Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



tango .pdf


Nombre del archivo original: tango.pdf
Título: COR270912 : Vizcaya : 6 : Página 5

Este documento en formato PDF 1.3 fue generado por Comms M2P V6.0 / Mac OS X 10.6.8 Quartz PDFContext, y fue enviado en caja-pdf.es el 02/10/2012 a las 16:43, desde la dirección IP 88.11.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 806 veces.
Tamaño del archivo: 1.4 MB (1 página).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


6

CIUDADANOS

Jueves 27.09.12
EL CORREO

DE CUANDO
EN CUANDO
OLMO

DICHOS

E
Milongas
bilbaínas
Los amantes del tango destacan la intimidad y el sentimiento que se forma entre la pareja en el momento del abrazo. :: FOTOS: MITXEL ATRIO

Como si de Buenos
Aires se tratara, una
treintena de extranjeros
acuden a la capital
vizcaína para recibir
clases de tango
:: AIDA M. PEREDA
BILBAO. No han aterrizado en Bilbao por una confusión geográfica.
Vienen desde Alemania, Suiza y Austria, pero no a ver el Guggenheim y
hacer la ruta de los pintxos, sino a
aprender a bailar tango, como si los
apasionados pasos porteños tuviesen algo que ver con los atléticos movimientos del aurresku o la sobriedad de las coreografías de otras danzas tradicionales vascas. Sin embargo, Bilbao también suena a bandoneón. Las canciones populares del
arrabal forman parte de la banda sonora de la ciudad, cada vez más

ecléctica sonoramente hablando. en las milongas que organizan las
«El tango es un mundo subterráneo asociaciones Garúa y Un toque de
que la gente de aquí desconoce», se- tango y la orquesta El Cahivache,
ñalan Bakartxo Arabaolaza y Jose- bastiones de la música argentina en
ba Pagola, profesores de esta trein- la villa. Los 785 euros que cuesta la
tena de viajeros amantes de la mú- estancia, con pensión completa, insica y la cultura rioplatense.
cluyen también excursiones para
La idea de combinar turismo y visitar los puntos más emblemátitango surgió de Roswitha Leiherr y cos de Bilbao y alrededores. A Ralph,
Hans Bangerter, un matrimonio alemán afincado en
Llanes, que, tras haber organizado un festival de milongas en esta localidad cántabra durante cinco años, se
les ocurrió programar una
visita a Bilbao para gente
que, como ellos, quiere conocer tangueros de otras partes del mundo. Durante esta
semana se alojan en el hotel
Abando, donde asisten a clases de baile y realizan un par
de exhibiciones abiertas al
público. Además, participan Los pasos se improvisan.

de 41 años, le pareció una buena idea
esta iniciativa que le permite combinar las vacaciones con su ‘hobby’.
A este matemático le picó el gusanillo porteño en 1993, cuando, «por
casualidad», se apuntó a clases de
tango en la universidad. A pesar de
vivir en Munich, Ralph tiene un corazón arrabalero. «Con escuchar
unas notas de este idioma
universal, me siento como
en casa en cualquier lugar
del mundo», explica.
Klaus, de 46 años y residente en Baviera, ha venido con su novia austriaca
pero domiciliada en Suiza.
La intimidad que se estableció durante los dos minutos
y medio que se movieron
pegados al ritmo de una canción fue el inicio de una de
tantas parejas surgidas al
compás de sus letras de desamor y tristeza.

l diccionario tiene
para el vocablo ‘dicho’ acepciones diferentes y curiosas. Por
ejemplo la de «ocurrencia chistosa», la de «afirmación de
contraer matrimonio que los
novios hacen ante el juez» o
bien «expresión insultante o
desvergonzada». Lo que voy a
comentar hoy se acerca más
(aunque no del todo) a la primera acepción. Los datos que
he sacado del magnífico libro
del académico navarro José
María de Iribarren, que recogió
en un libro todos los dichos,
modismos y frases proverbiales que utiliza el pueblo español en sus conversaciones.
El libro me ofreció la desilusión de tres nombres muy populares, a saber: Paco, Jorge y
Benito. Que levante el dedo el
que no haya utilizado nunca
en sus conversaciones a Paco el
de la rebajas, a Jorge el de la tripa que se estira y se encoge, y
al Benito de la
purga que hizo
efecto en el camino. Comencemos
con el famoso
Paco que suele venir con la rebaja. El autor del libro dice sencillamente que «no se sabe
quién fue este tío Paco el de la
rebaja. El también famoso Jorge el de la tripa elástica, ni siquiera aparece citado en el libro, ni en la palabra Jorge ni en
la palabra tripa. En cambio, Benito sí que aparece explicando
el sentido de la frase, pero sin
concretar quien fue el famoso
Benito y su purga.
Y como compensación a estos tres desconocidos de nuestro idioma popular voy a hablarles de otro cuya historia
fue cierta aunque la gente lo
cita sin saber de dónde salió.
Me refiero a la famosa carabina
de Ambrosio, que alguno dijo
que no existía. En una revista
madrileña de 1900 titulada
‘Por esos mundos’ apareció
una versión del personaje.
Al parecer, Ambrosio fue un
labriego sevillano de principios del siglo XIX que en vista
de que la tierra no le daba beneficios, decidió coger su carabina y dedicarse a salteador de
caminos. Pero el hombre eran
tan cándido que los viajeros le
tomaban a broma, por lo cual
Ambrosio volvió a su casa y
colgó su carabina de un clavo.
Y así se hicieron famosos Ambrosio y su carabina.
Otro día les contaré que si
Jorge no se hizo popular por su
tripa si fue popular por su oreja. Curioso, pero real.


Vista previa del documento tango.pdf - página 1/1

Documentos relacionados


Documento PDF tango
Documento PDF fish del creador quien se a llevado mi chess
Documento PDF las 10 bases de datos m s grandes del mundo
Documento PDF idioma nawat visita a evento
Documento PDF poner anuncios gratis
Documento PDF nota pikete


Palabras claves relacionadas