Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



28178276 Taylor Caldwell El Gran Leon de Dios .pdf



Nombre del archivo original: 28178276-Taylor-Caldwell-El-Gran-Leon-de-Dios.pdf
Autor: JORGE ALBERTO MORENO RUIZ

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por Writer / OpenOffice.org 3.1, y fue enviado en caja-pdf.es el 06/10/2013 a las 01:12, desde la dirección IP 187.240.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 13627 veces.
Tamaño del archivo: 757 KB (175 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Introducción
Largos años de intensos estudios han fructificado en esta novela cuyo
protagonista es el más apasionado, inteligente y docto de los Apóstoles del
cristianismo primitivo: Saulo de Tarsich o, para nombrarlo a la manera romana, Pablo
de Tarso, fariseo de vastos conocimientos, versado en leyes, teólogo y merecedor del
título de Apóstol de los gentiles.
Saulo ha influido mucho más de lo que generalmente se admite no sólo en el
conjunto de la cristiandad, sino en todo el mundo occidental, pues el judeocristianismo que incansablemente propagaba constituye la base, firme como una roca,
de la moral y de la filosofía de Occidente. Su irradiación espiritual, actuando a
través de dos mil años, fue transformando las estructuras sociales al paso que
contribuía de manera decisiva al progreso de la causa de la libertad. Si Moisés fue
el primero que proclamó que todos los pobladores de la Tierra eran libres por
naturaleza, Saulo de Tarso, reanudándolo, predicaba con su habitual vehemencia que la
libertad espiritual, mental y corporal es necesaria al hombre, conceptos entonces
completamente nuevos. No puede, por consiguiente, sorprendemos que los enemigos de la
libertad persigan una religión que ha pretendido liberar a los hombres.
Los problemas con los cuales tenemos actualmente que enfrentarnos son
todavía los mismos que afectaban al mundo de Saulo. Ciertamente podemos sentimos
gozosos al comprobar que la fuerza indomable del hombre es capaz de derribar las más
feroces tiranías y de sobrevivirlas; pero entristece el ánimo pensar en lo poco
provechosa que acostumbra a ser la experiencia: ya decía Aristóteles que los pueblos
que no aprenden las lecciones de la historia están condenados a repetir sus errores.
y he aquí que esto es lo que actualmente nos sucede.
En los días de Saulo de Tarso el imperio romano empezaba a desmoronarse, tal
como hoy en día declinan países tan poderosos como Estados Unidos. y por idénticos
motivos:
relajación
social,
inmoralidad,
guerras
interminables,
impuestos
confiscatorios, destrucción implacable de las clases medias, el cínico desprecio de
las virtudes éticas y principios humanos establecidos, el desmesurado afán de
riquezas materiales, el abandono de la religión, la venalidad de los políticos que
halagan a las masas para obtener sus votos, la inflación, el desequilibrio del
sistema monetario, los sobornos, la criminalidad, los incendios, los disturbios y
demostraciones callejeras, la liberación de criminales con el fin de crear el terror
y provocar el caos que justifiquen la implantación de la dictadura en nombre del
"estado de emergencia", el amortiguamiento de la virilidad, las costumbres
afeminadas, los escándalos en el gobierno, el saqueo del erario, las deudas, la
tolerancia de la injusticia y de la explotación, la burocracia y los burócratas que
promulgan constantemente reglamentos favorables a sus conveniencias, por nefastos que
sean, la centralización del gobierno, el desprecio público de los hombres honrados y,
sobre todo, la filosofía de que "Dios ha muerto y de que el hombre es el ser
supremo".
Con todo esto se enfrentó Saulo de Tarso en su tiempo, en el cual la palabra
moderno iba de boca en boca. Se cree generalmente que en la Iglesia primitiva el
fervor y la unanimidad eran absolutos. Sucedía todo lo contrario. Apenas había
transcurrido dos años después de la resurrección de Cristo, que las disensiones y
cismas estuvieron a punto de destruir la nueva Iglesia. Lo advertía Saulo con
amargura: "Hasta los más insignificantes obispos y diáconos en lejanas y polvorientas
aldeas establecen y definen sus dogmas". Estos hombres contaban también con multitud
de seguidores vehementemente en desacuerdo, que se peleaban con los otros cristianos,
y la enemistad era intensa. Durante muchos años existió también esa enemistad entre
San Pedro y San Pablo, y casi destruyó a la Iglesia. Cómo se reconciliaron, es una
historia divertida en sí misma... ¡pero nunca se quisieron realmente! En resumen,
eran demasiado humanos, y todos podemos comprenderlos, pero, del mismo modo que la
humanidad siempre se encuentra adorable, también podemos hallar adorables a aquellos
dos ardorosos y decididos contendientes.

Existe también el error de creer que todos los primeros cristianos fueron
"santos mártires" en un mundo malvado, y tan puros y pacientes como corderos. ¡Al
contrario también! A menudo eran insufribles, e intolerantes con el mundo que los
rodeaba, y provocaban deliberadamente a "los paganos", y en ocasiones se hacían
odiosos. No fueron perseguidos, como se ha supuesto casi siempre, "por su fe", pues
el mundo romano era cínico y totalmente tolerante con todas las religiones, aunque
ninguna le inspirara devoción. Pero los primeros cristianos llamaron peligrosamente
la atención de las autoridades gobernantes en Roma y en Israel, dominado por Roma,
por sus ruidosas y repetidas objeciones a casi todo, incluidos los templos "paganos".
Eran también culpables de invadir esos templos durante las ceremonias religiosas,
lanzando amenazas y derribando las imágenes, para atacar luego desde el púlpito a las
autoridades gubernamentales y al gobierno establecido ... y ¿dónde hemos oído eso,
desde entonces? Por otra parte, la Fe era extendida no por estos militantes, que
pensaban que Nuestro Señor estaba a punto de volver a la hora siguiente, o al día
siguiente para exaltarlos y hacerlos absolutos gobernantes del mundo, sino por
hombres devotos, inteligentes y pacíficos, que trabajaban a menudo en la soledad y la
oración; los cristianos militantes -que casi destruyeron a la Iglesia, recién nacida,
con sus disensiones, protestas y beligerancia- habían olvidado que Nuestro Señor
dijo: "No he venido a dividir a los hombres; mi reino no es de este mundo" y "Dad al
César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios". ¡Ay! como tantos millones de
los que hoy vivimos, creían que el establecimiento del Reino de Dios significaba el
poder y la riqueza material ... para ellos mismos. Es curioso que los militantes
raras veces sean espirituales, y sólo se preocupen egoístamente de las ventajas
materiales y el "castigo" de los "enemigos ".
religión.
hombre.

La naturaleza del hombre sólo puede cambiar por el poder de Dios y la
Ninguna "educación" ni exhortación seculares conseguirán civilizar al

Muchas novelas y libros sobre San Pablo han referido, con toda suerte de
detalles, lo que él hizo y llevó a cabo en su vida y viajes misioneros. Se han
preocupado, sobre todo, del Apóstol. Contrariamente, en este trabajo, además del
intrépido santo, he tratado de reflejar al hombre tal como fue: un hombre como
nosotros, con nuestras angustias, dudas, ansiedades, cóleras e intolerancias, y con
las "concupiscencias de la carne". Asimismo, me han interesado las diversas
circunstancias que influyeron en la juventud de este ciudadano romano, judío fariseo
de gran erudición, enorme inteligencia y fe inquebrantable. Por esto me he detenido
en su última partida de su amado país, Israel. Todos conocemos sus viajes posteriores
y su martirio en Roma, pero creo que la última visión de su amado país da fin a la
novela con una nota conmovedora. La muerte no es peor para un hombre que la visión
final de su país y su pueblo, que abandona para siempre.
Si con este libro pudiera influir tan sólo en diez personas para que sigan
el consejo de Nuestro Señor de "estudiar las Escrituras ", tanto el Antiguo como el
Nuevo Testamento, creería haber tenido éxito. Por tanto, dedico este libro "Urbi et
Orbi".

Primera parte
Pues él fue un verdadero león,
un león rojo,
el gran león de Dios.
SAN AGUSTÍN
Capítulo 1
-Es muy feo -dijo su madre-. Mis hermanos son todos guapos, mi madre era
famosa por su belleza, y yo misma no soy mal parecida. ¿Cómo es posible, pues, que
haya dado a luz a un niño tan repelente?
-Pero es un varón. ¡Alégrate! -replicó su marido-. Antes sólo tuviste dos
muchachas que nacieron muertas. Ahora tenemos un hijo.
-Hablas como un judío -dijo la madre, con un ligero ademán de su blanca y
delicada mano-. Y nosotros somos también ciudadanos romanos. Hablamos en griego, y no
en el bárbaro arameo.
Contempló al niño; en la cuna, con creciente melancolía y algo de aversión,
ya que tenía pretensiones helénicas e incluso había escrito algunos poemas en
pentámetros griegos. Los amigos de su padre hablaban de su buen gusto, mencionando a
Safo, y su padre se había sentido altamente halagado.
-Sin embargo seguimos siendo judíos -dijo Hilel ben Boruch. Se acarició la
rubia barba y miró de nuevo al niño. Un hijo es un hijo, aunque no sea hermoso.
Además, ¿qué es la belleza a los ojos de Dios, bendito sea Su Nombre, al menos la
belleza física? Había considerable controversia, especialmente en aquellos días,
sobre si el hombre poseía alma o no, pero ¿no había habido siempre controversia,
incluso entre los devotos? La función del hombre era glorificar a Dios, y que
poseyera alma o no, carecía de importancia. Hilel confió en que el hijo recién nacido
tuviera un alma encantadora, pues ciertamente su aspecto no hacía estallar de gozo a
las nodrizas. Pero, ¿qué es el cuerpo? Polvo, estiércol, orín, sarna. La luz interior
era lo fundamental.
Débora suspiró. Su magnífica cabellera de color cobrizo sólo quedaba
parcialmente oculta bajo el finísimo velo de seda ligera y transparente. Sus grandes
ojos, cuyas pestañas de entonación rojiza parpadeaban sobre las pupilas de un azul
tan puro como el cielo de Grecia, tenían una expresión a la vez de inocencia y de
recelo. Todo el mundo excepto su marido la consideraba muy instruida. En general se
tenía a Hilel ben Boruch por un hombre afortunado, pues Débora, celebrada por su
gracia, su deliciosa sonrisa, su cultura y sus modales, había tenido en Jerusalén los
mejores preceptores y constituía el orgullo de su padre, un gran erudito. Alta, de
busto bien modelado, manos y pies de escultura griega, tenía diecinueve años, y sus
trajes se le adaptaban graciosamente, como sintiéndose felices de abrazar aquel
cuerpo.
El rostro ovalado, terso como el mármol, la boca una rosa apenas
entreabierta, el mentón firme, hendido por un hoyuelo, la nariz suavemente formada,
vestía a la manera romana una estola azul recamada de oro, calzaba sandalias de piel
dorada y toda ella irradiaba una luminosa belleza. Un joven romano, de noble y
opulenta familia, la había solicitado en matrimonio; ella lo había deseado también;
pero supersticiones y prejuicios se interpusieron y acabó casándose con Hilel ben
Boruch, joven famoso por su piedad y sabiduría, de una casa antigua y honorable.
-Saulo -dijo Hilel, de pronto.

-¿Cómo? ¡Saulo! -exclamó Débora-. No es un nombre distinguido para nuestros
amigos.
-Saulo -replicó Hilel-. Él es un león de Dios.
Débora frunció las cejas, reflexionando; pero en seguida se relajó: el ceño
fruncido producía tales arrugas que ni la miel ni la leche de almendras hacían
desaparecer.
-Mejor es Pablo -aseguró ella-. No puedes objetarlo. Pablo es la traducción
romana.
-Saulo ben Hilel -insistió el Padre-. Saulo de Tarsich.
~Pablo de Tarso -replicó Débora-. Sólo los bárbaros llaman Tarsich a Tarso.
Hilel sonrió, y su sonrisa era tan gentil que avivó la ternura de su esposa.
-Es lo mismo -dijo.
Pensaba que Débora era encantadora, y algo estúpida. Pero, lamentablemente,
eso se debía sin duda a haber nacido de padres saduceos, tan ignorantes de los
asuntos que agradaban a Dios; y complacer a Dios era la razón para la que el hombre
nace y vive. No había nada más. A menudo se compadecía de los saduceos, cuyas vidas,
firmemente ancladas en un mundo secular, no les permitían aceptar nada que no pudiera
demostrarse con los cinco sentidos, y así confundían el simple estudio con la
inteligencia y sus sofismas de charlatanes con la sabiduría.
-¿En qué piensas? -preguntó Débora con cierta suspicacia, pues no le gustaba
la expresión de su marido cuando éste hablaba consigo mismo. La dejaba inquieta, y
demasiado consciente de su juventud, en comparación con los treinta años de él.
-Soy fariseo -respondió Hilel-, y nosotros creemos en la reencarnación. De
manera que meditaba en la existencia anterior de nuestro hijo, y me preguntaba de
dónde habrá venido y por qué está ahora aquí, entre nosotros.
Débora arqueó las cejas despectivamente:
-¡Vaya una tontería! -exclamó-. Él es carne de nuestra carne, hueso de
nuestros huesos y espíritu de nuestros espíritus. No hubo antes nadie como él ni
habrá jamás otro igual.
--Cierto -dijo Hilel-. Dios nunca se repite, ni siquiera en una hojita de
hierba. Todas las almas son únicas desde el principio, pero eso no niega que, si son
eternas, como aseguramos, su vida debe ser eterna también, pasando de carne a carne,
según la voluntad de Dios. La adquisición de conocimientos no termina nunca. Su
imperativo no acaba en la tumba.
Débora bostezó. Mañana debía ir al Templo para la presentación de su hijo, y
el pensamiento la molestaba. Cierto que los saduceos obedecían también la antigua
ley, pero se reían de ella en secreto, aunque la honraran como tradición. ¿Cómo
podría explicar la ceremonia a sus amigos griegos y romanos de Tarso? Se sentirían
muy divertidos.
Hilel sabía por qué le habían concedido la mano de Débora.
Los saduceos tal vez no creyeran en la vida eterna, ni siquiera en Dios, y
eran puramente mundanos, pero preferían que sus hijas se casaran con hombres
religiosos. Hacían como los banqueros, que invierten prudentemente parte del dinero
en negocios que acaso podrían resultar una buena inversión. Así entregaban sus hijas
a un Dios en el cual no creían. Pero, ¡quién sabe! Tal vez existía, y era fama que
sus venganzas eran terribles.

Hilel tenía ojos castaños, grandes y brillantes, rostro pálido, ascético,
nariz prominente como los hititas, barba y cejas rubias y una frente abombada de la
que se alzaba la espesa mata de su cabello dorado, en parte cubierto por un gorro que
exasperaba a Débora. Aunque de anchas espaldas, manos fuertes y piernas firmes, no
era tan alto como su esposa, a la cual esto también disgustaba. ¿Acaso no se había
dirigido a ella en una ocasión un noble griego con estas palabras de Homero: "Hija de
los dioses, divinamente alta, divinamente rubia"? Hilel llevaba también aquellos
estúpidos rizos delante de las orejas, e invariablemente ~ así le parecía a ella- el
chal de la plegaria, pues siempre estaba rezando. Las ceremonias de la fe judaica le
eran profundamente desconcertantes y totalmente desconocidas. Los tiempos cambiaban,
el mundo progresaba, las verdades de ayer eran la risa de hoy. Dios era una hipótesis
arcaica, intercambiable con los dioses de Grecia y Roma, con cierto sabor de
Babilonia y Egipto. Débora había nacido en una casa serena y alegre en Jerusalén, una
casa cosmopolita. Lamentó dejarla por ésta, donde los fariseos se movían y debatían
gravemente, y la miraban casi con desaprobación.
Un pavo real chilló furioso en el exterior, celoso de los cisnes negros del
estanque del jardín, a los que sabía muy admirados. Hilel dio un respingo; tenía un
oído muy sensible. Y dijo, olvidando su habitual prudencia:
-Ese avechucho chilla como una mujer de mal genio. Ha despertado al niño.
Débora se sintió ofendida por esta observación que denigraba a su sexo. Alzó
la cabeza con altivez y dijo:
-Entonces te libraré también de mi presencia,' para que no tengas que pensar
en las mujeres.
-Débora... -empezó Hilel, pero ella podía moverse con la rapidez de una niña
y desapareció en un instante, cortando la luz y sombras de las columnas que guardaban
el pórtico exterior. Hilel suspiró y sonrió. Siempre estaba ofendiendo a Débora, que
era una niña adorable (jamás podía pensar en ella como mujer adulta). Ella había
admirado recientemente un collar de hermosos ópalos en su joyería, aunque el precio
la obligara a meditar prudentemente. ¿Qué hacer? Dos barcos de rico cargamento habían
conseguido llegar de Sicilia a Roma sin encontrar a los audaces y ubicuos piratas
cilicios -no totalmente destruidos por Julio César y sus sucesores- y Hilel había
invertido bastante en aquellos navíos y su cargamento, consiguiendo un buen
beneficio. Por tanto, Débora tendría sus hermosos ópalos.
El pavo real chilló de nuevo, y el niño se quejó otra vez, en su cuna de
ébano y marfil. La habitación estaba impregnada del perfume nocturno de los cercanos
jazmines en flor, aunque el sol todavía no se había puesto y su luz rojiza se
reflejaba en las blancas paredes de mármol y en el suelo, también de mármol, pero
blanco y negro. La sombra de una palmera se alargó sobre la pared más cercana al
niño, y éste volvió rápidamente la cabeza para mirarla, lo que dejó maravillado a
Hilel. ¡Un niño tan pequeño, recién nacido, y ya veía! Dicen que los niños no ven más
que luz y sombras hasta los dos meses, pero con seguridad que este niño no sólo veía,
sino que comprendía. Hilel no podía sentirse más orgulloso cuando se inclinó sobre la
cuna y habló a su hijo:
-Saulo -dijo, con su voz más suave-. ¡Saulo!
Al niño todavía no le habían impuesto el nombre en el templo; pero un hombre
lleva de antemano grabado en el corazón el nombre de su hijo. Hilel y el niño estaban
solos en aquella habitación deslumbrante. El rostro y la barba rubia del padre
brillaban como si la luz de su propio espíritu los iluminara. Sintió un amor
apasionado, e inmediatamente murmuró una plegaria, pues sobre todo uno debe amar a
Dios con todo su corazón, y mente, y alma, y ese amor debe sobrepasar a cualquier
amor humano. Confió por un instante en no haber ofendido a Dios omnipresente ni
incurrido en su ira, que podía caer sobre el inocente niño en su cuna.
El pequeño volvió de nuevo la cabeza rápidamente y miró a su padre, que se
inclinaba, observándolo. Como dijo Débora, no era hermoso; era casi feo y más pequeño
de lo que por la edad correspondía a un bebé normal; pero parecía lleno y robusto, y
desnudo, excepto la parte que recubría un paño alrededor de sus caderas, aquel

cuerpecito no era propiamente blanco como el de sus padres, sino de una tonalidad
cobriza como si hubiera estado largo tiempo expuesto a los rayos del sol. Las niñeras
habían recordado a Hércules, cosa que agradó a Débora, pero Hilel pensaba en David,
el rey guerrero. Los músculos del pequeño eran fuertes y visibles bajo la piel entre
sudada, como diminutas placas de armadura, y sus brazos eran los de un soldado. Las
piernas, también fuertes, estaban un poco arqueadas, como el que ha cabalgado desde
la infancia. Movía los deditos de los pies vigorosamente, con una especie de ritmo,
como los de las manos. Parecía moverlos con cierto propósito, pensó Hilel.
Tenía la cabeza redonda, viril y firme, pero demasiado grande para el
cuerpo, y grandes orejas muy encarnadas. Desgraciadamente su pelo, espeso y grueso,
era más rojo aún. No tenía un tono agradable, como el cabello de Débora. Era esa dase
de rojo chillón que generalmente despertaba la desconfianza entre los supersticiosos
judíos. Además, crecía hasta muy abajo de su frente, y esto le daba el aspecto
batallador de un irritable romano.
Este aspecto era acentuado por la rareza de sus ojos: redondos, enormes y
dominadores, bajo las cejas rojas que casi se juntaban sobre una nariz aún más
aguileña que la de Hilel. (Por lo menos, pensó éste, no es una nariz chata, como la
de un campesino.) Pero la impresión que causaban aquellos ojos se debía
principalmente a su color, de un curioso azul metálico, como el brillo de una daga
pulida, un azul concentrado e intenso, que no conseguían apagar sus rubias y largas
pestañas. Había fuerza y decisión en aquellos ojos, nada infantiles, nada inocentes,
sino sabios y firmes. Hilel, aunque fariseo, no creía del todo en la transmigración
de las almas, pero ahora meditó en ello. Los ojos de Saulo no eran los de un niño. Su
mirada se cruzaba con la de su padre, con la expresión de una curiosidad penetrante y
sagaz.
-¿Quién eres tú, hijo mío? -susurró inquieto-. ¿De dónde viniste? ¿Cuál es
tu destino?
Gaia, la pequeña niñera griega, entró animadamente en la habitación,
repicando las losas con sus sandalias. Apenas era más que una niña, pero muy
competente, de cabello castaño, ojos claros y rostro alegre. Llevaba una túnica larga
y fina de tela rosa, atada con lazos azules a la cintura. Se inclinó ante Hilel, que
alzó automáticamente la mano en gesto de bendición, aunque ella fuera pagana, y la
saludó afablemente.
-La nodriza espera al pequeño, amo -dijo ella.
Hilel había imaginado a Débora amamantando a su hijo, pero ésta se había
decidido en contra. Ninguna dama griega o romana daba ya el pecho a su hijo, ni
tampoco las ilustradas damas judías que tenían deberes y responsabilidades aparte de
las simples exigencias del cuerpo. La desilusión de Bilel había sido grande.
Recordaba el cuadro que formaban sus hermanos y hermanas en el regazo de su madre, el
ambiente de cálida ternura que reinaba en la habitación de los pequeños, sus juegos,
sus canciones y la luz dorada del crepúsculo que armonizaba el conjunto.
En cambio, en aquella misma hora Débora se estaría ilustrando en la
biblioteca. Hilel no se había quejado nunca de ello: era demasiado amable y gentil.
Lo sabía y lo deploraba. Los viejos patriarcas habían sido temidos por sus esposas e
hijas en el pasado, pero ¡ay! Hilel no era un patriarca.
Así que, sin una palabra, observó cómo la pequeña Gaia tomaba al niño en
brazos y la oyó hablar del pañalito, que al parecer la otra niñera había descuidado,
y, después de enrollarlo en la sabanita, salió de la habitación. Cuando la muchacha
llegaba a la puerta, el niño lanzó de pronto un extraño fuerte grito, no un chillido
infantil, ni un sollozo, sino un grito de humillación y disgusto. Como si dijera:
"¡Detesto mi presente condición y debilidad, y no la soportaré por mucho tiempo!"
,
"Estoy tan tonto como un padre novato", pensó Hilel, y, atravesando el
pórtico exterior, bajó al jardín. Ya era la hora de la plegaria de la tarde en el
cálido y perfumado silencio. Como judío piadoso, sabía que las plegarias debían
recitarse en una sinagoga, pero él y Débora vivían en la casa que el padre de ella

comprara en los suburbios más alejados de Tarso. ("Mi hija es de constitución muy
delicada.") No había sinagoga a menos de una hora de distancia, y Hilel entonces se
estaba recuperando de unas fiebres palúdicas que le habían dejado algo débiles sus
robustas piernas y el corazón demasiado sensible a todo esfuerzo. No era buen jinete,
y le disgustaban las afeminadas literas, y, aunque poseía un buen carruaje y un carro
ligero, tampoco le agradaban. El hombre está hecho para caminar. No hubiera rechazado
un humilde asno, pero eso habría molestado a Débora, y Hilel era hombre de paz. Los
hombres podían hablar de los severos patriarcas, pero los maridos no eran tan
valientes.
Miró en torno, en el luminoso y sereno atardecer. Su casa, en las afueras de
Tarso, estaba hundida en el silencio, tranquila, aunque los esclavos y sirvientes
trabajaran, rieran o cantaran... pues era una casa feliz. Hasta los gritos
discordantes de los pavos reales, de los cisnes y de las aves de rapiña sonaban
musicalmente fundidos en el suave susurro de las palmeras, de los sicomoros, de los
arbustos fragantes; y ni las mismas tormentas de verano desvanecían aquella atmósfera
apacible. Chanceándose, amigos griegos y romanos de Hilel aseguraban que su casa y
los extensos terrenos que la rodeaban estaban custodiados por viejos dioses agrestes,
ninfas y faunos. Y es lo cierto que la casa se erigía en una tierra baja, regada por
arroyos y corrientes que ni en la estación más seca se extinguían, en aquel valle
fértil y lujuriante de Isos, parte de Cilicia que acababa de ser unida a Siria y a
Fenicia por Julio César.
La propiedad se extendía en torno a la casa en ondulaciones de verdor
cambiante, coronadas por ramilletes de árboles frondosos de oscuros tonos de
esmeralda, cuya sombra protegía los macizos de flores, los senderos rojizos y las
avenidas recubiertas de guijos. Aquí y allá las fuentes vertían sus aguas doradas por
el sol; fluyen de manos de mármol, de cuernos de la abundancia, de fauces de bestias
fabulosas.
Obediente a las Tablas de la Ley, Hilel se propuso destruir las imágenes
idólatras de fuentes y terrenos, erigidas por el antiguo propietario, romano. Pero
Débora se mostró tan desolada, sus protestas, sus lágrimas, sus ruegos, fueron
tantos, que consiguió que su marido, siempre dispuesto a complacerla, desistiera de
sus piadosos propósitos. Pero insistía en no mirar las graciosas estatuas de grutas y
fuentes, aunque a veces su vista, naturalmente perceptiva y apreciativa, se le
escapaba hacia ellas. Cuando se lo reprochaban sus amigos, más rígidamente
religiosos, reía y cambiaba de conversación. Aunque parezca extraño en un hombre tan
amable, podía infundir a su voz un tono de tranquila autoridad y carácter, que
silenciaba incluso a los más coléricos o rebeldes, y sus ojos castaños sabían brillar
con firme frialdad. Enfrentado con ello, su contrincante jamás se atrevía de nuevo a
discutir o a criticar a su anfitrión o amo, sino que ya para siempre le tenía no sólo
respeto sino también algo de temor.
Un gran estanque natural fulguraba en el mismo centro de la propiedad, azul
y púrpura bajo el sol, escudo de plata bajo la luna. Cisnes blancos y negros se
deslizaban elegantemente por su superficie. Y, a veces, esos raros patos de la China
que parecen de madera pintada: en varios colores, les disputaban el dominio de las
aguas. Durante los periodos de migración, las cigüeñas de patas rojas, procedentes de
África, se detenían en el estanque para devorar los peces que se criaban en él con
abundancia, o las ruidosas ranas y las nubes de insectos. Los pavos reales, en
perpetua riña con los cisnes, se acercaban a beber en sus orillas, y lo mismo hacían
los animalitos del bosque. Alimentado por claros manantiales, el estanque estaba
siempre límpido y puro en las rocas que lo circundaban, y en cuyas hendiduras brotaba
una vegetación salvaje de flores doradas y rojas e incluso helechos. En las tardes
calurosas los esclavos lo aprovechaban para bañarse, con gran indignación de sus
habituales y batalladores ocupantes. Mientras nadaban, sus juveniles manos atrapaban
peces iridiscentes que luego soltaban entre bulliciosas risas. El antiguo
propietario, que había residido en países orientales, erigió, en la parte más
encogida del estanque, un complicado puente, cuyos singulares adornos ponían una nota
exótica a su sencilla decoración natural: dragones, serpientes y vides esculpidos se
entrelazaban en la barandilla. Los animalillos allí figurados tenían ojos de plata o
lapislázuli, y las diminutas uvas eran de jade o topacio. Los esclavos jovencitos se
inclinaban a menudo sobre el arco del puente para examinarlo, maravillándose ante un

tan delicado trabajo artístico y descubriendo cada vez nuevos adornos y filigranas·
de marfil.
Bajo los espesos árboles había pequeños refugios para el descanso, con
toldos rayados en azul, rojo o verde, y Hilel se sentaba en uno de ellos a meditar
cuando la conciencia le reprochaba tanta admiración por la belleza. Débora también
solía reunirse allí con sus amigas, para tomar vino con especias, pastelillos y
frutas. Cuando Hilel oía sus voces agudas y chillonas, acostumbraba a desaparecer,
aunque luego Débora le reprocharía su descortesía y le recordaría los deberes de un
anfitrión.
La propiedad había costado una considerable fortuna al padre de Débora, el
cual a menudo hacía constar a Hilel la importancia de aquellas tierras. Además, le
llenaba la casa de esclavos y de sirvientes. Incluso le envió uno de sus mejores
cocineros para que sirviera a su hija. "No olvides que mi hija es la única niña entre
sus hermanos; está acostumbrada a toda clase de refinamientos y no podría soportar
las privaciones." Y acompañaba la advertencia con una dura mirada, después de lo cual
quedaba convencido de haber molestado a su yerno. Pero éste, siempre comprensivo,
sonreía interiormente.
Aquella tarde, pues, juntando las manos, en pie entre las flores de sus
jardines, murmuró en alta voz: "¡Oye, oh, Israel! Fuera de Ti nada existe".
Meditó cuidadosamente estas últimas palabras. El universo estaba lleno de la
grandeza de Dios. La más lejana estrella estaba llena de Su gloria. Los mundos -tan
numerosos como las arenas del mar- cantaban Sus alabanzas. La más pequeña flor
salvaje aferrada a las rocas del estanque, con su color y vitalidad, anunciaba Su
poder sobre los pequeños y humildes, así como sobre los poderosos, y Su vida
invencible, Su omnipresencia.
Sus altares no estaban sólo en el Templo y la sinagoga, sino en cada trozo
de
tierra, en los troncos de los árboles, en las frondas de las palmeras y en el
arco iris de las alas de aves e insectos. Su voz estaba en el trueno, el brillo de Su
ojo vigilante en el rayo, el movimiento de sus vestiduras en el viento. Su aliento
movía los árboles o inclinaba la hierba. Sus pasos revelaban las piedras y montañas,
Suya era la fría sombra, el grito de los seres inocentes, la niebla que se levantaba
al atardecer, el aroma de las flores, el perfume de la fresca tierra y del agua.
"Fuera de Ti nada existe." Nada existía sino Dios.
El corazón de Hilel se llenó de apasionada exaltación. Todo exultaba en Dios
y Lo reconocía..., excepto el hombre. Todo obedecía implícitamente Su menor orden...,
excepto el hombre…, Todo vivía en belleza..., excepto el hombre. Todo se inclinaba
ante Él, existiendo sólo en Él…, excepto el hombre. El hombre era un proscrito, el
rebelde, la imagen distorsionada que asolaba la tierra, la voz que silenciaba la
música del Edén, la mano que se alzaba con obscenidades y blasfemias. El hombre era
el paria, el leproso moral en este traslúcido espejo del cielo. El ensuciaba las
aguas de cristal, el que despojaba los bosques, asesinaba a los inocentes y desafiaba
a Dios. Era el asesino de santos y profetas, pues hablaban de lo que Él no quería
oír, en la oscuridad de su espíritu.
Hilel prefería pensar bien de los hombres, ser compasivo, y a menudo
reflexionaba en las penas y dificultades de la humanidad, pero no podía convencerse
siempre de que el hombre mereciera vivir. Cuando se hallaba en esta tristeza
crepuscular, como esta tarde -lo cual era en sí un misterio-, recordaba las profecías
referentes al Mesías y citaba las palabras de Isaías: "Él libra su pueblo de sus
pecados".
Los pocos saduceos que conocía Hilel, y que recibía ,en su casa, se reían de
él cuando confesaba -después de unas copas de vino- que él "sentía" que en el mundo
había ocurrido ya algo de divino; que se había verificado un poderoso suceso que
cambiaría la faz de la historia y revitalizaría al hombre con la Voz de Dios. "Es tu
reclusión voluntaria -le decían con cariño-: Este mundo bajo el poder de Roma, es de
roca y materia, tal es la realidad, y sólo los locos niegan la realidad. Abandona las

estrellas, amigo mío, y la Cábala, y las profecías de antiguos profetas que olían a
estiércol y a túnicas de pelo de cabra, y a sudor. Vivían en épocas más simples. Hoy
el mundo es complejo, y civilizado, y lleno de grandes ciudades, de comercio, de
artes y ciencias. El hombre ya es mayor de edad. Es un ser complicado, ciudadano del
mundo romano, al menos por existencia, si no por derecho. Conoce todo lo que hay que
conocer. Ya no es presa de fantasías, esperanzas y engaños. Sabe lo que son las
estrellas. Sabe lo que es la materia. Conoce su lugar en el universo. Ya no es
supersticioso. Ya no siente terror ante los fenómenos naturales; ahora los comprende.
Tiene sus escuelas y sabios maestros. Pocas doncellas judías quedan, hoy en día, que
sueñen concebir al Mesías, pues saben que no habrá tal Mesías, que esa ilusión fue
tan sólo el anhelo de los antiguos e inocentes ancianos. Aún honramos la sabiduría
infantil de aquellos hombres, y nos parece notable, considerando que no tenían acceso
a nuestras bibliotecas y escuelas. Pero era la sabiduría de hombres ingenuos, que no
conocían las ciudades y el mundo de hoy."
"Una virgen dará a luz..." Pero nadie hablaba de eso en estos días, excepto
algunos fariseos entre los amigos de Hilel, e incluso ellos lo consideraban como un
suceso aún oculto en el tiempo, y posiblemente sólo una esperanza mística. Hilel se
sentía solo. De noche meditaba con frecuencia en. Su singular seguridad de que algo
había ocurrido ya en la faz del mundo, y que la creación entera parecía retener el
aliento.
En una ocasión dijo a un amigo, a quien honraba en Tarso, un viejo judío
doblado por los años, pero con la mente de un joven:
-He tenido noticias de una prima mía en Jerusalén, casada -y no lamento
decirlo- con un centurión romano. Un buen hombre, que adora a mi prima y la trata muy
bien, lo cual, en opinión de algunos, lo hace menos hombre, aunque yo nunca he creído
que fuera prueba de virilidad el despreciar a las mujeres. En muchos aspectos posee
gran ingenio y, en contra de la creencia popular de que todos los romanos son
monstruosos, es muy amable y de buen humor.
Hablaba con timidez, mientras su huésped fruncía las cejas ante esa opinión,
indudablemente exagerada, de los romanos, conquistadores de la Tierra Santa de Dios.
-También él es supersticioso -continuó Hilel-. Llevaba casado seis años con
Ana, pero Dios no había querido bendecirlos con un hijo, aunque tienen ya cuatro
hermosas hijas. Ana sufría por ello, aunque Aulo parecía felizmente resignado. Sin
embargo, hace cuatro años, después del solsticio de invierno, cuando los romanos
celebraban sus alegres saturnales incluso en Jerusalén -aunque ahora han sido
restringidas por orden de César Augusto, que es un hombre sensato-, Ana dio a luz a
un hijo. Aulo estaba acompañando a algunos hombres en una torre de vigilancia en las
alturas de Jerusalén, pues tenían guardia aquella noche y no podían unirse a las
últimas festividades, que él me aseguró son las más... agradables de todas. Era una
fría noche, y Aulo miraba en dirección a Belén, lugar de nacimiento del Rey David, y
todas las estrellas brillaban esplendorosas.
Hilel miró en tono de disculpa a su viejo visitante, que aceptó más vino de
un esclavo y dio señales de aburrimiento; incluso bostezó.
-Llegó un mensajero para comunicarle el nacimiento de su primer hijo, e
inmediatamente Aulo sirvió vino a sus compañeros, y declaró que también tendrían
fiesta en la torre. Estaba bebiendo el tercer vaso de vino cuando miró de nuevo por
casualidad a Belén, y entonces vio algo asombroso.
-Estaba borracho -dijo el viejo-. Conozco a esos romanos. Siempre están
borrachos.
Hilel se sintió algo enojado:
-¿No fue David el que dijo: «Aceite para que brille el semblante y vino para
alegrar el corazón del hombre»? Los consideraba excelentes dones de Dios, que no
había que rechazar. Aulo es prudente. Sólo lo he visto borracho cinco veces.
El otro gruñó:

-Los libros Sagrados abominan la borrachera. Recuerda el caso de Noé. ¿Qué
sabe de Noé, tu amigo?
-Yo no hablaba de Noé. Aulo contemplaba el cielo estrellado sobre Belén y
sus colinas, y vio algo realmente prodigioso. Entre las estrellas había una
totalmente desconocida según los astrónomos: resplandecía y era tan enorme como la
luna llena; temblorosa, ardiendo con un fuego blanco, se movía girando, como si
obedeciera a un determinado propósito.
-Ese Aulo estaba realmente borracho, o bien observó lo que los astrólogos
llaman una nova..., una nueva estrella. No es, en realidad, un fenómeno
verdaderamente extraordinario.
-Las estrellas no se destruyen a sí mismas en un estallido de llamas, y en
un instante -dijo Hilel ligeramente enrojecidas las mejillas, al ver cómo se
rechazaba su excitante historia-. Si aparece una nova, al menos es visible en noches
sucesivas y durante considerable tiempo. Es cierto que la estrella duró varios días y
luego desapareció, pero no apagándose lentamente. Terminó de pronto, como si su
misión estuviera ya cumplida. Querido amigo, cesó en su movimiento aquella primera
noche y quedó suspendida como una poderosa luminaria sobre cierto lugar, fija,
inmóvil, inalterable, hasta que desapareció tan rápidamente como había aparecido. Su
luz era tan intensa que, como la luna llena, proyectaba sombras sobre la tierra, y el
pánico se apoderó de la gente en aquellos lugares. Aulo -prosiguió explicando Hilelestaba seguro de que habría nacido un gran héroe, aunque dudaba que un acontecimiento
tal hubiera ocurrido en, una pobre aldea como Belén. Ana, la esposa de Aulo,
pretendía que la estrella había anunciado el nacimiento de su hijo.
-Debieron nacer varios centenares de niños aquella noche en Jerusalén y en
Belén -dijo su amigo-. ¿Cuál es el profeta o el héroe?
Hilel miró sus manos cruzadas, que descansaban en el blanco lino del mantel.
-No lo sé -murmuró-. Pero, cuando recibí la carta de Ana, un júbilo
misterioso se apoderó de mí, una gran exaltación, esto es lo que no comprendo. Fue
.como si un ángel me hubiera tocado.
El otro agitó la cabeza:
-He sabido por tu padre y tu abuelo, Hilel ben Boruch, que siempre fuiste un
muchacho místico.
Hilel se enfureció al verle rechazar de aquel modo su historia, y cambió de
tema. Se sentía ridículo, y nunca volvió a hablar de ello a nadie.
Pero había sido profetizado, hacía siglos, que el Mesías, de la Casa de
David, nacería en Belén. Sin embargo, si era así, ¿por qué no había habido ángeles
cantando, ni trompetas de los cielos, al aparecer aquella estrella, y por qué no se
había unido el mundo entero en indecible gozo? Seguramente el Mesías no habría de
nacer en la oscuridad, pues Su trono era la santa Sión, como anunciaran las
profecías, y el Rey de Reyes no nacería como el menor de los hombres. Por otra parte
habían transcurrido ya varios años y no se habían visto nuevos signos.
Cuando aquella noche se puso de pie en su jardín, oyó un repentino grito y
se asustó. El grito rompió el suave silencio como una orden seca, brusca y
autoritaria. Pasaron unos instantes antes de que comprendiera que era la voz de su
hijo, que pasaba en brazos de una niñera bajo la columnata. Aquello lo dejó agitado.
La voz del niño le había recordado a su propio padre, imperioso, inflexible, y firme,
incluso didáctico, que no aceptaba dudas, y desdeñaba las vacilaciones. Era absurdo,
pensó, al restablecerse el silencio. Un simple chillido infantil... y el formidable
viejo que gobernaba la casa con el simple poder de su terrible voz. Por un momento
Hilel consideró la idea de que su padre hubiera reencarnado en el niño Saulo y luego
se echó a reír. ¡Qué delicioso sería dar una azotaina a un alma que en su vida
anterior había mantenido aterrorizados a su esposa y a sus hijos! Quizá, en cierta
medida, sería justicia.

Ahora escuchó a Débora charlando con sus amigas griegas y romanas, y su voz
era viva y alegre, la voz de una niña feliz y complaciente. Agitó la cabeza levemente
como si le reprochara, pero, en cierto modo, aquel sonido trivial y ligero lo
consoló, aunque no sabía por qué.
-Te aseguré, Débora -decía una joven matrona romana a su anfitriona, en la
calma del brillante atardecer-, que la medalla de Delfos te haría concebir un hijo.
-La llevé junto al corazón -dijo Débora. Vaciló--: Sin embargo, ¡podía haber
sido más guapo!

Capítulo 2
Hilel ben Boruch había invitado a cenar a diversos amigos, entre ellos al
viejo rabino y gran fariseo Isaac ben Ezequiel, y a su cuñado, hermano de Débora, el
elegante aristócrata de Jerusalén, David de Chabua. En uno de los extremos de la
larga mesa cubierta de damasco, presidía Débora, demasiado moderna para resignarse a
vivir confinada en las habitaciones destinadas a las mujeres, a pesar de la explícita
desaprobación del rabino Isaac, un viejo aburrido y bastante sucio según ella. A su
lado tenía al griego Arista, joven preceptor del pequeño Saulo que había cumplido ya
los cinco años. Claro está que Débora no ignoraba que tanto la presencia del pagano
griego como la del niño molestaban al viejo rabino; pero causarle esta molestia la
divertía como a una muchacha maliciosa y traviesa.
Caía el sol, y las terribles e impresionantes montañas rojas se recortaban
sobre el cielo, más allá de las abiertas puertas y ventanales del comedor; chillaron
los pavos reales y el aire estaba cargado de aromas de flores, de polvo y de piedras
calientes. Débora escuchaba el susurro de las fuentes, el murmullo de las ramas de
los árboles. Podía ver el verdor de la hierba, las torres oscuras de los cipreses y
los capullos púrpura de los mirtos. Se sentía orgullosa y contenta. Quizá su casa no
fuera la más grande del vecindario, o la más espléndida, pero sí una obra de arte y
de buen gusto. El comedor era espacioso y cuadrado, de perfectas proporciones, con el
suelo de mármol, negro y amarillo, oro y ébano; los murales de las paredes eran
excelentes, aunque un poco extremados, según la opinión conservadora de Hilel, y el
techo de yeso estaba decorado con rosetas de oro y azul oscuro. El mobiliario,
aparadores, mesas y sillas, seguía la moda oriental de acoplarse al ambiente, y era
de oscuro ébano y teca, tallado e incrustados de marfil. Aquí y allá se extendían
brillantes alfombras persas, de complicado dibujo y delicada manufactura. Una fresca
brisa corría entre las columnas del pórtico, esparciendo puros aromas campestres. Las
campanas de los templos paganos dedicados a Serapis, Juno, Afrodita y a todos los
dioses y diosas del panteón romano, griego y oriental, empezaron a sonar suavemente,
en una competencia de notas armoniosas, pero finalmente acordadas para crear un fondo
musical de sones dulces y nostálgicos.
David, hermano de Débora (en opinión de Hilel -que podía ser muy duro en
ocasiones-), era afeminado, ridículo, presuntuoso y una parodia de elegancia. Tenía
cuatro años más que su hermana, y estaba casado con una muchacha romana de noble
familia. Vivía más en Roma que en Jerusalén, y se definía a sí mismo como "un judío
emancipado, el nuevo judío". Amigo íntimo de Herodes, frecuentaba la corte y vivía
con opulencia. Desenvuelto y guapo, sus cabellos y sus ojos eran los mismos de
Débora; de cutis claro, hoyuelo en el mentón y nariz griega de la que se sentía tan
orgulloso como de su figura esbelta y elegante. Decadente en exceso, según Hilel,
olía como una mujer, y llevaba demasiados anillos en los dedos largos y delicados. Un
complicado collar egipcio colgaba del cuello, brazaletes de gemas adornaban sus
brazos, un pendiente enjoyado brillaba en el lóbulo de una de sus orejas, su toga, de
la seda más blanca y suave, era bordada en oro; el oro brillaba también en sus
sandalias.
Hilel siempre se proponía despreciarlo como decadente traidor a su raza y a
su Dios, pero David era tan encantador, tan divertido e incluso tan erudito, que
invariablemente, y sin poder evitarlo, se dejaba seducir y apreciaba sus poco

frecuentes visitas; David, desde luego, era saduceo, y por tanto peor incluso que un
pagano, pero era muy letrado; estaba al corriente de todo tanto en su terreno al
discutir de Tora, Filón, Eurípides, Sófocles, Virgilio y Homero, como al hablar de
los últimos escándalos de Roma y Jerusalén, Alejandría y Atenas, o de la política, la
poesía, la ciencia, el mercado de valores, el estado del dracma y del sestercio, la
nueva favorita de César Augusto, los jueces augustales en Roma, los rumores del
Palatino, la arquitectura, la arqueología, el comercio y la religión en todas sus
formas, por no mencionar las últimas modas en el vestir, comer y divertirse.
Una o dos veces, por exasperación ante tanta dulzura y urbanidad, Hilel, el
más amable de los hombres, había intentado provocarlo, pero David jamás abandonaba su
pose, si era una pose de hombre totalmente civilizado. Nunca se impondría a su mujer,
pensaba Hilel con poca amabilidad, si ella no estaba dispuesta, ni pelearía de modo
vulgar con un comerciante, ni discutiría con un corredor, o se rascaría la nariz o el
trasero, aunque no ponía objeciones a una historia picante y podía insinuar
inmencionables perversidades en la conducta de amigos y conocidos.
El rabino Isaac, su viejo amigo fariseo, parecía muy triste esta noche.
Sentado a la derecha de Hilel, y lanzando miradas de enojo alternativamente a Débora,
que se limitaba a ignorarlo, y más enojadas aún al perfumado David. Agitaba la mano,
cuando hablaba éste con su acento musical y culto – en griego, por supuesto -, como
si alejara una nube de mosquitos, y emitía groseros sonidos al masticar y beber vino.
(Un auténtico cerdo, pensó Débora, sin caridad alguna.) Sólo cuando Hilel hablaba
prestaba atención, y dejaba de llenarse la boca con grandes trozos de pan, o de
examinar cada plato con intensa suspicacia, como si estuvieran envenenados o no
fueran adecuados a los puros intestinos de un devoto judío. Era un hombre gruñón y
nudoso, aunque curiosamente gordo, y lucía larga barba negra, sin una sola cana a
pesar de su edad. Sus ropas eran del lino más vulgar, y de un tono marrón sucio, y
Débora estaba segura de que olería mal, lo cual no era cierto. Era rico e instruido,
y muy temeroso de Dios, y a menudo iba a Jerusalén, y hablaba de sí mismo como del
más pobre y humilde de los hombres, pero era orgulloso, aferrado a sus opiniones e
intolerante. Era también lo que David llamaba "un cazador de herejías", ferozmente
consagrado a la Ley y al Libro, y por tanto un anacronismo en aquellos días de
progreso. Débora lo detestaba.
La enfureció enterarse por su marido de que Isaac no sólo instruiría al
joven Saulo en los adecuados estudios de un judío farisaico -ya estaba instruyendo al
niño-, sino que sería su mentor y escogería su oficio. Él era tejedor de pelo de
cabra. Seguramente, protestaba Débora entre lágrimas, ni siquiera un judío
septuagenario podía creer, ya que todos los judíos debían ser no sólo instruidos en
la ley mosaica, sino que habían de abrazar un humilde oficio que supusiera la labor
manual, por muy rica y distinguida que fuera su familia. Era ridículo. ¿Acaso Hilel
practicaba ahora su oficio de ebanista? Ciertamente, a veces le complacía tallar un
mueblecillo, o una silla para el cuarto del niño, o una mesita, pero ¿lo hacía
diligentemente como exigía la Ley? En verdad que no. "Uno nunca sabe", decía Hilel
misteriosamente, pero sin explicar jamás a qué se refería. ¡Era insoportable!
Aquella noche Débora se sentía feliz. David era su hermano favorito. Le
molestaba que Hilel, siempre que David estaba en casa, invitara también a aquel
odioso y viejo fariseo a su mesa. Ella ignoraba que ambos irritaban igualmente a su
marido, pero que al mismo tiempo lo excitaban y hacían más agudas sus réplicas. (A
veces Hilel se preguntaba qué se sentiría al ser romano, y poseer tanta certeza
materialista, sin dudas, y recorrer el camino con firmeza sin hallar pregunta alguna
en la tierra.)
Hilel miró al pequeño Saulo, sentado en silencio junto a su madre. Le sonrió
afectuosamente, pero Saulo escuchaba a su tío David con aquella extraña intensidad
suya, nada infantil. Desde luego no era guapo, pero sí curiosamente dominador. El
pelo, audazmente rojo, se lo habían cortado a la moda romana, como un soldado, y las
grandes orejas se separaban del cráneo redondo y viril. Débora podía deplorar su
nariz fenicia, e insinuar cierta mezcla en la impecable familia de Hilel -lo que era
probable, admitía éste-, pero a él le parecía que la nariz de su hijo era muy varonil
y, sin saber por qué, se sentía confortado. También le gustaban las manos del chico,
cuadradas y morenas, con breves uñas cuadradas, y el firme cuello, y el tono
saludable de sus mejillas y las pecas que le salpicaban el rostro. La boca de Saulo

lo dejaba dudoso: grande, de labios finos, siempre en movimiento, le sugería un
carácter obstinado y discutidor. En conjunto, el aspecto del muchacho respiraba
orgullo y concentración, y también un temperamento rencoroso que, reflexionaba Hilel,
le procuraría más enemigos que amigos en el futuro.
Pensó ahora en su hija Séfora, una hermosa niña rubia, de ojos dorados,
modales afectuosos y hoyuelos en las mejillas. Se reía de Saulo y se metía con él.
Éste, que pocas veces toleraba a nadie, ni siquiera a sus padres, lo aceptaba todo de
Séfora, y jugaba con ella en sus ratos de ocio, y la reñía, aunque jamás conseguía
hacerla llorar. Débora se sentía orgullosísima de su belleza, y se maravillaba ante
sus ojos dorados, y le rizaba los rubios cabellos y defendía del sol su delicado
cutis con toda suerte de cosméticos, hablándole de las ropas que debían llevarse a
cada hora del día, y enseñándole a cantar.
El rabino Isaac insistía siempre en que deseaba "sólo la comida más
sencilla" cuando visitaba a sus amigos, pero todos sabían que su esposa Lea era una
magnífica cocinera. Débora creía inocentemente que el rabino era un hombre austero, y
ascético, de manera que cuando su marido lo invitaba disponía invariablemente la
comida más sencilla. Esto encantaba a Hilel, que se sentía maliciosamente satisfecho
de gastar esta broma a su viejo amigo, y asimismo de contemplar a David esforzándose
en contener una mueca de desagrado.
En cuanto a Aristo, nadie le dirigía la palabra, ni siquiera los desdeñosos
esclavos, pues era sólo un liberto, aunque él se creía superior a todos en la mesa,
ya que era ateniense, y brillantemente educado. Sus pequeños ojos negros,
inteligentes e inquietos, pasaban de un rostro a otro, limitándose a escuchar y a
sonreír para sí. De todos los presentes sólo Hilel ben Boruch le inspiraba respeto y
una verdadera estimación. Lo consideraba un intelectual y un hombre bueno y de valor.
La ley judía exigía que todo esclavo fuera liberado al cabo de siete años. Hilel, un
día, prometió a Arista liberarlo dentro de dos años. Arista había pensado en ello con
inquietud y luego le había consultado:
-Dentro de dos años, amo, seré libre. Y entonces, ¿a dónde iré?
Hilel había reflexionado, comprensivo. Un liberto era responsable de las
propias acciones ante Dios y el hombre, responsable incluso de los propios
pensamientos. ¡Cuánto peor era haber sido protegido y alimentado toda la vida, sin
tener que dar cuenta más que a un amo, y de pronto ser lanzado a las regiones heladas
donde uno era responsable ante todos! Por tanto, Hilel había dicho:
-Fuiste comprado para mi hijo, y, según la ley, deberás quedar libre dentro
de dos años más. Pero ¿por qué dejarnos? En este mundo de múltiples gentes y
filosofías, ¿no necesito, acaso, que sigas enseñando a mi hijo cuando sea mayor? Por
tanto, antes de terminar el tiempo, visitaremos juntos al pretor, y quedarás libre lo
antes posible, y, a partir de aquel momento, recibirás una paga mensual que ya
acordaremos, y serás un honrado miembro de esta casa.
Por consiguiente, Arista se había convertido en liberto, con un generoso
salario que le permitía adquirir poco a poco algunos huertos de olivos para su vejez.
"Los judíos, pensaba entretanto Arista, no pueden dejar en paz a Dios ni un
momento. No es, pues, sorprendente que Él, exasperado, los castigue a menudo, puesto
que ellos siempre se quejan. "
-Con Dios, bendito sea su nombre, compartimos nuestra inmortalidad -iba
diciendo Isaac-. De manera que también nosotros hablamos por siglos en nuestra alma.
David intervino procurando disimular cortésmente su aburrimiento:
-La resurrección de la carne, si se me permite decirlo, no es una
exclusivamente judía. Los egipcios han creído en ella durante siglos, mucho
que Israel existiera, y lo mismo los babilonios. Es una creencia arraigada
las religiones. Sólo los griegos y los romanos no lo admiten, pero en cambio
fantasmas -y se echó a reír suavemente.

doctrina
antes de
en todas
creen en

-Nadie cree en ello como nosotros -insistió el rabino con acento desafiador.
-¡Nadie cree exactamente como su vecino! -replicó David, sin casi reprimir
un bostezo-. Probablemente Hilel tiene toda la razón al decir que si todos los
hombres pensaran de la misma manera el resultado sería catastrófico.
Isaac, en su celo e intención no sólo de rescatar a Hilel de lo que creía
tibieza, sino de impedir la contaminación del alma del joven Saulo, se lanzó de nuevo
a la palestra:
-Los hombres como ustedes hacen complejas las cosas más sencillas, mediante
sus confusas elucubraciones. Dios es la suprema claridad. Cuando Él, bendito sea su
nombre, dice "Yo soy el Señor, tu Dios", ha dicho todo lo que hay "Que decir, toda la
sabiduría, todo lo que un hombre o un ángel pudiera soñar en conocer. Pero ustedes
inventan filosofías.
Nosotros no inventamos a sus interminables y pesados comentaristas -cortó
David-, que siempre están reinterpretando a Dios, o revisando lo que Él ha dicho,
para adecuarlo a cada nueva situación o aclarar un punto oscuro.
"Muy cierto", pensó Hilel. De nuevo, en aquella disputa entre el rabino
Isaac y David, creyó ver saltar una chispa de la llama incandescente de la verdad que
ninguno de los dos conocía por completo. Ni él tampoco. Dijo:
-Dios es sencillo. Sólo el hombre es complicado.
Isaac le lanzó una mirada de aprobación. Pero David insistió:
-Yo creo que nada es simple, y nada es oscuro. Sólo el pensamiento lo hace
así, y a menudo me siento cansado de pensar.
-Y por eso te entregas a las fantasías de griegos y romanos -dijo el
rabino-, como todos ustedes, los saduceos, tan unidos a los romanos, al ambicioso
recaudador de impuestos, ¡al agresor, que destruye a mi pueblo forzándolo a la
desesperación, a la ruina y a la pobreza, destrozando el Arca, rompiendo el velo del
Templo y escribiendo en sus muros!
Sus ojos se llenaron de lágrimas al pensar en la degradación, esclavitud y
desamparo de su pueblo, dentro de los sagrados muros de Jerusalén. Su emoción se
comunicó a todos. Los ojos de Saulo brillaron de ira.
-Tú te ríes -dijo Isaac a David,
será burlado; enviará su Mesías, bendito
será borrada como la niebla de un
amenazadoramente, agitando el índice ante

que, desde luego, no se reía-. Pero Dios no
sea Su Nombre, y toda la maldad del mundo
pantano, y llegará el amanecer-hablaba
David.

-Amén -murmuró Hilel. Entonces cruzó su mente el recuerdo de lo que le
habían contado de la grande e impresionante estrella sobre Belén. Vaciló, pero sentía
el poderoso impulso de hablar, y se inclinó hacia David, que sonreía negligentemente
al rabino.
-David, hace tiempo que deseaba hacerte una pregunta, pues tú vives en
Jerusalén. Tengo una prima casada con un romano, Aulo, joven centurión. Éste me
escribió hace años que, en una noche de invierno, observó una magnífica y terrible
estrella que se movía sobre Belén... -se detuvo, pues el rabino Isaac lo miraba con
ojos impacientes.
-Y el romano pensó que era una prueba de que su hijo nacido aquella noche,
era una manifestación de sus deidades paganas -lo interrumpió éste.
Pero Hilel miraba ansiosamente a David. Esperaba que sonriera y rechazara el
relato con un vago gesto de la mano. Pero el joven estaba pensativo.

-También yo la vi -dijo-. Y muchos otros la vieron. -inclinó la hermosa
cabeza y pareció meditar. Luego se encogió de hombros-: Sería un meteoro ardiente,
como informaron los astrólogos, o una nova. Era una visión magnífica. Se alzó sobre
las lejanas colinas de Belén como una luna llena. Brilló firmemente durante unas
cuantas noches, y después desapareció. Como todas las novas, su luz y duración fueron
efímeras. Pero, mientras duró, fue indescriptible, pura y blanca, girando como sobre
un enorme eje. Nos reunimos en los tejados para verla. Algunos supersticiosos la
creyeron un enorme cometa que iba a destruirnos. Algunos dijeron que las velas y
antorchas del templo parecían brillar más mientras la estrella se mantenía sobre
Belén. Algunos declararon que oían voces celestiales... -de nuevo se encogió de
hombros-: Fue hermoso, pero no significaba nada.
-¿Y nadie de Jerusalén fue a Belén... para ver? -preguntó Hilel- El rabino
Isaac afectaba un aire desdeñoso, retrepado en la silla, y sonriendo-o ¿Nadie se
preocupó de investigar?
David meditó de nuevo.
-Uno lo hizo -contestó, encogiéndose de hombros.
Hilel no comprendía por qué su corazón saltaba de nuevo, pero gritó:
-¿Quién?
Su voz, extrañamente vibrante e intensa, hizo que hasta los ojos de Saulo se
clavaran en él, maravillados. Las cejas de David se alzaron asombradas ante esta
extraordinaria muestra de emoción en su cuñado, siempre tan moderado.
-Un joven, José de Arimatea, que tú no conoces -respondió con voz suave,
como temeroso de que aquel ardor inexplicable fuera peligroso--. Es amigo mío,
honorable consejero, que -tosió apurado-, al parecer, había estado esperando el Reino
de Dios. También es miembro del Sanedrín, a pesar de su juventud, ya que es estimado
por su sabiduría, y la sabiduría de su padre. Es muy devoto, pero también avanzado, y
muy rico.
-¿Y él siguió a la estrella?
-No había nada que seguir. Estaba allí, sobre Belén. José fue con un
séquito. Pero una vez en la posada... (debo mencionar que la posada estaba llena
hasta los topes, incluso los establos, porque César Augusto había ordenado un censo y
el pueblo de Galilea había acudido allí), José dejó a sus sirvientes y siguió un poco
más a pie. Uno de sus sirvientes contó a uno de los míos que José llevaba una pequeña
arquilla de oro en sus manos, un objeto precioso, y que, cuando volvió a medianoche,
ya no la llevaba y jamás fue vista de nuevo.
-¿Eso es todo? -preguntó Hilel, al ver que no seguía.
-Eso es todo. ¿Qué más puede haber? Recuerdo que pregunté a José qué había
hallado en Belén, y él se limitó a sonreír. Es hombre de pocas palabras.
-Una historia estúpida -dijo el rabino Isaac-. Tu amigo es muy misterioso.
Si el mensajero de Dios hubiera nacido aquella noche, habrían resonado las trompetas
y los cielos se hubieran iluminado de zenit a nadir, llamando a todos los hombres a
la adoración' y la oración. La santa colina de Sión hubiera ardido como el sol y los
romanos hubieran quedado instantáneamente calcinados. Israel hubiera sido alzado
hasta los cielos, con todas sus murallas convertidas en oro y sus almenas pobladas de
ángeles. Y Él, bendito sea su nombre, hubiera sido proclamado en todos los rincones
de la tierra.
-Cierto -dijo David ben Chebua-. Así se ha profetizado.
-Es posible que no lo conozcan cuando aparezca por primera vez ante ellos
-dijo Hilel, sintiendo ahora su corazón lleno de dudas y de melancolía.

El rabino alzó los ojos al techo, como pidiendo paciencia al Todopoderoso.
Luego dijo:
-El sol se pone. Es la hora de la plegaria.
El joven Saulo había estado escuchándolos, y había un profundo brillo en sus
extraordinarios ojos, cosa que Arista deploraba de corazón, pues sospechaba
fanatismo, y además la atención del niño había estado pendiente del rabino, y no de
su padre. Él mismo había escuchado estas disputas hebraicas con aburrimiento. ¿Por
qué no podían calmarse los judíos y aceptar el nacimiento de los dioses como lo
aceptaban los griegos, con gracia y alegría?
Débora se había retirado en silencio. El rabino Isaac, oscura y pesada
figura, dirigía la marcha hacia el jardín, con pasos que resonaban entre las blancas
columnas. Hilel y su hijo Saulo lo siguieron. David sonrió y se dirigió hacia la
puerta del fondo.
Aristo salió al pórtico, y quedó tras una columna, observando. Los jardines
estaban bañados de oro y bermellón; había una suave neblina en las ramas de los
árboles y las palmeras susurraban suavemente bajo el viento de la tarde. Más allá
comenzaban aquellas increíbles montañas rojas, pero sobre sus cumbres el cielo
parecía verde y solamente brillaba una estrella. Los pájaros se entregaban a sus
coloquios, pero Aristo dudaba que cantaran las plegarias de la tarde, como el joven
Saulo le asegurara una vez. Sin embargo, era un hermoso pensamiento, y había que
animar el sentido poético en los jóvenes.
Saulo siguió las plegarias de su padre y el rabino, alzando en respuesta su
firme voz infantil.
Capítulo 3
-No entiendo este asunto de las almas y la caridad -dijo Aristo a Saulo-.
Ciertamente Sócrates la recomendaba, pero era un pensamiento tan extraño a sus
conciudadanos que apenas lo tomaron en cuenta.
"Ayer diste tu último dracma a un mendigo junto a la puerta de la sinagoga.
Era repulsivo a la vista, y bastante ofensivo al olfato. Observé que la diste sin
tristeza ni compasión.
-Ya he dicho antes -dijo Saulo, con toda la exasperación de un joven de
catorce años- que se nos ordena dar diezmos y limosnas. Es un mandato santo. En
realidad, un deber. ¿Qué importa que el objeto de nuestra caridad sea repulsivo,
quizás incluso detestable? Eso no influye en nosotros.
-En resumen -dijo Aristo-, que la das porque es una orden de tu Dios, no
porque sientas compasión por el objeto de tus limosnas.
Las rojizas y espesas cejas de Saulo se fruncieron con disgusto. Aristo
tenía la habilidad de llevar la cuestión por donde quería. Vaciló:
-Sé que mi padre da con piedad, y el rabino Isaac con una bendición. Si yo
no siento compasión por el mendigo es por mi dureza de corazón, o a causa de mi
juventud, que el tiempo se encargará de cambiar. Mientras tanto, obedezco. Pero esto
tú no lo comprendes.
Aristo meditó en ello, y agitó lentamente la cabeza:
-¿No se te ha ocurrido, naturalmente, que la caridad puede destruir al que
la recibe? Escucha esta vieja historia:
"Un bondadoso sabio cabalgaba en su asno hacia el mercado. En el camino se
le acercó un mendigo que le pidió una moneda para comprar pan. El sabio, conmovido
por la miseria del hombre, vació su bolsa en la mano del mendigo. Recobrado de su

asombro, el mendigo elogió la bella capa que abrigaba al sabio. Éste, después de
vacilar unos instantes, se la sacó y la puso sobre los hombros del mendigo. Entonces
éste comprendió que había dado con un hombre de pocas luces, o con un loco. Admiró su
cinturón y la hermosa daga alejandrina, y consiguió ambas cosas. Luego llegó a las
botas de piel, forradas de lana, y pronto estuvo sentado en el polvo calzándoselas.
"Al levantarse se quejó de que estaba lejos de la ciudad y deseoso de
visitar una taberna en la que gastarse la limosna en comida y vino reconfortante. El
sabio vaciló, pero recordando que tenía una buena casa, con un huerto de olivos, y
que no tenía hambre, y que contaba en la ciudad con amigos que Jedarían de comer
desmontó del asno y con noble gesto invitó al mendigo a que lo montara. Éste obedeció
con rapidez, se sentó y cogió el látigo con arrogancia. Entonces, viendo al sabio de
pie en el camino, con los pies desnudos en el polvo, sin capa y sin una moneda en la
bolsa, lo miró con desprecio: "¡Aparta, mendigo!", gritó, y, cruzándole el rostro con
el látigo, se alejó cabalgando alegremente.
"Y ahora, mi querido Saulo, ¿podrías adivinar los pensamientos del sabio?
Saulo cerró los ojos. Observó subrepticiamente a Aristo, sabiendo que el
griego le tendía una trampa con sus palabras; luego dijo:
-Si era sabio, se consolaría con el pensamiento de que el mendigo tenía
ahora su dinero y sus bienes, y estaría contento.
-Si pensaba esa tontería, entonces no era sabio ---dijo Aristo-. Ni humano
tampoco. Saulo, si tú fueras ese hombre, ¿cuáles serían tus pensamientos?
El chico lo miró con sus ojos extraños. Luego su rostro pecoso estalló en
una carcajada:
-¡Yo hubiera perseguido al mendigo, le hubiera tirado del asno y le hubiera
azotado con todas mis fuerzas!
-¡Saulo, Saulo, aún siento esperanzas con respecto a ti! ---dijo Aristo,
dándole una palmada en el fuerte brazo-o Pero, ¿qué hubiera hecho el rabino Isaac?
El muchacho rió de nuevo:
-Habría calculado juiciosamente el diezmo exacto de su bolsa para dárselo al
mendigo.
-Ya me has atrapado ---dijo el griego-. Sin embargo, es una historia
interesante que ilustra lo que sucede cuando la virtud es excesiva.
-Aún no te lo había dicho ---dijo Saulo-. Voy a ir a la universidad de Tarso
y, entre otras cosas, estudiaré la ley romana. Seré un abogado para mi pueblo.
-Serás un excelente abogado. Siempre crees tener razón.
Aunque el muchacho, vestido con una sencilla túnica gris sin bordados,
estaba tranquilamente sentado en una silla, saboreando unas frutas, no daba la
impresión de paz y serenidad. Toda su interior turbulencia se reflejaba en los
continuos cambios de expresión de su rostro, en sus cejas movibles, en los rápidos
movimientos de sus manos, en la posición de sus anchas espaldas. Llevaba el anillo
que, siguiendo la tradición judía, le regaló su padre cuando "se hizo hombre": un
sencillo aro de oro sin adornos, con un rubí cuyo fuego era semejante al de sus
cabellos. Hilel, pensó Aristo, conoce a su hijo y ha sabido elegir lo que mejor lo
representa. A los ojos del griego Aristo, aquel Saulo, a quien su madre encontraba
feo, estaba dotado de una belleza particular que emanaba de su fortaleza.
Seguramente, se dijo, con la madurez adquirirá una personalidad impresionante,
temiblemente dominadora. Si fuera más alto, siguió pensando Aristo, que sentía por su
discípulo un afecto sólo adivinado por Hilel, este Saulo sería un auténtico Titán. Lo
cierto es que si era violento, no era brutal ni vengativo; que si le gustaba
discutir, combatiendo, nunca insultaba ni molestaba en nada a su contrincante, y que
si las ideas de los demás a veces lo exasperaban, no llegaba nunca al punto de
declarar obtusos o poco inteligentes a los que las mantenían: prefería declararse

incomprendido. "Saulo, Saulo, pensó Aristo el griego, no, el mundo no te recibirá
amablemente. Los hombres como tú pueden promover holocaustos, pero acostumbran a ser
las primeras víctimas del fuego."
-Los higos están muy maduros y dulces, Aristo -dijo Saulo, observando con su
mirada la doliente expresión de su preceptor-o ¡Cómete éste!
Y le ofreció el más grande, que rezumaba miel.
-¡Tragones! -exclamó una voz alegre junto a ellos. Alzaron la vista y vieron
a una adolescente que les sonreía echándose hacia atrás la mata dorada de sus
cabellos relucientes al sol. Sus ojos, casi tan dorados como los cabellos, miraban
burlonamente a los dos hombres que, como atontados, se tragaban los higos. El calor,
coloreándolo, hacía más atractivo aquel rostro realmente hechicero. Un año más joven
que Saulo, tenía entonces trece; era más alta que él y sus senos núbiles se dibujaban
apenas bajo la túnica verde. Si Saulo tenía el vigor impetuoso de un novillo, Séfora
se estremecía ligeramente como una flor mecida por la brisa estival.
Estaba ya prometida a su primo Ezequiel, de Jerusalén, y se casaría con él
al cumplir los catorce años.
-Esa túnica -dijo Saulo- es una desvergüenza para una joven de tu edad, una
modesta doncella judía.
-¡Bah! -dijo-. ¿A quién preocupa la modestia en este jardín? Además, hace
mucho calor -sus piernas brillaban como el mármol besado por el sol. Metióse bajo el
toldo, cogió una cidra, le quitó la piel y hundió los blancos dientes en la pulpa. El
jugo de la fruta rezumaba de su boca y ella lo recogía golosamente lamiéndose los
labios con la punta rosada de la lengua.
-Estoy pensando que no me casaré con Ezequiel -dijo, y cogió una ciruela.
Sólo cuando miraba a Séfora los ojos de Saulo perdían el brillo metálico.
-No está bien que una chica de tu edad se pasee con esta túnica de muchacho.
¿Cómo te lo permite tu madre? Los mosquitos te han picado las rodillas, y esto no va
con una chica. Y además las llevas sucias. ¿Te has arrastrado por el lodo, hermanita?
-No es una túnica de muchacho. Me han crecido las piernas. ¿Acaso yo te
pregunto dónde vas tan en secreto por las mañanas, cuando apenas ha amanecido?
-preguntó ella, cogiendo un racimo de uva.
Con gran asombro de Aristo, Saulo enrojeció intensamente. Séfora se rió:
-Debe ser para ir a visitar a una chica, una pastora quizás, o la muchacha
de las cabrás -dijo. Agitó ante él un dedito manchado de zumo de uva-: ¡Qué
vergüenza, en verdad! Sales de casa cuando apenas hay luz, y, cuando te veo, he de
meter la cabeza bajo la almohada para poder sofocar la risa. ¿Quién es la damisela,
hermanito?
Aristo estudió divertido a su alumno, ya que el color de Saulo aumentaba por
momentos y parecía sudar. El griego se compadeció al fin de él:
-Es normal que un joven de la edad de Saulo, lleno de sueños, fantasías y
extraños anhelos, salga, meditando, a contemplar cómo amanece.
Séfora también pensaba que esto era probablemente cierto, pero siguió
burlándose de él:
-Una mañana te seguiré, y descubriré a esa ninfa entre los arbustos.
-Estás confundiéndola con Moisés -dijo Saulo con extraña voz-. Deja ya de
hablar de ninfas, lávate y vístete con más modestia.
-Gruñón -dijo Séfora, y se alejó cantando.

-Una hechicera -dijo Aristo-. Una verdadera Atalanta.
Saulo se encogió de hombros:
-No es más que una cría. Y con la lengua de víbora. Quedaron en silencio,
conscientes de lo que no se había dicho, y, cuando se miraron, fue como si hubieran
firmado entre ellos un pacto de honor. Saulo dijo sonriendo:
-Yo la quiero mucho. Aunque no tenga seso, y sea sólo una chiquilla.
Saulo comprendió que había llegado a la virilidad pocos meses antes de este
día de otoño en el jardín, cuando le faltaban dos meses para su quinceavo cumpleaños.
Como los judíos tenían un enfoque realista de la vida, Saulo había sido
debidamente instruido en los usos, significados y deberes inherentes a la sexualidad
desde su infancia. Su padre habría querido hacerlo de modo más delicado que el viejo
rabino Isaac, que juzgaba las vacilaciones de Hilel sobre este tema no sólo
ridículas, sino increíbles.
-Dios nos hizo como somos -había dicho, mirándolo como si sospechara una
herejía-. Y estamos naturalmente dotados de apetitos que deben ser dominados, si
hemos de alcanzar la civilizada virilidad. Dime, Hilel ben Boruch, ¿dirías solamente
a tu hijo "No es prudente acariciar o besar a una mujer"? El muchacho se sentiría
confuso e inseguro. Pero si le dices: "No entrarás y te acostarás con una mujer
cuando no está permitido", sabrá con certeza lo que quieres decir, pues los niños no
son tan puros e inocentes como tú sospechas. Tienen instintos, y algunos de ellos son
más fuertes que los de los hombres.
El viejo rabino sonrió, divertido. Saulo, por supuesto, había visto
aparearse a los cisnes, a las cabras y a otros animales, y había comprendido que su
hermana no era el resultado de alguna visita angelical...
Se había acostumbrado a levantarse antes del amanecer para dar un paseo a la
débil luz matutina hasta la pequeña escuela del rabino Isaac, cercana a la ciudad. Al
llegar a la austera habitación, era el primero en saludar al maestro, y luego rezaban
juntos una plegaria. Comprendiendo que Saulo poseía peculiares y poderosas facultades
espirituales, Isaac, sin dejar de mostrársele bondadoso, había decidido tratarlo con
mayor severidad que a los demás estudiantes, .ser con él más dado a las censuras,
avisos y advertencias que a los halagos. Saulo era un alma extraña, un vaso que
contendría la Gracia de Dios... si se le enseñaba bien y se le dirigía sabiamente. Si
el rabino Isaac tenía algún temor era el de no ser lo bastante sabio para guiar
aquella alma, y, por tanto, Saulo era a menudo el objeto de sus mayores plegarias.
Aunque robusto y musculoso, Saulo no participaba en las peleas de los otros
cuando dejaban los bancos y los libros. Pero su aspecto era formidable, y por eso no
lo atacaban, aunque lo consideraban el más provocador. Sin embargo, se burlaban de
él, llamándolo Pelirrojo, y discutían en su presencia sus arqueadas piernas. Saulo no
sentía animosidad contra sus compañeros. Su actitud era de indiferencia, algo que
aquéllos no podían soportar, y por eso se metían con él. Los juzgaba vanos, débiles y
superficiales, y se compadecía de Isaac por tener que enseñarles. No tenían auténtica
reverencia por la Palabra de Dios, ni profunda piedad. Por consiguiente debía
evitarlos, para que no lo arrastraran al abismo.
-Es adecuado que dediques tu vida a Dios, hijo mío -le dijo un día el
rabino-, si ése es tu destino y tu deseo. Pero eres joven. Dios no ha prohibido a los
jóvenes que disfruten de simples placeres, ni de la sociedad de los amigos.
Saulo replicó impasible:
-Me siento alegre a menudo, rabino, y hay muchas cosas que me divierten;
pero otras no me causan impresión alguna. ¿Entonces tengo que reírme para resultar
agradable al que las hace o que las dice? ¿Vale la pena esforzarse en buscar la
aprobación de las personas triviales?

-Serás un sabio, un digno hijo de Israel, Saulo.
Al griego no le sorprendieron estas palabras, pero sí la melancolía con que
fueron dichas, pues creía al viejo rabino muy fanático.
Y una mañana, al despertarse, Saulo se sintió más inquieto que de costumbre.
Saltó de la cama y quedó inmóvil, preguntándose qué le había hecho levantarse así. Se
dio cuenta de su joven y fuerte cuerpo, de los músculos de su estómago, brazos y
hombros. Estaban tensos, a punto de saltar. Luego se puso las sandalias y la túnica,
y se echó una ligera capa sobre los hombros. Salió al jardín oscuro y silencioso,
sintiendo el rocío bajo sus pies. Se lavó las manos y el rostro en la fuente, y lo
hizo lentamente, sintiendo una nueva sensualidad. Miró hacia el Este. Una suave
corona escarlata se adivinaba ya, pero el sol aun no se veía. Empezó a caminar
despacio hacia Tarso, contento, por una vez, simplemente con sentir y no pensar.
En la penumbra, pasaba ante las casas silenciosas y las ventanas cerradas.
No podía ver el río que corría por el anchuroso valle, ni tan sólo las montañas, pero
oía de vez en cuando el gorjeo de los pájaros y veía sus formas -las oía más biensaltando en un vuelo de un árbol a otro. No pasaría mucho rato sin que el camino se
volviera ruidoso, animado por los gritos y disputas de los campesinos que
transportaban sus productos al mercado, las ruedas chirriantes de los carros, los
latigazos restallando sobre los lomos de los cansados asnos. Los verdes tamarindos
elevaban sus copas al cielo; las barcazas traficaban por el río, y el puerto lejano
se llenaba de blancas 'velas desplegadas. Rebaños de cabras y ovejas invadían también
el camino, carretas repletas de patos y gallinas se les añadían, y todo, en conjunto,
aumentaba el confuso ruido con balidos, mugidos y cacareos destemplados. A veces, un
destacamento de soldados romanos a caballo se abría paso brutalmente mientras los
campesinos se apartaban jurando y maldiciendo. A veces era un carro romano
transportando centuriones o recaudadores de impuestos el que pasaba rozándolos, y más
de un puño se levantaba airado y amenazador. Impasibles, los romanos no dirigían
siquiera una mirada a los pobres campesinos vestidos de ropas raídas y oscuras; pero
una bonita esclava que esperara junto a la puerta de una villa podía atraerse su
atención, y un ligero saludo, y entonces ella agitaría la mano en complacida
respuesta. Los cipreses seguirían su rígida guardia junto al camino y habría en
ocasiones un atisbo de verdes praderas, y palmas en flor... Y todo impregnado de olor
a sudor, y a animales, y hombres, en el ardiente camino ...
Saulo conocía todo esto. Encontraría la misma muchedumbre al regreso de
Tarso por la noche.
Un día, tratando de apartarse del barullo había descubierto un sendero
solitario y escarpado que se apartaba del camino romano y, en un impulso de
curiosidad, lo había recorrido. Nunca supo, ni trató de enterarse, de quién era la
propiedad que atravesaba, con verdes prados, arroyuelos, árboles enormes y viñedos.
De súbito se había encontrado en un paraje rocoso, en lo alto del cual caía
retumbando una cascada que formaba una laguna al pie de las rocas. El agua era del
color de los limoneros. Árboles frondosos y encendidas flores salvajes la rodeaban, y
sólo se oía el retumbar de la cascada y el gorjeo de los pájaros. Junto a la orilla,
Saulo se quitó las sandalias y refrescó sus pies polvorientos en el agua, que le
pareció fría como el hielo.
Muchas veces había vuelto allí durante el verano. El lugar, siempre el mismo
y siempre cambiante, le producía una sensación de paz placentera. Con el tiempo se
convirtió en su lugar favorito, donde no sólo podía estudiar sino rezar también, con
renovado ardor y comprensión. Pasaron meses. Nunca vio cerca un ser humano, aunque, a
veces, un cervatillo o un cordero llegaban allí tímidamente a beber, mirándolo con
ojos inocentes, para marcharse luego tan silenciosamente como habían venido.
De modo que esta mañana llegó también a su precioso santuario, más temprano
que de costumbre, cuando las rocas se veían aún grises y el agua tenía un sonido más
tumultuoso en el absoluto silencio. Hacía mucho fresco y la cascada parecía dialogar
con el lago donde se derramaba.

Lentamente, cuando Saulo se sentó en la roca, el cielo fue tornándose
opalino y empezó el despertar de árboles y pájaros. Después las flores recobraron sus
colores como arco iris que surgiera de la tierra y le llegó el aroma de los almendros
en flor.
Deleitándose con la belleza de los sentidos Saulo estaba muy quieto, todo
ojos y oídos. De pronto oyó un ligero rumor y el sonido de la grava bajo unos pies.
Miró asustado al otro lado del estanque: una jovencita había aparecido al borde del
agua. Un año o dos mayor que él, hermosa y esbelta, aunque Saulo pensó inmediatamente
en una ninfa, era una muchacha judía. Llevaba una simple túnica de seda ordinaria,
atada con una cinta bajo los senos juveniles. Sus pies desnudos, lo mismo que su
cuello y sus brazos, eran tan blancos como la luz de la luna en la nieve de las
montañas. La cabellera larga y ondulada, oscura como la noche, enmarcaba un rostro
infantil de una suave tonalidad ambarina y rosada, y sus ojos, a la clara luz del
alba, eran enormes y negros. Por los pies descalzos, el vestido ordinario y sus
movimientos tímidos, Saulo adivinó que era una esclava, seguramente de alguna casa de
aquellos contornos. Entretanto ella, mirando a hurtadillas a su alrededor se metía en
el agua, y, al levantarse la túnica, Saulo vio sus muslos tan firmes, torneados y
pulidos como sus brazos.
Saulo había pensado a menudo que, si alguna vez se encontraba allí con algún
otro mortal, el lugar quedaría profanado para siempre y él no volvería; pero,
contrariamente, ahora aquella aparición no le estropeaba el paisaje. Comprendía que
la muchacha se imaginaba encontrarse sola. Vio cómo se inclinaba para beber aquella
agua tan pura, en la cuenca de la mano, cómo se la echaba por la cara riendo· y
meneaba la cabeza mientras el aire agitaba como un manto su larga y espesa cabellera.
Entonó una canción y su voz era tan natural y pura como el canto de un pájaro. Ganó
luego la orilla y desapareció entre los árboles. Saulo entonces se dio cuenta de que,
durante aquel tiempo, había estado reteniendo el aliento y que los latidos de su
corazón resonaban más fuertemente que el retumbar de la cascada. Tembloroso, se
humedeció los labios resecos.
Sabía que lo que sentía era su primer anhelo viril, así como una extraña
ternura jamás antes experimentada, y un incontenible y misterioso deseo. Había visto
antes muchachas bonitas en las calles de Tarso, y trabajando en los campos, e incluso
en el jardín de su padre, pero las había mirado con indiferencia. En cierto asombroso
modo, esta chica era diferente de las otras, y él creyó que le pertenecía, como la
roca y la catarata y el estanque eran suyos también.
Ahora se sentía como un joven Adán que hubiera visto por primera vez a Eva.
-¿En qué sueñas, Saulo ben Hilel? -le preguntó el rabino aquel día-. Pareces
ausente.
Mañana tras mañana siguió Saulo llegando silenciosamente a las rocas del
lago, pero no volvió a ver a la muchacha durante casi un mes, y entonces ella ya
estaba allí cuando él llegó, cantando como una niña mientras paseaba por el agua,
recogiéndola en las manos y lanzándosela sobre el rostro. Él estaba convencido de
haberla soñado o que, si llegaba de nuevo, no le parecería tan hermosa y su visión se
desvanecería. Pero al sorprenderla tras el tronco de un árbol, la vio más hermosa que
nunca y sintió que, de nuevo, su deseo despertaba salvajemente.
Una calurosa mañana de verano, la muchacha no estaba. Saulo, desolado, se
sentó en una roca. Cuando ya decidía marcharse, oyó un ligero ruido y, al volverse,
la vio a su lado riendo silenciosamente. Se miraron sin hablar, y Saulo percibió su
perfume fresco como la hierba y dulce como la miel. Podía ver las venas en su
garganta infantil, y las uñas rosadas de sus manos y pies, y la boca entreabierta con
el brillo de los dientes blancos, y los oscuros ojos.
Entonces habló ella, con voz dulce, como una niña: -¿Por qué me espías por
las mañanas?
Saulo sintió que rompía a sudar de embarazo y alegría. Le contestó en la
misma lengua de Cilicia, que ella utilizaba: -¿Te molesta?

Agitó ella la cabeza:
-No, me divierte. ¿Quién eres tú?
Se puso en pie. Estaban muy próximos. Ella no era más alta que Saulo, y su
rostro quedaba al mismo nivel que el suyo:
-Mi nombre es Saulo.
-Saulo -repitió la muchacha, saboreando el nombre como si le gustara, y
Saulo lo adivinó con alegría-o Es un nombre extraño -añadió ella-. ¿Está muy lejos tu
casa?
Lo miraba con curiosidad, y él estudió sus ojos, la profunda luz de las
pupilas oscuras, las espesas pestañas. Contempló la suave curva de sus cejas y deseó
tocarlas, como uno desea acariciar las plumas de un pájaro.
-Sí, estoy lejos de casa -dijo-o Vaya la ciudad, desde la casa de mi padre,
para estudiar con mi maestro.
Siempre se había sentido tímido ante los desconocidos, pero le parecía algo
totalmente natural hablar con esta muchacha.
-¿Cuál es tu nombre, y dónde vives? -le preguntó, con una voz tan amable que
hubiera sorprendido a su familia.
-Mi nombre es Dacil -dijo ella-o y soy esclava de mi amo Centorio, el
capitán romano pretor de Tarso. Soy la doncella de su noble esposa Fabiola -señaló la
parte superior de la roca-. Su villa está más allá de la pradera, tras una avenida, y
ésta es su propiedad, y la noble Fabiola me mira como a una hija.
Contemplaba a Saulo con aire inocente, esperando su comentario. Pero él se
sentía fascinado por el aspecto de la muchacha.
Le pareció horrible que fuera .una esclava de los romanos, que no liberaban
a sus esclavos siete años después de haberlos adquirido, como exigía la ley judía.
Para ellos, como para los griegos, un esclavo no era un ser humano, y los designaban
con una palabra que significaba "cosa". En resumen, no tenía derechos, Como no lo
tienen las cosas ni los animales.
-¿Eres griega, Dacil? -preguntó.
Sus ojos se abrieron asombrados:
-No lo sé -dijo-. No sé lo que soy, ni quiénes fueron mis padres.
Sonreía con una felicidad que le desconcertó, y de pronto comprendió que
hablaba como una niña porque en realidad lo era.
-Yo soy judío -dijo Saulo-. Mi padre es Hilel ben Boruch, y vivimos en la
propiedad más allá del camino que lleva a la ciudad. ¿Te azota tu ama?
-¡No! Mi noble ama es tan gentil como una paloma, y sus esclavos la adoran.
Esto dejó confuso a Saulo. Sólo conocía a dos o tres romanos, y no
demasiado bien, y se había burlado de sus rostros poderosos y arrogantes, y de sus
narices prominentes, y jamás hubiera admitido, como lo admitía su padre, que se
parecían mucho a los judíos, no sólo en su aspecto sino en el temperamento. Insistió:
-¿Y el pretor? ¿Es duro contigo?
Ella se echó a reír:

-No. Mi noble señor es muy amable, aunque firme. Mientras te sirvamos con
obediencia y sin discusiones ni impertinencias, es justo y generoso. No permite que
el vigilante nos insulte. Lo queremos.
Se alejó corriendo por la orilla del lago, luego se volvió para saludarlo
alegremente y, después de hacerlo, desapareció.
"No se da cuenta -pensó Saulo-. No lamenta su terrible estado. No concibe
siquiera que sea horrible. No conoce el dolor. No piensa más que en el presente". Le
pareció monstruoso el hecho de que no pensara en el futuro. Un esclavo, sin esperanza
de libertad, era algo trágico para él, y su corazón se dolió.
No volvió a aquel lugar durante siete días, y cada mañana se repitió que
jamás volvería. Era demasiado penoso ver a Dacil y preguntarse sobre su destino.
-¿Te aflige alguna enfermedad del cuerpo o del
rabino Isaac con aspereza-'-. Tu mente parece alejarse, y
aquí, y esto es blasfemo cuando estudiamos las Escrituras
más melancólico que de costumbre; Saulo ben Hilel, tus ojos

espíritu? -le preguntó el
tus pensamientos no están
y el Tora. Tu aspecto es
están ausentes.

Aristo fue más agudo. Miraba a las jóvenes sirvientas de la casa y se
preguntaba cuál había llamado la atención de Saulo.
Al octavo día, Saulo no. pudo resistir más el terrible deseo de ver de nuevo
a Dacil. Y así volvió al lago, y no de mala gana, sino corriendo como una liebre, sin
aliento, a la luz gris del amanecer. El viento agitaba su cabellera roja; sus
sandalias resonaban en las losas del camino silencioso.
Dacil parecía aguardarlo, blanca estatua de alabastro reflejada en el verde
pálido del agua. Al verlo, sonrió radiante, se recogió la túnica para que no se le
mojara, y vadeó el lago. Recubierto de gotitas de agua, le brillaba el rostro. Él le
cogió la mano y el contacto subió como un rayo por su brazo hasta llegarle al corazón
con violencia. Dacil reía. Y fue para Saulo la cosa más natural del mundo, inclinarse
sobre ella para besarla en los labios. Era su primer beso de amor.
Eran más dulces, más suaves y más fragantes de lo que había soñado durante
aquellos últimos días de tormento. Tenía miedo de haberla asustado, pero entonces los
labios de Dacil se movieron bajo los suyos y el mismo Saulo quedó asustado, pues él
no sabía que las mujeres respondieran a los hombres de aquel modo. Su aliento estaba
en su boca y él la miró a los ojos, que brillaban alegres. Después, riendo de nuevo,
Dacil lo apartó.
-Creí que me habías abandonado -dijo-. Malo, ¿querías hacerme llorar?
-No vine porque no pude.
Ella lo miró, comprensiva. Según su mentalidad de esclava, los hombres
tenían negocios serios y excesivamente tediosos, y Saulo vio en seguida que la
explicación que él tenía dispuesta a su pregunta no la hubiera comprendido; ni
deseaba ninguna explicación, y, por primera vez, Saulo supo al fin que había muchas
mentes incapaces de comprenderlo en absoluto, y no sólo a él, sino a todo lo que él
simbolizaba.
Antes había topado con la incomprensión de sus compañeros de escuela o de su
familia: lo había juzgado malicia o estupidez, o lo había atribuido a falta de
recursos para expresarse. Ahora, de pronto, comprendía el gran aislamiento en que
todos los hombres se encuentran, comprendía que ni el más elocuente podía expresar,
hablando o escribiendo, la complejidad y profundidad de sus pensamientos y de sus
varios impulsos. Se encontraba en un mundo en el que nadie se comunicaba realmente
con otro, y en esto se basaba el mayor dolor. Ni siquiera el amor lograba crear, en
absoluto, un lenguaje que fuera común a todos.

-¿Por qué estás tan triste? -preguntó Dacil, pero Saulo no tenía respuesta-.
Alegrémonos, que el día es muy bueno -continuó la muchacha, y, cogiéndolo de la mano,
ambos entraron juntos en el agua y rieron como niños mientras se salpicaban.
Y así fue durante muchos días del verano; y Saulo se volvió joven de corazón
y espíritu como jamás lo fuera antes. Guardaba su secreto, no por vergüenza, sino por
temor a que, si hablaba de ella, la magia se desvanecería, como Artemisa, la diosa
favorita de Dacil, que huyó por las plateadas praderas de la luna.
La muchacha agudizaba todos sus sentidos, aportaba incandescentes
significados al Cantar de Salomón, y nuevas sutilezas a los alegres salmos de David.
Como Dacil jamás reflexionaba en el futuro, ni siquiera en el mañana, también él
perdió el sentido del tiempo, maravillándose ante la profunda tonalidad de los
colores de la tierra y el cielo, de la belleza de cada flor, y de lo excitante que
resultaban las formas de los árboles, las sombras, las sensaciones..., cuán deliciosa
la comida y qué gloriosos sus sueños. Una copa de vino ya no era únicamente vino para
él: tenía el color y el gusto de los labios de Dacil, y el brillo de sus ojos. Ahora
todo cobraba un significado más amplio. Sin embargo, Dacil jamás pronunció una
palabra profunda; no poseía tan sólo la inconsciente sabiduría del iletrado y del
ignorante. La muchacha no exaltaba, pues, la mente de Saulo, pero sí otros puntos más
secretos, más sabios, aunque más primitivos, con la frescura de la primera mañana de
la Creación. Era una rosa, que extendía sus fragantes pétalos al sol, y ofrendaba la
divina esencia de su perfume. Jugaba con Saulo como juega un niño, con la entrega de
un niño, aunque era mayor que él. Le besaba y le acariciaba las manos y el cuello, y,
en aquellos momentos Saulo, arrobado, caía en un éxtasis profundo. Pero lo que valía
más que todo, es que ella le abría, y ya para siempre, la percepción de la naturaleza
humana.

Capítulo 4
Tarso, llamada por sus habitantes "la joya del río Cidno", era esencialmente
una ciudad fenicia, comercial, cuyo tráfico marítimo y terrestre le infundían una
vitalidad trepidante. Además, estaba dotada de academias y de escuelas excelentes, de
templos, de establecimientos mercantiles y de circos para los combates entre
gladiadores. Helénica por el aspecto exterior, oriental en sus íntimos repliegues,
sus hábiles artesanos la hacían famosa y sus piratas que, respetados unánimemente,
vivían en villas suntuosas, la enriquecían. Orgullosamente, los nativos la
consideraban "una pequeña Roma", por la gente de tan diversas razas q4e en ella
convivían: sirios y sidonios, estudiantes llegados del Asia Menor, nubienses,
griegos, romanos, bárbaros de ojos azulados procedentes de los bosques de la Europa
central, todos los cuales con sus charlas y griteríos en los más diversos dialectos,
convertían en una Babel los estrechos callejones de la ciudad. Además de artistas y
orfebres, de escribas que dominaban una docena de lenguas, de médicos y de hombres de
ciencias, de libreros, de herreros y tejedores y de sus innumerables comerciantes,
hormigueaban por la ciudad millares de ociosos que sólo trabajaban cuando el hambre
los obligaba, se apretujaban en el circo, promovían alborotos, jugaban a los dados,
robaban, combinaban estafas, perseguían a las doncellas indefensas, admiraban y
exaltaban a los actores, gladiadores, acróbatas y luego, para divertirse, los
obligaban a jugarse la vida. Es decir que se comportaban como siempre se ha
comportado la chusma y como seguirá comportándose. Apasionados, pintorescos,
peligrosos y divertidos, aprovechaban la vida con todas sus energías para
disfrutarla, blasfemaban constantemente de los dioses y sólo pagaban los impuestos
cuando los perseguía un resuelto publicano, acompañado de una cuadrilla de esclavos,
armados de palos, o cuando intervenían los líctores.
-Las ciudades no sobrevivirían sin la chusma -decía Aristo a su alumno-. Se
morirían de aburrimiento, puesto que la respetabilidad lleva en sí cierto
aburrimiento y tristeza, cierta falta de vitalidad. En cambio ese populacho que sabe
ganar hábilmente un dracma o un sestercio o una simple piececilla por aquí o por
allá, es quien suscita y anima el comercio, inspira el afán de obtener grandes
ganancias, madre de la ambición y de la fortuna, que hace erigir los templos, que

cambia el rostro de los dioses, que incita a nuevas modas y que forma esa gran masa
contra la cual luchan sacerdotes, pedagogos y legisladores -¿qué otra cosa podrían
hacer?- y aunque este populacho sea naturalmente vulgar y vocinglero, no puede
despreciarse. Su charlatanería, sus hurtos descarados, su ingenio y astucia, su
crueldad y compasión, se acercan más a la auténtica naturaleza del hombre, amigo
Saulo, que los filósofos de rostro severo y/o que los escritores.
Saulo se decía que Aristo se chanceaba, entregado a su maligno gusto de
contradecir; pero pensando en Dacil rechazó esta idea. La muchacha, esclava como era,
formaba parte de aquel populacho. Verdaderamente, a través de ella, veía a la
humanidad como era, y no como él esperaba que fuese. Pero no podía creer, con el
sonriente Aristo, que la maldad fuera tan necesaria como el bien, y que el bien sin
el mal llegara a ser un verdadero infierno de silencio y oscuridad. Le explicaba una
y otra vez las glorias y dulzuras del perdido Edén, pero Aristo contestaba siempre:
-Deberían estar agradecidos a sus Adán y Eva. No sólo liberaron al hombre de
la absoluta virtud, sino que lo hicieron totalmente humano. Engendraron la belleza y
locura de las ciudades, el desenvolvimiento del comercio, la delicia de los actores y
bailarinas, y toda la infinita variedad de la vida, tal como la conocemos, y sin la
cual viviríamos en un mundo monocolor, como los niños en la cuna. Fueron también muy
sabios: comieron del Árbol de la Vida antes de regalarse con el Árbol de la
Sabiduría, pues ¿qué hombre no desearía ser inmortal?
Sobre esto siempre habían disputado, y Aristo, en opinión de Saulo, se
crecía en las discusiones, cínico y lleno de escepticismo, feliz con su agudeza.
Pero, desde que el muchacho conociera a Dacil, lo escuchaba con mayor interés, pues
Aristo sabía dar cierto giro original a cualquier discurso, y aun cuando estuvieran
en desacuerdo, lo encontraba estimulante y enardecía su imaginación.
Durante su corta vida, Saulo no había visto nunca una mañana tan
absolutamente dorada, con tantos contrastes de luces y sombras, tan efervescente y
llena de vida, a pesar de que ya terminaba el otoño y el año tocaba a su fin.
Saulo llevaba en la mano un cesto de granadas para Dacil, y el perfume de la
fruta, mezclado con el agreste aroma de la tierra, lo excitaba extrañamente, y su
corazón latía ante promesas de sensaciones desconocidas, que lo obligaban a
apresurarse por el solitario y tortuoso camino hacia el lago y la cascada. Buscó a
Dacil, pero aún no estaba allí.
De pronto, le asaltó el pánico. Un chacal había aparecido ante él, aliado
opuesto del lago. No lo vio hasta aquel momento, pues se había abstraído por completo
en la contemplación de cuanto lo rodeaba. Todos sabían que los chacales podían estar
rabiosos, y llevar la infección, "la herida incurable" mencionada por Hipócrates, y
Saulo había visto morir a su sirviente favorito hacía años, tras el mordisco de un
chacal.
Eran bestias sagaces, pero cobardes. A menos que estuvieran locos, no
atacaban a los seres humanos. Pero, una vez rabiosos, eran como tigres. El primer
impulso de Saulo fue echar a correr, buscar a Dacil e impedirle que se acercara al
estanque. Pero quedó quieto. El chacal lo había visto. En vez de huir, según era su
naturaleza, el animal afirmó rígidamente las patas mientras su piel se erizaba toda.
Le brillaban los ojos, y de su garganta salió un terrible aullido. ¡Estaba rabioso!
Saulo vio ahora la espuma sanguinolenta que caía de sus fauces.
Dominado por el terror, el muchacho no podía apartar la vista del chacal.
se atrevía a correr por miedo a ser perseguido. Sin quitar los ojos del animal
inclinó lentamente y cogió una pesada piedra de bordes cortantes. Entonces lanzó
grito amenazador. El chacal se retiró un paso o dos, pero aulló, un aullido
locura, y tembló de la cabeza a los pies. Y ya no se movió.

No
se
un
de

Entonces fue cuando apareció Dacil, riendo, llamando a Saulo porque había
oído el grito y creído que la llamaba impaciente. Se quedó en pie, apenas a unos
pasos del chacal, en la pendiente del estanque, mirándolo y sonriendo.
El sudor bañó la piel del muchacho, incapaz de hablar.

Después, al verla agitar la mano, un poco perpleja, halló al fin la voz: ¡Métete en el agua, Dacil\! -gritó-. ¡Nada hacia aquí! ¡Hay un chacal cerca de ti, y
está rabioso!
La muchacha volvió la cabeza y vio a la bestia que ya se inclinaba para
saltar sobre ella.
Dacil se lanzó al agua sin quitarse la túnica gruesa que llevaba para
librarse del frío de la mañana. La ropa le impedía nadar, y avanzaba muy lentamente.
Saulo dejó caer el cesto de fruta y se lanzó al agua. Tenía la confusa idea de que,
como la rabia llevaba consigo el temor al agua, el chacal daría media vuelta. Pero,
apenas se había alejado unos pasos de la orilla cuando el animal se lanzó al estanque
en persecución de Dacil. Ahora aullaba rabioso y sus horribles aullidos resonaban en
el tranquilo silencio.
Saulo cogió la piedra y empezó a nadar hacia Dacil. Trataba de ponerse entre
ella y la bestia, cuya cabeza era una mancha amarilla sobre el agua. Saulo se quitó
las sandalias y la capa de un tirón e hizo acopio de fuerzas para interceptar el paso
al chacal y salvar a Dacil del fatal mordisco. El agua estaba helada, hasta
paralizarle. Saulo vio el rostro desesperado y pálido de la muchacha sobre el agua, y
la mata de cabello que flotaba tras ellas, y la capa que dificultaba sus movimientos.
Trataba de huir, y con la mirada le pedía auxilio.
Ahora se hallaba ya entre el chacal y ella.
-¡Nada más aprisa! -gritó, enfrentándose resueltamente con el atormentado
animal-. ¡A la orilla!
Había oído decir que los animales temen la fuerza de la mirada del hombre, y
él fijó la vista en el chacal, sin mirar de nuevo a Dacil, cuyo resuello resonaba a
sus espaldas.
El chacal, sin embargo, no sabía nada, al parecer, del poder hipnótico del
hombre, o estaba demasiado rabioso. Se detuvo brevemente en el agua y después dedicó
toda su atención a Saulo. Éste sintió un renovado terror, pues su propia vida estaba
en peligro. Le parecía que sus piernas tenían vida propia y le impulsaban a huir y
salvarse. Pero no podía abandonar a Dacil; este pensamiento ni siquiera se le
ocurrió.
En ese instante, las piernas de Saulo tropezaron con una roca en el agua,
sobre laque se puso en pie, y su firme cuerpo se preparó para el ataque y todo temor
lo abandonó, mientras su mente discurría con notable velocidad.
Esperó hasta que el chacal estuvo casi sobre él, abiertas las mandíbulas,
los dientes chorreantes de sangre. Entonces se enderezó, y, con un rápido movimiento
de su puño de hierro, inmovilizó al animal por la garganta y con la otra mano lo
golpeó fieramente en el cráneo con la afilada piedra que sostenía. La punta fue a dar
entre los ojos, y se hundió allí furiosamente. Estalló un horrible aullido de dolor.
El animal trató de soltarse, mientras la sangre corría hasta el agua. Saulo tembló de
asco a su vista.
Sintió entonces relajarse el cuerpo del animal.
Saulo, observando cómo desaparecía, tembló. Nunca había matado. Sólo se oía
su agitada respiración en el silencio. Se retiró del lugar donde desapareciera el
animal y empezó a lavarse ansiosamente las manos y brazos con agua limpia, por temor
a las gotas de sangre caídas en ellos, y la saliva, y la espuma que pudiera haber
tocado su carne.
Entonces pensó en Dacil. Se volvió y comenzó a nadar hacia la orilla. La
esclava yacía en un montón de húmedas ropas, y el rostro estaba rígido cuando lo
observó acercarse. No podía moverse. Aun teniéndolo a su lado apenas pudo hacer más
que mirarlo, muy abiertos los negros ojos.

Saulo dijo: -El animal ha muerto. Ahora el estanque está envenenado. ¡Pobre
Dacil! Ya ha terminado todo. No debes tener miedo.
Le cogió una mano y trató de calentarla entre las suyas.
Ambos chorreaban, pero su alivio y su amor les daban abrigo, y pronto el sol
comenzó a calentar sus cuerpos. Dacil tomó una de las manos de Saulo y la besó. Sus
húmedos cabellos, tan suaves como la seda, vinieron a caer sobre el desnudo brazo del
muchacho. Al toque de sus labios Saulo tembló de nuevo, y el deseo le atacó como un
cuchillo. Cuando la muchacha alzó el rostro, él busco sus labios, no amable y
suavemente, como durante el verano, sino con ardor, deseo y pasión. Dacil abrió
rendida los labios y le enlazó los brazos en torno al cuello y apretó su cuerpo
contra el del muchacho, murmurando palabras sin sentido. Saulo sintió el contacto de
aquellos jóvenes senos, turgentes y firmes. Instintivamente acogió amorosamente uno
de ellos en la mano como en una copa. No había tocado nunca unos pechos de mujer y la
impresión que le produjo el contacto le comunicó una especie de delirio. Se
estrecharon más, y sus cuerpos unidos rodaron entre las altas yerbas. Encima se oía
derramarse la catarata, brillaba el sol y un polvillo dorado flotaba en el aire.
Completamente perdido, Saulo obedeció los instintos de la carne, la poderosa
intensidad, dulce pero terrible, de su deseo. Extendiéndose sobre Dacil, la tomó
salvajemente, mientras ella le mordía el cuello gimiendo de placer. Sus cuerpos
ardían como llamas y se fundieron los dos en una sola llama en la yerba olorosa al
ritmo del agua que se derramaba. Bajo su cuerpo, Saulo sentía removerse a la muchacha
y cada movimiento intensificaba sus sensaciones que entre el dolor y el placer se
hacían inefables. Sintió todavía que la muchacha le mordisqueaba tiernamente una de
las orejas, se aceleraron sus movimientos y él se sintió morir en una explosión de
delicias, pero esa muerte era más grande que la vida, algo así como el estallido del
sol, o la lluvia de estrellas.
Con los ojos cerrados, sudoroso y recuperado el aliento, quedó echado sobre
la chica, y pasaron unos momentos antes que cayera a su lado, abrumado por tantas
sensaciones. No tuvo pensamientos inmediatos. Sólo el recuerdo de algo inmenso e
increíble, de gozo y arrobamiento que no admitían comparación con nada.
Dacil se incorporó sobre un codo y lo miró sonriendo, los labios brillantes
y encendidos, el pelo colgando sobre sus hombros y senos desnudos. Él sintió sus
movimientos y abrió los ojos, y vio su rostro inclinarse hacia él, y era lo más
hermoso que jamás había conocido. Lentamente alzó la mano y le tocó la mejilla y ella
lo besó a su vez en la palma de la mano. Percibió un suave gemido en su garganta, de
contento y afecto. Una de sus piernas, larga y pálida, estaba aún enlazada con las
del muchacho.
Entonces, Saulo como si un puño helado lo golpeara en el corazón, pensó:
“¡He arruinado, desflorado y violado a esta niña inocente, y estoy maldito!”
-¿Qué te pasa, amado mío? -preguntó Dacil, alarmada ante la palidez y
rigidez del rostro de Saulo.
Saulo apartó la cabeza. Deseaba llorar de desesperación y vergüenza por
haber tomado a aquella joven pura, que se había sometido a su deseo por gratitud, por
ser sólo una esclava que no podía negarse.
Dacil comenzó a acariciarle el rojizo cabello y la garganta: -Eres un
verdadero héroe, amado mío --dijo con su voz infantil-. Y soy tuya para siempre. Soy
tu esclava. Ni siquiera Venus tuvo un protector tan fuerte.
Él dijo: -Perdóname, querida, perdóname si te es posible.
Los ojos de Dacil se abrieron con asombro. Se inclinó para mirarlo mejor,
como incrédula de haber oído aquellas palabras. El azul metálico de los ojos de
Saulo, extraños ahora para ella, estaba sofocado por las lágrimas y la muchacha quedó
desconcertada.

-¡Perdonarte! ~exclamó-. Eres tú quien debe perdonarme por ponerte en
peligro con mi descuido. ¿Perdonarte? ¡Yo te adoro! Si la vida ya no tiene nada más
que ofrecerme que esta mañana, aún me sentiré agradecida a los dioses porque han
permitido que te confortara y recompensara.
-Pero yo me aproveché de tu estado. ¿Quién podrá devolverte la pureza?
Dacil se incorporó bruscamente, lo miró desconcertada, y después, tras un
largo instante, empezó a sonreír y su sonrisa era la de una mujer, no una niña:
-¿Es eso lo que te preocupa, tonto? --dijo con suave acento-. ¡Vamos! Tengo
diecisiete años, y no soy virgen. ¡Seguramente no creerías que lo fuera! -se echó a
reír con ternura-. Dejé de serio a los doce años. Fui entregada al guardián de la
propiedad de mi amo a aquella edad, y hemos de casarnos. Mi ama, la noble Fabiola, me
prometió a él, y entonces nos darán la libertad y un huerto de olivos, y seremos
felices. Pero yo te amaré siempre, aun cuando no vuelva a verte.
Asombrado y confuso, Saulo escuchaba aquella voz, ligera y feliz, y
finalmente comprendió. Había estado pensando como judío, pero la muchacha era pagana,
y había nacido y vivido en un ambiente extraño a su conocimiento, a su comprensión.
Para ella, no se había cometido pecado alguno. Había gustado el placer como uno elige
un juguete, para una hora de diversión, y luego lo olvida. Vivía y pertenecía a una
sociedad hedonista donde todo estaba permitido, la honra se despreciaba, la
profanación era asunto de risa, el adulterio un momento de satisfacción, la
fornicación se aceptaba sin recato, y la lascivia era algo digno de cultivar.
Pertenecía a un mundo detestado y temido por los devotos judíos, execrado por ellos,
evitado por ellos, y ahora ya no era Dacil la inocente esclava por la que él había
llorado en secreto, sino la mujer extraña, cuyos labios eran las puertas del
infierno. En el abismo de su cuerpo, él, Saulo ben Hilel, había pecado por
concupiscencia, y había caído, caído hasta lo más hondo, y ahora estaba perdido.
Saulo se incorporó y Dacil lo miró sin comprender. ¿Por qué no hablaba ni
sonreía? ¿Por qué evitaba sus ojos? ¿En qué lo había ofendido?
Entonces, sin una palabra más, Saulo huyó de ella y pronto se perdió entre
los árboles. La muchacha quedó sola, asombrada por la peculiar conducta del que
amaba, y al que, en algún modo, había ofendido mortalmente.
Vio la cesta de fruta que le trajera Saulo; cogió una granada. Luego se rió
suavemente y se encogió de hombros. ¡Qué difíciles de entender eran los hombres! Un
día volvería a ella. Miró su cuerpo, hermoso y desnudo, y se sintió complacida.
Pero Saulo jamás volvió a aquel adorable lugar, y ya nunca pensó de nuevo en
él sin aversión y vergüenza. El recuerdo lo persiguió toda su vida. Peor aún,
adquirió una repulsión tal hacia las mujeres que ya nunca lo abandonaría. A partir de
entonces, toda carne femenina estuvo manchada con el perfume de Dacil sobre la cálida
hierba de otoño, y los brazos de las mujeres eran como pálidas serpientes, a menos
que fueran vírgenes, u honorables viudas. Pero aun en ese caso eran sospechosas, y
siempre temibles.
Hilel ben Boruch visitó a Aristo en la pequeña pero cómoda habitación del
liberto.
-¿Qué le ocurre a mi hijo, Aristo? -preguntó ansiosamente-. Está silencioso,
pálido y meditabundo. El te quiere. ¿No ha confiado en ti, de modo que puedas
ayudarle?
Aristo conocía a su alumno mucho mejor que sus padres o que su maestro, el
rabino Isaac. Sospechaba que, en algún lugar desconocido, a hora desconocida, el
rígido y joven fariseo había encontrado a la mujer que agitara su corazón. Si no
fuera tan divertido, Aristo se sentiría preocupado. Sabía que Saulo ya no se alejaba
silenciosamente y demasiado temprano hacia su escuela. Por tanto, se trataba de una
mujer. Suspiró: ¡Estos judíos...! Miraban el placer humano con suspicacia, y lo
evitaban. ¡Qué Deidad más tristona la suya!

-¿Qué es lo que sospechas, Aristo? -preguntó el padre, preocupado,
examinándolo con penetrante mirada.
-No puedo hablar de sospechas, señor --dijo Aristo con respeto-, pues no
tengo ninguna. Pero quizá a nuestro Saulo le atormenten las inquietudes de la
pubertad, y se sienta molesto por sus anhelos y deseos.
Hilel enrojeció, lo que divirtió al griego, y dijo: -Saulo no está preparado
aún para el matrimonio.
Aristo no pudo menos de responder: -Entonces, concédele alguna complaciente
esclava.
Lo miró con dureza: -Se nos ha prohibido que abusemos de las mujeres, sean
esclavas o sirvientes.
Aristo bajó la cabeza: -Eso no está de acuerdo con sus enseñanzas, según
Saulo me ha informado. ¿Acaso David, su rey, no deseó a Betsabé y ordenó el asesinato
de su marido para conseguir poseerla? Y he leído también el Cantar de los Cantares.
Seguramente Salomón no dirigía esos cantos a sus esposas, que posiblemente eran unas
decentes y poco interesantes matronas -sonrió-. Siempre he juzgado a su José un tonto
o un eunuco al rechazar a la esposa de Putifar. Querido amo: los judíos son muy
rígidos, y no disfrutan de la vida. ¡Seguramente su Dios no es fariseo!
Hilel no pudo evitar una sonrisa: -El rabino Isaac así lo cree, aunque yo
no.
Aristo dijo: -Recuerda tu propia juventud, señor, pues eres un hombre
hermoso y sin duda inspiraste algunas miradas de las doncellas. Es tu propio secreto.
Que Saulo guarde el suyo.
Hilel suspiró: -La vida es una enfermedad de la que no nos recobramos, pero
por la que estamos mortalmente heridos. Guardaré mi secreto, como dices, Aristo. No
preguntaré a Saulo. Las preguntas de los padres son siempre insultantes -hizo una
pausa-. Es extraño que los que amamos sean siempre desconocidos para nosotros, y sólo
comprendidos por otros seres... ¿Acaso con ello nos recuerda Dios que no poseemos a
nuestros hijos, que sólo les damos su carne, y que nunca debemos reclamarlos, sino
dejarlos ir? Sus almas pertenecen a Dios, y no a nosotros. Es triste ser padre.
Capítulo 5
La familia de Hilel ben Boruch se había propuesto salir hacia Jerusalén con
motivo del matrimonio de Séfora, después del Hanukah, la Fiesta de la Luz, que aquel
año coincidía con las Saturnales romanas. Tarso estaba en fiestas y parecía no dormir
esos días; las antorchas lucían toda la noche en los muros y las calles resonaban de
música, címbalos, tambores y flautas, y risas y carreras, y gritos de mujeres y voces
de aviso de los vigilantes que también estaban un poco borrachos.
Llegó al puerto de Tarso un buque de Grecia, un pequeño navío mercante
cargado del vino resinoso que los griegos de la ciudad preferían a todos los demás.
Pero no descargó, aunque estuvo anclado varios días. De pronto, al cuarto día,
levantó la bandera amarilla y salió sigilosamente al mar, y los centuriones romanos
lo vieron alejarse a la pálida luz del amanecer y maldijeron, y agitaron sus puños
orando en silencio. El capitán les aconsejó que no hablaran de eso a nadie, y los
soldados, tocando las medallas sagradas que llevaban al cuello, saludaron y, puestos
en fila, se alejaron.
Aunque el navío había quedado bajo una estrecha vigilancia, después de que
los doctores examinaron a diversos miembros de la tripulación, el daño estaba hecho:
algunas ratas se deslizaron a tierra durante la noche, llevando con ellas la
enfermedad y las pulgas que la propagaban. Las ratas murieron antes del amanecer,
pero las pulgas descubrieron pronto otros roedores para nutrirse.

Tres semanas más tarde, los médicos griegos y egipcios de los dos hospitales
de Tarso constataron la terrible realidad: la peste se había filtrado en la ciudad.
Había llegado el invierno, el aire era claro y frío, los campos y jardines
tenían tonos más oscuros, y el sol pálido. Las montañas refulgían de nieve y el río
corría como una cinta de plata por las fértiles tierras del valle. Tarso olía a pan
caliente, carne asada y vino en los mercados y tabernas. No pasó mucho tiempo sin que
se observara que ningún barco entraba en el puerto, generalmente turbulento, sino que
se quedaban en el mar y descargaban botes que llegaban a tierra con olivas, lana,
alfombras, sedas, vinos, cerveza, aceite, especias y otras mercancías. No se dio
razón alguna, aunque también se observó que ningún buque de Tarso salía al mar.
Comenzaron las preguntas cuando los visitantes esperados no llegaban. Uno a uno se
cerraron los edificios públicos. Entonces, porque ya cundían demasiadas preguntas y
rumores, la bandera amarilla se izó sobre la elevada torre de guardia romana, en el
puerto, el pueblo se sintió dominado por el terror y los soldados comenzaron a
recorrer las calles por la noche con las espadas desenvainadas.
La casa de Hilel ben Boruch estaba caldeada con braseros constantemente
alimentados, cortinas de lana gruesas y pesadas ante las ventanas, que impedían el
paso del viento, y las puertas bien aseguradas. Débora, bajo su frívola apariencia,
era una excelente ama, y la despensa estaba bien abastecida. La familia, pues, se
hallaba preparada para soportar un sitio, y todos sabían ahora que, en realidad,
estaban sitiados, y por algo más terrible que un enemigo humano.
Ojos ávidos y aterrorizados observaron que por las calles se veían muy pocos
funerales judíos, y empezaron a correr malignos rumores, pues según una antigua
creencia, los judíos poseían remedios mágicos en defensa de la peste, cuyo secreto no
querían revelar a sus vecinos. Pero los médicos sabían que la insistencia de los
judíos en la absoluta limpieza, su constante lucha contra piojos, chinches y demás
miseria, era lo que les daba cierta medida de protección contra la enfermedad.
Alarmados, sin embargo, ante los rumores, los judíos avisaron a los centuriones
romanos, y estos conquistadores, que en verdad han sido los más tolerantes, amigos
del orden e insensibles a las delaciones sin fundamento, decidieron proteger a los
judíos y dictaron edictos advirtiendo que los maleantes sorprendidos cometiendo un
delito serían castigados según la ley antigua; es decir, ejecutados inmediatamente.
Asimismo, los incendiarios serían lanzados a su propia hoguera, ya] fueran viejos,
hombres, mujeres o niños. No había una calle, ni a la luz del día, que no tuviera su
patrulla de soldados armados. El sol brillaba en sus espadas, y en los cascos y
armaduras. Los pasos resueltos de los soldados resonaban en las piedras, y las voces
de sus oficiales retumbaban en la silenciosa ciudad. Los estandartes de Roma flotaban
bajo el cielo azul, demostrando al pueblo que la ley estaba por encima de todo, y que
no habría disturbios en Tarso mientras quedara vivo un romano.
Hilel se enteró de todo esto, pero no informó a los de su casa. No recibía
visitas y se sentía contento de vivir en los suburbios. Los muros y pisos de su casa
eran lavados al amanecer por los sirvientes y se cazaba sin piedad a las ratas y
ratones. Todos permanecían dentro de la casa, aparte de las indispensables salidas al
jardín para coger fruta. El temor reinaba en ella, como en muchas otras casas, pero
era un temor apaciguado por las plegarias.
Sin embargo, la peste siguió extendiéndose. Y precisamente cuando empezaban
a florecer los almendros del jardín, Débora y su hijo Saulo fueron atacados. Como la
casa era pequeña y sin pretensiones, no poseían un médico familiar, y Hilel, por
primera vez en su vida, montó a caballo y fue a Tarso. No quiso utilizar el carruaje
familiar por no poner en peligro al esclavo o sirviente que lo condujera, ya que él
no se atrevía a conducirlo solo. Los caballos no le preocupaban, aunque estaba
acostumbrado a montar en asnos, dóciles y pacientes, no como este caballo que corría
con demasiada rapidez para él. Los soldados romanos se rieron al verlo pasar.
Fue al hospital más importante y preguntó por su amigo, el famoso médico
egipcio Aramis. Mientras esperaba en el amplio vestíbulo de mármol escuchó los gritos
y gemidos de los moribundos en la sala, y apretándose bien la capa en torno, rezó la
plegaria de los moribundos. Cuando Aramis, acercándosele, lo tocó en el brazo, vio
lágrimas en sus ojos.

El egipcio era un hombre muy alto, moreno, de rostro delgado.
-Querido amigo -dijo, muy preocupado-. ¡No me digas que alguien de tu
familia ha sido atacado!
Hilel asintió. No pudo hablar por unos instantes, pero al fin dijo:-Mi
esposa Débora y mi único hijo, Saulo. Los conoces bien.
-Iré en seguida -dijo Aramis. Fue a buscar su bolsa y Hilel, tratando de
controlar su desesperación, aguardó con paciencia. Volvió Aramis con una capa de lana
gris y la bolsa en la mano. Su caballo, un magnífico ejemplar árabe, aguardaba ya en
la puerta.
-No sé
se cayó por el
Aramis lo cogió
de lo sucedido;

cómo darte las gracias -murmuró Hilel al montar. No era diestro, casi
otro lado y se agarró desesperadamente a la silla. El sirviente de
y gravemente lo colocó en su sitio. Hilel apenas se había dado cuenta
miraba al médico.

-Sálvalos -dijo-. Sálvalos, y todo lo que tengo es tuyo.
-No desesperes. La peste va perdiendo fuerza, y los que caen ahora no corren
tanto peligro. Muchos sobreviven. Antes de que llegue el verano, esta maldición habrá
dejado la ciudad.
Pero cuando vio a Débora, en su lecho tallado de ébano y marfil, supo que se
moría. La peste había alcanzado los pulmones y la sangre corría ya por sus labios.
Aramis la miró con tristeza y piedad. Una mujer tan joven y hermosa... y condenada.
Lo único que podía hacer por ella era aliviar su agonía, de modo que preparó una
poción de opio y dijo a los sirvientes que se la dieran a cucharaditas mientras
pudiera tragar. Después corrió las cortinas y dejó que el viento y el sol entraran en
la habitación para que al menos Débora pudiera confortarse mirando el cielo y no
muriera en la oscuridad y la reclusión. Se inclinó sobre ella y le tocó la mejilla.
Débora entreabrió los ojos ya marcados por la muerte. El médico volvió junto a Hilel
que esperaba en el atrio, paseando inquieto, y le cogió las manos. Hilel adivinó lo
que temía. Silenciosamente inclinó la cabeza.
Aramis visitó a Saulo, que estaba delirando y se agitaba salvajemente en la
cama, retenido a la fuerza por dos sirvientes. Atacado por la peste bubónica, y
aunque muy grave, daba más esperanzas que su madre. Las pústulas supuraban pus y
sangre, y las blancas sábanas de lino estaban manchadas. Pero Aramis reflexionó: el
joven era fuerte, de hercúlea constitución y jamás había estado enfermo. Tenía
posibilidades de salvarse. Dio sus órdenes a los sirvientes, dejó dos pociones en sus
frascos, y ordenó baños fríos perfumados con verbena. Se volvió a Hilel y trató de
sonreír.
-Reza -dijo-. Tengo esperanzas para Saulo, pues la juventud y la vida están
con él.
-Mi esposa... -dijo Hilel, y empezó a llorar. Se cubrió la cabeza con el
manto y se dirigió a Dios en silencio, suplicando piedad.
Aramis se quedó en casa de su amigo hasta la puesta del sol, momento en que
Débora bas Chebua murió con un suave gemido. Aramis pasó el brazo sobre los hombros
de Hilel ben Boruch, que observaba, muy pálido, cómo una sirviente cerraba suavemente
los ojos de su esposa, y le cruzaba las manos sobre el pecho, cubriendo después el
rostro con la sábana. Empezó a temblar visiblemente. Se cubrió el rostro con el manto
y rezó en voz alta el salmo de David:
Desde lo profundo te he llamado, Señor,
Señor, escucha mi voz;
Estén atentos tus oídos a la voz de mi súplica.
Si tú castigas las iniquidades, oh, Señor, ¿quién resistirá?
Pues contigo está el perdón
y Tú eres temido.

Espero al Señor, mi alma espera,
y en tu Palabra confío.
Mi alma espera al Señor,
más que el vigilante la mañana,
sí, más que el vigilante la mañana.
¡Oh; Israel, espera en el Señor!
Pues con el Señor hay piedad,
y con Él la redención.
Luego no pudo soportar más, y hundió el rostro en el lecho de su esposa.
Su madre llevaba ya varios días en la tumba cuando Saulo recuperó e1
conocimiento, con debilidad, dolor y sudor frío. Despertó para ver el rostro de
Aramis inclinado hacia él, a la luz del amanecer, y sintió la palma de su mano en la
frente...
-¿Saulo? -dijo el médico con suavidad-. ¿Me conoces, Saulo?
Los primeros rayos del sol iluminaban las brillantes paredes blancas del
cubículo, y un cálido viento, ya primaveral, agitaba las cortinas de las ventanas.
Los labios de Saulo, secos y cortados, se movieron en débil susurro, y Aramis sonrió
satisfecho. El muchacho viviría. Pidió una bebida fría, vino yagua mezclados con
huevos batidos, y la acercó a los labios del enfermo. El joven obedeció, sin dejar de
mirar fijamente el rostro del egipcio. El suyo estaba hundido; los amplios huesos
eran como piedras sobre las que se hubiera estirado la piel gris. No había carne.
Sólo el pelo rojo conservaba su vitalidad. Los ojos azules parecían remotos, como si
recordaran un tiempo y lugar lejanos.
Susurró al fin: -Creí que había muerto.
-Todavía no -dijo Aramis, satisfecho de que Saulo se lo hubiera bebido
todo-. Has derrotado a la muerte, y la derrotarás una y otra vez.
Hilel había envejecido, y su rostro y barba estaban más blancos, y el rostro
delgado y marcado por el sufrimiento, de tantas lágrimas como habían derramado sus
ojos.
Entonces Saulo recordó que él había enfermado al día siguiente de
madre. Preguntó, y supo la verdad. El dolor lo dominó, dolor de espíritu,
Débora, sino por Hilel, al que tan profundamente quería; buscó débilmente la
su padre y las de Hilel se cerraron sobre la playa. Después bajó la cabeza y
la oración:
-El Señor da, el Señor quita. Bendito sea el nombre del Señor.

caer su
no por
mano de
repitió

Pasaron algunas semanas antes de que Saulo se restableciera, aunque su
antiguo vigor, su inagotable energía, no volvería a recuperarlos. Desde entonces, la
debilidad física, el cansancio) corporal lo acompañarían durante toda la vida. Sólo
la fortaleza de su espíritu indomable no desfallecería nunca. Volvía de-l regiones
lejanas, donde había dejado para siempre una gran parte de sí mismo. Mientras duraba
su convalecencia, a veces recordaba a Dacil. Entonces temblaba como ante una
aparición diabólica e imploraba a Dios para que lo librara de tales recuerdos.
Consideraba a su hermana Séfora menos agradable que antes y se mostraba
menos indulgente con sus burlas y ligerezas.
Sentía un gran vacío en el corazón. Deseaba algo ardientemente, pero lo que
deseaba y había de sustituir lo que había perdido, la ignoraba todavía.
Capítulo 6
Llegó de nuevo el otoño, antes de que Hilel ben Boruch llevara a Séfora ya
Saulo a Jerusalén, para casar a Séfora en la Ciudad Santa.

Salieron de Tarso en un día cálido y ambarino. Saulo permanecía en la
cubierta del barco, contemplando alejarse su ciudad vivamente coloreada, ruidosa y
comercial como siempre, y, al fondo, la cordillera que cerraba el valle. El sol
brillaba, el mar era como un aceite amarillo, y los tejados se enrojecían como si
fueran de fuego. Entre las velas azules, verdes y blancas del puerto, el barco se
abría camino cuidadosamente, y sus propias velas se hincharon al empuje del caluroso
viento, desplegándose como las grandes alas de un pájaro bajo el ardiente azul del
cielo. Saulo aspiraba olores de brea y de madera recalentada, de sal y de cordajes,
mientras la cubierta se balanceaba bajo sus pies. Todo le resultaba extraño. Era la
primera vez que salía de Tarso, e intentaba analizar sus contradictorias emociones.
Saltó la barandilla y se acercó a su padre y a su hermana.
-Ven con nosotros a tomar un refresco. Tenemos vino y fruta- le dijo Hilel,
apartándose para dejarle sitio.
El barco se agitaba, los demás pasajeros conversaban en voz alta. Había
mucho movimiento por las escaleras y las poderosas velas parecían querer ascender al
cielo. Un grupo de jóvenes legionarios romanos estaba a cierta distancia, bebiendo,
contando chistes obscenos, vacilando sobre sus pies, y mirando a hurtadillas la
belleza de Séfora.
Saulo lo vio, y lanzó de pronto a los soldados una fiera mirada. Séfora
estaba reclinada en el suave diván, consciente de la admiración que provocaba en
aquellos hombres. Llevaba una túnica de seda azul, bordada en oro y plata, y los
hermosos brazos desnudos, como la garganta. Su velo era como una niebla sobre su
cabello dorado, y sus pies calzaban zapatillas escarlata. Brillaban sus ojos, y los
labios eran como húmedos rubíes, y asumía un aire de mundana languidez. Un delicado
perfume la envolvía, y Saulo se acordó de pronto del perfume de las flores y la
hierba sobre la cual había rodado estrechando el cuerpo de Dacil.
-Pareces una cortesana, hermana mía -dijo entre dientes-. Llevas pintados
los ojos y la boca. Tus brazos están desnudos y dejas ver los tobillos. ¿Dónde están
tu modestia y tu decoro?
Jamás había hablado en ese tono a Séfora. La muchacha palideció. Los
soldados romanos escuchaban asombrados.
Entonces Hilel se enderezó en su asiento y por primera vez vio Saulo a su
padre realmente enojado con él, ultrajado. Los ojos oscuros se posaron en él y lo
miraron amenazadores.
-Saulo -dijo-, márchate hasta que hayas preparado una disculpa. Cenaremos
solos--seguía mirándolo duramente-. Se dice que el que insulta a otro en público, sin
provocación, incurre en la ira de Dios. Medítalo mientras cenas a solas.
También por primera vez en su vida, Saulo siguió erguido ante la ira de su
padre. Lo miró con un rostro tan implacable y unos ojos tan fríos y formidables, que
Hilel se sintió horrorizado. Era un extraño el que tenía ante él, no a su hijo.
Luego Saulo inclinó la cabeza, dio media vuelta y los dejó. Bajó las
escaleras hasta el camarote que compartía con Hilel. Éste lo observó y la tristeza
inundó sus ojos.
-Padre-dijo Séfora al verlo-, Saulo es inocente de ofensa. Habla así por
alguna pena que le devora el alma. Lo he comprendido desde hace más de un año. Su
enfermedad lo ha destrozado.
Hilel acarició la suave mano: -No. El cambio surgió antes de su enfermedad,
antes de la muerte de su madre. Ésta poseído, pero, de qué está poseído, no lo sé. Y
no puedo llegar a su interior, ya que él me cierra la puerta.
Hilel siguió diciendo a Séfora, muy preocupada por

la tristeza de su

rostro:
-Me temo que es como dijo Aristo (¡y yo, en mi ignorancia me atreví a reír
cuando él habló!): que dos gigantes luchan en el alma de mi hijo. El normal anhelo de

gozar de la vida y la certeza de que eso es malo, y debe ser ahogado, con objeto de
que todos los pensamientos se centren en Dios. Saulo se priva de Su juventud y de su
natural alegría, de sus esperanzas del mañana, y de sus dones, considerándolo todo
indigno para su alma. Él envolvería a Dios en nubes crepusculares y rayos terribles,
y haría de Él no un Padre amoroso, lleno de caridad, sino un Juez, armado con el
terror y la venganza, buscando el más pequeño pecado o error para castigarlo
cruelmente.
Saulo, desde la cubierta, vio el gran puerto de Jopa, o Jaffa, que se alzaba
del enrojecido mar contra un cielo escarlata y terrible. Era la tierra de sus padres,
la Tierra Santa, el suelo sagrado de los profetas, el hogar de los patriarcas, la
cuna del Mesías, la tierra donde resonaría la Voz que había de reconciliar a todas
las naciones y traer al mundo la paz eterna.
Ahora pudo contemplar el famoso puerto, lleno de barcos, pequeños y grandes,
un bosque de desnudos mástiles como las ramas desnudas de un bosque en invierno.
Sobre el agua resonaban voces, gritos, juramentos, carcajadas. Linternas y antorchas
brillaban aquí y allá, diseminadas por los muelles, y al viento flotaban, rojos
contra el rojo del cielo, los estandartes de Roma. Pero Saulo sabía lo que había
escrito en ellos: S.P.Q.R. Senatos Populusque Romanus.
Apretó furiosamente los puños. Hubiera llorado de cólera, odio y ultraje.
Alguien le tocó en el brazo. Hilel dijo -Vamos a entrar en el puerto. Cálmate, hijo
mío.
Su rostro estaba pálido y ensombrecido.
-Esto no puede soportarse -murmuró Saulo entre dientes.
-Lo que se ha de soportar, se ha de soportar-dijo Hilel, y se volvió a
Séfora y a sus doncellas.
Bajo el resplandor de las antorchas de los muelles estaban los ubicuos
soldados romanos, con el yelmo y la famosa espada corta pendiente del cinto, las
piernas separadas; los rostros en apariencia indiferentes, cubierto el pecho con peto
de cuero. Más allá se empinaban sobre sus pies los familiares que aguardaban, y tras
ellos, un grupo de carros, caballos y trabajadores, esperando para descargar el
navío, y grandes carretas con asnos y bueyes. La luz de las antorchas daba un tinte
rojizo a sus rostros, después quedaban por un instante en la oscuridad y sólo se
llegaba a ver unas manos que se agitaban en frenético saludo. Saulo halló todo aquel
ruido insoportable, así como el inesperado calor, ya que era otoño.
Aulo, el centurión, con calma y serenos gestos romanos, iba haciendo avanzar
a los familiares hacia el barco. Todos los pasajeros trataban de ver quién era así
honrado y el capitán del barco se adelantó a saludar al oficial romano. Saulo lo miró
con desprecio a la luz de las linternas, encendidas ahora en el navío. Aulo era un
hombre de unos cuarenta y cinco años, corto de estatura, pero fuerte, con un rostro
jovial bajo el casco, grandes dientes blancos, una enorme nariz y ojos de firme
mirada. Fue el primero en abrazar a Hilel, estrechándolo entre sus brazos y besando
sus mejillas. Olía a sudor, a buena comida, a ajo y a cuero.
-Mi querido Aulo -dijo Hilel conmovido-. Shalom.
-Shalom -repitió Aulo; dio a Hilel un afectuoso golpe en el hombro-. He
venido para conducirte a Jerusalén.
Y entonces apareció ante ellos toda la familia de Débora: su elegante
hermano David, perfumado y cortés, vestido de fina lana, y seda púrpura y oro; el
hermano mayor, Simón, menos elegante, pero evidentemente un hombre próspero,
excesivamente grueso, y enjoyado y vestido de azul y plata, con una daga alejandrina
en el cinto, Y José ben Chebua, su hermano gemelo y casi una réplica de él. Todos
tenían el delicado cutis de Débora, sus gruesos labios y ojos azules de rojizas
pestañas, y el cabello rizado y perfumado; al estilo griego. En cambio, el joven
Ezequiel, apenas mayor que Saulo permanecía apartado. Era delgado, bajo y muy romano

de aspecto. Tenía la nariz de su madre, pero los ojos eran los de su padre, David,
azules y sonrientes. Llevaba una larga túnica de lino blanco, con bordados en oro,
pero sólo había un anillo en su mano, y no llevaba brazaletes de oro y gemas, como su
padre y sus tíos.
La familia no gritó "¡Shalom!", como Aulo el centurión. Abrazaron
serenamente a Hilel y lo saludaron y le dieron la bienvenida. Miraron a Saulo con
cierta curiosidad, aunque con toda cortesía, y David pensó que el joven no había
mejorado de aspecto, sino que había perdido aquel brillante color que antes le diera
un aire de exuberancia. Hilel respondió a su saludo con la misma grave formalidad.
Estaba algo molesto porque el joven Ezequiel había acompañado a su padre. Una novia
no debía mirar al novio hasta el día en que estuvieran casados, pero, evidentemente,
la familia Ben Chebua juzgaba eso un anacronismo, algo pasado de moda, e indigno de
Unos saduceos civilizados y cosmopolitas.
"No son judíos -pensó Saulo con amargura y desdén-. Son helenistas y
paganos." Vio que Aulo le sonreía amablemente y apartó la vista. Miró a su hermana.
Con sorpresa y aprobación por su parte, comprobó que se había dejado caer el velo
sobre el rostro, de modo que sus facciones sólo pudieran adivinarse, y se hallaba
discretamente rodeada de sus doncellas. Pero su tío, David, alzó el velo y, a la luz
de las .linternas, todos vieron su belleza virginal, y Ezequiel, su novio, se
encendió como la grana de timidez y admiración. Los tíos besaron a la muchacha en las
mejillas, sintiéndose orgullosos de ella.
-Es tan encantadora como nuestra Débora -dijo David, y pensó en la rica dote
de la niña.
Los sirvientes de la casa de Chebua llevaron los cofres de los viajeros a
los carruajes, ricos y adornados, junto a los cuales estaba el ligero carro romano de
dos ruedas de Aulo, y los caballos de sus legionarios. Aquellos carruajes de cuatro
ruedas iban tirados por caballos árabes, negros como la noche, lustrosos como la
seda, con arneses de plata, y sus cascos brillaban como si fueran de plata también.
Saulo se halló colocado en el carro de su tío, Simón ben Chebua, y al lado
de Ezequiel. Se sentó melancólico en los almohadones de seda amarilla. Los otros
ocupantes eran los sirvientes, encargados de conducir, vestidos de fino lino y con
casco, como los soldados, con gran enojo de Saulo. Delante iba Aulo, y Saulo se
enfureció al ver el estandarte de Roma portado por el soldado que galopaba a su lado.
Cuando Ezequiel le hizo tímidamente una pregunta sobre el viaje, afectó no haberle
oído, y envolviéndose en su capa, se echó la capucha sobre la frente. Simón lo vio, y
pensó que el hijo de Débora tenía los modales de un campesino.
Jaffa se extendía a su alrededor, calurosa, con calles estrechas
pavimentadas de piedra negra, que brillaba a la frágil luz de la luna, y al
resplandor de las antorchas. Los bazares aún estaban abiertos. Saulo pudo oír las
voces de los mercaderes desgañitándose, y vio a las mujeres de rostros oscuros con
cestos cargados de fruta en la cabeza, y bueyes y asnos, ya su olfato llegaron los
densos y fuertes olores de la ciudad. Vio guardias romanos, soldados romanos,
banderas romanas, y rostros que reconoció como griegos, sirios, árabes, y gentes de
muchas otras razas, andando presurosos por las calles, hablando, gritando, con voces
roncas y lenguajes incomprensibles. Pasaban junto a los muros más o menos altos de
las casas; había aromas de ocultos jardines, de pinos, fuentes y también de comida.
En alguna esquina estuvieron a punto de tropezarse con camellos, cuyos jinetes
miraban asombrados a la comitiva. En una o dos ocasiones percibieron un estallido de
música, risas femeninas y canciones tras los muros, y llantos de niños. Hilel había
dicho que Jaffa se parecía a Tarso, pero en este aire dulcemente fétido, cargado de
especias, Saulo no halló nada parecido a la ciudad de su nacimiento.
Pero éste era su país, se dijo. Aunque ciudadano romano, él, ante todo, era
judío. Esta tierra era carne de su carne, sangre de su sangre, por muy extraña que le
pareciera. Vio familias sentadas en grupos en los tejados planos de las casas,
pequeñas, oscuras y de estrechas ventanas. Las cloacas eran ruidosas, yaguas malsanas
corrían entre las piedras, y Saulo detectó un repentino olor de orina y estiércol.
Había cesado ya el ligero viento, y desaparecido por completo el salino olor del mar,
cuando penetraron más y más en la ciudad, hacia la amplia carretera romana.

Pasaron la noche en una tranquila y cómoda posada, ya dispuesta para ellos
por la familia Chebua. Pero Saulo estuvo despierto hasta el amanecer, dominado por
emociones que ni él mismo podía descifrar, y percatándose únicamente de su profunda
tristeza y de la total soledad de su espíritu.
Capítulo 7
Partieron todos al amanecer para Jerusalén y vieron por última vez el mar,
oscuro aún bajo el cielo que, al Oriente, sobre las colinas, se tornaba lila y oro.
Hilel ben Boruch marchaba en el carro ligero de su amigo y primo Aulo Platonio, con
la barba gris y oro, la capucha cubriéndole en parte el rostro, y la capa agitándose
con el viento de la mañana. Realmente no le suponía un gran placer, y se mantenía en
pie junto a Aulo pero aferrado a la barandilla del carro, con gran diversión del
conductor, sentado en el único asiento del vehículo.
-¿Cómo te va, mi querido amigo? -preguntó Aulo.
-No demasiado bien -exclamó Hilel-. ¿Qué piensas de mi hijo Saulo, mi único
hijo varón, al que nunca habías visto, Aulo?
-Apenas he podido verle -respondió vagamente el romano; pero como no era
propio de un soldado mostrarse evasivo, añadió-: Me parece que sabrá imponerse, que
su temperamento es dominador.
-¡Dominador! -exclamó Hilel con visible sorpresa-. Yo lo creía enérgico,
impaciente y decidido, pero no estaba seguro de que supiera imponerse.
-Sí -insistió Aulo con expresión de hombre sagaz-. Posee el poderoso dominio
de un antiguo romano, o, quizás, de un antiguo judío. Lo veo implícito en sus ojos,
en sus menores ademanes. También posee autoridad, que es una consecuencia del poder.
Tiene algo de soldado. Claro que decir de un hombre que es dominador, no siempre es
un elogio, puesto que este atributo del alma se puede utilizar para anular a los
demás. Pero he aquí lo que no hará nunca Saulo, y te lo digo con sinceridad: es un
muchacho tan honrado como su padre.
Hilel dijo "gracias", débilmente y se atrevió a separar una de sus manos de
la barandilla para tocar la de su amigo. Aulo sonrió, y ahora, a la creciente luz,
Hilel pudo ver el brillo de los blancos dientes de Aulo entre sus labios. Estaba
contento de que Hilel no le preguntara más. Porque no le había gustado Saulo. Lo
había encontrado demasiado frío, indiferente, al parecer, a todo lo que lo rodeaba.
Aulo había comprendido que lo veía todo y que nada le emocionaba. Era como el que
vivía en un molde de hierro, o bien sufriendo algún tormento espiritual.
-¿Y cómo está Milo? -preguntó Hilel, refiriéndose al hijo de Aulo, que
contaba con cinco años más que el suyo.
El pecho del romano se ensanchó de orgullo. Se echó el casco atrás y sonrió
felizmente:
-En Roma, con la Guardia Pretoriana. Es un gran honor ser elegido para la
protección personal del César. ¡Es un magnífico soldado mi: hijo Milo! Pero es que
pertenece a dos razas guerreras, ¿no es verdad?
-¿Qué hacen nuestros zelotes y esenios? Aulo sonrió secamente:
-Nos mantienen ocupados. Sirven para que mis hombres hagan ejercicio, pero
este clima, estarás de acuerdo conmigo, no es tan sano como el de Roma, ni tan suave,
y esas colinas de piedra son interminables. Vuestros zelotes y esenios todavía creen
posible derrotar a Roma y arrojarnos al mar. Deben ser admirados por su patriotismo,
aunque no por su inteligencia.
Pero Hilel no sonrió. ¡Aquellos infortunados y celosos jóvenes, que amaban a
su Dios y su país por encima de todo, hostigando constantemente a los poderosos
romanos! Era inútil... pero también noble. Había quienes no ignoraban a los romanos,

como los fariseos, ni fraternizaban con ellos, admirándolos, como los saduceos. Era
locura resistir; era más heroico que no resistir. Y ¿no había rescatado Dios a los
israelitas del Faraón y de los muros de Babilonia cuando todo parecía perdido? ¿Quién
conocía el futuro? El sueño de la libertad jamás abandona el corazón del hombre.
Ahora el sol como un guerrero victorioso se elevó por encima de las colinas
y la tierra empezó a inundarse de luz. Era el otoño, las cosechas estaban recogidas y
los pastores de rostros tostados' y túnicas bastas, apacentaban las ovejas entre
campos amarillentos; hileras de cipreses bordeaban el camino, alternando con pinos
que segregaban su olorosa resina; más allá se extendían huertos de olivos cargados
todavía de fruto verde y oscuro, luego limoneros. Las colinas cercanas eran grises o
cobrizas. Los romanos las habían desnudado de árboles, cuya madera destinaban a
construir embarcaciones. Y, aunque muchas de aquellas colinas estaban trabajadas en
terraza, como escalones gigantescos, y cuidadosamente cultivadas con viñas, tenían un
aspecto desolado, seco y hambriento. No eran tanto montañas como barreras entre los
pueblos y ciudades de ladrillo, amarillo o marrón. Las palmeras arrojaban sobre ellos
su brillante sombra.
El paisaje se volvió tembloroso por la reverberación solar, empañando la
vista. Todo se movía bajo la luz, Hilel se quitó la capucha. No se cansaba de mirar
su tierra natal. Las torres de guardia romana resguardaban con su sombra a los
soldados, jóvenes de rostro alerta y ojos vivos, con los brillantes cascos y las
piernas cubiertas de hierro. Algunos se apoyaban en la torre, y a escondidas mordían
una fruta, o entraban al fresco interior para tomarse un vaso de vino, mientras sus
oficiales simulaban no verlos.
-En Roma --dijo Aulo- siempre hay viento refrescante del mar, y el frío que
llega de la Campaña, y la brisa de los Montes Albanos.
-Sí -asintió Hilel. Pero él juzgaba su país más vital que Roma, a pesar de
ser un país pequeño y conquistado. Era extraño aquel ir y venir de hombres y razas y
tantos choques de armas, y cambios, y terror, y esclavitud, pero la tierra, y los que
trabajaban y se nutrían de ella, siempre permanecía. Había cierta serenidad eterna en
la tierra que nadie podía impedir. Guardaba a los muertos y a los vivos, y era
igualmente indiferente a ambos. Tenía su propio ser. Era una tumba gigante, pues
incontables naciones yacían enterradas en ella, y su carne y sus huesos la nutrían y
siempre acaba triunfando la vida.
Mientras que Hilel seguía contemplando esa tierra eterna -jamás avara de sus
dones de agua, frutas y cosechas-. Saulo sólo veía en ella un país afligido y
desolado. Donde Hilel veía a los morenos granjeros trabajando y sembrando a pesar de
la ocupación romana (más sabios que los hombres de las ciudades), Saulo sólo veía
esclavos. Hilel había oído pájaros y viento, risas de niños y mujeres, y canciones de
los trabajadores; pero Saulo sólo había oído quejas, llantos y plegarias por la
libertad. Hilel tenía paciencia, y el espíritu de Saulo jamás había conocido esa
virtud. En resumen: donde Hilel veía cierta tranquilidad, una sencilla sabiduría y
gran belleza, Saulo veía amargura y una tierra sin luz, cuyos hombres alargaban las
manos esqueléticas hacia un tardío Mesías, pidiendo rescate, invocando maldiciones
sobre los blasfemos romanos y ansiando ser libres y purificados.
Hilel veía ahora más soldados romanos en sus torres. Cerca de Cesárea,
cuando pasaron por aquella blanca y licenciosa ciudad, había visto el anfiteatro en
las afueras, donde reinaba la brutalidad y crueldad romanas. Aquí se había
crucificado a los zelotes y esenios, perseguidos y capturados por su intransigencia,
patriotismo y devoción a su Dios. Hilel había apartado los ojos del anfiteatro,
murmurando suavemente las plegarias por los muertos y por el reposo de sus almas en
el seno de Abraham.
Saulo no se cansaba tampoco de mirar la tierra de sus padres, pero no veía
en ella lo mismo que Hilel; de ahí su agonía de espíritu. El apasionado azul del
cielo se perdía para él lo mismo que la tierra, verde y dorada, y los huertos, los
arroyos, los árboles y la vivacidad de las muchedumbres en los mercados de las viejas
ciudades que atravesaban. Sólo le fascinaban los nombres de los lugares de nacimiento
de héroes, contemplaba profetas y patriarcas. Anhelaba ver la tumba de David, y la

gran tumba de Raquel, y otros santos lugares. Deseaba estar no sólo en Jerusalén,
sino en Belén, donde nacería el Mesías.
Su hermana Séfora, que fascinaba a sus familiares en el carruaje de David,
contemplaba Israel con interés y se preguntaba por su tímido novio, en el carro de
delante, y a veces lo miraba con malicia. Había decidido que parecía amable y tímido,
y que no sería un marido difícil. Por consiguiente no tendrían muchos problemas.
El camino romano, mientras el séquito continuaba tumultuosamente su marcha a
la puesta del sol, horas más tarde, subía por escarpadas colinas y luego cruzaba
valles llenos de casitas oscuras, huertas y arroyuelos. Entonces Aulo señaló a lo
lejos y dijo: "Jerusalén". Hilel, que valientemente había seguido con él en el
saltarín carro, volvió los ojos en dirección a la ciudad y murmuró: "Si te olvidara,
Jerusalén, que mi mano derecha pierda su fuerza, mis ojos el lustre y la vista, y que
mi corazón muera en el polvo".
Allí, sobre una colina, se alzaba Jerusalén, de murallas retorcidas y
grises, con almenas y torres de guardia que no parecían construidas por el hombre,
sino que parecían una generación de pedregosos baluartes en las alturas doradas por
el sol. Contra las murallas se alzaban grupos solitarios de rígidos cipreses, y
algunas escasas y polvorientas palmeras. Las antorchas estaban encendidas ya en las
almenas, y su color amarillento se reflejaba contra el oscuro cielo, y las sombras
escarlatas se movían sobre las piedras.
Entraron por la Puerta de Jaffa, pero sin ser detenidos por los soldados
romanos, porque todos reconocieron a Aulo Platonio y saludaron al estandarte de Roma.
-¡Salud, muchachos! -gritó Aulo cuando abrieron las puertas, e hizo que su
carro las cruzara a la sombra del arco. Hablaba como si hubiera estado ausente meses
y no días. El oficial al mando, un joven con el rostro tostado por el sol, lo saludó,
se acercó al carro y dijo:
-Salud, noble Aulo Platonio. Todo en paz.
-Eso es notable -respondió Aulo; el oficial sonrió y miró con curiosidad al
séquito-. Mis familiares -dijo Aulo-. Los he traído desde Jaffa.
Si el oficial sintió alguna sorpresa
familiares judíos, y al parecer también muy ricos,
los complicados y hermosos carruajes, y magníficos
brazo en signo de saludo y el séquito entró en la
cerraron tras ellos.

de que un romano tuviera tantos
no lo demostró. Miró con respeto
caballos. Luego alzó de nuevo el
ciudad. Las puertas de hierro se

Los hombres han de seguir viviendo, a pesar de todos los desastres. Pero
Jerusalén, la gran ciudad, el centro de la cultura, comercio y riqueza del Levante,
poblada de muchas razas, tenía algo indescriptiblemente sombrío en el ambiente,
cierta tristeza y pesadez de espíritu. Sin embargo, los cultos helenistas brillaban
conspicuamente entre los cosmopolitas judíos saduceos, y había muchas florecientes y
activas colonias griegas de comerciantes e industriales, y ricos e indolentes
residentes, y muchos soldados' romanos con sus esposas y familia, por no mencionar
los banqueros y hombres de negocios romanos, burócratas y administradores, la mayoría
de los cuales se habían casado con bellezas judías de hermosa dote. Aquí vivían
sirios, persas, árabes y fenicios, y otras razas, incluidos los egipcios que
enseñaban en la Academia de~ Medicina, o que eran muy considerados como cocineros en
las" casas más nobles. Si alguna vez hubo una ciudad cosmopolita, tanto como Roma,
Jerusalén era esa Ciudad.
Por tanto, la intangible tristeza y pesadez que reinaba en ella parecía:
incomprensible. Ni siquiera conseguían animarla la exuberante primavera y los
capullos del verano, ni sus muchos jardines, ni sus magníficos edificios públicos,
hermosas villas, limpias calles, casas de banca y mercado y establecimientos
mercantiles. Mil diferentes dialectos y lenguas no conseguían disipar esa atmósfera;
ni lo conseguía la riqueza de sus habitantes. Algunos decían que era porque Jerusalén
era tan vieja que se inclinaba bajo el peso de una historia de siglos y los devotos

judíos decían que Jerusalén se lamentaba de no ser ahora más que una provincia de los
romanos, cuya ocupación no podía soportar.
Saulo era todo ojos cuando entró en la ciudad santa de sus padres, y olvidó
por completo la enojosa presencia de sus parientes, y sus joviales comentarios.
Incluso se olvidó del romano Aulo, y del estandarte y los fasces de Roma. No era más
que un observador que, muy tieso en el coche de Simón ben Chebua, con el corazón
inflamado y emocionado, nada le pasaba por alto.
Como Jerusalén se alzaba sobre una colina, estaba construida en terrazas,
una sobre otra; ciudad de mármol y piedra amarilla, de cúpulas, pórticos y agujas, de
calles estrechas y pasadizos, de cipreses, palmeras y tamariscos; de acueductos
romanos y mercados, jardines y villas y fuentes.
Saulo lo vio todo, a la rojiza luz de las antorchas clavadas en los muros, y
de los faroles que iluminaban las esquinas de las calles. Oyó címbalos, risas y
música, y el rumor de una ciudad viva. Estaba seguro de encontrarse en el Corazón de
la Creación, el mismo centro del ser de Dios, y que todo lo demás carecía de
importancia. Jerusalén permanecería, aunque las naciones se desvanecieran con los
siglos y quedaran ignoradas.
Capítulo 8
Aunque Chebua ben Abraham había construido su imponente casa greco-romana en
una de las calles más retiradas y quietas de Jerusalén, y aunque sus hijos habían
nacido allí y su esposa había gobernado sobre ella, seguía la moda romana y se
refería a la mansión como "la casa de Claudia Flavia, esposa de mi hijo". Pues Chebua
era ahora viudo, su esposa había muerto justo antes del fallecimiento de su hija
Débora. Chebua había: pagado literalmente una fortuna por aquel edificio de mármol
blanco, con columnatas y estatuas, amplios jardines y pórticos decorados con
magníficos murales y frisos. Situada en la altura de la ciudad, dominaba toda la
campiña, y las colinas de espliego y las praderas, y, en la distancia, el pequeño
Belén. Era una casa imponente, una auténtica "ínsula", y enormemente admirada incluso
por los lánguidos y burlones griegos. Herodes era con frecuencia un estimado
visitante, y también los altos oficiales romanos, ya que Chebua era famoso por su
cortesía, elegancia, sabiduría y delicadeza, tanto de mente como de gusto.
Los fariseos lo aborrecían. No sólo tenía una multitud de esclavos a su
servicio, sino que jamás los libertaba, como ordenaba la ley. Tenía dos concubinas en
magníficas habitaciones, y ni siquiera la fría desaprobación de Claudia podía
forzarlo a despedirlas. Una de ellas era una jovencita árabe, de sinuosa belleza; la
otra un encanto de Nubia. Después de todo, se decía él, ¿no era la Reina de Saba tan
negra como la noche y tan encantadora como la luna? Los fariseos no sólo estaban en
desacuerdo en que la Reina de Saba fuera negra como la noche, sino que despreciaban a
Chebua como un renegado de su religión y su raza, y lo odiaban como saduceo, y, en
consecuencia, opresor de su pueblo. Todos los miembros del gran tribunal, el
Sanedrín, eran amigos suyos, y él observaba, por complacerlos, dos o tres de los
solemnes días santos, pero no creía en nada; sobre todo, no en el firme Dios de sus
padres, ni en la llegada del Mesías.
Era un
auténtico griego.
menudo, estaba en
Fidias se paseara

noble, un epicuro, un exquisito, y en su alma -según él creía, un
Había visitado Atenas muchas veces, y su verdadero amor, decía a
el Partenón, donde la belleza había sido plasmada en piedra, donde
a medianoche, y Sócrates hablara muchas veces entre las columnas.

Poseía numerosas granjas, tenía cuantiosos intereses invertidos en bancos,
negocios mercantiles y navieros. Una vez Claudia le había preguntado con amarga
sonrisa por qué no vivía en Grecia, puesto que la adoraba, y él le contestó como a
una niña: "Querida nuera, debo ayudar a mi pueblo en su progreso, separándolo un poco
de la contemplación de su Dios, transformando su negativa a unirse al mundo, y
haciendo que forme parte de la Humanidad. ¿No somos todos uno?"
Entonces Claudia lo dejó asombrado, pues jamás la había juzgado muy erudita:

-Recuerdo lo que dijo Aristóteles: "Amo a Platón, pero prefiero la verdad".
Platón fue un iluminado, que nunca conoció a la humanidad. Su República no era un
noble sueño, sino el sueño de una cruel aristocracia. Por tanto, los hombres la
refutarán siempre, pues los hombres de corazón aman la libertad.
Aunque entre sus amigos mantenía seriamente el ideal de la libertad, para
Chebua "la humanidad" era una abstracción, y no tenía nada que ver con las masas que
veía en las ciudades que visitaba. Esas gentes olían, y a Chebua ben Abraham le
molestaban extraordinariamente los malos olores.
Tal era el hombre que recibió al séquito procedente de Jaffa con
magnificencia, afecto y solicitud, esperándolos en el atrio iluminado con lámparas
alejandrinas y egipcias, de aceites, perfumados con jazmín y rosas. Llevaba una toga
blanca, al estilo romano, y la túnica inferior sujeta con cinturón de oro, brazaletes
enjoyados en los brazos, muchos anillos en los dedos, y sandalias cubiertas de gemas.
Les habló en perfecto griego, con la entonación 'de un erudito rodeado por las
serenas estatuas en sus hornacinas.
Abrazó primero a Hilel, y dejó que las lágrimas inundaran sus ojos.
-¡Mi querido Hilel! -dijo-. Esta ocasión es, a la vez, triste y alegre. Pero
tú pareces estar bien, a pesar de tus tribulaciones.
Hilel siempre lo había detestado, a despecho de su amable carácter. Dijo:
-Mis tribulaciones vienen de Dios, y por eso no las rechazo, sabiendo con humildad
que Dios, bendito sea Su Nombre, tiene sus razones, que nacen del amor.
Saulo había estado observando agudamente a su abuelo, a quien nunca había
visto. Chebua era más alto que Hilel, muy esbelto y amable, con finas y delicadas
manos, un rostro alargado y pálido, nariz de aletas trémulas, y boca suave y casi
siempre sonriente.
Sólo cuando uno miraba sus ojos, extraordinariamente grandes y casi
incoloros, veía el carácter frío y decidido de Chebua ben Abraham, su glacial modo de
pesar y medir a todos cuantos conocía; la indiferencia ante el espíritu, sufrimiento
y dolor ajenos, y su gigantesco egoísmo.
Chebua inició ahora gentilmente un intercambio de saludos con Aula Platonio,
pues no sólo era un oficial romano, sino de una rica familia. Aula, como "antiguo"
romano, juzgaba a Chebua afeminado y pesado, y no le sorprendía que fuera íntimo del
rey Herodes Antipas y de Poncio Pilatos, cónsul romano en Israel. Ambos eran hombres
depravados', aunque Pilatos era más cruel e inteligente. Había llegado hacía poco a
Israel, y Aula no lo apreciaba en absoluto. No era de la fibra y alma de los
patriotas sobrios e industriosos, antepasados de Aula. Enviado a Judea por motivos
disciplinarios por el César Tiberio, odiaba a los judíos, a los cuales encontraba,
además, poco sumisos a los romanos. Por pura mala intención, creaba dificultades para
impedir que sus oficiales y soldados se casaran con muchachas judías. Incluso a
menudo se burlaba de Aula, a causa de Ana.
El departamento de las mujeres no era demasiado lujoso. Respiraba la
austeridad de la Roma antigua, casi sin más adornos que los dioses familiares de
Claudia, sus lares y penates. Carecía de pinturas murales, las lámparas eran
sencillas, no perfumadas. Y las cortinas que cubrían las ventanas eran, de simple
lana rayada en rojo, negro y blanco, por ser de la Tribu de Levi. Séfora encontró
divertido, pero no incongruente, hallar allí una mezcla de costumbres y mobiliario
romano y judío, pues había un curioso parecido y armonía entre ellos.
Claudia estaba sentada en una silla sin almohadones ni adornos, y era como
la diosa Deméter en su reposo y dignidad. A su alrededor las mujeres no estaban
ociosas, cosían, hilaban o bordaban, aunque era de noche y no abundaban las lámparas.
La misma Claudia tenía un montón de ropa en sus rodillas, y, al parecer, se hallaba
remendándola, Alzó sus tranquilos ojos castaños al rostro de Séfora, escrutándolo
breve y agudamente para observar su expresión.

-Bienvenida, hija mía -dijo en latín-, Mi hijo Ezequiel es muy honrado y
bendecido por tu causa.
Su
estola, de
utilizarlas
Séfora. Sin
una antigua

cabello castaño estaba en parte cubierto con la misma sencilla tela de su
tono rojo. Sus manos eran las de una mujer que no se avergonzaba de
en las labores o en la tierra, morenas y cortas., No era tan alta como
embargo era el terror de la casa, a la cual gobernaba según el estilo de
romana, y sus hijos tenían muy buenas razones para temerla.

Cenaron juntas en el austero comedor de Claudia, pequeño y pobremente
iluminado. Pero las cortinas estaban corridas para dejar paso al cálido viento de la
noche, y Séfora veía las luces rojas y blancas de Jerusalén y podía oír el estruendo
de la ciudad aún despierta.
Preguntó cortésmente por su viaje, le ofreció sus condolencias por la muerte
de su madre, y logró infundirle serenidad. Séfora no la encontró intimidante. En
verdad, la muchacha se relajó y descubrió que podía hacerle confidencias como si
fuera su madre, y algunas de sus observaciones fueron tan ingeniosas que Claudia
soltó la carcajada en algunos momentos.
Bebieron vino, ahora ya más a gusto, y comieron las ricas frutas: Séfora
empezó a hablar de su hermano, y su amor por él brilló en sus dorados ojos. Habló a
Claudia de lo extraño que le había parecido en el pasado año, Y de la melancolía que
nadie conseguía borrar.
-¡Ah! -dijo Claudia-o Lo vi desde mi pórtico, a la luz de las lámparas de la
entrada del atrio. Se mantenía apartado. Esto es muy extraño en un joven, ya que los
jóvenes siempre están charlando. ¿No quiere a nadie?
-Sólo a Dios y a mi padre -dijo la muchacha con melancolía-.En otro tiempo
me quería, pero ya no. Ahora me repudia y me juzga trivial. No puedo llegar a él.
-He visto algunos jóvenes como tu hermano Saulo, pero muy pocos. Me recuerda
a mis propios hermanos. También nosotros éramos muy estrictos ante nuestros dioses, y
amaba más a nuestro país con fervor. A veces -y ahora miró de pronto a Séfora y sus
ojos, generalmente severos, estaban alegres- lo encontraba muy pesado. Naturalmente,
nunca he dicho esto a mi padre o a mis hermanos, ni a mi marido, David ben' Chebua,
pero las mujeres tenemos más humor que los hombres. La virtud es muy necesaria, lo
mismo que la disciplina. Hay que aprender esto, niña, o no soportaremos el mundo de
los hombres. Debemos ser firmes, y guiarlos sin piedad, o el mundo se hundirá en el
caos. Hemos de ser verdaderas Penélope en este mundo masculino, verdaderas Junos...,
o nuestros hombres se convertirán en bárbaros. Es su naturaleza, aunque ellos
pretenden, en estos tiempos, ser excesivamente refinados. ¡Ay, las mujeres de ahora
tratando de ser tan corrompidas como los hombres, tan viciosas como ellos, están
llevándonos a todos a la destrucción!
Era medianoche y Saulo yacía, bañado en sudor, en el magnífico dormitorio,
en casa de Chebua ben Abraham, y su espíritu estaba sumido en las tinieblas y en el
dolor. Había recitado sus plegarias fervorosamente, esta primera noche en tierra de
sus padres, pero no, le habían llevado consuelo alguno.
Interminables noches había rezado así, con desesperación y fe a la vez. Sin
embargo, nunca había sido confortado. Nunca se había creído perdonado, jamás había
sentido la inminencia de Dios como una vez la sintiera. Algo obstinadamente frío y
oscuro existía entre él y Dios. Creía que era su pecado, por el que no podía
perdonarse.
Agotado, cayó de nuevo sobre el lecho y quedó instantáneamente dormido. No
soñó. Pero, de pronto, mientras dormía y la luna se hundía tras las montañas y una
nueva brisa agitaba las palmeras, oyó una grande y tremenda voz:
-¡Saulo! ¡Saulo de Tarso!
Saltó de la cama, corriéndole el sudor por el cuerpo, los ojos desorbitados
mirando a la oscuridad. Y gritó:

-¡Sí! ¡Sí! ¿Quién es? ¿Quién llama?
Las mismas paredes resonaban todavía con el eco de aquella voz ultra
terrena, aquella voz de mando, aquella terrible y masculina voz. Un lacerante dolor
atravesó la cabeza del muchacho y cayó hacia atrás. Escuchó con todas sus fuerzas.
Ahora sólo oía el ligero viento, la llamada de un pájaro solitario, y el distante
aullido del chacal.
"He soñado -se dijo al fin-, pero aunque Él me rechace y no me perdone,
aunque Su cólera corra sobre mí como las olas del mar, yo Lo amaré y Le serviré con
toda mi alma, y al fin Él me recibirá de nuevo."
Lloró y dijo las palabras de Job: "¡Oh, si yo supiera dónde puedo
encontrarlo...!"
Capítulo 9
Saulo fue con su padre y sus parientes al Templo en los Días Santos, y
Séfora al Patio de las Mujeres, para sus deberes religiosos.
El joven tenía gran imaginación y había escuchado a su padre cuando hablaba
del Templo, de su cúpula de oro, sus torres, sus muchos patios, jardines y
corredores, sus amplias salas donde los sabios caminaban, contemplaban y meditaban en
los asuntos sagrados; sus cipreses, palmeras y puentes y tranquilas columnatas ...
Sabía que el primer Templo de Salomón había empleado más de setenta mil hombres en su
construcción, y que había sido destruido por Nabucodonosor, rey de Babilonia, y
restaurado por Zorobabel setenta años más tarde, y que incluso después había sido
ampliado y engrandecido por el rey Herodes.
Saulo había estado preparado para la gloria y el esplendor, pero ahora vio
que lo que había imaginado no era nada en comparación con la terrible grandeza de la
realidad. Aquí estaba el corazón de su pueblo, el Tabernáculo de su Dios, el alma de
su ser, su fortaleza, fe; devoción y orgullo, honor y dignidad.
En aquel instante en la fragante neblina azulada, entre el eco de las
plegarias de los hombres, Hilel se dio cuenta de que sus parientes lo estaban
observando. Vio el rostro aburrido de Chebua, ben Abraham, pálido a la sombra de su
capuchón, las soberbias sonrisas de complicidad que intercambiaron Simón y José, y la
elegante burla de David ben Chebua, ligera pero discernible. Y Hilel se sintió
avergonzado de su propio temor, con remordimiento de haber pedido a Dios que no
tocara a su hijo, y enojado, incluso en aquellos santos momentos, porque la familia
de Chebua se burlaba de la apasionada comunión de Saulo, ellos, que no conocían a
Dios, bendito sea Su Nombre, y que nunca habían deseado conocerlos. Hilel podía haber
llorado de rabia por su temor y deseo de cubrir a su hijo con su propio manto,
ocultándolo a los ojos de aquellos que profanaban el Santo de los Santos con su
presencia y a quienes parecía motivo de burla que un joven se sintiera tan extasiado
y exaltado.
Las altas velas estaban encendidas a lo largo de los muros, en sus
candelabros de plata, y brillaban las lámparas. Se escuchaba el sonido de grandes
trompetas doradas; las columnas brillaban incandescentes. El Sumo Sacerdote corría el
velo que ocultaba el Tora, los santos rollos, y los hombres se prosternaron en
imponente silencio. La cúpula dorada se perdía en lo alto, entre sombras y nubes de
incienso. Pero Hilel, que mantenía el brazo sobre los hombros de su hijo, sintió que
para éste, el más sagrado momento había sido arruinado, porque sabía que a su lado
había hombres que se mofaban, hombres sin fe, que obedecían la letra de la ley porque
lo consideraban correcto, aunque el Espíritu estaba lejos de ellos. Seguramente que
para ellos no habría perdón; ¡aquellos abominables saduceos! Buscaban la aprobación
del hombre incluso allí, en ese lugar, y blasfemaban de Dios en sus corazones. Todo
pensamiento consciente se había perdido en Saulo, cuya misma alma parecía seca y
postrada.

Y, de pronto, se sintió aguda y temerosamente consciente de que algo, como
una mano de llamas, hubiera tocado su carne. Volvió vivamente el rostro. No vio nada
más que las formas confusas de los que lo rodeaban, oyó su respiración, sus
plegarias; todos estaban con la capucha puesta. No veía sus rostros, sólo el borde de
una nariz y la barba. Pero, cerca de él, contempló un pequeño grupo de hombres con
las ropas groseras de los campesinos, con sencillas sandalias de piel, las manos
rudas por el trabajo de la tierra. No llevaban joyas como sus familiares, ni barbas
perfumadas. Olían al campo y a las colinas, a animales domésticos y piel de cabra, a
queso y pan moreno, y leche. Ni siquiera las abluciones obligatorias podían borrar
esos olores que impregnaban sus cuerpos.
¿Qué? ¿Quién? pensó Saulo con ansiosa fiebre. A menudo había oído hablar de
los pobres pero santos rabinos de Israel, que con frecuencia evocaban milagros y
predicaban por las calles y entre el polvo a la muchedumbre, y que dedicaban sus
vidas a ilustrar a sus compañeros, a la mayor gloria de Dios. "No se preocupaban del
dinero, ni de la comida, ni siquiera del refugio o la protección contra la lluvia o
el sol -había dicho Hilel a su hijo; Duermen en los graneros, o bajo los arcos, y no
desean sino servir a los demás; sólo la oración, nada más que la oportunidad de
comunicar la compasión y la esperanza a otros. Son los benditos de Dios."
¿Habría alguno de ellos entre aquel grupo de campesinos?, se preguntó Saulo.
Le parecía que debía averiguarlo, que debía acercarse a ellos y alzarles las capuchas
en busca de un rostro, del espíritu que lo había tocado, invisible pero con fuerza.
Se sintió lleno de deseo, de una urgente esperanza. Retomó su antigua impaciencia, su
deseo de tener lo que deseaba. Hizo un movimiento.
Pero entonces tuvo plena conciencia de que una voz, ya familiar para él,
decía en el fondo de su cerebro: "Quieto. Aún no ha llegado tu hora".
Un viento salvaje turbaba su alma, y pensó que el sufrimiento había alterado
su percepción: "¡Dios mío! ¡Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?"
Pero mientras pensaba esto, la paz vino a él; la paz..., como si una mano
piadosa se hubiera colocado sobre sus labios incoherentes y clamorosos. Se hundió en
muda plegaria.
Al día siguiente, Saulo se negó a acompañar a su padre a la casa de Ana
-No siento ningún deseo de conversar Con los conquistadores de mi pueblo.
Anoche mismo me afirmaste que Chebua ben Abraham no dejaría de ser castigado, ni
tampoco tu secta. Y, sin embargo, hoy quieres visitar a Aulo Platonio.
-El hombre solo -contestó su padre- rara vez es un demonio. Aulo es también
una víctima de su gobierno.

Capítulo 10
Hilel ben Boruch fue a visitar a su parienta, Ana bas Judá, y a Su esposo
Aulo Platonio. Saulo se fue solo a visitar Jerusalén. El día era más frío y ventoso.
Bajó su capuchón y se dirigió a los barrios populares.
Saulo, enormemente confundido, solitario de corazón, vacío de espíritu, iba
a pie a explorar la ciudad de sus padres, evitando a cuantos conocía.
Llegó a uno de los mercados, que estallaba de olores. Era una calle
amurallada, con pequeños arcos de piedra en los muros; la calle en sí no era más que
una serie de amplios escalones de rudos pedruscos, con unas tiendas frente a otras.
Las tiendecitas eran tan pequeñas, y llenas de mercancías que sólo un hombre podía
hallar espacio en ellas. Pero todas eran ruidosas, llenas de gritos y gestos de
urgencia. Aquí se vendía carne, alfombras de pelo de cabra, especias, cerámica,

cacharros de cocina, vino, sedas, lino y lana, túnicas, armas, pan caliente,
amuletos, queso, terribles imitaciones de estatuas griegas y romanas, réplicas del
Templo en yeso y cemento, lámparas de bronce, sandalias, candelabros, figuritas de
marfil, ajos, cebollas, olivas, aceite, perfumes violentos, incienso, joyas
pobrísimas montadas en malos metales, capas de grosera tela, dátiles y limones.
Y por todas partes estaba el populacho típico de los mercados: mujeres y
niños chillones, ladrones, mendigos, ciegos y cojos, hambrientos. Los soldados
romanos marchaban entre ellos, comiendo carne caliente en -hojas de higuera,
regateando en sus compras de amuletos, licor y joyas, maldiciendo a los comerciantes
vocingleros, mirando a las muchachas, golpeando a los burros, perros y gatos,
subiendo y bajando los escalones mientras reían sus chistes, chupando olivas y
dátiles, escupiendo los huesos entre sus blancos dientes, y empujándose unos a otros.
En resumen, eran como los jóvenes soldados de siempre en cualquier país extranjero,
divertidos, inclinados a la amabilidad, borrachos, presumidos, orgullosos y ansiosos
de hacer amistad incluso con ladrones o comerciantes. A veces, con gana de broma, se
inclinaban a tocarle la barba a algún tendero por encima de su mercancía, y este
simulaba enojarse, agitaba el puño maldiciéndolos en arameo, y a continuaci6n, les
sacaba descaradamente el dinero. Era el día de paga de los soldados romanos. A la
noche no les quedaría un solo dracma, aunque se sentirían felices después de
acostarse con una prostituta bajo un puente, o entre cipreses, o a la sombra del
acueducto.
A veces aparecía un camello cargado, tambaleándose al subir los peldaños,
golpeado por su propietario, que traía mercancía fresca a los puestos.
Saulo se dio cuenta de que, a poca distancia de él, en un banco de piedra,
se hallaba sentada una mujer con aire de cansancio, una campesina, vestida con ropas
oscuras, y con un tocado azul, y los pies calzados con sandalias tejidas. Tenía la
cabeza inclinada, y parecía meditar. Sus manos yacían inmóviles sobre las rodillas,
con las palmas hacia arriba, en actitud de cansancio y resignación', como si hubiera
trabajado mucho y necesitara reposo. El sol brillaba en sus pestañas e iluminaba las
pálidas mejillas, dándole semblanza de saludable color. Pero la parte inferior de su
rostro y cabello estaban ocultos por el velo, que había echado sobre la boca para
defenderse del viento.
Era sólo una mujer pobre, probablemente de las colinas de Samaria, Galilea,
u otra provincia, pero Saulo miraba su cabeza inclinada, su actitud de agotamiento y,
sin saber por qué, se sentía atraído. Habría venido de lejos para los Días Santos.
Junto a sus rodillas había un cesto, y dos palomas en él; el sacrificio que una mujer
así podía ofrecer. Saulo supuso que sería de mediana edad, unos treinta y cinco años,
o quizá menos, pues su figura era esbelta, aun bajo aquellas pobres ropas, y sus
tobillos delicados y finos. Parecía estar meditando bajo el cálido sol, y su
respiración apenas alzaba los pliegues que le cubrían el pecho.
Su aspecto no era llamativo, y Saulo se sintió irritado por el hecho de no
poder apartar su atención de ella. Jerusalén estaba lleno de miles de mujeres del
mismo estilo. Llevaban cestos en la cabeza o los hombros, o venían de lejos al Templo
en tales días. No eran extraordinarias. Sin embargo, no podía dejar de mirarla.
¿Dónde estaban sus hijos, su marido, que la dejaban sentada con tal abandono? ¿Era
una viuda, sin hijos?
Deseó ver su rostro, para adivinar si era viuda o doncella, joven o vieja.
El viento le alzó el velo, y ella subió rápidamente la mano para volvérselo a colocar
sobre la boca. Y entonces Saulo vio su rostro, vuelto hacia él, y quedó incrédulo
ante su belleza. Pensó en un lirio, pálido, suave y fragante, abierto a la brillantez
del día. Su boca era de suave rosa, y triste, pero muy llena, con el labio inferior
un poco salido como el de una niña. Había algo griego en la forma de su nariz, de
delicadas aletas, y en la serenidad de su frente. La barbilla era redonda, y con un
hoyuelo, las mejillas frágiles. Vio sus ojos, grandes y azules, de doradas pestañas,
y, al caer el velo, comprobó que el cabello era también dorado, brillante. Era un
rostro regio, sereno, pero tocado por él. Dolor, no plácido, pero gentil..., un
rostro de Galilea.

Ella lo miraba con amable interés, como si hubieran hablado y tratara de
recordarlo. Después sus labios se abrieron y sonrió amablemente, y sus ojos azules
brillaron con reconocimiento. Saulo sintió un ansia casi irresistible de ir a ella y
decirle su nombre, y preguntarle el suyo. Pero se reprimió instantáneamente. Era sólo
una campesina que había creído reconocerlo por equivocación.
Pero su belleza, la belleza de una estatua, lo retuvo, y cierto temor lo
dominó, pues las colinas no suelen engendrar tales mujeres, a pesar de aquellas
ropas. Tenía el aspecto de una reina, vestida de campesina por diversión. Las manos,
aunque bastante trabajadas, eran tan delicadas como su rostro, y exquisitamente
formadas. Y sus ojos azules lo estudiaban, no con atrevimiento, sino con maternal
interés y afecto.
Un joven se acercó a la mujer, tan pobremente vestido y calzado como ella.
Se diría que era algunos años mayor que Saulo, un hombre ya adulto, y Saulo pensó que
debían ser hermanos, pues se parecían mucho; El cabello era del mismo color que el de
ella, y la barba era rubia también, y parecía agotado por el trabajo. Sus pies y
ropas estaban polvorientos, y la bolsa de piel que colgaba de su cinturón estaba
vacía. Se movía lentamente, como si también él hubiera recorrido larga distancia.
Pero sonrió a la mujer, y ahora, al mirarlo ella, su rostro se encendió
repentinamente de amor y placer a su vista. Él llevaba una gran hoja de parra en las
manos, llena de carne especiosa y humeante; aromática y apetitosa. La puso en las
manos de la mujer.
-Gracias, Yesou, hijo mío -dijo ella. Hablaba en arameo, y su voz era suave
e inefablemente dulce.
Saulo quedó atónito. Era increíble que esta muchacha, esta joven, fuera la
madre de aquel hombre, que al menos tenía veintiún años o quizá más. El hombre se
inclinó hacia el cesto que contenía las palomas y sacó una espátula de madera para su
madre. Luego se sentó junto a ella con benigna dignidad, y el mismo amor:
-Estás muy cansada, madre -dijo-. Come y serénate.
-Tinoki -murmuró ella, la palabra cariñosa de una madre a su hijito adorado.
Él le cogió una mano y dijo:
-Emi -después cogió la espátula y, como un padre, la metió en la hoja de
parra y cuidadosamente la llevó a los labios de su madre, que comió obediente,
sonriendo, con los ojos fijos en el rostro de su hijo, como si no se hartara de
mirarlo.
-Creí que tú... me habías dejado -dijo, y ahora sus labios temblaron y fue
incapaz de sonreír.
-Todavía no, madre -dijo él. Saulo, que los observaba con fascinación, quedó
atónito ante la voz del joven, pues era firme y fuerte, como la de un venerable
rabino-. Ya lo sabrás, cuando deba irme. No lo haré sin que estés preparada.
Aparecieron lágrimas en los ojos de la mujer, que bajó la cabeza para
ocultarlas, como si estuviera acostumbrada.
-Perdona -dijo casi inaudiblemente-. Pero hoy me siento muy débil.
Perdóname, Tinoki.
La actitud de los dos, sentados al sol, solos, era conmovedora en toda su
sencillez. La muchedumbre se apresuraba por la plaza, las sombras se recortaban
agudas, se oían voces y pasos ruidosos, los niños lo llenaban todo y los comerciantes
se insultaban e imprecaban mutuamente. Sin embargo, aquellos dos seres seguían
sentados en misterioso aislamiento, como si nadie más que Saulo los viera; el uno
dando profundamente, la otra aceptando con humildad. Saulo había visto los brazos del
hombre, morenos al sol, musculosos, masculinos, familiarizados con el trabajo.
También sus pies y tobillos estaban morenos. Habían conocido el suelo de los pastos y
lugares pedregosos, los tórridos mediodías y los vientos helados.

Saulo se sintió dominado por una fuerza extraña, que lo arrastraba hacia el
joven. Su mente se sentía asaltada por algo misterioso y terrible. Parte de su alma
le decía: "Es absurdo. Soy Saulo ben Hilel, de la tribu de Benjamín, culto y de noble
casa, y este campesino, ¡que probablemente ni siquiera sabe escribir su nombre!, me
impresiona de esta manera; ¿por qué he de dirigirme a él y por qué se siente
inflamado mi corazón y tiembla como un corderillo?"
Por otra parte de su alma decía: "Levántate y ve a él".
El hombre lo miraba con serenidad, con expresión grave, curiosamente alerta.
Sin embargo, sus labios sonreían gentilmente; como si también él hubiera reconocido a
Saulo. Las cejas doradas casi se juntaban sobre los grandes y profundos ojos, y el
suave viento de la tarde agitaba sus rubios cabellos. Tan clara era la luz, tan
vívida la concentración del desconocido sobre Saulo, que podía ver ahora con más
intensidad que nunca. Y así vio las oscuras sombras azuladas bajo los pálidos
pómulos, como si el dolor morara en aquel hombre. Vio las venas en sus sienes, y el
latir de la garganta.
También la mujer miraba a Saulo, con la copa junto a los labios.
Sus manos temblaban ligeramente. -'Son hechiceros", pensó Saulo. Se puso en
pie y huyó de aquel lugar.
Se compró un puñado de higos maduros y los comió ansiosamente. Luego, poco a
poco, empezó a reírse de sí mismo y a maravillarse ante las emociones que había
sentido.
Entonces oyó, o creyó oír, una voz tremenda y familiar que lo llamaba:
"¡Saulo! ¡Saulo de Tarso!"
"Estoy volviéndome loco", pensó. y comenzó a correr de nuevo, murmurando las
plegarias contra el mal de ojo. y luego se paró en seco, temblando, con los higos en
la mano. Había oído ya aquella voz, en su dormitorio, en el Santo Templo ... , y se
sintió lleno de confusión.
La casa de Aulo Platonio y Ana bas Judá estaba en una parte muy tranquila de
la ciudad, no lejos de la Calle de los Queseros.
Aulo, hombre acaudalado, y Ana, rica también, podían haber vivido en las
alturas de un monte, en una hermosa villa, con muchos esclavos y sirvientes, pero
eran frugales, y sus gustos eran simples. Tenían una magnífica biblioteca, herencia
que Ana recibiera de su padre, y un hermoso jardín de flores y frutos, y palmeras,
pues los jardines eran necesarios en aquella área tan llena de gente.
Ana era suave de voz, deferente de modales, dulce de gestos y amable de
palabras, ansiosa siempre de complacer; Sus grandes ojos castaños, abrigados por
espesas pestañas negras, podían parecer los ojos de una tórtola, pero a veces se
encendía en ellos un orgulloso brillo que hacía temblar a Aula y a sus hijas.
Cubrió la mesa con el blanco mantel e hizo un gesto al sirviente, que puso
allí queso, pan, fruta, olivas, alcachofas en aceite, ajo y una botella de vino.
De pronto Ana sonrió y se apresuró a salir al atrio, y Hilel escuchó el
sonido de voces de hombres. Un momento después. aparecía Aulo, acompañado de un
esbelto y joven oficial con el espléndido uniforme de capitán de la Guardia
Pretoriana. Ana venía tras ellos, y, aunque sonreía, había lágrimas en sus ojos.
-¡Mira a quién tenemos con nosotros, Hilel! -exclamó Aulo-. Nuestro hijo
Tito Milo ha venido de Roma a visitarnos. Llegó a Césarea hoy, y tuvimos un mensaje
sólo hace un mes. Hilel no había visto nunca al hijo de Ana, y se alegró con sus
padres:
-Shalom
aleichem
-dijo
el
oficial
romano,
abrazándolo
respetuosamente-.:..... Saludos, mi querido tío, Hilel ben Boruch, del que tanto he
oído hablar-se dirigía a él en arameo.

-Shalom, Milo. Es un día alegre para nosotros.
Tito Milo Platonio era mucho más alto que su padre, y de esbelta figura,
amplios hombros, cintura estrecha y musculosas piernas bajo su túnica de soldado.
Llevaba botas altas de piel, bordadas en oro, y una capa escarlata de dorados bordes,
cinturón de eslabones de oro; y también un peto de piel. Su casco de hierro
incrustado de plata, estaba adornado con gemas, y su porte era elevado y noble;
Llevaba la famosa y terrible espada corta romana, y ricos anillos en los dedos, y las
muñequeras de piel adornadas de oro. Tenía un aire magnífico y brillante.
-Te retrasaste -dijo Aulo, sirviendo un vaso de vino a su hijo.
Milo, que sonreía a su madre, dejó de sonreír.
-Sí -dijo. Miró rápidamente a Hilel y su rostro pareció perturbarse. Luego
se dirigió a su padre-: ¿No has estado hoy de guardia, padre?
-No. Esperaba a nuestro pariente. Milo dijo: -Ha habido disturbios hoy,
cerca de la Puerta de Damasco.
-Nada he sabido -dijo Aula, pero su rostro de soldado se endureció.
-He traído a diez de mis hombres, madre. ¿Les darás algo, antes de que vayan
a los cuarteles que les han asignado en la ciudad?
Ana, después de una temerosa mirada al rostro de su hijo, se apresuró a
salir para ordenar que sirvieran comida a aquellos hombres.
-Dime -exigió Aulo-, ahora que has despachado a tu madre. ¿Qué malas
noticias hay, en este día que yo esperaba fuera tan alegre?
-No fue asunto mío; aunque soy oficial romano. Sin embargo, tuve que
intervenir ...
-Dinos -insistió Aula.
-Los esenios y zelotes -dijo Milo, ahogando un juramento romano-. ¿Por qué
no aceptan lo que es inmutable? Originaron un disturbio en la Puerta de Damasco, y
estaban armados, y, como bárbaros que venían del desierto,. asesinaron a uno de tus
centuriones, padre mío, y a veinte de sus hombres. Fueron dominados. Unos cien. Han
sido metidos en prisión. Cierto número de ellos murieron allí mismo, en la batalla.
-iPor Cástor y Polux! -exclamó Aulo, cogiéndose la cabeza con las manos.
Los ojos de Milo se ensombrecieron.
-,Al menos doscientos judíos de la ciudad se unieron a los
rebeldes"...dijo-. y, están también en prisión.. . los que no murieron -se levantó y
con las manos en las caderas recorrió lentamente la habitación sin mirar de nuevo al
entristecido rostro de Hilel.
-Que los judíos maten a los judíos, ya es bastante reprensible, según la ley
-siguió Milo-. Pero que los judíos maten a los romanos, y a su oficial, es
intolerable.
Se detuvo y miró fijamente al suelo a sus pies: -Hacía días que no se había
producido en la ciudad un disturbio de tanta importancia. En el tumulto quedaron
heridas muchas inocentes mujeres y niños, pues la lucha se extendió a varias calles.
Alguna tiendas fueron incendiadas. Un sacerdote saduceo fue arrancado de su litera,
azotado y arrojado contra la pared. Fue atacada la guardia. Por piedras y albañales
corría la sangre. Hice lo qué pude -repitió-. Intenté moderarlos .... y me
recompensaron llamándome asesino y traidor. Hablé a los bárbaros entonces en arameo y
les pedí que se marcharan. Si algunos no me hubieran escuchado, las prisiones
estarían mucho más llenas ahora.
Miró a su padre directamente, y sus hombros- parecieron ensancharse:

-Soy oficial de la Guardia Pretoriana y debo presentar mis respetos a Poncio
Pilato, para el que llevo un mensaje de mi general. Mi deber está con Roma. Debes
creer que sentí como si mi carne fuera arrancada de mis huesos y expuestas mis
entrañas, padre mío.
-Sí -dijo Aulo, y apartó la vista.
-Llevo conmigo no sólo una carta del César Tiberio, a quien sirvo, sino su
anillo de autoridad en mi bolsa -dijo Milo-.Se refiere a la carta a Herodes Antipas,
que ha estado conspirando con Agripa.
Las miradas de padre e hijo se cruzaron sombrías. Hilel susurró: -Mi
pueblo... Mi desgraciado pueblo -todo su rostro temblaba.
Entonces Milo dijo: -Mi pueblo ... también-se sentó de pronto, como agotadoSe ha extendido una orden para el arresto de conocidos descontentos
-siguió-. Aunque no hayan tomado parte en este disturbio, la disciplina debe
cumplirse a toda costa, y los rebeldes en potencia deben ser castigados, como ejemplo
-vaciló....,-: Es un asunto muy feo. El centurión es el hijo del senador Antonio
Galio, querido amigo del César.
-Octavio Galio! -exclamó Aulo, horrorizado-. ¡Fuimos subalternos juntos! ¡En
nombre de los dioses! El viejo senador pedirá sangre y muerte por esto.
-Es un verdadero Calígula -dijo Milo-, y tan loco como él. ¿No quería
asesinar a todos los judíos del Transtíber hace sólo dos años?
-¡Dios mío, Dios mío! -<lijo Hile! con angustia-l.. ¿Qué ha hecho mi pueblo,
qué han hecho esos jóvenes salvajes que arden de patriotismo y amor a Dios y a su
paz? Se han destruido a sí mismos y a otros. Pero no desistirán, aunque mueran en la
lucha. ¿Qué han conseguido, sino tormento y muerte, para ellos mismos y sus hermanos?
Sin embargo, no puedo denunciarlos de corazón, pues, si el hombre se ve privado de su
país, si no tiene una tierra que sea libre y suya, ¿qué le queda? Es menos que una
bestia, porque ésta no sabe que no tiene nada. Aula y Milo lo miraron en compasivo
silencio. Hilel siguió: -Si Roma fuera dominada por un ejército extranjero, y
subyugada y esclavizada y oprimida, ¿no se alzarían para libertarla, aunque supieran
que no había esperanza?
-Sí -dijo Aulo-. Daría mi vida por mi país, aunque fuera inútil.
-y yo -<lijo Milo- daría mi vida, tanto por Roma como por Israel. ¿No es
horrible mi situación?
Entonces Ana, apartando la cortina, entró en la habitación, y los hombres
vieron, por su palidez y temblorosos labios, que lo había oído todo. Llevaba una
bandeja de plata con carne en la mano, la dejó en la mesa y pasó la mirada de Hilel
a su marido, y después a su hijo.
-¿No hay nada que podamos hacer? -preguntó.
-Hice lo que pude -dijo Milo-. Simulando perseguir a los rebeldes los
dispersé, y los animé a la desbandada y la huida. Algunos me miraron al rostro, y,
obedeciendo, huyeron. -Pero, ¿ahora ... ?-empezó Aula.
Milo alzó las manos y las dejó caer sobre sus desnudas rodillas, un gesto
muy judío y elocuente.
Aula se volvió a Hilel: -Chebua ben Abraham era el padre de tu querida
esposa Débora, y su nieto va a casarse con tu hija. Tiene poderosa influencia sobre
Poncio Pilato.
-¡Chebua ben Abraham! -exclamó Hilel con voz cargada de desprecio, como una
maldición-. ¿Cuándo ha intercedido por su pueblo? ¿Pondría en peligro su seguridad y


Documentos relacionados


Documento PDF pdf
Documento PDF lestat el vampiro anne rice
Documento PDF cuarta de la libertad
Documento PDF los juegos del hambre
Documento PDF pdf 1 1
Documento PDF un rostro que sol a conocer


Palabras claves relacionadas