Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



Edward De Bono 6 Sombreros Para Pensar .pdf



Nombre del archivo original: Edward De Bono - 6 Sombreros Para Pensar.pdf
Título: vuong, England, 1986
Autor: Miguel Angel Serradet Socorro

Este documento en formato PDF 1.5 fue generado por Microsoft® Office Word 2007, y fue enviado en caja-pdf.es el 25/05/2013 a las 23:35, desde la dirección IP 189.203.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 6609 veces.
Tamaño del archivo: 563 KB (97 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


EDWARD DE BONO

SEIS
SOMBREROS
PARA
PENSAR

Granica
Ediciones

Edición Original:
Viking, England, 1986
Titulo Original:
Six Thinking Hat
Traducción:
Marcela Pandolfo
Diseño de Tapa:
A.R.

1985 Mica Management Resources Inc.
1988 Ediciones Juan Granica S.A.
Bertran 107, 08023 Barcelona, España
TE: 211-2112
Producido para ediciones Juan Granica S.A.
Por ADELPHI S.A., Tte. Gral. J. D. Perón 2093
Buenos Aires, Argentina.
TE: 953-4849
2da Reimpresión
ISBN: 950-641-061-5
Queda hecho el depósito que marca la ley 723
Impreso en Argentina – Printed in Argentina

PREFACIO
CAPITULO 1. "ACTUAR COMO SI". SI ACTÚAS COMO UN PENSADOR TE CONVERTIRÁS EN
UNO
CAPITULO 2. PONIÉNDOSE UN SOMBRERO. UN PROCESO MUY DELIBERADO
CAPÍTULO 3. INTENCIÓN Y DESEMPEÑO
CAPITULO 4. REPRESENTAR UN PAPEL. UNAS VACACIONES DEL EGO
CAPITULO 5. LA MELANCOLÍA Y OTROS FLUIDOS
CAPITULO 6. EL PROPÓSITO DEL PENSAR CON SEIS SOMBREROS
CAPITULO 7. SEIS SOMBREROS, SEIS COLORES
CAPÍTULO 8. EL SOMBRERO BLANCO. HECHOS Y CIFRAS
CAPITULO 9. PENSAMIENTO DE SOMBRERO BLANCO. ¿DE QUE HECHO ME HABLA?
CAPITULO 10. PENSAMIENTO DE SOMBRERO BLANCO. INFORMACIÓN DE ESTILO
JAPONES
CAPITULO 11. PENSAMIENTO DE SOMBRERO BLANCO. HECHOS, VERDAD Y FILÓSOFOS
CAPITULO 12. PENSAMIENTO DE SOMBRERO BLANCO. ¿QUIEN SE PONE EL SOMBRERO?
CAPITULO 13. RESUMEN DEL PENSAMIENTO DE SOMBRERO BLANCO
CAPITULO 14.. EL SOMBRERO ROJO. EMOCIONES Y SENTIMIENTOS
CAPITULO 15. PENSAMIENTO DE SOMBRERO ROJO. EL LUGAR DE LAS EMOCIONES EN
EL PENSAMIENTO
CAPITULO 16. PENSAMIENTO DE SOMBRERO ROJO. INTUICIÓN Y PRESENTIMIENTOS
CAPITULO 17. PENSAMIENTO DE SOMBRERO ROJO. MOMENTO A MOMENTO
CAPITULO 18. PENSAMIENTO DE SOMBRERO ROJO. EL USO DE LAS EMOCIONES
CAPITULO 19. PENSAMIENTO DE SOMBRERO ROJO. EL LENGUAJE DE LAS EMOCIONES
CAPITULO 20. RESUMEN DEL PENSAMIENTO DE SOMBRERO ROJO
CAPITULO 21. EL SOMBRERO NEGRO. LO QUE TIENE DE MALO
CAPITULO 22. PENSAMIENTO DE SOMBRERO NEGRO. SUSTANCIA Y MÉTODO
CAPITULO 23. PENSAMIENTO DE SOMBRERO NEGRO. LA SUSTANCIA DEL PASADO Y
DEL FUTURO
CAPITULO 24. PENSAMIENTO SOMBRERO NEGRO. COMPLACENCIA NEGATIVA
CAPITULO 25. PENSAMIENTO DE SOMBRERO NEGRO. ¿PRIMERO LO NEGATIVO O LO
POSITIVO
CAPITULO 26. RESUMEN DEL PENSAMIENTO DE SOMBRERO NEGRO
CAPITULO 27. EL SOMBRERO AMARILLO. ESPECULATIVO-POSITIVO
CAPITULO 28. PENSAMIENTO DE SOMBRERO AMARILLO. LA VARIEDAD DE LO POSITIVO
CAPITULO 29. PENSAMIENTO DE SOMBRERO AMARILLO. RAZONES Y RESPALDO
LÓGICO
CAPITULO 30. PENSAMIENTO DE SOMBRERO AMARILLO. PENSAMIENTO CONSTRUCTIVO

CAPITULO 31. PENSAMIENTO DE SOMBRERO AMARILLO. ESPECULACIÓN
CAPITULO 32. PENSAMIENTO DE SOMBRERO AMARILLO. LA RELACIÓN CON LA
CREATIVIDAD
CAPITULO 33. RESUMEN DEL PENSAMIENTO DE SOMBRERO AMARILLO
CAPITULO 34. PENSAMIENTO DE SOMBRERO VERDE. PENSAMIENTO CREATIVO Y
LATERAL
CAPITULO 35. PENSAMIENTO DE SOMBRERO VERDE. PENSAMIENTO LATERAL
CAPITULO 36. PENSAMIENTO DE SOMBRERO VERDE. MOVIMIENTO EN LUGAR DE JUICIO
CAPITULO 37. PENSAMIENTO DE SOMBRERO VERDE. LA NECESIDAD DE PROVOCAR
CAPITULO 38. PENSAMIENTO DE SOMBRERO VERDE. ALTERNATIVAS
CAPITULO 39. PENSAMIENTO DE SOMBRERO VERDE. PERSONALIDAD Y HABILIDAD
CAPÍTULO 40. PENSAMIENTO DE SOMBRERO VERDE. ¿QUE SUCEDE A LAS IDEAS?
CAPITULO 41. RESUMEN DEL PENSAMIENTO DE SOMBRERO VERDE
CAPITULO 42. EL SOMBRERO AZUL. CONTROL DEL PENSAMIENTO
CAPITULO 43. PENSAMIENTO DE SOMBRERO AZUL. EL FOCO.
CAPITULO 44. PENSAMIENTO DE SOMBRERO AZUL. DISEÑO DE PROGRAMAS
CAPITULO 45. PENSAMIENTO DE SOMBRERO AZUL. SÍNTESIS Y CONCLUSIONES
CAPITULO 46. PENSAMIENTO DE SOMBRERO AZUL. CONTROL Y SEGUIMIENTO
CAPITULO 47. RESUMEN DEL PENSAMIENTO DE SOMBRERO AZUL
CONCLUSIÓN
RESÚMENES
EL MÉTODO DE LOS SEIS SOMBREROS PARA PENSAR
RESUMEN DEL PENSAMIENTO DE SOMBRERO BLANCO
RESUMEN DE PENSAMIENTO DE SOMBRERO ROJO
RESUMEN DE PENSAMIENTO DE SOMBRERO NEGRO
RESUMEN DE PENSAMIENTO DE SOMBRERO AMARILLO
RESUMEN DE PENSAMIENTO DE SOMBRERO VERDE
RESUMEN DE PENSAMIENTO DE SOMBRERO AZUL
EDWARD DE BONO

PREFACIO
¿Es realmente posible cambiar la eficacia, del pensamiento?
En enero de 1985, la revista Time consagró "Hombre del Año" a quien fue el responsable
último del éxito rotundo de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles: Peter Ueberroth.
Generalmente en estos Juegos se pierden cientos de millones de dólares. A pesar de que
la ciudad de Los Ángeles se había opuesto a gastar fondos municipales en los juegos, las
Olimpiadas de 1984 dieron un excedente de 250 millones de dólares. El extraordinario
éxito se debió fundamentalmente a nuevos conceptos y nuevas ideas, implementados con
liderazgo y eficacia.
¿Qué clase de pensamiento generó estos nuevos conceptos?
Peter Ueberroth, en una entrevista concedida al Washington Post el 30 de septiembre de
1984 explica de qué modo utilizo el pensamiento lateral para general nuevos conceptos.
El pensamiento lateral es una técnica que desarrollé hace muchos años. He escrito
muchos libros al respecto. Peter Ueberroth había asistido a una charla de una hora que di
en la Organización de Jóvenes Presidentes, nueve años antes.
Hay muchos otros ejemplos del modo como una técnica deliberada tiene gran efecto. Mi
tarea consiste en inventar las técnicas y presentarlas. Luego corresponde a individuos,
como por ejemplo Mr. Ueberroth. Elegirlas y ponerlas en práctica.
El pensamiento es el recurso máximo del ser humano. Sin embargo, nunca estamos
satisfechos con nuestra capacidad más importante. No importa cuan buenos seamos,
siempre querríamos ser mejores. Generalmente, los únicos que están satisfechos con su
capacidad de pensamiento son aquellos pobres pensadores que creen que el objetivo de
pensar es probar que tienen razón — para su propia satisfacción. Sólo si tenemos una
visión limitada de lo que puede el pensamiento, nos puede complacer nuestra perfección
en este terreno, pero no de otro modo.
La dificultad principal para el pensamiento es la confusión. Intentamos hacer demasiado al
mismo tiempo. Las emociones, la información, la lógica, la esperanza y la creatividad nos
agobian. Es como hacer malabarismo con demasiadas pelotas.
En este libro presento un concepto muy simple que permite al pensador hacer una cosa
por vez. Permite separar la lógica de la emoción, la creatividad de la información y así
sucesivamente. Este es el concepto de los seis sombreros para pensar. Ponerse uno
implica definir un cierto tipo de pensamiento. Aquí describiré la naturaleza y el aporte de
cada uno.
Los seis "sombreros para pensar" nos permiten conducir nuestro pensamiento, tal como
un director podría dirigir su orquesta. Podemos manifestar lo que queremos. De modo
semejante, en cualquier reunión es muy útil hacer desviar a la gente de su rol habitual, y
llevarla a pensar de un modo distinto sobre el tema del caso.
La absoluta conveniencia de los seis sombreros para pensar constituye el valor principal

de este concepto.
E.B.

CAPITULO 1

"Actuar como si"
SI ACTÚAS COMO UN PENSADOR TE CONVERTIRÁS EN UNO
Creo que uno de los dos originales de El Pensador de Rodin está en Buenos Aires, en la
plaza frente al palacio legislativo. Por lo menos eso me dijo la guía mientras me señalaba
este ocupado pensador tallado en bronce perdurable.
En tanto "hecho", esto bien puede ser erróneo en varios aspecto. Puede no ser un
original. Puede no haber habido dos origínales. La guía pudo haberse equivocado. Puede
no estar en la plaza frente al palacio legislativo. Podría fallarnos la memoria. Por lo tanto,
¿por qué debería exponer algo que no ha sido verificado de un modo absoluto como un
hecho? Hay muchas razones.
Una, que más adelante en este libro me referiré de modo específico al uso de los hechos.
Otra irritar a los que creen que los hechos son más importantes que su uso. En tercer
lugar, que quiero que el lector visualice aquella famosa figura pensadora, donde quiera
que esté la misma. La razón verdadera, que este libro fue escrito en un avión, durante un
viaje de Londres a Kuala Lumpur, Malasia. Como quiera que haya sido use la palabra
creo que indica que mi estado es mas de opinión que de afirmación dogmática de un
hecho. A menudo necesitamos indicar el modo corno se está exponiendo algo. Sobre esto
trata este libro.
Si quieres imaginar la tan usada — excesivamente usada— imagen de El Pensador de
Rodin, quiero que imagines esa postura de la mano en la barbilla, que supuestamente
adopta cualquier pensador que no sea frívolo. Creo, por cierto, que el pensador debería
ser activo y enérgico más que apesadumbrado y solemne. Pero, por este momento, la
imagen tradicional es útil.
Adopta esa postura — en forma física, no mental— y te convertirás en un pensador. ¿Por
qué? Porque si "actúas como si" fueras un pensador, te convertirás en uno.
Los tibetanos rezan haciendo girar unos molinillos sobre los que están grabadas las
oraciones. Los molinillos giratorios hacen subir las oraciones en espiral hacia el espacio
divino. En la práctica, si se encuentran debidamente en equilibrio, un ayudante puede
mantener girando una docena de molinillos de oración como en el acto circense en que
giran platos equilibrados en la punta de largos palos. Es posible que el tibetano piense en
la lista de ropa para lavar mientras hace girar la rueda. Importa la intención de rezar y no
tanto las vibraciones emocionales o espirituales que muchos cristianos se exigen a sí
mismos. Existe otro punto de vista cristiano mucho más próximo al tibetano: efectuar los
movimientos propios de la oración aunque no se esté emocionalmente comprometido. Las

emociones coincidirán con los movimientos a su debido tiempo. Eso es precisamente, lo
que quiero decir cuando te pido que “actúes como si fueras un pensador Adopta la
postura de un pensador. Hazlos movimientos. Ten la intención y manifiéstatela a ti mismo
y a quienes te rodean. Muy pronto tu cerebro desempeñara el rol que estás "actuando". Si
finges ser un pensador, muy pronto, en efecto, te convertirás en uno. Este libro expone los
diferentes roles para que "actúes como si".

Capitulo 2

Poniéndose un sombrero
UN PROCESO MUY DELIBERADO
El rasgo más llamativo de cualquier fotografía tomada hace más de cuarenta años es que
todos llevan sombrero. Las fotografías de los periódicos de las películas de época
muestran esta gran preponderancia de los sombreros.
Actualmente un sombrero es algo raro, especialmente entre los hombres. Los sombreros
tienden a definir un rol. Se usa sombrero como parte de un uniforme, algo que de por sí
define un rol
Se puede decir que un esposo autoritario que da órdenes a su familia lleva puesto el
“sombrero de director escuela" o el "sombrero de ejecutivo". Una mujer de negocios
podrá distinguir los dos roles que desempeña diciéndole a su audiencia cuál sombrero se
ha puesto "el sombrero de ejecutivo" o "el sombrero de ama casa". Mrs, Thatcher, la
Primer Ministro de Inglaterra; en ciertas ocasiones manifiesta que el manejo del gobierno
obliga a la practica, la prudencia y frugalidad de un ama de casa.
También existe la idea de un sombrero para pensar.
...Tendré que ponerme el sombrero para pensar y considerar su nueva propuesta. No
estoy seguro de querer vender el edificio.
...Póngase el sombrero para pensar y llámeme por teléfono mañana.
...Esta es una empresa arriesgada. Tendremos que ponemos los sombreros para pensar
y ver cómo podremos salir de este atolladero.
Siempre me imaginé el sombrero para pensar como una especie de gorro de dormir flojo y
con una borla colgante. Casi como un bonete para los tontos, pero sin la firme arrogancia
que es el único signo real de la tontería.
La gente se ofrece para ponerse sus propios sombreros para pensar o pide a otros que lo
hagan.
El ponerse un sombrero de un modo deliberado es algo muy preciso.
Antiguamente, el que la niñera se pusiera sombrero constituía señal cierta de que ella —y
los niños— iban a salir. No había posibilidad de contradicción. La señal era definitiva.
Cuando un policía se pone su sombrero está señalando claramente su deber y su

actividad. Un soldado sin gorra nunca aparenta la misma seriedad ni inspira el mismo
respeto que con la gorra puesta.
Es una lástima que no exista un auténtico sombrero para pensar que se pueda adquirir en
las tiendas. En Alemania y en Dinamarca existe un sombrero para estudiante que es una
especie de gorro de sabio. Pero la erudición y el pensamiento raramente coinciden. Los
eruditos suelen estar muy ocupados aprendiendo sobre el pensamiento de otros como
para pensar por sí mismos.
Considere la utilidad de un verdadero sombrero para pensar.
...No me moleste. ¿No ve que estoy pensando?
...Voy a interrumpir esta discusión para que todos nos podamos poner los sombreros para
pensar y dedicarnos a este tema.
...Quisiera qué pensara sobre esto en este preciso momento. Me agradaría que se
pusiera su sombrero para pensar.
.
...Quisiera que siguiera pensando en este plan. Póngase otra vez en la cabeza el
sombrero para pensar.
...Ud. me paga por pensar. Por lo tanto, aquí estoy sentado, pensando. Cuanto mejor me
pague mejor pensaré.
...¿Qué le parece si pensamos intensamente esta cuestión? Hasta ahora, usted sólo me
dio repuestas impulsivas. Póngase el sombrero para pensar.
...Pensar no es una excusa para no hacer, sino un modo de hacer las cosas mejor. Así
que manos a la obra.
Esta imagen mental de alguien que usa un verdadero sombrero para pensar podría servir
para evocar el estado mental tranquilo y despreocupado necesario para que cualquier
pensamiento implique algo más que "meras reacciones frente a una situación.
Probablemente, los pensadores concienzudos pueden dedicar cinco minutos diarios al
uso intensivo del sombrero para pensar. Todo depende de si usted considera que le
pagan para pensar o para seguir el pensamiento de otros.
Quiero concentrarme en el tema del pensamiento deliberado. Tal es el despropósito del
sombrero para pensar. Uno se lo pone de un modo deliberado.
Existe el tipo de pensamiento del caminar -hablar-respirar, que ponemos en práctica todo
el tiempo. Contestamos el teléfono. Cruzamos la calle. Entramos y salimos de las rutinas.
No necesitamos ser conscientes de cuál pierna sigue a la otra cuando caminamos, o de
cómo respirar. Hay un apoyo permanente en este tipo de pensamiento automático. Pero
existe también una clase diferente de pensamiento que es mucho más deliberado y exige
mayor concentración. El pensamiento automático sirve para encarar rutinas; el
pensamiento deliberado, para hacer las cosas mejor, no sólo para encararlas y resolverlas
al paso. Todos podemos correr, pero un atleta corre de modo deliberado y se entrena
para esto.
No hay modo fácil para que nos señalemos que queremos salir del modo rutinario de
pensar e ingresar al tipo de pensamiento deliberado. Así pues la expresión "sombrero
para pensar" resulta una precisa señal que nos podemos dar y dar a los demás.
Comparemos estos dos tipos de pensamiento: el rutinario y el deliberado.

Cuando conduces un automóvil debes elegir la ruta, seguirla y mantenerte fuera del
camino de los demás automóviles. Gran parte de la actividad que se va dando de un
momento a otro depende del momento anterior y del posterior. Buscas señales y
reaccionas. Esto es pensamiento reactivo. Así pues, el tipo de pensamiento del caminarhablar-respirar es muy semejante a conducir en una ruta. Lees las señales de tránsito y
tomas decisiones. Pero no trazas el mapa.
El otro tipo de pensamiento está relacionado con el trazado de mapas. Investigas el tema
y trazas el mapa. Lo trazas desde una posición objetiva y neutral. Para hacer esto debes
mirar de un modo amplio, general. Lo cual es muy diferente del mero reaccionar a las
señales de tránsito a medida que van apareciendo.
Este contraste se manifiesta en el ejemplo siguiente:
Imagina que intentas ganar una discusión. Presentas tu caso y expones todos los puntos
que lo favorecen. Escuchas a tu oponente sólo para atacarlo y dejar en evidencia sus
puntos débiles. Estás constantemente atacando o defendiendo. Cada una de la partes
reacciona frente a la otra.
Compara esto con el modo de trazar un mapa.
Yo conduje en las escuelas un programa para enseñar a pensar. Se llama TIC (Tarea de
Investigación Cognitiva). Actualmente lo utilizan varios millones de escolares de diferentes
países. La primera lección se llama PMI En lugar de sólo reaccionar ante una
determinada situación, el joven traza un mapa simple. Para hacerlo, contempla primero la
dirección "Plus" (positivo) y anota lo que observa. El joven dirige después su atención
hacia la dirección “Minus” (negativo) y finalmente hacia la dirección "Interesting”
(interesante) (para todas las cosas que vale la pena anotar pero no encajan ni en "Plus" ni
en "Minus"). El mapa está trazado. El pensador elige su ruta.
Una jovencita lo expresó con toda claridad. Dijo: "Yo creía que hacer un PMI era tonto y
artificial, ya que yo sabía lo que pensaba. Pero cuando terminé el PMI descubrí que lo que
yo misma había anotado me había hecho cambiar de opinión."
Se trata de dirigir la atención y dé tener un modo de hacerlo.
En Sydney, Australia, una clase de treinta jovencitos votó a favor de que se les dieran
cinco dólares por semana para ir a la escuela. Después de hacer el PIM, y sin que la
maestra sugiriera nada distinto, veintinueve cambiaron de opinión y decidieron que la idea
no era buena.
Un empresario que durante meses había estado discutiendo con una importante empresa
petrolera, pidió a todos que hicieran un PMI en la próxima reunión. Me contó que el
problema se solucionó en veinte minutos. Una vez trazado el "mapa", se pudo elegir un
camino.
Una mujer que hacía dos años estaba planeando mudarse de California a Arizona hizo un
PMI con sus dos hijos. Al finalizar este breve ejercicio, se canceló la mudanza.
Uno de los inventores más grandes del mundo. Paúl MacCready, se vio envuelto en un
problema burocrático. Su hijo le sugirió que hiciera el PMI y de esto resultó la solución
El tipo de pensar que traza mapas requiere cierto distanciamiento. No así el tipo
automático de pensamiento (caminar-hablar-respirar). En realidad, este tipo de
pensamiento reactivo sólo puede funcionar cuando hay algo ante qué reaccionar. Por esto

la noción de que el pensamiento crítico es la forma más completa de pensamiento puede
resultar muy peligrosa. Hay una tonta creencia, basada en una defectuosa interpretación
de los grandes pensadores griegos, que sostiene que el pensamiento, se basa en el
dialogo y en la argumentación dialéctica. Esta creencia ha hecho mucho daño al
pensamiento occidental.
La costumbre occidental de la argumentación y la dialéctica es defectuosa; excluye lo
creativo y lo generativo. El pensamiento crítico vale para reaccionar ante lo que se pone
enfrente pero no hace nada para producir propuestas.
Los escolares se preocupan mucho de reaccionar frente a lo que se le presenta: material
bibliográfico, comentarios de los maestros, series de TV, etc. Pero tan pronto como el
joven termina la escuela, deberá hacer mucho más que sólo reaccionar. Necesita
iniciativa, planes y acción. Y no obtendrá esto a partir del pensamiento reactivo.
He acuñado el término operabilidad para referirme a este "pensar actuante". Es la
habilidad para hacer —y el pensamiento que implica. La palabra operabilidad debe ser
paralela a "literabilidad" (la capacidad para leer y escribir) y a "numerábilidad" (la
capacidad para usar números); estoy firmemente convencido de que la operabilidad
debería ser un ingrediente básico de la educación, en un pie de igualdad con la capacidad
para leer, escribir y usar los números. En efecto las lecciones TIC de pensamiento se
ocupan de la operabilidad: establecimiento de objetivos, evaluación de prioridades
generación de alternativas, etc.
Si no sólo buscamos reaccionar frente a lo que se nos presenta, necesitamos poseer un
modo de dirigir la atención. El PMI es una de las formas de hacerlo. En este libro
enfocamos otro modo.
Cuando se imprime un mapa a todo color, los colores están separados. Primero se pone
un color en el papel. Luego se imprime encima otro color. Luego el siguiente y el siguiente
hasta que un mapa completo queda a la vista. :En este libro, los seis sombreros para pensar corresponden a los diferentes colores que
se usan para imprimir un mapa. Este es el método que intentaré usar para dirigir la
atención. No sólo se trata, por lo tanto, de ponerse un sombrero para pensar, sino
también de escoger de qué color será el sombrero que se va a utilizar.

CAPÍTULO 3

Intención y desempeño
Quiero volver a marcar la diferencia entre intención y desempeño porque mucha gente
tiene una opinión errónea al respecto
Ya he dicho que sí "actúas como si"; fueras un pensador —por ejemplo, adoptando un
modo de pensar- finalmente te convertirás en uno. Tu pensamiento seguirá a tus
movimientos. Tu "actuar como si” se volverá real.
Parece que sostengo que sí tienes la intención de convertirte en pensador, tu desempeño

será efectivamente el de pensador
Muchos se van a apresurar a señalar que esto es absurdo. Me permito, por lo tanto,
señalarlo yo mismo. Si tienes la intención de convertirte en levantador de pesas, ¿basta
esta intención; para que levantes pesas? Si tienes la intención de convertirte en
ajedrecista ¿Hará esto que muevas las piezas del tablero como un experto? La respuesta
es no porque en estos casos estamos buscando un desempeño excepcional
En cambio, si tienes la intención de convertirte en cocinero, y efectúas los movimientos
propios de esa actividad, te convertirás en un cocinero tolerable. No te convertirás en un
maitre a menos que tengas el talento necesario, pero con seguridad serás un cocinero
mucho mejor que cualquiera que no haya tenido la intención ni efectuado los
movimientos.
Advierte, por favor, que la intención no es suficiente. Debes efectuar los movimientos. No
basta que un tibetano tenga sólo la intención de orar: debe hacer girar el molinillo de
oración.
No basta, por cierto que el pensador o la pensadora se consideren pensadores. Esto es
casi exactamente lo opuesto a lo que estoy diciendo.
Si ya te consideras un pensador, probablemente no hagas nada más al respecto — si
estás satisfecho con tu supuesta habilidad.
Una vez le pedí a un grupo de americanos muy bien educados (egresados de la escuela
secundaria) que se calificaran, del uno al diez conforme a su habilidad para pensar. Me
asombró el resultado: la calificación promedio fue ocho sobre diez. En otras palabras, sus
expectativas respecto a lo que puede hacer el pensamiento eran tan limitadas que cada
uno consideraba que su pensamiento era de lo mejor posible. Siendo benévolo, puedo
suponer que gran parte de la audiencia comprendió mal la pregunta. Sabían que siempre
habían estado dentro del diez por ciento de los mejores en la escuela y en la universidad,
por lo que el ocho era un modesto reconocimiento de sus desempeños, Por supuesto yo
estaba buscando una clasificación absoluta. Sin embargo, la gente es admirablemente
tolerante con su pensamiento; no concibe de qué modo podría mejorarlo.
Por ser tan poco habitual, la intención de convertirse en pensador es muy importante. No
recuerdo haber conocido nunca a nadie que realmente quisiera serlo. Lo cual no debiera
sorprender a nadie en vista de lo que vengo diciendo. Por otra parte, el deseo de
convertirse en pensador implica que aún no se lo es. El humor, el sexo el pensamiento
son actividades en las que todos se saben competentes.
Cuando el Dr.; Luis Alberto Machado pidió que lo nombraran Ministro de Desarrollo de la
Inteligencia en el gobierno venezolano, estallaron carcajadas a su alrededor. Pero insistió
y eventualmente se entrenó a 106.000 maestros en el uso de las lecciones TIC. Por ley,
todo alumno en Venezuela debe pasar dos horas por semana desarrollando específicas
habilidades para pensar. Hay lecciones que se llaman "pensar". Los alumnos lo saben, y
los maestros, los educadores y los padres.
Son importantes las capacidades reales que adquieren los alumnos. Pero mucho más
importante es la idea de desarrollar habilidades para pensar. La imagen que
generalmente tiene un joven de sí mismo en la escuela es la siguiente: es "inteligente" o
"no inteligente" según cómo se las arregla en la escuela y agrada a la maestra. Este
concepto de inteligencia es un concepto de valor. Escomo ser bajo o alto, hermoso o feo.

No se puede hacer mucho al respecto.
Ser un pensador implica una autoimagen totalmente distinta. Es una habilidad operativa.
Se puede hacer bastante al respecto. Se puede mejorar en el pensar del mismo modo
que en el fútbol o en la cocina. Los jóvenes venezolanos saben que pueden empezar a
pensar sobre algo en particular y saben que se les ocurrirán algunas ideas. Para esto
utilizan los marcos de referencia TIC.
La adopción de los "sombreros para pensar" que describo en este libro es un modo de
reforzar la intención de ser un pensador,
Ser un pensador no implica tener la razón constantemente. En realidad, quien siempre
cree tener la razón es muy posible que sea un pobre pensador (arrogante, sin interés por
la investigación. incapaz ver otras alternativas, etc.). Ser un pensador no implica ser
inteligente. Tampoco implica que pueda resolver todos los ingeniosos problemas que la
gente me presenta esperando que yo los resuelva siempre. Ser un pensador implica
querer conscientemente serlo esto es mucho más simple que ser un golfista, un tenista o
un músico. Por de pronto, no se necesita tanto equipo.
Por lo tanto, la intención es el primer paso. Es fácil y difícil al mismo tiempo. Bastante
parecido a los hábitos Zen sobre los que es fácil escribir pero no tan fácil realizar. Por esta
razón hacen falta ciertas estructuras tangibles— los seis sombreros para pensar.
Ahora sí que podemos observar el aspecto del desempeño. ¿El ceño fruncido y la mano
en la barbilla marcan una verdadera diferencia? La respuesta es afirmativa si la postura
es deliberada, y negativa si es natural. Lo sorprendente es que a fisiológico podría
realmente funcionar. Hay pruebas de que si uno sonríe. La sonrisa contagia toda la
fisiología y uno se vuelve mas contento y menos propenso á enlutarse. La gente
reacciona a la sonrisa artificial de las modelos publicitarias como si sus sonrisas fueran
verdaderas. Los signos se vuelven realidad. A la máscara sigue la sustancia.
En un nivel más elemental, si intentas escuchar a otra persona, de algún modo pasarás
más tiempo escuchando —y tu pensar mejorará. Si frunces el ceño conscientemente para
pensar, no podrás tomar ninguna decisión hasta tanto lo desarrugues. Y de este modo la
decisión que tomes será mejor que una improvisada sobre la marcha. Los jóvenes
violentos á quienes 'se enseñó a pensar se volvieron menos violentos porque ya no
debían recurrir de inmediato a un violento clisé reactivo.
Los seis "sombreros para pensar" ofrecen una forma de traducir la intención en
desempeño efectivo.

CAPITULO 4

Representar un papel
UNAS VACACIONES DEL EGO

A la gente no le importa "hacer el loco" con tal de que quede claro que está
desempeñando un papel Incluso se jacta de su buena actuación y de hacer el loco hasta
verdaderos extremos. Esto se convierte entonces en una medida de éxito y perfección. El
papel representado es lo principal y ahora el ego es el director de escena.
Uno de los problemas del budismo Zen es que cuanto más firmemente trata el ego de "no
estar ahí", más presente se vuelve en su "intento". Hay un estilo de actor que pierde la
identidad de su ego y asume el del papel (actuación del método). Otro estilo de actor
dirige su propia actuación. Ambos son buenos actores. Ambos se están tomando
vacaciones de ego. Uno se las toma en el exterior y el otro en su casa.
El jugara ser otra persona permite que el ego trascienda la imagen restrictiva que
normalmente tiene de sí mismo. Los actores suelen ser muy tímidos en la vida cotidiana
pero un rol da libertad. Nos puede resultar difícil vernos como tontos equivocados o
burlados pero si se nos da un rol bien definido podemos representarlo, disfrutar de
nuestra capacidad de actuar y no dañarnos el ego. Da prestigio ser considerado un buen
actor.
El ego corre riesgo si no lo protege un rol formal. Por esta razón, la gente habitualmente
negativa asume el papel de abogado del diablo cuando quiere ser negativa. Esto significa
suponer que habitualmente no son negativos, pero que es útil que alguien desempeñe
este papel y que se proponen representarlo bien. El rol tradicional del abogado del diablo
es muy parecido al sombrero negro para pensar que describiré más adelante. Pero en
lugar de sólo un rol pensante habrá seis, cada uno definido por un diferente sombrero
para pensar.
Representar el papel de un pensador en el sentido amplio de la palabra es un paso
valioso en camino a convertirse en un pensador. Pero podemos avanzar aún más si
descomponemos este amplio rol en partes más específicas. Estas se vuelven partes de
personajes, tal como los de una buena pantomima, un buen melodrama de TV o una
tradicional película del oeste. O puede ser que se conviertan en una forma muy pura de
teatro kabuki japonés, donde los roles están sumamente estilizados.
Todo el mundo puede reconocer a la bruja en una pantomima. Parlotea, es maliciosa,
disfruta cuando la silban y la abuchean los espectadores. Este es su papel y lo representa
al máximo. También está el noble príncipe que representa las fuerzas del bien. La dama
representa la simple humanidad. Tradicionalmente una joven representa al príncipe y un
hombre a la dama. Esto tiene mucho sentido si se considera que el propósito de los
papeles de la pantomima es alejarse lo mas posible de la realidad para ilustrar ideas Los
roles de la vida real sólo se ilustrarían a sí mismos. Se inventó los papeles de la
pantomima para representar grandes fuerzas que se vuelven humanas para
entretenimiento nuestro. Por lo tanto, el rol será tanto más reconocible como tal cuanto
más deliberado y artificial sea. Este es el secreto del éxito de los melodramas de la TV
americana; por esto en "Dallas", JR resulta adorable.
El rol amplio del sombrero para pensar se descompone en seis diferentes roles de
personajes, representados por seis sombreros para pensar de distintos colores.
Eliges qué sombrero para pensar adoptas en un momento determinado. Te pones ese
sombrero y representas el papel que define- ese sombrero. Te observas desempeñando
ese rol. Lo representarás lo mejor que puedas. Tu ego queda así protegido por el rol. Tu
ego se compromete a representarlo bien.

Cuando te cambias de sombrero para pensar tienes que cambiar de roles. Cada uno debe
ser distinto. Tanto como la bruja y el príncipe de la pantomima. Te conviertes en un
montón de pensadores diferentes, —todos con la misma cabeza.
Todo esto forma parte del tipo de pensamiento constructor de mapas. Como he dicho,
cada sombrero de color representa un color distinto que puede utilizarse en la impresión
de un mapa. Finalmente los colores se fusionan para dar el mapa completo.
En las páginas que siguen se describe cada uno de los seis sombreros para pensar.
Pretenden ser tan distintos uno de otro como sea posible. Es así como se los debe usar.
El sombrero rojo es totalmente distinto del sombrero blanco. El amarillo contrasta
claramente con el negro. El rol del sombrero azul es distinto del rol del verde.
No es lo mismo representar una comedia que una tragedia. Si tienes puesto el disfraz de
payaso, representa al payaso. Cuando lleves el sombrero del villano, haz de villano.
Enorgullécete de actuar los diversos roles.
El pensamiento comienza ahora a fluir de los papeles representados y no de tu ego. De
este modo se trazan los mapas. Así, finalmente, el ego puede elegir la ruta que prefiera.

CAPITULO 5

La melancolía y otros fluidos
Este capítulo está destinado a los que todavía no se convencen. A los que continúan
creyendo que la noción de seis "sombreros para pensar" es un juego frívolo y sin sentido
que nada puede agregar a nuestra habilidad para pensar. Estas personas deberían leer
este capítulo. Los otros pueden ignorarlo si así lo desean.
Quizá Ios griegos acertaban con su creencia en que los diferentes fluidos del cuerpo
afectaban sus estados de ánimo Si estabas triste y melancólico, se debía a que una "bilis
negra" te recorría todo el cuerpo. De hecho la palabra melancolía significa justamente
esto: "bilis negra". Así pues los fluidos o "humores" que te invadían el cuerpo
determinaban tu estado anímico. Esos fluidos te afectaban el ánimo y éste, a su vez, te
afectaba el pensamiento.
Mucha gente deprimida ha observado que lo que es capaz de pensar mientras le dura la
depresión es completamente distinto de los pensamientos que piensa cuando está de
buen humor.
Hoy sabemos mucho sobre el cerebro y podemos explicar mejor el tema de los fluidos
griegos. Sabemos que el equilibrio de los productos químicos (neuro-transmisores) que
actúan sobre el hipotálamo puede afectar intensamente el comportamiento. Sabemos
sobre las endomorfinas, similares a la morfina, liberadas en el cerebro. También sabemos
que complejos neuro-péptidos que libera la glándula pituitaria pueden viajar por todos los
lugares del cerebro y separarse en productos químicos específicos que afectan diferentes
partes del cerebro. Sospechamos que de este modo se produce la fiebre primaveral de
los animales (el cambio de equilibrio de luz y oscuridad hace que la glándula pituitaria

libere productos químicos que activan el interés sexual). Con el tiempo es posible que
comprendamos cómo los productos químicos en el cerebro —y posiblemente en el
torrente sanguíneo en general— afectan de modo intenso el humor y el pensamiento.
También se ha demostrado con precisión que los procesos normales de condicionamiento
pueden alterar respuestas fisiológicas, según lo mostró Pavlov. Se ha entrenado animales
para que les suba o les baje la presión sanguínea en respuesta a signos externos.
Posiblemente, con el tiempo, los seis distintos sombreros para pensar puedan adquirir el
status de señales condicionantes que disparen y pongan en acción un determinado
conjunto de productos químicos en el cerebro y que esto, a su vez, afecte nuestro pensar.
Podemos abordar este asunto desde un punto de vista completamente diverso y obtener
el mismo resultado.
Si consideramos que el cerebro es un sistema de información activo, observamos que su
comportamiento es del todo diferente del de los sistemas de información pasivos que se
utilizan en computadoras y en otras cosas (por ejemplo, en imprenta).
En El Mecanismo de la Mente describí, de modo preliminar, los sistemas activos. Este
libro fue editado en 1969, y los científicos en computación de quinta generación, que han
cambiado de opinión y aceptado que los sistemas activos autoorganizables son
esenciales, recién ahora lo están descubriendo.
Que un sistema es activó significa que la información se organiza por sí misma en
estructuras y pautas en lugar de quedarse pasivamente en una superficie a la espera de
que el procesador externo la organice.
Una bandeja contiene arena. Una bola de acero que cae en la superficie se queda en el
lugar donde cayó. Si arrojamos la bola a través de un cuadrado preciso de una rejilla
permanecerá directamente debajo del cuadrado. Este es un sistema pasivo de
información. La bola queda donde se la dejó.
Otra bandeja contiene una bolsa de goma látex flexible llena con un aceite muy viscoso.
La primera bola que se arroje en la superficie empieza a hundirse de un modo gradual
hasta el fondo, empujando la superficie de la bolsa de goma. Cuando la bola se queda
quieta, hay un contorno en la superficie, una especie de depresión al fondo de la cual
reposa la primera bola. Una segunda bola rueda por este declive hacia abajo y se sitúa
apoyada en la primera. La segunda bola es activa. No se queda donde se la puso, sino
que sigue la gradiente formada por la primera. De hecho, todas las bolas siguientes
rodarán hacia la primera y se formará un amontonamiento. Por lo tanto, aquí tenemos una
sencilla superficie activa que permite que la información entrante (las bolas) se organice
formando un amontonamiento.
Estos ejemplos son muy primitivos, pero sirven para ilustrar la gran diferencia que hay
entre los sistemas pasivos y los activos. Es una lástima que todo nuestro pensamiento se
haya basado en los sistemas pasivos, porque el mundo de los sistemas activos de
información es completamente distinto.
Es posible mostrar cómo las redes nerviosas se comportan como sistemas activos de
información que se organizan a si mismos. Esto es lo que empecé a hacer en El
Mecanismo de la Mente. Y, por cierto, el modo que propuse en ese libro ha sido simulado
ahora en computación y efectivamente funciona de acuerdo con lo predicho.

Quien permite que la información entrante se organice a sí misma en estructuras es la
naturaleza activa del sistema nervioso. Lo que da origen a la percepción es la formación y
el uso de tales estructuras. Si no fuera por la capacidad del cerebro para permitir que esta
información entrante se auto-organice en dichas estructuras, aun las cosas más simples,
como cruzar la calle, serían virtualmente imposibles.
Nuestros cerebros están diseñados para ser brillantemente no creativos. Están diseñados
para formar pautas estructuradas, fijas, y para luego utilizarlas en cuanta ocasión se
presente.
Pero los sistemas de auto-organización tienen una gran desventaja: están aprisionados
en la secuencia de su experiencia (la historia de los sucesos) Por esto será necesario
"equipar a las computadoras de quinta generación con humor emociones o la capacidad
de cometer errores. De otro modo nunca podrán pensar.
Las soluciones químicas alteran mucho los umbrales y sensibilidades de las unidades
nerviosas como consecuencia de un cambio en estos productos químicos se da la
estabilización de una estructura distinta. En cierto modo tenemos un cerebro diferente
para cada trasfondo químico diferente.
Esto surgiere que las emociones son parte esencial de nuestra capacidad de pensar y no
solo algo extra que nos confunde el pensamiento.
La gente que tiene dificultades para tomar decisiones debería meditar el hecho de que
distintos productos químicos del cerebro ya han tomado determinaciones que son
acertadas para cada caso particular. Por lo tanto las opciones son correctas – pero para
diferentes cerebros. De allí la indecisión.
La gente en momentos de pánico o furia tiende a comportarse de un modo primitivo. Una
posible causa es la siguiente el cerebro raramente se encuentra en estas especiales
condiciones químicas, y por lo tanto no ha tenido oportunidad de adquirir estructuras de
reacción compleja. Esto significaría que existe una muy buena razón para entrenar gente
bajo esas condiciones emocionales (como siempre han hecho los militares)
La importancia de los cambios de productos químicos en el cerebro es entonces evidente.
Esto surge, por una parte, del conocimiento cada vez mayor que vamos adquiriendo sobre
el comportamiento de nuestro cerebro por otra parte de las reflexiones teóricas sobre el
comportamiento de los sistemas de información activos con capacidad de auto
organización
¿Qué relación existe entre esto y los seis sombreros para pensar?
Ya dije antes que estos modos de pensar podían convertirse en hechos condicionantes
que podrían gatillar probablemente una alteración de los productos químicos del cerebro.
También es muy importante desentrañar los diferentes aspectos del pensamiento. Si
empezamos a pensar del modo normal, o bien tratamos de excluir las emociones (que de
todos modos siguen jugando, aunque en forma solapada un papel muy influyente en un
segundo plano) o bien avanzamos en zigzag entre razón o emoción. Si efectivamente hay
diferentes entornos químicos asociados con diferentes modos de pensar, entonces este
abigarrado tipo de pensamiento nunca da al cerebro la posibilidad de establecer una
conclusión determinada.

CAPITULO 6

El propósito del pensar con seis sombreros
El primer valor de los seis "sombreros para pensar" es el de la representación de un papel
definido. La principal restricción del pensamiento son las defensas del ego responsables
de la mayoría de los errores prácticos del pensar. Los sombreros nos permiten pensar y
decir cosas que de otro modo no podríamos pensar ni decir sin arriesgar el ego.
Disfrazamos de payasos nos autoriza a actuar como tales.
El segundo valor es el de dirigir la atención. Si pretendemos que nuestro pensamiento no
sólo sea reactivo, debemos hallar un modo de dirigir la atención a un aspecto después de
otro. Los seis sombreros son un medio para dirigir la atención a seis aspectos diferentes
de un asunto.
El tercer valor es el de la conveniencia. El simbolismo de los seis distintos sombreros
ofrece un modo conveniente de pedir a alguien (incluso a ti mismo) que cambie de modo.
Puedes pedir a alguien que sea o que deje de ser negativo. Puedes pedir a alguien que
dé una respuesta puramente emocional.
El cuarto valor es la posible base en química cerebral, que expuse a grandes rasgos en el
capítulo anterior. Estoy dispuesto a sostener argumentos que en cierto modo van más allá
del estado actual del conocimiento, ya que las exigencias teóricas de los sistemas autoorganizados justifican tal extrapolación.
El quinto valor surge de establecer las reglas del juego. La gente es muy buena para
aprender las reglas del juego. Uno de los medios más eficaces para enseñar a los niños
es el aprendizaje de las reglas del Juego. Por esta razón, a ellos les gusta tanto usar
computadoras. Los seis sombreros para pensar establecen ciertas reglas para el "Juego"
de pensar. Y pienso en un juego de pensamiento en particular: el de trazar mapas como
opuesto—o distinto— al de discutir.

CAPITULO 7

Seis sombreros, seis colores
Cada uno de los seis sombreros para pensar tiene un color: blanco, rojo, negro, amarillo,
verde, azul. El color da nombre al sombrero.
Podría haber elegido ingeniosos nombres griegos para indicar él tipo de pensamiento que
requiere cada sombrero. Esto habría resultado impresionante y agradado a más de
alguien. Pero sería poco práctico, ya que sería difícil recordar los nombres.
Quiero que los lectores visualicen e imaginen los sombreros como verdaderos sombreros.
Para esto es importante el color. ¿De qué otro modo se podrían distinguir los sombreros?
Formas distintas no serian fáciles de aprender y provocarían confusiones. El color facilita

imaginarlos.
Además, el color de cada sombrero está relacionado con su fundón.
Sombrero Blanco: El blanco es neutro y objetivo. El sombrero blanco se ocupa de
hechos objetivos y de cifras
Sombrero Rojo: El rojo sugiere ira, (ver rojo), furia y emociones. El sombrero rojo da el
punto de vista emocional.
Sombrero Negro: El negro es triste y negativo. El sombrero negro cubre los aspectos
negativos — por qué algo no se puede hacer.
Sombrero Amarillo: El amarillo es alegre y positivo. El sombrero amarillo es optimista y
cubre la esperanza y el pensamiento positivo
Sombrero Verde: El verde es césped, vegetación y crecimiento fértil, abundante. El
sombrero verde indica creatividad e ideas nuevas.
Sombrero Azul: El azul es frío, y es también el color del cielo, que está por encima de
todo. El sombrero azul se ocupa del control y la organización del proceso del
pensamiento. También del uso de los otros sombreros.
Es fácil recordar la función de cada uno si se recuerda el color y las asociaciones. La
función del sombrero se desprende de esto. También se los puede pensar como tres
pares:
Blanco y rojo
Negro y amarillo
Verde y azul
En la práctica uno se refiere a los sombreros siempre por sus colores, nunca por sus
funciones. Y por una buena razón. Si pides que alguien exprese su reacción emocional
ante algo, es poco probable que te respondan honestamente: se piensa que está mal ser
emocional. Pero la expresión sombrero rojo es neutral. Es más fácil pedirle a alguien que
"se quite por un momento el sombrero negro que pedirle que deje de ser tan negativo. La
neutralidad de los colores permite que se usen los sombreros sin impedimento alguno. El
pensar se convierte en un juego con reglas definidas; deja de ser asunto de exhortaciones
y condenaciones.
Hablamos directamente de sombreros:
...Quiero que te quites el sombrero negro.
...Pongámonos todos el sombrero rojo por un rato.
...Eso está bien para el sombrero amarillo. Ahora pongámonos el blanco.
Cuando trates con gente que no ha leído este libro y no conoce el simbolismo de los seis
sombreros para pensar, la explicación de cada color puede aclarar con rapidez el
significado de cada uno. A continuación puedes dar a estas personas un ejemplar de este
libro para que lo lean. Cuanto más se extiende este modo de decir, más eficaz será su
uso. Eventualmente, llegará el día que puedas sentarte en cualquier reunión y cambiar de
sombreros con toda facilidad.

CAPÍTULO 8

El sombrero blanco
HECHOS Y CIFRAS
¿Puede usted representar el papel de una computadora?
Solo exponga, los hechos de modo neutral y objetivo.
No interprete: sólo los hechos, por favor.
¿Cuáles son tos hechos en este asunto?
Las computadoras todavía no tienen emociones (aunque probablemente tendremos que
hacer que las tengan si queremos que piensen con inteligencia). Esperamos que una
computadora nos muestre los hechos y las cifras cuando los pedimos. Pero no esperamos
que discuta con nosotros ni que utilice los hechos y las cifras sólo para sostener su
posición.
Los hechos y las cifras se encajan, demasiado a menudo, en una argumentación. Se los
utiliza con un propósito y no para presentarlos como tales. Nunca se puede tratar a los
hechos y las cifras en forma objetiva si se les presenta como parte de una argumentación.
Por lo tanto, necesitamos urgentemente un "seleccionador" que diga: "Sólo los hechos,
por favor — sin los argumentos."
Desafortunadamente, el pensamiento occidental, con sus hábitos argumentativos, prefiere
dar primero una conclusión y después presentar hechos para defenderla. En cambio, en
el tipo de pensamiento que traza mapas, el que sostengo, primero debemos trazar el
mapa y luego elegir la ruta. Esto significa que debemos tener antes que nada los hechos y
las cifras.
Así pues, el pensamiento del sombrero blanco es una manera conveniente de pedir que
las cifras y los hechos se expongan objetiva y neutralmente.
En cierta ocasión se, entabló una gigantesca demanda anti trust contra Intemational
Business Machines (IBM) en Estados Unidos. El caso eventualmente fue abandonado,
probablemente porque los Estados Unidos advirtieron que necesitaban la fuerza de IBM
para desafiar la competencia electrónica japonesa, altamente organizada. También se
sugirió que hubo otra razón para abandonar el caso. IBM proporcionó tantos documentos,
(alrededor de siete millones, creo) que ningún tribunal pudo encarar semejante volumen.
Si el juez muere mientras tramita el caso, éste debe comenzar nuevamente a fojas cero.
Como no se nombra a los jueces hasta tanto tienen edad suficiente para que se les pueda
suponer relativamente sabios, había muchas probabilidades de que el juez muriera antes
de que terminara el caso. Por lo tanto era imposible seguir con la demanda, a menos que
se nombrara un juez lo bastante joven para convertir el caso en su carrera completa.
El sentido de contar esto es mostrar que se puede responder una petición de hechos y
cifras con tanta información que el solicitante queda abrumado con la cantidad.
...Si quiere los hechos y las cifras (insulto tachado) puede obtenerlos. Todos.

Esta clase de propuesta es comprensible porque cualquier intento de simplificar los
hechos se podría considerar una selección de los mismos para defender una posición
determinada.
La persona que pide el pensamiento de sombrero blanco, para evitar que se la inunde con
información, puede precisar su pedido a fin de extraer la información que necesita.
...Déme su más general pensamiento de sombrero blanco respecto al desempleo.
...Ahora déme las cifras de deserción escolar, pero respecto a quienes hace ya seis
meses que dejaron la escuela.
La formación de preguntas adecuadamente enfocadas es parte del proceso normal de
pedido de información. Los abogados expertos en las contra-preguntas hacen esto todo el
tiempo. Idealmente, el testigo debería estar usando el sombrero blanco para pensar y
entonces responder las preguntas de ese modo objetivo. La expresión "sombrero blanco"
podría ser muy conveniente para jueces y abogados de tribunales.
...Como decía, volvió a su departamento a las seis y media de la mañana porque había
pasado toda la noche jugando
...Mr Jones, ¿vio usted realmente al acusado jugando la noche del 30 de junio, o fue él
quien le dijo que había estado jugando?
...No. Su Señoría. Pero él salea jugar casi todas las noches.
...Mr. Jones, ¿qué habría dicho si hubiera estado usando el sombrero blanco para
pensar?
...Vi qué el acusado volvía a su departamento a las seis de la mañana del 1ro de Julio.:
...Gracias. Puede retirarse.
Debe decirse que los abogados de un tribunal siempre están tratando de manipular la
situación. Por lo tanto, formulan sus preguntas para defender su propia argumentación o
para atacar la de la parte contraria. Esto es, por cierto. Exactamente opuesto al
pensamiento de sombrero blanco. El rol del juez es bastante curioso.
En el sistema legal holandés no existe jurado. Los tres jueces o asesores tratan de usar
sólo pensamiento de sombrero blanco para averiguar los hechos del caso. Su tarea
consiste en trazar el "mapa" y luego dictar sentencia No ocurre lo misma en Inglaterra o
en los Estados Unidos, donde el juez debe proteger las normas relativas a la presentación
de prueba y luego responder a las pruebas ofrecidas por Ios letrados ya sea en forma
directa o por medio de un jurado.
Por lo tanto, cualquier persona que esté formulando preguntas para obtener información
necesita asegurarse de que ella misma o él mismo esta usando el pensamiento blanco
¿Verdaderamente estas tratando de obtener los hechos o construyes un argumento en
favor de una idea que se te está formando en la cabeza?
...El año pasado, en los Estados Unidos, la venta de carne de pavo aumentó un
veinticinco por ciento, debido al interés en hacer dieta y a la preocupación por la salud. Se
cree que esta carne es más "ligera".
...Mr. Fitzier, le he pedido que se ponga el sombrero blanco. El hecho es el aumento del
veinticinco por ciento. El resto es interpretación suya.

...No. señor. El estudio de mercado muestra en forma clara que la gente compra carne de
pavo porque piensa que tiene menos colesterol.
...Bueno, entonces hay dos hechos. Hecho número uno: el último año las ventas de carne
de pavo aumentaron un veinticinco por ciento. Hecho número dos: un estudio de mercado
muestra que la gente sostiene que compra carne de pavo porque le preocupa el
colesterol.
El sombrero blanco da una especie de dirección hacia la cual dirigirse para tratar la
información. Podemos proponernos jugar el papel del sombrero blanco lo mejor posible.
Esto significa proponemos obtener los hechos puros. Es evidente que desempeñar el rol
de sombrero blanco requiere algo de habilidad—probablemente más que para otros
sombreros.
...La tendencia de las mujeres a fumar cigarros es cada vez mayor.
...Esto no es un hecho.
....Si lo es aquí tengo las cifras
..Lo que muestran las cifras es que cada uno de Ios últimos tres años la cantidad de
mujeres que fuman cigarros ha aumentado por encima del nivel del año anterior
...¿Eso no es una tendencia?
...Podría ser. Pero es una interpretación. Para mí, una tendencia sugiere algo que está
sucediendo y seguirá sucediendo. Las cifras configuran el hecho. Puede ser que las
mujeres estén fumando más cigarros porque de cualquier modo estén fumando más —
probablemente debido a una mayor ansiedad. O puede ser, simplemente, que durante los
tres últimos años los fabricantes de cigarros han gastado una insólita suma de dinero en
inducirá las mujeres a fumar cigarros. La primera tendencia podría ofrecer oportunidades.
La segunda es mucho menos que una oportunidad.
...He usado la palabra tendencia simplemente para referirme a cifras en aumento.
...Este puede ser un buen uso de la palabra tendencia, pero hay otro uso que implica un
proceso en curso. Por lo tanto seria mejor utilizar puro pensamiento de sombrero blanco
y decir "Durante los tres últimos años las cifras muestran un aumento de la cantidad de
mujeres que fuman". Después podemos hablar sobre lo que esto significa y cuál puede
ser la razón.
En este sentido, el pensar de sombrero blanco se convierte en una disciplina que anima al
pensador a separar en su mente con toda claridad el hecho de la extrapolación o de la
interpretación. Es comprensible que los políticos tengan grandes dificultad con el
pensamiento de sombrero blanco.

CAPITULO 9

Pensamiento de sombrero blanco
¿DE QUE HECHO ME HABLA?

¿Este es un hecho o una probabilidad?
¿Esto es un hecho o una creencia?
¿Hay algún hecho?
Ahora podemos retomar la exposición que hice al principio del libro sobre El Pensador de
Rodin en aquella plaza de Buenos Aires. Es un hecho que estuve en Buenos Aires. Es un
hecho que una guía señaló la estatua de Rodin. Es un hecho que aparentemente
manifestó que era un original Parece ser un hecho que estaba situada en la plaza del
palacio legislativo. Los dos últimos puntos están sujetos a la falibilidad de la memoria.
Aunque ésta sea perfecta, la guía puede haberse equivocado. Por eso introduje mi
comentario con "Creo". Elegí creerle a la memoria y a la guía.
Mucho de lo que pasa por hecho es simplemente un comentario de buena fe o una
cuestión de creencia personal del momento. La vida debe continuar. Es imposible verificar
todo con el rigor que exige un experimento científico. Por lo tanto, en la práctica
establecemos una especie de sistema doble: hechos creídos y hechos verificados.
Ciertamente, con el pensamiento de sombrero blanco se nos permite exponer hechos
creídos, pero debemos aclarar, sin dejar lugar a duda, que se trata de hechos de segunda
clase.
...Creo que no me equivoco al decir que la flota mercante rusa transporta una parte
significativa del comercio mundial.
...Una vez leí que la razón por la cual la cuenta de gastos de representación de los
ejecutivos japoneses es tan extensa, es que entregan toda su remuneración a sus
esposas.
...Creo que no me equivoco al afirmar que el nuevo Boeing 757 es mucho más silencioso
que los de la generación anterior de aeronaves.
El lector irritado podría señalar que estas frases "ambiguas" virtualmente permiten que
alguien diga cualquier cosa y salga con la suya.
...Alguien me dijo una vez que había escuchado decir a un amigo que Churchill admiraba
secretamente a Hitler
Queda abierta la posibilidad de discusión, chismes y rumores. Así es. Sin embargo,
efectivamente necesitamos una forma de exponer hechos, cuya certidumbre no nos es
totalmente manifiesta.
Lo importante es el uso que se le va a dar a los hechos. Antes de actuar en base a un
hecho o de ponerlo como base de una decisión, necesitamos verificarlo efectivamente.
Por lo tanto, determinamos cuáles de los hechos "creídos" podrían ser útiles y después
los juzgamos y verificamos. Por ejemplo, si el silencio que se atribuye al Boeing 757 es
vital para la instalación de un aeropuerto, ciertamente es necesario que esto pase del
status de "creído" al de "verificado".
La norma clave del pensamiento de sombrero blanco consiste en no presentar nada a un
nivel más alto que el que corresponde realmente. Cuando una afirmación se formula
adecuadamente como creencia, entonces se la puede poner en circulación y uso. Y no
olvide el doble sistema.

Me permito repetir que el nivel de los hechos creídos es decididamente necesario: lo
tentativo, lo hipotético y lo provocador son esenciales para el pensamiento. Proveen los
marcos para avanzar sobre los hechos.
Ahora llegamos a un punto bastante difícil. ¿Cuándo se convierte la "creencia" en
"opinión"? Puedo "creer" que el Boeing 757 es más silencioso. También puedo "creer"
(opinión) que las mujeres fuman más porque actualmente están más presionadas, sujetas
a mayor estrés.
Deja que te diga de una vez por todas que tu propia opinión nunca es admisible en el
pensamiento de sombrero blanco. Destruiría por completo el objetivo de este sombrero.
Puedes informar, por supuesto, la opinión de alguna otra persona.
...El Profesor Schmidt opina que el ser humano nunca podrá volar impulsado sólo por su
propia fuerza.
Advierte cuidadosamente que el nivel de creencia de un hecho simplemente significa algo
que crees que es un hecho, pero que todavía no se ha verificado por completo. Quizás
prefieras disponer los dos niveles así:
1. Hecho verificado.
2. Hecho no verificado (creencia).
Al cabo, lo que importa es la actitud. Cuando lleva el sombrero blanco, el pensador
propone enunciados que son "ingredientes" neutrales. Los pone sobre la mesa. No cabe
utilizarlos para apoyar un determinado punto de vista. Tan pronto parezca que se está
usando un enunciado con ese propósito, el enunciado es sospechoso: se está abusando
del rol del sombrero blanco.
A su debido tiempo, el rol del sombrero blanco se convierte en segunda naturaleza. El
pensador ya no trata de deslizar afirmaciones para ganar discusiones; Se desarrolla la
objetividad neutral de un observador científico o de un explorador que anota con
detenimiento la diferente fauna y flora sin intención alguna de darles otro uso. La tarea del
cartógrafo es trazar un mapa.
El pensador de sombrero blanco despliega los "especimenes" sobre la mesa — como un
colegial que sacara de sus bolsillos algunas monedas, goma de mascar y una rana.

CAPITULO 10

Pensamiento de sombrero blanco
INFORMACIÓN DE ESTILO JAPONES
Discusión, argumentación y consenso.
¿Si nadie propone una idea, de dónde vienen éstas?
Primero trace el mapa.

Los japoneses nunca adquirieron la costumbre occidental de la discusión. Puede que el
disenso fuera demasiado descortés o arriesgado en una sociedad feudal. Puede que el
respeto mutuo y el salvar las "apariencias" sean demasiado importantes para permitirse el
ataque a un argumento. Puede que la cultura japonesa no esté basada en el ego como la
cultura occidental: la discusión suele apoyarse con fuerza en el ego. La explicación más
probable es la siguiente: la cultura japonesa no recibió la influencia de los modismos que
utilizaban los griegos para pensar y que los monjes medievales refinaron y desarrollaron
como un medio para probar que los herejes estaban equivocados. A nosotros nos parece
extraño que no discutan. A ellos les parece extraño que a nosotros nos guste tanto
discutir.
En una reunión de estilo occidental, los participantes se sientan teniendo ya sus puntos de
vista, y. en muchos casos, la conclusión que quieren que los demás acepten. La reunión
consiste, por tanto, en discutir los diferentes puntos de vista para ver cuál sobrevive a las
críticas y cuál obtiene más adhesiones.
Las ideas iniciales sufren modificaciones y mejoras. Pero todo tiende a ser cuestión de
"esculpir mármol"; es decir, comenzar con un gran bloque e ir esculpiéndolo hasta obtener
el producto final.
Resulta difícil que los occidentales comprendan que los participantes japoneses se reúnen
sin ideas preconcebidas. El propósito de la reunión es escuchar. ¿Por qué no hay
entonces un silencio total e improductivo? Porque cada participante, cuando le
corresponde, se pone el sombrero blanco y entrega un fragmento de información neutral.
El mapa se va completando en forma gradual. Se vuelve más rico para pensar y
detallado. Una vez terminado, la ruta es obvia para todos. No estoy sugiriendo que este
proceso suceda y se complete en sólo una reunión. Puede durar semanas y meses, incluir
muchas reuniones.
Lo importante es que nadie propone una idea preconcebida. La información se ofrece con
el sombrero blanco. Esta información se organiza poco a poco en una idea. Los
participantes observan cómo va ocurriendo esto.
La noción occidental es que las ideas se cincelan a golpe de argumentos.
La noción japonesa es que las ideas surgen como semillas y pequeños brotes a los
cuales después se nutre y se permite que crezcan y tomen forma.
La anterior es una versión algo idealizada del contraste entre la discusión occidental y la
manera japonesa de presentar información. Mi intención aquí es la de mostrar el
contraste, no la de seguir a los que creen que todo lo japonés es maravilloso y debería
imitarse.
No podemos cambiar las culturas. Por eso necesitamos un mecanismo que nos permita
soslayar nuestra costumbre de discutir. El rol del sombrero blanco hace justamente esto.
Cuando todos lo utilizan durante una reunión, el rol del Sombrero blanco puede implicar:
"Actuemos como si fuéramos japoneses en una reunión japonesa".
Para hacer de un modo practico esta clase de cambios, necesitamos recursos artificiales
y modismos o expresiones como el sombrero blanco para pensar. La exhortación y la
explicación tienen poco valor práctico.

(No quiero explicar aquí por qué los japoneses no son más inventivos. La invención puede
requerir una cultura basada en el ego, con individuos mentalmente encarnizados capaces
de insistir en una idea que parece insensata a todo el mundo. Podemos conseguirla de un
modo más práctico con las deliberadas provocaciones del pensamiento lateral, del que
hablo en otra parte y también en la sección correspondiente al pensamiento de sombrero
verde.)

CAPITULO 11

Pensamiento de sombrero blanco
HECHOS, VERDAD Y FILÓSOFOS
¿Cuan verdadero es un hecho?
¿Qué valor tienen los Juegos de palabras de la filosofía?
Verdades absolutas y "en general".
La verdad no está tan íntimamente relacionada con los hechos como la mayoría de la
gente parece imaginar. La verdad está relacionada con un sistema de juego de palabras
conocido como filosofía. Los hechos, con la experiencia verificable. Las personas de
mente práctica a quienes estos asuntos no preocupan mucho pueden pasar por alto este
capítulo.
Si todos los cisnes que hemos visto son blancos, ¿podemos afirmar audazmente que
"todos los cisnes son blancos"? Podemos y lo hacemos. Esta afirmación, de momento, es
una síntesis verdadera de nuestra experiencia. En este sentido, es también un hecho.
El primer cisne negro que vemos convierte la afirmación en falsa. Por lo tanto, hemos
cambiado de verdadero a falso con notable brusquedad. Sin embargo si observamos los
hechos, todavía hay cien experiencias de cisnes blancos contra una de cisne negro.
Entonces, basándonos en hechos experimentados, podemos decir: "la mayoría de los
cisnes son blancos"; "en general los cisnes son blancos"; "un poco más del noventa y
nueve por ciento de los cisnes son blancos".
Este "en general" es enormemente práctico (en general a los niños les gustan los helados;
en general las mujeres usan cosméticos) pero totalmente inútil para los lógicos. Este
"todos" es fundamental en la afirmación "todos los cisnes son blancos", ya que la lógica
debe moverse de una verdad absoluta a otra: "Si esto es verdad... entonces esto..."
Cuando nos cruzamos con el primer cisne negro, la afirmación "todos los cisnes son
blancos" se convierte en falsa. A menos que llamemos de algún otro modo al cisne negro.
Ahora este asunto se vuelve de palabras y definiciones. Si decidimos mantener la
blancura como una parte esencial de la definición del cisne, entonces el cisne negro es
otra cosa. Si la excluimos como parte esencial de la definición, podemos incluir el cisne
negro y fundar la definición del cisne negro en otras características. El diseño y la
manipulación de tales definiciones constituyen la esencia de la filosofía.

El pensamiento de sombrero blanco sé ocupa de la información utilizable. Por lo tanto la
expresión "en general" es perfectamente aceptable. El propósito de la estadística es dar
un carácter específico a esta expresión imprecisa. No siempre es posible reunir tales
estadísticas, por lo tanto a menudo debemos recurrir al doble sistema (creencia, hecho
verificado).
...En general las corporaciones que hacen gastos en base a la extrapolación de ventas
futuras tropiezan con problemas. (Es posible señalar unas pocas compañías que han
hecho esto y tenido éxito.)
...Las ventas tenderán a subir si bajan los precios. (Cuando suben los precios internos,
realmente puede haber un aumento de ventas debido a razones especulativas. miedo a la
inflación, a quedar atrás).
...Si trabajas duro, tendrás éxito en la vida. (Mucha gente muy trabajadora no tiene éxito
precisamente).
Existe una variedad de probabilidades que podría expresarse de la siguiente manera:
siempre verdadero
usualmente verdadero
generalmente verdadero
en general
más de la mitad de las veces
más o menos la mitad de las veces
a menudo
a veces verdadero
ocasionalmente verdadero
se sabe que sucedió
nunca verdadero
no puede ser verdadero (contradictorio)
¿Hasta qué punto, dentro de esta variedad, se puede llegar con el rol del sombrero
blanco? Igual que antes, la respuesta a esta pregunta depende del marco de la
información. Por ejemplo, puede ser útil saber cosas que ocurren sólo muy
ocasionalmente.
...El sarampión suele ser inofensivo, pero a veces puede continuar con infecciones
secundarias, como infecciones del oído.
...En muy raros casos puede darse una encefalitis después de la vacunación.
...Se sabe que cuando los perros de esta raza se enojan, muerden a los niños.
Obviamente, es valioso conocer esta clase de información. También hay un dilema. En el
segundo ejemplo, la conciencia de la gente sobre el peligro de encefalitis que sigue a la
vacunación puede ser miles de veces mayor que el peligro estadístico real. Por esto
puede ser importante que se dé cifras reales, que evitan informaciones erróneas.
¿El pensamiento de sombrero blanco tolera el uso de anécdotas?
...Hubo un hombre que cayó de un aeroplano, sin paracaídas, y sobrevivió.

...Se dice que Ford diseñó el modelo Edsel en base a un estudio de mercado, y fue un
desastre total. .
Estas, en efecto, pueden ser afirmaciones de hechos, y como tales el pensador de
sombrero blanco tiene derecho a presentarlas. Se las debe enmarcar como "anécdotas" o
"ejemplos".
...Los diseños que se fundan en estudios de mercado pueden fallar a menudo. Considere,
por ejemplo, el automóvil Edsel, diseño del cual se dice que se basó en un estudio de
mercado. Fue un fracaso total.
La afirmación anterior no es legítimo pensamiento de sombrero blanco— a menos que
haya mucho más respaldo para sostener que fracasan los diseños basados en estudios
de mercado. Los gatos pueden caerse de los techos, pero éste no es un comportamiento
normal.
Las excepciones se destacan simplemente porque son excepcionales. Prestamos
atención a los cisnes negros porque generalmente son una pequeña minoría. Prestamos
atención al hombre que sobrevive sin paracaídas porque se trata, en cierta forma, de algo
insólito. Al Edsel se lo nombra siempre por la misma razón.
El propósito del pensamiento de sombrero blanco es ser práctico. Por eso debemos ser
capaces de presentar toda clase de información. La clave consiste en enmarcarla
adecuadamente.
...Todos los expertos predicen que la tasa de interés caerá a fines de año.
...Hablé con cuatro expertos y cada uno predijo que la tasa de interés caerá a fin de año.
...Hablé con Mr. Flint, Mr. Ziegler, Ms. Cagliatto y Mr. Suárez y todos predijeron que la
tasa de interés caerá a fin de año.
Aquí hay tres niveles de precisión. Incluso el tercero puede no ser lo suficientemente
bueno. Es posible que yo quiera saber cuando habló usted con estos expertos.
No hay nada absoluto en el pensamiento de sombrero blanco. Es una dirección en la cual
nos esforzamos por mejorar.

CAPITULO 12

Pensamiento de sombrero blanco
¿QUIEN SE PONE EL SOMBRERO?
Póngase su propio sombrero.
Pídale a alguien que se ponga, el sombrero.
Pídales a todos que se pongan el sombrero.
Elija responder con el sombrero puesto.

Las afirmaciones anteriores cubren la mayoría de las situaciones. Esto significa que
puedes preguntar, ser interrogado o elegir.
...¿Qué anduvo mal en nuestra campaña de ventas?
...Para contestar esto voy a ponerme el sombrero blanco, llegamos al treinta y cuatro por
ciento de los minoristas. De éstos, sólo el Sesenta por ciento pidió el producto. De los que
lo compraron, el cuarenta por ciento compra dos artículos para probarlos. El setenta por
ciento de las personas consultadas declaró que el Precio era demasiado alto. Dos
productos que compiten con el nuestro, están en venta a menor precio.
...Ahora exponga su pensamiento de sombrero rojo.
...Tenemos un producto inferior, con un precio excesivo. Tenemos una mala imagen en el
mercado. La publicidad de la competencia es mejor y más abundante. No atraemos a la
mejor gente de venta.
Los aspectos tipo "sensación" del pensamiento de sombrero rojo pueden ser más
importantes en este caso. Pero no se puede presentar estos aspectos tipo "sensación"
con el sombrero blanco, a menos que sé los informe como parte de lo que han dicho
clientes potenciales.
...Empecemos por ponemos, todos, los sombreros blancos y digamos lo que sabemos
sobre delincuencia juvenil. ¿Cuáles son las cifras? ¿Dónde están los informes? ¿Quién
puede ofrecer pruebas?
...Dice usted que va a pedir computadoras "Prime". ¿Podría darme sus ideas de sombrero
blanco al respecto?
...No quiero suposiciones sobre lo que podría pasar si bajáramos el precio del pasaje
trasatlántico a US$ 250. Quiero su pensamiento de sombrero blanco.
Queda claro que el pensamiento de sombrero blanco excluye elementos valiosos como
presentimientos, intuiciones, juicios basados en la experiencia, sentimientos, impresiones
y opiniones. Este es, por cierto, el propósito de ponerse, el sombrero blanco: disponer de
un modo de solicitar solamente información.
...Me pide usted mis ideas de sombrero blanco sobre la razón por la que estoy cambiando
de trabajo. El sueldo no es mejor. Las remuneraciones adicionales tampoco. La distancia
de casa no es diferente. Las perspectivas profesionales son las mismas. El tipo de trabajo
es idéntico. Es todo lo que puedo decir con el sombrero blanco.

CAPITULO 13

Resumen
blanco

del

pensamiento

de

sombrero

Imagine una computadora que da los hechos y las cifras que se le piden. Es neutral y
objetiva. No hace interpretaciones ni da opiniones. Cuando usa el sombrero blanco, el

pensador debería imitar a la computadora.
La persona que pide información debe enmarcar y precisar tas preguntas a fin de obtener
información o para completar vacíos de la información existente.
En la práctica existe un sistema doble de información. El primer nivel contiene hechos
verificados y probados, hechos de primera clase. El segundo, hechos que se cree que son
verdaderos, pero que todavía no han sido totalmente verificados, hechos de segunda
clase.
La credibilidad varia desde "siempre verdadero" hasta "nunca verdadero". En el medio hay
niveles utilizables, tales como "en general", "a veces", y "en forma ocasional". Se puede
presentar esta clase de información con el sombrero blanco siempre que se use el
"marco" apropiado para indicar su grado de probabilidad El pensamiento de sombrero
blanco es una disciplina y una dirección. El pensador se esfuerza por ser más neutral y
más objetivo al presentar la información. Te pueden pedir que te pongas el sombrero
blanco o puedes pedirte a otro que lo haga. Se puede optar por usarlo o por quitárselo.
El blanco (ausencia de color) indica neutralidad.

CAPITULO 14.

El sombrero rojo
EMOCIONES Y SENTIMIENTOS
Lo opuesto a la información neutral objetiva.
Presentimientos, intuiciones, impresiones.
No necesita justificación
No necesita dar razones o fundamentos
El pensamiento de sombrero rojo se refiere a emociones, sentimientos y aspectos no
racionales del pensar. El sombrero rojo ofrece un, canal definido y formal para expresar
abiertamente estos elementos como parte legítima del mapa en su conjunto.
Si bien las emociones y los sentimientos no son tolerables en el proceso del pensar
acechan atrás y afectan sigilosamente el pensamiento;-Las emociones, sentimientos,
presentimientos e intuiciones son fuertes y reales. El sombrero rojo lo reconoce y acepta.
El pensamiento de sombrero rojo es casi exactamente el opuesto al de sombrero blanco
que es neutral objetivo y exento de aroma emocional.
...No me pregunte por qué. Simplemente no me gusta este asunto. Huele mal.
...No me gusta y no quiero hacer negocios con él. Eso es todo.
...Tengo el presentimiento de que este terrenito detrás de la iglesia va a valer mucho
dentro de pocos años.

....Ese diseño es horrible. Nunca será popular. Es un verdadero despilfarro.
...Tengo cierta debilidad por Henry. Sé que es un estafador y ciertamente nos estafó a
nosotros. Pero lo hizo con estilo. Me gusta.
...Estoy seguro de que este trato no va a resultar nunca. Está destinado a terminar en un
pleito costoso.
...Intuyo que es una situación sin salida. Estamos condenados tanto si lo hacemos como
si no lo hacemos. Quitémonos esto de encima.
...No creo que sea justo retener esta información hasta después de que se firme el trato.
Cualquier, pensador que quiera expresar sentimientos de esta clase debería ponerse el
sombrero rojo. Este sombrero autoriza formalmente a expresar sentimientos que van
desde la pura emoción hasta el presentimiento. Con el pensamiento de sombrero rojo
nunca hace falta justificar o explicar lo que se siente. Con este sombrero puedes
desempeñar el rol de pensador emocional que en primer lugar reacciona y siente antes
que proceder racionalmente paso a paso.

CAPITULO 15

Pensamiento de sombrero rojo
EL LUGAR DE LAS EMOCIONES EN EL PENSAMIENTO
¿Las emociones confunden el pensamiento o son parte de éste?
¿En qué momento intervienen las emociones?
¿Las personas emocionales pueden ser buenos pensadores?
El punto de vista tradicional sostiene que las emociones confunden el pensamiento. Se
supone que el buen pensador debe ser frío y distanciado, y no dejarse influir por
emociones. Se supone que el buen pensador es objetivo y considera los hechos por sí
mismos y no por la importancia que puedan tener para sus necesidades emocionales.
Incluso se sostiene, de vez en cuando, que las mujeres son demasiado emocionales para
ser buenas pensadoras. Se dice que las mujeres carecen del distanciamiento necesario
para tomar buenas decisiones.
Sin embargo, toda decisión correcta debe ser emocional en última instancia. Subrayo la
expresión, en última instancia. Cuando hemos usado el pensamiento para trazar el mapa,
son valores y emociones los que determinan la ruta que elegimos. Volveré sobre este
tema más adelante.
Las emociones dan relevancia a nuestro pensamiento y lo acomodan a nuestras
necesidades y al contexto del momento. Son una parte necesaria del funcionamiento del
cerebro, no una intrusión ni una reliquia de los tiempos de la supervivencia animal.
Hay tres instancias en que la emoción puede afectar al pensamiento.

Puede haber un fuerte trasfondo de emociones tales como miedo, ira, odio, sospecha,
celos o amor. Este trasfondo pone límites y colorea toda percepción. El propósito del
pensamiento de sombrero rojo es hacer visible este trasfondo para que se pueda observar
su consiguiente influencia. Esta emoción de fondo puede dominar todo el pensamiento. El
trasfondo emocional puede estar ligado a una persona o a una situación o puede estar allí
por otras razones.
En la segunda instancia, la percepción inicial es la que dispara la emoción. Percibes que
alguien te ha insultado y a partir de entonces todo tu pensamiento sobre esa persona se
marca con ese sentimiento. Percibes (quizás equivocadamente) que alguien te habla
interesadamente y a partir de entonces desestimas todo lo que esa persona dice.
Percibes que algo es propaganda y de allí en más descrees de todo al respecto. Somos
muy rápidos para hacer estos juicios sumarios y quedar aprisionados por las emociones
que desatan. El pensamiento de sombrero rojo nos da una oportunidad para sacar esos
sentimientos tan pronto como surgen directamente a la superficie
...Si tuviera que ponerme el sombrero rojo, diría que su propuesta solo parece favorecer
sus propios intereses y no tanto los de la sociedad.
...El sombrero rojo me dice que usted se va a oponer a la fusión para conservar su trabajo
y no tanto para beneficiar a los accionistas.
La tercera instancia en que pueden intervenir las emociones se da después de que se ha
trazado un mapa de la situación. Este mapa debería también incluir las emociones que
hizo patentes el pensamiento de sombrero rojo. Las emociones — que incluyen una
buena dosis de auto-interés— se incorporan entonces para elegir la ruta en el mapa. Toda
decisión se apoya en una base de valores. Ante los valores reaccionamos
emocionalmente. Nuestra reacción ante el valor libertad (especialmente si nos han
privado de libertad) es emocional.
...Ahora que el cuadro que tenemos de la situación es el más claro posible, pongámonos
los sombreros rojos y elijamos emocionalmente nuestro curso de acción.
...De las dos opciones — continuar con la huelga o negociar— prefiero la primera. No creo
que sea momento de negociar. Ninguna de las partes ha sido perjudicada lo suficiente
para querer renunciar a algo.
Para los que consideran valioso expresar las emociones que involucra pensar sobre un
tema determinado, el sombrero rojo ofrece un medio útil de legitimar esas emociones a fin
de que puedan ocupar su lugar en el mapa final.
¿Pero podría alguna vez el sombrero rojo hacer salir las emociones que deben
permanecer ocultas?
...Me opongo a su nombramiento porque estoy celoso de él y de su rápido ascenso al
poder.
¿Alguien revelaría realmente esos celos? Probablemente no. Pero el sombrero rojo
permite una coartada.
...Me voy a poner el sombrero rojo y entonces voy a decir que siento que la oposición a la
promoción de Anne puede estar basada parcialmente en celos.
O bien:

...Voy a escudarme en mi sombrero rojo y decir que me opongo a la promoción de Anne.
Es sólo un sentimiento que tengo.
También debería recordarse que un pensador, en la privacidad de su propia mente, puede
decidir ponerse el sombrero rojo. Esto le permite traer de manera legítima sus emociones
a la superficie.
...Aquí podría haber un elemento de miedo. Miedo de la confusión que implica cambiar de
trabajo.
.. .Si. Estoy muy molesto. Y en éste instante sólo quiero vengarme. No me gusta que me
engañen.
...Debo admitir que no estoy contento con este trabajo.
El pensamiento de sombrero rojo alienta esta búsqueda: "¿Qué emociones están en juego
en este caso?"

CAPITULO 16

Pensamiento de sombrero rojo
INTUICIÓN Y PRESENTIMIENTOS
¿Cuan válidas son las intuiciones?
¿Cuan valiosas son?
¿Cómo se deben usar las intuiciones?
Se usa la palabra intuición en dos sentidos. Ambos son correctos. Pero desde el punto de
vista de función cerebral son completamente distintos. Se puede usar la intuición en el
sentido de discernimiento súbito. Esto significa que de súbito algo que se percibía de una
manera se percibe de otra. De esto puede resultar un rasgo creador, un descubrimiento
científico o un salto matemático.
... Deje de prestar atención al ganador y diríjala a todos los perdedores. Pronto observara
que de 131 competidores individuales en 130 enfrentamientos quedan 130 perdedores.
El otro uso de la palabra intuición se refiere a la aprehensión inmediata o entendimiento
de una situación. Resulta de un juicio complejo basado en la experiencia
— un juicio que probablemente no se pueda precisar ni expresar con palabras. Cuando
uno reconoce a un amigo lo hace de inmediato; realiza un juicio complejo, basado en
muchos factores.
...Mi intuición me dice que este tranvía no se va a vender.
Esa intuición puede basarse en conocimiento del mercado, experiencia con productos
similares y comprensión de las decisiones de compra dentro de ese rango de precios.
A este tipo de intuición que implica un "complejo" quiero referirme aquí.

La intuición, el presentimiento y la sensación son parientes muy cercanos. Un
presentimiento es una hipótesis basada en la intuición. La sensación puede variar desde
una especie de sentimiento estético (casi una cuestión de gusto) hasta un juicio preciso.
.
...Tengo la sensación de que va a retroceder cuando llegue el momento decisivo.
...Tengo la fuerte sensación de que este pasaje de ómnibus y esa bicicleta son las claves
esenciales de este asesinato.
...Tengo la sensación de que ésta no es la teoría correcta. Es demasiado compleja y
confusa.
Los científicos, empresarios y generales exitosos parecen tener todos esta capacidad de
"sentir" las situaciones. De un empresario decimos que ella o el “huele dinero”. Esto
surgiere que las ganancias no son lo suficientemente obvias como para que cualquiera
pueda distinguirlas, pero que el empresario, que tiene un sentido especialmente
desarrollado para percibir dinero, sí que puede detectarlas.
La intuición no es infalible. En el juego, la intuición es notoriamente engañosa. Si en la
ruleta sale el rojo ocho veces seguidas, la intuición sugiere firmemente que en la próxima
jugada saldrá el negro. Sin embargo, las posibilidades son exactamente las mismas. La
mesa no tiene memoria
¿Qué trato le damos, por tanto, a la intuición y al sentimiento?
Antes que nada les concedemos legitimidad con el pensamiento de sombrero rojo. El
sombrero rojo nos permite preguntar por los sentimientos y también expresarlos como una
parte adecuada del pensamiento. Quizás tas emociones y la intuición debieran tener otros
sombreros, pero esto solamente complicaría las cosas. Creo que es posible tratarlos
juntos, como "sentimientos", aunque sean de naturaleza diferente.
Podemos tratar de analizar las razones que hay detrás de un juicio intuitivo, pero es
improbable que lo logremos enteramente. Si no podemos captar las razones, ¿debemos
confiar en el juicio?
Sería difícil hacer una inversión importante en base a un presentimiento. Es mejor tratar la
intuición como parte del mapa.
Se puede tratar la intuición como se trata a un consejero. Sí el consejero fue confiable en
el pasado, es probable que prestemos mas atención al consejo que nos da. Si la intuición
ha sido correcta en muchas ocasiones, podemos estar más dispuestos a escucharla.
...Todas las razones desaconsejan bajar el precio, pero mi intuición me dice que es el
único modo de recuperar participación en el mercado.
Un hombre acaudalado, con experiencia, desarrolla un sentido de la oportunidad. La
experiencia acumulada se expresa como una intuición que le dice qué negocios hacer y
cuáles dejar de lado. Esta intuición puede ser muy valiosa cuando se la aplica a los
bienes porque deriva de la experiencia, pero aplicada al resultado de una elección
presidencial puede no serlo tanto.
También se puede manejar la intuición según el "ganar algo, perder algo". La intuición
puede no ser siempre correcta, pero si lo fue más veces que errónea, el resultado total

será positivo.
Sería peligroso atribuir a la intuición la infalibilidad de un oráculo místico. Sin embargo, la
intuición es parte del pensamiento. Está ahí. Es real Y puede contribuir.
…¿Podría hacer el favor de expresar con el sombrero rojo su intuición respecto a esta
fusión?
...Mi sensación de sombrero rojo es que los precios de la propiedad inmobiliaria van a
subir desmesuradamente y muy pronto.
...¿Quiere darme un sombrero rojo sobre esta nueva campana publicitaria?
...Mi sombrero rojo me dice que no van a aceptar esta oferta.
¿Cuál es el punto de encuentro de intuición y opinión? Hemos visto que el pensamiento
de sombrero blanco no permite expresar opiniones (aunque puede permitir el informe de
la opinión de otros). Esto es así porque la opinión se basa en el juicio, la interpretación y
la intuición. El equilibrio puede estar del lado del juicio sobre hechos conocidos o del lado
de sensaciones fundadas en factores desconocidos. Se puede expresar opiniones con el
sombrero rojo, con el negro o con el amarillo. Cuando se usa el rojo, es mejor expresar la
opinión como un sentimiento (o "sensación de que").
...Tengo la sensación de que el responsable de gran parte de la delincuencia juvenil es el
aburrimiento.
...Tengo la sensación de que a los cines les faltan algunas producciones espectaculares
promovidas en gran escala.

CAPITULO 17

Pensamiento de sombrero rojo
MOMENTO A MOMENTO
Reaccionar y alterarse.
Esto es lo que siento sobre esta reunión.
Mostrar u. ocultar los sentimientos.
Podemos mostrar los sentimientos de sombrero rojo en cualquier momento durante el
transcurso de una reunión, discusión o conversación. Los sentimientos pueden dirigirse al
manejo mismo de la reunión, no sólo al tema que se está tratando.
.. .Voy a ponerme el sombrero rojo y decirles a todos ustedes que no me gusta la forma
en que se está manejando esta reunión.
...Quiero hacer una afirmación de sombrero rojo. Siento que nos están forzando a llegar a
un acuerdo que no queremos.
Mr Hooper, según mi punto de vista de sombrero rojo, usted nunca escucha a nadie.

...He dicho lo que quería decir y ahora me voy a quitar el sombrero rojo.
En medio del flujo natural de emociones que ocurre en cualquier reunión, la convención
del sombrero rojo podría parecer artificial e innecesaria. ¿Realmente hace falta "ponerse"
el sombrero rojo para enfadarse? ¿Acaso no se puede expresar las emociones por medio
de la mirada y del tono de voz?
Precisamente es esta artificialidad lo que da verdadero valor al sombrero rojo.
Normalmente, las emociones necesitan cierto tiempo para surgir y aún más tiempo para
desaparecer. Hay resentimiento y agravio. Se ofende y se es ofendido. En cierto modo, el
sombrero rojo permite que alguien conecte y desconecte el modo emocional en pocos
instantes. Te pones el sombrero rojo y te lo quitas. Los puntos de vista que se expresan
con el sombrero rojo son menos personales que los que se expresan sin él, ya que se lo
reconoce como un sistema formal.
La misma necesidad de "ponerse" el sombrero rojo reduce la cantidad de agresiones. A
nadie le puede molestar ponerse el sombrero rojo cada vez que cree que ha habido cierta
violencia. Y después que se ha adoptado regularmente la expresión "sombrero rojo",
parece grosero manifestar puntos de vista emocionales sin recurrir a la formalidad del
sombrero rojo.
Dado que el sombrero rojo encauza con precisión los sentimientos y la emoción, éstos ya
no necesitan entrometerse a cada instante. Cualquiera que sienta la necesidad de
expresar sus emociones tiene un modo preciso para hacerlo.
Ya no hace falta tratar de adivinar los sentimientos de los demás. Hay una manera de
preguntarles directamente.
.. .Quiero que se ponga el sombrero rojo y me diga lo que piensa de mi propuesta.
...Sospecho que no le soy simpático. Quiero una respuesta de sombrero rojo.
A los enamorados les gusta oír que sus parejas lo digan aunque no tengan ninguna duda.
...Poniéndome en el nivel del sombrero rojo, quiero decir que estoy muy complacido por la
forma como se está desarrollando esta conferencia. ¿Es ésta la opinión general?
...Tengo la sensación de que todos queremos concluir este acuerdo y firmarlo. Mr.
Morrison, ¿podría expresarme su punto de vista con el sombrero rojo?
El sombrero rojo no se debe exagerar ni se lo debe usar en exceso a riesgo de llevarlo a
extremos absurdos. Es totalmente innecesario adoptar formalmente este modo de decir
cada vez que se expresa un sentimiento. Se lo debe usar cuando se expresa o se pide la
expresión de un sentimiento de manera formal y definida.
.. .Si vuelve a hacer otra afirmación de sombrero rojo, le voy a tirar lejos el sombrero.
...¿No puede hacer una afirmación general de sombrero rojo? Una sola y basta. ¿Qué le
parece este asunto?
...Sólo quiero una oportunidad para hacer una afirmación de sombrero rojo. Después me
lo voy a quitar y no volveré a usarlo.

CAPITULO 18

Pensamiento de sombrero rojo
EL USO DE LAS EMOCIONES
¿Puede el pensamiento cambiar las emociones?
El tras fondo emocional.
Las emociones como posiciones para negociar.
Emociones, valores y opciones.
Una vez que las emociones se han hecho visibles por medio del sombrero rojo, se puede
intentar investigarlas e incluso cambiarlas. Esto ya no forma parte del trabajo con el
sombrero rojo.
El pensamiento puede alterar las emociones. La parte lógica del pensamiento no las
altera; lo hace la parte perceptiva. Si vemos algo de un modo distinto que antes, esta
percepción modificada puede alterar nuestras emociones.
...No lo mires como una derrota. Míralo como una manera eficaz de descubrir las
debilidades y potencias de su tenis.
...¿Seria aceptable esta oferta si proviniera de usted?
..-Acéptalo como una experiencia esencial de aprendizaje, no como un error de juicio.
Aprender resulta siempre caro. No tendremos que pasar nuevamente por lo mismo.
No siempre es posible proporcionar percepciones que puedan alterar o hacer desaparecer
las emociones. Pero siempre vale la pena intentarlo.
Las emociones expresadas pueden fijar el trasfondo del pensamiento o de la discusión.
Hay una conciencia permanente de este trasfondo de emociones. Contra este trasfondo
se toman decisiones y se adoptan planes. De vez en cuando es útil imaginar un trasfondo
emocional distinto y .ver cuan diferentes serían las cosas.
...Todos sabemos que se está negociando con un trasfondo de extrema suspicacia.
Tratemos de imaginar cuál sería nuestro pensamiento si cada parte confiara
verdaderamente en la otra.
...Existe la sensación de que lo que decidamos aquí no tendrá demasiada importancia.
Los acontecimientos nos están superando. Imaginemos que esto no es así y que tenemos
el control efectivo de las cosas.
...Tenemos que ser conscientes de este trasfondo de enojo. No podemos ignorarlo.
Como lo indiqué anteriormente, las emociones y los sentimientos forman parte de la
coloración del mapa. Gracias a la convención del sombrero rojo podemos llegar a conocer
las regiones que están muy teñidas emocionalmente. Entonces, cuando diseñemos las
soluciones de las disputas, podremos mantenernos lejos de esas áreas.
...La restricción propuesta a su trabajo en las sociedades competidoras es obviamente un
punto delicado. Por el momento nos mantendremos apartados del tema.

...Los dirigentes sindicales nunca van a aceptar nada que parezca reducción de salarios.
Esto ya se ha dicho con suficiente fuerza.
Las emociones se suelen usar para mejorar posiciones en una negociación. No me refiero
a resentimientos, amenazas, chantaje o llamados a la compasión. Me refiero al valor
emocional que se atribuye a ciertos asuntos. El principio del valor variable está en la base
de la negociación. Algo tiene un valor para una parte y otro valor diferente para la otra. Se
puede expresar estos valores en forma directa gracias al pensamiento de sombrero rojo,
...La capacidad que tengamos para manejar los límites que nos imponen los sindicatos es
muy importante para nuestra productividad. ,
...Debemos insistir en que se siga el adecuado procedimiento disciplinario. No estamos
diciendo que Jones sea inocente, sino que se debe seguir el procedimiento establecido.
Hay consenso sobré que la finalidad última de todo pensamiento debe ser la satisfacción
del pensador. Por lo tanto, a la larga, la finalidad del pensamiento es satisfacer las
emociones expresadas.
La dificultad surge en tres aspectos. ¿La línea de acción propuesta satisface
verdaderamente los deseos expresados?
...No creo que bajar los precios aumente en realidad las ventas.
La segunda dificultad acontece cuando la satisfacción de los deseos de una parte se da a
costa de los de la otra.
...Podemos aumentar las horas extras o tomar más personal. La primera opción
beneficiaría a los que están trabajando. La segunda, á algunos de los que están sin
trabajo.
La tercera fuente de dificultad es el conflicto entre la satisfacción a corto y a largo plazo.
Un principio básico del cristianismo lo dice con gran claridad: ¿En qué se beneficia el
hombre si gana el mundo entero pero pierde su alma?
...Podemos aumentar las tarifas de publicidad y obtener más ingresos en forma inmediata.
Pero, a la larga, empujaremos a los avisadores a otros medios.
...Si bajamos los precios para atraer clientes de otras aerolíneas, podemos obtener una
ventaja temporaria. Después equipararán los precios y nosotros volveremos a perder esos
clientes. Pero continuará la disminuida rentabilidad.
...Me encantaría comerme este plato de papas fritas francesas, pero no me van a
beneficiar en el peso.
...Quiero que me consideren dispuesto a respaldar empresas de nueva tecnología, pero
sé que lo que quieren los inversores es un crecimiento estable52 86 SEIS SOMBREROS
PARA PENSAR
Las emociones forman parte del método de pensar y también del asunto que se piensa.
Es inútil esperar que desaparezcan y dejen el campo libre al puro pensamiento.

CAPITULO 19

Pensamiento de sombrero rojo
EL LENGUAJE DE LAS EMOCIONES
Las emociones no tienen que ser lógicas ni coherentes.
Las emociones pueden armonizarse con el lenguaje.
Resista la tentación de justificar las emociones.
Lo que más cuesta con el sombrero rojo para pensar es resistir la tentación de justificar
una emoción ya expresada. Esa justificación puede ser verdadera o falsa. En ambos
casos, el pensamiento de sombrero rojo la vuelve innecesaria.
...No importa por qué desconfías de él. Desconfías.
...Te gusta la idea de poner una oficina en Nueva York. No es necesario ir a los detalles
de la razón por la que te gusta la idea. Eso podría venir más adelante, cuando nos
acerquemos a una decisión al respecto.
Se nos educa para disculpamos por las emociones y los sentimientos, porque no son la
urdimbre del pensamiento lógico. Por eso tendemos a tratarlos como una prolongación de
la lógica. Si alguien no nos gusta debe ser por una buena razón. Si nos gusta un
proyecto, debe basarse en la lógica. El sombrero rojo nos libera de tales obligaciones.
¿Esto significa que tenemos la libertad de tener y sostener cualquier prejuicio? ¿Esto no
implica un peligro enorme? Por el contrario. Pueden ser más peligrosos los prejuicios
fundamentados aparentemente en la lógica que aquellos reconocidos como emociones.
No me opongo a la exploración de las emociones ni a tratar de encontrar sus
fundamentos. Pero esto no forma parte del idioma del sombrero rojo.
Las emociones son discontinuas y a menudo incoherentes. Un cuestionario preguntaba a
los norteamericanos si estaban a favor de intervenir en América Central. La mayoría se
manifestó favorable. Sin embargo, hubo una mayoría que se opuso a cada uno de los
métodos de intervención sugeridos. Es posible favorecer la intervención, en abstracto,
pero oponerse cuando se traslada lo abstracto a términos concretos. Esto puede no tener
sentido según la lógica, pero sí lo tiene en el mundo de las emociones.
La convención del sombrero rojo no es una manera de anunciar las emociones, aunque
algunas personas pueden tentarse a utilizarla de este modo. Se parece mucho más a un
espejo que refleja toda la complejidad de las emociones.
Se dice que los Inuit (esquimales) tienen veinte palabras para decir nieve. Hay culturas
que tienen la misma cantidad de palabras para los diferentes matices del amor. El
español, igual que otras muchas lenguas europeas carece de una amplia variedad de
palabras que indiquen emociones.
Existe gustar/no gustar, amar/odiar, complacido/no complacido, feliz/infeliz. Por ejemplo,
podríamos usar una palabra para indicar "indeciso" con un matiz positivo y otra para
indeciso con un matiz negativo. La palabra sospechoso es excesivamente negativa.
Ya que el pensamiento de sombrero rojo nos permite ser valientes y abiertos con nuestros
sentimientos, podemos tratar de sintonizarlos con las situaciones. Sin el sombrero rojo

tendemos a limitarnos a las palabras más fuertes complementadas con el tono y la
expresión facial
...Tengo fa sensación de que está vacilando en este negocio. No quiere ser incluido, pero
tampoco que se lo deje afuera. Quiere estar a mano en la antesala. Listo para entrar
cuando le convenga.
...Morgan a usted no le disgusta, pero lo intranquiliza. Le encantaría hallar una buena
excusa para tenerte antipatía
...Sencillamente no sintonizamos la misma onda en este asunto.
...Existe fa sensación de que esta empresa se está desinflando poco a poco. No se trata
de una pérdida de entusiasmo, sino de algo parecido a una leve pinchadura en un bote de
goma inflable. No se nota que esté pasando nada, pero al mirarlo nuevamente después
de cierto tiempo, se nota claramente que está menos firme qué antes
El sombrero rojo permite que el pensador tenga la libertad de ser algo poeta con sus
sentimientos. Da a los sentimientos el derecho de hacerse visible.

CAPITULO 20

Resumen del pensamiento de sombrero rojo
El uso del sombrero rojo permite que el pensador diga:
"Así me siento con respecto a este asunto".
El sombrero rojo legitimiza las emociones y los sentimientos como una parte importante
del pensamiento.
El sombrero rojo hace visibles los sentimientos para que puedan convertirse en parte del
mapa y también del sistema de valores que elige la ruta en el mapa.
El sombrero provee al pensador de un método conveniente para entrar y salir del modo
emocional; así puede hacerlo de una manera que no resulta posible sin este truco o
instrumento.
El sombrero rojo permite que el pensador explore los sentimientos de los demás cuando
les solicita un punto de vista de sombrero rojo.
Cuando un pensador está usando el sombrero rojo, nunca debería hacer el intento de de
justificar los sentimientos o de basarlos en la lógica.
El sombrero rojo cubre dos amplios tipos de sentimiento. En primer lugar, las emociones
comunes, que varían desde las fuertes, tales como miedo y disgusto, hasta las más
sutiles como la sospecha. En segundo lugar, los juicios complejos, clasificables en tipos
tales como presentimientos, intuiciones, sensaciones, preferencias, sentimientos estéticos
y otros tipos no justificables de modo perceptible. Cuando una opinión consta en gran
medida de este tipo de sentimientos, también se la puede encajar bajo el sombrero rojo.

CAPITULO 21

El sombrero negro
LO QUE TIENE DE MALO
Lo lógico-negativo.
Por qué no funcionará.
No encaja en nuestro conocimiento y experiencia.
Juicio crítico.
El punto de punto de vista pesimista.
Debe decirse que la mayoría de los pensadores — tanto los entrenados como los no
entrenados— se sentirán sumamente cómodos usando el sombrero negro. Esto se debe
al énfasis occidental en la discusión y la crítica. Aunque parezca sorprendente, la opinión
mayoritaria cree que la función principal del pensamiento consiste en usar el sombrero
negro; Desgraciadamente, esto deja de lado por completo los afectos generativo, creativo
y constructivo del pensamiento.
Sin embargo el pensamiento de sombrero negro es una parte muy importante del
pensamiento.
Este modo de pensar es siempre lógico. Es negativo pero no es emocional. El rol
emocional-negativo corresponde al sombrero rojo (que cubre también al emocionalpositivo). El pensamiento de sombrero negro mira el lado oscuro o "negro" de las cosas,
pero siempre se trata de una negrura lógica. Con el sombrero rojo no se tiene que dar las
razones de un sentimiento negativo. Con el negro se debe dar siempre razones lógicas y
relevantes. De hecho, uno de los grandes valores del sistema de los seis sombreros para
pensar consiste en separar de modo preciso lo emocional-negativo de lo lógico-negativo.
...No creo que la rebaja de precios vaya a funcionar.
...Eso es pensar con sombrero rojo. Quiero que me diga sus ideas de sombrero negro.
Quiero sus razones lógicas.
...Nuestras experiencias anteriores —que puedo mostrarle en forma de cifras de ventas—
señalan que de la rebaja de precios no han resultado ventas suficientes para compensar
la reducción del margen de ganancias. También nuestros rivales han intentado la rebaja
de sus precios para competir mejor.
Las razones del pensamiento de sombrero negro deben valer por sí mismas. Deben ser
utilizables por cualquiera. Deben ser razonables no sólo cuando las presenta una persona
de carácter fuerte en forma persuasiva, sino también cuando se las expresa con frialdad
en un libro. El pensamiento de sombrero negro se basa en la lógica de la igualdad y la
diferencia.
El pensamiento de sombrero negro debe ser lógico y veraz, pero no tiene que ser justo.
Presenta el aspecto lógico —negativo: por qué algo no funcionara. Es el pensar del

sombrero amarillo el que presenta el aspecto lógico-positivo — por qué algo funcionará—.
Esto es así porque la tendencia de la mente a ser negativa es tan fuerte que tiene que
dotarse con un sombrero específico. Un pensador debe tener la oportunidad de ser
puramente negativo.
Es muy posible que exista una sutil diferencia en la composición de la química cerebral
cuando somos negativos y cuando somos positivos. Si esto es así, no sería práctico tener
un sombrero para el juicio objetivo que cubriera tanto el aspecto lógico-positivo como el
lógico-negativo porque la química cerebral no se movería entre ambos constantemente.
La química de lo negativo puede ser la del miedo y la de lo positivo la del placer.
Siempre se sostiene que la palabra crítica implica una apreciación honesta tanto del
aspecto positivo como del negativo. En la práctica, sin embargo, el verbo criticar señala lo
que está mal. Esto es exactamente lo que implica el pensamiento de sombrero negro.
Años de experiencia en la enseñanza del pensamiento me han convencido dé la
necesidad de separar lo lógico-negativo de lo lógico-positivo. La gente que afirma ser
justa, en general no hace más que rozar unos cuantos puntos menores de las opiniones
contrarias a la suya.
Aunque el sombrero negro es el "sombrero de la crítica", quiero que quede absolutamente
claro que no es una cuestión de ponerse de un lado en una discusión. No hay ni lados ni
discusión. El sombrero negro se concentra en lo lógico-negativo. Un pensador puede
cambiar de sombrero negro a sombrero amarillo y viceversa según lo desee.
...Con mi sombrero negro debo señalar la falta de suministro de electricidad en esta
cabaña. Con el amarillo, puedo hacer notar que no hace falta pagar cuentas de
electricidad.
El carácter específico del sombrero negro alivia al pensador de la necesidad de ser justo y
mirar los dos lados de una situación. Cuando se usa el sombrero negro se puede dar
rienda suelta a la negatividad.
A primera vista, podría parecer que el sombrero negro intensifica la negatividad tan
característica de tantos pensadores. Tal como el sombrero rojo legitimiza las emociones,
el negro aparentemente legitimiza esta especie absoluta de negatividad. En la práctica, el
sombrero negro tiene el efecto opuesto.
Una persona de índole negativa introduce constantemente esta negatividad en su
pensamiento. Esa negatividad está siempre pronta para saltar. Esto significa que en
nuestro habitual pensamiento confuso —en el que tratamos de hacer todo al mismo
tiempo— el tono predominante será negativo. Como se concentra directamente en lo
negativo, el sombrero negro en realidad limita la negatividad. Se le puede pedir a un
pensador que se quite el sombrero negro. Esto señala un claro y definido abandono de lo
negativo.
...Su pensamiento de sombrero negro ha sido magnífico. ¿Por qué no se pone ahora otro
sombrero?
...Durante la reunión usted no ha hecho más que expresar su pensamiento de sombrero
negro. ¿No sabe usar otro sombrero?
Quiero que se quite el sombrero negro y se ponga el amarillo durante los próximos cinco
minutos. Dígame entonces lo que ve.

...Generalmente conseguimos pensamientos de sombrero negro con Mary. Cuando no se
lo pone parece que no tiene mucho que decir.
...Usted piensa con un solo sombrero: el negro.
Un golfista de excelente drive no puede ignorar el palo para golpes suaves. De la misma
manera, a un pensador que es bueno con el sombrero negro no le gusta sentirse incapaz
de ponerse a voluntad los otros sombreros. El idioma de los sombreros pone así en claro
que la negatividad es sólo una parte del pensamiento.
A esta altura ya se les debe haber ocurrido a muchos lectores que el rol del sombrero
negro es muy semejante al rol tradicional del abogado del diablo.
.. .Verdaderamente me gusta la idea de una aeronave de pasajeros. Pero por unos
instantes voy a hacer el papel de abogado del diablo.
...Nos estamos dejando llevar por el entusiasmo. Alguien va a tener que hacer de
abogado del diablo y notar que el precio de venta resulta demasiado alto.
El sombrero negro es similar, en efecto, al rol del abogado del diablo e integra este rol
particular dentro de toda la serie de roles que simbolizan los seis sombreros. De este
modo la negatividad se aprecia sólo como uno de los roles del pensamiento. Hay, sin
embargo, una diferencia importante.
El abogado del diablo era en realidad, un abogado que designaban los tribunales
eclesiásticos para defender al acusado de herejía o brujería. Otra vez estamos en el plano
de la argumentación. Como lo señalé anteriormente, el pensamiento de sombrero negro
no tiene nada que ver con la argumentación, sino que sólo se concentra en lo lógiconegativo.
El pensar de sombrero negro se usa para completar la parte negra del mapa del
pensamiento. La tarea del sombrero negro es una como cualquier otra. Necesita que se la
efectúe completamente. Retener el pensamiento de sombrero negro por temor a que los
aspectos negativos destrocen una idea es anular por completo el propósito del pensar con
seis sombreros — que implica que se desempeñe al máximo cada uno de los seis roles.

CAPITULO 22

Pensamiento de sombrero negro
SUSTANCIA Y MÉTODO
Errores del pensamiento.
Por qué una cosa no sigue a la otra.
Pautas para las pruebas.
Posibles conclusiones.
Tal como en el caso del pensamiento de sombrero rojo, se puede aplicar el de sombrero

negro al tema mismo — me referiré a esto más adelante— y también al debate o
pensamiento mismo: al método del pensamiento.
...Que yo sepa, eso es una suposición.
...No veo la conexión entre esto y lo que dijo antes.
...Las cifras que conozco son diferentes de las que ha dado usted.
Esa no es la única explicación posible es solo una explicación. No hace falta una conexión
lógica entre esos puntos.
Seria tonto e inconveniente que un pensador tuviera que ponerse formalmente el
sombrero negro cada vez que quisiera hacer notar algo de este tipo. Se entiende que ese
tipo de observaciones forma parte del pensamiento de sombrero negro se lo aclare
formalmente o no.
En la práctica, es preferible que el pensador acumule varios puntos de este tipo en lugar
de interrumpir a cada instante como es usual en la discusión. El pensador puede entonces
hacer una afirmación formal de pensamiento de sombrero negro, listando los diferentes
errores de pensamiento que ha advertido.
...Voy a ponerme un momento el sombrero negro porque quiero señalar los errores que
he advertido en esta discusión. La caída del consumo de licores puede deberse a mayor
conciencia sobre los cuidados de la salud, pero también a mayor consumo de vino o a la
mayor severidad de la legislación que pena el conducir después de consumir alcohol.
Además, el aumento de las ventas de vodka se puede deber al aumento de publicidad y
no tener relación alguna con el gusto.
...Por lo que veo, todos ustedes han expresado opiniones, suposiciones y sentimientos de
sombrero rojo.
...Eso no es correcto. El pago de royalties queda sin efecto sólo si el trabajo de
investigación y desarrollo se ha realizado en Manda.
...Me gustaría poner en sombrero negro sus ideas sobre este tema. Sus cifras tienen
cuatro años de antigüedad. La muestra es muy pequeña. Y las cifras son solo las del sur
del país.
No pretendo establecer aquí todas las reglas de la deducción y de la inferencia lógica.
Muchas son abstractas y no siempre relevantes para asuntos prácticos — en tanto éstos
se distinguen de los sistemas cerrados.
Podemos simplificar así las reglas básicas:
1. ¿Es firme y justificada la base?
2. ¿Sigue la derivación?
3. ¿Sigue la derivación necesariamente?
4. ¿Existen otras derivaciones posibles?
Por "derivación" entiendo cualquier cosa que se diga que se sigue de otra. A menudo una
derivación es una conclusión.
...Si aumentamos las penas y sentencias a prisión, se reducirá el crimen.
Esto puede parecer una afirmación suficientemente lógica. Si la examinamos en forma

detallada, advertimos que, en efecto, la derivación puede seguir, pero no necesariamente.
Sí se sabe que el riesgo de ser capturado es muy bajo, entonces un aumento de la pena
puede no ser eficaz. Si los tribunales no imponen las sentencias más altas, el efecto
preventivo puede perderse. Sin embargo, se podría decir que es probable que una mayor
disuasión tenga "algún efecto" en la reducción del crimen. Aquí llegamos al punto en que
debemos determinar la amplitud exacta de la expresión "algún efecto". Desde el punto de
vista del costo adicional que implica mantener a la gente en prisión el efecto puede ser
muy poco. Pero podríamos profundizar más. ¿Acaso el aumento de la pena no podría
aumentar o empeorar los crímenes? El criminal puede sentirse más inclinado a matar a su
víctima para que haya menos probabilidad de que lo capturen si la pena es muy severa.
La permanencia más prolongada en prisión por un delito de menor cuantía puede
convertir a un delincuente en criminal endurecido. Finalmente, el mayor gasto que implica
mantener a la gente en prisión puede tener menos consecuencias que si ese mismo
dinero se gastara en aumentar la dotación policial.
El punto interesante que conviene resaltar en este ejemplo es que se necesita gran
cantidad de imaginación para generar consecuencias y posibilidades alternativas.
Como escribí en Practical Thinking, la prueba suele ser sólo falta de imaginación. Esto
vale para la ciencia, el derecho y para la mayoría de lo que no es un sistema cerrado
como las matemáticas y los juegos filosóficos de palabras.
En la práctica, una de las mejores formas de mostrar un error de lógica es presentar una
posibilidad o explicación alternativa.
.. .Es verdad que en muchos países la cantidad de divorcios aumenta a la par que la
cantidad de máquinas lavarropas, pero eso no significa necesariamente que éstas causan
el divorcio. La razón de ambas tendencias puede estar en la mayor riqueza, en el
progreso de la sociedad, o en el aumento de mujeres que trabajan, etc.
...Es verdad que si subimos los precios probablemente disminuyan las ventas. Pero si
logramos presentar el producto como de primera calidad, podríamos conseguir un tipo
diferente de comprador y así la disminución de las ventas quedaría compensada por el
aumento de ingresos.
Aquí volvemos al aspecto de "probabilidad" del que hablamos a propósito del
pensamiento de sombrero blanco. Es perfectamente aceptable señalar una alternativa
posible, pero nunca se debe sostener que todas las alternativas son igualmente
probables. Nunca debe olvidarse que el pensamiento de sombrero negro nunca es un
argumento.
¿Cómo abordamos el tema del error en el mapa del pensamiento?
Una persona cree que un aumento de la pena reduciría el crimen. Otro cree que esto es
una suposición posible pero no demostrada. Cuando sea posible, se debe utilizar
referencias a estadísticas o alguna experiencia real para ayudar a decidir el asunto
(pensamiento de sombrero blanco). Si no se puede zanjar el asunto, en el mapa se
anotan como posibilidades los distintos puntos de vista alternativos. Cuando las pruebas
son particularmente débiles, se puede clasificar la posibilidad como opinión. Cualquiera
que utilice el mapa tiene entonces la opción de prestar atención a esa opinión o de
ignorarla.
...Es razonable suponer que una mayor cantidad de gente va a viajar durante las

vacaciones, ya que los ingresos familiares están aumentando, la cantidad de hijos es
menor y los viajes aéreos serán relativamente más baratos.
.. .Es posible que la gente se aburra de viajar cuando desaparezca la novedad y opte por
vacaciones del tipo "segunda casa" en sus propios países.
Se debe anotar ambas posibilidades. Las dos pueden coexistir. Aún cuando se excluyan
mutuamente, se las debería asentar en el mapa hasta que decidan las pruebas o la
preferencia emocional. Hasta se puede incluir en el mapa un hecho discutido — siempre
que se lo clasifique como "discutido".

CAPITULO 23

Pensamiento de sombrero negro
LA SUSTANCIA DEL PASADO Y DEL FUTURO
¿Cómo encaja esto con las pautas de mi experiencia pasada?
¿Esto es así?
¿Cuáles son los riesgos?
Hemos estudiado el pensamiento de sombrero negro en cuanto importa al método del
pensamiento. Ahora vamos a la sustancia.
¿Son correctos los hechos? ¿Son pertinentes? Los proporciona el pensamiento de
sombrero blanco pero los pone a prueba el pensamiento de sombrero negro.
...Puede que el número de desempleados sea menor que el de las cifras, porque es
posible que muchas personas de una familia no se molesten en anotarse.
...Los 600 millones de pasajes aéreos que se venden por año no dan una idea exacta de
cuánta gente viaja en realidad, porque algunas personas pueden realizar muchos viajes.
Además esta cifra incluye breves viajes internos.
...Se debería relacionar las cifras que muestran una menor cantidad de crímenes en los
Estados Unidos con las cifras de la población de cada edad. Puede ser que la disminución
de crímenes se deba a que gran cantidad de gente está saliendo del tramo de dieciocho a
veintitrés años, aquel en que se comete la mayoría, de los crímenes.
Uno de los usos más simples y más obvios del pensamiento de sombrero negro es poner
a prueba las cifras y los informes". En tales casos, el propósito del sombrero negro es
señalar los hechos erróneos (cuando sea éste el caso) o los que posiblemente sean
inaplicables. Si se ha de tomar una decisión de la mayor importancia basada en los
hechos, entonces la posibilidad —aunque sea leve— de que sean inaplicables debería
llevar a mejorar los hechos o las cifras. La intención del pensador de sombrero negro no
es crear todas las dudas posibles, como lo hace un abogado defensor en tribunales, sino
señalar las fallas en forma objetiva.
Hay mucha experiencia que no se mide en hechos y cifras. El pensamiento de sombrero

negro puede señalar dónde una propuesta o una afirmación no se ajusta a esa
experiencia.
.. .La experiencia me indica que si a la gente se le da una bonificación monetaria,
rápidamente empieza a considerarla una parte normal del salario.
...Mi experiencia me indica que la gente responde muy bien si siente que se aprecia su
esfuerzo extra y se demuestra esa apreciación con alguna recompensa tangible.
Si la gente espera ser recompensada hará muy poco a menos que se le ofrezca una
recompensa.
Las dos primeras afirmaciones pueden corresponder a la experiencia de los que se
reúnen para hablar de la motivación. La tercera no.
Es necesario aclarar que la experiencia es muy personal, y que por lo tanto diferentes
personas pueden tener experiencias diferentes. En distintas culturas, los efectos de las
recompensas pueden ser distintos.
También debería aclararse que distintas circunstancias conducen a efectos distintos. Es
posible* que si las recompensas son demasiado frecuentes, den como resultado la
pereza. Por todas estas razones, hay experiencias que pueden parecer incompatibles o
incluso contradictorias.
...En épocas de inflación la gente tiende a ahorrar más. ...Esto no es verdad, la gente
ahorra menos.
En la mayoría de los países, la gente, en efecto, tiende a ahorrar más. Pero no en los
Estados Unidos. Esto puede ocurrir porque hay más información y la gente posee mayor
sofisticación financiera, o porque los intereses sobre los préstamos son deducibles de
impuestos y en épocas de inflación las tasas de interés pueden incluso ser negativas.
Hay ocasiones en que un pensador de sombrero negro puede intentar desafiar algo en
términos absolutos. Esto vale para hechos científicos, hallazgos de una investigación,
datos bien establecidos, etc.
...Creo que eso es erróneo. La mayoría de los supermercados hace no más un dos a tres
por ciento de la producción
En otras ocasiones se justifica que el pensador de sombrero negro presente su
experiencia personal.
...Ha descubierto que es mucho más motivador el trabajo en una organización pequeña.
No estoy de acuerdo con usted cuando dice que las grandes organizaciones
descentralizadas se parecen a las pequeñas.
...Tengo que ponerme el sombrero negro para decirles que lo que proponen simplemente
no se ajusta á mis veinte años de experiencia en el negocio de la cosmética. No se puede
poner la misma marca a un producto de primera calidad y a otro común y corriente.
Es también obligación del pensamiento de sombrero negro señalar los riesgos, peligros,
déficits y problemas potenciales que podrían surgir en el futuro.
...Si abandonamos el uso inicial de las armas nucleares, los rusos podrían destruir Europa
con armas convencionales.
...Debo señalar que en este trámite de divorcio su esposo pudo sostener que usted no era

la persona adecuada para cuidar a los niños.
...Si la libra esterlina sigue cayendo en relación al dólar, posiblemente se tengan que subir
las tasas de interés, lo que originaría una caída en la bolsa de valores.
El único modo como podemos mirar el futuro es desde el punto de vista del pasado. Esto
puede significar una simple extrapolación.
Hay una tendencia firmemente establecida a favor de los bocadillos y las comidas rápidas.
La gente está reduciendo las grandes comidas formales y adoptando el "pastoreo", lo que
significa que come, en la práctica, sin dejar de trabajar.
...Muchas organizaciones han quebrado por tratar de vender helados a los franceses. No
veo por qué esta nueva tentativa debería tener éxito.
También se puede interpretar el futuro como una conjunción de diferentes tendencias y
modelos.
.. .A medida que se acorta la semana de trabajo, habrá más tiempo libre. Pero la alta tasa
de desempleo significa que mucha gente con tiempo libre no puede gastar mucho dinero
en éste. Por lo tanto necesitamos formas baratas de pasar los ratos de ocio.
...El sombrero negro me dice que las computadoras Apple quedarán fuera de mercado a
menos que sean compatibles con las IBM. Los compradores van a querer acceder a todo
el software de IBM.
Siempre podemos tener certidumbre sobre el pasado — aunque no podamos estar
siempre seguros de que una lección particular del pasado se aplique a una determinada
situación de hoy. Con respecto al futuro tenemos que ser especulativos. Se puede
describir el pensamiento de sombrero amarillo como especulativo-positivo, porque es
optimista y mira todas las cosas buenas que pueden surgir de una decisión o acción
propuesta. Una de las funciones del pensamiento de sombrero negro consiste en ofrecer
el equilibrio especulativo-negativo: "Esas cosas podrían salir mal".
...Respecto a la propuesta de ingresar al campo de las computadoras personales debo
ponerme el sombrero negro para darle mi opinión. ¿Podemos hacerlo? ¿Podemos
ponerla en venta al precio correcto? ¿Qué ventajas tendrá sobre las competidoras? ¿Por
qué la compraría alguien?
Aquí llegamos a lo que puede llamarse "pregunta negativa". El pensador de sombrero
negro virtualmente dice: "Tengo este punto de vista negativo. De usted depende que me
convenza de que estoy equivocado".
...¿Por qué cree que este consultor va a ser mejor que el anterior?
...¿Qué sucede si los japoneses entran en el mercado de la aviación civil?
...¿En qué posición quedamos si una de las mayores compañías farmacéuticas comienza
a fabricar lentes intra-oculares?
La mayoría de las preguntas negativas se puede presentar igualmente bien en esta forma:
"Me parece peligroso que..."
...Me parece peligroso que la competencia alcance nuestros precios más bajos.
...Me parece peligroso que los subsidios gubernamentales terminen en forma abrupta.
...Me parece peligrosa la sobreproducción de leche.

...Me parece peligroso que el aumento de salarios haga subir los costos de producción y
nos deje fuera de mercado
...Me parece peligroso que el pensamiento de los seis sombreros pueda convertirse en un
juego, y tanto que no pensemos formalmente nada sobre el asunto principal.
Tal como el de abogado del diablo es un rol tradicional del pensamiento, también lo es el
de Casandra, la profetisa del mal agüero.
Este rol encaja perfectamente con el aspecto especulativo-negativo del pensamiento de
sombrero negro.
¿Cómo se contrarrestan las negativas que arroja el pensamiento de sombrero negro? Lo
primero que debemos recordar es que estamos trazando un mapa, no discutiendo.
La primera forma consiste en anotar la negativa y reconocerla.
...Sí, en efecto, ése es un nuevo peligro, y si ocurre estaremos en un problema.
Ciertamente necesitamos tenerlo en cuenta.
La segunda forma es reconocer la negativa pero ofrecer un punto de vista paralelo que
difícilmente sea el caso.
...Existe una posibilidad pero creo que es sólo una posibilidad remota. Hemos probado
este producto durante cuatro años y cualquier falla debería haber salido a la luz.
La tercera forma es reconocer el peligro y presentar una respuesta.
... Si los competidores igualan sus precios con los nuestros, entonces lanzaremos un
producto especial de bajo precio, que fue diseñado para ser vendido a un precio muy
bajo. Si intentan igualarlo, no les quedará ningún margen de ganancia.
La cuarta forma es negar la validez del peligro: en realidad, es aplicar pensamiento de
sombrero negro al pensar de sombrero negro de la otra persona.
...No entiendo cómo puede ocurrir esto, ya que el costo de ingreso a este mercado sería
demasiado alto para cualquier recién llegado. Los jugadores más importantes ya están en
plaza y los conocemos.
La quinta forma consiste en ofrecer un punto de vista alternativo y situarlo en paralelo al
del pensamiento de sombrero negro.
..A medida que el precio del petróleo resulte menor en relación a otros costos, la gente
puede empezar a comprar de nuevo automóviles más grandes, pero como ya está
acostumbrada a la conveniencia de los más pequeños creo que siempre habrá mercado
para ellos.

CAPITULO 24

Pensamiento sombrero negro
COMPLACENCIA NEGATIVA

Es mucho más fácil ser negativo.
Es más divertido ser negativo.
Sí... pero…
La construcción de un ferrocarril es una hazaña compleja de ingeniería. Una simple barra
de concreto situada de través en la vía puede descarrilar un expreso. El situar esta barra
no es una operación que necesite de una habilidad, extraordinaria. Destruir es siempre
mucho más fácil que construir. Lo mismo ocurre con la negatividad. Por eso es necesario,
cuando consideramos el pensamiento de sombrero negro fijarse también en los atractivos
de la negatividad, que tan a menudo conducen a una "complacencia negativa".
El pensamiento negativo es atrayente porque su logro es inmediato y completo. Probar
que alguien está equivocado da esta satisfacción inmediata. Proponer una idea
constructiva no ofrece ningún logro hasta que la idea le gusta a alguien o se puede probar
que funciona (lo que lleva tiempo)
Atacar una idea da una instantánea sensación de superioridad. Elogiar una idea
aparentemente sitúa al que la elogia un poco por debajo del autor de la idea.
Criticar es muy fácil, porque todo lo que tiene que hacer el crítico es elegir un marco para
su juicio y luego mostrar que la propuesta no encaja en ese marco en particular.
...Lo que aquí necesitamos es una idea simple, práctica. Su propuesta es demasiado
elaborada y .compleja. Nunca daría resultado.
Si la propuesta hubiera sido simple y directa, entonces el crítico podría haber elegido una
estructura diferente.
...Esta visión de la situación es demasiado simplista. La propuesta es un disparate propio
de jardín de infantes. A mi hijo de seis años de edad se le podría haber ocurrido algo
mejor. Tenemos que tener en cuenta todos los factores.
Observe que los dos rechazos abruptos de la propuesta son en cierto modo más fáciles
que la formulación de una propuesta nueva. Observe, también, que en realidad la crítica
no se basa en la sustancia de la propuesta sino en cierta calidad general, como que es
"demasiado compleja" o "demasiado simple". Es sorprendente cuánta crítica es, en la
práctica, de este tipo. Esta clase de pensamiento debe situarse bajo el sombrero rojo, no
bajo el negro.
...No me gusta su propuesta. Es así de simple.
Hay mucho pensamiento de sombrero rojo que se disfraza de negro.
...Si eso es todo lo que tiene que decir, debemos considerarlo como pensamiento de
sombrero rojo, no como pensamiento negro. Tiene usted derecho a sus sentimientos.
Es mucho más fácil hacer un traje que no quede bien que uno que si. Esto conduce
directamente al idioma del "sí... pero". Aquí el pensador negativo ignora la mayor parte de
la propuesta, que en efecto es valiosa y factible, para concentrarse en algún sector de
menor importancia, que puede ser dudoso.
...El libro está bien, pero quisiera saber por qué tuvo que elegir ese título absurdo. No dice
nada sobre el libro, no es pertinente. Es la clase de título que se podría encontrar en una
mala novelita popular.


Documentos relacionados


Documento PDF edward de bono 6 sombreros para pensar
Documento PDF mujeres que piensan demasiado susan nolen hoeksema
Documento PDF ambar
Documento PDF la quimica del amor 1
Documento PDF actor prepara
Documento PDF quiero tener recuerdos de baby shower


Palabras claves relacionadas