Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



EL DISCIPULO .pdf



Nombre del archivo original: EL-DISCIPULO.pdf
Autor: ex libris eltropical

Este documento en formato PDF 1.6 fue enviado en caja-pdf.es el 26/11/2012 a las 02:56, desde la dirección IP 186.51.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 8153 veces.
Tamaño del archivo: 16.2 MB (121 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


~EI~

discípulo

EI discípulo

~'EI'~

Juan Carlos Ortiz
Publicado por

disdpulo

Editorial Peniel
Boedo 25
Buenos Aires C1206AAA - Argentina
Te! (54-11) 4981-6178 I 6034
e-mai!: info@peniel.com
www.editorialpeniel.com
Copyright © 2007 Edilorial Peniel
Diseño de cubierta e interior: Arte Peniell arte@peniel.com
Original!y published in english under the tille: The Disciple
by Relevant Media Group, Lake Mary, Florida, USA
Copyright © 1996 by Charisma House
Al! rights reserved

Juan Carlos Ortiz

Available in orher languages from Strang Communications, 600 Rinehart Road,
Lake Mary, FL 32746 USA, Fax Number 407-333-7147 I www.charismahouse.com
Todas las citas de las Sagradas Escnturas fueron extraídas de la Nueva Versión
[nternacional (NVI).
Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida en
ninguna forma sin el permiso escrito de Editorial Peniel.

Impreso en Colombia
P,inted in Colombia

ex libris eltropical

Ortiz, Juan Carlos
El disCípulo - la ed. - Buenos Aires. Peniel, 2007.
Traducido por: Evangelina Daldi

ISBN 10: 987-557-143-1

ISBN 13: 978-987-557-143-3

L Vida Cristiana. I. Daldi, Evangelina, trad.
240 p. ; 17xl! cm.

n. Título

CDD 248

BUENOS AIRES - MIAMI - SAN JOSÉ - SANTIAGO

www.editorialpeniel.com

Contenido
Prefacio
PRIMERA PARTE: El vino nuevo

7

9

l· El "Evangelio según los Evangélicos"

ll

2· El Evangelio del reino

21

3· .siervos de Dios

31

4· La Vida en el reino
5· El Oxígeno del reino

39
.49

6· Primer grado de Amor: Amar al prójimo

57

7· Segundo grado de Amor: El Amor entre Creyentes

63

8· El grado más alto de Amor: Amor como el puré de papas

73

9- El Idioma del reino de Dios

79

10· El Romance con Dios

93

ll· Con los ojos abiertos

97

SEGUNDA PARTE: Los odres nuevos
1- La perpetua niñez

2- ¿Niños por siempre?

3- ¿Qué es la comida sólida?
4· El crecimiento espiritual de los creyentes
5- ¿Miembros o Discípulos?
6- Formación de discípulos

7- Las Santas Tradiciones

107
109
1l1
133
143
157
169
181

8- Cambio de Tradiciones

189

9- Después del domingo por la mañana

197
2H

10- Características de La Célula
H- La promesa de! Padre: Un corazón Nuevo
12- La promesa de! Padre: un Nuevo Poder

221
229

Prefacio
Juan Carlos Ortiz, ¡qué personalidad y qué escritor! Las páginas
subsiguientes le darán a conocer a uno de los más preciosos y
humildes siervos de Dios en la América Latina contemporánea. Juan Carlos Ortiz es auténtico. No se vale de circunloquios. Escribe tal como habla y habla tal como escribe. Y lo
que escribe no es esa pesada e incomprensible teoría basada en
algunas pocas cosas que haya podido entresacar de algún libro
polvoriento de una biblioteca bonaerense. Todo lo contrario.
Su mensaje de estímulo a la Iglesia es e! tema central en la
amplia gama de experiencias de un pastor consagrado por
entero a su ministerio en la ciudad de Buenos Aires.
Las ilustraciones que usa Juan Carlos lo harán pensar. Y
otras veces, lo harán lagrimear. Y si usted es como yo, algunas
experiencias que comparte lo harán descostillarse de risa. En
estas páginas, hay un poco de todo y, por lo tanto, me permito hacerle una advertencia razonable: una vez que se adentre
en la lectura de este libro, le garantizo que se sentirá cautivado. Puede darse e! caso de que usted no acepte toda la teología de Juan Carlos o sus varias interpretaciones, pero no permita que ello sea motivo para dejar de lado este libro. Siga
leyendo porque cualquier desacuerdo que pueda tener pronto
carecerá de importancia, mientras e! autor comparte con libertad y sinceridad aquello que Dios está realizando en América
Latina a través de sus hijos.
El tema preponderante de! libro es e! amor: amor fraternal,
amor al prójimo, e! amor "Puré de Papas" y otros grados de
amor. Nos muestra que, para e! seguidor de Jesús, este amor
debe producir una comprensión radical, clara, de lo que es e!
discipulado cristiano. Para Juan Carlos, la preparación y e!

7

equipamiento de hombres y mujeres para el servicio cristiano
es la razón de ser de la Iglesia. Y este libro, definitivamente,
trata sobre la Iglesia.
juan Carlos, además de un hermano, es un amigo muy
querido, y me siento sumamente complacido de que su mensaje claro y preciso no esté limitado a unos pocos privilegiados
latinoamericanos, porque en él tenemos verdaderamente a un
hombre de Dios con un mensaje que la Iglesia, en todo el
mundo, necesita conocer hoy.
Es probable que cuando usted llegue a la última página
sienta un enorme deseo de darle un cálido abrazo y decirle con
toda sinceridad: "¡Muchas gracias, juan Carlos!".

DR.

W

STANLEY MOONEYHAM

Presidente de Visión Mundial Internacional

8

PRIMERA PARTE

El vino nuevo
¿Qué es un discípulo? Es un aprendiz, uno que
sigue e imita a jesucristo, uno que une su
destino al de su Maestro, uno que se
compromete, "se casa" con Él, se niega a sí
mismo para seguirle. Un discípulo de jesús se
embarca en el proceso de llegar a ser como Él y
hace de los intereses de su Señor los suyos
propios. Si pensamos en Jesús solamente como
uno que nos hace el favor de llevarnos al cielo
al morir, tendremos un cristianismo flojo y
débil. llamarnos cristianos y asistir a una
iglesia no significa que somos discípulos de
Jesús. Si comprendemos quién es Él, nuestro
amor y agradecimiento nos hará postrarnos a
sus pies y entregarnos sin restricciones. Él nos
libró de la esclavitud del pecado y de Satanás, y
nos trasladó a su reino. El es nuestro Rey y
Señor, y nos comprometemos con Él para toda
la vida. Le serviremos como un esclavo a su
amo, aunque nos llama amigos. Le servimos
porque lo amamos. Nos libertó de la esclavitud
del pecado y de Satanás, y ahora es nuestro
Maestro y Dueño. Seguir a Cristo significa
amarlo, adorarlo, obedecerlo, estar
continuamente conectado con Él, alabarlo y
procurar que todos nuestros conocidos se
hagan discípulos de Él. Discípulo es uno que
ha creído en el evangelio del reino de Dios.

9

J

El "Evangelio
según los
Evangélicos"
"¿Por qué me llaman ustedes
'Señor, Señor', y no hacen lo
que les digo?"
(LUCA5

6:46)

n nuestro idioma castellano, sucede algo interesante con
la palabra "Señor". Usamos esta palabra para dirigirnos
tanto a un ser humano como a Jesús. Decimos: Señor
Pérez, Señor Fernández y Señor Jesús. La palabra Señor, Kirios
en el Nuevo Testamento, significa 'dueño, amo, autoridad
máxima, el preeminente, el que está por encima de los todos
los demás'. No tiene el mismo significado que cuando decimos
Señor Pérez, que es solo un término de respeto. En el Imperio
Romano, se usaba la palabra señor para el Emperador, porque
le asignaban divinidad, y era el Amo. Los esclavos usaban esta
palabra para referirse a sus amos. El amo era un kirios, pero el

E

11

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - El "Evangelio según los Evangélicos"

emperador era El Kirios. Él era "El Señor". Los funcionarios de
estado y los soldados se saludaban diciendo: "i César es el
Señor!". Y la respuesta habitual era: "¡Sí, César es el Señor!".
Kirios significa 'Amo, Dueño, Primera autoridad'.

El evangelio del reino de Dios nos enseña que Cristo es el
Rey, que en este momento es la autoridad máxima. jesús es el
eje de nuestra redención sobre el cual gira toda nuestra vida
en el reino. Él es nuestra cabeza, nuestro esposo, la piedra
angular del edificio de la salvación. El evangelio es una buena
noticia basada en la gracia de nuestro Señor jesucristo, el amor
de Dios nuestro Padre y la comunión del Espíritu Santo. El
Padre Dios le dio al Hijo la autoridad máxima, hasta que
ponga a todos sus enemigos bajo sus pies.

Esta falta de distinción entre "Señor Pérez" y "Señor
jesucristo" ha hecho que perdiéramos el verdadero concepto o
significado de la palabra Señor. En inglés, en cambio, la palabra señor para una persona es Mista, pero para jesús es Lord.
Sin embargo, también se les da el título de Lord y Lady a personas de la aristocracia inglesa, por lo que ya se ha vulgarizado; en inglés también ha perdido su verdadero sentido.
Los creyentes comprendían bien el significado de la palabra Kirios, y jesucristo era su Kirios o Señor; el César no era
El Señor para ellos. Cuando un soldado les decía: "César es el
Señor", el creyente le contestaba: "No, jesucristo es el Señor".
Por supuesto, esto les creaba dificultades y persecución oficial.
César sabía que los cristianos estaban totalmente comprometidos con otra autoridad y que si tenían que elegir, optaban sin
dudas por jesús, aunque les costara la vida. Para los creyentes,
jesucristo era más que su padre, su madre, su esposa, sus
hijos, sus casas, sus tierras, antes que sí mismos y, por supuesto, antes que el propio César. Su actitud decía: "César, tú puedes contar con nosotros, pero cuando lo que nos mandas está
en contra de lo que manda jesús, obedeceremos a Él y no a ti.
Él nos libró del pecado y de Satanás, y nos trasladó a su reino,
por lo tanto le debemos nuestras vidas. Él es el primero, es El
Señor, es Dios y es nuestra máxima autoridad". No es de extrañarse entonces que el celoso César hiciera perseguir a los cristianos. No los obligaba a cambiar de religión, sino a ¡negar a
jesús! César permitía otras religiones en su imperio, pero los
creyentes no tenían una religión, sino una adhesión a la persona de jesús, quien era su verdadero emperador o Rey. César
tenía celos de Cristo.
12

Sin embargo, más que nunca, en estos últimos tiempos,
hemos venido bebiendo otro evangelio, más centrado en nosotros que en jesús. Un evangelio que lo presenta como salvador, sanador, prosperadar, pero no como Señor. La gente se
acerca entonces a ver qué le puede sacar a jesús, qué va a recibir de Él, en vez de acercarse para poner toda su vida en sus
manos. De esta manera, jesús es nuestro siervo y tiene que
darnos y hacer todo lo que le pedimos. Nosotros somos los
señores, y Él es nuestro siervo. Decimos: "Señor dame esto,
dame aquello, bendiceme, sáname, prospérame, dame un
mejor trabajo, haz que me aumenten el sueldo, etc.". Basta ir
a un culto de oración y escuchar las oraciones con sus largas
listas de pedidos para darse cuenta de que tratamos a jesús
como si fuera nuestro sirviente. Nuestro evangelio o buenas
noticias que damos a la gente dice: "El Señor te va a dar esto
y aquello". Anunciamos un evangelio de ofertas. El predicador
dice: "Señores, acepten a jesús como salvador, sanador". En
realidad, el llamado no debería ser aceptar a jesús, sino entregarse a jesús, darle sus vidas. Porque el que pierde su vida en
Cristo es el que la halla y no al revés. No es tanto que nosotros
aceptemos ajesús, sino que es Él quien nos acepta a nosotros.
No somos nosotros que lo elegimos a Él, sino que Él nos eligió a nosotros. Algunos hasta dan la idea de que si se hacen
cristianos, le están haciendo un favor a jesús o al pastor.

13

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - El "Evangelio según los Evangélicos"

A veces para que la gente acepte aJesús, les prometemos el
oro y el moro. Apelamos a sus intereses y no a los del reino de
Dios. Si presentamos a Jesús solo como salvador, sanador,
solucionador de todos nuestros problemas y el que nos va a
llevar el cielo cuando muramos, entonces no es el evangelio
del reino de Dios, sino de nuestro reino. En nuestras reuniones, se puede notar quién es el centro. La disposición del
mobiliario -bancos, púlpito, parlantes, programa- es para el
hombre. Muchos sermones están preparados no tanto para
decirnos la voluntad de Dios, sino para suplir las necesidades
del ser humano. No es que Dios no quiera suplir nuestras
necesidades, pero Jesús dijo: "Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas" (Mateo 6:33). Es precisamente al revés de como lo
hacemos nosotros. Nosotros ponemos los caballos detrás del
carro. Si nos entregamos totalmente a Cristo para amarlo, servirlo, adorarlo, agradarle y anunciarlo a los perdidos, olvidémonos de nuestras necesidades, Él las suplirá por añadidura.

amor a Jesús, amén". Esa oración es por ¡amor a nosotros! A
veces usamos las palabras apropiadas, pero con una actitud
equivocada. Tratamos a Jesús como la lámpara de Aladino de
Las mil y una noches; pensamos que si lo frotamos recibiremos
lo que queremos. No es de extrañarse que Kart Marx llamara
a la religión el opio de los pueblos. Percibía que nuestro evangelio con frecuencia promete una vía de escape de los dolores
y de las necesidades. Pero Jesucristo no es un opio. Él es el
Señor. Debemos venir a Él y entregarnos de alma y cuerpo a
hacer su voluntad. Es así como nos salvamos de nosotros mismos. Si Él es el Señor, nosotros somos sus siervos. Si Él es el
Señor, cuando nos habla, le obedecemos. Él nos ordenó "hacer
todo lo que él nos ha mandado".

y con nuestros himnos ocurre lo mismo. Me acuerdo que
cantábamos: "Oh, Cristo mío". ¡Somos nosotros los que somos
de Él! "Mándanos lluvias copiosas, Dios, manda tu gran
poder". "Y todos unidos en la fiesta, es Cristo quien va a servir". Gracias a Dios que con el movimiento carismático de los
años 60 y 70, se suplantaron muchos himnos centrados en
nosotros, y aparecieron muchas doxologías; en vez de pedir,
comenzamos a darle alabanza y adoración. Sin embargo, todavía no hemos descubierto cabalmente que "... de Él, y por Él, y
para Él, son todas las cosas" (Romanos 11:36 RVR). Quizás si
estuviéramos más centrados en Dios y sus intereses, las necesidades de esta vida nos serían suplidas sin que las prediquemos ni las pidamos.

¡Y qué decir de nuestras oraciones! "Señor, bendice mi
hogar, bendice a mi esposo, bendice a mi hijo, mi gatito por

14

Si nuestros pastores hubieran sido amenazados por la policía y por el sumo sacerdote tal como ocurrió con los apóstoles,
que les prohibieron hablar de Jesús so pena de ser encarcelados,
nosotros hubiéramos orado así: "Oh, Padre, ten misericordia de
nosotros. Ayúdanos, Señor. Ten piedad de Pedro y de Juan. No
permitas que los soldados nos hagan algún mal. Por favor danos
una vía de escape. No permitas que suframos. Oh, Señor, mira
lo que nos están haciendo. ¡Detenlos, no dejes que nos hagan
daño!". Nate el centro de gravedad de nuestras oraciones: nosotros, Pedro y Juan, que no nos hagan daño, que no suframos ...
Pero cuando leemos la oración que hicieron los primitivos cristianos cuando fueron amenazados de persecución, en el capítulo cuatro de los Hechos, no oraron así. Fíjese cuántas veces los
apóstoles dijeron tú, en vez de nosotros. Al enterarse de la persecución prometida por las autoridades, oraron así:
y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios y
dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la
tierra, el mar y todo lo que en ellos hay: que por boca de David

15

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - El "Evangelio según los Evangélicos"

tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan cosas vanas? Se reunieron los reyes de la tierra,
y los príncipes se juntaron en uno contra el Señor, y contra
Cristo. Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús a quien ungiste, Herodes y Poncio
Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera. y ahora, SeñOl; mira sus amenazas, y concede a tus
siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras
extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y
prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. Cuando
hubieron orado, el lugar en el que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo ...

Pero no es fácil cambiar esta actitud equivocada. Aun nuestra motivación para la evangelización se centra en torno al
hombre. Me acuerdo que en el seminario nos decían:
"¡ Piensen en las almas perdidas! Esas pobres almas que caen
en el infierno". Cada minuto que pasa, otras cinco mil ochocientas veinte y dos personas y media se van al infierno. ¿No
sienten dolor por ellos? Nosotros llorábamos y decíamos:
"¡Pobrecitas las almas que se pierden! ¡Vayamos a salvarlas!".
¿Se dan cuenta? Nuestra motivación no era tanto el mandamiento de jesús de ir por todo el mundo a toda criatura, sino
el amor a las almas perdidas.

(Hechos 4:24-31 RVR)
No es cuestión de semántica, sino de actitud. Nuestras oraciones son "cuídanos, ayúdanos, protéjenos". No es suficiente
cambiar el vocabulario; debemos pedir que Dios tome nuestro
cerebro, que lo lave con detergente, que lo cepille bien fuerte
y que nos lo vuelva a colocar en una manera distinta de su
posición previa. Todo nuestro sistema de valores tiene que ser
cambiado. ¿Quién es el Señor? ¿Quiénes son los siervos? Y
¿quién le da las órdenes a quién? ¿Cuál es el centro de gravitación de nuestras oraciones, nosotros o Dios? ¿Dios existe
para nosotros o nosotros para Dios?
En la Edad Media, la gente creia que la tierra era el centro
del universo y que el sol giraba alrededor de ella. Así nosotros
pensamos que somos el centro y que Dios, jesucristo y los ángeles giran alrededor nuestro para darnos lo que les pedimos.
¡Cuán equivocados estamos! Dios es el centro, nosotros somos
sus siervos. Nuestro centro de gravedad debe cambiar. Él es el
sol, y nosotros debemos hacer su voluntad, no Él la nuestra.
16

Sí, debemos amar a las almas perdidas. Pero siempre la
motivación debe ser hacer la voluntad de Cristo y extender su
reino. No predicamos a las almas solamente porque están perdidas, sino porque esa es la voluntad de Padre y de jesús, porque así lo pide Dios y Él es el Señor. ¡Obedeciendo a jesús, las
almas perdidas serán ganadas!
Este evangelio centrado en el hombre podría llamarse el
Quinto Evangelio. Tenemos los Evangelios según San Mateo,
San Marcos, San Lucas, San juan y el Evangelio según los
Evangélicos. Este evangelio se basa en versículos entresacados
de aquí y de allá de los cuatro Evangelios. Hacemos nuestros
todos los versículos que nos gustan, los que nos ofrecen o prometen algo, como juan 3: 16, juan 5:24 y otros, y con esos versículos formamos un sistema de teología ignorando los textos
que nos confrontan con las demandas de jesucristo.
¿Quién nos autorizó para presentar solamente un lado de
los dichos de jesús? ¿Quién nos au torizó a ofrecerlo como salvador personal en vez de presentarlo como el Señor?
Supóngase que en una boda, al llegar el momento de pronunciar los votos, el novio dice ante el altar: "Acepto a esta mujer
como mi cocinera personal". No me cabe la menor duda de

17

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - El "Evangelio según los Evangélicos"

que la mujer diría: "¡Un momento! Pienso cocinar, sí, pero no
vaya ser su mucama, sino su esposa. Él tiene que darme su
amor, su corazón, su casa, su talento, todo".

debemos hacer?". La respuesta fue: "Arrepiéntanse y bautícense
cada uno de ustedes en el nombre dejesucristo para perdón de sus
pecados, y recíbirán el don del Espíritu Santo" (v. 38). En
Romanos 10:9, encontramos resumido el evangelio de Pablo:
"Que si confiesas con tu boca que jesús es el Señor, y crees en tu
corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo". Él es
salvador, pero el nombre que es sobre todo nombre es Señor.

Lo mismo es verdad respecto de Jesús. Sí, Él salva y sana,
pero no podemos separar a Jesús en secciones y tomar solo las
que nos gustan más. No podemos aceptarlo como salvador
personal, sin aceptarlo como Señor. Somos como los niños
cuando se les da una rebanada de pan con dulce; se comen el
dulce y vuelven con el pan para más dulce. Volvemos a poner
más dulce, se lo comen otra vez y nos devuelven el pan... Jesús
dijo a las multitudes: "Ustedes me siguen por el dulce, o sea
los milagros y las sanidades, pero Yo soy el pan de vida, el que
no me come a mí, no tiene vida". Este Pan de Vida viene con
mucho dulce, pero la vida está en el pan, no en el dulce. Es
necesario que comamos el pan, si Él nos da dulce, bien, si no
nos da dulce también está bien, pues tenemos el pan, lo tenemos a Él.
¿Qué le parece que sucedería si en el Congreso de Teólogos
de nuestra denominación llegaran a la conclusión de que no
hay ni cielo ni infierno? ¿Cuántas personas seguirían asistiendo a la iglesia después de un anuncio de esa naturaleza? La
mayoría diría: "Si no hay cielo ni infierno, ¿para qué ir a la
iglesia?". Pero ¿quiénes son los que vienen por Él y no por lo
que Él da? Esas personas van a la iglesia por el dulce, para ser
sanados, para escapar del infierno, para ir al cielo cuando se
mueran, pero no para ponerse a las órdenes del Rey Jesús.
El Día de Pentecostés, después que Pedro concluyó su sermón, dijo con toda claridad: "Por tanto, sépalo bien todo Israel
que a este jesús, a quien ustedes crucifícaron, Dios lo ha hecho
Señor y Mesias" (Hechos 2:36). Cuando los oyentes comprendieron que Jesús era en realidad el Señor, "se sintieron profundamente conmovidos" (v. 37) y preguntaron: "Hermanos, ¿qué

18

Un ejemplo de lo que es el Quinto Evangelio lo vemos en
el mismo pasaje: Lucas 12:32 dice: "No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el
reino". Este es un versículo muy conocido. Muchísimas veces
prediqué sobre ese texto, y está subrayado en casi todas las
Biblias. Pero ¿qué dice el versículo que sigue, el 33? "Vendan
sus bienes y den a los pobres". Este no está subrayado en ninguna Biblia, y jamás escuché un sermón basado en este texto.
Este no está en el Evangelio según los Evangélicos. El versículo 32 forma parte de nuestro Quinto Evangelio, pero el 33,
aunque es también un mandamiento muy claro y específico de
Jesús, lo ignoramos por completo.
Jesús nos mandó no matar.
Jesús nos mandó amar a nuestro prójimo.
Jesús nos mandó compartir nuestras posesiones con los
necesitados.
Aunque en el mundo moderno, con la seguridad social, la
jubilación, los seguros médicos, etc., las cosas son diferentes,
sin embargo, todavía hay muchos pobres a nuestro alrededor,
y debemos compartir lo que somos y tenemos. ¿Quién es el
que decide cuáles mandamientos son obligatorios y cuáles son
optativos? El Quinto Evangelio ha hecho algo extraño: ¡Nos
ha dado algunos mandamientos obligatorios como "no fumar"
y otros optativos, como "amen a sus enemigos"! Pero ese no
es el evangelio del reino.
19

El Evangelio
.
del reIno

"Vengan a mí todos ustedes que
están cansados y agobiados, y yo les
daré descanso. Carguen mi yugo y
aprendan de mí. .. "
(MATEO 11:28-29)

tados nos encanta escuchar el primero de los dos versículos, el 28. Pero las palabras de Jesús "carguen con
mi yugo" no nos resultan tan agradables. La salvación
es más que ser librados de cargas y desafíos. En realidad la persona es librada de su yugo, pero para reemplazarlo con otro: el
de Jesús. Él nos libra de nuestras antiguas cargas a fin de usarnos para su reino. Nos liberta de nuestros propios desafíos
para que podamos enfrentar sus desafíos. Cuando la persona
se convierte al Señor, deja de vivir para sí y comienza a vivir
para Él.

A

21

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - El Quinto Evangelio está compuesto de todos los versículos que hemos subrayado en nuestras Biblias porque nos gustan. Pero si usted quiere saber qué parte del evangelio le falta,
lea los versículos que nunca subrayó. El subrayar la Biblia crea
versículos de primera y de segunda categoría. Todo es de primera importancia.
En el Antiguo Testamento, a Jesús siempre se lo profetizaba
como el Señor venidero y el Rey. Él es mayor que Moisés, David
o los ángeles. Hasta el mismo David lo llama "mi Señor" (Salmo
110:1). ¿De qué manera Jesús se presentó ante Zaqueo? Si en
lugar de haber sido Jesús hubiera sido uno de nosotros los que
le testificamos, nos hubiéramos aproximado así:
-¿Es usted el señor Zaqueo? Encantado de conocerlo.
-Oh, este ... mucho gusto, encantado ...
-Señor Zaqueo, quisiera conversar un momento con usted.
Por favor, ¿podría consultar su agenda? Sé que es una persona
muy ocupada, pero tal vez podría concederme algunos minutos. ¿Cuándo le parece que podría ser?
Esta clase de enfoque le permitiría hacer a Zaqueo la elección. Es muy posible que respondiera:
-Bueno, veamos, ¿se trata de algo importante?
-A decir verdad, pienso que es sumamente importante,
aunque tal vez usted no esté de acuerdo conmigo.
-Bien, veamos. Mmm ... esta semana la tengo toda ocupada.
Tal vez algún día de la próxima semana.
Jesús nunca actuó así. Miró arriba, donde se encontraba
encaramado Zaqueo, y le dio una orden: "Zaqueo, baja enseguida. Tengo que quedarme hoy en tu casa" (Lucas 19:5). Jesús es
el Señor, Él da la orden, y nosotros obedecemos. La salvación
no es cuestión de elegir obedecer: "Arrepiéntanse y crean las

22

- - - - - - - - - - - - - - - El Evangelio del reino
buenas nuevas" (Marcos 1:15). Zaqueo tenía que decidir qué
hacer con la orden. Obedecerla o no. Jesús dijo: "El que no está
de mi parte, está contra mi" (Mateo 12:30). Obedecer es reconocer que Jesús es la autoridad, el Señor. Si Zaqueo no obedecía, entonces estaba en contra, por eso obedeció, bajó del árbol
y llevó a Jesús y a sus discípulos a su casa. Al llegar, dijo:
-Querida, por favor, prepara algo de comer para esta gente.
Es posible que su esposa le dijera:
-Pero, queridito, ¿cómo no me avisaste que traerías invitados a comer?
-Querida, yo no los invité ... ¡Se invitaron solos!
Jesús no necesita ninguna invitación. Él nos tiene escrito~'
en su libro desde antes de la constitución del mundo. Él es
Señor no solamente de todas las personas, sino también de sus
familias y de sus casas.
Luego de haber pasado un rato cenando, Jesús dijo: "Hoy
ha llegado la salvación a esta casa" (Lucas 19:9). ¿En qué
momento fue salvo Zaqueo? Nadie le explicó el plan de la salvación. Fue salvo cuando obedeció al Señor. En el mismo
momento en que decidió bajar del árbol, se puso bajo el señorío de Jesucristo. Salvación es estar bajo Jesús. Salvación es
cuando concluimos que Jesús es nuestro Señor.
Exactamente igual ocurrió con el joven rico que preguntó:
"Maestro bueno, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?" (Lucas 18: 18). Este joven había guardado la ley desde su
niñez. Jesús le respondió: "Todavía te falta una cosa: vende todo
lo que tienes (.. ,) Luego ven y sígueme" (v. 22). El joven se retiró triste, sin salvación. ¿Qué hubiéramos hecho nosotros? Sin
duda hubiéramos corrido hasta darle alcance y le hubiéramos
dicho: "No lo tome tan a pecho, venga igual. Haremos un
arreglo especial con usted". De actuar así, el joven hubiera

23

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - El Evangelio del reino

seguido a Jesús, pero en sus propios términos y no en los del
Señor. Aunque Él lo amó, lo dejó ir. Si Jesús hubiera reducido
sus requerimientos, el joven realmente nunca se hubiera salvado de sí mismo.

contestado: "Por supuesto, ve y cena con tus familiares y dales
las gracias de mi parte por dejar que vengas conmigo". Pero
Jesús nunca permitió que algo oscureciera el más importante
principio del discipulado. Dios está siempre primero.

En otra ocasión, Jesús le mandó a otro hombre que lo
siguiera, y este dijo: "Sel1or, primero déjame ir a enterrar a mi
padre" (Lucas 9:59). Nosotros, con nuestro evangelio aguado,
le hubiéramos dicho: "Por supuesto, lógicamente, discúlpeme
por hacerle el llamado precisamente ahora. i Cuánto lo siento!
Tómese el tiempo que necesita para el entierro". Pero ¡no!
Jesús le dijo que dejara que otros se ocuparan del entierro.
Jesús no es rudo, sino que desde el comienzo quería dejar bien
claro este principio: Él es mucho más importante que padre,
madre o cualquier otra cosa. El hombre había convenido en
seguirlo con un pero: "Déjame que primero vaya ... ". ¿Es que
hay alguien que esté primero que Jesús? Este es otro ejemplo
de alguien que quería seguir al Señor según sus propios términos. Jesús es Dios. Necesitaba hacerle ver que tenia que ser de
acuerdo con sus términos, i Él es Dios! i Qué lección! Quizás
una vez que este principio estuviera bien establecido en su
mente y corazón, Jesús le permitiría ir a enterrar a su padre, y
quizás Él mismo iría al velorio. Podía haberle dejado que fuera
a dar sepultura a su padre, pero al principio de su llamamiento, este prospectivo discípulo debía aprender la lección más
importante de todas: Jesús y su reino, primero. Pienso que si
el discípulo hubiera dicho: "Jesús, gracias por invitarme a
seguirte, ¡qué honor, qué suerte, qué privilegio! Ante tan eminente experiencia, aunque mi padre acaba de morir, no iré al
entierro, ¡porque ahora, tú estás primero que todo en mi
vida!", si hubiera actuado así, quizá Jesús le hubiera dicho, ve
al entierro, yo mismo iré contigo ...

La seguridad de nuestra salvación no está basada en estar de
acuerdo con ciertas doctrinas o fórmulas teológicas. Si fuera
así, con tantos puntos de vista e interpretaciones diferentes, no
habría seguridad de salvación. Sabemos que somos salvos
cuando Dios está primero en nuestra vida. Cuando Él nos dice:
"Sígueme", no nos dice a dónde o cuánto nos pagará.
Simplemente nos llama. Cuando se trata de Dios, Él sabe nuestras necesidades. A Dios nunca se le pregunta mucho ni se le
pone peros. Cuando Él dice sígueme, sabe lo que debe hacer.

Otro hombre le dijo: "Te seguiré, SeflOr; pero primero déjame
despedirme de mi familia" (Lucas 9:61). El Señor podía haberle

24

Dios quiere que todos los "elegidos ... según la previsión de
Dios el Padre" (1 Pedro 1:2) sean salvos. Por eso, nos manda
arrepentirnos. Si le desobedecemos, es evidencia de que no
somos elegidos. Si se tratara solamente de una invitación, no
habría un castigo por no obedecerla. Suponga esta conversación entre usted y yo:
-Juan Carlos, ¿le gustaría un pedazo de este pastel?
-Oh, no muchas gracias -le contesto.
Usted, ante mi rechazo a su ofrecimiento, me golpea.
-¿Por qué me está golpeando? -le digo.
-Porque no quiere aceptar mi pastel.
-Pero, usted me preguntó si yo quería un trozo de pastel.
¿Se puede saber por qué me golpea? Usted no me mandó a
comer el pastel, solo me invitó.
El arrepentimiento no es una invitación, es un mandamiento. De otro modo, Jesús no castigaría a los que lo rechazan. "Dios ... manda a todos, en todas partes, que se aITepientan"

25

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - El Evangelio del reino

(Hechos 17:30). Si jesús hubiera permitido que el joven rico
lo siguiera sin vender sus posesiones, hubiera sido un discípulo malparido. Toda vez que jesús le ordenara que hiciera algo,
se preguntaría: "¿Lo hago o no?". Esa es la case de personas
que tenemos en nuestras iglesias, porque les hemos estado
predicando el Quinto Evangelio.

se trata de algo para aquí y para ahora, no para mañana o para
los siglos venideros. Cuidado con un evangelio diluido y presentado en cómodas cuotas mensuales. Los primitivos creyentes se arrepentían, se bautizaban y eran llenos del Espíritu
Santo el mismo día. El hablar en lenguas era señal de que el
Espíritu los controlaba. Hoy damos muchas vueltas antes de
rendirnos a Dios. Es un gran triunfo que, al invitarles, levanten la mano, pero eso no es nada más que un pequeño anticipo. Después de transcurrido un tiempo, alguien dirá: "Pronto
vamos a celebrar un bautismo, ¿por qué nos se bautiza? calentaremos el agua del baptisterio, ya hay un grupo de personas
que se van a bautizar, ¿por qué no aprovecha?". Esa es la
segunda cuota. Si la persona dice: "Oh, no, la verdad es que no
tengo interés en bautizarme", nosotros le contestamos:
"Bueno, no se preocupe. Puede esperar hasta que esté dispuesto a hacerlo".

Hemos sido librados de una raza de desobedientes para formar un reino de discípulos obedientes (ver Efesios 2:1-7).
Salvación es salvarnos de nosotros mismos. Cuando mandábamos en nuestra vida, esta terminaba en desastre. Salvación es
someterse a Cristo, estar en Cristo, y Cristo en nosotros, estar
escondidos con Cristo en Dios, estar perdidos en Él. Es posible que usted no alcance a comprender qué es la expiación,
pero sí puede comprender lo que significa someterse al Señor.
jesús nos compró con su sangre. Dios nos creó para Él.
Nosotros obedecimos a Satanás y caímos bajo su dominio. El
rescate que el diablo pidió fue que el Hijo de Dios se haga
hombre, venga a esta tierra gobernada por él y derrame su sangre preciosa. El Padre y jesús pagaron el rescate al que nos
tenía cautivos. Ahora volvemos a ser de Él, tal como era en el
Jardín del Edén antes que comiéramos el fruto prohibido. Dios
"nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al reino de
su amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de pecados"
(Colosenses 1: 13-14). Al convertirnos en ciudadanos, somos
otra vez de Él y estamos cubiertos con su protección.
Perdernos en Él es salvarnos.
¿Qué significa: "Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo" (Mateo 6: lO)? Quiere decir que debemos
abdicar al trono de nuestra vida, en el cual hemos estado sentados desde nuestro nacimiento, y cederle a Él el centro de
nuestro ser. Antes de conocer a jesús, yo gobernaba mi vida y
así andaba ... , desde que lo encontré a Él, Él gobierna, y yo
estoy en camino hacia el cielo. "Hágase tu voluntad en la tierra"

26

El mensaje que proclamaba la Iglesia primitiva era:
"Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de
Jesucristo para perdón de pecados, y recibirán el don del Espíritu
Santo" (Hechos 2:38). Esto era una orden, no una opción. Y
luego de transcurrido cierto tiempo, viene la próxima cuota:
"Sabe, hermano, tenemos que sufragar los gastos de lo que
estamos haciendo aquí en la iglesia y, por eso, diezmamos
nuestro dinero. Pero cuando usted diezma, el noventa por
ciento que le queda le rinde mucho más que lo que le rendía
anteriormente el cien por ciento de sus ingresos, porque Dios
multiplicará su dinero". Apelamos a sus intereses. Así, en
pequeñas dosis, en lugar de infectar a la gente con el evangelio, la inoculamos con pequeñas dosis. Formamos en ellos la
actitud y el hábito de que lo que Cristo mandó es opcional.
jesús dijo: "Mas bien, busquen primeramente el reino de Dios
y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas" (Mateo
6:33). ¿Qué cosas? El contexto no deja lugar a dudas, las cosas

27

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - El Evangelio del reino

secundarias son: comida, ropa, un techo donde cobijarse, las
cosas elementales de ~a vida. Es muy frecuente escuchar que la
gente le pide a Dios: "Dame un trabajo mejor", "te ruego que
me sanes". A veces ponemos a orar por nosotros a todos los
amigos y a la iglesia entera. Parece que cuesta mucho convencerlo a Dios. Si hay que rogarle tanto para que nos de las
"cosas", ¿no será que es porque no estamos buscando primero
su reino? Él prometió darnos todas las cosas sin que le pidamos, si nuestra actitud es primero su gobierno. Es decir, si Él
reina en nuestra vida. Todo lo que yo necesito hacer es obedecerle y, al mirar a mi alrededor, sin duda vaya exclamar: "¿De
dónde me vinieron todas esas cosas sin pedirlas? Me fueron
añadidas mientras buscaba solo hacer su voluntad".

cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos ... enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado" (Mateo 28: 1819). Jesús quiere conquistar todo el universo para Dios. El
Padre le había dicho: "Hijo, es preciso que tú reines hasta que
hayas puesto a todos tus enemigos debajo de tus pies. Pero
luego que todas las cosas te estén sujetas, tú también te volverás a sujetar a mí" (ver 1 Corintios 15:25-28). Todo es cuestión de sujetarse a la Autoridad Máxima.

La mayoría de los creyentes vivimos como si Jesús hubiera
dicho: "Busquen primero qué van a comer, qué van a vestir,
qué casa van a comprar, qué automóvil les gustaría tener, cuál
empleo le producirá mayores ingresos, con quién se casarán y
qué deporte van a practicar, luego ... , si les sobra tiempo, si no
les resulta molesto, si tienen ganas, por favor, hagan algo para
mi reino en sus ratos libres". En una oportunidad, pregunté a
una persona:
-¿Para qué trabaja?
-Bueno, trabajo para comer -me contestó.
-¿Y para qué come?
-Para tener fuerzas para trabajar.
-¿Y para qué vuelve a trabajar otra vez?
-Bueno, para comer otra vez, trabajar otra vez, comer otra
vez ...
Eso no es vivir, es solo existir. Es una vida sin propósito.
Un día comprendí que el propósito de mi vida es extender el
reino de Dios. Jesús dijo: "Se me ha dado toda autoridad en el

28

Después de su resurrección, Jesús dijo a sus discípulos:
"Toda autoridad me ha sido dada para conquistar el universo
para mi Padre. Ahora los pongo a ustedes a cargo de este planeta. Tienen que ir por todo el mundo y hacerlos mis discípulos, bautizándolos y enseñándoles a que obedezcan mis mandamientos. ¡Hagan un buen trabajo!". Es así como, centímetro
a centímetro, debemos ir recuperando aquello que pertenece a
Dios. Para poder trabajar para su reino, necesito comer y para
comer tengo que trabajar. Pero yo no trabajo para comer ni
como para trabajar. Trabajo para comer y como para trabajar,
para poder extender el reino de mi Señor. Esto cambia mis
valores. No vaya la Universidad para sacar un título; voy allí
a expandir el reino de Cristo, y mientras lo hago, también
obtendré un título universitario. No trabajo en la compañía
Ford para ganar mi sustento y punto. No, estoy allí porque
Dios me necesita en ese lugar para extender su reino, y sucede que la compañía me paga para que yo lo haga. Esto no quiere decir que vaya llevar un púlpito y un órgano al trabajo.
Pero sí quiere decir que debo amar a mis compañeros, superiores y subalternos, trabajar mejor que nadie, brillar, hacerles
favores y luego procurar hacerlos discípulos de Cristo. Por
eso, "todo lo que hagan de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús" (Colosenses 3: 17). Esta es la respuesta a la
pregunta de]esús: "¿Por qué me llaman ustedes 'Señor, Señor', y
no hacen lo que les digo?" (Lucas 6:46).

29

Siervos de
Dios

Supongamos que uno de ustedes tiene un siervo que ha
estado arando el campo o cuidando las ovejas. Cuando el
siervo regresa del campo, ¿acaso se le dice: "Ven en seguida a sentarte a la mesa"? ¿No se le diría más bien:
"Prepárame la comida y cámbiate de ropa para atenderme
mientras yo ceno; después tú podrás cenar"? ¿Acaso se le
darían las gracias al siervo por haber hecho lo que se le
mandó? Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo
que se les ha mandado, deben decir: "Somos siervos inútiles; no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber"
(LUCAS

17:7-10)

a hemos visto que Jesús es el Señor. Consideremos ahora
¿qué es un discípulo o siervo? En esta parábola, Jesús
hablaba con personas que sabían el significado de la palabra siervo. Siervo era un esclavo. Hoy, por lo menos en nuestra
cultura, no hay esclavos; la comparación más próxima a un

Y

31

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - - - - Siervos de Dios

esclavo podría ser una sirvienta o mucama que trabaja por un
sueldo, reglamentado por un convenio entre obrero y patrón, y
que además, en muchos casos, pertenece a un sindicato obrero,
tiene vacaciones pagas, seguro médico, etcétera. Pero en e! primer siglo de nuestra era, el siervo era verdaderamente un esclavo, una persona que había perdido todo en este mundo: su libertad, su inmunídad, su voluntad y hasta su misma ídentidad. Era
alguien que había sido llevado al mercado de esclavos y ofrecido en remate al mejor postor como si fuera un animal o un objeto. Por lo general, e! que lo compraba lo llevaba a su casa y le
horadaba el lóbulo de su oreja para ponerle un aro con su nombre para que no se escape. No recibía ninguna paga por su trabajo; no tenía libertades ni derechos. Si su amo le decía: "Tienes
que levantarte a las seis", a esa hora se levantaba. Si le decía que
tenía que hacerlo a las cuatro, a esa hora ya estaba en pie. Si su
amo quería que hiciera algo a la medianoche, tenía que hacerlo.
Era un esclavo. Por eso, cuando Jesús narró esta historia del
amo invitando a su esclavo a comer primero al volver de!
campo, los que lo escuchaban se echaron a reír. Nadie haría
semejante cosa. El esclavo siempre tenía que servir primero a su
amo. Al volver de trabajar en el campo o en la fábrica, rápidamente debía bañarse, cambiar sus ropas, preparar la comida,
servirla y una vez que su amo había comido y se había retirado
a dormir, recién el esclavo podía comer de las sobras e irse a
dormir después de limpiar la cocina, para levantarse antes que
nadie el día siguiente. Cuando Jesús preguntó: "¿Acaso se le
darían las gracias al siervo por haber hecho lo que se le mandó?",
la gente contestó: "Por supuesto que no". Entonces Jesús terminó diciendo: "Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo
que se les ha mandado, deben decir: 'Somos siervos inútiles; no
hemos hecho más que cumplir con nuestro deber"'.

Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo, ni tampoco
muere para sí. Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos o que
muramos, del Seños somos. Para esto mismo murió Cristo, y
volvió a vivir, para ser Señor tanto de los que han muerto
como de los que aún viven.

Nosotros tenemos el privilegio de ser siervos de Jesucristo.
Fuimos comprados por Él.

32

(Romanos 14:7-9)
Con mucha frecuencia, se nos ha dicho que Jesús murió
por nuestros pecados. Esa es tan solo una parte de la historia.
La razón por la cual Él murió y resucitó, dice Pablo, fue para
ser e! Señor de todos nosotros, los comprados. "Y él murió por
todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que
murió por ellos y fue resucitado" (2 Corintios 5:15). Hemos
sido comprados por precio. Por eso, leemos con frecuencia en
e! Nuevo Testamento palabras como estas: "Pablo, siervo de
Jesucristo", "Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo",
"Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo". Aun la misma
María se consideró a sí misma como "sierva del Señor" (ver
Lucas 1:38). Antes que Jesús nos hallara, estábamos perdidos.
Ibamos rumbo a la perdición eterna. Estábamos perdidos en el
pecado, en las manos de Satanás. Ahora que Jesús nos rescató,
nos compró, estamos perdidos en los brazos de Jesucristo. "En
efecto, habiendo sido liberados del pecado, ahora son ustedes
esclavos de la justicia" (Romanos 6: 18).
En este mundo, hay solamente dos amos, y cada uno
tiene su propio reino. Nosotros nacimos en el reino de las
tinieblas, éramos ciudadanos naturales del reino donde prevalece el egoísmo, donde todos hacen su propia voluntad
porque es así cómo Satanás dirige su reino: "En ese tiempo
también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por
nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad

33

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

y nuestros propósitos ... " (Efesios 2:3). Vivíamos como mejor
nos parecía. Hacíamos lo que se nos daba la gana. Estábamos
perdidos. El que vive en e! reino de las tinieblas no tiene ningún escrúpulo en cuanto a ingerir drogas, a llevar una vida
lujuriosa y a cometer cualquier cosa impropia. Piensa que es
, e! rey de su vida, pero está perdido. Lo guía e! espíritu egoísta que predomina en su reino. Pero aún los que no son tan
pecadores y malos, no pecan porque no quieren. Todos viven
según su propia voluntad. Pero la muerte llega, y tenemos
que presentarnos ante Dios.
¿Qué es la salvación? La salvación es que Dios no ha librado "del dominio de las tinieblas, y trasladado al reino de su
amado Hijo" (Colosenses 1:13 RVR). Somos librados de!
dominio de Satanás y pasamos a estar bajo e! dominio de
jesucristo. Por supuesto, Él es un amo bueno, amoroso, amable y compasivo. Pero así y todo, en este nuevo reino, debemos vivir de acuerdo a su voluntad y a sus deseos. Porque
estamos bajo la gracia y, por ser sus elegidos, Él pone en nosotros e! deseo de agradarle (Filipenses 2:13). De manera que
sus mandamientos no son penosos, y su yugo es suave cuando uno lo lleva por amor. Algunos piensan que lo que nos distingue a los que estamos en e! reino de Dios es que no fumamos, ni nos embriagamos ni vamos a bailar. Sin embargo, es
mucho más que eso. En e! reino de Dios, hacemos todo lo que
Él nos manda. Él es e! Señor. Los que hemos pasado de muerte a vida, de un reino al otro, damos testimonio de que antes
de tener un encuentro con jesús, nosotros dirigíamos nuestra
propia vida; pero desde que tuvimos un encuentro con e!
Señor, Él es quién nos dirige.
jesús dijo que hay solo dos caminos, e! ancho y e! angosto.
El primero lleva a la perdición, y muchos andan por él. El
segundo es estrecho, y pocos son los que lo hallan. Pero la
mayoría de los creyentes viven en un tercer camino, no tan
34

Siervos de Dios

amplio como e! ancho, pero tampoco tan estrecho como e!
angosto. Parecería que pensamos que el camino ancho es para
los pecadores que van rumbo al infierno; e! angosto para los
pastores y monjes, y un camino ni tan angosto ni tan ancho
para e! resto de los creyentes. El camino medio es invención
de! hombre. O se vive en el reino de las tinieblas donde cada
uno hace su propia voluntad o se vive en el reino de Dios
donde se hace la voluntad de Dios. "Venga tu reino, hágase tu
voluntad en la tierra como en el cielo" (Mateo 6:10). No hay término medio. El término medio es ser tibios.
Es más, pasar de un reino al otro no es tan fácil. No hay ni
pasaportes ni visas.
Somos esclavos de nuestro propio pecado y de! rey de este
mundo. No podemos huir, somos cautivos. La única forma de
que los esclavos podían librarse de su esclavitud era ser comprado o morir. Por eso, cantaban tanto sobre e! cielo y la vida
futura. También nosotros necesitamos morir para ser libres de
la esclavitud del pecado. y para pertenecer al reino de Dios,
hay que nacer allí. Nosotros necesitábamos una muerte y un
nuevo nacimiento, algo muy difícil de obtener, solo Dios podía
hacerlo. Por eso, la salvación es por pura gracia.
¿Cómo puede alguien cambiar su ciudadanía espiritual?
¿Cómo puede pasar de! reino de las tinieblas al reino de Dios?
jesús nos ha dado la solución: ¡murió por nosotros! Él nos
regala su muerte en la cruz y su resurrección. Cristo murió y
resucitó por nosotros. Cualquier esclavo de! pecado que mira
con fe al Cristo de la cruz puede contar como suya esa muerte. El que mira a Cristo muere, y Satanás ya no puede contarlo como súbdito suyo. Luego resucita en el reino de Dios para
ser de Cristo: "Así mismo, hermanos míos, ustedes murieron a la

ley mediante el cuerpo crucificado de Cristo, a fin de pertenecer
al que fue levantado de entre los muertos. De este modo daremos

35

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - Siervos de Dios

fruto para Dios" (Romanos 7:4). Por medio de esta resurrec-

mejor la lección. Las aguas de! bautismo simbolizan purificación, limpieza, muerte y nuevo nacimiento. No es la cantidad
de agua, sino lo que representa. La inmersión parece ilustrarlo mejor. Si fuera por mi gusto, yo haría e! bautismo en un
cementerio, en una tumba verdadera. Pondría al candidato en
un cajón de muertos, lo taparía, lo bajaría a la tumba, tiraría
encima unos terrones de tierra para que oiga el ruido, luego lo
levantaría, abriría la tapa de! cajón y le diría: "¿Entendiste?".

ción, pasamos al nuevo reino. Esto es algo tan importante y
necesario como la muerte. Nosotros necesitábamos morir a un
tirano. Pero morir no era todo, teníamos que volver a vivir
para ser de un Dios amoroso. Esto es lo que nos dio Jesús, por
eso Él es e! salvador. Morimos con El al dominio de un rey y
resucitamos con Él en su reino. Esto es lo que significa el bautismo. Durante muchos años, bauticé a las personas que pedían el bautismo como un rito. La ceremonia era muy linda; llevaban puestas lindas túnicas, un fotógrafo registraba e!
momento, y el coro proporcionaba la música de fondo. Era
todo un espectáculo. Pero cuando Dios comenzó a renovarnos
espiritualmente, comprendimos que e! bautismo tiene un significado mucho más importante que cumplir con un rito establecido para ser miembro de la Iglesia. El bautismo es identificarnos con la muerte de Jesús y con su resurrección. Debería
ser tan pronto como la persona desea comenzar a vivir en e!
nuevo reino. A mí no me resulta tan importante el hecho de
que sea por inmersión, o aspersión o cualquier otra manera.
Amarnos unos a otros es más importante que la forma de bautizarse, pero muy pocos lo practican, por eso nunca pelearé
por la forma de bautismo. Sin embargo, me encanta sumergir
a los convertidos, porque ayuda más a entender e! significado
de morir y nacer de nuevo. Sepultamos a la persona en e! agua
y la volvemos a levantar, significando muerte y nuevo nacimiento. El bautismo se hace en e! nombre de! Padre, y de!
Hijo y de! Espíritu Santo. La persona es bautizada por Dios a
través de un hombre que lo representa y lo hace en su nombre. En nuestra congregación, algunas veces usamos esta fórmula: "Tú has muerto con Cristo y has resucitado con El; por
lo tanto, yo te entierro y te vuelvo a levantar, para que vivas
en su reino y le agrades, en e! nombre de! Padre, y de! Hijo y
de! Espíritu Santo". Es algo fuera de lo común, pero enseña

36

Hay personas que piensan que la salvación se recibe solamente a través del bautismo; otros señalan, en cambio, que es
solamente un símbolo. Pero los apóstoles dijeron:
"¡Arrepentíos y bautizaos!". Ambas cosas: creer y ser bautizados. Él no dijo: "El que creyere y fuere salvo, después de unos
meses, será bautizado". Para los apóstoles, e! bautismo ilustraba aún más lo que estaba ocurriendo en e! momento de creer
en Jesús. Era en ese instante cuando se pasaba de muerte a
vida. Podría comparárse!e con un billete de pape! moneda. El
billete tiene dos valores: e! intrínseco, es decir e! valor del
pape! y la tinta para hacer la impresión, que no es mucho, y e!
valor que le da e! banco central. Es posible que e! pape! y la
tinta de un billete de 100 dólares cuesten menos de un centavo para hacerlo. Pero e! valor respaldado por las Reservas
Federales de! país que lo acuñó es de 100 dólares. Con ese
billete, que en sí mismo cuesta un centavo, se puede ir al mercado y comprar muchas cosas. Lo mismo sucede con e! bautismo. El agua y la ceremonia no son lo que le da e! valor, eso
es muy fácil de hacerlo; lo que vale es e! respaldo de la muerte y de la resurrección de Cristo. Ese bautismo vale una muerte y una resurrección. Por lo tanto, tiene un valor inmenso. La
persona que se bautiza está pasando de muerte a vida. Por eso,
e! bautismo significa más en el mismo momento en que tiene
lugar la salvación, cuando la persona cree, que hacerlo mucho
tiempo después.

37

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - la Iglesia primitiva bautizaba a todos el primer día de su
conversión. Es más, ni siquiera esperaban la hora del culto. Si
una persona era salva a la mañana, a la mañana se bautizaba.
O si era salva a medianoche, tal como el carcelero de Filipos y
su familia, se la bautizaba a esa misma hora de la noche. Si una
persona dice: "Yo creo", ¿en qué cree? "Creo que la muerte y
resurrección de Jesús me libra del poder de las tinieblas y me
ubica en el reino de Dios". Si no nos encontramos cerca de un
río, estanque o piscina para bautizar a la gente, no nos hacemos mayor problema. la bautizamos en la bañera de su casa.
y a decir verdad, es mucho más cómodo que en la iglesia puesto que si es en invierno, en la casa hay calefacción, nos facilitan la ropa para el bautismo y las toallas, y después de la ceremonia ¡hasta nos convidan con un café! El bautismo es una
gran lección objetiva. Si se hace en el momento apropiado será
más impactante, y la persona comprenderá mejor lo que significa. Se dará de cuenta de que está pasando de muerte a vida;
del reino de las tinieblas al reino de Dios.

La Vida en
el reIno

"Si alguien quiere ser mi discípulo,
tiene que negarse a sí mismo, tomar
su cruz y seguirme. Porque el que
quiera salvar su vida, la perderá;
pero el que pierda su vida por mi
causa, la encontrará"
(MATEO

16:24-25)

ebemos escapar de las tinieblas, del pecado y del reino
del egoísmo donde se vive para uno mismo, y hacemos
nuestra propia voluntad. Es necesario que entremos en
el reino de Dios, donde todos vivimos para Él y hacemos su
voluntad. Como dice el Padrenuestro: "Venga tu reino, hágase
tu voluntad en la tierra como en el cielo" (Mateo 6:10). El reino
de Dios debe crecer y crecer hasta que los reinos del mundo
sean de nuestro Señor y de su Cristo (ver Apocalipsis 1l:I5).
Para poder pertenecer a su reino, es necesario que muramos a

D

38

39

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

nosotros mismos. Sin embargo, muchos que han sido salvos
aún no comprenden que son siervos de Jesucristo. Quieren
seguir haciendo su propia voluntad, y que Él les sirva. Jesús
dijo que era necesario perder la vida a fin de salvarla. Son
muchos los que acuden a la iglesia procurando salvar sus
vidas. Pero esta actitud de parte de ellos nos prueba que ignoran la voluntad del Señor.
En el capítulo 13 de Mateo, leemos que Jesús dijo que el
reino de Dios era como un comerciante que buscaba perlas
finas y, que cuando encontró la perla de gran precio, vendió
todo cuanto poseía para comprarla. El reino de Dios es la perla
de gran precio. Nosotros somos los que buscamos las perlas
valiosas, como felicidad, seguridad, vida eterna. Al ser expuestos al reino de Dios, que es la perla de gran valor, debemos dar
todo lo que somos y tenemos para poseerlo. En él hay felicidad, gozo, paz, sanidad, seguridad, eternidad, todo lo que
hace feliz al ser humano ¿Cuánto cuesta esta perla 7
-Bueno -dirá el vendedor-, es muy cara.
-Bien, pero ¿cuánto cuesta? -insistimos.
-Es muy, muy cara.
-¿Piensa que podré comprarla?
-Por supuesto. Cualquiera puede comprarla.
-Pero ¿no me acaba de decir que es muy cara?
-Sí.

-Bien. ¿Qué más?
-Eso es todo cuanto poseo.
-¿No tiene nada más?
-Bueno ... tengo unos dólares en la billetera.
-¿Cuántos?
-Veamos, este ... diez, veinte, treinta ... aquí está todo ¡cincuenta dólares!
-Estupendo. ¿Qué más tiene?
-Ya le dije. Nada más. Eso es todo.
-¿Dónde vive?
-Pues, en mi casa.
-¿Tiene una casa? ¡La casa también!
-Bueno, suerte que tengo una casa de campo.
-¿Conque también tiene una casa de campo? ¡Esa también
entra! ¿Qué más tiene?
-Pero si se la doy, tendré que dormir en mi automóvil.
-¿Así que también tiene un auto?
-Bueno, a decir verdad tengo dos.
-Ambos coches pasan a ser de mi propiedad. ¿Qué otra cosa?
-Mire, ya tiene mi dinero, mis casas, mis dos automóviles.
¿Qué otra cosa quiere?

-Entonces, ¿cuánto cuesta?

-¿Es usted un soltero en la vida?

-Todo cuanto usted tiene -responde el vendedor.

-No, tengo esposa y dos hijos ...

-Muy bien, estoy decidido ¡se la compro!
-Perfecto. ¿Cuánto tiene usted?
-Tengo cinco mil dólares en el banco.

40

- - - - - - - - - - - - - - - - - La Vida en el reino

-Su esposa y niños también pasan a ser míos. ¿Qué más
tiene?
-¡No me queda ninguna otra cosa! He quedado yo solo.

41

- - - - - - - - - - - - - - - - - La Vida en el reino
El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - -

-Esta perla requiere todo, todo i Usted pasa a ser de mi propiedad! Ahora preste atención: todo lo que usted me dlO es lo
que cuesta esta perla preciosa, e! reino de DlOS. Usted ha
entrado a mi reino, la perla preciosa es suya. Pero espere, todavía no he terminado. Usted tiene todos sus pecados, presentes
pasados y futuros, todos perdonados. Su nombre está escrito
en e! libro de la vida. Usted es ahora mIembro de la famüla de
Dios y tiene vida eterna. Pero mientras esté en esta tierra, voy
a permitirle vivir en la casa que tiene en la ciudad y en la de!
campo. Le doy permiso para que usted VIVa con su esposa y
sus hijos, use sus dos autos y también le devuelvo todo e!
dinero que me dio para comprar la perla.
-Pero entonces, si me devuelve todo lo que le di para comprar la perla, ¿cuál es la diferencia?
-oh una diferencia muy grande. Como la casa donde
usted vive es ahora mía, yo quiero que esté abierta a la hospitalidad, que sus vecinos encuentren allí la salvación, que. funcione allí una célula. También quiero que los automovües
estén a mi servicio. El auto es mío, usted es mi chofer. Si necesito e! auto para llevar a un vecino al hospital en emergencia,
o llevar a un amigo a la iglesia o cualquier otra cosa, no se OlVIde que e! auto es mío, y usted es mi chofer. También e! dmero que le devolví es mío, debe darme e! dIez por Clen,to y gastar e! resto con cuidado. Todo lo que usted tIene es mlO y debe
estar a mi servicio. ¡Goce mi reino y cuide mis cosas!
Cuando por primera vez comenzamos a predicar este mensaje de! discipulado en Buenos Aires, nuestras congregaClOnes
estaban tan dispuestas a obedecer que muchos de nuestros
miembros traían las llaves y escrituras de sus casas, departamentos y autos para darlos a la iglesia. Nosotros no sabíamos
qué hacer con todas esas propiedades. Los pastores nos reummas. Uno dijo: "Tal vez podamos vender todo eso y usar ese

dinero para edificar una gran iglesia en la ciudad". Pero otros
dijeron: "No, no. Eso no es la voluntad de Dios". Después de
haber pasado seis meses en oración, e! Señor nos mostró que
teníamos que devolver todo a sus dueños anteriores. Los reunimos y les dijimos: "Vamos a devolverles a todos ustedes sus
bienes raíces. El Señor nos ha mostrado que no quiere casas
vacías. Quiere casas con gente viviendo en ellas para cuidarlas
y pagar los gastos de manutención. También quiere su automóvil, pero con usted como chofer y que usen todo para Él,
porque todo le pertenece. Ustedes no son más dueños de todo
eso sino Dios, pero Él se los ha dado para que lo administren
y lo cuiden".
Es así como ahora todas las casas están abiertas para servir al Señor hospedando y usándolas para ganar a los vecinos
para Cristo, agradecidos a Dios, porque nos permite vivir en
su casa. Este es un enfoque totalmente distinto, es la práctica de la mayordomía. Una vez que e! creyente sabe que es
siervo de Dios y que es ciudadano de su reino, entonces tiene
sentido.
El reino de Dios también puede compararse con un matrimonio. Cuando la mujer se casa, pasa a pertenecer a su esposo,
pero también él a ella. Y todo lo de él es de ella. Si él tiene un
automóvil o dos, son de ella. Claro, la mujer pierde e! apellido,
pero todo lo de él pasa a ser de ella. Ella gana e! marido y todo
lo que él tiene. Esto es e! significado de "el que pierde su vida la
hallará". En e! pasado, nos hemos equivocado al no explicar a
la gente la historia completa de la salvación. Les hemos dicho
que todo lo que Jesús tiene pasa a ser de ellos, pero nos hemos
olvidado de dejar bien en claro que todo cuanto ellos tienen
pasa a ser de Él. Si no es así, no hubo casamiento.
Jesús dijo: "¡Ojala fueses frío o caliente! Pero por cuanto
eres tibio, te vomitaré de mi boca" (ver Apocalipsis 3:15-16).

43

42

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Ll Vida en el reino

¿Cuáles son las cosas que vomitamos? Las que tragamos, pero
no digerimos. Lo que se digiere no se vomita. Los vomitados
por Jesús sor. los que se niegan a ser digeridos por el Señor, los
que no quieren "perderse" en Jesucristo. En la digestión, lo
que se come se desintegra, y esa comida pasa a ser parte de
usted mismo. Así es espiritualmente, su vida se funde con la
de Jesucristo, usted queda "escondido con Cristo en Dios".
Argentina es famosa por sus sabrosísimos bistecs o churrascos.
Supongamos que el delicioso bistec o churrasco llega a mi
estómago, y los jugos gástricos se alistan para digerirlo. Ellos
le dicen al churrasco:

por todo el mundo, se hospeda en cómodos hoteles y hasta
¡escribió un libro!

-Hemos venido para digerirlo y transformarlo en Juan
Carlos.
Ante estas palabras, el churrasco contesta:
-No, ¡un momento! Ya es bastante con que me haya comido, pero desintegrarme por completo no y no. Aunque ya
estoy en su estómago, quiero seguir siendo bistec. No quiero
perder mi identidad. Quiero seguir siendo churrasco.
-No, señor -responden los jugos-o Usted tiene que dejar de
ser churrasco y transformarse en parte de Juan Carlos.
-¡Jamás! He sido y seguiré siendo un churrasco.
Y empieza la pelea. Suponga que el churrasco gana la batalla, los jugos gástricos se retiran, y el churrasco queda intacto
sin digerir. No pasará mucho rato hasta que comienza el dolor
de estómago, y termino vomitándolo. En cambio, si son los
jugos gástricos los que ganan, el churrasco perderá su identidad y pasará a ser parte de Juan Carlos Ortiz. Antes que yo lo
comiera, ese trozo de carne era parte de una vaca anónima que
pastaba vaya a saber en qué lugar. Nadie reparaba en ella, pero
ahora, por cuanto ha sido digerida por Juan Carlos Ortiz, se
transformó en piel, hueso, músculo deJuan Carlos Ortiz, viaja

44

Lo mismo sucede con nosotros al "perdernos en Cristo".
¿Hemos perdido algo? ¡Por el contrario, hemos ganado! Todos
los que le hemos dado nuestra familia, tiempo, dinero, casa,
auto, etc. al Señor, hemos visto que nuestros matrimonios son
mejores, los hijos que siguen al Señor son de buena moral, el
dinero nos rinde más porque el Señor nos libró de vicios, los
patrones están más contentos con nosotros porque producimos y somos honestos. No solamente tenemos una vida mejor
aquí, sino que ¡tenemos vida eterna! Esto es lo que significa
"el que pierde su vida en mí la salvará, pero el que se quiere
salvar de mí, la perderá".
El amo que Jesús tomó como ejemplo en su parábola era
un amo humano común, que muchas veces eran malos. En
cambio Él ¡es un amo que murió por nosotros para rescatarnos de Satanás y del pecado! Los que le hemos entregado todo
a Jesús, aun nuestro tiempo, tanto las ocho horas que trabajamos para brillar para Él e impresionar a nuestros patrones y
compañeros para ganarlos para Cristo, como las ocho horas
que dormimos para descansar y así tener energías para extender su reino, y también las ocho horas restantes que nos quedan para aseamos, comer, sociabilizar y hablar del Señor,
hemos notado que nuestra vida es ¡mucho más feliz que los
más ricos de este mundo!
Al volver del campo, el esclavo de la parábola no pensó:
"Bien, ahora me doy un baño, como algo y me vaya descansar". ¡No! El pensó: "¿Qué puedo hacerle de comer a mi
amo?". Nosotros en cambio, cuando volvemos del trabajo,
pensamos en mirar televisión, comer y dormir. No se nos
ocurre pensar en el reino de Dios, en invitar a un vecino a
casa para interesarlo en su vida espiritual, en ayudar a un

45

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - conocido necesitado, en llamar a algún amigo enfermo para
saber cómo está y orar con él, etcétera.
Realmente, nuestra actitud es opuesta a la de un siervo.
Hoy los señores nos sentamos en los bancos de la iglesia esperando que los pastores nos sirvan y le mandamos a Jesús una
larga lista de pedidos de cosas que queremos que nos haga
como si Él fuera nuestro siervo en vez de nuestro Señor.
Cuando oramos decimos: "Señor, vaya salir, cuida mi casa
para que no entren ladrones". Si le hemos entregado la casa, Él
la cuidará, no hace falta pedirle. "Y protégeme de accidentes
mientras viajo", ¿qué es lo que esperamos que Jesús nos diga?
"Si, señora" o "Muy bien, señor, como usted mande". ¿Quién
es el Señor y quiénes son los siervos, y quién da las órdenes a
quién? Los siervos no son los que dan órdenes al Señor, sino
los que preguntan: "Señor, ¿qué quieres tú que yo haga?".
Escuche las oraciones de los creyentes y las listas de peticiones, y pregúntese quién está dando las órdenes a quién. La
satisfacción del siervo es ver a su amo satisfecho.
La parábola afirma que el amo le dice al siervo:
"Prepárame la cena, cíñete y sírveme hasta que yo haya comido y bebido, y después de esto comerás tú". Nosotros también
como siervos, tenemos que darle a Jesús sus platos favoritos.
¿Qué le daremos de comer a nuestro Señor? Nuestras alabanzas, sí, son el pan de la mesa. Adoración, sí, es el agua de la
mesa. La ofrenda son los platos y cubiertos. Aunque gran
parte de las ofrendas no son para Jesús, sino para nosotros
mismos, porque la mayor parte del dinero va para comprar un
equipo de aire acondicionado, alfombras, edificio, lugar para
deportes, comedor, etcétera. Eso no es tanto para Jesús, sino
para nuestra propia comodidad. Muchas de las ofrendas que
decimos que son para el Señor son para nosotros. Lo único
que Jesús dijo que se le daba a Él son las ayudas a los pobres.
Él dijo que el que da a un pobre, a Él se lo da. Pero ¿cuál es

46

- - - - - - - - - - - - - - - - - La Vida en el reino
el plato principal, la carne de la cena que Jesús quiere que le
preparemos? En Romanos 12:1, Pablo dice que nuestro verdadero culto es ofrecer nuestros cuerpos "en sacrificio vivo,
santo y agradable a Dios". Es decir, darnos nosotros mismos
incondicionalmente a Él para que haga lo que quiera de nosotros. Esto es "perdernos en Él". Una vez que nosotros nos
hemos rendido totalmente a Jesús, y que Él está satisfecho
con nosotros, no hay nada que le satisfaga más que le traigamos nuevos diScípulos que se rindan totalmente en su presencia. Cuando llevamos a otros a sus pies, le estamos dando
su plato favorito: almas.
El Señor concluyó su historia diciendo: "Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les ha mandado, deben
decir: "Somos siervos inútiles; no hemos hecho más que cumplir
con nuestro deber" (Lucas 17:10). ¿Podemos decir que hemos
hecho todo cuanto el Señor nos ha mandado? De ser así, nos
recibimos de "Siervos inútiles". Hoy nos recibimos de
"Reverendo", "Obispo", "Apóstol", "Doctor", "Profesor", sin
embargo, cuando uno hace todo lo que Él nos manda, nos
recibimos de "Siervos Inútiles", porque simplemente cumplimos con nuestro deber. Siervos son aquellas personas que
reconocen que fuimos creados "para alabanza de la gloria de
su gracia". Nuestra recompensa no es aquí, es en el más allá.
Quiera Dios ayudarnos a hacer con alegría aquello que hacen
los siervos en su reino. Jesús dijo: "Después que yo haya comido y bebido, entonces comerás y beberás tú". El día llegará
cuando Él nos diga: "¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! En lo
poco has sido fiel; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!" (Mateo 25:21). Entonces, nos
sentaremos a la mesa con Abraham, e Isaac, y Jacob y los apóstoles, y los ángeles nos servirán.

47

\

El Oxígeno
.

del reIno

"Este mandamiento nuevo les doy:
que se amen los unos a los otros.
Así como yo los he amado, también
ustedes deben amarse los unos a los
otros. De este modo todos sabrán
que son mis discípulos, si se aman
los unos a los otros"
OUAN 13: 34-35)

or muchos años, pensé en el amor como una de las virtudes de la vida cristiana. En muchos de mis mensajes,
recalqué el hecho de que el amor es una de las cosas más
importantes. Pero en un tiempo de renovación espiritual en
mi vida, comencé a experimentar el amor en una dimensión
más profunda y la capacidad de amar a mi enemigo. Descubrí
que el amor no es una de las virtudes de la vida cristiana, sino
que es la vida cristiana. No es una de las cualidades más

P

49

El Oxígeno del reino
El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - importantes, es lo único más importante, es la misma vida. Sin
amor no hay vida eterna.
Cuando hacemos mención de la vida eterna, la conectamos
con su duración, la dimensión de tiempo, años, años y más
años. Pero ¿cuál es la dimensión de calidad de esa eternidad?
Si la vida eterna es tan solo algo que no tiene fin, entonces ¡el
infierno también es una forma de vida eterna! Pero la calidad
de vida que Jesús nos ofrece es una vida de eterno amor. El
amor es el oxígeno del reino de Dios; si falta el amor, no hay
vida. Fíjese que el amor es el único elemento eterno. Los
dones de lenguas, profecía, sabiduría, conocimiento, lectura
de las Escrituras, oración, la fe y la esperanza, todo se acabará. Lo único que permanecerá, aun después de la muerte y en
la eternidad, es el amor.
El amor es la luz del nuevo reino. La Biblia es muy clara
cuando afirma que Dios es luz y amor. El apóstol Juan escribió: "Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos
comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos
limpia de todo pecado" (1 Juan 1:7). No alcanzo a comprender
por qué siempre hemos tenido la idea de que la luz o tener luz
era poseer conocimiento. Es muy posible que se deba al hecho
de que la palabra luz, entre otras cosas, significa 'esclarecimiento o claridad de la inteligencia', y son muchas las ocasiones en que, al comprender algo que antes no percibíamos,
exclamamos: "¡Se me hizo la luz!". En La Biblia, empero, la
luz es amor. "El que ama a su hermano, permanece en la luz (. .. )
pero el que odia a su hermano está en la oscuridad y en ella vive,
y no sabe a dónde va porque la oscuridad no lo deja ver" (cap.
2:10-11).
¿Y qué es la oscuridad? Es nada más y nada menos que la
ausencia de luz. No nos hace falta comprar oscuridad; no es
necesario que tratemos de llenar un montón de recipientes

con oscuridad para colmar con ella un edificio. Lo único que
hace falta para tener oscuridad es apagar la luz. Así sucede en
el reino de las tinieblas, falta la luz, es decir, el amor. En la
oscuridad, nos sentimos solos, aunque estemos acompañados.
Muchos recordamos las épocas en que, en nuestro país, al anochecer había apagones de luz. Quizá en ese momento estábamos predicando, y de repente se producía un corte de energía.
¿Qué había ocurrido? En seguida las señoras decían a sus
esposos: "Querido, ¿estás allí? Por favor, dame la mano". Todo
era igual que antes, pero de pronto la gente se sentía sola, aun
estando en compañía de otros. En las horas del día, vamos
tranquilamente a cualquier lado, incluso al cementerio a llevar
flores a nuestros difuntos. Pero nunca se nos ocurre ir por la
noche. ¿Por qué? Los muertos están tan muertos durante la
noche como lo están en las horas del día. Es la oscuridad que
hace que nos desagrade encontrarnos allí durante la noche.
La oscuridad es individualismo, egoísmo; en tanto que la
luz es amor, comunión, camaradería. Si andamos en luz, tenemos comunión porque nos vemos unos a otros como hermanos. "El que ama a su hermano, permanece en la luz". Nosotros,
los creyentes, vivimos tropezando unos con otros. Los pastores también tropiezan los unos con los otros, y eso se repite en
las congregaciones. Más aún, entre los dirigentes de las denominaciones, siempre surgen problemas y fricciones. Cuando el
Espíritu se manifiesta con poder y convicción, nos pasamos
semanas y semanas confesando nuestras faltas por tantas ofensas de unos a otros. No habíamos andando a la luz del amor.
Si un hermano anda en la luz mientras que otro no, aun así es
posible evitar el tropezar, porque el que camina en la luz verá
al otro y evitará el tropezón. Y si los dos transitan en la luz,
¡mucho mejor todavía! Entonces andarán de la mano.
El amor es la evidencia de nuestra salvación. Algunos
creen que la prueba de nuestra salvación es la manera en que
51

50

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

El Oxígeno del reino

vestimos, si no fumamos, si no vamos al cine, si no engañamos a nuestro cónyuge y si no hacemos esto o aquello. No
hacer ciertas cosas puede ser positivo, pero no es de tanta
trascendencia como el amor. Y si tenemos amor, haremos
todas esas cosas positivas. Si en el correr de los años hubiéramos puesto el mismo énfasis en amarnos como pusimos en
no fumar, todo hubiera sido muy distinto. El amor es lo que
prueba nuestra salvación. Observe lo que dice Juan: "Queridos
hermanos, amémorlOs los unos a los otros, porque el amor viene
de Dios, y todo el que ama Dios es nacido de él y lo conoce. El que
no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor" (l Juan 4:7-8).
¿Desea saber si es nacido de Dios? Es muy fácil, el apóstol
señala: "Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la
vida porque amamos a nuestros hennanos. El que no ama permanece en muerte" (1 Juan 3:14).

mansedumbre y dominio propio (Gálatas 5:22-23). Si el fruto
del Espíritu se desarrollara como debiera, no haría falta tantos
sermones ni estudio bíblico, porque toda la ley se cumple en
el amor. El amor no es uno de los elementos de la vida cristiana; es el elemento. Es la vida misma.

A veces alguien se acerca a su pastor y le dice: "No estoy
seguro de mi salvación. Tengo dudas. ¿Cómo puedo estar
seguro?". La prueba es muy sencilla: ¿ama a su hermano? Si
no lo ama, está en muerte, dice Juan. Aunque vive, está muerto. Es posible que tenga una excelente doctrina en cuanto a la
tribulación, el milenio y otras cosas, pero la única manera de
saber si ha pasado de muerte a vida, de las tinieblas a la luz, es
si ama a sus hermanos. Quien no tiene amor no tiene vida. La
doctrina correcta solamente es como uno que está bien peinado y bien vestido, pero en un cajón de muertos.
Si amáramos a nuestros hermanos tal como Dios desea que
lo hagamos, no tendríamos que depender tanto de los mandamientos de la Escritura, porque "el amor es el cumplimiento de
la ley" (Romanos 13:10). Es a esto a lo que se refiere el nuevo
pacto: "Pondré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón"
Oeremías 31:33). Cuando el amor se genera desde adentro,
fluye la santidad. Porque el fruto del Espíritu es amor, y el
amor produce gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,

52

Algunos se engañan al buscar los dones del Espíritu en vez
de concentrarse en desarrollar el fruto del Espíritu. Aun cuando apreciemos los dones, debemos tener cuidado respecto de
dónde depositamos nuestro énfasis. El Señor Jesús nunca dijo
que nos conocerían por los dones, sino por nuestros frutos
(ver Mateo 7:20).
Los dones no son indicio de espiritualidad; en una persona, son como los regalos que ponemos en el árbol de Navidad.
En una ciudad tan congestionada como Buenos Aires, no hay
muchos árboles. La mayoría que armamos para esa fecha son
artificiales, muchos son de papel o de materiales sintéticos, y
no faltan aquellos que se contentan con cortar una rama de
pino o abeto y, aunque su valor es ínfimo, les ponen los mejores adornos que están a su alcance. De sus ramas, a veces cuelgan pequeños envoltorios que tienen relojes, anillos u otros
regalos costosos. Se ven muy hermosos, aun cuando no son
árboles naturales. Pero cuando uno sale de casa después que
han pasado las fiestas, muchos de esos lindos arbolitos están
en los botes o tachos de desperdicios. QuiZá el día de Navidad,
de sus ramas, hubiera pendido un costosísimo reloj Omega,
pero al quitarle los regalos, el árbol no sirve para nada y se
arroja entre los desechos. Por lo tanto, no se puede decir
mucho acerca del árbol basándose en los presentes que tenía.
Los regalos o dones no nos dicen nada respecto de la naturaleza del árbol. Es solamente por medio del fruto que se puede
decir algo acerca de un árbol. Si las manzanas son buenas,
podrá decir que tiene un buen manzano y lo mismo de cualquier otro árbol. Por supuesto que el ideal sería que el árbol

53

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - tuviera manzanas y relojes Omega, es decir, frutos y dones.
Pero si esto no es posible, por lo menos e! fruto debería ser
bueno. Cualquiera puede disculparse si no tiene dones, pero
no tiene disculpa si no posee frutos. Si le dijéramos al manzano: "¿Por qué no tienes anillos?", e! manzano podría responder: "Lo siento, pero nadie ha colgado un regalo en mis
ramas". Pero no puede disculparse si no tiene manzanas, porque e! fruto es e! producto de un árbol normal. De igual manera, no podemos excusarnos por nuestra falta de amor. Si estamos llenos de! Espíritu, e! amor sería algo natural en nosotros,
aunque e! Espíritu no nos dotara con un don extraordinario.
Me causa mucha tristeza que durante años nosotros, los
pentecostales, hemos puesto énfasis en Hechos 2:4 en lugar de
Gálatas 5:22. Nuestro artículo de fe dice: "Creemos en el llenamiento de! Espíritu Santo según Hechos 2:4", es decir, en el
hablar en lenguas. La historia hubiese sido otra si en lugar de
eso, dijera: "Creemos en el llenamiento de! Espíritu Santo
según Gálatas 5:22", porque no habrían surgido tantas divisiones entre las personas llenas de! Espíritu. Como pastor pentecostal, no me resulta fácil decir eso, pero es verdad, y e!
Espíritu Santo quiere que nos confrontemos con esto. Cuando
uno sale de caza, apunta su rifle a la cabeza y no a la cola de!
animal o ave, y lo hace porque sabe que si le da en la cabeza,
tendrá todo e! animal. Al ser llenados de! Espíritu Santo, la
cabeza es e! fruto, y la cola, por así decirlo, las lenguas.
Muchos de nosotros hemos apuntado a la cola, y e! animal
todavía sigue corriendo sin haber sido cazado. Si le hubiéramos dado en la cabeza, hubiéramos tenido, cabeza, cola y todo
lo demás. El Señor Jesús no dijo que los hombres sabrían que
somos sus diSCípulos si hablamos en lenguas. Aunque yo
hablo en lenguas, no por eso e! mundo conocerá que soy discípulo de Jesús, sino por mi amor. Es hora de que pongamos
énfasis en e! lugar que corresponde, donde Dios lo ha puesto.

54

- - - - - - - - - - - - - - - - El Oxígeno del reino
Aunque era un hombre carnal, Sansón tenía dones, carismas. Saúl, e! primer rey de Israe!, era carismático y profetizaba, aunque era un hombre carnal. Pablo señaló que si uno
habla en lenguas de hombres y de ángeles pero no tiene amor,
lo que hace es ruido nada más. La profecía y la capacidad para
comprender los misterios espirituales sin amor son nada. Aun
e! don de fe sin amor no nos da valor. Por lo tanto, si usted se
encuentra con alguien que tenga un don, no corra presuroso
en pos de tal. Primero acérquese a ese árbol, observe por entre
las hojas a ver qué fruto tiene y, si es e! del Espíritu Santo,
acepte e! don y a la persona que lo posee. Pero si no encuentra e! fruto de! Espíritu, aprovéchese de! don, pero no reciba el
ejemplo de la persona. Porque "no todo el que me dice Señor,
Señor, entrará en el reino de los cielos ... Muchos me dirán en
aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre... ?
Entonces les diré claramente: Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí,
hacedores de maldad!" (Mateo 7:21-23). El don, no es ninguna
garantía de genuinidad.
¿Está realmente consciente de la importancia de! amor?
Solamente si la comprende, estará abierto al Espíritu. Se puede
comparar con la harina de! pan. Es posible que pueda hornear un pan sin sal, sin huevos, pero no sin harina; la harina es
e! elemento indispensable, es lo que hace al pan ser pan. El
amor es la vida cristiana, es como la harina para e! pan. Hay
otras cosas como la adoración y los dones que son maravillosas, pero sin e! amor, no hay vida.

55

Primer grado de
Amor: Amar
al Prójimo

\

"Ama a tu prójimo como a ti
mismo"
(LEVÍTICO 19: 18)

i para entenderlo mejor, dividimos al amor en tres grados
de calidad, el viejo mandamiento es el primer grado, el
mínimo. Este es el amor que se evidencia a través del
Antiguo Testamento. El prójimo para los hebreos eran los otros
hebreos. Pero podían aborrecer a los que no eran prójimo, a los
filisteos, amorreos, etcétera. Todos deberían amar al prójimo. Si
cada uno amara uno, la mitad del mundo amaría a la otra
mitad, todos seríamos amados y amaríamos. Este mandamiento universal forma parte de la ley moral divina para todos los
seres humanos. ¿Qué significa este mandamiento? Desear para
mi prójimo lo mismo que deseo para mi y esforzarme a fin de
lograr para mi prójimo lo mismo que me esfuerzo para obtener

S

57

--------Primer grado de Amor: Amar al Prójimo
El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - para mí. Si yo tengo un plato de comida y mi prójimo no tiene
qué comer, debería compartirlo con él. Si tengo dos trajes y él
no tiene ninguno, debería esforzarme para hacer que él logre
tener dos trajes, como hice para mí, o darle uno de los míos. Si
mis hijos tienen buena ropa y están bien alimentados, y los
suyos no, entonces debo ayudar a mi prójimo para que logre lo
mismo. Evidentemente, solo podemos practicar este amor con
un prójimo, no con todo e! mundo. Cada uno debería elegir un
prójimo en necesidad y ayudarlo.
El amor que jesús manda a sus discípulos es de un grado
superior, según lo indica e! nuevo mandamiento. Nosotros no
somos prójimos entre nosotros, ¡somos hermanos! El amor
según e! viejo mandamiento es para amar al vecino, al no creyente. Sin embargo, e! creyente medio, ¡ni siquiera ama a su
hermano como prójimo! ¡Ojala amáramos a los hermanos
como a nosotros mismos! Eso solo produciría una revolución
en la sociedad. En toda congregación, hay personas que cuentan con recursos y otras muy pobres. Un creyente es dueño de
un automóvil grande y vive en una hermosa casa donde alllegar le espera una suculenta comida, mientras que e! hombre
que se sienta a su lado en la iglesia regresa a su casa a pie, y su
cena es una rebanada de pan seco y una taza de café. Y los dos,
allí en la iglesia se toman de la mano y cantan de! amor de
Dios. Al concluir e! culto, se saludan con un "¡Dios te bendiga, hermano!" y cada uno se va por su camino, uno a su abundancia y e! otro a su miseria.
Un maestro de la ley le preguntó a jesús quién era e! prójimo. El Señor le refirió la parábola de! samaritano que socorrió al que había caído en manos de ladrones que lo dejaron
medio muerto (ver Lucas 10:25). ¡Generalmente, espiritualizamos esta parábola! Decimos que jerusalén tipifica la iglesia, jericó e! mundo, e! hombre que iba de jerusalén a jericó
era e! que se apartaba de la iglesia y volvía al mundo. Los

ladrones eran Satanás y sus demonios, mientras que el samaritano era el hermano que lo traía de nuevo a la iglesia. ¡Qué
espléndido escapismo para nuestra responsabilidad! jesús no
dijo esta parábola para que la espiritualicemos, sino que nos
dice al final: "Anda entonces, y haz tú lo mismo" (v. 37). La
parábola fue dicha para que, cuando veamos a alguien
sufriendo, lo ayudemos. Es un mandamiento claro, no hay
que espiritualizarlo. Nosotros pasamos al lado de personas
que sufren y, al llegar a nuestro hogar, comentamos lo que
hemos visto: "¡ Qué cuadro tan triste vi esta noche! Pobre
hombre, ¡si lo hubieran visto! Se me partía el corazón". Pero
no hacemos nada para ayudarlo.
El samaritano no era un ser fuera de lo común. Nosotros lo
llamamos el buen samaritano, pero jesús se limitó a decir: "Un
samaritano que iba de viaje (. ..) viéndolo, se compadeció de él"
(v. 33). Este hombre estaba nada más ni nada menos que cumpliendo con su deber, lo que señalaba el viejo mandamiento de
amar al prójimo como a sí mismo. No era un samaritano especial. Pero estamos tan acostumbrados a nuestra vida mediocre,
de desobediencia a los mandamientos de! Señor, que cuando
uno lo cumple lo llamamos "El Buen Samaritano". Algo semejante ocurre hoy en día en las iglesias. Por ejemplo, un pastor
me dijo: "Hermano Ortiz, quiero presentarle a un diácono
excepcional de mi iglesia". "Será un placer conocerlo", le contesté. Después que me lo presentó, le pregunté al pastor: "¿Por
qué me dijo que es un muy buen diácono?". "Bueno -dijo-,
porque no falta a ninguna reunión, diezma y todas las veces
que necesito ayuda está dispuesto a cooperar". Le contesté:
"Entonces es un diácono, no un buen diácono, ese es el deber
de todos los diáconos, es ¡un diácono normal!". Lo que pasa
en nuestras iglesias es que somos todos tan mediocres, que
cuando alguno es normal, decimos que "es muy buen diácono".
La Biblia no dice que era un buen samaritano el que transitaba,

59
58

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - Primer grado de Amor: Amar al Prójimo

sino simplemente "un samaritano". ¿No cree usted que Dios
se sentiría satisfecho de que todos fuéramos samaritanos
comunes y corrientes como ese? jesús dijo: "Hagan brillar su
luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras
de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo" (Mateo 5:16)
¿Qué es la luz? Es el amor que produce buenas obras.

a verlos, les llevó café y sándwiches, y les dijo: "Aquí les traigo algo para comer, porque como se acaban de mudar, estoy
segura de que aún no tienen las cosas a mano para cocinar. No
se preocupen por lavar los platillos, después vaya volver a
buscar todo. De paso, señora, si le hace falta algo de la despensa en tal y tal calle hay una que tiene buenos precios". No puso
ningún folleto debajo del plato de los sándwiches, sino que se
limitó a llevarles algo para comer y brindarles ayuda. ¡El folleto era ella misma! Luego de un rato volvió a retirar sus cosas
y dijo: "Si necesitan algo, vivo allí en frente. Con todo gusto
los ayudaré". Esta señora nunca predicó acerca de Cristo, pero
un mes después toda la familia que se había mudado en frente de su casa se bautizó debido a la luz que ella había irradiado. jesús no dijo: "Dejen que sus bocas hablen delante de los
hombres de modo que puedan escuchar sus hermosas palabras
y glorificar a vuestro Padre". El Señor dijo: "Hagan brillar su
luz -¡vuestro amor!- para que ellos puedan ver las buenas obras
de ustedes y alaben al Padre... ". Hemos sido "creados en Cristo
Jesús para buenas obras" (Efesios 2:10).

Hagamos una aplicación concreta. Cuando nos referimos al
amor o a cualquier otra virtud que se menciona en las
Escrituras, debemos traducirlo a obras concretas, de otra
manera es como coser sin hacer un nudo al final de la hebra.
Se puede coser, y coser y coser, sin coser nada; lo único que
conseguimos es hacer agujeritos en la tela. Debemos ser hacedores de la Palabra y no solamente oidores. Dios no nos dijo:
"Ama a tus prójimos", porque no es posible amar concretamente a todo el mundo. El nos ha dicho: "Ama a tu prójimo".
Comience con una persona, una familia. Empiece orando por
ellos. Interésese por sus problemas y necesidades, ya sean
espirituales, materiales, psicológicas o de cualquier otra naturaleza. No le dé simplemente un folleto o tratado. Si así lo
hace, se parecerá a un vendedor. Véndase usted a ellos.
Ofrézcase a ayudarlos. Hágales saber que los ama; sírvalos en
lo que pueda, verá que terminarán preguntándole, ¿por qué se
interesa tanto? Entonces ha llegado el momento de hablarles
del amor de Dios.
A una señora mayor que, según decía ella, "nunca había
podido llevar un persona ajesús", aunque hacía muchos años
que concurría a la iglesia, un día el Señor le mostró esta clase
amor al que me refiero. Comprendió que Dios no mandó un
folleto desde el cielo, sino que envió a su Hijo el que vino, y
vivió entre nosotros y ayudó a los necesitados. Esta hermana
pensó que ella podía hacer lo mismo. En frente de su casa,
había una casita que se alquilaba. Tan pronto como los nuevos
inquilinos tomaron posesión, ella ya se había preparado. Fue

60

En el capítulo 10 de los Hechos, leemos acerca de Camelia
y las buenas obras que hizo aun antes de conocer al Señor.
Pero Dios le mando un ángel que le dijo: "Dios ha recibido tus
oraciones y tus obras de beneficencia" (v. 4). Las obras de caridad constituyen una evidencia del amor de Dios en nuestra
vida. Besarnos y abrazarnos en los cultos no es una obra de
amor, a menos que vaya acompañada de obras. Las buenas
obras son buenas obras. Son obras y no una forma mística de
pensar. Es necesario que abramos las billeteras y hagamos
buenas obras. Por supuesto que existe una diferencia entre las
buenas obras motivadas por el amor y las que son pura y
exclusivamente de la carne para ser vistos o ganar méritos.
Pablo señala que si uno da todo sus bienes para ayudar a los
pobres y no tiene amor, no nos sirve de nada. Esa es la razón

61

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - por la cual el marxismo no es la respuesta. El marxismo tiene
algunas cosas buenas. El comunismo dice cosas muy buenas
sobre la justicia social y el compartir, pero es lo opuesto de lo
que enseñó Jesús. Así como la diferencia entre lo qUE\ ocurre
en el espiritismo y los dones del Espíritu Santo, hay similitudes, pero provienen de distintas fuentes. Sin embargo, para
estar en contra del espiritismo, no hay que negar los dones
espirituales. Y a fin de oponerse al comunismo, no hay que
negar el hecho de que debemos compartir nuestros bienes con
los necesitados. Debemos amar a nuestro prójimo aquí y
ahora.

Segundo grado de
Amor: El
,... .
Amor entre . ~f. ,
Creyentes
- -

r .

I

"Este mandamiento nuevo les doy: que
se amen los unos a los otros. Así como
yo los he amado, también ustedes
deben amarse los unos a los otros"
OUAN 13:34)

amos a considerar el segundo grado de amor. El viejo
mandamiento sobre el amor era limitado. Se reducía a
lo mínimo: el amor a sí mismo. Había que amar al prójimo como a sí mismo. Debíamos amar al prójimo mientras no
implicara un riesgo para sí mismo. Lo cierto es que si alguien
en la congregación me amara como a un prójimo, ya sería
mucho más de lo que me ama ahora. Sin embargo, deberíamos
amarnos más que al prójimo por cuanto no somos prójimo,
¡somos hermanos!, somos de la misma familia.

V

62

63

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - Segundo grado de Amor: El Amor entre Creyentes

. Cuál es este nuevo mandamiento sobre e! amor? "Este
l
" Los
mandamiento
nuevo les doy: que se amen los unos a 1os otros.
disCípulos podrían haber contestado: "Eso ya lo sa?emos,
Maestro". "No, no lo saben, déjenme termmar la frase: amense
unos a otros ... como yo los he amado". Esto sí era algo nuevo.
El viejo mandamiento señalaba: "Ama a tu prójimo como a ti
mismo", en tanto que el nuevo añadia: "Como yo los he amado,
también ustedes deben amarse unos a otros". ¿Cómo nos amó
Jesús? ¿Nos amó como se amó a sí mismo? No, nos amó más
que a sí mismo. Dio su vida por nosotros. En esta clase de amor,
no hay cabida para e! yo. Uno debe dar la Vida por el hermano.
Es mucho más que dar la mitad de nuestra comida. Es entregar
no solo la comida, sino también darse a sí mismo, con la comida. Este es e! amor que e! Padre y e! Hijo tienen por nosotros y
e! que Él quiere que reine en su Iglesia, la familia de Dios.

que comprender que al salir de! agua, su viejo yo ha quedado
enterrado y una nueva persona ha nacido. Las cosas viejas
pasaron, todas son hechas nuevas. La nueva vida es de obediencia a Dios.

Tenemos dificultad para darnos a otros. Nuestro interior
necesita una transformación, un cambio total de corazón, de
actitud. Necesitamos cambiar nuestro yo por Él. Decir: "Ya no
vivo yo, sino que Cristo vive en mí" (Gálatas 2:20). Al morir con
Cristo en la cruz, murió el viejo yo. Todas las cosas fueron
hechas nuevas. Nos hizo una nueva creación. Una conoCida
canción dice: "En la cruz, en la cruz, do primero vi la luz y las
manchas de mi alma yo lavé"; la cruz es más que lavar las
manchas del alma, ¡es morir! No es suficiente lavar las manchas necesitamos ser hechos todo de nuevo. No son los pecados de Juan Pérez que fueron clavados en la cruz, sino Juan
Pérez mismo.
En la cruz, no solamente nos desprendemos de las cargas
de pecado, sino también de nosotros mismos, nuestro viejo yo.
El cambio es radical. Cristo debe ocupar e! lugar que antes
ocupaba nuestro yo. Al bautizarnos es más que e! tabaco, la
bebida y e! juego lo que queda sepultado. Somos nosotros,
nuestra vieja criatura la que se sepulta. El que se bautlza nene
64

Algunas veces los pastores decimos que sería conveniente
que tuviéramos más comunión entre nosotros. Pensamos que
tendríamos que dedicar un poco de tiempo para tener comunión con el pastor metodista, el presbiteriano, el sacerdote
católico y otros más, porque somos hermanos y, como líderes,
tenemos que dar e! ejemplo de amor entre nosotros para que
los creyentes hagan lo mismo. Pero cuando llega e! momento,
nos disculpamos diciendo que no tenemos tiempo, que nuestro ministerio nos absorbe todas las horas de! día. Estamos
totalmente ocupados con nosotros y nuestras propias cosas.
Tenemos que hacer tiempo para amarnos entre los pastores
de la zona como Jesús nos amó. Tiene que ser posible; Jesús
dejó este mandamiento para nosotros. El apóstolJuan nos dice
en su primera epístola que tal como Jesús dio su vida por nosotros, nosotros debemos dar nuestra vida por los hermanos
(ver 1 Juan 3:16). Debemos separar tiempo para amar. Un
joven de nuestra congregación, un estudiante, cada vez que le
pedíamos hacer algo para la iglesia, contestaba: "Pastor, discúlpeme, no tengo tiempo. Estudio y también trabajo ocho
horas por día. La verdad que no puedo hacer ninguna otra
cosa. Estoy contento de poder venir a los cultos una vez por
semana. El resto de la semana lo tengo completamente ocupado". Un tiempo después, este joven se enamoró, y de pronto
le alcanzaba e! tiempo para ir a visitar a su novia tres o cuatro
veces por semana. ¿Por qué ahora sí tenía tiempo?, ¡e! amor!
Cuando le pregunté cómo tenía tiempo ahora para visitar a la
novia, me contestó: "Bueno, yo tengo tiempo para las cosas
que son prioridad". El reino de Dios no era prioridad para él.

65

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - Segundo grado de Amor: El Amor entre Creyentes

Al excusarnos estamos señalando que todo nuestro tiempo lo tenemos ocupado en nosotros mismos y en nuestras
cosas, y no nos queda tiempo para otros ni para el servicio del
Señor. Jesús tenía veinte y cuatro horas por día para servir y
amar a la gente. No atendía asuntos personales. Dijo que sus
seguidores debían negarse a sí mismos, tomar su cruz y
seguirlo. En aquella época y lugar, toda vez que se veía a
alguien andando por la calle llevando una cruz, se sabía que
iba camino a la muerte. ¿Está listo para vivir para Jesús? Si en
realidad está preparado, no tendrá ningún problema tocante
al nuevo mandamiento. Todos sabemos de memoria Juan
3:16, pero ¿se fijó alguna vez lo que dice 1 Juan 3:16?
"Conocemos lo que es el amor en que Jesucristo dio su vida por
nosotros; y así también, nosotros debemos dar la vida por nuestros hermanos" (Dhh). Una vez más, el apóstol Juan nos confronta con un sencillo examen: ¿conocemos el amor? Se
puede saber muy fácilmente. No nos hace falta el don de discernimiento de espíritus o algún otro don. Solamente tenemos que preguntarnos si estamos dispuestos a dar nuestra
vida por nuestros hermanos. Piense en un determinado hermano de su congregación. ¿Daría su vida por él? Yo testifico
que tengo amigos en el Señor que me han dicho: "Juan
Carlos, por amor a ti he dado mi vida a Dios. Si algo te ocurre, también me ocurre a mí. Mi vida está en tus manos. Si
necesitaras mi sangre, es tuya. Lo mismo mi auto, mi casa,
todo cuanto tengo". Esta es la clase de amor a que se refiere
el nuevo mandamiento.

comenzando a cultivar la amistad entre los pastores de otros
grupos. No teniendo reuniones religiosas, sino haciéndonos
amigos, formando un equipo de fútbol, invitándonos a la casa,
haciendo picnics juntos con la familia, etcétera. Las reuniones
de estudio bíblico y oración son impersonales. Hay muchas
"confraternidades de pastores", pero solo muy pocas logran
que ellos sean amigos al estilo de 1 Juan 3: 16. Nunca lograremos que las congregaciones se amen mutuamente, si no lo
logramos entre los pastores que somos el ejemplo de la grey.
No me cabe la menor duda de que todos los pastores tenemos
en nuestro archivo uno o más sermones sobre el amor.
Debemos practicar entre nosotros lo que les predicamos a
nuestros creyentes para mostrarles cómo se hace. A las ovejas
no les gusta estar dispersas. Están cansadas de las divisiones.
El problema somos nosotros, los encargados de guiarlas. Si no
predicamos con el ejemplo, ellas no' lo van a hacer.
Necesitamos ser bautizados en amor. Debemos ser un ejemplo
de cómo amar para la grey.

Debemos ser como una ciudad en un monte alto, un ejemplo de una comunidad en la que sus miembros se aman unos
a otros. ¿Por dónde debe empezar este amor? Entre nosotros
los pastores, los que predicamos el amor. Siempre hemos estado más preocupados por las diferencias que por los mismos
creyentes. Debemos ser el ejemplo de la iglesia en cada ciudad

66

Muchos pastores me dicen: "Conozco bien la doctrina de
la unidad de la Iglesia. Es más, hasta invité a otros pastores a
que vinieran a mis reuniones. Les mandé cartas, pero ninguno
aceptó mi invitación". No debemos comenzar de este modo.
Los pastores están aburridos de reuniones. Las consideran
como una suerte de amenaza. Supongamos que alguien le presentara a una señorita. Cuando la salude usted no podrá decirle: "Encantado de conocerla. Venga, i vamos a casarnos!".
Primero es necesario enamorarse de ella y luego cultivar una
amistad hasta que se conozcan y se tengan confianza. Así entre
los pastores, mandar cartas invitando no es suficiente. Hay
que fomentar y cultivar una amistad antes de invitar a alguien
a algo. Necesitamos primero "enamorarnos" de los otros pastores antes de poder llevarlos al "altar" para contraer matrimonio y ser "uno" como Cristo lo desea.

67

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - Segundo grado de Amor: El Amor entre Creyentes

Por lo general, es poco o nada la comunión que se logra
en las "reuniones de confraternidad". Si la reunión se fijó
para las 20, los pastores posiblemente comiencen a llegar a las
19.59. Llegarán, se saludarán y tomarán asiento. Lo que verán
frente a ellos, será la nuca del colega. Al concluir la reunión,
se saludarán, y cada uno se irá por su camino. ¿Podemos llamar a eso reunión de confraternidad? Entre las ovejas, ocurre
lo mismo. Los creyentes pueden reunirse y saludarse entre sí:
"Hola, ¿cómo le va? Dele mis saludos a su familia", y seguir
así año tras año, sin dar un paso para llegar a conocerse un
poco. La estructura de nuestras reuniones no nos permite
estrechar los vínculos de amor con nuestros hermanos. ¿Supo
usted alguna vez de algún novio que le dijera a su novia:
"Hola, ¿cómo estas? ¿Y tu familia? Bueno, tengo que irme".
¡ Claro que no! Su comunión se va haciendo mayor cada vez
hasta que llegará el día que contraerán matrimonio. Eso debe
ocurrir entre los pastores de cada ciudad. Sus espíritus y sus
almas deben despertar el amor los unos por los otros de la
misma manera en que Cristo nos amó a nosotros. En vez de
organizar "reuniones", debemos decir: "Señor, vaya hacer
tiempo para amar a dos o tres pastores de esta ciudad. Vaya
anotar sus nombres en mi agenda. Todavía no los conozco.
Siempre me he opuesto a su teología, pero de ahora en adelante vaya orar por ellos todos los días y decido amarlos, porque ese es tu deseo".

¿Cómo puedo "enamorarme" de esos dos o tres pastores
que anoté en mi lista? En primer lugar, durante una o dos
semanas oro por ellos todos los días. Me intereso por saber
si tienen familia, aprendo sus nombres y oro por ellos, oro
por su esposa e hijos. Le pido a Dios que los cuide. Cuando
paso con mi auto frente a su casa, digo: "Señor Jesús, bendice a los que viven aquí". Haciendo esto comenzaré a
amarlos.

No sería raro que alguien pensara: "Es cierto que el amor
es un mandamiento, pero Dios tiene que darme esa clase de
amor". No debemos pensar así. Dios nos ha dado un nuevo
mandamiento, debemos obedecer. Si decimos: "Señor, dame
amor por mi hermano" y luego no sentimos ese amor, le echamos la culpa a Dios porque ¡Él no contestó nuestra oración!
El amor es un mandamiento. Lo que necesitamos es obedecer
a nuestro Señor y no orar para que nos dé amor.

68

Y cuando por fin los amo, vaya visitarlos. Con el corazón
rebosante de amor, llamo a su puerta.
-Buenos días. ¿Esta es la casa del pastor Rodríguez?
-Si, yo soy el pastor Rodríguez.
-Encantado. Soy Juan Carlos Ortiz. Vine a visitarlo.
-Aunque se demuestre sorprendido, no debe importarnos.
-Bueno, pase -dice-o ¿A qué debo el honor de su visita?
-Vine simplemente a verlo y a que oremos juntos unos
minutos.
-La verdad es que hoy estoy muy ocupado. Por favor, dígame qué le ocurre, por qué vino a verme.
-Vine porque quería verlo. Sé que es una persona muy ocupada así que no lo voy a distraer más que cinco minutos.
¿Cómo fueron sus reuniones el domingo último?
-Bueno, la verdad es que fue un día bastante bueno. Me
sentí satisfecho con el sermón, y ese día recibimos una de las
mejores ofrendas de estos últimos tiempos. La verdad es que
no puedo quejarme.
-¡ Cuánto me alegro! ¿Tiene familia?

-Si, mi esposa y tres niños. Mi esposa está en cama. Está
enferma.

69

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -¡Qué pena! Bueno, debo irme, pero antes hagamos una
oración por su esposa: "Gracias jesús por esta casa, por este
hermano, por la reunión que tuvieron, la unción que le diste
al predicar y la hermosa ofrenda que dieron los hermanos.
Gracias por su esposa. Sánala y ayúdala. Amén". Muchas gracias pastor. Adiós.
Mientras cierra la puerta de la calle, ese pastor quedará
pensando: "Pobre hombre, qué forma rara de actuar, llamaré a
su obispo. Quizá tiene demasiado trabajo y le está fallando la
mente".
-Hola, ¿hablo con el bispo? Quería preguntarle si el pastor
Ortiz pertenece a su denominación. Bueno, le hablaba porque
pienso ... Sí, él vino a mi casa hoy. ¿Ha notado algo raro en él,
en estas últimas semanas? Pienso que no debe estar muy bien,
usted sabe, los pastores están siempre tan ocupados que algunas veces les viene algo así como una ... como una chifladura ... por favor, no lo pierda de vista, porque vino a mi oficina
para nada, ¡imagínese eso! Sí, sí, bien. No lo pierda de vista.
Adiós.
A la semana siguiente, el pastor Ortiz vuelve a llamar a su
puerta. El pastor Rodríguez mira por la ventana y dice: "i Otra
vez el chiflado de Ortiz! Bueno, por lo menos no se queda
mucho". Y entonces va y le abre la puerta.
-Buenos días, pastor Ortiz. ¿Cómo se siente?
-Muy bien, pastor.
-¿En qué puedo serle útil?
-Vine a visitarlo. ¿Cómo sigue su esposa? Mi esposa y yo
estuvimos orando toda la semana por ella. Ella quería venir
a visitarla, pero no estaba segura de si su esposa se sentiría
en condiciones de recibir visitas. Pero, tome, le manda estas
flores.

70

- - - - Segundo grado de Amor: El Amor entre Creyentes
-Bueno, muchísimas gracias.
-y qué tal, ¿cómo fue la reunión del domingo?

-Muy bien, una reunión muy buena.
-Hermano, tengamos unas palabras de oración, tengo que
irme: "Gracias jesús porque la esposa de mi hermano está
mejor. Amén".
-Que le vaya bien, hermano.
A la semana siguiente, llama otra vez a su puerta. Al cabo
de cinco semanas ... ¡ese pastor lo va a estar esperando! El próximo paso no es invitarlo a una reunión. Lo invito a pescar o a
mi casa a charlar un rato y a tomar un café. Es probable que él
esté en contra de mi denominación, pero no puede estar en
contra de un café o un helado. ¡Yo lo amo! Después que vamos
a pescar juntos, luego que viene a mi casa, una vez que me invita a mí y a mi esposa a ir a su casa, ya somos amigos. He ganado su confianza. Recién entonces comparto con él mi carga, por
los pastores de la ciudad, mi deseo de que seamos verdaderamente hermanos y nos amemos los unos a los otros. El amor es
el caballo que tira del carro de la hermandad. No ponga el caballo detrás del carro. Primero ame y luego comparta sus sentimientos. ¿Le parece difícil? jesús dijo que deberíamos poner
nuestra vida por los hermanos. Ir a visitar a un pastor hermano es mucho menos que dar mi vida por él. Pero es el principio. Una vez que nosotros, los pastores, comenzamos a experimentar este amor, se esparcirá con rapidez entre los otros
miembros del Cuerpo de Cristo de nuestra ciudad. Pero primero tiene que comenzar con nosotros. Debemos tener los ojos de
jesús. Cuando Él mira una ciudad, ve a pastores y ovejas como
una iglesia. Si nosotros estamos en Él, veremos como Él ve.
Ninguno es dueño de la doctrina "verdadera". Pero eso no es
un impedimento para que el Señor nos ame. Tampoco debería
ser un impedimento para que sus siervos se amen entre ellos.

71

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - Hace tiempo, un pastor de nuestra misma denominación se
habia vuelto en~migo mí~_. Él creía que yo no e\a fiel a la iglesia, porque tema comumon con pastores de otras denommaciones y sacerdotes católicos. Con e! tiempo, llegó a odiarme.
En la conferencia anual, me acerqué a él y le dije:
-Hola, ¿cómo estás? -y le di un abrazo.
-No me abraces. Yo no te quiero.
-Pero yo sí te quiero -le contesté.
-¡No puedes amarme porque soy tu enemigo!

El grado más alto
de Amor:
Amor como el
Puré de papas

-¡Gloria al Señor! No sabía que eras mi enemigo, pero qué
hermosa ocasión que se me presenta para amar a mi enemigo.
¡Jesús, te doy gracias por mi amado enemigo! -y lo abracé otra
vez.

"Yo les he dado a conocer quién
eres, y seguiré haciéndolo, para que
el amor con que me has amado esté
en ellos, y yo mismo esté en ellos"

¡Un año después, prediqué en su congregación! El amor es
e! arma más poderosa de! mundo. Jesús conquista al mundo
por medio de! amor, y nosotros debemos hacerlo de la misma
manera.

OUAN

17:26)

l amor que podríamos considerar e! más elevado, es un
amor que reina entre los miembros de la Santísima
Trinidad. "Padre, así como tú estás en mí y yo en tí, permite que ellos también estén en nosotros" Ouan 17:21). ¿Es posible para e! ser humano imaginar e! amor que existe entre los
miembros de la Divinidad? ¿Puede pensar cómo e! Padre ama
al Hijo? ¿De qué modo e! Hijo ama al Padre? ¿Llegaremos
alguna vez a entender cómo e! Espíritu Santo ama al Hijo y al
Padre, y viceversa? El amor que reina entre ellos es infinito y

E
72

73

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - El grado más alto de Amor: Amor como...

eterno. Es e! amor de seres que han alcanzado la madurez y
nada ni nadie los puede separar. Es la clase de amor que asegura que nunca surgirán desavenencias entre ellos. En las
páginas de! Antiguo Testamento, leemos cómo e! Padre hizo
milagros y señales; levantó muertos y sanó enfermos. Luego
vino e! Hijo a la tierra e hizo lo mismo. El Padre no dio muestras de celos, sino que se mostró complacido (ver Mateo
17:5). Luego que Jesús ascendió a los cielos, descendió el
Espíritu Santo y también hizo lo mismo. Sin embargo, siguió
existiendo una total unidad. El amor que existe entre e!
Padre, e! Hijo y e! Espíritu es de una madurez tan grande que
nada los ofende. No compiten ni están celosos uno de! otro.
Este es e! significado de ser UNO. El amor que existe entre e!
Padre, e! Hijo y e! Espíritu Santo está garantizado por la eternidad, y esto hace que los tres sean uno. Dos, más amor eterno, hacen uno. Tres, más amor eterno, hacen uno. Cuatro,
más amor eterno, también equivalen a uno. Y cien cristianos,
más amor eterno, también son uno. En esa matemática divina, con cualquier número siempre se obtiene el mismo resultado cuando nos amamos como Él ama. En la oración que
Jesús elevó al Padre poco antes de su arresto, pidió que ese
amor que existía entre ellos reinara también entre sus seguidores, entre nosotros.

Si él piensa en mí y yo en él, estamos uno en e! otro. El amor
hace que seamos uno. Es obvio que hoy no somos uno. Nos
hemos dividido en muchos grupos. Ni siquiera es una garantía pertenecer a la misma denominación. Claro, es difícil amar
a toda la Iglesia al mismo tiempo, por eso, debemos pertenecer a pequeños grupos, o Células, para tener e! placer de recibir y dar ese amor en forma concreta, y amarnos conociendo
los defectos de los otros. Así como Dios nos amó desde e! principio. "Porque a los que Dios conoció de antemano, también los
predestinó... " (Romanos 8:29). ¡Qué paz nos da saber que Dios
nos amó conociéndonos!

Cuando era un niño, en la Escue!a Dominical, recuerdo
que e! maestro nos explicó cómo nosotros estamos en Cristo.
Lo comprendí perfectamente. Pero otro domingo nos habló de
que Cristo está en nosotros: "Me parece que está equivocado
-le dije-o Si nosotros estamos en Cristo, ¿cómo puede ser que
Cristo esté en nosotros al mismo tiempo? Si una cosa está dentro de otra, la más grande no puede estar metida dentro de la
más chica y al mismo tiempo". Sin embargo, ahora esto ya no
es más un enigma para mí. Si yo estoy en e! corazón de mi hermano y él está en mi corazón, ambos estamos uno en el otro.
74

Dios ha agrupado su gran familia humana como un
montón de pequeñas familias, donde todos estamos conectados por amor. Él tiene solamente dos grupos: los que se
aman unos a otros y los que no se aman. Por lo tanto, si
usted me pregunta: "Hermano Ortiz, ¿de qué grupo es
usted?". Mi respuesta será: "Soy de! grupo de los que se
aman unos a otros". Al final, en el día del juicio, habrá solo
dos grupos: las ovejas y los cabritos. En la Argentina, hay
muchísimas ovejas y también cabritos. Cuando se arrean
las ovejas, todas corren juntas. Aun cuando van al matadero, hay una oveja guía a la que todas siguen ... al degolladero. Todas van en la misma dirección, se hacen un cuerpo.
Las cabras son al revés, se van topando unas a otras. No
hace falta e! don de discernimiento para saber quién es
cabra y quién es oveja. Si topa, es una cabra. ¿Basándose en
qué determinó Cristo quién es oveja y quién cabra? En
tener amor o no: si habían dado agua a los sedientos, comida a los hambrientos, si habían visitado a los enfermos y a
los que estaban en la cárcel y vivían amando, eran ovejas. A
estos les dijo: "Benditos de mi Padre". A los otros en cambio
no los llamó benditos, sino "malditos", porque no habían
practicado el amor.
75

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

_______ El grado más alto de Amor: Amor como...

Note que Dios está reagrupando a su pueblo. Los nombres
denominacionales ya no significan nada. La gente busca iglesias donde se practica el amor. El amor del grado superior se
puede ilustrar con las papas. Cada planta de papas tiene tres,
cuatro o cinco tubérculos. Y cada tubérculo pertenece a una u
otra planta. Llegado el momento de la cosecha, los cosecheros
sacan las papas de todas las plantas y las ponen juntas en una
bolsa. Podríamos decir que las está reagrupando. Puede que
estas papas se pongan muy contentas al estar junto con sus
hermanas: "¡Gloria al Señor, ahora todas estamos en una
misma bolsa!". Pero aún no son una. Llega el momento en que
el ama de casa las compra, las lava y las pela, les saca los rótulos y la cáscara. Las papas piensan: "Ahora sí estamos unidas".
¡Todavía no! Luego las corta en trozos y las pone en una olla.
Ya han perdido su identidad y creen que ya están listas para el
Maestro. ¡Todavía no! Porque lo que Dios quiere es puré de
papas. No muchas papas individuales y sueltas, sino puré de
papas. Ninguna podrá decir: "Miren, ¡esta soy yo!". La palabra
yo debe ser reemplazada por la palabra nosotros. El Padre nuestro comienza: "Padre nuestro que estás en los cielos ... " y no:
"Padre mío que estás en los cielos ... ". Con la mayor reverencia, quiero decirle que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son
tres papas hechas puré. Por eso, aunque son tres, son uno a la
misma vez. Jesús tiene hambre de puré de papas. Lo va a tener.
Ya están ocurriendo cosas muy lindas en su Iglesia.

que llamarme "hermano Juan Carlos"; todos sabían que yo era
hermano de ellos, porque nos amábamos y vivíamos como
hermanos a la vista de todos. En la iglesia, decimos pastor
Fernández o hermano Ortiz, porque no tenemos relación íntima. Queremos aparentar que somos, pero en realidad no
somos. Recuerdo, siendo joven que visité una iglesia metodista, y el pastor dijo: "El Señor González nos guiará en la oración". Yo pensé para mis adentros: "¡Qué mundanos son los
metodistas! Ni siquiera se llaman hermanos". Pero después
comprendí que la relación entre los que nos llamábamos "hermanos" en mi iglesia era igual que como entre los que se llamaban "señores" en la otra iglesia. La diferencia era que ellos
no vivían como hermanos, pero no lo pretendían tampoco. En
cambio nosotros tampoco vivíamos como hermanos, pero pretendíamos aparentarlo diciendo la palabra hermano. Ellos
eran más sinceros, nosotros más hipócritas. Con las palabras,
nos engañábamos.

Dentro de poco, si empezamos a amarnos con este grado de
madurez, la palabra hermano no servirá más en nuestro vocabulario cristiano. Como estamos ahora, tenemos que llamarnos hermanos, porque no vivimos como hermanos. Pero
cuando vivamos como hermanos verdaderos, no hará falta
usar la palabra hermano, nos llamaremos por el nombre o
sobrenombre. En mi casa, a mi hermano Rubén no lo llamábamos "hermano Rubén", sino "el Flaco". Mi hermano no tenía

76

El amor tiene, entre otras, dos dimensiones: la mística y la
práctica. Lo místico es el beso y el abrazo, lo práctico es ir a
trabajar para traer comida y vestido a la persona que amamos.
Algunos dicen en un momento de emoción: "¡Oh, mi hermano, cuánto amorrrr siento por ti!". Pero si eso es verdad, debe
ir seguido de: "¿ Qué es lo que te hace falta?". En la época de
una gran renovación espiritual en la Argentina, estuve en una
convención en Córdoba donde, al llegar el momento de predicar, decidimos que no habría predicación, usamos todo el
tiempo para celebrar la comunión. Compramos diez kilos de
pan; La Biblia no específica de qué tamaño tienen que ser los
trozos de pan. Entregamos un pan a un grupo de cuatro o
cinco para que lo compartieran entre sí como quisieran y
comieran juntos mientras contemplaban y adoraban aJesús en
sus hermanos. Por espacio de más de una hora, estuvimos allí
en el gran salón comiendo el pan en grupos. Nos abrazamos,

77

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - - . d'mero \con
lloramos y, d e repente, comenzamos a compartIr
hermanos que sabíamos que eran más pobres que nosotros. El
amor emocional y místico se comenzó a transformar en actos
concretos de amor supliendo las necesidades en forma práctica. El amor es un mandamiento, es vida, es el oxígeno del
reino de Dios.

El Idioma del
reino de
Dios

"Alábenlo por sus proezas"
(SALMO

150:2)

ntre todos los hombres de Dios que se mencionan en
las Escri,turas, David es el maestro de alabanza y adoración. El pasaba mucho tiempo contemplando a Dios
de día y de noche mientras cuidaba las ovejas. Él, más que
ningún otro, nos enseña con su ejemplo la manera de expresar el amor a Dios que palpita dentro de nosotros. Un día me
propuse leer sus salmos de un tirón. También, esta vez, decidí no buscar textos especiales, o palabras de consuelo o
aliento para mí, sino aprender algo en cuanto a David como
persona, estudiar su corazón a través de sus escritos. Lo hice
porque a mí también me gustaría ser un hombre según el
corazón de Dios como él. No me propuse leer las palabras
que escribió, sino a través de ellas, leer y estudiar su corazón

E

78

79

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - El Idioma del reino de Dios

porque quería asemejarme a él. Los salmos de David indican
qué clase de persona era.

gritar: ¡Ale!uya! ¡Gloria a Dios! ¡Alabanzas al Señor! ¡Amén!
Estas eran casi todas las palabras más comunes de la alabanza.
Pero ¿qué quiere decir alabanza? Es el reconocimiento de virtudes. La palabra alabanza en sí misma no es una alabanza.
Las alabanzas no son las palabras Ale!uya, Gloria a Dios, te
alabo Señor, etc. Sino la declaración de las proezas y la muchedumbre de su grandeza.

Entonces comprendí que e! libro de los Salmos está compaginado como una sinfonía. Comienza con suavidad. Da la
sensación de que uno está escuchando una orquesta filarmónica por primera vez. Al ver todos los instrumentos en el escenario, nos sobrecogemos. De pronto, comienzan a sonar dos o
tres violines. ¡Qué desilusión! Luego sigue e! piano, después
viene e! adagio, luego e! mezo forte, en seguida e! forte, y
cuando todos los instrumentos están, suenan juntos en e! fortísimo. Allí nuestras emociones experimentan una sensación
de sobrecogimiento difícil de explicar. El salmo 150 es e! fortísimo de David, lo que podríamos llamar su gran finale.
Alábenlo con sonido de trompeta,
Alábenlo con el arpa y la lira.
Alábenlo con panderos y danzas,
Alábenlo con cuerdas y flautas.
Alábenlo con címbalos sonoros,
Alábenlo con címbalos resonantes.
¡Que todo lo que respira alabe al Señor!
¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor!
(Salmo 150:3-6)

¿Por qué todo ese estruendo? "Alaben a Dios en su santuarío, alábenlo en su poderoso firmamento. Alábenlo por sus proezas, alábenlo por su inmensa grandeza" (vv. 1-2). No es solamente alabarle, sino "alabarle por ... " Yo nací y me crié en una
iglesia donde nos exhortaban a alabar al Señor. Desde mi
niñez, aprendí palabras sueltas de alabanza, pero no aprendí el
idioma de la alabanza ni su vida, aun cuando gran parte de
nuestros cultos estaba dedicado a "alabar al Señor", es decir, a

80

Supongamos que concurro a una reunión, y alguien canta
un solo. Cuando concluye, yo me acerco al cantante y le
grito: "¡Oh! ¡Lo alabo! ¡Lo alabo! ¡Lo alabo!". Eso no es alabanza. Tengo que alabarlo por algo. Pero si le digo: "Cuando
usted comenzó a cantar, mi corazón de veras respondió a sus
palabras y expresiones. Miré e! rostro de otros hermanos, y
muchos, al igual que yo, nos sentimos transportados como
en éxtasis hasta e! mismo trono de Dios". Esto es alabar al
cantante.
y si veo una señora que va por la calle llevando a su bebé
en un cochecito, me aproximo a ella y le digo: "¡Señora! ¡La
alabo! ¡La alabo! ¡Con toda mi voz la alabo!". Sin duda que
me va a decir: "Señor, ¿usted está loco?". En cambio, si al acercarme le digo:

-Perdone, ¿es usted la mamá de este bebé?
-Sí, soy la mamá.
-¡Qué criatura más hermosa! ¡Qué saludable y alegre se lo
ve! Es evidente que usted le da atención y cariño especial, y
me imagino que debe sentirse muy orgullosa de tener un bebé
tan bonito... -Eso es alabar a la señora de! bebé.
Aunque no haya empleado para nada la palabra alabanza, la
he estado alabando. Si me aproximo a un artista y le digo: "¡Oh,
lo alabo, aleluya, ale!uya!", el artista se asustará. Lo que corresponde es que al acercarme le diga: "Lo he estado observando, y

81

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - El Idioma del reino de Dios

la manera en que ha pintado esa mano con el cáliz es realmente estupenda. Es como si la mano quisiera salir de la tela para
ofrecerme el cáliz". Esto es alabar al artista.

i Gloria a Dios! ¡Amén!". y nosotros los pastores creíamos que
teníamos una iglesia que alababa. Así, llevábamos esas cajas al
altar. Pero cuando Dios las abría, no encontraba nada adentro.
¡Una caja vacía hace más ruido que una caja llena! Cierta vez
me dije a mí mismo: "Ya hace más de treinta años que estoy en
la iglesia. He nacido y me he criado en su seno. ¿Qué es lo que
he aprendido en todos estos años tocante a la alabanza?". La
verdad era que había aprendido a gritar cuatro palabras:
"Aleluya", "Gloria a Dios", "Alabanzas" y "Amén". Imagínese,
i treinta años para aprender a gritar esas cuatro alabanzas!
Luego pensé que habíamos dado un gran paso adelante, porque le pusimos armonía y cantábamos esas mismas palabras
en diferentes tonos, lo llamábamos "cantar en el espíritu".
Aunque eran las mismas palabras, ahora las cantaba y creía
que de veras estaba creando algo nuevo.

En nuestras alabanzas a Dios, usamos la palabra alabanza,
pero no decimos la alabanza. Nuestras palabras han pasado a
ser como cajas de regalos vacías. El rótulo dice "Regalo", pero
al abrirlas no hay nada. ¿Cuál es el regalo, qué es, donde está 7
"Alábenlo POR sus proezas". ¿Cuáles son las proezas, dónde
están?
Para ayudar a los miembros de mi iglesia pentecostal a crecer en la alabanza, cuando alguno de la congregación gritaba:
"Te alabo, Señor", yo le preguntaba:
-Hermano, ¿cuál es la alabanza? ¿Alabanza por qué?
-Bueno ... este ... yo lo alabo porque ... este ... porque ...
ehh.
La verdad era que no sabía por qué alababa al Señor. El
creía que gritar "te alabo" era una alabanza. Él decía la palabra
alabanza, pero no le hacía ninguna. Era la palabra alabanza,
pero no la alabanza en sí. Otro exclamaba:
-¡Aleluya!
-¿Por qué dice aleluya? -le preguntaba.
-Bueno, yo digo aleluya porque ... porque ... este ...
-Usted dice aleluya porque es pentecostal, yeso forma
parte de nuestra liturgia. ¡Por eso dice aleluya! Pero ¿sabe
usted el significado de aleluya?
David dijo: "Alábenlo por sus proezas, alábenlo por su inmensa grandeza". Nosotros nunca lo habíamos hecho.
Concurríamos a la iglesia con carretillas llenas de cajas
envueltas en papeles de hermosos colores, con cintas y moños,
y grandes tarjetas que decían: "¡Gloria al Señor! ¡Aleluya!

82

Pero un día, dije: "Señor, ¿es esa toda la alabanza que
puedo brindarte?". Y fue entonces que leí lo que había escrito
David: "Alábenlo por sus proezas". Comprendí que alabanza
es subrayar virtudes, proclamar hechos, admirar las proezas y
la grandeza de Dios, definiéndolas inteligentemente con Él a
solas o en público. Una alabanza con entendimiento es saber
por qué lo alabamos y decírselo. De otra manera, nos engañamos pensando que estamos alabando al Señor cuando en realidad lo que hacemos es ruido con latas vacías. Mucho del griterío que hacíamos eran palabras sin entendimiento. Cajas
vacías, palabras huecas.
Es como si dijera: "Voy de compras". Y al regresar a mi
casa, mi esposa me dice: "¿Qué compraste?". "Nada. Salí de
compras, pero no compré nada". Uso la palabras fui de compras, pero no compré nada. Lo único que hice fue dar vueltas
y volví con la palabra compras, pero sin comprar nada.
Muchos decimos alabanzas al Señor, pero ¿dónde están las alabanzas? ¿Por qué cosas alabamos? No estamos alabando.
83

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - El Idioma del reino de Dios

Cuando uno da un regalo, no es tan importante e! envoltorio
ni la tarjetita, sino e! regalo. La congregación comprendió el
por qué de mis preguntas, y decidimos dar un paso adelante
en la alabanza.

hubiera imaginado que estaba e identifiqué maravillas y milagros que nunca me habia detenido a contemplar y a agradecerle. ¿Se imagina e! milagro de la concepción, que forma una
microscópica célula que comienza a multiplicarse y a formar
el cuerpo de una persona? ¿Se imagina el milagro de la digestión, que transforma un plato de arroz en pie!, hueso, cabellos
y más. El milagro de la vista, de! oído, de! cerebro, la información que hay en la microscópica célula humana con sus cromosomas y genes, y su multiplicación? ¡Un universo de milagros, maravillas y proezas!

Para esto les dije un dia: "Durante un mes, están prohibido en las reuniones decir estas palabras: Aleluya, Gloria a Dios,
Alabanzas al Sel'ior y Amén. En vez de traerle a Dios solo la tarjetita de! regalo, vamos a traerle el contenido de! regalo.
Vamos a traer e! regalo en la mano sin e! envoltorio". Créame,
fue una revolución. Al principio ¡nadie sabía alabar sin esas
palabras! Algunos me decían: "Si no puedo decir aleluya, ¿qué
se supone que debo decir? Después de todo, hasta los mismos
ángeles exclamaron 'Aleluya"'. "Sí -le respondí-, ellos dijeron:
'¡Aleluya porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina!'"
(Apocalipsis 19:6 RVR). Leyeron la tarjetita, pero también le
dieron e! regalo. David dijo que lo alabemos por sus proezas.
Cuando usted decide alabar al Señor, debe tener en mente una
proeza que Él hizo o es y decirla en frente de todos, porque de
otra manera, tu llamada "alabanza" será una palabra hueca
solamente.
Me pregunto cómo no descubrí esto antes. Hemos llegado
a ser como un automóvil que se queda encajado en e! barro o
en la nieve. Hace mucho ruido con e! motor, sus ruedas giran,
patinan y consumen gasolina, pero no van a ninguna parte. A
mí me pasaba lo mismo. Hacía un montón de ruido, pero estaba empantanado. No tenía entendimiento, hacía lo que hacían
otros. Fue entonces cuando dije: "Señor, cuán pobre en alabanza es mi vida. Si no recito los salmos de David o canto los
himnos del himnario, no tengo palabras propias para alabarte". Entonces comencé a ser más observador, meditar en mi
vida y experiencia, y reconocer cuántas maravillas Dios había
hecho y estaba haciendo en mí, en mi familia, en la iglesia,
etcétera. Lo encontré en muchos lugares donde nunca me

84

Comencé a ver a Cristo en mi hermano y prorrumpir:
"¡Qué hermosas facciones le diste a mi hermano l ". Luego me
puse a meditar cómo Jesús vivía dentro de él y cómo lo había
rescatado de sus vicios. Luego pensé que eso no era nada, lo
rescató de! infierno, y más aún, le dio vida eterna ... ¡Ese
borrachín va a estar en las mansiones celestiales con e! Padre,
e! Hijo, e! Espíritu Santo, los ángeles y todos los santos por
todos los siglos! Comprendí que la alabanza es más que meramente una explosión de palabras e! domingo por la mañana.
Es todo un idioma de por sí. Si tenemos los ojos abiertos y
miramos alrededor, tendremos tema de alabanza continua.
Alabar es expresar lo positivo, que es la vida de fe, y nunca
hablar o comentar lo negativo. Como e! castellano es e! idioma de! mundo de habla hispana, e! inglés es el idioma de los
Estados Unidos, Gran Bretaña y otras naciones, y e! portugUés
es e! idioma que se habla en Brasil, Portugal y otros países; de
la misma manera la alabanza es e! idioma de! reino de Dios.
Los ciudadanos de ese reino hablan ese idioma, y nos resulta
fácil conocernos los unos a los otros por las alabanzas que fluyen de nuestro corazón y de nuestra boca.
Así lo dijo David: "Bendeciré al Señor en todo tiempo; mis
labios siempre lo alabarán" (Salmo 34: 1). Al leer los salmos,
aprendemos que David alababa al Señor no solamente en los

85

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - El Idioma del reino de Dios

cultos, sino en su trabajo y en su descanso, de noche y de
día. En sus salmos, él habla de los cielos, la luna y las estrellas, las ovejas y los pastores, etcétera. Todo siempre como
alabanzas. "Cuando contemplo tus cielos, obra de tus dedos ... "
(Salmo 8:3). Ese era su idioma. Para Dios, en este mundo
hay solamente dos idiomas: el de su reino y el del reino de
las tinieblas. El primero es el idioma de la alabanza, mientras
que el segundo es el de las quejas. La alabanza es subrayar
todo lo positivo que hizo y hace Dios. La queja es subrayar
todo lo negativo que hizo y hace Satanás. La alabanza es
reconocer virtudes, mientras que la queja es acentuar lo
negativo. La alabanza agradece por la lluvia, la queja se queja
por la lluvia. La alabanza agradece por las personas, la queja
las critica. Todos los seres humanos hablan un idioma o el
otro. Qué maravilla es estar con una persona que habla positivamente de todo. Qué mal efecto causa el que habla negativamente de todo. Hasta las caras son diferentes cuando
hablan. La cara del que alaba es dulce. La cara del quejoso es
amarga.

cantemos "Alabado sea el Señor" y unos minutos después critiquemos a la misma Persona? Ni sabemos lo que decimos. Las
alabanzas del culto son sin entendimiento.

Uno que habla el idioma de las tinieblas dice cuando el
despertador suena por la mañana: "¡Quién habrá inventado el
trabajo!". Cuando se sienta a la mesa para desayunar: "El café
está muy caliente, ¡cómo tardan las tostadas! ¡Qué frío! ¡Qué
calor!". Se queja del Presidente, del ómnibus, del tráfico, de
todo.

Nada de lo que Dios hizo es horrible, ni espantoso ni feo.
La lluvia es una manifestación de sus proezas. Lo mismo lo es
la nieve, el calor y el granizo. Aprendí a decir: "¡Qué precioso
día de sol!, ¡qué lindo día de lluvia! ¡Qué hermosa es la nieve!
i Qué espléndido día de calor!". ¿Y por qué no? Todos los días
son hermosos, porque Dios los hizo y Él merece ser alabado
por haberlos hecho. Pablo le dijo a Timoteo: "Todo lo que Dios
ha creado es bueno, y nada es despreciable si se recibe con acción
de gracias" (l Timoteo 4:4). Si somos agradecidos, todo nos
resultará bien, de lo contrario todo lo encontraremos mal. En
Buenos Aires, durante el verano, la temperatura alcanza los 38
oC o más. Cuando pasa un poco de los 30°, si me encuentro
con alguien, con seguridad me dice:

Lo triste es ver a creyentes hablando el idioma de las tinieblas. Van a la iglesia, cantan "Aleluya, aleluya", pero al salir de
la reunión, cambian su idioma: "Uf, está lloviendo. ¡Qué día
horrible!". ¿Sabes quién hizo ese día? Lo hizo Aquel a quien
cantabas el Aleluya. En el culto, cantamos: "Este es el día que
hizo el Señor. Alegrémonos y gocémonos en él". Sin embargo,
al salir criticamos el día, el tiempo y hasta al predicador.
¿Quién hizo ese día? Lo hizo el Señor. ¿Cómo es posible que

86

Cuando viajo a los Estados Unidos, algunos norteamericanos que estudiaron un poco de castellano en la escuela, se
acercan y me dicen en un castellano muy pobre: "¿Cómo está
usted?". Yo le respondo en castellano también: "Muy bien,
gracias, ¿y usted?". Entonces se echan a reír y me dicen en
su idioma: "La verdad que lo único que sé en castellano es
'como está usted', yo no hablo castellano". Este no es su idioma; solo recuerdan unas pocas palabras aprendidas en la
escuela y, por lo tanto, casi ni saben lo que dicen y repiten
siempre lo mismo. Esto también sucede con algunos creyentes. El suyo no es realmente el idioma de la alabanza; solo
pueden decir unas pocas palabras que aprendieron en la
escuela pentecostal: ¡Aleluya! ¡Gloria a Dios! El resto del
día, su idioma es el de la queja como todos los demás. Si el
día es caluroso o frío, en vez de lluvioso, igual lo critican:
"i Qué día más horrible!".

87

El discípulo - - - - - - - - - -

_

- - - - - - - - - - - - - El Idioma del reino de Dios

-Hola, pastor Ortiz, ¿cómo lo está pasando con este calor?

tomamos por normal, pero ¿cuántos técnicos hay detrás de
toda esa gran red telefónica? Gracias, Señor por la Empresa
Nacional de Telecomunicaciones.

-Muy bien, gracias -le contesto-o ¿Y usted?
-Oh, la verdad es que es un día insoportable.
-No, mi hermano querido. Lo que ocurre es que nuestro
Padre ha subido un poco el termostato para que maduren los
trigos.
Y a medida que la temperatura sigue, mayores son las quejas. El cristiano debería estar orgulloso de su Padre. ¡Qué
poder grande que tiene! Nosotros, para proporcionar calefacción a un edificio de departamentos, tenemos que hacer funcionar enormes calderas, pero nuestro Padre puede calentar
todo el país hasta 38° o más ¡sin siquiera una caldera para
lograrlo! También puede hacer que el tiempo se torne frío, y
la escarcha mate a muchísimos gérmenes y bacterias sin
emplear DDT. ¡Estupendo!
Generalmente, una vez por año, una compañía de patinaje
sobre hielo hace su presentación en un estadio deportivo.
Viera usted los grandes equipos electrónicos que usan para
crear artificialmente el hielo en el estadio. ¡Pero también he
visto a nuestro gran Dios haciendo de todo el enorme y maravilloso país del Canadá, una pista de patinaje sobre hielo de
miles de kilómetros cuadrados! Ese es el poder de Dios.
¡Gloria sea dada a Él por el hielo y la nieve, el frío, el calor, la
lluvia y el granizo!
Pablo también manifestó: "Así que recomiendo, ante todo,
que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias
por todos" (l Timoteo 2: 1). Durante ese mes en el que cambiamos la forma de alabar, de las palabras Aleluya, Gloria a Dios,
Alabanzas al Señor y Amén, comencé a alabar así:
-Señor, te vamos a dar gracias por algunas cosas y personas en especial. Gracias por el teléfono. Eso es algo que lo

88

-Gracias, Señor -contestaron todos.
-Señor -continué-, toda vez que abrimos las llaves del
agua, sale agua fría y caliente, también es algo que damos por
sentado. Pero ¿cuántos miles son los que trabajan para hacer
posible que tengamos agua sin el menor esfue~zo.? Las o~ras
de ingeniería de los diques, las bombas, las canenas de mIles
de kilómetros para que llegue el agua adentro de mI casa.
Muchas gracias, Señor, por la empresa que provee agua
corriente.
-Sí, Señor, gracias por el agua corriente -contestó el grupo.
Seguimos alabando al Señor por los maestros en las escuelas, por los conductores de los medios de transporte, por los
médicos, las enfermeras, las fuerzas de seguridad y el
Intendente de la ciudad, el Presidente, los bomberos, etcétera.
¡Nunca antes habíamos hecho algo así! Vivíamos diciendo sin
inteligencia: "Aleluya", "Gloria al Señor", pero al no poder
usar esas palabras, pronto nos encontramos hablando un
nuevo idioma. El idioma de la alabanza. Esto salió más allá de
los cultos religiosos y se transformó en la práctica diaria, agradecíamos al cartero, al lechero y al panadero, la queja se fue
muriendo, y la alabanza fue fluyendo en la vida diaria.
Entramos a una nueva dimensión de la alabanza.
Dios no quiere que nos quejemos. Cuando decimos:
"Señor, te agradecemos por las buenas cosas que ha hecho el
Presidente", pienso que Dios debe exclamar: "¡Por fin! ¡Era
hora que alguien se diera cuenta de que el Presidente hizo
algo bueno!". El día que el teléfono está descompuest~, nos
quejamos, pero pasamos por alto todos aquellos otros dlas en
que funciona normalmente. Criticamos al pastor el dla que se

89

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - - equivoca en el sermón, pero olvidamos las veces que lo ha
hecho bien. Y cuando alguien muere, ¿por qué tenemos que
entristecernos y olvidarnos de todos los años que vivió?
Recuerdo que una vez tuve que oficiar en el funeral de una
anciana que había llegado a los ochenta años. Yo no quería
emplear el idioma de las tinieblas, de modo que en vez de
decir "lamentamos esta triste pérdida", comencé diciendo:
"i Gracias a Dios por los ochenta años que esta señora estuvo
entre nosotros! Su esposo y sus hijos están agradecidos.
Todos nosotros estamos agradecidos; Dios nos permitió
tenerla tantos años, así que hoy celebraremos la larga vida
que Él le brindó a nuestra amada hermana, y todos agradezcamos a Dios por haberla conocido. Estamos en libertad para
que todos los que deseen le den gracias al Señor por algo que
les impactó de la vida de nuestra hermana". Todo el lugar se
transformó. La gente comenzó a alabar a Dios por ella, el
ambiente fue creciendo hasta llegar a ser glorioso. Al final el
mismo esposo dijo: "Gracias, Señor por haberme regalado
estos hermosos años con mi esposa. Su enfermedad ya le
hacía difícil la vida, gracias que la liberaste y la llevaste a descansar y a gozar de tu gloria. Y gracias que nosotros la seguiremos y nos volveremos a ver". También pidió que cantáramos la canción favorita de ella:
Te vengo a decir
Oh mi Salvador,
Que yo te amo a ti,
Con el corazón.
Te vengo a decir
Toda la verdad.
Te quiero Señor, te amo Señor,
Con el corazón.
Yo quiero cantar

90

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ El Idioma del reino de Dios

De gozo y de paz,
Yo quiero llorar
De felicidad.
Te vengo a decir
Toda la verdad.
Te quiero, Señor,
Te amo Señor, con el corazón.
Por cierto, no se trata de una canción muy apropiada para
un funeral, pero en ese ambiente positivo quedó muy bien. El
velatorio se transformó en una fiesta de celebración. Al final
nos tomamos de las manos y comenzamos a movernos al compás de la canción, aun hasta el esposo. Estaba tan gozoso por
la compañía de su esposa que el Señor le había dado por tantos años, que quería festejarlo. ¿Y por qué no? Debemos examinarnos para ver si realmente estamos hablando el idioma
positivo del reino o el idioma extranjero negativo de las tinieblas. Si hablamos el idioma del reino, alabaremos al Señor "en
todo tiempo, su alabanza estará siempre en nuestra boca'~, todo~
los días, todo el año y por el resto de nuestra eterna vIda. ASI
comprenderemos cabalmente lo que decimos.
El que habla el idioma del reino no dice que tiene la botella medio vacia, sino medio llena. No mira las espinas del
rosal, sino las rosas. Nunca usamos la palabra problema, en su
lugar ponemos la palabra desafíO u oportunidad, porque las
dificultades de la vida, según las Escrituras, nos ayudan para
bien, aun las tribulaciones (ver Romanos 8:28, Santiago 1:2-3).
Cada paso difícil es un desafío a crecer, a confiar en el Señor,
a ser creativo. Siempre después de la prueba, entendemos que
esa aparente dificultad, fue una gran bendición. La mayoría de
las bendiciones vienen disfrazadas de dificultad. Cuando
enfrente una, no diga que tiene un gran problema, sino tiene
una gran oportunidad de crecer, de mejorar, de adelantar, de
91

El discípulo - - - - - - - - - - - - - - - - -__

experimentar algo nuevo, tiene un desafía que lo obligará ~ crecer ya navegar aguas desconocidas hasta ahora. ¡Qué bendición! Tenemos muchas palabras negativas, como la palabra
barrera. la barrera es algo que nos detiene, que obstruye, que
cierra el paso. Sin embargo, la barrera debería llamarse salvavidas, porque en realidad para eso está, para salvar vidas. De
no ser por ellas, ¡cuántos morirían bajo las ruedas del tren!
Algunos, en su afán de ganar un minuto, violan la barrera y
son atropellados.

El Romance
con Dios

a palabra oración ha llegado a ser una palabra negativa.
¿ Cuál es el culto menos concurrido? El de oración. Si
usted anuncia que va a predicar sobre la oración, en
lugar de atraer, ahuyenta a la gente. Claro, hay más de una
razón por la cual la oración se ha hecho algo negativo.

L

• la repetición, sin saber nunca cuántas veces hay que
repetirle a Dios lo mismo para que nos escuche.
• la falta de respuesta a muchos de nuestros pedidos
-según Santiago-, porque pedimos mal.
• Creer que orar es pedir y pedir.
• Pedir cosas que Dios espera que las hagamos nosotros.
• Pedir cosas que ya Él prometió darnos.
• No recibir las cosas necesarias para la vida, porque no
buscamos primero su reino.

92

93


Documentos relacionados


Documento PDF librito domingo de resurrecci n
Documento PDF charla padre ibanez 2
Documento PDF stanislaw rylko homilia porto san giorgio 16 02 2014
Documento PDF 1965 12 07 concilium vaticanum ii constitutiones decretaque omnia es
Documento PDF la victoria de jesus
Documento PDF tener que perderlo todo para convertirme


Palabras claves relacionadas