Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Dos sexos dos cerebros .pdf



Nombre del archivo original: Dos sexos dos cerebros.pdf
Autor: HECTOR GUILLERMO CHAVARRIA GARCIA

Este documento en formato PDF 1.5 fue generado por Microsoft® Word 2013, y fue enviado en caja-pdf.es el 02/03/2014 a las 03:45, desde la dirección IP 189.157.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 735 veces.
Tamaño del archivo: 1.7 MB (4 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Muchas diferencias entre el hombre y
la mujer quizá residan en la cabeza.

Dos sexos,
dos cerebros
Por DIANNE HALES

D

ESPUÉS DE 20 AÑOS de
matrimonio,
mi
marido todavía no me
entiende. No sabe cómo me las arreglo para hacer tres cosas al mismo tiempo,
por qué nunca me faltan palabras
para expresarme y cómo hago para
recordar los nombres de la pareja
que conocimos hace años en Hawai.
Ahora sé qué contestarle: tengo cerebro de mujer.
No cabe ninguna duda de que algunas diferencias emocionales y de
conducta entre hombres y mujeres
tienen origen cultural, pero un novedoso estudio revela que muchas
otras, antes inexplicables, podrían
atribuirse a la materia gris. Aunque
los cerebros masculino y femenino
tienen mucho en común, difieren
en tamaño, estructura y sensibilidad. En general, el de la mujer es,
como el cuerpo, de 10 a 15 por ciento menor que el del hombre, pero
las regiones que se dedican a funcio-

nes superiores, como el lenguaje, están más densamente pobladas de
neuronas.
He aquí, según los investigadores,
las principales diferencias entre el
cerebro de la mujer y el del hombre:

Las mujeres usan regiones
más vastas del cerebro
"Cuando una mujer realiza una
tarea, por sencilla que sea (incluso
mover los pulgares), la actividad de
sus neuronas ocupa un área más ex
tensa del cerebro", señala el psiquiatra y neurólogo Mark George.
En el caso de los hombres, la actividad neuroeléctrica ocurre en regiones muy localizadas, mientras
que en las mujeres la red de células
activas es tan extensa, que en una tomografía aparece como una vista
nocturna de Las Vegas.
Una explicación posible, aunque
discutida, es que el cuerpo calloso,
el puente de fibras que une los hemisferios cerebrales, es más grueso

en la mujer, lo que tal vez permita
mayor intercomunicación entre el
hemisferio derecho, sede de las
emociones y la intuición, y el izquierdo, más racional y pragmático.
Por lo mismo, el cerebro femenino
puede hacer asociaciones de ideas
que quizá a un hombre no se le ocurrirían. Para algunos, esta habilidad
constituye una forma de inteligencia emocional; otros la llaman simplemente intuición femenina.
El cerebro masculino, en cambio,
está más capacitado para la concentración, lo cual podría explicar por
qué mi marido se puede quedar absorto en la lectura mientras el teléfono suena y el perro ladra.

Las emociones afectan más
al cerebro femenino.
Al estudiar imágenes de la actividad cerebral de hombres y mujeres
mientras los hacía recordar experiencias emotivas, Mark George observó que unos y otras reaccionan de
manera distinta a las emociones, sobre todo a la tristeza. Los recuerdos
melancólicos estimularon neuronas
en una región ocho veces más extensa en el cerebro femenino que en el
masculino. Este modo de reaccionar
ante las cosas tristes podría explicar
la propensión de las mujeres a la depresión, padecimiento dos veces más
frecuente entre ellas.
El cerebro femenino también
puede identificar las emociones ajenas con más precisión. La neuropsiquiatra Raquel Gur y su marido, el

psicólogo Ruben Gur, obtuvieron
tomografías de cerebro de un grupo
de voluntarios mientras éstos veían
fotografías de actores representando
distintas emociones. Tanto hombres
como mujeres reconocieron perfectamente la felicidad, pero a los hombres les costó más trabajo identificar
la tristeza en las actrices. "La expresión tenía que ser muy triste para
que los hombres la percibieran", dice Rubén Gur.

Las mujeres son más
hábiles para el lenguaje.
Por lo general las niñas empiezan
a hablar y a leer antes que los niños.
Según los doctores Sally y Bennett
Shaywitz, profesores de pediatría y
neurología de la Universidad Yale,
esto pudiera deberse a que las mujeres utilizan regiones de ambos hemisferios para leer, mientras que los
hombres emplean únicamente partes del izquierdo.
También en la edad adulta las
mujeres tienden a ser más hábiles
para el lenguaje. Por las pruebas que
se han efectuado al respecto se sabe
que son capaces de decir más sinónimos y más palabras que comienzan
con la misma letra, así como de recordar los nombres de colores y formas con mayor rapidez que los
hombres.
Quizá lo más importante de todo
sea que el uso simultáneo de ambos
hemisferios para el lenguaje ayuda a
las mujeres que sufren un ataque de
apoplejía u otro tipo de lesión cere-

bral a restablecerse más fácilmente.
"Como las mujeres utilizan una red
neuronal más extensa que los hombres al hablar y al leer, quedan en situación menos desventajosa si una
parte de su cerebro resulta dañada",
observa Mark George.

El modo de orientarse
también difiere.
Al ir de un lugar a otro, las mujeres se fijan más en lo que van encontrando en el camino, sobre todo en
puntos de referencia como tiendas o
iglesias. Así, para recordar determinada ruta o dar indicaciones sobre
cómo llegar a un sitio, se guían por la
existencia de tales puntos, en tanto
que los hombres atienden más a la
distancia y la dirección ("medio kilómetro hacia el oeste y después dos
kilómetros hacia el norte").
"Yo creo que los hombres tienen
cierta característica biológica innata
que les da ventaja para las cosas que
exigen noción del espacio", comenta
la escritora científica Deborah
Blum, y señala que los varones constantemente alcanzan mayores puntuaciones en las pruebas que consisten, por ejemplo, en hacer girar
mentalmente una figura de tres dimensiones. Esto explicaría por qué
mi esposo puede estacionar el coche
en un espacio microscópico.

Las mujeres tienen más
memoria
La memoria femenina supera a la
masculina a cualquier edad, según
el psicólogo Thomas Crook, presi-

dente de Psychologix, instituto de
investigación que ha sometido a
pruebas de memoria a más de
50,000 personas de uno y otro sexos.
"Las mujeres tienen más capacidad
que los hombres para asociar el
nombre de una persona con la cara",
dice, "y también los superan en la
memorización de listas"
"Los hechos que recordamos mejor son los que asociamos con cierta
emoción", agrega el especialista.
"Como las mujeres emplean regiones más extensas del hemisferio derecho, que es donde residen las
emociones, probablemente hagan la
asociación de manera automática"

El cerebro femenino
envejece más despacio.
Un estudio cuyos resultados aparecieron en la publicación médica
Archives of Neurology reveló que el
cerebro de los hombres se encoge
más deprisa que el de las mujeres
con la edad, lo que trae por consecuencia mayor pérdida de la memoria, menor capacidad de atención,
una tendencia más acentuada a la
depresión y, por lo mismo, mas irritabilidad. "Sí, los hombres se vuelven más gruñones cuando llegan a
viejos", señala Ruben Gur. "La culpa es de su cerebro".
La drástica disminución de tamaño quizá tenga que ver con la eficiencia en el aprovechamiento del
combustible. Al parecer, el cerebro
de las mujeres es capaz de reducir su
ritmo metabólico (es decir, su tasa
de consumo de glucosa) conforme

pasa el tiempo, mientras que el cerebro de los hombres, por el contrario,
quema tanta más glucosa cuanto
más avanzada es la edad.
Desgraciadamente, por durable
que sea el cerebro femenino, no
puede sustraerse a los efectos perjudiciales del envejecimiento. Se ha
calculado que tres cuartas partes de

los 4 millones de estadounidenses
que padecen la enfermedad de Alzheimer son mujeres.
Todavía es imposible prever las
implicaciones de tantos hallazgos,
pero, al decir de Raquel Gur, una
cosa es clara: "Los cerebros de hombres y mujeres hacen las mismas cosas, sólo que de manera distinta”.

__________________________________________________________________________________________________________

NO FALTAN EN NINGÚN PUEBLO
Usted sin duda conoce a estas personas. Hasta podría ser
una de ellas:
La historiadora: Es la que nos dice, a menudo sin que
se lo preguntemos, el sitio en que se encontraba el viejo
hotel, los nombres de quienes allí se hospedaban en el
verano y qué tiempo hacía el día que se incendió.
El diligente: Preside un comité en la iglesia, es concejal del
ayuntamiento y recauda dinero para el hospital. Si esposa es
presidenta del club de mujeres.
La voz: Canta en todos los actos públicos en que hace falta un
solista, y sostiene las notas una fracción de segundo más que los
demás miembros del coro.
El excéntrico: Lo hay en todo pueblo o aldea, en una extensa
variedad de formas; puede ser hombre o mujer, residente o
veraneante, pero sus acciones resultan indefectiblemente un tanto
extrañas.
La cocinera: Es capaz de preparar una cena de rosbif, legumbres
al horno y panecillos calientes para 300 personas, y servirla
humeante a la hora señalada. A diferencia de ella, su marido es
flaco.
Esa mujer: No es bonita en el sentido clásico, pero lleva el pelo
largo, sabe maquillarse y provoca en las demás mujeres del pueblo
un odio instantáneo e irrevocable.
El chismoso: En un pueblo pequeño, a todo el mundo le viene
este calificativo, sea cual sea su condición social. Se espera que el
chismoso confirme o niegue los rumores más recientes. Siempre
los ratifica y los amplía, y es un eficaz instrumento para los
intrigantes que quieren difundir su versión de los hechos.
-JUDSON HALE, Yankee.


Dos sexos dos cerebros.pdf - página 1/4
Dos sexos dos cerebros.pdf - página 2/4
Dos sexos dos cerebros.pdf - página 3/4
Dos sexos dos cerebros.pdf - página 4/4

Documentos relacionados


Documento PDF dos sexos dos cerebros
Documento PDF seduccionpeligrosa
Documento PDF el orgasmo multiple masculino esta mas cerca
Documento PDF bono 2   que hacer si no le gusto
Documento PDF diversidad sexual
Documento PDF kaufman los hombres el feminismo


Palabras claves relacionadas