Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



FAMILIASENRIESGO .pdf



Nombre del archivo original: FAMILIASENRIESGO.pdf
Título: Cursos educadores, cursos educacion: Educacion Familiar. Intervención con familias en riesgo de exclusión social

Este documento en formato PDF 1.4 fue enviado en caja-pdf.es el 03/12/2013 a las 02:05, desde la dirección IP 77.27.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 2487 veces.
Tamaño del archivo: 4 MB (184 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


More

Next Blog»

Create Blog

Sign In

Cursos educadores, cursos educacion
Cursos toda España y Latinoamerica para Trabajadores Sociales, Pedagogos, Educadores Sociales, Animadores
Socioculturales, Educador Familiar, Prof esorado, Monitor de Ludotecas, Tecnico en Integracion Social, cursos
educacion, cursos trabajo social, cursos integracion social, cursos animacion sociocultural

PDFmyURL.com

COMPART E ART ICULOS
Puedes compartir los articulos en tu blog o pagina siempre que respetes los enlaces e indiques la fuente
29.11.12

Educacion Familiar. Intervención con f amilias en riesgo de exclusión
social
9

CONTENIDOS

â–º 2013 (41)
â–¼ 2012 (182)
â–¼ November (9)
Educacion Familiar. Intervención
con f amilias en r...
Terapia f amiliar en
drogodependencias
Articulos educacion, integracion,
trabajo social, ...
Psicologia, Dinamica de Grupos,
Aprender a Enseñar...

Cursos educacion social, t rabajo social, animacion sociocult ural, int egracion social.
Of ert as y Descuent os en ht t p://animacion.synt hasit e.com

Dinamica de Grupos. Tamaño del
Grupo. Participacio...
¡Basta ya de violencia!
Bullying: medidas de intervencion

PDFmyURL.com

Violencia, bullying, acoso
Habilidades Sociales
â–º October (19)
â–º September (16)
â–º August (11)
â–º July (4)
â–º June (9)
â–º May (21)
â–º April (61)
â–º February (30)
â–º January (2)
â–º 2011 (2)
â–º 2010 (6)

PDFmyURL.com

â–º 2009 (2)
â–º 2008 (1)
â–º 2006 (13)

Search

Educacion Social
tumb lr p ho to wid g e t b y J I Ap p s

Find us o n Face b o o k

Animacion Servicios Educat ivos
Like

Animacion Servicios Educat ivos
http://www.youtube.com/watch?v=DogYLNtHRpc
C urso Animacio n y act ivid ad f isica co n la Te rce r
www.youtube.com

http://animacion.synthasite.com/curso- animacion- y- ac
actual ...

Curso Educador Familiar.
Educativos y T iempo Libre

Guia

Didactica

f r o m Animacion,

Servicios

21 minutes ago

Animacion Servicios Educat ivos
#empleo #educador #z aragoz a

Como complemento para alumn@s que están realizando cualquiera de los cursos de
Educador/a Familiar publicamos un breve resumen teórico sobre la problemática
estudiada.

ED UC AD O R /A PISO EN Z AR AG O Z A - YMC A
www.infojobs.net
6,394 people like Animacion Servicios Educativos.

PDFmyURL.com

ÍNDICE GENERAL
1. EXCLUSIÓN E INCLUSIÓN SOCIAL
1. Pobreza y exclusión social
1.1. Relación pobreza - exclusión social
1.2. Sobre la exclusión social en América Lat ina y en el Caribe
2. Una nueva perspect iva: inclusión social
2.1. Caract eríst icas de est a nueva perspect iva
3. El t rabajo en red
3.1. Aspect os generales del t rabajo en red
3.2. Tipos de red
3.2.1. Red primaria
3.2.2. Red secundaria
3.3. Funciones de la red

Fa ce b o o k s o ci a l p l u g i n

CATALOGO CURSOS

2. EL SIST EMA FAMILIAR
1. Concept o, orígenes y sit uación act ual de la f amilia
1.1. Concept o y aspect os a considerar de la f amilia
1.2. Orígenes de la f amilia.
1.2.1. Nociones de la f amilia
1.3. Sit uación act ual de la f amilia
1.3.1. Aspect os generales
1.3.2. La f amilia: t res aspect os claves de su sit uación act ual
2. Caract eríst icas del sist ema f amiliar
2.1. Los valores en la f amilia
2.2. Jerarquía y poder en la f amilia
3. La f amilia y el cambio social, est ruct ura y f unciones de la f amilia act ual
3.1. Cambio social en la f amilia
3.1.1. Fact ores cuant it at ivos
3.1.2. Fact ores cualit at ivos
3.2. Est ruct ura de la f amilia act ual
3.2.1. Subsist emas de la f amilia
3.2.2. Formas de f amilia
PDFmyURL.com

3.2.3. Nuevas f ormas de mat rimonio
3.3. Funciones de la f amilia act ual
3.3.1. Import ancia de la f amilia
4. Pat ologías f amiliares, polít ica de ayuda a la f amilia
4.1. Pat ologías f amiliares
4.1.1. El conf lict o f amiliar
4.1.2. Violencia domést ica
4.2. Polít ica de ayuda a la f amilia
3. FAMILIAS USUARIAS DE LOS SERVICIOS SOCIALES
1. Caract eríst icas y t ipos de f amilias usuarias de los Servicios Sociales..
1.1. Funciones y caract eríst icas principales de los Servicios Sociales
1.2. Familias usuarias de los Servicios Sociales
1.2.1. Familias que at raviesan por dif icult ades en sus relaciones
1.2.2. Familias en sit uación de riesgo social
1.2.3. Inf ancia
1.2.4. Tercera Edad
1.2.5. Discapacidad
2. At ención a f amilias desde los Servicios Sociales
2.1. Niveles de at ención en los Servicios Sociales

Catalogo cursos educacion, trabajo
social, integracion, animacion
sociocultural f rom Animacion,
Servicios Educativos y T iempo Libre

Educacion Social
tumb lr p ho to wid g e t b y J I Ap p s

4 . T EORÍA Y MET ODOLOGÍA DE LA INT ERVENCIÓN FAMILIAR
1. Teorías de ref erencia en Int ervención Familiar
1.1. Teoría de la Comunicación Humana
1.1.1. Concept os básicos en t orno a comunicación
1.1.2. Axiomát ica de la comunicación humana
1.2. Teoría Sist emát ica
1.2.1. Concept o de sist ema
1.2.2. Propiedades de los sist emas
1.2.3. Jerarquía de sist emas
2. Met odología en la int ervención con f amilias
2.1. La f amilia como núcleo o unidad de int ervención
2.2. La int ervención en los dif erent es subsist emas f amiliares
PDFmyURL.com

2.3. Int ervención con f amilias problema o mult iproblemát icas
3. La mediación: est rat egia de int ervención
3.1. Int roducción
3.2. Objet ivos y principios del proceso de mediación
3.3. Fases de la mediación
4. Habilidades personales y act it ud del prof esional que t rabaja con f amilias
5. PROBLEMÁT ICAS FAMILIARES ESPECÍFICAS
1. Violencia f amiliar y de género
1.1. Violencia de género
1.1.1. Concept o y caract eríst icas de dicha violencia
1.1.2. Tipos de violencia de género
1.1.3. Fases de la violencia
2. Malt rat o inf ant il
2.1. Def inición de malt rat o inf ant il
2.1. Manif est aciones/ t ipología del malt rat o inf ant il
3. Dif icult ades de acceso al empleo: inserción sociolaboral
3.1. Mujer y t rabajo
3.2. Empleo para las personas discapacit adas
3.3. Inserción laboral de la et nia git ana
3.4. Los inmigrant es ant e el empleo
4. La f amilia ant e las adicciones
4.1. Cómo se reconoce y se combat e una adicción
4.2. Caract eríst icas del sist ema f amiliar con riesgo pat ológico de adicción

Ge t your own Widge t

Cursos Animacion …
Servicios Educativos

6. CASOS PRÁCT ICOS
Bibliograf ía

See On

1. EXCLUSIÓN E INCLUSIÓN SOCIAL

Cursos educacion, trabajo
social, integracion social

Curated by Animacion Servicios Educativos

1. POBREZ A Y EXCLUSIÓN SOCIAL

Fo rm acio n. Curso s
a dist ancia

PDFmyURL.com

a dist ancia
(Anim acio n
Se rvicio s
Educat ivo s)

No podemos hablar de un único t ipo de
exclusión social , sino que exist en múlt iples
y
diversas
f acet as,
sit uaciones
y
circunst ancias desencadenant es. A pesar
de la mult idimensionalidad de est e
concept o, podemos decir que uno de los
casos de exclusión social se debe al f act or
que t odos conocemos que es la pobreza, y
que a cont inuación analizaremos con más
det enimient o.
Ot ros f act ores que inciden en la exclusión
social son: la precariedad laboral, el
desempleo de larga duración, los cambios
producidos en el mercado laboral, la f alt a o
debilidad de conexiones f amiliares y sociales, la enf ermedad est igmat izada
(impopular) o la propia creación de guet os como consecuencia de cambios
sociales.
Subirat s (2004) señaló que est os f act ores se pueden resumir en t res dimensiones
sint et izadas de la f orma siguient e, y las cuales serían muest ra inicial de inclusión
social:
- Relaciones sociales: disponer de una red social const it uida por personas en las
que conf iar, como f amiliares, amigos cercanos, vecinos y/o compañeros
- derechos sociales: disf rut ar de un ciert o est at us social, que t iene que ver con el
prest igio a los ojos de la sociedad
- recursos: poseer un t rabajo remunerado, así como un ciert o nivel de ingresos.

Cursos y formacion a
distancia. Cursos para
educadores,
trabajadores sociales,

VIDEOS CURSOS

powered by

CURSOS A DISTANCIA TODA ESPAÑA Y
LATINOAMERICA

Ot ros aut ores lo apunt an como dimensión cont ext ual o social, dimensión subjet iva
o personal y dimensión est ruct ural o económica, respect ivament e.

PDFmyURL.com

Cent rándonos más en el t ema Pobreza y Exclusión Social, debemos de part ir de
que no se t rat a de nombrar el t érmino de pobreza de f orma general, sino que cada
vez que hablemos de est e concept o hemos de t ener en cuent a los valores
dominant es de cada moment o en una Sociedad y en una cult ura, los cuales van a
est ablecer la f orma de medir dicha pobreza, ya que ést a no sólo depende de
f act ores económicos sino que depende de ot ros muchos f act ores y agent es que
son muy dignos de t ener en cuent a a la hora de est udiar el campo de la pobreza.

Descuento 50 %

Cursos educadores por Animacion se
encuentra bajo una Licencia Creative
Commons Atribución-NoComercialSinDerivadas 3.0 Unported.

9
SIGUEME POR EMAIL
Email address...

Submit

SUBSCRIBETE

Posts
Comments

Como def inición de pobreza: «aquel proceso en el que las necesidades humanas
consideradas básicas -salud física y autonomía- no pueden satisfacerse de forma
prolongada en el tiempo o involuntariamente» (M. A. MAT EO, 2001).

Cursos educacion, animacion, integracion
…
social
Fo llo w

Ant es de adent rarnos más en est e campo, es oport uno, y creemos convenient e
señalar dos concept os que es import ant e que t engamos en cuent a como
PDFmyURL.com

prof esionales del ámbit o educat ivo-social que somos, para ent ender
correct ament e y poder analizar la relación pobreza - exclusión social; est os dos
concept os son:
- Pobreza absolut a: no t ener un mínimo objet ivament e det erminado para
garant izar la supervivencia.
- Pobreza relat iva: no t ener lo mismo que los ot ros, est ar por debajo de la media
del país.
Son dos concept os incomparables y que t enemos que visionarlos y analizarlos
dependiendo del cont ext o al que nos ref iramos o dependiendo de lo que
queramos hacer alusión, ya que nos pueden llevar a equivocación si no los
t enemos lo suf icient ement e claros.

21 have us in circles

View all

TOTAL PAGEVIEWS

69,367
ENLACES

1.1. Relación Pobrez a - Exclusión Social

Catalogo Cursos

Hemos querido ref lejar est e apart ado principalment e por dos razones:

Curso Animacion y actividad f isica con
Personas Mayores
Curso Animador en Dinamica de Grupos

- Porque unos ven la exclusión social como la causa de la pobreza y
- porque ot ros, al cont rario, consideran la pobreza como part e de la exclusión
social.
Es una cuest ión curiosa y al mismo t iempo ent romet ida, la cual puede result ar
at ract iva e indagadora para est ablecer como punt o de mira de un debat e o como
int errogant e invest igador para llegar al f in del asunt o, por ello proponemos que se
ref lexione sut ilment e sobre los dos guiones aludidos para poder llegar a
conclusiones y argument os convincent es y evident es.
Cont inuando con el t ema en cuest ión, cabría decir que las sit uaciones de
empobrecimient o y/ o exclusión social t ienen en sus bases rasgos de sociedades
desiguales. Con sólo escuchar las not icias en los medios de comunicación
podemos corroborar lo dicho.

Curso Animador Personas Mayores
Curso Aprender a Enseñar. Formacion
de Formadores
Curso Educador Hospitalario
Curso Experto en Violencia Juvenil
Curso Inteligencia Emocional y
Autoestima para educadores
Curso Intervencion con adolescentes en
riesgo
Curso Intervencion con colectivos
desf avorecidos
Curso Mediador en educacion af ectivosexual
Curso Mediador en marginacion e
PDFmyURL.com

Curso Mediador en marginacion e
inadaptacion

La exclusión social est á condicionada por las est ruct uras socioeconómicas y
polít icas de cada país. No podemos olvidar t ambién que est á ligada a f act ores
como la sit uación geográf ica, y a ot ros como la discriminación por cuest iones de
género, cast a o et nia.
La pobreza es el mayor det erminant e individual de mala salud, y se relaciona con
elevadas t asas de consumo de sust ancias nocivas para la salud -alcohol, t abaco,
drogas, et c.-.
Frent e a la pobreza y a la exclusión social, se manejan t érminos como la inserción
o la int egración social -la inserción es una f ase de la int egración social-. Son
t érminos dist int os que se manejan en cont ext os dif erent es y que se dirigen al
nuevo concept o de inclusión social.
Teniendo en cuent a que la OMS def ine la salud como el bienest ar f ísico, psíquico y
social, la prot ección de la salud signif ica la educación y la promoción de la salud, la
prevención de enf ermedades, la curación de t odas las f ormas de pérdida de salud
y la reinserción social de las personas, individual y colect ivament e.

Curso mediador escolar en Violencia
Curso Mediador Intercultural
Curso Monitor de Juegos
Curso Monitor Integracion
P.Discapacidad Intelectual en el Tiempo
Libre
Curso Psicologia para Educadores
Curso Tecnico en Orientacion e
Insercion Laboral
Cursos a distancia educacion
Cursos Drogodependencias y
Alcoholismo
Cursos Educacion de Calle
Cursos Educadores Familiares
Cursos Geriatria
Cursos Ludotecas
Cursos Malos tratos y violencia de
genero
FICHA DE MAT RICULA PARA
CUALQUIER CURSO

1.2. Sobre la exclusión social en América Latina y en el Caribe
Según los dat os proporcionados por el Banco Int eramericano de Desarrollo, los
países de América Lat ina y el Caribe t ienen uno de los índices de iniquidad y
depravación, es decir, de degradación, más alt os del mundo en desarrollo. Los
ingresos, recursos y oport unidades de est as zonas, sist emát icament e y en f orma
desproporcionada, se concent ran en un segment o de la población muy pequeño,
en las élit es de la sociedad. Durant e mucho t iempo, la pobreza y la degradación
social que result an de la iniquidad de la región se consideraron problemas
merament e económicos. Sólo en los últ imos años se le ha dado mayor at ención y
análisis a una compleja serie de práct icas sociales, económicas y cult urales que

Of ertas y Descuentos en Cursos
ABOUT ME

Animacion servicios educativos
Fo llo w

104

PLAN DE FORMACION A DISTANCIA
PDFmyURL.com

result an en exclusión social: en el acceso limit ado a los benef icios del desarrollo a
ciert as poblaciones con base en su raza, et nia, género y/ o capacidades f ísicas.
En América Lat ina y el Caribe, la exclusión social af ect a principalment e a los
grupos indígenas, a los grupos de ascendencia af ricana, a las mujeres, a las
personas con discapacidad y/o a las personas VIH posit ivas.
La exclusión social dif icult a el acceso de ciert os individuos a acceder a t rabajos
f ormales, vivienda digna, servicios de salud adecuados, educación de calidad, y al
sist ema de just icia.
Como def inición de exclusión social: «escasez crónica de oport unidades y de
acceso a servicios básicos de calidad, a los mercados laborales y de crédit o, a
condiciones f ísicas y de inf raest ruct ura adecuada, y al sist ema de just icia»
(Depart ament o de Desarrollo Sost enible del Banco Int eramericano).
La exclusión social es más f uert e para los individuos que pert enecen a múlt iples
grupos excluidos. Por ejemplo, las oport unidades de t rabajo y de educación son
más limit adas para las mujeres indígenas que para los hombres indígenas. La
discriminación y el racismo pueden ocurrir en dif erent es niveles en una misma
persona. Por ejemplo, un hombre de ascendencia af ricana que consuma drogas
por via int ravenosa y que sea VIH posit ivo puede enf rent ar discriminación racial y
legal: se le puede prohibir el acceso al sist ema de salud debido a que se presume
que es un criminal.
Las rest ricciones en el acceso a los servicios e ingresos necesarios para t ener un
nivel de vida mínimo que result an de la exclusión social hacen que exist a una alt a
correlación ent re pobreza y exclusión social. Aunque no siempre son la mayoría de
los pobres, los grupos t radicionalment e excluidos son los más pobres dent ro de
los pobres. Est as t endencias dejan claro que la reducción de la pobreza sólo podrá
darse si se enf rent an los complejos f act ores y det erminant es de la exclusión
social.

DE EDUCADORAS/ES Y
ANIMADORAS/ES
SOCIOCULT URALES
CURSOS A DISTANCIA T ODA
ESPAÑA y LAT INOAMERICA
Matricula abierta todo el año.
___
DEST INATARIOS:
Cursos para Trabajador Social, Cursos
para Pedagogos, Cursos Educador de
Calle, Cursos para TASOC, Mediador
Social, Dinamizador Juvenil, Mediador
Juvenil, Animador Sociocultural, Cursos
Educador Familiar, Cursos Prof esorado,
Monitor de Campamento, Cursos
Monitor de Ludoteca, Dinamizador
Cultural, Monitor de Discapacitados,
Monitor de Granja Escuela, T écnico
Casa de Juventud, T écnico de
Inf ormación Juvenil, Formador de
Formadores, Cursos para T écnico en
Integración Social, Cursos Educador
Social, Cursos Educador Inf antil,
Educador Centro de Acogida, Terapeuta,
Orientador Educativo, Mediador Juvenil,
Educador Sexual, Monitor de Tiempo
Libre,.. estudiantes de Psicología,
Sociología, Magisterio, Pedagogía,
Psicopedagogía, Trabajo Social,
Educación Social, Educación Inf antil,
Integración Social, Enf ermería, Auxiliar
de Clínica... asociaciones, instituciones,
colectivos, centros cívicos,...
View my complete prof ile
PDFmyURL.com

Irónicament e, los excluidos nos son una part e minorit aria de la población de
América Lat ina y el Caribe. En ciert os países de la Región los indígenas y grupos de
ascendencia af ricana const it uyen la mayoría. Los af ro-descendient es son
considerados como los más invisibles de los invisibles: est án ausent es en mat eria
de liderazgo polít ico, económico y educat ivo. A pesar de su invisibilidad, se est ima
que los af ro-descendient es const it uyen cerca del 30 % de la población de la
Región. Brasil, Colombia, Venezuela y Hait í t ienen las concent raciones más
grandes.
La población indígena t ambién t iene una gran presencia. Cerca de 40 millones de
indígenas viven en América Lat ina y el Caribe, const it uyendo el 10 % de la
población de la Región, y 25 % de la población pobre. En Brasil, Perú, Bolivia y
Guat emala, los grupos ét nicos (af ro-descendient es e indígenas) const it uyen la
mayoría de la población, y el 60 % de la población que vive en condiciones de
pobreza.

links from reddit.com
Cursos online, educacion
1 point | 1 comment

Educacion Social, Abuso sexual
1 point | 1 comment

Cursos monograficos educacion y
trabajo social
1 point | 1 comment

Que Es El Alcoholismo - Drogas y
Adicciones
1 point | 1 comment

Tipos De Malos Tratos Infantiles Educación

En cualquiera de los países de la Región, ent re 5 y el 15% de la población t iene
alguna discapacidad. Los est igmas y las barreras f ísicas para la inclusión de las
personas con discapacidad son enormes en América Lat ina y el Caribe. Algunas
invest igaciones demuest ran que las personas con discapacidad present an niveles
más bajos en logros educat ivos y t ienen menor posibilidad de conseguir t rabajo
que lo que no t ienen discapacidad.

1 point | 1 comment

Ludotecas Y Juego - Educación
1 point | 1 comment

Marginacion e inadaptacion |
Animacion, Servicios Educativos y
Tiempo Libre
1 point | 1 comment

Los desaf íos de género est án present es en cada uno de los grupos
t radicionalment e excluidos. Los logros en niveles de escolaridad y salud de las
mujeres de la Región en los últ imos años, así como en la brecha salarial ent re
hombres y mujeres, no t ocan a los grupos excluidos. En Guat emala, por ejemplo,
las mujeres indígenas ganan un 36 % menos que las mujeres no indígenas. Las
mujeres indígenas t ienen, además, niveles menores de escolaridad que las mujeres
no indígenas. En la comunidad de los discapacit ados, las mujeres t ienen una menor
part icipación en el mercado laboral que los hombres con discapacidad.
Los benef icios de promover polít icas de inclusión son muchos. Un est udio

Articulos integracion, trabajo social,
educacion Animacion · Storify
0 points | 1 comment

Sociedad y Tecnología: Vídeos de
Animacion Servicios Educativos y
Tiempo Libre
1 point | 1 comment

Educacion afectivo sexual para
educadores
1 point | 1 comment
PDFmyURL.com

cont rat ado por el BID en el 2001 est imó las ganancias en el Product o Int erno Brut o
(PIB) si se elimina la discriminación de indígenas y personas de ascendencia
af ricana en los mercados laborales. Los result ados son dramát icos: la economía
de Bolivia, crecería un 36,7 %; la de Brasil, un 12,8 %; la economía de Guat emala
un 13,6 %; y la de Perú, un 4,2 %. Est as est imaciones no t ienen en cuent a las
mejoras en t érminos de cohesión social, int egración comunit aria, desarrollo
educat ivo, ent re ot ras, que t ambién result an de una mayor inclusión. Los
organismos mult ilat erales como el BID buscan t rabajar con los países para lograr
desarrollo económico, social e individual en la región a t ravés de promover polít icas
de inclusión social.

1 point | 1 comment

Curso a distancia toda España:
INTERVENCIÓN PSICOEDUCATIVA
CON MENORES EN DESAMPARO Y
CONFLICTO SOCIAL
1 point | 1 comment

Educacion Social, Curso a distancia
toda España: MONITOR DE
JUEGOS ...
1 point | 1 comment

Intervencion con colectivods
desfavorecidos

2. UNA NUEVA PERSPECT IVA: INCLUSIÓN SOCIAL

1 point | 1 comment

Educacion Social, BULLYING.

Como hemos mencionado en líneas ant eriores, la inclusión social es un f enómeno
complejo que exige act uaciones int egrales en las que los ciudadanos son sujet os
act ivos en el proceso de t ransf ormación social, dirigida dicha t ransf ormación hacia
la socialización, la int egración, el mut uo acuerdo, la igualdad, et c.

MEDIADOR ESCOLAR EN
VIOLENCIA Las fases...
1 point | 1 comment

Educacion Social, ALCOHOLISMO
El alcohol es una sustancia

Si part imos de los inf ormes que se elaboran conjunt ament e en la Unión Europea,
en el marco del objet ivo de Lisboa (Consejo Europeo de Lisboa, marzo/2000),
podemos comprobar que se pret ende f acilit ar la erradicación de la pobreza para
2010. La Unión Europea t iene como prioridad la aplicación de polít icas de inclusión
social ambiciosas y ef icaces. Los Est ados miembros est án convencidos de que la
modernización de la economía debe ir acompañada del f oment o de la cohesión
social y, en part icular, de un mét odo abiert o de coordinación encaminado a
prevenir y a erradicar la pobreza y la exclusión social.

química,...
1 point | 1 comment

Educacion Social, ACOSO SEXUAL
EN EL ÁMBITO ACADÉMICO Y
LABORAL El...
1 point | 1 comment

Educacion Social, Efectos
activadores de las hormonas
sexuales sobre...

La nueva generación de planes de acción nacionales para la inclusión social t iene
por objet o analizar y ref orzar las polít icas y las est rat egias aplicadas a nivel
nacional para promover la lucha cont ra la exclusión social, como más t arde, en
Diciembre/2000, expuso el Consejo Europeo de Niza proponiendo un mét odo de
lucha cont ra la pobreza y la exclusión social, cent rándose principalment e en cuat ro

1 point | 1 comment

Marginacion social: La pobrez a |
Animacion, Servicios Educativos y
Tiempo Libre
1 point | 1 comment
PDFmyURL.com

objet ivos: empleo, prevención de riesgos de exclusión -a f avor de los más
vulnerables- y movilización de t odos los agent es.

Cursos y Formacion Animacion
Servicios Educativos | Profile on
Sulia

2.1. Características de esta nueva perspectiva
Con la nueva perspect iva de la inclusión social se pret ende lograr principalment e,
en t érminos generales, que las personas con riesgo de pobreza y de exclusión
social no suf ran de manera desproporcionada los ef ect os de la disminución
económica y de las rest ricciones presupuest arias correspondient es.

1 point | 1 comment

Cursos Ludotecas
1 point | 1 comment

¿Qué hay que hacer para llegar a conseguirlo?:
- Invert ir en medidas que f avorezcan un mercado de empleo act ivo y garant izar su
adapt ación a las necesidades de los ciudadanos que se enf rent an a las mayores
dif icult ades de acceso al empleo.
- Asegurarse de que los sist emas de prot ección social son adecuados y
accesibles a t odos y mot ivan realment e a buscar empleo a quienes est án en
condiciones de t rabajar.
- Promover el acceso a una vivienda y una asist encia sanit aria de calidad, así
como a la educación y a la f ormación durant e t oda la vida, para las personas que
viven con un alt o riesgo de exclusión social.
- Poner t odos los medios para luchar cont ra el abandono premat uro de la
escolaridad y mot ivar una t ransición sencilla ent re el colegio el t rabajo.
- Hacer hincapié en la erradicación de la pobreza inf ant il.
- Elaborar una polít ica dinámica de reducción de la pobreza y de la exclusión social
de los inmigrant es y de las minorías ét nicas.

PDFmyURL.com

3. EL T RABAJO EN RED
Debemos part ir de lo que ent endemos por red social, ya que la noción de red ha
ido evolucionando a lo largo de la hist oria.
Poco a poco el concept o de red se ha ido f raguando; podemos considerar que
t iene dos acepciones:
- Puede ser considerada como part e de un t odo en las relaciones sociales; es
decir, una unidad que se concret a cent rando su at ención en la peculiaridad de un
t ipo de relación.
- Se puede concebir, por ot ra part e, como la t ot alidad de unidades ligadas por
relaciones no egocént ricas, es decir, ext ernas al grupo social primario con límit es
def inidos y cuyas unidades t ienen valores independient es ent re sí. Sería el caso de
la red social secundaria, donde se engloban las organizaciones f ormales que se
relacionan con una persona en la comunidad; est amos hablando, por ejemplo, de la
inst it ución de la salud.
PDFmyURL.com

Múlt iples han sido las def iniciones de red. Mony Elkaim se ref iere, en resumen, al
conjunt o de relaciones duraderas que t iene un individuo y cuya f inalidad es
mant ener la relación mient ras el objet o de la misma se mant enga. Incluye t ant o a
las personas como el t ipo de vínculo que hay ent re ellas; así, por ejemplo, la red de
un escolar incluye a compañeros, prof esorado y ot ras personas signif icat ivas en el
cont ext o escolar.
Para Carlos Sluzki la red es la suma de t odas las relaciones que un individuo
percibe como signif icat ivas, o def ine como dif erenciadas de ent re ot ras mas
anónimas de la sociedad. Est e red corresponde al nicho int erpersonal de la
persona y cont ribuye sust ancialment e al reconocimient o como individuo y a la
const rucción de la imagen de sí.
La red incluye t ant o element os normat ivos, cult urales, discriminat orios y
dif erenciales en su organización y composición. Por lo t ant o, queda claro que la red
es el conjunt o de personas que int eract úan con el individuo, incluyendo ést as las
relaciones f amiliares, vecinales, laborales, et c.
Una caract eríst ica muy import ant e de la red social y, que no debemos pasar por
alt o, es que no es est át ica, sino que evoluciona a medida que el desarrollo y las
circunst ancias del individuo varían. Además al mismo t iempo que const ruimos
nuest ra red, t ambién const ruimos part e de la red de las personas próximas a
nosot ros, debido a la circularidad de las relaciones.( Se define así a las relaciones
que se efectúan mutuamente y de forma necesaria; es decir, el objeto de la relación es
circular, incidiendo en todos los miembros del grupo.)
Si hacemos ref erencia a los colect ivos sociales, al t rabajar en red, se est á
f avoreciendo la int egración, ent re diversos t emas, ent re enf oques dist int os, ent re
lo virt ual y lo presencial, ent re personas y colect ivos, ent re generaciones, ent re lo
local y lo global, ent re lo f ormal y lo inf ormal.

PDFmyURL.com

3.1 Aspectos generales del trabajo en red
El t rabajo en red supone una f orma de t rabajar dent ro de las propias
organizaciones, así como la relación y cooperación ent re ellas, dest acándose
principios como los de horizont alidad, sinergia -complement ariedad y unión de
f uerzas-, aut onomía, pert enencia part icipat iva -la pert enencia se expresa en la
part icipación act iva, en la implicación-, compromiso, et c. En el t rabajo en red de los
colect ivos sociales, por t ant o, result an claves algunas ideas como el que t odos
ganan, pero t ambién el que t odos ponen, o el que t odos part icipan y t odos lideran
-de f ormas dif erent es-.(Antonio Moreno y Fernando de la Riva)
No olvidemos subrayar que exist en dos modalidades de red:
a) Red f ormal: en est a exist e una coordinación explícit a, una t oma de decisiones,
unas responsabilidades concret as y una est ruct ura organizat iva concret a, aunque
su f orma de t rabajo no sea exact ament e la de una coordinadora clásica.
b) Red inf ormal: cada colect ivo y cada persona part icipa o no en cada moment o
concret o, y en la f orma en que en ese moment o considera convenient e. La red
inf ormal «decide» sin t omar decisiones explícit as, pues se va def iniendo una
dirección u ot ra según la part icipación const ant e de sus int egrant es -si alguien se
empeña en una dirección, pero casi nadie la sigue, la red ha opt ado en la práct ica y
de f orma cont inua, sin que se haya t omado una decisión explícit a-.
El t rabajo en red puede incluir los dos t ipos de redes, que pueden considerarse
complement arias: es más, las redes inf ormales, si quieren mant enerse en el
t iempo buscando objet ivos no punt uales, t ienen que apoyarse en ciert as redes
organizadas, y, por el cont rario, si las redes organizadas no quieren quedarse en
est ruct uras cerradas y/o burocrát icas, necesit an est ar enlazadas en redes
inf ormales abiert as y signif icat ivas. Por lo t ant o, est á claro que exist e una
complement ariedad ent re ambas.
El t rabajo en red, es una f orma de t rabajo posit iva y con el que se pueden alcanzar
PDFmyURL.com

muy buenos result ados; con ello, no queremos decir que el t rabajo en red no t enga
sus part iculares problemas. Por ejemplo, al decir «t rabajo en red» no podemos
olvidar que en sí no supone acción t ransf ormadora, ni t iene necesariament e un
caráct er crít ico, sino que ello dependerá de la int ención que hay det rás, así como
de su puest a en práct ica. También hemos dejado claro que es necesaria alguno de
los t ipos de est ruct ura organizat iva, aunque ést a pueda ser más f lexible o no,
dinámica o no y/ o part icipat iva o no, que en ot ros f ormat os o ámbit os más
burocrát icos o cent ralizados.
Def inir una red, para t rabajar desde ella, es un ejercicio complejo, por eso, para
que nos result e más f ácil podemos comenzar def iniendo lo que es un «sist ema»,
en el cual los element os o miembros que const it uyen la «red» deben t ener
conciencia de que la relación ent re ellos part icipa de f orma signif icat iva en el
comport amient o disf uncional de la persona o grupo, objet o del t rabajo en red.
La red como «sist ema» aport a una visión sincrónica en su aspect o sit uacional y
ot ra diacrónica desde la perspect iva procesual o de secuencia t emporal; el ant es
y el después.
Exponemos una propuest a cent ral para cuando se t rabaje con f amilias en
sit uación de exclusión social: que dichas f amilias act úen como «nodos principales»
de las redes de acción t ransf ormadoras. Ello evit aría una excesiva personalización
o individualización del t rabajo en red, así como su posible f alt a de objet ivos
t ransf ormadores, pero t ambién superaría el desconect arlo de los ot ros múlt iples
colect ivos sociales exist ent es. Con el t rabajo en red, se puede buscar el máximo
de colaboración y de apoyo mut uo con el mínimo de burocracia y cent ralización:
desde la aut onomía, pero con la int ención decidida del apoyo mut uo.

3.2. T ipos de Red
En líneas ant eriores hemos hecho ref erencia a la red f ormal y a la red inf ormal.

PDFmyURL.com

En est e apart ado nos vamos a ceñir a lo que corresponde a la Red Primaria y a la
Red Secundaria.

3.2.1 Red Primaria
- Caract eríst ica principal: la red social primaria es caract erizada por las relaciones
t ant o inf ormales como semif ormales ent re sus miembros.
El punt o esencial de est e t ipo de red son las relaciones emocionales y de
proximidad que cult iva un individuo en su ent orno.
En el ámbit o del t rabajo en red, la red primaria const it uye el soport e y punt al más
poderoso que t iene el individuo para mant enerse en sociedad de f orma aut ónoma,
ínt egra e independient e; desde ella se ext ienden las relaciones con el mundo,
accediendo así a la sat isf acción de sus necesidades básicas a t ravés del
est ablecimient o de nexos con los objet os, las ideas, las personas y con t odo
aquello que el individuo se relaciona.

3.2.2. Red Secundaria
- Caract eríst ica principal: incluye, en t orno a una persona signif icat iva, la relación
ent re dist int as inst it uciones que act úan o int ervienen en el marco de una
problemát ica donde se cont emplan necesariament e sist emas f ormales.
Se const it uye a part ir del posibilismo creado por la sociedad, para llevar hast a sus
miembros las acciones que «normalizan» las relaciones ent re ciudadanos, f rut o de
la ampliación y especialización de la f enomenología social.

3.3. Funciones de la Red

PDFmyURL.com

Las f unciones que cumplen las redes sociales, de f orma resumida son:
a) Compañía social: proximidad y t ipo de reglas que marcan las dif erent es f ormas
de relacionarse ent re sus miembros. Dicha f unción versa sobre la realización
conjunt a de act ividades
b) Apoyo emocional: reconoce la capacidad de los miembros de respaldar las
acciones de apoyo, y se ref iere a los int ercambios act it udinales posit ivos o
negat ivos.
c) Guía cognit iva y consejos: son las int eracciones dest inadas a compart ir
inf ormación. La int eracción de los miembros, en part e, depende de, la inf ormación
signif icat iva t rasmit ida y ret enida por la red y, de la ef icacia a la hora de f ijar
inf ormación en el miembro cent ral
d) Cont rol social: es decir, regulación. Int eracciones que se dan en la red a f in de
neut ralizar las desviaciones del comport amient o que f acilit an la resolución de
conf lict os y la disipación de la f rust ración.
e) Ayuda mat erial y de servicios: colaboración específ ica y/o ayuda f ísica ent re los
miembros de la red los cuales se especializan en diversas f unciones y t areas,
cumpliendo así cuest iones de soport e dent ro de la cobert ura de necesidades
esenciales o sociales.
f ) Acceso a nuevos cont act os: int eracciones que aument an la red personal. Es
decir, cada miembro de la red conf igura su propia red pudiendo proporcionar
nuevos enlaces.

2. EL SISTEMA FAMILIAR

Al hablar de SIST EMA FAMILIAR no hacemos
ref erencia solament e al individuo en su
subjet ividad, es decir, sist ema f amiliar alude al
mismo individuo y sus int eracciones y
relaciones con los demás. Es decir, ent iende
que el comport amient o de un individuo no se
PDFmyURL.com

da aisladament e, sino que t iene sent ido
dent ro de un cont ext o en el que siempre hay
«ot ros» implicados. Por ello, se puede
cert if icar que su comport amient o est á
«conect ado» de manera dinámica a los comport amient os de las personas con las
que se relaciona -en su casa, en su t rabajo, en su comunidad, en su sociedad, con
el grupo de amigos, et c.-.
El cont ext o más signif icat ivo de las personas es la Famila. Desde el modelo
sist émico -del que más adelant e hablaremos- ést a es ent endida como un sist ema
en el que un grupo de personas int eraccionan ent re sí, y donde las relaciones ent re
sus miembros est án af ect adas y const it uidas por una serie de reglas, crit erios y
normas. Mediant e est os indicadores de relación, el sist ema f amiliar se conf igura
como una «t ot alidad». ¿Qué queremos decir con la palabra t ot alidad?,
simplement e que las reglas dot an al sist ema f amiliar de una ident idad propia,
f undament al para garant izar su est abilidad y equilibrio int erno sin el cual la f amilia
correría el riesgo de disgregarse e incluso disolverse.
Con los aspect os que vamos a ir est udiando en est a Unidad nos daremos cuent a
de que el t rabajo con la f amilia se cent ra en pot enciar los recursos de la misma,
para superar sus dif icult ades o el malest ar psíquico de alguno de sus miembros.
Por ello mismo, como Educadores Familiares, t enemos que t rabajar con el conjunt o
de la f amilia, siendo su objet ivo el cambio en el sist ema f amiliar, bien en los
aspect os est ruct urales y/ o en la t ransf ormación de los procesos int eraccionales
en disf unción.

1. CONCEPT O, ORÍGENES Y SIT UACIÓN ACT UAL DE LA FAMILIA
Son muchos los aspect os que podemos abordar dent ro de lo que es el t ema de la
f amilia:
1.1. Concepto y aspectos a considerar de la f amilia:
PDFmyURL.com

Como def inición de f amilia: «conjunt o de personas ligadas por lazos de parent esco
det erminados en virt ud de alguna relación consanguínea real o put at iva»
(Berenst ein).
Las relaciones de las personas dent ro de un nexo se caract erizan por la inf luencia
recíproca, direct a, int ensa y duradera sobre la experiencia y la conduct a de los
unos sobre los ot ros. El sist ema f amiliar t iene como mínimo t res órdenes de
relación, que cabe cit ar:
- Relación de consanguinidad (hermano-hermana).
- Relación de alianza (marido-mujer).
- Relación de f iliación (padre/madre-hijo).
Son de gran import ancia est as relaciones f amiliares mínimas porque en el
t ranscurso de la exist encia del individuo, se ent relazan progresivament e la
diversidad de relaciones que cont ribuyen a f ormar a la persona adult a madura.
Desde que el niño crece en la f amilia est ruct urada como un sist ema abiert o, que
posibilit a el int ercambio con el mundo ext erno e increment a el ingreso de
inf ormación.
La persona, como int egrant e de una f amilia, es part ícipe de su desarrollo a t ravés
del ciclo vit al. Hay sit uaciones punt uales que est ruct uran el ciclo de la vida
const it uyéndose en un cont ext o det erminant e para los miembros del sist ema
f amiliar.
La f amilia no es est át ica; por ejemplo, al producirse el episodio de la enf ermedad,
se experiment an moment os de inseguridad emocional y como el enf ermo es un
int egrant e del sist ema f amiliar propio, se produce una t ransf ormación de t odo el
sist ema, que lleva a adquirir nuevas paut as de organización. Los ot ros miembros,
en f orma inevit able, al ser part ícipes de t oda la dinámica f amiliar, responden de
alguna manera, most rando respuest as posit ivas o negat ivas. Frent e a la
dependencia que se comienza a experiment ar t ras la af ección producida se ve
PDFmyURL.com

que t odo el grupo f amiliar no est á exent o de est a sit uación y necesit a
reest ruct urarse, donde la f igura del Educador Familiar es clave.
Según Minuchin y Firchman, el sist ema f amiliar t iende al mismo t iempo a la
conservación y a la evolución. Las exigencias del cambio act ivan los mecanismos
que cont rarrest an la at ipicidad, pero el sist ema evoluciona hacia una complejidad
crecient e. Aunque la f amilia sólo ondula y f luct úa dent ro de ciert os límit es, posee
una capacidad asombrosa para adapt arse y cambiar, mant eniendo sin embargo su
cont inuidad.

1.2. Orígenes de la f amilia
PDFmyURL.com

No cabe duda de la ant igüedad de la inst it ución f amiliar. Ya el Génesis nos habla de
los primeros padres Adán, Eva y sus hijos, Caín y Abel, ent re ot ros, sin duda. Es la
primera f amilia de la humanidad conocida document alment e. Con el t iempo,
indudablement e, est a primera f amilia nuclear debió evolucionar en su f orma y
f unciones, condicionada por las circunst ancias de sociedades cazadoras y
agrícolas, por la aparición de nuevas et nias, por el f act or sociocult ural, en
def init iva, y por el alejamient o de aquella primera inst it ución, cuya memoria
perduraría en unos y se perdería en ot ros.
Ref iriéndonos a la Roma clásica, podemos decir que la f amilia era un cuerpo social,
la llamada f amilia agnat icia, un grupo de personas y cosas, represent adas por el
pat er f amilias. Con el t iempo el concept o evolucionó hast a convert irse en la f amilia
domést ica, unida por vínculos de consaguinidad, que daba paso a la f amilia
cognat icia. Era, en sent ido jurídico, una unión de personas por vínculos
mat rimoniales o de parent esco; personas que vivían bajo el mismo t echo o un
grupo const it uido por el padre, la madre y los hijos.
La f amilia, por ot ra part e, ha sido def inida de dist int as maneras porque así es su
variedad y mult iplicidad, concept os que podemos ampliar en el punt o que
est udiaremos más adelant e y que corresponde a las nociones principales de
f amilia.
Sin duda, ant iguament e la f amilia era una inst it ución f ormal de la sociedad, y hast a
podríamos hablar de una f amilia sin amor o con poco amor. A part ir del s. XVIII los
adult os modif ican su concepción de la inf ancia y le prest an una at ención nueva,
pero la f amilia que se caract eriza por la t ernura y la int imidad que une a los padres
con los hijos no comienza, según P. Ariés, sino hast a mediados del s.XVIII;
concret ament e dice est e aut or, hacia la década de 1760-70, que es cuando la
condición del niño como «rey de la f amilia» se t orna cent ro de at ención y de cariño
de los mayores , af ianzándose en las clases ascendent es de la burguesía. Es
Rousseau quien, al publicar el Emilio en 1762, crist aliza las nuevas ideas y, con ello,
imprime un nuevo impulso en la f amilia moderna.

PDFmyURL.com

Son muchos los est udios realizados y bibliograf ía exist ent e sobre los orígenes de
la f amilia, para prof undizar sobre est e t ema y analizar y comparar aspect os que
nos puedan ser de int erés a nivel personal.
1.2.1. Nociones de Familia
Aunque ya hemos examinado algunos de los aspect os clave de la f amilia como
sist ema, a cont inuación exponemos ot ras clarividencias y percepciones que
pueden ser de gran int erés, aunque sean apreciaciones demasiado t eóricas y
cuant it at ivas, ya que est án basadas en dat os reales.
Para analizar est e apart ado se ha t enido en cuent a una f uent e de gran relevancia,
como es el Censo. Est á considerada como una de las f uent es sociodemográf icas
más complet as que exist e, dada su cobert ura y la variedad de inf ormación que
llega a recopilar periódicament e. Aunque el principal objet ivo del Censo sea realizar
un recuent o de la población para así obt ener conocimient o sobre la est ruct ura de
la población, la cant idad y variedad de pregunt as que se incluyen en el
cuest ionario, posibilit an acceder además de a inf ormación sobre aspect os
int rínsecos de las personas (edad, sexo), a ot ras cuest iones más generales como
son: inf ormación acerca de la composición f amiliar sobre cuya cuest ión, se pueden
advert ir, cambios signif icat ivos en la def inición del t érmino “f amilia”.
Remont ándonos a 1960, t odavía no se recoge inf ormación ref erent e a los t ipos de
núcleos y las f ormas f amiliares en la que se dist ribuye la población. Es en 1970
cuando se comienza a recoger inf ormación sobre las f amilias y los núcleos
f amiliares, aunque no se of recen dat os desagregados por edad y sexo de los
component es de dichas f amilias.
En 1970 por ejemplo, la f amilia es def inida como «…el grupo de personas,
vinculadas generalment e por parent esco que hacen vida en común, ocupando
normalment e la t ot alidad de una vivienda… incluidos, en principio, los huéspedes
no f amiliares a los que se cede el uso de una o más habit aciones de la vivienda,
así como ot ras f acilidades (t eléf ono, baño, et c.), y a los que generalment e se
PDFmyURL.com

prest a servicios t ales como arreglo y limpieza de la habit ación, lavado de ropa,
aliment ación…» (INE, 1973): Censo de Población 1970. Madrid. Tomo II ). Est a
concepción de f amilia t ambién incluye a las personas que viven solas,
denominadas f amilias unipersonales (La concepción que se tiene de las familias
unipersonales en estas fechas, hace que se comente sobre ellas que “se presenten en
algunos apartamentos de las grandes ciudades... también pueden ser consecuencia de
la disolución de algún núcleo familiar...” .).
La def inición que of rece el Censo en 1981(INE 1996: Censo de Población 1991 )
básicament e no dif iere de la ant erior, aunque se precisa la sit uación del servicio y
de los huéspedes: en 1970 a los huéspedes no f amiliares se les cede el uso de una
o más habit ación, equipamient o de la misma y se les prest a servicios t ales como
el de la lavado de ropa o limpieza de la habit ación. La condición de los huéspedes
o personal de servicio para f ormar part e est adíst icament e de la f amilia en 1981 es
que pernoct en en la vivienda. Pero el cambio más signif icat ivo se produce en el
censo de 1991 y en su concepción de f amilia. Por un lado, la f amilia se def ine como
«…el grupo de personas (dos o más) que residiendo en la misma vivienda f amiliar,
compart en algunos gast os en común (que dif iere de la vida en común de los
ant eriores censos) y est án vinculadas por lazos de parent esco…(no sólo
generalment e vinculados por lazos de parent esco)» (Campo, S. Del, 1985).
Ot ra de las disparidades la encont ramos en la f orma de considerar a las personas
que viven solas. Mient ras que hast a 1981 se las consideraba igualment e f amilias
(sin núcleo), en 1991, con la incorporación de un nuevo concept o, el de hogar, las
ant iguas f amilias unipersonales dejan de concebirse como t ales, y pasan a
const it uir hogares unipersonales, ya que en 1991, se subraya, para poder f ormar
una f amilia, el cumplimient o del requisit o de const it uir un grupo de personas (dos o
más). Por ot ro lado, el “hogar” se def ine como «…el conjunto de personas que
residiendo en la misma vivienda comparten gastos comunes ocasionados por el uso de
la vivienda y/o gastos de alimentación».
Además de las def iniciones que hemos ido recogiendo por el Inst it ut o Nacional de
Est adíst ica, el Eust at , que comenzó a publicar y dif undir est os dat os a part ir de
PDFmyURL.com

1981, t ambién proporciona inf ormación censal, que en algunos casos present a
dif erencias con las que publica el INE. Es el caso de las def iniciones de “f amilia” y
“hogar” de 1991.
En la def inición de f amilia de 1991 y 1996 el Eust at mant iene que la f amilia est á
«… vinculada generalmente por lazos de parentesco… hacen vida en común…» ,
incluyen en est a def inición a «…las personas que viven solas, como familias
unipersonales» y t ambién, en el padrón de 1996 a «…las familias residentes en
establecimientos colectivos… las personas del servicio doméstico que pernoctan en la
vivienda y los huéspedes en régimen familiar».
Por t ant o, la concepción de f amilia de est e Inst it ut o es bast ant e más amplia que
la que present a el INE a part ir de 1991. Por ot ro lado, t ambién int roducen el
concept o de «hogar», como «el total de personas que ocupan o residen en una
vivienda principal, independientemente del parentesco entre ellos…».
El Eust at no hace ningún t ipo de mención sobre los gast os a compart ir y considera
que «… en un hogar puede haber dos familias o más cuando haya dos o más grupos
familiares sin relaciones de parentesco entre ello».
Result a convenient e por lo t ant o, t ener en cuent a las desigualdades exist ent es en
t orno a los concept os de “f amilia” y de “hogar”, en f unción de la f echa en el que se
ha llevado a cabo la recogida de dat os y la inst it ución que los present a e int ent ar,
de est e modo, adapt ar y homogeneizar dichos concept os en los casos en los que
se pret endan realizar t rabajos comparat ivos, por ello proponemos que como
Educador Familiar, ref lexiones sobre los dif erent es concept os y def iniciones de
f amilia y hogar, analizando las vent ajas e inconvenient es de cada una de ellas para
una ópt ima evolución de la f amilia, y de est e modo, t e proponemos que elabores
t u propia def inición de f amilia.

1.3. Situación actual de la f amilia

PDFmyURL.com

La f amilia española act ual no es ajena a la evolución experiment ada en muchos
órdenes en el mundo occident al. La rapidez de los cambios de las últ imas
décadas, la t asa de divorcio, que se ha duplicado, la de nupcialidad que ha caído,
aunque ahora viene recuperándose, la de nat alidad, que llegó t ambién a mínimos
sorprendent es (aunque en ligero increment o en los últ imos t iempos), la
incorporación de la mujer al mundo del t rabajo con la consiguient e repercusión en la
vida f amiliar, et c.
Pese a los dat os que podemos analizar a cont inuación, parece que act ualment e
hay una evolución hacia act it udes más t radicionales con un signif icat ivo
increment o de bodas y nacimient os y una disminución de divorcios.
Práct icament e la mit ad de la población española es solt era, pero solament e ent re
un 10 y un 12 % permanece en est e est ado civil a part ir de los 30 años. Ent re los
30 y los 65 años la mayor part e de la población est á casada. Podríamos decir, en
rasgos generales, que a part ir de los 30 años casi el 90 % ha f ormado su propia
f amilia.
De la f amilia t radicional española, la ext ensa (f ormada por varias generaciones) ha
derivado hacia el t ipo nuclear reducido, const it uido por padres e hijos. Así, pues, su
t amaño es dif erent e al de ant año debido a varias causas, ent re las que
dest acaríamos la disminución de la t asa de f ecundidad, la incorporación de la
mujer al t rabajo f uera de casa, la vivienda y, en general, los nuevos cambios
acaecidos en razón de la t ecnología y las nuevas f ormas de vivir.
Por ot ra part e, t ambién se dan variaciones import ant es dent ro de la propia
España en sus dist int as regiones o comunidades, ent re zonas urbanas y rurales,
debidas probablement e, a las dif erencias en las paut as de f ecundidad.
Es ciert o que muchas de las cost umbres int roducidas a part ir de la guerra civil
española hast a ahora han hecho variar algunas condiciones, t ales como la edad en
que se accede al mat rimonio (act ualment e las mujeres ent ran a los 24,5 años de
edad mient ras que los hombres lo hacen a los 26,4 años). Igualment e, la duración
PDFmyURL.com

del int ervalo f ecundo se ha acort ado de una manera signif icat iva. A principios de
siglo las mujeres invert ían 12,7 años en t ener sus 4,71 hijos, en t ant o que ahora el
t iempo se ha reducido a 7,5 años para t ener 2,5 hijos.
Todo ello signif ica que la f amilia española est á suf riendo los cambios generales
que se producen en el mundo europeo, especialment e, aunque con dif erencias
específ icas propias de nuest ra idiosincrasia y con ot ras dif erencias menos
sensibles en las diversas regiones o comunidades.

1.3.1. Aspectos generales
Ant es de comenzar con el desarrollo del apart ado que nos ocupa, hemos
considerado de relevancia ref lexionar sobre algunas pregunt as de int erés, que ya
analizó con det enimient o Jut t a Burggraf (Doctora Alemana en Teología y Pedagogía,
autora de numerosas publicaciones) en una ent revist a perpet rada por Francisca R.
Quiroga.
Nos compromet emos a t ener en cuent a las múlt iples f uent es que analizan est a
cuest ión bien a t ravés de encuest as, ent revist as o sondeos, y que post eriorment e
es f ácil que leamos bien en la prensa, en libros, o los escuchemos con
det enimient o en los medios de comunicación. Uno de los asunt os principales en
relación a est a t emát ica es que se habla, se coment a, que la f amilia est á en crisis,
y es ciert o que pensamos si ...
a) ¿Es una f igura social en ext inción?: No se puede negar que son muchos los
pronóst icos desf avorables que indican hoy en día que la f amilia sigue siendo
apreciada y valorada, porque sat isf ace necesidades t an element ales en el hombre
como el anhelo y el empeño de sent irse prot egido y de t ener conf ianza, por lo que
su exist encia no puede ser puest a en duda porque est á ínt imament e ligada a la
f elicidad del hombre, su seguridad y su bienest ar, t ant o a nivel personal como
social.

PDFmyURL.com

Pero t ambién es ciert o y se escucha cot idianament e, que ...
b) ¿Hoy en día nos parece más dif ícil sacar adelant e una f amilia que en ot ras
épocas? (hablamos en t érminos generales): Es verdad que act ualment e se dan
circunst ancias que generan problemas que no se present aban ant es. Pero est o no
quiere decir que ant es no hubiera dif icult ades: había ot ra sit uación con ot ros
problemas, quizá menos manif iest os. En siglos pasados, muchas veces eran los
padres quienes elegían a quienes habían de casarse con sus hijos, y lo hacían
según aspect os objet ivos: la clase social, la sit uación económica, la religión, et c. La
comunidad mat rimonial era considerada como una gran empresa. Todos, varones y
mujeres, solían t rabajar junt os en la granja, en el t aller, en la t ienda. Y educaban
junt os a los niños, que crecían bajo los cuidados de muchos parient es. Est o
act ualment e ha cambiado de manera muy t rascendent al y de ello no podemos
t ener dudas.
Ya part ir de la indust rialización, se produjo un prof undo cambio en la vida f amiliar. El
hombre se f ue ret irando de las obligaciones f amiliares a f avor de act ividades
lucrat ivas f uera de casa, donde la mujer quedó sola con los hijos. Poco a poco
t ambién ella se f ue int egrando a la vida prof esional, ganando dinero y haciéndose
cada vez más aut ónoma. De ahí result an nuevas cargas para el mat rimonio, que
act ualment e est án af ect ando de una manera u ot ra no sólo al concept o de f amilia,
sino más abismalment e a la f orma de vida de padres e hijos, a la educación que
est os reciben, a la f orma de ver las cosas e int erpret ar las ideas, a las f ormas de
ser, et c.
c) en relación a la aut onomía con la que gozan hoy en día las mujeres, ¿debemos
de considerarla como una de las causas de los act uales problemas de la f amilia?:
No podemos af irmar que la independencia de la mujer sea el problema de hoy. Al
cont rario, es una suert e que exist a, porque sólo quien es int eriorment e libre e
independient e puede amar y ent regarse verdaderament e a los demás, y no sólo
sent irse a gust o consigo mismo, sino hacer sent ir bien a los demás.

PDFmyURL.com

Son muchos los f act ores que pueden incidir en el hecho de que hoy en día sea algo
más dif ícil la sit uación y la vida f amiliar, pero lo que no podemos hacer es et iquet ar
a la aut onomía de las mujeres como el represent ant e clave. Est á claro que dos
personas se casan hoy, en general, por simpat ía y amor; es decir, en muchas
ocasiones prevalecen más los mot ivos subjet ivos que los objet ivos. El amor es la
razón acept able para cont raer mat rimonio, pero si f alt an casi t odos los f act ores o
aspect os objet ivos, la f elicidad mat rimonial y la vida en f amilia puede llegar a ser
complicada y hacerse sumament e dif ícil.
No sólo es la aut onomía de las mujeres el aspect o al que se suele hacer ref erencia
cuando hablamos de dicha crisis, sino que hay ot ros f act ores, que se suelen
mencionar, como bien indica la Teóloga y Pedagoga Jut t a Burggraf .
d) ¿Qué decir del f act or de la comunicación?: Hoy en día es f recuent e que los
esposos t engan dist int os campos de acción, ya sea en la f amilia, ya sea en una
prof esión f uera del hogar. No se ven durant e muchas horas al día. Pero sí t ienen
cont act o con muchas ot ras personas, hombres y mujeres; y con ellos compart en
sus int ereses e ilusiones prof esionales. Cuando vuelven cansados a casa, ya no
t ienen f uerzas para dialogar o hacer planes. Así puede pasar que crezca una
dist ancia cada vez más grande ent re los esposos.
Además, act ualment e el mat rimonio es mucho más largo que en ot ros t iempos.
Ant iguament e las mujeres morían con f recuencia después de haber dado a luz
muchos hijos. Hoy los ven crecer, y ven cuando ellos marchan de casa.
e) ¿Se puede hablar del mat rimonio como modelo de convivencia ya superado?: Es
ciert o que cada vez más podemos oír est a expresión. El mat rimonio no es
anacrónico, pero est o no quiere decir que haya de vivirse de un modo que
podemos llamar «burgués» o acomodado, con est rechez de miras, con ment ira y
f alsedad, mirando más bien al aspect o ext erno que al amor verdadero ent re las
personas que lo componen. Hoy en día exist en muchas parejas que viven su
mat rimonio de una manera at ract iva; que ponen de manif iest o que la f idelidad es
posible, y que es garant ía de f elicidad para ellos mismos y para t oda la f amilia, en
PDFmyURL.com

la juvent ud, en la madurez y en la ancianidad.
Un mat rimonio verdaderament e f eliz descubre cont inuament e nuevos horizont es;
est á abiert o a ot ras personas, t ambién a una f ut ura descendencia. Tiene el valor
de t ransmit ir la vida, de conservarla, de amarla y de velar por su desarrollo.
Y por últ imo lugar, pensemos en ...
f ) ¿Qué f unción ocupa el hogar en la sociedad act ual?: Hoy en día, en que la
mayoría de las personas realizan su t rabajo en f ábricas, empresas,
administ raciones, of icinas y t iendas, necesit an un hogar que les espere a la vuelt a.
La labor más import ant e, y a la vez la más dif ícil, de un ama de casa consist e en
crear ese ambient e de hogar. Para la serenidad de una f amilia es import ant e que
alguien t enga t iempo, que no est é siempre agobiado y con cosas más import ant es
en la cabeza que el simple saber escuchar, t ranquilizar, consolar o animar; hay que
deshacer t ensiones, amort iguar las desilusiones, compart ir uno con ot ro los éxit os
y discut ir los problemas.
Dent ro de est a cuest ión podemos recapacit ar sobre el t rabajo del ama de casa
¿se puede hablar de un t rabajo monót ono?. La prof esión de ama de casa (porque
así puede ser considerada cuando se desarrolla con compet encia) no es
necesariament e una ocupación monót ona y aburrida. Tiene sus vent ajas. Una muy
agradable es que ella se puede organizar el horario y el t rabajo a su manera. Toda
mujer puede decidir en su casa lo que va a hacer en cada moment o -aunque no
siempre, sí al menos en proporción mucho mayor que en las demás prof esiones.
Est o conf iere libert ad y aut onomía.
Si el t rabajo del hogar se ident if ica con limpiezas pesadas, con f regot ear suelos o
ir de cabeza por cada mot it a de polvo que se descubre, es lógico que se le
at ribuya una insinuación y connot ación negat iva. Ciert ament e el aburrimient o, la
rut ina y las manías acechan el t rabajo del ama de casa, pero en cualquier
prof esión exist en t rabajos repet it ivos. El president e de una compañía, por ejemplo,
t iene que est ampar su f irma cient os de veces al día; segurament e no lo
PDFmyURL.com

envidiamos por esa t area, pero no dejamos de pensar que su ocupación es valiosa
y apet ecible.
La t area de compaginar el t rabajo f uera de casa con las exigencias de la f amilia
compet e t ant o a los hombres como a las mujeres. A t odas las personas se les
debe dar la posibilidad de hacer librement e lo que creen que es bueno, sin t ener
que est ar siempre suscit ando nuevas polémicas.
1.3.2. La f amilia: tres aspectos claves de su situación actual
Dent ro de los muchos aspect os que podemos analizar de la f amilia y de su
ent orno, hemos det erminado t rat ar t res de ellos:
a) Los jóvenes y la f amilia: los problemas que angust ian a la f amilia parece que no
se muest ran ya en est os últ imos años en la f orma llamat iva que los caract erizó en
los años set ent a. Sin embargo, no se puede decir ciert ament e que haya disminuido
su int ensidad y act ualidad. Se sost iene que el problema de los jóvenes y el de la
liberación de la mujer (con t odo lo que implica para la vida de la f amilia) poseen la
carga revolucionaria de los grandes acont ecimient os de la hist oria y que quedará
como el hecho específ ico de nuest ro siglo. Es posible que est a valoración sea
exagerada, y más cuando hemos coment ado en párraf os ant eriores, que no es el
problema exclusivo de hoy en día.
Con dif icult ad los jóvenes encuent ran en la f amilia un espacio en el que vivir
armoniosament e sus problemas y expresar su creat ividad original, como t ampoco
reciben respuest as adecuadas de la sociedad con la que se enf rent an.
b) La pareja y la f amilia: podríamos enlazar est e punt o con la pregunt a ant erior del
punt o 1.3.1 en el que se hacíamos ref erencia al int errogant e del f act or
comunicación.
Queda en pie el hecho que, dent ro del núcleo f amiliar, sigue sin resolverse el
problema de la comunicación, con el cual est án ligados t odos los demás. No sólo el
PDFmyURL.com

lenguaje hace resalt ar dist ancias insalvables ent re padres e hijos, sino que ent re
los mismos padres los gest os y las palabras se conviert en a menudo en signos de
cont radicción, huérf anos de los valores que debieran originarse. El padre y la
madre, en muchas f amilias, no se hablan ya o lo hacen a duras penas o, peor aún,
el hablarse es f uent e cot idiana de conf lict os. Los hijos, según vayan creciendo,
renunciarán al diálogo sobre los t emas más signif icat ivos de su experiencia.
También es ciert o que los est ímulos que llegan de la sociedad son cada vez más
violent os y provocadores, pero la f amilia, en vez de ser un f ilt ro aclarador, se
conviert e, en ocasiones, en un espacio donde t odo se est anca de modo casi
sof ocant e. Los valores, aunque no est én ausent es t erminan siendo más un ref ugio
individual que un lugar de serena conf ront ación y de comunicación int erpersonal.
c) La f amilia y la t radición: de hecho, uno de los problemas más agudos y más
graves que aquejan a la f amilia hoy -y no sólo a la f amilia como t al- es el de la
relación ent re present e y pasado. Los jóvenes sobre t odo, aunque t ambién los
menos jóvenes, se sient en conf usos y no consiguen encont rar ese vínculo que es
la única garant ía de f ecundidad: van desde el rechazo indiscriminado a la
ignorancia presunt uosa, a la duda quizá ocult a y, a veces, a la exalt ación acrít ica
t an delet érea como inf ant il. Y ello sin hablar de t oda la serie de ansiedades y
t rast ornos que acechan a la vida de f amilia, y que se pueden reducir al f act or
económico (desde la sobreabundancia a la incert idumbre y la necesidad). Gran
part e de nuest ra cult ura se encuent ra aún, por lo que se ref iere a la f amilia, en
f ase de análisis; y si bien se ha at enuado la f ase aguda de rechazo, no se
proponen líneas de soluciones concret as o hipót esis de orient ación exist encial

2. CARACT ERÍST ICAS DEL SIST EMA FAMILIAR
2.1. Los valores en la Familia
Como def inición de valor podemos decir que son «element os muy cent rales en el
sist ema de creencias de las personas y est án relacionados con est ados ideales
PDFmyURL.com

de vida que responden a nuest ras necesidades como seres humanos,
proporcionándonos crit erios para evaluar a los ot ros, a los acont ecimient os t ant o
como a nosot ros mismos» (Rokeach, 1973 en García, Ramírez y Lima , 1998).
Los valores, por lo t ant o, nos orient an en la vida, nos hacen comprender y est imar
a los demás, pero t ambién se relacionan con la imagen que vamos const ruyendo
de nosot ros mismos y se relacionan con el sent imient o sobre nuest ra compet encia
social.
Como Educadores Familiares t enemos que t rabajar para promover y dirigir a las
f amilias hacia la armonía, el bienest ar, el af ect o, aspect os que ref uerzan los
siguient es valores:
- Universalidad, ent endida como la comprensión la t olerancia, la est ima y la
prot ección de t odas las personas y de la nat uraleza
- Benevolencia, ent endida como la preocupación por la preservación del bienest ar
de las personas próximas
- Seguridad, ent endida como valoración de la int egridad, armonía y equilibrio t ant o
a nivel int erpersonal como social
- Conf ormismo, ent endido por la rest ricción de acciones o pulsiones que puedan
result ar dañinas para los ot ros o que violen las expect at ivas o normas sociales.

2.2. Jerarquía y poder en la f amilia
Pese al deseo de igualdad, correspondencia y conf ormidad perseguido en la
f amilia, es evident e la exist encia de una jerarquía y t ambién de un poder que
ejerce uno o más miembros del grupo de acuerdo con unas caract eríst icas propias
de cada ent idad f amiliar.
Se da dent ro de la f amilia una organización, incluso en la división del t rabajo, que
puede seguir o no unas paut as universales. Así, parece nat ural la asignación de
t areas según el sexo, pero t ampoco ést a es una const ant e general. ¿Por qué no
PDFmyURL.com

es una const ant e general?. Lo podemos observar por ejemplo en cuant o a la
ganadería, que en muchas sociedades, est á al cuidado del hombre, mient ras que
la agricult ura parece ser pat rimonio de la mujer, pero la ant ropología ha
descubiert o bast ant es excepciones a la regla. Sin embargo, est o no es óbice para
que se const at e en el seno f amiliar una det erminada organización, jerarquizada y,
por ende, con claras evidencias de poder, que es dist int o en los variados linajes
t radicionales, pero que incluye una ciert a dif erenciación.
En las sociedades clásicas, encont ramos, la t ípica exist encia de los poderes
religiosos, polít ico, económico y jurídico, bien acumulados por una persona, bien
con ciert a dist ribución jerárquica est ablecida.
Es import ant e que t engamos en cuent a un element o muy import ant e dent ro de la
f amilia que es el poder de decisión por part e de quien posee experiencia en la
dist ribución de bienes y aut oridad para llevar a cabo las decisiones que habrán de
at acar los miembros de la f amilia. Dichas t areas requieren del conocimient o de
unas reglas no arbit rarias, sino f undadas en el cumplimient o e int erpret ación de
normas que const it uyen una especie de corpus element al de caráct er jurídico.
Nat uralment e el poder que nace y se int egra en la comunidad, t iene una
proyección en la vida social. La f amilia no es una ent idad cerrada en si misma, sino
que su apert ura le permit e y obliga a est ablecer una comunicación con las ot ras
f amilias y con la sociedad circundant e, que reconoce, de manera universal, su
import ant e papel.
Podemos f inalizar señalando que jerarquía y poder, aut oridad, en def init iva, es una
const ant e que puede observarse en las dist int as f amilias, aunque, hay que decirlo,
la f amilia occident al moderna ha suf rido ciert a quiebra en est e sent ido y no puede
hablarse ahora en los mismos t érminos de ant año ni es comparable con las
sociedades t radicionales.

3. LA FAMILIA Y EL CAMBIO SOCIAL. EST RUCT URA Y FUNCIONES DE LA
PDFmyURL.com

FAMILIA ACT UAL
La f amilia es la inst it ución social más ant igua. Ha ido evolucionando y of reciendo
diversas f ormas, según t iempos y lugares; parece que la f amilia, como t al, es
esencial a la vida humana social y, por ende, es insust it uible, necesaria e
irremplazable. Todo ello viene de que la f amilia desempeña un papel f undament al
en la Sociedad: «la f amilia, en cont ra de prejuicios y apariencias, sigue poseyendo
una gran inf luencia sobre la realidad social moderna. Tant a, que bien pudiera
sost enerse que la llamada crisis lo era no de agonía o degradación, sino más bien
de crecimient o, desarrollo y t ransf ormación. Por lo t ant o, de ser est o así, sus más
caract eríst icos signos no deberían int erpret arse en t érminos desorganizat ivos ni
cat ast rof ist as sino como una reest ruct uración f uncionalment e adapt at iva. Pues,
en ef ect o, numerosas evidencias parecen at ribuir a la f amilia el papel de una
nueva cent ralidad, indispensable para la moderna reproducción social» (En palabras
de B. Antonini).
La f amilia es una realidad social compleja, que combina dos element os
humanament e necesarios pero, a la vez, ant inómicos ent re sí:
- Función social, por la cual cumple con comet idos sociales, los principales de los
cuales se evidencian en sus f unciones de regular la vida sexual, la creación de la
prole y la educación básica de ést a
- Función individual, por la cual posibilit a la sat isf acción de necesidades básicas de
los individuos, como son la int imidad, la seguridad y el amor.
Sabemos que lo social y lo individual son dos polos humanos ant inómicos, de modo
que t odo lo que se da a uno de ellos crea un conf lict o con el ot ro polo. Est o es la
causa de que el t ipo de f amilia «pat riarcal» (que aseguraba los aspect os sociales
de la f amilia) conculcara y quebrant ara menudo los derechos individuales de sus
miembros. En cambio, la moderna f amilia «nuclear», que at iende a los derechos de
libert ad, de af ect o, de movilidad, con su permisividad para los individuos (por
ejemplo, con la posibilidad de divorcio), envuelve e implica no sólo la est abilidad de
la inst it ución f amiliar, sino t ambién consiguient es vent ajas de ella (en est e caso, el
PDFmyURL.com

equilibrio af ect ivo de los hijos).

3.1. El cambio social en la f amilia
La f amilia, como inst it ución, depende no sólo de las f unciones que desempeña en
la sociedad sino t ambién de ciert os f act ores sociales, que analizaremos en los
apart ados 3.1.1 y 3.1.2, que son causa de la est ruct ura que t oma en uno u ot ro
caso. Podemos ver dos de los enclaves producidos, más not ables, que han
incidido en dicho cambio socio-f amiliar, y son:
a) Relación de edades: Lo habit ual es que el hombre sea un poco mayor que la
mujer, hecho que t endría explicación biológica de que el hombre, t eniendo una
maduración personal más lent a, es mayor que la mujer que t iene su mismo nivel
de madurez
b) Migraciones: En est e f enómeno t ambién se observan det erminant es en la
const it ución de parejas mat rimoniales; por ejemplo, en las migraciones del campo
a la ciudad, propia del mundo indust rial, las mujeres emigraron en mayor número,
por lo cual ellas t ienden a quedar solt eras en la ciudad, mient ras que los hombres
t ienden a quedar solt eros en el campo, en el cual mayorment e han permanecido.
La f amilia es una realidad social que se halla sujet a a cambios const ant es. Y est o
es así, const it uye un hecho necesario, ya que la f amilia es una realidad social que
depende de ot ras realidades sociales. En el mencionado Inf orme cit ado a pie de
página (Informe sobre la situación de la familia en España. Ministerio de Asuntos
Sociales, 1995: 462) se dice que «la sociedad se art icula f amiliarment e. Hay t ant os
t ipos de f amilias como ident idades sociales y cult uralment e const ruidas. El debat e
act ual en t orno a la crisis de valores f amiliares y sociales es el ref lejo de los
conf lict os surgidos ant e los valores y signif icados cont radict orios con que la
realidad se nos present a desde dif erent es inst ancias y ámbit os de act uación
social».

PDFmyURL.com

En muchos est udios se hace ref erencia a la f amilia española, pero podemos decir
que, en realidad, no exist e la f amilia «española» propiament e dicha. España, en
ef ect o, es un país de grandes dif erencias regionales, y lo mismo que se observan
en ella dif erencias lingüíst icas, cult urales, económicas y demás, se las observa
t ambién en las caract eríst icas f amiliares. Como dice Francisco Chacón Jiménez, al
igual que en ot ros países, «en España son las grandes áreas regionales,
caract erizadas t ambién, lo mismo que en Francia o It alia, por sist emas de herencia
y residencia dist int os, las que def inen la f amilia española», la cual queda
det erminada, en cada región, por los variables aspect os que rigen el régimen
mat rimonial y la organización domést ica.
A cont inuación, señalaremos algunos de los f act ores o aspect os t ant o
cuant it at ivos como cualit at ivos que af ect an y han af ect ado la f amilia de una
f orma u ot ra:

3.1.1. Factores cuantitativos
En el cuadro siguient e podemos observar los cambios cuant it at ivos más
dest acados que han inf luido en el sist ema f amiliar.
Con est os f act ores que est amos analizando, y los que nos quedan por analizar,
podríamos debat ir si el t ema de las f amilias numerosas ha pasado a la hist oria y
ser ya cosa del pasado. Una cuest ión que parece demasiado clara, si t enemos en
cuent a la opinión de la mayoría de los mat rimonios jóvenes y la conciencia de
nuest ra sociedad act ual, que ve en la superpoblación del planet a una f uent e de
males para el mismo, de diverso t ipo.
(*) En cuant o al índice de nat alidad podríamos est ar escribiendo durant e páginas y
páginas, ya que es un t ema que nos puede af ect ar a t odos de una f orma u ot ra.
Guiándonos por una encuest a
hecha por el Cent ro de Invest igaciones
Sociológicas, los f act ores que han inf luido en el descenso de la nat alidad son los
siguient es: el uso de ant iconcept ivos, la act ividad prof esional de la mujer, las
PDFmyURL.com

dif icult ades de la sit uación económica, la insuf iciencia de ayudas económicas a las
f amilias, el deseo de los padres de no «at arse» con los hijos, «los hijos cuest an
demasiado caros», et c.

3.1.2. Factores cualitativos
Algunos aspect os de apariencia negat iva, y que nos hacen hablar de una crisis
f amiliar, en numerosas ocasiones parecen est ar en decadencia, según indican
variedad de est udios y de encuest as y se presagia una época de mayor
aproximación a la f amilia t radicional.
3.2. Estructura de la f amilia actual
El concept o de est ruct ura describe la t ot alidad de las relaciones exist ent es ent re
los element os de un sist ema dinámico.
La est ruct ura f amiliar es el conjunt o invisible de demandas f uncionales que
organizan los modos en que int eract úan los miembros de una f amilia. Dicho de ot ro
modo, est ruct ura f amiliar, hace ref erencia al conjunt o de demandas f uncionales
que indica a los miembros como deben f uncionar. Así pues, una f amilia posee una
est ruct ura que puede ser vist a en movimient o.
La est ruct ura f amiliar no const it uye una ent idad inmediat ament e, ni pront ament e,
observable por part e del observador. Los dat os del educador f amiliar y su
diagnóst ico se logran experiment alment e en el proceso de asociarse con la
f amilia. El educador f amiliar analiza el campo t ransaccional en el que se relaciona
con la f amilia, para lograr así un diagnóst ico est ruct ural.

3.2.1. Subsistemas de la f amilia
El sist ema f amiliar se dif erencia y desempeña sus f unciones a t ravés de sus
PDFmyURL.com

«subsist emas». Los individuos son subsist emas en el int erior de una f amilia. Las
díadas, como puede ser la de marido-mujer, madre-hijo o hermano-hermana,
pueden ser consideradas rot undament e subsist emas.
Cada individuo pert enece a dif erent es subsist emas en los que posee dif erent es
niveles de poder y en los que aprende habilidades dif erenciadas.
Describamos los t res subsist emas que f ueron cit ados ant eriorment e:
a) El «subsist ema conyugal» (mat rimonio): Se const it uye cuando dos adult os de
sexo dif erent e se unen con la int ención expresa de const it uir una f amilia. La pareja
debe desarrollar paut as, modelos, prot ot ipos, en los que cada esposo apunt ala la
acción del ot ro en muchas áreas. Deberán ceder part e de su individualidad para
lograr un sent ido de pert enencia.
b) El «subsist ema parent al» (padres): Se const it uye al nacer el primer hijo. El
f uncionamient o ef icaz requiere que los padres y los hijos acept en el hecho de que
el uso dif erenciado de aut oridad const it uye un ingredient e necesario del
subsist ema parent al. Ello se conviert e en un laborat orio de f ormación social, para
los niños, que necesit an saber cómo negociar en sit uaciones de poder desigual.
c) El «subsist ema f rat erno» (hermanos): Es el primer laborat orio social en el que los
niños pueden experiment ar relaciones con sus iguales. En el mundo f rat erno, los
niños aprenden a negociar, cooperar y compet ir.
Algunos de los aspect os esenciales a t ener en cuent a para est udiar la
est ruct ura f amiliar son: los límit es, las reglas y los mit os f amiliares, de cada uno de
los subsist emas descrit os:
A) Límit es de los subsist emas:
Los «límit es» de un subsist ema est án compuest os por las reglas y crit erios que
def inen quiénes part icipan y de qué manera.
PDFmyURL.com

La f unción de los límit es reside en prot eger la dif erenciación del sist ema y aquellas
incompat ibilidades que puedan surgir dent ro del mismo.
Así, por ejemplo, cuando la madre (M) le dice a su hijo mayor (H): «No eres el padre
de t u hermano; si anda en biciclet a por la calle, dímelo y yo lo haré volver, pero no
vuelvas a grit arle», el límit e del subsist ema parent al queda def inido y det erminado
de f orma clara (es la madre la que va a ejercer la f unción ejecut iva: «yo lo haré
volver»).
Para que el f uncionamient o f amiliar sea adecuado, los límit es de los subsist emas
deben ser claros, despejados de t odo t ipo de conf usión, que pueda ocasionar un
problema en el f uncionamient o f amiliar; por ello la claridad de los límit es en el
int erior de una f amilia const it uye un parámet ro út il para la evaluación de su
f uncionamient o y de su act ividad diaria. Deben def inirse con suf icient e precisión
como para permit ir a los miembros de los subsist emas el desarrollo de sus
f unciones sin int erf erencias indebidas, pero t ambién deben permit ir el cont act o
ent re los miembros del subsist ema y los ot ros.
Es posible considerar a t odas las f amilias como pert enecient es a algún punt o
sit uado ent re un cont inuo cuyos polos son los dos ext remos de «límit es dif usos»,
por un lado, y de «límit es rígidos», por el ot ro. La mayor part e de las f amilias se
incluyen dent ro del amplio espect ro normal.
La f amilia con límit es dif usos recibe el nombre de «f amilia aglut inada»; la f amilia
con predominio de límit es rígidos se llamará «f amilia desligada».
Los miembros de f amilias aglut inadas (límit es dif usos) pueden verse perjudicados
en el sent ido de que el exalt ado sent ido de pert enencia que poseen requiere
abandono de la aut onomía. La conduct a de un miembro de la f amilia af ect a de
inmediat o a los ot ros y el st ress individual repercut e int ensament e a t ravés de los
límit es y produce un rápido eco en ot ros subsist emas. Así pues, la f amilia
aglut inada responde a t oda variación en relación con lo habit ual con una excesiva
PDFmyURL.com

rapidez e int ensidad.
Los miembros de f amilias desligadas (límit es rígidos) pueden f uncionar de f orma
aut ónoma, pero poseen un desmedido sent ido de independencia y de liberación, al
mismo t iempo que carecen de sent imient os de lealt ad y pert enencia y, de requerir
ayuda mut ua cuando la necesit an. Est as f amilias t oleran una amplia gama de
variaciones individuales ent re sus miembros. El st ress que af ect a a uno de sus
miembros no at raviesa los límit es inadecuadament e rígidos.
Así vemos que la f amilia desligada t iende a no responder cuando es necesario
hacerlo. Por t ant o, las operaciones en los ext remos del cont inuo señalan áreas de
posible pat ología. El educador f amiliar debe operar como un delineador de límit es,
que clarif ique los límit es dif usos y abra los límit es excesivament e rígidos, para
llegar a est ablecer límit es lo más claros posible.
B) Reglas f amiliares:
Como def inición de Reglas: «son f ormulaciones hipot ét icas elaboradas por un
observador para explicar la conduct a observable de la f amilia» (Jackson).
En la f amilia que comienza no hay reglas est ablecidas. Cada miembro component e
de la misma aport ará, a lo sumo, sus propias experiencias y sus propios modelos
de int ercomunicación según los esquemas aprendidos o elaborados en el sist ema
f amiliar de origen; pero est o no bast ará para t odo lo que ahora han de ir
est ruct urando.
Est e conjunt o de reglas o leyes con que se va const ruyendo el sist ema f amiliar a lo
largo del t iempo y a t ravés de inevit ables reajust es por t ant eo y error, es
semejant e al programa de un calculador. En la f amilia puede ser observado t al
f uncionamient o en t érminos de aquí y ahora. El descubrimient o de las reglas que
rigen la vida de un sist ema f amiliar es obra que requiere una larga y cuidadosa
observación, semejant e a la que t endría que poner en práct ica el desconocedor
del juego del ajedrez, por ejemplo, que t rat ase de ver cuáles son las reglas que
PDFmyURL.com

ponen en pract ica dos jugadores a lo largo de una part ida.
Podemos nombrar t res cat egorías de reglas:
a) Reglas reconocidas (rr): son reglas que se han est ablecido explícit ament e y de
manera direct a y abiert a. Comprenden acuerdos en dist int as áreas, t ales como
normas de convivencia, asignación de t areas, responsabilidad de ciert os papeles,
expresión de necesidades personales, et c.
b) Reglas implícit as (ri): est as reglas const it uyen f uncionamient os sobreent endidos
acerca de los cuales la f amilia no t iene necesidad de hablar de modo explícit o. Se
dan en la dinámica de la f amilia, aunque no se haya verbalizado o dialogado sobre
ello.
c) Reglas secret as (rs): est as son las más dif íciles de descubrir al est udiar una
f amilia. Son modos de obrar con los que un miembro, por ejemplo, bloquea las
acciones de ot ro miembro; son act os que t ienden a desencadenar act it udes
deseadas por quien manipula el resort e que los provoca. Así, por ejemplo, en una
f amilia, la regla secret a est ablece que una conduct a dé aut onomía e
independencia en la hija, vaya seguida por una queja psicosomát ica de la madre y
est o conlleve una mayor implicación del padre en la casa.
C) Mit os f amiliares:
Como def inición de mit o f amiliar podemos señalar que es «un número de creencias
bien sist emat izadas-y compart idas por t odos los miembros de la f amilia respect o
de sus roles mut uos y de la nat uraleza de su relación» (Ferreira).
Est os mit os f amiliares cont ienen muchas de las reglas secret as de la relación;
reglas que se mant ienen ocult as, sumergidas principalment e en las rut inas del
hogar.
Aunque para un observador puedan parecer evident es f alacias o enredos de la
PDFmyURL.com

realidad f amiliar, est as creencias organizadas, en cuyo nombre la f amilia inicia,
mant iene y just if ica muchas paut as int eraccionales, son compart idas y apoyadas
por t odos los miembros como si se t rat ara de verdades a ult ranza más allá de
t odo desaf ío o invest igación.
El mit o da a cada miembro un rol que es acept ado por t odos y cuyo desaf ío se
conviert e en verdadero «t abú».
El mit o prescribe at ribut os a cada uno de los miembros de la f amilia. Así, por
ejemplo, si en una f amilia, el marido debe llevar a la esposa en aut o donde quiera
que ella necesit e ir (incluso en det riment o de las act ividades prof esionales del
marido), se admit e que es porque ella no sabe y t ampoco se int eresa en aprender
a conducir. Aunque est a paut a se ha mant enido desde que se casaron, la esposa
se explica en t érminos de que «es t orpe para la mecánica»; un juicio que su marido
apoya y corrobora. Los mit os, en su manif est ación implícit a, son verdaderos
programas de acción que ahorran cualquier pensamient o o elaboración post erior.
Parece ser que en el cont ext o de la relación f amiliar, para cada rol individual
def inido exist e un cont ra-rol ocult o en la persona de ot ro o de ot ros miembros de
la f amilia. Así, en el ejemplo ant erior, el mit o de que la madre era t orpe para la
mecánica llevaba implícit a la manif est ación de que, de hecho, algún ot ro miembro
de la f amilia «no lo era». Cuando una f amilia le adjudica a uno de sus miembros el
t ít ulo de «pacient e», aut omát icament e le conf iere a uno o más de los ot ros
miembros la et iquet a opuest a de «no pacient e». Y, en la misma medida en que lo
primero implica un rol, lo segundo implica lo que debemos llamar un cont ra-rol, que
af irma y complement a al ot ro.
Los mit os no son, por supuest o, una exclusividad de las f amilias pat ológicas.
Probablement e est én present es en t odas las f amilias y pareciera ser que, aún en
la relación f amiliar más sana, es necesaria una ciert a dosis de mit ología para
mant ener una serena y sosegada operat ividad. Sin embargo, pero no nos llevemos
a equivocaciones, parece ser que los mit os son más obvios e inalt erables y t al vez
más abundant es en las relaciones pat ológicas.
PDFmyURL.com

El mit o f amiliar t iende a f ormar part e de la «imagen int erna» de la f amilia y expresa
la f orma en que es percibido, no t ant o por los demás, como por sus miembros,
desde adent ro.
Exist en muchas clasif icaciones de mit os, hemos creído convenient e est udiar, en
est e t rabajo, la que elaboró St irlin:
a) Mit os de armonía: Present an un cuadro «maravilloso» de la vida pasada y
present e de la f amilia. Int ent an hacer ver a los ot ros que son «f amilias muy f elices»
.
b) Mit os de perdón: Est os mit os t ienen una est ruct ura en la que una o más
personas (vivas o muert as) son las únicas responsables de la sit uación en la que
se encuent ra la f amilia.
c) Mit os de rescat e: La base de est e mit o est á en la creencia de que t odo
suf rimient o, así como cualquier injust icia present e en la vida f amiliar e individual,
puede ser borrado y alejado por la benef iciosa int ervención de un persona
omnipot ent e. Se espera que esa persona logre en sus vida las met as que no pudo
alcanzar un padre, hermano o abuelo.
En cuant o se ref iere a desvelar un mit o f amiliar, la cuest ión es sumament e
int eresant e para el educador f amiliar. Puest o que el mit o f unciona con el f in de
mant ener la relación y de preservar su nat uraleza, el asunt o es ext remadament e
delicado para la f amilia y requiere la mayor exquisit ez y discreción por part e del
prof esional-educador f amiliar, ya que una insist ent e t ent at iva de revelar la verdad
det rás del mit o corre el riesgo de producir result ados insospechados.

3.2.2. Formas de f amilia
Est án apareciendo hoy día nuevas f ormas de «f amilia», cuyo caráct er se puede
PDFmyURL.com

cuest ionar; ¿por qué se puede cuest ionar?, ¿por qué se puede debat ir sobre ést o?
: Simplement e porque se est án adopt ando f ormas esencialment e dist int as de lo
que la f amilia es por nat uraleza. Los sociólogos adviert en que est án surgiendo en
nuest ra sociedad problemas de ident idad f amiliar y de evolución f amiliar.
Relacionado con est e t ema podemos nombrar la aparición de las comunas en
los años 60 y 70, sobre t odo en EE.UU., que encarnaban un deseo conscient e de
volver a la sociedad preindust rial, a una especie de t ribu aut ónoma dent ro del
marco de una ciert a vida nat ural, que f orma un grupo sin nación ni t errit orio, que
mant iene sus propios valores, su lenguaje y su religión, en cualquier país donde se
encuent re. La t ribu present a responsabilidades personales en lugar de un gobierno
abst ract o y cent ralizado. Se buscaba una vida de comunidad junt o a unos amigos
queridos y a unas t radiciones ent rañables.
Volviendo al t ema que nos ocupa, podemos ver cuat ro nuevas f ormas de
f amilias emergent es:
a) Hogares mult iét nicos: Est e t ipo de pluralismo f amiliar, no proviene de la
evolución endógena de la f amilia, sino que es result ado de un accident e exógeno,
a saber, el hecho de la inmigración.
b) Hogares subf amiliares o inf raf amiliares: Son aquellos que no llegan a complet ar
una unidad f amiliar capaz de reproducirse a sí misma (cónyuges más dos
descendient es): hogares unipersonales (solt eros, divorciados o viudos sin hijos),
mult ipersonales sin núcleo (compañeros amorosos o laborales que conviven sin
propósit o de convivencia f amiliar), de nido vacío (núcleos conyugales sin
descendient es), monoparent ales (de un solo progenit or, solt ero, separado o viudo,
con sus descendient es). Todos est os t ipos de f amilia est án creciendo
proporcionalment e más que el rest o de los t ipos de hogares.
c) Parent esco polít ico: Se est á increment ando con la posibilidad de que las
personas divorciadas cont raigan, t ras la separación, segundas o t erceras nupcias,
con lo cual se va creando parent esco polít ico. La t endencia act ual es que la mit ad
PDFmyURL.com

de las primeras uniones se disuelve y, de los separados, dos t ercios de los varones
y un t ercio de las mujeres vuelven a unirse, cont inuándose la serie
progresivament e. Puede observarse que los divorciados est án reproduciendo las
paut as de viudedad, en el sent ido de que la probabilidad de cont raer segundas
nupcias es mucho más elevada para los varones que para las mujeres. El result ado
es la aparición de la llamada «nueva f amilia ext ensa», compuest o por los hijos de
uno, de ot ra, de sus ant eriores cónyuges, et c.
d) Familia de diseño: Es la f amilia art if icialment e const ruida como un product o
racionalment e calculado. Se comprenden aquí f ormas diversas de programar el
dest ino f amiliar: t ant o la búsqueda de pareja por agencias mat rimoniales y el
ordenador, como el mercado clandest ino de niños del Tercer Mundo donados o
vendidos, que las parejas inf ecundas adquieren.
Como coment a André Burguiére (1988) en su gran document o Hist oria de la f amilia
, la f amilia es una inst it ución f lexible y que puede adopt ar múlt iples f ormas que
combinan de dist int as maneras lo social y lo biológico según el lugar y la época.
Consanguínea o mat ricent rada, ampliada o nuclear, element al o compleja, la
f amilia, independient ement e de su f orma seguirá siendo una f amilia siempre y
cuando la humanidad no dest ruya el edif icio ideológico sobre el que descansa; o,
dicho de ot ro modo, mient ras que los hombres no cuest ionen la prohibición del
incest o y el int ercambio mat rimonial que result a de ello y, más aún, las f unciones
explícit as que, en nuest ro universo, se asume que debe realizar la f amilia:
educación de los hijos, división sexual de las t areas, ejercicio de la sexualidad.
No olvidemos mencionar nuevas f ormas de vida hogareña muy convencionales
como son, la unión de dos personas homosexuales o el mat rimonio en grupo.
3.2.3. Nuevas f ormas de matrimonio
Simplif icando el desarrollo de las mismas, para no ext endernos demasiado,
podemos af irmar que las f ormas más usuales de mat rimonio inst it ucionalizado en
det erminadas cult uras se ajust an a los siguient es modelos, t eniendo en cuent a las
PDFmyURL.com


Documentos relacionados


Documento PDF familiasenriesgo
Documento PDF http cursoseducadores blogspot com es 2014 03 formacion de formadores html
Documento PDF http animacionsociocultural tumblr com
Documento PDF http cursoseducadores blogspot com es 2014 02 violencia escolar html
Documento PDF http cursoseducadores blogspot com es 2014 02 discapacidad intelectual html
Documento PDF http cursoseducadores blogspot com es 2014 02 inteligencia emocional html


Palabras claves relacionadas