y el Espíritu Santo. Ella nos testifica en primer lugar que la
humanidad, por obra de Cristo y del Espíritu Santo, se ha hecho una humanidad
nueva, recapitulada en el nuevo Adán y en la nueva Eva. El viejo Adán falló y su
pecado arrastró en su caída a toda la humanidad (1Co 15,22). Pero Dios mantuvo su
designio con relación a la humanidad y, de nuevo, lo recreó en el nuevo Adán, Cristo
"espíritu vivificante" (Rm 5,14ss; 1Co 15,45ss). También Eva, la mujer primera,
creada como "ayuda" de Adán, falló "ayudando" a Adán en su caída. Dios, para
devolver al hombre la vida, ha suscitado una nueva Eva, María, que con su fe y
obediencia ha "ayudado" al nuevo Adán, aceptando ser su madre y permitiéndole, de
este modo, llevar a cabo la Redención. Como nueva Eva, "madre de los vivientes",
junto a la cruz de Jesús está María, la "mujer", acogiendo como hijos a los "hermanos
de Jesús" (Jn 20,17Hb 2,11), hijos adoptivos del Padre (Jn 20,17;Ga 4,6-7). María,
nueva Eva, personifica a la Iglesia en cuanto "madre de los vivientes", es decir, de los
rescatados por Cristo. "En Cristo, nuevo Adán, y en María, nueva Eva, se revela el
misterio de tu Iglesia, como primicia de la humanidad redimida". 22
20

L. BOUYER, Humanisme marial, Etudes 87(1954)158-165.

21

L. BOUYER, Le trône de la Sagesse, Paris 1961.

22

Prefacio V de Santa María Virgen.

22

Este paralelismo entre Eva y María aparece ya en el siglo II con Justino y con
Ireneo. San Justino ve una situación análoga en Eva y en María. Sólo que Eva,
desobediente, engendra el pecado y la muerte, mientras que María, con su obediencia
y su fe, engendra la salvación, al hacerse Madre del Salvador:
Si Cristo se ha hecho hombre por medio de la Virgen, es que ha
sido dispuesto (por Dios) que la desobediencia de la serpiente fuera
destruida por el mismo camino que tuvo su origen. Pues Eva, cuando
aún era virgen e incorrupta, habiendo concebido la palabra que le dijo
la serpiente, dio a luz la desobediencia y la muerte; mas la Virgen
María concibió fe y alegría cuando el ángel Gabriel le dio la buena
noticia de que el Espíritu del Señor vendría sobre ella y la fuerza del
Altísimo la sombrearía, por lo cual, lo nacido en ella, santo, sería Hijo
de Dios.23
Y San Ireneo desarrolla este paralelismo entre Eva y María. Para él, el plan de
salvación consiste en la recreación de lo que había destruido el pecado. Para ello,
Cristo ocupa el lugar de Adán, la cruz sustituye al árbol de la caída y María sustituye
a Eva. Después de enunciar las grandes líneas del designio de Dios, escribe:
Paralelamente hallamos a María, virgen obediente. Eva, aún
virgen, se hizo desobediente y así fue causa de muerte para sí y para
todo el género humano. María, virgen obediente, se convirtió en causa
de salvación para sí misma y para todo el género humano... De María
a Eva se restablece el mismo circuito. Pues para desligar lo que está
atado hay que seguir en sentido inverso los nudos de la atadura. Es por
esto por lo que Lucas, al comienzo de la genealogía del Señor (Lc
3,23-38), ha llegado hasta Adán, mostrando que el verdadero camino
de regeneración no va desde los antepasados hasta El, sino desde El
hacia ellos. Y también así es cómo la desobediencia de Eva ha sido
vencida por la obediencia de María. En efecto lo que la virgen Eva ató
con la incredulidad, María lo desató con la fe. 24
Según San Ireneo, María toma el papel de Eva. Eva se hallaba en una situación
particular, de la que dependía la condición y la salvación de todo el género humano.
Eva falló y Dios en su lugar ha puesto a María, que ha vencido con la obediencia y la
fe:
Y como por obra de una virgen desobediente fue el hombre
herido y, precipitado, murió, así también fue reanimado el hombre por
obra de una Virgen, que obedeció a la palabra de Dios, recibiendo la
vida... Porque era conveniente y justo que Adán fuese recapitulado en
Cristo, a fin de que fuera abismado y sumergido lo que es mortal en la
inmortalidad. Y que Eva fuese recapitulada en María, a fin de que una
23

SAN JUSTINO, Diálogo con Tritón 100,4-5: PG 6,709D;712A.

24

SAN IRENEO, Adv. haer. II1,92: PG 7,958-960.

23

Virgen, venida a ser abogada de una virgen, deshiciera y destruyera la
desobediencia virginal mediante la virginal obediencia.25
Eva con su desobediencia atrajo la muerte para sí y para toda la humanidad.
María, en cambio, con su obediencia fue causa de salvación para sí misma y para
toda la humanidad:
Como por la obediencia en el árbol de la cruz, el Señor disolvió la desobediencia
de Adán en el otro árbol, así fue disuelta la seducción por la que había sido mal
seducida aquella virgen Eva destinada a su marido, por la verdad en la cual fue bien
evangelizada por el ángel aquella Virgen María ya desposada. Así como aquella fue
seducida por la palabra del ángel para que huyese de Dios prevaricando de su
palabra, así ésta por la palabra del ángel fue evangelizada para que llevase a Dios por
la obediencia de su palabra, a fin de que la Virgen fuera abogada de la virgen Eva. Y,
para que así como el género humano había sido atado a la muerte por una virgen, así
también fuese desatado de ella por la Virgen. Y que la desobediencia de una virgen
fuese vencida por la obediencia de otra Virgen. Si, pues, el pecado de la primera
criatura fue enmendado por la corrección del Primogénito, y si la sagacidad de la
serpiente fue vencida por la simplicidad de la paloma (Mt 10,16), entonces están
desatados los lazos por los que estábamos ligados a la muerte. 26
Tertuliano aplica el paralelismo de Eva una veces a María y otras a la Iglesia.27
La visión de la Iglesia como Nueva Eva aparece ya en la segunda carta de Clemente:
"Porque la Escritura dice: hizo Dios al hombre, varón y mujer. El varón es Cristo; la
mujer, la Iglesia". 28 La aplicación del doble paralelismo Eva-María y Eva-Iglesia, llevó
a un tercer paralelismo: María-Iglesia. De una y de otra se dice: "La muerte nos vino
por Eva, la vida por María", 29 o por la Iglesia. Inspirado en estos textos patrísticos se
lee en el Missale Gothicum: "Eva ha traído la muerte al mundo; María, la vida. Aquella
con el jugo de la manzana bebió la amargura; ésta, de la fuente de su Hijo bebió la
dulzura".
Eva, "madre de los vivientes", es el nombre que la dio Adán después del pecado
(Gn 3,20). Antes la había llamado "mujer", subrayando la relación entre él y ella (Gn
2,23). Eva había sido creada como "ayuda" del hombre (Gn 2,18-24). Siendo la
primera mujer, Eva, como Adán, está puesta en una situación singular, de la que
depende la suerte del género humano. Seducida por la serpiente, con su
desobediencia, igual que la de Adán, arrastra en su caída a toda la humanidad. Pero,
después de su caída, la mujer recibe la tarea de luchar contra la estirpe de la
serpiente, contra el mal (Gn 3,15). Por eso con Eva y su descendencia se inicia una
25

SAN IRENEO, Demostración de la predicación apostólica 33, Madrid 1992, p. 124ss.

26

SAN IRENEO, Adv. Haer. V,19,1.

TERTULIANO, De carne Christi 17: PL 2,782; De anima 43: PL 2,723; Adv. Marcionem 2,4:PL 2,4:PL 2,289; en este
último texto une las dos aplicaciones: a María y a la Iglesia.
27

28

CLEMENTE, Epistola ad Corinthios 14,2.

29

SAN JERÓNIMO, Epistola 22,21: PL 22,408.

24

lucha perenne entre los hombres y la serpiente, el Maligno. En esta lucha la
maternidad de la mujer cobra una importancia fundamental, pues será un
descendiente de ella quien vencerá, aplastando la cabeza de la serpiente.
Cristo, nuevo Adán, también ha dado a su madre el nombre de "mujer" (Jn
2,4;19,26), nombre que la dará también la Iglesia (Ap 12,1.6). María toma el lugar de
Eva, ocupando como ella un lugar único en la economía de la salvación. Frente a la
desobediente Eva, María es "la sierva del Señor" (Lc 1,38), la que se ofrece como
"ayuda" para llevar a término el designio de Dios: 30 "Cuando llegó la plenitud de los
tiempos, Dios mandó a su Hijo, nacido de mujer, para rescatar a los que se hallaban bajo
la ley, para que recibiéramos la filiación adoptiva" (Ga 4,4-5). María participa, como
mujer, en la realización del plan de Dios: la salvación de los hombres. Como Cristo
ocupa el lugar de Adán y la cruz sustituye al árbol del paraíso, María ocupa el lugar
de Eva. Eva acoge la palabra de un ángel caído y María, en cambio, acoge a Gabriel,
"uno de los ángeles que están ante Dios" (Lc 1,19). María, como sierva de Dios,
participa en la salvación, acogiendo en su seno al Salvador y acompañándolo
fielmente hasta la hora de la cruz. Con aceptación plena de la voluntad de Dios,
María declara: "He aquí la sierva del Señor, hágase de mí según tu palabra". Es la
expresión de su deseo de participar en el cumplimiento del designio de Dios. Con su
obediencia se pone al servicio del plan de salvación, que Dios la ha anunciado. En
cuanto mujer se ofrece totalmente como "ayuda" del hombre, convirtiéndose en
Madre del Mesías, permitiéndole ser el Nuevo Adán, cabeza de la nueva humanidad.
María, pues, a diferencia de Eva, ha asumido el papel de la virgen obediente, causa
de salvación para sí y para todo el género humano.
Desde la cruz, cuando todo se ha cumplido, Jesús llama a su madre "Mujer" y le
confiere una maternidad en relación a todos los hombres. Ella es "la madre de los
vivientes". El árbol de la cruz ha sustituido al árbol de la caída.
La cruz es su contrario: árbol de la vida. Del costado de Cristo muerto, y con el
corazón traspasado, como de Adán dormido, brota la nueva vida. Se ha cumplido el
juicio sobre la serpiente: "Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este
mundo será arrojado fuera. Pues, cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos
hacia mí" (Jn 12,31-32). Todas las realidades del comienzo, destruidas por el pecado,
han sido restituidas a su estado original. Cristo es puesto en "el jardín", "en el que
había un sepulcro nuevo, en el que nadie todavía había sido puesto" (Jn 19,41).
La mujer, alegría y ayuda adecuada del hombre, se convirtió en tentación para el
hombre, pero siguió siendo "madre de todos los vivientes": Eva, como es llamada
después del pecado. Ella conserva el misterio de la vida, la fuerza antagonista de la
muerte, que ha introducido el pecado, como poder de la nada opuesto al Dios
creador de la vida. La mujer, que ofrece al hombre el fruto de la muerte, es también el
seno de la vida; de este modo, la mujer, que lleva en sí la llave de la vida, toca
directamente el misterio de Dios, de quien en definitiva proviene toda vida, pues Él es
Siervo, en la Escritura, se aplica a los elegidos de Dios para realizar sus planes. Cfr Is 42,1-9; 49,1-6: 50,9- 11;
52,13-53,12.
30

25

el Viviente, la misma Vida. María es "la mujer", madre del Viviente y de todos los
vivientes.
Esta simbología Eva-María la desarrolla ampliamente el arte cristiano. Sobre las
puertas de la catedral alemana de Hildesheim, el obispo Bernward (s.XI) opuso a Eva
y a María; y sobre su evangeliario quiso que el busto de Eva fuese pintado sobre la
puerta cerrada del paraíso, mientras María aparecía sobre la puerta abierta del cielo.
En él puso esta inscripción: "La puerta del paraíso, cerrada por la primera Eva, ya ha
sido abierta para todos por medio de santa María". María es la Viviente por
excelencia, es decir, la nueva Eva, que transmite la vida, pues ha sido liberada del
poder de la muerte por el Señor de la vida.
Concluyo con una cita del cardenal J.H. Newman: "Como Eva fue desobediente
e infiel, María fue obediente y creyente. Como Eva fue la causa de la ruina, así María
fue la causa de la salvación. Como Eva preparó la caída de Adán, así María preparó
la reparación que debía realizar el Redentor. Si Eva cooperó a un gran mal, María
cooperó a un bien aún más grande". Es lo que canta la liturgia del Adviento:
Te alabamos, Padre santo, por el misterio de la Virgen Madre. Porque, si del
antiguo adversario nos vino la ruina, en el seno virginal de la hija de Sión ha
germinado aquel que nos nutre con el pan de los ángeles... La gracia que Eva nos
arrebató nos ha sido devuelta en María. En ella, madre de todos los hombres, la
maternidad, redimida del pecado y de la muerte, se abre al don de una vida nueva.
Allí donde había crecido el pecado, se ha desbordado tu misericordia en Cristo,
nuestro Salvador.31

F) LA MUJER VESTIDA DE SOL
En la historia de la salvación, el final explica los comienzos, pues la plenitud
ilumina y da sentido al conjunto. La mujer de Ap 12, que con los dolores del parto da
a luz al Salvador, representa la unidad indisoluble de toda la comunidad de Dios:
Israel-María-Iglesia.
El designio del Padre estaba inscrito en el mundo mismo antes de la historia de
los primeros hombres, pues todo es creado en Cristo y hacia Cristo y todo subsiste en
El. El germen de la nueva creación ya estaba sembrado en la primera. La creación
estaba destinada desde siempre a concebir en ella al Hijo y a la multitud de sus
hermanos reunidos en torno a El. La creación nace bajo el bautismo de las alas
maternales del Espíritu: "Y el Espíritu de Dios aleteaba sobre las aguas" (Gn 1,2).
El Espíritu creador, eterna concepción divina, da a la tierra su ser maternal, el
seno en el que Dios engendra a su Hijo en el mundo, la cuna de Aquel hacia quien
todo fue creado. El Espíritu, que aleteaba sobre las aguas vírgenes y maternales de la
creación, aleteará un día sobre una mujer del linaje de Adán. Sembrada en la
creación entera, la promesa mesiánica se ha concentrado después en una nación
31

Prefacio IV de Adviento. Cfr S. ROSSO, Adviento, NDM, p. 33-64.

26

elegida, Israel, y se cumplirá en una mujer de ese pueblo, María, Hija de Sión. El
Espíritu, que aleteaba sobre las aguas y acompañaba a Israel, se ha posado sobre
María y ha hecho madurar en ella el fruto prometido, el fruto bendito de su vientre:
Jesús. La vocación de esta mujer se remonta, pues, al alba de la creación: ella lleva a
término la vocación de la tierra, la vocación de Israel. La liturgia pone en sus labios:
"Desde la eternidad fui constituida; desde el comienzo, antes del origen de la
tierra" (Pr 8,23). 32
La mujer vestida de sol es, en su interpretación más primitiva, el símbolo de la
Iglesia. El número de estrellas es una prueba de ello. Los números, tan usados en el
Apocalipsis, son "cifras", que todo lector iniciado sabe descifrar (Ap 13,18). Doce, y
sus múltiplos, es la cifra eclesial, el indicativo de la Iglesia (Ap 21,14). Pero la Iglesia
no es una colectividad, sino una comunidad de personas, unidas a Cristo y entre sí
por el Espíritu Santo. La Iglesia, por ello, se personaliza en cada fiel: "La Iglesia
entera está en cada uno". 33 Está toda entera, de un modo singular, personificada en
María.
La mujer con doce estrellas, madre de Cristo, es símbolo de la Iglesia de la
primera alianza,34 que lleva en su carne al Mesías que había de venir. Es también el
símbolo de la Iglesia del Nuevo Testamento, que, tras el nacimiento de Cristo, da a
luz "al resto de su descendencia" (Ap 12,17). María es la persona en quien Israel ha
dado a luz para el mundo a Cristo; y es también a María a quien Cristo, señalando al
discípulo, ha dicho: "He ahí a tu hijo" (Jn 19,26). La Iglesia de la primera alianza y la
de la última se unen en María y se expresan en ella: "La Iglesia está toda entera en
María". María es el icono de la Iglesia, porque en ella se encuentra contenido,
personalizado, todo el misterio de la Iglesia, como en ningún otro miembro de la
Iglesia.
Para el pensamiento oriental, como se expresa su conocido representante P.
Evdokimov, "la Virgen es el corazón de la Iglesia", pero también es "la ofrenda más
pura" de la humanidad, la "consanguínea" de Cristo y la prefiguración de la Iglesia:
La humanidad lleva su ofrenda más pura, la Virgen, y Dios la
convierte en el lugar de su nacimiento y en la Madre de todos los
vivientes, la Eva cumplida: "¿Qué podemos ofrecerte, oh Cristo? El
cielo te ofrece los ángeles, la tierra te presenta sus dones, pero nosotros
los hombres te ofrecemos una Madre-Virgen", canta la Iglesia en la
vigilia de Navidad. Como se ve, María no es "una mujer entre las
mujeres", sino el advenimiento de la Mujer restituida a su virginidad
maternal. En la Virgen toda la humanidad engendra a Dios y por eso
María es la nueva Eva-Vida; su protección maternal, que cubría al
niño Jesús, cubre ahora al universo y a cada uno de los hombres... Su
32

Fiesta de la Presentación.

33

SAN PEDRO DAMIÁN, Opuso. XI, Dominus vobiscum, 5 y 6: PL 145,235.

34

Iglesia es la traducción de la palabra hebrea gahal, que designa a la asamblea de Israel.

27

humanidad, su carne, se hacen la de Cristo; su Madre se hace
"consanguínea" suya y ella es la primera que realiza el fin último para
el que ha sido creado el hombre. Y al engendrar a Cristo, como Eva
universal, lo engendra para todos y lo engendra en cada alma; por ello
toda la Iglesia "se alegra en la Virgen bendita" (S. Efrén). De este
modo la Iglesia es prefigurada en su función de matriz mística, de
engendradora perpetua, de perpetua Theothókos.35
La Virgen María, modelada por el Espíritu Santo, es cantada en la liturgia como
primicia de la nueva creación:
En verdad es justo darte gracias, Padre Santo, porque hiciste a
santa María Virgen madre y cooperadora de Cristo, autor de la nueva
alianza, y la constituiste primicia de tu nuevo pueblo. Porque ella,
concebida sin mancha, y colmada con los dones de la gracia, es en
verdad la nueva mujer, la primera discípula de la nueva ley; la mujer
alegre en el servicio, dócil a la voz del Espíritu Santo, solícita en
custodiar tu palabra; la mujer dichosa por la fe, bendita por su Fruto,
enaltecida entre los humildes; la mujer fuerte en la tribulación; fiel al
pie de la cruz de su Hijo, gloriosa en su salida de este mundo.36

35

P. EVDOKIMOV, L'ortodossia, Bologna 1965, p. 215.

36

Prefacio de la Misa "Santa María la mujer nueva".

28

2. BENDITA TÚ QUE HAS CREÍDO
A) HIJA DE ABRAHAM
La fe de María es la fuerza integradora de su vida. Si hay algo que revela la
grandeza de María es la exclamación de Isabel: "Dichosa la que ha creído que se
cumpliría lo que le fue dicho de parte del Señor" (Le 1,45).1 María es un signo de la
gracia de Dios y de la actitud responsorial a la iniciativa libre y benevolente de Dios.
La fe de María puede parangonarse a la de Abraham, llamado por el Apóstol
"nuestro padre en la fe" (Rm 4,12). En la economía salvífica de la revelación divina, la
fe de Abraham constituye el comienzo de la Antigua Alianza; la fe de María en la
anunciación da comienzo a la Nueva Alianza (RM 14).
María está situada en el punto final de la historia del pueblo elegido, en
correspondencia con Abraham (Mt 1,2-16). Abraham es el padre de los creyentes
(Rm 4) y el paradigma de los justificados por la fe. A Abraham le fue hecha la
promesa de un hijo y de una tierra (Gn 12,1ss); y efectivamente, aún siendo anciano,
Dios le dio un hijo de Sara, su mujer estéril. Y, cuando Dios le pidió a Isaac, el hijo de
la promesa, el patriarca obedeció, "pensando que poderoso era Dios aún para
resucitar de entre los muertos" (Hb 11,19), y Dios en el monte proveyó con un
cordero. Abraham en su historia vio que Dios es fiel; aprendió existencialmente a
creer. Apoyado en Dios recibe la fecundidad de su promesa.
Abraham, el padre de los creyentes, es el germen y el prototipo de la fe en Dios.
Y en María encuentra su culminación el camino iniciado por Abraham. El largo
camino de la historia de la salvación, por el desierto, la tierra prometida y el destierro,
se concretiza en el resto de Israel, en María, la hija de Sión, madre del Salvador.
María es la culminación de la espera mesiánica, la realización de la promesa. El
Señor, haciendo grandes cosas en María "acogió a Israel su siervo, acordándose de su
misericordia, como había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y su
descendencia por siempre" (Lc 1,54-55). Así toda la historia de la salvación
desemboca en Cristo, "nacido de mujer" (Ga 4,4). María es el "pueblo de Dios", que
da "el fruto bendito" a los hombres por la potencia de la gracia creadora de Dios.2
María, hija de Abraham, con su fe supera las incredulidades de los hijos de
Abraham. En María se cumple el signo que Acaz, en su incredulidad, no había
querido pedir a Dios, cuando, por el profeta Isaías le invitaba a confiar en Él en vez
de aliarse con Asiria: "He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le
pondrán por nombre Emmanuel" (Mt 1,23; Is 7,14). María no duda de Dios, como lo
hizo Acaz. La fe de María borra la incredulidad de Israel y así madura en el seno de
Israel el "fruto bendito" de Emmanuel.

1

R. GUARDINI, El Señor I, Madrid 1960, p.33 Y. CONGAR, María y la Iglesia, Barcelona 1967, p. 455-465.

2

CEC 144-149.

29

El acto de fe presupone una experiencia inicial de conocimiento inmediato y
sensible. Dios se comunica con los hombres a través del tacto, del oído, de la vista (1Jn
1,1-3). Esta es la experiencia de los apóstoles. Pero existe otra experiencia más
profunda aún, corporal y espiritual, que es la experiencia de María: "En la
encrucijada de todos los caminos, que van del antiguo al nuevo testamento, se sitúa la
experiencia mariana de Dios, tan rica y al mismo tiempo tan misteriosa que apenas
puede describirse; y tan importante que aparece siempre como trasfondo de lo que se
manifiesta. En María, Sión se transforma en la Iglesia, el Verbo se hace carne, la
cabeza se une al cuerpo. Ella es el lugar de la fecundidad sobreabundante".3 La
característica de la experiencia de María es que se trata de una experiencia maternal,
que implica las profundidades del cuerpo, de su seno.
Ya en las palabras de Isabel - "Dichosa la que ha creído que se cumplirían las
cosas que le fueron dichas de parte del Señor" (Lc 1,45)- se ve que la maternidad
divina de María no fue simplemente una maternidad física, sino maternidad
espiritual, fundada sobre la fe. Como comentará san Agustín: "La Virgen María dio a
luz creyendo al que había concebido creyendo... Después que habló el ángel, ella,
llena de fe, concibiendo a Cristo antes en el corazón que en el seno, respondió: He
aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra". 4 La llena de gracia es
también la "llena de fe". Ha creído lo increíble: que concebiría un hijo por obra del
Espíritu Santo. Y concluye Agustín: "María creyó y en ella se cumplió lo que creyó.
Creamos también nosotros para que lo que se cumplió en ella se realice también en
nosotros".
Ser madre de Jesucristo implica acompañarle en su misión, participar de su
misión, compartiendo sus sufrimientos, como dirá San Pablo: "Sufro en mi carne lo
que falta a la Pasión de Cristo" (Col 1,24). María, como verdadera hija de Abraham,
ha aceptado el sacrificio de su Hijo, el Hijo de la Promesa, pues Dios, que sustituyó la
muerte de Isaac por un carnero, "no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó a
la muerte por todos nosotros" (Rm 8,32), como verdadero Cordero que Dios ha
provisto para que "cargue y quite el pecado del mundo" (Jn 1,29; Ap 5,6). María,
pues, como hija de Abraham, acompaña a su Hijo que, cargado con la leña del
sacrificio, la cruz, sube al monte Calvario. El cuchillo de Abraham, en María, se ha
transformado en. "una espada que le atraviesa el alma" (Lc 2,35).
Con la respuesta de María al ángel - "he aquí la sierva del Señor, se cumpla en
mí lo que has dicho"-, la fe de Abraham y de todo Israel llega a su perfección. Ya a
Abraham se le había pedido una obediencia de fe extraordinaria cuando Dios le pidió
que le restituyera en el Moria aquel don que, por la fe, había recibido, el hijo de la
promesa, en un sacrificio materialmente interrumpido pero espiritualmente cumplido.
Pero con María Dios llega hasta el fondo. Cuando María está bajo la cruz no
interviene ningún ángel que interrumpa el sacrificio del Hijo, y María debe realmente
restituir a Dios su Hijo, el Hijo de la promesa cumplida.
3

U. VON BALTHASAR, Gloria. Una estética teológica I, Madrid 1985, p.299.

4

SAN AGUSTÍN, Sermo 215,4: PL 38,1074.

30

María ofreció a su Hijo ya en el templo,5 con un ofrecimiento que llega a su
culminación en el Calvario. Jesús es el primogénito ofrecido como Isaac pero no
perdonado. Todo primogénito de Israel es rescatado de la muerte, como lo fueron en
Egipto cuando murieron los primogénitos egipcios. Pero Jesús, el Primogénito del
Padre, no fue liberado de la muerte, pues fue ésta la que nos ha liberado a todos de la
muerte. Y María, no sólo se somete a las leyes que mandan la oblación del
primogénito (Ex 13,11-16) y la purificación de la madre (Lv 12,6-8), sino que se nos
presenta como tipo de la aceptación y de la oblación: acoge al Hijo del Padre para
ofrecerlo por nosotros.
Abraham sube al monte con Isaac, su único hijo, y vuelve con todos nosotros,
según se le dice: "Por no haberme negado a tu único hijo, mira las estrellas del cielo,
cuéntalas si puedes, así de numerosa será tu descendencia". La Virgen María sube al
Monte con Jesús, su Hijo, y desciende con todos nosotros, porque desde la cruz Cristo
le dice: "He ahí a tu hijo" y, en Juan, nos señala a nosotros, los discípulos por quienes
El entrega su vida. María, acompañando a su Hijo a la Pasión, nos ha recuperado a
nosotros los pecadores como hijos, pues estaba viviendo en su alma la misión de
Cristo, que era salvarnos a nosotros.
Si Abraham recibe el nombre de "padre de todos nosotros, los creyentes" (Cf.
Rm 4,16), ¿cómo no llamar a María "Madre de todos los creyentes"? Ella hace lo que
siempre hubiera debido hacer el pueblo elegido en Abraham: vivir su historia a partir
de la fe. Se diría que en María se le da una vez más la posibilidad de ser lo que
siempre debiera haber sido según el plan de Dios. La fe que se requiere a María es
propia del Antiguo Testamento: el reconocimiento de que Dios actúa aquí y ahora y
la obediencia a la llamada a colaborar en tal actuación, encaminándose hacia lo
desconocido. Así empezó la vida del pueblo elegido en Abraham. En la hora de la
Anunciación, María se decide a existir enteramente desde la fe. En adelante ella no es
nada al margen de la fe; todo lo que es, es cumplimiento de la fe. La fe se hizo la
forma de su vida personal y la realidad en que creía se convirtió en contenido de su
existencia. Con esa fe María pasa del Antiguo Testamento al Nuevo. Al hacerse
madre se hace cristiana. Este hecho es tan sencillo como profundo. El Redentor de
todos es su Hijo. En la tarea que afecta a todos, ella realiza lo más propio suyo: entrar
como madre en su propia redención.
María, como nos la presenta el icono de la Pistéusasa, es "la que ha creído". Y el
icono bizantino de la Odigitria, "la que indica el camino", nos la muestra indicándonos
el camino de la salvación a través de la "obediencia de la fe": con la mano derecha
nos muestra al Niño sostenido sobre su brazo izquierdo. Así nos la pinta también Juan
Pablo II a lo largo de toda la encíclica Redemptoris Mater: "La fe de Abraham constituye
el inicio de la antigua alianza, la fe de María da inicio a la nueva alianza" (n.14). "La
obediencia de la fe" (Rm 4,11) es el leitmotiv de toda la encíclica. 6 Y la culminación de
El verbo presentar (parastesai, poner delante) que usa Lc 2,22, es un verbo litúrgico-sacrificial; se usa para indicar la
presentación de las ofrendas para el sacrificio.
5

6

Cfr n.13,15,16,18,29.

31

esta obediencia está en el monte Calvario, que recuerda el monte Moria donde sube
Abraham a sacrificar a su hijo Isaac (Gn 22). Esta obediencia de la fe sitúa a María en
camino, recorriendo el itinerario de la fe (RM 39.43), como hizo el mismo Abraham,
saliendo de Ur "hacia la tierra que te indicaré" (Gn 12,1-4), que la carta a los
Hebreos nos presenta como "obediencia de la fe": "Por la fe Abraham, al ser llamado
por Dios, obedeció y salió para el lugar que había de recibir en herencia, y salió sin
saber a dónde iba. Por la fe, peregrinó por la Tierra prometida..." (Hb 11,8ss). Este
peregrinar en la fe es la expresión del camino interior de la historia de María, la
creyente: "La bienaventurada Virgen María avanzó en la peregrinación de la fe y
conservó fielmente su unión con el Hijo hasta la cruz" (LG 58). El "punto de partida
del itinerario de María hacia Dios" fue "el fíat mediante la fe" (RM 14). "En la
penumbra de la fe" (RM 14) procede toda la vida de María, pasando "por la fatiga
del corazón", "por la noche de la fe" (n.17) hasta llegar a la gloria plena del alba de la
resurrección, el día que de lejos Abraham "vio y se alegró" (Jn 8,56).

B) PARA DIOS TODO ES POSIBLE
Abraham, el "padre en la fe" (Rm 4,11-12.16), es la raíz del pueblo de Dios.
Llamado por Dios (Heb 11,8), con su Palabra creadora Dios fecunda el seno de Sara
con Isaac como fecunda el seno de la Virgen María con Jesús, pues "ninguna Palabra
es imposible para Dios" (Gn 18,14; Lc 1,37). La "descendencia" de Abraham llega en
Jesucristo. La Palabra prometida se cumple por la Palabra creadora: en Isaac como
figura y en Jesucristo como realidad definitiva (Ga 3,16).
Así como Cristo es llamado nuevo Adán, nuevo Isaac, Jacob, Moisés, Aarón...,
sin embargo, no es nunca aludido como nuevo Abraham. Es Isaac, su hijo, la figura
de Cristo. Abraham no es figura de Cristo, sino de María. Abraham es constituido
padre por su fe; es la palabra de Dios sobre la fe. Y la fe nunca se le atribuye a Cristo.
Sí se atribuye, en cambio, a María, proclamada bienaventurada por su fe. Abraham y
María han hecho la experiencia de que "para Dios nada es imposible".7
La fe de María, en el instante de la Anunciación, es la culminación de la fe de
Israel. Dios colocó a Abraham ante una promesa paradójica: una posteridad
numerosa como las estrellas del cielo cuando es ya viejo y su esposa estéril. "Abraham
creyó en Dios y Dios se lo reputó como justicia" (Gn 15,5). Así es como Abraham se
convirtió en padre de los creyentes "porque, esperando contra toda esperanza, creyó
según se le había dicho" (Rm 4,18). Como Abraham cree que Dios es capaz de
conciliar la esterilidad de Sara con la maternidad, María cree que el poder divino
puede conciliar la maternidad con su virginidad.
María, que había participado con ansiedad y esperanza virginales en la
expectación de su pueblo en la venida del Mesías; ella, que sobresale entre los "pobres
de Yahveh", que todo lo esperan del Señor, se siente llamada en el momento
culminante de la historia de la fidelidad de Dios y da su consentimiento a los planes
de Dios. Con su fíat María se coloca del lado del acontecimiento de la salvación en
7

Cfr M. THURIAN, María, Madre del Señor, figura de la Iglesia, Bilbao 1968, p. 94ss.

32

Cristo y deja espacio para que Dios actúe. La historia de la salvación, cuya iniciativa
pertenece enteramente a Dios, se acerca al hombre en María, a quien Dios invita a
entrar en ella con la libertad de la fe. Y María se ha fiado de Dios y se ha puesto a su
disposición. Dios ha tomado posesión de su corazón y de su vida. En este marco de la
Anunciación se repite la palabra clave de la historia de Abraham: "Porque nada es
imposible para Dios". De las entrañas muertas de Sara y de la ancianidad de
Abraham Dios suscita un hijo, que no es fruto de la "carne y de la sangre", sino de la
promesa de Dios. Del poder de Dios y de la fe de Abraham ha nacido Isaac. La fe fue
la tierra donde germinó la promesa; en la fe como actitud del hombre se recibe el
poder de Dios. En la virginidad de María y por el poder del Espíritu nace el "llamado
Hijo de Dios", fruto de lo alto y de un corazón hecho apertura ilimitada en la fe en
"quien todo lo puede" (CEC 273).
María se inserta en la nube de creyentes (Hb 12,1; CEC 165 ), siendo la primera
creyente de la nueva alianza, como Abraham es el primero de la antigua alianza. En
María, hija de Israel, se hace presente toda la espera de su pueblo. Israel está
sembrado por la palabra de Dios y engendra en la fe la Palabra. Abraham ha creído y
su hijo es declarado "hijo del espíritu" (Ga 4,29). Sus descendientes son "hijos de la
promesa". La Hija de Sión es consagrada a Dios, es madre por la carne y por la fe en
Dios, que la toma por esposa, y la hace madre en su virginidad. Ella es por excelencia
la hija de Abraham el creyente: "Dichosa tú que has creído" (Lc 1,45), le dice Isabel.
Su mérito fue el de creer. Su virginidad maternal no la aparta de la comunidad judía,
sino que la sitúa en el corazón de su pueblo y en su cumbre. Más que en Sara la
palabra fue operante en ella. Más hijo de la fe que Isaac fue la concepción virginal del
Hijo de Dios en María. La fe en el Dios de los imposibles brilló más en María que en
Abraham.
Abraham creyó la promesa de Dios de que tendría un hijo "aún viendo como
muerto su cuerpo y muerto el seno de Sara" (Rm 4,19; Hb 11,11). Y "por la fe, puesto
a prueba, ofreció a Isaac, y ofrecía a su primogénito, a aquel que era el depositario de
las promesas" (Hb 11,17). Son también los dos momentos fundamentales de la fe de
María. María creyó cuando Dios le anunciaba a ella, virgen, el nacimiento de un hijo
que sería el heredero de las promesas. Y creyó, en segundo lugar, cuando Dios le
pidió que estuviera junto a la cruz cuando era inmolado el Hijo que le había sido
dado. Y aquí aparece la diferencia, la superación en María de la figura. Con
Abraham Dios se detuvo al último momento, sustituyendo a Isaac por un cordero:
"Abraham empuña el cuchillo, pero se le devuelve el hijo... Bien diverso es en el
Nuevo Testamento, entonces la espada traspasó, rompiendo el corazón de María, con
lo que ella recibió un anticipo de la eternidad: esto no lo obtuvo Abraham". 8
Ante lo incomprensible de la promesa divina, Abraham "no cedió a la duda con
incredulidad; más bien, fortalecido en su fe, dio gloria a Dios, con el pleno
convencimiento de que poderoso es Dios para cumplir lo prometido" (Rm 4,20). Es la
fe que brilla en la anunciación y en toda la vida de María. Ante lo incomprensible de
8

S. KIERKEGAARD, Diario X A 572.

33

la actuación de Dios y de las palabras de su Hijo, María no ha cedido a la duda de la
incredulidad, sino que lo ha acogido y ahondado con la meditación en su corazón.
Ella ha acogido la palabra en la tierra buena de su corazón y ha esperado que diera
su fruto.
"María respondió al ángel: ¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?" (Lc
1,34). María, con esta pregunta, no pide una explicación para comprender -como
hace Zacarías (Lc 1,18)-, sino para saber cómo realizar la voluntad de Dios. Pide luz y
ayuda para hacer la voluntad de Dios, que el ángel le ha manifestado. María
pronuncia el fíat en la forma en que Cristo lo pronunciará en Getsemaní: "hágase en
mí según tu voluntad". "Sí, Padre, porque así te ha parecido a Ti..." (Mt 11,26). Es lo
que la Iglesia y cada creyente repite cada día, con la oración del Padrenuestro:
"Hágase tu voluntad".
"En un instante que no pasa jamás y que sigue siendo válido por toda la
eternidad, la palabra de María fue la respuesta de la humanidad, el amén de toda la
creación al sí de Dios" (K. Rahner). En ella es como si Dios interpelase de nuevo a la
libertad humana, ofreciéndole una posibilidad de rescatarse. Este es el significado
profundo del paralelismo, tan repetido en los Padres, Eva-María: "Lo que Eva había
atado con su incredulidad, María lo desató con su fe". 9
De aquí el significado de María para el hombre de hoy, que vive en la
incertidumbre, sintiéndose amenazado por todas partes y ve en peligro el sentido de
su vida. La figura de María le permite mirar con confianza el sentido de su existencia.
En María se percibe con exactitud el eco de su fe en Cristo y el último sentido de la
vida establecido por El: "María es la imagen del hombre redimido por Cristo. En ella
se da a conocer el cambio obrado en el hombre salvado por Cristo y viviente en la
Iglesia. En María se manifiesta con toda su luz la grandeza y dignidad del hombre
redimido, tanto en su estadio inicial, que pertenece a la historia, como en su estadio
de perfección, que cae más allá de la historia". 10 "Si la Iglesia es el ámbito en que nace
la nueva humanidad, María es la célula germinal y su plenitud. Pues ella ha llegado
ya a esa plenitud, hacia la que marcha el pueblo de Dios en peregrinación larga e
incansable". 11

C) CAMINO DE LA FE
El Concilio Vaticano II ha afirmado que María ha caminado en la fe; más aún,
ha "progresado" en la fe: "También la bienaventurada Virgen avanzó en la
peregrinación de la fe y mantuvo fielmente la unión con su Hijo hasta la cruz, en
donde, no sin designio divino, se mantuvo de pie (Jn 19,25)" (LG 58). María se
consagró a la voluntad salvífica de Dios, "como cooperadora de la salvación humana
por la libre fe y obediencia" (LG 56). Esta fe de María, como la de Abraham, va
9

SAN IRENEO, Adv. haer. III,22,4.

10

M. SCHMAUS, Teología dogmática I, Madrid 1963, p.36.

11

Ibídem, p.284.

34

mucho más allá de lo que comprende. Acepta sin reservas la palabra que el Señor la
comunica. Y esa aceptación abarca todo lo que en el camino el Señor le irá
mostrando a su tiempo.
"Ya desde el Antiguo Testamento la figura y la misión de María se presenta
como envuelta en la penumbra de los oráculos proféticos y de las instituciones de
Israel. En los umbrales del Nuevo Testamento se levanta sobre el horizonte de la
historia de la salvación como síntesis ideal del antiguo pueblo de Dios y como madre
del Cristo Mesías. Y luego, a medida que Cristo, 'sol de justicia' (Ml 3,20), va
avanzando por el firmamento de la nueva alianza, María sigue su trayectoria como
sierva y discípula de su Señor, en un crescendo de fe. En el punto más alto de su
culminación, que es el misterio pascual, Cristo hace de su madre la madre de todos sus
discípulos de todos los tiempos. De aquella hora la Iglesia aprende que María
pertenece a los valores constitutivos de su propio Credo".12
María, desde el momento de su fíat, es Israel en persona, es la Iglesia en persona.
Con su fíat se convierte en Madre de Cristo, pero no sólo en sentido biológico, sino
como realización de la alianza establecida por Dios con su pueblo. María es
proclamada dichosa "porque ha creído en el cumplimiento de las palabras del
Señor" (Lc 1,45). Es lo que confirmará más tarde el mismo Jesús, ampliándolo a todos
los creyentes: "Dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la guardan" (Lc 11,28).
En la maternidad de María se da el factum y el mysterium, el hecho y su significado
salvífico: madre en su seno biológicamente y en su corazón por la fe. Las dos cosas
son inseparables. El hecho sin significado quedaría ciego; y el significado sin el hecho,
estaría vacío. La mariología se presenta auténticamente cuando se basa sobre el
acontecimiento interpretado a la luz de la fe. No se puede, por tanto, confinar la
maternidad de María en el orden biológico. La salvación operada por Dios en la
historia se realiza plenamente en el misterio de Cristo y de la Iglesia. Ya la concepción
de Jesús supone una fe que supera la fe de Abraham (y más la de Sara que ríe
incrédula). La Palabra de Dios, que quiere hacerse carne en María, requiere una
aceptación sin reserva, con toda su persona, alma y cuerpo, ofreciendo toda la
naturaleza humana como lugar de la Encarnación.
La fe de María es un acto de amor y de docilidad, suscitado por el amor de Dios,
que está con ella y la llena de gracia. Como acto de amor es un acto totalmente libre.
En María se da plenamente el misterio del encuentro entre la gracia y la libertad.
Esta es la grandeza de María, confirmada por Jesús, cuando una mujer grita en
medio de la gente: "Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te
amamantaron" (Lc 11,27). La mujer proclama bienaventurada a María que ha
llevado a Jesús en su seno. Isabel la había proclamado bienaventurada, en cambio,
porque había creído, que es lo que confirmará Jesús: "Dichosos más bien los que oyen
la palabra de Dios y la guardan" (Lc 11,28). Jesús ayuda a aquella mujer y a todos
nosotros a comprender dónde reside la verdadera grandeza de su Madre, que
"guardaba todas las palabras en su corazón" (Lc 2,19.51).
12

A. SERRA, Biblia, en NDM, Madrid 1988, p.378-379.

35

Ante lo que no entiende, María guarda silencio, un silencio de acogida,
conservando en su corazón esa palabra de Dios, que son los hechos de su Hijo. Es, a
veces, un silencio doloroso, de renuncia, de abandono a los planes de Dios, el Padre
de su Hijo. María fue preservada de todo pecado, pero no de "la fatiga de la fe". Si a
Cristo le costó sudar sangre entrar en la voluntad del Padre, a María no se la privó del
dolor, de la agonía en la peregrinación de la fe, para ser la madre, no sólo física, sino
en la fe, de Jesús, "cumpliendo la voluntad de Dios" (Mc 3,33-35). San Agustín
comenta este texto, diciendo:
¿Acaso la Virgen María no hizo la voluntad del Padre? Ella que,
por la fe creyó, por la fe concibió y fue elegida por Cristo antes de que
Cristo fuera formado en su seno, ¿acaso no hizo la voluntad del Padre?
Santa María hizo la voluntad del Padre enteramente. Y por ello es más
valioso para María haber sido discípula de Cristo que haber sido su
Madre. Antes de llevar al Hijo, llevó en su seno al Maestro. Por ello
fue dichosa, porque escuchó la palabra de Dios y la puso en práctica.13
María es madre de Jesús en lo profundo de su corazón. Lo es por don de Dios y
por su acogida del don: "Hágase en mí según tu palabra" (Lc 1,38). En su fe, María
acoge a Dios, que engendra en ella a su Hijo en el mundo, por obra del Espíritu
Santo. El mérito de María fue el de creer; el de acoger: "El ángel anuncia, la Virgen
escucha, cree y concibe. El espíritu cree, el seno concibe". 14 María acoge en su alma y
en su cuerpo al que es la Palabra de Dios. Esta fe acogedora es, ella misma, un don de
Dios, un fruto del Espíritu. El "he aquí la esclava del Señor" de María nos hace
presente la distancia entre el Señor y la sierva. La sierva obedece al Señor. Pero esta
obediencia, que caracteriza la vida de María y la existencia cristiana, es lo contrario
de la pasividad. El "aguardar despierto", la "disponibilidad activa", es la arcilla
húmeda en la cual, y sólo en ella, puede imprimirse la forma de Cristo. 15 En el
adviento, la Iglesia nos invita a abrazar con especial afecto a María, porque de ella
misma, que durante nueve meses llevó a Jesús en su seno, tuvo origen nuestro
adviento.
Fe y virginidad maternal están unidas en María. La fe es siempre virginal, se
apoya siempre en Dios, busca en Él la salvación y cree en lo imposible. La Virgen
María se entrega al poder que triunfa en la flaqueza (2Co 12,9), al Dios de lo
imposible (Le 1,37), que "de las piedras puede suscitar hijos de Abraham" (Mt 3,9).
En su virginidad creyente, María es el símbolo acabado de la fe. El Espíritu es la
fuerza de su fe y de su maternidad y el sello de su virginidad: él suscita la vida de
María, dando la fe que acoge esta vida. La fe forma parte de la gracia de la
maternidad que Dios concede a María.

13

SAN AGUSTÍN, Sereno 72A.

14

SAN AGUSTÍN, Sermo 13: PL 38,1019.

15

U. VON BALTHASAR, Gloria I, p.502.

36

Pero siendo toda receptiva, María no está pasiva, coopera en su corazón y en su
cuerpo. Pues el espíritu que se apodera de ella es el dinamismo de Dios, que se
derrama en el hombre haciéndolo participar de su acción. Receptora, la fe es activa:
acoge con solicitud. María concibió en su alma antes que en su cuerpo: ésta es la
forma de actuar de Dios, cuya gracia se da haciéndose acoger por la fe.

D) DISCÍPULA DE CRISTO
El plan divino al que María presta su consentimiento, la transciende por
completo, hasta el punto de que ella misma tiene que abrirse a la fe en Él. Y el
misterio, que la envolvió a ella, envuelve a todo creyente que se acerca a ella y, a
través de ella, al misterio de Cristo, su Hijo.
Al principio es la madre la primera en educar al Hijo, introduciéndolo en el
conocimiento del Antiguo Testamento, que lo lleva a descubrir la misión de su vida,
como cumplimiento de las promesas. Pero, en realidad, no ha sido la madre, sino el
descubrimiento propio, en el Espíritu, del mandato del Padre lo que le ha revelado su
propia identidad y su misión salvadora. Y aquí se trastrueca la relación entre María y
su Hijo. Será el Hijo quien eduque a su Madre, que pasa a ser discípula de su Hijo.
María, como discípula de Cristo, caminará en la fe hasta llegar a la madurez que
la permita estar en pie bajo la cruz y poder, luego, en la Iglesia en oración, recibir el
Espíritu Santo destinado a todos los creyentes.
Este camino de la fe, como discípula de Cristo, está marcado desde el principio
por el signo de la espada anunciada por Simeón y que, a lo largo de su vida,
traspasará su alma. Todas las escenas que nos trasmiten los evangelios están marcadas
por este signo de la espada. Es cierto que Jesús le ha estado sometido por treinta años
(U 2,51). Pero Jesús ha llevado a su madre desde la relación física con Él a una
relación en la fe. Lo importante es la fe en Él como Palabra de Dios hecha carne.
Jesús, con sus bruscas respuestas irá cortando los lazos carnales, para llevar a su
madre a una fe totalmente abierta al plan de Dios, su Padre, el único que cuenta,
aunque José y María "no lo comprendan" (Le 2,50). Es la "hora" fijada por el Padre la
que Él espera para manifestarse y no la de María: "¿Qué tengo que ver yo contigo,
mujer?" (Jn 2,4). Sólo su fe, que la lleva a decir: "haced lo que Él os diga", obtiene una
anticipación simbólica de la hora de la salvación en la cruz.
Cuando a Jesús le anuncien que su madre ha ido a visitarlo y que está a la
puerta, no la recibirá, sino que señalando a sus discípulos dirá: "¡He aquí mi madre y
mis hermanos! Quien cumple la voluntad de Dios, éste es mi hermano, mi hermana y
mi madre" (Mc 3,34-35). ¡La primera en cumplir la voluntad de Dios entre todos los
presentes es María! ¿Pero lo habrá comprendido ella misma? La espada de Simeón
seguramente ha seguido penetrando su alma en su regreso a casa. Su Hijo se le
escapa. Ella sólo lo encuentra entre los oyentes de su palabra. Jesús no le consiente
que se sienta dichosa "por haberlo llevado en su seno y haberlo amamantado".
Dichosa, sí, pero "dichosa tú, porque has creído que se cumplirían en ti las palabras

37

que te han sido dichas", pues "dichosos más bien los que escuchan la palabra de Dios
y la guardan" (Lc 11,28).
Es el Hijo el primero en usar la espada que atraviesa el alma de María. Pero así
Jesús prepara a su madre para que pueda permanecer junto a la cruz entregando al
Hijo al Padre por los hombres y alumbrando a la Iglesia como madre del Cristo,
Cabeza y cuerpo: "Mujer, ahí tienes a tu hijo" (Jn 19,26). Como Jesús experimenta el
abandono del Padre así la madre experimenta el abandono del Hijo. Así la fe de
María llega a su plenitud para poder asumir la maternidad espiritual de todos los
nuevos hermanos de Jesús.
Si Jesús fue tentado, María, que se mantuvo siempre unida a Él, también lo fue.
La fe se prueba en el crisol (1P 1,7). El Apocalipsis dirá que el "dragón se detuvo
delante de la mujer que iba a dar a luz" y que "se lanzó contra la mujer que había
dado a luz al Hijo varón" (Ap 11,4.13). Es cierto que aquí la mujer es directamente la
Iglesia, pero María es "figura de la Iglesia" y no puede serlo sin pasar por esta prueba
tan fundamental en la vida de la Iglesia. Los Padres han repetido que lo que se dice
universalmente de la Iglesia se dice de modo singular de cada creyente y de modo
especial de María.
En esta peregrinación de la fe, como hija de Abraham, María se mantuvo fiel
hasta la cruz. Y habiendo seguido a Cristo en esta vida, le siguió también en el
triunfo, asunta en cuerpo y alma a los cielos. Y por eso sigue presente, guiando en el
camino de la fe a todos los discípulos de Cristo: "María, cuya historia nos atestigua
que fue la Madre del Señor, vive hoy en la comunión de los santos; puesto que posee
esta existencia actual, está en relación con la vida de la Iglesia y con la vida de fe de
los cristianos"16 María, que participa de la liturgia celeste en torno al Cordero,
continúa en el cielo, en la comunión de los santos, aquella oración que hacía en el
cenáculo esperando Pentecostés (Hch 1,14).
"En la expresión feliz la que ha creído podemos encontrar como una clave que nos
abre a la realidad íntima de María" (RM 19). Toda la encíclica Redemptoris Mater sigue
esta clave. Según el Papa:
María recorrió un duro camino de fe, que conoció una particular
fatiga del corazón" o «noche de la fe" (18), cuando participó en la
"trágica experiencia del Gólgota" (26). Su fe fue como la de Abraham,
"esperando contra toda esperanza" (14), de modo que al pie de la cruz
llegó hasta el heroísmo (18). La fe de María fue un "constante contacto
con el misterio inefable de Dios" (17), pero sobre todo un "abandono"
en las manos de Dios sin reservas y una consagración total de sí misma
al Señor (13). Y actualmente ya "la peregrinación de la fe no pertenece
a la madre del Hijo de Dios" (16), pues ha superado el umbral de la
visión cara a cara. Pero, "en la Iglesia de entonces y de siempre, María
ha sido y es sobre todo la que es feliz porque ha creído: ha sido la
16

M. THURIAN, Figura, dottrina e lode di Maria nel dialogo ecumenico, II Refino 28(1983)245.

38

primera en creer" (26). Todos los testigos de Cristo, "en cierto modo
participan de la fe de María" (27); más aún, "la fe de María se
convierte sin cesar en la fe del pueblo de Dios en camino. Es una fe
que se transmite al mismo tiempo mediante el conocimiento y el
corazón. Se adquiere o se vuelve a adquirir constantemente mediante
la oración" (28).
En el prefacio de "La Bienaventurada Virgen María, linaje escogido de Israel",
la Iglesia canta:
En verdad es justo darte gracias, Señor, Padre santo: Que en la
Bienaventurada Virgen María pusiste fin y coronamiento a Israel y
diste inicio a la Iglesia, para hacer patente a todos los pueblos que la
salvación viene de Israel, que tu nueva familia brota de un tronco
sagrado. Pues, María, por su condición, es la hija de Adán que, por su
inocencia, reparó la culpa de la madre; ella, por la fe, es del linaje de
Abraham, porque, creyendo, concibió en su seno virginal; ella, por la
estirpe, es del tronco y de la raíz de Jesé, de la que brotó, cual bella
flor, Jesucristo, Señor nuestro.

39

3. BENDITA TÚ ENTRE LAS MUJERES
"Desde Sión, la hermosa, Dios resplandece"
Sal 50,2.

A) MATERNIDAD VIRGINAL
La Iglesia en su profunda perfección es femenina. Ya en el Antiguo Testamento
la comunidad de Israel es descrita ante Dios como novia o esposa. Y lo mismo la
Iglesia, en el Nuevo Testamento, aparece como esposa en relación con Cristo (2Co
11, 1ss) que llega a las bodas escatológicas entre el Cordero y la mujer adornada para
la fiesta. Esta feminidad de la Iglesia abarca la totalidad interna de la Iglesia, mientras
que los ministerios, incluso apostólicos, no son más que funciones dentro de ella.
Para situar a María en el plan de salvación, que el Señor nos ha revelado, es
necesario ver la continuidad entre el nuevo y el antiguo Testamento. Toda la obra
salvífica tiene a Dios por autor, aunque la ha realizado mediante algunos elegidos.
María entra en esta nube de elegidos, testigos del actuar de Dios. En ellos
descubrimos el ser de Dios a través de su actuar. De este modo la vocación de algunas
mujeres de la historia de la salvación nos ayuda a comprender la vocación de María
dentro del plan de salvación de Dios. Las mujeres estériles, que conciben un hijo por
la fuerza de Dios, son signo del actuar gratuito de Dios, que es fiel a sus promesas de
salvación.
La llamada de María, en la plenitud de los tiempos, es una llamada singular,
enteramente gratuita de parte de Dios. Y, sin embargo, no está disociada de la historia
de la promesa y del actuar de Dios en esa larga historia. No se trata de aplicar a
María textos bíblicos "por acomodación", sino de ver a través de la actuación de Dios
en otras vocaciones, cómo es el actuar de Dios en su plan de salvación y que se realiza
plenamente en María, madre del Salvador. San Lucas mismo nos presenta la
concepción de Jesús en el seno de María en continuidad -y discontinuidad, por su
singularidad- con el Antiguo Testamento, al narrarnos el anuncio a María en
paralelismo con el anuncio de Juan Bautista en el seno de Isabel, vieja y estéril (Lc
1,13.18) y al responder a María con las mismas palabras dirigidas a Sara, la estéril, al
concebir a Isaac: "porque nada es imposible para Dios" (Lc 1,37). De este modo
Lucas pone la maternidad virginal de María en correspondencia con las
intervenciones de Dios en el origen de la existencia de sus elegidos.1
La virginidad de María es un dato de fe proclamado por toda la tradición de la
Iglesia. Ya San Ignacio de Antioquía escribía a los cristianos de Éfeso: "Nuestro Dios,
Jesucristo, fue llevado en el seno de María según el designio divino porque ella
provenía de la descendencia de David.

1

C.I. GONZÁLEZ, María, Evangelizada y Evangelizadora, Bogotá 1989.

40

Pero esto sucedió por obra del Espíritu Santo". Y lo mismo proclama el Credo
Apostólico, que confiesa que Jesús ha "nacido de María Virgen por obra del Espíritu
Santo".
La virginidad de María exalta, en primer lugar, la divinidad de Cristo, que no
nace "de la sangre, ni del deseo de la carne, o del deseo del hombre" (Jn 1,13). Si se
niega la concepción virginal de Cristo por parte de María, se está admitiendo la
intervención de un padre terreno en su nacimiento en la carne. Y esto significa negar
el origen divino de Cristo o la unidad de la persona de Cristo, como hacía Nestorio,
quien afirmaba que, en Cristo, junto a la persona del Hijo de Dios, había otra
persona humana engendrada por un hombre. Poner entre Cristo y el Padre que está
en los cielos un padre humano sería destruir todo el evangelio. San Ambrosio, contra
los docetas, considera que el nacimiento de Cristo no es aparente, sino real. Cristo era
simultáneamente Dios y hombre, verdadero Dios y verdadero hombre. Como
consecuencia del nacimiento del Hijo, la Theotókos se ha hallado libre de la esclavitud
del pecado y, por ello, su virginidad ha quedado intacta. Con la encarnación del
Verbo se ha inaugurado la nueva creación y el nuevo nacimiento de la Iglesia, réplica
y manifestación terrena de su nacimiento eterno y arquetipo y garantía del
nacimiento bautismal. 2
María resplandece con una luz que no es propia ni finalizada en ella. Está, como
una vidriera, traspasada por la luz del Sol. Esa luz del sol, a través de María, nos llega
viva y gloriosa. Todo cristiano está llamado a ser vidriera o espejo de la gloria de
Dios: "Todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos, como en un espejo, la
gloria del Señor, nos vamos transformando en esa misma imagen cada vez más
gloriosos" (2Co 3,18). En María esto se ha realizado perfectamente: "En su vida
terrena ella ha realizado la figura perfecta del discípulo de Cristo, espejo de todas las
virtudes".3 Como Juan Bautista, no es María la luz, pero da testimonio de la luz (Jn
1,8). Sólo Cristo es la luz del mundo, pero María, más que cualquier otro, da
testimonio de la Luz. En María, pura transparencia, la luz de Dios se ha difundido
viva en toda su riqueza: "Espejo nítido y santo de la infinita belleza".4
En los himnos marianos de las iglesias orientales se aplicarán a María, como
expresión de su maternidad virginal,-diversos hechos milagrosos de la Escritura, como
el de la zarza ardiente, que arde y no se consume (Ex 3), el vellón de Gedeón sobre el
que cae el rocío milagrosamente (Jc 6,36-40), el bastón de Aarón que florece (Nm
17,16-26). Estos milagros revelan cómo el contacto con Dios renueva y transfigura la
creación, superando las leyes naturales, que rigen el mundo caído por el pecado. Estos
hechos son signos de la renovación escatológica de toda la creación y, al mismo
tiempo, son figuras del milagro de la virginidad inviolada de María en el nacimiento
del Verbo divino encarnado en ella.

2

SAN AMBROSIO, De incarnationis Dominicas sacramento liben unos, PL 16,817-846.

3

PABLO VI, Discurso de clausura de la 3' sesión del Concilio Vaticano II, el 21-11-1964.

4

Idem, Discurso de clausura del Concilio, el 8-12-1965.

41

Y esto lleva a la afirmación de la virginidad después del parto. La santificación
única, fruto de la posesión de María por el Espíritu Santo, supone una vida singular,
íntegramente consagrada a Dios. Se aplica a María la visión del templo de Ezequiel:
la puerta del templo debe quedar cerrada porque ha pasado por ella el Señor (Ez
44,2). Este quedar permanentemente cerrada la puerta del templo se hace signo de la
virginidad perpetua de María. Habiendo pasado por ella el Señor, queda cerrada
como morada de Dios para siempre.
El vellón de lana de la historia de Gedeón es uno de los símbolos más
repetidos en la liturgia y piedad mariana. "Gedeón dijo a Dios: Si verdaderamente
vas a salvar por mi mano a Israel, como has dicho, yo voy a tender un vellón de lana
sobre la era; si al alba hay rocío solamente sobre el vellón y todo el suelo queda seco,
sabré que tú salvarás a Israel por mi mano, como has prometido" (Jc 6,36ss). En el
simbolismo mariano el vellón es visto como imagen del seno de María, fecundado por
el rocío de lo alto, el Espíritu Santo.
En un ambiente seco como el de Palestina, el rocío es signo de bendición (Gn
27,28), es un don divino precioso (Jb 38,28;Dt 33,13), símbolo del amor divino (Os
14,6) y señal de fraternidad entre los hombres (Sal 133,3); es, igualmente, principio de
resurrección, como canta Isaías: "Revivirán tus muertos, tus cadáveres revivirán,
despertarán y darán gritos de júbilo los moradores del polvo; porque rocío luminoso
es tu rocío, y la tierra echará de su seno las sombras" (Is 26,19). Es fácil, pues,
establecer el paralelismo entre el vellón y el rocío, por un lado, y, por otro, el seno de
María fecundado por el Espíritu Santo y transformado en principio de vida divina. El
vellón es el seno de María en el que cae el rocío divino del Espíritu Santo que
engendra a Cristo. La liturgia sirio-maronita canta:
Oh Cristo, Verbo del Padre,
tú has descendido como lluvia
sobre el campo de la Virgen y,
como grano de trigo perfecto,
has aparecido allí
donde ningún sembrador
había jamás sembrado
y te has convertido en alimento del mundo...
Nosotros te glorificamos, Virgen Madre de Dios,
vellón que absorbió el rocío celestial,
campo de trigo bendecido
para saciar el hambre del mundo.
Virginidad y maternidad divina se entrecruzan en la imagen del vellón
empapado de rocío. La grandeza de María está en esta irrupción de lo divino en lo
humano, que está abierto y disponible a lo divino. Y, de este modo, en María brilla
para la Iglesia un horizonte de luz y gracia, como signo de un mundo renovado sobre

42

el que desciende el rocío vivificante de Dios.5 Y, junto al símbolo del vellón, hay otros
muchos en la tradición patrística. San Efrén canta: "Vara de Aarón que germina, tu
flor, María, es tu Hijo, nuestro Dios y Creador". La "puerta cerrada" del templo de
Ezequiel - "Esta puerta permanecerá cerrada. No se la abrirá y nadie pasará por ella,
porque por ella ha pasado Yahveh, el Dios de Israel. Quedará, pues cerrada" (Ez
44,2)- es un signo de María: "Tú eres la puerta cerrada, abierta sólo a la Palabra de
Dios". Junto con la imagen del "huerto cerrado" del Cantar de los cantares será un
símbolo de la virginidad de María, por la que pasa el Señor sin romper los sellos de su
virginidad.
La piedad mariana ha asumido toda esta constelación de símbolos del Antiguo
Testamento, transfigurándolos y haciéndoles brillar con una nueva luz. En la Edad
media Walther von der Vogelweide celebra a María: "Tú; sierva y madre, mira a la
cristiandad en angustia. Tú, vara florida de Aarón, aurora de la mañana que nace,
puerta de Ezequiel que jamás nadie abrió, a través de la cual pasaba la gloria del rey.
Una zarza que arde y no deja ninguna quemadura: verde e intacta en todo su
esplendor, preservada de todo ardor. Era ésta la sierva, la toda pura, la Virgen
inmaculada; tú eres semejante al vellón de Gedeón, bañado por Dios con su celeste
rocío".

B) MUJERES ESTÉRILES, FIGURAS DE MARÍA
Por su maternidad virginal María es situada en la línea de las mujeres de la
historia de la salvación, cuya esterilidad fue especialmente bendecida por Dios,
haciéndolas fecundas (CEC 488-489). Desde Sara, la mujer de Abraham, hasta Ana,
la madre de Samuel, y en el nuevo Testamento Isabel, la madre de Juan Bautista,
aparece la voluntad de Dios de conceder a una mujer estéril un hijo predestinado a
una misión particular. En la esterilidad humana, Dios muestra que el hijo es fruto
únicamente de su designio y de su poder. Cuando Dios quiere suscitar un salvador de
Israel, Dios lo hace en la esterilidad humana para que aparezca clara la gratuidad de
su intervención. En este contexto aparece la profecía de Isaías sobre la virgen que
concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrá por nombre Emmanuel, Dios con
nosotros. Esta actuación de Dios culmina en María, la virgen de Nazaret, que
concebirá y dará a luz al Mesías. María, hija de Sión, recoge y sintetiza en sí la
herencia de su pueblo. "La sorpresa inesperada del acontecimiento es la regla de la
actuación de Dios. El ser más inadecuado, aquel en el que nadie habría pensado (y él
menos que nadie), se convierte en objeto de la llamada de Dios. Inadecuadas son las
mujeres estériles para concebir y alumbrar a los hijos de la promesa o a los profetas:
Sara, Rebeca, Raquel, la madre de Sansón, Ana, Isabel; más inadecuada es la virgen
María para dar a luz al Hijo del Altísimo". 6
En su deseo de virginidad, María se sentía orientada hacia un estado de vida que, a
los ojos de la gente, era igual a la esterilidad. De ello encontramos un eco en el
5

G. RAVASI, L'albero di María, Milano 1993.

6

U. VON BALTHASAR, Teodrarnmatica, Milano 1980-1983, III, p.250.

43

Magnificat, donde María habla de la situación de "humillación" (tapeinósis) de la sierva
de Dios (Lc 1,48). En este versículo María repite las palabras de Ana, la madre estéril
de Samuel, que había dirigido a Dios esta plegaria: "Si te dignas reparar en la
humillación (tapeinósis) de tu esclava" (1S 1,11). También Isabel, madre de Juan, era
estéril, más aún, llamada por todos "la estéril". Por ello dirá: "Esto es lo que ha hecho
por mí el Señor en los días en que se dignó quitar mi oprobio entre los hombres" (Lc
1,25). María, como Isabel, entra a formar parte de la larga serie de mujeres "estériles"
del Antiguo Testamento, que fueron madres gracias a la bendición de Dios.7 "Así,
pues, la estéril prepara el camino a la Virgen".8
Todos estos casos de mujeres sin hijos bendecidas por Dios tienen un sentido para
la historia de la salvación: son una preparación de la figura de María, que fue
bendecida por Dios, haciéndola madre del Salvador, conservando su virginidad. La
maternidad virginal de María es el término de esta historia de salvación: tanto en las
estériles como en la Virgen, la maternidad es un don singular de Dios: "para quien
nada de lo dicho es imposible" (Lc 1,37). Sólo Dios puede abrir el seno estéril a la
maternidad y, más maravilloso aún, sólo Dios puede hacer que una virgen, sin dejar
de ser virgen, sea madre. No sin motivo dirá el ángel a María: "El Señor está
contigo". Sólo el Señor podía vincular la virginidad y maternidad de María, Madre
del Hijo de Dios.
En todos estos casos se trata del nacimiento de hombres destinados a una misión
en la historia de salvación de Israel. En ellos se revela la presencia de la palabra
creadora de Dios en favor de su pueblo. Por eso dice Isaías: "Grita de júbilo, estéril
que no das a luz, rompe en gritos de júbilo y alegría, tú que no has tenido dolores de
parto, pues son más los hijos de la abandonada que los hijos de la casada, dice
Yahveh" (Is 54,1).
Ana, la mujer predilecta de Elkana, no tenía hijos, porque "el Señor le había
cerrado el seno", "haciéndola estéril" (1S 1,5.6). El dolor y soledad de Ana se
transforman en plegaria en su peregrinación al santuario de Silo, "desahogando su
alma ante el Señor" (1S 1,15): "iOh Yahveh Sebaot! Si te dignas mirar la aflicción de
tu sierva y acordarte de mí, no olvidarte de tu sierva y darle un hijo varón, yo lo
entregaré a Yahveh por todos los días de su vida y la navaja no tocará su
cabeza" (1,11).
El Señor, "que mira las penas y tristezas para tomarlas en su mano" (Sal 10,14),
escuchó la súplica de Ana, que "concibió y dio a luz a un niño, a quien llamó Samuel,
porque, dijo, se lo he pedido a Yahveh" (1S 1,20). Siendo estéril, el hijo que le nace es
totalmente don de Dios, signo del amor bondadoso de Dios. Del seno seco de Ana,
Dios hace brotar el vástago de una vida maravillosa. La esterilidad de Ana, que
engendra al profeta Samuel, es imagen viva de la virginidad de María, que da a luz al

Sara (Gn 18,9-15), Rebeca (Gn 25,21-22), Raquel (Gn 29,31;30,22-24), la madre de Sansón (Je 13,2-7), Ana, madre de
Samuel (1S 1,11.19-20).
7

8

SAN JUAN CRISÓSTOMO, Comentario al Génesis: PG 54,445-447.

44

Profeta, al Hijo de Dios. En ambos casos, con sus diferencias, el hijo es un don de
Dios y no fruto del deseo humano.
Y Ana, consciente del don de Dios, entona el canto de alabanza a Dios, preludio
del Magnificat de María. El himno de Ana canta la victoria del débil protegido por
Dios: la mujer humillada es exaltada y exulta de alegría, gracias a la acción de Dios.
El núcleo del canto de Ana confiesa el triunfo de Dios sobre la muerte: un seno
muerto es transformado en fuente de vida, devolviendo la esperanza a todos los
desesperados: "Mi corazón exulta en Yahveh, porque me he gozado con su auxilio.
iNo hay Dios como Yahveh! El arco de los fuertes se ha quebrado, los que se
tambalean se ciñen de fuerza. La estéril da a luz siete veces, la de muchos hijos se
marchita. Yahveh da muerte y vida, hace bajar al Seol y retornar, enriquece y
despoja, abate y ensalza. Yahveh levanta del polvo al humilde para darle en heredad
un trono de gloria" (1S 2, 1ss). El cántico de alabanza se transforma en canto de
esperanza para todos los pobres de Yahveh, que ponen su confianza en El. Y, si toda
mujer de Israel veía en la bendición del propio seno un signo de la gracia de Dios,
entre ellas María, Madre del Mesías, es la bendecida por excelencia; ella es realmente
"la bendita entre las mujeres".

C) MUJERES DE LA GENEALOGÍA DE JESÚS
El relieve que se da a la madre de Jesús en la genealogía aparece ante todo en el
cambio literario al llegar el momento de hablar de ella: "Abraham engendró a Isaac;
Isaac engendró a Jacob; Jacob engendró a Judá... y Jacob engendró a José, el esposo
de María, de la cual nació Jesús, el llamado Mesías" (Mt 1,2-16). En el relato siguiente
(v.18-25) se aclarará el sentido de dicho cambio. Pero ya es significativa la presencia
de cuatro mujeres en la genealogía, como preparación para el hecho insólito que
supone el salto a María, como Madre de Jesús.
Todas estas mujeres fueron instrumento del designio de salvación de Dios,
aunque caracterizadas por sus uniones matrimoniales irregulares (extranjeras o
pecadoras). Estas son las mujeres que Mateo escogió y no otras quizás más
significativas en la historia de Israel. La acción de Dios a través de modalidades
humanamente "irregulares" subraya la gratuidad de la elección divina y prepara la
narración de la maravilla realizada por el Altísimo en la Virgen María. Mateo
comienza su evangelio (c.1-2) viendo a María como el seno de la nueva creación, en
donde el Dios de la historia de la salvación actúa de una forma absolutamente
gratuita y sorprendente.
Mateo, aunque subraye el vínculo legal de Jesús con "José, hijo de David", afirma
que lo que aconteció en María no es obra de padre humano, sino del Espíritu Santo:
"El nacimiento de Jesús, el Mesías, fue así: su madre María estaba prometida a José y,
antes de vivir juntos, resultó que había concebido por obra del Espíritu Santo" (Mt
1,18).
Esta concepción es fruto de la acción de Dios: la misma acción que en las
situaciones irregulares de las mujeres de la genealogía manifestó la fidelidad y el

45

poder de Dios. De este modo, si, gracias a la ascendencia davídica de José, Jesús es
legalmente hijo de David, gracias a la inaudita concepción virginal por obra del
Espíritu Santo, es Hijo de Dios (Mt 2,15). En María se realiza la esperanza mesiánica
davídica mediante una acción divina sorprendente, improgramable. María es el seno
de la nueva creación en donde la acción divina en el Espíritu realiza la maravilla de la
Encarnación del Hijo y del nuevo comienzo del mundo.
Jesús, hijo de David, es hijo de Tamar, de Rut, Rahab y Betsabé, las cuatro
mujeres, además de María, que incluye Mateo en la genealogía. Cada una de ellas
tiene un significado. Tamar es una mujer cananea, que se fingió prostituta y sedujo a
su suegro Judá, de quien concibió dos hijos: Peres y Zéraj; a través de Peres Tamar
quedó incorporada a los antepasados de Jesús (Gn 38,24). Rahab es una prostituta
pagana de Jericó, que llegó a ser ascendiente de Jesús, como madre del bisabuelo de
David (Jos 2,1-21;6,22-25). Rut es una extranjera, descendiente de Moab, uno de los
pueblos surgidos de la relación incestuosa de Lot y sus hijas y, por ello, despreciado
por los hebreos; pero de Rut nació Obed, abuelo de David, entrando así en la historia
de la salvación, como ascendiente del Mesías. En Israel se hará clásica la bendición de
los ancianos, incorporando a Rut a las madres del pueblo elegido: "Haga Yahveh que
la mujer que entra en tu casa (Rut) sea como Raquel y como Lía, las dos que
edificaron la casa de Israel" (Rt 4,11). Betsabé, la mujer de Urías, el hitita, perpetró el
adulterio con David (2S 11), pero se hizo ascendiente de Jesús, dando a luz a
Salomón.
Con tales uniones cumplió Dios su promesa y llevó adelante su plan de
salvación. Tamar fue instrumento de la gracia divina para que Judá engendrase la
estirpe mesiánica; Israel entró en la tierra prometida ayudado por Rahab; merced a
la iniciativa de Rut, ésta y Booz se convirtieron en progenitores de David; y el trono
davídico pasó a Salomón a través de Betsabé. Las cuatro mujeres comparten con
María lo irregular y extraordinario de su unión conyugal. Nombrándolas Mateo en la
genealogía llama la atención sobre María, instrumento del plan mesiánico de Dios,
pues fue "de María de quien nació Jesús, llamado Cristo" (Mt 1,16). Esto sucede, dice
Lutero, porque Cristo debía ser salvador de los extranjeros, de los paganos, de los
pecadores. Dios da la vuelta a la cosas. María, en el Magnificat, canta este triunfo de
lo despreciable, que Dios toma para confundir lo que el mundo estima.
Desde el comienzo mismo del evangelio, advierte cuántas cosas se ofrecen a
nuestra consideración... Conviene averiguar por qué, recorriendo el evangelista la
línea genealógica por el lado de los varones, sin embargo intercala el nombre de
varias mujeres; y ya que le pareció bien nombrarlas, por qué no las enumera a todas,
sino que, dejando a un lado las más honorables, como Sara, Rebeca y otras
semejantes, sólo menciona a las que se hicieron notables por algún defecto, por
ejemplo a la que fue fornicadora o adúltera, a la extranjera o a la de bárbaro origen...
Levanta tu mente y llénate de un santo escalofrío con sólo oír que Dios ha venido a la
tierra. Porque esto es tan admirable, tan inesperado, que los ángeles en coro cantaron
por todo el orbe las alabanzas y la gloria de semejante acontecimiento. Ya de antiguo
los profetas quedaron estupefactos al contemplar que "se dejó ver en la tierra y


Documentos relacionados


Documento PDF emiliano jimenez hernandez maria madre del redentor
Documento PDF mensaje del papa para la cuaresma de 2014
Documento PDF pdf
Documento PDF stanislaw rylko homilia porto san giorgio 16 02 2014
Documento PDF diciembre de 2012 digital
Documento PDF salvacion


Palabras claves relacionadas