Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Vovelle, Michel Introducción a la historia de la Revolución francesa .pdf



Nombre del archivo original: Vovelle, Michel - Introducción a la historia de la Revolución francesa.pdf

Este documento en formato PDF 1.6 fue generado por Sprint / Adobe Acrobat 7.0, y fue enviado en caja-pdf.es el 22/03/2013 a las 16:03, desde la dirección IP 190.176.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 4408 veces.
Tamaño del archivo: 1.9 MB (7 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


CAPÍTULO 1
NACIMIENTO DE LA REVOLUCIÓN
1.

LA CRISIS DEL ANTIGUO RÉGIMEN

El objetivo de la Revolución era la destrucción del «feudalismo». Los historiadores actuales, movidos por un prurito de purismo, tienden a rechazar, o al menos a corregir
este término, que, sin duda, es el que mejor cuadra í-.l s'sterna
social medieval. Pero los juristas revolucionario;} trm'.m
mucho más claras las ideas. Efectivamente, en Lis estructuras que ellos impugnaban es fácil reconocer las características
del modo de producción «feudal», o del feudalismo en el
sentido en que lo entendemos hoy en día. Sin embargo, la
Francia de 1789, un buen ejemplo de tal sistema, presenta
cantidad de características particulares, cuya importancia descubriremos a medida que se desarrolla la Revolución francesa. Cuando hablamos de feudalismo, nos referimos ante
todo al sistema económico tradicional de un mundo dominado~poT la economía rural. En 1789, el mundo campesino
• repres^eñtabT el 85 por 100 de la población francesa, y la
coyuntura económica suffia el opresivo condicionamiento del
ritmo de las escaseces y las crisis de subsistencia. En esto
"sls"tema7~eñrTealidad, los accidentes económicos más graves

12

LA REVOLUCIÓN

FRANCESA

son las crisis de subproducción agrícola, que en el siglo xvm,
no obstante la permanente disminución de las grandes hambrunas de los siglos anteriores, constituyen factores esenciales ante los cuales la importancia de la industria queda relegada a segundo término. El tradicionalismo y el atraso de las
técnicas agrícolas, evidente" en comparación con Inglaterra^,
refuerza la imagen de un campo «inmutable» en no pocos
aspectos. El sistema social seguía aún reflejando, en su conjunto, la importancia de los tributos «señoriales». La aristocracia nobiliaria, considerada en su conjunto, poseíá~"üña"""
parte importante de la tierra cultivable de Francia, tal vez
un 30 por 100, mientras que el clero, otro orden privilegiado, tenía por su lado del 6 al 10 por 100 de la tierra. Lo
más importante —e indudablemente lo que constituye la
sobrevivencia más notable de formas medievales— es el
peso de tributos feudalesj/ señoriales que recaían sobre la
tierra/, y .que, recuerdan la propiedad «eminente» que detentaba el señor sobre la tierra que, en realidad, poseían los carn-'
pesinos. Efectivamente, esas cargas, variadas y complejas,
constituían lo que los juristas, en su jerga profesional, llamaban «complejo feudal» (complexum ¡elídale}. Esta nebulosa de
derechos incluía rentas en dinero (el «censo»), y el cbamparl,
un porcentaje que debía entregarse sobre las cosechas, y que
se hacía sentir mucho más gravosamente que aquél. Había
muchísimos otros impuestos, a veces exigibles anualmente y
a veces en forma ocasional, ora en dinero, ora en especie: por
ejemplo, el «laudemio» (derecho de mutación sobre la propiedad), el «vasallaje», las «declaraciones de fe y homenaje»
(üvcnx) y las «banalidades» (estas últimas se expresaban en
monopolios señoriales sobre los molinos, los hornos y los lagares). Por último, el señor detentaba un derecho de justicia
sobre los campesinos de sus tierras, si bien es cierto que la
apelación a la justicia real ponía este derecho cada vez más
a menudo en tela de juicio. Además, determinadas provincias

NACIMIENTO BE LA REVOLUCIÓN

13

del reino fueron testigos de la sobrevivencia de una servidumbre personal que gravitaba sobre el derecho de «manos
muertas», cuya libertad personal (matrimonio, herencia) era
limitada.
En este resumen, forzosamente demasiado simple, no
podríamos dejar de destacar lo que constituyó la originalidad
de Francia en la crisis general del feudalismo europeo. Es tradicional oponer el sistema agrario de la Francia del siglo xvm
al sistema inglés, donde la eliminación sostenida de vestigios
del feudalismo condujo a una agricultura de tipo ya precapitalista. A la inversa, se puede comparar lo que ocurre en Francia con los modelos que proponía Europa central y oriental,
donde la aristocracia, propietaria de la mayoría de la tierra, se
apoyó, a veces de un modo creciente en el siglo xvm, en el
trabajo forzado de los campesinos siervos ligados a la tierra.
La versión francesa del feudalismo, a mitad de camino entre
uno y otro sistema, es vivida tal vez tanto más dolorosáfnénte
cuanto" qüF'sé7hairaba~yá~"en la ultima fase de; dedinagón,
a punto de su definitivo final. El campesino francés, en cambio, en gran parte propietario de la tierra y muy diversificado,
habrá de desempeñar un papel importante en las luchas
revolucionarias junto a la burguesía y contra una nobleza
menos omnipotente que la de Europa oriental, tanto desde el
punto de vista social como desde el económico. A la inversa,
si se compara la sociedad francesa con las sociedades más
emancipadas, cuyo modelo es Inglaterra, se comprende Ja
importancia de lo que se ponía en juego en las luchas revolucionarias.
Hace muy poco, una corriente de Ja historiografía francesa ha propuesto la idea de que sería imposible aplicar a la
Francia clásica un análisis de tipo moderno, y distinguir en
ella clases sociales. Efectivamente, para R. Mousnier, la sociedad francesa de la época era más bien una sociedad de «órde-~
nes». Por órdenes no se entiende solamente la división oficial

14

LA REVOLUCIÓN

FRANCESA

tripartita que,opone Nobleza, Clero y TercerJEstado, sino
también las normas de organización de un mundo jerarquizado, con una. jestructura__pirarnidaÍ. Para evocar simbólica.merite Ta sociedad francesa vale la pena recordar la procesión
de los representantes de los tres órdenes en la ceremonia de
apertura de los Estados Generales, en mayo de 1789. En
primer lugar, el clero, en tanto primer orden privilegiado,
pero él mismo resultado de una heterogénea fusión de un
clero alto y de un clero bajo; luego, la nobleza, y, por último,
el Tercer Estado, modestamente vestido con uniforme negro.
Esta jerarquía no es meramente figurativa, sino que en ella los
«privilegiados» gozan de una posición muy particular. El
clero y la nobleza se benefician con privilegios fiscales que los
ponen casi por completo a cubierto del impuesto real. Pero
hay también privilegios honoríficos y en el acceso a los cargos, como, por ejemplo, la interdicción .al Tercer Estado del
acceso a los grados de oficiales militares, reafirmada a finales
del Antiguo Régimen. Se habla de «cascada de desprecio» de
los privilegiados respecto de los plebeyos, y no sería nada
difícil encontrar ejemplos concretos que ilustren el término
de «reprimido social» que se ha aplicado al burgués francés de
finales del Antiguo Régimen. Esta jerarquía psicosocial de los
«honores» es tan manifiesta que engaña acerca de las verdaderas realidades sociales, pues detrás de las ficciones de una
sociedad de órdenes se vislumbra la realidad de los enfrentamientos de clases.
Después del feudalismo y de la estructura de órdenes de
•la sociedad, el tercer componente de este equilibrio del Antiguo Régimen, ya gravemente amenazado, es el absolutismo.
No caue duda de que entre absolutismo y sociedad de órdenes
no hay coincidencia total, pues los privilegiados se anticiparán a la verdadera Revolución con una fronda contra el absolutismo real. Pero la garantía de un orden social que asegure
el poder a los privilegiados se condensa perfectamente en la

NACIMIENTO DE LA REVOLUCIÓN

15

imagen del rey todopoderoso, ley viva para sus subditos. En
la época clásica, el reino de Francia se ha afirmado —después
de España— como el ejemplo más acabado de un sistema estatal donde el rey dispone de una autoridad sin contrapesos
efectivos «en sus consejos». En 1789 hace catorce años que
ha asumido el cargo Luis XVI, cuya personalidad es demasiado mediocre para las responsabilidades que aquél exige.
Désele Luis XIV la monarquía había impuesto los agentes de
su centralización, los intendentes dé "«policía^ justicia y finanzas», de los que se decía que eran «el rey presente en la
provincia», en el seno de las comunidades que ellos administraban. Al mismo tiempo, la monarquía había llevado a término la domesticación de los^xcuerpos intermediarios», como
los llamaba Montesquieu, cuyo mejor ejemplo encontramos
en su poTítíca~fésÍpéctb de los Parlamentos, en esas cortes que
representaban las más altas instancias de la justicia real tanto
en París como en las provincias. En el corazón mismo de este
sistema político del Antiguo Régimen se ubica la monarquía
de derecho divino: el rey, que en el momento de su coronación es ungido con los óleos de la «santa ampolla», es un rey
taumaturgo que cura a los enfermos que padecen de «escrófulas» (absceso frío). Figura paterna y personaje sagrado, el rey
es el responsable religioso de un sistema que tiene al catolicismo como religión de Estado, y que sólo en los últimos
años del Antiguo Régimen (1787) comienza apenas a aplicar
una política de tolerancia con los protestantes. En 1789, este
mundo antiguo está en crisis. Como se verá luego, las causas
de esta crisis son múltiples, pero es obvio que el sistema todo
da muestras de fallos evidentes. Los que más umversalmente
se denuncian —y cabe preguntarse si son también los más
«mortales»-— son los que se refieren al carácter inconcluso
del marco estatal.
Este es el punto sobre el que más énfasis se puso en
la época, así como en todo el desm rollo clásico de la his-

16

LA REVOLUCIÓN

NACIMIENTO DE LA REVOLUCIÓN

FRANCESA

toriografía moderna. Se ha descrito el caos de lasjdiyisiones
territoriales superpuestas, diferentes entre el campo administrativo, el judicial, el fiscal o el religioso, pues las antiguas
«provincias», reducidas a constituir el marco de los gobiernos,
militares, no coincidían con las «generalidades» donde operaban los intendentes, ni con las «bailías» de Francia septentrional o las senescalías del Sur, circunscripciones a la vez
administrativas y judiciales. Lo mismo que otras monarquías
absolutas, aunque en proporciones excepcionales a finales del
siglo xvin, Francia padecía de la debilidad y la incoherencia
del sistema del impuesto real. La carga de este impuesto era
diferente según los grupos sociales —privilegiados o no—,
así como lo era también según los lugares y las regiones, del
norte al sur, de las ciudades (a menudo «exentas») al campo.
El peso de esta herencia, como es de sospechar, no era una
novedad, pero en este fin de siglo la opinión pública toma
conciencia más clara de ella, cual si se tratara de una carga
insoportable. ¿Por qué se produjo esta sensibilización? Algunos historiadores —y recientemente Francois Furet— han
escrito que la «voluntad reformadora de la monarquía se
agotó» entonces, pero quedaría aún por saber por qué no
hubo despotismo ilustrado a la francesa, lo que remite a su
vez de la crisis de las instituciones a una crisis de la sociedad.
La crisis social de fin del Antiguo Régimen es una impugnación fundamental del orden de la sociedad, y en esta medida
se difunde en todos los niveles. Pero hay dominios particulares en donde se la descubre con toda evidencia. Así ocurre
en lo relativo a la declinación de la aristocracia nobiliaria,
declinación que, según el punto de vista en que uno se coloque,
es absoluta o relativa. En términos absolutos, se comprueba
que una parte de la nobleza vive por encima de su capacidad
económica y, por tanto, se endeuda. La comprobación es
válida tanto para la alta nobleza parasitaria de la corte de
Versalles, dependiente de los favores reales, como para una

17

buena parte de la nobleza media provinciana, a veces antigua,
pero venida a menos. Es indudable que se puede objetar aquí
la existencia de una nobleza rentista dinámica, caldo de cultivo de esa «clase propietaria» de la que hablan los fisiócratas. Esta última se ha beneficiado con el ascenso de la renta
de la tierra a lo largo del siglo, y sobre todo después de 1750.
Pero esta riqueza originada en la renta de la tierra está en
declinación relativa en relación con la explosión del beneficio
burgués. Esta declinación colectiva puede provocar reacciones
diferentes según los casos. Así, en la casta nobiliaria misma se
multiplican los ejemplos de rechazo de la solidaridad de clase,
los desclasados, de quienes Mirabeau... o el marqués de Sade
constituyen vivas imágenes. Pero si bien su testimonio individual es revelador, la actitud colectiva del grupo se expresa
más bien en el sentido inverso, en lo que se llama la reacción
nobiliaria o aristocrática. Los señores resucitan antiguos derechos, y a menudo se aferran con éxito a las tierras colectivas
o a los derechos de la comunidad rural. Esta reacción señorial
en el plano de la tierra va de la mano con la «reacción nobiliaria» que triunfa por entonces. Se acabaron los tiempos —ya
en el reinado de Luis XIV— en que la monarquía absolutista
extraía los agentes superiores de su poder de la «vil burguesía», según la expresión de Saint-Simon. El monopolio aristocrático sobre el aparato gubernativo del Estado ya no conocía prácticamente más brechas. Necker, banquero y plebeyo/\
no era más que la excepción que confirma la regla. En los
diferentes grados de la jerarquía, los cuerpos o «compañías»
que detentan parcelas del poder —cortes de justicia, capítulos, catedrales, etc.— defienden y hasta consolidan notablemente el privilegio nobiliario. Al sancionar esta evolución, la
monarquía, en las últimas décadas del Antiguo Régimen, ha
cerrado el acceso al grado militar —tanto en el ejército como
en la marina— a los plebeyos surgidos del rango de suboficial.
Los genealogistas de la corte (Cherin) tienen un poder no sólo
2, — VOVELLE

18

LA REVOLUCIÓN FRANCESA

NACIMIENTO DE LA REVOLUCIÓN

simbólico. Al provocar la hostilidad de los campesinos y de
los burgueses, la reacción señorial y la reacción nobiliaria
contribuyeron en gran medida a la creación del clima prerrevolucionario, y la monarquía se vio comprometida debido al
apoyo que les prestara. Es así como, de una manera aparentemente paradójica, la crisis del viejo mundo se expresaba
también en términos de tensiones entre la monarquía absoluta y la nobleza. Se ha calificado de revolución aristocrática
o de rebelión nobiliaria a este período que va de 1787 a 1789
y que otros han llamado «prerrevolución». En 1787, un ministro liberal, al menos superficialmente, Calonne, convoca
a una Asamblea de Notables para intentar hallar solución a la
crisis financiera, pero choca con la intransigencia de los privilegiados; se ataca el absolutismo, siquiera fuese sólo en la
persona de los ministros, y Calonne, amenazado, se retira. Su
sucesor, Loménie de Brienne, intenta una negociación directa
con las altas cortes de justicia —los Parlamentos— que, según
la tradición, presentan sus «amonestaciones» (remontrances)
y encuentran una equívoca corriente de apoyo popular cuando
proponen la convocatoria de «Estados Generales» del reino
por primera vez desde 1614. Detrás de esta fachada de liberalismo, lo que en realidad hacían los aristócratas y los Parlamentos al rehusar todo compromiso que sirviera para salvar
el sistema monárquico era defender sus privilegios de clase.

de sHa__Revpluc[ón francesa es .una revolución de la miseria
ojjna Devolución ^e la prosperidad. Se dirá que se trata de
un mero debate académico, en el que, a través del tiempo,
discuten Michelet y Jaurés. Sin embargo, este ejercicio de
estilo conserva aún hoy todo su valor. Michelet, el «miserrtbilista», no se equivoca cuando llama la atención sobre la
precaria situación de una gran parte del campesinado. Los
trabajadores agrícolas («peones» o «braceros», como se los
denomina), y junto a ellos los mediefós, pequeños agricultores
que comparten las cosechas con el propietario, constituyen
por entonces la masa de lo que se ha dado en_ llamar campesinado^ «consumidor», esto es, que no produce lo suficiente
para atender~á~'süs"ñecésidades. Para estos campesinos, el
siglo xvni, desde el punto de vista económico, no merece el
calificativo de «glorioso» con que tantas veces se lo adorna.
En efecto, el alza secular de los precios agrícolas, tan beneficiosa para los grandes agricultores que venden sus excedentes, sólo es para ellos un grave inconveniente. Pero, ¿acaso
no les ha deparado el siglo nada bueno? En un hallazgo de
concisión, E. Labrousse ha escrito que «al menos ganaron la
vida». Para atenernos al plano demográfico, es verdad que
durante el siglo xvm, y sobre todo en su segunda mitad, las
grandes crisis asociadas a la escasez y la carestía de los cereales remiten y desaparecen; con todo, este nuevo equilibrio es
precario, y en esta economía de antiguo cuño la miseria popular sigue siendo una realidad indiscutible. Pero sería falso
reducir la participación popular en la Revolución, tanto en
sus aspectos urbanos como en los rurales, a una llamarada de
rebelión primitiva; por el contrario, se asocia a la revolución
burguesa, la que, sin discusión posible, se inscribe en la
continuidad de una prosperidad secular. El ascenso secular
de los precios, y como consecuencia de la renta y del beneficio, comenzó en la década de 1730, y se prolongaría hasta
1817, a u n q u e no sin accidentes, en términos de crisis eco-

2.

LAS FUERZAS NUEVAS AL ATAQUE

Sin embargo, sería imposible describir la crisis final del
Antiguo Régimen exclusivamente en términos de contradicciones internas; pues también sufrió un ataque desde el exterior, a partir de la burguesía y los grupos populares. Alianza
ambigua que conducía a formular la clásica pregunta acerca

19

20

LA REVOLUCIÓN

FRANCESA

nómicas, o de un modo más duradero, en la forma de esa
regresión «intercíclica» que se inscribe entre 1770 y el comienzo de la Revolución. Pero, a grandes rasgos, la prosperidad del siglo es indiscutible. La_ población francesa
aumenta, sobre todo en la segunda mitad ctéT siglo, y pasa
de 20 a 26 millones de habitantes. El reino de Francia tiene
la mayor población,de Europa, después de Rusia.
Lo tradicional en la historiografía francesa ha sido ver en
la burguesía a la clase favorecida por excelencia a causa de
este ascenso secular. Veremos que recientemente se ha discutido este esquema explicativo, no sólo en las escuelas anglosajonas, sino incluso en Francia, a favor del argumento de
que la burguesía, en su acepción actual, no existía en 1789.
Sin anticiparnos en esta problemática, detengámonos en la
necesidad de definir más precisamente un grupo que sería
ilusorio concebir como monolítico o triunfante. En la Francia
de 1789, la población urbana sólo reúne el 5 por 100 aproximadamente del total. Los burgueses urbanos todavía extraen
una partís a menudo importante de sus ingresos de la renta
cíela tierra y no tanto del beneficio. Los «burgueses» tratan ~3e~áccedér á la respetabilidad mediante la compra de
tierras y de bienes raíces, o, mejor aún, de títulos de oficiales
reales, que confieren a sus posesores una nobleza susceptible
de transmitirse hereditariamente. Por otra parte, una fracción de esta burguesía, la única que en los textos se precia
del título de «burguesa», vive únicamente del producto da
sus rentas, o, como se decía a la sazón, «noblemente», y, en
su nivel, se mimetiza al modo de vivir de los nobles. Pero 1
mayoría de la burguesía, en sentido amplio, se dedica a act
vidades productivas. En efecto, se 1- encuentra en multitud
de pequeños productores independientes —comerciantes o
artesanos—, agrupados o no según los sitios de sus corporaciones, empresarios, comerciantes y hombres de negocios,
muchos de los cuales se han establecido en los puertos

NACIMIENTO DE LA REVOLUCIÓN

21

"—Nantes, La Rochelie, Burdeos o Marsella— y extraen su
riqueza del gran comercio de ultramar. Por últimp, están los
banqueros y financieros, activos en ciertos lugares'—como
Xyon—, pero que en su mayor parte se concentran en París.
La burguesía' propiamente industrial de empresarios y fabricantes existe, pero su papel es secundario en un mundo en
que las técnicas de producción modernas (minas, industrias
extractivas o metalúrgicas) comienzan a dar sus primeros
pasos, mientras que la industria textil constituye la rama más
importante. Estamos en el siglo del capitalismo comercial, del.
que son ejempEsnm^rañi3és""comerciantes de lana y algodón
o seda (Lyon), quienes concentran la producción diseminada
de los fabricantes, tanto urbanos como rurales, que trabajan
en dependencia de ellos. Pero la burguesía francesa incluye
también todo un mundo de procuradores, abogados, notarios
y médicos, en_una^j)al_abra, de miembros de las profesiones
liberales, cuyo papel habrá de resultar esencial en la RevolucioñTSu posición no carece de ambigüedad. En efecto, por su
función cabría esperar que fueran defensores de un sistema
establecido que les da vida; sin embargo, afirman su independencia ideológica en el seno de la burguesía. La cohesión de
su programa y de las ideas-fuerza que la movilizan es lo que
constituye la mejor demostración dé su realidad, así como de
su capacidad para encarnar el progreso a los ojos de los grupos
sociales que, total o parcialmente, librarán con ella la lucha
revolucionaria. Artesanos y minoristas, también sus compañeros, que comparten los talleres, son ideológicamente dependientes de la burguesía, aun cuando tengan sus propios objetivos en la lucha. A foríiori, sería prematuro esperar una
conciencia de clase autónoma del asalariado urbano.
Esta burguesía naciente, tal cual es, con todos los desniveles económicos, sociales y culturales que la recorren, constituye la fuerza colectiva que da a la Revolución su programa. La filosofía de las Luces se extendió y, traducida en

22

LA REVOLUCIÓN FRANCESA

fórmulas simples, circuló cual moneda corriente. Su difusión
se vio asegurada por una literatura y por ciertas estructuras
de sociabilidad, en particular las logias masónicas. Las ideasfuerza de la Ilustración, modeladas en fórmulas simples —libertad, igualdad, felicidad, gobierno representativo, etc.—
encontrarán en el contexto de la crisis de 1789 una ocasión
excepcional para imponerse. En efecto, las causas inmediatas
de la Revolución resultan más inteligibles cuando se las
inserta en el marco de referencia de las causas profundas.
En primer lugar, una_crisis económica ha catalizado las
formas del descontento sobre todo en las clases populares.
Los primeros signos de malestar cristalizaron en el campo
francés en la década 1780, pues un estancamiento de los precios del cereal, una seria crisis de superproducción vitícola
y, más tarde, en 1786, un tratado de comercio anglofrancés,
crearon graves dificultades a la industria textil del reino. En
este contexto sombrío, una cosecha desastrosa, la de 1788,
produjo una subida brutal de precios allí donde estaban estancados; si los índices no llegaron a duplicarse, fue común
un ascenso al menos del 150 por 100. Las ciudades se sacuden. En abril de 1789 se subleva un barrio popular de París,
el suburbio Saint-Antoine, y estallan revueltas en varias provincias. Los conflictos sociales, asociados a la carestía de la
vida, otorgan una amplitud inédita al malestar político, que
hasta ese momento se había polarizado hacia el problema del
déficit. Dicho déficit es tan antiguo como la monarquía, pero
sólo entonces adquiere las dimensiones propias de un privilegiado signo revelador de la crisis institucional y de la sociedad que, sin duda, después de la guerra de independencia de
Estados Unidos, creció en proporciones tales que excluían
toda solución fácil. Además, la personalidad del monarca gravitaba pesadamente en la constelación de causas inmediatas,
en los orígenes del conflicto. Rey desde 1774, honesto pero
indudablemente poco dotado, Luis XVI no es ni por asomo

NACIMIENTO DE LA REVOLUCIÓN

23

el hombre que la situación requiere, y la personalidad de
María Antonieta, a través de quien ejerce su influencia el
peligroso grupo de presión de la aristocracia de la corte, no
arregla en absoluto las cosas. Pero es evidente que, en una
situación en la que son tantos los factores esenciales que intervienen, la personalidad de una sola persona —aun cuando
fuera la del rey— no bastaba para cambiar el curso de las
cosas de manera apreciable. Dos ministros, como se ha visto,
Calonne y Loménie de Brienne, intentaron sin éxito imponer
sus proyectos de reformas fiscales a los privilegiados que formaban la Asamblea de Notables, en tanto Parlamentos. Pero
el rechazo de estas instancias condujo a la «revuelta de la
nobleza» y tuvo imprevistas consecuencias para sus autores,
pues tanto en Bretaña como en el Delfinado, el grito de que
se convocara a Estados Generales adquirió un tono estrictamente revolucionario. El rey cede a esta solicitud en agosto
de 1788, al tiempo que llama al ministerio al banquero
Necker, personalidad popular, y le confía la dirección de los
negocios.


Documentos relacionados


Documento PDF vovelle michel introducci n a la historia de la revoluci n francesa
Documento PDF 13 briggs a y clavin p historia contempor nea de europa 12 52 1
Documento PDF 34 pierenkemper t francia
Documento PDF cronograma historia contempor nea i ano 2013
Documento PDF texto01
Documento PDF cronograma 2015


Palabras claves relacionadas