Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Para leer el Manifiesto Comunista .pdf



Nombre del archivo original: Para leer el Manifiesto Comunista.pdf

Este documento en formato PDF 1.5 fue enviado en caja-pdf.es el 25/11/2012 a las 14:36, desde la dirección IP 87.219.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1833 veces.
Tamaño del archivo: 459 KB (13 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Para leer el
Manifiesto Comunista
Manuel Sacristán
Material de estudio que circuló clandestinamente entre militantes del
PSUC y colectivos próximos a finales de los años cincuenta. El escrito contó con la
colaboración de Pilar Fibla y Giulia Adinolfi. Edición del material realizada por el
Comité Ejecutivo del PSUC en febrero de 1972.

INTRODUCCIÓN
I. EL ESTUDIO
Es frecuente que grupos de trabajadores se planteen la necesidad de mejorar su formación
teórica con el estudio del pensamiento marxista-leninista.
La preparación teórica y el estudio son una necesidad permanente para el combatiente
revolucionario.
Satisfacer esta necesidad exige en primer lugar la práctica, aprender de la lucha. Pero
también exige siempre trabajo de estudio. El trabajo de estudio ha de ser primero individual, puede
resultar muy útil al menos por dos razones: 1ª, porque da la costumbre de estudiar a quienes no la
tienen; 2ª, porque con las opiniones de muchos es precisa y enriquece el pensamiento de cada uno.

II. LECTURAS DE INTRODUCCIÓN AL MARXISMO
Cuando se pretende estudiar el pensamiento marxista-leninista, se suele recurrir a la lectura
de algún libro.
Hay varios manuales de marxismo en castellano que pueden encontrarse fácilmente; unos
son de autores favorables al marxismo como Kuusinn o Politzer y otros antimarxistas como Wetter,
Bochenski o Píattro.
También pueden encontrarse estudios de cuestiones aisladas planteadas por el marxismo, en
los que se da una división parecida; autores marxistas (como Althusser o Lefebvre) y antimarxistas
(Fromm, Calvez). Y es fácil encontrar libros dedicados a problemas económicos dentro de la línea
del marxismo: como Dobb, Mandel, Bettelheim, Sweezy y otros.
Para iniciarse en el pensamiento marxista parece conveniente rechazar los escritos de
autores antimarxistas porque están hechos para luchar contra el movimiento obrero y tratan de
minar la ideología revolucionaria, y también porque esas exposiciones son incoherentes y no
comprenden el pensamiento marxista. Tratan de impedir el enlace de la teoría con la práctica en el
espíritu del lector (posteriormente, cuando se adelante en la comprensión del marxismo, acaso sea
útil la lectura de algún antimarxista para ayudar a precisar las posiciones marxista y antimarxista en
el frente ideológico, pero el valor introductorio de los textos antimarxistas es nulo).
Los estudios sobre aspectos particulares del marxismo o sobre temas de economía tampoco
son lo mejor como introducción al marxismo; corresponden a una fase más adelantada del estudio.
Quedan los manuales escritos por marxistas. Podría creerse que alguno fuera adecuado para un plan
de estudio elemental, que ha de ser precisamente una visión de conjunto aunque se profundice poco
de momento. Pero la solución del manual marxista tampoco es la más recomendable por las tres
razones siguientes:

Manuel Sacristán, Para leer el Manifiesto Comunista
1º.- Los manuales existentes, incluso los escritos por marxistas, no tienen en cuenta que lo
que ofrecen es una interpretación del marxismo. Porque en todo manual se prescinde de
ciertas cosas, se recogen otras y se pone a éstas en un orden que les da determinada
importancia. Inevitablemente, el manual no es la reproducción del marxismo, sino una
interpretación de ciertos aspectos del pensamiento marxista. Ahora bien: toda interpretación
tiene problemas (¿por qué una cosa y no otra?, etc.), y hay que atender además a nuevas
realidades. Al hacer como si nada de esto existiera, los manuales ofrecen una versión
dogmática del pensamiento marxista que puede desalentar al lector; éste no recurre a ellos
para aprender un “credo” sino para encontrar un instrumento para la acción.
2º.- En segundo lugar, estos manuales introducen en el marxismo clasificaciones y
divisiones que no están justificadas por los clásicos. Estas clasificaciones y divisiones
responden en realidad a los hábitos de pensamiento creados por la filosofía escolástica de la
Edad Media. Entre ellas están por ejemplo, la división entre “materialismo dialéctico” y
“superestructura”. Estas divisiones, que tienden a poner las cosas más claras y separadas de
lo que lo están en realidad, acaban por convertir al marxismo en una escolástica catequística.
3º.- Finalmente, tanto Marx como Engels consideraron muerta, acabada, a la filosofía,
entendida como sistema de todos los conocimientos, que lo quiere explicar todo
(contrapuesta al pensamiento científico). Ahora bien, los manuales existentes son
precisamente filosofía en ese sentido escolástico extraño al marxismo; la esencia del
marxismo es “el análisis de la situación concreta” (Lenin).
Por estas razones parece desaconsejable utilizar los manuales para el estudio del marxismo,
aunque se trate de un primer estudio introductorio elemental.
Por otra parte, entre los escritos de los clásicos hay por lo menos dos que pueden usarse
como manuales, pues tienen las características que hacen del manual un instrumento útil para
aprender a hacer o pensar algo; son breves repasos de muchos temas. Estos dos textos clásicos son
el Manifiesto Comunista y el Anti-Dühring.
El Manifiesto, no es, naturalmente un manual. Pero reúne con brevedad todo lo que Marx y
Engels consideraban imprescindible como base teórica del movimiento obrero en 1847-1948. En
cuanto al Anti-Dühring, puede decirse incluso que es un manual. Engels no empezó a escribirlo
como manual sino como libro de polémica, pero él se dio cuenta de que la utilidad del libro era
sobre todo la de un manual (Marx supervisó la redacción e incluso escribió algún capítulo).
Usar como manuales el Manifiesto y el Anti-Dühring no es desde luego una solución
perfecta; el primero tiene más de un siglo y el segundo poco le falta. Pero es un mal menor. Puesto
que los manuales resultan atrasados respecto a nuestro tiempo por ser dogmáticos, no los aventajan
por ello. Y el Manifiesto y el Anti-Dühring tienen además el valor de ser textos clásicos, que hay
que leer de todos modos, como introducciones o como documentos de valor histórico.

III. PLAN DE ESTUDIOS
Un plan de estudios elemental de introducción al marxismo puede constar pues de dos fases:
una dedicada al Manifiesto (que puede durar de uno a dos meses, en trabajo de estudio colectivo
como se indica a continuación), y otra dedicada al Anti-Dühring (que seguramente exigirá más de
tres meses).
La brevedad del Manifiesto hace posible el siguiente procedimiento de estudio, combinación
de estudio individual y estudio colectivo:
a) La lectura del texto se reserva para el estudio individual.
2

Manuel Sacristán, Para leer el Manifiesto Comunista
b) En una segunda etapa –primera de estudio colectivo- se realiza el control de la lectura
individual, sin discutir el fondo sino sólo el texto; un miembro del grupo resume el
capítulo o parte del capítulo que se ha leído y los demás critican, completan o aprueban
la lectura así propuesta. La finalidad de esta fase es asegurarse de que se ha llegado a una
interpretación textual en la que está de acuerdo todo el grupo de estudio; llegar a este
acuerdo es una finalidad esencial en un estudio de inspiración leninista para cualquier
grupo de estudio.
c) En una tercera etapa –segunda de estudio colectivo- se discuten las cuestiones de fondo;
no la cuestión “¿qué es lo que dice el texto?” sino la cuestión “¿Es verdad lo que dice el
texto aquí?”. Si lo es “¿cómo lo es?” “¿Cómo es 1848? ¿De otro modo?
El estudio de Anti-Dühring acaso puede organizarse de modo análogo, aunque la extensión
del libro obliga a dar mucha importancia a la lectura individual para no prolongar innecesariamente
el trabajo colectivo.
Una vez iniciado el estudio elemental del pensamiento marxista, si se pretende pasar a un
segundo ciclo más adelantado, conviene tener en cuenta, a la hora de confeccionar el plan de
estudios, los dos elementos siguientes: 1) el pensamiento de Lenin; 2) el análisis de la propia
realidad histórica en que se vive (análisis de las clases en la sociedad española, situación actual,
perspectiva estratégica y etapas tácticas de la revolución socialista).

LECTURA DEL “MANIFIESTO COMUNISTA”
IV. EL NACIMIENTO DEL “MANIFIESTO”
En el prólogo de la edición alemana de 1872, Marx y Engels dicen que el Manifiesto es un
documento histórico y señalan varias partes del mismo que consideran caducadas. Si así ocurría en
1870, más tiene que ocurrir un siglo después. El Manifiesto fue escrito entre noviembre de 1847 y
mediados de enero de 1848 por encargo de la Liga de los Comunistas, una organización clandestina
formada por emigrados alemanes, sobre todo en Francia. Reinaba entonces en este país Luis Felipe
de Orleáns, llamado el “Rey Burgués”. Su régimen había empezado en 1830 mediante una
revolución que derribó a la monarquía absoluta e implantó la monarquía constitucional (en la que el
rey no puede hacer legalmente lo que quiera como en la primera, sino que está sometido a la
Constitución). Pero este régimen andaba buscando desde hacía años un compromiso con las viejas
monarquías absolutistas de Europa (principalmente con Austria) para consolidar el poder de una
alianza entre la burguesía y la aristocracia. El desarrollo del proletariado en Alemania era muy
escaso. En Francia era más considerable; el proletariado francés había protagonizado la mencionada
Revolución de 1830; en febrero de 1848 (pero esta experiencia ya no puede recogerla el Manifiesto)
derribaría a la monarquía burguesa y en junio de 1849 iba a intentar (fracasando) derribar la
república burguesa instaurada en febrero. Entre los obreros franceses (y los alemanes emigrados)
tenía en 1848 una gran influencia el socialismo antiguo o utópico. Por eso el Manifiesto dedica
varias páginas a la crítica de las diversas ramas de ese socialismo1.
1

Si se tiene ocasión de estudiar con algún detalle este periodo de la historia de Europa debe hacerse como estudio
importante para comprender mejor las circunstancias en las cuales cristalizó casi definitivamente el pensamiento de
Marx; los años 1830 y 1848 constituyen un último periodo revolucionario burgués, en el cual hace sus primeros

3

Manuel Sacristán, Para leer el Manifiesto Comunista
En la misma Liga de los Comunistas que encargó la redacción del Manifiesto las ideas eran
aún poco precisas. El propio Marx no había construido aún su teoría de la plusvalía y muchos
miembros de la Liga eran más o menos lo que hoy llamamos anarquistas. Estas dos circunstancias
nos permiten comprender mejor, por una parte, que en el Manifiesto falta alguna idea importante del
pensamiento clásico de Marx, y por otra que Marx y Engels hayan sido (quizá intencionalmente o
por faltarles todavía claridad a ellos mismos) ambiguos u oscuros en algunos puntos, tal vez con
objeto de que los miembros de la Liga de tendencias anarquistas aprobaran el escrito (Bakunin, que
23 años después se separó de la Internacional con los anarquistas, aceptaba el Manifiesto todavía en
1879, fecha en la cual lo tradujo al ruso).
Como se ve, ni siquiera uno de los textos más clásicos del marxismo como es el Manifiesto
puede leerse como si fuera una pieza definitiva en todas sus partes y sobre la cual no hubiera ya que
volver nunca para comprobar si aún recoge suficientemente la realidad. La persona que se interesa
por el estudio del marxismo debe saber desde sus primeras lecturas que el marxismo no puede ser
un dogma que se le presenta hecho y acabado, detallado y perfecto.
Algunas de las razones por las que el marxismo no puede verse como un dogma pueden
resumirse como sigue:
1º.- El marxismo (contra lo que hacen creer los manuales) no es un sistema filosófico para
explicarlo todo. Engels, de acuerdo con Marx escribe que la explicación de los hechos del
mundo es cosa de cada ciencia (de la economía, de la física, etc…), y que la vieja filosofía,
que es como una especie de superciencia que pretende explicarlo todo, incluso las ciencias
mismas, será llamada a desaparecer, porque esa pretensión responde en realidad a
insatisfacciones humanas que se superarán, como la necesidad de religión. La filosofía
tradicional y el dogma son básicamente ideología, no conocimiento. El marxismo, visto
como teoría –aunque no es sólo teoría sino también práctica revolucionaria inspirada en ese
aspecto teórico-, es la toma de conciencia de la actitud científica, no la suma de todos los
conocimientos científicos. La conciencia científica es la clave de la ciencia, pero no es la
ciencia.
2º.- En segundo lugar, la toma de conciencia de la actitud científica ante la realidad es
histórica; depende del grado de conocimiento de la realidad, y por eso cambia.

V. EL “NÚCLEO” DEL MANIFIESTO
Por lo que hace al concreto periodo histórico en que vivieron los clásicos y vivimos
nosotros, -al periodo de la sociedad capitalista burguesa y más en general, el periodo de las
sociedades pre-comunistas-, los propios Marx y Engels señalaron lo permanente del marxismo; en
el prólogo a la edición inglesa del Manifiesto de 1888 dedicaron unas líneas a definir “la idea básica
que constituye su núcleo”.
“Esta idea consiste en lo siguiente: que en toda época histórica el modo de producción e
intercambios económicos y la articulación social que de él se sigue constituye necesariamente el
fundamento sobre el cual se construye la historia política e intelectual de esa época, que sólo puede
explicarse por aquello que, consiguientemente, toda la historia de la humanidad (desde la supresión
del orden gentilicio con su posesión colectiva de la tierra) ha sido una historia de lucha de clases,
lucha entre clases explotadoras y explotadas, dominantes y oprimidos; que la historia de esas luchas
actos de presencia revolucionaria la clase obrera como tal, es decir, con conciencia de ser clase y con perspectivas
políticas distintas a las de sus ocasionales aliados. Sobre la revolución de 1848 en Francia puede verse el libro de
Kart Marx La lucha de clases en Francia, editorial Ciencia Nueva de Madrid.

4

Manuel Sacristán, Para leer el Manifiesto Comunista
de clases representa una historia evolutiva en la cual se ha alcanzado ahora un estadio en el que la
clase explotada y oprimida –el proletariado- no puede liberarse del yugo de la clase explotadora y
dominante –la burguesía- sin liberar al mismo tiempo a la sociedad entera, de una vez y para siempre
de toda explotación y opresión, de todas las diferencias de clase y de todas las luchas de clase.”

VI.- CUESTIONES PARA LA DISCUSIÓN
A continuación se irán señalando algunas cuestiones de fondo discutibles hoy. Según el
punto de vista y los intereses prácticos de cada lector o grupo de estudio esas cuestiones parecerán
más o menos importantes. Por eso la siguiente lista es sólo una indicación de temas o contenidos
posibles para la última fase del estudio del Manifiesto.

I. CUESTIONES TEÓRICAS GENERALES
I.- EL PAPEL DE LOS FACTORES SOBREESTRUCTURALES
En el “núcleo” del Manifiesto se dice que el modo de producción que acarrea un modo de
estar organizados los hombres socialmente, es la base de su modo de organizarse y vivir
políticamente y culturalmente. El problema está en precisar qué quiere decir que la vida política y la
vida cultural se construyen sobre la base económico-social. Si se quiere decir que todo lo que hay
en la política o en la cultura viene directa e inmediatamente sin rodeos o mediaciones, de la base
económico-social, entonces ningún elemento de la política y la cultura (ningún factor
sobreestructural) tendría nunca influencia en la base. Pero en el propio Manifiesto se citan al menos
dos hechos sobreestructurales (hechos que son en una pieza políticos, técnicos, científicos,
militares, ideológicos y religiosos) de los que Marx y Engels dicen que han influido sobre la base,
sobre la marcha de la economía burguesa que por entonces se iba haciendo capitalista; esos dos
hechos son el descubrimiento de América y la circunnavegación de África. A propósito de ellos
puede plantearse la cuestión de la importancia de los factores sobreestructurales (de la política, la
ciencia, la técnica, la cultura, la religión, el derecho, etc.) y de su completa (dialéctica) relación con
la base.

II.- EL COMUNISMO PRIMITIVO
En el Manifiesto se dice que toda la historia es historia de luchas de clases. En uno de los
prólogos posteriores a su redacción se exceptúa de esta afirmación el llamado comunismo primitivo.
La hipótesis del comunismo primitivo permite teorizar sobre el comienzo de la lucha de clases,
sobre el comienzo de la historia a partir de la prehistoria. Engels lo hace en el Anti-Düring, del que
circulan varias ediciones castellanas de las editoriales Ciencia Nueva, Grijalbo de México, Claridad
de Buenos Aires y Editora Política de la Habana2, y en El origen de la familia, de la propiedad
privada y el estado, editoriales Claridad y el equipo editorial de San Sebastián, y esta cuestión
puede dejarse para un ciclo de estudio posterior. Pero ya aquí, en el Manifiesto la cuestión plantea
2

[N. del E.] Se editó en OME en traducción del propio Sacristán.

5

Manuel Sacristán, Para leer el Manifiesto Comunista
un problema y permite hacer una observación que vale la pena discutir:
a) El problema consiste en la validez que tenga hoy la hipótesis del comunismo primitivo
en la actual ciencia prehistórica, en la antropología y la etnología, a lo que en definitiva
hay que atender. Pues Marx y Engels se basaban en los trabajos de Haxthausen, Mayer y
Morgan que tienen más de un siglo de antigüedad.
b) La observación es que la hipótesis del comunismo primitivo no les fue necesaria a Marx
y Engels para formular el “núcleo del marxismo” y que la introducción posterior de esa
hipótesis no obliga a rectificar nada, sino que les permitió sólo complementar una tesis
sobre la prehistoria. Esto quiere decir que en el marxismo hay hechos comprobados e
hipótesis que son más o menos esactualenciales.

III.- LA FALTA DEL CONCEPTO DE PLUSVALÍA EN EL MANIFIESTO
La teoría marxista de la plusvalía consiste en resumen en lo siguiente: el origen del beneficio
de la burguesía capitalista –considerada globalmente como clase y no como empresario por
empresario, para simplificar la cuestión- está en el hecho de que el salario que el capitalista paga al
obrero representa lo que el obrero necesita para vivir (con familia, etc.) durante la jornada
(entendiendo por “salario”, “jornal”). Pero el obrero, como en general la especie humana, es creador
mediante el trabajo; crea durante la jornada de trabajo más valor del necesario para alimentarse,
vestirse, etc. Y como por la relación capitalista entre el trabajo y el capital, todo el valor que el
obrero crea durante la jornada pasa a ser propiedad del capitalista, éste se beneficia de la diferencia
entre el valor pagado al obrero (salario) y el valor creado por el obrero durante la jornada. Esta
diferencia se llama plusvalía. En la sociedad capitalista el obrero no tiene más remedio que
someterse a esta situación porque él carece de los medios de producción -la tierra, las máquinas, las
materias primas, etc.- que son propiedad del capitalista. Por eso, a diferencia de la
socialdemocracia, el movimiento marxista-leninista se propone, más que suavizar la explotación del
obrero sin eliminar el modo de producción capitalista, hacer que los medios de producción pasen a
manos de la clase obrera.
La falta de la teoría de la plusvalía en el Manifiesto tiene una importancia distinta que la
falta de la hipótesis del comunismo primitivo. El añadido de esta última hipótesis, efectivamente no
acarrea ninguna corrección del marxismo del Manifiesto, sino sólo una ampliación no esencial; le
permite hablar de la prehistoria además de la historia (lo último es su objetivo esencial) y explicar el
comienzo de la historia. En cambio, el añadido de la teoría de la plusvalía acarrea una ampliación
esencial y una corrección esencial y una corrección del marxismo del Manifiesto:
a) La ampliación esencial consiste en que la teoría de la plusvalía permite una explicación
del beneficio capitalista y de la acumulación del capital industrial, cuestiones esenciales
para comprender el funcionamiento de la economía capitalista y que faltan en el
Manifiesto.
b) La corrección es que ya no puede decirse, como dice el Manifiesto que el obrero venda
trabajo al capitalista por el salario; lo que vende es fuerza de trabajo, o sea, su capacidad
creadora de valor nuevo durante la jornada.

IV.- LA ALIENACIÓN
En el capítulo III del Manifiesto al hablar del socialismo alemán, Marx y Engels rechazan
que los problemas sociales o básicos se consideran filosóficamente (véase lo dicho más arriba a
6

Manuel Sacristán, Para leer el Manifiesto Comunista
propósito de la filosofía tradicional). Y así, rechazan por ejemplo, el tema de la alienación. Este
tema es hoy muy discutido entre los marxistas; unos de ellos piensan que se trata de un resto
idealista (procedente de Hegel) en Marx. Otros piensan en cambio, que es un tema esencial al
marxismo. Por esa división los ideólogos antimarxistas que escriben sobre Marx, han encontrado
aquí un terreno muy adecuado para crear confusión y división en el movimiento revolucionario
(especialmente entre las fuerzas de cultura, estudiantes, etc.). Naturalmente, no se consigue nada si
frente a esos intentos se contrapone sólo una mera ignorancia del problema.
El enfoque del tema de la alienación en los textos clásicos del marxismo es en resumen el
siguiente:
a) Antes del Manifiesto: Marx ha hablado de alienación en el sentido general siguiente: el
hombre ha estado siempre sometido, como si fuera fuerzas por completo independientes a él,
a cosas que él mismo crea, como son las relaciones interhumanas (la organización
económico-social y política, las ideas religiosas, las ideas morales o jurídicas y también los
productos de su trabajo. Aunque son obra suya, las creía y las sigue creyendo poderes
externos independientes que mandan sobre él; a eso se llama estar alienado3.
b) En el Manifiesto: Marx y Engels se desentienden de consideraciones filosóficas tan
generales, y ven en los autotitulados socialistas alemanes que se ocupan de ellos como los
únicos o los más importantes del socialismo unos paralizadores de la acción socialista
concreta. Hoy puede decirse lo mismo de la mayoría de los filósofos antimarxistas que
escriben sobre el tema de la alienación (como el libro del jesuita Calvez).
c) Después del Manifiesto: Marx (en el libro I del Capital, habló de un fenómeno por él
descubierto al que llama “fetichismo de la mercancía” que consiste en los siguiente: cuando
un producto de la actividad humana –un pan, por ejemplo- pasa al mercado, cobra en el
mercado un valor de cambio que es un valor abstracto, una relación matemática del cambio
de ese producto por otros. Esa cantidad abstracta puede expresarse en dinero; por ejemplo, el
pan vale 5 ptas. El valor de cambio no coincide con el valor de uso que es el valor nutritivo,
estético, moral, etc. Del pan, desde las calorías que da a quien se lo coma, hasta sus
cualidades de sabor, tacto, etc. El producto humano dotado de valor de cambio se llama
mercancía y la economía en que los productos parecen de manera general como mercancías
se llama economía mercantil. Pues bien: las mercancías a pesar de ser obra de los hombres,
está regida por leyes que son independientes de la voluntad de quienes han producido los
bienes, así como independientes de la voluntad de los consumidores, de quienes aprovechan
su valor de uso; esas leyes son a menudo incluso contrarias a su voluntad.
La sociedad burguesa y especialmente la capitalista generalizan la economía
mercantil, mercantilizan casi todas las relaciones humanas: hasta la prestación de un médico,
de un sacerdote, de un artista se convierte en una mercancía. El valor de cambio penetra
incluso en estas relaciones tan directamente personales. Por eso la sociedad capitalista
presenta en general las relaciones entre persona como regidas por las leyes objetivas de la
mercancía independientes de la voluntad de esas personas. El producto humano convertido
en mercancía se ha vuelto un “fetiche” como el fetiche del salvaje primitivo, la mercancía
está producida por el hombre, pero el hombre se somete a ella como el primitivo al fetiche.
El mundo humano dominado por el fetiche-economía, se “fetichiza” todo él y el hombre que
en él viva es un “fetichista” a la fuerza.

3

Puede verse al respecto: K. Marx, Manuscritos: economía y filosofía, publicado por Alianza Editorial de Madrid. Ha
de observarse que en su juventud Marx daba poca importancia a las relaciones económicas que apenas había
estudiado aún.

7

Manuel Sacristán, Para leer el Manifiesto Comunista
Este breve repaso permite seguramente pensar que se equivocan los marxistas que
consideran el tema de la alienación como no marxista. En todo caso, es hoy un punto de discusión
importante.

V.- EL IGUALITARISMO
Se entiende por igualitarismo la aspiración a la igualdad, pero hay que precisar. La
desigualdad existente puede ser de tipo natural (unos más listos o fuertes que otros) o social
(diferencias de clases). Por el texto del Manifiesto puede verse que el comunismo marxista pretende
destruir las sociedades divididas en clases, pero que no ha sido igualitarista en el sentido acientífico
anarquizante ni siquiera en sus comienzos.

II. ANÁLISIS DE LA SOCIEDAD CAPITALISTA
Es probable que en 1847-48 Marx y Engels no creyeran que la sociedad capitalista
consiguiera resistir durante tanto tiempo como está resistiendo. El hecho de que Lenin tuviera que
señalarse a sí mismo la tarea de escribir sobre la estructura económica de tendencia monopolista de
finales del siglo XIX y actual, es un indicio bastante convincente de ello. Por esta razón en análisis
de la sociedad capitalista que hay en el Manifiesto no corresponde suficientemente con la situación
de la sociedad de hoy. Marx y Engels, al suponer poca vida al capitalismo, no previeron
seguramente fases de desarrollo y rasgos del mismo que quizá ya se podían percibir en la segunda
mitad del siglo XIX. Por eso la ideología burguesa dispone en este campo, el del análisis de la
sociedad capitalista y su evolución, de una serie de conceptos de propaganda cuya consideración es
útil para el desarrollo del marxismo.

1. LAS DOS CLASES ÚNICAS
El Manifiesto afirma que la sociedad capitalista tiende a dividirse en dos clases únicas, la
capitalista y la proletaria. A esto se opone hoy la ideología burguesa y en general conservadora con
dos afirmaciones principales: la primera es una simple confusión de conceptos, pero la segunda es
más seria:
a) La primera es: que los obreros muy calificados de las industrias más adelantadas, que
a veces “tienen coche”, al igual que los empleados (trabajadores de la banca, de las
oficinas, etc.) constituyen una nueva clase media; que los técnicos y los funcionarios
constituyen otra; o se dice que “el conflicto social se ha desplazado de la producción
al consumo”. Todas estas afirmaciones se basan en un concepto de clase que no es el
marxista. Una clase es, según el concepto marxista, un conjunto de individuos
definido por su relación con los medios de producción. Y ni los obreros “con coche”,
ni los empleados, han alterado sus relaciones con los medios de producción; éstos
siguen siendo propiedad del capital. Y tampoco altera este hecho el aumento del
consumo cuando se produce.
b) La segunda objeción, la más importante, es la siguiente: la gran industria capitalista
8

Manuel Sacristán, Para leer el Manifiesto Comunista
desarrolla la necesidad de pequeñas industrias a veces artesanales, no capitalistas
propiamente dichas. Por ejemplo, electricistas, fontaneros, etc. Estos artesanos
constituyen una tercera clase intermedia; son en efecto, propietarios de los medios de
producción que ellos mismos usan; pero éstos no son suficientes para explotar la
fuerza de trabajo ajena de un modo considerable y permanente; luego no son
capitalistas.
La cuestión es si esta situación puede ser duradera y compatible con el
progreso de la economía capitalista, o si no es más bien un residuo anticuado. Ya hay
grandes empresas de servicios técnicos y hasta científicos, o compañías capitalistas
que suplen trabajos anteriormente artesanales del tipo pintado, albañilería,
empapelado, reparaciones eléctricas, etc. Por otra parte, el estado burgués
probablemente puede mantener de un modo artificial pequeñas empresas artesanales,
como mantiene artificialmente en muchos países la existencia del pequeño
propietario agrario. Pero esto último es un gesto político, no económico que
constituye un freno a la producción capitalista misma.
La confusión posible en esta cuestión es la siguiente: una cosa es que con la
gran industria capitalista y su evolución, sea naturalmente compatible con una
industria artesana, cuyos miembros formarían efectivamente una clase media entre el
proletariado y la clase capitalista, y otra cosa es que con la gran industria y su
evolución sean compatibles industrias pequeñas o menores, pero también capitalistas,
pues en este caso no hay una tercera clase, sino una capa especial de la burguesía
capitalista tal vez con más matices y complicaciones de las previstas por los clásicos
del marxismo.
Por último, debe observarse que las tesis marxistas al respecto, las tesis de las
dos clases únicas, son lo que se llama “leyes de tendencia” o simplemente
“tendencias”. Las cosas que afirman las ciencias sociales son diferentes de las que
afirman las ciencias formales como por ejemplo la geometría; en geometría una línea
no puede ser más o menos recta, sino que es recta o no lo es; una sociedad capitalista
en cambio, puede serlo en más o en menos, esto es, las relaciones de producción
capitalistas, aparte de ser predominantes, pueden entrar en más o menos zonas de la
vida social. Así, en nuestro país, la entrada masiva de los monopolios en el sector de
los servicios (el turismo, por ejemplo), es relativamente reciente.

2. EL ESTADO BURGUÉS COMO ADMINISTRADOR DE LOS INTERESES DE LA
BURGUESÍA
Esta tesis sugiere una discusión acerca de los siguientes puntos:
a) En qué medida la lucha de la clase obrera en los últimos ochenta años perturbe esa
función del estado burgués.
b) En qué medida la división de la misma burguesía en capas y grupos de interés (por
ejemplo, propietarios agrarios, propietarios industriales, rentistas…) hace indirecta
esa función del estado, es decir, impide que el estado burgués pueda ser un
administrador eficaz de todos los intereses de todas las capas burguesas al mismo
tiempo.
c) En qué medida el tránsito del capitalismo competitivo al capitalismo monopolista
afecta a esa función del estado, es decir; si el sector monopolista predomina sobre
todos los demás sectores burgueses, en qué medida el estado puede hacerse eco de
9

Manuel Sacristán, Para leer el Manifiesto Comunista
los intereses del sector no monopolista y ser “democrático” para toda la burguesía.

3. EL CAMBIO EN LA SOCIEDAD BURGUESA
La tesis del Manifiesto según la cual es característico de la sociedad capitalista un cambio
rápido en la producción misma puede parecer contradictoria con el “núcleo del Manifiesto, que
supone que un cambio en las relaciones de producción es un cambio de toda la base social.
En realidad, las relaciones de producción de la época burguesa están cambiando
constantemente por la aparición de técnicas, materias primas, etc., nuevas. Estos cambios son
generalmente en cantidad (por ejemplo, aparición de nuevas ramas industriales, o cambios en la
proporción entre capitalistas y obreros en una base determinada). Cada uno de estos cambios por sí
sólo no altera el cuadro general de la relación de producción básica que se refiere a la disponibilidad
de los medios de producción (los bienes que sirven para producir otros) y a la apropiación
consiguiente del producto. Cada clase sigue en la misma relación en que estaba con los medios de
producción. Pero en la economía capitalista, en parte por la liberación parcial de la ciencia que es
uno de los logros de la civilización burguesa, se producen muchas innovaciones técnicas y por el
principio del beneficio se suelen aprovechar casi todas. Sin embargo, la acumulación rápida de
cambios cuantitativos tiende a preparar un cambio cualitativo. Esta cuestión tiene mucha
importancia a propósito de las perspectivas de la automoción en la economía socialista. Con todo,
en la discusión de este punto no debe olvidarse que los cambios sociales cualitativos, aunque
tengan el terreno preparado por cambios en la técnica, etc., precisan de voluntad social para llegar a
producirse plenamente.

4. LA PAUPERIZACIÓN
Este tema, uno de los más discutidos hoy se ha enriquecido y ahora se distingue entre:
a) Pauperización absoluta es el hecho de que el obrero gane cada vez menos en valores de
uso (salario real) que determina la posibilidad de adquirir los bienes, los valores de uso.
b) Pauperización relativa; el hecho de que el obrero aunque gane cada vez más (incluso en
salario real) vea aumentar su salario real menos de lo que aumenta la productividad de su
trabajo. Y como es ésta la que determina las necesidades humanas de cada época (pues
también las necesidades dependen de la época, por ejemplo, la necesidad de instrucción
hace mil años y hoy), el obrero, pese a ganar más es cada vez menos capaz de conseguir
los bienes que se van haciendo necesarios para la vida en un mundo de mayor
productividad del trabajo.
La discusión de estos temas en el Manifiesto (al final del capítulo primero) contiene una
presentación muy interesante del problema que no ha sido estudiada como merece. Se dice que en el
fondo, la burguesía “no es capaz de dominar porque no es capaz de asegurar a su esclavo su
existencia”. Y Marx y Engels añaden que el sistema capitalista obliga a la clase dominante al
comportamiento siguiente respecto del proletariado: se le deja decaer, pero luego se llega hasta el
punto en que la burguesía es la que tiene que mantener a extensos sectores del proletariado
(numerosas personas que no producen: parados, mujeres en parte… pensar en lo que Marx llamó
posteriormente “ejército industrial de reserva”) en lugar de ser mantenida por ellos.
Esto se hace por ejemplo, mediante gastos para el mantenimiento de instituciones
asistenciales, etc. Estos gastos no están justificados económicamente; desde este punto de vista son
un despilfarro. Pero sí están justificados para la burguesía políticamente; se trata de unos pagos para
10

Manuel Sacristán, Para leer el Manifiesto Comunista
evitar que se produzca una revolución.
Esta idea tiene mucho interés tanto para interpretar hechos actuales como los seguros de
paro, etc., como para hacer previsiones sobre la transformación técnica nueva que hoy se está
produciendo en el mundo. Por ejemplo, volviendo a la cuestión de la automatización; ¿podrá el
capitalismo mantener con gastos políticos a las grandes masas de fuerza de trabajo que
probablemente liberará la automatización, (lo que se llama “desempleo tecnológico”)? ¿O será eso
demasiado antieconómico para resultar compatible con el principio del beneficio capitalista? ¿Podrá
por tanto realizar la transformación técnica de la automatización la sociedad capitalista hasta sus
últimas consecuencias?

5. LA ECONOMÍA CAPITALISTA PONE LA EXPLOTACIÓN AL DESCUBIERTO
Esta idea del Manifiesto, como la que se señala en el número 6 a continuación, corresponde
sólo a una situación que la sociedad capitalista ha superado ya. El capitalismo ha puesto a punto
técnicas de propaganda y publicidad de manipulación masiva, que encubren con bastante eficacia el
carácter directo de la explotación del trabajador asalariado. Precisamente hoy es tarea de los grupos
revolucionarios proponerse poner la explotación al descubierto.

6. EL OBRERO INDUSTRIAL NO NECESITA APRENDER NADA
En las industrias más adelantadas que han llegado a nacer todavía en la sociedad capitalista,
por lo menos, se ha dado un desarrollo de la técnica que hace falsa esa afirmación. En ellas los
trabajadores han de saber bastantes cosas.

III. PROBLEMAS DEL PASO AL COMUNISMO
1. TOMA Y EJERCICIO DEL PODER POR LA CLASE OBRERA
En el Manifiesto no se dice prácticamente nada sobre la toma del poder por la clase obrera y
muy poco acerca del ejercicio del poder por ella. Hablan de medidas dictatoriales, pero no (todavía)
de un cambio total en la organización del estado. De esto último hablaron a partir de 1871 (por la
experiencia de la comuna de París), sobre todo en las obras de Marx La guerra civil en Francia
(editada por Ricardo Aguilera de Madrid) y la Crítica del Programa de Gotha. La cuestión pues, es
histórica y depende de la situación en cada época. Lenin la examinó para su época en su trabajo El
estado y la revolución. Es de mucho interés plantearse cuál es hoy la situación al respecto y si es o
no lo mismo en todos los países.

2. FAMILIA – MORAL – CULTURA
Lo que la sociedad comunista tiene que hacer con las relaciones correspondientes, es decir,
liberarlas de todo carácter no personal, no humano (por ejemplo, en el matrimonio o en la esclavitud
11

Manuel Sacristán, Para leer el Manifiesto Comunista
económica de los hijos respecto de los padres), y hacerles libres y puramente humanos. El
Manifiesto es muy oscuro sobre este punto, probablemente por falta de maduración del problema.
Así por ejemplo, el Manifiesto presenta al proletariado desligado del pasado cultural, como si no
tuviera nada que ver con las conquistas de la humanidad bajo la dominación de otras clases (por
ejemplo, una de esas conquistas es la ciencia). Este es hoy un punto de discusión importante
también.
BIBLIOGRAFÍA MARXISTA DE LA ESPAÑA ACTUAL4
Se ha tratado de reunir la lista de los principales textos de Marx y Engels que pueden
adquirirse hoy en las librerías españolas. Resulta conveniente dirigirse a las grandes librerías donde
es probable que haya existencias de los mismos o bien encargarlos si no es así; para ello basta
indicar al librero el título y la editorial de referencia y acaso para mayor seguridad el lugar de la
publicación.
En la lista que sigue se indican los precios de las obras que pueden haber variado
levemente), precio que en algunos casos va seguido de la indicación apr. (aproximadamente)
cuando no se tiene la absoluta certeza de los mismos.
A) OBRAS DE MARX Y ENGELS
-

-

4

Marx, Crítica de la filosofía del estado de Hegel, México, Ed. Grijalbo 1968
Marx, La Sagrada Familia y otros escritos juveniles, México, Grijalbo 250 pts. apr.
Marx - Engels, La ideología alemana, México, Grijalbo 1970, 400 pts.; texto en catalán
Barcalona Edicions 62 (col. l'Escorpí), 50 pts.
Marx, Manuscritos: economía y filosofía, Madrid, Alianza Editorial, 50 pts.
Marx – Engels, El Manifiesto Comunista, México, Grijalbo (Col. 70), 90 pts. Otra edición
con prólogos e introducciones, México, Compañía General de Ediciones, 1966, 200 pts. apr.
Marx, Trabajo asalariado y capital, Madrid, Ediciones Ricardo Aguilera, 1968.
Marx, Salario, precio y ganancia, Madrid, Ed. Ricardo Aguilera, 1968, 60 pts.
Marx, Trabajo asalariado y capital y Salario, precio y ganancia (en un solo volumen) San
Sebastián, Equipo Editorial, 1968, 60 pts.
Marx, La lucha de clases en Francia, Madrid, Ed. Ciencia Nueva, 1967.
Marx, El 18 Brumario de Luis Bonaparte, Barcelona, Ariel Quincenal, 50 pts.
Marx, Revolución en España, Barcelona, Ariel Quincenal, 50 pts.
Marx, Revolución y contrarrevolución en Alemania, México, Ed. Grijalbo, 90 pts.
Marx, Cartas a Kugelman (en catalán) Barcelona, Ediciones 62 (Col. l’Escorpí), 50 pts.
Marx, Anti-Düring, Madrid, Ed. Ciencia Nueva, 1968, 60 pts. Hay otras ediciones de la
editorial Claridad de Buenos Aires y de la Editora Política de La Habana que se encuentran
ocasionalmente en las librerías. Sus precios oscilan entre los dos citados.
Marx, Formaciones Económicas precapitalistas, Madrid, Ed. Ciencia Nueva 1967, 60 pts.
Marx, El Capital (3 volúmenes) México, Fondo de Cultura Económica, 1710 pts.
Engels, El origen de la familia, de la propiedad privada y del estado, Buenos Aires, Ed.
Claridad, 1964, 160 pts. otra edición Progreso, Moscú, Perú, 110 pts. Agotada la edición que

[N. del e.]: Se refiere a 1973. Las fechas de algunas referencias indican que la bibliografía de esta edición emplea de
base la del texto de 1956-57. La mayoría de estos textos pueden encontrarse en http://archivo.juventudes.org o en
otras bibliotecas marxistas en la red.

12

Manuel Sacristán, Para leer el Manifiesto Comunista

-

publicó Equipo Editorial de San Sebastián al precio de 50 pts.
Engels, L. Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana, Madrid, Ed. Ricardo Aguilera,
30 pts.
Engels, Del socialismo utópico al socialismo científico, Madrid, Ed. Ricardo Aguilera, 1969,
30 pts.
Marx-Engels, Cartas sobre El Capital (en catalán) Barcelona, Edició de Materials, 250 pts.

B) ESTRACTOS – FRAGMENTOS – ANTOLOGÍAS, ETC.
-

K. Marx, Teoría Económica (en catalán), Barcelona, Ed. 62, 195 pts.
K. Marx, Sociología i filosofía social (en catalán), Barcelona, Ed. 62, 195 pts.
F. Engels, Temas militares, San Sebastián, Equipo Editorial, 1968, 150 pts.
K. Marx, Escritos económicos varios, Grijalbo, México 1962, 400 pts.
F. Engels, Escritos: historia, economía, crítica social, Barcelona, Ed. 62, 1969, 300 pts.
Marx – Engels, Escritos sobre arte, Barcelona, Ediciones 62, 1969, 150 pts. apr.

Tomado de la edición realizada por el Comité Ejecutivo del Partit Socialista Unificat de Catalunya
en febrero de 1972. Fuente: Sobre Manuel Sacristán Luzón
http://manuelsacristan.blogspot.com/2008/02/para-leer-el-manifiesto-comunista-1972.html

La Caja de Herramientas – archivo.juventudes.org
juventudes.org || agitacion.org || formacion.juventudes.org

13


Documentos relacionados


Documento PDF para leer el manifiesto comunista
Documento PDF feminismo y marxismo un matrimonio mal avenido
Documento PDF temas de formaci n marxista leninista
Documento PDF 6 furet francois pensar la revoluci n francesa 151 156
Documento PDF introduccion al marxismo
Documento PDF proposta textos para debater monte xalo


Palabras claves relacionadas